Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
111
Sociedad y Política
Estudio retórico-comunicativo de los debates
presidenciales mexicanos (2006)
Felicísimo Valbuena de la Fuente
*
Resumen
En su
Retórica
, Aristóteles distinguió
materiales de prueba personal (
ethos
),
argumentales
(logos)
y dramáticos, o de
experiencia
(pathos)
. También distinguió
entre discursos judiciales, deliberativos
y epidícticos o demostrativos. El autor
de este trabajo quiere demostrar que
la
Retórica
de Aristóteles sigue vigente
analizando los debates presidenciales
mexicanos en 2006. Se ocupa de cómo
cada candidato se atuvo a las normas de
los debates, su concepción del público y
cómo emplearon los tres tipos de mate-
riales. Asimismo, ilustra sus afrmaciones
con numerosos ejemplos.
Abstract
In his
Rhetoric
, Aristotle distinguished
materials o± personal proo± (
ethos
), ma-
terials o± persuasive arguments
(logos)
and dramatics ones
(pathos)
. He singled
out too political or deliberative, ±orensic
and epidictic or demonstrative speechs.
This article’s author means to demon-
strate that Aristotle’s
Rethoric
keeps its
validity by analyzing Mexican presiden-
tial debates in 2006. He deals with each
candidate’s use o± debate rules, their un-
derstanding o± the public and how they
used the three types o± materials. He il-
lustrates his statements with a number
o± examples.
Palabras clave
: discurso, debates presi-
denciales mexicanos, materiales de prueba
personal, argumentales y de experiencia.
*
Facultad de Ciencias de la In±ormación de la
Universidad Complutense de Madrid,
Campus
de la Moncloa, Ciudad Universitaria, Madrid,
España, 28040.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
112
Introducción
1) Un candidato presidencial que decide participar
en un debate adquiere una visibilidad ante el
electorado de la que se ve privado un candida-
to que decide no participar. (Esta proposición es
obligada, puesto que uno de los candidatos, An-
drés Manuel López Obrador, rehusó participar en
el primer debate).
2) Un candidato que aplica las reglas que rigen un de-
bate demuestra que se atiene al canon aristotélico
de los tres géneros de discursos más que otro que
no aplica las posibilidades de esas reglas.
3) Un candidato que se preocupa de dirigirse cuanto
antes y con más persistencia a la mayor cantidad
de públicos se atiene al canon aristotélico mejor
que otro candidato que demora su comunicación
con los públicos.
4) Un candidato que sabe presentar sus materiales
de prueba personal o credibilidad (
ethos
) que at-
aca los materiales de otro y que sabe responder a
los ataques que recibe, se atiene a las exigencias
del género de discurso judicial en mayor medi-
da que aquel otro que no ataca ni defende per-
sistentemente sus posiciones.
5) Estudiar las pautas argumentales (l
ogos
) de cada
candidato y las fguras retóricas que prefere con-
tribuye a comprender cómo cada candidato em-
plea las pruebas ‘inartísticas’ y artísticas.
6) Un candidato que sabe utilizar adecuadamente
los materiales de experiencia (
pathos
) atraerá
más probablemente la atención de los votantes
que quienes no los emplean o quienes los em-
plean inadecuadamente.
El marco teórico del artículo toma como categorías
Fundamentales las de Aristóteles en su obra
Retórica
;
1
las del Modelo de Argumento de Stephen Toulmin;
2
1
Aristóteles,
Retórica
, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1990
2
Sthephen Toulmin,
The Uses of Argument,
Cambridge, Cambridge, University
,
1958.
Un debate es una situación comunicativa en la
que podemos comprobar la validez de los tres gé-
neros de discursos que Aristóteles distinguió en su
Retórica
. Un ejemplo de ello se suscitó en los dos
debates llevados a cabo por los candidatos a la Pre-
sidencia de México (25 de abril y 6 de junio de 2006,
respectivamente). Si bien en ellos encontramos las
variables que aparecen en los debates presidenciales
de otros países, sobresalen en aquéllos ciertas notas
originales y muy importantes.
En este marco, pretendemos identifcar el estilo
de debatir de cada candidato según la proporción
de discurso judicial, deliberativo y epidíctico de
cada candidato. Este objeto se concreta en los si-
guientes objetivos: 1) identifcar la aplicación que
cada candidato hizo de las reglas de procedimiento
durante los dos debates; 2) mostrar los públicos a
los que se dirigió durante los debates, es decir, la
construcción mental del público que tenía; 3) ana-
lizar los materiales de prueba personal (
ethos)
que
cada candidato mostró y los ataques de otro/s can-
didatos contra esos materiales; 4) examinar los ma-
teriales argumentales (
logos
) que Fueron surgiendo
en el debate mostrando las pautas dominantes en
cada uno; 5) detallar los materiales de experiencia
(
pathos
) que cada candidato empleó para atraer el
interés de la audiencia.
El artículo se limita meramente al tiempo que
los debates duraron y, dentro de ese lapso, casi
exclusivamente al contenido verbal. Ocuparse de
los aspectos no verbales de los debates hubiera su-
puesto desbordar ampliamente los límites de este
trabajo.
Los objetivos dan lugar a las siguientes proposi-
ciones:
113
Sociedad y Política
las de Carl I. Hovland y su equipo (Grupo de Yale)
3
y la de Irving Manis,
4
además de las de otros autores
secundarios.
El tipo de fuentes empleadas han sido: a) los videos
de los dos debates; b) las transcripciones estenográ-
Fcas de los mismos.
5
Los participantes en cada debate
En el primer debate fueron invitados a partici-
par: Patricia Mercado, del Partido Alternativa Social
Demócrata y Campesino (PAS); Roberto Campa, del
Partido Nueva Alianza (PANAL); Roberto Madrazo, de
la Alianza por México (coalición, a su vez, de los
partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde
Ecologista (PVE) y ±elipe Calderón, del Partido Ac-
ción Nacional (PAN). Andrés Manuel López Obrador,
de la Coalición por el Bien de Todos [integrada por
el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el
del Trabajo (PT)] y Convergencia por la Democracia
(CON), decidió no asistir a ese debate presidencial.
La moderadora fue la periodista Guadalupe Juárez.
En el segundo debate, en cambio, participaron
los cinco candidatos. La moderadora fue la periodis-
ta Adriana ±ernández.
En una encuesta a nivel nacional entre 1,000
votantes registrados, realizada en Estados Unidos
entre el 22 y el 24 de febrero de 2002 y con un
margen de error de +/- 4%, se les preguntó: ¿qué
impacto tiene el rechazo de un candidato a de-
batir en cómo los electores votan? El hallazgo fun-
damental fue que los candidatos que rehúsan
debatir corren un riesgo sustancial de pérdida de
votos. Una sólida mayoría del 57% respondieron
que probablemente no votarían a un candidato que
se negase a debatir; un 37 % contestaron que no
influiría en su decisión y un 3 % verían en esa
decisión una probabilidad mayor de votar por ese
candidato.
6
Lo que debió de influir en que Andrés Manuel Ló-
pez Obrador compareciese en el segundo debate fue
el ascenso en las encuestas de ±elipe Calderón. Si lo
queremos expresar de manera distinta, López Obrador
percibió que se arriesgaría demasiado si no aparecía
en el segundo debate. Retrospectivamente, podemos
deducir que fue un error que no participase en el pri-
mero y que si sus asesores le hubieran aconsejado me-
jor, no habrían caído sobre él las acusaciones de que:
a) tenía miedo a debatir porque, si lo hacía mal, des-
cendería en las encuestas; b) prefería mantener no
informados a millones de mexicanos y c) despreciaba
la importancia de los debates para que los votantes
se enteraran de las posiciones de cada candidato y en
qué diferían uno de otros. En realidad, a), b) y c) son
las acusaciones que prensa y votantes de cualquier
país lanzan sobre un candidato que rehúsa debatir.
La razón de coincidir esas acusaciones es que revelan
los tres beneFcios fundamentales de los debates para
los votantes: a
1
) los debates ayudan a los votantes a
decidirse por un candidato; b
1
) los debates son una
fuente fundamental de información para los votan-
tes; c
1
) los debates resultan muy útiles para saber
las posiciones que cada candidato presenta sobre los
asuntos más importantes y para conocer en qué diFe-
re un candidato de otro.
7
3
Carl Iver Hovland,
et al
.,
The Order of Presentation in Persuasion,
New Haven, Yale University Press, 1957.
4
Irving Janis, Carl Iver Hovland,
et al
.,
Personality and Persuasibility,
New Haven, Yale University Press, 1959.
5
Disponibles en www.cirt.org.mx
6
Ronald A. ±aucheux, (ed.),
The Debate Book
.
Campaigns & Elections,
Arlington, Publishing Company, L.C.C., 2003. p. 86.
7
Ibid.
, p.p. 80-85; Alan Abramowitz, “The Impact of a Presidential Debate on Voter Rationality”, en A
merican Journal of Political Science
, vol.
22, núm. 3, agosto de 1978, pp. 680-690; William L. Benoit y William T. Wells,
Candidates in Conflict: Persuasive Attack and Defense in the 1992
Presidential Debates.
Tuscaloosa, University of Alabama Press, 1996; Diana B. Carlin, Eric Morris y Shawna Smith, “The Influence of ±ormat and
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
114
Las reglas de los debates: réplicas y contrarréplicas
Si interpretamos las reglas de los debates según
esta concepción aristotélica, observamos que los
debates contienen elementos de las tres clases de
oratoria.
Cuando quien modera un debate invita a un can-
didato a que exprese su posición sobre un deter-
minado asunto, normalmente el discurso debería ser
deliberativo porque el fn que él persigue en el
debate es persuadir a los votantes para le elijan
a él y disuadirles de que preferan a los demás.
Sin embargo, si un candidato que le ha precedido
le ha atacado por sus posiciones en el pasado, él
tiene que deFenderse y, mejor aún, atacar. Y, en
muchos casos, su deFensa consistirá en alabar lo
que él ha realizado en el pasado; es decir, ensal-
zará su credibilidad, con lo cual entraré en el dis-
curso deliberativo o epidíctico. A su vez, cuando
ataque, mostrará la Fealdad de las realizaciones
de su/s adversario(s).
Cuando el moderador invita a una réplica, la Fun-
ción de ésta es reFutar los argumentos de otro(s)
candidatos(s) o poner en duda la credibilidad de
su(s) oponente(s). Si no lo hace, el debate pier-
de uno de sus constitutivos Fundamentales: la
conFrontación intelectual. El debate se convier-
te, entonces, en un discurso unidireccional del
candidato a su público. Sin embargo, la situación
comunicativa de un debate es distinta de la de
un discurso.
La Función de una contrarréplica es proteger a
un candidato contra la posibilidad de que varios
candidatos se conFabulen contra él, de manera
que él pueda reFutarlos y no quedarse desampa-
rado.
10
Questions on Candidates’ Strategic Argument Choices in the 2000 Presidential Debates”, en
American Behavioral Scientist
, vol.
44, núm. 12,
2001; Steven H. ChaFFee, “Presidential Debates: Are they helpFul to voters?”, en
Communication Monographs
, vol. 45, 1978.
8
Aristóteles,
op. cit.,
pp. 18, 19.
9
Ibid
., p. 19.
10
Michael A. Gilbert,
How to Win an Argument
, Nueva York, McGraw-Hill, 1979; Robert L. Dilenschneider,
Power and Influence (Mastering the Art
of Persuasion)
, Nueva York, Prentice-Hall, 1990.
Una constante que se observa en los debates de
candidatos presidenciales en diversos países, es que
los presentadores fjan las reglas de aquéllos pero
no explican la utilidad de las réplicas y contrarrépli-
cas. En realidad, la teoría que subyace en las reglas
de los debates es la que explica Aristóteles en su
Retórica
.
- - - - - - - • - - - - - - -
De la oratoria se cuentan tres especies, pues otras tantas son
precisamente las de oyentes de los discursos. Porque consta
de tres cosas el discurso: el que habla, sobre lo que habla y a
quién; y el fn se refere a éste, es decir, al oyente. ±orzosa-
mente, el oyente es o espectador o árbitro, y si árbitro, o bien
de cosas sucedidas, o bien de Futuras. Hay el que juzga acerca
de esas cosas Futuras, como miembro de la asamblea; y hay el
que juzga acerca de las cosas pasadas como juez; otro hay que
juzga de la habilidad, el espectador, de modo que necesaria-
mente resultan tres géneros de discursos en retórica: delibera-
tivo, judicial, demostrativo.
En el aconsejar hay la persuasión y la disuasión, pues siempre,
lo mismo quienes aconsejan en privado que los que hablan en
público, hacen una de las dos cosas. En el pleito, de una par-
te es acusación y de otra deFensa, y una de éstas dos cosas
es preciso que hagan los que pleitean. El género demostrativo
tiene como propio, bien la alabanza, bien el vituperio.
8
- - - - - - - • - - - - - - -
Sigue Aristóteles ocupándose de los tiempos que
corresponden a esos tres tipos de discursos: para el
deliberativo, el Futuro; para el judicial, el pasado;
para el demostrativo o epidíctico, el presente. Y en
cuanto a los fnes de las tres clases de oratoria, para
el orador deliberativo es lo útil y dañoso; para los
que abogan en justicia, lo justo o injusto; para
los que ensalzan o reprochan, lo honroso y lo Feo.
9
115
Sociedad y Política
Ello fue justamente lo que ocurrió con algunos
candidatos en los dos debates presidenciales mexi-
canos.
11
Podemos aFrmar que los tres primeros candidatos
se acercaron más a lo que debemos entender por un
debate: Una confrontación intelectual y una lucha
por imponerse al adversario. Las recomendaciones
sobre cómo debería ser un debate acentúan lo in-
telectual. Los periodistas comentan los debates co-
mo si se tratara de una confrontación deportiva y,
en algunos casos, bélica. Los medios de comunica-
ción presentan los debates como “¿quién ganará?”
o “¿quién ha ganado?” Incluso, quienes participan
en un debate, sobre todo si es político, aprovechan
la víspera para anunciar su interés en que el evento
sirva para esclarecer programas; nada más acabar,
no es raro que se apresuren a proclamarse vence-
dores.
La mayoría de las intervenciones de Roberto Cam-
pa y Patricia Mercado se parecieron más a discursos,
entendidos como “Serie de las palabras y frases em-
pleadas para manifestar lo que se piensa o siente”
y/o “Razonamiento de alguna extensión dirigido por
una persona a otra u otras”.
¿Qué alternativas podrían haber desarrollado los
candidatos?
A. Haber suscitado ellos mismos objeciones a sus
propuestas. Lo que Toulmin llama “reservas”. Con
la reserva, el candidato está indicándole a su pú-
blico que está adelantándose a sus objeciones.
B. Insertar un caliFcador (adjetivo o adverbio) den-
tro de la sentencia que sirve como declaración.
‘Quizá’, ‘probablemente’, ‘posiblemente’, ‘la ma-
yoría de las veces’, ‘raramente’. Como puede ob-
servarse, son expresiones típicas de alguien que
sabe discriminar la información. Nuestra opinión
es que Toulmin ha tomado esta idea del estadio
de conjetura en los discursos deliberativos:
An
faciendum
? Es decir, viabilidad o factibilidad de
la acción deliberada.
C. Responder a esas objeciones con la información
adecuada. De esta manera, el candidato refuerza
las ideas de sus públicos frente a las ideas con-
trarias que surjan durante o después del debate.
La Fgura retórica que abarca A y B se llama sub-
jeción, que consiste en formular una pregunta y
contestarla.
12
Construcción de los públicos
13
Las intervenciones de los candidatos revelan có-
mo cada uno de éstos concibe a su audiencia. Unos
comienzan queriendo atraérsela ya desde el momen-
to mismo de su saludo inicial. Podemos comprobar
este hecho en sus intervenciones:
Primer debate
—Roberto Madrazo Pintado:
Muy buenas noches,
familias mexicanas.
—Roberto Campa Cifrián:
Buenas noches.
—Patricia Mercado:
Buenas noches.
11
Vid.
resultados en el apéndice Fnal del artículo.
12
S. Toumlin,
op. cit
., pp. 29-33.
13
De aquí en adelante, el modo de citar las diferentes partes de los debates serán abreviados de la siguiente manera:
primer debate
. M.I. (Men-
saje Inicial); P.H. (Política Hacendaria); PH. R. (Política Hacendaria. Réplica); P.E. (Política Energética); P.E.R. (Política Energética. Réplica);
P.L. R. (Política Energética. Contrarréplica); P.L. (Política Laboral); P.L. R. (Política Laboral. Réplica); C. P. (Combate a la Pobreza y Desarrollo
Social ); C.P. R. (Combate a la Pobreza y Desarrollo Social. Réplica); D.S. (Desarollo Sustentable); D.S. R. (Desarollo Sustentable. Réplica); D.S.
CR. (Desarollo Sustentable. Contrarréplica ).
Segundo debate
. M.I. (Mensaje Inicial); S.P. (Seguridad Pública y Combate a la Corrupción); S.P. R. (Seguridad Pública y Combate a la Corrup-
ción. Réplica); G. (Gobernabilidad); G.R. (Gobernabilidad. Réplica); G. CR. (Gobernabilidad. Contrarréplica); P.E. (Política Exterior Migratoria);
P.E. R. (Política Exterior Migratoria. Réplica); ±. (±ederalismo, ±ortalecimiento Municipal y Desarrollo Regional); ±. R. (±ederalismo, ±ortaleci-
miento Municipal Y Desarrollo Regional. Réplica); R.E. (La Reforma Del Estado); R.E. R. (La Reforma Del Estado. Réplica); R.E. CR. (La Reforma
del Estado. Contrarréplica).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
116
—Felipe Calderón:
¿Qué tal amigas y amigos que
nos ven en toda la República Mexicana y más allá de
nuestras fronteras? Colegas, candidata y candidatos,
Lupita
[la presentadora]. Muy
buenas noches a to-
dos.
Segundo debate
—Patricia Mercado:
Buenas noches.
—Roberto Madrazo Pintado:
Buenas noches, ami-
gas y amigos.
—Roberto Campa Cifrián:
Mexicanas, mexicanos:
Buenas noches.
—Felipe Calderón:
Amigas y amigos que nos ven
en sus hogares, y más allá de nuestras fronteras. Co-
lega candidata y candidatos; Adriana, muy buenas
noches.
—Andrés Manuel López Obrador:
Amigas y amigos
.
El que saludó más ampliamente en los dos deba-
tes fue Felipe Calderón. El saludo amplio se integra
dentro del mensaje inicial, que en la
Retórica
recibe
el nombre de “exordio”.
La importancia de concebir a qué público quiere
dirigirse el candidato estriba en que la audiencia
puede ser el juez de una decisión: a) ir a votar y
b) hacerlo por un candidato. Ya desde el exordio,
el candidato ha de buscar lo que la retórica clá-
sica expresaba como preparar a un “juez atento”
y un
“juez benévolo”. Existen diversos procedi-
mientos para ganar la atención y la benevolencia
del público pero, ante todo, que éste caiga en la
cuenta de que el candidato le tiene presente. El ±n
del exordio es ganarse la simpatía del juez (de los
votantes) hacia los asuntos que el candidato vaya
presentando. El obstáculo fundamental que el can-
didato se encuentra es el aburrimiento o tedio que
los espectadores del debate, en sus casas, puedan
sentir. Por eso, el exordio debe incluir algún golpe
efectista que despierte su atención, para resaltar
la importancia del asunto; y/o que el candidato
presente el asunto como nuevo y/o que potencie
el objeto introduciendo contenidos conceptuales
amplios.
14
Patricia Mercado
Sin embargo, fue Patricia Mercado quien se diri-
gió a un público más extenso y con más persisten-
cia. Podemos, incluso, deducir que otros candidatos
siguieron la línea que marcó la candidata. De ma-
nera que la estrategia de la candidata del PAS fue
ganarse a un público lo más extenso posible, sobre
todo a los desencantados del sistema político y a los
abstencionistas. Lo hizo desde el comienzo del pri-
mer debate hasta el ±n del segundo, como podemos
ver a continuación en sus distintas intervenciones.
—Las mujeres:
Yo quiero ser la presidenta de las
mayorías, mayorías
formadas por muchas diferen-
cias, las mujeres. Somos el 53% del padrón electoral
y les he dicho que si tienen con±anza en ustedes
mismas pueden llevarme a mí a la Presidencia de la
República
.
15
Las mujeres, las mujeres que viven solas,
con remesas, con sus hijos
.
16
—Las familias:
Porque las familias han cambiado
,
son familias diversas, son familias donde conviven
una madre con hijos, un padre con hijos, quizás los
hijos de una mujer migrante que se fue y los dejó
con su madres, el abuelo, el primo y esos hogares
necesitan nuevas reglas y esos hogares hoy se nos
están violentando. Hay mucha violencia en las fa-
milias.
17
La violencia familiar arroja delincuencia y adicio-
nes a las calles, hagámonos cargo. Necesitamos resol-
ver el problema de la violencia intra, de la violencia
intrafamiliar. Tenemos que invertir en las familias,
familias seguras
.
18
—Enfermos de Sida:
Un joven va a pedir un traba-
jo y le pidieron un examen de SIDA
.
19
14
Heinrich Lausberg,
Elementos de retórica literaria
, Madrid, Gredos, 1975, pp. 269-279.
15
M.I.; P.L. R.; M.I.
16
P.E.
17
P.E.CR.
18
S.P.
19
P.L.R.
117
Sociedad y Política
—Los jóvenes:
entre 18 y 24 años pueden tener
un ingreso.
20
Trece millones de jóvenes que van a
votar por primera vez
.
21
30 millones menores de 30
años
.
22
Los jóvenes están conectados
.
23
—Homosexuales.
24
—Discapacitados.
25
—Migrantes.
26
—Ciudadanos independientes que no quieren vo-
tar por los partidos de siempre.
27
—Votantes de izquierda:
La competencia, que es uno
de los valores de la izquierda que yo represento, siempre
en esta competencia salen ganando los ciudadanos
.
28
—Los indígenas y los mestizos.
29
—La gente del campo y la gente de la ciudad.
30
Su anti-público lo constituyó lo que ella llamó re-
petidamente “los partidos de siempre” o “los políticos
de siempre”. Podríamos decir, utilizando el lenguaje de
los retóricos latinos sobre el
status
, que ella prefería el
status translationis
, consistente en impugnar la lega-
lidad de la
actio
misma provocada por la respuesta del
acusado. Es decir, el sistema de la política mexicana.
Felipe Calderón
Felipe Calderón Hinojosa también se dirigió a un
público cada vez más diferenciado, pero sólo a par-
tir del primer debate. De ahí que hayamos deduci-
do que intentó cubrir el vacío que había dejado en
el primero (1. mención en el primer debate; 7, en el
segundo). Se dirigió a los mexicanos en general y
a los de estados especí±cos en particular. También
tomó como objetivo a los funcionarios mal pagados
(policías, jueces y militares). Dejó a los jóvenes y a
los migrantes para sus últimas intervenciones, a pe-
sar de que ya había saludado a estos últimos cuan-
do le concedieron la palabra por primera vez. Un
acierto de varias de sus intervenciones en el primer
debate es que alababa las posiciones de Patricia Mer-
cado y Roberto Campa, sin duda para distinguirlos
de su adversario más fuerte, Roberto Madrazo. En el
segundo, quizá sintiéndose estadista, se dirigió a
los demás candidatos para ofrecerles un gobierno de
unidad nacional.
—Mexicanos del Valle de México, Michoacán, Gue-
rrero y el propio Distrito Federal.
31
—Padres de familia.
32
—Policías bien pagados;
33
funcionarios bien pa-
gados.
34
—Jueces especializados en crimen organizado.
35
—Mexicanos de diversas regiones: Tijuana, Nue-
vo Laredo, Acapulco:
36
Pienso en los mexicanos de
Tapachula, en Tuxtla Chico, en la rivera del Suchia-
te
.
37
Primero: conectar a México de norte a sur y del
Pacífco al GolFo a través de ejes carreteros longitudi-
nales; de Mazatlán a Matamoros pasando por Durango,
de Manzanillo y Lázaro Cárdena a Altamira, pasando
por la Huasteca, el arco norte de la ciudad de Méxi-
co, de Acapulco a Veracruz y el canal transísmico en
el Istmo de Tehuantepec. Segundo: obras de inFra-
20
C.P.
21
D.S. CR.
22
M.I.
23
P.E.
24
C. P.
25
C. P.; C.P.R.
26
C. P.
27
D.S. CR.
28
G. R.
29
Ibid.
30
Ibid.
31
D.S.R.
32
S.P.
33
S.P.
34
S.P.R.
35
S.P.
36
S.P.R.
37
P.E.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
118
estructura hidráulica, empezando por las plantas de
tratamiento de aguas negras aquí en el Valle de Méxi-
co para evitar el colapso de la ciudad y que nunca
falte el agua en Chimalhuacán, en Chalco, en Valle de
Chalco, en toda esta zona conurbada. Atender las ne-
cesidades de las ciudades que carecen, como Chilpan-
cingo, Huajuapan, Hermosillo y tantas otras. Y quiero
rescatar la Cuenca de Lerma-Chapala
.
38
Yo quiero impulsar las regiones del país, como he
dicho, y para seguir con los proyectos turísticos quie-
ro hablar del corredor turístico del Mar de Cortés, del
corredor de Lázaro Cárdenas a Zihuatanejo y hacia
Tierra Caliente, de la Ruta de la Independencia del
Bajío; quiero hablar de la Ruta Maya, de Campeche,
Yucatán, Quintana Roo, Chiapas y Tabasco
.
39
—Fuerzas armadas bien pagadas.
40
—Los ciudadanos pacífcos.
41
—Políticos de otros partidos (puesto que…
en
cualquier caso convocaré a un gobierno de unidad
nacional e integraré un gobierno de coalición con las
fuerzas políticas que estén dispuestas a hacerlo
).
42
—El pueblo de México en general:
México gana-
dor; un México que no esté tirado en el puesto, si-
no puesto de pie y que mire de frente al mundo, sin
agacharse ante nadie
.
43
Vamos a hacer de México un
país líder
.
44
—El México próspero y el México del agravio.
45
—Los jóvenes.
46
—Emigrantes:
A mucha honra soy de Michoacán
y como todo michoacano tengo parientes en Estados
Unidos que arriesgaron la vida para buscar una opor-
tunidad allá
.
...dolor de las madres y las esposas que
despiden para siempre a un ser querido
;
el dolor de
los niños que no pueden reunirse con sus padres
.
47
Roberto Madrazo
Estableció el público al que quería dirigirse ya
desde el primer asunto del primer debate: la políti-
ca hacendaria. El criterio unifcador de ese público
era la difcultad de pagar impuestos. en Durante el
segundo debate, volvió a dirigirse a las ±amilias. En
este mismo, y dentro del tema ±ederalismo, ±ortale-
cimiento municipal y desarrollo regional, se dirigió
a otros cinco públicos di±erentes. Como su adver-
sario Felipe Calderón ya se había dirigido a tres de
esos públicos (policías, jueces y ±uerzas armadas en
un tema anterior, seguridad pública y combate a la
corrupción), queda la duda de si, al mencionar estos
mismos, estaba también cerrando un vacío que no
había llenado cuando le correspondía dentro del de-
bate. Dejó para el último lugar a los migrantes, que
precisamente ±ueron los primeros a los que tuvo en
cuenta Patricia Mercado.
—Amas de casa y trabajadores.
48
—Los jóvenes que por primera vez van a tener
una actividad pro±esional o de negocios.
49
—Los micros, los pequeños empresarios.
50
—Los contribuyentes que más están su±riendo.
51
—Las ±amilias.
52
—Los policías (hay que unifcarles).
53
38
F. R.
39
F. R.
40
S.P.R.
41
G.
42
Ibid
.
43
G. CR.
44
P.E.
45
F.
46
P.E.
47
P.E.
48
P.H.
49
Ibid.
50
Ibid
.
51
Ibid
.
52
Ibid
.; F.
53
S.P.
119
Sociedad y Política
—Jueces.
54
—Ejército.
55
—Los países hermanos.
56
—El Servicio Exterior mexicano.
57
—Migrantes.
58
Andrés Manuel López Obrador
—Todas las regiones de México:
He conocido mejor
la problemática de todas las regiones de México
.
59
—Migrantes:
Cuatro millones de mexicanos que
en este sexenio han tenido que abandonar el país pa-
ra ir a buscar trabajo del otro lado de la frontera
.
60
—Las clases medias.
61
—El pueblo raso.
62
La mayoría que carece de lo
más indispensable.
63
Los pobres:
Por el bien de to-
dos, primero los pobres
.
64
—Los de abajo.
65
—Los jóvenes.
66
—El ejército (darle más oportunidades).
67
—Representantes de las iglesias.
68
—Representantes de los empresarios.
69
—Representantes de la sociedad civil.
70
—Representantes de las comunidades indíge-
nas:
71
Comunidades indígenas; tenemos que empezar
a pagar la deuda que tenemos con las comunidades y
con los pueblos indígenas de México
.
72
—Representantes de los campesinos:
73
...
rescatar
al campo del abandono en que se encuentra, tenemos
que apoyar a ejidatarios a pequeños propietarios
.
74
—Representantes de los obreros.
75
—Representantes de los profesionistas.
76
—Representantes de los intelectuales.
77
—Las colonias populares de las grandes ciudades.
78
—Las ciudades fronterizas.
79
—Las ciudades turísticas.
80
López Obrador también se ocupó de su público
contrario: los que más tienen, los de arriba.
Roberto Campa Cifrián
El candidato del PANAL sólo se ocupó del públi-
co en el segundo debate. También podemos dedu-
cir que fue porque advirtió la necesidad de llenar
ese vacío que había dejado en el primero. Fijó su
público en el mensaje inicial del segundo debate,
54
Ibid
.
55
Ibid
.
56
Ibid
.
57
Ibid
.
58
F. R.
59
Ibid
.
60
M.I.; P.E.
61
M.I.
62
Ibid
.
63
Ibid
.
64
G.
65
P.E. R.
66
S.P.
67
Ibid
.
68
G.; G. R.
69
Ibid.
70
Ibid
.
71
Ibid
.
72
F.
73
G. CR.
74
F.
75
G. CR.
76
Ibid
.
77
Ibid
.
78
F.
79
Ibid.
80
Ibid
.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
120
con cierta originalidad, puesto que se dirigió a los
maestros y a los militantes de su propio partido. En
cuanto a los jóvenes, los abstencionistas y las mu-
jeres, otros candidatos ya le habían precedido en el
primer encuentro. En otra intervención, habló como
un estadista, situándose más allá de los intereses
partidistas y propuso que todos los candidatos res-
petasen el resultado que saliese de las urnas. En este
asunto, supo predecir bien el ambiente que vivía
entonces México, porque después de las elecciones
hubo disturbios durante varios meses, porque López
Obrador se negó a aceptar los resultados.
Campa acabó distinguiendo cada vez menos el
público al que se dirigía, hablando de “gente” y de
“municipios pobres”. Es difícil conjeturar sobre los
factores de éxito en los debates, pero quizá su con-
cepción del público y la inconstancia en su estra-
tegia le llevó a obtener el resultado más pobre de
todos los candidatos.
—Los maestros:
Esta noche me dirijo a los maes-
tros, a los forjadores de la educación que están com-
prometidos con el desarrollo
.
81
—Los jóvenes.
82
—Los abstencionistas:
Me dirijo a los millones
de personas que no piensan ir a votar porque están
decepcionados, apáticos con una democracia cara y
muy limitada
.
83
—Las mujeres: .
..
las verdaderas formadoras de la
sociedad; madres, trabajadoras, luchadoras incansa-
bles que de maneras maravillosas logran cumplir con
la tarea más importante
,
sagrada: la formación de
nuestros niños
.
84
—Los militantes del partido Nueva Alianza: .
..
y
me dirijo también a los integrantes de Nueva Alianza,
a los que saben, en todos los rincones del país, que
vamos a cumplir cada una de nuestras metas, porque
tenemos un compromiso con México y con su futuro
.
85
—Los otros candidatos:
Por eso yo convoco aquí
a mi compañera y mis compañeros candidatos a que
asumamos un compromiso; un compromiso que im-
plique la garantía de que vamos a respetar todos el
resultado
.
86
—La gente:
Lo que queremos es trabajar para en-
tender las necesidades de la gente
.
87
—Municipios pobres.
88
81
M.I.
82
Ibid
.; S.P.
83
M.I.
84
Ibid
.
85
Ibid
.
86
G.
87
P.E.
88
F. R.
Materiales de prueba personal (
ethos
), ataques
y defensas de los candidatos
Aristóteles, al ocuparse de los argumentos retóri-
cos, distinguió tres fundamentales: a) por el carácter
del orador (
ethos
); b) por la moción de las pasiones
(
pathos
); c) por los discursos (
logos
).
Por el carácter, cuando el discurso se dice de tal manera
que hace digno de fe al que lo dice, pues a las perso-
nas decentes las creemos más y antes, y sobre cualquier
cuestión, en general, y en las que no hay seguridad si-
no duda también por completo. También esto es preciso
que ocurra por el discurso, mas por no tener los oyentes
prejuzgada la calidad del que habla; porque no hay, se-
gún algunos de los tratadistas señalan, que considerar
en el arte la probidad del que habla como sin importan-
121
Sociedad y Política
cia para la persuasión, sino que casi puede decirse que
el carácter lleva consigo la prueba principal.
89
De acuerdo a esta concepción aristotélica, he-
mos dividido las intervenciones de los candidatos
en: afrmaciones sobre su carácter (
ethos
); ataques
a otros candidatos y a sus partidos y deFensas contra
los ataques a su probidad.
±elipe Calderón
Afrmaciones sobre su
ethos
De hecho, soy el único candidato que ha sido se-
cretario de Estado, que tiene esa experiencia y co-
nocimiento por eso sé lo que el sector necesita, sé
lo que voy hacer y lo haré como presidente.
90
Como Secretario de Energía autoricé y licité el primer
parque de generación a base de vientos, 100 mega
watts en Oaxaca, podemos utilizar la Fuerza del viento,
la energía del Sol. Vamos a dar un espacio a la energía
alternativa.
... A mi paso por la Secretaría también im-
pulsé la Ley de Energía para el Campo y el Programa de
Energía para el Campo que hizo el diesel más barato pa-
ra el tractor, la electricidad más barata para el bombeo
y vamos por más, vamos por Fertilizantes e insumos más
baratos para el campo.
91
He impulsado, desde luego, amigas y amigos, no
sólo el Programa de Energía para el Campo, del cual
ya hablé, sino también en mi gestión como Secre-
tario de Energía y gracias a un brillante equipo que
está en el área pudo iniciarse la construcción de la
Presa de El Cajón, la regasifcadora de gas natural
de Altamira, Tamaulipas, se echaron a andar 9 plan-
tas nuevas de generación eléctrica, se llegó a una
plataForma récord de producción de barriles de pe-
tróleo en México y además impulsamos el Programa
contra Robo de Combustibles. En el primer mes que
pusimos a raya a los que roban gasolina, pudimos
Facturar para PEMEX más de 1000 millones de pesos
más sin producir un litro más de gasolina, es decir,
combatiendo la corrupción.
92
—Es de Michoacán a mucha honra y se identifca
con los michoacanos que han emigrado a Estados
Unidos.
93
—Adquiere cinco compromisos.
94
Segundo, una política de 100% de tratamiento de aguas
negras. Como director de BANOBRAS impulsé muchos
proyectos que arrancaron y echamos en marcha de plan-
tas de tratamiento de aguas negras y es increíble que la
mayor, esta ciudad de México no tenga tratamiento de
las aguas que utiliza y eso está poniendo en peligro el
acuíFero del Valle de México porque el gobierno del Dis-
trito ±ederal se dedicó a otras cosas que a lo mejor le
pueden rendir mejor imagen pero no se ocupó de este
problema catastrófco en el Futuro de que se está agotan-
do el acuíFero y se está hundiendo la ciudad de México y
que tenemos que resolverlo ahora.
95
Ethos
y ataque a otros partidos, especialmente al
PRD, de López Obrador
Quiero proponer una reForma también como ya lo hice en
el Congreso para regular la remuneraciones de los servidores
públicos, yo quiero que los salarios de todos los Funcio-
narios públicos desde el presidente hasta el último regi-
dor sean determinados de una manera racional, sensata, sin
abusos y no por el capricho de estrategia política de quien
lo recibe, sino que sean comisiones objetivas de técnicos
y de académicos los que revisen y revisen ciertamente a
la baja esos salarios, porque eFectivamente son salarios
89
Aristóteles,
op. cit
., p. 11; H. Lausber,
op. cit
; David W. Merrill y Roger H. Reid,
Personal Styles and EFFective PerFormance
, Radnor, Chilton
Book Company, 1981.
90
P.H.
91
P.E.R.
92
P.E. CR.
93
P.E.
94
S.P.
95
DS.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
122
altos, son salarios altos y esto va a partidos de todo tipo,
lo mismo del PAN, del PRI, del PRD, como el actual pre-
sidente del PRD, Leonel Cota, que cuando era gobernador
de Baja California Sur ganaba un salarios de 250 mil pe-
sos al mes, el más alto en muchos países del mundo.
96
Ethos
y ataques a los candidatos Madrazo y López
Obrador
Estoy muy satisfecho porque tengo a mi esposa, a mis
hijos y precisamente ellos que son pequeños, que tie-
nen 9, 7 y 3 años, son la razón de mi lucha, he estado
toda la vida luchando porque México cambie y hoy por
mis hijos, quiero que México sea un país limpio.
.. yo no
quiero que mis hijos vivan en un México que sea derro-
tado, que sea derrotado precisamente por la mediocri-
dad o la corrupción que representa el PRI que va a estas
elecciones, que sea derrotado por la irresponsabilidad y
la catástrofe económica de quienes ni siquiera tuvieron
cara para venir a defender sus propuestas como el can-
didato del PRD en este debate.
97
Ataques a Madrazo y a su partido
Bueno, ignoro cuál sea la situación Fscal del señor Ro-
berto Madrazo, lo que sí sé es que por sus departamentos
en Miami no ha pagado impuestos (muestra una fotogra-
fía de los apartamentos); departamentos de casi 1 millón
de dólares cada uno, que compró a través de mecanismos
diseñados precisamente para evadir impuestos y para
evadir toda responsabilidad. Dicen que a este candidato
cada día le salen, como al nopal, más propiedades.
98
Por eso exijo una investigación a fondo, caiga quien
caiga, de los hechos de sangre que hubo en Lázaro Cár-
denas, no me importa si fue un policía estatal o federal
o si fueron quienes azuzaron a trabajadores inocentes
hacia la violencia para defender a líderes corruptos que,
como siempre, se ocultan en el Partido Revolucionario
Institucional, no lo son todos, conozco muchos priístas
honestos, pero esta vertiente del PRI que va a eleccio-
nes no es su fuerte.
99
Ataques al partido de Madrazo, a Madrazo
y al
candidato López Obrador
El narcotráFco, PRI, el problema del narcotráFco es
el fruto de la corrupción que su partido estableció en
México como una institución durante 70 años, aunque
es el tema del debate de junio, sé que se equivocó de
debate a menos que hasta en eso también nos quiera
hacer trampa. Sabemos que el candidato del PRD no
vino a este debate porque no tiene propuestas viables,
porque el derecho de debatir es un derecho de los ciu-
dadanos, de ti, no de los candidatos y hasta en eso pre-
Fere darte la espalda.
100
Ataques a López Obrador
¡Y qué curioso que el candidato del PRD reconozca las
encuestas cuando le favorecen, cuando esas mismas en-
cuestas que dicen que lleva ventaja en el Distrito ±e-
deral, dicen que va perdiendo en todo el país! Estas
mismas encuestas dicen que el 73 por ciento de los ciu-
dadanos del Distrito ±ederal consideran que el problema
más grave de esta ciudad es la inseguridad pública y la
mayoría de ellos consideran que ha empeorado de los
últimos cinco años a la fecha.
101
Miente usted, señor López Obrador, el ±OBAPROA no fue
un problema creado por el PAN ni tampoco lo Frmé ni
lo aprobé, usted lo sabe, lo ha reconocido públicamen-
te e incluso lo ha publicado en su libro. Miente usted,
porque no le dice a la gente que si se desconoce el apo-
yo a los ahorradores, todos los televidentes perderían
inmediatamente sus ahorros en el banco y entraríamos
96
R.E. R.
97
Ibid
.
98
C.P. R.
99
P.L. R.
100
P.H.
101
G.C.R.
123
Sociedad y Política
a otra crisis económica como las que a usted le gus-
tan. Miente también porque desconoce un dato funda-
mental: ¿quiénes fueron los verdaderos responsables?
Y aquí usted tiene que contestarle al auditorio y darle
una explicación de por qué se le olvida el FOBAPROA a
la hora de postular candidatos al Senado o a las guber-
naturas por el PRD. Porque concretamente usted postu-
ló a Arturo Núñez, el coordinador de los diputados del
PRI en esa época que él sí defendió, aprobó y votó el
FOBAPROA y ahora es candidato a senador del PRD por
Tabasco, su estado, por cierto. Yo creo que esta incon-
gruencia, este doble lenguaje de usted es inadmisible y
tiene que explicarlo a la gente.
102
Defensas y ataques a Madrazo
Yo no estoy hablando de IVA en alimentos y medicinas; el
candidato Roberto Madrazo cuando fue diputado en 1978
él sí votó la Ley del IVA incluyendo las medicinas, aun-
que nunca presentó en sus 3 veces de diputado ninguna
iniciativa sí votó el IVA en medicinas y hace unos días en
el programa de [Joaquín] López Dóriga se comprometió a
ponerle IVA a los alimentos. Por aquí traigo la grabación,
luego se la voy a dejar para que se acuerde.
103
Señor Roberto Madrazo, miente usted nuevamente [mues-
tra un documento]. Aquí está la escritura de mi casa y
del crédito con el que la obtuve, es de un banco comer-
cial, de Banco Ixe, no es del banco que tuve el honor de
dirigir ni tampoco de la prestación laboral a la que tenía
derecho a un préstamo hipotecario y a la cual renuncié
aun teniendo derecho. Yo tengo las manos limpias, señor
Roberto Madrazo, tengo un patrimonio honesto y soy el
candidato que ha permitido al IFE que escrutine, que re-
vise toda mi casa, toda mi cuenta, la de mi esposa, y
verá que mi patrimonio está formado honestamente. Us-
ted no puede decir lo mismo del suyo.
104
Celebro que coincidamos, licenciado Madrazo, yo tam-
bién presenté mi libro con propuestas, sólo que se pu-
blicó un año y un mes antes que el suyo, en octubre
de 2004. Se pueden reproducir las propuestas, siempre y
cuando se cite la fuente.
105
Defensa contra López Obrador
Nuevamente miente usted, señor López Obrador. Cate-
góricamente niego lo que usted dice. Bajo mi manda-
to en la Secretaría de Energía ni un solo contrato fue
otorgado discrecional o en los términos de la propia
reglamentación a algún pariente mío. Y, por si usted no
lo sabe, cualquier empresa que realiza licitaciones con
el servicio público necesita tener en regla sus impues-
tos. De tal manera que miente usted y miente además
en el ingreso: 2 mil 500 millones de pesos, ni soñando.
Hágasela buena. No va ganar con mentiras, señor Ló-
pez Obrador. No va ganar porque su fracaso en el Dis-
trito Federal en materia de inseguridad, de corrupción,
de desempleo, que aquí ni siquiera contestó, los está
sufriendo la ciudadanía y no pueden trasladarse a todo
el país; el proyecto que representa es un peligro para
México por la amenaza de endeudamiento y de crisis
económica.
106
Roberto Madrazo
AFrmaciones sobre su
ethos
Nosotros podemos garantizar esa certidumbre del empleo
porque fuimos el partido que hizo las reformas para la
seguridad de los derechos laborales, porque alentamos
la organización de los trabajadores del campo y de la
ciudad, porque formamos las instituciones de los traba-
jadores y sus familias, como el Seguro Social, el INFO-
NAVIT o el FONACOT.
107
102
Ibid
.
103
PH. R.
104
P.L.
105
G.
106
R.E. CR.
107
P.L.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
124
Como gobernador, di resultados: cero secuestros, cero
asaltos bancarios, cero narcotrafcantes y di resultados
económicos por arriba del promedio nacional.
108
Ustedes me conocen, conmigo los delincuentes no juegan,
la inseguridad se habrá de terminar. Eso es lo justo.
109
Me preocupan los ciudadanos, hagamos las cosas por
ustedes para vivir tranquilos con la seguridad que me-
recen. Conmigo la delincuencia no juega.
110
Yo te oFrezco un gobierno con experiencia, madurez,
serenidad, rumbo y frmeza. Te garantizo más seguri-
dad, más empleo y menos pobreza. Con la Alianza por
México te va a ir muy bien.
111
Ataques generales a los otros partidos
La derecha intolerante y la izquierda conflictiva nos quie-
ren llevar a la incertidumbre y al estancamiento; la nuestra
es una propuesta de centro, centro para el desarrollo, cen-
tro para la gobernabilidad.
112
Los candidatos de la izquier-
da y la derecha tienen algo en común, los dos lucran con
la pobreza, la goleada se están dando los pobres.
113
Ataques A Calderón
Si de verdad quieres hablar de corrupción, habría que
ver dónde anda Carmen Segura, que manejó el ±onden
y los recursos del [huracán] Wilma que no le llegaron
a los pobres y que hoy es candidata a la Asamblea del
Distrito ±ederal.
114
Mi propuesta a la hacienda pública va mucho más allá
que homologar impuestos, lo que propones es disFrazar
el IVA a los alimentos y a las medicinas.
115
Los hechos de ±elipe Calderón están muy bien dichos
pero no están hechos. Voy a mostrar los logros de Cal-
derón en materia de energía [muestra una hoja en
blanco]: nada, simplemente nada, es el candidato de
las oportunidades perdidas. En 15 años ha tenido tres
oportunidades: la primera, como diputado cuando se
votó la reForma energética en 1992 y aquí está el vi-
deo de cómo el diputado Calderón no estuvo ni siquie-
ra en la sesión. Aquí está para que se entere qué pasó
durante esa sesión. La segunda, cuando el PAN con su
presidente a la cabeza, se opusieron a la reForma del
entonces mandatario Ernesto Zedillo; ese presidente
era precisamente ±elipe Calderón. La tercera, increíble,
al nombrarlo el presidente de la República secretario
de Energía con todos estos antecedentes y ocho meses
después te despidieron de la Secretaría. Esto es muy
claro; durante tu tiempo con tu descuido subieron las
gasolinas, el gas y subió la luz. En resumen, no puedes
estar en la Sub-17 [selección juvenil de Futbol] porque
eres el que ha tenido tres oportunidades de anotar pe-
naltis y los tres los has Fallado.
116
Eres un buen chico para la oratoria, ±elipe, pudieras ga-
nar un concurso, pero la mentira está en otra parte. Quien
reconoció al dirigente del sindicato era el secretario del
Trabajo, Fue nombrado secretario de Gobernación por tu
jeFe, el presidente. La política laboral de los panistas es
de tarjeta roja, porque están expulsando del país a las
empresas al cobrarles tariFas altas, combustibles caros,
expulsando a la gente porque no han creado los empleos
en el campo; expulsando a los sindicatos porque están
pisoteando sus derechos y la dignidad de los trabajado-
res. Lo peor de todo, es que con esta política de tarjeta
roja están expulsando a México de las grandes ligas; si
seguimos por este camino no vamos a llegar ni siquiera
a la segunda división. Te recuerdo, ±elipe, que la política
108
P.L. CR.
109
S.P.
110
S.P. R.
111
R.E. CR.
112
M.I.
113
C.P. R.
114
P.H.
115
PH. R.
116
P.E.R.
125
Sociedad y Política
laboral del gobierno del PAN ya causó muertos y desapa-
recidos, la política laboral del gobierno del PAN violó la
autonomía sindical. Si seguimos por este camino, vamos
a tener un verano muy caliente. Es el gobierno debe rec-
tifcar ya y tú también deberías hacerlo.
117
El documento de monitoreo del gasto social en contex-
tos electorales hace evidente el vicio del gobierno pa-
nista. El dinero que se usa para la pobreza va a parar a
las campañas del Partido Acción Nacional y ni así ganan
las elecciones, le desvían el recurso a los que menos
tienen, el candidato de las manos limpias, le juega su-
cio a los pobres;
ya basta de hipocresías, el candidato
Calderón quiere disFrazar las cosas, pero la realidad lo
desmiente una vez más. En cinco años del gobierno del
PAN agregó millones de pobres a las ciudades y eso no
se puede esconder, los vemos ahí debajo de los puen-
tes, sacando de la basura y de los restaurantes o la Fonda
algo para comer.
118
Este es el único tema donde el gobierno del PAN no tie-
ne una política al revés porque simple y sencillamente no
tiene una política de protección al medio ambiente ni al
derecho ni al revés.
119
Este es el México que hoy estamos viviendo. No es posi-
ble que sigamos por este camino, un camino donde los
delincuentes exigiendo respeto asesinan a los policías,
o bien en donde un gobierno que va perdiendo sin duda
la lucha laboral dice que son los trabajadores a los que
reprime primero, los que después son culpables de su
propia muerte. Increíble, hoy no podemos permitir un
gobierno que recibió una economía en el lugar noveno
y la entrega a la baja, en el lugar número catorce.
120
Y por el otro lado, veo que el candidato del empleo pue-
de ser también el candidato del “yo también”. En no-
viembre del año pasado presenté mi libro y hoy veo que
el candidato ha tomado 23 de las propuestas que éste
tiene. Enhorabuena, que sea para bien de México.
121
Defensa y ataque a Calderón
Calderón, no disFraces la realidad. Tú sabes que lo que
dijiste es Falso porque tu gobierno lo ha investigado
durante 6 años. En cambio tú, en BANOBRAS, te auto-
prestaste más de tres millones en tan sólo 6 meses y al
fnal lo tuviste que regresar, no porque tengas las manos
limpias, sino porque te agarraron con las manos en la
masa. Pero voy a lo importante. La política laboral sin
duda también está al revés porque el gobierno en lugar
de dialogar se lanzó con todo contra los trabajadores en
Michoacán. Por cierto tu estado, ±elipe, me preocupa un
gobierno que se achica ente la delincuencia y golpea a
los trabajadores, un gobierno que en lugar de negociar
con el uso de la política arremete y derrama sangre.
122
Ataques a Campa
Campa, ya sabemos que quien te contrató como candi-
dato te dio órdenes de declinar muy pronto a Favor de
Calderón, con todo respeto, no me voy a ocupar de ti
en este debate.
123
Cumples bien tu papel de patiño, pero yo quiero hablar
con el titiritero, no con el títere. Cuando Calderón ten-
ga algo que decirme espero que él me lo diga. Amigas
y amigos: estamos llegando a la mitad del debate y las
propuestas están claras. Calderón es el candidato del
IVA en los alimentos y en las medicinas. Calderón es el
candidato que quiere que los pobres paguen más que
los propios ricos, Calderón es el candidato que quiere
privatizar con su propuesta política-energética a Petró-
leos Mexicanos.
124
117
P.L. R.
118
C.P. R.
119
D.S.
120
D.S. CR.
121
SP.R.
122
P.L.
123
P.H.
124
P.E. CR.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
126
Roberto Campa
Afrmaciones sobre su
ethos
Ustedes saben que yo siempre he apoyado una reforma
hacendaria: la propuse, la defendí y, por el modo como
se frustró, renuncié a 30 años de militancia; lo hice
porque estoy convencido que un gobierno pobre no le
sirve a la gente, pero sobre todo, no le sirve a quienes
más lo necesitan.
125
... analiza cómo nos hemos comportado los que somos
hoy candidatos de esta nueva alianza, cómo nos hemos
comportado cuando hemos tenido responsabilidades
en el gobierno y también cómo nos hemos comportado
cuando hemos estado en la oposición, porque yo sé, y a
las pruebas me remito, que hay que actuar comprometi-
do con el país en el gobierno pero también comprome-
tidos con el país desde la oposición.
126
Ataque al
ethos
de otros candidatos
Yo te aseguro que Andrés no haría un gobierno de izquier-
da democrática, de izquierda tolerante; yo te aseguro que
Felipe no haría un gobierno e±caz y te aseguro que sería
imposible que Madrazo hiciera un gobierno decente, cum-
pliendo su palabra. En realidad lo que los partidarios de
los tres están esperando es que si alguno gane, suceda un
milagro y dejen de ser lo que siempre han sido, pero el
riesgo es que dejen al país en muy malas condiciones. Có-
mo lo dejaría López Obrador después de imponernos una
política económica inviable, [derivada] del siglo pasado;
cómo lo dejaría Felipe, como dejó BANOBRAS o como de-
jó Energía, donde no hizo nada; y cómo lo dejaría Rober-
to, como dejó Tabasco, como tienen el PRI enfrentado,
todos contra todos; a poco los priístas quisieran ver al
país como están viendo al PRI, porque Roberto sólo pien-
sa en un interés, el interés de Madrazo Pintado.
127
Ataques generales a otros partidos políticos
En este país sigue siendo secreto de Estado el costo de
la extracción de un barril de petróleo como en la época
de López Portillo; la rectoría del Estado en materia de
petróleo ha sido rehén de la corrupción.
128
En los últimos años se ha puesto de moda entre los
candidatos andar ofreciendo en las campañas: vamos a
generar un millón de empleos cada año, ahora ya esta-
mos hasta la alza en ese millón de empleos y la verdad
es que cada día estamos peor.
129
Ataques a Madrazo
... pero lo que sí veo, es a políticos que se enriquecen
como por arte de magia, a quienes les aparecen casas,
propiedades aquí y en el extranjero que no se podrían
pagar ni con diez vidas de su salario.
130
[En este pasaje,
Campa siembra un indicio, que madurará en una inter-
vención posterior. Madrazo captó esta insinuación, y
atacó a Campa].
Dice el licenciado Madrazo que no atiende esta discusión
y que se quiere pelear con una mujer. Ese es el problema
de Roberto Madrazo. Le gusta pelearse con las mujeres;
seguramente tú recuerdas cómo se deshizo de su adver-
sario en la contienda interna, atacando a su mujer.
131
Hace unos días recibí en mi domicilio un sobre contenien-
do copias de documentos o±ciales. Aquí hemos estado ha-
blando de política hacendaria, de honestidad y resulta que
conforme a esos documentos, un candidato a la Presiden-
cia de la República a diferencia de usted y a diferencia
mía, no paga impuestos, por lo menos no los pagó desde
±nes del 2003, cuando apenas se dio de alta, hasta ±nes
del 2005 cuando concluyó esta consulta. Es un candida-
125
P.H.
126
D.S. CR.
127
M.I.
128
P.E.R.
129
P.L.
130
P.H.
131
PH. R.
127
Sociedad y Política
to que tiene en este registro un pago 86 pesos, porque
registra un arma de fuego y paga 86 pesos de derechos,
pero también consta que recibió ingresos tres meses de
su partido por más de 500 mil pesos, pero resulta que no
hizo ninguna declaración, que no presentó ninguna decla-
ración. No podrá argumentar que no tuvo ingresos, porque
además dio a conocer una serie de compras de inmuebles,
de autos de lujo que harían prácticamente imposible que
este fuera el argumento; en todo caso, él tendrá que hacer
las aclaraciones. Yo tengo en mi poder esos documentos,
al término de este debate se los voy a entregar y también
a los medios, ojalá tenga manera de explicarnos cómo pre-
tende ser presidente si no paga impuestos; esperemos que
así lo haga licenciado Roberto Madrazo.
132
Sólo quien tiene por costumbre mentir puede decir que
resolvió el problema de la seguridad.
.. No pueden venir
aquí a proponer iniciativas que han frenado en el Con-
greso, porque por haber parado esas iniciativas todavía
97 de cada 100 delitos permanecen impunes. No pueden
plantear satisfacción quienes frenaron los cambios, las
reformas en el Congreso, que tienen parada la economía
y en la desesperanza a los jóvenes, a los adultos.
133
Patricia Mercado
Afrmaciones sobre su
ethos
Y decía que tenía una propuesta.
.. podemos comprometer-
nos hoy nosotros cinco para cuando un político de nuestros
partidos sea denunciado por corrupción no lo defendamos,
lo pongamos delante de un juez.
.. y si es inocente que sea
reivindicado y si no, que vaya a la cárcel.
134
Ataques generales a los partidos
Uno de los problemas más importantes en estas reformas
necesarias es la falta de construcción de acuerdos porque
efectivamente hay historias y los partidos y los políticos
de siempre tienen historia en esto y responsabilidades
también. Cuando el presidente Zedillo presentó una re-
forma energética el PAN no estuvo de acuerdo. Cuando el
presidente Fox quiso presentar una reforma energética,
casi la misma, quizá elaborada por las mismas personas
y por los mismos expertos, el PRI no estuvo de acuerdo
porque las instituciones democráticas no están funcio-
nando para construir acuerdos que bene±cien al país.
No hay capacidad de poner por delante el mérito de la
propuesta, sino los intereses y el juego político de cada
quien, sobre todo de estos partidos de siempre.
135
No necesitamos la existencia de un Partido Verde que ha
traicionado la causa ambiental.
.. propuestas que han
encontrado sordera de los políticos de siempre y de los
partidos de siempre y por eso tenemos el desastre am-
biental que tenemos en este momento.
..
136
Andrés Manuel López Obrador
Afrmaciones sobre su
ethos
En este problema se requiere de mucha perseverancia.
Cuando fui jefe de Gobierno de la ciudad, todos los
días, incluidos sábados y domingos, me reunía desde
muy temprano con el Gabinete de Seguridad Pública. Lo
mismo voy a hacer como presidente de la República: To-
dos los días desde las seis de la mañana me voy a reunir
con el secretario de la Defensa, con el de Marina, con
el de Gobernación, con el de Seguridad Pública, con el
Procurador, para recibir personalmente el parte de lo
acontecido en todo el país y tomar decisiones.
137
Voy a convocar a los representantes de las iglesias, a
los
de los empresarios, de la sociedad civil, para que
construyamos un nuevo acuerdo, un nuevo pacto so-
cial, con el objetivo de sacar adelante a nuestro país
y de sacar a nuestro pueblo de la pobreza y la margi-
nación.
138
132
PE. CR.
133
S.P.
134
S.P. R.
135
P.E.R.
136
D.S. R.
137
S.P.
138
G.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
128
Amigas y amigos, en poco tiempo quiero darles a cono-
cer rasgos generales de mi pensamiento como hombre
público. Yo me inspiro en Morelos, en Juárez, en Villa,
en Zapata, en Francisco I. Madero, en el general Lázaro
Cárdenas del Río. Yo siempre he pensado que el poder
sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se
pone al servicio de los demás. Creo, sinceramente, que
nada ha dañado más a México que la deshonestidad de
los gobernantes, que eso es lo que ha dado al traste
con todo. No es mi fuerte la venganza, yo no odio, soy
un hombre feliz, lo que quiero es que vivamos en una
sociedad mejor y que no haya privilegios, lo subrayo.
Ten con±anza, yo no te voy a fallar, no voy a traicionar
al pueblo. Tengo tres cosas muy presentes: no mentir,
no robar y no traicionar al pueblo de México. Vamos a
transformar al país, te invito a eso, con decisión, con
entusiasmo, con valor. La alegría está por llegar, sonríe
vamos a ganar.
139
Ethos
y ataque a Calderón
Yo considero que el fenómeno migratorio tiene que re-
solverse atendiendo las causas, tiene que haber creci-
miento en la economía y se tiene que generar empleos
en nuestro país. Por eso estamos hablando del cambio
de la política económica, y en esto estriba la diferen-
cia con el candidato del PAN, con el candidato de la
derecha. Ellos quieren seguir con el mismo modelo. Por
ejemplo, habla de la deuda del Distrito Federal. Yo pue-
do demostrar, además la Secretaría de Hacienda tiene
los datos, que cuando yo fui jefe de Gobierno fue cuan-
do creció menos la deuda en la ciudad de México en 30
años. Pero si hablamos de deuda, lo que se dice deuda,
ésa fue el FOBAPROA, que ellos aprobaron para rescatar
a los de arriba, incluidos también panistas. Se convir-
tieron deudas privadas de unos cuantos en deuda públi-
ca, 120 mil millones de dólares.
140
Ataques a Calderón y al PAN
Ya no para bene±cio de las elites, ya le toca al pueblo
de México, ya ha sido demasiado bene±cio para unos
cuantos, y el FOBAPROA es eso, y luego voy a tratar es-
te asunto con Felipe.
141
¿Qué quieren los panistas, pero más que eso, qué quie-
ren los que están detrás del candidato del PAN? Quieren
que el gobierno siga siendo un comité al servicio de
unos cuantos.
.. ¿Por qué rescatar a los de arriba, que
ahora son los que están impulsando de nuevo al can-
didato del PAN? ¿Por qué no rescatar a los indígenas,
a los campesinos, a los comerciantes, a los obreros, la
mayoría de nuestro pueblo? Siempre los privilegios pa-
ra los de arriba en todo. Aquí me podría pasar toda la
noche hablando de esto. Nada más voy a mencionar una
sola cosa. Los que están arriba no pagan impuestos. El
cuñado de Felipe no paga impuestos y obtuvo 2,500
millones de ingresos.
142
Nada más para decir que voy a entregar un expedien-
te donde el cuñado de Felipe, cuñado incómodo, tiene
una empresa que le trabaja al gobierno, que ha recibido
contratos precisamente de la Secretaría, mejor dicho del
sector energético. Cuando Felipe fue secretario, tuvo in-
gresos por dos mil 500 millones y no pagó impuestos. Y
eso es lo que queremos que ya no siga pasando.
143
Defensas y ataques a Calderón
Bueno, decir que cuando fui jefe de Gobierno todos los
días me ocupé de atender este asunto, este problema
que tanto le preocupa a la gente y que si fuesen las co-
sas como lo está planteando el candidato del PAN, Felipe
Calderón, pues no tendría yo la aceptación que tengo en
la ciudad de México, si fuesen las cosas así tan caóticas
de inseguridad y de corrupción. Aquí, en la ciudad de
México, en la intención de voto, estoy ganando tres a
uno hasta en las encuestas amañadas, cuchareadas que
mandan a hacer nuestros adversarios. Pero la gente de
139
R.E. CR.
140
P.E.R.
141
F. R
142
R.E. R.
143
R.E. CR.
129
Sociedad y Política
la ciudad de México sabe muy bien cómo gobernamos.
Hicimos todo lo que estuvo de nuestra parte, no se avan-
zó más, porque no hubo crecimiento en la economía, no
hubo empleos, eso no depende del jefe de Gobierno, de
un gobernador, eso depende del presidente de la Repú-
blica, por eso queremos que cambie la actual política
económica para generar empleos.
144
Todo se está desenvolviendo en el marco de urbanidad
política. ¡Qué bien que este sea el tono del debate! Lo
celebro. No ha sido así en el caso de la campaña. Yo di-
ría que en el caso particular de nosotros nos han estado
hostilizando desde hace bastante tiempo. Desde el des-
afuero desde que querían destituirme, que se pusieron
de acuerdo arriba para desaforarme. No lo lograron y
gracias a la gente, gracias al pueblo, estoy aquí porque
no querían que yo apareciera en la boleta electoral. Y lo
mismo ha venido pasando con la guerra sucia, en
spots
de radio, de televisión. Sin embargo, el pueblo es ma-
yor de edad y yo considero que la gente va a participar
sin miedo y vamos a transformar a nuestro país, que es
lo más importante.
145
144
S.P. R.
145
G. CR.
Vid
. resultados en el apéndice Fnal del artículo.
Interpretación de los resultados
El primer debate estableció dos claros conten-
dientes: ±elipe Calderón y Roberto Madrazo; fue-
ron quienes se presentaron con más materiales de
prueba personal, lo cual es lógico pues los dos
habían tenido responsabilidades políticas durante
un dilatada carrera en el área. Aprovecharon para
alabarse a sí mismos, con lo cual cubrieron la re-
tórica epidíctica que también todo debate ha de
tener.
Roberto Campa sólo aprovechó dos ocasiones para
presentar esos materiales. En la primera, los basó en
su comportamiento ético, no político. En la vida polí-
tica, a los candidatos se les juzga por los resultados,
sobre todo cuando sus contendientes los muestran
en un debate. En la segunda ocasión, proyectó su
ethos
hacia el presente y el futuro con lo que tampo-
co presentaba realizaciones y sólo una propuesta que
dependía de los otros candidatos. En su haber queda
la habilidad de captar el ambiente de confrontación
política extrema en que entonces vivía México; de
hecho, Campa predijo lo que ocurrió después y en su
vida política futura puede exponer este hecho como
visión política de los acontecimientos.
En cuanto a Patricia Mercado, sólo presentó un
material de prueba personal. Demasiado poco para
un debate. Es obligado pensar que debería haber de-
dicado más tiempo y espacio a fortalecer ese
ethos
,
tiempo y espacio de los dos debates que empleó en
construir sus públicos. Su estrategia no resultó lo
efectiva que podría haber sido porque le faltó ate-
nerse al canon aristotélico.
Además de los materiales de prueba personal
en cuanto tales, fueron los ataques y defensas de
los candidatos los que impusieron su marca in-
confundible en el primer debate. También en este
aspecto sobresalieron ±elipe Calderón y Roberto
Madrazo. Las acusaciones fueron muy graves y los
dos se defendieron. Sin embargo, Calderón des-
tacó más en las defensas, entregando datos pre-
cisos. Roberto Madrazo, por el contrario, sólo se
defendió aludiendo muy brevemente a que el par-
tido de Calderón le había estado investigando du-
rante seis años y que no habían encontrado nada
de que acusarle. Una defensa inadecuada porque
las acusaciones de Campa y de Calderón eran muy
graves.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
130
Roberto Campa atacó fundamentalmente a Ma-
drazo, pero se encontró con que el priista lo des-
preciaba por identiFcarle con Calderón. Campa no
se defendió adecuadamente y dejó la impresión de
que no se diferenciaba de Calderón y que estaba
desempeñando un papel ancilar. Atacó en dos oca-
siones a los candidatos y partidos, pero en política
es imperativo saber quién es el verdadero adversario
político. Los ataques generales a todos los partidos
indisponen a los indecisos que estarían dispuestos a
cambiar el sentido de su voto. No se debe cubrir to-
do el espectro político en los ataques. El candidato
puede dejar la impresión de presuntuoso.
Patricia Mercado cayó en el mismo error que Cam-
pa, pero de una manera más desfavorable. En ningún
caso atacó a los otros candidatos personalmente, si-
no que los identiFcó con “los políticos de siempre”.
También pudo dejar la impresión, por una parte, de
presuntuosa. Por otra, de insigniFcante, ya que no
recibió ataque alguno.
Uno de los mayores aciertos de ±elipe Calderón es
que apoyó, en ocasiones, a Mercado,
146
Campa
147
e,
incluso, a Madrazo y a Obrador,
148
con lo cual pro-
yectó una imagen de estadista que estaba por enci-
ma de los partidos.
El segundo debate cambió enteramente el pa-
norama y quedan pendientes por responder varias
cuestiones muy importantes: a) ¿por qué Roberto
Madrazo, que había atacado tanto en el primer de-
bate a Calderón, dejó de hacerlo?; b) ¿por qué no
atacó ni una sola vez a Andrés Manuel López Obra-
dor? y c) ¿por qué Campa no acometió ya más?
Las consecuencias de este segundo debate fue-
ron muy claras: sólo quedaron como candidatos real-
mente importantes ±elipe Calderón y Andrés Manuel
López Obrador. Los dos se atuvieron a los oFcios
de atacar y defender, propios del género judicial o
forense que se ocupa del pasado, es decir, de las
realizaciones de los candidatos. Los otros tres can-
didatos pasaron prácticamente inadvertidos. En un
debate, un candidato no puede prescindir del género
judicial de la oratoria. Esa es una conclusión impor-
tante de este segundo debate.
±elipe Calderón siguió en su línea de defensa y
ataque cuando recibía los ataques de López Obrador.
Éste aprovechó todas las posibilidades que le ofreció
el segundo debate, el único en el que quiso tomar
parte. Por eso, es obligado pensar qué hubiera ocu-
rrido si hubiera participado en el primero. Mostró
una habilidad especial para diferir los más graves
ataques a Calderón, cuando éste tenía que dedicar
a defenderse y atacar el tiempo que hubiera podi-
do dedicar a sus propuestas. Y estableció la agen-
da post-debate, pues dejó como dudoso el
ethos
de
Calderón.
149
146
P.E.R.
147
P.E. CR.
148
G. R.
149
Linda y David L. Swanson, “The Agenda-Setting ±unction of the ±irst ±ord-Carter Debate”, en
Communication Monographs
vol. 45, núm 4,
noviembre de 1978, pp. 347-353; John G. Geer, “The Effects of Presidential Debates on the Electorate’s Preferences for Candidates”, en
American
Politics Research
, vol. 16, núm. 4, octubre de 1988, pp. 486-501.
150
Aristóteles,
op. cit
., p. 10.
Materiales argumentales o de desarrollo (
logos
)
De los argumentos retóricos unos son sin arte y
otros propios del arte. Llamo sin arte a los que no
son logrados por nosotros, sino que preexisten, co-
mo los testigos, confesiones en tormento, docu-
mentos y los semejantes; objeto del arte, los que
mediante el método y por nosotros pueden ser dis-
puestos, de manera que es preciso de aquéllos ser-
virse, éstos inventarlos.
150
131
Pruebas inartísticas
Los materiales que un candidato encuentra en la
realidad se llaman evidencias. Entre las evidencias,
destacan las directas que el orador utiliza como
pruebas que apoyan su mensaje. En los dos debates
mexicanos, hubo este tipo de evidencias a las que
Aristóteles llamó documentos.
En este marco, el candidato Roberto Campa co-
menzó refriéndose a “políticos que se enriquecen
como por arte de magia, a quienes les aparecen ca-
sas, propiedades aquí y en el extranjero que no se
podrían pagar ni con diez vidas de su salario”.
151
Ma-
drazo replicó dirigiéndose a Calderón: “Si de verdad
quieres hablar de corrupción, habría que ver dónde
anda Carmen Segura, que manejó el Fonden, los re-
cursos de Wilma que no le llegaron a los pobres y
que hoy es candidata a la Asamblea del Distrito Fe-
deral.”
152
Calderón, a su vez, le contestó al del PRI
diciendo: “Por aquí traigo la grabación, luego se la
voy a dejar para que se acuerde” (se refere a las ve-
ces en que Madrazo votó a ±avor del IVA en las tres
legislaturas en que ±ue diputado.
153
Al rebatir en el
tema de política energética, Madrazo mostró una
hoja en blanco y un video y, en seguida, exclamó:
“Voy a mostrar los logros de Calderón en materia de
energía. Nada, simplemente nada, es el candidato
de las oportunidades perdidas. En 15 años ha tenido 3
oportunidades: la primera como diputado cuando se
votó la re±orma energética en 1992 y aquí está el
video de cómo el diputado Calderón no estuvo ni si-
quiera en la sesión. Aquí está para que se entere qué
pasó durante esa sesión.”
154
Ya hemos reproducido
los graves ataques de Campa a Madrazo
155
en los que
el primero asegura que va a distribuir los documen-
tos al fnal del debate. También Calderón mostró una
±otogra±ía de los departamentos que Madrazo poseía
en Miami y que hemos reproducido más arriba.
156
En el segundo debate, lo más llamativo resultó
la contrarréplica fnal de Andrés Manuel López Obra-
dor: “Nada más para decir que voy a entregar un
expediente donde el cuñado de Felipe, cuñado incó-
modo, tiene una empresa que le trabaja al gobierno,
que ha recibido contratos precisamente de la Se-
cretaría, mejor dicho del sector energético. Cuando
Felipe ±ue secretario tuvo ingresos por dos mil 500
millones y no pagó impuestos. Y eso es lo que que-
remos que ya no siga pasando.”
157
Estas presentaciones de pruebas cumplieron también
la ±unción de ser materiales de experiencia (
pathos
) para
atraer la atención de la audiencia que estaba viendo el
debate por televisión, como luego veremos.
Además de las pruebas directas que hemos expues-
to, los candidatos utilizaron estadísticas y datos para
probar sus afrmaciones. Detallar cada una de ellas
desbordaría los límites de este artículo, pero serían
un material excelente para una monogra±ía.
Pruebas artísticas
Aristóteles otorgaba más importancia a las prue-
bas artísticas que a las inartísticas. En esencia, se
reducen a lo que el orador pone sobre lo que en-
cuentra. Algunos candidatos mostraron que sabían
combinar las evidencias encontradas. Sin embargo,
la línea divisoria entre ambas pruebas es muy flui-
da porque la creatividad de un candidato, su poder
de observación, hacen que encuentre pruebas allí
donde otros sólo ven cosas. Gracián llamaría “zaho-
rí de las intenciones” a un espíritu equipado para
encontrar estas evidencias. Los estudios sobre per-
sonalidades creativas destacan el gran poder de la
intuición que es un conocimiento sin término me-
dio. Roberto Campa podría haber aprovechado más
artísticamente los documentos que le habían hecho
llegar. López Obrador demostró una gran maestría
151
P.H.
152
Ibid.
153
PH. R.
154
P.E.R.
155
PE. CR.
156
C.P. R.
157
R.E. CR.
Sociedd y Política
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
132
para reservarse, hasta el fnal, la prueba inartística
que tenía contra Felipe Calderón, cuando éste ya no
tenía apenas capacidad para responder adecuada-
mente. De esta manera, Obrador se llevó el e±ecto
de ‘recencia’ del segundo debate, si empleamos la
terminología del Grupo de Yale.
158
Nosotros hemos identifcado prácticamente todas
las fguras retóricas que empleó cada candidato, es
decir, las pruebas artísticas de que se valió. Sin em-
bargo, repetimos, los límites nos imponen escoger un
criterio discriminador del estilo de cada candidato.
Felipe Calderón
La fgura que más empleó Felipe Calderón, y que
le distinguió de los demás candidatos, ±ue la
enu-
meración
: cuatro veces en el primer debate y 7 en
el segundo.
159
Ilustraremos nuestra afrmación con dos instancias:
Mi política tiene un solo objetivo, crear empleos bien pa-
gados para que tú y tu ±amilia vivan mejor, para eso voy
hacer cuatro cosas: primero, voy a reducir los impuestos
para quienes trabajan, producen o generan empleos y
voy a simplifcar su pago. Segundo, voy a transparentar
totalmente los impuestos que pagamos. Tercero, voy a
invertir mejor tu dinero. Cuarto, voy a garantizar la es-
tabilidad económica para cuidar tu patrimonio. Por lo
primero, voy a bajar la tasa de Impuesto Sobre la Renta,
porque los mexicanos que producen, que invierten, que
trabajan, que generan otros empleos no deben pagar más
impuestos de lo que se pagan en otras partes del mundo.
Eso nos permitirá tener más inversión y más empleo, que
es lo que busco.
Pagar impuestos será más sencillo que nunca, hacer una
declaración la podrás hacer sencillamente y sin la ayu-
da de nadie. Segundo, voy a manejar en caja de cristal
el dinero del pueblo; aquí no va haber ni fdeicomisos
ocultos, ni cajas misteriosas, tú vas a saber a dónde se
va, quién lo gasta, cómo se gasta hasta el último cen-
tavo que pagues de impuesto.
Tercero, voy a invertir mejor lo que tenemos, voy a in-
vertir el dinero en lo que verdaderamente necesitas, voy
a invertir en escuelas y en universidades de calidad pa-
ra tus hijos, voy a invertir en salud, no sólo para seguir
con el seguro popular, sino voy por un seguro médico
para todos, porque mi objetivo es que ningún mexicano
esté sin médicos, sin medicinas y sin tratamiento y voy
a empezar con todos los niños que nazcan cuando yo
sea presidente de la República.
Cuarto, voy a emplear también el dinero precisamente
en las comunidades indígenas, en los caminos que ha-
cen ±alta, en el agua potable, voy a invertir el dinero
en la seguridad que necesitamos para volver a salir a las
calles con tranquilidad.
Y cuarto punto, decía, yo voy a garantizar a la estabi-
lidad económica, ¿para qué? Para cuidar tu patrimonio,
voy a garantizar la estabilidad económica para que sigan
bajando las tasas de interés y tú puedas adquirir una ca-
sa, para que puedas renovar tu cocina, para que puedas
verdaderamente adquirir un auto; voy a bajar las tasas
de interés para que haya más inversión en México y haya
más empleo. En síntesis, mi política fscal será bajar im-
puestos para quienes producen, para que haya más inver-
sión, más empleo y para que vivamos mejor.
160
...Empleo para jóvenes y para eso tengo tres propuestas:
primero, para la primera vez que te contraten, las cuotas
al Seguro Social por el primer año van a ir por cuenta del
Gobierno Federal. Segundo, una bolsa de trabajo nacio-
nal a través de Internet. Tercero, incubadoras de nego-
cio en todos los tecnológicos y universidades del país,
quiero que cuando termines la universidad puedas echar
a andar tu propio negocio y para ello te vamos a dar un
préstamo inicial, un capital semilla.
161
158
C.I. Hovland,
op. cit
.
159
P.H.; P.E.; P.L.; D.S.; P.; G.; G.R.; F.R.; R.E.
160
P.H.
161
P.L.
133
La gran ventaja de la enumeración como fgura re-
tórica es el orden y claridad que introduce en el dis-
curso y que llega con más Facilidad a los votantes.
Sobre todo, cuando la enumeración está al servicio
de una propuesta general, como hemos visto en es-
tos dos casos y en los demás. La desventaja es que
el candidato vaya contra la variación, que tan impor-
tante es para mantener el interés de la audiencia. Si
en estos debates la enumeración tuvo éxito, se debió
a que Fue acompañada de otras fguras retóricas.
Patricia Mercado
La única candidato Femenina del grupo, se dis-
tinguió de los otros porque empleó, de una manera
característica, nueve veces la fgura del
exemplum
,
como la denominaban los retóricos latinos.
162
Por ejemplo, el día de hoy más de mil 500 personas,
sobre todo jóvenes, trataron de cruzar la Frontera. No
sabemos cómo les Fue porque no hay oportunidades en
este país.
También no sabemos cómo están esas madres de esas
nueve niñas asesinadas en el Estado de México en las
últimas 2 semanas, o esa madre, también, de una hija
de 12 años que hace unas semanas en Tijuana me decía
que la niña Fue violada. Es una niña con cierto retraso
mental y no hay nadie que le quiera hacer el aborto,
que le quiera interrumpir ese embarazo.
163
Hace unas semanas también en esta campaña, un es-
tudiante en Acapulco me decía: “yo quiero seguir estu-
diando, voy a salir de la universidad, quiero seguir es-
tudiando, pero yo sé que mis padres no tienen, que no
voy a seguir estudiando porque ellos no tienen dinero”,
le dije: “¿Sabes qué?, para eso necesitamos una reForma
fscal porque el Estado tiene que garantizar que ningún
niño, ningún joven, ninguna mujer se quede sin estu-
diar, porque en su Familia no hay dinero.” Tenemos que
lograr igualdad de oportunidades y de trato y esa es una
de las responsabilidades del Estado.
164
Cuando está persuadiendo, el candidato busca
captar a los votantes en tres aspectos: enseñándo-
les, deleitándoles y moviéndoles. El primero se di-
rige al entendimiento, mientras el segundo y terce-
ro a los aFectos. Patricia Mercado quería enseñar a
sus públicos, pero corría el riesgo de causar tedio.
Por eso, sistemáticamente, incluía ejemplos que pu-
dieran gustar al público porque conectaban con su
situación y necesidades. En este sentido, los ‘
exem-
pla
’, contribuyen al ornato del pensamiento. Sobre
todo, quería promover una conmoción psíquica en
su público que Fuera momentánea en cuanto tal,
aunque duradera en sus eFectos precisamente por
su repetición.
Los retóricos veían también los inconvenientes
de los ejemplos en que constituían una disgresión y
que el orador necesitaba destreza para unir el ejem-
plo con la causa que estaba deFendiendo. Patricia
Mercado no muestra esta destreza y, por el contra-
rio, parece que inserta los ejemplos como medio de
captar al público, pero dentro de una argumentación
algunas veces desordenada y con difcultades de ex-
presión.
165
±elipe Calderón también empleó casi el mismo
número de ejemplos que Patricia Mercado, pero su
sentido Fue distinto. Son sus adversarios, Madrazo
en el primer debate y López Obrador en el segundo,
quienes le obligaron a reFerirse a esos ejemplos para
rebatir los que ellos habían presentado. Los ejem-
plos estaban para servir a la argumentación y no
constituyeron una disgresión, sino un paso obligado
para reFutar los ataques que recibía.
Roberto Madrazo
Este candidato sobresalió porque supo emplear,
en el primer debate, un gran número de fguras re-
162
M.I.; P.H.; P.L.; P.L.R.; C.P.; S.P.; G.1.; P.E.; P.E.R.
163
P.H.
164
P.H.
165
H. Lausberg,
op. cit,
pp. 410-426.
Sociedd y Política
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
134
tóricas dirigidas a la imaginación. Sobre todo, imá-
genes y alegorías.
166
(A Calderón) En resumen, no puedes estar en la Sub-17
porque eres el que ha tenido 3 oportunidades de anotar
penaltis y los tres los has fallado.
167
La política laboral de los panistas es de tarjeta roja,
porque están expulsando del país a las empresas al co-
brarles tarifas altas, combustibles caros, expulsando a
la gente porque no han creado los empleos en el cam-
po; expulsando a los sindicatos porque están pisotean-
do sus derechos y la dignidad de los trabajadores. Lo
peor de todo es que con esta política de tarjeta roja
están expulsando a México de las grandes ligas; si se-
guimos por este camino no vamos a llegar ni siquiera a
la segunda división.
168
El candidato podría haber seguido en esa línea de
llamadas a la imaginación de sus públicos durante el
segundo debate, pero parecía ser un candidato en-
teramente distinto, con riesgo de pasar inadvertido.
Apenas atacó y no empleó imágenes ni alegorías.
Con lo cual, contribuyó él mismo a salir del debate
sin irradiar un concepto preciso de su candidatu-
ra. La ventaja que tienen las Fguras dirigidas a
la imaginación estriba en que el candidato puede
sintetizar, en muy pocas palabras, una información
que antes ha detallado. Si, además, sabe unir estas
Fguras con la argumentación, el efecto puede ser
duradero entre los públicos. Madrazo no lo hizo en
el segundo debate. En la votación, quedó en tercer
lugar, aunque representaba a un partido muy pode-
roso y con muchos años de historia.
Andrés Manuel López Obrador
A pesar de que no quiso presentarse al primer deba-
te, supo aprovechar las oportunidades que le ofreció
el segundo para distinguirse de los otros candidatos.
Las Fguras retóricas que más empleó fueron las de con-
traste.
169
Hay dos proyectos distintos y contrapuestos de nación:
hay un proyecto que deFenden nuestros adversarios que
en esencia signiFca más de lo mismo, lo están diciendo,
están diciendo que hay que seguir por el mismo cami-
no. Nosotros sostenemos lo contrario, nosotros soste-
nemos que hay que cambiar la actual política económi-
ca, porque no ha funcionado, no ha habido crecimiento
de la economía, no se han generado empleos.
170
Pero si hablamos de deuda, lo que se dice deuda, fue
el ±OBAPROA que ellos aprobaron para rescatar a los
de arriba, incluidos también panistas. Se convirtieron
deudas privadas de unos cuantos en deuda pública, 120
mil millones de dólares. Son dos modelos: uno para los
de arriba y otro para los de abajo.
171
En la disposición de sus intervenciones, el can-
didato debe decidir cómo dividir el todo de su dis-
curso. O dicho de otro modo, ha de decidirse entre
energía e integridad. Si subraya la energía, se verá
obligado a distribuir el conjunto en dos miembros
antitéticos. Es lo que hizo López Obrador porque te-
nía mucho menos margen de elección por no haber
participado en el primer debate. Si subraya la inte-
gridad, el resultado es que distribuye el conjunto
en tres miembros. Podría haber hecho esto último
si hubiera participado en el primer debate y hubiera
elegido también como adversario a Madrazo. Inclu-
so, aun habiendo participado en el primero, podría
haber formado una díada con este último candidato
que se opusiera a Calderón y Campa. Porque si se
hubiera aliado con estos dos, en contra del priis-
ta, hubiera producido el efecto contraproducente de
convertir en víctima a Madrazo.
166
P.E.R.; P.E. CR.; P.L.; P.L. R.
167
P.E.R.
168
P.L. R.
169
M.I.; S.P. R.; G. CR.; P.E. R.; R.E. R.
170
M.I.
171
P.E. R.
135
Sociedad y Política
Obrador aprovechó su oportunidad de la oposi-
ción polar y los resultados de la elección demostra-
ron que su estrategia fue acertada. A los estudiosos
les debe de quedar la duda de si no hubo nego-
ciaciones previas entre Obrador y Madrazo para no
atacarse mutuamente. La inacción de Madrazo, el
que éste no atacase a Calderón, le dejó libre el ca-
mino para poner al electorado en una disyuntiva: o
él o Calderón. Ningún otro candidato tenía oportu-
nidad de ganar.
Roberto Campa Cifrián
Ya hemos Fjado, al comienzo del artículo, que no
íbamos a ocuparnos de la comunicación no verbal
de los candidatos. Sin embargo, nos vemos obliga-
dos a aFrmar que Campa es un gran orador, con un
dominio excelente del paralenguaje y del lenguaje
corporal. No podemos decir lo mismo de su banda
verbal. Emplea una variedad de Fguras retóricas,
pero sin que una domine inequívocamente sobre
las demás, como sí ocurre con otros candidatos. De
todas formas, creemos que ha sido la ‘subjeción’ la
Fgura que más ha empleado. Ésta consiste en un
diálogo Fcticio (por tanto, monológico) incrustado
en el discurso con pregunta y respuesta para ani-
mar el hilo del razonamiento. El interlocutor Fcti-
172
S.P.; R.; ±.; R.E.
173
S.P.
174
S.P. R.
175
Vid.
resultados en el apéndice Fnal del artículo.
176
Aristóteles,
op. cit
., p. 11.
cio es generalmente la parte contraria, que queda
refutada en la respuesta. La Fgura arranca del cí-
nico Teles.
172
¿Qué propone Nueva Alianza? Primero, lo único que
realmente puede prevenir la inseguridad: educación
y empleo. Propuesta concreta, tenemos que garanti-
zar educación básica para todos en el ciclo completo
y tenemos que garantizar educación superior, técnica o
profesional para todos.
173
¿Y por qué no lo habrán hecho cuando han estado en el
gobierno? Porque, sin duda, esos son los partidos que
han gobernado al país en los últimos años y en materia
de seguridad no hay manera de negarlo, cada día esta-
mos peor.
174
Observemos que no ha empleado la subjeción en
el primer debate. Esto indica que fue una decisión
suya, o de sus asesores, emplear esta Fgura para
dirigirse a la inteligencia de sus públicos. ¿Por qué
no empleó esta Fgura en sus intervenciones en el
primera ronda? Creemos que porque no se ocupó de
construir su público. Estos errores estratégicos no
pueden compensarse con los de los que vamos a
ocuparnos en la última parte de este artículo.
175
Materiales de experiencia (
pathos
)
Entre los argumentos artísticos, Aristóteles situa-
ba los que el orador originaba por moción de las pa-
siones: “Por los oyentes, cuando son arrastrados a
una pasión por el discurso, pues no concedemos igual
nuestra opinión con pena que con alegría, ni con
amor que con odio; respecto de sólo lo cual decimos
que intentan ocuparse los tratadistas actuales.”
176
Los cinco candidatos emplearon Fguras retóricas
para mover a la audiencia, pero cuatro de ellos co-
incidieron en emplear las Fguras de repetición más
que otras. Sobre todo, la ‘anáfora’. La repetición sir-
ve para encarecer, sobre todo mediante los afec-
tos, pero puede influir también intelectualmente.
La igualdad de la repetición implica una superación
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
136
afectiva; la primera posición de la palabra tiene una
función semántica normal; la segunda posición de
la misma palabra presupone la función informativa
de la primera posición y tiene, además, una función
afectiva y encarecedora, que rebasa la simple fun-
ción informativa.
Roberto Madrazo
177
Lo vamos a hacer liberando a PEMEX para que ya no sea
la caja recaudadora del gobierno para el gasto corrien-
te. .
..Vamos a lograr inversiones en petroquímica y en
reFnación. Vamos a hacer junto con la UNAM, el Poli-
técnico y el Instituto Mexicano del Petróleo un relanza-
miento de la investigación tecnológica y vamos a lograr
muy claramente con el nacionalismo moderno, defender
lo que es de los mexicanos con su historia para que siga
siendo de los trabajadores.
178
México reclama una nueva forma de pensar. México exi-
ge una nueva manera de hacer las cosas. México dice:
basta de atacar el pasado. Hay que construir un mejor
futuro y yo con ustedes lo vamos a lograr. México se lo
merece para salir adelante.
179
Roberto Campa
180
Hoy, el desgaste de las instalaciones pone en riesgo
y contamina todo el país. Hoy, el robo de gasolina,
el robo de combustibles es una realidad que, además,
implica peligro para muchas comunidades. Hoy extrae-
mos y vendemos petróleo a precios nunca imaginados
y en realidad nadie en este país siente los beneFcios;
lo que sí vemos es electricidad cada vez más cara, más
ineFcaz, apagones y cortes constantes. Estamos co-
menzando a ser deFcitarios en materia de energía.
181
177
M.I.; P.H.; P.E.R.; P.L.; P.L. CR.; D.S.;
D.S. CR; P.E.; ±.; R.E.; R.E. R.
178
P.E.
179
R.E.R.
180
P.E.; P.L. R.; D.S.; M.I.; P.E. R; ±.; R.E.R.
181
P.E.
182
M.I.
183
P.E.R; C. P; M.I.; S.P.; ±.; R.E. R.; R.E. CR.
184
C.P.
Esta noche me dirijo a los maestros, a los forjadores de
la educación que están comprometidos con el desarro-
llo. Me dirijo a los jóvenes, a los que se están prepa-
rando para tomar las riendas de este país y necesitan
un presente con menor incertidumbre. Me dirijo a los
millones, a los millones de personas que no piensan ir
a votar porque están decepcionados, apáticos con una
democracia cara y muy limitada. Me dirijo a las muje-
res, a las verdaderas formadoras de la sociedad; madres,
trabajadoras, luchadoras incansables que de maneras ma-
ravillosas logran cumplir con la tarea más importante,
sagrada: la formación de nuestros niños. Me dirijo a
aquéllas que cada vez más son jefas de su hogar y me
dirijo también a los integrantes de Nueva Alianza, a los
que saben, en todos los rincones del país, que vamos a
cumplir cada una de nuestras metas porque tenemos un
compromiso con México y con su futuro.
182
±elipe Calderón
183
Abrir la puerta del agua potable de los caminos rurales
a las comunidades indígenas.
Abrir la puerta del apoyo al campo, ya no sólo con
electricidad para el bombeo, ya no sólo con diesel pa-
ra el tractor o el diesel marino. Vamos verdaderamente
por fertilizantes e insumos más baratos para el campo
mexicano, por proyectos productivos, por Fnanciamien-
to en serio a la producción agrícola. Vamos a abrir las
puertas, amigas y amigos, más grandes para salir de la
pobreza, que es la puerta del empleo. Vamos a abrir
la puerta del empleo en sectores especíFcos que sean
apoyados por el Estado.
184
Yo voy a ser un presidente que cumpla y haga cumplir
la ley por encima de cualquier interés, porque sólo ha-
137
Sociedad y Política
ciendo cumplir la ley con mano frme vamos a resca-
tar la seguridad de nuestras calles para nuestros hijos,
porque sólo haciendo cumplir la ley vamos a erradicar
la corrupción, porque sólo haciendo cumplir la ley te-
nemos las inversiones y, en consecuencia, los empleos
que tanto necesitamos.
185
Andrés Manuel López Obrador
186
Tenemos también que terminar con los privilegios, por
ejemplo, los de mero arriba, los influyentes no pagan
impuestos, pagan impuestos los integrantes de las cla-
ses medias y el pueblo raso, pero no los de arriba. Te-
nemos también que establecer una convivencia social
más humana y más igualitaria, no es posible que unos
cuantos lo tengan todo y la mayoría carezca hasta de
los más indispensable.
187
Hay que fjar los sueldos máximos de los altos Funciona-
rios públicos y hay que quitar las pensiones millonarias
a los ex presidentes de México. Quinto, hay que esta-
blecer en la Constitución la fgura del
referéndum
, del
plebiscito, de la iniciativa popular y de la revocación
del mandato. Hay que Fortalecer la democracia partici-
pativa.
188
Patricia Mercado
189
Además, uno de los problemas centrales para poder te-
ner una política hacendaria sana, para poder hacer una
reForma fscal, para que los ciudadanos en este país to-
dos, decidan pagar impuestos y hacer esa reForma fscal
que necesitamos para Fortalecer las fnanzas del Estado,
las fnanzas del gobierno, necesitamos transparencia,
necesitamos dar la seguridad y construir la confanza
en qué se va a gastar, en qué se va a gastar si yo pago
impuestos y los ciudadanos pagamos impuestos y real-
mente se va a Favorecer a banqueros o a empresarios
inefcientes.
190
Como ya lo hemos ilustrado al ocuparnos de las
pruebas artísticas, algunos candidatos emplearon
algunas de éstas como materiales de experiencia pa-
ra conmover a la audiencia. Mostrar documentos y
videos en televisión para reForzar un argumento en-
tra de lleno dentro de la fgura retórica de la ‘
deixis’
:
señala con algún elemento demostrativo algo que
se supone presente a los ojos o a la imaginación. A
juicio del autor, este empleo de la
deixis
Fue una de
las características distintivas de los debates mexi-
canos.
185
M.I.
186
M.I.; G.; P.E. R.; ±.; R.E.
187
M.I.
188
R.E.
189
P.H.; R.E.
190
P.H.
Conclusiones
El candidato presidencial Andrés Manuel López
Obrador perjudicó sus posibilidades de ser presi-
dente de México cuando rehusó participar en el
primer debate, porque privó a una parte del elec-
torado, que hubiera estado dispuesta a votarle,
de ver cuáles eran sus posiciones sobre los asun-
tos importantes de México y cómo se diFerencia-
ba de sus adversarios.
Los candidatos Calderón y l López Obrador supie-
ron aplicar con más Frecuencia y persistencia las
reglas de los debates.
La candidata Patricia Mercado mostró más inte-
rés y persistencia que los demás candidatos por
construir sus diFerentes públicos.
El candidato ±elipe Calderón mostró más ampli-
tud y persistencia en afrmar su
ethos
, atacar al
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
138
de otros candidatos y defenderse de los ataques
recibidos que los otros candidatos.
Cada candidato exhibió un estilo de comunica-
ción distinto de los demás: Felipe Calderón pre-
±rió enumerar sus propuestas; Patricia Mercado
se inclinó por los ejemplos; Roberto Madrazo,
por las imágenes y alegorías; Andrés Manuel Ló-
pez Obrador, por las ±guras de contraste; Roberto
Campa fue quien menos destacó, aunque su es-
tilo sobresalió ligeramente por emplear la sub-
jeción.
Todos los candidatos pre±rieron emplear ±guras de
repetición para atraer el interés de los votantes.
Recibido el 28 de mayo del 2007
Aceptado el 13 de agosto del 2007
APÉNDICE
Fig. 1. Resultados de réplicas y contrarréplicas
Figuras 2, 3, 4, 5 y 6: Resultados de los candidatos en afrmaciones sobre el
ethos
,
ataques y de±ensas.
Figura 2
139
Sociedad y Política
Figura 3
Figura 4
Figura 5
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
140
Figuras 7, 8, 9, 10 y 11: Resultados de los materiales argumentales artísticos
Figura 6
Figura 7
Figura 8
141
Sociedad y Política
Figura 9
Figura 10
Figura 11
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
142
Figura 12: Resultados de los materiales de experiencia
143
Sociedad y Política
BIBLIOGRAFÍA
Abramowitz, Alan, “The Impact of a Presidential Debate on Voter Rationality”,
en A
merican Journal of Political Science
, vol. 22, núm. 3, agosto de 1978.
Aristóteles,
Retórica
, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1990.
Benoit, William L. y William T. Wells,
Candidates in Conflict: Persuasive Attack
and Defense in the 1992 Presidential Debates
,
Tuscaloosa, University of Ala-
bama Press, 1996.
Berlo, David K., James G. Lemert, y Robert J. Mertz, “Dimensions for Evaluating
the Acceptabiiity of Message Sources”, en
Public Opinion Quaterly
, vol. 33,
núm. 4, 1970.
Benoit, William L., Mitchell S. McKinney y R. Lance Hobert, “Beyond Learning
and Persona: Extending the Scope of Presidential Debate Effects”, en
Commu-
nication Monographs,
vol. 68, núm. 3, septiembre de 2001.
Carlin, Diana B., Eric Morris, Shawna Smith, “The Influence of Format and
Questions on Candidates’ Strategic Argument Choices in the 2000 Presidential
Debates”, en
American Behavioral Scientist,
vol.
44, núm.12,
2001.
Chaffee, Steven H. “Presidential Debates: Are they helpful to voters?”, en
Com-
munication Monographs,
vol. 45, 1978.
Dilenschneider, Robert L.,
Power and Influence (Mastering the Art of Persua-
sion)
, Nueva York, Prentice-Hall, 1990.
El-Mir, Amado José y Felicísimo Valbuena (comps.),
Manual de periodismo
. Las
Palmas de Gran Canaria, Universidad de Las Palmas y Editorial Prensa Ibérica.
1997.
Faucheux, Ronald A. (ed.),
The Debate Book
.
Campaigns & Elections,
Arlington,
Publishing Company, L.C.C., 2003.
Geer, John G., “The Effects of Presidential Debates on the Electorate’s Prefer-
ences for Candidates”, en
American Politics Research
, vol. 16, núm. 4, octubre
de 1988.
Gilbert, Michael A.,
How to Win an Argument
, Nueva York, McGraw-Hill, 1979.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
144
Holbrook, Thomas M., “Political Learning from Presidential Debates”, en
Politi-
cal Behavior,
vol. 21, núm. 1, marzo de 1999.
Hovland, Carl Iver,
et al
. (eds.),
The Order of Presentation in Persuasion,
New
Haven, Yale University Press, 1957.
—————, Irving Lester Janis y Harold H. Kelley,
Communication and Per-
suasion. Psychological Studies of Opinion Change,
New Haven, Yale University
Press, 1953.
Jamieson, G.H.,
Communication and Persuasion,
Dover, Croom Heim, 1985
Janis, Irving Lester,
Victims of Groupthink,
Boston, Houghton Mifflin, 1973.
————— y Carl Iver Hovland (eds.),
Personality and Persuasibility,
New Ha-
ven, Yale University Press, 1959.
Lausberg, Heinrich,
Elementos de retórica literaria
, Madrid, Gredos, 1975.
Merrill, David W. y Roger H. Reid,
Personal Styles and Effective Performance
,
Radnor, Chilton Book Company, 1981.
Swanson, Linda y David, “The Agenda-Setting Function of the First Ford-Carter
Debate”, en
Communication Monographs,
vol. 45, núm 4, noviembre de 1978.
Toulmin, Sthephen,
The Uses of Argument,
Cambridge, Cambridge, University
,
1958.
logo_pie_uaemex.mx