Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Perspectivas teórico-metodológicas
13
Resumen
En este artículo, la autora analiza la problemática
de la semiótica a la luz de algunos de sus exponentes
más descollantes (
Mathesius,
Jakobson, Havránek
y Muka
ř
ovský
,
Bogatyrev, Trubetskói, Courtenay,
Saussure, Carnap, Peirce
)
así como de las escuelas que
crearon (los círculos Lingüísticos de Praga, Moscú y
Viena). Se parte de la hipótesis de que la problemática
de la semiótica tiene que ver con la significación y con
la comunicación; con el sistema de signos y con la
producción de signos; con el lenguaje observado y con
el lenguaje vivido así como con el modo como unos y
otros se vinculan. Concluye que no hay modo de separar
cultura, lengua y semiótica.
*
Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, circuito Mario de la Cueva s/n, Ciudad Uni-
versitaria, col. Copilco-Universidad, Delegación Coyoacán, C. P. 04510, México D F.
A campo traviesa entre los Círculos Lingüísticos:
la problemática de la semiótica
Ana Goutman Bender
*
Abstract
In this article the author analyzes the problematic of
semiotic in light of some of its more relevant exponents
(Mathesius, Jakobson; Havránek and Mukarovsky,
Bogatyrev, Trubetskói, Courtenay, Saussure, Carnap,
Peirce as well as those of the schools that they created
(Linguistic Circles of Prague, Moscow and Vienna.
She starts with the hypothesis that the problematic in
semiotics has to do with meaning and communication;
with the system of signs and with the production of sig-
ns; with observed language and with the lived language
as well as the way they all are linked. She concludes that
there is no way that culture, language and semiotics
can be separated.
Palabras clave:
Círculos Lingüísticos, comunicación, cultura, lengua, semiótica.
x
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
14
Introducción
L
a lengua que se reconoce en el campo de las
ciencias sociales tiene varios registros en la
comunicación que es una inter-disciplina, pues
no es posible aislarla como objeto de estudio (como
sucede con la física, la biología o la lingüística), aunque
sí sabemos que incurre en una suerte de ‘matrimonios’
a través de los cuales se expresa en múltiples sentidos;
éstos son los usos de la comunicación. Así, se habla de la
comunicación intergaláctica, de la social, de la animal,
de la planetaria, además de la comunicación personal,
estética y un largo etcétera.
Si un objeto de estudio requiere un tratamiento en
el desarrollo de cada ciencia que lo reclama, tratamien-
to no convenido que trae respuestas que dependen del
punto de vista del sujeto que se da a la tarea de inves-
tigar, entonces el compartir opiniones o disentir de
la dimensión argumentativa de la lengua, configuran
también al ejercicio de comunicarse. Lo que nos acaece
en nuestra vida diaria, puede ser objeto analizado por
el sujeto que se propone la tarea en un lugar y en un
tiempo, frente a objetos y a las visiones de un objeto.
Los diccionarios que se ocupan de los temas del
lenguaje tienen por título “…de las ciencias del lenguaje”.
El lenguaje en singular se refiere a la lengua natural,
no se refiere al sistema de signos y las ciencias del len-
guaje cubren dominios muy diversos que van desde el
diccionario, esa institución social que norma las signi-
ficaciones del discurso político, a los que martillan con
los
slogans
publicitarios la repetición de los sintagmas;
de las palabras de orden destinadas a controlar la pro-
ducción del sentido a las asignaciones de sentido en las
obras de arte y las artes escénicas.
Como se puede observar, la comunicación tiene
muchas fronteras pero, en este trabajo, abordaremos
un itinerario que ha recorrido la lingüística en la se-
miótica y procurar reconocer acentos actuales. De aquí
que nuestro propósito sea analizar la problemática de
la semiótica a la luz de algunos de sus exponentes más
descollantes. En otras palabras, sostenemos aquí que
la problemática de la semiótica tiene que ver con la
significación y con la comunicación; con el sistema de
signos y con la producción de signos; con el lenguaje
observado y con el lenguaje vivido así como con el modo
como unos y otros se vinculan.
Con el deseo de elucidar lo que parece más entrañable
en el trabajo de la lengua.
Durante la revolución cultural soviética, el primer
encuentro directo entre una revolución socialista
y un saber lingüístico de tipo científico, fracasó. Se
cerró entonces una coyuntura teórica para la ciencia
lingüística provisoriamente en el país de los maestros
de la lengua.
Dicen Françoise Gadet y Michel Pêcheux
1
que no es
por azar que gran parte de los asuntos lingüísticos se
haya trasladado entonces a Praga por su privilegiada
geografía que la situaba en el cruce de culturas dife-
rentes: el mundo eslavo, el mundo alemán y el mundo
judío, entre otros, que compensaban el aislacionismo
donde la había confinado la disolución del imperio
austrohúngaro. El espíritu de apertura se manifestará
en la diversidad de personalidades que llegarán a expo-
ner sus ideas en 1925 (como Vilém Mathesius,
Roman
Jakobson, Bohuslav Havránek y Jan Muka
ř
ovský) y a
crear, al año siguiente y por iniciativa del primero, el
célebre Círculo Lingüístico de Praga de inspiración
estructuralista.
El primer congreso de filólogos eslavos que se reunió
en octubre de1929, redactó “Las tesis de 1929”,
2
progra-
ma que se refiere a la comunicación y a la semiótica,
siempre en relación con las ciencias del lenguaje que
es definitivamente su campo de experimentación. El
documento “…describe las tareas de la lingüística, sobre
todo de la eslavista, la teoría y metodología a emplear
en el estudio de las lenguas y literaturas en general y
de las eslavas en particular… refleja los principios de
la ‘lingüística funcional’ o ‘funcionalismo’, base de
1
Françoise Gadet y Michel Pêcheux,
La langue introuvable,
François Maspero, París, 1981.
2
Vid. Círculo Lingüístico de Praga,
Tesis de 1929
, Madrid, Talleres Gráficos de la Montaña, 1970. N.E.
Perspectivas teórico-metodológicas
15
todos los trabajos del Círculo de Praga”.
3
Las tesis de
Praga son un desafío a los métodos tradicionales de
la gramática histórica y comparativa. De acuerdo al
propio Mathesius, la comparación genérica eslava de
esa época es sustituida por la comparación estructural
o comparación analítica.
Según la primera tesis:
La lengua, producto de la actividad humana, comparte
con tal actividad su carácter teleológico o de finalidad.
Cuando se analiza el lenguaje como expresión o como
comunicación, la intención del sujeto hablante es la
explicación que se presenta con mayor naturalidad. Por
esto mismo, en el análisis lingüístico, debe uno situarse
en el punto de vista de la función. Desde este punto de
vista,
la lengua es un sistema de medios apropiados para
un fin.
No puede llegarse a comprender ningún hecho de
lengua sin tener en cuenta el sistema al cual pertenece.
La lingüística eslava no puede ya eludir este conjunto
actual de problemas.
4
El postulado es, de acuerdo a Gadet y Pêcheux, una
prolongación de una idea del fundador de la lingüística
moderna, Ferdinand de Saussure, el concepto de distin-
tividad reconocido como una propiedad de la lengua
que funda de un solo golpe a la lengua como lugar de
lo imposible organizado sobre particiones.
5
Subrayar
la propiedad de distintividad entraña el peligro de
deslizamiento de esta noción hacia la positividad de la
comunicación. Lo que permite señalar varias contra-
dicciones en la aplicación de la teoría sausuriana de los
miembros del Círculo. Ellos conciben la concepción de
la lengua del lingüista estructuralista como sistema se-
miótico esto es como sistema de correlatos lingüísticos
de la realidad extra-lingüística, como la historia social
de la comunidad hablante, influencia de los valores
extra-lingüísticos sobre los niveles de la lengua, el nivel
cónico, por ejemplo.
En una segunda parte de la primera tesis, se afirma
que la mejor manera de conocer la esencia y el carácter
de una lengua es el análisis sincrónico de los hechos
actuales que, por sí solos, ofrecen datos completos de
los que se puede tener un sentimiento directo. Siguiendo
la reflexión sobre la lengua como sistema funcional en
el estudio de los estados lingüísticos, no hay barreras
entre los métodos sincrónico y diacrónico, pues los
cambios lingüísticos afectan al sistema y a la función.
El intento de conjugar sincronía y diacronía fue desarro-
llado posteriormente por otro de los grandes lingüistas
rusos, el fundador del Círculo Lingüístico de Moscú
además de la fonología diacrónica, Roman Osipovich
Jakobson. “Si F. de Sausurre concedía prioridad al estu-
dio sincrónico del lenguaje con respecto al diacrónico,
Jakobson concibe cualquier corte sincrónico de una
lengua determinada como el resultado de un proceso
diacrónico; según esto, el estado de una lengua en una
época dada no debe inspirarnos una visión estática del
fenómeno pues tal estado de cosas no es sino el punto
de llegada con relación a su pasado, así como el punto
de partida de futuros cambios.”
6
La segunda tesis se ocupa de los aspectos fónico
y acústico de la lengua, además de la distinción del
sonido como hecho físico objetivo, como representa-
ción y como elemento del sistema funcional. Sin duda,
el contenido sensorial de los elementos fonológicos
es menos esencial que sus relaciones recíprocas en el
sistema. El sistema fonológico establece un inventario
de las imágenes acústico-motrices más simples y más
significativas especificando las relaciones que existen
entre los fonemas; en resumen, traza el esquema estruc-
tural de la lengua.
En cuanto a la fonología, se puede decir que ha sido
el lingüista ruso Nikolái Sergéyevich Trubetskói, padre
de la fonología estructural y de la morfofonología, quien,
en una línea progresiva, eliminó de la concepción de
fonema lo que ésta aún conservaba de psicologista en
lingüistas como el polaco Jan Niecisław Ignacy Baudoin
de Courtenay, para quien el fonema era el equivalente
psíquico del sonido y que lo definía como parte del siste-
ma funcional. La vigencia del programa de Troubetzkoi
había recorrido las lenguas del mundo y con ella la con-
mutación, la oposición y el contraste, herramientas de
las que las lenguas no podían separarse. Cada lengua
pone en acción las diferentes posibilidades combinato-
rias estructurales y las particulares maneras de cada
lengua en acción.
Sigue a este tema la teoría de la denominación
lingüística o la palabra que, desde el punto de vista
3
Annette Becker, “Análisis de la estructura pragmática de la cláusula en el español de Mérida (Venezuela)”, en
Estudios de Lingüística
Española (ELiEs),
vol. 17, 2002.
4
Bohumil Trnka,
et al, El círculo de Praga,
edición de Joan A. Argente, Barcelona, Anagrama, 1980, pp. 30, 31. N.E.
5
F. Gadet y M. Pêcheux,
op. cit.,
p. 107
6
Fermín J. Tamayo Pozueta, “Roman Jakobson (1896-1982)”, en
Revista de Filología Románica,
núm. 1, 1983, p. 304. Vid. también Roman
Jakobson y Morris Halle,
Fundamentos del lenguaje,
Madrid, Ayuso-Pluma, 1980. N.E.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
16
funcional, es el resultado de la actividad lingüística
denominadora ligada a veces con la actividad sintag-
mática. Recuerdan los autores de las tesis que el acto
sintagmático fundamental el mismo acto creador de
la frase es la predicación. La morfología, el cómo va
estructurándose la lengua, cruza la teoría de la deno-
minación y la teoría sintagmática
La tercera de las tesis establece los sistemas básicos
del lenguaje: la lengua intelectual, la lengua literaria y
la lengua poética pues la función social del lenguaje se
revela en la relación existente entre él mismo y la realidad
extra-lingüística. Quiere decir que la función de comu-
nicación está dirigida bien al significado o bien al signo
en sí mismo en la función poética. La jerarquía de las
funciones en cada caso concreto son las formas del len-
guaje en las que predomina absolutamente una función
y las formas en que se entrecruzan funciones múltiples.
Las investigaciones sobre las diversas funciones
de las lenguas aprehenden la relación que existe entre
los sujetos hablantes, el problema de las lenguas en las
relaciones interdialectales, las que están adaptadas
para un medio de lengua extranjera y la distribución
de los estratos lingüísticos en las ciudades.
Estas formaciones lingüísticas son material de la
lingüística diacrónica así también como la distribu-
ción territorial, las diversas lenguas funcionales, las
lenguas de los diversos grupos y conjuntos, los medios
de expresión de la afectividad, en fin, las lenguas en
las ciudades. Todos son temas de investigación que
permanecen desiertos.
Los redactores de las tesis opinan que es necesario
corregir el error de identificar la lengua de la poesía
y la de la comunicación, porque la aproximación del
habla poética a la lengua de la comunicación está
condicionada por la oposición a la tradición poética
existente. Los estudios sobre la lengua poética ocupan
en las tesis un lugar subordinado pero las estructuras
semiológicas destacan la dirección de la intención no
hacia el significado sino hacia el signo en sí mismo que
es el asunto de la poética.
Para los estructuralistas de Praga, pues, la lengua, el
lenguaje, es una actividad teleológica, es decir, dirigida
a una finalidad que es la comunicación, la expresión.
Sentido con el que conviene entender la denominación
de lingüística funcional o funcionalismo.
El trabajo del Círculo de Praga reside en los domi-
nios de la fonología y la poética, como el simbolismo
de Jakobson que llegó a la lingüística por lo poético y
que concebía su interés por las dos disciplinas en estos
términos: “La textura fónica no tiene que ver con los
sonidos sino con los fonemas, es decir con las repre-
sentaciones acústicas capaces de ser asociadas con las
representaciones semánticas.”
7
Esta declaración confirma la hipótesis que el des-
plazamiento de Moscú a Praga engendra la revolución
de la fonología estructural y lo que le acompaña es un
estilo de trabajo colectivo en los estudios teóricos y una
práctica literaria y poética.
La aportación del Círculo Lingüístico de Praga
puede ser estimada como esencialmente contradic-
toria. De un lado, será una tentativa de poner en la
práctica lo que había quedado en el plano teórico en
Saussure: la reflexión sobre el dominio de los sentidos
que se apoyan sobre la aprehensión, la manera en
que nace el sentido en la poesía, lo que significa que
la lengua, objeto del lingüista, no se ha suprimido
jamás de la lengua objeto de la literatura. De otro,
será una primera etapa hacia la instalación del orden
de lo riguroso en la lingüística, una recuperación de
la ideología de la comunicación a la cual aporta una
garantía científica.
8
En breve, la principal aportación
de la Escuela de Praga es la fonología, cuestión que el
mismo Claude Lévi-Strauss
9
reconocería. Como anota
Jean Claude Milner:
El nacimiento de la fonología […] no sólo renovó las
perspectivas lingüísticas, sino que produjo una transfor-
mación de esa amplitud que no se limita a una disciplina
particular […]
La fonología no puede sino cumplir frente a las
ciencias sociales el mismo papel renovador que cumplió
la física nuclear, por ejemplo, para el conjunto de las
ciencias exactas. Por primera vez, una ciencia social
llega a formular relaciones necesarias […] Cuando un
acontecimiento de esta importancia se instala en una
de las ciencias del hombre, a los representantes de las
disciplinas vecinas no sólo se les permite sino que se les
exige verificar inmediatamente sus consecuencias y su
aplicación posible a hecho de otro orden.
10
7
F. Gadet y M. Pêcheux,
op. cit.,
p. 106.
8
Ibid.,
p. 107.
9
Vid. Claude Lévi-Strauss,
Anthropologie structurale,
París, Plon, 1974 (1958). Existe versión española:
Antropología estructural,
trad.
Eliseo Verón, Barcelona, Paidós, 1987. N.E.
10
Jean Claude Milner,
El periplo estructural,
Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2003, pp. 203-204.
Perspectivas teórico-metodológicas
17
¿Cómo entender esta afirmación?
La lingüística tradicional separaba la fonética y los
aspectos semánticos del habla; aunque eran relaciones
necesarias, no se habían reconocido pero se unían com-
binando sonido y significado tomados como elementos
independientes. Dice Lev Vygotski
11
que el sonido
figuraba, aislado, como unidad de análisis lingüístico.
Pero el sonido desvinculado del significado pierde las
características que lo convierten en un sonido del habla
humana. Como se ha señalado en repetidas ocasiones,
en la fonología moderna lo que hace de ciertos sonidos
una unidad del habla humana es el significado de dichos
sonidos en cuanto signos. Por lo tanto, una auténtica
unidad es el fonema en su función significativa.
El psicólogo bielorruso reafirma que se abre un
campo accesible a la investigación para quienes están
dispuestos a usar el método de análisis de unidades.
12
Por su lado, Jakobson afirmaba que para la lingüística
tradicional histórica, era característico tratar aisladas
las modificaciones fónicas sin tener en cuenta el sistema
que sufre estas modificaciones.
13
Este modo de proce-
der, caía por su propio peso en el marco de la visión del
mundo de esa época.
Si se ha producido un cambio en una palabra, enton-
ces cada unidad fonológica debe ser examinada en el in-
terior del sistema dado en sus relaciones recíprocas con
todas las demás unidades del sistema antes y después
del cambio fonético considerado. Pero la descripción
del cambio fónico en sus relaciones con las diferentes
funciones de los sistemas fónicos no agota la fonología
histórica, se trata de atender las mutaciones. Éstas, a
su vez, si bien reestablecen el equilibrio del sistema
también pueden romperlo, así pues, la relación entre
la dinámica y la estática es una de las antinomias dia-
lécticas más fundamentales que determinan la lengua.
Por esto la función poética empuja a superar el automa-
tismo de la palabra y llega a provocar desplazamientos
en la estructura fonológica.
14
Las observaciones reunidas sobre las tesis, son pau-
tas para el trabajo semiótico sin reeditar los cuadros
greimacianos, ni los de sus continuadores, porque se
instala en el juego de creación y destrucción de una
obra.
Ya sea en el sistema como propone Roland Barthes
ya en la semiosis continua de los signos peircianos
15
,
siempre está abierta la investigación de la semiótica
sobre los objetos de las ciencias sociales y humanas o
en los estudios que se proponen en la Universidad de
Limoges.
El deslumbramiento que en el semiólogo francés
despertó la lengua, lo orientó a la semiótica que es,
dice él, una aventura que le llega del significante que,
aunque no es subjetiva, sí es personal. Como aventura
intelectual, la semiótica pasó por varios momentos,
algunos más determinados que otros. Uno de ellos fue
la discusión sobre el carácter de su cientificidad, pues
la semiótica no es una ciencia simple ni positiva sino
sui generis
, pues le toca cuestionar su propio discurso,
mismo que no puede aceptar el lenguaje por ella uti-
lizado como algo dado. Por ello, no existe en ella una
extraterritorialidad del sujeto: éste no está fuera del
discurso, al reconocerse como escritura, es el discurso.
Si la escritura es asunto que puede ser cuestionado si
atendemos a las presiones del habla, entonces, la semió-
tica, puede ser definida como la ciencia del lenguaje, de
los lenguajes para ser más exactos.
Un segundo momento de la semiótica fue su com-
promiso ideológico
vis-à-vis
los sistemas simbólico y
semántico de nuestra civilización, mismos que fueron
pasto de su crítica. No basta con querer cambiar los
contenidos, diría Barthes, hay que fisurar al sistema
mismo del sentido, salir del encierro occidental.
16
En palabras de Jean Claude Coquet:
[…] me ocupo del lenguaje en general, de su funciona-
miento, de su significación […] soy lingüista y voy a ser
franco semiótico […] luego de lo dicho ya no tendré más
amigos, ni más oyentes. […] En mi actividad cotidiana
[…] analizo lo que sucede cuando la gente se encuentra.
Si dialogan […] los capto, como se dice, cuando ponen
el lenguaje en acción […] Poco importa lo que dicen, lo
que cuenta es el abrazo y el tema. El cambio de ideas, a
distancia uno del otro para no molestarse (es la regla
occidental), puede ser interesante.
[…] No hablamos más para convencernos de espíritu
a espíritu, sino más bien para reconocernos: ¿eres tú?
11
Lev Semiónovich Vygotski,
Pensamiento y lenguaje
, edición a cargo de Alex Kosulin, Barcelona, Paidós, 1995 (1896).
12
Ibid.,
p. 55.
13
Roman Ósipovich Jakobson, “Principios de fonología histórica: conceptos de fonologización, desfonologización y refonologización”,
en B. Trnka,
et al, op. cit.
N.E.
14
B. Trnka,
et al op. cit,
p. 128.
15
Vid.,
Charles Sanders Peirce,
Textes anticartésiens,
París, Aubier, 1984, y
La ciencia de los signos,
trad. Beatriz Buen, Buenos Aires, ed.
Nueva Visión, 1974.
16
Roland Barthes,
L’aventure sémiologique,
París, Seuil, 1985, pp. 9-12.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
18
[…] El semiótico es una especie nueva de lingüista.
No se interesa solamente en las expresiones, en las
imágenes, en la metáfora y la metonimia. Es el juego
conocido. Se interesa en lo que engloba todo lo anterior,
en lo que le pone forma, en síntesis, en el discurso, en el
lenguaje en acción. Es su paso primero. ¿Quién eres tú?
¿Qué haces? Para que uno sepa, a su vez, lo que yo soy, lo
que hago, lo que voy a hacer, su vida pasada pero también
su devenir, debe ubicarse en ese lugar donde se sitúan
las preguntas por la identidad. […] Pero, por lo mismo,
nunca terminan sus aflicciones porque el lenguaje está
dotado de un movimiento perpetuo en la coyuntura del
lenguaje en acción que es el discurso.
17
Saussure y la semiótica
Si de entender al Círculo de Praga se trata, habría
que referirse a su gran inspirador, Ferdinad de Saus-
sure:
…para nosotros el problema lingüístico es primor-
dialmente semiológico y en este hecho importante
cobran significación nuestros razonamientos. Si se
quiere descubrir la verdadera naturaleza de la lengua,
hay que empezar por considerarla en lo que tiene de
común en todos los sistemas de mismo orden. Así, no
sólo se esclarecerá el problema lingüístico sino que, al
considerar los ritos y las costumbres como signos, estos
hechos aparecerán con otra luz y se sentirá la necesidad
de agruparlos en la semiología y de explicarlos por las
leyes de esta ciencia […]
[…] ¿Por qué la semiología no es reconocida como
ciencia autónoma ya que tiene como las demás su ob-
jeto propio? Es porque giramos dentro de un círculo
vicioso […] la concepción del gran público no ve en la
lengua más que una nomenclatura, lo cual suprime to-
da investigación sobre su naturaleza verdadera […] Por
último, cuando algunos se dan cuenta que el signo debe
estudiarse socialmente, no retienen más que los rasgos
de la lengua que la ligan a otras instituciones aquéllos
que dependen más o menos de nuestra voluntad.
El sistema nunca es más que momentáneo y varía de
posición en posición […] ¿La
verdad sincrónica contra-
dice a la diacrónica? De ninguna manera, porque si no
veríamos la mitad de la realidad, la conciencia lingüís-
tica las junta y no reconoce más que una”.
18
La distinción entre lengua y habla puede vincularse
con estas nociones. Todo cuanto es diacrónico en la
lengua lo es por el habla pues en ella se encuentran los
gérmenes de los cambios. Dice el lingüista suizo: “La
vieja gramática no veía más que el hecho sincrónico,
la lingüística nos ha revelado un nuevo orden de fenó-
menos, pero eso no basta, hace falta hace sentir la opo-
sición de los dos órdenes para sacar las consecuencias
que tal oposición comporta.”
19
En esta coyuntura, el lingüista danés Louis Hjelms-
lev
20
produce un cambio en su pensamiento que es
advertido por François Rastier
21
ya que la teoría del
lenguaje excede a la lingüística donde nace.
Actualmente, el uso más corriente quiere que la
ciencia de los sistemas de signos se denomine semiótica,
según testimonia la Asociación Internacional de semió-
tica creada en 1966. El nombre de semiología propuesto
por Saussure y retomado por Hjelmslev y Barthes sub-
siste hasta el día de hoy. Desde 1954, Hjelmslev utilizó
el nombre de semiótica para designar la disciplina sin
que se pueda decir que es una concesión terminológica
de origen americano.
22
La lingüística no es más que una región de la teoría
del lenguaje que realiza el proyecto saussuriano de una
semiótica general ya puesto en marcha por uno de los
más destacados miembros del Círculo Lingüístico de
Moscú, Petr Bogatyrev, en el dominio de la etnografía,
y por el checo Jan Muka
ř
ovský, en el de la estética:
“¿Qué encerraba el signo? Sólo la semiótica permitía
advertirlo, en esto residía su fuerza incomparable”.
23
En
17
Jean Claude Coquet,
La quête du sens,
París, PUF, 1999, pp. 21, 22, 23.
18
Ferdinand de Saussure,
Curso de lingüística general
, trad. y prólogo de Amado Alonso, Buenos Aires, Editorial Losada, 1945, pp. 62
y 173, respec.
19
Ibid.,
p. 151.
20
Vid.
Louis Trolle Hjelmslev,
Prolegómenos a una teoría del lenguaje,
Madrid, Gredos, 1971 y “Resumé of a ±eory of Language”, en
Travaux du Cercle linguistique de Copenhague,
vol. XVI, 1975, Copenhague, Nordisk Sprog- og Kulturforlag. N.E.
21
François Rastier, “Les fondations de la sémiotique et le problème du texte” en
Révue de Sémantique et pragmatique,
núm 5, 1999,
pp.107-131.
22
Rastier en Louis Hjelmslev,
Nouveaux essais,
recueillis et présentés par François Rastier, París, PUF, 1985, p. 16, nota 17.
23
J.C. Milner,
op. cit.,
p. 124.
Perspectivas teórico-metodológicas
19
palabras del propio Saussure: “Se puede […] concebir
una ciencia que estudie la vida de los signos en el seno
de la vida social [….]”
24
Gracias al signo se cruzaría la puerta que separa-
ba el tiempo de los grandes genocidios de la Segunda
Guerra Mundial de los tiempos futuros. De éstos no se
sabía lo que iban a ser. Tampoco se sabía lo que iba a
ser la semiótica misma. Anota Milner: “Puesto que to-
davía no existe, no puede decirse lo que será, pero tiene
derecho a la existencia, su lugar está determinado de
antemano.”
25
A su vez, comenta que por un encuentro
que no debía nada al azar, el más formalista de los lin-
güistas estructurales brindaba la llave para girar sin
trabarse. Fue Hjelmslev quien proponía una lingüística
que prescindía de la sustancia, el formalismo era un
saussurismo depurado de empirismo. Su meta era una
lingüística que pudiera unir todos los dominios para
fundar una semiótica general. Pero quien rige no es
la lógica –formulada por el semiótico estadounidense
y fundador de la psicología social, Charles William
Morris, conjuntamente con uno de los más destacados
miembros del Círculo de Viena
(Wiener Kreis)
, Rudolph
Carnap sino la lingüística porque es una teoría del len-
guaje la que va a dirigir el estudio de las lenguas que
será una lingüística funcional o glosemática.
La glosemática se desarrolló sin ruptura a partir de
la gramática general y Rastier abona la conclusión que
hay continuidad entre Hjelmslev “el comparatista” y
Hjelmslev el “glosemático” lo que le permitió al lingüista
de Copenhague establecer la comparación de las len-
guas y por ende la gramática de las lenguas.
Según Hjelmslev,
26
existen puntos de vista diferen-
tes sobre las relaciones de la fonética con la lingüística.
Hoy no se dice ‘sin sonidos no hay lengua’, sino ‘sin
oposiciones fónicas o sin oposiciones en las represen-
taciones fónicas no hay lengua’. Tampoco hay acuerdo
acerca de si la fonética puede ser independiente de la
lingüística. Se puede rastrear la afirmación del lingüis-
ta danés que, en lugar de forma fónica, hay que estable-
cer la forma de la expresión,
27
ya que es, en síntesis, el
tema de la naturaleza del objeto de la lingüística que
se considera como teoría del contenido y teoría de la
expresión.
La forma de la expresión lingüística no es una forma
fonética sino una funcional y debe ser concebida como
tal. Pero será en virtud de una disciplina que debe
construirse ‘por necesidad práctica’, y lo que vale para
la expresión vale también para el plano del contenido
lingüístico.
28
¿Antimodelo?
Si lo que impulsa un enfoque semiótico es la suerte de
mecánica que abre nuevas brechas en la investigación
de un objeto y requiere de la consulta a varios estudio-
sos, proponemos entonces el antimodelo que se elabora
a lo largo del trabajo, porque señala pasos y resultados
de una etapa de la investigación, es una traducción sin
límite de definiciones. Cuando proponemos una hipó-
tesis de trabajo no la convertimos en significado de un
fenómeno, sino en uno de los posibles significados del
fenómeno.
El propósito que atiende Marx, cuando se retira de
la actividad pública para continuar con sus estudios
de economía política, es partir de la noción de país
desde el punto de vista económico político. País allega
en primer término a la población, el mar, las ciudades,
las diferentes ramas de la producción, la exportación,
la producción y el consumo anuales, los precios de
las mercancías, etcétera. Leemos en “El método en la
economía política”
29
que parece pertinente empezar
por lo real pues lo concreto es tal porque es síntesis de
múltiples determinaciones y, por lo mismo, es unidad de
múltiples determinaciones amén de lo diverso. Cuando
lo pensamos lo denominamos síntesis como resultado,
no como punto de partida, aunque es el verdadero punto
de partida de la intuición y de la representación.
He aquí por qué Hegel atendió la ilusión de concebir
lo real como resultado del pensamiento –claro que no
fue sólo el pensador de Stuttgart sino una poderosa
corriente de la historia del pensamiento– que, partiendo
de la conciencia de sí mismo, se concentra en sí mismo.
24
F. de Sausurre,
op. cit.
25
J.C. Milner,
op. cit.,
p. 125.
26
L. Hjelmslev,
Nouveaux essais
op. cit.,
p. 149.
27
Ibid.,
p. 159.
28
Vid.
Louis Hjelmslev,
Catégorie des cas
, en
Acta Jutlandica,
vols. VII-IX, 1935/37. N. E.
29
Carlos Marx, “El método en la economía política” en
Elementos fundamentales para la crítica de la economía política,
8ª edición, trad.
Pedro Scaron, México, Siglo Veintiuno Editores, 1976 (1857-1858), Vol. I, pp. 20-30.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
20
En el camino que realiza el más importante exponente
del idealismo alemán, la representación plena es una de-
terminación abstracta. Pero partiendo de lo abstracto
a lo concreto el pensamiento se apropia de lo concreto
como hacemos con la lengua, las determinaciones abs-
tractas conducen a la reproducción de lo concreto por
el camino del pensamiento. Pero no es, aún, el proceso
de formación del pensamiento concreto.
Marx elige la más simple de las categorías económi-
cas, el valor de cambio, que supone la población que, a
su vez, parece cumplir con los requisitos de ser sujeto
de producción. Es sujeto del acto social de producción
en su conjunto. El valor de cambio existe como relación
unilateral y abstracta de un todo concreto ya dado por-
que se asienta en un sistema familiar o comunitario o
político. Como categoría, noción o concepto el valor de
cambio es antiquísimo. Hegel también había elegido la
noción jurídica más simple, la de “posesión”.
30
No existe
posesión como no existe valor antes de la familia o de las
relaciones de servidumbre. Las familias “poseen” pero
no tienen propiedad, la propiedad aparece como la no-
ción más simple en una sociedad más desarrollada.
El desarrollo de un pensamiento que distingue
categorías y las reconoce en el proceso histórico se
expresa en formas de ser que son determinaciones de
la existencia, a menudo simples aspectos de esta socie-
dad determinada en la que un sujeto alerta sobre ellas.
Pero no se trata de un orden de sucesión de las ideas
sino de su articulación, lo que constituye la realidad, el
objeto o la sociedad a que nos referimos o exploramos.
En la semiótica, en la tarea semiótica, cada problema o
asunto o tema o hipótesis se conoce en la descripción
que hagamos de los sujetos de tal objeto y del análisis
posible como fenómeno social, porque las categorías
o los conceptos tienen una función social. Dice el de
Tréveris que “¿Cómo no creer que el pensamiento es la
totalidad de lo concreto, si están allí las determinacio-
nes abstractas para reproducir lo concreto?”
31
Pero no se trata de reproducirlo o de apropiarse de
él sino de conocer el proceso de formación de lo con-
creto. Pero, ¿cómo conocerlo? Marx dice que en este
punto el sujeto real mantiene, antes como después, su
autonomía fuera de la mente pues es en la teoría, en el
análisis que hace el sujeto de la sociedad, donde está
siempre presente la representación como premisa. Las
categorías simples expresan relaciones en las cuales
lo concreto no desarrollado puede haberse realizado
sin haber establecido aún la relación o el vínculo más
multilateral que sólo se expresa culturalmente en la
categoría más concreta, mientras que lo concreto más
desarrollado conserva esta misma categoría como una
relación subordinada.
32
Marx considera que es erróneo alinear las categorías
en el orden en que fueron históricamente determinan-
tes. Su orden de sucesión está, en cambio, determinado
por las relaciones que existen entre ellas y la moderna
sociedad y que es exactamente inverso del que parece
ser su orden natural o del que correspondería a su
orden de sucesión en el curso del desarrollo histórico.
Entonces, no se trata de un orden de sucesión en la idea
sino que se trata de su articulación en el interior de la
moderna sociedad.
La reflexión que se reitera convoca la precisión de un
proceso de conocimiento que está ligado al objeto de co-
nocimiento. El trabajo de descripción y análisis que rea-
liza el semiólogo aparece resuelto por las vías que Marx
determina para conocer su objeto en la economía.
A su vez, en los textos del fundador del pragmatismo
y padre de la semiótica moderna, Charles Peirce, hay
reflexiones que recuerdan las propuestas del discurso
de Marx, razón por la cual sugiero una relectura de un
trabajo en el que aparecen legibles los momentos que
se relacionan por estar próximos uno del otro. Así, el
norteamericano afirma que la mejor ilustración del
desarrollo de una idea es la idea simple, que se ramifica
y se multiplica por su aplicación a los casos particulares
con los cuales se acuerda una nueva experiencia. Cada
nueva aplicación llama a su vez a ideas complemen-
tarias, es el esquema de todo aprendizaje a condición
sin embargo que todo desarrollo sea al mismo tiempo
corrección eventual de la idea.
33
Estas ideas que se multiplican en nuevos signos
corresponden, según Peirce, “[…] a las formulaciones
de la comunidad de estudiosos y se realizan mediante
observación abstractiva y razonamiento de las verda-
des […] ciencia de observación como cualquier ciencia
positiva […] que apunta a lo que es en el mundo real y
no a lo que debe ser”.
34
30
Vid.
Georg Wilhelm Friedrich Hegel,
Principios de la filosofía del derecho o derecho natural y ciencia política,
trad. de Juan Luis Vermal,
Barcelona, Editora y Distribuidora Hispano Americana (±²³´µ´), 1988. N.E.
31
C. Marx,
op. cit
.
32
Ibid.
33
Ch. S. Peirce,
La ciencia… op. cit.,
p. 13.
34
Ibid.,
p. 23.
Perspectivas teórico-metodológicas
21
Continúa el de Cambridge con la facultad abstrac-
tiva que es reconocida perfectamente por el común de
las gentes, pero para la cual las teorías de los filósofos
tienen escaso lugar. Resulta una experiencia familiar
desear lo que está mucho más allá de nuestros medios.
La imaginación hace una especie de diagrama o bos-
quejo y considera dentro del estado de cosas hipotéticas
qué modificaciones habría que hacer a tal cuadro y
luego lo examina. Esto es, observa lo que ha imaginado,
a través de ese proceso, que es en el fondo muy parecido
al razonamiento matemático. Lo que el norteamerica-
no quiere decir es que todo pensamiento es concebido
sobre el modelo de este pensamiento ejemplar que es la
ciencia, entendida ésta como un proceso de aprendizaje
(learning)
.
Los estudios de Peirce sobre los asuntos de la rea-
lidad, la individualidad y la validez de las leyes lógicas
parten de las críticas al cartesianismo y al hegelia-
nismo. No se trata de comenzar a investigar por una
pregunta ociosa, porque la investigación también será
ociosa. Debe haber una duda real y viva para que la
investigación no sea ociosa. Estudiar a Descartes y a
Hegel es una forma de esgrimir razones para afianzar
la teoría y el encadenamiento de problemas, la arti-
culación que determina un conocimiento anterior no
requiere de una explicación, así como para Hjelmslev
y Peirce no hay lugar para una explicación. Es tarea de
descripción del fenómeno es la que realiza la actividad
de conocimiento.
“¿Podemos pensar sin signos?”, se cuestiona el filó-
sofo estadounidense. Las únicas manifestaciones que
tenemos de los hechos externos son pensamientos por
signos. Un pensamiento que no puede ser conocido no
existe pues un pensamiento remite a otro pensamien-
to. “El conocimiento nace en un proceso de comienzo
gradual, así como otro cambio”.
35
La polémica que Peirce entablaría con René Des-
cartes ilustra el hecho de que si bien no hay estructuras
innatas del lenguaje que permitan soñar en una gra-
mática universal, tampoco hay una transmisión plena
entre dos textos o dos lenguas. En este marco, lo que
puede hacer el investigador es meramente una tarea
de traducción pues la cultura nunca es autosuficiente;
existe el intercambio que no se resiste a las traduccio-
nes. Las lenguas metabolizan esas lenguas artificiales
y se enriquecen. Este tránsito que se produce al nivel
de una traducción, permite alcanzar la posibilidad de
ilustrar lo que sucede al compositor de música, al crea-
dor de instalaciones, al bailarín, al actor y al director
de artes escénicas a través de la tarea de exploración
semiótica que no aísla ni separa las emociones de la
creación material del objeto.
El asunto de la descripción en la semiótica se
concibe para eliminar las ideas precon-cebidas y las
aportaciones subrepticias como lo demuestra la termi-
nología a que se alude en la ‘primeridad’, ‘secundidad’ y
‘terceridad’, porque el pensamiento necesita un cierto
tiempo para ser conocido por otro pensamiento ya que
todo pensamiento es pensamiento por signos.
Lo que Peirce se propone es escribir una filosofía
adaptada a su tiempo y en la cual los hombres del labo-
ratorio puedan reconocer su propio proyecto y quiere
liberar, despejar lo que es implícito, según él, en la
práctica de los hombres de ciencia.
Chenu, que escribe una valiosa introducción a los
Estudios anticartesianos
de Peirce, argumenta que todos
los temas que éste atiende tienen una idea de progreso
sin término definitivo, ni comienzo absoluto. Este punto
de vista epistemológico de los primeros escritos, lo lleva
a sostener que el espíritu, la vida, la materia, que es
también el espíritu, son procesos de aprendizaje.
36
El pensamiento de Peirce se corrige sin pausa y con
esta idea central vale enfatizar que la idea se ramifica y
se multiplica por su aplicación a casos particulares para
los cuales la experiencia sugiere nuevas ideas comple-
mentarias. Este es el esquema de todo aprendizaje.
Decir ideas complementarias es resolver el proble-
ma de las antinomias del lenguaje y la continuidad que
adquiere sentido en una red o entramado inteligible.
Las experiencias que Barthes desarrolla en sus
estudios sobre la semiótica dan la idea que busca su
definición en otros conceptos como la ‘primeridad’ que
corresponde al primer surgimiento de las ideas en la
forma de conjetura o abducción.
Es conveniente señalar que Peirce ha elaborado una
crítica a la filosofía que se refleja en textos de Barthes
y que se aplica a textos de Marx. Peirce afirma para
rematar las elucubraciones filosóficas: “si un diamante
es duro no hay nada oculto, es la hipótesis susceptible
de verificación experimental”. “¿Qué otra manera de dar
rango a una hipótesis?”, se pregunta.
37
La realidad como cualquier otra cualidad consiste
en los efectos perceptibles particulares producidos por
las cosas que las poseen. El único efecto de las cosas rea-
35
Ch. S. Peirce,
op. cit.,
p. 189.
36
Joseph Cheng, introducción a Ch. S. Peirce,
Textes
op. cit.,
, p. 12.
37
Ibid.,
p. 159.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
22
les es producir la creencia, pues todas las sensaciones
que ella excita aparecen en la conciencia bajo forma de
creencia. Los azarosos desencuentros entre percepción,
conocimiento y realidad, Peirce los organiza en torno a
la idea de ciencia. Porque las ideas de verdad y falsedad
están desarrolladas en el dominio científico para fijar
la creencia.
A propósito de la distinción entre objeto de un signo
y su sentido dice así: “El objeto de un signo es una cosa
y su sentido es otra. Su objeto es la cosa o la ocasión a la
cual se aplica, su sentido la idea que liga a este objeto.
Esta distinción se encontrará en lógica como la distin-
ción entre sujeto y predicado”.
38
A manera de conclusión
Es una tarea para la semiótica, o que la semiótica
tiene por indispensable, desentrañar los procesos de la
producción semiótica que construyen significaciones
arbitrarias y están supeditados a la significación.
Cuando Barthes señala al significante que de ma-
nera corriente alude al signo, se refuerza el modo de la
relación con otro significante que es la única relación
que nos permite referirnos a la significación, porque en
una lengua bien hecha todo es estructura como bien
afirma Laplanche.
39
Para enfatizar lo dicho por Barthes, según Peirce,
“los usos se ensamblan unos con otros, los significantes,
como en la poesía dan lugar a lo inesperado, donde resi-
de el secreto de la traducción”.
40
Otra relación entre
Barthes y Peirce remata en el saber que se critica como
saber, no la crítica del saber porque la significación
ideológica de los contenidos es algo conocido pero el
contenido ideológico de las formas es una de las tareas
del trabajo actual. Según el francés: “En definitiva la
reflexión semiológica está volcada hacia una ultra-re-
volución la de los sistemas de sentido.”
41
Aún más, señala
el de Cherburgo que la semiótica se plantea problemas
que existen en esta época como “la desgarradura de
las envolturas ideológicas con las que nuestra sociedad
envuelve el saber, los sentimientos, las conductas y los
valores. No es necesario partir de cero”.
42
Para la comunicación social la semiótica no pondrá
en tela de juicio el saber sino el contenido del saber
así como la enseñanza estará volcada a un saber que
se critica como saber. Entonces, resulta anacrónica la
aseveración de la tarea de la transmisión del saber ya
que se trata de privilegiar la crítica, dar instrumentos de
análisis que permitan conocer en las ciencias humanas
y sociales el contenido ideológico de las formas.
Es oportuno ver en estas ‘ofertas’ la aportación
de la semiología o la semiótica ligada a un viraje en la
manera de realizar la investigación y la enseñanza en
las ciencias sociales y humanas.
Recibido el 27 de junio del 2007
Aceptado el 10 de septiembre del 2008
38
Ibid.,
p. 153.
39
Jean Laplanche,
Problématiques IV :
L’inconsciente et le ça,
París, PUF, 1981, p. 135
40
Ch. S. Peirce,
Textes
op. cit.,
p. 154.
41
Roland Barthes en Pierre Daix
et al.
,
Claves del estructuralismo
, trad. y notas Julio Vera, Buenos Aires, Ediciones Caldén, 197, p. 88.
42
Ibid.,
p. 89.
Perspectivas teórico-metodológicas
23
Bibliografía
Barthes Roland,
L’aventure sémiologique,
París, Seuil, 1985.
Breton, Philippe,
L’argumentation dans la communication,
París, La Découverte, 1966.
Coquet, Jean Claude,
La quête du sens,
París, PUF,1999.
Daix, Pierre, Jean Piaget, Louis Althusser, Michel Foucault, Roland Barthes, Émile Benveniste, Jacques Lacan y
François Wahl,
Claves del estructuralismo
, Buenos Aires, Ediciones Calden, 1969.
Gadet, Françoise y Michel Pêcheux,
La langue introuvable,
París, François Maspero, 1981.
Hjelmslev Louis,
Nouveaux essais,
recueillis et présentés par François Rastier, París, PUF, 1985.
Laplanche, Jean,
Problématiques IV : L’inconsciente et le ça
, París, PUF, 1981.
Marx, Carlos,
Elementos fundamentales para la crítica de la economía política,
8ª edición, trad. Pedro Scaron,
México, Siglo Veintiuno Editores, 1976 (1857-1858).
Milner, Jean Claude,
El periplo estructural,
Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2003.
Peirce, Charles Sanders,
Textes anticartésiens,
París, Aubier, 1984.
––––––––,
La ciencia de los signos,
trad. Beatriz Buen, Buenos Aires, Nueva Visión, 1974.
Saussure, Ferdinand de,
Curso de lingüística general,
trad. y prólogo de Amado Alonso, Buenos Aires, Editorial
Losada, 1945.
María Nethol (ed.), Ferdinand de Saussure.
Fuentes manuscritas y estudios críticos,
Buenos Aires, Siglo Veintiuno
Editores, 1971.
Trnka, Bouhmil, Josef Vachek, Nikolai Sergeevich Trubetzkoy, Vilém Mathesius y Roman Ósipovich Jakobson,
El
círculo de Praga,
Barcelona, Editorial Anagrama, 1980.
Rastier, François, “Les fondations de la sémiotique et le problème du texte” en Révue de
Sémantique et pragma-
tique,
núm 5, 1999.
Vygotski Lev,
Pensamiento y lenguaje,
edición a cargo de Alex Kosulin, Barcelona, Paidós, 1995 (1896).
logo_pie_uaemex.mx