Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
227
Corrientes de pensamiento
empresarial en México
(segunda parte)
A
LEJANDRA
S
ALAS
-P
ORRAS
*
Introducción
E
n un artículo anterior de esta revista (Salas-Porras, 2001) se re-
visaron algunos estudios que se han ocupado de estudiar la
ofensiva empresarial iniciada en la década de los ochenta a fin de
Resumen
En este artículo se examinan la etapas que recorre el movimiento político empresarial en
México, cuyas corrientes ideológicas más importantes se analizaron en un artículo anterior
(Salas-Porras, 2001). Durante la primera etapa del movimiento, que se extendió a lo largo de
los años setenta y ochenta, ambas, las fuerzas social cristianas y las neoliberales compartían
un programa de acción común que se proponía disminuir el papel del Estado en la sociedad
y realzar el de los empresarios. Durante la segunda y presente etapa, un nuevo juego de con-
tradicciones emerge entre las fuerzas neoliberales y social cristianas alrededor del objetivo de
redefinir la visión de estado y sociedad. Las estrategias y herramientas utilizadas por los em-
presarios durante estas etapas se discuten con especial atención a los programas educacio-
nales y los vínculos con instituciones que juegan un papel fundamental en la difusión y pro-
moción de los principios de su proyecto.
Abstract
This article examines the stages undergone by Mexico’s business political movement, the main
ideological currents o which were analysed in a previous article (Salas-Porras, 2001). During
the first stage of the movement, which lasted throughout the seventies and eighties, both, the
Social Christian and the Neoliberal forces, shared a common programme of action, which
aimed at diminishing the role of the state in society and highlighting that of entrepreneurs.
During the second and present stage, a new set of contradictions emerge between Neoliberal
and Social Christian forces around the objective of redefining the vision of state and society.
The strategies and tools used by entrepreneurs during these stages are discussed with special
attention to the educational programmes and the links with institutions which play a para-
mount role in spreading and highlighting the principles of the project they endorse.
Palabras clave
: elites empresariales, ideología, poder, movimiento empresarial, Estado
vs.
empresarios.
*
.
Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales Facultad de Ciencias Políticas y
Sociales, Edificio “F”, P.B., Circuito Mario de la Cueva s/n, Ciudad Universitaria, Col. Copilco
Universidad, Coyoacán, 04510, México D.F.
228
reducir la intervención del Estado en la economía, legitimar las acti-
vidades empresariales y la propiedad privada, romper o debilitar las
prácticas corporativistas y revitalizar las facetas individualistas de
la doctrina liberal
vis à vis
las facetas comunitaristas, los derechos
privados respecto de los públicos. Entre otros objetivos, este movi-
miento ideológico se proponía deslegitimar las estrategias de orien-
tación keynesiana y alentar las neoliberales. El movimiento empre-
sarial se ha abordado desde muy diferentes perspectivas teóricas
que analizan aspectos específicos de la respuesta empresarial, tales
como el programa de acción del movimiento; las instituciones, gru-
pos o individuos involucrados; los componentes y justificaciones
ideológicas; la agenda y las fuerzas comprometidas con el programa
de acción y el ataque al corporativismo y el Estado de bienestar, en-
tre los más importantes aspectos explorados en una primera aproxi-
mación a dicho movimiento ideológico.
Este artículo —que continúa con el mismo tema— se propone
examinar las etapas del movimiento empresarial en México y la
diversificada red de organizaciones empresariales y proempresariales
que facilitan y promueven las muy diversas, complejas y especiali-
zadas tareas que se despliegan de manera más o menos espontánea
o concertada desde la década de los setenta. Los estudios que se
desarrollan desde la óptica de la elección racional (Coleman, 1994)
dan a menudo por un hecho las ideas, preferencias y creencias que
motivan la acción. Este estudio intenta avanzar en esta dirección al
preguntarse, entre otras cuestiones, cómo se construyen, revisan e
imponen los paradigmas o metapreferencias políticos dominantes.
Etapas del movimiento empresarial en México
El movimiento empresarial evoluciona con distinta velocidad e in-
tensidad dependiendo de las condiciones históricas específicas de
las diferentes regiones y países y, en especial, de acuerdo con los
motivos que impulsan a los empresarios a participar en política y a
la variedad de recursos que controlan. En México, el movimiento ha
atravesado dos etapas. En la primera etapa, que se extendió durante
la década de los ochenta, ambos, las organizaciones y los agentes
229
Sociedad y política
de inclinación social cristiana y neoliberal compartieron un mismo
programa de acción, dirigido a reducir el papel del Estado en la so-
ciedad y a realzar el de los empresarios. Esto significaba privatizar
las empresas estatales, recortar el gasto público, desregular la eco-
nomía, apoyar las asociaciones que representaban los intereses em-
presariales, las
ONG
s proempresariales y otras organizaciones más o
menos independientes y, al mismo tiempo, desarticular o debilitar
las asociaciones corporativistas de los trabajadores controladas o
patrocinadas por el Estado.
En los años setenta varias asociaciones empresariales mostraban
un creciente descontento por la apabullante presencia estatal en la
economía. Las relaciones conflictivas con Luis Echeverría Álvarez y
José López Portillo, la retórica populista y antiempresarial de estos
presidentes y otros funcionarios públicos, y una deteriorada imagen
social de los empresarios en la sociedad en general (Maxfield, 1990;
Camp, 1989:39-53) impulsó a sus representantes a fortalecer y di-
versificar sus recursos organizacionales. Se fundaron nuevas insti-
tuciones, las anteriores se tornaron más agresivas, proliferaron las
conexiones con instituciones similares en el extranjero, se inició la
revisión de estrategias y acciones, y se promovió una mayor es-
pecialización asociacional (Montesinos, 1992:112-113). Todo esto
ocurrió en el contexto de debates y discusiones que tendieron a
fermentar entre los empresarios sentimientos de interés común, des-
contento, resistencia y reacción.
Sin embargo, la crisis de la deuda, que duró desde finales de 1981
hasta 1983, y especialmente la nacionalización de la banca en 1982,
difundieron con gran celeridad un sentimiento de peligro y urgencia
que alentó a todas aquellas organizaciones aún no involucradas en
el movimiento a buscar un papel que desempeñar. Y puesto que el
espectro de recursos institucionales controlados por los empresarios
se había diversificado y enriquecido —como puede verse en el cua-
dro 1— el movimiento adquirió rápidamente gran impulso. El reto
ya no era solamente “hacer retroceder las fronteras del Estado”, co-
mo en Inglaterra y otros países, sino cambiar un régimen que para
entonces la mayoría de las fuerzas empresariales percibía como
peligroso por no estar suficientemente comprometido con la empre-
sa privada y el derecho de propiedad (Alvárez Alvárez, 1991:234-
236; Luna
et al.
, 1987; Elizondo, 1992).
230
Se lanzó una ofensiva que cubría una amplia gama de frentes
políticas y sociales. Las asociaciones de interés empresarial con-
centraron su acción en la selección de políticas, reforzando y mo-
dernizando su representación frente al Estado y los trabajadores. Los
procesos de privatización, liberalización y desregulación se negocia-
ron con ayuda de nuevos mecanismos corporativistas, tales como el
Pacto Social, comisiones, nuevos y más efectivos canales de comu-
nicación y otros mecanismos de consulta;
think-tanks
para la for-
mulación de estrategias políticas (
CEESP
, p. ej.). Durante los ochenta
se usó el sistema de partidos (especialmente el
PAN
) para ejercer
presión sobre el gobierno y promover reformas económicas.
Una vez que los objetivos de la primera etapa se habían logrado,
esto es, conforme el Estado se retiró considerablemente de la eco-
nomía y del sistema de representación de intereses, permitiendo que
las fuerzas económicas y sociales se enfrentaran las unas a las otras
con sus propios recursos y con mucho menos mediación por parte
del Estado —ya fuera en forma de participación económica directa
o a través de regulaciones o sanciones a la representación de inte-
reses—, se desencadenan las fuerzas del liberalismo individual, de
promover y maximizar los intereses individuales. Y mientras todas
estas tendencias se intensifican, el debate entre las opciones de la
doctrina neoliberal y la social cristiana en torno a la concepción del
orden social se hace cada vez más manifiesto, no sólo en eventos,
seminarios y publicaciones promovidas por las asociaciones que
apoyan estas doctrinas, sino por los medios empresariales en gene-
ral. Varias circunstancias críticas contribuyeron a catalizar la discu-
sión, primero entre 1994 y 1995 y más adelante entre el año 2000 y
el 2001. El levantamiento del
EZLN
en Chiapas, los casos de fraude
y corrupción, y la crisis desatada por la devaluación de diciembre
de 1994 indudablemente contribuyeron a colocar a la cabeza el
modelo de sociedad, Estado y liberalismo a promover y construir.
Esto es, un liberalismo ético que privilegie la cohesión social, la
solidaridad y los valores comunitarios compartidos como la base y
las condiciones de la estabilidad social (que a grandes rasgos se co-
rresponde con el liberalismo de la doctrina social cristiana y el libe-
ralismo social de algunos miembros del
PRI
); o un liberalismo realista
que considera que el poder es el único recurso para garantizar la es-
tabilidad en una sociedad empujada por la competencia y los im-
231
pulsos individuales (esto es, un capitalismo salvaje frente a un ca-
pitalismo con rostro humano, según las definiciones de la doctrina
social cristiana).
La estabilidad en 1994 era muy precaria: el ritmo de crecimiento
cayó, de 1990 a 1993, de un promedio de 3.6% en 1989-91 a 0.5%
en 1993 (
Macroasesoría Económica,
1995), creció el desempleo, se
inició un levantamiento armado en el estado de Chiapas, las elec-
ciones presidenciales generaron, no sólo un amargo debate sino
profundas contradicciones en el interior del partido oficial, lo cual
provocó dos asesinatos políticos.
1
Además, una ola de corrupción y
fraudes corporativos salieron a la luz durante todo el año, revelando
irregularidades y deficiencias en el proceso de desregulación, pri-
vatización y reforma política. Cada uno de estos hechos polarizó las
discusiones y posiciones alrededor de las opciones y soluciones
ofrecidas y promovidas por las asociaciones de inclinación más o
menos neoliberal o social cristiana. Y nuevamente, entre el año 2000
y 2001, varios acontecimientos reavivan el debate político. Las posi-
ciones se alinean alrededor de estas opciones doctrinarias en varios
momentos: a lo largo de la campaña presidencial, entre 1999 y 2000,
que termina con el resquebrajamiento del
PRI
como partido de Es-
tado; cuando se discute el alcance y las perspectivas de la transición
democrática, las expectativas para terminar con el conflicto de Chia-
pas y los términos en que se aprobó la Ley Indígena; a raíz del in-
forme presidencial del 2001 y de la recesión desencadenada por la
caída en la economía estadounidense, que pone de nuevo sobre
la mesa de las discusiones el interés por terminar con la corrupción
y por disminuir la carga social derivada del Fobaproa y de otros pa-
quetes de rescate financiero (el carretero y más recientemente el de
los ingenios azucareros), así como de estimular la actividad econó-
mica a través del gasto social.
Aun antes del levantamiento de Chiapas, varios empresarios y re-
presentantes empresariales sostenían que la apertura de la economía
se había realizado con excesiva rapidez, lo que provocó el cierre de
pequeñas y medianas empresas manufactureras. También cuestio-
naban el grado al cual se había recortado el gasto público, y particu-
Sociedad y política
1
.
Luis Donaldo Colosio, el candidato del
PRI
para las elecciones presidenciales, fue ase-
sinado en marzo de 1994 y Francisco Ruiz Massieu, el Secretario General del
PRI
, en septiembre
del mismo año.
232
larmente el superávit en el presupuesto gubernamental que, a la luz
de las tendencias recesivas de 1992-1993, y sobre todo de la pobre-
za generalizada, consideraron injustificable e inclusive absurdo.
2
Por su parte, el levantamiento en Chiapas originó un debate sobre
las causas y fuerzas detrás del conflicto y las líneas de acción alter-
nativas para acabar con él. La confrontación dilucida el perfil ideo-
lógico de las instituciones y las visiones de la sociedad y el Estado
que suscriben las diferentes fuerzas políticas. Aun cuando a menu-
do alteran, matizan o cambian totalmente sus posiciones, la Conca-
naco y Desarrollo Humano Integral, A.C. (
DHIAC
) claramente adop-
taron explicaciones neoliberales (o realistas) cuando atribuyeron el
conflicto a tres factores: 1) una división en el partido oficial entre los
modernizadores y sectores de línea dura que deliberadamente pro-
vocaron el conflicto para recuperar posiciones políticas y frenar el
proceso de reformas políticas; 2) guerrilleros profesionales que uti-
lizaron a los indígenas por razones políticas; y 3) a la Teología de
Liberación. En un documento intitulado “Chiapas, una historia ina-
cabada”, la Concanaco vislumbra un Estado hobbesiano, de ganar
a cualquier precio, al considerar que si Carlos Salinas (y todos aque-
llos que apoyan a Colosio) no prevalece sobre los “dinosaurios” (la
línea dura), cuyo candidato es Manuel Camacho Solís, “no habrá otra
elección que la imposición” (¡sic!).
3
El argumento justifica al poder,
incluso cuando arroja resultados autoritarios, como el único recurso
para mantener integrada a la sociedad. Éste es un argumento realista
por excelencia, esgrimido por una institución típicamente de nueva
derecha, el
DHIAC
(véase gráfica).
En contraste, la Unión Social de Empresarios Mexicanos (
USEM
)
insistió desde el principio que las soluciones políticas serían, a lo
mucho, parciales si no proporcionaban “oportunidades de desarro-
llo social, humano y asistencial” (
Boletín
USEM
-México,
marzo-1994).
En particular, Lorenzo Servitje subrayó argumentos éticos como la
raíz del conflicto que, en su opinión “era causado por la miseria, po-
2
.
“La política monetaria ha sido excesivamente restrictiva”, afirmó Lorenzo Servitje, al ex-
presar satisfacción porque el gobierno había respondido a las demandas empresariales con
recortes de impuestos y con el “excelente programa de subsidios” iniciado en las áreas rurales
durante la segunda mitad de 1993, utilizando recursos del superávit gubernamental (
Proceso,
1 de noviembre de 1993:16-19).
3
.
Diario de Juárez,
(6 de marzo de 1994). Es interesante que el documento identifique a
Manuel Camacho Solís como dinosaurio, puesto que había sido ampliamente conocido como
un modernizador.
233
breza y falta de desarrollo en las comunidades, así como otros facto-
res políticos como la opresión y falta de justicia” (
Proceso,
7 febrero-
1994:20).
4
La Coparmex compartía el punto de vista manifestado por
representantes de la doctrina social cristiana, lo que revela la afini-
dad de esta institución con las posiciones de la
USEM
(Salas-Porras,
2001). De acuerdo con un estudio titulado “Alcances y límites de las
reformas económicas”, elaborado por esta asociación empresarial
independiente, el levantamiento fue originado por “la pobreza,
marginalización y discriminación sufridas por una gran cantidad de
habitantes de este estado sureño”. Si el Estado fracasa en diseñar una
política social que compense y corrija el alto déficit comercial, el cre-
cimiento económico insuficiente, la escasa creación de empleos pro-
ductivos, la baja tasa de ahorro interno, las tasas de interés excesi-
vamente altas y otras carencias, el modelo económico se colapsará
totalmente. La alternativa al pasado modelo de una economía con-
trolada por el Estado, dice el estudio, es la economía social de mer-
cado (
Latin American Weekly Report,
3 de febrero-1994:4041).
Los casos de fraude, tráfico de influencias, acceso a información
privilegiada y especulación, que se ventilaron en este periodo y que
permitieron el enriquecimiento inexplicable de algunos empresa-
rios,
5
llamaron la atención sobre la necesidad de un código de con-
ducta que promoviera la confianza y la ética en los negocios, además
de mecanismos de supervisión, de autorregulación, e inclusive, san-
ciones.
El 19° Congreso Mundial de la Unión Cristiana Internacional de
Líderes Empresariales (
UNIAPAC
), celebrado en Monterrey, México,
en octubre de 1993, proporcionó un foro para los empresarios social
cristianos de todo el mundo donde podían examinar estos proble-
mas, descubrir su alcance mundial y forjar vías de acción común. El
encuentro congregó a 413 miembros de 34 países (248 de México,
país anfitrión) que participaron en discusiones colectivas organiza-
das alrededor de cuatro grupos de trabajo: a) la economía de merca-
do y la primacía del hombre; b) la relación entre competencia y ética;
Sociedad y política
4
.
Incluso se llegó a aseverar que Lorenzo Servitje ayudó a financiar la Comisión de Paz,
encabezada en estas fechas por Camacho Solís (
Diario de Juárez,
26 de febrero de 1994).
5
.
Los accionistas más importantes de dos grupos financieros, Havre y Cremi-Unión, y de
la compañía aérea Aeroméxico —Julio Mariscal Domínguez, Caval Peniche y Prevoisin, res-
pectivamente— estuvieron involucrados en fraudes.
234
c) el intercambio comercial y la solidaridad internacional; y, por
último d) la empresa y la juventud.
Los trabajos presentados por Sir Dermont Trafford y el profesor
Franz Furger, en representación de la Asociación Cristiana de Eje-
cutivos de Negocios del Reino Unido, y un trabajo colectivo pre-
sentado por la
USEM
-Puebla de México al grupo de trabajo sobre
competencia y ética, arrojan luz sobre las sutiles diferencias entre el
liberalismo ético y el realista respecto de la competencia, así como
sobre la naturaleza histórica específica de tales diferencias.
6
Según
estos autores, la competencia, concebida como colaboración, es un
requisito ético para la organización del orden social, tanto económi-
co como político (Trafford y Furger, 1993). Argumentan que perse-
guir intereses meramente individuales conduce a una concepción
utilitaria del hombre que justifica pisotear los derechos de todos los
demás. Los valores utilitarios, dicen, fomentan desconfianza e injus-
ticia. La desconfianza, a su vez, no crea el clima de responsabilidad
mutua y seguridad con proveedores, socios y clientes, que finalmen-
te favorecen el uso eficiente de recursos y, por tanto la competencia.
“... la competencia basada exclusivamente en defender el interés
individual propio crea un efecto destructivo en la sociedad y en el
empresario mismo que la genera” (
USEM
-Puebla, 1993:5). Estos ar-
gumentos encaran, desde una perspectiva ética, requisitos orga-
nizacionales específicos de la producción moderna —la necesidad
de generar relaciones de confianza—, reconciliando en esta forma
la competencia con la cooperación; dos conceptos de otra manera
incompatibles.
El trabajo presentado en este mismo encuentro por Onno Ruding
—vicepresidente de la mesa directiva de Citicorp y expresidente de
la Federación Cristiana de Empleadores de Holanda (
NCW
)— revela
que las preocupaciones sobre la necesidad de fomentar un código
de ética empresarial convergen y se retroalimentan de un debate si-
milar que, en los Estados Unidos, Europa, Australia, y Latinoamérica,
trata de reevaluar, revisar y compensar algunos de los efectos des-
6
.
Bellamy (1992) examina detalladamente cómo cambiaron estas diferencias con las con-
diciones históricas específicas, desde la época de la Revolución Industrial en Inglaterra, la
Tercera República y las Guerras Napoleónicas en Francia, la Unificación Italiana y la sociedad
Whilhelmina en Alemania, hasta las versiones de la nueva derecha y la nueva izquierda en
la actualidad.
235
tructivos de las estrategias corporativas neoliberales de los años
ochenta y noventa (Ruding, 1993).
Varios autores habían cuestionado ya la ola de embestidas y fu-
siones corporativas, adquisiciones apalancadas, compras hostiles,
bonos basura y otras estrategias financieras de los llamados artistas
corporativos que dañaron severamente la infraestructura industrial
de los Estados Unidos en los ochenta.
7
Sin embargo, es Lester Thu-
row (1992) quien, desde un punto de vista ético liberal, evalúa los
resultados de la estrategia neoliberal en los Estados Unidos y sus
efectos en la productividad, la investigación y desarrollo, y la ética
en los negocios que, según este autor, dejó la economía en una posi-
ción de desventaja competitiva respecto a Japón y la Comunidad
Europea.
En Europa, Michel Albert (1993), presidente de
UNIAPAC
(asocia-
ción internacional que afilia a las asociaciones empresariales social
cristianas), compara los resultados de las estrategias neoliberales
que se han seguido en los Estados Unidos, el Reino Unido y en me-
nor grado en otros países europeos, con los resultados más favo-
rables en los modelos del Rin y Japón. Ya sea que se les compare
en términos de productividad, nivel de desempleo, desigualdad so-
cial, asistencia social, relaciones industriales o resultados sociales en
general, asegura que el modelo del Rin, que fue concebido e imple-
mentado por el Partido Demócrata Cristiano, es con mucho el mode-
lo a seguir. Thurow y Albert están de acuerdo en que la fortaleza
de las economías alemana y japonesa radica en su habilidad para
encontrar un balance apropiado entre competencia y cooperación,
libre mercado y regulación: esto es, la mejor mezcla de las tradi-
ciones comunitaria e individualista del capitalismo. Ruding (1993)
suscribe en su trabajo las opiniones y críticas de ambos, Albert y
Thurow, pero al mismo tiempo adopta una flexibilidad que le per-
mite interpretar los principios del liberalismo ético y justificar aque-
llas decisiones que afectan diversos intereses, esto es, “convocar a
la acción, aun si las medidas no son fáciles ni populares” (Ruding,
1993:9).
8
Sociedad y política
7
.
Véase la confrontación entre los distintos autores que colaboraron en McKee (1989).
8
.
Esta flexibilidad, que tiende a desdibujar la línea que divide al liberalismo ético y al rea-
lista, se remonta al concepto victoriano del “hombre de carácter” que tenía “.
..la habilidad de
elevarse por medio de la fuerza de voluntad sobre los instintos y pasiones sensuales, anima-
236
Las fuertes ligas de Michel Camdessus (exdirector general del
FMI
y miembro de la
UNIAPAC
) y Onno Ruding (vicepresidente de la mesa
directiva de Citicorp) con las asociaciones empresariales social
cristianas, y el creciente número de documentos de discusión prepa-
rados por grandes instituciones financieras multilaterales, revelan
que dichas instituciones recomiendan cambiar la concepción realis-
ta del liberalismo por una más ética, a fin de revertir los excesos y
distorsiones provocados por las recetas neoliberales que ellos mis-
mos fomentaron durante los últimos 20 años.
9
Entre los integrantes de la comunidad empresarial mexicana tam-
bién tienden a crecer las preocupaciones de índole ética. Los escán-
dalos financieros de 1994 y la proliferación de las listas de los más
ricos,
10
las cuales muestran el tamaño de grupos relativamente nue-
vos, que en diez años o menos han alcanzado los primeros lugares
entre los más ricos del mundo (empezando en ciertos casos casi de
la nada), tienden a exacerbar el descontento entre los defensores
de los principios social cristianos. Según Martha Cervantes, directo-
ra de Desem, empresarios como Carlos Cabal Peniche o Carlos Slim
nunca serán elegidos para formar parte de “El Salón del Empresario
en México, “una distinción concedida solamente a empresarios que
han conjugado con éxito su responsabilidad económica y social”.
11
les.” Confía, por lo tanto, la decisión final al intrínseco “buen carácter” de los “.
.. talentosos
y muy trabajadores individuos de entre las ‘clases medias e industriosas’.” (Bellamy, 1992:10).
En el caso de la doctrina Social Cristiana, se confía en la naturaleza intrínsicamente buena de
los empresarios cristianos. Otras versiones del liberalismo ético —por ejemplo, el liberalismo
social de Merquior, Bobbio y otros— considera que las decisiones que involucran ingresos
y distribución de riqueza deben tomarse solamente en el contexto de las instituciones demo-
cráticas (Salas-Porras, 2000).
9
.
Véanse, por ejemplo, WB (1995) y Broughton y Lateef (1995). Sin embargo, esta preocu-
pación por expandir el gasto social y la ayuda financiera a los países en desarrollo y del tercer
mundo ha encontrado una feroz oposición por parte de la Heritage Foundation, como lo re-
vela el título de uno de sus documentos, “El Banco Mundial y el crecimiento económico: 50
años de fracasos” (Heritage Foundation, 16 de mayo de 1996).
10
.
La lista de
Forbes
de los más ricos de 1993 incluye a 24 importantes hombres de negocios
mexicanos, algunos de los cuales alcanzaron este estatus durante el régimen de Salinas de
Gortari. Cuando menos ocho de ellos son producto de las estrategias neoliberales implementadas
por
MMH
y
CSG
, sobresaliendo los casos de Carlos Slim Helú y Roberto Hernández (Salas-Po-
rras, 2000). La publicación de éstas y otras listas (de
Fortune, Expansión
y otras revistas) ha
generado sentimientos encontrados entre los integrantes de la comunidad empresarial mexi-
cana, particularmente entre empresarios identificados con los principios liberales más éticos.
11
.
Véase entrevista con Martha Cervantes. Sin embargo, en los últimos años Carlos Slim
tiende a suscribir los principios de la doctrina Social Cristiana como puede verse en la entre-
vista que concedió a
Proceso (
enero de 1997).
237
De la misma manera, algunos de los grupos tradicionales más esta-
blecidos resienten la rapidez con que los nuevos grupos los han des-
plazado.
12
Numerosos integrantes del
PAN
han adoptado los principios de la
doctrina social cristiana. En un artículo titulado “Darwinismo eco-
nómico y
TLCAN
”, José Ángel Conchello, integrante del Comité Eje-
cutivo Nacional del
PAN
, critica severamente las prácticas indivi-
dualistas del neoliberalismo, destaca la necesidad de promover una
relación de confianza cooperación y solidaridad, y exhibe la radi-
calización del
PAN
—o de una corriente dentro del partido— en los
principios de la economía de mercado social, subsidiaridad y soli-
daridad. En su artículo dice:
Hoy en día, todo aquel que no tome en cuenta la violencia pre-
valeciente no sólo en Chiapas, sino a lo largo de toda la vida
política y social del país, parecería falto de sensibilidad. Sin
embargo, sutilmente han surgido otros factores que amenazan
adquirir una dinámica igualmente destructiva. Estos incluyen
el
carácter amoral del liberalismo económico:
la adoración del
país por el éxito económico a cualquier precio, aunque a me-
nudo involucre fraude y robo.
..
Cuando los ejecutivos pierden de vista sus obligaciones so-
ciales para con sus proveedores, cuando por razones de costos
exprimen a sus proveedores casi al punto de la bancarrota, fo-
mentan la creación de monopolios, fuerzan a otras empresas
a la quiebra, provocan problemas sociales en la región en la
que se han establecido y crean un sistema comercial en el cual
los pobres pagan más que los ricos.
Cuando los líderes empresariales se olvidan de su respon-
sabilidad para con su país porque el gobierno recomienda, bajo
el pretexto de reducir precios, que adquieran productos de im-
Sociedad y política
12
.
Según Manuel Sánchez, director de Grupo Financiero Bancomer, en 1993, la adminis-
tración de Bancomer está acostumbrada a administrar el banco “como banquero, no como
corredor”, en explícita referencia a las agresivas y especulativas actividades de corretaje de
Banamex. Asimismo, Jonathan Heath, director del Grupo Financiero Serfín, en 1993, también
destacó la experiencia generacional de la administración de Serfín en la actividad bancaria,
mientras que la administración de Banamex ha estado tradicionalmente ligada a actividades
de corretaje. (Entrevistas del 19 de noviembre y 10 de noviembre de 1993, respectivamente).
238
portación, destruyendo así negocios y empleos locales, la idea
de competitividad y reducción de costos se vuelve inmoral.
..
Esta adoración de la competitividad, este darwinismo eco-
nómico, es en realidad la aplicación de la ley del más fuerte o
el más inmoral. Y cuando los derechos del más fuerte preva-
lecen, la sociedad se destruye a sí misma. Los crecientes pro-
blemas que México enfrenta no son de fácil solución. Pero es
repugnante que varios líderes no tengan interés en solucio-
narlos, ya sea por avaricia pura o, en las palabras de un líder
empresarial a cuyo discurso asistí, porque se cree que dichos
problemas son naturales, lógicos e inclusive deseables” (
El
Financiero International Edition,
octubre 24-30 de 1994).
Otras corrientes en el
PAN
—notoriamente aquéllas encabezadas
por Fox— pueden ser identificadas más bien con la nueva derecha
en especial con los componentes ideológicos más populistas que
apelan a la sensibilidad del ciudadano común. Muy a menudo, sin
embargo, el lenguaje de Fox se acerca también a los principios de
la doctrina social cristiana, particularmente cuando habla de una
economía con “rostro humano” y sobre la importancia de la perso-
na frente al individuo. Algunos de sus colaboradores más cercanos
—especialmente Carlos Abascal y Rafael Rangel Sostman, que asu-
mieron puestos públicos en la nueva administración— avalan los
principios social cristianos más conservadores.
13
El primero ha sido
integrante de la
USEM
y Acción por Valores y el segundo ha impul-
sado activamente los programas de Desem (véase gráfica).
En los medios empresariales de México se observa que los em-
presarios realinean también sus percepciones alrededor de estas dos
interpretaciones del liberalismo. Como puede verse en varias en-
trevistas realizadas por
Expansión
en 1994, los representantes de
instituciones empresariales o pro-empresariales muestran: 1) una
mayor preocupación por expandir las responsabilidades de los em-
presarios hacia actividades de asistencia social y por redefinir y re-
13
.
Los pronunciamientos de Abascal, ya como Secretario del Trabajo, revelan su filiación
con los principios neoconservadores típicos de la nueva derecha en materia de la mujer, el
aborto y la educación. La nueva directora del
DIF
, Ana Teresa Aranda, por su parte, inicia su
carrera política en asociaciones de la nueva derecha, tales como Ancifem y Provida (véase grá-
fica).
239
distribuir la de los sindicatos, las asociaciones civiles y el Estado; 2)
la necesidad de promover un código de ética no sólo para hacer las
prácticas de negocios más transparentes, sino para ligarlas a los pro-
blemas de desarrollo y competencia; 3) una influencia mucho mayor
de la doctrina social cristiana, la cual ha impregnado varias orga-
nizaciones empresariales y proempresariales e instituciones acadé-
micas con un enfoque más ético del liberalismo; y 4) la condena de
un neoliberalismo absoluto y salvaje.
14
Si en las sociedades socialistas, dice Carlos Llano —director del
Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (
IPADE
)—
“...todo mundo es responsable por todo, para el liberalismo extremo
nadie es responsable de nada, excepto de lo que él [ella] quiere”. Si
los empresarios logran incluir el principio clásico de ética que ha
perdido el liberalismo, sólo entonces lograremos satisfacer las res-
ponsabilidades sociales y evitar inconsistencias (
Expansión,
17 de
agosto de 1994: 44-45). Condena, por lo tanto, el empobrecimiento,
aun cuando éste sea el resultado de estrategias liberales atinadas, y
señala la necesidad de un equilibrio entre libertad y solidaridad.
Por otra parte, los defensores del neoliberalismo, o del liberalis-
mo en sus expresiones más realistas, son más difíciles de ubicar. Sue-
len considerar que la interferencia estatal pervierte los mecanismos
del mercado que eventual y espontáneamente conducirían a una dis-
tribución de recursos y riqueza más racional y balanceada. En su opi-
nión, por lo tanto, es demasiado pronto para evaluar los resultados
de la estrategia neoliberal introducida gradualmente durante la ad-
ministración de Miguel de la Madrid Hurtado e intensificada vigo-
rosamente en las de Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo. Es
claro, sin embargo, que tienden a destacar los logros monetaristas
en relación con el control de la inflación y el gasto público, al tiempo
que minimizan o simplemente ignoran los problemas de pobreza y
las disparidades sociales en general. El primer informe de Fox, en
septiembre del 2001, por ejemplo, suscitó numerosas declaraciones
que resaltan los logros en materia de inflación y gasto público, entre
otros muchos, de Felipe Calderón, coordinador de la fracción pa-
Sociedad y política
14
.
En agosto de 1994,
Expansión,
la contraparte mexicana de la revista de negocios esta-
dounidense
Fortune,
hizo una serie de entrevistas a empresarios sobresalientes o represen-
tantes de instituciones empresariales o proempresariales para conocer su opinión sobre el
papel social de la empresa y los empresarios.
240
nista y de Luis Pazos, diputado por el
PAN
(
La Jornada
y
Reforma
,
2 de septiembre de 2001).
Especialización, división del trabajo e inclinación
ideológica de las instituciones empresariales
y proempresariales
No todos los actores involucrados en el movimiento empresarial em-
pujan el programa de acción en la misma dirección. En tanto que al-
gunas instituciones ponen mayor énfasis en transformar la imagen
y destacar el papel de los empresarios en la sociedad, otras hacen
hincapié en reducir el papel del Estado en la economía y especial-
mente en la privatización de empresas estatales, la reducción del
gasto público en todos los rubros, y la privatización de las institu-
ciones que gobiernan la economía.
El cuadro y las gráficas muestran que aun si se deja fuera el com-
plejo sistema de organizaciones que se especializan en representar
los intereses empresariales, en los niveles meso y macro (Salas-Po-
rras, 1998), la red de instituciones controladas por los empresarios
mexicanos es muy rica y cubre una amplia gama de actividades, tales
como la educación formal e informal, la promoción de la participa-
ción cívica y electoral, la asistencia y beneficencia social y cultural.
Aunque la mayoría de estas instituciones se iniciaron como inicia-
tivas independientes de un grupo de empresarios, se han entrelaza-
do fuerte e intricadamente, en especial alrededor de ciertos asuntos
cuya relevancia en las últimas dos décadas varía considerablemente.
Si se observan las dos gráficas, las líneas en las redes de las asocia-
ciones empresariales representan entrelazamientos realizados por
empresarios que han patrocinado, compartido asientos en los con-
sejos de administración o posiciones ejecutivas de alto nivel. Los
vínculos en la red de asociaciones social cristianas son efectuados
en general por grandes empresarios, mientras que aquéllos en la red
de asociaciones de la nueva derecha son realizados por pequeños
y medianos empresarios. La red neoliberal es encabezada por aca-
démicos. Como puede verse, hay conexiones entre las tres redes. La
Coparmex representa el vínculo más importante entre ellas. Dos
instituciones clave en la red social cristiana son
USEM
y Desem.
241
Detrás de cada institución representada en la gráfica hay una his-
toria muy interesante. Aunque no es posible contar cada una de
ellas, algunas son particularmente relevantes desde el punto de vista
del papel que jugaron en el movimiento empresarial. Así, empresa-
rios o representantes empresariales con intereses económicos in-
dependientes fundan por separado la
USEM
, Desem,
ITESM
, Iberoa-
mericana, Anáhuac y otras universidades privadas, con propósitos
y agendas muy diferentes. En las últimas dos décadas, sin embargo,
estas instituciones tienden a converger alrededor de ciertas tareas
que se proponen reavivar el espíritu de libre empresa, dignificar la
imagen de los empresarios, promover una versión social del libe-
ralismo y expandir una educación inspirada en los valores cristianos.
Desem, se ha constituido en una institución clave para articular,
descubrir el potencial y utilizar ampliamente la extensa gama de re-
cursos organizacionales de las universidades dirigidas o controladas
por los empresarios. Como se observa en la gráfica, Desem se vincu-
la directamente con las más importantes asociaciones que suscriben
los principios de la doctrina social cristina y se articula indirectamen-
te (a través de la
USEM
) con las asociaciones de la nueva derecha.
Miembros de la
USEM
participaron en la fundación de
DHIAC
en 1975
que, a su vez, ha promovido la fundación y el desarrollo de Ancifem,
Provida, la Unión Nacional de Padres de Familia (
UNPF
) y otras.
Red Desem-instituciones académicas
La inquietud sobre el deterioro de la imagen de los empresarios
en la sociedad (Camp, 1989: 40-41) hizo que William Locum, presi-
dente de la Cámara de Comercio Americana (
AMCCO
), fundara en
México Desarrollo Empresarial, A.C. (Desem) en 1974 y que trajera
los programas de educación informal desarrollados e implementados
por su matriz,
Junior Achievement,
alrededor del mundo.
15
El pro-
grama, que en México adoptó el nombre de “jóvenes emprendedo-
res”, se introdujo primero en escuelas secundarias y a partir de 1985
Sociedad y política
15
.
Junior Achievement International
se fundó en 1919 para “introducir niños y gente joven
en todo el mundo a las actividades económicas y sociales en general, contribuyendo así a una
integración gradual a estas actividades. Actualmente,
Junior Achievement
y sus afiliadas imple-
mentan sus programas en más de 60 países” (Sistema Desem, 1993:1).
242
en universidades. Para el año 2000, más de 300
,
000 niños y jóvenes
mexicanos habían tomado el programa conducido y supervisado
por uno de los 15 centros de Desem localizados en toda la Repú-
blica.
16
El programa “jóvenes emprendedores” ha sido diseñado como un
programa de simulación para facilitar la transición y asimilación de
los jóvenes al sistema productivo.
17
Estos cursos básicos se han apli-
cado por medio de una extensa red de universidades y escuelas se-
cundarias. Se introdujeron primero en el
ITESM
en 1986, el
ITAM
desde
1987, la
UNAM
desde 1989 y la Universidad La Salle desde 1990 (Al-
várez Alvárez, 1991:123). Con objeto de evaluar el potencial, posi-
bilidades e impacto del programa basta recordar que sólo el
ITESM
tiene instalaciones en más de 25 ciudades en el país y que el pro-
grama se ha implementado en todas ellas.
18
Más aún, según Rafael
Rangel, rector del Sistema
ITESM
, el propósito anterior y original de
esta universidad —de educar buenos profesionales— ha sido supe-
rado. Hoy en día, dice, buscamos sobre todo “crear líderes, pro-
motores de desarrollo. La coyuntura de los ochenta nos forzó a cam-
biar nuestra misión” (
Expansión
, 12 de mayo de 1993:81-84).
Además del programa “jóvenes empresarios”, el Sistema
DESEM
—nuevo nombre de esta institución— ofrece otro programa llama-
16
.
Véase la entrevista con Martha Cervantes, directora de Desem, del 14 de octubre de 1994.
Véase también
Sistema Desem
(sin fecha) Reporte Trimestral a Asociados Patrocinadores y pá-
gina web: www.impulsa.org
17
.
Un pequeño grupo de participantes (entre 10 y 15) crean y operan una pequeña empresa
para: (a) aprender en forma práctica los principios básicos requeridos para manejar una em-
presa (desde su constitución, operación, contabilidad y obtención de fondos hasta su termi-
nación); (b) entender la relación entre una empresa privada y los demás componentes de la
economía de mercado; y (c) evaluar las actitudes características del espíritu empresarial, es-
to es, “iniciativa, búsqueda constante de progreso, creatividad y disposición para el trabajo
en equipo”. (Sistema Desem, 1993:2-3). Alrededor del 30% de los participantes se hacen em-
presarios (entrevista con Martha Cervantes, directora de Desem, 11 de octubre de 1994).
18
.
Entre las universidades que hoy en día siguen el programa tenemos en la ciudad de Mé-
xico: Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán, Instituto Politécnico Nacional (39 escuelas),
Universidad del Valle de México (6 unidades), Universidad La Salle, Universidad Nacional
Autónoma de México y Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl. En Ensenada, B.C.: Cen-
tro de Estudios Tecnológicos y Superiores de Ensenada (
CETYS
). En Guadalajara, Jalisco: Insti-
tuto Tecnológico Superior de Occidente, Universidad Autónoma de Guadalajara, Universidad
de Guadalajara, Universidad Femenina, Universidad Panamericana. En Hermosillo, Sonora:
Instituto Tecnológico de Hermosillo y Universidad de Sonora. En León, Guanajuato: Universi-
dad del Bajío y Universidad Iberoamericana. En Los Mochis, Sinaloa: Instituto Sistemas e Infor-
mática del Noroeste, Instituto Tecnológico de los Mochis y Universidad de Occidente (Sistema
Desem, 1993:3).
243
do Simec (Simulador de Ejercicios en Administración y Economía)
orientado a fortalecer la educación profesional formal con experien-
cias prácticas. Organiza un foro internacional (Foro Internacional de
Empresarios Jóvenes) para reunir a los estudiantes más sobresalien-
tes de sus cursos alrededor del mundo que discuten en talleres de
trabajo, participan en seminarios y escuchan las experiencias de em-
presarios y políticos como Lorenzo Servitje, José Gutiérrez Vivó,
John Dimitri Negroponti, Isaac Chertorivski, Luis Germán Cárcoba
y otros.
19
Esta institución expandió sus actividades educativas al nivel pri-
mario, donde implementa el programa “Entrepreneurial Basics”
(empresarial básico) diseñado en los Estados Unidos. Este Programa
se introdujo inicialmente en 1992 en escuelas primarias privadas (co-
mo el Colegio Americano, Peterson y otras), pero Desem firmó un
acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (
SEP
) para traducirlo
al español e implementarlo también en las escuelas de gobierno.
EL
BID
ha ofrecido 25 millones de dólares para difundirlo de México y
Venezuela al resto de Latinoamérica.
20
Finalmente, desde 1993 Desem comenzó a patrocinar, junto con
la revista empresarial
Expansión
, el “Salón del Empresario en Méxi-
co”, el equivalente del “National Business Hall of Fame” patrocinado
en
EU
por
Junior Achievement
en colaboración con la revista esta-
dounidense de negocios
Fortune.
Este programa se propone conce-
der premios a empresarios por sus logros económicos y sus contri-
buciones sociales. Los reconocimientos se acompañan de historias
de vida altamente motivadas por su lucha por alcanzar el éxito,
creando un modelo de empresario a seguir que en los hechos tiende
a legitimar y justificar la posición de liderazgo de los grandes empre-
sarios en la economía y la sociedad. Exceptuando a Manuel Clou-
thier, los 43 miembros elegidos entre 1993 y 2001 representan, y en
algunos casos se han convertido, símbolos virtuales de grandes inte-
reses económicos.
21
Además, el perfil de los miembros de este selec-
to club corresponde al modelo de empresarios promovidos por la
Sociedad y política
19
.
Las instituciones que patrocinaron este evento en 1993 fueron: General Motors, Telmex,
Bimbo, Walt Disney, Coca Cola, Sears Roebuck, Kodak Mexicana, Helados Bing y otros (Siste-
ma Desem, 1993:4).
20
.
Véase entrevista con Martha Cervantes.
21
.
Véase página web: <www.salondelempresario.com>.
244
doctrina social cristiana, esto es, no solamente exitosos, perseveran-
tes y talentosos, sino comprometidos con la solución de los grandes
problemas nacionales. Según Javier Martínez Staines, que coordinó
el proyecto, los cinco miembros elegidos en 1993, para ser miembros
del Salón deben representar “claros ejemplos de iniciativa, creativi-
dad y deseo permanente por la excelencia, de ganadores que no se
aislaron en una torre de marfil, sino que distribuyeron conocimien-
tos y generosos recursos por medio de instituciones sociales, educa-
tivas y culturales” (
Expansión
, 28 de abril de 1993:43).
22
Así, la contribución de Desem al desarrollo del movimiento ha
sido particularmente sobresaliente en el área de cambiar en la so-
ciedad la imagen de los empresarios, legitimando su posición y
desarrollando el espíritu de la libre empresa. Adicionalmente, la
evolución de esta institución refleja los cambios del movimiento con
bastante precisión, tanto en el contenido de sus cursos académicos
como en otras actividades, y aun en el nivel de la composición de
su mesa directiva, cuyos miembros se han convertido gradualmente
en empresarios ampliamente conocidos como social cristianos, tales
como Lorenzo Servitje y Andrés Marcelo Sada.
23
Ambos han sido ga-
lardonados como miembros sobresalientes de
USEM
(
Revista
USEM
,
número especial, 1997).
ONG
s empresariales y proempresariales ligadas a
actividades cívicas y electorales
Las asociaciones fundadas y patrocinadas por los empresarios se
pueden clasificar de acuerdo con diferentes criterios. Algunas pri-
vilegian la participación electoral y tienden a promover el liderazgo
22
.
Otros reconocimientos, tales como “El Hombre de Expansión”, “Perfiles de México”, la
Medalla de Honor, también promueven la imagen de autorealización, del
self-made man,
y
se apegan mucho a los mismos lineamientos de “El salón del empresario en México”. De los
43 empresarios a los que se les ha distinguido con esta presea entre 1993 y 2001, no menos
de 33 son o han sido representantes de grandes empresas como Televisa, Alfa,
VISA
, Vitro y
CYDSA
, Banamex y grandes grupos bancarios,
ICA
, Calzado Canadá, Bimbo, Grupo Chihuahua
y otras. Además, todos ellos son representantes de las viejos capitales. (
Expansión
, 28 de abril
de 1993:43-46 y 13 de abril de 1994:30-44 y página web: www.salondelempresario.com).
23
.
“Nos identificamos y avanzamos en dirección de la doctrina Social Cristiana y buscamos
que los directores de nuestra mesa compartan los lineamientos de
USEM
”, afirmó Martha Cer-
vantes, directora de Desem en una entrevista (Entrevista núm. 3). Entre las instituciones que
patrocinan a Desem más decididamente encontramos a Grupo
CYDSA
, Bimbo, Bacardí, Avon
Cosmetics y la Agencia para el Desarrollo Internacional (
AID
). (Desem, sin fecha).
245
empresarial. Otras se concentran en actividades filantrópicas y al-
truistas que, sin embargo, también se preocupan por promover el
liderazgo empresarial. La influencia de las corrientes liberales en to-
das estas
ONG
s ha crecido considerablemente. En algunos casos, pre-
dominan las visiones realistas, en otras las éticas o social cristianas,
pero a menudo se confunden, entrecruzan y traslapan los compo-
nentes de ambas visiones.
Asociaciones civiles (
ONG
s) patrocinadas, financiadas y con fre-
cuencia también gobernadas por empresarios, se involucran de va-
rias formas en procesos electorales: promueven y defienden la par-
ticipación; vigilan el proceso electoral para prevenir irregularidades
y evitar fraudes; educan y estimulan el liderazgo, particularmente
entre empresarios. Aunque estas instituciones naturalmente inten-
sifican sus actividades durante los procesos electorales, algunas de
ellas logran mantener un programa de acción permanente a fin
de elevar la educación y las responsabilidades cívicas en distintos
sectores y estratos de la población. La estrategia común que inspira
y articula la acción de las
ONG
s proempresariales consiste en equi-
parar al sector social con la sociedad civil. De esta manera, estimula
y dignifica el papel de las personas sobre todo cuando éstas actúan
individualmente (Luna
et al.
, 1987:42). Consecuentemente, promo-
ver el liderazgo ha cobrado primordial importancia en la acción edu-
cativa de estas organizaciones.
Entre las más importantes e influyentes asociaciones civiles en-
contramos a Desarrollo Humano Integral, A.C. (
DHIAC
), sin duda el
exponente más llamativo de la nueva derecha en México; tiende a
combinar algunas de las cuestiones de tipo moral del liberalismo éti-
co y el conservadurismo con los principios del liberalismo realista,
especialmente en relación con el libre mercado, el Estado y la socie-
dad.
DHIAC
centra su atención primordialmente en cuestiones de tipo
moral vinculadas con la orientación de la educación, el aborto y los
problemas de seguridad en los vecindarios. No obstante, también ha
desarrollado un programa educativo de formación de líderes socia-
les y en 1984 apoyó decididamente la campaña “México por la liber-
tad” (Montesinos, 1992:113).
DHIAC
ha dedicado enormes esfuerzos y recursos a presionar al
gobierno para revisar y modificar el contenido de los libros de texto
gratuito que, según esta institución, se inclinan demasiado hacia
Sociedad y política
246
valores comunistas; participa activamente en el movimiento anti-
aborto y, en menor grado, en el movimiento contra el homosexua-
lismo. En todos estos temas comparte terreno común con la nueva
derecha y los valores éticos y morales conservadores alrededor del
mundo. Empero, su visión del mercado y la sociedad no coincide
con los valores solidarios y comunitarios que respaldan los liberales
éticos. Por el contrario, sus pronunciamientos sobre el levantamien-
to en Chiapas denotan más bien una filiación con la versiones más
crudas del realismo político, las leyes de la competencia y la super-
vivencia del más apto, esto es, el darwinismo social, como se vio en
la primera parte de este artículo.
Las
ONG
s patrocinadas por empresarios incluyen no sólo institu-
ciones de beneficencia, de esparcimiento y culturales, como en el
pasado, sino, crecientemente, instituciones para llenar algunos de
los huecos que ha dejado la contracción del Estado benefactor. Mu-
chos empresarios piensan que ellos están mejor capacitados para
dirigir estas organizaciones, disminuir los altos niveles de corrup-
ción y hacer un mejor uso de los recursos públicos. Así, se han multi-
plicado las
ONG
s de asistencia social gobernadas por juntas integra-
das con empresarios que buscan atraer donativos —los cuales se
pueden deducir ahora de los impuestos—
24
de empresas, personas
acaudaladas, agencias internacionales y el gobierno. Tres institucio-
nes, en particular, revelan el tipo de espacio que los empresarios
buscan controlar por medio de prominentes posiciones en las mesas
directivas: el Centro cívico de solidaridad, la Fundación mexicana
para la salud y la Asociación mexicana para el desarrollo rural.
El Centro cívico de solidaridad se fundó en 1985 y lo gobierna un
grupo de empresarios, profesores y profesionistas. Los principales
objetivos de esta asociación no lucrativa son: 1) promover el civismo
y la solidaridad, y orientarlos hacia acciones concretas; 2) recolectar
fondos para satisfacer las necesidades sociales más urgentes; 3)
garantizar que los recursos económicos lleguen rápida, eficiente y
adecuadamente a los destinos designados; 4) asegurar que se cum-
pla la voluntad de los benefactores; y 5) difundir el concepto de so-
lidaridad como regla de conducta y obligación moral con objeto de
fomentar el espíritu humanitario. El Centro cívico se preocupa en
24
.
Hasta hace poco sólo algunos de estos donativos eran deducibles de impuestos, y sola-
mente del impuesto al ingreso de las personas físicas, no al de las empresas.
247
particular por las necesidades sociales de los huérfanos, los ancianos
y los marginados; instituciones educativas y hospitales. También
apoya a los más necesitados para adquirir vivienda y emprender ini-
ciativas privadas de autoempleo. Desarrolla proyectos para cumplir
los deseos y demandas de los donantes a quienes debe rendir cuen-
tas de la utilización de los donativos. De esta forma ofrece una am-
plia gama de posibilidades para abarcar necesidades de bienestar y
simultáneamente asegurar que los fondos cumplan con el propósito
deseado y que no se desvíen por razones políticas, deshonestas o
fraudulentas.
25
La Fundación mexicana para la salud (Funsalud) ha sido creada
y dirigida también el sector privado. Su propósito es fortalecer la in-
vestigación y desarrollo en problemas de salud. Apoya equipos de
investigación que trabajan en infecciones gástricas, nutrición, pedia-
tría y otras áreas. Ha sido pionera en un programa de repatriación
de científicos mexicanos para reforzar las instituciones de salud na-
cionales y ha patrocinado tesis y otros esfuerzos científicos. La im-
portancia de este proyecto se entiende mejor a la luz de los logros
mexicanos en este campo de la investigación científica; la desarti-
culación y gradual privatización del sistema nacional de salud; y, en
especial, la deteriorada situación económica y laboral de los cientí-
ficos, que a menudo anima la fuga de cerebros.
Conclusiones
El movimiento empresarial en México pasa por dos etapas. En la pri-
mera, las fuerzas del mercado son liberadas por un programa de ac-
ción suscrito tanto por instituciones de inclinación neoliberal como
social cristiana. Durante esta primera etapa, las asociaciones empre-
sariales corporativistas de alcance nacional, regional y sectorial juga-
ron el papel más importante al proponer el programa de acción. Pa-
ra hacer retroceder las fronteras del Estado tuvieron que desplegar
una ofensiva sistemática que debilitara y eventualmente eliminara la
resistencia de representantes más afines al proyecto proteccionista/
nacionalista, tanto en el sector público como en el privado. Institu-
Sociedad y política
25
.
Folleto del Centro cívico de solidaridad.
248
ciones comprometidas con la doctrina social cristiana apoyaron esta
ofensiva en el frente ideológico y se movieron, en forma gradual, de
la retaguardia a la vanguardia. Conforme se avanza hacia la segunda
etapa, la preocupación principal de las asociaciones de intermediación
empresarial es la de articular un sistema de regulación económica
con un predominio mucho mayor de instituciones privadas, corpo-
rativistas o no, dependiendo de la política en cuestión.
El objetivo más general de la segunda y presente etapa, que con-
siste en la redefinición de la visión del Estado y la sociedad, involucra
otro juego de actores e instituciones. Alrededor de estos problemas
surgen nuevamente contradicciones entre fuerzas y organizaciones
neoliberales y social cristianas. Mientras que el proyecto neoliberal
defiende la mínima intervención del Estado en la economía y en las
instituciones corporativistas, al individuo como la fuerza motriz del
desarrollo, y una concepción hobbesiana del Estado para mantener
la ley y el orden, el proyecto social cristiano en cambio, defiende una
economía de mercado con orientación social y un estado subsidiario
y solidario (esto es, el capitalismo salvaje y un Estado de tipo hobbe-
siano
versus
una economía de mercado social y un Estado hegeliano).
En términos generales, la doctrina social cristiana ofrece un pro-
yecto social mucho mejor articulado y coherente, con actividades y
programas educativos para desarrollar, informar, educar y confor-
mar jóvenes, políticos y empresarios. Por consiguiente, muchos em-
presarios y asociaciones proempresariales, corporaciones,
ONG
s
políticas y sociales, e inclusive partidos tradicionales, han sido in-
fluidos con su visión de Estado y sociedad. Aunque por lo habitual
se encuentran contradicciones e inconsistencias entre el discurso y
las prácticas empresariales en todos los niveles, esta visión ofrece un
proyecto que muestra a una clase mucho menos dependiente del
Estado para vigilar y promover sus intereses de largo plazo.
Las demandas anti-estatistas, tanto libertarias como de nueva de-
recha, han cobrado ímpetu particularmente entre intelectuales,
preocupados por un Estado que entorpece y deteriora no sólo la
economía, sino también la participación cívica, social y política.
Las corrientes libertarias han influido también en organizaciones
empresariales y han fortalecido el programa de acción del movi-
miento empresarial en México. En particular en lo relativo a la pri-
vatización de las empresas estatales; la liberalización del sistema
249
corporativista; la privatización de las instituciones cívicas y asis-
tenciales, subrayando el papel de los empresarios en la sociedad; y,
ciertamente, legitimando los intereses de grandes y pequeños em-
presarios por igual. Las asociaciones de nueva derecha han prolife-
rado en las últimas dos décadas y se han conectado estrechamente
con las asociaciones social cristianas, como puede verse en las grá-
ficas. Las instituciones neoliberales surgen más recientemente, hacia
finales de la década de los ochenta. Todas estas asociaciones, invo-
lucradas de diferentes maneras en el movimiento político empresa-
rial, le dan más importancia al liderazgo empresarial que a la igual-
dad económica y social. Tienden a subrayar la caridad y la asistencia
social más que los derechos sociales. De esta manera, el sistema de
bienestar depende de manera creciente de la asistencia y caridad
voluntaria, al tiempo que se debilitan todas las instituciones públicas
que encarnan una visión histórica laica de los derechos sociales.
Muchos académicos alegan que México nunca ha tenido una ver-
dadera clase empresarial. Los libertarios lo atribuyen al gigantismo
estatal (Paz, 1979 y Zaid, 1987). Otros estudiosos consideran que sin
el Estado, para empezar, la burguesía no se habría desarrollado. Se-
gún Lorenzo Meyer, por ejemplo, en México “.
.. el Estado apareció
antes que la burguesía. México no se formó por su clase empresarial
sino por su clase política y la primera siempre dependerá de la se-
gunda” (
Expansión
, 25 de mayo de 1994:100).
26
Otros, añaden que
la relación simbiótica, contradictoria o paradójica existente entre los
sectores público y privado ha llegado al punto donde “.
..el discípulo,
en este caso el sector privado, debe separarse de los confines de su
mentor. A pesar de lo mucho que le deba a su mentor por crearla,
moldearla y sostenerla durante tiempos difíciles, debe ejercer su
independencia” (Camp, 1989:251). Aparentemente estamos presen-
ciando una transición hacia una nueva etapa en la constitución de
una burguesía nacional que se muestra cada vez más capaz de defen-
der y pensar en función de sus intereses de largo plazo.
Recibido el 3 de julio del 2001
Aceptado el 11 de octubre del 2001
Sociedad y política
26
.
Luis Rubio (1988) concuerda con la visión de que al sector privado lo creó la política
gubernamental.
250
Bibliografía
Albert, Michel,
Capitalism against Capitalism
, Londres, UK, Whurr
Publishers, 1993.
Alvárez Alvárez, José Luis,
The International Diffusion and Ins-
titutionalization of the New Entrepreneurship Movement: a
Study in the Sociology of Organizational knowledge
,
PHD
Dissertation, Harvard University, 1991.
Bellamy, Richard,
Liberalism and Modern Society. An Historical Ar-
gument
, Cambridge, Polity Press, 1992.
Boletín
USEM
-México, Monthly magazine, México, Confederación
USEM
, Several Issues.
Camp, Roderic,
Entrepreneurs and Politics in Twentieth Century
Mexico
, Oxford, Oxford University Press, 1989.
Coleman, James, “A Rational Choice Perspective on Economic So-
ciology”, en Neil J. Smelser y Richard Swedberg,
Handbook of
Economic Sociology
, Nueva York,
Russel Sage, 1994.
Diario de Juárez,
Daily Journal
, México, Several Issues.
Elizondo, Carlos,
Property Rights in Mexico: Government and Busi-
ness After the 1982 Bank Nationalization
,
PHD
Dissertation,
Nuffield College, Oxford, diciembre de 1992.
Expansión,
Fortnightly Magazine
, México, Grupo Editorial Expan-
sión, Several Issues.
Financiero International,
Weekly Journal
, México, Grupo Editorial El
Financiero, Several Issues.
Forbes,
Fortnightly Magazine
, Nueva York, Several Issues.
Fortune,
Fortnightly Magazine
, Nueva York, Several Issues.
Heritage Foundation, “The World Bank and Economic Growth: 50
Years of Failure”,
The Backgrounder
, 16 de mayo de 1996.
Latin American Economy and Business,
Monthly Report
, Londres, La-
tin American Newsletter, Several Issues.
Latin American Weekly Report,
Weekly Report
, Londres, Latin Ame-
rican Newsletter, Several Issues.
Luna, Matilde, Ricardo Tirado y Francisco Valdés, “Businessmen and
Politics in Mexico, 1982-1986”, en Maxfield (ed.), 1987, pp. 13-
44.
Macroasesoría Económica,
Realidad económica de México
, compen-
dio estadístico, México, Grupo Editorial Iberoamericano, 1995.
251
Sociedad y política
Maxfield, Sylvia,
Governing Capital. International Finance and
Mexican Politics
, Londres, Cornell University Press, 1990.
McKee, David L. (ed.),
Hostile Takeovers. Issues in Public and Cor-
porate Policy
, Londres, Praeger, 1989.
Montesinos, Rafael, “Empresarios en el nuevo orden estatal”,
El Coti-
diano
, México,
UAM
, septiembre-octubre de 1992.
The New York Times,
Daily Journal
, Nueva York, Several Issues.
Paz, Octavio,
The Philantropic Ogre
, México, Planeta, 1979.
Proceso,
Weekly Magazine
, México,
CISA
, Several Issues.
Rubio, Luis,
“The Changing Role of the Private Sector”, en Kaufman
Purcell (ed).,
Mexico in Transition. Implications for US Policy
,
Nueva York, Council of Foreign Relations, 1988, pp. 31-42.
Ruding, Onno (Vice-Chairman of Citicorp and former Chairman of
the Netherlands Christian Federation of Employees (
NCW
), “A
Social Market Economy at the Service of Man”, Paper Presented
in the XIX World Congress of
UNIAPAC
, Group A2, Monterrey,
N.L., 27-29 de octubre de 1993, mimeo.
Salas-Porras, Alejandra, “Corrientes de pensamiento empresarial en
México”,
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
,
núm. 181, México,
FCP
y
S
, enero-abril de 2001.
, “Corrientes de pensamiento político en Europa”, en Ale-
jandro Chanona y Roberto Martínez (coords.),
Europa en trans-
formación
, Editorial Editorial Plaza y Valdés, 2000.
, “Globalización y la organización de los intereses empresa-
riales”,
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
,
FCP
y
S
,
núm. 173, julio-septiembre de 1998.
Sistema Desem, Reporte Trimestral a Asociados Patrocinadores,
1993, mimeo.
Thurow, Lester C.,
Head to Head. The Coming Economic Battle
Among Japan, Europe and America
, Londres, Nicholas Brealey
Pub., 1993.
USEM
, “Declaraciones y principios”, Confederación de las Uniones
Sociales de Empresarios Mexicanos, México, 1991.
USEM
-Puebla, “Ética y competencia. Elementos para una reflexión”,
paper presented in the XIX World Congress of
UNIAPAC
, Mon-
terrey, N.L., 27-29 de octubre de 1993, mimeo.
Zaid, Gabriel,
La economía presidencial
, México, Vuelta, 1987.
252
UNPF
DHIAC
ONOT
Reciajo
Provida
PAN
Coparmex
Cecisal
IPE
Ancifem
CAM
Frente de
solidaridad
empresarial
Centro cívico de
solidaridad
Fundación
salud
Desarrollo
rural
IMOSOC
ITESM
U. Iberoamericana
U. Anahuac
Ipade
U. Panamericana
U. Locales
Desem
IMEF
Finanzas
Expansión
Asociaciones de
representación de
intereses
ONG
s sociales
Internacional
IEA
Universidades
USEM
Nueva derecha
Social cristianas
Asociaciones de educación
informal
Revistas
Red de asociaciones empresariales
253
Sociedad y política
Red de organizaciones neoliberales
Coparmex
IVM
ILE
UAM
CIDE
CIDAC
ILE:
Instituto de libre empresa, ubicado en Perú
Asociaciones neoliberales
Intituciones de educación superior
Estas asociaciones están conectadas por académicos
que realizan investigación, organizan eventos nacionales
e internacionales y publican libros.
254
Cuadro 1
Organizaciones empresariales y proempresariales
Director o
Inclinación
Filiaciones
Organización
fundador
Fecha
ideológica
internacionales
Académicas
ITESM
Garza Sada
1943
N>SC
MIT
et al.
ITAM
Bailleres
1943
N
Univ. de Chicago
UCLA
Compañía de Jesús
Iberoamericana
Ballesteros
1948
SC
AMIESIC
Ruiz Galindo
FIUC
La Salle
SC
Anáhuac
Legionarios de Cristo
Legionarios de Cristo
IPADE
Servitje
et al.
SC
Educación informal
ADMIC
Grupos de Monterrey
1979
N
AID
USEM
Servitje
1962
SC
UNIAPAC
DESEM
American Chamber
1974
N>SC
Junior Achievement
IMEDOSOC
SC
255
Sociedad y política
Von Misses
N
CIDAC
Luis Rubio
N
Revistas
Este País
Reyes Heroles
N
Vuelta
O. Paz
L
Expansión
Business Trends
N>SC
Fortune
Finanzas
IMEF
N>SC
International Assoc. of Financial
Executives Institutes
ONG
políticas y sociales
UNPF
ND
Consejo pontificio para
la familia
ND
Provida
ND
Ancifem
ND
Cuadro 1 (continuación)
Director o
Inclinación
Filiaciones
Organización
fundador
Fecha
ideológica
internacionales
256
DHIAC
ND
Ejército democrático
ND
FAS
SC
CAM
ND
IPE
ND
Partido Rep. (
EUA
)
México unido contra la
delincuencia
ND
Frente de solidaridad
empresarial
SC
Frente cívico de
participación ciudadana
Asociación cívica
estudiantil
Colude
ND
Movimiento familiar
cristiano
SC
Cuadro 1 (continuación)
Director o
Inclinación
Filiaciones
Organización
fundador
Fecha
ideológica
internacionales
257
Sociedad y política
Fuente: Investigación propia
N= Neoliberal o liberalismo económico
SC= Social Cristiana
L= Libertaria
ND= Nueva Derecha
N>SC= Mueve su posición de Neoliberal a Social Cristiana
ADMIC
: Asesoría Dinámica a Micro-empresas
CAM
: Centro de Ayuda para la Mujer
Cesisol: Centro Cívico de Solidaridad
Desem: Desarrollo Empresarial
FAS
: Fundación de Apoyo y Asistencia Social
Imedosoc: Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana
IMEF
: Instituto Mexicano de Estudios de Finanzas
IPADE
: Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa
IPE
: Instituto de Posiciones Estratégicas
ITAM
: Instituto Tecnológico Autónomo de México
ITESM
: Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey
UNPF
: Unión Nacional para la Familia
USEM
: Unión Social de Empresarios Mexicanos
Cesisol
SC
Funsalud
1985
SC
Desarrollo rural
SC
Cuadro 1 (continuación)
Director o
Inclinación
Filiaciones
Organización
fundador
Fecha
ideológica
internacionales
logo_pie_uaemex.mx