Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Los movimientos estudiantiles
de
1968
y
1999:
contextos
históricos
y
ref
ledones críticas
Resumen
Este artículo analiza comparativamente los contextos históricos en los cuales se desenvolvie
-
ron en México los movimientos estudiantiles en los
aiios de 1968 y
1399. El texto se centra
en
las
condiciones económicas, políticas y culturales presentes en las décadas de los sesenta
y noventa para explicar el surgimiento y las
caracteristicas
de
cada uno de los movimientos y
enfatizar las nociones de
"
futuro
"
existentes en cada uno de los contextos analizados.
The article comparatively
analyzes the histoncal frameworks
within which the 1968 and
1399
student movements in Mexico
developed. The text
focuses on the economic, political and cul
-
tural conditions present dunng the decades of the 1960s and 1990s to explain the
rise and
cha-
ractenstics of each movement and emphasizes the notions of
"
future
"
existing in each of the
frameworks analyzed.
D
esde sus inicios, el movimiento estudiantil surgido en
1999 en
la
UNAM
a partir de la aprobación de un nuevo reglamento de
pagos, se asumió como heredero del movimiento del 68. El nombre
mismo
-Consejo General de Huelga
-
evocaba al legendario Con
-
sejo Nacional de Huelga de aquel año. Los seis puntos del pliego pe
-
titorio planteados en abril de 1999 recordaban lo que había sido el
pliego petitorio del anterior movimiento estudiantil publicado el
4
de agosto de 1968,
y
la efigie del Che enarbolada como bandera de
lucha ligaba directamente al recientemente creado movimiento con
una filiación generacional para la cual el Che había guía de su de
-
rrotero político
y
existencial.
Ciertamente, los acontecimientos del 68 sacudieron la conciencia
moral del país, abrieron las puertas a las más importantes transforma
-
ciones sociales
y
políticas experimentadas por México durante los
últimos años,
y
permearon el imaginario social de varias
generacio-
nes de mexicanos durante este periodo. Hoy, la generación del
68
se encuentra ubicada en todos los ámbitos de la vida social del
país;'
para muchos de sus
participantes, quizá el movimiento aparezca co
-
mo un símbolo agridulce de sueños y
frustracione~.~
La
nostalgia trá
-
gica del 68, fortalecida por las preguntas
pendientes,3 ha contribui
-
do a alentar la mitología del movimiento y a cautivar el
imaginano de
escritores y periodistas, a pesar de los matices interpretativos críticos
elaborados posteriormente por figuras clave de aquel
m~vimiento.~
En este sentido, y a pesar de que entre el
68
y el
99
existe una ge
-
neración de diferencia, no es sorprendente que el movimiento estu
-
diantil de
1999
haya intentado recuperar con intensidad la herencia
de aquellos hechos emocionantes y trágicos, emulando el espíritu
combativo de los jóvenes del
68
y rescatando aquel momento in
-
concluso de voluntad crítica y capacidad de disentir que fue aplas
-
tado en la Plaza de las Tres Culturas.
Existen, ciertamente, similitudes entre los movimientos estudian
-
tiles de
i968
y
1999.
La
primera, de carácter interno: las carreras y
escuelas de proveniencia de los principales líderes de ambos mo
-
vimientos son las mismas (Economía, Ciencias, Ciencias Políticas
y
Filosofía).
La
segunda es de alcance más amplio: ambos movimien
-
tos tuvieron lugar en periodos de sucesión presidencial. Sin embar
-
go, existen diferencias sustantivas entre ambos, y la comparación
resulta inevitable. En primer término, en
1968
la
UNAM
era
el centro
educativo principal de las élites mexicanas. En segundo lugar, en
1968
se involucraron numerosas instituciones de educación superior
del Distrito Federal en una amplia red de solidaridad estudiantil. En
tercer término, en aquel año el conflicto fue más allá de los muros
universitarios y las calles fueron el espacio de una amplia participa
-
ción social. Finalmente, el movimiento del 68 no estuvo dirigido con
-
tra
la burocracia universitaria (la cual,
más
bien, lo apoyó) ni tampoco
se
cerraron salones de clase ni oficinas administrativas. Pero, funda
-
mentalmente, el movimiento estudiantil del
68
y el del
99
se dieron
Hedor
deMauleón,
'¿Dónde estaban
y
dónde están?
"
,
Nm,
núm. 249, septiembre 1998,
pp. 51
-
63.
Luis González de Alba, 'México: la fiesta
y
la tragedia
"
,
Letra
Internactonal,
núm.
55,
marzc-abril
1998,
pp.
5260.
Jaime
Ramírez
Garrido.
"1968: Crónica de los archivos bajo llave
"
,
N-,
núm. 249, sep
-
tiembre 1998, pp.
65
-
72.
'
Luis González
de
Alba,
op.
cit.
Cuestiones contemporáneas
en contextos históricos, sociales, económicos, políticos
y
culturales
diferentes. Más
allá
de la dinámica interna de cada uno de los movi
-
mientos, analizar el entorno social, político
y
cultural en el cual am
-
bos se
gestaron
y
desarrollaron resulta ser una tarea esencial, a riesgo
de caer en una emocionalidad simplificadora que resulte insuficien
-
te para la comprensión del reciente conflicto estudiantil.
1968
marca una fecha clave
y
simbólica en la historia de la se
-
gunda mitad del siglo
xx.
En ese año coincidieron, inesperadamen
-
te, una serie de movimientos estudiantiles separados espacialmente,
pero unidos, en lo esencial, por intereses
y
demandas similares. De
París a Praga, de Berlín a México, de
Berkeley a Madrid
-
a
pesar de
las peculiaridades distintivas que el movimiento estudiantil asumió
en cada país
-
los jóvenes compartieron el anhelo de libertad frente
a sociedades rígidas
y
autoritarias, el cuestionamiento de anquilosadas
estructuras de poder, la crítica a democracias que demostraban su
insuficiencia,
y
la valoración de la responsabilidad solidaria frente
al individualismo
y
la competencia. Convertidos en sujetos activos
de la historia, los jóvenes en todo el mundo convirtieron a la calle
y
los adoquines en un símbolo; con un discurso fresco e imaginativo,
propugnaron por una revolución sin armas que transformase a la
sociedad
y
a los sistemas educativos. Los jóvenes del
68
rechazaron
el orden establecido de un presente para ellos inaceptable, e hicie
-
ron cobrar vida al futuro para crear la posibilidad de un mundo ve
-
nidero distinto
y
mejor.5
El movimiento estudiantil del
68
-
caracterizado por el historia
-
dor británico Eric Hobsbawm como la gran revolución cultural del
siglo
xx-
dirigió sus críticas contra un mundo donde continentes
enteros vivían en la miseria física
y
moral, contra gobiernos que
ejercían el poder justificándose ante la amenaza de un "enemigo
externo"
y
contra modelos políticos de eterna permanencia en el
poder. En los países socialistas, las críticas fundamentales se diri
-
gieron al orden comunista impuesto por el
Kremlin
y
a la corrupción
de la idea de libertad en el socialismo "realmente existente". En los
países occidentales industrializados, los dardos se enfocaron a cri
-
ticar la racionalidad instrumental del capitalismo, el orden sofocante
de una moral puritana, las limitaciones de la función redistribuidora
JorgeVolpi,
La
imaginación
alpoder. Una
hr3toria
intelectualde
1968,
México,
Era,
1998.
e igualadora del Estado, la saturación de riquezas del mundo indus
-
trial a costa de países subdesarrollados que carecían de lo elemental,
la separación tajante entre lo histórico y lo cotidiano, y la inexisten
-
cia de un contrato social más acorde con los deseos y necesidades de
los jóvenes. En Francia, el movimiento estudiantil, profundamente
crítico de un mundo social conservador que alentaba el aburrimiento
como destino colectivo y de un orden cultural que había olvidado
las promesas humanistas de
Sartre o Camus, rebasó a los partidos de
izquierda y a las organizaciones políticas
tradi~ionales.~
En Alema
-
nia, el movimiento estudiantil luchaba por crear instituciones polí
-
ticas más democráticas e incidir sobre la enseñanza universitaria para
ir más allá de la educación especializada o tecnocrática. En Estados
Unidos, el movimiento estudiantil se dirigió en contra de la guerra
de Vietnam, la discriminación racial y el falta de consolidación de
los derechos civiles. En este país, la rebeldía del movimiento estu
-
diantil
confiuyó con la de otros movimientos sociales, en una atmós
-
fera de violencia política que coincidió con la crisis en el imaginario
social de uno de los principios fundamentales de la sociedad norte
-
americana: la de vivir en democracia.
En los países industriales avanzados, fueron diversos los factores
que desencadenaron la revuelta estudiantil. Por una parte, el extra
-
ordinario crecimiento de la economía en la década de los sesenta,'
ligado con las política de aliento a la educación generadas por el
Estado de Bienestar expandieron de manera notable el sistema uni
-
versitario; éste no estaba
capackado, ni académica ni
organizativa-
mente, para atender la enorme demanda de profesionales que el cre
-
cimiento económico y las expectativas de movilidad social requerían;
ello se tradujo en inconformidades estudiantiles en contra de las au
-
toridades académicas, que se hicieron luego extensivas a toda forma
de
aut~ridad.~
Por otra parte, la brecha generacional entre los estu
-
diantes
-
hijos de la
posguerra-
y sus padres
-tes-tigos,
actores y
víctimas de la segunda confiagmción mundial
-
se expresó en una
"
puesta a prueba
"
por parte de los jóvenes de lo que aparecía a sus
ojos como una deslegitimada generación anterior. Si bien podían
Nicolás
Casullo,
París
68.
Lasescrifuras, el
recuerdoy el olvido,
Buenos Aires, Manantial,
1998.
Eric Hobsbawm,
Hktoria del siglo
m,
Buenos Aires, Crítica, 1998,
capítiilos 9
y
10.
Ibid.,
cap. 10.
Cuestiones contemporáneas
en contextos históricos, sociales, económicos, políticos
y
culturales
diferentes. Más
ailá
de la dinámica interna de cada uno de los movi-
mientos, analizar el entorno social, político
y
cultural en el cual am
-
bos se
gestaron
y
desarrollaron resulta ser una tarea esencial, a riesgo
de caer en una emocionalidad simplificadora que resulte insuficien-
te para la comprensión del reciente conflicto estudiantil.
1968
marca una fecha clave
y
simbólica en la historia de la se-
gunda mitad del siglo
xx.
En ese año coincidieron, inesperadamen-
te, una serie de movimientos estudiantiles separados espacialmente,
pero unidos, en lo esencial, por intereses
y
demandas similares. De
París a Praga, de
Berlín
a
México, de
Berkeley
a
Madrid
-
a
pesar
de
las peculiaridades distintivas que el movimiento estudiantil asumió
en cada país
-
los jóvenes compartieron el anhelo de libertad frente
a
sociedades rígidas
y
autoritarias, el cuestionamiento de anquilosadas
estructuras de poder, la crítica a democracias que demostraban su
insuficiencia,
y
la valoración de la responsabilidad solidaria frente
al individualismo
y
la competencia. Convertidos en sujetos activos
de la historia, los jóvenes en todo el mundo convirtieron a la calle
y
los adoquines en un símbolo; con un discurso fresco e imaginativo,
propugnaron por una revolución sin armas que transformase
a
la
sociedad
y
a los sistemas educativos. Los jóvenes del
68
rechazaron
el orden establecido de un presente para ellos inaceptable, e hicie
-
ron cobrar vida al futuro para crear la posibilidad de un mundo ve
-
nidero distinto
y
mejor.5
El movimiento estudiantil del
68
-
caracterizado por el historia
-
dor británico Eric Hobsbawm como la gran revolución cultural del
siglo
xx-
dirigió sus críticas contra un mundo donde continentes
enteros vivían en la miseria física
y
moral, contra gobiernos que
ejercían el poder justificándose ante la amenaza de un "enemigo
externo
"
y
contra modelos políticos de eterna permanencia en el
poder. En los países socialistas, las críticas fundamentales se diri
-
gieron al orden comunista impuesto por el
Kremlin
y
a la corrupción
de la idea de libertad en el socialismo "realmente existente". En los
países occidentales industrializados, los dardos se enfocaron a cri-
ticar la racionalidad instrumental del capitalismo, el orden sofocante
de una moral puritana, las limitaciones de la función redistribuidora
Jorgevolpi,
La
imaginación
alpoder. Una
hktoria
intelectualde
19.23,
México,
Era,
1998
e igualadora del Estado, la saturación de riquezas del mundo indus
-
trial a costa de países subdesarrollados que carecían de lo elemental,
la separación tajante entre lo histórico y lo cotidiano, y la inexisten
-
cia de un contrato social más acorde con los deseos y necesidades de
los jóvenes. En Francia, el movimiento estudiantil, profundamente
crítico de un mundo social conservador que alentaba el aburrimiento
como destino colectivo y de un orden cultural que había olvidado
las promesas humanistas de Sartre o Camus, rebasó a los partidos de
izquierda y a las organizaciones políticas
tradici~nales.~
En Alema
-
nia, el movimiento estudiantil luchaba por crear instituciones polí
-
ticas más democráticas e incidir sobre la enseñanza universitaria para
ir más allá de la educación especializada o tecnocrática. En Estados
Unidos, el movimiento estudiantil se dirigió en contra de la guerra
de Vietnam, la discriminación racial y el falta de consolidación de
los derechos civiles. En este país, la rebeldía del movimiento estu
-
diantil confluyó con la de otros movimientos sociales, en una atmós
-
fera de violencia política que coincidió con la crisis en el imaginario
social de uno de los principios fundamentales de la sociedad norte
-
americana: la de vivir en democracia.
En los países industriales avanzados, fueron diversos los factores
que desencadenaron la revuelta estudiantil. Por una parte, el extra
-
ordinario crecimiento de la economía en la década de los sesenta,'
ligado con las política de aliento a la educación generadas por el
Estado de Bienestar expandieron de manera notable el sistema uni
-
versitario; éste no estaba
capackado, ni académica ni
organizativa-
mente, para atender la enorme demanda de profesionales que el cre
-
cimiento económico y las expectativas de movilidad social requerían;
ello se tradujo en inconformidades estudiantiles en contra de las au
-
toridades académicas, que se hicieron luego extensivas a toda forma
de
aut~ridad.~
Por otra parte, la brecha generacional entre los estu
-
diantes
-
hijos de la posguerra
-
y sus padres
-tes-tigos, actores y
víctimas de la segunda conflagración mundial
-
se expresó en una
"
puesta a prueba
"
por parte de los jóvenes de lo que aparecía a sus
ojos como una deslegitimada generación anterior. Si bien podían
Nicolás
Casullo,
ParLFG8.
Lasescritum,
el
recuerdoy el olvido,
Buenos Aires, Manantial,
1998.
Eric
Hobsbawm,
Hktoria del siglo
xx,
Buenos Aires, Crítica,
1998,
capítiilos
9
y
10.
Ibid.,
cap. 10.
Cuestiones contemporáneas
reconocer que dicha generación había corrido el riesgo de perecer
en esa
g~erra,~
los jóvenes del 68 también interrogaron a sus padres
sobre su culpa histórica: el nazismo en Alemania, el colaboracionis
-
mo en Francia, o el franquismo en España.
La
"
contra
-
cultura
"
po
-
lítica, social e ideológica desarrollada por los jóvenes del 68
-
am
-
parados por la memoria de la Comuna de París y la toma del Palacio
de Invierno en 1917
-
exigió una vasta operación revolucionaria que
pasaba, necesariamente, por
"
el asesinato del padre", tanto el bio
-
lógico como el académico. En relación con el primero, el desconten
-
to de los jóvenes no fue aminorado ni siquiera por la conciencia de
vivir en tiempos mejores que los de sus padres. En cuanto al se
-
gundo, 1968 fue una arremetida implacable contra los
mandarines
de la cultura. Recuérdese, por ejemplo, las actitudes críticas y
pro-
vocadoras de los estudiantes alemanes hacia T.W. Adorno, uno de
los más severos críticos de las sociedades avanzadas industriales y
mentor espiritual de los jóvenes universitarios de la
época.I0
Uno de los rasgos fundamentales de la explosión estudiantil de
1968 fue el hecho de que se produjo en el momento culminante
de una expansión a nivel mundial, en la que el crecimiento econó
-
mico, el pleno empleo, los beneficios de la revolución tecnológica
y el consenso social aparecían como incuestionables. Pero, paradó
-
jicamente, la revuelta estudiantil de los sesenta se dio en un peculiar
clima intelectual y político: la guerra de Vietnam mostraba la peor
cara del imperialismo norteamericano; la muerte de Martin Luther
King parecía marcar el fin de la posibilidad de una resistencia pací
-
fica; la revolución cubana hacía renacer las expectativas revolucio
-
narias; la Tricontinental organizaba el apoyo a los movimientos ar
-
mados del Tercer Mundo; las revoluciones anticolonialistas (Argelia,
Vietnam) pretendían extenderse a todo el mundo; la muerte del Che
lo convertía en símbolo del guerrillero que lucha por crear un "hom
-
bre nuevo
"
; la música de los Beatles expresaba lo que los jóvenes
sentían y deseaban poner en práctica; los artistas salían a la calle para
dejar atrás su torre de marfil y extraer del mundo social su potencia
Véase por ejemplo
Yair Auron,
Lesjuifsd
'extremegaucheen
mai68,
París, Editions Albin
Michel.
1338.
la
Véase al respecto
Guillermo
Delahanty,
Nostalgiaypesimismo.
Teoría
cnlico-musicalde
T.
W.
Adorno,
México,
UAM-1,
1986.
creadora e imaginativa;
"
teóricos como Marcuse ampliaban el pen
-
samiento de
Marx criticando a la civilización occidental también a
través de los aportes de Freud, y el movimiento hippie
-
con el colo
-
rido de sus ropas y el largo de sus cabello
-
cultivaba el uso de la
droga, propugnaba por un mundo en paz, ejercía la libertad sexual
y se acercaba a las religiones
orientales.I2Así, por ejemplo, las ideas
igualitarias y revolucionarias del mayo francés se entretejieron con
las campañas de derechos civiles en Estados Unidos, con la soli
-
daridad intelectual con Cuba, con la protesta contra la guerra de
Vietnam, con la lucha contra la dictadura en España, con el despertar
antiestalinista en Checoslovaquia y con los movimientos de libera
-
ción en América Latina. Según Eric
Hobsbawm,I3
la revolución cul
-
tural promovida por los jóvenes tuvo tres caractensticas esenciales.
En primer término, la juventud dejó de concebirse como una fase
preparatoria de la vida adulta y se interpretó a sí misma como etapa
final del desarrollo humano.
("No confíes en alguien de más de trein
-
ta
"
). En segundo lugar, los valores juveniles se volvieron los valores
dominantes en la sociedad; y, finalmente, la cultura juvenil se inter
-
nacionalizó no sólo gracias a la moda y los medios de comunicación,
sino también porque expresaba sensibilidades y estilos de vida co
-
munes.
En México, el movimiento estudiantil se insertó, ciertamente, en
el clima cultural de la década de los
sesenta:'* el
rock constituía ya
parte de la
"
contracultura
"
como expresión de una actitud rebelde,
los valores del movimiento hippie habían impregnado las actitudes
de los jóvenes mexicanos y un nuevo lenguaje descarnado asumía
una dimensión subversiva. Sin embargo, el movimiento en México
tuvo un carácter eminentemente
político,I5
convirtiéndose en el pro
-
tagonista de la protesta antiautoritaria contra el control vertical de
la sociedad, el autoritarismo político, el presidencialismo, la supre
-
sión de la disidencia y la preeminencia absoluta del Partido
Revo-
l1
Véase por ejemplo Daniel Bell,
7be
Cultrtml
Contmdictiomof
CapitalLsm,
Nueva York,
Basic
Books
Publishers, 1978.
Volpi,
op. cit.
l3
Hobsbawm,
op. cit.,
capítulo 11.
l4
Recuérdese por ejemplo la visita de Marcuse en
1966 a los cursos de invierno orga
-
nizados por la entonces Escuela de Ciencias Políticas
y
Sociales.
l5
Sergio
Zermeño,
México:
una
democmcia utópica.
W
movimiento estudiantil del
68,
México, Siglo
XXI,
1978.
Cuestiones contemporáneas
lucionario Institucional, En el México de los sesenta, caracterizado
por un
"desan-ollo estabilizador que alentaba un sostenido creci
-
miento económico que alcanzaba al
6
por ciento
anual,I6 el movimien
-
to estudiantil no cuestionó los logros de lo que se conocía ya como
"
el milagro mexicano
"
y que garantizaba, en gran medida, su propio
futuro, sino que se centró en el ejercicio de los derechos civiles exi
-
giendo lo que el Estado, de palabra, ofrecía: cumplimiento de la Cons
-
titución, democracia, apertura política, etcétera. Si bien previamente
algunos movimientos sociales
-
como el de
ferrocarrileros, maestros
y médicos
-
habían lanzado focos rojos sobre la difícil relación entre
Estado y sociedad, los dardos del movimiento estudiantil se enfilaron
principalmente en contra del sistema político mexicano, negando al
Estado fuerte y todopoderoso, reivindicando la libertad de expre
-
sión y el fortalecimiento de la sociedad civil. Formado
mayoritaria-
mente por jóvenes de clase media como producto de las políticas
estatales de tres décadas que habían industrializado y urbanizado al
país creando fuertes sectores medios con aspiraciones hacia la edu
-
cación superior como canal de movilidad
social,I7 el movimiento lo
-
gró la adhesión de personas de diferentes ideologías. En medio del
clima intelectual de una universidad en la que se habían refugiado
intelectuales y dirigentes de izquierda, sus exigencias no se
refuieron
estrictamente a demandas educativas sino que rebasaron cualquier
particularismo, y se dirigieron al
"
pueblo
"
en general. Sin presen
-
tar un programa político propio, el movimiento estudiantil denun
-
ciaba la falta de democracia en el país, que no ofrecía cauces de
participación social ni posibilidad de disentir ni ejercer derechos ciu
-
dadanos. Permeado por un espíritu festivo, el movimiento estudian
-
til constituyó también una revuelta libertaria que desafió normas
sociales y
desacató la moral puritana de una sociedad todavía un tan
-
to provinciana.
Es de todos conocido que Octubre de
1968
marcó el fin del mo
-
vimiento estudiantil en México. Pero ya a fines de mayo de aquel año
los tanques del general De Gaulle a las puertas de París anticipa
-
ban lo que sería el fin de la primavera de Praga o lo que sucedería
en la Plaza de las Tres Culturas en México. Sin embargo, el impacto
l6
Héctor
Aguilar Camín,
Despd
del
mihgm,
México,
Cal
y
Arena, 1988,
p.
30.
l7
Luis
Medina,
Hacia
el
nuevo
Estado. México,
1920-1994,
México,
FCE,
1994.
del movimiento estudiantil fue también de un enorme alcance. Aun
-
que una parte de los dirigentes estudiantiles en Alemania e Italia for
-
maron durante la década de los setenta organizaciones terroristas
clandestinas, la mayor parte de los líderes crearon movimientos ciu
-
dadanos y organizaciones no
gubemamentale~.'~
En Francia, mayo
del 68 estuvo presente, sin duda, en el origen de la caída del general
De Gaulle, así como en la renovación del partido socialista y de una
izquierda dispuesta a abrir nuevos aires a la democracia; en Che-
coslovaquia, la primavera de Praga ganó la batalla al caer el Muro
de Berlín y ser electo presidente Vaclav Havel, uno de los líderes de
la disidencia de 1968; las caídas de las dictaduras europeas (Grecia,
Portugal y España) estuvieron permeadas por lo acontecido en
1968;
en Estados Unidos, el movimiento en pro de los derechos civiles em
-
pujó a los negros a lanzarse a la carrera política; en México, la refor
-
ma política implementada por el secretario de Gobernación Jesús
Reyes
Heroles durante la primera parte del sexenio del presidente
José López Portillo, así como los avances posteriores en la transición
democrática, están indudablemente ligados a las demandas estu-
diantiles del 68.
La
rebelión propugnada por los jóvenes del 68 sembró el terreno
para fenómenos que se consolidaron unos pocos años más tarde: la
reivindicación de los derechos de las mujeres, el derecho al trabajo
y la reorganización del ocio, las políticas antinucleares, los movi-
mientos ecologistas, la tolerancia a manifestaciones culturales dife
-
rentes, la aceptación de los homosexuales, el respeto a la diversidad,
el reconocimiento a la pluralidad, la libertad sexual, el énfasis en la
democracia, etcétera.
Ciertamente, después de 1968 el mundo no pudo continuar igual.
Sin embargo, treinta años después se habían revertido todas las ex-
pectativas revolucionarias de aquella década. La política conserva-
dora del papa Juan Pablo
11,
reforzada por la amenaza del
sida, dio
marcha atrás a la permisividad sexual. El impulso revolucionario se
debilitó en medio de una crisis que eliminó la bonanza económica
que había alentado la rebelión estudiantil. El declive del Estado be
-
nefactor dejó sin enemigo a la contracultura. Los problemas
ecoló-
le
Dany Cohn
-
Bendit,
íu
rmlución
y
nosotm, que la quisimos tanto,
Barcelona, Anagra
-
ma,
1998.
Cuestiones contemporáneas
gicos, las hombrunas, el agotamiento de tierras, la contaminación de
mares y aire, las guerras biológicas y la extinción de la biodiversidad
evidenciaban la finitud de la idea de futuro. El genocidio de
Po1 Pot
obligaba a revisar la utopía libertaria. El desastre al que se dirigía el
proceso descolonizador de África demostraba la inexistencia de pa
-
raísos perdidos. El rumbo que tomaba la revolución argelina demos
-
traba que no necesariamente la razón había triunfado sobre la opre
-
sión. Aquella niña que corría desnuda huyendo del napalm en una
fotografía ya legendaria es ahora una mujer que vive, por cierto, en
Estados Unidos. El régimen de Vietnam, ya reunificado, construyó
una dictadura. La caída del Muro de Berlín disolvió los componentes
ideológicos de los que habían sido los principales modelos políticos
de la segunda mitad del siglo
xx.
El "socialismo con rostro humano"
era anulado por las glorias del mercado que arrastraba consigo al so
-
cialismo real. El fracaso de las esperanzas revolucionarias dio paso
a la reformulación de la democracia como única vía posible. La mul
-
tiplicación de conflictos locales a partir del fin del comunismo des
-
mentía el anhelo estudiantil de
"amor y paz
"
. El equilibrio inestable
de la guerra fría y la amenaza nuclear daba paso a la guerra civil co
-
mo forma fundamental de los conflictos armados. La violencia con
-
vertida en un fin en sí misma ponía fin a la idea de solidaridad. Las
preocupaciones individuales han reemplazado a los intereses colec
-
tivos de los sesenta y la obsesión por la salud física, a la indiferencia
ante el cuerpo. La esfera privada se ha revitalizado a costa de la expe
-
riencia comunitaria. Los experimentos pacifistas cedieron su lugar
al principio del esfuerzo individual. El agotamiento de las esperan
-
zas revolucionarias se ha traducido en despolitización. Muchas pa
-
labras han desaparecido del horizonte idiomático:
"
imaginación" ha
sido reemplazada por
"
pragmatismo"; "internacionalismo
"
por "iden
-
tidad nacional
"
. La "sociedad abierta" ha dado paso, al menos en Eu
-
ropa, al rostro del racismo y la xenofobia. Del rechazo a la
"
sociedad
productiva
"
se pasó a la sociedad sin empleo. De la búsqueda de una
sociedad permisiva, a familias disgregadas. El grito de miles de jóve
-
nes que acompañó a Daniel Cohn Bendit cuando el gobierno francés
prohibió su regreso al país por ser hijo de refugiados judío
-
alemanes,
"
todos somos judíos alemanes
"
, ha dado paso a otro grito:
"
Francia
para los franceses
"
,
"
Alemania para los alemanes
"
. El uso de la droga
se ha convertido en un mal social; la rebeldía en la música ha sido
coptada
por el consumo.
La
generación rebelde de los sesenta, que
creyó poder fundir su vida en el curso de la historia, ha dado paso
a la "Generación
X.19
Los rebeldes del
68
rigen hoy los destinos de
muchos países, pero la propuesta utópica sobre el futuro planteada
por una generación que llegó a la vida pública en un periodo de in
-
tensa efervescencia ideológica y cultural ya no tiene cabida en una
"época de postilusiones, posrevolucionaria, pospolítica,
posideo-
lógica y posmodema
"
.20
Ciertamente, ha sido la reorganización económica la que ha trans
-
formado con mayor profundidad y celeridad al mundo en los últi
-
mos treinta años. El proceso de
globalización cuestiona, de hecho, los
presupuestos y certidumbres básicos del modelo de sociedad in
-
dustrial.
La
reorganización productiva-tecnológica en el marco de
una economía globalizada y competitiva lleva a la expulsión del tra
-
bajo humano, en una escala inédita y de manera continua, en todos
los sectores de la producción, tanto agrícolas e industriales como de
servicios. El desempleo aumenta permanentemente en los países
desarrollado^^^
y cada vez un gran número de personas se ve obli
-
gada a aceptar trabajos de tiempo parcial, discontinuos y precarios,
ampliándose las zonas de pobreza y de
exclusión.22 Las empresas
transforman su estructura mediante la reorganización científica del
empleo para conservar únicamente un núcleo de asalariados de jor
-
nada completa.
La
irrupción de las tecnologías de información con
-
vierte a todos los individuos de los países industrializados en desem
-
pleado~
en potencia, independientemente de sus títulos o profesiones.
La
modificación en los mercados de trabajo se ha traducido, así, en
una disminución de los empleos remunerados y en un aumento de
los trabajos por cuenta propia, sin seguridad social ni laboral. El pau
-
latino desmantelamiento del Estado de bienestar ha dejado a la in
-
temperie a quienes hasta ahora gozaban, relativamente, de salud y
educación aseguradas porque tampoco el Estado puede asumir un
'9
Douglas Copland,
La
generación
X,
España, Ediciones
BSA,
1995.
m
Casullo,
op.
cit.,
p. 146.
2'
Las
economías de la Unión Europea, por ejemplo, no obstante que están creciendo a
una tasa de
3 por ciento, aproximadamente, no generan empleo, lo que ha determinado que
la desocupación
se
haya estancado a un nivel elevado. En España la tasa de desocupación
es de
23
por ciento, en Bélgica de 15 por ciento,
y
en Dinamarca, Francia e Italia es de
más
del 10 por ciento.
"
Hobsbawm,
op.
cit.,
capítulo 14.
Cuestiones contemporáneas
papel de protección social.
Al
mismo tiempo, el debilitamiento del
Estado se ha traducido en un debilitamiento de las instituciones tra
-
dicionales de mediación (iglesias, partidos y sindicatos y familia, esta
última modificada radicalmente por incorporación de la mujer al
mercado de trabajo, la erosión del patriarcalismo, la aceptación de
nuevas formas de agrupación familiar y la posibilidad de diversas
formas de reproducción). Asimismo, y de manera paradójica, la era
de la globalización ha ido acompañada del resurgimiento de las
identidades singulares como principio básico de vida personal y de
movilización social
z
3
(Castells). En este sentido, la preocupación por
las grandes transformaciones sociales o por las revoluciones políti
-
cas trascendentales ha dado paso a inquietudes concretas
y
al surgi
-
miento de movimientos sociales con demandas particulares. Siguien
-
do a
Lipovet~ky,~~
cabría agregar que en las sociedades de fin de
siglo, las instituciones se encuentran desacreditadas, las ideologías
políticas no entusiasman y los proyectos históricos no aparecen do
-
tados de significación.
En esta nueva realidad
-
caracterizada por la incertidumbre eco
-
nómica, el fin del Estado benefactor, el declive histórico de las gran
-
des construcciones político
-
ideológicas del siglo, la incredulidad
ante las promesas de un mundo mejor, la desintegración de los me
-
canismos de cohesión social, la creciente brecha entre las institucio
-
nes estatales y la sociedad civil,
y
el desgastado discurso de los par
-
tidos políticos
-
el horizonte social y existencia1 de los jóvenes es
incierto y pesimista. Crisis y cambio son los conceptos definitorios
que han marcado a la última generación del siglo
xx
en todo el pla
-
neta. Se trata de una generación amenazada por el
sida, que debe en
-
frentar
u11 mundo organizado por el mercado, nuevas formas de
participación política y social, el resquebrajamiento de
paradigmas
teóricos
e
ideológicos, la dificultad para constituir su hogar propio
fuera del ámbito paterno, el auge de las ocupaciones temporales, el
fin de las oportunidades laborales, y fundamentalmente, como el pro
-
blema más grave
-
ya sea en países ricos o po
-
bres
-
el desempleo.
"
Un estudio reciente de la
OCDE
señala que la tasa de desempleo en
-
tre los jóvenes de menos de
25
años excede, de dos a tres veces, la
Manuel
Castells,
íu
era de
la
información,
vol.
11,
México, Siglo
XXI,
1999.
Gilles
Lipovetsky,
El crepúsculo del
deber.
íu
ética indolora de las
nueux tiempos
democráticas,
Barcelona,
Anagrama,
1994.
exorbitante tasa media de
empleo".25
Frente a este limitado horizon
-
te de incorporación y desarrollo de los
jó-venes a las actividades pro
-
ductivas
-
sociales, políticas y culturales
-
no es de sorprender que
se cree una nueva cultura juvenil reactiva, desencantada, nihilista,
inserta en un mercado de bienes simbólicos, fascinada por el con
-
sumo rápido, guiada por aspiraciones inmediatas y por una fobia
contra la miseria de las opciones vitales o la opacidad de la
cotidia-
nidad inmediata.
Ciertamente, en este entorno puede darse una notable recupera
-
ción de manifestaciones culturales del pasado (música, cine o moda
o gustos, por ejemplo),
permeadas por una nostalgia encantada del
pasado, Así, por ejemplo, en Francia, una encuesta realizada en 1992
entre jóvenes franceses entre
18
y 25 años, señalaba que, a diferencia
de lo jóvenes sublevados en 1968 que lo criticaban sin piedad, ex
-
trañaban el Estado social de bienestar. Según ellos, la vida había sido
mejor para sus padres: éstos habían disfrutado de mayor confianza
en el porvenir, más optimismo, menos problemas financieros y una
vida amorosa más
plena.26 Pero también pueden generarse reaccio
-
nes coléricas como la que se dio en Francia en 1994, cuando violen
-
tas manifestaciones estudiantiles pusieron de manifiesto que, a dife
-
rencia de 1968, los jóvenes ya no querían ser promotores del cambio
sino más bien insertarse en el nuevo contexto social. Si bien la gigan
-
tesca movilización juvenil en las calles parecía recordar lo aconte
-
cido en 1968, no era así. En aquel año, en una sociedad con
300
000
desempleados, toda una generación dijo
"
no
"
a la vieja sociedad y
rechazó la integración al sistema. En 1994, con tres millones de de
-
sempleado~
y sabiendo que de cien jóvenes de 15 a 17 años, sólo 7
tendrían un buen empleo, la revuelta juvenil de 1994, carente de sue
-
ño y alegría, era un grito de desesperación en contra de la exclusión,
el desempleo y el miedo al
p~rvenir.~'
México también ha entrado en sintonía con los grandes vuelcos
que ha experimentado el mundo y el país ha sufrido, en los últimos
25
Rafael Izquierdo,
"
Juventud y empleo: entre la escuela y el trabajo
"
, en Rafael Codera
(comp.),
México joven. Políticas
ypfflpuestaspara
la discusión,
México,
UNAM,
1996, p. 118.
26
L'aements
du jeudi,
mayo 1993.
27
Le
Nouvel
Obsemateur,
17.23 marzo, 1994. Como reacción
a
este movimiento, el go
-
bierno tuvo que derogar una ley que pretendía reducir en un tercio el salario mínimo pro
-
fesional de los jóvenes de nuevo ingreso al mercado de trabajo, reconociendo que los jóvenes
buscaban
un empleo y no una situación temporal mal remunerada.
Cuestiones
contemporaneas
años, profundos cambios en todos los órdenes de la vida social.
Parte sustancial de estos cambios se han dado en la esfera política.
La reforma política ha significado, indudablemente, un cambio en
las legislaciones electorales, pero más que eso, ha producido trans
-
formaciones profundas en la estructura del Estado, en la vida política
del país, en el sistema de partidos y en la participación de la sociedad
en la vida pública. El presidencialismo se ha debilitado, así como
también la hegemonía del partido dominante que ha dado paso a un
pluripartidismo político; la distribución política del país se ha trans
-
formado radicalmente, con una fuerte presencia de gobernadores de
oposición
y
un Congreso plural. La participación de nuevos actores
sociales en la vida política ha ampliado la democracia y ha forta
-
lecido los controles necesarios para vigilar el ejercicio del poder a
través de acuerdos de civilidad política. Los medios de comunicación
han ocupado espacios críticos y de reflexión, y la creación de la Co
-
misión Nacional de Derechos Humanos ha institucionalizado el res
-
peto a los mismos. Políticamente, es innegable que México vive un
proceso significativo de institucionalidad política, expresado, por
ejemplo, en la libertad de expresión, la existencia de partidos com
-
petitivos, un proceso de normalización de elecciones, mayor credi
-
bilidad del voto,
etcétenZ8 En el ámbito económico, México se ha
incorporado ineluctablemente a la nueva lógica de la globalización.
El Estado interventor posrevolucionario, caracterizado por un fuerte
intervencionismo y el control corporativo de los principales actores
económicos, ha dado paso a una nueva fase de integración a la eco
-
nomía mundial, ligado con la inserción en una revolución produc
-
tiva, tecnológica e informacional. La naturaleza del crecimiento eco
-
nómico ya no proviene del desarrollo hacia adentro, alentado por un
Estado proteccionista, sino de la liberalización y la apertura econó
-
micas en las que el Estado asume sólo un papel orientador y regu
-
lador. Los costos de ajustarse a los nuevos paradigmas y requeri
-
mientos de la globalización han sido altos: creciente desigualdad,
rezago
social,29 vulnerabilidad del crecimiento, fragilidad de los
sistemas financieros, y menor compromiso del Estado en materias
Luis
Medina,
op.
cit.
Véase
al
respecto
Julio
Bolvitnik,
Pobrera
y
distribución
del
ingreso
en
Mérico,
México,
Siglo
XXI,
2000.
de vivienda, salud, educación y
empleo.30 En este entorno, la si
-
tuación de los jóvenes adquiere una connotación paradójica. En el
nuevo contexto económico, sustentado en el desarrollo de sectores
de capital intensivo en los que no existe la posibilidad de generar
un numero suficiente de oportunidades laborales, México requiere
crear más de un millón de empleos al año para que se integren al
mercado laboral los jóvenes que concluyen sus estudios. El creci
-
miento demográfico de los jóvenes en los años sesenta
y
setenta
"
así como la expansión de la educación primaria, media básica
y
me
-
dia superior durante esos años, ha generado una enorme presión so
-
bre los requerimientos de educación superior y sobre el mercado
laboral, precisamente cuando el país ha reducido su capacidad de
~recimiento.~~
Por otra parte, si bien la oferta de educación superior
se ha ampliado, no ha podido satisfacer o incrementar la atención
a la demanda social ni ha sido acompañada de reformas académicas
adecuadas a un mercado laboral que requiere nuevas capacidades
en un contexto en el que la educación se convierte en eje del creci
-
miento económico.
Al
mismo tiempo, desde la década de los ochen
-
ta decreció seriamente el gasto público en el ámbito de la educación
superior,33
lo cual se tradujo en una política de contención de la ma
-
trícula, estancamiento de las oportunidades de ingreso a la universi
-
dad pública
y
aumento del número de estudiantes que las universi
-
dades privadas pueden
atender.34 Si bien uno de cada nueve jóvenes
encuentra lugar en alguna institución de educación
superior,35
el sis
-
tema de educación superior ha mostrado síntomas de agotamiento
para estimular la movilidad social
y
las posibilidades de conseguir em
-
pleos se han reducido.
Héctor
Aguilar Camin,
op. cit.
En 1970 los jóvenes entre 15 y 24 años eran casi 9.5 millones; en
1993, 19.3 millones.
Véase
Agenda
juuenff,
UNAM,
1996, p. 9. Hoy llegan a más de veinte millones. Cfr.
Ivome
Melgar,
"
El
mafiana que no
llega",
R@orma,
3 de enero
&
2000.
32
De esos 20 millones, 25 por ciento no tiene acceso a estudio o trabajo. Cfr. Ivonne Melgar,
artículo citado.
"
Véase por ejemplo
Angel
Díaz Bamga, 'Contexto nacional y políticas públicas para la
educación
suoerior en México. 1950
-
1995
"
. en Huao Casanova
Cardiel
v
Roberto
Rodríauez
(comp.),
~nihrsidad
contempominea.
~olítfca
ygibiemo,
México,
CESU.
1999, tomo
1Lpp.
371-386.
M
Roberto
Rodríguez,
"
Planeación y política de la educación superior en México
"
, en Hugo
Casanova y Roberto Rodríguez (comp.),
op.
cfr.,
pp.
195
-
231.
Véase
Agenda
juuenfl,
p.
27.
Cuestiones
contemporáneas
Por otra parte, aunque
los jóvenes en México entre 15 y 14 años
constituyen el 21.5 por ciento de la población total del país y entre
el 27 y el
30
por ciento de la población económicamente
activa,%
sólo la tercera parte tiene empleo; de ellos, el 78 por ciento gana en
-
tre cero y dos salarios mínimos y la tasa de desempleo entre los jó
-
venes es de 12.5 por ciento, cuando la media nacional es de 5 por
ciento.3' Las consecuencias del desempleo son devastadoras y tie
-
nen un profundo impacto sobre el tejido social (drogadicción, desin
-
tegración familiar, corrupción, violencia, pobreza, criminalidad, etcé
-
tera), y sobre el ámbito político, afectando la estabilidad del régimen
de partidos y la permanencia de los sistemas democráticos. Asimis
-
mo, al cesar de ser el trabajo el hilo conductor de las vidas de los
jóvenes como factor educativo central y base de
const.cción de la
personalidad se acrecienta la brecha entre ellos y el resto de la so
-
ciedad, y de manera más específica, entre los jóvenes excluidos del
trabajo
y
quienes tienen acceso a
él.
paradójicamente, aunque ni el sistema educativo ni el laboral los
pueda incorporar, el discurso continúa sacralizando a los jóvenes
como el "futuro del país". Pero ya no son los hijos del "milagro mexi
-
cano", sino de la
en especial la de las clases medias, deteni
-
das en sus anhelos de abundancia y futuro e irritadas por la dismi
-
nución de sus perspectivas de ascenso social.
Para la generación que nació entre 1974 y 1981, la caída del Muro
de Berlín significa poco, y el mundo bipolar menos aún. Su inserción
en el escenario político comienza con el sitio de Sarajevo, la vio
-
lencia en Somalia, Ruanda o Irak, o con la explosión de "guerras ci
-
viles" desarrolladas en la década de los noventa en todo el
orbe.39
Si bien han crecido en un entorno de libertad de expresión, plu
-
ralidad política y normalización electoral, no encuentran canales de
participación
política.40 La experiencia del deterioro económico se
sAgendajumil,
p.
20.
j7
Ivonne Melgar, 'Cuando el dinero no es la vida
"
,
Reforma,
17
de enero de
2000.
jn
En un interesante análisis, Fernando
Pérez Correa destaca que, en el caso de la
UNAM,
los estudiantes 'provienen simultáneamente de familias más, mucho más
ediicadas, y también
más, mucho más golpeadas por la crisis
"
, Véase
"¿Crisis
de la universidad
o
crisis del sistema!
"
,
fite
Pai$
núm.
108,
marzo de
2000,
p.
52.
Hans Magnus
Enzensberger,
Cid
Wan-.
From
Las
Angeles to
Basnia,
Nueva York,
The
New
Press,
1994.
'O
A
pesar de que constituyen una franja electoral apetecible alrededor de
11
millones
de votos los partidos políticos no poseen una agenda juvenil.
ha manifestado, entre otros elementos, en un rechazo hacia los ele
-
mentos centrales del sistema político, en una falta de credibilidad en
los partidos y en toda estructura de autoridad, y en desconfianza an
-
te las promesas gubernamentales no cumplidas: el proyecto
eche-
verrista de
"
desarrollo compartido" terminó en la fractura entre el
gobierno y los principales actores políticos y
sociales; la abundancia
prometida por el presidente López Portillo culminó en crisis econó
-
mica; las políticas económicas antipopulistas se transformaron en re
-
cesión
dumte el sexenio del presidente Miguel de la Madrid; las pro
-
mesas salinistas de ingreso al primer mundo, en asesinatos políticos
y
crisis económica. Si bien han nacido en la normalidad democrática,
manifiestan repudio a las urnas, la política y las
institu~iones.~~
A
pe
-
sar de que han nacido en la relativa normalidad democrática, no se
sienten parte del cambio político de México, y la transición demo
-
crática les es ajena.
Desconfiados,.repudian las urnas y las institucio
-
nes. Escépticos de discursos triunfalistas,
descreen de la política.
Ca-
rentes de líderes o utopías justicieras, buscan pragmáticamente un
lugar de supervivencia en la sociedad.
En este contexto de suma de insatisfacciones (crisis económica,
bloqueo a la movilidad social, ausencia de futuro, pérdida de refe
-
rencia sociales, percepción de las limitaciones de la universidad pú
-
blica, desconfianza en la política, resentimiento social, erosión de la
credibilidad, debilidad institucional, estancamiento social, etcétera)
se crea una atmósfera social que es caldo de cultivo para movimien
-
tos e ideologías cuya preocupación no es estrictamente la universi
-
dad sino convertir a ésta en plataforma de lucha
revol~cionaria,~~
y
que tras su discurso radical esconden, paradójicamente, perspecti
-
vas académicas profundamente conservadoras. En un entorno res
-
trictivo, incierto y pesimista, en el que la política adquiere el lenguaje
de una guerra y se resquebrajan los paradigmas teóricos e ideoló
-
gicos, no es de extraviar que las reacciones estudiantiles naturales
sean el voluntarismo político, el apoyo a
maxirnalismos, la lucha con
-
tra las instituciones, el anti
-
intelectualismo, etcétera y que las nuevas
prácticas políticas exploren formas de lucha y organización
(horizon-
"
Ivonne
Melgar,
'Dan
la
espalda a las urnas
"
,
Refonna,
10
de enero de
2000.
42
Véase por ejemplo
"
La
huelga sin fin
"
, edición especial de
Pnxreso,
1
de diciembre de
1999.
Cuestiones contemporáneas
talidad, dirección colectiva, rotatividad, etcétera) derivadas de la ex
-
periencia política que más ha marcado a esta generación: el zapa
-
tismo.
Para esta generación, el
68
les es parte de un pasado que no vi
-
vieron
y
del cual han escuchado más que leído. El movimiento es
-
tudiantil de entonces, democratizante y antiautoritario, constituye
para una generación desconfiada del poder, los líderes y las insti
-
tuciones una nostalgia utópica; su desenlace, un acontecimiento mí
-
tico. Pero los fantasmas de Tlatelolco han exorcizado cualquier im
-
pulso trágico,
y
treinta años han transformado profundamente las
venas de la historia. Ciertamente, el conflicto estudiantil de
1999
está
profundamente relacionado con el abandono de políticas para el
fortalecimiento de la educación pública, pero no se creó
sólo en las
aulas.
La
universidad es un espacio especialmente sensible a las con
-
tradicciones del país,
y
es de esperar que el movimiento estudiantil
de
1999
sea un grito de alerta al respecto.
logo_pie_uaemex.mx