Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Perspectivas teórico-metodológicas
15
La vivencia y su análisis: consideraciones breves sobre las nociones
objeto-sujeto en el universo discursivo del mundo cultural
*
G
EORGINA
P
AULÍN
, J
ULIO
H
ORTA
Y
G
ABRIEL
S
IADE
**
x
Resumen
Este artículo analiza la posible superación teórica de
la escisión moderna entre sujeto y objeto, por un lado,
y delimita teóricamente la relación entre estas nocio-
nes, por el otro. Para tales propósitos, los autores se
fundamentan teóricamente en las propuestas de la her-
menéutica de Wilhelm Dilthey y del estructuralismo de
Michel Foucault, tanto en su semejanzas (en el ámbito
de lo
vivencial
y el análisis de lo vivido, así como en su
preocupación por establecer un ámbito de estudio en las
ciencias del espíritu) como en sus diferencias (pues el
primero propone la síntesis en la vivencia, mientras el
otro el análisis de lo vivido).
Abstract
This article analyses the possible theoretical improve-
ment of the actual split between subject and object,
on one side, and delimits theoretically the relationship
between these notions on the other. For such purposes,
the authors theoretically base their proposals on the
hermeneutics of Wilhelm Dilthey and the structuralism
of Michel Foucault, in their similarities (in the personal
experience field and the analysis of what has been lived,
as well as their concern for establishing a field for the
study in spiritual science) as in their differences (as the
first one proposes the synthesis in the personal expe-
rience, while the other one in the analysis of what has
been lived).
Palabras clave
: Dilthey, Foucault, objeto, sujeto, mundo, comunicación, cultura, vivencia, comprensión, lenguaje,
ciencias de lo humano.
*
El contenido de este artículo es parte de la indagación teórico-conceptual y de las aproximaciones metodológicas que se han explorado
en el desarrollo de una investigación más amplia titulada “Objetos del Mundo Universitario en el horizonte interpretativo de académicos
universitarios”, derivado del proyecto “La dimensión pragmática de las Neo-humanidades (clave: 17169)” que, bajo la coordinación de la
investigadora Georgina Paulín, se realiza en el Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.
**
Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Sociales, Circuito Cultural s/n, Ciudad Universitaria, Col.
Copilco Universidad, Deleg. Coyoacán, México D. F., C. P. 04510.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
16
E
l estudio de la vivencia nos obliga a enfrentar
el problema moderno que subyace en la deli-
mitación conceptual de las nociones sujeto,
objeto y su respectiva relación mutua, problema
que se circunscribe al vasto desarrollo de la teoría
del conocimiento (y de la filosofía occidental en
general), dentro de la cual, la presente reflexión es
tan sólo una caracterización particular. En efecto,
la relación sujeto/objeto, como componentes funda-
mentales en la determinación del conocimiento –y a
los cuales podr íamos agregar la representación o juicio
como un cuarto elemento–, establece diversos puntos
problemáticos en el devenir mismo del pensamiento
occidental, puntos que, desde una perspectiva amplia,
han evidenciado formas de comprender el mundo a la
luz de una mentalidad específica que dirige y deter-
mina la manera de pensar la relación de los elementos
que hacen posible el conocimiento. Por supuesto, la
idea de conocimiento nos remite hacia el ámbito de lo
verdadero y, en este sentido, se establecen diferentes
enfoques para abordar la cuestión:
1
o el conocimiento
verdadero corresponde con la realidad del objeto; o el
conocimiento de un objeto es coherente dentro de un
sistema de creencias y conceptos; o, en todo caso, la
utilidad determina el criterio de verdad en relación
con los objetos de conocimiento.
En el marco de esta precisión, uno de los objetivos
del presente trabajo es analizar la posible superación
teórica de la escisión moderna entre sujeto y objeto,
2
por un lado, y delimitar teóricamente la relación
entre estas nociones, por el otro. Para tales pro-
pósitos, este artículo se fundamenta teóricamente
en las propuestas de la hermenéutica de Wilhelm
Dilthey (quien, desde su perspectiva, buscó integrar
sujeto/objeto en un sentido de correspondencia,
planteando con ello la necesidad de la construcción
de las ciencias del espíritu como aquellas que logran
alcanzar la comprensión del objeto espiritual, viven-
cial, mediante el conocimiento intuitivo general) y
del estructuralismo de Michel Foucault (en donde se
establece la prioridad del análisis de lo vivido como
sentido teórico articulador que posibilita trascender
el ámbito
vivencial
), tanto en su semejanzas (en el
ámbito de lo
vivencial
y el análisis de lo vivido, así
como en su preocupación por establecer un ámbito
de estudio en las ciencias del espíritu) como en sus
diferencias (pues el primero propone la síntesis en la
vivencia, mientras el otro el análisis de lo vivido).
En términos generales, estos autores nos permi-
ten desarrollar el problema acerca del sujeto/objeto
en un sentido de ‘autoconciencia’, a saber, donde la
conciencia de la síntesis sujeto/objeto, en términos
de lo
vivencial
, es llevada a un grado más alto de
conciencia a través del análisis de lo vivido, como
parte de un proceso complementario continuo de
análisis y síntesis en donde el individuo llega a la
autoconciencia de su propio conocimiento.
Así, mientras que la hermenéutica diltheyana
(aunque todav ía como var iante de la teor ía del cono-
cimiento donde comprender es un modo de conocer)
abriría el camino a la hermenéutica ontológica que
convirtiera el comprender en una manera de ser y de
comportarse, el estructuralismo foucaltiano mani-
fiestaría la dimensión semiológica de la experiencia
humana (donde se considera que el sujeto más que
hablar es hablado, pues se encuentra en y dirigido
por las estructuras semánticas, sociales, culturales
y funcionales depositadas en su lenguaje) que plan-
Introducción
1
Para ampliar estos contenidos filosóficos en torno al conocimiento,
vid.
Pedro Stepanenko Gut iér rez,
Unidad de la conciencia y objetividad.
Ensayos sobre autoconciencia, subjetividad y escepticismo en Kant
, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Inves-
tigaciones Filosóficas, 2008 y
Categorías y autoconciencia en Kant. Antecedentes y objetivos de la deducción trascendental de las categorías
,
México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Filosóficas, 2000. N.E.
2
Ciertamente en la modernidad se da un proceso de secularización del lenguaje, un desencantamiento del mundo (la Ilustración es la
destrucción del mito), en donde la palabra ha perdido su vínculo vital con la naturaleza esencial de las cosas. Y si bien la Ilustración cae,
por efecto de una repetición del ciclo, en el mito y en la ciencia convirtiéndose en una suerte de mitologización del mundo, lo cierto es
que ya se ha trazado un abismo entre sujeto y objeto.
Cfr
. Theodor W. Adorno y Max Horkheimer,
Dialéctica de la Ilustración
, 8ª edición, trad.
Juan José Sánchez, Madrid, Trotta, 2006.
Perspectivas teórico-metodológicas
17
tearía no sólo la problemática de la interpretación,
sino también de la filosofía reflexiva y crítica.
De aquí que, desde el orden secuencial del
enunciado “objetos-sujetos… mundo cultural”, se
advierte como tema sintáctico el de los objetos, lo
cual ni es fortuito ni un recurso estilístico, sino un
indicador metodológico, esto es, dentro de la orga-
nización de las etapas exploratorias que se siguen
en esta reflexión, el tema de los objetos constituye
la primera de ellas pues es evidente que los
objetos
no sólo son elementos fundamentales de cualquier
entorno humano, sino que representan en la rela-
ción sujeto-objeto el punto donde la filosofía y la
lingüística han convergido, en virtud de que a ambas
competen los temas de la naturaleza del sentido en
las palabras, de las cosas y de sus imbricaciones.
De ello resulta la vinculación de tres fenóme-
nos:
mundo-objeto-sujeto
que, dentro del marco
de referencia de las ciencias de lo humano, nos
lleva ha establecer la conexión conceptual entre las
nociones
cultura-sociedad-mentalidad
misma que
contextualiza lo propiamente humano así como sus
ámbitos de realización en el
lenguaje
y en el
discurso
.
Para fines de esta exposición, sólo se explorará el
primer momento conceptual (mundo-objeto-sujeto),
desde las perspectivas teóricas ya mencionadas, así
como las posibilidades metodológicas que permiten
articular el análisis de los objetos (como artificios
significantes) con las vivencias de los sujetos (como
orientación selectiva y activa del hombre).
La filosofía entiende por
mundo
, entre otras acep-
ciones: 1) la totalidad de cosas existentes, 2) la
totalidad de una cultura y 3) la totalidad de algún
campo, actividad o conjunto de relaciones.
3
Es esta
última acepción la que ha servido como hilo con-
ductor para los propósitos del presente trabajo. Así,
como campo de indagación,
mundo
indica un ámbito
delimitado por la confluencia o superposición de
ciertas técnicas de investigación; en virtud de ello,
se habla de ‘mundo cultural’, ‘mundo espiritual’ o
‘mundo humano’, por ilustrar algunas designaciones
donde se utilizan técnicas de investigación propias
de la semiótica, la lingüística, la antropología, la
sociología y la historia. Asimismo, se puede hacer re-
ferencia también a
mundo
como un conjunto consti-
tuido por actividades; entonces se habla, por ejemplo,
del ‘mundo de la academia’, del ‘mundo de la sabiduría’
o del ‘mundo de la política’. Del mismo modo,
mundo
se asocia al conjunto de relaciones del hombre con
las cosas, su entorno y sus semejantes; de ahí que
se consideren denominaciones como ‘mundo vital’,
‘mundo simbólico’, entre otras.
En lo que concierne a la noción de
mundo
como
campo de investigación, es importante señalar,
además, que las diversas denominaciones con las
que se ha buscado identificar las ciencias o discipli-
nas de lo humano –intentando distinguirlas de las
ciencias de la naturaleza e igualmente procurando
precisar su ámbito de estudio– han estado sujetas a
diversas críticas, sobre todo referidas a problemas
de carácter metodológico. Por ejemplo, cuando los
modos de vida de un grupo humano se analizan a la
luz de sus funciones y significaciones, entonces la
designación ‘mundo cultural’ se ha empleado para
distinguir, separar y aún contraponer sociedades
calificadas como tradicionales o modernas (primiti-
vas y civilizadas), lo que ha contribuido, de acuerdo
a sus críticos, a mantener y legitimar procesos de
dominación e imposición cultural.
De la misma manera, las llamadas ciencias del
espíritu han sido cuestionadas por su determinación
especulat iva hacia un mundo intemporal de sent idos
y valores, el cual se establece como un planteamien-
to que trasciende el ámbito de las circunstancias,
3
Nicola Abbagnano,
Diccionario de filosofía
, 3ª edición, trad. Alfredo N. Galletti, México, Fondo de Cultura Económica, 1998 pp. 823 y ss
Nociones pre-liminares: mundo-objeto-sujeto
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
18
precisamente en donde se cumplen las acciones
humanas que animan esos mismos sentidos y valo-
res. En suma, la palabra
mundo
se toma aquí en el
sentido filosófico empleado por el término
existencia
(vivencia-experiencia), entendido como el modo de
ser y estar propio del hombre, en una situación deter-
minada temporal y espacialmente. Por eso, dentro de
la filosofía existencialista, el significado de la noción
existencia alude a un modo de ser ahí.
En ese sentido, la categoría analítica que nos
interesa es la correspondiente a la noción de
relación
:
del hombre consigo mismo, con otros hombres, con las
cosas que lo circundan. De suerte que, el análisis del
hombre en su mundo, es el estudio de sus relaciones
internas y externas en virtud de las cuales se conecta
de manera diversa con ese mundo puesto que dichas
modalidades de relación están condicionadas,
4
a su
vez, por situaciones naturales, culturales, sociales,
históricas, entre otros factores externos que afectan
su ser existencial. En particular, esta perspectiva
sirve para determinar la expresión
mundo
dentro
del ámbito de
lo cultural
, porque con éste se quiere
significar el conjunto de
relaciones
que se establecen
entre seres humanos, así como sus posibilidades de
ser, actuar en, y hablar de ese mundo.
En cuanto al vocablo
objeto
, ese mismo sentido
de
mundo
permite delimitar el significado que aquí
interesa resaltar ya que aquél tiene una polisemia
significativa: lo que se percibe, se aprende, se co-
noce; la materia o tema de una ciencia; el término
o fin de los actos, de las facultades o potencias
humanas; el fin, propósito, intención, al que se
dirige o encamina alguna cosa.
5
En cambio, dentro
del registro científico, se establece una distinción
entre objetos y cosas: así, cuando se estudian los
elementos o atributos reales/materiales de algo se
habla de cosas, de entidades que tienen existencia
real/material y que, por lo tanto, su ser no se agota en
existir como objeto de entendimiento. Pero, cuando
se estudian los elementos o atributos racionales de
algo, entonces se emplea la designación
objeto
, en-
tendido como entidad que no tiene necesariamente
existencia real/material pues su ser se agota en
existir de manera ideal en tanto forma del entendi-
miento. Sin embargo, cuando las cosas se relacionan
intelectualmente, esto es, cuando la razón con-figura
(reúne y ordena) las cosas en estructuras científicas
(lógicas), ya no se habla de cosas, sino de objetos
con carácter general.
Es evidente que, para establecer estas con-
figuraciones, es necesario identificar los recursos
significativos que permitan ordenar atributos y
establecer estructuras relacionales entre sí mismas.
En este tenor de ideas, resulta pertinente la distin-
ción que en el ámbito de la reflexión filosófica se ha
establecido entre las nociones cosa y fenómeno. En
efecto, en ambos vocablos se ha abierto toda una
reflexión en torno a la relación (cognitiva, volitiva,
estética, funcional) que el sujeto establece con un
objeto y al objeto que se construye de esta relación
(real, irreal, mental, física).
De manera que, cuando la noción
cosa
se vin-
cula con el hombre, sus definiciones o significados
varían según el enfoque desde el que se le planteé.
Así, desde la óptica de las corrientes dogmáticas y
escépticas, la
cosa
se reduce a elementos subjetivos
como las sensaciones, las representaciones, las ideas
acciones; en cambio, en el criticismo kantiano se
distingue entre la cosa como objeto de la sensibilidad
y la cosa-en-sí independiente de su relación con el
hombre, mientras que, desde el enfoque fenomenoló-
gico husserliano, los objetos empíricos se presentan
efectivamente en su esencia material. Por su parte,
desde los resultados del análisis empírico, la
cosa
es
lo manipulable y, en cuanto a los respectivos resul-
tados del análisis existencial, la
cosa
es un útil, un
instrumento para algo.
Por lo que respecta a la noción
fenómeno
correla-
tivo por oposición a la de cosa-en-sí, se vincula con
el vocablo
apariencia
sensible cuyos sent idos ev iden-
4
Para el estudio analítico de los objetos y de las relaciones entre ellos, habría que aproximarse también al ámbito de la lógica para
distinguir la posible dependencia que pueden tener las relaciones entre objetos y la específica finitud de los objetos considerados.
5
Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana
(Espasa Calpe), Barcelona, Hijos de José Espasa, 1920, tomo XXXIX.
Perspectivas teórico-metodológicas
19
cian enfoques contrapuestos. Así, en su relación con
la realidad, se le interpreta como ocultamiento o bien
en términos de revelación y, de manera consecuente,
se establece una distinción entre a) conocer en el
sentido de liberarse de la apariencia, en cuyo caso la
relación entre apariencia y verdad es de contrariedad
y oposición lo que exige un saber que trascienda
la apariencia que se manifiesta en la opinión, las
creencias populares, míticas, etcétera y b) conocer
en el sentido de dejar aparecer la apariencia, en esta
interpretación la relación entre apariencia y verdad
es de semejanza o identidad y, en consecuencia, el
saber de la realidad se alcanza en el conocimiento de
la apariencia donde esa realidad se manifiesta.
Estas dos direcciones han orientado las reflexio-
nes filosóficas del pensamiento occidental e influido
en las concepciones e interpretaciones de la noción
fenómeno
. Ciertamente, en el contexto de la filosofía
moderna, se emplea este término en correspondencia
con la noción
objeto
en su relación con el
sujeto
, de
suerte que el
fenómeno
no es revelación de la reali-
dad misma sino lo que se determina por la estructura
cognoscitiva del hombre. En esta línea se inscribe el
significado crítico de fenómeno que Immanuel Kant
desarrolló pues, aunque este filósofo no negó la exis-
tencia externa de las cosas, si llegó a afirmar la impo-
sibilidad de conocer la cosa-en-sí, pues consideraba
que la naturaleza subjetiva era la que determinaba
la forma de un objeto como fenómeno.
En relación con el concepto
fenómeno
como límite
de lo humanamente cognoscible, el de Königsberg
distinguía dos direcciones en la determinación del
objeto: por un lado, aquella que lo consideraba en
tanto
cosa en sí
, cuya naturaleza era problemáti-
ca por la imposibilidad de su conocimiento; y por
otro, la que circunscribía al objeto como la forma
indeterminada de una intuición empírica, como
representación primera (de naturaleza sensible)
que ponía en movimiento las facultades del espí-
ritu con miras a su determinación posterior como
objeto de conocimiento. En este sentido, al aludir
al orden temporal del proceso subjetivo de conocer,
la reflexión kantiana resultaba contundente: “[…]
ningún conocimiento precede a la exper iencia y todo
conocimiento comienza con ella”.
6
Por ende, dentro
de este orden, el
fenómeno
era a la vez
empírico
–porque se relacionaba con el
objeto de la exper iencia
que se manifiestaba en ésta a la sensibilidad– e
ideal
–porque la forma de lo empírico era el modo como el
sujeto se representaba el objeto.
Al respecto, el idealismo kantiano precisaba que,
aún cuando la intuición subjetiva tuviera un alto
grado de claridad, sería imposible acercarse a la na-
turaleza de las cosas en sí; en todo caso, lo único que
se podría conocer, era la propia sensibilidad (como
facultad) pues las cosas se presentaban al hombre
siempre bajo las condiciones de tiempo y espacio en
tanto intuiciones puras originariamente inherentes
en el sujeto que determinaban la forma del objeto
de la experiencia como fenómeno.
De acuerdo con esto, si bien el objeto en cuanto
fenómeno tenía
forma
–entendiendo por ésta “[…]
lo que hace que lo que hay en el fenómeno de diverso
pueda ser ordenado en ciertas relaciones […]”–,
7
asi-
mismo también
materia
, como “[…] aquello que en el
fenómeno corresponde a la sensación [y que] […] sólo
puede dársenos a
posteriori
[…]”.
8
Esta distinción le
permitió al prusiano separar la intuición pura (formas
a
priori
en el espíritu) de la intuición empírica (sensa-
ciones a
posteriori
que provienen de la experiencia),
de donde se establecía que antes de toda percepción
efectiva lo único que se podía conocer a
priori
eran las
formas puras (espacio y tiempo), dado que la sensación
nos llevaba a un conocimiento a
posteriori
.
9
6
Immanuel Kant,
Crítica de la Razón Pura,
3ª edición, prólogo de Pedro Ribas, Madrid, Alfaguara, 1984. p. 30 .
7
Ibid
., p., 96.
8
Ibid
., p. 95.
9
Por supuesto, habría que hacer una precisión: se habla de ‘conocimiento’ pero en sentido débil, es decir, como parte del proceso del
conocer compuesto por juicios en general, en tanto proceso encaminado a un fin, pero específicamente por juicios analíticos (a
priori
) y
juicios sintéticos (a
posteriori
). Sin embargo, para Kant, el conocimiento en sentido fuerte, el único que en verdad puede llamarse cono-
cimiento, como cimiento de la ciencia y como condición de un saber que avanza y progresa, era aquel que establecía “juicios sintéticos a
priori
”, a saber, representaciones en donde se establecía la síntesis entre conceptos e intuiciones.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
20
De hecho, la noción kantiana de la “cosa-en-sí”
como una cuestión problemática y limitante para el
conocimiento –y asimismo afirmada como algo que
existe fuera del sujeto cognoscente para quien la
existencia de ésta aparece como fenómenos– influyó
en las corrientes filosóficas posteriores al idealismo
kantiano (Fichte y Hegel) así como en la fenomeno-
logía (Husserl), el existencialismo (Heidegger) y la
filosofía analítica y hermenéutica (Wittgenstein y
Cassirer), por citar algunas. En estas corrientes, cada
pensador hubo de conceptualizar las nociones sujeto-
objeto-mundo, problematizando sus relaciones,
limitando su ámbito de conocimiento y delineando
su metodología de investigación.
Por eso, en la filosofía contemporánea, no sólo
se ha mantenido el significado crítico, sino que se
ha revalorado la concepción de fenómeno como
revelación del objeto en sí, de la realidad misma. En
esta dirección, Edmund Husserl desarrolló el signi-
ficado de fenómeno al concebirlo como revelación
de esencia, es decir, objetos ideales y necesarios sin
realidad temporal e individual.
10
De acuerdo con su
método ostensivo, no se afirmaba la realidad natural
de la cosa, sino el dar cuenta de su manifestación me-
diante la investigación fenomenológica (
epokhé
11
o
reducción fenomenológica) cuya tarea era liberar los
fenómenos psicológicos de sus características reales
o empíricas mediante la negación de todo juicio
12
y
llevarlas así al plano de la generalidad esencial, esto
es, transformarlos en objetos ideales en el sentido
de reducción eidética que manifiesta las cualidades
necesarias de la cosa, por las cuales, se enuncia
lo que la cosa no puede dejar de ser y es al mismo
tiempo el “por qué” de la cosa misma. Por su lado,
Martin Heidegger consideraba el fenómeno como
el aparecer del ser-en-sí, de manera que establecía
una relación de identidad con el ser de la cosa y una
dist inción entre aparecer y apar iencia (en su sent ido
esta última de ocultamiento de la realidad).
La reflexión filosófica, preocupada por la búsque-
da del saber, se ha enfrentado a diversos problemas
que surgen de los datos fenomenológicos, entre
ellos, resulta importante resaltar el concerniente a
la posibilidad de conocimiento humano que, como
ya se apuntó, el criticismo kantiano resolvió por
la distinción entre conocimiento a
priori
y conoci-
miento a
posteriori
cuya influencia fue decisiva en la
primacía que la teoría del conocimiento ocupó dentro
de la filosofía contemporánea, pero que más tarde se
sustituyó por los procedimientos o metodología del
conocimiento cient ífico y, por ello, Ludw ig Wit tgens-
tein la definiría como “análisis del lenguaje”.
13
Así pues, en la filosofía como metodología, se ha
establecido una diferencia en la investigación del
objeto entre las corrientes sintéticas y las analíticas.
En cuanto a las primeras, se consideran aquéllas que
producen conceptualmente su objeto y cuya validez
depende de la organización interna de la misma
filosofía o campos de saber respectivos como es
el caso de la matemática. En cambio, las filosofías
analíticas implican la experiencia como fuente y
base del conocimiento, buscan en la descripción
o análisis de los ‘hechos’ la resolución del objeto
dentro de los elementos o condiciones que permi-
ten entenderlo; pues en la experiencia, o intuición
sensible, los objetos son datos que sólo pueden ser
analizados y, por consiguiente, su elección y aná-
lisis resolutivo constituyen el problema que atañe
a la determinación del campo donde se pueden o
deben obtener esos mismos datos. En relación con
ese campo ‘experiencial’, se distingue entre el ám-
bito correspondiente a la
existencia singular
, como
conciencia, y la
existencia asociada
, que en el caso,
por ejemplo, del criticismo kantiano corresponde a
10
Edmund Husserl,
Investigaciones lógicas
, trad. de Manuel García Morente y José Gaos, Madrid, Editorial Revista de Occidente, 1929, 4
vols.
11
Para este procedimiento intelectual de reducción fenomenológica, se han encontrado diferentes formas léxicas. Aquí se ha utilizado el
término “
epokhé
” que cita Julián Marías, aunque en su
Historia de la filosofía
(México, Torres Asociados, 1998), el filósofo mexicano Mauricio
Beuchot refiere el término “
epojé
” mientras que, en el
Diccionario de filosofía
(
op. cit.
), Abbagnano alude a la noción “
epoché
”.
12
Lo cual implica, dentro del esquema husserliano, la abstención de cualquier posición existencial, en donde ni se afirma ni se niega nada
ni se duda, sino que sólo se percibe algo como existente, como acto con contenido propio dentro de un método puramente descriptivo.
13
Ludwig Wittgenstein,
Tractatus logico-philosophicus
, traducción de Jacobo Muñoz e Isidoro Reguera, Madrid, Alianza, 1987 (1922).
Perspectivas teórico-metodológicas
21
las relaciones humanas en el ámbito de lo moral y
de lo político, o del existencialismo heideggeriano,
en la existencia común cotidiana. Aquí también se
inscribe la filosofía como análisis del lenguaje que lo
contempla como hecho intersubjetivo fundamental
de la comunicación.
En este tenor de ideas, resulta pertinente su-
brayar que cuando se usa el lenguaje para designar
objetos, las palabras no sólo sirven para denominar
el objeto
per-se
, sino más bien se convierten en
transmisoras de contenidos culturales que se orga-
nizan en diversos niveles de significación. Así, estos
objetos o “artificios significantes”,
14
organizados en
estructuras semánticas, dan forma y contenido a las
unidades de una cultura determinada constituyendo
una organización o visión del mundo condicionada
por la
mentalidad
15
que impera en los sujetos quienes
habitan ese mundo específico. Por lo tanto, se puede
considerar que
el objeto es comunicación
, pues el
lenguaje lo convierte en “[…] un mensaje de un in-
dividuo a otro, de lo colectivo […] a lo personal”.
16
Luego, a partir de los objetos designados se abre,
por un lado, una vía de aproximación para identificar,
caracterizar y delimitar el mundo cultural; por otro,
un campo potencial de indagación donde pueden
adaptarse técnicas de investigación semiótica,
porque, asintiendo con Abraham A. Moles, “[…] la
noción misma de objeto está unida a una semiótica
puesto que el objeto es manipulado conceptualmente
a partir del nombre que sirve para designarlo”.
17
Por su parte, los sentidos de la voz
sujeto,
lo
mismo que los del vocablo
objeto
, se enmarcan en el
sent ido de mundo como conjunto de relaciones entre
seres humanos, así como sus posibilidades activas y
reflexivas dentro de éste. Sin embargo, amerita in-
dicar algunos usos de tal palabra, En efecto, dos son
los significados generales con los que se determina el
sentido del término en revisión: 1) aquello de lo que
se habla (sujeto lógico o de predicación), también
a lo que se le atribuye cualidades o determinacio-
nes (sujeto físico), asimismo, como tema, asunto
o argumento de discurso y 2) el Yo, el espíritu o la
conciencia como principio determinante del mundo
del conocimiento y de la acción, o como capacidad
de iniciativa en tal mundo.
18
Estos sentidos, que corresponden al significado
del concepto sujeto como capacidad autónoma
de relaciones o de iniciativa, se desdibujan en el
pensamiento contemporáneo en virtud de que ya
no se le atribuye a ese sujeto una función rectora y
constructiva del mundo del conocimiento ya que se
considera que, al disolverse en los objetos conocidos,
esa función se reduce a la formación de imágenes o
representaciones –y con ello se excluye su posibi-
lidad de transformar o modificar el objeto–, o bien,
se encuentra sometida a límites o condiciones pues
los objetos y categorías de objetos sólo son posibles
dentro de sistemas de relaciones donde éstos se
enmarcan; más aún, al sujeto se le considera parte
de la estructura relacional que caracteriza el mundo
donde existe y al que se encuentra sometido.
De hecho, el problema que se plantea tiene que
ver precisamente con el de la relación entre sujeto/
objeto cuyas soluciones dentro de la metafísica mo-
derna y contemporánea se han orientado, siguiendo
la reflexión de Johannes Hessen, en cuando menos
tres direcciones: el realismo, el idealismo y el análisis
fenomenológico.
19
A propósito del realismo, en esta corriente se
acepta la existencia de cosas reales, independientes
de la conciencia, y dado que en ellas hay elementos
objetivos y causales que explican la aparición de
estas cualidades, la realidad no puede ser probada
sino sólo experimentada y vivida; por eso, en esta
14
Cfr
. Umberto Eco,
Tratado de semiótica general
, México, Nueva Imagen, 1978, pp. 65-66.
15
Para profundizar sobre los rasgos sociológicos del concepto
mentalidad
,
vid
. Gastón Bouthoul,
Las mentalidades,
Barcelona, Oikos-Tau,
1971 (¿Qué sé?, 21)
16
Abraham Moles, “Objeto y comunicación”, en Abraham Moles
et al
.,
Los objetos
, 2ª edición, trad. Silvia Delpy, Buenos Aires, Tiempo
Contemporáneo, 1974 (Biblioteca de Ciencias Sociales. Colección Comunicaciones, 13 ), p.10.
17
Ibid
., p. 9.
18
N. Abbagnano,
op. cit
.
19
Johannes Hessen
, Teoría del conocimiento
, México, Espasa-Calpe, 1988 (Colección Austral).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
22
interpretación se asume la
existencia de un mundo
objetivo
.
20
Por su parte, en el idealismo, se niega la
existencia de cosas reales independientes de la con-
ciencia, luego entonces el objeto de conocimiento es
algo ideal, no real, en virtud de lo cual se distinguen
dos tipos de objetos: los de conciencia (represen-
taciones, sentimiento) y los ideales (objetos de la
lógica, de la matemática). De esto último, resultan
dos formas de idealismo: el subjetivo o psicológico
21
–donde se afirma que las cosas son contenido de la
conciencia– y el objetivo o lógico
22
(como el soste-
nido por la Escuela de Marburgo, con Herman Cohen
a la cabeza) que en buena medida corresponde a la
conciencia objetiva de la ciencia, cuyo contenido
es un sistema de pensamientos, juicios y conceptos
que resultan de la definición lógica de lo dado en la
percepción, para así convertirlo en objeto de conoci-
miento. En esta vertiente, toda realidad se reduce a
algo lógico, pues el argumento que la sostiene es el
de la inmanencia, esto es, la concepción de que toda
realidad se halla encapsulada en la conciencia.
En relación con la corriente fenomenológica, se
postula la existencia de cosas reales, pero se niega la
posibilidad de conocer su esencia, de suerte que, junto
con el realismo, se admite que las cosas son, aunque
limita el conocimiento de las cosas a la conciencia, al
mundo de la apariencia (tal sucede en el idealismo).
Así que, ahora el mundo fenoménico es el que se nos
aparece en razón de la organización a
priori
de la
conciencia; en esta línea interpretativa, la reflexión
kantiana gira en torno a un mundo como totalidad
representada de cosas finitas, ‘fác t icamente’ presen-
tes, esto es, fenómenos o cosas en el aparecer.
Por ende, el mundo se concibe como idea en la
que se representa a
priori
la totalidad absoluta de
los objetos accesibles al conocimiento finito. En
este sentido, de acuerdo con la interpretación de
Heidegger “… el concepto de mundo (kantiano) no
es un enlace óntico de cosas en sí, sino una totali-
dad trascendental (ontológica) de cosas en cuanto
fenómenos [por eso]… El concepto de mundo no es
una representación racional indeterminada en su
‘conceptualidad’, sino determinada como idea, es
decir, como concepto sintético puro de la razón y
diferente de los conceptos del entendimiento”.
23
De ahí que, con el sentido de trascendencia, Kant
contemplara el concepto de mundo en términos de
la posibilidad de la experiencia y también del ideal
trascendental. Por eso, en términos generales, el con-
cepto de mundo significa totalidad de la finitud de la
esencia humana, esto es, un concepto antropológico
de mundo y, por consiguiente, su conocimiento cae
dentro de la antropología pragmática, estableciendo
con ello los cimientos del humanismo moderno. En
este sentido, Kant estableció la distinción entre
conocer mundo
y
tener mundo
, pero si bien ambos
son conceptos ‘existensivos’, mientan algo distinto,
pues el que conoce el mundo “… sólo entiende el
juego que ha contemplado, el otro [tener mundo] ha
tomado parte en el juego”.
24
En cuanto a la fenomenología husserliana, se
plantean dos modos como el objeto puede darse a la
conciencia: la percepción inmanente de las vivencias
(procesos rememorativos o imaginativos donde el
objeto se nos da en persona –conciencia del ahora)
y la percepción trascendente (la representación de
la cosa en el espacio a través de presentaciones su-
cesivas en el tiempo –pasado como recuerdo, futuro
como expectación. Así, la experiencia sensible se
presenta a la reflexión como algo que el individuo
hace, esto es, como un mov imiento (
praxis
) donde se
forma un sistema constituido de los objetos que, en
el mundo sensible, aparecen como cuerpos espacio-
temporales y cuyas significaciones que reciben los
convierte en utensilios, objetos científicos, artísti-
cos o animales.
El mov imiento y el sistema son esenciales a la per-
cepción, entendida ésta como acto de una conciencia
20
Wilhelm Dilthey,
Dos escritos sobre hermenéutica: El surgimiento de la hermenéutica y Esbozos para una crítica de la razón histórica
, prólogo,
traducción y notas de Antonio Gómez Ramos, epílogo de Hans Ulrich Lessing, Madrid, Istmo, 2000. N.E.
21
Vid
. George Berkeley,
Tratado sobre los principios del conocimiento humano,
Madrid, Alianza Editorial, 1992 (El Libro de Bolsillo). N.E.
22
Vid.,
Nelson R. Orringer,
Hermann Cohen (1842-1918): filosofar como fundamentar
, Madrid, Ediciones del Orto, 2000. N.E.
23
Martin Heidegger,
Ser, verdad y fundamento
, Caracas, Monteávila Editores, 1968, pp. 36-37.
24
Ibid
., pp. 38-39.
Perspectivas teórico-metodológicas
23
inmersa en el mundo de la vida o, lo que es lo mismo,
en el mundo de la percepción que toma conocimiento
de las cosas en el seno de una
praxis
motivada por
intereses vitales. Así, la conciencia de la cosa está
inmersa en un doble horizonte: interior/singular y
exterior o campo compuesto de las cosas que son
copercibidas. Este horizonte exterior está incluido
en una serie de horizontes más amplios que forman
el horizonte universal o mundo concebido como la
totalidad de las cosas existentes. Por lo tanto, esas
cosas existentes, singulares, que forman parte de
una pluralidad, son las cosas del mundo.
25
En una perspectiva diferente, Heidegger buscó
separarse de las filosofías de la subjetividad y tras-
cender la comprensión del hombre desde sí mismo
para poder pensarle a partir de su relación esencial
con el ser-del-hombre. En virtud de este interés, el
de Messkirch plantea la cuestión desde un enfoque
ontológico, cuyos conceptos analíticos
26
sobresalien-
tes,
premanifestidad
y
mundo,
le permiten mostrar
que más allá del sujeto y de la conciencia existe una
dimensión más originaria que los fundamenta. Este es
el “fundamento ontológico” que designa propiamen-
te el
Dasein
–el “ser-ahí”, la existencia, el modo de
existir del ser humano en el mundo– en tanto expresa
la relación esencial con el sentido del ser.
En efecto, el primer elemento de esta expresión
(ser) alude a la existencia o forma del ser-del-hombre;
en cuanto al componente “ahí” expresa la
premani-
festidad
del ser-del-hombre en relación con la del
ser
simpliciter
(originante). De suerte que, por su
existencia el hombre se comporta respecto a su ser
y puede hacerlo porque está (en el ahí) premanifes-
tado a sí mismo, de donde se sigue que la conciencia
y la autoconciencia derivan de, y se fundamentan
en, la
premanifestidad
. Por eso, cuando Heidegger
mencionaba la voz
conciencia moral
aludía a la rela-
ción intrínseca del “ser ahí” del hombre, por la que
el hombre era reclamado de su existencia anónima
a su propio y auténtico “poder ser”.
En el mismo sentido, con el vocablo
trascendencia
,
el discípulo de Husserl se remitía a la noción
esencia
de la subjetividad del hombre que implicaba que
el hombre trascendía al mundo, lo que significaba
hacer de él la proyección de las posibles actitudes
y acciones del hombre. Ahora bien, en cuanto al
concepto
mundo
, contrario a la concepción hus-
serliana como totalidad de cosas reales, Heidegger
lo entendió como la condición ontológica para que
los entes intramundanos salieran “al-encuentro”.
A su vez, este salir-al-encuentro era correlativo a
las diferentes formas de dirigirnos-a, que resultaba
ser un existencial ontológico del ocuparse-de, cuya
forma originaria era la
praxis
y, posterior a ésta, la
contemplación.
Por eso, en el ocuparse-de como
praxis
, el ente
nos sale-al-encuentro como utensilio-a-la mano,
mientras que en el “ocuparse” como contemplación
o conocimiento, el ente nos sale-al-encuentro como
cosa-a-la vista; luego, el ocuparse-de es el compo-
nente de la estructura ontológica del ser-ahí, esto es,
del ser-en-el mundo. Ahora bien, Heidegger buscaba
mostrar el vínculo del ocuparse-de con el mundo
del ser-en-el mundo mediante un análisis del ser del
utensilio, de cuyas consecuencias establecía que el
ente como utensilio sale-al-encuentro en la
praxis
–como lo servible, lo utilizable, lo consumible, lo
manejable– como “algo para”. Así, el ser del utensilio
remite-a otro utensilio y al final de la cadena de las
remisiones entrelazadas (estructura de remisión)
hay un “para qué” de un “en-favor-de”, desde donde
el ser-ahí deja de ser utensilio en su funcionalidad y
se muestra como lo que es.
Por tanto, el mundo es el entramado ontológi-
co de relaciones (del en-favor, de qué y para-qué,
funcionales, y de las remisiones del utensilio) que
caracterizan al
Dasein
como ser en el mundo; y es
por eso que el mundo se verifica como aquello por
lo cual el
Dasein
mismo existe (es el
Dasein
mismo).
En este sentido, Heidegger argumentaba el carácter
existencial del mundo a la luz de dos conceptos:
significar
–desde el cual subrayaba la característica
relacional de la remisión– y
significatividad
–desde
el cual concebía el mundo como totalidad de esas
25
Cfr
. Javier Bengoa Ruiz de Azúa,
De Heidegger a Habermas
, Barcelona, Herder, 1992 (Biblioteca Herder), pp. 47-49.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
24
relaciones abierto al ser ahí con su existencia. Con
ello, el académico de Friburgo buscaba trascender
tanto la subjetividad del sujeto como la objetividad
del objeto, porque el mundo, así interpretado, no caía
como ente en la esfera interna de un sujeto subjetivo,
ni tampoco pertenecía a los objetos existentes, en
todo caso era un “supraproyecto” previo que hacía
posible que el ente se manifestara como tal.
Dentro de estas líneas de pensamiento, se abre
la posibilidad de analizar al sujeto trascendental
que hace posible las representaciones en general,
considerando el cuestionamiento tanto de la obje-
tividad de los objetos como de la representabilidad
de las representaciones, pues cuando la metafísica
de la representación se disuelve y se constituye la
metafísica del objeto aparecen las filosofías de la
vida, de la voluntad, de la palabra. De manera que,
el trabajo, la vida y el lenguaje aparecen ahora como
trascendentales, que hacen posible el conocimiento
objetivo de las leyes de producción de los seres vivos
y de las formas del lenguaje.
Así pues, se abre un espacio diferente para las
ciencias de lo humano, en cuya estructuración y
consolidación las disciplinas han ido paulatinamente
delimitando lo propiamente humano y el método para
su aproximación. Es en este punto donde podemos
ubicar las propuestas de Dilthey y Foucault sobre la
constitución de tales ciencias, sobre el campo del
que pueden o deben extraer sus datos y desde el cual
puede o debe confrontarse la interpretación de esos
datos: la existencia singular, la existencia asociada y
el lenguaje como hecho intersubjetivo fundamental
y en tanto instrumento de análisis.
Al considerar el lenguaje como instrumento de
análisis, resulta necesario establecer precisiones
conceptuales pertinentes para estudios posteriores.
Así, a pesar del inagotable recorrido reflexivo que
nos pudiese ofrecer la historia de la filosofía, en el
presente artículo se acepta el concepto de
objeto
como
representación
(fenómeno, juicios y catego-
rías), a saber, determinación y ordenamiento de la
multiplicidad proveniente de las sensaciones (cosas).
Esta distinción nos permite extender nuestra con-
sideración hacia la noción
objeto-signo/signo-objeto
en tanto representación determinante con la cual
se construye el mundo y los sujetos que habitan en
éste. En palabras más extensas, se habla de un ca-
rácter dual del signo como representación, es decir,
de
objeto-signo
(cuando se alude a aquello que está
en el objeto de la experiencia, lo cual permite la
significación de ese objeto dentro de un ámbito es-
pecífico –individual, social, cultural o cualquier otro)
y de
signo-objeto
(entendido como signo-palabra
con el cual se representa el mundo y los sujetos que
habitan en éste en razón de su posibilidad de evocar
conceptos/ideas culturales, sociales u otras, con los
cuales se construye la materialidad, a la manera de
contenido, del mundo mismo).
Por ende, y puesto que la representación se
establece en términos de una relación, podemos
delimitar al
sujeto
como la parte de esta relación que
realiza el
acto de representar
, es decir, la parte que
determina la diversidad de estímulos en un sentido
apriorístico. Por otra parte, si bien esta diversidad
proviene de la experiencia y se reconoce al sujeto
como condición necesaria para establecer la posibi-
lidad de la experiencia, en el sentido de que hay un
“alguien” que vive la experiencia, no se puede reducir
sin embargo la posibilidad de la experiencia a las
condiciones particulares del sujeto. Por eso, puesto
que el individuo como sujeto existe como tal sólo en
sociedad, el presente escrito entenderá como
mundo
el
entramado de relaciones
abiertas que posibilitan
y dirigen la representación y significación de los
diversos mundos particulares de cada individuo.
Entre las características con las que se busca dis-
tinguir el conjunto de ámbitos disciplinarios dirigidos
al conocimiento de lo humano, cabría aún hacer otra
precisión conceptual: la de dos vocablos que desta-
Notaciones sobre el ámbito disciplinario de lo humano: Wilhelm Dilthey
Perspectivas teórico-metodológicas
25
can por sus significados dentro de las perspectivas
y propuestas modernas y contemporáneas, a saber,
los términos
vivencial
y
experiencial
.
En relación con la referencia
vivencial
, resultan
importantes los planteamientos que Dilthey desa-
rrolló sobre el conocimiento de las que el mismo
bautizó “ciencias del espíritu”, y a las que les asignó
lo humano
como objeto propio de su estudio. Para
este filósofo, lo propiamente humano radicaba preci-
samente en la actividad racional que se manifestaba
y desenvolvía en la
vivencia
, la
expresión
y la
compren-
sión
; estas últimas las consideraba tanto basamento
estructural de esas ciencias como categorías meto-
dológicas para investigar lo humano. En este tenor
de ideas, es importante precisar la postura desde la
cual Dilthey interpretaba y planteaba el problema
del conocimiento: en términos de la relación entre
el sujeto (cognoscente) y el objeto (conocido).
Como otros muchos representantes y seguidores
del
realismo volitivo
, el estudioso de la hermenéutica
aceptaba la existencia de cosas reales independien-
tes de la conciencia. Aunque negaba que la realidad
pudiera ser probada, asumía, en cambio, que sí se
le podía experimentar y, por supuesto, vivir, pues
consideraba que “[…] Así como con nuestro intelecto
estamos frente al modo de ser de las cosas, a su
es-
sentia
, existe una coordinación análoga entre nuestra
voluntad y la realidad de las cosas, su
existentia
[…]
Éstas se presentan a nuestra conciencia como reales
[…] porque se hacen sentir como factores adversos
en nuestra vida volitiva”.
27
Este hecho lo llevó a
reconocer en la intuición un medio de conocimien-
to, tanto por su función instrumental como por la
esencia práctica del ser humano cuyas funciones
dominantes eran el sentimiento, la voluntad y la
representación. Por ello, el renano ponía al lado
del conocimiento discursivo-racional el intuitivo-
racional (sin embargo, la intuición existencial, que en
la esfera práctica tiene una significación autónoma,
en la actividad teórica no se le considera un medio
de conocimiento o cuando menos con los mismos
derechos de la validez universal que se reconoce en
el conocimiento científico racional-discursivo).
Así pues, Dilthey concebía lo vivencial como un
modo de captación de vida donde su representación
conceptual derivaba de las mismas referencias vita-
les, pues asumía que en este mundo vital la primera
determinación categorial del concepto
vida
era la
temporalidad
y, en virtud de ésta, la vida se percibía
como curso de existencia. De ahí que el tiempo se
experimentara como avance del presente pues éste,
en tanto concreción de un instante temporal con la
realidad, era
vivencia.
Por eso el pasado, como vi-
vencia del recuerdo, y el futuro, como vivencia de la
expectativa, eran representaciones
28
que se hacían
presentes en la vivencia misma.
En la corriente del tiempo, donde la representación
de un pasado adquiere en la vivencia el carácter de
presencia, la conexión vivencia-recuerdo constituye
una unidad, la cual tiene significado unitario en el curso
de la vida. Por consiguiente, este significado no sólo es
una referencia vital de un Yo, sino que al formar parte
de una existencia se conecta con otras referencias
vitales particulares, de manera que la vida es pues
una conexión estructural de
vivencias singulares.
Pero
además, ese significado también constituye el punto
de vista desde el cual se capta y representa la sucesión
y
coetaneidad
de los cursos vitales en la historia.
Ahora bien, la captación de esa conexión de
vivencias singulares era posible, según Dilthey,
gracias a la unidad de la conciencia o conciencia
sintetizadora,
29
que relacionaba la ac t itud percept iva
26
Ibid.,
pp. 44-52.
Cfr.
M. Heidegger,
op. cit
., pp. 40-58.
27
W. Dilthey citado en J. Hessen,
op. cit
., p.78.
28
Con este concepto, Dilthey se refería a toda actividad o contribución mental representativa que consistía en representar una cosa por
otra, ya sea mediante explicación o aclaración (hacer explícita lo contenido en lo dado), ya fuera mediante la reproducción o copia de lo
dado en la representación recortada y, asimismo, la representación de todo lo anterior en el pensamiento discursivo.
Cfr.
W. Dilthey,
El mundo
histórico
, México, Fondo de Cultura Económica, 1978 (Obras de Filosofía,
VII
.), p.149; además de
Introducción a las ciencias del espíritu
, trad.
Eugenio Imaz, México, Fondo de Cultura Económica, 1978.
29
Con respecto a las nociones de intuición, unidad de la conciencia, representación y síntesis, queda claro que una de las líneas de pensa-
miento que sustentan el trabajo especulativo de Dilthey es, precisamente, el idealismo kantiano, en el sentido del conocimiento establecido
en la doctrina trascendental.
Cfr.
I. Kant,
op cit
.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
26
del yo (lo interno) con los objetos que existen fuera
del sujeto (lo externo).
En este sentido, la conciencia se concibe como
instrumento de conocimiento y también como fa-
cultad representativa, mediante la cual se establece
la relación entre el hombre y algo externo a él. De
esta manera, en el conocimiento, como fenómeno de
conciencia, se produce una relación de trascenden-
cia entre sujeto y el objeto de donde, en el primero,
surge una imagen, una idea por medio de la cual la
conciencia (intuitiva, discursiva, intencional) apre-
hende, representa, piensa el objeto que, no obstante
permanecer trascendente al sujeto, determina la
imagen o el contenido del pensamiento. En cambio, el
sujeto, a través de su conciencia cognoscente, tiene
la posibilidad de modificar no sólo esos contenidos
sino, en su proyección prác t ica, de or ientar transfor-
maciones en lo dado y producir nuevos objetos.
Una primera operación mental en la captación de
lo dado es el
acto de concebir
o simple aprehensión,
en donde no se afirma ni se niega, sólo se
compara
y
surge cuando la igualdad y la diferencia contenidas
en la percepción de lo dado se elevan a conciencia
distinta como conceptos relacionales lógicos (for-
males). La segunda es la
operación abstractiva
de la
inteligencia, mediante la cual el dato empírico que
llega al entendimiento en forma de imagen (con los
caracteres concretos del objeto físico: individuali-
zado, localizado y temporalizado) se transforma en
idea o concepto (objetivo), esto es, en objeto del
entendimiento que contiene lo esencial o lo que hay
de común en las cosas corpóreas.
Por último, la
operación judicativa
o actividad
sintetizadora, que se sustenta en las relaciones
espacio-tiempo/hacer-padecer y mediante la cual
–de acuerdo con Dilthey– lo que se hubiese unido en
la estructura de las cosas quedaba intelectualmente
enlazado en nuestro modo de conocerlas; así, las
operaciones de comparar, separar y unir permiten que
lo captado se haga explícito en el pensamiento.
Una vez que lo sensiblemente percibido o vivido
se explicita, aparece un nuevo tipo de relación men-
tal: la
representación recordada
, en la cual aquello que
se hizo explícito es ahora reproducido. Esta relación
es una etapa preparatoria del
pensamiento discursivo
(o acto por el que la mente pasa de lo conocido a
lo desconocido), puesto que en ésta se vincula la
expresión y lo expresado de cuya relación aparecen
las formas del lenguaje y sus funciones: las palabras
(que, como partes de la oración, tienen significado) y
la oración (como un todo, sentido). De esta manera,
en la captación que va de la palabra a la oración, y de
éstas hacia el objeto que expresan, se da la conexión
entre la oración y el juicio.
Luego, de acuerdo a las operaciones mentales
(comparar, separar, unir) interpretadas a la luz de la
vivencia (intuición) captadora, Dilthey argumentaba
la relación entre lo dado (o representado) y el juicio
(o pensamiento discursivo) a partir del siguiente
razonamiento: puesto que en el juicio se enuncia una
realidad con respecto al objeto, entonces todo juicio
se halla contenido en lo dado, estableciéndose con
ello una nueva relación entre las formas de captación
objetiva. Esta relación se presenta bajo dos aspectos:
por un lado, como representación en tanto determina
mediante signos verbales la realidad contenida en lo
representado (esto es, el juicio representa lo que la
palabra significa); y por otro, realizando la finalidad
(conexión teleológica) de la captación objetiva de
aproximarse, par t iendo de lo condicionado, par t icu-
lar y variable, a las relaciones fundamentales (lo no
condicionado, general y constante) de la realidad,
haciendo explícito lo que en la realidad se halla sólo
como
concluible
o
inferible
.
Entonces, el objeto “[…] verifica el juicio o con-
cepto en toda la plenitud de su existencia
intuible
[…], por lo tanto, la relación de representación
implica que lo dado y lo discursivamente pensado
son intercambiables”.
30
Así pues, en la relación de
representación desde el realismo volitivo, se resuel-
ve la existencia de los objetos reales al considerar
que en toda forma de pensamiento discursivo está
representado lo dado en su
intuibilidad
concreta (en
su vivencia inmediata).
30
W. Dilthey,
El mundo histórico… op. cit.,
p. 147.
Perspectivas teórico-metodológicas
27
Por su parte, en la representación culminan, al
tiempo que se sintetizan, las operaciones y relaciones
mentales y es gracias a ésta, por recuerdo y selección,
que la captación se libera de la dependencia de los
objetos de la experiencia. Por la conexión teleoló-
gica de la captación, lo particular se subordina a lo
general; la variabilidad de lo intuitivamente dado es
elevada a representación universalmente válida en
una relación de conceptos
31
y, por la abstracción y el
análisis, lo concreto se reduce a series homogéneas.
De suerte que, en este proceso, lo concreto (la varia-
bilidad de lo particular), tanto de lo sensiblemente
percibido como de lo vivido, se va haciendo cada vez
más accesible al pensamiento.
Si bien las operaciones mentales descritas se
dan –según Dilthey– tanto en el conocimiento de
la naturaleza como en el del espíritu, en cambio, la
diferencia entre las ciencias de uno y otro ámbito
se establece precisamente en el modo como se da
su objeto y en el método que se sigue para su capta-
ción. En las ciencias de la naturaleza (
Naturwissens-
chaften
), su objeto suele presentarse en forma de
imágenes de la experiencia y su método consiste en
la construcción de un objeto físico, pues lo que se
busca es su conocimiento (racional). Contrariamente,
en las ciencias del espíritu (
Geisteswissenschaften
),
su objeto se presenta en la vivencia y su método en
la producción de un objeto espiritual (vivencial),
en tanto busca alcanzar su
comprensión
mediante el
conocimiento intuitivo general.
En un sentido más amplio, el mundo físico que
circunda al hombre le ofrece imágenes cambiantes
las cuales contienen las cualidades sensibles del
objeto percibido, pero la variabilidad de las imágenes
no sólo se debe a las cualidades propias del objeto,
sino a las modalidades como aparecen al sentido
externo (por el punto de vista y las condiciones de
la captación). De ahí la tarea de pensar los objetos
de tal manera que sea posible entender el cambio y lo
constante que se manifiesta en éstos y, para esto, el
pensamiento construye conceptos con los que reduce
lo manifestado a un orden según leyes que identifica
en la multiplicidad de las cosas. De aquí que en las
ciencias de la naturaleza, la reducción de la realidad
física se resuelve, por un lado, en la comprobación
de esas regularidades mediante la inducción y el
experimento; por el otro, gracias a la magnitud de
lo físico a través de la construcción matemática y
mecánica de los conceptos e hipótesis con los que se
enuncian los soportes invariables de los fenómenos
sensibles. Por consiguiente, la representación de la
realidad física es algo que sobre-representamos y
sobre-pensamos puesto que, mediante el enlace de
conceptos abstractos, ponemos una conexión por
debajo o por encima de los fenómenos físicos.
En cambio, en el mundo del espíritu, donde la
conexión con los fenómenos físicos es vivida y com-
prendida, la vivencia de la vida convierte a hombres
y objetos en referencias v itales del yo “[…] en por ta-
dores de dicha, ensanchadores de mi existencia, po-
tenciadores de mi fuerza, constreñidores del campo
de juego de mi existencia [que] ejercen una presión
sobre mí, menguan mi fuerza”.
32
Por esta referencia
vital se establece una correspondencia entre lo que se
predica de esos hombres y esos objetos y los estados
de ánimo que suscitan en el individuo.
Así pues, la conciencia de la vivencia, su carácter
de presencia y lo que en ella está presente para el
individuo son ciertamente lo mismo. Por ello, no se
buscan razones explicativas hipotéticas pues las
causas de esta
mismidad
se experimentan en lo vivo,
sin embargo, la captación intelectual de la vivencia
requiere hacer explícito lo que en su concreción y
variabilidad se haya implícito, esto es, se necesita
pasar de la subjetividad de la vivencia a la objeti-
vación de la vida. Ahora bien, la vida y el espíritu
31
En la “esfera de lo intuitivo”, los conceptos que se producen en el acto de concebir son universales en cuanto son representativos de
algo distributivamente predicable de una pluralidad de cosas. No obstante, esos conceptos son entidades determinadas en la vida mental
de un sujeto particular, pues su universalidad no es
entitativa
sino representativa. De ahí que la certeza intuitiva no pueda ser probada de
un modo lógicamente convincente, sino que sólo puede ser vivida personalmente; pero esto no significa renunciar a la objetividad, aunque
ésta no implica necesariamente validez universal.
Cfr
. Antonio Millán-Puelles,
Fundamentos de filosofía
, 10ª edición, Madrid, Ediciones Rialp,
1978, pp. 93-105; Julián Marías,
Historia de la filosofía
, 26ª edición, Madrid, Revista de Occidente, 1974 y
J. Hessen,
op. cit
., p.115.
32
W.
Dilthey,
El mundo histórico… op. cit.,
p.153.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
28
son inherentes al individuo pero también lo son a
las comunidades y a sus obras; estas últimas consti-
tuyen el mundo exterior del espíritu, en el que toda
manifestación de la vida singular representa algo
común porque se produce y realiza en una esfera de
comunidad y en este ámbito común, que conduce a
lo universal y a lo general, es posible la compren-
sión porque la vivencia singular se convierte en una
experiencia general de la vida.
Esta experiencia general de la vida contiene los
juicios de la realidad, las valoraciones, las reglas
de conducta, la determinación de fines y de bienes
que se forman en un grupo de personas y que son
comunes a ellas. Estos contenidos, como creaciones
de una existencia común, afectan la vida singular y
comunitaria, ejerciendo un cierto poder sobre la per-
sona. A medida que se va adquiriendo conocimiento
del significado (en las palabras) y del sentido (en
las oraciones), se amplía la comunidad de lenguaje-
pensamiento; correlativamente también la esfera de
lo común y la posibilidad de comprensión.
De lo anterior se colige que en el proceso que va
de lo particular a lo general, y de lo común a lo sin-
gular, se delimita el
objeto
y método de las ciencias
del espíritu, a saber, la objetivación
33
de la vida que
se convierte, como expresión de lo común, en algo
comprendido, y en esa
comprensión
se vincula lo ex-
terior –el individuo, las comunidades, sus obras– y
lo interior –la vivencia singular– de los términos de
esta relación. En el comprender es posible descubrir
el significado y contenido de las vivencias de nuestra
vida, e interpretar los contenidos vivenciales de los
otros, y por esa misma posibilidad, cada persona va
enriqueciendo su existencia individual.
Aun cuando la experiencia general de vida con-
tiene los principios (juicios sobre el curso de la vida,
de valor, reglas de conducta, fines y bienes) que
son creaciones de la vida común (manifestándose
como costumbres, tradiciones, opinión pública), en
el círculo de personas que forman una comunidad
existen también diversas clases de enunciados (esto
es, representaciones significadas por las palabras)
que surgen por las diferencias de actitud ante la
vida en tanto expresiones de esas diferencias y de
las posiciones que toma el
Yo
con respecto a los
hombres y a los objetos. De hecho, los hombres y
objetos ocupan un lugar en la existencia del
Yo
como
soportes de exigencias, de obstáculos, de deseos, de
temores, de esperanzas y de metas en virtud de lo
cual se convierten en referencias vitales de diversas
situaciones que se expresan como juicios de realidad
sobre los que descansan las valoraciones que sirven
de base para la determinación de los fines.
De esta manera, las diversas formas de actitud se
objetivan en los juicios como
hechos
, formando así
parte del saber general y propiciando “[…] múltiples
proposiciones que se nos presentan como refranes,
máximas, reflexiones acerca de las pasiones, los
caracteres y los valores de la vida en la sabiduría
popular y en la literatura”.
34
En otras palabras, las
mismas diferencias, una vez que pasan a la esfera de
la vida común, se pueden controlar y de esta manera
limitar su manifestación singular o individual.
Por lo tanto, cada persona se convierte en un
centro por el cual atraviesan diversas conexiones
cuyo contenido, valor y fin subsisten en el individuo
pero, al mismo tiempo, lo trascienden existiendo de
manera autónoma y con desenvolvimiento propio.
Estas conexiones eran, para Dilthey, “sujetos de tipo
ideal” que se constituían en soportes de vida y de
experiencia vital junto a los que crecían asociacio-
nes que formaban unidades organizadas donde se
desplegaban reglas que normaban su existencia y su
vinculación con el todo. En este sentido, dentro de
estos sujetos ideales, surgen valores e igualmente se
realizan fines, capaces de propiciar su consecuente
desarrollo y mantenimiento. Por su parte, la adopción
unitaria de fines hace de estas asociaciones la forma
33
Las ideas que Dilthey manejaba en torno a la objetivación de la vida, nos conecta con la noción durkheimiana de hechos sociales “[…]
modos de actuar, de pensar y de sentir que exhiben la notable propiedad de que existen fuera de las conciencias individuales […] estos tipos
de conducta o de pensamiento no sólo son exteriores al individuo, sino que están dotados de un poder imperativo y coercitivo en virtud del
cual se le imponen, quiéralo o no.” Émile Durkheim,
Las reglas del método sociológico
, trad. Paula Wajsman, Buenos Aires, Editorial Schapire,
1976. pp. 29, 30.
34
W.
Dilthey,
El mundo histórico… op. cit.,
p.157
Perspectivas teórico-metodológicas
29
más acabada de organización de una comunidad y,
en cuanto tal, representa un bien que le confiere un
significado propio en la conexión con lo humano.
De modo que la conexión, o sujeto de tipo ideal,
va del hombre individual a la humanidad, pasando
por los sistemas culturales y las comunidades, cons-
tituyendo así la naturaleza de la sociedad y de la his-
toria; por ello, Dilthey afirmaría que “[…] los sujetos
lógicos sobre los que se pronuncian enunciados en
la historia son tanto los individuos, la comunidades
y las conexiones”.
35
Por eso, de acuerdo con el de Biebrich, la com-
prensión, que parte de la inducción de los fenómenos
sensibles, se sustenta en la conexión de la estructura
psíquica la cual se expresa y describe en términos
de un discurso, pues en la evidencia discursiva se
verifican los conceptos que surgen de la realidad
empírica según sus relaciones fundamentales. Así,
este discurso muestra lo que se ha explicitado en la
comprensión y su veracidad se define a partir de la
realidad empírica que, en el caso de la vida psíquica
de otro, hay que reconstruir mediante la interpre-
tación de las objetivaciones de la vida (lenguaje,
costumbres, formas y estilos de vida, la familia,
la sociedad civil, el Estado, el derecho, el arte, la
religión, la filosofía). Esto implica que, para analizar
al hombre como lugar de conocimientos empíricos
remitidos hacia aquello que los hace posibles, no
sólo se requiere de un análisis de tipo positivista,
cuyo fundamento y modelo es la certeza intuitiva,
sino también de un estudio hermenéutico que per-
mita elevar la comprensión de lo singular tanto al
conocimiento objetivo como desde donde se puedan
plantear posibilidades de validez universal.
Notaciones sobre el ámbito disciplinario de lo humano: Michel Foucault
A su vez, el pensador francés Michel Foucault, al re-
flexionar sobre el fenómeno del conocimiento y de los
problemas contenidos en su interpretación como una
relación de trascendencia (entre el sujeto y el objeto)
en la esfera de las ciencias humanas, enfrentaría las
cuestiones que se relacionan con la determinación
del criterio de verdad cuando se planteó al hombre
(en su finitud) como el lugar de análisis que permitía
el conocimiento en general, lo que derivó en el pro-
blema de cómo conciliar o articular las condiciones
del conocimiento racional-discursivo con los conte-
nidos empíricos del conocimiento intuitivo-racional
que determina las formas de aquél y que, a su vez, se
manifiesta en los contenidos de éste.
Así pues, como lo señalara Foucault
36
, la instaura-
ción de un análisis de lo vivido surge cuando el objeto
hombre
aparece en el pensamiento moderno como un
duplicado empírico-trascendental. Este duplicado se
constituye en el espacio donde se busca descubrir
las condiciones del conocimiento a partir de sus
contenidos empíricos. De ello resultaron fundamen-
talmente dos tipos de análisis: los que, indagando
en la anatomía y fisiología humanas, destacan los
atributos naturales del conocimiento humano y de
ahí derivan las condiciones que determinan las for-
mas y su manifestación en los contenidos empíricos
de tal conocimiento; y aquellos que, centrándose en
las condiciones históricas, sociales y económicas
que se forman y enlazan al interior de las relaciones
humanas, sostienen la idea de un conocimiento
dado
(preestablecido) que ordena las formas del
saber empírico. No obstante, estos análisis se han
mantenido independientes por lo que en la búsqueda
de una historia del conocimiento se ha desarrollado
una vía crítica que, entre otros asuntos, ha juzgado
la verdad del objeto y del discurso.
En cuanto a la reflexión sobre un discurso ver-
dadero, se han planteado dos alternativas: o bien
el fundamento del discurso verdadero es la verdad
empírica (esto es, la verdad del objeto es la que
ordena y dispone la verdad del discurso), y entonces
se tiene un análisis de tipo positivista, o bien el
35
Idem
.
36
Cfr
. Michel Foucault
, Las palabras y las cosas,
trad. Elsa Frost, Madrid, Siglo Veintiuno Editores, 1997, pp. 313-319.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
30
discurso verdadero es el fundamento de la verdad
empírica (es decir, el discurso verdadero esboza de
antemano la verdad del objeto).
Por ello, el pensamiento moderno busca un dis-
curso que, si bien mantendría separado lo empírico
y lo trascendental, permitiría a su vez analizar al
hombre como lugar de conocimientos empíricos pero
remitidos a lo que los hace posibles; un discurso tal,
que funcione como una analítica de lo vivido.
37
Si bien el análisis de lo vivido surge como una
disputa entre el positivismo y la escatología, ello no
quita que tal propuesta de análisis sea un discurso de
naturaleza mixta, pues, como apuntara el de Poitiers
“[…] trata de articular la objetividad posible de un
conocimiento de la naturaleza sobre la experiencia
originaria que se esboza a través del cuerpo; y de
articular la historia posible de una cultura sobre el
espesor semántico que a la vez se oculta y se muestra
en la experiencia vivida”.
38
Foucault interpretará al hombre empírico, tras-
cendental, como un modo de ser que recorre, de ida
y vuelta, el camino de una parte de sí mismo; que
no reflexiona en su existencia en cuanto tal, al acto
de pensar por medio del cual recobra la certeza de
su existencia. De esta manera, el pensamiento se
enraíza en lo no pensado, aunque no lo ilumina; por
eso el hombre es el lugar del desconocimiento pero,
al mismo tiempo, a partir del discurso virtual que lo
atraviesa, le permite recordar lo no-conocido. Así
que pensar lo impensado sea ahora la forma moderna
de pensar el hombre; en esta idea, el pensamiento
ha dejado de ser teoría para convertirse en acción:
pues no solamente se dir ige a lo impensado, sino que
va modificando y transformando el modo de ser de
aquello sobre lo que reflexiona. Por eso, la obsesión
de alcanzar una moral, una política, un humanismo
que instauren al hombre en un saber; por eso también
la carencia de una propuesta moral.
En relación con la determinación temporal de la
vida, Foucault señalaría que, si bien para el hombre
lo originario es lo que está más cercano, “[.
..] no
anuncia el tiempo de su nacimiento, ni el núcleo
más antiguo de su experiencia: lo liga a aquello que
no tiene el mismo tiempo que él; y libera en él todo
aquello que no le es contemporáneo [.
..]”.
39
Ahora bien, si el hombre no puede alcanzar las
cosas, porque le son anteriores, entonces la tarea del
pensamiento será la de dudar de todo aquello que
pertenece, se forma y aloja en el tiempo, para poder
así –en su suspensión– girar en torno a sí mismo y
convertir el origen en aquello que el pensamiento
tiene aún que pensar (la repetición), siempre de nuevo
(el retorno). De suerte que, frente a la propuesta de
Dilthey de pensar la objetivación de la vida como
espíritu, Foucault propuso el análisis del hombre en su
positividad
, como ser vivo, trabajador y hablante.
Por lo tanto, pensar el origen del hombre es
pensar aquello que lo articula con el trabajo, la
vida y el lenguaje, que tienen su propio origen y su
propia historicidad, en cuyo contacto el hombre los
revive y, en esa animación, sabe de éstos de manera
limitada y parcial; gracias a este saber los hombres
se comunican, se encuentran en la
red ya anudada
de la comprensión.
Para el catedrático del Collège de France, en lo to-
cante al ámbito disciplinario que se ocupa del hombre
en su
positividad
, el dominio de las ciencias del hombre
o ciencias humanas –como las denominara indistin-
tamente, aunque subrayando que no eran ciencias de
acuerdo con la concepción de la
episteme
moderna sino
que sólo recibían tal título por los modelos tomados
de esas ciencias– estaba cubierto por tres regiones
epistemológicas que se definían por su relación con
la biología (el hombre como ser vivo), la economía
(el hombre como trabajador) y la filología (el hombre
como hablante) de las cuales tomaba sus respetivos
modelos constitutivos que, en el saber de las ciencias
humanas, funcionaban como categorías.
En cada una de estas ciencias, el hombre tiene
una superficie de proyección: en la biología, como
37
Foucault describe la noción de lo vivido como el espacio donde “[…] se dan todos los contenidos empíricos a la experiencia y […] la
forma originaria que los hace posibles en general […] [que] permite comunicar el espacio del cuerpo con el tiempo de la cultura […]”.
Ibid
.,
p.312.
38
Idem.
Perspectivas teórico-metodológicas
31
un ser que tiene funciones y encuentra normas que
le permiten ejercer esas funciones; en la economía,
como un ser que tiene necesidades y deseos, que
instaura reglas que limitan sus satisfacciones con las
que controla y promueve situaciones de conflicto; y
en la filología, como un ser que quiere decir algo en
tanto que todo aquello que lo rodea constituye un
sistema de signos.
De estos modelos, las categorías que aseguran
su enlace en la
empiricidad
son las parejas función/
norma, conflicto/regla, significación/sistema, que
delimitan las tres regiones epistemológicas de las
ciencias de lo humano: la psicología, la sociología y
el estudio de las literaturas y de los mitos, respec-
tivamente, las cuales cubren todo el dominio del
conocimiento del hombre. Desde el siglo
XIX
, época
que Foucault fijaba como aparición de las ciencias
humanas, éstas se han ido perfilando de acuerdo
con el modelo adoptado y el término de la pareja
categorial
con el cual se ha analizado al hombre, a
su actividad y sus productos. Por eso, el dominio
de lo biológico orientó, a principios de ese siglo,
sus enfoques y planteamientos en dirección de lo
orgánico; el de lo económico subrayó a mediados
de aquella centuria lo productivo y, a partir de su
segunda mitad, la filología y la lingüística inclinaron
el interés por lo simbólico.
Pero, además del modelo, el énfasis en alguno de
los polos del binomio
categorial
ha posibilitado la
organización de aquello con lo cual el hombre puede
constituirse dentro de un saber posible. Cuando, a
partir de la función, del conflicto y de la significa-
ción, se analiza respectivamente la norma, la regla
y el sistema, entonces el campo de las ciencias de
lo humano se divide sobre la
dicotomización
de los
siguientes valores: funciones normales
versus
fun-
ciones anormales; mentalidades desarrolladas
versus
mentalidades primitivas; discursos significantes
versus
discursos insignificantes.
En cambio, cuando el análisis subraya la norma,
la regla y el sistema, entonces el campo de las cien-
cias humanas se empieza a unificar en la medida en
la que cada ámbito de proyección se constituye en
un conjunto cuya coherencia y validez surge de sí
mismo. Es en esta dirección cuando se plantea el
problema de la representación, pues la función, el
conflicto y la significación, son la manera en que la
vida, la necesidad y el lenguaje son duplicados por la
representación en una forma inconsciente; en tanto
la norma, la regla y el sistema no se dan a la expe-
riencia cotidiana, aunque la atraviesan y producen
conciencias parciales, no pueden ser aclaradas por
un saber reflexivo.
No obstante que para Foucault la representación
era el campo de las ciencias humanas y en el proyecto
de éstas se encontraba la remisión de la conciencia
del hombre a sus condiciones reales, entre la repre-
sentación y la conciencia no había sin embargo una
relación directa en virtud de que las
empiricidades
podían darse en forma no presente o de manera
transparente en la conciencia.
Contrariamente, para Dilthey había una relación
direc ta entre la representación y la conciencia, pues
para él el juicio era la culminación abstractiva en
donde se objetivaba la vivencia singular, surgien-
do así de esta relación la representación. Si para
Foucault las ciencias humanas, en la representación,
trataban de pasar de una evidencia inmediata y no
controlada a formas menos transparentes, pero más
fundamentales, para Dilthey, en cambio, las del es-
píritu transitaban de una vivencia subjetiva a formas
objetivas que conducían a lo común y posibilitaban
la comprensión.
Ahora bien, los cuestionamientos contempo-
ráneos sobre el pensar representativo (en cuanto
impide replantear los problemas, problematizarlos a
una nueva luz, y resolverlos de acuerdo con el cambio
de circunstancias) giran en torno a concepciones
que, como las de Heidegger,
40
interpretan el mundo
exterior de la vida o de los hechos sociales no como
objetos del mundo de la vida misma ni como formas
condicionadas por nuestra manera de dirigirnos hacia
esos objetos, sino como un entramado de relaciones
dentro del cual el individuo es sujeto y objeto a un
39
Ibid.,
p.322.
40
Vid.
M. Heidegger,
Identidad y diferencia
, Madrid, Anthropos, 1988.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
32
mismo tiempo, capaz de descubrir y constituir lo otro
(al otro) en tanto que, simultáneamente, se descubre
y constituye a sí mismo.
En relación con este tema, pero en términos
simbólicos, Thompson
41
considera que los sujetos-
objetos constituyen e interpretan formas simbólicas
(que prev iamente han sido const ituidas e interpreta-
das), las cuales organizan al interior la experiencia
manipuladora y simbólica de lo que se presenta como
susceptible de manipulación y/o estructuración
simbólica.
Consideraciones finales
A pesar de que la ruta crítica de los paradigmas
fundacionales ha transitado desde la epistemología
centrada en los conceptos hasta la epistemología
enfocada en los signos, el cuestionamiento del
fundamento último ha orientado la reflexión hacia
el tema del conocimiento probable y a uno de los
problemas que ello implica: la interpretación que
se plantea en la hermenéutica y en el pragmatismo
contemporáneos.
En relación con la hermenéutica reciente, se han
delineado cuando menos dos vías de interpretación,
perfiladas por la preocupación que subyace en ellas:
por un lado, la epistemológica que reconoce en la com-
prensión un modo de conocer; por el otro, la ontológica
que concibe el comprender como una manera de ser y
de comportarse con respecto de los entes y del ser.
Dentro de la primera vertiente hermenéutica, el
planteamiento de Dilthey dio como resultado una
relación de subordinación de esta disciplina a la
psicología (en el sentido de interpretación de sig-
nos externos) pues el objeto de comprensión de las
ciencias del espíritu era el individuo considerado en
sus relaciones sociales, aunque fundamentalmente
singular. Sin embargo, para captar la vida psíquica
de un ‘otro’ habría que reconstruirla mediante la
interpretación de los signos en que se objetiva; esto
es, a través de las formas o configuraciones estables
(relaciones recíprocas, símbolos culturales, filosofía,
arte, religión) donde se exterioriza la vida.
Aunque en la propuesta del alemán se ev idencia-
ba, como señalara Paul Ricoeur,
42
un conflicto latente
entre una filosofía de la vida (con su irracionalismo)
y una filosofía del sentido (con similares pretensio-
nes que la filosofía hegeliana del espíritu), aquélla
planteaba la interpretación de significaciones, y no
la construcción especulativa del concepto, como
posibilidad para superar tal conflicto. Otra de sus
aportaciones fue sin duda la necesidad de ampliar
el ámbito de la hermenéutica a la comprensión
histórica.
En cuanto al cuestionamiento del fundamento
último, la propuesta de Foucault evidenciaría una
búsqueda por distanciarse de la argumentación
racional que enfatizaba el valor de la verdad, mos-
trando a través de las diferencias entre las distintas
épocas que el devenir del pensamiento no responde
a una lógica lineal, es decir, a una historia unificada
del pensamiento.
A la luz de estas consideraciones, el autor de
La
historia de la sexualidad
planteó la noción de un a
priori
histórico, pero, a diferencia del a
priori
kant ia-
no como estructura cognitiva inherente al espíritu, la
del francés resultaba una estructura histórica porque
no era universal sino que cada momento histórico,
cada sociedad, debía generar un tipo de estructura
conceptual a partir de la cual los sujetos pensaran y
representaran el mundo; por ello, sostenía, las formas
del pensamiento se relativizan. Esta fractura del
conocimiento se construía, de acuerdo al Foucault
estructuralista, a partir de campos del saber que,
como subsuelo
categorial
, producían otras formacio-
nes hacia la superficie (aunque hay que señalar que
41
Vid.
John B. Thompson,
Ideología y cultura moderna. Crítica social en la era de la comunicación de masas
,
2a edición, trad. Gilda Fantinati
Caviedes, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, 1998.
42
Cfr.
J. Bengoa Ruiz de Azúa,
op cit
.
Perspectivas teórico-metodológicas
33
el Foucault de la
Arqueología del saber
y de
Vigilar y
castigar
ya no enfatizaría la categoría en sí, sino su
uso como instrumento de poder que es más bien el
ámbito de la pragmática).
Por otro lado, resulta interesante la noción nihi-
lista (nietzscheana) que este historiador de las ideas
planteara al final de
Las palabras y las cosas
en el
sentido de vislumbrar un relativismo interpretativo,
pues consideraba que los objetos, las prácticas y las
costumbres no tenían valor esencial sino que adqui-
rían su significación en la multiplicidad de interpre-
taciones, de donde se infiere el desvanecimiento del
sujeto en el proceso mismo de la interpretación.
Finalmente, los problemas que plantearon ambos
autores fueron recurrentes: la objetividad (del obje-
to), la subjetividad (del sujeto), la transubjetividad
sujeto-objeto, el a
priori
, lo dado (lo cultural, los
sistemas, productos), la efectuación (procesos) y
las vivencias (lo vivido).
Lo anterior nos lleva a las siguientes delimita-
ciones conceptuales, circunscritas a un contexto en
ciernes de las ciencias de lo humano: el mundo de los
objetos y de los sujetos humanos es el mundo de lo
dado culturalmente, que se ha producido socialmente
en comunidad y reproducido o modificado a partir
de las
mentalidades
que se han ido configurando a
lo largo de la historia existencial de ese mundo y de
sus habitantes; entonces, su estudio implicaría una
metodología que permitiera vincular la dimensión
teórica –que en este momento comprendemos como
sistema de significaciones, lo cultural en todo caso–
con la práctica (vivencias) mediante técnicas her-
menéuticas (interpretación-recepción), semióticas
(campos-mapas semánticos; lógica de la preferencia;
matriz de las creencias) y sociológicas (estadísticas
de las mentalidades y de las creencias). Lo anterior
da pauta al otro nivel reflexivo: en torno a qué, cómo
y desde qué límites estudiar los objetos/sujetos en
el mundo cultural en oposición al mundo natural sin
caer en el relativismo interpretativo ni en determi-
naciones absolutas.
Recibido el 25 de noviembre del 2008
Aceptado el 17 de febrero del 2009
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
34
Bibliografía
Abbagnano, Nicola,
Diccionario de filosofía
, 3ª edición, trad. Alfredo N. Galletti, México, Fondo de Cultura
Económica, 1998.
Adorno, Theodor Wiesengrund y Max Horkheimer,
Dialéctica de la Ilustración
, 8ª edición, trad. Juan José
Sánchez, Madrid, Trotta, 2006.
Bengoa Ruiz de Azúa, Javier,
De Heidegger a Habermas. Hermenéutica y fundamentación última
, Barcelona,
Herder, 1992 (Biblioteca Herder).
Beuchot, Mauricio,
Historia de la filosofía,
México, Torres Asociados, 1998.
Bouthoul, Gastón,
Las mentalidades,
Barcelona, Oikos-Tau, 1971 (¿Qué sé?, 21).
Copleston, Frederick,
Historia de la filosofía,
trad. Juan Manuel García, Barcelona, Caracas, México, Ariel,
1983, tomos IV, V y VI.
Dilthey, Wilhelm,
El mundo histórico
, México, Fondo de Cultura Económica, 1978 (Obras de Filosofía,
VII
.).
––––––––––,
Historia de la filosofía
, trad. Eugenio Imaz, México, Fondo de Cultura Económica, 1979.
––––––––––,
Introducción a las ciencias del espíritu
, trad. Eugenio Imaz, México, Fondo de Cultura Económica,
1978.
Durkheim, Émile,
Las reglas del método sociológico
, trad. Paula Wajsman, Buenos Aires, Editorial Schapire,
1976.
Eco, Humberto,
Tratado de semiótica general
, México, Nueva Imagen, 1978.
Foucault, Michel
, Las palabras y las cosas,
trad. Elsa Frost, Madrid, Siglo Veintiuno Editores, 1997.
Heidegger, Martin,
Identidad y diferencia
, Madrid, Anthropos, 1988.
––––––––––,
Ser, verdad y fundamento
, Caracas, Monteávila Editores, 1968.
Hessen, Johannes,
Teoría del conocimiento
, México, Espasa-Calpe, 1988 (Colección Austral).
Husserl, Edmund Gustav Albrecht,
Investigaciones lógicas
, trad. de Manuel García Morente y José Gaos,
Madrid, Editorial Revista de Occidente, 1929, 4 vols.
Kant, Emmanuel,
Crítica de la razón pura,
3ª edición, prólogo Pedro Ribas, Madrid, Alfaguara, 1984.
––––––––––,
Prolegómenos a toda metafísica del porvenir. Estudio introductivo
, México, Porrúa, 1973 (“Sepan
Cuántos…”, 246).
Marías, Julián,
Historia de la filosofía,
26ª edición, Madrid, Revista de Occidente, 1974.
Millán-Puelles, Antonio,
Fundamentos de filosofía
, 10ª edición, Madrid, Ediciones Rialp, 1978.
Perspectivas teórico-metodológicas
35
Moles, Abraham, Jean Baudrillard, Pierre Boudon, Henri van Lier, Ebermand Wahl y Violette Morin,
Los
objetos
, 2ª edición, trad. Silvia Delpy, Buenos Aires, Tiempo Contemporáneo, 1974 (Biblioteca de Cien-
cias Sociales. Colección Comunicaciones, 13 ).
Ruiz de Azúa, Javier Bengoa,
De Heidegger a Habermas
, Barcelona, Herder, 1992 (Biblioteca Herder).
Thompson, John B.,
Ideología y cultura moderna. Crítica social en la era de la comunicación de masas,
2a
edición, trad. Gilda Fantinati Caviedes, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochi-
milco, 1998.
Wittgenstein, Ludwig Josef Johann,
Tractatus logico-philosophicus
, trad. Jacobo Muñoz e Isidoro Reguera,
Madrid, Alianza, 1987 (1922).
logo_pie_uaemex.mx