Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
13
Perspectivas Teóricas
La personalidad autoritaria y la cultura cívica:
de Adorno a Almond y a Verba
Roberto García Jurado
*
Resumen
El objetivo central de este artículo es de-
mostrar que la teoría de la cultura políti-
ca se desprende y se funda en buena me-
dida sobre las teorías de la personalidad
desarrolladas ampliamente en el campo
de la psicología social; más especíFca-
mente, el texto pretende mostrar que el
concepto de cultura cívica se despren-
de en cierto modo del de personalidad
autoritaria, introduciendo en la ciencia
política algunas de las limitaciones ex-
plicativas que en el terreno de la sicolo-
gía tiene dicho concepto.
Abstract
The central point of this article is to
show that the theory of political culture
follows and is based to a certain extent
on the theories of the personality deve-
loped widely in the Feld of social psy-
chology; more speciFcally, the text aims
to demonstrate that the concept of civic
culture is the result, in a certain way, of
an authoritarian personality, introducing
into political science some of the expli-
cative limitations that this concept has
in the Feld of psychology.
Palabras clave:
cultura política, sistema
social e ideológico, instituciones, prác-
ticas económicas y sociales, personali-
dad autoritaria, personalidad comunista,
personalidad y cultura, personalidad po-
lítica.
*
Departamento de Política y Cultura de la
Universidad Autónoma Metropolitana, plan-
tel Xochimilco, Calzada del Hueso 1100, Col.
Villa Quietud, Delegación Coyoacán, C. P.
04960, D.±. México,
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
14
Introducción
M
uchos de los debates más encendidos dentro
de la ciencia política contemporánea se dan en
torno a la cuestión de la cultura política. Aunque
el interés en esta materia ya se venía manifestando
con gran intensidad desde mediados del siglo XX, su
atractivo se magniFcó notablemente a Fnales de si-
glo, debido en buena medida a la desintegración del
bloque comunista, lo que despertó un gran interés
en las bases sociales y culturales de la democracia.
Antes de esa debacle, uno de los desafíos más in-
quietantes de las democracias establecidas y de las
sociedades que aspiraban a serlo era el de diferen-
ciarse clara y positivamente del modelo social repre-
sentado por el comunismo, que se constituía a par-
tir de una compleja combinación de instituciones
y prácticas económicas, sociales e ideológicas. Sin
embargo, una vez desaparecida la opción comunis-
ta, tanto en el terreno geopolítico como en el ideo-
lógico, el cambio de régimen político factible para
una sociedad democrática, o una que quiera serlo,
no implica ya un cambio de sistema económico y,
en muchos casos, ni siquiera del social e ideológico.
Desaparecida así la disyuntiva entre dos modelos so-
ciales excluyentes, la discusión y reflexión en torno
al cambio político parece reducirse a las condicio-
nes de instalación y permanencia de los regímenes
democráticos, tanto en lo que concierne a sus ins-
tituciones políticas como al tipo de cultura política
prevaleciente.
Dentro de esta polémica, uno de los conceptos
más importantes es el de la cultura cívica, el cual
fue desarrollado a principios de los 60 por Gabriel
Almond y Sydney Verba. Desde entonces, se ha ge-
nerado un intenso debate sobre el concepto y la
teoría sustentados por estos autores que en el fondo
se condensa en el intento para deFnir la cultura po-
lítica más acorde con los gobiernos democráticos, la
cual, de acuerdo a éstos, es la cultura cívica.
No obstante, a pesar de que esta discusión ha te-
nido una gran
repercusión en la ciencia política, la
teoría de la personalidad política que se encuentra
estrechamente vinculada a ella ha sido bastante me-
nos difundida y ventilada, hallando prácticamente
sólo refugio en el ámbito de la psicología. Sin em-
bargo, la interrelación entre la cultura política y la
personalidad política es de un enorme interés, sobre
todo considerando que el concepto de cultura cívica
se desprende en buena medida de la reflexión y dis-
cusión sobre la teoría de la personalidad autorita-
ria desarrollada a mediados del siglo XX, en la cual
participó animadamente Almond, de donde extrajo
una serie de hipótesis e ideas que evolucionarían y
se desarrollarían después en su teoría de la cultura
cívica.
La personalidad autoritaria
Una de las características más importantes y dis-
tintivas de la ciencia política estadounidense de
mediados del siglo XX fue su atención a los proce-
sos individuales y grupales de la actividad política.
Desde la perspectiva del conductismo, corriente de
la cual Gabriel Almond es uno de los representantes
más reconocidos, la ciencia política tradicional se
había limitado a estudiar la realidad política me-
diante el análisis de las instituciones públicas y las
leyes, por lo que se hacía necesario ampliar la pers-
pectiva de estudio a las conductas políticas sociales
e individuales.
15
Perspectivas Teóricas
Al cambiar el foco de atención de las institucio-
nes y su actividad legalmente regulada a la conduc-
ta política individual y social carente de regulación
jurídica pero efectiva y observable, el análisis polí-
tico se enfrentó no sólo a la tarea de captar y des-
cribir estas conductas, sino también, y sobre todo,
a explicar los motivos y razones que llevaban a los
individuos a actuar de un cierto modo en la vida pú-
blica.
Si en el siglo XIX la ciencia política había recu-
rrido al derecho como disciplina auxiliar para es-
tudiar a las instituciones políticas y su desempeño
jurídicamente regulado, en el XX, principalmente
en la primera parte, la ciencia política estadouni-
dense recurrió con cierta regularidad a la psicolo-
gía para analizar la conducta social y política del
individuo.
1
En Estados Unidos, y probablemente
también en el mundo, Harold Lasswell fue el pri-
mer politólogo en usar este recurso, basándose
principalmente en las teorías psicoanalíticas de
Sigmund Freud. Almond, que fue discípulo distin-
guido de Lasswell en la Universidad de Chicago,
siguió su ejemplo lo que puede apreciarse clara-
mente en sus primeros trabajos de investigación
y en los artículos que publicaron conjuntamente
en 1934 y 1935.
2
Esta temprana atención de Almond hacia los as-
pectos subjetivos de la conducta política social e
individual se ha mantenido constante a lo largo
del tiempo, y puede apreciarse aun en su libro más
reciente,
Strong Religion. The Rise of Fundamenta-
lisms Around the World
, convirtiéndolo así en el
politólogo estadounidense más reconocido que se
ha ocupado de este campo de estudio.
3
A pesar de
que una buena parte de este prestigio y reconoci-
miento se deben al estudio y el concepto de la
cul-
tura cívica
, sus trabajos en torno a la personalidad
política no desmerecen en interés y, en buena me-
dida, son un recurso muy valioso para comprender
de una manera más amplia y profunda su teoría de
la cultura política.
Aunque Almond analiza el tema de la personali-
dad política en varios trabajos, es particularmente
en uno de los más tempranos,
The Appeals of Com-
munism
, en donde lo desarrolla ampliamente.
4
El li-
bro resulta de gran interés no sólo porque en él Al-
mond se ocupa de las actitudes y apreciaciones po-
líticas subjetivas de los individuos, lo cual será una
base fundamental para el ulterior desarrollo de los
principios teóricos de
The Civic Culture
,
5
sino tam-
bién porque el politólogo trataba de erigirse como
una replica o una respuesta crítica a uno de los li-
bros más influyentes en la ciencia política de los
años cincuentas,
The Authoritarian Personality
, de
Theodor Adorno y otros colaboradores, el cual muy
pronto se convirtió en el punto de referencia obli-
gado de todo estudio hecho en torno a la psicología
política.
6
1
Un recuento de la interacción entre las dos disciplinas y, de hecho, de la generación del subcampo de la psicología política puede encontrarse
en William F. Stone, “Political Psychology. A Whig History” en Samuel L Long
The Handbook of Political Behavior
, Nueva York, Plenum, 1981.
También puede encontrarse una alusión directa a los vínculos entre la teoría de la cultura política y la psicología en la introducción al texto
de Lucian Pye y Sydney Verba (eds.)
Political Culture and Political Development
, Princeton, Princeton University Press, 1965. Por otro lado, una
crítica muy interesante del enfoque psicológico de la política la ofrece John H. Bunzel, para quien se ha privilegiado el aspecto irracional e
involuntario del hombre reduciendo a la política a una conflicto emocional.
Vid.
Antipolitics in America
Nueva York, Vintage Books,
1970.
2
Vid
. los artículos “The of±cial” y “The client” de Harold Lasswell y Gabriel Abraham Almond, reunidos bajo el título “The participant-observer:
a study of administrative rules in action”, en Harold Lasswell,
The Analysis of Political Behaviour. An Empirical Approach
, Londres, Routledge y
Kegan Paul, 1966 (1947).
3
G. Almond, R. Scott Appleby y Emmanuel Sivan,
Strong Religion. The Rise of Fundamentalisms Around the World
., Chicago, University of Chicago
Press, 2003.
4
G. Almond,
The Appeals of Communism
, Princeton, Princeton University Press, 1965 (1954).
5
G. Almond y Sydney Verba,
The Civic Culture
Princeton, Princeton University Press, 1963.
6
Theodor Ludwig Wiesengrund Adorno, Else Frenkel-Brunswik, Daniel J. Levinson y R. Nevitt Sanford,
The Authoritarian Personality
, Nueva York
Harper & Row, 1950. Para calibrar la repercusión de este libro, un recuento hecho apenas 6 años después de su aparición encontró más de 230
títulos de publicaciones alusivas a éste.
Vid.
Roger Brawn, “The Authoritarian Personality and the Organization of Attitudes” en John T. Jost y
Jim Sidanius (eds.),
Political Psychology. Key Readings
, Nueva York y Hove, Psychology Press, 2004.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
16
La signifcación y relevancia de
The Authorita-
rian Personality
se debieron Fundamentalmente a
dos motivos, uno metodológico y otro teórico. En
términos metodológicos el libro representó un hito
en la historia de la ciencia política estadouniden-
se porque por primera vez se emprendía un amplio
estudio que combinaba el método de la encuesta,
las entrevistas a Fondo y los tests proyectivos para
probar una teoría política. Así, clínica psicológica y
análisis político se combinaban para tratar de expli-
car y esclarecer este carácter social, la personalidad
autoritaria, que por estos años resultaba más que
preocupante. También se distinguía por la amplitud
del estudio, poco habitual por entonces, ya que se
aplicaron poco más de 2000 cuestionarios, lo que
produjo un volumen de inFormación diFícil de mane-
jar con las técnicas de procesamiento de datos dis-
ponibles en la época.
Otra de las novedades metodológicas del libro
era la presentación de lo que sus autores denomi-
naron la escala
F
. Las escalas de medición de acti-
tudes sociales y psicológicas ya se habían comenzado
a diFundir en los Estados Unidos desde la década
de los 30, pero éste era el primer caso en que se
utilizaban con el propósito de probar una teoría
política específca.
7
Esta medida Fue elaborada a
partir de una serie de indicadores proporcionados
por las respuestas de los entrevistados, cuya com-
binación permitía atribuir a cada persona una pun-
tuación que lo colocaba en un determinado nivel
de la escala del Fascismo: entre más alto califcara
un individuo, se consideraba más próximo a esta
ideología; entre más baja Fuera su nota, más demo-
crática se consideraba su personalidad. Los indivi-
duos que se ubicaban más alto en esta medida eran
los que pensaban siempre en términos jerárquicos,
odiaban todo lo débil, idealizaban a sus padres,
creían en el individuo medio, valoraban en exceso
el éxito, eran desproporcionadamente optimistas,
pensaban en términos rígidos y estereotipados, re-
chazaban lo subjetivo y las opiniones críticas, etc.
Por el contrario, los individuos que se encontraban
en las posiciones bajas de la escala eran los que
habían obtenido una valoración baja en todos es-
tos indicadores.
Además de la escala
F
, los autores elaboraron
otras tres escalas: la
escala A-S
, que medía el grado
de antisemitismo; la escala
E
, destinada a mesurar
el etnocentrismo; y la escala
PEC
, la cual trataba de
registrar el conservadurismo político y económico
de los entrevistados. Sin embargo, de todas ellas,
la que despertó mayor atención Fue la escala
F
que,
como se dijo antes, Fue ideada para percibir la pro-
pensión al Fascismo, tratando de identifcar a los
Fascistas potenciales a través de la articulación de
sus respuestas al cuestionario respectivo.
8
La metodología para elaborar estas escalas, sobre
todo la escala
F
, suscitó ciertamente un gran inte-
rés, pero también atrajo una gran cantidad de críti-
cas. Uno de los problemas que ha propiciado mayor
discusión en torno a las escalas de actitud es el de
colocar en un plano lineal a dos extremos conside-
rados opuestos, antagónicos incluso, cuando muy
probablemente haya muchos casos en los que no
se produzca una polarización lineal. Esto signifca,
en el caso específco de las actitudes políticas, que
los opuestos identifcados como conservadurismo-
liberalismo, izquierda-derecha, Fascista-demócrata,
etc., no necesariamente son polos antagónicos, es
decir, habrá casos en los que alguien que no sea de-
mócrata no necesariamente se acerque al Fascismo,
o alguno que sin ser conservador no necesariamente
7
Vid
. Daniel J. Levinson, “Political Personality. Conservatism and Radicalism” en David L Sills, (ed.)
International Encyclopedia of the Social
Sciences
vol. 12, Nueva York,
The Macmillan Company, 1968.
8
En un trabajo publicado previamente, los colaboradores de Adorno se habían reFerido al síndrome de la personalidad Fascista como la per-
sonalidad antidemocrática, es decir, no habían usado el término Fascismo. Al parecer, Fue con la incorporación de Adorno al proyecto con lo
que se adoptó este concepto, sin lo cual la escala
F
tal vez se habría llamado la escala
A
. El mismo Daniel Levinson afrmó posteriormente que
probablemente habría sido mejor llamar escala
A
a la
F
, aunque en este caso la denominación de la escala no aludiese al término
antidemócrata
,
sino al de
autoritario
.
Vid
. i
bid
y Else ±renkel-Brunswik, Daniel J. Levison y R. Nevitt SanFord, “La personalidad autoritaria (La personalidad
antidemocrática)”, en Harold Proshansky y Bernard Seidenberg (eds.),
Estudios básicos de psicología social
, Madrid, Tecnos, 1973.
17
Perspectivas Teóricas
se aproxime al liberalismo. Así, se han hecho nume-
rosas sugerencias en el sentido de que algunas de
estas escalas bien podrían trazarse en un sentido
ortogonal, lo cual se ajustaría mejor a la realidad en
determinadas condiciones.
9
En términos teóricos,
The Authoritarian Personali-
ty
causó un amplio revuelo debido a que a partir de
sus resultados hubo quienes encontraron bases pa-
ra atribuir a la sociedad estadounidense tendencias
fascistas. El proyecto de Adorno y sus asociados se
inscribía dentro de una serie denominada
Estudios
sobre el prejuicio
, de la que Max Horkheimer era el
director. El planteamiento teórico original del tex-
to era que la discriminación y el prejuicio en contra
de los judíos no se debían a ninguna característica
intrínseca de este grupo etno-religioso, sino a la
propia personalidad y estructura psíquica de quien
discriminaba. Durante la etapa de preparación del
estudio, los autores ampliaron su perspectiva teó-
rica para demostrar que aquellos que discriminaban
a los judíos tenían también una elevada propensión
a discriminar a otros grupos sociales y a albergar
además una serie de actitudes éticas, religiosas, so-
ciales y políticas que los convertía en fascistas po-
tenciales.
10
No obstante los numerosos e indiscutibles mé-
ritos de la obra, uno de sus principales problemas
fue el sesgo de la muestra en que se basó, ya que
la mayor parte de los entrevistados radicaban en el
área de San Francisco, eran jóvenes, de clase media
y estaban vinculados a una serie de organizaciones
sociales formalmente establecidas.
11
De acuerdo a
lo dicho por los propios autores, esto no represen-
taba problema alguno, en tanto que su propósito no
era extraer una muestra representativa para de±nir
el carácter político de la sociedad estadounidense,
sino establecer la relación que existía entre un con-
junto de actitudes éticas, religiosas, sociales y polí-
ticas, especí±camente el sentimiento antijudío, con
una determinada posición política, como era el fas-
cismo. A pesar de ello, en muchos pasajes del libro
no queda del todo claro si los juicios de los autores
se re±eren a la población especí±ca entrevistada o a
la sociedad estadounidense en general, ambigüedad
que alimentó la impresión de que el texto documen-
taba las actitudes autoritarias e intolerantes de esta
sociedad. En un país que se preciaba, y se precia, de
ser la encarnación de las libertades y la democracia
moderna, este tipo de juicios no podía sino herir
profundamente incontables susceptibilidades.
9
Las escalas de medición de actitudes ideológicas han proliferado notablemente desde la publicación de
The Authoritarian Personality
, en un
recuento que sólo hace mención de las aportaciones recientes, se llegan a listar hasta 16 de estas escalas de medición.
Vid
. Knight, Kathleen,
“Liberalism and Conservatism” en John P. Robinson, Phillip R. Shaver y Lawrence S. Wrightsman (eds.),
Measures of Political Attitudes
, vol. 2,
San Diego, Academic Press, 1999.
Vid
. también
Bob Altemeyer, “The Other ‘Authoritarian Personality’”, en John T. Jost y Jim Sidanius (eds.),
Political Psychology. Key Readings
, Nueva York y Hove, Psychology Press, 2004; Friedrich Funke, “The Dimensionality of Right-Wing Authoritari-
anism: Lessons from the Dilema Between Theory and Measurement”, en
Political Psychology,
vol. 26, núm. 2, abril de 2005 y Detlef Oesterreich,
“Flight into Security: A New Approach and Measure of the Authoritarian Personality” , en
Political Psychology
vol. 26, núm. 2, abril de 2005.
10
Vid
. John J. Ray, “Conservatism, Authoritarianism, and Related Variables: A Review and Empirical Study”, en Glenn D. Wilson,
The Psychology
of Conservatism
, Londres/Nueva York, Academic Press, 1973 y Michael Billig,
Fascist. A social Psychological View of the National Front
., Londres,
Academic Press, 1978.
11
Algunos otros problemas metodológicos son señalados en el artículo de Herbert H. Hyman y Paul B. Sheatsley, “‘The Authoritarian Personal-
ity’: A Methodoligical Critique”, en Richard y Marie Jahoda Christie, (eds.),
Studies in the Scope and Method of “The authoritarian personality’”
Glencoe, Free Press, 1954.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
18
La personalidad comunista
A propósito de la personalidad autoritaria, la
crítica elaborada por Shils no sólo contribuyó a la
confguración del texto de Almond, sino que apor-
tó una idea Fundamental al concepto y la teoría de
la cultura cívica: una sociedad democrática liberal
probablemente no Funcionaría adecuadamente só-
lo con personalidades democráticas y seguramente
Funcionará mejor si ciertas Funciones y actividades
son desempeñadas por personalidades distintas, in-
cluso autoritarias. Tal vez no haya sido ésta la única
Fuente de inspiración de Almond, pero es evidente
que en ella está ya la semilla de su planteamiento
del ciudadano y la cultura cívica como una mezcla
de orientaciones políticas.
14
La metodología seguida por Almond para el aná-
lisis de la personalidad comunista Fue hasta cierto
punto similar a la de Adorno: elaboró y aplicó un
cuestionario a exmilitantes del partido comunista
de Estados Unidos, Gran Bretaña, ±rancia e Italia;
analizó las historias clínicas de 35 de estos indivi-
duos gracias al acceso que le dieron a ellas algunos
psicoanalistas y realizó además un análisis de con-
tenido de la prensa comunista, técnica del todo
innovadora en ese campo ya que la había aprendido di-
rectamente de su propio creador, Harold Lasswell.
La hipótesis de Almond era que los individuos
que se dirigían y terminaban afliándose al parti-
do comunista lo hacían guiados más por desórdenes
personales que por sólidas convicciones políticas o
ideológicas. Más aún, consideraba que la mayor par-
te de ellos buscaban resolver o disimular con su mili-
tancia política problemas de orden personal y privado,
de ahí que los considerara individuos aFectados por
la neurosis.
15
Alcanzado por la repercusión de este texto, Almond
emprendió el proyecto
The Appeals of Communism.
12
Su propósito general era mostrar que los individuos
con una ideología radical de izquierda, particularmen-
te los militantes de los partidos comunistas, tenían
serios problemas de adaptación social y de desorden
de su personalidad, al grado de que muchos de ellos
eran neuróticos. Así, el texto de Almond parecía in-
vertir el sentido de la crítica sustentada por Adorno y
sus asociados y, aunque no exculpaba a los individuos
de ideología conservadora, se aplicaba en la caracte-
rización política de los militantes comunistas atribu-
yéndoles una personalidad autoritaria.
Tiempo después y en un trabajo distinto, Almond
explicó que en cierta medida
The Appeals of Commu-
nism
se había inspirado en los cuestionamientos crí-
ticos que Edward Shils dirigiera en contra del texto
de Adorno y sus colaboradores. De acuerdo a esta ex-
plicación, el objetivo del proyecto no era sólo carac-
terizar a los militantes comunistas como individuos
neuróticos con serios desequilibrios emocionales, si-
no demostrar que los desórdenes de la personalidad
conducían a posiciones políticas extremistas, ya Fue-
ran de izquierda o de derecha. Muy probablemente, la
idea de Shils también contribuyó al posterior desa-
rrollo de la escala
T
(Blandura-dureza mental,
Tough-
mindedness-tendermindedness
, en inglés) de Eysenck
y a la escala
D
(Dogmatismo) de Rokeach, quienes
las construyeron con el propósito de mostrar que el
extremismo de izquierda o de derecha podía tener un
mismo sustrato psíquico, caracterizado sobre todo
por la inflexibilidad y rigidez de las actitudes socia-
les y políticas de los individuos y su incapacidad para
adaptarlas a un entorno cambiante.
13
12
G. Almond,
The Appeals of Communism
, Princeton, Princeton University Press, 1954.
13
Véase Hans Jürgen Eysenck,
Psicología de la decisión política
, Barcelona, Ariel, 1964 y Milton Rokeach,
The Open and Closed Mind
, Nueva York,
Basic Books, 1960.
14
Almond explica esto en “The Appeals oF Communism and ±ascism” en
Ventures in Political Science. Narratives and Reflections
, Boulder, Lynne
Rienner, 2002. La crítica de Shils puede verse en “Authoritarism: ‘Right’ and ‘LeFt’”, en R. y M. Jahoda Christie, o
p. cit.
15
“Podría sugerirse que algunos tipos particulares de desajuste emocional o algunos patrones únicos de desarrollo psicológico están en la base
de la susceptibilidad neurótica al comunismo.” G. Almond,
The Appeals of Communism…
,
op. cit
., p. 258.
19
Para Almond, no existía nada más opuesto a la
sociedad democrática, liberal y pluralista, de la que
Estados Unidos era el ejemplo más prominente, que
la sociedad comunista. Dentro de las mismas socie-
dades democráticas occidentales el partido comu-
nista era un ejemplo de organización monolítica,
absorbente y opresiva; a imagen del modelo de so-
ciedad que pretendía instaurar. Consideraba que si
alguna vez el comunismo se había erigido como una
protesta contra las injusticias del capitalismo del
siglo XIX, su ética política había degenerado desde
entonces hasta convertirse en una ideología deca-
dente.
16
El partido comunista era presentado como una
organización que exigía del individuo una sumisión
absoluta, incondicional. Su grado de exigencia lle-
gaba a desplazar a la familia o a cualquier otra or-
ganización social que interFriera con la lealtad y
la dedicación exclusiva del individuo. A cambio, el
partido se ofrecía como sustituto absoluto de toda
necesidad social, ideológica y ética; se presentaba
prácticamente como un cuerpo místico, dotado de
una escatología trascendental, dispuesta a redimir
los sacriFcios temporales.
17
A su vez, el militante comunista era presentado
como un individuo hostil, agresivo e introvertido,
que encontraba en el partido un medio para cana-
lizar su hostilidad y agresividad reprimida hacia el
conjunto de la sociedad; gracias al partido este re-
sentimiento se convertía en un objetivo social do-
tado de sentido, ideológicamente legítimo. Almond
llegó a valerse de una metáfora bélica para repre-
sentar la oposición entre la democracia y el comu-
nismo: si la democracia ofrecía a los individuos un
modelo de convivencia civil y tolerante, la ideolo-
gía comunista brindaba a sus militantes un modelo
combativo, beligerante.
A pesar de esta imagen general, Almond reconocía
que había diferencias sustanciales entre los partidos
y los militantes comunistas de los cuatro países que
había analizado. Una de las diferencias más impor-
tantes, por ejemplo, era que encontraba a los mili-
tantes de los partidos comunistas de Gran Bretaña
y Estados Unidos más aquejados de desórdenes per-
sonales neuróticos que a los de ±rancia e Italia. La
explicación que ofrecía de ello era que en estos paí-
ses la ideología y los partidos comunistas tenían una
función política y social mucho más orgánica, signiF-
cativa y legítima que en los primeros. En estos países
europeos la ideología y los partidos comunistas eran
considerados reales y verdaderos vehículos políticos
para llegar a determinados Fnes sociales. En cam-
bio, siendo sólo movimientos marginales y atípicos
en Gran Bretaña y Estados Unidos, su imagen pública
no les permitía atraer sino a personalidades políticas
del mismo corte.
El partido comunista de Estados Unidos, más que
el de Gran Bretaña, albergaba a personas con desór-
denes neuróticos debido a que en este país una gran
parte de sus militantes habían nacido en el extran-
jero, en Europa principalmente, o bien eran hijos de
estos inmigrantes. Esto signiFcaba, en términos so-
ciales, que eran individuos objetivamente aislados,
rechazados y forzados a la
introversión; marginados
realmente de una sociedad que sólo muy lentamente
los aceptaba e incorporaba a su dinámica interna. El
partido se convertía así en un medio para resistir y
superar la marginación social.
18
16
“Una de las ironías más ominosas de la historia es que el movimiento comunista, el cual tomó su primer impulso como protesta contra los
males del siglo XIX, se convertiría él mismo en el más grave mal del siglo XX. La historia del comunismo puede ser contada en términos de la
degradación de su ética política.”
Ibid
. p. 370.
17
También Lewis Alfred Coser, en su libro
Instituciones voraces
(México, ±ondo de Cultura Económica, 1978), llega a considerar al partido co-
munista como un ejemplo de éstas.
18
“Así, hemos visto que el comunismo puede atraer a personas abiertamente hostiles y resentidas hacia su entorno, a personas neuróticamente
pasivas y dependientes, y a personas apartadas y aisladas de su entorno. Parecería que el comunismo puede atraer a personas que se sienten
rechazadas o son rechazadas por su entorno.
..Estos aspectos del comunismo tienen una atracción obvia para personas que albergan en sí mismas
sentimientos de debilidad y subestima como consecuencia de experiencias infantiles tempranas, así como para personas que han sido objetiva-
mente rechazadas por su entorno.” G. Almond,
The Appeals of Communism…
,
op. cit
., p. 279
Perspectivas Teóricas
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
20
Atendiendo a la explicación dada posteriormente
por Almond,
The Appeals of Communism
pretendía
mostrar que no eran los individuos con ideología de
izquierda, o no sólo éstos, los que se caracterizaban
por afecciones de su personalidad integral, sino más
bien que los desórdenes psíquicos podían conducir a
posturas políticas extremistas ya fueran de derecha
o de izquierda. Explícitamente, Almond planteaba
que la personalidad normal, modal, generalmente se
dirigía a una ideología normal, modal.
The Appeals of Communism
nunca alcanzó la no-
toriedad de
The Authoritarian Personality
. Una de las
razones probables de ello es que mientras la primera
se interpretó como una defensa de la sociedad es-
tadounidense, sumándose a una caudalosa corriente
en este sentido, la segunda fue interpretada como
una crítica, como un ataque y, sobre todo, como una
advertencia, lo cual provocó múltiples y encendidas
reacciones. Además, debe considerarse que mientras
el proyecto de investigación de Adorno y asocia-
dos se concibió a Fnales de los cuarenta, cuando
todavía la sensación amenazante del fascismo no
desaparecía del todo de la mentalidad de las socie-
dades occidentales, la investigación de Almond se
desarrolló a principios de los años cincuenta, cuan-
do el comunismo dejaba ya de verse como un aliado
y comenzaba a percibirse como una amenaza para
Occidente similar a la del fascismo.
19
No obstante, seguramente otra de las razones
que explican la menor proyección del estudio de Al-
mond fue su congénita debilidad metodológica. Esta
debilidad es notable no sólo porque él mismo criticó
acremente las fallas metodologías del texto de Ador-
no y sus colegas, sino porque su propia carrera pro-
fesional y su obra intelectual se han caracterizado
por llamar la atención sobre los aspectos metodoló-
gicos y cientíFcos de la disciplina, para no mencio-
nar que él mismo es identiFcado como uno de los
máximos exponentes del conductismo, una corriente
que criticaba a la ciencia política tradicional preci-
samente por su falta de rigor metodológico.
20
Las deFciencias metodológicas más evidentes de
la obra se reFeren sobre todo a la muestra, tanto
por lo que concierne a su tamaño como a su sesgo.
El tamaño de la muestra que usó Almond contrasta
notoriamente con la utilizada en
The Authoritarian
Personality
: en tanto el primero se basó apenas en
221 casos, la segunda utilizó poco más de 2,000.
Además, mientras Almond reunió a cuatro países en
su estudio, lo que da una media de 55 casos por
país, el estudio de Adorno concentró sus esfuerzos
en un área de Estados Unidos más o menos acotada,
la bahía de San ±rancisco, lo que si bien anuló las
posibilidades de ampliar las conclusiones a todo el
país, impidió que la muestra se dispersara como en
el estudio de Almond que, por ejemplo, elaboró sus
conclusiones para el caso de Gran Bretaña basándo-
se tan sólo en 50 casos.
En lo que se reFere al sesgo de la muestra, esta
falla resulta mucho más seria. Por un lado, es muy
probable que su reducido tamaño se haya debido a la
limitación de recursos, pero por el otro, la falla del
sesgo no se puede explicar sino como una deFcien-
cia en la concepción del proyecto. Almond realizó su
estudio y análisis basándose sólo en las respuestas
e historias clínicas de exmilitantes comunistas, de
personas que por una u otra razón habían dejado de
pertenecer a este partido en el momento de respon-
der al cuestionario o la entrevista. Atendiendo a las
propias conclusiones de Almond, y considerando so-
19
Vid
., por ejemplo, el libro de Samuel A. Stouffer,
Communism, Conformity and Civil Liberties. A Cross-Section of the Nation Speaks its Mind
,
Nueva York, John Wiley & Sons, 1955, en donde uno de los motivos más importantes de la investigación es mostrar hasta qué grado la sociedad
estadounidense consideraba una amenaza real al comunismo.
20
Los escritos que Almond ha dedicado a las cuestiones históricas y metodológicas de la disciplina son numerosos. Algunos de los más impor-
tantes son: “Politics, Science and Ethics”, en
American Political Science Review
vol. 40, núm. 2, abril de 1946; “Political Theory and Political
Science”, en Ithiel de Sola Pool (ed.),
Contemporary Political Science: Toward Empirical Theory
. Nueva York, McGraw-Hill, 1967; “Ciencia política:
la historia de la disciplina”, en Robert Goodin y Hans-Dieter Klingeman (eds.),
Nuevo manual de ciencia política
, Madrid, Istmo, 2001 (1996) y
el conjunto de ensayos reunidos en G. Almond,
Una disciplina segmentada. Escuelas y corrientes en las ciencias políticas
, México, ±ondo de Cultura
Económica, 1999 (1990).
21
Perspectivas Teóricas
bre todo la decisiva signifcación de la organización
en la experiencia vital de estos militantes, tal sepa-
ración debió haber provocado una seria conmoción
en sus ideas y en su vida cotidiana, lo que se pasa
por alto de manera más que sorprendente.
Almond no ignoró el peligro de la distorsión que
podía producir en sus conclusiones este sesgo; esta-
ba plenamente consciente y lo advierte al lector en
la parte introductoria del texto, por lo que extraña
más aún que a pesar de esta limitación haya consi-
derado que de una muestra semejante podía obte-
ner conclusiones válidas para todos los militantes.
Es posible que muchos de los rasgos psíquicos que
Almond asocia a las personalidades que tienden al
extremismo político se presenten con alguna regu-
laridad en cierto tipo de militantes comunistas, pero
no cabe duda que diFícilmente puede emprenderse
una demostración empírica de ello con un método
semejante.
Personalidad y cultura
Independientemente de estas limitaciones, el
estudio de Almond resulta muy interesante porque
adelanta dos hipótesis teóricas que serían Funda-
mentales para la teoría y el concepto de la cultura
cívica.
La primera de ellas se encuentra también en
The
Authoritarian Personality
y se refere a la conexión
que hay entre las actitudes no políticas y las polí-
ticas, es decir, a la estructura integral de la perso-
nalidad, que conecta así las actitudes y conductas
económicas, éticas, religiosas y sociales en general
con las que son específcamente políticas, es decir,
la congruencia y derivación que hay entre la perso-
nalidad integral y la personalidad política.
21
Esta hipótesis teórica que resultaría Fundamental
para la cultura cívica es de gran interés porque de
ella se desprende la idea de que la conducta política
no sólo se puede estudiar basándose en las actitudes
específcamente políticas, sino que hay un sinFín de
esFeras y campos sociales cuyo estudio contribuye
a la comprensión de los procesos políticos de una
sociedad.
22
Así, si en
The Appeals of Communism
Al-
mond trató de explicar y demostrar la conexión que
había entre las actitudes no políticas y las específ-
camente políticas de los individuos, en
The Civic Cul-
ture
se ocupó de mostrar cómo existía esta misma
conexión en el terreno más amplio de la sociedad:
mientras en el primero se establecía una conexión
entre la personalidad integral y la personalidad po-
lítica, en el segundo se conectaba la cultura de la
sociedad con la cultura política.
Toda la tercera parte de
The Civic Culture
está de-
dicada a establecer las conexiones entre las actitu-
des, conductas y relaciones no políticas con las po-
líticas; su nombre mismo “Social Relations and
Poli-
tical Culture”, expresa la intención de mostrar cómo
la Forma en que los individuos usan su tiempo libre,
se consideran generosos hacia los demás, conFían en
los otros, educan a sus hijos o cooperan con los de-
más, tiene relación con las actitudes políticas.
21
El primer párraFo de la introducción de
The Authoritarian Personality
lo plantea así: “La investigación que se reporta en este volumen estuvo
guiada por la siguiente hipótesis Fundamental: que las convicciones políticas, económicas y sociales de un individuo a menudo Forman un
modelo amplio y coherente, como si estuvieran unidas por una ‘mentalidad’ o un ‘espíritu’, y que este modelo es una expresión de proFundas
tendencias en su personalidad”,
op. cit
., p. 1.
22
En este sentido, una hipótesis Fundamental de la influyente teoría de la cultura política de Ronald Inglehart es que la aprobación de la de-
mocracia depende más de la conFormidad de los individuos hacia las condiciones y perspectivas de su vida cotidiana que de la aceptación hacia
el desempeño y Funcionamiento de las propias instituciones políticas.
Vid.
Ronald Inglehart,
El cambio cultural en las sociedades industriales
avanzadas
, Madrid, CIS, 1991.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
22
La segunda hipótesis teórica se encuentra tam-
bién en
The Authoritarian Personality
y en varias de
las obras de Almond de esta época, incluida
The Ap-
peals of Communism
. En estas obras se partía de la
hipótesis de que la personalidad política de los in-
dividuos estaba altamente condicionada por la ex-
periencia que tuvieran con la autoridad paterna en
la etapa infantil. Rindiendo tributo a la influencia
que sobre él ejercía Freud, ya sea directamente, a
través de Lasswell, o de los intelectuales alemanes
exiliados, Almond consideraba que el modelo de la
relación de autoridad padre-hijo determinaba la per-
sonalidad integral del individuo, incluida obviamen-
te la parte política.
Así, tanto para Adorno como para Almond, el factor
personal determinante en la elección de las opcio-
nes políticas autoritarias era la experiencia de haber
tenido un padre tiránico, opresivo e intolerante. Pa-
ra ambos, el uso abusivo de la autoridad por parte
del padre, o de la madre, en ciertos casos de la cul-
tura tradicional estadounidense, condicionaba a los
individuos para convertirse en personas agresivas,
hostiles y autoritarias.
23
A la inversa, haber creci-
do en una familia en donde hubiera consideración
hacia los deseos y motivaciones de los hijos gene-
raba condiciones para que éstos desarrollaran una
personalidad democrática, liberal, tolerante. La di-
ferencia entre ambos, ya referida, era que mientras
Adorno advertía que un padre autoritario generaba
las orientaciones fascistas de los hijos, Almond lo
asociaba con el comunismo.
24
No obstante, a diferencia de la primera hipótesis
teórica, Almond no le da a ésta continuidad en
The
Civic Culture
, sino que la abandona o, más bien, la
transforma. Si en sus primeros trabajos Almond ha-
bía considerado a la familia y la etapa infantil del
individuo, particularmente la relación de autoridad
con el padre, como el factor determinante de la per-
sonalidad política, o bien, en términos colectivos,
de la cultura política, en
The Civic Culture
plantea
que no son la infancia y la familia los factores de-
terminantes de la socialización política. Ahí explica
que existen tres agentes y etapas de socialización
política fundamentales para el individuo: la familia
y la relación de autoridad con el padre; la escuela
y los modelos de autoridad educativa; y las organi-
zaciones sociales de la vida adulta, particularmente
los modelos de autoridad y participación en el tra-
bajo.
25
Sin embargo, enfatiza que la más importante
no es la primera de ellas, sino la última. Más aún, la
infancia y la familia no quedan en la segunda posi-
ción, sino en la tercera.
26
Una de las conclusiones más importantes de
The
Civic Culture
es que cuando un individuo ha tenido
la oportunidad de participar en las decisiones que
se toman en la familia, la escuela y el trabajo tiene
mayores posibilidades de sentirse a sí mismo capaz
y competente en las decisiones políticas, es decir,
de tener mayor influencia, y por lo tanto, mayor
participación política. Los efectos de cada una de
estas tres estructuras son acumulativos: tiene mayor
oportunidad de participar y de sentirse competente
23
Para ver la función que se atribuye a la madre en algunos casos de socialización de la autoridad familiar en Estados Unidos
vid
. Erik H. Erikson,
Infancia y sociedad
, Buenos Aires, Lumen-Hormé, 1993 y al mismo Almond,
The Appeals of Communism
op. cit
. p. 293.
24
Almond desarrolla esta idea en el capítulo 10 de
The Appeals of Communism
op. cit
.; en “The Participant-Observer…”
op. cit
., p. 267; y en
“The Political Attitudes of Wealth”, en
The Journal of Politics
, vol. 7. núm. 3, agosto de
1945, pp. 232, 253.
25
Aunque en
The Civic Culture
Almond menciona a tres agentes de socialización política fundamentales, en
Política comparada
aumenta la
lista a cinco: 1) la familia, 2) la escuela; 3) los grupos de amigos y compañeros; 4) el trabajo; y 5) los medios de comunicación. Mas tarde, en
Comparative Politics Today
, este listado se expandió considerablemente, llegando a enumerar a 9 agentes: 1) la familia; 2) las escuelas; 3) las
instituciones religiosas; 4) los grupos de amigos y compañeros; 5) el género y la clase social; 6) los medios de comunicación; 7) los grupos de
interés; 8) los partidos políticos; y 9) las estructuras gubernamentales.
Vid
. G. Almond y G. Binham Powell,
Política comparada. Una concepción
evolutiva
, Buenos Aires, Paidós, 1978 (1966), pp. 63-66 y G. Almond, G. Bingham Powell, Kaare Strom y Russell J. Dalton,
Comparative Politics
Today. A World View
, Nueva York Longman, 2000, pp. 56-62.
26
A pesar de que no queda del todo claro en
The Authoritarian Personality
, Max Horkheimer señaló posteriormente que una de las principales en-
señanzas de esta investigación fue que la socialización política no se concentra en la niñez, como creían, sino que continúa en la adolescencia
y más allá.
Vid
. Max Horkheimer, “La familia y el autoritarismo”, en Erich Fromm,
et. al
.
La familia
, Barcelona, Península, 1970.
23
políticamente quien ha tenido estas posibilidades
en las tres instancias que quien sólo las ha tenido
en dos; y a su vez, quien las ha tenido en dos de
ellas, tiene ventaja sobre aquel que sólo las había
tenido en una. Además, el orden de importancia no
es intercambiable, es decir, de las tres estructuras
resulta más importante la participación en el traba-
jo, luego la correspondiente a la escuela y después
la de la familia.
27
Influido muy probablemente por el giro que le
dieron a la teoría psicoanalítica autores como Erich
Fromm y Karen Horney, quienes cambiaron el acento
que originalmente Freud había puesto en los facto-
res biológicos y en la etapa infantil de la formación
psicológica para resaltar los aspectos sociales y las
condiciones ambientales de la vida adulta, Almond
fue transformando así gradualmente el orden de pri-
macía de los factores que determinaban la sociali-
zación política.
28
Más aún, una influencia todavía más directa en el
cambio de la importancia de la familia y la relación
con el padre, fue la obra de Harry Eckstein, como el
mismo Almond lo reconoce, particularmente su teo-
ría de la congruencia de la autoridad política.
29
En “A Theory of Stable Democracy”,
30
Eckstein
planteaba que una democracia que se deseara con-
servar y permanecer necesitaba que se diera una
congruencia entre su estructura social y su estructu-
ra política, es decir, que se estableciera una corres-
pondencia entre las formas de autoridad de sus ins-
tituciones políticas y las de sus instituciones socia-
les básicas. Algunas de estas instituciones básicas,
como la familia, reconocía Eckstein, eran muy poco
aptas para seguir un patrón democrático en la con-
formación de su autoridad; dado el involucramiento
de adultos e infantes, las relaciones jerárquicas eran
en cierta medida necesarias.
No obstante, planteaba Eckstein, aún así podía
alcanzarse la congruencia. Ésta se podía lograr si
entre los extremos que representa el régimen de-
mocrático del Estado y el régimen jerárquico de la
familia se establecía un espacio institucional inter-
medio cuya estructura poseyera una serie de grada-
ciones decrecientes, es decir; si organizaciones co-
mo los partidos políticos, que se encuentran muy
cerca de la autoridad estatal, mantienen un princi-
pio de organización aceptablemente democrático, a
los cuales pueden seguir otras organizaciones me-
nos democráticas, hasta llegar a instituciones bási-
cas como la familia, en donde la democracia es difí-
cilmente practicable.
31
Almond, tomando como base la teoría de Ecks-
tein, la adaptó para proponer en
The Civic Culture
que la instancia más importante de la socialización
política del individuo era el trabajo, ya que había
encontrado en su estudio que en comparación con
la familia o la escuela, aquél era el que había mos-
trado la mayor correlación positiva con el sentido de
influencia y participación política de los individuos.
Curiosamente, Eckstein mencionaba en las conclu-
siones de “A Theory
of Stable Democracy” que, por
desgracia, no contaba en ese momento con ningún
estudio empírico que le permitiera comprobar su
teoría, por lo que, en cierto sentido, el libro de Al-
mond y Verba puede considerarse parte de la prueba
empírica que Eckstein buscaba.
Almond explicó que la correlación positiva en-
contrada entre la participación en las decisiones
que se toman en el empleo y la competencia cívica
subjetiva se debía muy probablemente a que las es-
27
Vid.
el capítulo 12, “Political Socialization and Civic Competence” de
The Civic Culture
op. cit
.
28
Vid.
Erich Fromm,
El miedo a la libertad
, Buenos Aires, Paidós, 1971 y Karen Horney,
El nuevo psicoanálisis
, México, Fondo de Cultura Económi-
ca, 1979. Por cierto, tal vez sea pertinente señalar que Adorno nunca estuvo de acuerdo con esta orientación, lo que puede verse en su ensayo
“La revisión del psicoanálisis”, en
Theodor Adorno y Max Horkheimer.
Sociológica
, Madrid, Taurus, 1966.
29
Véase la nota número 5 del mismo capítulo 12 de
The Civic Culture
op. cit
.
30
Harry Eckstein , “A Theory of Stable Democracy”,
Research Monograph
#10, Princeton, Center for International Studies, Princeton University,
1961.
31
Eckstein expone esta teoría en
Division and Cohesion in Democracy. A Study of Norway
, Princeton, Princeton University Press, 1966.
Vid
.
particularmente el Apéndice B de “A Theory of Stable Democracy”…
op. cit
.
Perspectivas Teóricas
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
24
tructuras de autoridad política y laboral tienen mu-
chas cosas en común; a que se asemejan, y a pesar
de que relegó a la familia y las experiencias infanti-
les con la autoridad a la tercera posición, no le negó
importancia. La instancia familiar y la etapa infantil
son experiencias importantes del individuo porque
muchos de los rasgos de su personalidad se perF-
lan en ese momento y en ese espacio, sin embargo
¿qué tan deFnitorios son?
32
O, haciendo una pregun-
ta mucho más puntillosa ¿qué tan factible es inferir
la conducta política de un individuo mediante la ti-
piFcación de sus rasgos de personalidad?
32
Algunos autores han identiFcado la etapa que va de los 7 a los 13 años como el período más importante de la socialización política de los
individuos.
Vid
. David Easton y Jack Dennis,
Children in the Political System. Origins of Political Legitimacy
, Nueva York, McGraw Hill, 1969 y
±red I. Greenstein,
Children and Politics
, Nueva Haven y Londres, Yale University Press, 1965.
Vid
. también Stanley Allen Renshon, “The Role
of Personality Development in Political Socialization”, en David and Sandra Kenyon Schwartz (eds.),
New Directions in Political Socialization
,
Nueva York, The ±ree Press, 1975.
33
De manera similar, Greenstein ha identiFcado 5 problemas básicos para conectar la personalidad con la conducta política: 1) los actores
políticos están distribuidos azarosamente en diferentes roles y de ahí que sus personalidades estén “bloqueadas”; 2) la acción política está
más determinada por los ambientes políticos de los actores que por sus propias características; 3) el estrato particular de la psique que muchos
cientíFcos políticos equiparan a la
personalidad
, la psicodinámica, y las defensas del yo, no tienen mucho impacto político; 4) las características
sociales de los actores políticos son más importantes que sus características psicológicas; y 5) generalmente los individuos son incapaces de
ejercer una gran influencia en las decisiones políticas.
Vid
. ±red I. Greenstein, “Can Personality and Politics Be Studied Systematically?”, en
John T. Jost y Jim Sidanius (eds.),
Political Psychology. Key Readings
, Nueva York y Hove, Psychology Press., 2004.
La personalidad política
Almond, así como Adorno, ±romm, Eckstein, Greens-
tein y muchos otros que han escrito sobre el tema,
estaban conscientes de que uno de los problemas
más importantes de la teoría de la personalidad po-
lítica es precisamente encontrar correlaciones claras y
precisas entre tipos de personalidad y conductas po-
líticas especíFcas. A pesar de ello, varios de estos
autores, como Almond en algún momento, trataron
de establecer ciertas conexiones, encontrándose con
una serie de diFcultades para desprender inferencias
congruentes en estos cuatro sentidos: 1) de la in-
fancia a la vida adulta; 2) de la personalidad básica
a la conducta real; 3) de la vida privada a la vida
social; y 4) de la convicción personal a la decisión
institucional.
33
La primera de estas cuatro correspondencias, el
nexo causal entre las experiencias infantiles y el ca-
rácter adulto, es un postulado básico de la teoría
psicoanalítica, que Almond asumió plenamente en
sus primeros escritos, como se ha mostrado, pero
que posteriormente abandonó, como también se
evidenció en
The Civic Culture
. La prueba palmaria
de ello fue la colocación de la familia y las experien-
cias infantiles con la autoridad en el tercer lugar de
prelación en la importancia de las estructuras de la
socialización política. No obstante, en realidad, lo
que Almond abandonó, fue la idea de que hubiera
alguna vinculación causal directa entre las experien-
cias infantiles y el carácter de la vida adulta, o al
menos la posibilidad de probarla empíricamente. Es-
to no signiFca que haya abandonado del todo la idea
de que existe alguna conexión, sobre todo la co-
nexión del modelo de autoridad padre-hijo y el sen-
tido de competencia política.
Sin embargo, sigue siendo un problema comple-
jo el establecimiento de la conexión entre estas dos
etapas del individuo. No sólo hay que tener en cuen-
ta que entre ambos momentos media una cantidad
de tiempo signiFcativa, difícil de comprimir, sino
que además los recuerdos de la niñez se encuentran
sometidos a un proceso de adaptación y ajuste des-
de la situación emocional y afectiva del adulto: lo
25
Perspectivas Teóricas
que recuerda el individuo acerca de la consideración
de sus deseos y opiniones infantiles muy probable-
mente sea una
racionalización
de su situación en la
vida adulta. Esta limitación es muy difícil de superar
con el método seguido por Almond: interrogar a los
adultos sobre sus recuerdos infantiles, encontrando
una correlación positiva entre el sentido de la com-
petencia cívica adulta y la participación infantil en
las decisiones familiares. En estos casos, cabe pre-
guntarse ¿cuál de estas dos experiencias está indu-
ciendo la percepción positiva de la otra?
34
Por lo que se reFere a la segunda corresponden-
cia, Almond también está consciente de que una co-
sa es la personalidad básica y otra distinta la con-
ducta social real. El concepto de personalidad impli-
ca una propensión a la conducta y no su traducción
directa en hechos concretos, pues la forma en que
éstos se dan depende siempre de una constelación
de circunstancias objetivas que no es fácil tomar en
cuenta.
35
Uno de los primeros problemas que se enfrentan
para tratar de establecer una relación entre la perso-
nalidad y la conducta es qué modelo de personalidad
se tomará como base ¿la personalidad típica de la
comunidad local, la de la clase social, la del grupo
étnico o la del conjunto nacional? Una vía de solu-
ción es tratar de establecer la
personalidad modal
,
es decir, la personalidad que se presenta con mayor
frecuencia en la sociedad, pero al hacerlo así se asu-
me el riesgo de que la proporción de la moda pueda
ser baja en proporción con el conjunto social, ha-
ciendo más imprecisa aún la vinculación.
36
Así, es tan difícil establecer una conexión cau-
sal diáfana y precisa entre los dos factores, que la
utilidad práctica de este tipo de teorías en la expli-
cación de los fenómenos políticos resulta bastante
limitada, por lo que su utilización debe hacerse con
suma cautela.
El problema central con la tercera corresponden-
cia es que a pesar de que Almond basa una buena
parte de sus argumentos en la vinculación entre las
actitudes no políticas y las políticas, es necesario
tener en cuenta que las percepciones, ideas y valo-
res de la vida privada no siempre se traducen direc-
tamente a la vida social ya que este medio impone
al individuo una serie de condicionamientos que no
es fácil desentrañar ni superar. Más aún, las eleccio-
nes y preferencias de los individuos no tienen origen
necesariamente en sus procesos mentales internos,
sino que en buena medida provienen del exterior, a
veces como costumbres, tradiciones o restricciones
culturales.
37
La vida social del individuo lo coloca así en una
serie de contextos y ambientes a los cuales debe
ajustar su conducta, en donde sólo puede expresar
los rasgos profundos de su personalidad de manera
parcial. Además, debe advertirse que no puede de-
ducirse la disposición o carácter de un grupo social
con la sencilla suma de las personalidades que lo
conforman, sin embargo, esta tendencia, común en
la mayor parte de las teorías que se apoyan en el in-
dividualismo metodológico, no está del todo ausen-
te en las explicaciones de Almond.
Por otro lado, un problema adicional irresuelto
en esta teoría es la equiparación de los valores de
la vida privada y la pública, es decir, entre la ética
privada y la ética pública. Aunque Almond no afron-
ta el problema en estos términos, la relación que
34
Vid
. Christian Bay,
La estructura de la libertad
, Madrid, Tecnos, 1961.
35
Sobre el concepto de personalidad política véase Robert E. Lane, “Personality, Political. The Study of Political Personality”, en David L Sills,
(ed.)
International Encyclopedia of the Social Sciences
, vol. 12, Nueva York, The Macmillan Company, 1968. Además, para el concepto especíFco
de la estructura de la personalidad básica puede verse Abram Kardiner,
El individuo y su sociedad
, México, ±ondo de Cultura Económica, 1975.
Vid
. también Clyde Kluckhohn,
Mirror for Man
,
Nueva York, Premier Book, 1963.
36
Sobre el concepto de
personalidad modal
véase el estudio clásico de Alex Inkeles y Daniel J. Levison, “National Character: The Study of Modal
Personality and Sociocultural Systems”, en Gardner Lindzey y Elliot Aronson (eds.),
The Handbook of Social Psychology
, vol. IV, Reading , Mass.,
Addison Wesley Pub., 1969 (1954).
37
Vid
. Aaron Wildavsky, “Choosing Preferences by Constructing Institutions: A Cultural Theory of Preference ±ormation”, en
American Political
Science Review,
vol. 81, núm. 1, marzo de 1987 y Robert E. Lane, “Rescuing Political Science ±rom Itself”, en David O. Sears, Leonie Huddy and
Robert Jervis (eds.),
Oxford Handbook of Political Psychology
, Oxford, Oxford University Press, 2003.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
26
trata de establecer entre las actitudes no políticas
y las políticas hacen que inevitablemente se plan-
tee el problema clásico de la ética pública y la ética
privada.
Almond toma el partido de equiparar la signif-
cación de ambos campos valorativos. Así, se pro-
duce un escenario en el que las actitudes políticas
positivas del ciudadano pueden rastrearse en la Fa-
milia, el vecindario, la empresa, la ciudad o el país,
es decir, podría así sugerirse la deducción de que
un buen ciudadano es un buen padre de Familia, o
un buen marido, o un buen compañero de trabajo,
o un buen miembro del sindicato, y a la inversa. La
proposición de Almond deja, ciertamente, un mar-
gen sufciente para no tratar de extraer una relación
causal entre las conductas del ámbito privado y del
público, pero asume una correlación positiva entre
los valores de uno y otro terreno.
Esta relación puede conducir a lo que Robert La-
ne llamó la despolitización del ciudadano, es decir,
el enjuiciamiento de éste a partir de los valores no
políticos, de principios morales que corresponden a
la ética privada.
38
±inalmente, para la cuarta correspondencia, es
conveniente tener presente que siempre hay una se-
rie de restricciones que impiden convertir la con-
vicción personal en decisión institucional. Esto es
mucho más claramente perceptible en el caso de las
élites políticas encargadas de tomar las decisiones
más importantes de un Estado, quienes no siempre
pueden imponer su voluntad pasando por encima de
costumbres, leyes o la oposición de otras institucio-
nes o autoridades. En este sentido, tal vez uno de
los rasgos más notables de la modernización política
sea precisamente el sometimiento de las élites polí-
ticas al estado de derecho, además de su colocación
bajo la supervisión y vigilancia de una considerable
cantidad de entidades públicas y privadas.
39
A pesar de que Almond está consciente de algu-
nas de estas restricciones, al grado de que ha lle-
gado a rechazar el mismo concepto de personalidad
política, sobre todo cuando trata de atribuírsele el
rango de explicación causal en el cual él mismo cre-
yó alguna vez, las bases de su teoría están cons-
truidas en una buena parte sobre muchos de estos
supuestos, lo cual la hace susceptible de una cuida-
dosa revisión.
En este artículo se ha tratado de mostrar que el
concepto y la teoría de la cultura cívica de Almond
y Verba se encuentran estrechamente vinculados
con las teorías de la personalidad desarrolladas en
el campo de la sicología social.
Este señalamiento
tiene relevancia en tanto que muy Frecuentemente
se usa y asume el concepto de cultura cívica sin re-
parar en estas vinculaciones, las cuales una vez de-
notadas podrían dar una idea más amplia del terreno
teórico que se está pisando.
Haciendo explícito este nexo, es probable que se
caiga en la cuenta de que algunas de las limita-
ciones explicativas de la teoría de la cultura cívica
obedecen en buena medida a limitaciones similares
de los estudios sobre la personalidad, algunas de las
cuales han sido enumeradas en la última sección de
este artículo y permiten ilustrar la difcultad para
inFerir pautas del comportamiento político a partir
de los rasgos de la personalidad.
Recibido el 21 de Febrero del 2006
Aceptado el 10 de septiembre del 2006
38
Vid
. Robert E. Lane,
Political Man,
Nueva York, ±ree Press, 1972. Para este tema particular, puede consultarse especialmente la parte V “The
Good Citizen”.
39
Sobre la relación entre los líderes políticos y las masas que los siguen véase Charles Lindholm,
Carisma. Análisis del fenómeno carismático y
su relación con la conducta humana y los cambios sociales,
Barcelona, Gedisa, 2001.
27
Bibliografía
Adorno, Theodor Ludwig Wiesengrund y Max Horkheimer,
Sociológica
, Madrid,
Taurus, 1966.
—————, Else Frenkel-Brunswik, Daniel J. Levinson y R. Nevitt Sanford,
The Authoritarian Personality
, Nueva York, Harper & Row, 1950.
Almond, Gabriel Abraham, “Politics, Science and Ethics”, en
American Political
Science Review,
vol. 40, núm. 2, abril de 1946.
—————,
The Appeals of Communism
, Princeton, Princeton University
Press, 1965 (1954).
—————, “The Political Attitudes of Wealth”, en
The Journal of Politics
,
vol. 7. núm. 3, agosto de 1945.
—————,
Una disciplina segmentada. Escuelas y corrientes en las ciencias
políticas
, México, Fondo de Cultura Económica, 1999 (1990).
—————,
Ventures in Political Science. Narratives and Reflections
, Boulder,
Lynne Rienner, 2002.
————— y G. Binham Powell,
Política comparada. Una concepción evoluti-
va
, Buenos Aires, Paidós, 1978 (1966).
————— y Sydney Verba,
The Civic Culture
, Princeton, Princeton University
Press, 1963.
—————, R. Scott Appleby y Emmanuel Sivan,
Strong Religion. The Rise
of Fundamentalisms Around the World
, Chicago, University of Chicago Press,
2003.
—————, G. Bingham Powell, Kaare Strom y Russell J. Dalton,
Comparative
Politics Today. A World View
, Nueva York, Longman, 2000
.
Bay, Christian,
La estructura de la libertad
, Madrid, Tecnos, 1961.
Billig, Michael,
Fascist. A social Psychological View of the National Front
, Lon-
dres, Academic Press, 1978.
Bunzel, John H.,
Antipolitics in America
, Nueva York, Vintage Books, 1970.
Perspectivas Teóricas
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
28
Christie, Richard y Marie Jahoda (eds.),
Studies in the Scope and Method of
“The authoritarian personality’”,
Glencoe, Free Press, 1954.
Coser, Lewis Alfred,
Instituciones voraces
, México, Fondo de Cultura Económi-
ca, 1978.
Easton, David y Jack Dennis,
Children in the Political System. Origins of Political
Legitimacy
, Nueva York, McGraw Hill, 1969.
Eckstein, Harry, “A Theory of Stable Democracy”, en
Research Monograph
#10,
Princeton, Center for International Studies, Princeton University, 1961.
—————,
Division and Cohesion in Democracy. A Study of Norway
, Prince-
ton, Princeton University Press, 1966.
Erikson, Erik H.,
Infancia y sociedad
, Buenos Aires, Lumen-Hormé, 1993.
Eysenck, Hans Jürgen,
Psicología de la decisión política
, Barcelona, Ariel,
1964.
Fromm, Erich,
El miedo a la libertad
, Buenos Aires, Paidós, 1971.
—————
et. al
.,
La familia
, Barcelona, Península, 1970.
Funke, Friedrich, “The Dimensionality of Right-Wing Authoritarianism: Lessons
from the Dilema Between Theory and Measurement”, en
Political Psychology
vol. 26, núm. 2, abril de 2005.
Goodin, Robert y Hans-Dieter Klingeman (eds.),
Nuevo manual de ciencia polí-
tica
, Madrid, Istmo, 2001 (1996)
Greenstein, Fred I.,
Children and Politics
, Nueva Haven y Londres, Yale Univer-
sity Press, 1965.
Horney, Karen,
El nuevo psicoanálisis
, México, Fondo de Cultura Económica,
1979.
Inglehart, Ronald,
El cambio cultural en las sociedades industriales avanzadas
.
Madrid, CIS, 1991.
Jost, John T. y Jim Sidanius (eds.),
Political Psychology. Key Readings
, Nueva
York y Hove, Psychology Press, 2004.
29
Kardiner, Abram,
El individuo y su sociedad
, México, Fondo de Cultura Econó-
mica, 1975.
Kluckhohn, Clyde,
Mirror for Man
, Nueva York, Premier Book, 1963.
Lane, Robert E.,
Political Man,
Nueva York, Free Press, 1972.
Lasswell, Harold,
The Analysis of Political Behaviour. An Empirical Approach
,
Londres, Routledge y Kegan Paul, 1966 (1947).
Lindholm, Charles,
Carisma. Análisis del fenómeno carismático y su relación con
la conducta humana y los cambios sociales,
Barcelona, Gedisa, 2001.
Lindzey, Gardner y Elliot Aronson (eds.),
The Handbook of Social Psychology
,
vol. IV, Reading, Mass., Addison Wesley Pub., 1969 (1954).
Long, Samuel L.,
The Handbook of Political Behavior
, Nueva York, Plenum,
1981.
Oesterreich, Detlef, “Flight into Security: A New Approach and Measure of the
Authoritarian Personality”, en
Political Psychology,
vol. 26, núm. 2, abril de
2005.
Pool, Ithiel de Sola (ed.),
Contemporary Political Science: Toward Empirical
Theory
, Nueva York, McGraw-Hill, 1967.
Proshansky, Harold y Bernard Seidenberg (eds.),
Estudios básicos de psicología
social
, Madrid, Tecnos, 1973.
Pye, Lucian y Sydney Verba. (eds.),
Political Culture and Political Development
,
Princeton, Princeton University Press, 1965.
Robinson, John P., Phillip R. Shaver y Lawrence S. Wrightsman (eds.),
Measu-
res of Political Attitudes
, vol. 2, San Diego, Academic Press, 1999.
Rokeach, Milton,
The Open and Closed Mind
, Nueva York,
Basic Books, 1960.
Sears, David O., Leonie Huddy y Robert Jervis (eds.),
Oxford Handbook of Poli-
tical Psychology
, Oxford, Oxford University Press, 2003.
Schwartz, David y Sandra Kenyon (eds.),
New Directions in Political Socializa-
tion
, Nueva York, The Free Press, 1975.
Perspectivas Teóricas
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
30
Sills, David L. (ed.),
International Encyclopedia of the Social Sciences
, vol. 12,
Nueva York, The Macmillan Company, 1968.
Stouffer, Samuel A.,
Communism, Conformity and Civil Liberties. A Cross-Section
of the Nation Speaks its Mind
, Nueva York, John Wiley & Sons, 1955.
Wildavsky, Aaron, “Choosing Preferences by Constructing Institutions: A Cultu-
ral Theory of Preference Formation”, en
American Political Science Review,
vol.
81, núm. 1, marzo de 1987.
Wilson, Glenn D.,
The Psychology of Conservatism
, Londres/Nueva York, Academic
Press, 1973.
logo_pie_uaemex.mx