Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
101
El antisemitismo: recurrencias
y cambios históricos*
J
UDIT
B
OKSER
**
L
os procesos de discriminación inciden sobre las formas de orga-
nización y estructuración de las sociedades y son la expresión
más contundente, tanto individual como colectiva, de la negación
del principio de igualdad de la condición humana. Reflejan la inca-
pacidad social y cultural para dar cuenta de la alteridad y de las di-
ferencias.
Resumen
En este artículo, la autora realiza un análisis histórico de la permanencia del antisemitismo
como el fenómeno paradigmático por excelencia de las distintas formas de discriminación y
exclusión que la modernidad ha producido. El trabajo aborda, así, el racismo y el odio anti-
judío desde la época clásica hasta los tiempos actuales poniendo énfasis en cuatro grandes
rubros: la caracterización del fenómeno racismo-antisemitismo; su desarrollo histórico y con-
secuencias; México y el problema de la inclusión-exclusión del extranjero y, finalmente, un
breve panorama actual del antisemitismo.
Abstract
This article undertakes a historical analysis of the survival of anti-semitism as paradigmatic
phenomenon charactristic of different forms of discrimination and exclusion produced by
modernity. It approaches racism and anti-jewisch hate form classic times through modern
times, emphasising four salient points: the characterization of racism-antisemitism; its his-
torical development and consequences; Mexico and the problem of inclusion-exclusion of
foreigners and, finally, a brief view of actual antisemitism.
Palabras clave
: discriminación, racismo, antisemitismo, otredad, sionismo, antisionismo.
*
*
.
Este artículo está basado en el trabajo presentado en la Comisión Ciudadana de Estudios
vs.
la Discriminación con el propósito de singularizar la especificidad del antisemitismo en
el marco de los proceos de discriminación.
**
.
Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales, Facultad de Ciencias Políticas
y Sociales, Edificio “F”, PB, Circuito Mario de la Cueva s/n, Ciudad Universitaria, Col. Copilco
Universidad, Coyoacán, 04510, México D.F.
102
Las variadas formas de distinción, exclusión y restricción que se
han dado en la historia y en diferentes contextos sociales han afec-
tado a diversos grupos, por lo que nos impiden caracterizar a la dis-
criminación como un fenómeno unitario y homogéneo. Su concep-
tualización debe destacar lo común y dar cabida a las especificidades,
tanto en lo que refiere a sus formas de expresión y significado como
en lo que respecta a sus interacciones con otros procesos y fenóme-
nos sociales.
Ciertamente, los procesos discriminatorios tienen nexos de signi-
ficación con la conformación de la marginación, subyugación, per-
secución y exterminio de grupos humanos, cuyas expresiones han
variado a lo largo de la historia. Así, en la introducción a la antolo-
gía
Theories of Race and Racism
, los editores Les Back y John Salo-
mos nos recuerdan que una de las predicciones más confiables, si
bien dramáticas, del siglo
XX
, fue la formulada por el escritor afro-
americano W.E. Du Bois en 1903, al caracterizar el problema del
siglo como el de la línea de color que atravesaría las relaciones de
las razas en todo el mundo. Tal vez con ello en mente, Stuart Hall
afirmaría casi un siglo después que la “capacidad de vivir con la di-
ferencia es el principal desafío del siglo
XXI
”, toda vez que las socie-
dades contemporáneas asisten a una creciente diversidad de suje-
tos, de experiencias sociales y de identidades culturales en continuo
proceso de cambio.
1
Al contrastar ambas caracterizaciones se traslucen los significados
cambiantes atribuidos al concepto de raza
vis–a-vis
, los conceptos
de etnicidad y de cultura y las transformaciones históricas de la rea-
lidad: mientras que para Du Bois la línea de color formaba parte de
su entorno cotidiano, basado en patrones institucionales de domi-
nación racial, en nuestros días el racismo asume nuevas dimensiones
así como otros contenidos y significados.
Hay quienes hablan de sus nuevas formas o bien de diferentes ló-
gicas de un mismo fenómeno. Ciertamente la investigación contem-
poránea refuerza la necesidad de rebasar la representación de un
modelo único de racismo y explorar su contexto y tiempo histórico,
así como los nexos con otros procesos sociales. En el marco de esta
1
.
Les Back y John Salomos,
Theories of Race and Racism. A Reader
, Londres-Nueva York,
Routledge, 2000, p. 4.
103
variedad, si la idea de un vínculo entre los atributos naturales o bio-
lógicos de un individuo o grupo y sus rasgos intelectuales o mora-
les ha caracterizado históricamente al racismo, su novedad hoy es
que ya no se asocia exclusivamente a la naturalización del Otro.
Su supuesta inferioridad biológica y de una desigualdad natural se
ven sustituidas por una actitud diferencialista, más velada, que
se desvía por la cultura y que ataca a grupos nacionales, étnicos y
religiosos, preferentemente a minorías, aislando, excluyendo y se-
gregando.
2
Sus manifestaciones están codificadas de modo tal que
buscan impedir las acusaciones en su contra en términos de racismo,
expresándose en términos de diferencia y cultura. Aun desde esta
perspectiva, los rasgos atribuidos a los grupos sociales son fijos,
naturalizados y confinados a un culturalismo pseudobiológico.
André Taguieff considera que en el racismo interactúan tres di-
mensiones distintas: las actitudes (opiniones, estereotipos y prejui-
cios); los comportamientos o expresiones (actos, prácticas, ordena-
mientos institucionales) y las construcciones ideológicas (teorías,
doctrinas, visiones de mundo). En las dos últimas, pero sobre todo
en la cognitiva, se manifiesta una categorización esencialista, que
implica la reducción del individuo a un estatus de representante fijo
e inamovible de su grupo de pertenencia o comunidad de origen;
a su estigmatización, que conlleva a la exclusión simbólica en un
marco de estereotipos negativos y a una antropología diferencialista
imaginaria.
3
Como resultado de la interacción de las tres dimensio-
nes, persisten y se renuevan acciones de segregación, discrimina-
ción, expulsión, persecución y exterminio. El impacto acumulativo
de todas ellas ha conducido a la absolutización de la diferencia entre
los grupos humanos y su interpretación como desigualdad. A su vez,
el permanente extrañamiento del Otro lo convierte en amenaza a la
identidad-integridad de la sociedad mayoritaria.
El tránsito de la exclusión basada en la línea de color a aquélla
asociada a la diferencia y a la diversidad contemporáneas se da en
el marco de transformaciones sociales, políticas y culturales que al
tiempo que expresan nuevas formas de rechazo, recuperan viejos
2
.
Michel Wieviorka, “Racismo y Exclusión”, en
Estudios Sociológicos,
núm. 34, El Colegio
de México, enero-abril de 1994, pp. 34-37.
3
.
Pierre André Taguieff, “Racisme-Racismes: Eléments d’une problematization”,
Magazine
Littéraire,
núm. 334, 1995.
Cuestiones contemporáneas
104
patrones teóricos y prácticos. Son precisamente la compleja interac-
ción de recurrencias y cambios históricos en el fenómeno de la dis-
criminación así como la interacción de los referentes de pertenencia
grupal —cultura, etnicidad, lengua, religión e historia— las que en-
cuentran en el antisemitismo una expresión singular.
La singularidad del antisemitismo está asociada, en primer lugar,
a su recurrencia y permanencia histórica, de modo tal que ha prece-
dido y rebasa históricamente al racismo; en segundo lugar, al hecho
de que a la fundamentación racial de la discriminación le precedió
la cultural y la religiosa y, en tercer lugar, a que éstas han interac-
tuado con otras fuentes y móviles de índole social, económica y
política.
4
Su continuidad así como sus modelos cambiantes refuerzan tal
singularidad.
5
Su impacto genocida, en el Holocausto, lo proyectan
como un fenómeno determinante de la condición humana en la
modernidad. A la vez, su vigencia actual exhibe el modo en el que
el prejuicio religioso convive con el rechazo de la etnicidad y de otras
formas de identificación de los miembros del grupo. Estos móviles
interactúan, también, con estereotipos de índole económica y so-
ciopolítica, a los que se suman nuevos referentes contemporáneos,
dentro de los cuales la deslegitimación del sionismo y del Estado de
Israel marca nuevas articulaciones.
El antisemitismo en la historia: del prejuicio
al exterminio
En 1961, en el marco del Proceso Eichmann, uno de los más notables
historiadores contemporáneos del pueblo judío, el profesor Salo Ba-
ron, fue convocado como “testigo histórico” para describir las con-
diciones de los judíos europeos antes del ascenso del nazismo. En
uno de los interrogatorios, Robert Servatius, el principal abogado
defensor, le preguntó: “Como profesor de historia, ¿puede explicar
usted las causas de esa actitud negativa que viene existiendo desde
hace tantos siglos y de esa continuada guerra contra el pueblo judío?”
4
.
Shmuel Ettinger, “La singularidad del antisemitismo contemporáneo”,
Moreshet
, Tel Aviv,
1974.
5
.
Vid
. Salo W. Baron, “Los modelos cambiantes del antisemitismo”,
Dispersión y Unidad,
núms. 18-19, Jerusalén, 1976-1977.
105
En su respuesta, Salo Baron concluyó con una breve sentencia, que
en inglés, le sumó a toda la profundidad de su formulación, la agu-
deza del juego de palabras:
the deslike of the unlike
, esto es, el desa-
grado ante lo diverso, ante lo diferente.
La pregunta aludía a la perpetuación histórica de la actitud ne-
gativa hacia los judíos sea como odio al grupo, sea como negación
del judaísmo y esta característica es la que condujo al propio Baron
a analizar los modelos cambiantes del antisemitismo y a otros estu-
diosos a señalar como uno de sus rasgos distintivos su permanencia
y continuidad a través del tiempo.
En efecto, el antisemitismo ha asumido distintos modelos y ca-
racterísticas teóricas y prácticas, prolongándose en la historia desde
la época helenística hasta el día de hoy. Del imperialismo romano
a la exclusividad de la nueva religión cristiana; de la intolerancia al
frágil principio de supervivencia medieval del “pueblo testigo de la
verdad” y a las nuevas modalidades que alcanza en el contexto del
nacionalismo moderno y de allí al racismo y al exterminio nazi, para
surgir en la actualidad, en diversos contextos, rompiendo el tabú de
la posguerra y sobreponiendo, como capas geológicas, los diferen-
tes móviles que lo componen.
Si bien el antisemitismo, como concepto así como movimiento
sociopolítico, es producto de la modernidad del siglo
XIX
, la per-
manencia en la historia de la actitud negativa hacia los judíos es la
que nos conduce a señalar las líneas de continuidad. Así, la presencia
de una diáspora judía en el mundo helenístico fue un fenómeno dis-
tintivo en el mundo antiguo. Su carácter de minoría monoteísta en
un mundo pagano, portadora de una narrativa fundacional consti-
tuida alrededor de un pacto ético, a la vez teológico y sociológico,
que la convertía en un grupo religioso y social separado, con sus pro-
pias normas y costumbres, devino foco de discriminación y hosti-
gamiento.
6
El antijudaísmo pagano precedió y nutrió, a su vez, el antijudaís-
mo cristiano. El cristianismo tuvo, desde su inicio, una relación ambi-
valente hacia el judaísmo, considerándose el sucesor del Israel del
espíritu y degradando al Israel carnal. La acusación de deicidio así
6
.
Vid
. Robert Wistrich, “Introducción”,
Antisemitism, The Longest Hatred,
Nueva York,
Pantheon Books, 1991.
Cuestiones contemporáneas
106
como su descalificación fueron determinantes de la dimensión teo-
lógica y metafísica que asumió el antisemitismo.
7
En los escritos de
los Padres de la Iglesia, la negación de los valores religiosos y cul-
turales del judaísmo ocupó un lugar central y de este modo, el este-
reotipo del pueblo que mató a Dios se transmitió a través de escritos
teológicos, sermones, el arte y la cultura cristiana.
La consolidación del cristianismo y su influencia sobre las socie-
dades y culturas europeas expandieron el prejuicio antijudío y la
marginación y discriminación de los judíos. El antijudaísmo devino
así parte de la cultura europea-occidental y permeó sus contenidos,
de modo tal que adquirió una dinámica propia, aún más allá de la
presencia de los judíos, alentando actos discriminatorios, persecu-
ciones y expulsiones.
8
Destacan en esta línea las conversiones for-
zosas, la expulsión de los judíos de España y Portugal, la Santa In-
quisición y las leyes de pureza de sangre, entre otros.
El protestantismo, por su parte, no modificó los contenidos del
prejuicio antijudío. De esta forma el cristianismo institucionalizó la
“enseñanza del desprecio”, que recién comenzó a ser rectificada por
la Iglesia católica en el Concilio Vaticano Segundo, en 1965, y que
ha encontrado un avance ulterior en el pontificado de Juan Pablo II.
9
Al caracterizar el arraigo del antisemitismo en la cultura europea, Jor-
ge Semprún afirmaría que “el judío es el Otro por definición y anto-
nomasia, al menos en el universo cultural de lo que viene llamán-
dose Occidente”.
10
El antisemitismo, como movimiento sociopolítico que aspiró a la
marginación y discriminación de los judíos y a su segregación y ex-
terminio, asumió un nuevo alcance en la modernidad.
11
En ésta, en
su oscilación siempre tensa entre el reconocimiento del Otro y su
vocación de homogeneidad, el antisemitismo cobró nueva fuerza
toda vez que el problema judío es el problema del Otro, formulado
esta vez en términos seculares.
7
.
Ibid
.; Jacob Katz,
From Prejudice to Destruction. Antisemitism 1700-1933
, Cambridge,
Harvard University Press, 1982.
8
.
Ibid
.; y Shmuel Almog (ed.)
,
Antisemitism Through the Ages,
Pergamon, Oxford, 1988;
León Poliakov,
Historia del antisemitismo,
4 tomos, Barcelona, Muchnik Editores, 1981-1984.
9
.
Vid.
Jules Isaac,
Las raíces cristianas del antisemitismo,
Buenos Aires, Piadós, 1966;
Juan
Pablo II y el judaísmo,
Buenos Aires, Ediciones Paulinas, 1987.
10
.
Vid.
Jorge Semprún, “Prólogo”, en León Poliakov,
Historia del antisemitismo. La Europa
suicida 1870-1933
, Barcelona, Muchnik Editores, 1981.
11
.
Salo Baron,
op. cit.
; Shmuel Ettinger,
op. cit
.
107
Ciertas precisiones de índole conceptual se exigen para una mejor
comprensión de la naturaleza contradictoria del encuentro de los
judíos con la modernidad. El judaísmo ha implicado lazos de perte-
nencia y de identificación que incorporan y rebasan el horizonte reli-
gioso y configuran el cumplimiento de preceptos que se entrecruzan
con dimensiones que recogen la memoria de una trayectoria his-
tórica. Esto se ha manifestado en un bagaje común étnico-cultural
y en una existencia grupal que se expresan en la experiencia de una
vida colectiva, por lo que el judaísmo puede comprenderse mejor
desde el concepto y la realidad de una religión-comunidad histórica,
al tiempo que lo distancian de su conceptualización como Iglesia.
Esta dimensión colectiva y comunitaria puede rastrearse hasta sus
orígenes fundacionales en los cuales una familia de tribus deviene
un pueblo al asumir y consentir la Alianza con Dios, misma que tie-
ne una doble dimensión constitutiva: es a la vez religiosa y social y,
por tanto, fundadora del judaísmo como religión y como colectivo
humano, convirtiéndolo en un fenómeno singular, particular y autó-
nomo.
12
Su condición de diáspora y dispersión tanto sociológica
como teológica —formulada esta última en términos del binomio
exilio-redención— le imprimieron características que reforzaron
su singularidad. En este sentido, hablar de judaísmo nos remite, a su
vez, a la concepción de una pertenencia histórica cuyos referen-
tes se ubican más allá de la dimensión física, continental o territorial
y se articulan con una vasta dimensión de etnicidad: comunidad de
orígenes —míticos o reales—, religión, lengua común, experiencias
y sentimientos que le confieren un carácter distintivo y que son va-
lorados y autodefinidos como fuente de identidad.
De allí que la propuesta de incorporación de los judíos a la Mo-
dernidad Ilustrada por medio de la igualdad jurídica y política estuvo
asociada a la expectativa de que el estatuto de ciudadanía individual
acabaría con todo resabio de su existencia comunal distintiva, des-
calificada desde una visión universalista de la naturaleza humana y
de las exigencias políticas del nuevo Estado moderno. Esta visión de
los pensadores y legisladores franceses estaba esencialmente conec-
tada con la idea de que cuanto más uniforme fuera la ciudadanía,
12
.
Para un análisis del desarrollo histórico de la doble dimensión fundacional de la Alianza,
véase Daniel Elazar,
People and Polity. The Organizational Dinamics of World Jewry
,
Detroit,
Wayne State University Press, 1989, pp. 17 y ss.
Cuestiones contemporáneas
108
más funcional sería para el Estado.
13
Desde esta lógica, la lucha por
los derechos cívicos de los judíos se dio a partir de los derechos na-
turales del hombre y su defensa enfatizó su dimensión como “hom-
bre” y no como judío.
14
Para la Contrailustración, nutrida del historicismo romántico, el ju-
dío no tenía lugar en el seno de una sociedad y de un Estado que
se definía por la fe, por los lazos sanguíneos, por la historia y por
un pasado excluyente. Su rechazo a la emancipación de los judíos
formó parte de su lucha por definir su propia concepción de la nueva
época histórica. Las pugnas entre ambos proyectos —la Ilustración
y el Historicismo Romántico— marcaron los avances y retrocesos de
la incorporación de los judíos a las sociedades en las que radicaban.
Así, opuesto a los resultados de la incorporación ciudadana de los
judíos, emergió el movimiento antisemita, como rechazo frente a
los logros a los que accedían los nuevos miembros de la sociedad
así como frente a la persistencia de su continuidad grupal. A los ras-
gos distintivos de la existencia judía y a la permanencia de su par-
ticularidad, el antisemitismo le atribuyó en términos seculares in-
tenciones de dominación y un supuesto poderío que lo convertían
en una amenaza para toda la sociedad. Manifiestos inaugurales del
antisemitismo como
La victoria del judaísmo sobre el germanismo
de
W. Marr (1879) y
La Francia judía,
de Edouard Drumont, tejieron
con dichos argumentos la justificación ideológica de la segregación
del judío, quien no sólo era visto como amenaza potencial sino co-
mo un peligro real. Esta operación, a su vez, de convertir a la víctima
en enemigo ha caracterizado, según Taguieff, a otras formas de ra-
cismo.
Los logros y éxitos del nuevo ciudadano fueron cuestionados en
términos de competencia socioeconómica y de identidad y solida-
ridad grupal. La primera dimensión condujo a que a los judíos les
13
.
H. D. Schmidt, “Los términos de la emancipación judía 1781-1812”, en David Bankier,
La emancipación judía,
Jerusalén, Mount Scopus Publications, Magnes Press, 1983, pp. 79-
106.
14
.
Shmuel Trigano, “The French Revolution and the Jews”,
Modern Judaism,
vol. 10, núm.
2, John Hopkins University Press, mayo de 1990
.
El autor analiza, con base en las discusiones
en la Asamblea General y en la literatura apologética de los judíos desarrollada a partir de 1787,
cuando se comenzaron a discutir los medios para hacer de los judíos seres más felices y pro-
ductivos para Francia, la compleja dinámica entre su afirmación como “judío-noble salvaje”
y su consecuente conversión en ser asocial y la negación del judío real corrompido por la so-
ciedad.
109
fuera atribuido un poder (material, intelectual) magnificado y la se-
gunda, reforzó la visión de que dicho poder fuese atribuido a un gru-
po “extranjero”, extraño y ajeno, a pesar de su ciudadanía. El rol que
el pensamiento jugó en este proceso fue central.
Ciertamente, el surgimiento del antisemitismo —al igual que otras
expresiones de discriminación y racismo— no fue sólo una cuestión
de difusión y aceptación de ideas en un nivel puramente intelectual.
Fue en virtud de los nuevos desafíos políticos y sociales que las ideas
prevalecieron y pudieron ser utilizadas para justificar una postura
política y determinadas acciones.
15
El pensamiento fue un ámbito al
que acudió para su legitimación, ya que recuperando viejos este-
reotipos y formulando nuevos —que por su carácter “filosófico o
científico” moderno le conferían una pretendida veracidad—, aquél
pudo proveerse de los recursos intelectuales que le permitirían jus-
tificarse. Y los encontró no sólo en el pensamiento declaradamente
antisemita, sino en las más variadas corrientes del pensamiento mo-
derno, refractarias a dar cuenta de la alteridad judía. Argumentos
esgrimidos en la polémica emancipatoria provenientes de las dife-
rentes corrientes del racionalismo, romanticismo, ciertamente del
pensamiento reaccionario pero también del pensamiento socialista
y radical, reelaboraron prejuicios viejos y teorizaron nuevas formu-
laciones: inferioridad moral (Voltaire); religión estatutaria (Kant),
pueblo sin historia (Hegel), pueblo fósil (Toynbee), entre otras.
Como movimiento moderno, el objetivo del antisemitismo fue
combatir el poder imputado a los judíos como solución global a los
problemas de la sociedad y, al aislar este propósito de otras consi-
deraciones políticas, logró convertirse en común denominador de
un amplio espectro de posiciones y agrupaciones políticas. Su efec-
tividad debe ser vista en el impacto que logra desde fines del siglo
XIX
en la discriminación de los nuevos ciudadanos en espacios tales
como la universidad y los sectores públicos.
Sería el avance del racismo en Europa y su posicionamiento en
el seno del nazismo lo que conduciría a jerarquizar la alteridad del
judío hasta deshumanizarla. En esta línea, el Holocausto apunta ha-
cia la complejidad de los nexos entre ideología y exterminio. El de-
bate contemporáneo refleja la interacción problemática entre anti-
15
.
Jacob Katz,
op. cit
., pp. 9-10.
Cuestiones contemporáneas
110
semitismo y exterminio, ya sea atendiendo la línea de continuidad
histórica del primero, ya sea enfatizando el carácter de evento his-
tórico excepcional del segundo.
El Holocausto significó el exterminio de dos terceras partes del
judaísmo europeo, al tiempo que confrontó a la conciencia occiden-
tal con las paradojas de su modernidad: razón y ciencia no consti-
tuían, necesariamente, las vías de liberación que la Ilustración había
soñado ni podían evitar las vertientes más sombrías de la barbarie;
la idea y el mito de la historia como progreso convivieron con la más
perfecta planificación científica del asesinato masivo, de modo tal
que las esperanzas más promisorias de la humanidad habían llega-
do a límites de inhumanidad jamás contemplados hasta entonces.
16
El asesinato y la destrucción de la vida judía fue para el Estado nazi
un fin en sí mismo y a diferencia de manifestaciones históricas pre-
vias del antisemitismo, el objetivo primario del nazismo no fue la
conversión o la persecución del judío, sino su aniquilación total. Si
bien entre las víctimas del nazismo puede contarse a polacos, gita-
nos, comunistas, homosexuales y prisioneros de guerra soviéticos,
entre otros, ciertamente fueron los judíos el blanco central del régi-
men nazi. Yehuda Bauer señala al respecto: “La lucha contra los ju-
díos fue parte crucial de la escatología nazi, un pilar absolutamente
central de su visión de mundo y no sólo una parte de su programa.”
17
Recuperando los sustratos de prejuicio que se sobrepusieron his-
tóricamente, el binomio modernidad-mito aparece como una dimen-
sión destacada del antisemitismo nazi, debido a que uno y otro pa-
recen haber convivido como elementos contrarios y coexistentes en
su seno.
18
En la imagen nazi del judío puede verse de un modo pa-
radigmático cómo el mito se entreteje y se arropa de pensamiento
“científico” estructurando la dimensión cognitiva e ideológica del
antisemitismo. Mientras que por una parte, el aspecto mítico, arrai-
gado en la tradición, el imaginario y las teorías populistas raciales
16
.
Vid.
Judit Bokser y Gilda Waldman, “El ghetto: historia y memoria”, en
Acta Sociológica,
“Reflexiones sobre el significado del holocausto”, núms. 26-27,
UNAM
, mayo-diciembre 1999.
17
.
Yehuda Bauer, “The Place of the Holocaust in Contemporary History”, en John Roth y
Michael Barenbaum (eds.),
Holocaust. Religious and Philosophical Implications,
Nueva York,
Paragon House, p. 17.
18
.
Saul Friedlander, “The Extermiantion of European Jews in Historiography Fifty Years
Later”, en Alvin Rosenfeld (ed.),
Thinking About the Holocaust After Half a Century
,
Indiana
University Press, 1997, pp. 3-17.
111
se centró en el peligro inherente en la naturaleza biológica del ju-
dío,
19
por la otra, se insertó en el discurso científico y moderno del
pensamiento racial del siglo
XIX
. Así, el antisemitismo nazi conjuntó
el odio histórico al judío de raíces variadas con teorías racistas con-
temporáneas que presuponían la existencia de razas superiores e
inferiores, y con ideas de un darwinismo social. La pureza racial fue
centro de la ideología nazi; basada en los principios de la selección
natural y la supervivencia del más apto, su objetivo consistía en bus-
car “espacio vital” para que la raza aria lograra la dominación del
mundo.
Sin embargo, el componente “científico” parece diluirse y la di-
mensión mítica aparece de modo exclusivo en lo que respecta a la
visión nazi del judío como peligro, como fuerza destructiva en
la historia, asociada al prejuicio moderno de la dominación mundial.
Quienes han destacado al antisemitismo como causa directa del
exterminio de los judíos, han puesto un énfasis diferencial sobre sus
dimensiones contrarracionales o no instrumentales así como sobre
los aspectos irracionales de las políticas nazis.
20
Un acercamiento
a la vez complejo y multidimensional al nazismo y al Holocausto
apunta hacia la conjunción de una diversidad de procesos históricos
contingentes, de desarrollos estructurales y de eventos que pusieron
en juego diversos aspectos de la realidad. Por ello, la atención a las
raíces ideológicas del antisemitismo y sus nexos de significación con
el Holocausto refiere tanto a sus relaciones con los antecedentes his-
tóricos y con la configuración interna del régimen como a los nexos
con la organización burocrática y técnica del exterminio del pueblo
judío.
21
En esta línea, reconociendo la propia complejidad de la dinámica
interna del sistema nazi, las interacciones entre los diferentes agen-
19
.
Vid.
George L. Mosse,
The Crisis of German Ideology: Intellectual Origins of the Third
Reich,
Nueva York, Universal Library, 1964.
20
.
Para un análisis de estos enfoques véase Philippe Burrin,
Hitler and the Jews: The Genesis
of the Holocaust,
Nueva York, Routledge, Chapman&Hall, 1994. Una novedosa distinción en-
tre el irracionalismo y la contrarracionalidad se encuentra en Dan Diner, “Historical Under-
standing and Counterrationality: The Judenrat as Epistemological Vantage”, en Saul Friedlander
(ed.),
Probing the Limits of Representation: Nazism and the Final Solution,
Cambridge, Har-
vard University Press, 1993.
21
.
Saul Friedlander,
Nazi Germany and the Jews, The Years of Persecution, 1933-1939
,
Nue-
va York, Harper Collins, 1997; León Poliakov,
La causalidad diabólica;
historia del antise-
mitismo, op. cit
.
Cuestiones contemporáneas
112
tes y actores políticos y los procesos de estructuración del sistema
dual partido-Estado que posibilitaron el exterminio de los judíos, po-
demos destacar que como expresión extrema del racismo que ha en-
fatizado la diferenciación del Otro en código biológico racial —pre-
rrequisito de su aislamiento, persecución y exterminio— el nazismo
se nutrió de un prolongado proceso histórico de acecho a la dife-
rencia, en el que se fueron superponiendo como capas geológicas
los diferentes resortes del prejuicio y la discriminación. Si compren-
demos que el racismo alcanzó su expresión máxima en Auschwitz,
el antisemitismo puede ser visto en su carácter ejemplar, en el que
se descubre el modo como siglos de dificultad de poder asumir al
Otro en su legitimidad, construyeron un sustrato de prejuicios que
alimentaron la estigmatización y el exterminio.
Correas transmisoras del prejuicio: el antisemitismo en
México
El impacto histórico del prejuicio antijudío no sólo generó indiferen-
cia, sino también serias ambivalencias en el mundo occidental frente
al acecho nazi, mismas que se manifestaron de un modo particular-
mente agudo en las políticas de puertas cerradas a la inmigración an-
te la necesidad judía de abandonar el continente europeo como úni-
ca opción de supervivencia.
Ciertamente la percepción-adscripción de Otredad medió en la
restricción del ingreso de los refugiados judíos a los diferentes países
del mundo libre. La alteridad judía cobró durante la década de los
años treinta y cuarenta nuevos significados derivados de la domi-
nancia de los prejuicios difundidos a través de una compleja correa
transmisora que tuvo su epicentro en la expansión del antisemitismo
y su expresión en el diseño de políticas de asilo restringidas así como
en diferentes niveles y ámbitos internacionales donde se discutió la
cuestión de los refugiados judíos.
22
22
.
Michel Marrus,
The Unwanted
,
European Refugges in the Twentieth Century
, Nueva
York, Oxford University Press, 1985; Haim Avni,
The Role of Latin America in Immigration
and Rescue During the Nazi Era (1933-1945),
Latin American Program, Wilson International
Center, Colloquium Paper, 1986.
113
Un caso paradigmático resultó ser la Conferencia de Evian, con-
vocada por el presidente Roosevelt en junio de 1938 para encontrar-
le solución a la cuestión de los refugiados políticos de Alemania y
Austria, así como el Comité Intergubernamental de Londres que se
conformó a partir de aquélla. Ambos momentos devinieron arena de
debates a partir de los cuales, irradiando pero retroalimentándose a
su vez en los diferentes contextos nacionales, se conformaron círcu-
los argumentativos que reforzaron las ambivalencias e indecisiones
frente a la solución del problema.
23
Visto este proceso desde la óptica de México, en tanto represen-
taciones mentales, las percepciones y actitudes que orientaron a los
actores pueden ser vistas como palimpsestos, en la medida en que
se dio una reescritura de los contenidos de la alteridad. En unos casos
conservó atributos vagamente legibles, mientras que en otros la su-
perposición fue total. Así, por ejemplo, la visión del judío como inmi-
grante trabajador, emprendedor, vigoroso, que habría de contribuir
a la construcción del país, misma que formó parte de los consideran-
dos que orientaron la política migratoria en los regímenes de Obre-
gón y Calles, fue desplazada por argumentos que enfatizaron las di-
ferencias y distancias que el grupo guardaba con la población, o bien
por las inconveniencias o riesgos que conllevaría su presencia en
el país.
La Conferencia de Evian fue un foro del cual los sucesivos repre-
sentantes del gobierno mexicano enviarían sus percepciones y suge-
rencias, mismas que orientarían los lineamientos que en su turno
recibirían desde el gobierno. Desde el inicio de la Conferencia el re-
presentante mexicano informó sobre las ambivalencias que priva-
ban en los participantes: “Actitud todos países fue defensiva dentro
declaraciones simpatía por obra humanitaria.”
24
23
.
Vid
. Juan Felipe Pozo, “México en Evian: propuestas teóricas, realizaciones prácticas”,
(
UIA
, Programa de Estudios Judaicos); Judit Bokser, “Cárdenas y los judíos: entre el exilio y
la inmigración”,
Studies in Migrations,
Canadian Journal of Latin American and Caribbbean
Studies
, vol. 20, núms. 39-40, 1996, pp. 13-38.
24
.
Primo Villa Michel, Mensaje dirigido a la Secretaría de Relaciones Exteriores, 15 de julio
de 1938, Archivo de Relaciones Exteriores de México (
AREM
), Ramo refugiados III-1246-9-I.
Añadió que debido al carácter preliminar de la reunión, la “delegación mexicana al mismo
tiempo que dio satisfacción a puntos de vista Estados Unidos, dejó nuestro Gobierno en po-
sibilidad de ofrecer próximas facilidades amplias o restringidas, según convéngale, para esta-
blecimiento continuado esta emigración”.
Cuestiones contemporáneas
114
Con esta percepción habría de interactuar la disposición inicial
del gobierno de México, que bien puede ser calificada de positiva
a la vez que ambivalente. Así, mientras que México “está(ba) en la
mejor disposición de acoger a los refugiados de que se trata”, ello
se haría “dentro de los límites que nuestras leyes migratorias
establecen”.
25
De este modo, rigidez y laxitud definían los parámetros
teóricos de la disposición que privaría frente a los exiliados.
Ya en el marco del encuentro internacional, el representante
mexicano informó que las potencias pretendían canalizar a los refu-
giados judíos hacia otros territorios “para prevenir la crisis inter-
nacional” y ofrecer una “válvula de escape para librarse de las se-
rias consecuencias de la afluencia semítica en sus territorios.
..”.
A su
vez, el representante ante el Comité Intergubernamental en Lon-
dres consideraría que los países de América Latina manifestaban
una creciente molestia ante lo que consideraban era la reiterada po-
sición de las potencias de desembarazarse de la “población sobrante
de Europa”.
26
Esta visión del carácter de “sobrante” (
surplus
) de la población ju-
día sería una representación de gran influencia sobre la disposición
para aceptar a los refugiados. Reflejaba, de un modo contundente,
las reelaboraciones de la alteridad: en efecto, se había operado el
cambio de la imagen del inmigrante pleno de cualidades, a la del re-
fugiado aislado, “sobrante” y por tanto, objeto de rechazo o indife-
rencia ante su problemática individual y colectiva. Esta imagen ali-
mentaría la justificación de las estrategias restrictivas.
27
Progresivamente las percepciones y representaciones previas
condujeron a sucesivas evaluaciones del carácter del grupo, mismas
que reforzarían la tendencia de confrontarlo en grados de semejanza
con los caracteres nacionales, para así desembocar en una nueva
evaluación: aquella que desde la conveniencia nacional separa y an-
tagoniza las consideraciones humanitarias
vis-a-vis
los intereses na-
cionales. De este modo, en la definición de la estrategia a seguir, el
25
.
Respuesta del general Eduardo Hay, secretario de Relaciones Exteriores al embajador
Josephus Daniels, 26 de marzo de 1938 (
AREM
), III-1246-9-1.
26
.
Informe sobre el Comité Intergubernamental de G. Luders de Negri al secretario de Re-
laciones Exteriores, Londres, 27 de febrero de 1939,
AREM
, Ramo refugiados III-1246-9-I.
27
.
Vid
. Michel Marrus,
The Unwanted
,
European Refugges in the Twentieth Century
, Nueva
York, Oxford University Press, 1985, Chapter 3: In Flight from Fascism.
115
representante mexicano sugería “que nuestra respuesta se redacte
en tal forma que deje la puerta abierta para aceptar tan sólo a aque-
llos elementos que convengan al país.
..”. Más aún, insistiría en el in-
terés de las grandes potencias por “encontrar acomodo para los re-
fugiados en otros países que no sean los suyos propios”. A ellos
canalizaban, a su entender, los mejores elementos, argumento que,
por otra parte, refleja una fuerte ambivalencia en la percepción del
grupo. Frente a ello, el delegado mexicano veía la opción de apoyar
una inmigración bien seleccionada que estuviera de acuerdo con las
necesidades nacionales.
Una representación ulterior de la alteridad del judío estaría ali-
mentada por la imagen de una extranjería permanente, carente de
vínculos, del Otro como
outsider
en sus lugares de residencia. Con-
juntada ésta con los considerandos anteriores, se afirmaría: “hacien-
do a un lado los sentimientos humanitarios y generosos que impul-
saron a nuestro país a dar asilo a los perseguidos de los regímenes
totalitarios, es necesario que se tenga en cuenta el interés nacional.
Es bien sabido que los elementos que buscan refugio integran gru-
pos que no son asimilables y que la experiencia de otros países ha
demostrado que a la larga, cuando el número de judíos es impor-
tante, llegan éstos a constituirse en una casta exclusiva, dominante
y poderosa, que no tiene ningunos vínculos con el país donde se es-
tablecen y muy a menudo son la causa de problemas interiores. Si
hemos de admitirlos, que sea en el menor número posible, seleccio-
nándolos con el mayor cuidado, y siempre que económica y étnica-
mente no vayan a constituir un problema para el país”.
28
De este
modo, al carácter no asimilable se le sumaba la visión prejuiciosa de
“casta exclusiva, dominante, poderosa” convirtiendo al tropos judío
en un elemento ajeno tanto al perfil de la sociedad nacional como
al modelo ideal que se pretendía construir.
Las percepciones-sugerencias de la delegación mexicana tuvie-
ron una marcada influencia sobre la Secretaría de Gobernación, ins-
tancia que definiría la estrategia restrictiva de México. Al presidente,
el secretario de Gobernación sugería mantener frente a los refugia-
Cuestiones contemporáneas
28
.
Informe sobre el Comité Intergubernamental de G. Luders de Negri al secretario de Re-
laciones Exteriores, Londres, 31 de agosto de 1938,
AREM
, Ramo refugiados III-1246-9-I (342.1
(44)/10974).
116
dos “suma escrupulosidad en la admisión de extranjeros que por lo
general no se mezclan ni espiritual ni económica ni consanguínea-
mente con nuestra raza ni con su movimiento revolucionario”; a la
Cancillería, mientras que estipulaba que la política de la Secretaría
de Gobernación ha sido la de estimular el ingreso al país de todos
aquellos elementos extranjeros de quienes puede esperarse algún
beneficio social, recomendaba cuidar “con todo celo de evitar aque-
lla inmigración que, ya sea por las calidades propias de los presuntos
inmigrantes o por las circunstancias especiales del país, no sólo no
producen los beneficios que deben esperarse, sino que provocan
situaciones de desequilibrio”.
29
Estas percepciones impactaron, al tiempo que se sumaron a las
restricciones existentes frente a la inmigración y cancelaron la diná-
mica frente a los perseguidos por razones políticas, religiosas o na-
cionales que exigía, una vez tipificado el motivo, una atención
colectiva y pronta.
30
De este modo, las solicitudes de ingreso de los
refugiados judíos se enfrentarían al muro de contención de la Se-
cretaría de Gobernación.
El comportamiento diferencial demostrado frente al exilio espa-
ñol refuerza la tesis del papel desempeñado por la percepción de
la alteridad judía. Ésta fue sancionada por el gobierno, frente a la
apertura de las puertas del país a los miembros de las Brigadas In-
ternacionales y la llegada masiva de los refugiados españoles repu-
blicanos, al afirmarse que el país prefería “individual y colectivamen-
te a quienes por su raza (edad, estado civil, instrucción y recursos)
vengan a residir definitivamente, a formar familia, a identificarse con
29
.
Oficio referente a los criterios que debían normar la inmigración del secretario de Go-
bernación al secretario de Relaciones Exteriores, México, 23 de marzo de 1939,
AREM
,
Ramo
refugiados III-1246-9-I.
30
.
Por las características internacionales del periodo cardenista y su estrecho vínculo con
el escenario político nacional, la política migratoria y la actitud frente a los refugiados consti-
tuía un ámbito de intersección entre la política poblacional y la exterior. La definición de esta
última estuvo a cargo del propio presidente Cárdenas, al tiempo que el secretario de Goberna-
ción definía la migratoria. En el seno de la vorágine política del régimen, el presidente Cárde-
nas optó por la delegación del poder decisorio en este rubro, quedando así reducida la cuestión
de los refugiados judíos a un problema de política migratoria interna. Las cuotas inmigratorias
para 1939 resultaron ser aún más extremas. Mientras que se mantenía sin limitación la inmigra-
ción de todos los latinoamericanos, se reducía de 5
,
000 a 1
,
000 los procedentes de Alemania,
Bélgica, Checoslovaquia, Dinamarca, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Japón, Noruega,
Suecia y Suiza y hasta 100 los de los demás países. Los “sin patria y los que hayan perdido
su nacionalidad” sólo serían aceptados por acuerdo expreso de la Secretaría de Gobernación.
117
nuestra ideología y a aportar sus capitales sin constituir peligros de
razas superiores que con propósitos de explotación de los conna-
cionales, agravan el desequilibrio social, sino por el contrario, se
identifiquen de tal manera con los intereses económicos, raciales y
espirituales de la nación, que hagan de México su nueva patria y de
sus descendientes, la patria definitiva”.
31
En diversas ocasiones el secretario de Gobernación justificó la es-
trategia restrictiva en términos de la necesidad o conveniencia de
evitar “malestar y protesta popular”. La percepción del judío que
durante esta década se vio influida por el impacto de un entramado
ideológico que incluyó elementos antiliberales y anticomunistas, re-
cogió los temores de las clases medias —tanto económicos como po-
líticos— y permeó los canales de conformación de la opinión pú-
blica hasta conducir a la afirmación compartida de la existencia de
una “simpatía pronazi en amplios sectores” de la opinión.
32
Ciertamente, el régimen cardenista se proyectó desde su inicio
por su carácter antifascista, su comprometida toma de posición inter-
nacional y su vocación libertaria. A pesar de ello, en lo que concier-
ne al ingreso al país de los refugiados judíos, los resultados fueron
magros. El panorama difícil y complejo que caracterizó al México de
Cárdenas frente a los refugiados judíos fue resultado de la política
migratoria restrictiva, la bifurcación del nacionalismo en un eje pro-
gresista y un eje reaccionario y la expansión de manifestaciones an-
tisemitas a la luz de la influencia nazi-fascista sobre sectores cuyas
reivindicaciones generaron severas crisis políticas. La convergencia
en la política migratoria restrictiva de los dos nacionalismos respon-
dió a motivaciones y dinámicas específicas que el análisis histórico
no debe diluir.
En efecto, fue en los sectores de extrema derecha nacionalista y
radical, de oposición al régimen cardenista, en los que se desarro-
llaron los principales núcleos de manifestaciones antisemitas, cuyo
Cuestiones contemporáneas
31
.
Declaraciones del secretario de Gobernación, Ignacio García Tellez,
El Popular,
México,
12 de junio de 1939. Por acuerdo de dicha secretaría se decidió otorgarle a los refugiados es-
pañoles el carácter de inmigrados más que de asilados y se les concedería la nacionalidad
mexicana con el único requisito de solicitarla voluntariamente.
Vid.
Gilberto Bosques,
Histo-
ria oral de la diplomacia mexicana,
núm. 2, México,
SRE
, 1988, p. 63.
32
.
Vid
. Hugh Campbell,
La derecha radical en México 1929-1949,
México, Sep-Setentas,
1976; Betty Kirk,
Covering the Mexican Front: The Battle of Europe Versus America,
University
of Oklahoma Press, 1942; Héctor Orestes Aguilar, “México y la Segunda Guerra Mundial”,
El
Nacional
, 7 de junio de 1995.
118
análisis hemos realizado en otros trabajos.
33
Estos sectores operaron
como grupos de presión frente a la posibilidad de apertura de las
puertas del país a los refugiados judíos, como lo hicieron previamen-
te de frente a la inmigración. Durante la década de los treinta proli-
feraron grupos nacionalistas de creciente tinte xenofóbico, fascista
y antisemita, que incorporaron un discurso de exclusión y rechazo
racial.
34
Esta derecha radical secular se nutrió de, al tiempo que re-
forzó, las tendencias nacionalistas-populares y la actuación de la di-
versidad de sectores que la conformaron sería gradualmente reac-
tiva a la política nacionalista del régimen del presidente Cárdenas,
logrando conjuntar sus demandas específicas con la oposición al
régimen.
En el año de 1933 fue creado en México el Comité Pro-Raza. Entre
las bases programáticas de esta organización figuraba gestionar ante
el Poder Legislativo la prohibición de inmigrantes que buscaran em-
pleo en la República, para “la protección al enorme número de na-
cionales sin ocupación que actualmente sufren en el país los rigores
de la crisis económica”; someter a la consideración del gobierno un
estudio “sobre las características raciales de algunos núcleos de ex-
tranjeros que más convienen para que se incorporen en nuestras ra-
zas”; y combatir “a aquellos grupos de extranjeros que se han singu-
larizado en el país por sus tendencias absolventes, por su rebeldía
a convivir con nosotros de buena voluntad y por ser factores de em-
pobrecimiento nacional y mezcla perniciosa a nuestra raza”.
35
33
.
Vid
. Judit Bokser,“Cárdenas y los judíos: entre el exilio y la inmigración”,
op. cit.
; “Alte-
ridad en la historia y en la memoria: México frente a los refugiados judíos en la historia y en
la memoria”, en Judit Bokser y Alicia Backal (eds.) y estudio introductorio,
Encuentro y alte-
ridad. La vida y la cultura judía en América Latina
, Fondo de Cultura Económica,
UNAM
,
Universidad de Tel Aviv , Universidad de Jerusalén, 2000; “El México de los años treinta: carde-
nismo, inmigración judía y antisemitismo”, en María Luisa Tucci Carneiro (ed.),
El antisemi-
tismo en las Américas
(en prensa).
34
.
En 1933, la agrupación de Comerciantes, Industriales y Profesionistas Honorables —res-
ponsables de las manifestaciones del Día del Comercio Nacional de 1931—, al dirigirse al pre-
sidente Abelardo Rodríguez solicitando la expulsión del país de “turcos, rusos, árabes, sirio-
libaneses, checoeslovacos, polacos, lituanos, húngaros, y, en general, judíos”, por constituir
una amenaza racial y económica para el país, utilizó calificativos abruptos, tales como los de
“animales” o “vampiros”, y aludieron explícitamente a “un gran hombre en Alemania —Hi-
tler—, [que] ya dio el ejemplo a todas las naciones, expulsando a los judíos, que no son otros
que los citados”. Carta de los Comerciantes, Industriales y Profesionistas Honorables al pre-
sidente Abelardo Rodríguez, 4 de agosto de 1933,
AGN
Gob., 5-9.2-41.
35
.
Comunicado del Comité Pro-Raza del D.F. al secretario de Gobernación, 29 de sep-
tiembre de 1933,
AGN
Gob., 2-360(29)48.
119
En abril de 1934 se inauguró el primer escuadrón de la Legión
Mexicana de Defensa que se proponía hacer efectiva su lucha contra
los extranjeros indeseables en el país. Entre estos sectores destacó
Acción Revolucionaria Mexicanista, fundada en marzo de ese mis-
mo año y presidida por Nicolás Rodríguez Carrasco. Su principal
propósito manifiesto era colaborar activamente con la defensa de
“nuestros intereses afectados por los extranjeros no deseables de la
República”.
36
La adopción del lema “Por la patria y por la raza” y del
distintivo de un águila roja refleja la influencia de los tiempos. La
organización asumió una modalidad de acción similar a las organi-
zaciones paramilitares de las Camisas Pardas y las Camisas Negras
en Alemania e Italia.
37
Así, las Camisas Doradas fueron el brazo ac-
tivo de la lucha que pretendía llevar contra “ La más grave de todas
(las calamidades), y al mismo tiempo la más dolorosa, los inmigran-
tes judíos, quienes siguen con toda disciplina los mandatos de los
Directores de su Mafia Internacional, se introdujeron subrepticia-
mente en México y ahora, en la forma silenciosa ya tenaz que acos-
tumbran, están apoderándose de las poquísimas fuentes de riqueza
que todavía quedaban en manos de los nuestros.”
La reacción negativa de estos grupos a la creciente necesidad ju-
día de hallar refugio en México fue se intensificándose a lo largo del
periodo. En 1937 se expresó de forma particularmente aguda el te-
mor de que México diera cabida a los refugiados judíos, por lo que
se presionó para que el gobierno extremara su prohibición.
38
Enton-
ces, en la Cámara de Senadores, Guillermo Flores Muñoz y Rodolfo
T. Loaiza fueron los portavoces de dicha oposición, adjetivando ge-
néricamente a los judíos como “indeseables”.
39
Estas expresiones an-
tisemitas se continuaron en un sector importante de la prensa nacio-
nal y también se pronunciaron por la prohibición de la entrada de
judíos la Alianza Sindical de Comerciantes e Industriales Mexicanos
Cuestiones contemporáneas
36
.
Vid.
Ricardo Pérez Montfort,
Por la patria y por la raza. La derecha secular en el sexenio
de Cárdenas,
México,
UNAM
, 1993, p. 122.
37
.
Carta de la Secretaría de Gobernación a Acción Revolucionaria Mexicanista, 20 de abril
de 1934,
ibid.
;
Vid
. Haim Avni, “The Role of Latin America in Immigration and Rescue During
the Nazi Era (1933-1945): A General Approach and Mexico as a Case Study”, Colloquium
Paper, Woodrow Wilson International Center for Scholars, Smithsonian, 11 de junio de 1986,
pp. 13-14.
38
.
Excélsior
, México, 13 de diciembre de 1937; “Grave amenaza contra México: viene con
destino a Veracruz un barco francés cargado con judíos”,
ibid.,
23 de diciembre de 1937.
39
.
Excélsior,
México, 25 de octubre de 1937.
120
y el Bloque de Acción Revolucionaria Pro-Pequeño Comercio. Sus
argumentos nacionalistas y sus presiones gremiales no dejaron de
generar preocupación en el régimen.
Las diferentes asociaciones de comerciantes medios y una varie-
dad de grupúsculos particulares, agrupados en la llamada Confe-
deración de la Clase Media, compartían el propósito de combatir el
comunismo, a los extranjeros y a la política cardenista. Entre las prin-
cipales agrupaciones que la constituían se encontraban: Acción Cívi-
ca Nacional, Partido Antirreeleccionista, Comité Nacional Pro-Raza,
Unión de Comerciantes Mexicanos, Juventud Nacionalista Mexica-
na, Partido Cívico de la Clase Media, Partido Socialista Demócrata,
Frente de Comerciantes y Empleados del D.F., y Liga de Defensa
Mercantil. Su actividad contó con el apoyo de la Confederación Pa-
tronal de la República Mexicana, entre los que había muchos simpa-
tizantes del régimen nazi-fascista alemán.
40
Cabe señalar que las manifestaciones contra el ingreso de los re-
fugiados judíos al país no se restringieron a las derechas. Como bien
ha señalado Luis González, la configuración del antisemitismo tam-
bién abarcó al centro y a las izquierdas.
41
Así, en marzo de 1937, la
Confederación Nacional de las Izquierdas juzgó necesario enviar al
presidente una iniciativa para declarar “barrio judío” a una zona del
centro de la ciudad, por razones de competencia económica, así co-
mo por “considerandos patrióticos”
42
y en 1938 se externó la preo-
cupación de que el asilo a los judíos amenazaría los intereses de las
clases trabajadoras mexicanas.
43
También en otros ámbitos encontraron expresión los prejuicios
antisemitas de la “penetración judía” en el país como parte de una
“conspiración judía mundial”. Dos casos específicos que si bien
comparten un sustrato común exhiben motivaciones, dinámicas y
formas de expresión variadas son los de Gerardo Murillo, mejor
conocido en su proyección artística como el Dr. Atl y José Vascon-
celos.
40
.
Hugh Campbell,
op. cit
., pp. 59-61.
41
.
Luis González,
Historia de la Revolución Mexicana 1934-1940
.
Los artífices del carde-
nismo
, El Colegio de México, 1981, t. 15, pp. 236 y ss.
42
.
“Un ‘ghetto’ en esta capital”,
Excélsior,
México,
29 de marzo de 1937.
43
.
Vid
.,
AGN
, Serie Lázaro Cárdenas (
SLC
), 546.6/16.
121
Para el Dr. Atl, exmilitante del carrancismo, exrevolucionario
obrerista, se debía llevar a cabo una lucha sistemática contra la do-
minación judía mundial, que a su entender, había extendido sus ten-
táculos sobre el mundo. Mientras que por una parte vio a los judíos
como los exponentes de la riqueza mundial, cuya penetración para-
digmática en la economía y la política norteamericana los hacía res-
ponsables directos del estallido de las dos guerras mundiales
,
por la
otra encontró en la mente judía el origen de todos los “ismos” rela-
cionados con las doctrinas sociales tales como el obrerismo, el socia-
lismo y el comunismo, que habían significado el deterioro de la civi-
lización contemporánea.
44
Junto a la inculpación contradictoria de
manejar paralelamente las altas finanzas y los movimientos revolu-
cionarios, utilizó el recurso de las semejanzas raciales de lo que de-
nominó una “fisonomía hebrea” para alinear conjuntamente a un
Wilson con un Roosevelt, un Disraeli, un Trotsky o un Bloom como
comprobación de dicha dominación. Ya desde 1938, al atacar a la
Liga de las Naciones como la “carroña de Ginebra”, consideró que
el estrecho concepto prevaleciente sobre una paz general, se debía
a las profundas influencias israelitas en las conferencias de paz.
45
La
conjunción de un anticomunismo extremo con un antisemitismo vi-
rulento y racista, condujeron a que el Dr. Atl viera en el nazismo la
solución simultánea a ambos problemas. Congruente con ello, se
opuso al carácter antifascista del régimen cardenista, primero, y al
avilacamachismo, después.
Por su parte, José Vasconcelos, al frente de la revista
Timón
, que
circuló semanalmente de marzo a julio de 1940, fecha en la que fue
prohibida, fue responsable de la publicación de artículos pronazis,
antiliberales y antisemitas. El virulento contenido racista de sus argu-
mentaciones fue también dirigido a los judíos de México, a quienes
se adjetivó con los más burdos calificativos del discurso nazi. Dada
la centralidad de la figura de Vasconcelos en el paisaje cultural y po-
lítico posrevolucionario y frente a aquellos argumentos que han mi-
nimizado esta postura del pensador, atribuidas a desencantos polí-
ticos y al peso del tiempo, consideramos pertinente destacar que ésta
se articuló con un pensamiento abocado a consolidar la identidad
Cuestiones contemporáneas
44
.
Gerardo Murillo (Dr. Atl),
Los judíos sobre América
, México, Ediciones La Reacción (?),
1942, p. 135.
45
.
Dr. Atl,
Ante la carroña de Ginebra
, México, Polis, 1938, pp. 21-34.
122
nacional al que se sumó el impacto de la tradición romántica, “re-
colectando la cosecha política” del idealismo filosófico.
46
De este
idealismo romántico y místico se desplazó hacia un hispanismo con-
servador, reaccionario y antisemita. Al pensar la raza cósmica, mes-
tiza, portadora de la redención, le confirió a la religión cristiana un
lugar central en la América de donde partiría la raza cósmica y en
la cual sería posible aplicar en el sentido más “fuerte y sincero” la
ley de Cristo.
47
De ésta quedaba excluido todo grupo religioso, ra-
cial, social o cultural que no respondiera a las características espe-
cíficas requeridas para incorporarse a la dimensión cósmica. Éste era
el caso, ciertamente, del grupo judío. También lo fue el de los indí-
genas. Su agudo menosprecio por ambos grupos quedó manifiesto
ya en 1937, en su escrito “México en 1950”, en el que como lo indica
su nombre, construye una visión del futuro que pretende llamar la
atención sobre la amenaza que el elemento indígena y el judío re-
presentaban para el país.
48
Ciertamente, la alteridad opera como un referente constitutivo
de comparación y oposición y, como tal, si bien puede conducir a
la conciencia de la relatividad de las pertenencias colectivas, puede
convertirse en objeto de menosprecio y exclusión. Así planteado, en
el contexto genérico del prejuicio y a la luz del complejo proceso
que comportó históricamente la aspiración a definir la identidad
nacional, a descubrir lo propio, lo original, se llevaron a cabo com-
plejas operaciones de inclusión y de exclusión y se fue conforman-
do la idea de fusion étnica como un recurso de identidad, a partir
de la convicción —como proyecto político y como instrumento de
integración nacional— de que era posibe y deseable crear una so-
ciedad unificada y homogénea que compartiría una identidad na-
cional única. De allí se derivó la idea del mestizaje como sinónimo
de identidad nacional, de modo tal que el mestizo sería el deposi-
46
.
David Brading,
Mito y profecía en la historia de México,
México, Vuelta, 1988,
p. 189; En-
rique Krauze,
Caudillos culturales de la Revolución Mexicana,
México, Secretaría de Educa-
ción Pública, 1976, pp. 67 y ss.
47
.
José Vasconcelos,
La raza
cósmica,
México, Espasa-Calpe, 1989 (Colección Austral,
núm. 802);
Indología,
Madrid, Agencia Mundial, s/f, pp. 205 y ss.
48
.
José Vasconcelos, “México en 1980”,
Diorama Excélsior
, México, 28 de febrero de 1982.
En un principio “México en 1950”, apareció en el libro
Qué es la Revolución
, publicado en
1937. En 1955, al reimprimirse este ensayo dentro del volumen
Temas contemporáneos
, Vas-
concelos autorizó el cambio a 1980. “México en 1950” fue publicado en la revista
Hoy
, el 29
de mayo de 1937.
123
tario de la misión de unificar la nacionalidad mexicana. Mientras que
en esta misión el indígena era el Otro susceptible de asimilación, la
otra rama fundacional —la hispano-cristiana— convertía al extran-
jero diferente en un elemento no legítimamente constitutivo de lo
nacional.
49
Los nuevos rostros del antisemitismo
En el mundo contemporáneo, paralelamente al derrumbe de viejas
fronteras —tanto culturales como territoriales— y a la apertura de
nuevos horizontes de vida que conducen al conocimiento y reco-
nocimiento del Otro, se construyen nuevas murallas que cierran es-
pacios y deslegitiman la diferencia. Los procesos de globalización
nos confrontan con tendencias e interrogantes que arrojan luz sobre
el carácter contradictorio y asimétrico con que éstos se despliegan.
Mientras que la apertura a la interacción e interdependencia entre
las diversas regiones del globo terráqueo se ha visto reforzada, facili-
tada y estimulada por un intenso desarrollo tecnológico e informático
del que se deriva el reconocimiento de la diversidad de la condición
humana, la cerrazón se traduce en un renovado cuestionamiento de
la alteridad. Al tiempo que la expectativa de sociedades abiertas a la
interacción apuesta a la convergencia de intereses diversos y mi-
nimiza el prejuicio, se han exasperado los sentimientos étnicos y
nacionalistas, actitudes y manifestaciones antiextranjeras, xenofobia
y expresiones racistas contra inmigrantes, trabajadores extranjeros,
exiliados, refugiados.
.. contra los Otros de ayer y de hoy.
La discriminación contra los nuevos Otros, objeto de agresiones,
ha intensificado, a su vez, las expresiones antisemitas. Resulta fun-
damental señalar la estrecha correlación entre el aumento de acti-
vidades racistas y extremistas en general y el incremento de antise-
mitismo.
50
Si atendemos las grandes transformaciones europeas de vuelta
de siglo, asociadas a la desintegración de la Unión Soviética y a la
Cuestiones contemporáneas
49
.
Judit Bokser, “La identidad nacional: unidad y alteridad” en Serge Gruzinski, Jacques La-
faye
et al.
,
México: identidad y cultura nacional
, México,
UAM
, 1994, pp. 71-86.
50
.
Vid
.
Antisemitism World Review,
Londres, World Jewish Congress, publicación anual;
Antisemitism World Wide,
World Jewish Congress y Universidad de Tel Aviv, 1997-1998; 1999-
2000.
124
redefinición del mapeo étnico y nacional europeo, éstas dan tes-
timonio de lo señalado. Se asiste al doble movimiento de apertura
hacia nuevas formas de organización socioeconómicas y políticas
más plurales y, simultáneamente, de una explosión de nacionalis-
mos, de xenofobia y tribalismo étnicos que permitirían una lectura
en línea directa con el inicio del siglo
XX
. Desde nuestra óptica espe-
cífica de análisis, mientras que la caída del Muro de Berlín y la des-
integración de la URSS condujeron a la desaparición de la escena
internacional de regímenes que fueron una fuente fundamental del
antisemitismo en las últimas décadas, dicho colapso ha generado
nuevas fuentes de tensiones inéditas y de actitudes y manifestacio-
nes antijudías. En Rusia, por ejemplo, el antisemitismo pasó a cons-
tituir un arma política e ideológica de la oposición comunista y na-
cionalista mientras que la actividad de los grupos ultraderechistas
nazis ha devenido secundaria. La debilidad y pasividad de las res-
puestas oficiales han convertido al antisemitismo en un componente
integral de la vida política.
Paralelamente, el tránsito incierto aún de los países de Europa
oriental y central del autoritarismo a modelos democráticos se ha
dado en el marco de la configuración de nacionalismos. La búsqueda
de nuevos referentes de identidad nacional no se orienta, sin em-
bargo, a una concepción ciudadana derivada de la construcción del
Estado de derecho, sino a los componentes étnicos que conllevan
una larga historia de antisemitismo.
En Europa, en el contexto de un nuevo paradigma político en el
que los partidos políticos tradicionales han perdido su espacio en
el ámbito público y se han visto sustituidos por nuevos movimientos
sociales de índole más autónoma, se exhibe un renovado clima de
racismo, xenofobia y antisemitismo. En este ambiente, en el que el
prejuicio y la violencia política han pasado a ocupar un lugar im-
portante, el antisemitismo se ha convertido en la
linguae franca
ma-
nifiesta o latente de sectores y plataformas políticas excluyentes,
erosionando el tabú al que estaba sometido el antisemitismo desde
la posguerra.
El
Antisemitism World Report
distingue adecuadamente entre dos
tipos de agrupaciones específicamente antisemitas: las organizacio-
nes extremistas neofascistas y neonazis, que exponen abiertamente
su antisemitismo y que no tienen como propósito central la com-
125
petencia electoral y las organizaciones de extrema derecha, popu-
listas, que no exponen abiertamente su antisemitismo, mismo que
se subsume en un discurso genérico antiextranjero. Las primeras son
marginales y su influencia reducida, obedecidendo a un patrón de
pulverización y reorganización, su riesgo mayor radica precisamen-
te en su capacidad para llevar a cabo actos de intimidación y vio-
lencia. El segundo tipo de organizaciones son fuente de gran preo-
cupación por sus áreas de influencia y por la legitimidad que han
adquirido al articular el antisemitismo y el rechazo al Otro con las
transformaciones a nivel local, nacional, regional y global que se de-
rivan de los procesos de globalización.
A diferencia de Europa, en la que muchos de los partidos de ex-
trema derecha se han convertido en parte integral de la política na-
cional, como es el caso de Francia, Italia y Alemania, en América La-
tina bien podemos afirmar que éste no es el caso. Si bien asistimos
a la presencia de partidos de derecha radical, la tendencia global
parece apuntar hacia la presencia y actuación de los grupúsculos
cuya marginalidad, por otra parte, no aminora los riesgos y el im-
pacto de su actuación. Las organizaciones celulares han encontrado
terreno fértil en algunos de los países del continente. Si bien el neo-
nazismo opera como fuente principal del antisemitismo, persiste el
desconocimiento de sus nexos con los grupos fundamentalistas is-
lámicos cuyo carácter y patrón de actuación es eminentemente inter-
nacional.
51
Así, en México, las organizaciones de derecha radical no
tienen mayor visibilidad, con la excepción del Partido de las Águilas
Mexicanas, que ha actuado públicamente a lo largo de los últimos
años.
52
Ahora bien, así como hemos destacado la singularidad y recurrencia
del antisemitismo, hemos subrayado sus modelos cambiantes de ex-
presión y de referentes de motivación y argumentación. Desde esta
óptica, el prejuicio religioso convive con estereotipos grupales, ét-
nicos y culturales y, a pesar de las nuevas formas de expresión del
racismo, los rasgos atribuidos a los judíos, así como a otros grupos
sociales, son naturalizados y confinados a un culturalismo pseudo-
biológico. Éstos se entretejen con estereotipos económicos y polí-
Cuestiones contemporáneas
51
.
Vid. Antisemitism World Review, op. cit
.
52
.
Antisemitism World Report
y
Antisemitism World Review, op. cit.
, informes sobre México.
126
ticos que en las sucesivas reformulaciones han conducido a la mag-
nificación del supuesto poder judío, nacional e internacional y a su
estigmatización como amenaza asociada a aquel poder así como a
su alteridad.
En las últimas décadas, sin embargo, se ha desarrollado un nuevo
modelo y nuevas dinámicas de las manifestaciones antisemitas, cu-
yos referentes están asociados a la existencia del Estado de Israel así
como al difícil conflicto en el Medio Oriente. Sus orígenes pueden
ser rastreados al periodo posterior a la Guerra de los Seis Días, se
intensifican en el marco de la bipolaridad y su expresión en la región
y encuentran su cabal manifestación en la ecuación sionismo-ra-
cismo en el seno de las Naciones Unidas, en noviembre de 1975.
53
Esta resolución tuvo un impacto severo sobre la deslegitimación de
la existencia judía contemporánea.
Hablar de deslegitimación del sionismo significa aludir a dimen-
siones y mecanismos ideológicos y simbólicos que condujeron a que
los fundamentos y fines del sionismo fuesen vistos como incompa-
tibles con el sistema de creencias y valores de la comunidad interna-
cional y, simultáneamente, el Estado de Israel fuese cuestionado co-
mo entidad política con derecho a la existencia. Este proceso, a su
vez, rebasó ambas dimensiones y se proyectó de un modo difícil y
complejo sobre la vida de las comunidades judías de la diáspora.
En su radicalización, el antisionismo, a la vez que generó nuevos
enunciados, estableció una compleja dialéctica de recuperación de
viejos referentes antisemitas, ya que proveyó un sustrato profundo
en cuyo seno se conjuntaron núcleos duros de prejuicio y motivacio-
nes y funciones variantes. Ciertamente, las relaciones entre anti-
sionismo y antisemitismo son multifacéticas y refuerzan la tesis de
los modelos cambiantes de este último. El nuevo modo como se
construye la violencia simbólica, ámbito destacado de discrimina-
ción e incitación al odio se entreteje con las difíciles coordenadas de
lo nacional y lo extranjero, el Otro y sus diferencias.
La intensidad de sus manifestaciones fluctúa con el desarrollo
de los acontecimientos en la región de la Guerra de los Seis Días de
1967 a la Guerra de Yom Kipur, en 1973; de la Guerra de Líbano,
en 1982 a los inicios de la primer Intifada, a fines de 1987 y comienzo
53
.
Yohanan Manor,
To Right a Wrong. The Revocation of the UN General Assembly Resolu-
tion 3379 Defaming Zionism,
Jerusalén, The Zionsit Library, 1997.
127
de 1988; de la Guerra del Golfo, en 1991, y hasta el inicio de la In-
tifada actual, en septiembre del 2000. Ciertamente, cada fase del con-
flicto en Medio Oriente genera reacciones en los países árabes e islá-
micos así como en el seno de las grandes poblaciones de inmigrantes
árabes y musulmanes en Europa. Estas reacciones han conducido a
actos violentos contra los judíos o a intensas olas de violencia verbal
contra el judaísmo, conjuntando y traslapando los argumentos con-
tra el judaísmo con los del sionismo y el Estado de Israel.
Desde esta óptica, Europa ha sido escenario, con diferencias re-
gionales y nacionales, de intensas oscilaciones de estas nuevas ma-
nifestaciones, de modo tal que a la violencia simbólica se han suma-
do actos de vandalismo y desacralización con ataques terroristas que
resultaron en muertes. Tal como señalamos, la presencia de grandes
poblaciones de inmigrantes árabes y musulmanas ha sido un factor
determinante.
No ha sido éste el caso en México. Si analizamos el fenómeno en
las últimas décadas, el impacto deslegitimador de la ecuación sionis-
mo-racismo, y el voto positivo de México a ella, junto a los patrones
de comportamiento en el nivel internacional, fundamentalmente en
los ámbitos multilaterales, encontró en el nivel discursivo un ámbi-
to privilegiado de expresión.
54
Desde la óptica de los modos en que
la práctica discursiva, como violencia simbólica, moviliza e incide
en el desarrollo de las oposiciones, la deslegitimación del sionismo
interactuó con otros referentes de legitimidad de la vida judía en
México. En la medida en que la vida social no puede desarrollarse
sin reconocimiento y racionalizaciones, sin que sus objetivos se co-
menten y se justifiquen, sin que los grupos o instituciones sean obje-
to —al igual que los poderes políticos— de un discurso de legitima-
ción, resultó de singular relevancia el modo como la deslegitimación
del sionismo cuestionó y debilitó los referentes de legitimación co-
lectivos del grupo.
Ciertamente la votación positiva de México a la resolución 3379
se insertó en el marco de las modificaciones globales de la política
internacional de México durante el régimen de Luis Echeverría y a
Cuestiones contemporáneas
54
.
Vid
. Judit Bokser, “Fuentes de legitimación de la presencia judía en México: el voto po-
sitivo de México a la ecuación sionismo-racismo y su impacto sobre la comunidad judía”, en
Judaica latinoamericana. Estudios históricos sociales,
tomo III, Jerusalén,
AMILAT
, Editorial
Universitaria Magness, Universidad Hebrea de Jerusalén, 1997.
128
las estrechas interacciones con la política interna. Las diferentes fa-
ses por las que atravesó la decisión —del voto positivo al enfren-
tamiento bilateral y el bociot turístico y de éstos a la rectificación
verbal— generaron una creciente conflictualidad que desplazó ar-
gumentos de una fase a otra, traslapando los nuevos argumentos
antisionistas con viejos estereotipos y prejuicios antisemitas.
Así, el boicot turístico y la rectificación verbal fueron definidos co-
mo medio de presión externo que significaba pérdida de soberanía
en la definición de su política exterior y más que ser visto en la lógica
del deterioro de las relaciones bilaterales con Estados Unidos, fue
asociado a las represalias de quienes “forman un poderoso grupo
dentro de la economía y la política, no sólo de Estados Unidos, si-
no de todo el mundo”.
55
Progresivamente, el discurso se acercó al
sionismo y al judaísmo desde un sustrato común a partir del cual se
recuperaron los elementos de deslegitimación del primero y su pro-
yección sobre el segundo.
Así, el sionismo fue visto como expansionista y colonialista,
56
co-
mo “una doctrina erigida sobre motivos étnicos, implacable, mesiá-
nica, discriminadora y aun brutal”;
57
o bien como “la conjunción de
un fanatismo religioso con un nacionalismo excluyente, tan racista
el uno como el otro”.
58
El sionismo fue visto como la ideología que
reflejaba la creencia del pueblo elegido por Dios y los judíos fueron
calificados de segregacionistas, orgullosos y soberbios.
59
Junto al boicot, la rectificación gubernamental posterior de la pos-
tura de México y la aclaración reforzaron el nexo de significación es-
tablecido entre la presión externa y lo que fue vivido como pérdida
55
.
Gustavo G. Rodríguez, “Golpe de los judíos contra México”,
El Heraldo de México”,
30
de noviembre de 1975; José Luis Huerta Cruz, “Antisionismo no es antisemitismo”,
El Uni-
versal,
29 de noviembre de 1975.
56
.
Genaro María González, “Falta de bases históricas y legales”,
Excélsior
, 17 de noviembre
de 1975; Antonio Lara Barragán, “El judaísmo internacional”,
El Universal
, 16 de diciembre de
1975; Genaro María González, “Diplomacia caprichosa ¿hay algo que perdonar?”,
Excélsior,
15 de diciembre de 1975.
57
.
José María Téllez Girón, “Judaísmo, sí; sionismo, no”,
El Día
, diciembre de 1975; Tomás
Gerardo Allaz, “Estatuto de animales para los no judíos” e “Israel, víctima de sí mismo”,
Ex-
célsior,
diciembre de 1975.
58
.
Fernando Carmona Nenclares, “El odioso racismo”,
Excélsior
, diciembre de 1975.
59
.
Vicente Sánchez Gavito, “No sólo discriminación semántica del racismo”,
Excélsior
, 29
de diciembre de 1975; Antonio Lara Barragán, “El judaísmo internacional”,
El Universal
, 6 de
diciembre de 1975; Esteban Ilanes, “Elitismo pero no racismo”,
Novedades
, 22 de noviem-
bre de 1975; Salvador Chavez Hayhoe, “Sionismo y racismo”,
El Universal
, 27 de noviembre
de 1975; Antonio Armendáriz, “¿Semitismo o sionismo?”,
Novedades
, 1 de diciembre de 1975.
129
de autonomía. Del discurso antisionista y antijudío se derivó el cues-
tionamiento de la propia comunidad judía de México en términos de
falta de lealtad, extranjería, imperialismo y racismo.
60
La relación permanente y compleja entre del discurso ideológico
y de las representaciones simbólicas con los conflictos políticos y el
modo como la violencia simbólica puede trasponer un conflicto
social aun cuando las condiciones que lo gestaron hayan variado,
se manifestaron de un modo paradigmático en 1991, durante la Gue-
rra del Golfo, en un nuevo contexto mundial y en el marco de una
configuración política nacional e internacional no sólo ajena y dis-
tante sino virtualmente antitética a aquella en cuyo seno se gestó la
votación.
En efecto, el escenario nacional del periodo salinista operó un ca-
bal distanciamiento del modelo tercermundista de política exterior
y se caracterizó por su autoadscripción a Norteamérica, con la conse-
cuente redefinición de las relaciones bilaterales y de su inserción in-
ternacional. A pesar de ello y de que dicho escenario se situaba en
el marco del fin de la bipolaridad, ante el estallido del conflicto en el
Golfo Pérsico en 1991, mantuvo un definido predominio el discurso
que recuperó la visión del sionismo como racismo y convocó viejos
referentes antisemitas.
Ciertamente, emergió con vigor la tesis de que el conflicto pales-
tino-israelí fue, en esencia, el foco medular de la nueva guerra. Israel
fue caracterizado como un país intransigente, agresivo y represivo,
61
como una potencia militarista, como el país invasor y opresor, con
espíritu belicista y expansionista.
62
Israel fue recurrentemente cali-
ficado como un “Estado racista que opera fuera de toda legalidad”,
como un “gangsterismo internacional”,
63
entregado a un proyecto
racista y genocida.
Cuestiones contemporáneas
60
.
Leopoldo Zea, “¿Qué es por fin el sionismo?”,
Novedades
, 16 de diciembre de 1975 y “El
sionismo y las trampas del pacifismo”, 23 de diciembre de 1975; Abelardo Villegas,
op. cit.
y
Abelardo Villegas, “Balance político de 1975. Candidato, grupos de presión, Israel”,
Excélsior
,
22 de diciembre de 1975.
61
.
Juan Ambou, “No al uso de la fuerza en el Golfo”,
El Día
, 6 de septiembre de 1990; Ar-
tículo Editorial,
El Universal
, 10 de octubre de 1990; Aurelio Tamez García, “Los excesos de
Israel”,
El Economista
, 10 de octubre de 1990; Pedro Miguel, “Dos genocidios y la
ONU
”,
La
Jornada,
23 de octubre de 1990; José Enrique González Ruiz, “Kuwait y Palestina: dos raseros
de la
ONU
”,
El Día
, 24 de septiembre de 1990; Editorial de la Fuente, “Israel: reiterada intran-
sigencia”,
El Nacional
, 5 de noviembre de 1990.
62
.
Aurelio Tamez García, “Reflexiones sobre la guerra”,
El Economista
, 23 de enero de 1991.
63
.
Ugo Pipitone, “El Golfo”,
La Jornada
, 24 de enero de 1991.
130
En este contexto se perfiló con toda fuerza el argumento de la in-
versión de la dialéctica víctima-victimario, en una proyección del
Holocausto nazi a las relaciones con los palestinos, afirmándose que
el pueblo judío “siempre ha enarbolado ante el mundo los sufrimien-
tos de la diáspora y el Holocausto” y que, sin embargo, “aprendieron
de sus propios verdugos, como los nazis, el uso de la violencia para
imponer sus intereses”.
64
Esta perversa inversión se expresó en tér-
minos tales como “Israel puede hacer a los palestinos lo que Hitler
hizo a los judíos”, “jugando el eterno papel de víctimas agredidas
que tanto les ha rendido a través del tiempo” y logrando por su pode-
río económico hacer del Holocausto “ el crimen más publicitado de
la historia”.
65
Subsecuentemente, la recuperación del prejuicio antijudío tuvo
diversas vertientes: desde la asociada a variados grados de sofistica-
ción del discurso antisionista hasta las expresiones más primitivas de
estereotipos antisemitas. En un primer sentido, el proceso de desle-
gitimación del sionismo se manifestó en el cuestionamiento global
del Estado de Israel y su paradigma ideológico, rebasando la crítica
a un gobierno determinado, a un ejército o a una coalición gober-
nante. En el segundo, el judío fue definido como arrogante, exclu-
yente, de moralidad cuestionable, amante del dinero, incapaz de
ejercer un pensamiento desprejuiciado y autónomo.
66
El comportamiento de este nuevo modelo cuyos ciclos, tal como
señalamos, responden a los altibajos del conflicto en el Medio Orien-
te puede ser visto, a su vez, con renovada virulencia en septiembre
del 2000, a partir del estallido del la segunda
Intifada
. Si bien no toda
crítica a la política israelí genera un discurso antisemita, la argumen-
tación deslegitimadora retomó lineamientos previos y apuntó hacia
lo que definió como la injusta diferencia de condiciones entre is-
raelíes y palestinos: ésta no es explicada en términos de correlación
de fuerzas
vis-a vis
la población palestina y la población del mundo
64
.
Editorial,
La Jornada
, 16 de enero de 1991; Leopoldo Zea, “Israel en el conflicto del
Pérsico”,
Novedades
, 6 de noviembre de 1990; Editorial,
El Día
, 12 de diciembre de 1990;
Eduardo Segovia, “Palabras de México en la filosofía y en la
ONU
”,
El Día,
27 de febrero de
1991; Eduardo Galeano, “Preguntitas”,
La Jornada
, 15 de enero de 1991; Gonzalo Martre, “La
tormenta debe seguir”,
El Universal
, 22 de enero de 1991; Halive Hernández Ascencio, “Scuds:
los que van a morir te saludan”,
El Sol del Mediodía
, 1 de febrero de 1991.
65
.
Hermann Bellinghausen, “¿Razas arrasadas?”,
La Jornada
, 24 de enero de 1991; Editorial
,
La Jornada
, 16 de enero de 1991.
66
.
Roberto García Jaime, “El judío”,
Uno Más Uno,
4 de febrero de 1991.
131
Cuestiones contemporáneas
árabe, sino que es argumentada como soberbia, prepotencia y voca-
ción represora de Israel.
67
De hecho, mientras que la correlación de
fuerzas en el mundo árabe arrojaría una balanza cabalmente opues-
ta a la que se desprende de la comparación con la población pales-
tina, la inversión de la imagen de David y Goliat evoca una valo-
ración ética negativa. A su vez, la imputada ilegalidad del Estado se
entrecruza con la denuncia de dobles estándares con los que es juz-
gado, y se refuerza, como en los momentos previos, con la incul-
pación de la alianza estratégica y el apoyo de Estados Unidos, que
derivan en la descalificación de Israel como punta de lanza del im-
perialismo.
68
En el tránsito del antisionismo al antisemitismo, aflora de nueva
cuenta la inversión víctima-victimario y el Holocausto nazi es tras-
lapado para calificar las acciones israelíes contra los palestinos.
69
En
línea ascendente, al tiempo que el judío es descalificado por carecer
de una identidad propia, se recupera el prejuicio caracterológico-
histórico de que “el verdadero dios de los judíos devino el Moloch
del dinero”.
70
Si bien señalamos el antisionismo y sus interacciones con los
prejuicios antijudíos como eje articulador del nuevo modelo de an-
tisemitismo, los viejos estereotipos y actitudes en términos de una
alteridad a la vez ajena y poderosa, y por tanto amenazante, han con-
tinuado exhibiendo una dinámica propia. En esta línea, así como a
mediados de la década de los ochenta, el desafortunado episodio de
las costureras que murieron en el centro de la ciudad durante el sis-
mo, dio pie a la expresión de prejuicios antijudíos por la presencia
de un número significativo de miembros de la comunidad judía en
el ramo textil, la participación del presidente Fox durante el mes
de mayo de 2001 en la 95° Asamblea Anual del
American Jewish
67
.
Editorial “Conflicto eterno”,
Uno Más Uno,
2 de octubre de 2000; Editorial,
La Jornada,
4 de octubre de 2000; “Eugenio Anguiano Roch, “Nueva Intifada”,
El Universal,
9 de octubre
de 2000; Robeto Vallarino, “Prepotencia y agresión de Israel contra el mundo árabe”,
México
Hoy,
17 de octubre de 2000.
68
.
Arnaldo Córdova, “Israel. El canto del verdugo”,
Uno Más Uno,
20 de octubre de 2000;
Lucía Luna Elex, “Tambores ¿de guerra?”,
Diario Milenio
, 15 octubre de 2000; Herminio López-
Bassols, “La paz en Medio Oriente hecha añicos”,
El Sol de México,
15 de octubre de 2000.
69
.
Mónica González, “Los anti-Auschwitz”,
Uno Más Uno,
9 de octubre de 2000; Editorial,
“Nuevo conflicto en Palestina”,
Excélsior,
13 de octubre de 2000; Guillermo Almeyra, “Israel:
terrorismo de Estado”,
La Jornada,
15 de octubre de 2000.
70
.
Arnaldo Córdova, “Israel. El canto del verdugo”,
op. cit.
132
Committee,
en la ciudad de Washington, exhibió de nueva cuenta
el recurso a estereotipos negativos. En ambos momentos se dio la
recuperación de prejuicios que equiparan la pertenencia grupal a
una categoría económica; sin embargo, mientras que en el primero
destaca la acusación de clase explotadora de sus congéneres, en el
segundo se enfatizó su supuesto poderío económico y sus nexos in-
ternacionales.
71
En un plano genérico, un ejemplo de la interacción entre antisio-
nismo y antijudaísmo puede ser visto en el seno de la Conferencia
Mundial Contra el Racismo que se llevó a cabo del 30 de agosto al
6 de septiembre de 2001 en Durban. En ella, tanto en su circuito ofi-
cial como en el de las organizaciones sociales se buscó de nueva
cuenta la deslegitimación del sionismo y del Estado de Israel, a tra-
vés de su estigmatización como racismo y de la inversión víctima-
victimario para proyectar así, a través del Holocausto nazi, la imagen
de un Estado y de un pueblo genocida. El clima creado en su seno
puede ser leído en línea de continuidad con la ecuación sionismo-
racismo de 1975. El comportamiento de los países y las organizacio-
nes respondió, sin embargo, a otra coyuntura.
De este modo, desde una perspectiva histórica, el antisemitismo,
al tiempo que comparte con otras formas de discriminación rasgos
y mecanismos de estigmatización, exclusión y persecución, se carac-
teriza por su singularidad. Ésta se deriva de su recurrencia y perma-
nencia histórica así como de sus modelos cambiantes. Su impacto
genocida lo proyecta en esta especificidad y su vigencia contempo-
ránea exhibe el modo como diferentes prejuicios y móviles conviven
en su seno e incorporan nuevos referentes que marcan sus modelos
cambiantes.
Recibido el 13 de septiembre del 2001
Aceptado el 14 de noviembre del 2001
71
.
Marco Tonatiuh, “Un rescate parcial de la dignidad arrebatada”,
Uno Más Uno,
11 de oc-
tubre de 1985; Gonzalo Martre, “El pozo de las costureras”,
El Universal,
22 de octubre de 1985;
Francisco Cárdenas Cruz, “Pulso político”,
El Universal,
24 de octubre de 1985; Alfredo Ma-
gaña, “ Inicia Fox su quinto viaje.
..”,
El Universal G.,
3 de mayo de 2001; Luis Ramirez, “Vicente
Fox presentó.
..”,
Novedades,
4 de mayo de 2001; José Carlso Robles, “La caja negra”,
El Sol
de México,
8 de mayo de 2001.
logo_pie_uaemex.mx