Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Presentación
7
Presentación
}
Presentación
El mundo no ha cambiado por la política sino por la técnica
Friedrich Durrenmatt
C
uando de política se habla, no deja de tener presencia el fenómeno de los
medios masivos de comunicación; cuando de éstos se trata, la política
les es inherente. Política y comunicación son parte toral del quehacer
humano en sociedad. La política necesita de voceros y su actuar urgente está
de críticos; parte de la comunicación se ocupa en loar la política al tiempo que
otra se adjudica el papel de su censor. Este juego-contrajuego entre el ejecutar
del político y el expresar del informador le otorga a las sociedades contem-
poráneas uno de sus rasgos más típicos. El binomio se hace imprescindible en
cualquier análisis que de ellas se hagan.
En este marco, la
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
publica
en ésta, su ducentésima sexta edición, nueve artículos que servirán ya para
entender un poco más la política ya para reflexionar sobre los medios y sus usos
ya para comprender la no siempre amable relación entre una y otros.
Encabeza la sección Perspectivas Teóricas el trabajo de Iván Zavala, “Los
valores distintivos de los panistas”. En autor cavila sobre un tema pocas veces
abordado: ¿cómo se autoperciben los panistas? (miembros del Partido Acción
Nacional,
PAN
, cabeza actual del gobierno mexicano). Fundamentado en la
base de datos desprendida de la
Encuesta mundial de valores 2005
, así como
en técnicas de medición tales como el análisis tabular, la regresión logística
y el análisis de correspondencias, Zavala ‘esculpe’ el rostro’ característico de
un panista: inculcación de la fe, confianza en los demás, interés en la política,
auto-ubicación sobre los ejes izquierda-derecha, igualdad-desigualdad y pro-
piedad privada-gubernamental, seis variables que le dotan de una “identidad
cultural” que le diferencia de los demás partidarios y activistas de la farragosa
política mexicana.
Más allá de cómo se conciben a sí mismos, los panistas tienen ante la opinión
pública una pésima imagen pública; no sólo eso, la realidad parece respaldar
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
8
tal percepción: más de 40 millones de pobres en México lo atestiguan. Pero
no seamos sin más tan severos, la pobreza es un mal endémico que trasmina
fronteras y no respeta mojoneras. Irresoluble de raíz, a los gobiernos les toca
por lo menos paliarla. Es justo en este quehacer, que las diferencias entre las
naciones se antojan inconmensurables. Mientras que en unas el combate a la
pobreza es parte integral de políticas públicas bien planificadas, en otras de-
viene arma para el debate estéril o discurso de legitimación de los gobiernos
en turno. Paradigmático tanto de lo primero (políticas públicas) como de lo
segundo (legitimación), resulta ser el caso chileno. En su contribución, “Con-
formar a todos: la pobreza como valor discursivo de cohesión y legitimación
de la clase política chilena (1990-2000)”, Marcelo Moriconi analiza por qué la
clase política de Chile, luego de la caída de la dictadura pinochetista, hubo de
legitimar discursivamente su lugar y determinar concepciones sobre el Estado,
la democracia, lo político… y la pobreza. Se muestra también cómo el discurso
a favor de reducir la pobreza fue utilizado tanto como variable de cohesión
nacional y legitimación de la nueva clase política democrática, como progra-
ma público para consolidar la economía y mantener los índices de crecimiento
necesarios. Un doble juego que, con altas y bajas (
Pese a la disminución de
la pobreza, Chile se ha mantenido como uno de los países con peor distribución
de la riqueza de Latinoamérica
), ha hecho del país sudamericano (junto con
Brasil) una verdadera ‘joya de la corona’ con respecto al resto de los Estados
latinoamericanos.
Sin duda alguna, el combate a la pobreza como pilar de toda política pública,
lleva aparejado el deseo de todo gobierno de lograr el tan ansiado ‘orden social’
y cuestionarse una y otra vez el significado y la aplicación en la vida real de
los clásicos apotegmas derivados de las categorías de lo político, la política,
lo social, la sociedad y los sujetos políticos. La querella por el protagonismo
que se da entre lo político (constitución de sujetos políticos) y lo social (adve-
nimiento del orden social) ha acompañado desde siempre el estudio del
(
zoon politikon
). En el artículo “Lo político y la política: sujetos
políticos, conformación y disputa por el orden social”, Martín Retamozo analiza
el
problema de la conformación del orden social a partir de la distinción entre lo
político (vinculado al momento de lo instituyente) y la política (relacionada con la
administración de lo instituido)
a través de la revisión conceptual de algunos de
los clásicos del pensamiento social y político, ejercicio asaz útil si tomamos en
cuenta que
el retorno del sujeto político en el contexto de la teoría política actual
implica un conjunto de desafíos conceptuales para avanzar en la comprensión de
procesos históricos que suceden en los escenarios de América Latina.
Toda democracia que busque la conjunción de lo político y la política en un
orden social, se verá siempre más robustecida cuanto más firmes y decentes
sean sus canales públicos de transmisión. Al respecto, la segunda sección del
número, Sociedad y Política, aborda justamente la problemática de la televisión
pública, su funcionamiento, sus dificultades, sus resultados y sus desafíos.
Encabezando este apartado, el trabajo de Francisco Sierra, “La televisión di-
gital terrestre”, analiza los retos que la televisión digital terrestre en España
Presentación
9
ha tenido que enfrentar en los últimos años y los pasos que se necesitan para
reformularla, entre ellos:
acceso universal de la ciudadanía a los nuevos canales y
servicios digitales; participación pública en los contenidos y consumos culturales;
diversificación y calificación de contenidos; liderazgo ante el cambio tecnológico
y cultivo de la comunicación de proximidad.
En cuanto a la TV pública mexicana se refiere, Florence Toussaint analiza en
“Políticas de televisión pública”, los datos generales de la televisión pública
en nuestro país que se desprenden del censo realizado en 2007 y 2008 a las
31 emisoras que operan en la República Mexicana. La investigadora defiende
también una definición de televisión pública asentada en los postulados de
la economía política de la cultura y de la comunicación que considera que la
TV forma parte de un sistema de medios global en donde la faceta privada y
la pública se encuentran entrelazadas y que su desarrollo ha dependido de las
decisiones del sistema político en el cual nació y opera.
A su vez, en el artículo “Entretenimiento de calidad y una dieta balanceada,
las claves de un modelo de televisión de servicio público en México”,
Norma
Pareja examina los conceptos clave en los que se basa su operación el Canal
Once de televisión del Instituto Politécnico Nacional, el contexto sociohistórico
en el que surgió y la evolución que ha tenido hasta consolidar un proyecto de
visión más amplia. Asimismo, describe los planteamientos de personajes clave
al interior del canal para entender la confluencia de visiones y argumentaciones
que han incidido en la hechura y funcionamiento de la
TV
pública en México.
El devenir de la
TV
pública en México ha conocido dificultades múltiples
y espinosos cardos en el camino. Para Enrique Quibrera, que abre la sección
Cuestiones Contemporáneas, las tecnologías de información y comunicación
enfrenta actualmente desafíos no menos escabrosos. Su artículo, “Reestructu-
ración económica y tecnologías de información y comunicación: premisas, bases
y configuraciones”, describe de manera general las consecuencias derivadas
de la reestructuración de las Leyes Federales de Radio y Televisión y de Tele-
comunicaciones, en 2006, en las tecnologías de información y comunicación
y cómo ellas pueden impactar en el desarrollo de los bienes y servicios que
prestan estas últimas.
Si los paradigmas tradicionales de la
TV
pública están siendo modificados por
una realidad donde el mercado dicta quehaceres y caprichos, los que atañen a
la radiodifusión también. En “Panorama internacional de los sistemas de radio-
difusión de servicio público. Vectores del pluralismo democrático, la diversidad
cultural y la producción cultural”, Rodrigo Gómez explora el estado actual de los
sistemas de radiodifusión de servicio público más representativos en el ámbito
internacional y analiza las políticas públicas de comunicaciones para entender
cuál es el papel y peso específico que han tenido los sistemas de radiodifusión
de servicio público en la historia de las democracias consolidadas. Finalmente,
indaga acerca de los tres aspectos clave de los sistemas de radiodifusión de
servicio público: financiamiento, organización y programación.
Cerrando la sección, Ramón Zallo estudia en su escrito, “Economía y políticas
culturales y comunicativas para el cambio social: una revisión de paradigmas”,
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
10
la aplicación de los principios derivados de la Ilustración (la libertad y la
igualdad material ante la justicia, la ética y la fraternidad) en los vigentes de-
sarrollos culturales y comunicativos en el mundo así como acciones y políticas
culturales para concretarlas. Para ello, analiza en qué ha cambiado el cuadro
en el que se mueve la cultura en el mundo al tiempo que reinterpretando los
viejos paradigmas, propone leerlos en clave de políticas culturales útiles para
el cambio social.
El número concluye con la reseña “En las entrañas de la TV pública”, que
Framble Lizárraga hiciera del libro coordinado por Florence Toussaint
La tele-
visión pública en México. Directorio y Diagnóstico (2007-2008),
texto de capital
importancia pues en él se diseña un proyecto para estudiar empíricamente
la complejidad de la televisión pública en México y su relación con la cultura
mediática y, desde luego, con la política.
logo_pie_uaemex.mx