Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
13
Resumen
Este artículo pretende establecer los rasgos fundamentales de la sociedad de la información
y el conocimiento,
SIC
, y de contribuir a su conceptualización analizando sus orígenes histó-
ricos, tecnológicos y político-económicos. Asimismo, el trabajo aporta algunas cifras del lla-
mado abismo o brecha digital, a fin de poner de manifiesto que existe un acceso desigual entre
las naciones y entre los individuos que no sólo depende de la infraestructura disponible, sino
de las habilidades de la población para manejar los nuevos desarrollos tecnológicos de la
SIC
.
En este contexto, la autora enfatiza que el abismo o brecha digital
representa una promesa
discursiva alimentada por los organismos financieros internacionales, difícil de superar entre
las naciones e individuos menos favorecidos debido a su situación socioeconómica real.
Abstract
This article
(Information and Acknowledge Society. Between Optimism and Hopelessness)
pur-
pose to establish the fundamental characteristics of the information and acknowledge society
(
ICS
), and to contribute to its conceptualization through the analysis of its historical, techno-
logical and political origins. This work offers some ciphers of the digital gap on the way to
show the unequal access between nations and individuals. This status is not just because the
infrastructure available, but for the capabilities of the people to handle the new technological
developments of ICS’s. On this context the author affirms that this digital gap is more than a
shot time goal, is a discursive promise made by the international financial organisms.
Palabras clave:
sociedad de la información y el conocimiento (
SIC
), hipótesis de la agenda
setting, digitalización, abismo o brecha digital, programa “e-México” (
TIC
), revolución infor-
macional.
Antecedentes
C
on la caída del bloque socialista y la consolidación de un mundo
estructurado a partir de la hegemonía norteamericana, el pano-
rama mundial se transforma, dando lugar a acciones que tienden a
Sociedad de la información
y el conocimiento. Entre
el optimismo y la desesperanza
D
ELIA
C
ROVI
D
RUETTA
*
*
.
Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales, Facultad de Ciencias Políticas y
Sociales, División de Estudios de Posgrado, Edificio “F”, Planta Baja., Circuito Mario de la Cue-
va s/n, Ciudad Universitaria, Col. Copilco Universidad, Coyoacán, México D.F., c.p. 04510,
teléfonos: 56 22 94 07/32/33/44
14
afianzar ese nuevo orden. La década de los ochenta es particular-
mente importante para América Latina, porque marca el inicio de las
políticas neoliberales y con ellas las reformas estructurales del Esta-
do. También lo es la de los noventa, porque a partir del denominado
Consenso de Washington
, emerge como fenómeno la integración de
mercados en bloques regionales,
1
provocando a un proceso que co-
nocemos como globalización, el cual ha facilitado el control de esos
mercados por parte de empresas y corporaciones norteamericanas,
europeas y algunas asiáticas.
En este panorama destacan dos instituciones: el Fondo Moneta-
rio Internacional (
FMI
), y el Banco Mundial (
BM
), que a partir de los
ochenta habían alcanzado un papel protagónico frente a la crisis
latinoamericana por el pago de la deuda externa, desatada en esa
década. Como sabemos, ante la amenaza que esta crisis represen-
taba para los Estados Unidos y su sistema financiero, aparecen los
programas de ajuste, según los cuales la población asume el mayor
costo. En este contexto surge un nuevo tipo de sociedad y también,
un Estado de nuevo cuño: se pasa de un Estado de bienestar preo-
cupado por la protección del empleo, la industria nacional y el mer-
cado interno, a un “Estado mínimo”, que cede sin más al mercado
sus responsabilidades como regulador del orden social.
El
FMI
era una institución que había sido creada para corregir en
el corto plazo los desequilibrios monetarios, pero no tenía capacidad
para resolver problemas a más largo plazo que implican el mencio-
nado paso de un Estado de bienestar a un Estado mínimo. En este
contexto surge el
BM
como institución encargada de consolidar las
reformas estructurales del Estado.
Los noventa representan una década donde destacan hechos im-
portantes para el escenario mundial: la caída del muro de Berlín, el
inicio formal de la globalización de la economía y la consolidación
de Estados Unidos como potencia hegemónica, al desaparecer los
contrapesos que hasta entonces se presentaban en el orden mundial,
consolidación en la que el
FMI
y el
BM
jugarían una vez más un papel
destacado.
1
.
Recordemos que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte,
TLCAN
, se pone en
marcha el 1º de enero de 1994.
15
Como sabemos, el papel que juegan estas instituciones es funda-
mental, porque a partir de su hegemonía comienzan a generarse do-
cumentos, dinámicas, acciones y lineamientos sobre la orientación
que debía tener el proceso de cambio que el mundo estaba experi-
mentado. Desde mi perspectiva, el liderazgo de ambas instituciones
tiene una importancia crucial debido a que son las que se encargan
de aportar el contenido simbólico y la explicación de los cambios
que se estaban operando. En este contexto, considero que la labor
del
FMI
y del
BM
, además de las orientaciones de carácter económi-
co de por si fundamentales, se ubica en el plano discursivo y simbó-
lico, lo que les permite resemantizar algunos conceptos y llenar de
sentido otros que hasta entonces no existían.
En el contexto de la teoría de la comunicación, las acciones de or-
den simbólico del
FMI
y
BM
pueden ubicarse en lo que conocemos
como
hipótesis de la agenda setting
, que sostiene que los medios no
nos dicen qué pensar sino aquello sobre lo cual debemos pensar.
En este caso no se trata de medios de comunicación, sino de institu-
ciones financieras internacionales que colocan en la agenda de los
gobiernos globalizados, los temas sobre los que se debe pensar y
actuar, acciones que desde luego refrendan los medios al incorporar
a sus propias agendas información sobre las reuniones internacio-
nales y las actividades gubernamentales.
La influencia en lo simbólico de dichas organizaciones se inserta
también en las características del modelo neoliberal, a la sombra del
cual se fortalecieron:
[...] el neoliberalismo, en tanto teoría económica, tiene la carac-
terística de ser dos cosas a la vez: por un lado una economía
y, por otro lado, un eslogan, una publicidad. Si algo caracteriza
al neoliberalismo como teoría económica es esta conjunción de
propaganda y teoría; publicidad y concepto; cabría examinar
si esta relación entre teoría y propaganda es casual o está inscri-
ta en la teoría misma (de la Fuente Lora en Crovi, 1995:47).
Aunque responder cabalmente a la inquietud de si la publicidad
está o no inscrita en la teoría neoliberal excede el propósito de este
artículo, si es posible afirmar que eslogans e ideas fuerza han atrave-
sado todo este proceso de cambio estructural. Dado el propósito de
16
este artículo, me interesa destacar entre esas ideas o eslogan el abis-
mo o brecha digital y el analfabetismo informático, pero antes, haré
referencia a la sociedad de la información y el conocimiento en la
cual se insertan.
Sociedad de la información
Algunos autores (Nora y Minc, 1980; Lacroix y Tremblay, 1995; Ne-
groponte, 1995; Miège, 1998; Castells, 2000) ubican el surgimiento
de la sociedad de la información a mediados de los setenta. El aná-
lisis de este proceso de cambio se ha efectuado desde perspectivas
diversas: política, economía, filosofía, comunicación, sociología, en-
tre otras. De esta riqueza de enfoques derivan un buen número de
nombres que designan este fenómeno: informatización de la socie-
dad (Nora y Minc), sociedad de la comunicación (Vattimo), revolu-
ción informacional (Miège), informacionalismo (Castells), era de la
postinformación (Negroponte), sociedad del conocimiento (Drucker,
Levy) o tercer entorno (Echeverría).
De manera general entiendo por sociedad de la información,
SI
,
a una sociedad caracterizada por un modo de ser comunicacional
que atraviesa todas las actividades (industria, entretenimiento, educa-
ción, organización, servicios, comercio, etc.). En este tipo de organi-
zación social la información ocupa un lugar sustantivo y se convierte
en fuente de riqueza (Miège, 1998). Se produce un crecimiento rápi-
do de las tecnologías de información y comunicación,
TIC
, las que
repercuten en todos los sectores sociales. En efecto, a pesar de haber
grandes diferencias en el acceso a estas nuevas tecnologías entre las
naciones y entre los individuos, todos los países tienen al menos una
franja de su sociedad que las han integrado a sus actividades. Como
sabemos la mayoría de esos desarrollos tecnológicos (tanto su parte
dura,
hardware
, como en su parte blanda o lógica,
software
) se pro-
ducen en los países del primer mundo.
La digitalización es una de las claves técnicas de la
SI
, proceso que
ha dado lugar a nuevos medios; nuevas formas de producir, alma-
cenar y difundir la información; y ha modificado sustancialmente las
relaciones interpersonales y los sistemas de producción, educación
y entretenimiento. Entre los cambios más importantes de orden ge-
17
neral, figura una nueva interpretación de la dimensión espacio tem-
poral de los individuos, que pone en juego tanto los conceptos tradi-
cionales, como la organización de su vida cotidiana.
Desde un punto de vista técnico destaca, además, la convergencia
de tres sectores que venían trabajando separadamente: telecomuni-
caciones, informática y audiovisual o mediático, los que se integran
en redes. Aunque inicialmente esta convergencia se plantea sólo en
el ámbito tecnológico, trajo consecuencias de orden económico, po-
lítico y cultural.
La idea de una sociedad del conocimiento que poco a poco ha ido
sumándose a la
SI
o incluso reemplazándola como concepto, nació
ligada a las nuevas formas de trabajar impuestas por las
TIC
y el cam-
bio de modelo político económico. Peter Drucker estuvo entre los
primeros en señalar que la nueva forma de trabajar, estaba relacio-
nada con el manejo de la información y que el cambio de paradigma
permitía hablar del paso de una sociedad industrial a una sociedad
del conocimiento.
Lo que llamamos revolución de la información es de hecho una
revolución del conocimiento [.
..] es la reorganización del traba-
jo tradicional basado en siglos de experiencia, mediante la apli-
cación del conocimiento y en especial del análisis sistemático
y lógico. La clave no es la electrónica sino la ciencia cognitiva.
Eso significa que la clave para mantener el liderazgo en la eco-
nomía y en la tecnología que van a surgir estará en la posición
social que tengan los profesionales del conocimiento y la acep-
tación social de sus valores. Para ellos ser considerados ‘em-
pleados’ tradicionales sería equivalente al trato que en Ingla-
terra (durante la revolución industrial) se dio a los tecnológos,
como si fueran comerciantes (Drucker, 1999, en Micheli, 2002).
No se trata, como vemos, de incorporar innovaciones tecnológi-
cas al ámbito laboral, sino de una auténtica revolución de carácter
cultural.
Pierre Lévy, quien ha trabajado esta idea centrándose en la inteli-
gencia colectiva, afirma: “Qué es la inteligencia colectiva? Es una in-
teligencia distribuida por todos lados, valorizada sin cesar, coordi-
18
nada en tiempo real, que conduce a una movilización efectiva de las
competencias” (Lévy, 2000:29).
Este autor menciona cuatro espacios en la evolución de la huma-
nidad, que no se sustituyen entre si sino que coexisten: el espacio
nómada de la tierra (mitos, ritos), el espacio del territorio (escritura,
geometría, cartografía), el espacio de las mercancías o productos
(bienes materiales) y, finalmente, el espacio del saber que corres-
ponde a nuestro tiempo y que él vincula a las cualidades humanas.
Para Lévy, el conocimiento no es el saber científico:
Cada vez que un ser humano organiza o reorganiza sus respues-
tas a sí mismo, a sus semejantes, a las cosas, a los signos, al
cosmos, está comprometido en una actividad de conocimiento,
de aprendizaje. El saber [.
..] es un saber vivir o un vivir-saber,
un saber coextensivo a la vida. Se trata de un espacio cosmo-
polita y sin frontera de relaciones y de cualidades; de un espa-
cio de la metamorfosis de las respuestas y de la emergencia de
maneras de ser; de un espacio donde se reúnen los procesos
de subjetivación individual y colectivos (Lévy, 2000:138).
Para este autor es importante enfatizar la dimensión social y
colectiva del conocimiento de la inteligencia colectiva, ya que como
él mismo expresa, cuando pensamos, creamos y trabajamos lo hace-
mos con un referente comunitario.
Aunque la sociedad del conocimiento o sociedad cognitiva tiende
a reemplazar la idea de sociedad de la información, considero que
aún quedan muchas dudas entre un concepto y el otro. Es por ello
que en este trabajo prefiero adoptar una combinación de ambas no-
ciones (sociedad de la información y el conocimiento,
SIC
), ya que
considero que no son excluyentes y que aún falta mucho trabajo de
análisis teórico y empírico, para lograr separarlas y diferenciarlas.
Más allá de la denominación que podamos darle a este proceso
de cambio social, considero que es importante rescatar la dimensión
comunitaria y colectiva que presenta el concepto de sociedad del co-
nocimiento, en la que se establece una dinámica de participación
entre miembros activos que intercambian experiencias y saberes.
Esta noción, sin duda, resulta bastante más rica que una sociedad in-
dividualista, fragmentada y aislada por los medios técnicos que se
19
deriva del modelo neoliberal y que tanto ha sido criticada. No obs-
tante, falta saber si en la práctica es posible esa dinámica de parti-
cipación y en qué condiciones se da.
La construcción de una sociedad de la información y el conoci-
miento, todavía en proceso, constituye un verdadero laboratorio de
análisis para el campo de estudio de la comunicación. En el contexto
de esta disciplina, desde la cual parten estas reflexiones, considero
que existen aspectos que deben ser analizados. Entre ellos destacan:
1. El proceso de comunicación como objeto de estudio se ha redi-
mensionado en la medida en que se incorpora a actividades
nuevas para este campo de conocimiento, como son el trabajo,
la producción de bienes y servicios, la educación virtual, el in-
tercambio y la construcción del conocimiento, entre otras.
2. La información y la comunicación se han transformado en insu-
mo y producto de los nuevos procesos sociales.
3. A partir de las
TIC
’s es necesario repensar los modelos comuni-
cativos a la luz de las condiciones que establecen las relaciones
mediadas por esas tecnologías.
4. Es necesario realizar estudios críticos sobre la función social de
la comunicación, referidos tanto a la economía política de los
nuevos medios, como a sus contenidos y al impacto que estos
procesos tienen en los individuos.
5. Las estrategias de comunicación ocupan un lugar destacado
dentro del modelo político económico neoliberal, en la medida
en que dicho modelo introduce una dimensión simbólica que
permite, por un lado, legitimarlo o constituirse en instrumento
de gobernabilidad
2
y, por otro, introducir en la agendas guber-
namentales de todo el mundo, ciertos temas que buscan con-
vertirse en acciones.
En el contexto de este último punto analizaré a continuación el
abismo o brecha digital, dejando los otros temas para reflexiones
2
.
Para ampliar este tema véase Crovi, Delia,
Televisión y neoliberalismo. Su articulación
en el caso mexicano,
tesis de doctorado en Estudios Latinoamericanos,
FCPS
,
UNAM
, 1995 y
Crovi, Delia, “Los medios de comunicación en la construcción de los escenarios políticos”,
en Silvia Molina y Vedia (coord.),
Credibilidad política,
UNAM
y Fundación Buendía, México,
1996.
20
posteriores. Me interesa analizar el abismo digital porque entre los
conceptos, ideas y elogans que han acompañado a la construcción
de la sociedad de la información y el conocimiento ha ocupado un
lugar destacado en las reuniones internacionales del más alto nivel,
así como en las propuestas y diagnósticos del
FMI
y
BM
.
La brecha digital se incorporó a la agenda de los Estados como
promesa de desarrollo, sin embargo, en su tratamiento el acento fue
puesto en la infraestructura tecnológica, sin duda importante, pero
no fundamental como sería dotar a las personas de las capacidades
cognitivas que les permitan seleccionar, jerarquizar, interpretar y ha-
cer uso de la información para mejorar su calidad de vida. Desde mi
perspectiva la brecha digital tiene al menos tres dimensiones:
1. Tecnológica, ligada a proveer la infraestructura necesaria para
que los países y las personas se incorporen al paradigma de la
SIC
.
2. De conocimiento, vinculada a las habilidades y saberes que de-
ben poseer los individuos, para que sean capaces de apro-
piarse de las herramientas de la convergencia tecnológica y a
partir de ello cambiar sus prácticas culturales cotidianas (traba-
jo, educación, relaciones interpersonales y entretenimiento).
3. De participación, que significa que los recursos aportados por
la convergencia tecnológica puedan emplearse en un contexto
democrático, con un marco legal y social adecuado para que
los individuos y las naciones tengan igualdad de oportunidades
para manifestarse, participar e intervenir en las decisiones glo-
bales de la
SIC
.
La ausencia de cualquiera de estas dimensiones en el tratamiento
de la brecha digital, implica para mí incurrir en exclusiones o atender
parcialmente una necesidad que se presenta tanto en el orden de la
infraestructura, como del acceso y de la igualdad de oportunidades.
No obstante, las propuestas para librar esta brecha han sido, en
el mejor de los casos, parciales. En general buscan flexibilizar la le-
gislación y permitir inversiones extranjeras a fin de que los grandes
consorcios internacionales de la industria de la convergencia, ocu-
pen lugares destacados en los países desarrollados. Estas iniciativas
por lo común se dirigen a un consumo individualizado (
self media
)
21
que responde a un concepto de sociedad fragmentada e individua-
lizada, en el cual se pierde la dimensión colectiva y social del saber
a la que ya hice referencia.
La brecha digital
En 2001, el Observatorio Mundial de Sistemas de Comunicación dio
a conocer en París los resultados de un estudio sobre el equipamiento
tecnológico en la
SIC
. Este estudio afirma que en el año 2006 una de
cada cinco personas tendrá un teléfono móvil o celular, el doble de
los disponibles ahora que tenemos un aparato por cada diez habi-
tantes. El mismo estudio señala que en 2003 habrá más de mil millo-
nes de celulares en el mundo, y en los próximos cinco años se re-
gistrarán 423
,
000
,
000 de nuevos usuarios (Tele Comunicación, 27/
6/2001).
Sin duda, estos datos podrían alimentar la idea de que estamos
construyendo a pasos apresurados y a escala planetaria, una socie-
dad de la información, idea que sobre todo promueven los fabrican-
tes de
hardware
y
software
, así como buena parte de los gobiernos
del mundo. No obstante, cabe preguntarnos: ¿cómo se distribuirá
la densidad telefónica anunciada por el estudio del Observatorio
Mundial de Sistemas de Comunicación?, ¿en qué países del mundo es-
tarán esos celulares?, ¿quiénes serán esos futuros usuarios? Preguntas
similares podemos plantearnos en torno a otras nuevas tecnolo-
gías de información y comunicación (
TIC
) y, por supuesto, al uso de
las redes.
Como sabemos, las cifras acerca del acceso a la convergencia tec-
nológica pertenecen a un terreno incierto y cambiante, no obstante,
hay algunas que son aptas para ensayar algunas respuestas a estas
preguntas. Según el informe 2001 de Nielsen/NetRatings, de los
429
,
000
,
000 de internaturas que existen en el mundo, 41% está en Es-
tados Unidos y Canadá, en tanto que Europa, Medio Oriente y África
concentran 27% del total. América Latina alcanza sólo 4 por ciento.
En México el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Infor-
mática,
INEGI
, dio a conocer algunos datos sobre este mismo tema
(
INEGI
, 2000). Para
INEGI
en el mundo hay 100
,
000
,
000 usuarios co-
nectados a Internet a través de 30
,
000
,
000 de computadoras, pero de
22
ese total de usuarios 92
,
000
,
000 se encuentran en países altamente
desarrollados. Esto significa que entre los cinco mil millones restan-
tes que habitan en los países más pobres, sólo 8
,
000
,
000 tienen ac-
ceso a Internet.
Cifras y fuentes diferentes nos conducen a resultados similares: la
mayor parte de los desarrollos técnicos que conocemos como
TIC
y
sus aplicaciones se concretan en los países avanzados, lo que no
impide que afecten a todo el planeta.
Estas diferencias en el acceso a las
TIC
entre las naciones, son lo
que conocemos como abismo o brecha digital, un concepto promo-
vido por los organismos financieros internacionales (
FMI
,
BM
,
OCDE
)
que encierra una promesa de futuro: la posibilidad de acortar la bre-
cha, de salvar el abismo. Cuando la noción de brecha digital se re-
fiere a las diferencias de acceso que existen entre los ciudadanos (ya
sea por falta de capacitación para manejar los instrumentos de la con-
vergencia o por falta de infraestructura tecnológica), se le ha de-
nominado analfabetismo informático y como tal ha sido tratado en
reuniones internacionales de alto nivel. En este caso, la promesa a
futuro es alfabetizar a esos ciudadanos. En ambos casos la apuesta
es por el futuro.
[...] el neoliberalismo busca a la esfera pública vigente en el
pasado como portadora de la falsedad frente al futuro esfera de
lo privado que es visto como el espacio de la verdad. [.
..] lo real
es lo que va a ocurrir y no lo que ocurrió (Jiménez Cabrera en
Crovi, 1995:67).
Es tan importante esta dimensión discursiva de la brecha digital
entendida como promesa neoliberal, que las acciones realizadas por
algunos gobiernos se encaminan a juntar fuerzas para dar este difícil
salto. Por ejemplo, el gobierno del presidente Vicente Fox ha dise-
ñado y puesto en marcha un programa denominado “e-México” cu-
yo propósito es dar acceso masivo a Internet a la población del país.
Desde mi perspectiva, este programa busca convertirse en el instru-
mento que permita alfabetizar a los ciudadanos en el manejo de la
convergencia tecnológica, habilidad que posteriormente podrá ser
empleada para otras actividades propias de la
SIC
(industria, comer-
cio, pago de impuestos, servicios, educación, etc.). Su virtud es que
23
ante las condiciones económicas nacionales, e-México considera la
dimensión colectiva y social.
Estas acciones, optimistas sin duda, buscan insertar la economía
nacional en un nuevo tipo de sociedad, la
SIC
, en la cual la informa-
ción es insumo y producto de la buena parte de los procesos indus-
triales, comerciales y de servicio. Tecnología es sociedad y ésta no
puede ser comprendida o representada sin sus herramientas técni-
cas (Castells, 2000).
Aunque la cuesta sea difícil, México debe remontar cifras muy
desfavorables: por cada 10
,
000 mexicanos 80 usan Internet, mientras
que en Estados Unidos por cada 10
,
000 habitantes, 800 son usuarios
de la red. Se da además, un abismo al interior de la República, ya
que mientras 10% de quienes habitan en el Distrito Federal tienen
acceso a Internet, en las cabeceras municipales del sureste sólo 4%
puede acceder al uso de la red. El propio
INEGI
asegura que en Mé-
xico entre 83 y 85% de las personas son analfabetas informáticos,
o sea que del total de 97.4 millones de mexicanos, 81.4 millones no
saben manejar una computadora y 16
,
000
,
000 sí lo saben hacer
(
INEGI
, 2000).
Bernard Miège al analizar el impacto de las
TIC
en lo que el llama
la
revolución informacional,
distingue dos ámbitos: el desarrollo de
un sector industrial de gran envergadura económica a nivel nacional
e internacional, como es el de las industrias audiovisuales; y un pro-
ceso de acompañamiento que realiza la convergencia a la produc-
ción industrial y a la organización social. Cifras como las que acabo
de citar sobre México, hacen tambalear las posibilidades de transfor-
mar la convergencia en acompañante de nuevos procesos sociales
e impulsora de un nuevo paradigma cultural, identificado con la
inteligencia colectiva y la sociedad del conocimiento. En efecto, en
la medida en que los habitantes de un país no sean capaces de apro-
piarse adecuadamente de esos recursos tecnológicos para trabajar
y educarse, estaremos en desventaja.
Siguiendo la propuesta de Miège observamos que en América La-
tina la presencia o el desarrollo de una
SIC
está más ligada a la con-
solidación de grandes consorcios multinacionales del audiovisual,
que a la incorporación de la convergencia a los procesos producti-
vos. Esto último se ha polarizado en un sector capaz de desmaterializar
la economía, en tanto que sobrevive otro gran sector que permanece
24
al margen de los cambios tecnológicos y continúa trabajando
dentro de un esquema de producción clásico, ayudado de herra-
mientas que también podríamos definir como clásicas. En nuestros
países sólo un sector de la población (muy probablemente el que
acumula el consu-mo tecnológico de distintas generaciones), es la
que se ha incorporado efectivamente al proceso de producción
ligado a la información y el conocimiento.
Vale la pena recordar aquí a Robert Reich, quien define tres tipos
de ocupaciones en la nueva
SIC
: los servicios de producción rutina-
ria, los servicios personales y los simbólico-analíticos. Dado que
entre los primeros el autor ubica a la producción rutinaria de bienes
para el mercado mundial, los países del sur estarían cumpliendo bá-
sicamente este papel. El segundo sector, más reducido, se dedica a
atender necesidades personales de un mercado en crecimiento, si lo
asociamos a las premisas de satisfacción del cliente y justo a tiempo.
En el tercer grupo de servicios simbólico-analíticos están quienes
trabajan con las redes, manipulando información, datos, palabras,
símbolos.
Para ubicarse en este tercer segmento de trabajadores, en el país
existen actualmente al menos dos grandes limitaciones: el idioma
del software y una falta de racionalidad en el manejo de las computa-
doras, aspectos que suelen ser dos caras de un mismo problema. En
efecto, si bien el interés y la necesidad por estudiar inglés va en au-
mento, sobre todo entre los jóvenes, el dominio de esta lengua suele
ser insuficiente para interactuar adecuadamente con las máquinas,
convirtiendo a los usuarios en simples repetidores de caminos que
alguien les enseñó a recorrer, un camino acerca del cual no se puede
innovar, ni improvisar por falta de conocimientos, de procesos racio-
nales (Crovi y Girardo, 2000). Esto coloca a buena parte de los usua-
rios de la red en un nivel de exploración, que no es suficiente para
sumar el conocimiento generado por todos a la inteligencia colec-
tiva, en una sociedad donde se espera que el capital cultural consti-
tuya una suerte de agitador de todas las acciones.
A tono con las inequidades que acabo de mencionar, el propio
INEGI
informó en el año 2000 que el país necesita técnicos, ingenie-
ros, licenciados en ciencias de la computación
,
ya que la demanda
de este tipo de especialistas crece 17.4% anual. No obstante, sólo
9% de los graduados pertenecen a estas áreas y además están con-
25
centrados en Distrito Federal, Estado de México, Nuevo León y Ta-
maulipas. A esto se suma, la emigración de algunos de los jóvenes
mejor preparados hacia los países desarrollados donde reciben me-
jores ofertas de empleo.
En México hay 70 computadoras
(6.8 millones) por cada 1
,
000 ha-
bitantes, lo cual coloca al país por debajo de Chile que tiene 88, Ar-
gentina 72, Singapur 518, Canadá 536 y Estados Unidos 593 por cada
1
,
000 habitantes (
INEGI
, 2000). Estas cifras podrían ser aún más alar-
mantes si tomamos en cuenta que históricamente en materia de tec-
nologías se da una concentración en determinados sectores sociales
que acumulan las innovaciones.
Junto con acciones gubernamentales para aumentar el acceso co-
munitario a la red (programa
e-México
, Plazas digitales
INEA
CONECIT
,
entre otros), existe una movilización promovida por el sector priva-
do cuyo objetivo es que las familias mexicanas adquieran sus pro-
pios equipos de cómputo en cuotas. Tanto en 1999 (año en que las
ventas crecieron 30%) como en 2002, se han realizado fuertes ofer-
tas a través de Telmex, Liverpool, Office Depot,
IBM
, tiendas de auto-
servicio, entre otras, tendientes a crear usuarios y despertar clientes
potenciales para el consumo de este tipo de bienes. Estas ventas tie-
nen a su favor la percepción de que las computadoras sirven para
trabajar y producir, aún cuando algunos estudios demuestran que el
entretenimiento es una razón poderosa para su uso.
Respecto al acceso a Internet, las cifras son variables y dinámicas.
No obstante, datos que la Comisión Federal de Telecomunicaciones,
COFETEL
, toma de un estudio realizado de agosto de 1999 por la em-
presa Select
IDC
, afirman que en el país habría entonces 2
,
454
,
000
,
000
de usuarios (poco más de 2% de la población), de los cuales la mayo-
ría (1
,
418
,
000
,
000) corresponden a negocios, 606
,
000 a hogares,
372
,
000 a educación y 57
,
000 a gobierno. Se sabe también que este
estudio concluyó que 27.7% de esos usuarios están entre los 16 y los
25 años, mientras que 21.9% tienen entre 26 y 20 años y 17.9% entre
31 y 35 años de edad. Esto indica a todas luces, que las acciones que
se emprendan para aprovechar las ventajas que ofrece Internet para
la producción y la educación, deben estar orientadas a los jóvenes
de manera prioritaria.
Pero el abismo también está presente en el tendido de fibra óptica,
fundamental para el crecimiento de la telefonía e Internet, ya que
26
mientras en México en 2000 se contaba con 86
,
000 kilómetros, en
Estados Unidos había 17
,
000
,
000 kilómetros (
INEGI
, 2000).
3
Sabemos que el teléfono, una tecnología de más de cien años, se
revitalizó como resultado de la convergencia, pero las casi 11.2 lí-
neas fijas por cada mil habitantes y los 17
,
252
,
000 usuarios de telefo-
nía móvil
resultan escasos para que México aproveche los beneficios
de las redes en la construcción de una sociedad del conocimiento,
aún cuando 99.6% de estos servicios se encuentran digitalizados
(Cofetel, 2002).
La constante innovación tecnológica no ha escatimado esfuerzos
para hacer realidad un proyecto anterior a Internet que Videotron de
Canadá venía acariciando bajo el nombre de
UBI
(universalidad, bi-
direccionalidad, interactividad), cuya idea central era establecer las
autopistas de la información conectando televisores y no computa-
doras. Son varias las empresas que en México ya están ofreciendo
Internet vía televisión, lo que podría significar acceso masivo a la
red, ya que la
TV
llega a 98% de la población de este país. No obstante
es necesario recordar que hasta ahora el servicio se ofrece a través
de los sistemas de
TV
restringida o de paga, que sólo cuentan con
2
,
737
,
000
,
000 de usuarios, cerca de 3% de hogares mexicanos (Cofe-
tel, 2000).
También se están abriendo las ofertas de Internet móvil a través
de la telefonía celular, un sector de amplio crecimiento en el país
(creció 134.9% entre marzo de 1999 y abril de 2000) (Reforma, 6/9/
2000). Sin embargo, los poco más de diecisiete millones de usua-
rios existentes representan una oferta poco tentadora, ya que 75%
de ellos pertenecen a los servicios de tarjetas prepagadas que aún
no entran en la nueva oferta de Internet, exclusiva para los celulares
por cuota.
Considero que el crecimiento de la telefonía celular en México se
debe al escaso desarrollo de las líneas fijas; a razones de seguridad
combinadas con la compulsión de “estar conectados” y; al empleo
3
.
No se disponen de cifras más recientes, pero ha sido justamente desde finales de 2000
y durante el primer semestre de 2001, cuando las empresas proveedoras de televisión por
cable, al amparo de la Ley de Telecomunicaciones aprobada en 1995, han ampliado sustan-
tivamente el tendido de fibra óptica con miras a ofrecer Internet por esa vía. Se sabe, asimismo,
que en Estados Unidos se da la paradoja de un exceso de tendido de fibra óptica, el cual está
desaprovechado.
27
informal que permite a quienes buscan trabajo estar disponibles,
on
line
.
Estudios comparativos sobre acceso a la convergencia tecnológi-
ca, indican que a nivel mundial México se ubica entre los lugares 30
y 40, tomando en cuenta la totalidad de indicadores de inversión en
tecnologías de la información, en tanto que con base al producto
interno bruto se coloca en el puesto 70.
Por otra parte, en su informe
de agosto de 2002, la empresa mexicana Select dedicada a la inves-
tigación de mercados, afirma que la industrias de las
TIC
crecerá
en el país 8%, con lo que alcanzará a fines de 2002 un valor de
26
,
997
,
000
,
000 de dólares. Advierten que el panorama no es alenta-
dor, aunque se perciben algunas oportunidades en negocios vincu-
lados al
software
(
Reforma
, 22 de agosto de 2002:2A).
Pero contar con una infraestructura tecnológica amplia no lo es
todo para resolver el problema del abismo digital. En efecto, como
ya lo expresara, el abismo debe interpretarse también en términos
de conocimiento y habilidades para el manejo de las tecnologías. En
este sentido, América Latina ha sido pionera en materia del uso social
compartido de las tecnologías de la convergencia tanto a través de
los cibercafés como por medio de programas gubernamentales, de or-
ganizaciones de la sociedad civil y privadas, experiencias que per-
miten de algún modo, sortear la dificultad de una base tecnológica
insuficiente. Es por ello que para evitar la desesperanza que pueden
trasmitir las cifras de nuestra infraestructura, es importante analizar
con optimismo los programas que están en marcha para que un nú-
mero mayor de usuarios cuente con las habilidades y conocimientos
necesarios para manejar los instrumentos de la
SIC
.
Acortando la brecha
Aunque no existen políticas públicas bien delineadas o al menos
conocidas por el grueso de la sociedad, para enfrentar el abismo
digital en su conjunto, en México este tema se ha ido incorporando
paulatinamente a la agenda gubernamental por su importancia en
el desarrollo económico, y por los lineamientos que en este sentido
han dado los organismos internacionales (
BM
,
BID
,
OCDE
,
UNESCO
,
entre otros).
28
El gobierno mexicano
4
ha comenzado a atacar el abismo digital
a partir de las siguientes premisas:
1. El punto de partida es la educación.
2. Hay que dar acceso a las redes a pequeñas comunidades del
interior del país.
3. Las iniciativas son mixtas, ya que involucran tanto al sector gu-
bernamental como al privado.
En el campo concreto de las acciones destacan dos programas y
una propuesta, todos tendientes a dotar de infraestructura a los sec-
tores menos favorecidos, y a partir de allí incorporarlos al uso de las
TIC
. Se trata de los programas e-México y Plazas comunitarias digi-
tales
INEA
CONEVIT
y de la propuesta de crear un Fondo de Servicio
Universal que amplíe el acceso a la telefonía. Cabe aclarar, no obs-
tante, que tanto universidades como el sector privado e instituciones
de la sociedad civil, están llevando a cabo iniciativas diversas con
miras a incorporar las
TIC
’s a acciones concretas, muchas de las cua-
les se vinculan a la educación y a la capacitación para el trabajo, así
como al desarrollo de programas económicos específicos.
El programa e-México es un proyecto conjunto entre gobierno y
sector privado que busca proveer de telefonía a casi 12
,
000 pobla-
ciones que tienen entre 50 y 100 habitantes, así como acercar los
adelantos tecnológicos a 4
,
500 localidades con más de 100 habitan-
tes. Esta iniciativa pretende alcanzar la meta de 25 líneas telefónicas
por cada 100 habitantes, así como lograr que en cinco años 52% de
las viviendas tengan acceso a la convergencia tecnológica.
5
Se in-
4
.
Estas acciones corresponden al gobierno del presidente Vicente Fox, quien iniciara su
mandato en 2000. A partir de su Plan Nacional de Desarrollo, dado a conocer en 2001, se puede
identificar el lugar prioritario que su gobierno da a la construcción de la
SIC
, lo cual es co-
herente con su tiempo, ya que en 2000 la presión internacional para que los países en desa-
rrollo hagan suya la promesa de librar la brecha digital, era fuerte.
5
.
La propia Comisión Federal de Telecomunicaciones,
COFETEL
, reconoce que la baja pe-
netración telefónica es una asignatura pendiente para el país. En los últimos diez años se ha
tratado de superar este rezago sin éxito y vale la pena recordar que durante ese periodo Telé-
fonos de México,
TELMEX
, la empresa de Carlos Slim, es la que dominó la oferta de servicios
telefónicos. En esos años la telefonía estuvo ordenada por un marco jurídico carente de
regulaciones adecuadas y de incentivos, situación que contribuyó poco a aumentar la densi-
dad telefónica y la competencia entre las empresas del sector. Sobre este tema existen contro-
versias recientes (2002) ante las instancias correspondientes a las Telecomunicaciones en el
Tratado de Libre Comercio de América del Norte,
TLC
,
NAFTA
o
ALENA
.
29
tenta además, impulsar un nuevo modelo de negocios apoyado en
las telecomunicaciones.
El programa recibió una donación por parte de Microsoft por un
monto de 60
,
000
,
000 de dólares a invertirse en un año a partir de
abril de 2002. Esta empresa dará además capacitación y asesoría
a e-México. Existe el temor de que esta donación condicione al uso
del
software
de Microsoft, que resultaría muy oneroso para el progra-
ma hasta el punto de hacerlo inviable.
Dentro del proyecto
e-México
existe una sección
e-gobierno
, que
ofrece al público servicios y trámites con el propósito de hacerlos
más ágiles y transparentes, así como menos costosos.
6
E-México in-
corpora, además, un sistema de información entre el gobierno fede-
ral y los municipios, así como con los ciudadanos al que se ha de-
nominado
e-municipal
.
Como parte de las acciones gubernamentales emprendidas para
incorporar efectivamente el uso de la red en las prácticas sociales de
los ciudadanos, en agosto de 2002 comenzó el pago de impuestos
vía Internet con los bancos como intermediados, acción que en la
práctica puso de manifiesto la carencia de una base tecnológica ade-
cuada a esas necesidades.
Producto de un amplio esfuerzo de coordinación interinstitucional,
el proyecto Plazas comunitarias digitales
INEA
-
CONEVIT
(Instituto Na-
cional para la Educación de los Adultos y Consejo Nacional para la
Vida y el Trabajo) tiene como meta preparar para el trabajo a los
adultos, facilitando la terminación de sus estudios de nivel básico y
medio. Estas plazas comunitarias digitales tienen, asimismo, el pro-
pósito de incorporar a la población adulta al uso de las
TIC
, constitu-
yéndose a la vez, como espacio físico, en un lugar de encuentro e
interacción social.
El Fondo de Servicio Universal es la propuesta a la que hago refe-
rencia. Su meta es integrar un fondo a través de subsidios a las obli-
gaciones de cobertura social, a fin de extender la infraestructura te-
lefónica hacia zonas pobres y apartadas del país.
7
Las empresas de
6
.
Chile ha desarrollado una iniciativa similar denominada Alianza público-privada, por me-
dio de la cual el sector privado y el gobierno trabajan conjuntamente para el acceso en banda
ancha de servicios de telecomunicaciones.
7
.
Se ha oído hablar poco de esta iniciativa en fechas recientes, lo que podría hacer pensar
que la oposición al proyecto está ganando fuerza.
30
telefonía, entre ellas
TELMEX
, se oponen a este fondo porque ven difi-
cultades para un manejo transparente y acertado. Directivos de Telé-
fonos de México han manifestado que nadie mejor que su empresa
para saber dónde invertir e instalar líneas telefónicas en lugares que
las necesitan. Sostiene que son ellos quienes tienen mayor sensibi-
lidad de mercado que un tercero, ya sea gobierno o particulares (Te-
le Comunicación, 26 de junio 2001). Estas declaraciones no hacen
más que repetir el ya añejo enfrentamiento entre las necesidades so-
ciales defendidas por el sector gubernamental y las razones econó-
micas que mueven a las empresas. Por lo pronto, es la Comisión Fe-
deral de Telecomunicaciones,
COFETEL
, quien tiene en sus manos
precisar las condiciones en las que se integraría y aplicaría este Fon-
do de Servicio Universal.
Aunque iniciativas como las mencionadas muestran el optimismo
que existe frente a la posibilidad de ir construyendo una
SIC
, consi-
dero que el problema de la infraestructura tecnológica, el de la capa-
citación de los usuarios y el de igualdad de oportunidades para inter-
venir y decidir, aún no son atendidos como conjunto. La ausencia
de políticas públicas explícitas para enfrentar el abismo digital como
problema de base tecnológica, de conocimiento y participación, está
aun atravesada por la desesperanza que representan los intereses
económicos y políticos presentes en cualquier propuesta que se for-
mule.
Es importante reconocer, no obstante, que se vislumbra interés
por la incorporación, uso y apropiación de la convergencia tecno-
lógica a las prácticas sociales cotidianas. O dicho en otros términos,
en estas acciones se nota también una preocupación por la brecha
de conocimientos que, desde luego, es un camino que puede condu-
cir a igualdad de oportunidades en la toma de decisiones.
A manera de conclusión
Si nos atenemos a su significado preciso, abismo es una profundidad
grande y peligrosa, una suerte de precipicio, en tanto que brecha es
una abertura en la pared.
En ambos casos estamos ante un rompi-
miento de algo que debía ser terso, llano, sin tropiezos. Así, aunque
la idea de abismo o brecha digital estaría aceptando, de entrada,
31
que la tersura de la globalización se rompe cuando se trata de medir
el acceso de países pobres y ricos a los instrumentos de la conver-
gencia tecnológica, el discurso de los organismos financieros inter-
nacionales se encamina hacia otro rumbo.
En efecto, el discurso sobre la brecha o abismo digital no pone
el acento en el precipicio sino en la necesidad de dar el salto. Se lo
presenta como un obstáculo a salvar, una meta a superar, incluso se
puede llegar a plantear como un desafío. Pero los países en desa-
rrollo no son, y menos en estos momentos, corceles briosos capaces
de dar el gran salto que les permita sortear con éxito esta hendidura,
este rompimiento originado en un acceso desigual a las innovacio-
nes tecnológicas, su conocimiento y la participación social.
Es en la desesperanza provocada por las condiciones reales de los
países pobres frente a la construcción de una
SIC
, cuando el discurso
del abismo se lee con el optimismo que suelen provocar los deseos,
los desafíos y, sin duda, los medios de comunicación tienen un papel
destacado en esta lectura.
Como constructores de una realidad simbólica, los medios de co-
municación antiguos y modernos, tienen la particularidad de colocar
sus contenidos en un presente continuo, donde no existe pasado y
en los que el esfuerzo de hoy se proyecta hacia un futuro que en po-
ca horas pasa a ser, otra vez, parte de un pasado inexistente. Es en
este presente continuo donde se articulan con el modelo neoliberal,
cuyas metas están puestas también en un futuro o más bien en una
promesa de futuro. De allí que el acento del discurso sobre el abismo
digital se coloque en la posibilidad de superarlo en su dimensión
tecnológica, como si se tratara sólo de una cuestión de voluntad y
no de condiciones económicas estructurales. Es el futuro a alcanzar
que permanentemente se diluye en el pasado, pero que en su cami-
no va dejando compromisos de orden legal, objetos técnicos de rá-
pida obsolescencia, transacciones comerciales, cambios en las prác-
ticas sociales y, desde luego, grandes inversiones extranjeras en las
industrias de la convergencia.
Pero la
SIC
, aún cuando todavía se encuentra en construcción, es
una realidad que no podemos ignorar. De no ser capaces de incor-
porar efectivamente sus ventajas a los programas nacionales de de-
sarrollo, estaríamos aislándonos de una auténtica revolución social
y de un cambio de paradigmas.
32
El hecho de que se trate de un proceso ineludible pero en cons-
trucción, nos da la posibilidad como ciudadanos y desde la acade-
mia, de realizar intervenciones que permitan pasar de una simple
propuesta discursiva optimista de los organismos financieros inter-
nacionales, a una lectura de la realidad que lleve a delinear políticas
públicas realistas, acordes con las necesidades del país. Y esto impli-
ca, entre otras cosas, mantener una actitud crítica y vigilante en torno
a las acciones que se propongan para la construcción de la
SIC
.
La iniciación temprana de los estudiantes en el manejo de los siste-
mas informáticos, el
software
en idioma español, el acceso público
a Internet en condiciones económicas ventajosas para usuarios masi-
vos, la actualización permanente en materia de apropiación de la
tecnología, pero sobre todo, el rescate de esta dimensión colectiva
y social del conocimiento a través de programas específicos, son ca-
minos adecuados para evitar las exclusiones que la construcción de
la
SIC
ya está engendrando entre naciones e individuos.
Se trata, en suma, de una tarea de carácter multisectorial que debe
tener como objetivo común hacer que del uso de las herramientas
de la convergencia tecnológica se conviertan en conocimiento y en
instrumentos de participación social.
Recibido el 29 de agosto de 2002
Aceptado el 13 de septiembre de 2002
Bibliografía
Becerra, Martín (1998), “Las industrias culturales ante la revolución
informacional”, entrevista a Bernard Miége,
Revista Voces y
Culturas
, núm. 14, II Semestre 1998, Universidad Autónoma de
Barcelona, España.
Castells, Manuel (2000),
La era de la información. La sociedad red
,
vol.
I
, Siglo
XXI
, México.
Crovi, Delia (1995),
La televisión y neoliberalismo. Su articulación
en el caso mexicano
, tesis de doctorado en Estudios Latinoame-
ricanos,
FCPS
,
UNAM
, México.
(2001), y Cristina Girardo,
La convergencia tecnológica en
los escenarios laborales de la juventud
,
UNAM
, México.
33
Lacroix, Jean-Guy y Gaëtan Tremblay (1995),
Les autoroutes de
l’information. Un produit de la convergence
, Presses de l’Univer-
sité du Québec, Canadá.
Lévy, Pierre (2000),
L’inteligence collective. Pour une anthropologie
du cyberspace
, Éditions la Découverte, Francia.
Micheli Thirión, Jordi (2002), “Digitofactura: flexibilización, internet
y trabajadores del conocimiento”,
Revista Comercio Exterior
,
vol. 52, núm. 6, México, junio, pp. 522-536.
Miège, Bernard (2000),
Les industries du contenu face à l’ordre
informationnel
, Presses Universitarires de Grenoble, Francia.
Negroponte, Nicholas,
Ser digital
, México, Océano, 1995.
Nora, Simón y Alan Minc (1980),
Informatización de la sociedad
,
Fondo de Cultura Económica, México.
Puig, Antonio (2000), Director del
INEGI
,
Entrevista en Monitor de
Radio Red
, 8 de septiembre.
Nielsen/NetRatings
, informe 2002.
El Financiero
(1999), 22 de septiembre, p. 37.
Reforma
(2000), 6 de septiembre, 9 A y
Espejo de las Américas
, p. 1
y 2.
(2001), 26 de junio,
Suplemento Tele Comunicación
.
(2001), 27 de junio, Negocios, p. 1.
(2001), 22 de agosto, 2A.
logo_pie_uaemex.mx