Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Perspectivas teóricas
69
Lo político y la política: los sujetos políticos,
conformación y disputa por el orden social
*
M
ARTÍN
R
ETAMOZO
B
ENÍTEZ
**
q
Resumen
En este artículo, el autor se propone articular los
temas del establecimiento del orden social, por un
lado, y la constitución de los sujetos políticos, por
otro, a la luz de autores como Carl Schmitt, Hannah
Arendt, Ernesto Laclau, Jacques Rancière, Cornelius
Castoriadis y Claude Lefort. A partir de ello, el trabajo
analiza el significado de las categorías de lo político,
la política, lo social, la sociedad (orden social) y los
sujetos políticos.
Abstract
In this article, the author proposes to join toge-
therthe themes of the establishment of social order
on one side, and the constitution of the politicians
on the other, taking guidance from authors like Carl
Schmitt, Hannah Arendt, Ernesto Laclau, Jacques
Ranciére, Cornelius Castoriadis and Claude Lefort.
Star t ing f rom this, the essay analyzes the significan-
ce of the categories of the political, politics, social,
society (social order) and politicians.
Palabras clave
: orden social, lo político y la política, teoría política, subjetividad colectiva, sujetos sociales.
* Agradezco los comentarios que Mercedes Patrouilleau, Mauricio Schuttenberg y Victoria D’Amico realizaron a un versión preliminar de
este trabajo, sus aportes han colaborado enormemente a elaborar, clarificar y ajustar los argumentos aquí vertidos.
**
Centro de Investigaciones Socio Históricas de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La
Plata, Calle 48 e/ 6 y 7 (1900), La Plata, Buenos Aires, Argentina
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
70
L
a distinción de lo político y la política, así como
la idea de la primacía de lo político sobre lo so-
cial, han adquirido un estatus privilegiado en el
estudio de algunos de los problemas polít icos contem-
poráneos. Dos de los temas que han sido referentes
de estas discusiones giran en torno a las preguntas
por la conformación, y disputa, del orden social, por
un lado, y la constitución de los sujetos políticos,
por otro. En este trabajo proponemos ar t icular ambas
preocupaciones y, desde este horizonte, revisar algu-
nos elementos de un debate que se ha vuelto medular
en la teoría política de nuestros días.
En esta perspectiva trataremos el problema
de la conformación del orden social a partir de la
distinción entre lo político (vinculado al momento
de lo instituyente) y la política (relacionada con la
administración de lo instituido). La discusión de
estas categorías en autores contemporáneos nos
llevará a plantear una nueva distinción entre lo so-
cial (como el trasfondo sedimentado donde opera el
acto de institución) y la sociedad (como el producto
inestable y contingente de una operación hegemó-
nica). De este modo, argumentamos, se estaría en
presencia de una plataforma teórica desde la cual
tratar problemas políticos contemporáneos como
los que particularmente nos ocupan: la producción
de conflictos sociales y la conformación de sujetos
políticos.
El itinerario de este trabajo supone, luego del
planteamiento del problema, la presentación de
los orígenes del debate en dos autores que serán
gravitantes influencias en el pensamiento político
contemporáneo: Carl Schmitt y Hannah Arendt. En
la segunda parte avanzamos en el tratamiento de
algunos de los aportes que, en el marco de la teoría
política reciente, han realizado autores como Clau-
de Lefort, Cornelius Castoriadis, Ernesto Laclau y
Jacques Rancière para pensar el problema de la
conformación del orden social. La tercera sección,
por último, propone avanzar en algunos aspectos
específicos sobre el lugar de los sujetos sociales y su
relación con el orden, su reproducción y su transfor-
mación. De este modo se pretende dar coordenadas
para el estudio de los sujetos políticos que disputan
el orden social.
Introducción
Construcción del orden social como problema teórico
El problema del orden social (y, consecuentemente,
del orden político) ha sido una preocupación recu-
rrente en la historia intelectual de Occidente; en tal
sentido, podemos considerarlo uno de los ejes que
articulan el pensamiento filosófico político desde los
tiempos antiguos hasta la actualidad. En el mundo
clásico occidental,
1
la preocupación metafísica
por el principio de las cosas, por el
arjé
del cosmos
(propia de los presocráticos como Anaximandro,
Anaxímenes, Heráclito, Empédocles), se tradujo en
la especulación en torno al
principio
o
fundamento
de
la sociedad humana y de la
polis
en par t icular.
2
Tanto
La República
de Platón como
La Política
de Aristóteles
versan sobre los principios rectores de la comunidad
política, sus formas de organización y gobierno. De
allí, podemos decir, que la historia del pensamiento
filosófico político es la historia de la pregunta por
el orden socio-político.
El pensamiento de la temprana modernidad
también puede interpretarse como un intento de dar
1
La ubicación de los inicios de la filosofía política en la Grecia antigua es cuestionada acertadamente por Enrique Dussel (
Política de la
liberación. Historia mundial y crítica
, Madrid, Trotta, 2007) debido a su raigambre colonial euro-céntrica.
2
En este sentido, dice Jorge Dotti, “si la metafísica reconstituye a partir de la pregunta ¿por qué el ser y no la nada?, la teología política
lo hace a partir de ¿por qué el orden y no el caos?”.
Vid.
“Teología política y excepción”, en
Daimon. Revista de Filosofía
. “Entre teología y
mitología política” (ejemplar dedicado a Carl Schmitt), núm. 13, julio-diciembre de1996, pp. 129-140 (129).
Perspectivas Teóricas
71
cuenta de las formas de constitución de un orden
social en momentos de cambio en las estructuras so-
ciales que habían caracterizado el antiguo orden.
En efecto, la preocupación que orientó a las uto-
pías renacentistas de Campanella y Moro fue la de
pensar órdenes sociales alternativos a partir de la
proyección imaginaria de comunidades. Un enfoque
al mismo asunto, pero no desde la utopía sino desde
la política real, es la que propone Maquiavelo. Si algo
vincula a
El príncipe
y los
Discorsi
es la motivación
de analizar las diferentes opciones ordenantes de la
sociedad y los recursos para reproducirlas.
La pregunta clásica por el orden social adquirió
en la modernidad mayor relevancia a partir de la se-
cular ización del mundo. La contraposición de Hobbes
y Spinoza, recuperada por autores contemporáneos
3
supone reconstruir el debate por la legitimidad del
orden social moderno, el cual, frente a la cada vez
mayor imposibilidad de remitirse a un plano divino,
requirió otras formas de legitimación en lo secular.
Así, la teoría política de Hobbes avanza sobre la
misma pregunta ¿no es acaso el Leviatán la personifi-
cación del nuevo orden social que estructura el caos
y busca acabar con el estado de guerra perpetua? A
su tiempo, algo similar inspiró la teoría del gobierno
civil en Locke y el contractualismo roussoniano y
kantiano.
El problema del orden social (y su reverso, el
conflicto), asociado con la razón, la libertad y la
legitimidad, constituye uno de los ejes fundamen-
tales del pensamiento político moderno. En el siglo
XIX
tanto Hegel como Marx se enfrentaron al proble-
ma de lidiar con el asunto del orden y el conflicto
planteado en estrecha vinculación con el asunto
de la unidad, la universalidad y la historia. Por vías
análogas y a la vez disímiles, intentaron clausurar el
conflicto en una recuperación del universal. Ambas
filosofías de la historia así lo permiten a partir de
una concepción trascendental: el despliegue de la
idea
o la realización de la clase como universal.
4
El
paso de un orden social contradictorio y conflictivo
a una recuperación superadora del orden armónico
para los destinos de la humanidad subyace a gran
parte de los esfuerzos hegelianos y marxistas como
promesa de plenitud.
5
No obstante, autores como Castoriadis
6
destacan
que, a pesar de la cantidad y calidad de los traba-
jos que en la historia del pensamiento trataron el
problema del orden social desde la Grecia antigua,
el aporte que éstos han generado condujeron más a
una serie de aporías que a avances sustantivos. Para
filosofos como Rancière
7
esto se debe en gran medida
a la paradoja resultante del intento por parte de la
filosofía y la teoría política de eliminar lo propio de
la política. Es decir, mientras que –como veremos
más adelante con cierto detalle– el conflicto es
constitutivo de lo político, el pensamiento político
ha buscado cancelar la dimensión conflictiva al
proponer formas de organización e instituciones
presuntamente acordes con un postulado de paz
perpetua o armonía.
8
Aun así, es preciso reconocer que la apropia-
ción moderna del problema del orden social –como
desafío de pensar los nuevos tiempos– insinúa la
3
Paolo Virno,
Gramática de la multitud
, Buenos Aires, Colihue, 2003; Antonio Negri,
La anomalía salvaje (Ensayo sobre poder y potencia
en B. Spinoza)
, Barcelona, Anthropos, 1992; Michel Hardt y Antonio Negri,
Imperio
, Buenos Aires, Paidós, 2002; Eduardo Grüner, “El Estado:
pasión de multitudes. Spinoza
versus
Hobbes, entre Hamlet y Edipo”, en Atilio A. Borón (comp.),
La filosofía política moderna de Hobbes a
Marx,
Buenos Aires, Eudeba / Clacso, 2000, pp. 143-165.
4
Es evidente que entre las diferentes variantes del marxismo podemos encontrar versiones que procuran salirse de una concepción
teleológica y abren el terreno, a partir de los propios textos de Marx, de la contingencia de la historia y su vinculación con las acciones de
los sujetos. No es objeto del presente trabajo un análisis de estas corrientes, a pesar de su indubitable importancia para la teoría social y
política.
5
Ernesto Laclau, “Identidad y hegemonía: el rol de la universalidad en la construcción de lógicas políticas”, en Judith Butler, Slavoj
Žižek y Ernesto Laclau,
Contingencia, hegemonía y universalidad: Diálogos contemporáneos en la izquierda,
Buenos Aires, Fondo de Cultura
Económica, 2003, pp. 49-94.
6
Cornelius Castoriadis,
La institución imaginaria de la sociedad
, Buenos Aires, Tousquest, [1975] 2007.
7
Jacques Rancière,
El desacuerdo. Filosofía y política,
Buenos Aires, Nueva Visión, 1996; Eduardo Rinesi,
Política y tragedia. Hamlet, entre
Hobbes y Maquiavelo
, Buenos Aires, Colihue, 2003.
8
Yannis Stravakakis,
Lacan y lo político
, Buenos Aires, Prometeo/
UNLP
, 2007.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
72
incorporación de aspectos que serán clave en nues-
tro argumento y que en términos contemporáneos
serían: la contingencia del orden y el conflicto per-
manente por su constitución. En esta perspectiva,
la teoría política desde la última parte siglo
XX
ha
radicalizado las consecuencias lógicas de pensar el
orden social a partir de una posición antifundamen-
tista, contingente y eminentemente política. Esta
consolidación del posicionamiento teórico recuperó
y profundizó las sugerentes distinciones seminales
de autores convertidos en clásicos del siglo pasado
como Schmitt y Arendt.
9
Orden y conflicto: Carl Schmitt y Hanna Arendt
En su célebre
El concepto de lo político
,
10
Schmitt in-
trodujo categorías y movimientos conceptuales para
pensar la política, lo político y el orden social cuyos
rastros llegan hasta nuestros días. Las reflexiones
schmittianas del vínculo entre lo estatal y lo político
ocupan un lugar privilegiado entre los aportes de la
filosofía política del siglo
XX
. El axioma “el concepto
de Estado presupone el de lo político” puede tomar-
se como un aporte de suma relevancia en la teoría
política y la apertura hacia el análisis de las lógicas
y conceptos propios de lo político como un campo
autónomo. Para el autor la distinción básica de lo
político es la de amigo-enemigo, la radicalidad de
la categoría de enemigo en
El concepto de lo político
sitúa primordialmente a lo político en el plano inter-
nacional.
11
No es el objetivo analizar aquí la obra del
jurista alemán sino recuperar el movimiento concep-
tual con el que logra introducir una dimensión que
será fundamental para nuestros propósitos por sus
implicancias teóricas: el conflicto como condición
de posibilidad o, para decirlo con Derrida,
12
esencia
de lo
político
.
13
Carl Schmitt describe la necesidad de cancelar
el conflicto interno por parte de un Estado que es
absolutamente soberano. El lugar de la decisión
estatal se coloca como fundante de un orden social
que sublima al ámbito internacional al conflicto.
Hablando estrictamente, el único ámbito político
se sitúa en el plano internacional donde la lógica
amigo-enemigo es la que rige bajo la aparición po-
tencial de la guerra. En el interior del Estado existe
la policía, es decir, la administración de las cosas a
partir de un ordenamiento jurídico y los mecanismos
disciplinarios para anular el conflicto. Este orde-
namiento no tiene otra legitimidad que la que le
otorga el Estado en cuanto soberano facultado para
decidir sin condiciones qué es legal y qué no lo es;
esta visión es la que frecuentemente se asocia con
el ‘decisionismo’.
14
La única posibilidad de encontrar
genuina política en el interior de las fronteras del
Estado podría ubicarse en periodos de guerra civil,
allí la lógica amigo-enemigo se inscribiría dentro del
territorio, instituyendo fugazmente lo político
15
o,
al menos, un resplandor puesto que en el interior del
9
Enrique Serrano Gómez, “En torno al ‘dispositivo simbólico’ de la democracia”, en
Metapolítica
, vol. 1, núm. 4, 1997, pp. 523-541.
10
Carl Schmitt,
El concepto de lo político
, Madrid, Alianza, [1932] 1998.
11
En un prólogo preparado para la reedición de
El concepto de lo político
en 1969, Schmitt reconocería que tal vez la mayor deficiencia de
su escrito original radicaba en la escasa atención que dispensó a las variantes de la categoría enemigo (
hostis
).
12
Jacques Derrida,
Políticas de la amistad seguido de El oído de Heidegger,
Madrid, Trotta, 1998; Mark Bahnisch, “Derrida, Schmitt and the
Essence of the Political”, en Marian Simms (ed.),
Proceedings of the 50th Anniversary
APSA
Annual Conference
, Canberra, Australasian Political
Studies Association 2002.
13
Es preciso dejar claro que no hay una separación explícita en Schimitt entre lo político y la política. Esto no impide tomarlo como
precursor de esta distinción en germen en sus textos.
Vid
. Benjamín Arditi Karlik, “On the Political: Schmitt contra Schmitt”, en
Telos
, núm.
142, primavera de 2008, pp. 7-28.
14
Gabriel Negretto, “El concepto de decisionismo en Carl Schmitt: el poder negativo de la excepción”, en Revista Sociedad, núm. 4, 1994,
pp. 66-89.
Cfr.
Enrique Serrano, “Derecho y orden social: los presupuestos teóricos de la teoría jurídica de Carl Schmitt”, en
Isegoría: Revista
de Filosofía Moral y Política,
núm. 36, 2007, pp. 125-141 (p. 129).
15
Enrique Gómez Serrano, “Derecho y orden social: los presupuestos teóricos de la teoría jurídica de Carl Schmitt”, en
Isegoría: Revista
de filosofía moral y política,
núm. 36, 2007, pp. 125-141 (p. 134).
Perspectivas Teóricas
73
Estado los contrincantes no se tratan mutuamente
como iguales.
16
No obstante, este es un lapso transi-
torio y una vez resuelta la guerra civil,
17
nuevamente
el conflicto se desplaza a una órbita externa al Estado
nacional.
Se han realizado varias objeciones y críticas de
diversa índole a los planteamientos de Schmitt,
18
sin embargo, no nos detendremos en ellas, sino que
preferimos recuperar tres aspectos fundamentales
insinuados por el autor y de cuyas consecuencias
teóricas nos valdremos más allá de su obra. El pri-
mero es el lugar del conflicto como constitutivo de
lo político, el cual ha abierto importantes senderos
a los pensadores posteriores; así, autores como
Mouffe
19
centraron su atención en este aspecto de
lo político y dedicado esfuerzos considerables a salir
de la lógica amigo-enemigo sin perder la dimensión
conflictiva de la política. El segundo es el aporte
al descubrimiento de lo político como un momento
simbólico fundacional,
20
or iginar io, sin un contenido
prefijado
21
productor de un acontecimiento social
potencialmente abierto y contingente. Esto impli-
ca reparar en el momento de la ‘producción’ de la
distinción entre amigo y enemigo, vinculado a una
decisión
y, por ende, a una operación simbólica
perfor-
mativa
de un campo.
22
El tercero es el reconocimiento
–junto a gran parte de la tradición germana– de la
policía como esa lógica que busca la cancelación
del conflicto dentro de un orden social particular,
operando de esta manera en la (re)producción del
mismo. Estos elementos serán clave en la medida
que avancemos e incorporemos autores y tópicos a
la presente discusión.
Hannah Arendt es otro de los autores que pode-
mos convocar por sus invalorables aportes al tema
que venimos desarrollando. El análisis de la pregun-
ta principal que sirve de título a una de sus obras,
¿Qué es la política?
,
23
provee nuevas coordenadas
para pensar la política
24
y puede servir como la otra
columna, junto a
El concepto de lo político
, para
articular nuestras reflexiones posteriores en torno
a esta distinción y su relación con la conformación
del orden social.
Una primera aproximación al concepto de la po-
lítica en Arendt lo vincula, sin duda, a aquello que
emerge o
aparece
cuando los hombres se encuen-
tran para tratar los asuntos comunes a partir de la
palabra y la acción. El discurso permite presentarse
ante los otros y establecer (y/o aceptar) un espacio
compartido (un lugar común, público) en el que se
respeta la pluralidad y puede surgir algo nuevo,
manifestación de la libertad humana. Para avanzar
en el entendimiento de la concepción arendtiana de
la política es preciso establecer la distinción entre
poder y violencia, algo que se vincula además con
su idea de la acción.
25
El poder surge allí donde los
hombres en condición de igualdad se encuentran y
se liga a la política puesto que ésta tiene pretensión
de desarrollarse en un marco de diálogo concertado, de
persuasión y reconocimiento orientado al actuar
16
Farid Samir Benavides, “Excepción, decisión y derecho en Carl Schmitt”, en
Argumentos
, nueva época, año 19, núm. 52, septiembre-
diciembre de 2006, pp. 125-145 (p. 37).
17
Los resultados de la guerra civil son contingentes y quien resulta vencedor tendrá la oportunidad de decidir la fundación del Estado.
Schmitt piensa que de no cerrarse prontamente el período de guerra civil se corre el riesgo de que otro Estado (a partir de la lógica amigo-
enemigo) someta al territorio en cuestión y ofrezca una cancelación externa del conflicto.
18
Algunas centradas en aspectos teóricos y otras a partir del posicionamiento de Schmitt en el nazismo.
Cfr
. F. S. Benavides,
op. cit.
19
Chantal Mouffe,
El retorno de lo político
, Barcelona, Paidós, 1999;
En torno a lo político
, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007
y “Carl Schmitt y la paradoja de la democracia liberal”, en Tópicos, núm. 010, 2002, pp. 5-25.
20
Es preciso recordar que el “momento de lo político” no se refiere a un orden cronológico sino conceptual. Lo político tiene una dimensión
espectral que es coexistente al orden instituido.
21
Alejandra Jiménez Ramírez, “Schmitt: el pensamiento filosófico de lo político”, en
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
, año
XLVI
, núm. 192, septiembre-diciembre de 2004, pp. 15-42.
22
B. Arditi Karlik,
op. cit.,
p.335.
23
Hanna Arendt,
¿Qué es la política?
, Barcelona, Paidós/
UAB
-
ICE
, 1997.
24
Es de destacar, sin embargo, que los trabajos de Arendt más sistemáticos sobre la cuestión política se encuentra en
La condición humana
(Buenos Aires, Paidós, 1996) y
Sobre la revolución
(Madrid, Alianza, 1988).
25
Una discusión pormenorizada de la relación entre violencia y política puede consultarte en el excelente ensayo de Claudia Hilb, “Vio-
lencia y política en la obra de Hannah Arendt”, en
Postdata
, núm. 6, 2000, pp. 75-105.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
74
mancomunado (que, sin embargo, al ser un espacio
de acción no está exento de tensiones). La polít ica, de
este modo, recupera la dimensión de la pluralidad y
la contingencia ya que en el espacio público las deci-
siones no están determinadas ni tienen un contenido
prefijado.
26
La
isonomía
–la igualdad de los ciudada-
nos en tanto participantes de la
polis
para tener voz
y ser escuchados– es la condición de posibilidad de
la conformación de ese espacio público.
La violencia, por el contrario, sería un medio
instrumental para conseguir ciertos fines específicos
y, por lo tanto, siempre requiere de una justifica-
ción externa.
27
En este sentido, no se ubicaría en
el espacio público, no podría hablarse de ‘violencia
política’ so pena de contradicción. No obstante la
notable importancia, atención y admiración que
Arendt dispensa a las revoluciones –sobre todo a la
estadounidense– hace inevitable la pregunta: ¿las
revoluciones pertenecen o no a la esfera pública?;
en otras palabras, ¿son las revoluciones aconteci-
mientos políticos? Esta interrogante es fundamental
porque interpela la noción de la política en Arendt;
sin embargo, también devela dificultades: por un
lado, la violencia había quedado desterrada de la
esfera pública y de la política, por el otro, es difícil
afirmar que en los periodos revolucionarios exista
la política entendida como reunión y diálogo en el
espacio público de los hombres regidos por el prin-
cipio de
isonomía
.
28
También, naturalmente, resulta
difícil aceptar la exclusión de las revoluciones de
la órbita política.
29
Es evidente que las rebeliones
y revoluciones introducen una violenta reconfigu-
ración y contribuyen a una nueva institución de lo
que denomina el espacio público. Pero, por otro lado,
Arendt refiere que el poder y la violencia tienen una
relación inversa, la violencia no da lugar al poder
y, por lo tanto, aniquila la política.
30
Este dilema
atraviesa muchos de los pasajes arendtianos y no
siempre se resuelve de la misma manera.
Para algunos autores
31
en Arendt coexisten dos
formas del poder, uno más amplio que surge de la
reunión de los hombres en el espacio público y otro
más acotado que se refiere al poder comunicativo.
32
De esta manera, en las revoluciones nos encontra-
ríamos con la convergencia del poder de reunión y
la violencia en un campo en el que el poder comu-
nicativo se subordina. La revolución, entonces, se
introduce en la política como algo parcialmente
externo que la reconfigura, constituyéndose en la
forma en que los hombres acaban con la repetición y
producen un nuevo origen, la posibilidad de un nuevo
orden social. La revolución, así, es una expresión
de la capacidad humana de re-instituir la
polis
, el
espacio de la polít ica mediante un t ipo de acción. En
esta línea argumental se pueden recuperar algunos
conceptos de Arendt contra Arendt para ofrecer una
salida consistente a la relación entre revolución
y política. Las revoluciones, en esta perspectiva,
adquirirían un excepcional estatus instituyente, no
asimilable ni a una política en el sentido dialógico
ni a un acto de mera violencia. Esta dimensión de
institución de lo nuevo es una dimensión ontológica
26
Andreas Kalyvas, “From the Act to the Decision. Hannah Arendt and the Question of Decisionism”, en
Political Theory
, vol. 32, núm. 3,
2004, pp. 320-346.
27
De alguna manera poder y violencia recuperan las dos dimensiones del poder: poder de (
potentia
) y poder sobre (
potestas
). A. Negri,
op. cit.
; Enrique Dussel,
20 tesis de política
, México, Siglo Veintiuno Editores/
CREFAL
, 2006.
28
La tensión se acentúa si adoptamos una visión habermasiana de Arendt, en que la política estaría más cerca de una comunicación no
distorsionada.
29
Más aún cuando en Arendt, “La política tendrá su mejor desempeño en el momento de la emergencia privilegiada en las revoluciones”
(Claudia Galindo Lara, “El concepto de revolución en el pensamiento político de Hanna Arendt”, en
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
y
Sociales, año
XLVII
, núm. 195, septiembre-diciembre de 2005, pp. 31-62 (p. 32). Este argumento, presente en Arendt en
Sobre la revolución
(
op. cit.,
p.86), genera la tensión con la erradicación de la violencia del terreno de la política porque: a) se afirma que las revoluciones no
son violentas (algo difícil de sustentar históricamente) o b) se concibe a las revoluciones con un componente de violencia (algo que las
ubicaría fuera del ámbito político).
30
Antonio Campillo Meseguer, “Espacios de aparición: el concepto de lo político en Hannah Arendt”, en
Daimon
.
Revista de Filosofía
, núm.
26, 2002, pp. 159-186.
31
Anabella Di Pego, “Poder, violencia y revolución en los escritos de Hannah Arendt. Algunas notas para repensar la política”, en
Argu-
mentos
, año 19, núm. 52, septiembre-diciembre de 2006, pp. 101-122.
32
Que es el que recupera Jürgen Habermas en su obra
Perfiles filosóficos políticos,
Madrid, Taurus, 1975.
Perspectivas Teóricas
75
de la política que, según Antonio Campillo,
33
coexiste
en la obra de Arendt con otros dos planos de análisis:
uno antropológico y otro histórico.
El problema es que este momento de institución
del espacio público, un espacio milagroso y único,
no puede perpetuarse y debe dejar lugar a la ‘otra’
política, la acotada al diálogo y el actuar en con-
cierto. Este segundo registro en Arendt sustrae a
la política del plano ontológico (relativo a la esen-
cia de las cosas) y lo coloca en el óntico (relativo a la
existencia en sí de las cosas) donde la política pasa a
ser un campo particular de la actividad humana que
debe ser distinguido de otros ámbitos.
Arendt mantiene estas tensiones en sus propios
textos y no siempre es consciente de lo que Žižek
llamará la “doble inscripción de la política”. Sin em-
bargo, puede reconocerse que su concepción de la
política “a la griega” como el diálogo y la acción de
los hombres en el espacio público se complementa
con una visión de la política “a la romana” que re-
cupera como eminentemente político el acto de la
fundación.
34
En este sentido, la revolución produce
una apertura violenta en el mundo humano –el mo-
mento de la liberación– para introducir la posibilidad
de la novedad y de este modo muestra la radical
contingencia del orden social.
35
Las revoluciones,
entonces, pueden considerarse como productos del
poder de los hombres en reunión pero, al menos im-
plícitamente, tienen un objetivo: instituir un nuevo
espacio público.
36
El momento instituyente de la
revolución requiere culminar con la institución de
un espacio público estable que sea el escenario
de la aparición de los hombres en tanto ciudadanos,
un terreno propio de la libertad. En ese momento
instituido de la política Arendt piensa en la necesidad
del imperio de una democracia participativa de corte
republicano que en los tiempos contemporáneos
recupere el espíritu de la polis griega. La promoción
y expansión de espacios públicos permitiría, según
su particular visión, preservar ámbitos de libertad
para los hombres, los cuales requieren algún tipo de
institucionalización aun en las democracias contem-
poráneas. Allí, en esos espacios institucionales de la
política es posible pensar en la primacía del actuar
en común y el diálogo sobre los asuntos compartidos
por los hombres.
No es nuestro objetivo hacer una comparación
entre los trabajos de Schmitt y de Arendt, sino re-
conocer en ambos pensadores el planteamiento de
algunas de las coordenadas más sugerentes, sobre las
que luego trabajarán parte de los teóricos políticos
contemporáneos. Esto supone pensar con Schmitt y
Arendt más allá de Schmitt y Arendt, apropiándonos
de sus preocupaciones y aportes a partir de las co-
ordenadas teóricas actuales. La incorporación de la
contingencia y la pluralidad son aspectos que ambos
comparten, aunque la posición normativa en cada
caso sea radicalmente diferente. Schmitt reconoce
que el conflicto es constitutivo de lo político y que,
por lo tanto, el Estado debe cancelarlo en su interior
para desplazarlo hacia el ámbito internacional. Pre-
cisamente es esa operación la que denuncia Arendt
como parte del totalitarismo y se pronuncia a favor de
preservar ese espacio de contingencia propiamente
político en el interior de la comunidad. Ambos auto-
res reconocen que el espacio de la rebelión, la revo-
lución o la guerra civil amenaza al orden social, pero
mientras Schmitt intuye allí un peligro a la integra-
ción, Arendt reconoce que en ciertas circunstancias
esa instancia es la que permite una reconfiguración
del orden social que puede ser vital para preservar
(o construir) los espacios públicos regidos por la
participación de los hombres, el diálogo y la acción
mancomunada. Podemos reconocer así dos momentos
clave: el de la institución del orden social (sea bajo
la tutela de un Estado absoluto o de una comunidad
política que preserve los espacios públicos), el cual
no tiene un fundamento preexistente a los hombres,
33
A. Campillo Meseguer,
op. cit.
34
A. Di Pego,
op. cit.,
p.115.
35
De este modo, el momento potencialmente violento de la liberación tiene una función similar a la negación dialéctica. Por lo tanto,
requiere de una instancia suplementaria de construcción que supere el orden de dominación (un momento guiado por la libertad).
36
C. Hilb,
op. cit.,
p. 99.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
76
y un momento de la política en el que los hombres
resuelven asuntos comunes, administran y gestio-
nan esa ordenación. Schmitt tiembla al pensar en
la posibilidad de que ese orden social se abra a una
reconfiguración porque sería reconocer lo político –el
conflicto, la contingencia– en el terreno intraestatal,
mientras que Arendt es más optimista al pensar que
sólo la persistente presencia de la política garantiza
la preservación de la libertad humana,
37
aunque su
convencimiento de que algo así pueda suceder en
tiempos contemporáneos languidece.
Schmitt y Arendt, desde perspectivas disímiles,
recuperan/insinúan movimientos conceptuales para
pensar la política que serán clave en la teoría con-
temporánea. El primero es la contingencia del orden
social y el segundo la necesidad de pensar el momen-
to de institución de ese orden. Allí entran en juego
conceptos como decisión, acción, poder, violencia
y soberanía, todos vinculados, como veremos, a lo
político y la política. Esto provoca la apertura para
un tercer aspecto: la posibilidad de explayarse en la
concepción de una lógica de lo político y una lógica
de la política para pensar los problemas políticos.
Esto supone un reconocimiento del componente
simbólico de lo político y el carácter irreductible-
mente conflictivo de este ámbito. Estos insumos nos
ayudarán a pensar los mecanismos de disrupción del
orden, la apertura del conflicto y la posibilidad de
refundación total o parcial del mismo. Finalmente,
podemos recuperar una presencia implícita en ambos
pensadores: el lugar de las identidades políticas.
Efectivamente, tanto para la definición de ese “otro”
extranjero y enemigo en Schmitt, como ese ámbito
de diálogo y acción sobre los asuntos comunes en
Arendt, se requiere de la construcción de algún tipo
de identidad colectiva, alguna forma del “nosotros”.
Esto, aunque poco desarrollado en los autores, abre
la puerta a la reflexión sobre los sujetos políticos.
Los trabajos de Schmitt y Arendt nos sitúan en
los umbrales de la distinción entre lo político y la
política. Las preguntas surgen en torno a los alcances
de esta diferencia y a la relación muchas veces de
simultaneidad que ambos momentos manifiestan.
En esta perspectiva, autores contemporáneos han
retomado y profundizado estas distinciones en la
búsqueda de categorías que permitan pensar con
mayor rigurosidad el problema de la constitución
del orden social, histórico y político. Los trabajos
de Castoriadis
38
resultan clave para desarrollar una
andamiaje teórico heurístico que de alguna manera
saque a la teor ía polít ica de su atolladero.
39
Para ello
resulta conveniente precisar distinciones analítica
que son presentadas por los autores o que pueden re-
construirse si se atiende a la lógica de razonamiento
que ellos presentan. A continuación nos centraremos
en un debate orientado a contribuir a una definición
más precisa de las siguientes categorías: lo social,
la sociedad (orden social), lo político, la política
y la policía.
¿Una teoría política del orden social?
No podía sospechar Anaximandro de Mileto que su
intuición de identificar el
arjé
con lo
apeirón
(lo in-
definido, lo indeterminado) sería retomada varios
cientos de años después por algunos de los pr incipa-
les teóricos políticos del siglo
XX
, como Claude Lefort
y Cornelius Castoriadis, para pensar la conformación
del orden social. En
La institución imaginaria de la
sociedad
, Castoriadis
40
se ocupa con detenimiento
de explorar los procesos de constitución del orden
social, la sociedad o, como el autor prefiere, de lo
“histórico-social”. Este último concepto busca recu-
perar las dimensiones diacrónica y sincrónica a las
que refieren los dos elementos que lo componen: his-
toria y sociedad. Castoriadis pretende dar cuenta de
37
La preservación de esa posibilidad de cambio es, para autores como Lefort y Castoriadis, propio de los órdenes sociales democráticos.
38
C. Castoriadis,
op. cit.
39
E. Rinesi,
op. cit.
40
C. Castoriadis,
op. cit.
Perspectivas Teóricas
77
la tradición griega de pensar la indeterminación de
lo social y lo inscribe en la preocupación moderna
sobre la institución (imaginaria) de la sociedad. En
este aspecto plantea la imposibilidad de una re-
presentación plena de lo pre-social (que denomina
extra-social o natural) en las instituciones sociales.
Esto implica, primero, reconocer una instancia más
allá de la sociedad y, segundo, que siempre existe
un corrimiento, un exceso de esa instancia que sirve
de apoyo –lo natural– y sobre la cual se produce la
sociedad.
41
Precisamente la distancia necesaria del
proceso instituyente es, lejos de una tragedia, la
posibilidad misma de la creatividad humana y de
la instancia de libertad (autonomía), algo que lo
vincula al pensamiento arendtiano. Es una muestra,
además, de la contingencia del orden “histórico-
social” que conjuga cierta estructuración precaria
con un movimiento permanente y con un perpetuo
exceso que pone en jaque a lo instituido.
En este punto es conveniente detenernos para
ordenar la discusión. Tenemos, por un lado, una dis-
tinción entre lo pre-social y lo histórico-social y, por
otro, una forma de creación y una idea de cambio de
lo histórico-social. Para los fines que nos propone-
mos resulta imperioso recuperar esta posibilidad de
pensar, a partir de la distancia entre lo ‘pre-social’
y lo social instituido, el carácter contingente de lo
histórico-social, las operaciones de constitución y
las opciones de transformación a partir, en Casto-
riadis, de la interrogación autónoma mediante el
pensamiento (filosofía) o la política (democracia)
42
y
la producción de imaginar ios radicales. No obstante,
es importante realizar un ajuste conceptual que se
origina al cuestionar –sin desconocerla– las consi-
deraciones sobre instancia “natural” o “pre-social”
que esboza Castoriadis, ya que cualquier referencia a
ésta tiene que ser realizada a partir de su inscripción
en lo simbólico, como el propio autor reconoce.
43
Esto no implica abandonar la concepción de ese
campo de exterioridad constitutiva, necesario para
la perspectiva que estamos desarrollando. Por el
contrar io, lo que apuntamos es a inquir ir, con Lefor t
44
la posibilidad de acceder a eso natural o pre-social y,
en cambio, considerar que el trasfondo sobre el que
se instituye la sociedad no es otro que el terreno de
las relaciones sociales sedimentadas. Para dar un
paso en dirección del replanteo de esta aparente
paradoja sobre lo que Castoriadis denomina “pre-
social” podemos partir del propio autor: “Lo social
es una dimensión indefinida […]. Es lo que no puede
presentarse mas que en y por la
institución
pero que
siempre es infinitamente más que esa institución”.
45
A esta dimensión indefinida ya no podemos llamarla
pre-social o natural y –a falta de una categoría mejor
y de acuerdo con los fines de nuestro argumento–
proponemos denominarla lo
Social
.
Esto es, aceptamos la postulación de una ins-
tancia,
lo Social
46
(así, con mayúscula) que es in-
definida y opera como condición de posibilidad de
la institución de ‘la sociedad’, el ‘orden social’ (o lo
“histórico-social” en Castoriadis) pero que a su vez
la excede. Avanzar en la distinción entre
lo Social
y
‘la sociedad’ (orden social) es clave para pensar los
procesos de inst itución del orden social, su reproduc-
ción y su cambio.
Lo Social
, en este sentido, excede
a la sociedad y es tanto condición de posibilidad
como de imposibilidad de la misma.
47
Ahora bien, lo
Social no corresponde a elementos pre-sociales ni
41
Ibid
.
42
“El momento del nacimiento de la democracia y de la política no es el reino de la ley o del derecho, ni el de los ‘derechos del hombre’, ni
siquiera el de la igualdad como tal de los ciudadanos, sino el de la aparición en el hacer efectivo de la colectividad en su puesta en tela de
juicio de la ley. ¿Qué leyes debemos hacer? Es en este momento cuando nace la política y la libertad como social históricamente
efectiva
.
Nacimiento indisociable del de la filosofía” C. Castoriadis,
Un mundo fragmentado
, Buenos Aires, Altamira, 1990, p. 11.
43
C. Castoriadis, “La democracia como procedimiento y como régimen”, en
Jueces para la Democracia
, núm. 26, febrero 1996, pp. 50-59.
44
C. Lefort,
La incertidumbre democrática. Ensayos sobre lo político
, Barcelona, Anthropos, 2004.
45
C. Castoriadis,
La institución imaginaria
…,
op. cit.,
p.178.
46
Slavoj Žižek, utiliza también la idea de
lo Social
pero en un sentido diferente al de este trabajo.
Vid
. “¿Lucha de clases o posmodernismo?
¡Sí, por favor!”, en E. Laclau, S. Žižek y J. Butler,
op. cit.,
p.121.
47
E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre la revolución de nuestro tiempo,
Buenos Aires, Nueva Visión, [1990] 2000.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
78
naturales, sino a un conjunto de prácticas sociales,
históricas, sedimentadas, heterogéneas, potencial-
mente infinitas e indeterminadas.
48
Para un análisis de esta distinción es de suma
importancia incorporar a la discusión los aportes
de Ernesto Laclau. En lo que se refiere a “lo Social”,
podemos reconstruir tres usos en los textos laclau-
sianos. En primer lugar como sinónimo de ‘la socie-
dad’ o ‘el orden social’, utilización que para nuestros
fines es prescindible. Los otros dos usos, necesarios
para nuestro debate, se derivan a partir de dos sen-
tidos de lo social como “formas sedimentadas de la
objetividad”.
49
El primer uso de sedimentación
50
está
vinculado a las prácticas históricas y las relaciones
sociales que operan como trasfondo sobre el cual se
realiza la operación hegemónica
51
(tal como lo enten-
demos para referirnos a lo Social). En esta dirección
sería cierto contenido de
lo Social
al que mediante la
intervención de lo político se le da forma, siempre fa-
llida, de ‘sociedad’. El otro uso de sedimentación hace
referencia a la ‘naturalización’ de ciertas relaciones
sociales hegemónicas producidas por (y dentro de)
un ordenamiento particular.
La reactivación de estas relaciones sociales
mostraría la indeleble contingencia de todo el orden
social.
52
En este aspecto parte de la lucha política
se emprende por reactivar (des-sedimentar) esos
nodos de dominación haciendo visible su carácter
histórico y político.
53
La noción de producción de
antagonismos, a la que regresaremos luego, se ins-
cribe en este nivel.
El campo de
lo Social
constituye un verdadero
magma, para ajustar la referencia de Castoriadis,
por su carácter indiferenciado y funciona como el
trasfondo sobre el que opera la lógica de lo político
(a la vez que es producido por el acto político como
exterioridad) para instituir ese objeto de plenitud
imposible que es la sociedad: “Con este exterior no
estamos reintroduciendo la categoría de lo extra-
discursivo. El exter ior está const ituido por otros dis-
cursos. Es la naturaleza discursiva de este exterior
la que crea las condiciones de vulnerabilidad de
todo discurso.”
54
Siguiendo a Castoriadis, y ahora
con Laclau, podemos situar el terreno de la hetero-
geneidad y la infinitud primero en
lo Social
, como una
instancia que no puede ser dominada por completo
en la operación hegemónica y discursiva
55
(lo polí-
tico) que constituye la sociedad como un
campo
de
la objetividad.
56
Así,
lo Social
“siempre excede los
límites de todo intento de constituir la sociedad”,
57
y
oficia como un campo de discursividad que rebasa
y es condición de posibilidad de lo discursivo.
58
Lo
Social
funcionaría en forma análoga a
lo Real
en
Lacan, como aquello que resiste a la simbolización,
para proveer ese exceso de sentido y causar esa per-
petua falla en el intento por const ituir la objet iv idad
social. En palabras de Laclau: “Tendemos a aceptar
la infinitud de lo social, es decir, el hecho de que
48
Esto implica, para el (pos)marxismo posestructuralista, recuperar un pensamiento materialista con “la afirmación de la presencia de un
residuo inalienable de materialidad irreductible a toda lógica o concepto”. José Elías Palti,
Verdades y saberes del marxismo
, Buenos Aires,
Fondo de Cultura Económica, 2005, p. 107.
49
E. Laclau, “Identidad y hegemonía: el rol de la universalidad…”
op. cit.,
p.51.
50
Tanto “sedimentación” como “reactivación” son conceptos que Laclau toma de Edmund Husserl.
51
Por operación o lógica hegemónica entendemos, siguiendo la obra de Laclau, la producción de puntos nodales que articulan la totalidad
discursiva mediante la instauración de significantes particulares que se universalizan.
52
Esta distinción es la que lleva a Laclau (“Identidad y hegemonía: el rol de la universalidad…”,
op. cit.,
p.74), siguiendo a Bruce Fink, a
distinguir un Real presimbólico (R1,
lo Social
) y un Real simbolizado (R2, interior al orden). Y. Stavrakakis,
op. cit.,
p.81.
53
E. Laclau, “Deconstrucción, pragmatismo y hegemonía”, en Chantal Mouffe (comp.),
Deconstrucción y pragmatismo
, Buenos Aires, Paidós,
1998.
54
E. Laclau y Ch. Mouffé,
Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia
, Buenos Aires, Fondo de Cultura
Económica, [1985] 2004, p.150.
55
Podemos citar
in extenso
: “Parecería que la solución consistiría en reintroducir nuestra distinción entre discurso y campo general de la
discursividad: en este caso la fuerza hegemonizante como el conjunto de los elementos hegemonizados se constituirían en un mismo plano
–el campo general de la discursividad– en tanto que la exterioridad sería la correspondiente a formaciones discursivas diversas.” E. Laclau,
“Deconstrucción, pragmatismo…”,
op. cit.,
p.178.
56
E. Laclau, “Ideología y posmarxismo”, en
Anales de la Educación Común
, tercer siglo, año 2, núm. 4, agosto de 2006, pp. 20-35.
57
E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre
op. cit.,
p. 105.
58
E. Laclau, “Deconstrucción, pragmatismo…”,
op. cit.,
p. 154
Perspectivas Teóricas
79
todo sistema de estructuras es limitado, que está
siempre rodeado por un ‘exceso de sentido’ que él es
incapaz denominar”.
59
La pregunta lógica en este momento es por el
paso y la relación entre lo instituyente y lo instituido,
entre lo Social y la sociedad. Esto es, tanto acerca
de qué es lo que produce la sociedad, cómo se man-
tiene y reproduce, además de qué es lo que permite
su transformación. Claude Lefort ha contribuido a
la reflexión en este campo, especialmente a través
de profundizar la distinción entre el concepto de
lo
político
y el de
la política
en referencia al orden social.
Esto permitió al filósofo francés establecer el carácter
instituyente y simbólico de
lo político
, mientras que
reserva la idea de
la política
para remitir a la esfera de
lo instituido, a “un sector particular de actividades,
relaciones, instituciones”
60
que encontramos en la
sociedad junto a otros campos como lo económico,
lo cultural y lo jurídico. Esto no pretende reparar en
momentos cronológicos diferentes en la constitu-
ción de la sociedad, sino fundamentalmente es una
distinción de características, funciones y raciona-
lidades.
61
Lo político
posee un carácter sustantivo y
una función instituyente, mientras que
la política
supone una lógica instrumental de administración
de lo instituido.
62
Como dice Marchart, mientras la
política se refiere a un nivel óntico (la multiplicidad
de prácticas de la política convencional) lo político
se relaciona con el plano ontológico (la dimensión
instituyente).
63
A pesar de un serie de convergencias sobre este
concepto de lo político, también existen ciertos
desacuerdos que no podemos soslayar y que, aunque
no es posible dedicarles un tratamiento exhaustivo,
requieren de atención. Máxime cuando es uno de los
autores antes mencionado, Cornelius Castoriadis,
64
el que argumenta:
Se sabe que el término “lo político” fue introducido
por Carl Schmitt
65
en un sentido excesivamente
estrecho y, en el caso de aceptarse lo que venimos
arguyendo, esencialmente defectuoso. Asistimos en
la actualidad a una tentativa inversa que consiste
en pretender dilatar el sentido del término hasta
permitirle absorber la institución conjunta de la
sociedad. […] También de esto se encargaría la po-
lítica que asumiría la carga de generar las relaciones
entre los seres humanos y de éstos con el mundo,
la representación de la naturaleza y del tiempo, o
la relación del poder y la religión. Esto no es, ob-
viamente, nada distinto a lo que desde 1965 vengo
definiendo como institución imaginaria de la socie-
dad y su desdoblamiento esencial en instituyente e
instituido. Dejando de lado los gustos personales,
no vemos qué beneficios se obtienen de denominar
lo político a la institución
catholou
de la sociedad, y
vemos claramente lo que se pierde. Así pues, o una
cosa o la otra: bien, denominando “lo político” a
eso que todo el mundo denominaría naturalmente
la institución de la sociedad, se opera un cambio de
vocabulario, que sin comportar nada respecto de la
sustancia crea una confusión.
66
Son comprensibles los reparos de Castoriadis a pensar
a lo político como lo concibe Schmitt en relación con
la institución de la sociedad. No obstante, de lo que
59
E. Laclau,
Nuevas reflexiones
…,
op. cit.,
p. 104.
60
C. Lefort,
Ensayos sobre lo político,
México, Universidad de Guadalajara, 1991, p. 187.
61
Tal vez donde mayor desarrollo ha tenido esta idea de la política como sistema ha sido en la obra de Niklas Luhmann.
Vid
. Javier Torres
Nafarrate,
Luhmann: la política como sistema
, México, Fondo de Cultura Económica/
UIA
/
UNAM
, 2004. (Agradezco a Ar turo Vallejos por haber me
facilitado la introducción a la teoría de sistemas).
62
“Según esta tesis, –comenta Serrano Gómez– la constitución de un subsistema político diferenciado responde, precisamente, a la
necesidad de controlar esos conflictos y, de esta manera, garantizar la integridad del orden.” Enrique Serrano Gómez,
Consenso y conflicto.
Schmitt, Arendt y la definición de lo político
, México,
CEPCOM
, 1998, p.15.
63
Oliver Marchart, “La política y la diferencia ontológica”, en Simon Critchley y Oliver Marchart (comps.),
Laclau. Aproximaciones críticas
a su obra
, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2008, p. 91.
64
C. Castoriadis,
Un mundo fragmentado
op. cit.
65
C. Schmitt, “Der Begriff des Politischen”, en
Archiv für Sozialwissenschaft und Sozialpolitik,
núm. 58, 1927, pp. 1-33. N.E.; El concepto
de lo politico…
op. cit
.
66
C. Castoriadis,
Un mundo fragmentado
op. cit.,
p. 9.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
80
se trata no es meramente de dilatar el concepto para
hacerlo más abarcador (alcanzando la institución de
espacios más allá de la política: lo cultural, lo social,
el lenguaje), sino de dar un paso más allá y vincular,
como sugiere el propio autor, lo político al plano de
la institución mediante la producción de imagina-
rios y del cambio social a partir de la intervención
de imaginarios radicales. El lugar instituyente de
lo político puede sostenerse si se le exime de una
noción racionalista y deliberativa (pudiendo ser
éstas una forma de la política) y se le vincula a la
producción de discursos articuladores, es decir, se
recupera el momento
performativo
de lo político. En
efecto, lo político no produce
lo Social
(las prácticas
y relaciones sociales sedimentadas tendencialmente
infinitas) sino la sociedad, a partir de instituir un
orden precario.
67
También para Lefort
la sociedad
es instituida
políticamente como una totalidad simbólica a par-
tir de la producción de imaginarios colectivos que
funcionan de aglut inantes, para producir en el orden
democrático un lugar vacío: el poder. En la moder-
nidad la sociedad pierde su fundamento último y
se embebe de indeterminación constitutiva.
68
Lo
político
como lugar privilegiado de análisis para la
comprensión de los procesos sociales adquiere im-
portancia epistemológica en tanto hace inteligible
el orden social. La institución política de la sociedad
opera simultáneamente como la constitución de con-
diciones de inteligibilidad de lo social (puesto que
produce significados que dan sentido a la acción de
los hombres como justas e injustas, buenas o malas,
etc.), y como una escenificación (imaginarios que
proveen de forma a la sociedad). Por lo tanto, si nos
interrogamos por las sociedades contemporáneas
irremediablemente debemos buscar en el lugar de “lo
político” que instituye la sociedad.
69
La indagación
en la esfera instituyente nos orienta en la centralidad
de los sentidos y de la dimensión simbólica.
Lo político implica una operación hegemónica
discursiva sobre el terreno de
lo Social
para dar
lugar a la existencia de ese objeto fallido que es la
sociedad.
70
No obstante, ésta siempre conducirá al
fracaso en tanto
lo Social
es imposible de representar
en la sociedad,
71
hay un “exceso de sentido”
72
que se
resiste a ser completamente ordenado. Esto implica
la existencia permanente de algo que queda al menos
parcialmente por fuera de esa forma instituida y que
puede poner en jaque el precario cierre hegemónico
de la sociedad.
En este sendero cobra importancia la idea de
lo
Social
como trasfondo de una creación imaginaria
o inscripción simbólica a partir de la intervención
activa de
lo político como
“el intento de domesticar
la infinitud, de abarcarla dentro de la finitud de un
orden.
73
Pero este orden o estructura ya no presenta
67
Hay, sin embargo, un aspecto en que es necesario seguir la aguda sugerencia de Castoriadis. Existen instancias en que la dimensión
constitutiva de lo político no tiene una necesaria incumbencia. Pensemos esta difícil cuestión a partir de un ejemplo. El lenguaje es una
institución que puede pensarse a partir de imaginarios sociales que exceden a lo político; en cambio, qué usos y qué idioma se instituyen
como dominante es algo que se inscribe en el terreno político. Las representaciones imaginarias de la muerte y la religión pueden tener
un origen imaginario allende de lo político, aunque en momentos determinados de la conformación del orden puedan quedar sujetas a la
lógica de lo político, esto significa que “todo es politizable, no que todo es político” (B. Arditi Karlik, “Rastreando lo político”, en
Revista de
Estudios Políticos
, núm. 87, enero-marzo de 1995, pp. 333-351 (p. 339)). Esto llevaría a la necesidad de incluir en el análisis aquellas formas
de institución imaginaria de la sociedad que no han sido politizadas y su posible politización. Pero a su vez nos propone dar un peso mayor
a ‘lo político’ como una instancia de disputa por la constitución de la sociedad particular a partir de la adopción de la autonomía y como
subversión de la política. Vid. Ch. Mouffe,
En torno a lo político
op. cit.,
p. 25.
68
C. Lefort,
Ensayos sobre lo político
,
op. cit.,
p. 191
69
En esta perspectiva también se ubica Žižek, cuando afirma “la génesis misma de la sociedad es siempre política: un sistema social con
existencia positiva no es más que una forma en la cual la negatividad de una decisión radicalmente contingente asume una existencia
positiva, determinada”. S. Žižek,
Porque no saben lo que hacen. El goce como un factor político
, Barcelona, Paidós, 1998 (Espacios del Saber),
p. 254; C. Lefort,
Ensayos sobre lo político
,
op. cit.,
p. 239.
70 E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre
…,
op. cit.,
p. 51.
71
El problema de la representación es clave en el pensamiento postestructuralista. Al respecto, Žižek afirma que “esta oscilación entre
la representación y la no-representación apunta al fracaso final de la representación significante del sujeto, pues el sujeto no tiene ningún
significante propio que lo represente plenamente; toda representación significante es una mala representación que, aunque imperceptible-
mente, siempre desplaza o distorsiona al sujeto”. S. Žižek,
Porque no saben
op. cit.,
p. 40.
72
E. Laclau, “Deconstrucción, pragmatismo…”,
op. cit.,
p. 151.
Perspectivas Teóricas
81
la forma de una esencia subyacente de lo social; es,
por el contrario, el intento de actuar sobre ‘lo social’
de hegemonizarlo”.
74
En lo que se refiere al proceso de producción del
orden social, la categoría de lo político se relaciona
directamente con la noción de discurso. En este sentido,
la atención que Castoriadis dispensa a la constitución
de la sociedad y el lugar que le otorga al acto de creación
y de producción de imaginarios sociales son recupera-
dos por Laclau desde una perspectiva discursiva que
le permite analizar la producción de la sociedad como
discurso. Por discurso no debe entenderse el texto
de modo restringido, sino la articulación-producción de
sentidos
75
tal como había sugerido Lefort: “[…] la
elaboración de los indicadores de la diferencia pasa
por el discurso”.
76
Laclau incorpora de la lingüística
la idea de que no existen términos positivos sino
que todos son relacionales y adquieren sentido en
un sistema de diferencias. La articulación discursiva
produce un cierre precario que intenta dominar la in-
determinación de
lo Social
y constituir esa objetividad
que es la sociedad. De este modo, el momento de la
contingencia se cierra parcialmente en una operación
hegemónica constitutiva de la ordenación social (‘la
sociedad’) que en el movimiento de institución supone
la represión de alternativas de orden (otros discursos)
igualmente posibles.
77
No obstante, la construcción
de un orden implica el olvido del momento originario
de institución de la sociedad (
forclusión
). Este olvido
procura arrastrar consigo la contingencia constitutiva
de todo orden social.
78
Cuando el proceso de inst itución
ha sido exitoso, y avanza el olvido de la contingencia,
el sistema opera con una lógica delimitada por el acto
hegemónico fundacional.
79
Allí tiene lugar la lógica de
la política
en el campo articulado por
lo político
en esa
operación hegemónica que instituye a la sociedad.
Precisamente es sobre ese olvido de la contingencia
originaria donde funciona la lógica de la política como
administración de lo dado, de lo instituido.
En la distinción que venimos trabajando entre l
o
Social
y
la sociedad
,
80
lo político adquiere un papel
fundamental porque permite pensar el paso de uno a
otro (siempre es un paso fracturado) a partir de la arti-
culación del discurso
81
hegemónico mediante la pro-
ducción de puntos nodales que fijan, parcialmente, el
sentido: lo político tiene “el estatus de un ontología
de lo social”.
82
Sin embargo, la operación hegemónica
completa se enfrenta a una perpetua imposibilidad de
cierre (sutura), lo que hace que Laclau se refiera provo-
cativamente a “la imposibilidad de la sociedad”.
83
Hay
algo (
lo Real, lo Social
) que excede la significación, que
no puede dominarse por completo y que en algún mo-
mento puede agr ietar la estruc tura. En una perspec t iva
algo diferente: Derrida,
84
en su momento, se refirió a
esa fisura constitutiva de todo orden instituido con la
palabra platónica
jôra
(intervalo, espacio).
85
73
En
La razón populista
(Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005), Laclau desarrolla la noción de heterogeneidad en estrecha
relación con este tema. Para un análisis de este concepto,
vid
. L asse Thomassen, “Ant agonism, Hegemony and Ideology af ter Heterogeneit y ”,
en
Journal of Political Ideologies
, vol. 10, núm. 3, 2005, pp. 289-309.
74
E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre
op. cit.,
p. 105.
75
Los usos del discurso en Laclau han originado una variedad de críticas tempranas,
vid
. Atilio Boron y Óscar Cuellar, “Apuntes críticos sobre
la concepción idealista de hegemonía”, en
Revista Mexicana de Sociología
, vol.
XLV
, núm. 4, octubre-diciembre de 1983, pp. 1143-1177.
76
C. Lefort,
Ensayos sobre lo político
,
op. cit.,
p. 191.
77
E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre
,
op. cit.,
p. 51.
78
J. Rancière,
op. cit.
, p. 30.
79
E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre
…,
op. cit.,
p. 51.
80
Esta distinción es más clara en Laclau (
ibid
) que en Laclau y Mouffe (
op. cit.
); analíticamente la diferenciación es importante aunque
por momentos confundan los términos en los textos. De modo análogo puede recuperarse la distinción lacaniana entre Real y realidad.
81
Torben B. Dyrberg, “Lo político y la política en el análisis del discurso”, en S. Critchley y O. Marchart,
op. cit.,
p. 301
82
E. Laclau y Ch. Mouffe,
op. cit.,
p. 14
83
Esta idea es deudora de la apropiación de la ruptura del isomorfismo entre el orden del significado y el orden del significante y el concepto
de Real lacaniano como “un núcleo básico que resiste simbolización”.
Vid
. E. Laclau, “Identidad y hegemonía…”,
op. cit.,
p. 83; E. Laclau y
Ch. Mouffe,
op. cit.
y E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre
op. cit.,
p. 45
84
Jacques Derrida, Khôra, Córdoba,
Alción
, 1995.
85
J. E. Palti,
op. cit.,
p. 97 y “El retorno del sujeto. Subjetividad, historia y contingencia en el pensamiento moderno”, en Primas, núm.
7, 2003, pp. 45-46.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
82
De esta manera, en tanto las huellas del proceso
político de institución de la sociedad permanecen y
existe una falla constitutiva del orden,
86
el momento
originario puede reactivarse, es la hora del “recuerdo
de la contingencia”
87
f rente al “olv ido de los or ígenes”
88
–que no es otra cosa que la historicidad del ser– el
cual abre espacios de reconfiguración de la estructura
social.
89
Ese lugar potencialmente subversivo es la
presencia de lo político, un momento de indecibilidad
90
aún en una estructuración del orden más o menos
estable y gestionado por la política y la policía.
Autores como Rancière han identificado al genuino
acto político, en esta perspectiva, como aquel que
emerge en el encuentro de dos procesos heterogéneos
que producen el recuerdo de la contingencia y la aper-
tura del orden social a partir de la subversión de los
mecanismos policiales. En tanto la
policía
se relaciona
con una forma de gobernar que supone la creación y
sostenimiento (reproducción) de la comunidad,
91
o
en palabras de Derrida: [la policía] “…está presen-
te, invisible a veces, pero siempre eficaz, allí donde
hay conservación del orden social”.
92
El acto político
aparece cuando este procedimiento de reproducción
es puesto en cuestión por prácticas ejercidas bajo el
supuesto irrenunciable de que todos los hombres somos
iguales y en el intento pragmático de la verificación de
la
facticidad
de dicha premisa.
93
A este proceso Rancière
lo llama emancipación
94
y es el ámbito propio de la
política
95
que surge allí donde emerge un desequilibrio
como forma de volver a la armónica proporción geomé-
trica.
96
En este sent ido, la
policía
es el medio por el cual
se atribuyen lugares y jerarquías en la sociedad y se
producen las sujeciones a ellos: “Es la policía moderna
en situaciones político-técnicas modernas la que es
inducida a producir ley siendo así que se considera
que sólo la aplica […] la policía se vuelve alucinante y
espectral porque invade (
hante
) todo”.
97
La aper tura de
lo político tiene por condición de posibilidad ese daño
(
tort
) que irremediablemente hace la policía al princi-
pio de igualdad, allí es posible una identificación con
el daño. Para Rancière son los “sin-parte”, el pueblo,
los que no cuentan en el orden social porque no tienen
propiedades ni títulos de nobleza, quienes presentan
en el espacio político su derecho a la igualdad
98
de
manera tal que interpela a la comunidad y tiene un
poder subversivo del ordenamiento.
99
Ese terreno de
encuentro entre la policía y la igualdad es el lugar
de emergencia de los sujetos políticos.
86
J. Derrida,
Khôra
op. cit.
87
S. Žižek,
Porque no saben
…,
op. cit.
88
E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre
…,
op. cit.,
p. 51.
89
Elias Palti (
op. cit.,
p. 96) reconoce la cercanía de la empresa deconstructuvistas y las posiciones del posmarxismo ya que “ésta busca
confrontar todo orden instituido con la radical contingencia de sus fundamentos, no para hallar su sinsentido originario, sino para traspa-
sarlo y hacer a la instancia en la cual sentido y sin sentido se entrelazan”.
90
Urs Stäheli, “Undecidability ante the Political”,
MPP
Working Paper,
núm. 21, noviembre de 2003, pp- 2-25 (p. 5), en http://ep.lib.cbs.
dk/download/
ISBN
/8791181631.pdf
91
C. Schmitt (
op. cit.,
p. 40) recuerda que “paz, seguridad y orden” constituían la definición de la policía en los albores del Estado moderno.
92
Jaques Derrida,
Fuerza de ley
: el
fundamento místico de la autoridad,
Madrid, Tecnos, 1997, p. 173
93
Según S. Žižek la idea de Rancière es “lo que Balibar denomina
égaliberté
, la igualdad de principio de todos los hombres en cuanto seres
hablantes”.
Vid
. S. Žižek,
El espinoso sujeto. Centro ausente de la ontología política,
Buenos Aires, Paidós, 2001, p. 202; y “El malestar en la
subjetivación política”, en
Actuel Marx
, núm 1, 2001, pp.105-116. (p. 110).
94
J. Rancière, “Política, identificación y subjetivación”, en B. Arditi Karlik (ed.),
El reverso de la diferencia: identidad y política
, Caracas,
Nueva Visión, 2000, p. 146.
95
Este sentido de la política en Rancière es diferente al uso que se le da al término en este trabajo. La política, eso que sucede raras veces
en la historia según el autor, se asemeja a una de las formas posibles de ‘lo político’ de acuerdo con el sentido que le damos aquí.
Vid.
J.
Rancière,
El desacuerdo…
,
op. cit.,
p. 7.
96
Como para Arendt, la emergencia de la política según Rancière debe buscarse en la antigua Grecia pero ahora como subversión.
97
J. Derrida,
Fuerza de ley…
op. cit.
, p. 173.
98
“El único universal en la política es la igualdad”, argumenta Rancière (“Política, identificación y subjetivación”…
op. cit.
), no obstante,
es preciso interrogarnos, parafraseando a Gerald Cohen en su polémica con Amartya Sen: “¿igualdad de qué?” En efecto, la disputa por la
hegemonía se relaciona con la producción de significantes vacíos y la producción de imaginarios: en la política moderna el significante
“igualdad” tiene un peso indudable pero no un contenido unívoco. Su peso en el imaginario moderno y su polisemia lo convierten en un
espacio denso de conflicto por anclar sentidos.
Vid
. Gerald A. Cohen, “¿Igualdad de qué? Sobre el bienestar, los bienes y las capacidades”,
en Martha Nussbaum y Amartya Sen,
La calidad de vida
, México, Fondo de Cultura Económica, 1996, pp. 27-53. N.E.
99
La noción de los “sin-parte” en Rancière guarda un parecido de familia con la de “comunidad de víctimas” en la obra de E. Dussel,
20
tesis de política
…,
op. cit.,
y
Política de la liberación
op. cit.
).
Perspectivas Teóricas
83
Orden social y sujetos políticos
vidad que le confiere una dislocación inherente. Todo
intento de cierre hegemónico, sutura y articulación
se enfrenta a la imposibilidad de borrar por completo
las huellas de la contingencia y a lidiar con espacios
de libertad. Más allá de esta condición ontológica de
la sociedad es preciso comprender que la expansión
de la dislocación, y con esto la apertura del orden, se
v incula a procesos histór icos en los cuales la ar t icula-
ción discursiva hegemónica comienza a evidenciar su
indeleble cara contingente e histórica. En este plano
son diferentes los acontecimientos que conducen a la
ampliación de la dislocación, algunos más abruptos
mientras que otros suponen lógicas moleculares. En
cualquier caso, la expansión de la dislocación hace
menos naturales los sentidos dominantes, produce la
reac t ivación de las relaciones sociales sedimentadas
e, invocando el espectro de la contingencia, abre la
posibilidad de la constitución de sujetos sociales
porque permite “nuevas posibilidades de acción
histórica”.
103
La ampliación de la dislocación genera
espacios de libertad donde la estructura ejerce menor
presión y, por lo tanto, se abren-amplían instancias
de acción y construcción de antagonismos.
La falla constitutiva del orden social, su condi-
ción de dislocación, ofrece las posibilidades concep-
tuales de pensar el recuerdo de la contingencia y la
apertura de lo político. No obstante, nada nos dice
sobre las formas en que este espectro de lo político
hace su aparición. La noción de antagonismo ha
alcanzado en la obra de Laclau un lugar central y
generado muchos debates,
104
precisamente porque
permite engranar las preocupaciones por los agentes
sociales y la disputa por la conformación del orden
La concepción del orden social como una construcción
hegemónica vinculada a lo político implica consi-
derar que dentro del orden, mediante operaciones
singulares de exclusión, se producen desigualdades
y diferencias, cuyo resultado es la instauración de
lugares dominantes y lugares subalternos.
100
Las re-
laciones asimétricas en determinado ordenamiento
de la sociedad generan posiciones de subalternidad
en tanto quienes las ocupan se ven sometidos a las
decisiones de otros en una estructura de dominación.
De este modo, en un orden social pueden encontrarse
múltiples y heterogéneas formas de sometimiento
101
que operan en la sujeción-subjetivación para producir
y reproducir el ordenamiento. En este sent ido, es per t i-
nente hablar de
posiciones de sujeto
.
102
Sin embargo, el
ejercicio del poder no se despliega sobre la pasividad
de los sujetos, no sólo porque donde hay poder hay
libertad, sino también porque esas relaciones sociales
de subordinación pueden ser lugares de resistencia
colectiva. Esto no significa que en esos nodos se eri-
jan necesariamente la rebelión o la lucha social como
respuesta, algo que supondría una visión espasmódica
de los acontecimientos sociales. El conflicto social, así
como el sometimiento, es un proceso social histórico
y contingente. En esta perspectiva el análisis político
debe asumir la tarea de indagar tanto las formas efi-
caces de la dominación como en qué condiciones una
situación de subordinación se politiza (se transforma
en opresión) y cuáles son los alcances de esta operación
tanto en la constitución de los sujetos políticos como
en la conformación del orden social.
Las disputas por el orden social pueden ser pen-
sadas en función de la falla const itut iva de la objet i-
100
En este sentido, pueden interpretarse las palabras de Jacques Rancière: “[…] hay un orden en la sociedad porque unos mandan y otros
obedecen” (
El desacuerdo…
,
op. cit.,
p. 31).
101
Sobre este asunto dice Enrique Dussel: “[…] todo sistema político […] no puede ser nunca perfecto (sería necesario tiempo infinito,
inteligencia y voluntad ilimitadas, etc.) produce inevitablemente efectos negativos, en el mejor de los casos no intencionados” (
20 tesis
de política
,
op. cit.,
p. 101). Esto no significa que existan unos órdenes sociales preferibles a otros; que una sociedad sin dominación sea
empíricamente imposible no significa que no exista un imperativo ético para buscarla y que en el camino se construyan órdenes sociales
más justos.
102
Michel Foucault,
La arqueología del saber, México,
Siglo Veintiuno Editores, 1970.
103
E. Laclau,
Nuevas reflexiones…
,
op. cit.,
p. 56.
104
Andrew Norris, “Against Antagonism: On Ernesto Laclau’s Political Thought”, en
Constellations
, vol. 9, núm. 4, 2002, pp. 554-573; Daniel
De Mendoça, “The Notion of Antagonism in Contemporary Political Science: An Analysis From the Perspective of Discourse Theory”, en
Revista
de Sociología e Política,
núm. 20, junio de 2003, pp. 135-145.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
84
social. En efecto, hay una definición del antagonismo
que lo ubica como una categoría para pensar la ines-
tabilidad del orden y la apertura hacia el cambio en
tanto “el antagonismo tiene una función revelatoria,
ya que a través de él se muestra el carácter en última
instancia contingente de toda objetividad”.
105
Esta
concepción sitúa en un lugar central al antagonismo
pero nos dice poco sobre los procesos históricos de
construcción de los diferentes antagonismos.
106
Aquí
es necesaria otra noción de antagonismo (vinculada
a la primera pero que opera en otro nivel conceptual)
como una producción social e histórica. De este modo
pasa a ser una categoría útil para pensar el conflic-
to y la lucha que tiene como escenario los órdenes
sociales contemporáneos. Esto supone atender las
condiciones históricas de producción de los antago-
nismos sociales que operan en cada caso, los sentidos
colectivos, los imaginarios, los proyectos y su rela-
ción con lo político.
107
Además, implica concebir a
los antagonismos como procesos abiertos, los cuales
pueden tener reacomodos que refuercen las cadenas
de equivalencias y de diferencias, pero también que
el antagonismo se diluya o adquiera en determinados
momentos formas agonales de la política.
108
El proceso de antagonización de la subordina-
ción produce el recuerdo de la contingencia, revela
el carácter político, tiene potencial subversivo
y abre la posibilidad de un nuevo momento (re)
fundante. Este acontecimiento expande el campo
de lo posible y recuerda el momento milagroso de
la natalidad tal como vimos con Hannah Arendt. El
lugar instituyente de esta irrupción de lo político
no supone, sin embargo, que todo lo que es lógica-
mente posible lo sea históricamente.
109
No existe, en
ese sentido, absoluta libertad: tanto las prácticas
sedimentadas que componen el terreno que venimos
denominando
lo Social
como los ordenes sociales
constituidos establecen un campo de posibilida-
des históricamente constreñido.
110
Dice Laclau: “Esta
subversión de lo Simbólico por lo Real debe llevarse
a cabo, sin embargo, con las únicas materias primas
disponibles: las diferentes posiciones estructurales
que conforman el orden simbólico”.
111
En efecto, aun
en los momentos de mayor dislocación permanece
un trasfondo sedimentado (la historicidad del orden
y de los sujetos) que opera como arena constitutiva,
detiene las posibilidades de desplazamiento y con-
diciona las opciones de cambio social.
112
En este sentido, el antagonismo, antes que su-
puesto, debe ser investigado como una producción
histórica y social, como un terreno para la consti-
tución de los sujetos y momento de apertura para el
cambio social. En esta tarea la categoría de subje-
tividad colectiva puede ser de suma utilidad para el
análisis de los modos de producción del antagonismo
y la constitución de sujetos. Es en el campo de la
subjetividad colectiva donde puede darse el proceso
de subjetivación que instala nuevas condiciones de
experiencia y acción. Es la articulación de la subje-
tividad colectiva la que permite el corrimiento hacia
105
E. Laclau,
Nuevas reflexiones .
.., op. cit.,
p. 35.
106
En otro registro hay una noción de antagonismo que desarrolla especialmente S. Žižek (“Más allá del análisis del discurso”, en B. Arditi
Karlik (ed.),
El reverso de la diferencia…
op. cit.
) a partir de algunos pasajes de Laclau y Mouffe (“Deconstrucción, pragmatismo…”,
op. cit.,
p. 168) que lo vincula a la emergencia del Real (Antagonismo, con mayúsculas). Este antagonismo radical, según Žižek, no se produce en la
relación entre dos agentes, sino que es el bloqueo constitutivo de toda identidad (la falla en el sentido lacaniano).
107
U. Stäheli, “Figuras rivales del límite. Dispersión, transgresión, antagonismo, indiferencia”, en S. Critchley y O. Marchart,
op. cit.,
pp. 296-
297.
108
Ch. Mouffe, En torno a lo político…
op. cit.
109
David Howarth, “Hegemonía, subjetividad política y democracia radical”, en S. Critchley y O. Marchart,
op. cit.,
p. 325.
110
La búsqueda por establecer cuan acotadas son las posibilidades de cambio en un orden social histórico puede llevar a equívocos,
puesto que las instancias continuas de creación amplían contingentemente las opciones en un trabajo de “construcción de lo potencial”.
Autores como Torben Bech Dyrberg (citado por U. Stäheli en “Undecidability ante the Political”…
op. cit.
) asocian el concepto de lo político
en Laclau a la actualización de potencialidades. (Hugo Zemelman,
Voluntad de conocer. El sujeto y su pensamiento en el paradigma crítico,
México, Anthropos/
IPECAL
, 2005). Stäheli, por su parte, propone distinguir entre posibilidades internas al orden social y la emergencia de
las alternativas reprimidas y heterogéneas al orden. (Undecidability ante the Political”…
op. cit.
).
111
E. Laclau, “Identidad y hegemonía…”,
op. cit.,
p. 83.
112
“Esto no significa –de acuerdo a Laclau– que todo discurso que se presente como encarnación de la plenitud habrá de ser aceptado. Su
aceptación depende de su credibilidad y esa credibilidad no le será acordada si sus propuestas chocan con los principios básicos que informan
la organización de un grupo.”
Nuevas reflexiones…
,
op. cit.,
p. 82; L. Thomassen, “Antagonism, Hegemony and Ideology…”,
op. cit.,
p. 299.
Perspectivas Teóricas
85
nuevos lugares de enunciación y arroja al sujeto al
terreno mismo de su siempre fallida constitución.
113
La categoría de subjetividad colectiva permite com-
prender el proceso de producción del antagonismo, el
cual se construye cuando ciertas relaciones sociales
estructuradas se significan a partir de una configu-
ración subjetiva colectiva particular, de forma tal
que muestra (permite interpretar) la situación de
subordinación como opresiva y espacio de lucha.
Subjetividad y sujetos políticos
El campo de las subjetividades y la constitución de
los sujetos políticos es un tema clave para el futuro
de la teoría política en la perspectiva que venimos
trabajando. En este sentido, hay al menos dos lugares
fundamentales donde el asunto de las subjetividades
sociales es relevante. Por un lado, en lo que se refiere a
la reproducción del orden social y en la transformación
del mismo (cuando la subjetividad colectiva da paso
a la conformación de sujetos políticos). En efecto, no
hay reproducción del orden social sin la producción, al
menos parcial, de subjetividades. Dice Castoriadis que
el sustento de un orden “[…] se debe a la transforma-
ción (fabricación) del material humano en individuos
sociales, transformación en la cual están implicados
éstos y el mecanismo de su perpetuación”.
114
En un
sentido análogo se inscribe la noción althusseriana
de interpelación ideológica.
115
Es ev idente que ha sido
Michel Foucault
116
uno de los autores que ha brinda-
do aportes sugerentes para indagar las tecnologías
y dispositivos de producción de subjetividades y su
relación con la reproducción de las relaciones sociales.
En esta dirección es posible considerar que el orden
produce subjetividades en un aspecto que considera,
y a su vez va más allá de, las “posiciones de sujetos”.
117
El aporte foucoultiano es central por mostrarnos la
microfísica del poder con el cual capilarmente un
orden social se constituye y se sustenta mediante la
productividad de las instituciones, dispositivos de
control y las tecnologías del yo.
118
El otro aspecto en el que es relevante la pro-
blematización de los procesos de conformación de
la subjetividad colectiva y los sujetos sociales, lo
mencionamos anteriormente, tiene que ver con las
formas de transformación o cambio social. Si la con-
formación de subjetividades, que incluye un proceso
de ident ificac ión, es insepar able de l a configur ac ión de
hegemonía, también es necesario pensar que es la
articulación de nuevas subjetividades, un proceso
de subjetivación, lo que permite poner en cuestión
al orden social a través de la producción de nuevas
decisiones y acontecimientos. En tanto el orden
social no es una totalidad cerrada pueden pensarse
formas de conflicto y disputas en su seno que son
particularmente evidentes en ciertos momentos
históricos. Los procesos de expansión de la disloca-
ción están vinculados a la subjetividad porque en los
espacios abiertos es ésta la que produce una puesta
en cuestión de la naturalidad del orden, lo que devela
su origen violentamente contingente. De este modo
se expande el campo de disputas y el terreno para
113
E. Laclau,
Nuevas reflexiones sobre…,
op. cit.,
p. 77; Aletta Norval, ““Hegemony after Deconstruction: The Consequences of Undecida-
bility”, en
Journal of Political Ideologies
, vol. 9, núm. 2, 2004, pp. 139-157.
114
C. Castoriadis, “El campo de lo social histórico”, en
Estudios: Filosofía-Historia-Letras
, núm. 4, primavera de 1986, pp. 1-13 (p. 3).
115
Louis Althusser, “Ideología y aparatos ideológicos del Estado”, en
La filosofía como arma de la revolución
, México, Pasado y Presente, 1981.
116
M. Foucault, “El sujeto y el poder”, en Hubert L. Dreyfus y Paul Rabinow,
Michel Foucault: más allá del estructuralismo y la hermenéutica
,
México,
UNAM
, 1988.
117
La reducción del sujeto a posiciones de sujeto propuesta por Laclau y Mouffe en
Hegemonía y estrategia socialista…
(
op. cit.
) ha sido
superada en los trabajos posteriores de los autores en una suerte de resurrección del sujeto: “[.
..] no tenemos simplemente posiciones de
sujetos dentro de la estructura sino también al sujeto como un intento de llenar esas brechas estructurales. Ésta es la razón por la que no
tenemos simplemente
identidades
, sino, más bien, identificación.” E. Laclau, “Identidad y hegemonía…”,
op. cit.,
p. 63 (cursivas del autor).
Vid.
también E. Laclau,
Nuevas reflexiones…
,
op. cit.
118
Asimismo, la perspectiva foucoultiana ofrece claves epistemológicas para el estudio de la producción histórica de las subjetividades y
la deconstrucción de esos procesos sociales.
Vid.
Andrea D. Bührmann
et al.,
“Editorial
FQS
8(2): De la teoría del discurso de Michel Foucault
a la investigación empírica sobre el discurso”, en
FQS
.
Forum: Qualitative Social Research/Sozialforschung, vol. 8, núm. 2, mayo de 2007, en
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
86
las rearticulaciones moleculares en la subjetividad
colectiva que posibilitan la emergencia de nuevos
sentidos (formaciones discursivas novedosas) para
significar las relaciones sociales que componen un
orden social histórico. Esto implica, en ciertos mo-
mentos, la politización de esas relaciones sociales
(la manifestación de la contingencia), lo que las en-
frenta a su indeterminación constitutiva y las si-
túa en el terreno de la disputa por su legitimidad.
Las subjetividades atravesadas por la hegemonía
comienzan a moverse, a desplazarse y constituir
nuevos espacios de enunciación a partir de una
rearticulación del “campo de la experiencia”.
119
La reconfiguración de la subjetividad colectiva en
esos espacios abiertos constituye la posibilidad de
construcción de sujetos políticos con capacidad
de acción y lucha por el orden social.
La constitución de los sujetos políticos puede
concebirse a partir de una rearticulación de la subje-
tividad colectiva que opera en la desnaturalización
de los sentidos hegemónicos. Esta instancia de la
subjetividad colectiva permite un corrimiento, un acto
de identificación,
120
la subjet ivación
121
y la aper tura de
instancias relativamente autónomas de conformación
surgidas de la ruptura de la sujeción; allí “el sujeto
parcialmente se autodetermina”.
122
La impor tancia de
pensar los procesos de conformación de las subjetivi-
dades colectivas y su lugar en la disputa por el orden
social conlleva a la reformulación de preguntas sobre
los elementos a considerar en una teoría de los sujetos
políticos desde una perspectiva contemporánea.
En este plano, el análisis político de los sujetos
deberá incorporar la historicidad (tanto del orden
como de las subjetividades) y los complejos modos de
construir la memor ia colec t iva fundamental en la ela-
boración del nosotros. El estudio de los imaginarios,
representaciones y formas de sentir históricamente
construidos por determinados grupos sociales son
clave para comprender la emergencia de los actos
de subjetivación y los sujetos políticos. Del mismo
modo, resulta fundamental atender a los procesos
de elaboración de experiencias colectivas, cómo
son significadas determinadas coyunturas, la propia
movilización y la mirada de las alteridades. Por su
parte, la dimensión de los proyectos políticos resulta
central puesto que allí se plasma la producción de
significantes aglutinantes, las promesas de plenitud
inherentes a la movilización política y la elaboración
del espacio mítico que permite romper con los prin-
cipios de representación hegemónicos.
Todos estos momentos (historicidad, memoria,
experiencia y proyecto) son espacios propios de la
conformación de los sujetos políticos y su identidad
colectiva, y ponen sobre la mesa la necesidad de
dar cuenta de las formas de disputa por los signifi-
cados y la producción de discurso. De este modo, la
indagación de las condiciones de producción de los
sujetos políticos y su potencialidad para invocar el
momento fundacional de lo polít ico pueden ser com-
plementadas tanto con el análisis de los procesos de
identidad como de aquellos que conciernen a la lucha
hegemónica por la ordenación social, la cual incluye
la emergencia de sujetos políticos democráticos que
disputan aspectos puntuales del orden como sujetos
políticos populares producto de articulaciones capa-
ces de emprender acciones de destitución y elaborar
proyectos (contra) hegemónicos.
Pensar los sujetos en estrecha relación con el
momento de lo político les confiere una centralidad
para el análisis de los acontecimientos de disputa
por la conformación del orden social. Una episte-
mología de los sujetos políticos es tarea urgente
que puede echar raíces en algunos de los debates
que hemos presentado a lo largo de estas páginas.
En este aspecto el retorno del sujeto político en
el contexto de la teoría política actual implica un
conjunto de desafíos conceptuales para avanzar en
la comprensión de procesos históricos que suceden
en los escenarios de América Latina.
Recibido el 12 de marzo del 2009
Aceptado el 6 de mayo del 2009
119
J. Rancière,
El desacuerdo…
,
op. cit.,
p. 52
120
E. Laclau,
Nuevas reflexiones
…,
op. cit.,
p. 76.
121
J. Rancière, “Política, identificación y subjetivación”…
op. cit.,
p. 149.
122
E. Laclau,
Nuevas reflexiones …
,
op. cit.,
p. 60.
Perspectivas Teóricas
87
Althusser, Louis, “Ideología y aparatos ideológicos del Estado”, en
La filosofía como arma de la revolución,
México, Pasado y Presente, 1981.
Arditi Karlik, Benjamín, “Rastreando lo político”, en
Revista de Estudios Políticos,
núm. 87, enero-marzo
de 1995, pp. 333-351.
––––––––, “On the political: Schmitt contra Schmitt”, en
Telos
, núm. 142, Madrid, 2008, pp. 7-28.
––––––––, “Post-hegemony: Politics Outside the Usual Post-Marxist Paradigm”, en
Contemporary Politics
,
vol. 13, núm. 3, 2007, pp. 205-226.
Arendt, Hanna,
La condición humana
, Buenos Aires, Paidós, 1996.
––––––––,
¿Qué es la política?
, Barcelona, Paidós/Universitat Autònoma de Barcelona, Institut de Ciències
de l’Educació, 1997.
––––––––,
Sobre la revolución
, Madrid, Alianza, 1988.
Badiou, Alain,
El ser y el acontecimiento
, Buenos Aires, Manantial, 1999.
Bahnisch, Mark, “Derrida, Schmitt and the Essence of the Political”, en Marian Simms (ed.),
Proceedings of the
50th Anniversary APSA Annual Conference,
Canberra, Australasian Political Studies Association 2002.
Boron, Atilio y Óscar Cuéllar, “Apuntes críticos sobre la concepción idealista de hegemonía”, en
Revista
Mexicana de Sociología
, vol. XLV, núm. 4, octubre-diciembre de 1983, pp. 1143-1177.
Bührmann, Andrea D., Rainer Diaz-Bone, Encarnación Gutiérrez-Rodríguez, Werner Schneider, Gavin Kendall
y Francisco Tirado, “Editorial
FQS
8(2): De la teoría del discurso de Michel Foucault a la investigación
empírica sobre el discurso”, en
FQS
.
Forum: Qualitative Social Research/Sozialforschung
, vol. 8, núm. 2,
mayo de 2007.
Campillo Meseguer, Antonio, “Espacios de aparición: el concepto de lo político en Hannah Arendt”, en
Daimon. Revista de Filosofía
(ejemplar dedicado a Hannah Arendt), núm. 26, 2002, pp. 159-186.
Castoriadis, Cornelius, “El campo de lo social histórico”, en
Estudios: Filosofía-Historia-Letras,
núm. 4,
primavera de 1986, pp. 1-13.
––––––––,
La institución imaginaria de la sociedad
, Buenos Aires, Tousquest, [1975] 2007.
––––––––, “La democracia como procedimiento y como régimen”, en
Jueces para la Democracia
, núm. 26,
febrero de 1996, pp. 50-59.
––––––––,
Un mundo fragmentado
, Buenos Aires, Altamira, 1990.
Critchley, Simon, “¿Hay un déficit normativo en la teoría de la hegemonía?”, en Simon Critchley y Oliver Marchart
(comps.),
Laclau. Aproximaciones críticas a su obra,
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2008.
Derrida, Jacques,
Khôra
, Córdoba, Alción, 1995.
––––––––,
Fuerza de ley: el “fundamento místico de la autoridad”,
Madrid, Tecnos, 1997.
Bibliografía
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
88
––––––––,
Políticas de la amistad seguido de El oído de Heidegger,
Madrid, Trotta, 1998.
De Mendoça, Daniel, “The Notion of Antagonism in Contemporary Political Science: An Analysis From
the Perspective of Discourse Theory”, en
Revista de Sociología e Política
, núm. 20, junio de 2003, pp.
135-145.
Di Pego, Anabella, “Poder, violencia y revolución en los escritos de Hannah Arendt. Algunas notas para
repensar la política”, en
Argumentos
, año 19, núm. 52, septiembre-diciembre de 2006, pp. 101-122.
Dotti, Jorge E., “Teología política y excepción”, en
Daimon. Revista de Filosofía
. “Entre teología y mitología
política” (ejemplar dedicado a Carl Schmitt), núm. 13, julio-diciembre de1996, pp. 129-140.
Dussel, Enrique,
20 tesis de política,
México, Siglo XXI
Editores/Centro de Cooperación Regional para la
Educación de Adultos en América Latina y El Caribe (
CREFAL
), 2006.
––––––––,
Política de la liberación. Historia mundial y crítica
, Madrid, Trotta, 2007.
Dyrberg, Torben Bech, “Lo político y la política en el análisis del discurso”, en Simon Critchley y Oliver Marchart
(comps.),
Laclau. Aproximaciones críticas a su obra
, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2008.
Ema López, José Enrique, “Lo político, la política y el acontecimiento”, en
Anuario de teoría política,
núm.
7, 2007, pp. 51-76.
Foucault, Michel,
La arqueología del saber,
México, Siglo Veintiuno Editores, 1970.
––––––––, “El sujeto y el poder”, en Hubert L. Dreyfus y Paul Rabinow,
Michel Foucault: más allá del estruc-
turalismo y la hermenéutica,
México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1988.
Galindo Lara, Claudia, “El concepto de revolución en el pensamiento político de Hanna Arendt”, en
Revista
Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
año
XLVII
, núm. 195, septiembre-diciembre de 2005, pp. 31-62.
Grüner, Eduardo, “El Estado: pasión de multitudes. Spinoza
versus
Hobbes, entre Hamlet y Edipo”, en
Atilio A. Borón (comp.),
La filosofía política moderna de Hobbes a Marx,
Buenos Aires, Eudeba/Clacso,
2000, pp. 143-165.
Habermas, Jürgen,
Perfiles filosóficos políticos,
Madrid, Taurus, 1975.
Hardt, Michel y Antonio Negri,
Imperio
, Buenos Aires, Paidós, 2002.
Hilb, Claudia, “Violencia y política en la obra de Hannah Arendt”, en
Postdata
, núm. 6, 2000, pp. 75-105.
Howarth, David, “Hegemonía, subjetividad política y democracia radical”, en Simon Critchley y Oliver Marchart
(comps.),
Laclau. Aproximaciones críticas a su obra
, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2008.
Jiménez Ramírez, Alejandra, “Schmitt: el pensamiento filosófico de lo político”, en
Revista Mexicana de
Ciencias Políticas y Sociales,
año XLVI, núm. 192, septiembre-diciembre de 2004, pp. 15-42.
Kalyvas, Andreas, “From the Act to the Decision. Hannah Arendt and the Question of Decisionism”, en
Political Theory,
vol. 32, núm. 3, 2004, pp. 320-346.
Laclau, Ernesto, “Deconstrucción, pragmatismo y hegemonía”, en Chantal Mouffe (comp.),
Deconstrucción
y pragmatismo
, Buenos Aires, Paidós, 1998.
Perspectivas Teóricas
89
––––––––, “Identidad y hegemonía: el rol de la universalidad en la construcción de lógicas políticas” en
Judith Butler, Slavoj Žižek y Ernesto Laclau,
Contingencia, hegemonía y universalidad: Diálogos contem-
poráneos en la izquierda,
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2003, pp. 49-94.
––––––––, “Ideología y posmarxismo”, en
Anales de la Educación Común
, tercer siglo, año 2, núm. 4, agosto
de 2006, pp. 20-35.
––––––––,
La razón populista,
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.
––––––––,
Nuevas reflexiones sobre la revolución de nuestro tiempo,
Buenos Aires, Nueva Visión, [1990] 2000.
––––––––, “Tesis acerca de la forma hegemónica de la política”, en Julio Labastida Martín Del Campo (comp.),
Hegemonía y alternativas políticas en América Latina
, México, Siglo Veintiuno Editores, [1980]1985, pp.
19-44.
–––––––– y Chantal Mouffe,
Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia
,
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, [1985] 2004.
Lechner, Norbert,
La conflictiva y nunca acabada construcción del orden deseado,
Madrid, Centro de Inves-
tigaciones Sociológicas/Siglo XXI Editores, 1986.
Lefort, Claude,
Ensayos sobre lo político,
México, Universidad de Guadalajara, 1991.
––––––––,
La incertidumbre democrática. Ensayos sobre lo político
, Barcelona, Anthropos, 2004.
Marchart, Oliver, “La política y la diferencia ontológica”, en Simon Critchley y Oliver Marchart (comps.),
Laclau. Aproximaciones críticas a su obra
, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2008.
Mouffe, Chantal,
El retorno de lo político,
Barcelona, Paidós, 1999.
––––––––,
En torno a lo político,
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007.
––––––––, “Carl Schmitt y la paradoja de la democracia liberal”, en
Tópicos
, núm. 010, 2002, pp. 5-25.
Muñoz, María Antonia, “Laclau y Rancière: algunas coordenadas para la lectura de lo político”, en
Anda-
mios. Revista de Investigación social
, vol. 2, núm. 4, junio de 2006, pp.119-144.
Negretto, Gabriel, “El concepto de decisionismo en Carl Schmitt: el poder negativo de la excepción”, en
Revista Sociedad,
núm. 4, mayo de 1994, pp. 66-89.
Negri, Antonio,
La anomalía salvaje (ensayo sobre poder y potencia en B. Spinoza),
Barcelona, Anthropos,
1992.
Norris, Andrew, “Against Antagonism: On Ernesto Laclau’s Political Thought”, en
Constellations
, vol. 9,
núm. 4, 2002, pp. 554-573.
Norval, Aletta, “Hegemony after Deconstruction: The Consequences of Undecidability”, en
Journal of
Political Ideologies,
vol. 9, núm. 2, 2004, pp. 139-157.
Ortiz Leroux, Sergio, “La interrogación de lo político: Claude Lefort y el dispositivo simbólico de la de-
mocracia”, en
Andamio. Revista de Investigación Social,
vol. 2, núm. 4, junio de 2006, pp. 79-117.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
90
Palti, Elías José, “El retorno del sujeto. Subjetividad, historia y contingencia en el pensamiento moderno”,
en
Primas
, núm. 7, 2003, pp. 27-49.
––––––––,
Verdades y saberes del marxismo
, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.
Rancière, Jacques,
El desacuerdo. Filosofía y política,
Buenos Aires, Nueva Visión, 1996.
––––––––, “Política, identificación y subjetivación”, en Benjamín Arditi Karlik (ed.),
El reverso de la diferen-
cia: identidad y política,
Caracas, Nueva Visión, 2000.
Rinesi, Eduardo,
Política y tragedia. Hamlet, entre Hobbes y Maquiavelo,
Buenos Aires, Colihue, 2003.
Samir Benavides, Farid, “Excepción, decisión y derecho en Carl Schmitt”, en
Argumentos,
nueva época,
año 19, núm. 52, septiembre-diciembre de 2006, pp. 125-145.
Schmitt, Carl,
El concepto de lo político
, Madrid, Alianza, 1998.
Serrano Gómez, Enrique, “En torno al ‘dispositivo simbólico’ de la democracia”, en
Metapolítica
, vol. 1,
núm. 4, 1997, pp. 523-541.
––––––––,
Consenso y conflicto. Schmitt, Arendt y la definición de lo político,
prefacio de César Cansino,
México, Centro de Estudios de Política Comparada (
CEPCOM
), 1998 (Col. Teoría Política, 2).
––––––––, “Derecho y orden social: los presupuestos teóricos de la teoría jurídica de Carl Schmitt”, en
Isegoría: Revista de filosofía moral y política
, núm. 36, 2007, pp. 125-141.
Stäheli, Urs, “Undecidability ante the Political”,
MPP
Working Paper,
núm. 21, noviembre de 2003, pp. 2-25.
––––––––, “Figuras rivales del límite. Dispersión, transgresión, antagonismo, indiferencia”, en Simon Crit-
chley y Oliver Marchart (comps.),
Laclau. Aproximaciones críticas a su obra,
Buenos Aires, Fondo de
Cultura Económica, 2008.
Stravakakis, Yannis,
Lacan y lo político,
Buenos Aires, Prometeo/
UNLP
, 2007.
Terán, Óscar, “Presentación de Foucault”, en Michel Foucault,
El discurso y el poder,
México, Folios, 1983.
Thomassen, Lasse, “Antagonism, Hegemony and Ideology After Heterogeneity”, en
Journal of Political
Ideologies,
vol. 10, núm. 3, 2005, pp. 289-309.
Torres Nafarrate, Javier,
Luhmann: la política como sistema,
México, Fondo de Cultura Económica/Univer-
sidad Iberoamericana/Universidad Nacional Autónoma de México, 2004.
Virno, Paolo,
Gramática de la multitud,
Buenos Aires, Colihue, 2003.
Zemelman, Hugo,
Voluntad de conocer. El sujeto y su pensamiento en el paradigma crítico
, México, Anthro-
pos/
IPECAL
, 2005.
Zerrilli, Linda, “Castoriadis, Arendt, and the Problem of the New”, en
Constellations
vol. 9, núm. 4, di-
ciembre de 2002, pp. 540-553.
Žižek, Slavoj,
El espinoso sujeto. Centro ausente de la ontología política
, Buenos Aires, Paidós, 2001.
Perspectivas Teóricas
91
––––––––, “El malestar en la subjetivación política”, en
Actuel Marx,
núm 1, 2001, pp.105-116.
––––––––, “¿Lucha de clases o posmodernismo? ¡Sí, por favor!”, en Ernesto Laclau, Slavoj Žižek y Judith
Butler,
Contingencia, hegemonía y universalidad: Diálogos contemporáneos en la izquierda
, Buenos Aires,
Fondo de Cultura Económica, 2003.
––––––––, “Más allá del análisis del discurso”, en Benjamín Arditi Karlik (ed.),
El reverso de la diferencia.
Identidad y política
, Caracas, Nueva Sociedad, 2000.
––––––––,
Porque no saben lo que hacen. El goce como un factor político,
Barcelona, Paidós, 1998 (Espacios
del Saber).
logo_pie_uaemex.mx