Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
| 181
El liderazgo sustentable y el cambio
en tiempos de confusión
1
Andy Hargreaves
*
Traducción por Verónica Hollman
**
*
PhD. in Sociology (Univeristy of Leeds, Inglaterra). Thomas More Brennan Chair in Education.
Lynch School of Education. Boston College.
e-mail: hargrean@bc.edu
** Dra. en Ciencias Sociales. Becaria Posdoctoral CONICET. Profesora del Departamento de
Geografía de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional del Centro de la
Provincia de Buenos Aires, Tandil, Argentina.
e-mail: vhollman@gmail.com
Cuatro cambios de dirección
Diez años atrás, los investigadores William Strauss y Neil Howe
(1997) anticiparon las grandes transformaciones que se producirían
cuando nuestro mundo tomase un profundo cambio de dirección.
Strauss y Howe
2
previeron que luego de una era de prosperidad, opti-
mismo, seguridad, pragmatismo y conservadurismo social en la déca-
da de 1950; una era de despertar cultural y espiritual en las décadas
de 1960 y 1970; y una era de individualismo y egocentrismo en las dé-
cadas de 1980 y 1990, sobrevendría un cuarto cambio, tan dramático
como el acaecido en la
Gran Depresión
de los años 1930. Para estos in-
vestigadores esta nueva era trae consigo un colapso económico y la rui-
na financiera, la inseguridad y el conflicto, un profundo replanteo en
la sociedad y la emergencia de estructuras, culturas y políticas, sistemas
de valores y creencias profundamente diferentes a los existentes. En el
cuarto cambio de dirección, la gente comienza a girar nuevamente ha-
cia el exterior, más allá de sí mismos, en busca de la espiritualidad y el
apoyo que puede permitirles la conexión con sus congéneres.
A pesar de que este cuarto cambio tiene como origen la inflexión
producida por la crisis, también abre perspectivas de grandes oportu-
182 |
Andy Hargreaves
nidades y lo convierten en un momento decisivo para todos nosotros.
Es un momento en la vida económica y educativa que, en medio de una
gran perturbación mundial con indicios, para algunos, de un retroceso
de la globalización y por la inseguridad, nos presenta dos alternativas:
reducir nuestros presupuestos y nuestras ambiciones recluyéndonos o
embarcarnos hacia una nueva dirección que podría permitirnos alcan-
zar un punto culminante en la inclusión, la seguridad y la prosperidad.
La educación es una parte esencial de este segundo camino.
Éste es un momento excepcionalmente propicio para gestar una
nueva forma de cambio educativo que, basándose en lo mejor que he-
mos aprendido de las viejas formas del pasado y evitando la reinven-
ción de lo peor de ellas, se adapte a los nuevos y dramáticos problemas
y desafíos ante los cuales nos encontramos. Es necesario mirar aquellas
alternativas inteligentes, particularmente aquellos éxitos educacionales
y económicos que también expresan y avanzan en los valores humanita-
rios y democráticos. Debe, también, ocuparse de una promoción econó-
mica y de la restauración de la prosperidad sin sacrificar los elementos
educativos que contribuyen al desarrollo de la integridad personal, la
democracia social y la decencia humana. En este sentido, la nueva forma
de cambio educativo tiene que estar preocupada por la consecución de
beneficios económicos y de la promoción del espíritu humano.
El legado de la estandarización
Tras años de frustración originados en la comprobación de que
la temprana y rápida implementación de los cambios no necesaria-
mente implicaba su completa realización y difusión institucional, sino
que generalmente estas prometedoras innovaciones tenían un alcance
restringido a proyectos piloto, los reformistas educacionales comenza-
ron a dirigir su atención hacia diseños de reformas más coordinados y
sistémicos. Los cambios basados en la escuela y en el aula habían que-
dado “afuera”, en cambio las reformas a gran escala permanecieron
“adentro” (Fullan, 2000).
Los primeros esfuerzos en esta línea fueron más notorios en
Inglaterra y en cierta medida en Australia y Nueva Zelanda a prin-
| 183
Espacios en Blanco - Serie indagaciones - Nº 19 - Junio 2009 (181-195)
cipios de los años noventa. En parte esto fue una respuesta a la in-
coherencia e inconsistencia de las décadas anteriores. Sin embargo,
también representó una ofensiva ideológica sobre el
establishment
edu-
cativo –maestros y profesores universitarios del área de educación–
que era juzgado como responsable de los abordajes desenfocados
hacia el progresismo educacional en un contexto que lo asociaba al
declive económico de la década de 1980. Los mecanismos introduci-
dos para llevar a cabo este viraje ideológico incluyeron la competen-
cia en el mercado, las clasificaciones de rendimiento de las escuelas,
el retorno a los modelos tradicionales del
curriculum
y de la enseñan-
za a través de
curriculums
sumamente prescriptivos y cerrados –a ve-
ces acompañados por modelos con especificaciones de los ritmos de
instrucción de la lengua y de la matemática–, la generalización de
los sistemas de evaluación educativa regidos por los criterios de la
competencia del mercado y los contenidos básicos curriculares, y la
intrusión de sistemas de vigilancia a través de la inspección externa.
Todos estos mecanismos estuvieron directamente vinculados a conse-
cuencias de alta exposición pública e intervención administrativa que
inclusive forzaron el cierre de aquellas escuelas que obtenían malos
resultados.
Estos principios y prácticas fueron replicados algunos años más
tarde en los Estados Unidos en la reforma nacional denominada “
No
Child Left Behind
3
, con similitudes en cuanto a la importancia otorgada
a los resultados de las pruebas, la competencia entre las escuelas y otros
proveedores educativos así como severas consecuencias para aquellas
escuelas que fallaran en el cumplimiento de las mejoras educativas es-
tablecidas. Muchos de estos elementos de la reforma fueron exporta-
dos a los Estados nacionales de América Latina y a otros lugares, a tra-
vés del Banco Mundial y otras organizaciones similares promoviendo
el desarrollo de estándares normativos, evaluaciones educativas estan-
darizadas, una creciente competencia entre los países y dentro de cada
sistema público a través de la publicación de las posiciones de cada ins-
titución educativa en función de los resultados de las evaluaciones y el
patrocinio de opciones por afuera del sistema público, a fin de aumen-
tar la flexibilidad y reducir los costos fiscales.
184 |
Andy Hargreaves
Los resultados de diversas investigaciones en las naciones angloa-
mericanas, entre ellas la que he realizado, reflejan el descontento del
campo profesional y del público en general por las limitaciones que es-
tos modelos presentan a gran escala. Entre las limitaciones que básica-
mente se identifican es posible señalar el excesivo énfasis otorgado a la
estandarización de contenidos básicos en lengua y matemática, la ense-
ñanza para los exámenes –concentrada de modo cínico sólo en aquellos
estudiantes que ofrecen la esperanza de alcanzar rápidamente las mejo-
res puntuaciones–, los problemas de contratación y retención de los pro-
fesores y líderes educativos y la tendencia de que las mejoras iniciales en
los resultados de las pruebas experimentan un amesetamiento con pron-
titud (Hargreaves, 2003; Day y Smethem, 2009). En las naciones menos
desarrolladas o con economías de transición, el rechazo y la reticencia a
invertir en el desarrollo, capacitación y en el salario docente agravaron
estos problemas, pues no se brindó una preparación profesional para
entender y luego actuar de acuerdo a los nuevos estándares.
Durante este período y en un contexto de estandarización, la es-
cuela y el sistema de liderazgo constituían en gran medida una cues-
tión de gestión. Southworth (2005) puntualiza la diferencia existente
entre la gestión y el liderazgo. La gestión tiene que ver con hacer algo,
mientras que el liderazgo significa ir hacia algún lugar, hacia alguna
dirección. La gestión incluye la planificación operativa, la ejecución y
la entrega de los propósitos decididos por otros. El liderazgo es el pro-
ceso de motivar e influir en una comunidad para determinar y lograr
en conjunto propósitos convincentes.
Nuestro equipo de investigación, en un estudio sobre los cambios
a largo plazo en un período de más de treinta años en ocho escuelas se-
cundarias de Estados Unidos y Canadá, encontró que en el período de
estandarización de mediados de los años noventa los directivos escola-
res estaban tan ocupados respondiendo a los programas, las agendas
externas y las presiones impuestas por las evaluaciones que ya no eran
vistos por sus maestros como líderes con lealtad hacia sus escuelas, sino
como gestores con lealtad hacia los mandatos de implementación del
sistema o de promoción de sus propias carreras (Fink y Brayman, 2006;
Hargreaves y Fink, 2006).
| 185
Espacios en Blanco - Serie indagaciones - Nº 19 - Junio 2009 (181-195)
La concentración abrumadora en los contenidos básicos priori-
tarios y el abandono del desarrollo de un plan de estudios o una peda-
gogía que prepare a los alumnos con las capacidades y competencias
esenciales para transformar nuestras economías y comunidades en so-
ciedades creativas, competitivas y del conocimiento en el siglo XXI, ha
sido uno de los mayores problemas de una gestión centrada en garan-
tizar la estandarización y evaluación de los contenidos básicos.
Los límites de la estandarización
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico
(OCDE, 2001) abogó en los inicios de este siglo por un cambio en
la estrategia de las reformas educativas orientado hacia el desarrollo
de estas nuevas competencias y capacidades. Mi libro
Teaching in the
knowledge society
(Hargreaves, 2003) se basa en este argumento y expo-
ne el caso de las escuelas de la sociedad del conocimiento que se foca-
lizan en habilidades como la creatividad, la innovación, la flexibilidad,
la resolución de problemas y el trabajo en equipo como motor de ini-
ciativas empresariales, así como de habilidades y disposiciones hacia la
inclusión, el desarrollo emocional, la creación de comunidades y una
conciencia cosmopolita como parte integral de una democracia social.
Tony Wagner en su libro
The Global Achievement Gap
(2008) se hace eco
de la promoción de las habilidades empresariales para el siglo XXI,
aunque dedica menor atención a las virtudes democráticas que debe-
rían acompañarlas. Una destacada comisión convocada por el Centro
por la Educación y la Economía (New Commission on the Skills of the
American Workforce, 2007),
4
formada entre otros por supervisores, di-
rectores ejecutivos y dos ex ministras de Educación, también señala que
la obsesión estadounidense con las pruebas y el tratamiento estandari-
zado de contenidos básicos de lengua y matemática estaría destruyen-
do la capacidad para ser económicamente creativos y competitivos.
En su libro
Under Pressure,
Carl Honore (2008) examina una se-
rie de evidencias internacionales para analizar la efectividad de la hi-
perpresencia de los padres, el seguimiento excesivo de los niños más
pequeños hacia la excelencia deportiva y el exceso de actividades pro-
186 |
Andy Hargreaves
gramadas, la sobreinversión y exceso de tecnologías, “las pruebas y los
estándares de referencia. ¿Contribuye todo esto en una mayor felici-
dad, salud e inteligencia de los niños? ¿Los mejores resultados en las
pruebas significan que los estándares académicos están mejorando?”.
Como respuesta, Honore señala que: “en todo el mundo, los padres y
educadores están llegando a la conclusión que la respuesta a todo lo
anterior es no” (Honore, 2008:116). El juego libre y desestructurado
está desapareciendo, la lectura por placer está en declinación y la crea-
tividad que requiere tiempo, libertad, flexibilidad, exploración y con-
versación, está en rápido retroceso.
Gran Bretaña y Estados Unidos, las naciones con mayor preocu-
pación por la evaluación, están en los últimos lugares o muy cerca de
estos en la última clasificación de UNICEF (2007) dentro del listado
de veintiún países sobre el bienestar de los niños. Una revisión ex-
traordinaria y de gran influencia sobre la educación primaria en Gran
Bretaña realizada en la Universidad de Cambridge (BBC, 2009) con-
cluye que la dirección establecida por la reforma inglesa ha vaciado el
currículum
de la innovación, la creatividad y las necesidades más básicas
de los niños de exploración y desarrollo, pues toda la energía de los
maestros ha sido orientada a las evaluaciones gubernamentales. Hasta
el gobierno británico en su propia revisión ha señalado algunas de es-
tas mismas conclusiones (BBC, 2009).
En un contexto de colapso económico global, sólo los que se niegan
a ver la realidad o que huyen de ella toman el camino siempre dudoso de
la estandarización.
5
Paradójicamente, el interés internacional en las refor-
mas a gran escala ha mostrado que los países que han tenido mayor éxito
educativo y económico son aquellos que promovieron mayor flexibilidad e
innovación en la enseñanza y el aprendizaje, aquellos que invirtieron ma-
yor confianza en docentes altamente calificados y que valorizaron un
cu-
rrículum
amplio y “aireado”, sin intentar dirigir absolutamente todo desde
arriba (McKinsey, 2007; Darling Hammond et al, 2009).
En Singapur, con altos niveles de desempeño, se remarca “en-
señar menos, aprender más” y se deja un diez por ciento de
“espa-
cios en blanco”
a los maestros para promover la iniciativa individual
y creatividad en su enseñanza. En Finlandia, el líder mundial en los
| 187
Espacios en Blanco - Serie indagaciones - Nº 19 - Junio 2009 (181-195)
resultados obtenidos en el Programa Internacional de Evaluación de
los Estudiantes (PISA),
6
se evitan por completo las pruebas nacionales
estandarizadas. Asimismo han alcanzado altos niveles de rendimien-
to atrayendo maestros altamente calificados a través de condiciones
de trabajo favorables, un alto grado de confianza profesional y la mi-
sión inspiradora de inclusión y creatividad (Hargreaves, Halasz y Pont,
2008). La provincia canadiense de Alberta, ubicada luego de Finlandia
en las clasificaciones internacionales de PISA, en parte, ha asegurado
su éxito a través de la asociación con el gremio docente con el objetivo
de desarrollar una iniciativa de nueve años de innovación en la escuela
que incluye el noventa por ciento de las escuelas de la provincia (The
Alberta Initiative for School Improvements).
7
Con los colegas Denis
Shirlye y Lori McEwen (2009), estoy evaluando precisamente cómo
esta iniciativa asegura efectos asombrosos en el aprendizaje.
En estos contextos de alto rendimiento, el liderazgo se conci-
be de manera muy diferente a la gestión operativa. En Finlandia, por
ejemplo, cuyo caso he analizado con un equipo de colegas de la OCDE
en el año 2007, los directores de las escuelas fueron capaces de liderar
comunidades de maestros altamente calificados con quienes desarro-
llaron su
curriculum
escolar en el marco de una guía nacional amplia.
Luego del colapso económico de 1992 y con niveles de desempleo que
alcanzaron prácticamente el 20%, los directores fueron capaces de tra-
bajar en culturas de confianza, cooperación y responsabilidad conci-
biéndose a sí mismos como parte de una sociedad de expertos para
lograr reconstruir su nación basada en una sociedad del conocimiento
con principios de creatividad (Hagreaves, Halasz y Pont, 2007).
La tendencia hacia la estandarización parece estar en retirada in-
clusive en las naciones anglosajonas. En Gran Bretaña, muchos padres
se oponen a que sus hijos sean los más examinados en el mundo. El go-
bierno de este país ha puesto fin a todos los exámenes estandarizados
en las escuelas secundarias. Gales ha abolido las pruebas nacionales
hasta los catorce años (Hargreaves y Shirley, 2009). Estamos al final de
un período de quince años de fracaso de las reformas estandarizadas y
a gran escala. El interrogante que se presenta es qué podría emerger a
continuación y cuáles son las implicancias para el liderazgo educativo.
188 |
Andy Hargreaves
Una agenda hacia el futuro
Los últimos diez años han estado marcados en la mayoría de las
naciones de la América Anglosajona por la puesta en juego y a gran es-
cala de los exámenes en la enseñanza primaria y secundaria. Se buscaba
manejar de manera detallada los esfuerzos dirigidos a una mejora y de
este modo, cerrar todas las brechas que pudieran aparecer en este ca-
mino. Sin embargo, resulta cada vez más claro que estas prioridades no
pueden conducir a un aprendizaje creativo e innovador propio de las so-
ciedades del conocimiento. Y estas sociedades constituyen nuestra mejor
apuesta para sacarnos del colapso de la actual economía mundial.
Entonces, ¿cuáles son las direcciones y desarrollos que la políti-
ca educativa, la práctica y el liderazgo podrían tomar? Creo que hay
por lo menos seis tendencias esenciales y tal vez ineludibles en el cam-
bio educativo y en el liderazgo que podrían caracterizar muy bien los
próximos diez años.
En primer lugar, el colapso de la economía mundial generará ma-
yor atención en la adopción de aquellas estrategias educativas implemen-
tadas por las economías exitosas y competitivas en la economía del conoci-
miento, como las impulsadas en Finlandia. La estandarización seguirá en
disminución y en su lugar, emergerá la innovación. En un primer momen-
to, esto se presentará como un suplemento del menú existente de estanda-
rización: actividades escolares a contraturno, refugios para la creatividad
o los estudios interdisciplinarios en un ambiente estandarizado de otro
modo. Eventualmente, los responsables de formular las políticas educa-
tivas tendrán que reconocer que la innovación y la creatividad requieren
condiciones de enseñanza, aprendizaje y liderazgo más flexibles que aque-
llas características de la era de la gestión, de las pruebas estandarizadas y
de las reformas obsesionadas en la obtención de datos. Una vez más ten-
dremos que aprender cómo difundir las innovaciones a través de las redes,
las relaciones y las interacciones y cómo hacerlo de manera más eficaz que
en las décadas de los años sesenta y setenta.
En segundo lugar, al final de la era del materialismo y de las
formas egoístas de capitalismo (James, 2008), haremos preguntas más
profundas acerca de los objetivos de la educación y de cómo estamos
| 189
Espacios en Blanco - Serie indagaciones - Nº 19 - Junio 2009 (181-195)
preparando a las próximas generaciones. Las preocupaciones técnicas
con logros reducidos a los contenidos básicos examinados y las alusio-
nes triviales al desarrollo de “escuelas de clase mundial”, darán lugar a
objetivos que comprendan las formas de innovación y creatividad nece-
sarias para el avance de las economías del conocimiento y las virtudes
de la empatía y el servicio a la comunidad. Todos estos componentes
son formas de capitalismo más “desinteresadas”.
En tercer lugar, seremos testigos de la declinación del aislamien-
to profesional. Los maestros sólo pueden aprender una vez que salen
de sus salones de clase y se conectan con otros maestros. Éste es uno
de los principios fundamentales de las comunidades profesionales. Del
mismo modo, las escuelas pueden aprender realmente sólo cuando se
conectan con otras escuelas –incluyendo aquellas escuelas que no están
en su localidad inmediata–. Una sociedad del conocimiento requiere
que las escuelas se puedan conectar con otras en su propio país o en el
exterior, más allá de los controles burocráticos de sus propios lugares
y aprender de ellas. Sin estos avances, las escuelas se volverán institu-
ciones aisladas y anacrónicas, sin el equipamiento para preparar a sus
estudiantes y a ellas mismas para un aprendizaje flexible y adaptado a
los cambios que son vitales para las economías del siglo XXI. Por esta
razón, las redes de escuelas “cara a cara” y virtuales extendidas entre y
a través de los municipios podrían y deberían convertirse en una prio-
ridad en la próxima década.
En cuarto lugar, la mayor incidencia en el rendimiento de los
estudiantes es extra-escolar. Sin embargo, los responsables de formu-
lar políticas temen desafiar y cuestionar prácticas y responsabilida-
des de los padres “votantes” con sus hijos. Por ello, los políticos han
concentrado en la escuela casi todos sus esfuerzos de mejoras. De
este modo, se trata de mejorar aquello que en realidad es la variable
de menor influencia en el rendimiento de los estudiantes. De todas
formas, la finalización del materialismo está trayendo el espíritu y la
responsabilidad comunitaria. Las naciones con mejores rendimientos
como Finlandia, Singapur, los Países Bajos y Rusia mantienen estos
logros mediante el apoyo a los niños en las familias, en las comuni-
dades y en las escuelas. En Inglaterra, los desarrollos de las políticas
190 |
Andy Hargreaves
públicas que combinan el liderazgo de las unidades político-adminis-
trativas con la responsabilidad de otros servicios para los niños son
un intento de avance en la misma dirección. En este sentido, también
podría mencionarse a las escuelas con jornadas extendidas, con ser-
vicios completos y a las escuelas comunitarias. En la próxima década,
aprenderemos y nos comprometeremos con la idea de que las escue-
las más efectivas son aquellas que trabajan con sus comunidades y que
influyen en las comunidades, que a su vez influyen en la escuela –las
escuelas en las cuales los líderes educativos también son líderes efec-
tivos en la comunidad–. Esto indicaría el fin del supuesto que carga
exclusivamente sobre los hombros de los maestros y las escuelas toda
la responsabilidad de las mejoras.
En quinto lugar, se retira de la enseñanza y de su conducción
la generación del
Baby Boom
8
y será reemplazada por las demandan-
tes y exigentes Generación X y Generación Y –también llamada la
Generación del Milenio (Howe y Strauss, 2000)– que actualmente es-
tán entre los 20 y 30 años. Ésta es una generación que ya está intro-
duciendo ideas y tecnologías más próximas a la cultura de los niños y
jóvenes actuales. Cuando esta generación asuma el liderazgo, en gran
medida hacia el final de esta década, los nuevos estilos de liderazgo
–más directos y suaves, enérgicos sin ser agresivos, centrados en el
trabajo en equipo y en tareas, sofisticados en tecnologías– provoca-
rán los cambios necesarios para el siglo XXI tanto en las aulas como
en las escuelas.
Finalmente, las condiciones de colapso económico mundial
imponen un llamado a una mayor prudencia en la utilización de
los presupuestos en educación. Está demostrado que en los contex-
tos con financiamiento destinado a la enseñanza y el aprendizaje en
peligro, no resulta prudente ni sostenible que se continúen finan-
ciando los sistemas estandarizados de evaluación de todos los estu-
diantes en todas las áreas curriculares y en varios momentos de la
escolarización. De hecho, las corporaciones efectivas sólo evalúan
muestras de sus productos para asegurar el control de calidad. En
otras palabras, es un mal negocio y una pérdida de beneficios po-
ner a prueba más de una muestra. También tendremos que enten-
| 191
Espacios en Blanco - Serie indagaciones - Nº 19 - Junio 2009 (181-195)
der que este principio se aplica en los países con rendimientos más
altos como Finlandia y Nueva Zelanda. La excusa de que a diferen-
cia de los productos industriales los estudiantes tienen padres como
una justificación para evaluar a todos ya está perdiendo su poder de
legitimación con el rechazo de los padres a las pruebas estandari-
zadas en Gran Bretaña, con el abandono de éstas en Gales y la dis-
minución de su alcance en Inglaterra. La evaluación estandarizada
aplicada a la población escolar en su totalidad es una indulgencia
financiera y política que ya no puede sostenerse y que los electores
rechazan cada vez más. Es el momento de investigar, desarrollar e
implementar estrategias de evaluación por muestreo que son igual-
mente serias, pero menos costosas.
La nueva era de cambio educativo necesita ser una era de reduc-
ción de los compromisos a diseños grandiosos y microgestiones esti-
puladas y detalladas de arriba hacia abajo para dar lugar a una era de
inspiración e innovación en un mundo postmaterialista en el cual las
personas estarán cada vez más preparadas para mirarse unas a otras,
para construir una sociedad más esperanzada y creativa. Estas trans-
formaciones se darán casi naturalmente cuando la Generación del
Milenio ingrese a su rol de líder. Nuestra responsabilidad, en los próxi-
mos años, será reflexionar sobre los excesos de las políticas gestadas de
arriba hacia abajo y preparar el terreno en un sistema y sociedad pos-
materialista y postestandarizado para aquellos que seguirán.
El liderazgo sustentable
La gestión centrada en la implementación de políticas estandari-
zadas da paso, en la era postestandarización, a un liderazgo que permi-
ta construir comunidades profesionales innovadoras e inclusivas. Una
tarea particularmente desafiante será la de “convertir” los líderes que
ya habían sido nombrados y que aprendieron a sobrevivir en condicio-
nes de competencia y gestión. Cómo transformar estos directivos de
responsables aplicadores en líderes capaces de inspirar la innovación
y creatividad será sin dudas una de las principales estrategias en la era
del pos-materialismo y post-estandarización.
192 |
Andy Hargreaves
Una forma de abordar este desafío es a través de la idea de lide-
razgo sustentable que hemos desarrollado con Dean Fink (Hargreaves
y Fink, 2006). El liderazgo sustentable se inspira en la definición
de desarrollo sustentable presente en el Informe Brundtland de la
Comisión de Ambiente y Desarrollo
9
(1987): “La humanidad tiene
la capacidad de lograr un desarrollo sustentable –satisfacer las nece-
sidades del presente sin comprometer la capacidad de satisfacer las
propias necesidades de las generaciones futuras–”. Básicamente, el
liderazgo sustentable desarrolla y preserva lo que importa, se difunde
y extiende de modo tal de crear conexiones positivas y de desarrollo
entre las personas sin hacer daño a otros en el presente o en el futu-
ro. De esta definición básica podemos obtener los siete principios del
liderazgo sustentable:
Profundidad
en el propósito de desarrollar un aprendizaje que
sea creativo, desafiante y relevante, que no esté saturado de exámenes
sobre datos y que incluya el tratamiento de temas como el desarrollo
sustentable en el
curriculum
, la comunidad y la escuela.
Aliento,
este propósito y su logro tiende a distribuir y compartir la
responsabilidad sin esperar individuos excepcionales y heroicos.
Resistencia,
a través del tiempo para que las mejoras continúen
más allá de las reformas y de un gobierno en particular. Los planes de
mejoras escolares deben prever la sucesión de modo tal que todos es-
tén preparados para una eventual obsolescencia.
Justicia
, en la atención del aprendizaje y logros de todos los es-
tudiantes disminuyendo la brecha entre los que han tenido mayores y
menores ventajas; en la promoción de la cooperación en lugar de la
competencia entre escuelas y sus vecinos de manera tal que el más fuer-
te ayude al más débil.
Talento,
en el uso de los recursos financieros y humanos en los
tiempos que la gente los pueda manejar y de modo tal que se renueve
su capacidad y no se agote.
Conservación,
para conectar visiones futuras a las tradiciones en
narrativas de compromiso y esperanza, como en el caso de Finlandia
que conectó su herencia de gente creativa y laboriosa o su respeto por
los pueblos originarios y el conocimiento local.
| 193
Espacios en Blanco - Serie indagaciones - Nº 19 - Junio 2009 (181-195)
Diversidad,
del
curriculum
, la pedagogía y las contribuciones gru-
pales en la organización y redes donde las ideas se enriquezcan en lu-
gar de ser simplemente copias o clonadas.
Conclusión
El cuarto cambio ha expuesto la falacia y falibilidad de los siste-
mas estandarizados, de los mercados no regulados y de la obsesión por
el corto plazo. Nos encontramos en un punto de inflexión en la his-
toria: las viejas formas ya no nos pueden servir más y algunas de ellas
inclusive nos han traicionado. Estamos en un mundo financiera, políti-
ca y culturalmente cada vez más interconectado. Los mercados sin res-
tricción nos han dejado como sus rehenes. La estandarización socavó
nuestra capacidad para entender y movernos en este mundo. Por ello,
necesitamos más innovación y creatividad. Tendremos que acompañar
y apoyar las mejoras en la calidad de los maestros a través de la inver-
sión y los impuestos. El excesivo individualismo y egoísmo necesita dar
paso a la responsabilidad y el compromiso compartido de la comu-
nidad. Para ello necesitaremos más conexión e interdependencia con
nuestros vecinos, en casa y en el extranjero, en lugar de la arrogante
insistencia de funcionamiento individual. Es el momento de reconfigu-
rar el mundo y de reinventarnos a nosotros mismos con él. El primer
lugar para empezar es con el liderazgo: sólido e íntegro, exitoso en su
influencia y en los resultados, sustentable en sus fundamentos éticos y
en los efectos en otros en el entorno inmediato y mediato, ahora y en
el futuro.
Recibido el 18 de abril de 2009
Aceptado el 15 de mayo de 2009
194 |
Andy Hargreaves
Resumen
El artículo propone una revisión crítica
de las reformas educativas centradas en
la estandarización. Para ello se analizan
los supuestos, experiencias y resultados
de implementación de estas reformas en
diversos contextos nacionales. También
se discuten los límites de estas reformas
en un contexto histórico definido por la
sociedad del conocimiento. De la gestión
centrada en la implementación de polí-
ticas estandarizadas estaríamos pasando
en la era postestandarización, a un lide-
razgo “sustentable” que permite cons-
truir comunidades profesionales innova-
doras e inclusivas.
Palabras clave:
Política educativa. Reformas educativas.
Liderazgo sustentable.
Abstract
The article looks at educational reforms
centered on standardization. It analyzes
the legacy of standardization in different
national contexts as well as its drawbacks
in a world characterized by the knowledge
society. The article rise that in the age of
post-standardization, management that
attends to the delivery and implementa-
tion of standardized policies will give way
to leadership that can build innovative
and inclusive professional communities.
Key words:
Educational policy. Educational change.
Sustainable Leadership.
Notas
1
Nota de Traducción:
turmoil
no sólo implica un estado de confusión sino también de
entusiasmo y agitación.
2
N. de T.: Strauss y Howe proponen analizar la historia de Estados Unidos como una
sucesión cíclica de generaciones. Para ellos, la historia moldea las generaciones y éstas mol-
dean la historia. Cada ciclo de la historia tiene una duración de ochenta años y se compone de
cuatro eras o cambios con una duración de veinte años cada uno.
3
N. de T.: el nombre de la reforma podría traducirse como “Ningún niño es dejado atrás”.
4
N. de T.: Nueva Comisión sobre las capacidades de la fuerza de trabajo de Estados Unidos.
5
N. de T.: el autor utiliza aquí la metáfora
“educational and economic ostriches and le-
mmings”
para describir a las personas que en términos educativos y económicos se comportan
fanáticamente siguiendo lo que dicta el grupo sin mucha conciencia del desenlace desastroso
de sus acciones.
6
N. de T.: las siglas en inglés PISA significan Program for International Student Assessment.
7
N. de T.: iniciativa por el mejoramiento escolar de Alberta.
8
N. de T.: esta generación comprende las personas nacidas entre 1943-1960.
9
Este informe de la ONU titulado “Nuestro futuro común”, también es denominado
Informe Brundtland, apellido de la directora de la comisión que lo elaboró.
| 195
Espacios en Blanco - Serie indagaciones - Nº 19 - Junio 2009 (181-195)
Bibliografía
BBC (2009)
Primary education “too narrow”
. Retrieved on February 20, 2009, from http://
www.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/education/7896751.stm
BRUNTLAND, G. (ed.) (1987)
Our common future: The World Commission on Environment
and Development
. Oxford University Press, Oxford.
DAY, C. & SMETHEM, L. (2009) “
The effects of reform: Have teachers really lost their sense of
professionalism?”,
en
Journal of Educational Change
, 10(2-3), 141-157.
DARLING-HAMMOND, L. et al. (2009)
State of the Profession: Study Measures Status of
Professional Development
. National Staff Development Council. Spring 2009 Vol. 30
FINK, D. y BRAYMAN, C. (2006) “
School Leadership Succession and the Challenges of Chan-
ge”,
en
Educational Administration Quarterly
, 42: 62-89.
FULLAN, M. (2000) “
The Return of Large Scale Reform”,
en
Journal of Educational Change
.
1: 5-28. Kluwer Academic Publishers. Netherlands.
HARGREAVES, A. (2003)
Teaching in the knowledge society: Education in the age of
insecurity
. Teachers College Press, New York.
[
Edición castellana: Enseñar en la sociedad
del conocimiento (La educación en la era de la inventiva). Barcelona: Ediciones Octaedro,
2003
]
.
HARGREAVES, A. & FINK, D. (2006)
Sustainable Leadership
. Jossey Bass/Wiley, San Fran-
cisco.
[
Edición castellana: El liderazgo sostenible. Siete principios para el liderazgo en
centros educativos innovadores. Madrid: Morata, 2008
]
.
HARGREAVES, A.; HALÁSZ, G. & PONT, B. (2008) “
The Finnish approach to system leadership”,
e
n: PONT, B.; NUSCHE, D. & HOPKINS, D. (Eds.)
Improving school leadership, Vol. 2:
Case studies on system leadership
. OECD, 69-109, Paris.
HARGREAVES, A & SHIRLEY, D. (2009)
The fourth way
. Corwin Press, Thousand Oaks, Cali-
fornia.
HONORE, C. (2008)
Under pressure
. HarperOne, New York.
HOWE, N & STRAUSS, W. (2000)
Millennials rising: the next great generation
. Vintage,
New York.
JAMES, O (2008)
The selfish capitalism
.
Random House, New York.
McKINSEY & Company (2007)
How the world’s best-performing school systems come
out on top
. Último acceso 25 de Noviembre, 2008. Accesible en: http://www.mckinsey.
com/clientservice/socialsector/resources/pdf/Worlds_School_Systems_Final.pdf
New Commission on the Skills of the American Workforce (2007)
Tough choices or tough
times: The report of the new commission on the skills of the American workforce
.
National Center on Education and the Economy, Washington, D.C.
.
STRAUSS, W & HOWE, N. (1997)
The fourth turning
. Broadway, New York.
SOUTHWORTH, G. & Du QUENSAY, H. (2005) “
School Leadership and System Leadership”,
en
The Educational Forum,
V. 69, No. 2. Winter 2005. Kappa Pi Delta Publication.
UNICEF (2007).
Child poverty in perspective: An overview of child well-being in rich
countries, Innocenti Report Card 7
. UNICEF Innocenti Research Centre, Florence.
WAGNER, T. (2008)
The global achievement gap
.
NY Basic Books, New York.
logo_pie_uaemex.mx