Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
LA BIOMASA DE LOS SISTEMAS PRODUCTIVOS DE MAÍZ NATIVO
(Zea mays)
COMO
ALTERNATIVA A LA CAPTURA DE CARBONO
Beatriz MARCOS SOLORIO
1
, Ángel Roberto MARTÍNEZ CAMPOS
1
,
Guadalupe Alfonso LÓPEZ URQUÍDEZ
2
, Carlos Alfonso LÓPEZ ORONA
2
* y
Tizbe Teresa ARTEAGA REYES
1
1
Instituto de Ciencias Agropecuarias y Rurales, Universidad Autónoma del Estado de México. El Cerrillo
Piedras Blancas, Toluca, Estado de México, México, C.P. 50090
2
Facultad de Agronomía, Universidad Autónoma de Sinaloa. Carretera Culiacán-Eldorado km. 17.5, Culiacán
de Rosales, Sinaloa, México, C.P. 80398
* Autor para correspondencia: clopezorona@uas.edu.mx
(Recibido junio 2015; aceptado noviembre 2015)
Palabras clave:
cambio climático, fjación de carbono, equivalentes de carbono, sistemas agrícolas, ambientes
contrastantes
RESUMEN
Con la fnalidad de obtener inFormación cuantitativa sobre el potencial de fjación de
carbono en cultivos de maíz, se evaluaron cuatro variedades nativas del mismo (negro,
amarillo, blanco y cacahuacintle), bajo tres ambientes contrastantes (montaña, valle y
planicie). En el ambiente de montaña (Jiquipilco, Estado de México) la temperatura y
precipitación media durante el ciclo del cultivo fue de 16 ºC y 818.5 mm respectiva-
mente, y en el valle (Temoaya, Estado de México) fue de 16 ºC y 768.8 mm respecti-
vamente. Las parcelas fueron sembradas el 8 de mayo de 2013. Los cultivos de planicie
(Culiacán, Sinaloa) se sembraron el día 19 de diciembre del 2013 y la temperatura y
precipitación media en éstos fue de 23 ºC y 44.1 mm respectivamente. El análisis es-
tadístico indicó que la concentración de carbono entre variedades es estadísticamente
diferente (P
< 0.05), la variedad amarilla obtuvo el valor más alto (34.3 tCO
2
eq/ha),
mientras que las variedades negro y cacahuacintle registraron la capacidad más baja de
fjación de carbono, con un promedio de 24.5 tCO
2
eq/ha para cada una. Los ambien
-
tes de montaña y de valle resultaron con los mayores valores de fjación de carbono
(41.6 tCO
2
eq/ha), comparados con los de planicie (11.4 tCO
2
eq/ha) y Fueron estadísti
-
camente diFerentes. Se concluye que los sistemas productivos de maíz con variedades
nativas pueden considerarse como una alternativa para la fjación del carbono.
Key words: climate change, carbon sequestration, carbon equivalents, Farming systems, contrasting environments
ABSTRACT
In order to obtain quantitative inFormation on the carbon sequestration potential oF
corn, four native maize varieties (black, yellow, white and cacahuacintle) under three
contrasting environments (mountain, valley and plain) were evaluated. In the moun-
tain environment (Jiquipilco, State oF Mexico) the temperature and rainFall during the
crop cycle was 16 ºC and 818.5 mm, respectively and in the valley (Temoaya, State of
Rev. Int. Contam. Ambie. 32 (3) 361-367, 2016
DOI: 10.20937/RICA.2016.32.03.10
B. Marcos Solorio
et al.
362
Mexico) was 16 ºC and 768.8 mm, respectively. Plots were seeded on may 8, 2013. The
plain crops (Culiacan, Sinaloa) were seeded on december 19, 2013, and the average
temperature and precipitation was 23 ºC and 44.1 mm respectively. Statistical analysis
indicated that the concentration of carbon between varieties is statistically different
(P < 0.05). The yellow variety had the highest value (34.3 tCO2eq/ha), while the black
and cacahuacintle varieties had the lowest binding capacity, with an average of 24.5
tCO2eq/ha for each. The mountain and valley environments presented the highest
values of carbon Fxing (41.6 tCO2eq/ha) compared to those of plain (11.4 tCO2eq/ha),
and they were also statistically different. It is concluded that production systems with
native corn varieties can be considered as an alternative to carbon Fxation.
INTRODUCCIÓN
El cambio climático es un problema ambiental
que se ha agravado considerablemente en las últimas
décadas debido a un aumento de los gases de efecto
invernadero emitidos hacia la atmósfera como resul-
tado de la actividad humana. Dentro de estos gases
el que mayor aumento de concentración ha tenido es
el dióxido de carbono (CO
2
). Algunas alternativas
para disminuir su concentración son a través del se-
cuestro de carbono y de su Fjación en el suelo o de
su almacenado en forma de biomasa, la cual incluye
todo tipo de vegetación y organismos vivos de todos
los ecosistemas (Espinoza
et al
. 2012).
Los sistemas agrícolas, además de ser una fuente de
alimento, han demostrado tener capacidad de captura
de CO
2
(Robert 2002), lo cual depende de la produc-
tividad de los mismos sistemas y de las condiciones
ambientales bajo las que se cultiva. En México los
cultivos de maíz nativo poseen una gran diversidad
genética. El 80 % de la superFcie cultivada en el país
corresponde a maíz nativo y el 20 % a maíces mejora
-
dos (Aragón
et al
. 2006). Estos cultivos se encuentran
principalmente en condiciones de temporal y los agri-
cultores generalmente disponen de más de una variedad
nativa adaptada a su ambiente (Aceves
et al.
2002).
En concreto, el cultivo de maíz por medio de la
fotosíntesis asimila el CO
2
atmosférico, lo trans-
forma en carbohidratos y lo Fja en sus estructuras
para aumentar su biomasa (Espinoza
et al
. 2012). El
carbono orgánico del suelo (COS) está en función
de la tasa de descomposición de los residuos de las
cosechas, como raíces y otros materiales orgánicos
que retornan al suelo en la misma cantidad y com
-
posición (Follett 2001). Parte de este COS regresa a
la atmósfera a causa de la respiración celular y a la
descomposición de la materia orgánica del suelo. Es
así como los cultivos permiten incorporar el carbono
atmosférico al ciclo biológico (Casanova
et al
. 2011).
El objetivo del presente trabajo fue determinar
el potencial de Fjación de CO
2
en la biomasa de los
sistemas productivos de cuatro variedades de maíz
nativo del Estado de México en tres ambientes dife-
rentes (montaña, valle y planicie).
MATERIALES Y MÉTODOS
Establecimiento de los cultivos
Cuatro variedades de maíz fueron evaluadas en
cuanto a su capacidad de Fjación de carbono: maíz
blanco, amarillo, negro y cacahuacintle, las que tienen
aproximadamente 70 años de cultivarse en Temoaya
y Jiquipilco, Estado de México (
Fig. 1
). Los cultivos
se sembraron en tres ambientes contrastantes: mon-
taña, valle y planicie, bajo diferentes condiciones de
manejo. La parcela de montaña se ubicó en el muni
-
cipio de Jiquipilco, que se localiza en la parte central
del Estado de México a una altitud de 2750 msnm,
el clima fue templado subhúmedo con lluvias en ve
-
rano, con temperatura y precipitación media durante
el ciclo de cultivo de 16 ºC y 818.5 mm, respectiva-
mente (CONAGUA 2015). Los cultivos de valle se
establecieron en el municipio de Temoaya, el cual se
localiza en la parte centro norte del Estado de México
a una altitud de 2680 msnm, el clima es templado
Querétaro
Hidalgo
Michoacán
de Ocampo
Guerrero
Morelos
ESTADO DE
MÉXICO
Ciudad
de México
Tlaxcala
Puebla
Temoaya
0102
04
060
N
S
E
O
80
Kilometros
Jiquipilco
Fig. 1.
Localización de los municipios de Jiquipilco y Temoaya
MAÍZ NATIVO (
Zea mays
) COMO ALTERNATIVA DE CAPTURA DE CARBONO
363
subhúmedo con lluvias en verano, con temperatura
y precipitación media durante el cultivo de 16 ºC y
768.8 mm, respectivamente (CONAGUA 2015). Los
cultivos de montaña y valle fueron establecidos el 8
de mayo de 2013 en una superFcie de 1 ha para cada
ambiente. Se mantuvieron como cultivos de temporal
con un riego de auxilio. La distancia entre surcos fue
de 80 cm, distancia entre plantas de 20 cm y se aplicó
una fertilización química en la presiembra de 136 kg
de nitrógeno (300 kg urea). Para el caso de los cultivos
de valle, adicionalmente se aplicaron 150 t de estiércol
de bovino. El ambiente de planicie se estableció en el
campo experimental de la Facultad de Agronomía de
la Universidad Autónoma de Sinaloa, localizado en
el municipio de Culiacán (
Fig. 2
) a una altitud de 19
msnm, el clima predominante fue seco-cálido, con
temperatura y precipitación media durante el ciclo
del cultivo de 23 ºC y 44.1 mm, respectivamente
(CONAGUA 2015). Este cultivo se sembró el 19
de diciembre de 2013 en una superFcie de 1 ha. Se
mantuvo la misma densidad de plantación descrita
anteriormente. Se realizó una fertilización química
orgánica en la presiembra con 80 kg de urea y 50 kg de
fósforo, utilizando como fuente de los nutrientes urea y
fosfáto monoamónico. Asimismo, también se empleó
una tonelada de composta. Se aplicó una segunda
fertilización a los 40 días posteriores a la siembra de
200 kg de nitrógeno. Los riegos se realizaron a través
de un sistema de multicompuertas, el primer riego de
auxilio se aplicó a los 45 días después de la siembra,
el segundo a los 65, el tercero a los 85 y el cuarto a
los 105 días después de la siembra.
La siembra se hizo de manera manual en las tres
zonas, se mantuvo la densidad de 62 000 plantas por
ha, con un índice de pérdida del 5 %, el cual fue
obtenido mediante una prueba de germinación. En
los cultivos sembrados en el ambiente de planicie se
aplicó una dosis de 150 mL/ha del producto Denim
19 CE de Syngenta (benzoato de emamectina 2.12 %)
para el control del gusano cogollero (
Spodoptera
frugiperda
). La fumigación fue dirigida al cogollo
de la planta con una bomba de aspersión manual.
En los cultivos de montaña y valle no se presentó la
plaga de este gusano cogollero.
Muestreo y evaluaciones morfométricas
Se hicieron muestreos aleatorios de 36 plantas por
cada ambiente y variedades cuando alcanzaron su
madurez Fsiológica (140 días después de la siembra),
para determinar la altura de la planta, la longitud del
tallo, de la raíz, de la espiga y de la mazorca, así como
el peso de las hojas. La altura se midió desde la base
del tallo hasta la punta de la última hoja expuesta de la
planta, con una regla de medición. La longitud del tallo
se midió desde la base del tallo hasta donde inicia la
espiga, Fnalmente la longitud de la espiga se consideró
como la parte restante. La raíz fue extraída comple-
tamente del suelo y se limpió con agua para medir su
longitud con una regla de medición. La mazorca fue
cortada del tallo y después se le desprendieron las
hojas protectoras para medir su longitud y masa. Se
colocó el total de las hojas por planta en una bolsa de
papel y se secaron en una estufa a 70
o
C por 24 h para
determinar la pérdida de peso.
Composición química del maíz
La estimación del carbono Fjado se realizó a partir
la composición química proximal de cada estructura.
Esta composición química fue determinada mediante
análisis bromatológicos (AOAC 2006), que incluye
-
ron contenidos de humedad, proteína, Fbra y ceniza
del material vegetal colectado en campo. Para el caso
del grano, adicionalmente se determinó almidón por
la técnica de textura por disección (Pérez
et al
. 2007).
Equivalentes de CO
2
fjados en la biomasa
Para determinar el porcentaje correspondiente a
carbono en cada compuesto, se utilizaron las siguien-
tes expresiones:
%C = PMC/PMDC *100
(1)
CT = ((%C)* (gCM)/100)*
(2)
EqCO
2
= (CT*44)/12
(3)
Fig. 2.
Localización del municipio de Culiacán
Sonora
Chihuahua
Durango
Nayarit
Culiacán
Océano
Pacífico
SINALOA
010
N
S
E
O
20
40
60
80
Kilometros
B. Marcos Solorio
et al.
364
dónde: % C =
porcentaje de carbono correspondiente
a cada compuesto, (12 almidón, 24 proteína y 72 para
fbra) PMC = peso molecular del carbono contenido
en cada compuesto determinado a partir de la fórmu-
la mínima, PMDC = Peso molecular de la fórmula
mínima de cada compuesto (almidón 30 g/mol, pro
-
teína 75 g/mol, fbra 162 g/mol), CT = carbono total,
gCM = gramos del compuesto (almidón, proteína,
fbra) en la muestra, PS = peso seco de la muestra,
EqCO
2
=
equivalentes de CO
2
.
La determinación del
carbono fjado se presenta en toneladas de equiva
-
lentes de CO
2
por hectárea (tCO
2
eq/ha).
Análisis estadístico
El diseño experimental empleado para el análisis
de los resultados Fue bloques completamente al azar,
donde cada ambiente fue considerado un tratamiento
y cada variedad un bloque. Se realizaron pruebas de
Kolmogorov-Smirnov para identifcar desviaciones
respecto a la distribución normal. Una vez que se
comprobó la normalidad en los datos, se realizó un
análisis de varianza y posteriormente una prueba de
comparación de medias de Tukey (P ≤ 0.05). Se uti
-
lizó el programa estadístico SAS (Statistical Analysis
System 1998).
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Evaluaciones morfométricas por ambiente
Los valores medios de las longitudes del tallo,
raíz, mazorca y peso de las hojas cultivadas en el valle
y en la montaña Fueron 1.4, 1.8, 1.4, 2.0 veces más
que los alcanzados en las plantas de planicie y Fueron
estadísticamente diFerentes (P ≤ 0.05;
Cuadro I
).
Estos resultados son consistentes con los mayores
rendimientos de grano obtenidos en los cultivos de
montaña y valle 8.40 y 9.00 t/ha, respectivamen
-
te, al compararlos con los de planicie (1.69 t/ha),
ya que el rendimiento está asociado a la longitud de
la raíz, el tallo y las hojas (Paliwal 2001). Lo anterior
coincide con lo reportado por Pecina
et al.
(2011),
quienes encontraron que a mayor altitud y menor
temperatura se incrementa el rendimiento de grano
del maíz. Observaron que los cultivos de valles altos
superaron a los de transición y éstos a los de trópico
seco, probablemente por problemas de adaptación,
lo que implica
una menor capacidad para las plantas
de expresar su máximo potencial de rendimiento.
Evaluaciones morfométricas por variedad
Las longitudes medias de tallo, raíz, mazorca,
espiga y peso de las hojas Fueron de 270 cm, 23.7 cm,
14.1 cm, 24.2 cm y 50.3 g, respectivamente y no
presentaron diferencias estadísticas entre variedades
(P ≤ 0.05). Estos valores son superiores a los repor
-
tados por Espinosa
et al.
(2013) en plantas de varie-
dades criollas amarillas en valles altos de 2.2 m con
una longitud de mazorca de 13.7 cm.
Además, estas variedades nativas superan en lon-
gitud a los maíces híbridos de valles altos (2200-2274
msnm), cuyo rango es de 190 a 262 cm (Arellano
et
al
. 2010, Tadeo
et al.
2012).
Elizondo y Boschini (2002) reconocen que el
cultivar maíz criollo permite obtener una mayor pro-
ducción de Forraje verde y seco (> 30 %) por ha, ya
que la altura promedio de la planta del maíz criollo
puede superar a las plantas de variedades híbridas
en 1.7 m.
Análisis de composición química por variedad
El mayor porcentaje de proteína se encontró en el
grano de la variedad amarilla con 7.71 % y el menor
porcentaje Fue de 2.60 % en la hoja de la mazorca
de la misma variedad (
Cuadro II
). Sin embargo,
el porcentaje de proteína obtenido en el grano es
menor a lo reportado por Vera
et al.
(2012) quienes
encontraron porcentajes de proteína de 11.9 % para
grano en maíz amarillo.
En cultivos de maíz criollo Forrajero, Amador
et al.
(2000) registraron porcentajes de proteína en
tallo de 7.3 %, estos valores superan a los obtenidos
en el presente estudio, ya que el tallo de la variedad
negra obtuvo 6.24 % de proteína y fue superior al
resto de las variedades con diFerencias signifca
-
tivas (P ≤ 0.05). El valor medio del porcentaje de
proteína en hoja, raíz y hoja de mazorca Fue 4.3 %
y no se encontraron diferencias entre variedades
(P ≤ 0.05).
En contraste, los porcentajes de fbra en tallo
fueron superiores a los reportados por Amador
et al.
(2000), quien obtuvo 67.03 %, en nuestro estudio la
CUADRO I.
MEDIDAS MORFOMÉTRICAS EN PLANTAS
DE MAÍZ EN TRES AMBIENTES DIFEREN-
TES
Tipo de
ambiente
LT
(cm)
LR
(cm)
LM
(cm)
PH
(g)
PG
(g)
Planicie
218.0 a
16.7 a
10.8 a
30.8 a
28.1 a
Valle
308.0 b
30.6 c
15.2 b
61.7 b
149.9 b
Montaña
295.7 b
25.7 b
16.4 b
61.5 b
139.9 b
Valores con la misma letra por columna son estadísticamente
iguales, signifcancia de 0.05. LT = Longitud de tallo, LR =
Longitud de raíz, LM = Longitud de mazorca, PH = Peso de
hojas, PG = Peso de grano.
MAÍZ NATIVO (
Zea mays
) COMO ALTERNATIVA DE CAPTURA DE CARBONO
365
variedad blanca registró 84.28 %. De igual forma el
porcentaje de fbra en grano blanco (13.39 %) su
-
peró
los porcentajes de 7.1 y 13.1 % reportados por
Méndez
et al.
(2005) en variedades híbridas y 10.10
% en maíz criollo (
Cuadro II
). Estas diferencias en
composición química se deben a la gran diversidad
genética del maíz, que se reFeja en sus di±erentes
propiedades y utilización.
Análisis de composición química por ambiente
Los porcentajes de proteína del tallo, hoja, raíz,
hoja de la mazorca y grano de las plantas cultivadas
en el valle fueron 1.2, 2.3, 3.5, 2.4 y 1.2 veces ma-
yores y estadísticamente di±erentes (P ≤ 0.05) a las
obtenidas en los cultivos de planicie. Sin embargo,
los porcentajes de fbra disminuyeron (
Cuadro III
).
Estos resultados son consistentes con lo señalado
por Zepeda
et al
. (2009) quienes hacen re±erencia a
un estudio realizado por Zhang
et al
. (1993), donde
en maíces cultivados con dosis altas de nitrógeno se
modifcó la composición del grano. Dichos autores
evaluaron el e±ecto de 0, 90 y 180 kg/ha de nitrógeno
por tres años, en cuatro localidades y encontraron que
los porcentajes de fbra y celulosa disminuyeron al
aumentar las dosis de nitrógeno.
Los mayores porcentajes de fbra se presentaron
en los cultivos de montaña, con excepción de la hoja
de mazorca y grano donde los cultivos de valle y pla-
nicie obtuvieron los mayores porcentajes (81.65 % y
18.29 % respectivamente) (
Cuadro III
).
Fijación de carbono por variedad
El análisis de varianza mostró que existen di±eren
-
cias signifcativas entre la fjación de equivalentes de
CO
2
en las di±erentes variedades (P ≤ 0.05). Las que
obtuvieron el porcentaje menor ±ueron las variedades
negra y cacahuacintle con 24.77 y 24.26 tCO
2
eq/ha,
respectivamente comparadas con la variedad ama-
rilla que obtuvo 1.4 veces más (34.37 tCO
2
eq/ha;
Cuadro IV
).
Fijación de carbono por ambiente
En los cultivos de montaña se encontró la mayor
cantidad de equivalentes de CO
2
fjado con más de
41 tCO
2
eq/ha, 1.4 veces más que los cultivos de
valle y 3.6 veces más que los de planicie. El mayor
contenido de carbono fjado ±ue en el tallo, en culti
-
vos de montaña esta estructura fjó 4.9 veces más de
equivalentes de carbono que los tallos de los cultivos
de planicie (3.80 tCO
2
eq/ha;
Cuadro V
).
CUADRO II.
PORCENTAJE DE PROTEÍNA Y ²IBRA DE CADA ESTRUCTURA DE LA PLANTA EN DI²ERENTES VARIE
-
DADES DE MAÍZ NATIVO
Variedad
Estructuras de la planta
Tallo
Hoja
Raíz
Hoja de mazorca
Grano
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Negro
6.2 b
83.2 b
6.3 a
80.2 b
3.9 a
72.6 ab
2.7 a
80.7 a
6.9 ab
9.4 a
Cacahuacintle
5.7 ab
81.9 b
6.8 a
80.1 b
3.6 a
71.9 ab
3.0 a
78.7 a
6.7 a
8.3 a
Blanco
4.0 a
84.2 b
5.5 a
74.3 a
2.8 a
69.0 a
2.8 a
78.2 a
7.2 ab
13.3 a
Amarillo
5.91 ab
75.7 a
6.9 a
78.6 ab
4.1 a
75.2 b
2.6 a
80.7 a
7.7 b
10.3 a
Valores con la misma letra por columna son estadísticamente iguales, signifcancia de 0.05
CUADRO III.
PORCENTAJE DE PROTEÍNA Y ²IBRA DE CADA ESTRUCTURA EN PLANTAS DE MAÍZ NATIVO PRODU
-
CIDO EN DIFERENTES AMBIENTES
Ambiente
Estructuras de la planta
Tallo
Hoja
Raíz
Hoja de mazorca
Grano
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Proteína
Fibra
Planicie
5.5 a
81.3 b
3.9 a
75.8 a
1.5 a
70.3 a
1.5a
78.4a
6.6a
18.2b
Valle
7.0 b
75.9 a
8.9 c
76.8 a
5.4 c
72.2 ab
3.7 b
81.6b
7.7 b
4.9a
Montaña
4.6 a
84.5 b
7.2 b
82.9 b
4.6 b
74.8 b
3.3 b
79.6ab
7.1 ab
5.7a
Valores con la misma letra por columna son estadísticamente iguales, signifcancia de 0.05
B. Marcos Solorio
et al.
366
El total de carbono fijado en el ambiente de
montaña fue de 13 tC/ha anual, por lo tanto, estos
sistemas superan a lo reportado por Chacón
et al
.
(2007), quienes encontraron que los bosques se
-
cundarios de 15 años tienen una tasa de Fjación de
3.1 t/ha
de C por año. Asimismo, Ordóñez
et al.
(2001) reportan que los bosques de
Pinus pseudos-
trobus
tienen un potencial de captura de 0.8 t/ha de C
por año, ya que en 250 años han logrado capturar
217 tC/ha. Estos resultados indican que los sistemas
de cultivo de maíz nativo superan las capacidades de
Fjación de carbono de los sistemas forestales, por
lo que se constituyen en adecuados sumideros de
carbono. Lo anterior concuerda con lo reportado por
García
et al.
2006, quienes mencionan que al ser el
maíz una planta C4, posee altas tasas de actividad
fotosintética, por lo que puede almacenar y mantener
una gran cantidad de energía y biomasa, además de
presentar muy poca o nula fotorrespiración (García
et al.
2006, Hernández
et al.
2008).
Jumilla
et al
. (2010), mencionan que el tiempo de
permanencia del carbono retirado de la atmósfera es
un aspecto fundamental del comportamiento de los
reservorios agrícolas y de los sumideros en general.
Reconocen que por muy pequeño que sea el periodo
en el que el CO
2
permanece almacenado en la vege-
tación agrícola, no invalida a ésta como reservorio,
por lo que los cultivos de maíz nativo funcionan
como una alternativa de Fjación de carbono y, por
ello, representan un servicio ambiental.
CONCLUSIONES
Los cultivos de maíz nativo producidos en monta-
ña y en especíFco la variedad amarilla tienen una alta
Fjación de CO
2
en sus estructuras (34.37 tCO
2
eq/ha).
Las características genéticas y las condiciones am-
bientales modiFcan el desarrollo, crecimiento, com
-
posición química y capacidad de Fjación de carbono.
AGRADECIMIENTOS
Al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
(CONACyT) por la beca de estudios de posgrado
otorgada a Marcos Solorio y por el Fnanciamiento
del trabajo experimental a través del proyecto “El
maíz mesoamericano y sus escenarios en el desarro-
llo local” No. de registro 130947. A la Universidad
Autónoma de Sinaloa por el Fnanciamiento a los
trabajos experimentales realizados en la ±acultad de
Agronomía de dicha Universidad.
REFEFENCIAS
Aceves R. E., Turrent ±. A., Cortés ±. J. I. y Volke H.
V. (2002). Comportamiento agronómico del híbrido
H-137 y materiales criollos de maíz en el valle de
puebla. Rev. Fitotec. Mex. 25, 339-347.
Amador R. A. L. y Boschini F. C. (2000). Fenología pro-
ductiva y nutricional de maíz para la producción de
forraje. Agron. Mesoam. 11, 171-177.
AOAC. (2006). OfFcial Methods of Analysis of the As
-
sociation of OfFcial Analytical Chemists International.
13a Ed. The Association of OfFcial Analytical Chem
-
ists. Arlington, EUA, 1038 pp.
Aragón C. ±., Taba S., Hernández C. J. M., ±igueroa
C. J.D. y Serrano A. V (2006). Actualización de la
información sobre los maíces criollos de Oaxaca.
CUADRO IV.
EQUIVALENTES DE CO
2
±IJADOS POR CADA ESTRUCTURA DE LA
PLANTA Y VARIEDAD DE MAÍZ NATIVO (tCO
2
eq/ha)
Variedad de maíz
Tallo
Hoja
Raíz
Hoja de la mazorca
Grano
Total
Cacahuacintle
8.1 a
4.4 a
1.8 a
1.8 a
8.4 a
24.7 a
Negro
8.3 a
3.9 a
2.0 ab
1.7 a
8.1 a
24.2 a
Blanco
11.0 a
3.8 a
2.3 ab
2.1 a
7.0 a
26.4 b
Amarillo
13.9 a
4.2 a
3.0 b
2.0 a
11.0 a
34.3 c
Valores con la misma letra por columna son estadísticamente iguales, signiFcancia de 0.05
CUADRO V.
EQUIVALENTES DE CO
2
±IJADOS POR
CADA ESTRUCTURA DE PLANTAS DE MAÍZ
NATIVO PRODUCIDA EN DIFERENTES AM-
BIENTES (tCO
2
eq/ha)
Ambiente
Tallo
Hoja
Raíz
Hoja de la
mazorca
Grano
Total
Planicie
3.7 a
2.3 a
1.4 a
1.1 a
2.7 a
11.4 a
Valle
8.1 b
5.0 b
2.3 b
1.9 b
12.8 b
30.2 b
Montaña
18.5 c
5.3 b
3.1 b
2.7 c
11.9 b
41.6 c
Valores con la misma letra por columna son estadísticamente
iguales, signiFcancia de 0.05
MAÍZ NATIVO (
Zea mays
) COMO ALTERNATIVA DE CAPTURA DE CARBONO
367
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales,
Agrícolas y Pecuarias. Sistema Nacional de Infor-
mación sobre Biodiversidad- Comisión Nacional para
el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. Ciudad
de México, México, 133 pp.
Arellano V. J. L., Virgen V. J. y Ávila P. M. A. (2010).
H-66 híbrido de maíz para los valles altos de los es-
tados de México y Tlaxcala
.
Rev. Mex. Cienc. Agríc.
1, 257-262.
Bolaños G. Y., Bolaños G. M. A., Paz P. F., Gonalez W. J.
y Barrales B. E. (2015). Estimación de carbono alma-
cenado en dos bosques de referencia del Monte Tláloc
en Texcoco, Estado de México. Memorias. Simposio
Internacional del Carbono en México. Villahermosa,
Tabasco. 20 al 22 de mayo. CD-ROM.
Casanova L. F., Petit A. J. y Solorio S. J. (2011).Los
sistemas agroforestales como alternativa a la captura
de carbono en el trópico mexicano. Rev. Chapingo Ser.
Cienc. For. Am. 17, 5-118.
DOI: 10.5154/r.rchscfa.2010.08.047.
Chacón P., Leblanc H.A. y Russo R.O. (2007). Fijación de
carbono en un bosque secundario de la región tropical
húmeda de Costa Rica. Tierra Trop. 3, 39-49.
CONAGUA (2015). Temperatura y lluvia.Resúmenes
mensuales: consulta de tabla nacional por en-
tidad federativa y mapas. Comisión Nacional del
Agua. [en línea].
php?option=com_content&view=article&id=12&Ite
mid=77
05/02/2015
Elizondo J. y Boschini C. (2002). Producción de forraje
con maíz criollo y maíz híbrido. Agron. Mesoam. 13,
13-17.
Espinosa C. A., Tadeo R. M., Turrent F. A., Sierra M. M.,
Gómez M. N. y Zamudio G. B. (2013). Rendimiento
de variedades precoces de maíz grano amarillo para
valles altos de México. Agron. Mesoam. 24, 93-99.
Espinoza D. W., Krishnamurthy L., Vázquez A. A. y
Torres R. A. (2012). Almacén de carbono en sistemas
agroforestales con café. Rev. Chapingo Ser. Cienc. For.
Am. 18
, 57-70. DOI: 10.5154/r.rchscfa.2011.04.030.
Follett R.F. (2001). Soil management concepts and carbon
sequestration in cropland soils. Soil Tillage Res. 61,
77-92. DOI: 10.1016/S0167-1987(01)00180-5.
García F., Roselló J. y Santamarina M. (2006). Introduc
-
ción al funcionamiento de las plantas. Editorial de la
Universidad Politécnica de Valencia. Valencia, España,
184 pp.
Jumilla F. V., Costa G. I., Castro C. T., García C. R., Ro
-
mojaro C.C y Mesa del Castillo N. L. (2010). Balance
de carbono en cultivos de agricultura intensiva. En:
Iniciativas para una economía baja en carbono. (F.
V. Jumilla, Ed.). Consejería de Agricultura y Agua.
Murcia, España, pp. 214-276.
Méndez M. G., Solorza F. J., Velázquez V. M., Gómez M.
N., Paredes L. O. y Bello P. L. A. (2005). Composición
química y caracterización calorimétrica de híbridos y
variedades de maíz cultivadas en México. Agrociencia
39, 267-274.
Ordóñez J. A., Bernardus H. J. J. y Masera O. (2001).
Almacenamiento de carbono en un bosque de
Pinus
pseudostrobus
en Nuevo San Juan, Michoacán. Madera
Bosques 72, 27-47.
Paliwal R. L. (2001). Morfología del maíz tropical. En:
El
maíz en los trópicos: mejoramiento y producción. (R.L.
Paliwal, G. Granados, H. R. La±tte, A. D. Violic y J. P.
Marathée, Eds). Organización de la Naciones Unidas
para la Agricultura y la Alimentación. Departamento
de Agricultura, Roma, Italia, 376 pp.
Pecina M. J. A., Mendoza C. M.C., López S. J. A., Castillo
G. F., Mendoza R. M. y Ortiz C. J. (2011). Rendimiento
de grano y sus componentes en maíces nativos de
Tamaulipas evaluados en ambientes contrastantes. Rev.
Fitotec. Mex. 34, 85-92.
Pérez C. F.J., Carballo C. A., Santacruz V. A., Hernández
L. A. y Molina M. J. C. (2007). Calidad ±siológica en
semillas de maíz con diferencias estructurales. Agric.
Téc. Méx.
33, 53-61.
Robert M. (2002). Captura de carbono en los suelos para
un mejor manejo de la tierra. Organización de las Na
-
ciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.
Roma, Italia, 70 pp.
SAS (1998). SAS/STATR User´s guide. Release 6.03 edi
-
tion. Statistical Analysis Software Institute Inc. Cary.
Carolina del Norte, EUA, 364 pp.
Sierra D. C. (2010). Relación de la captura de carbono en
Saccharum ofFcinarum
con otros factores ambientales
para el cultivo de caña panelera. Tesis de Maestría. In
-
stituto de Ciencias Ambientales. Universidad Nacional
de Colombia. Bogotá, Colombia. 83 pp.
Tadeo R.M., Espinosa C. A., Zaragoza E. J., Turrent F.
A., Sierra M. M. y Gómez M. N. (2012). Forraje y
grano de híbridos de maíz amarillos para valles altos
de México. Agron. Mesoam. 23, 281-288.
Vera G. A. M., Chávez S. J. L. y Carrillo R. J. C. (2012).
Proteína, lisina y triptófano en poblaciones nativas de
maíz mixteco. Rev. Fitotec. Mex. 35, 07-13.
Zepeda B. R., Carballo C. A., Muñoz O. A., Mejía C. J. A.,
Figueroa S. B., González C. F. V. y Hernández A. C.
(2009). Proteína, triptófano y componentes estructura-
les del grano en híbridos de maíz (
Zea mays
L.) pro-
ducidos bajo fertirrigación. Agrociencia 43, 143-152.
Zhang F., Mackenzie A. F. y Smith D. L. (1993). Corn yield
and shifts among corn quality constituents following
application of different nitrogen fertilizer sources at
several times during corn development. J. Plant Nut.
16, 1317-1337. DOI: 10.1080/01904169309364615.
logo_pie_uaemex.mx