Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
35
Resumen
Este artículo analiza las implicaciones de los conceptos nación y nacionalidad en la llamada
sociedad de la información, a la luz de algunas de las principales interrogantes que nos presen-
tan las nuevas tecnologías: ¿Qué nuevas formas de relación aparecen en la red?, ¿qué nuevas
formas de identidad se generan a partir de estas capacidades electrónicas?, y ¿cómo se articula
todo esto con las nociones de lo global, lo regional, lo nacional y lo comunitario?
Abstract
This paper reviews the implications of the concept of nation and nationality in the Society of
Information as well as some fundamental questions which arise from our relationship with new
technologies: Which are the new forms of human relations appearing in the net? Which
new identities do these new electronic devices generate? How is everything articulated within
the global, the regional, the national and the communitarian?
Palabras clave:
sociedad de la información, identidad nacional, nuevas tecnologías, Multi User
Domains (
MUD
), Proyecto “Nación digital”.
L
a tecnología ha sido vista, hace ya tiempo como un recurso que
nos facilita la vida. Desde que el hombre es hombre, se ha aso-
ciado con la tecnología y ha buscado desarrollar cada vez más ese
recurso, con el propósito de transformar su existencia.
En un principio las tecnologías simplemente aumentaban nuestra
capacidad física para desarrollar cierto tipo de trabajos. La tecnología
era entendida, en palabras de McLuhan como extensiones del hom-
bre; la velocidad y la capacidad de transformar el medio ambiente,
sobre todo a distancia, fueron siempre los factores más importantes
para su valoración, pero en términos generales la premisa fue siempre
La identidad nacional en la
sociedad de la información
M
ARÍA
DE
LA
L
UZ
C
ASAS
P
ÉREZ
*
*
.
Departamento Académico de Comunicación de la División de Administración y Ciencias
Sociales del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey,
ITESM
, Campus Cuer-
navaca, Paseo de la Reforma 182-A, Col. Lomas de Cuernavaca, c.p. 62589, Temixco, Mor. Tel.:
777-329-71-00.
36
qué era lo que el hombre podía hacer con la tecnología y no lo que
la tecnología podía hacer con el hombre.
Así como la rueda acortó las distancias e hizo posible la amplia-
ción del mundo conocido, la máquina de vapor facilitó la produc-
ción en serie y el transporte de mercancías a largas distancias, el telé-
grafo llevó la información a otras comarcas a la velocidad de la luz,
y la televisión alargó la capacidad de nuestros ojos y amplió nuestra
experiencia, de la misma forma, las nuevas tecnologías de la infor-
mación, apoyada por todas las tecnologías anteriores y con la ayuda
de la computadora y la comunicación vía satélite, catapultaron a la
raza humana hacia la sociedad de la información. La base material
de la información se modificó a un ritmo acelerado; pronto lo que
comenzó a circular en una gran proporción, suplantando la circu-
lación material de bienes y servicios, fue la información.
Hoy día al menos uno de cada siete de los puestos de trabajo que
se crean en el mundo, tiene que ver con la producción o administra-
ción de la información. Las grandes empresas, responsables de bue-
na parte del manejo del producto interno bruto mundial, tienen su
fuente primaria de operación en las tecnologías de la información.
La información, por sus características de reproducibilidad se ha
convertido en la nueva energía que mueve al mundo. Las nuevas tec-
nologías de información se han convertido en los nuevos vínculos
que entrelazan a los pueblos, a las empresas que comercializan pro-
ductos a nivel mundial, y a los consumidores que se hermanan en
el consumo de los mismos productos informáticos a lo largo y ancho
de todos los confines del planeta.
El recurso exponencial, producto de las diversas tecnologías en
operación, ha hecho evidente que la mano del hombre a través de
la tecnología está transformando los propios ambientes en los que
el hombre se desarrolla y, con ello, está incidiendo directamente en
la capacidad del ser humano para interactuar con otros y para conce-
birse a sí mismo.
Los seres humanos cambiamos los ambientes que nos rodean
apoyados por las tecnologías que surten la información que nos alimenta.
La información se ha vuelto el nuevo recurso democrático al que to-
dos tienen acceso; o deberían tenerlo, porque la realidad es que la
37
accesibilidad de la información en la llamada sociedad de la infor-
mación es una falacia. Sin embargo, en la nueva ideología globaliza-
dora, la sociedad informatizada ocupa un lugar fundamental. De la
misma manera que las sociedades de fin de siglo y de fin de milenio
han abrazado la libre circulación del capital, así el nuevo paradigma
para la reconstrucción social a través de la generación del conoci-
miento, se sustenta sobre la base de la circulación libre de la informa-
ción.
Así como en su momento las sociedades fueron transformadas
por la aparición de los medios masivos de comunicación, el mundo se revolucio-
nó nuevamente cuando aparecieron las redes electrónicas, pero en esta ocasión
de una manera mucho más dramática.
El acceso libre a la información ha permitido no solamente la libre
circulación del capital, sino también la libre circulación de las ideas,
la transformación de los modos de concebir el mundo, y las nuevas
alianzas a través de las cuales se pueden generar cambios en la ubi-
cación de los centros de poder tradicionales.
Así, no solamente las grandes empresas y las personas individua-
les han logrado vincularse a través de las redes, sino que también han
aparecido los grupos de interés a todos los niveles, desde las nuevas
religiones, hasta el narcotráfico y la mafia organizada. Esta nueva
capacidad de organización ha traído como resultante una transfor-
mación radical de los ambientes tecnológicos y económicos sobre
los que se sustentaba el desarrollo de las sociedades. La nueva recom-
posición social ya no responde a los referentes tradicionales, en don-
de la tierra y el recurso material eran la base para la asignación del
poder, ahora los poderes están en los saberes y las ideologías ya no
centran la riqueza sobre la base del recurso material, sino sobre la
base del acceso a los nuevos espacios de la interacción.
La nueva sociedad mediática, producto de las últimas tecnologías
de la información, trajo consigo otros referentes: una economía de flujos
inmateriales en la que el espacio de la producción y la comercialización se
amplía al ámbito del mercado mundializado,
en un planeta que se ve conducido a reconocer los desgastes
de la ideología del progreso.
38
Cultura, comunicación y sociedad están estructurados dinámicamente
para responder a los retos que les ofrece una realidad mediática ba-
sada en redes tecnológicas, permanentemente cambiante y sobre
todo amorfa. Uno nunca sabe lo que va a encontrar en la red cada
vez que accese a ella; en este sentido desaparecen las certezas. La rea-
lidad ya no es empíricamente verificable más que en la medida de
lo que las redes nos permiten saber que existe, pero también sobre
la base de que el estatus constante es el cambio permanente.
Los antiguos preceptos que proporcionaban una noción de esta-
bilidad se tambalean frente a las posibilidades que brinda la socie-
dad de la información. Los sistemas políticos, la figura del Estado-
nación, las clases sociales, los grupos establecidos y otros conceptos
relacionados que anteriormente daban sustento y forma a una socie-
dad de clases, con núcleos de autoridad plenamente establecidos,
han dado paso a una sociedad en la que se generan nuevas clases
que cambian constantemente, en donde no existe un núcleo ni un
centro autónomo de poder, sino en el cual todo, absolutamente to-
do, se encuentra íntimamente relacionado.
Los antiguos constructos que le daban identidad a los pueblos y
a las personas han desaparecido para dar paso a nuevas categorías
de adscripción a las redes. Ahora, más que saber cómo te llamas, o
que nacionalidad tienes, importa más a través de qué servicio se está
conectado a Internet, qué servidor usas, que buscador empleas y en
qué chat interactúas.
Términos como lo nacional o lo internacional,
que en un tiempo dieron paso a la noción de trasnacional,
han sido dejados de lado para abrir el camino a las nuevas
realidades de lo global.
Las sociedades, en opinión de Manuel Castells, se estructuran cada
vez más en torno a una oposición bipolar entre la red y el yo.
1
Una
de las características de la sociedad de la información es que los su-
jetos ya no se definirán a sí mismos como sujetos, sino en relación
con las tecnologías empleadas. En la nueva clasificación tecnológi-
1
.
Manuel Castells,
La era de la información. Economía, sociedad y cultura. La sociedad red
,
vol.
I
, Siglo
XXI
, 2000, p. 29.
39
co-social, el individuo ya no es en función del lugar donde vive sino
en qué servidor está, dónde tiene su página, qué sistema utiliza, qué
grupos de discusión visita y con quién se relaciona en el ciberespacio;
de manera que se definirá a sí mismo en función de los otros y la ma-
nera en que se encuentra en las redes. Así, uno de los aspectos de
la investigación en nuevas tecnologías que resulta más interesante
y al cual nos referiremos aquí, es el relativo a las identidades.
Mientras que anteriormente las identidades eran definidas en fun-
ción del lugar de nacimiento, de los padres, de la cultura, de la reli-
gión, o de la raza, en las nuevas redes tecnológicas no existen dichos
condicionamientos. Difícilmente conocemos a través de la red la
verdadera identidad de las personas. Los sujetos pueden elegir qué
identidad desean tener y con quién desean relacionarse. El lugar físi-
co en el que se encuentren unos y otros no es un impedimento; la
apariencia física tampoco.
Por primera vez en la historia, gracias a las nuevas tecnologías de
la información, el individuo es totalmente libre de participar en cual-
quier grupo, asociarse con cualesquiera otros sujetos y difundir in-
formación de manera irrestricta a través de las redes de comunica-
ción.
Hoy en día la comunicación puede ser vista como un conjunto de planos
atravesados por procesos sociales diferenciados.
..
por lo tanto, de formas diversas que se encuentran determinando
el cuadro social de espacialidades en su conjunto.
La posibilidad de comunicarse con el otro ya no se reduce a la nece-
sidad imperiosa de que el otro se encuentre físicamente presente y
próximo; tampoco se constriñe a la comunicación unilateral a dis-
tancia que era característica de los primeros medios de comunicación
masiva. Por primera vez, la comunicación es dinámica, bidireccio-
nal o multidireccional, asincrónica, demasificadora e individualista.
Los espacios de la comunicación se han multiplicado. El concepto
de espacio original en el cual se llevaba a cabo la comunicación se
ha transformado. Ese espacio puede ahora albergar mundos distin-
tos, no necesariamente reales en los cuales las personas interactúan
en espacios de comunicación diversificados. Los sujetos pueden al-
ternativamente entrar y salir de dichos espacios de comunicación
asumiendo así distintos papeles e identidades.
40
Ello implica todo tipo de articulaciones de relación
que son posibles hoy en día,
precisamente gracias a las nuevas organizaciones mediáticas
basadas en las redes electrónicas.
La computadora despliega un vasto mundo de espacios virtuales en
los cuales se puede interactuar con otros. La tecnología correspon-
diente a la era de la información nos permite llenar esos espacios de
relación con bits, que se ordenan en la pantalla para dibujar todo tipo
de ambientes, todo tipo de lugares. Los programas de computadora
a los que tenemos acceso, gracias al teclado, nos permiten articular
esa información de modos distintos para dibujar realidades diversas,
jugar con ella, diseñar mundos que pueden no corresponder a la rea-
lidad; construir realidades de las cuales entramos y salimos a volun-
tad, concentrando en ellas todo tipo de características y capacidades.
En cada uno de esos mundos yo me puedo comportar de manera
distinta, puedo dibujar mi propio rostro. En ese sentido, estos nuevos
espacios de relación están afectando la construcción misma de
nuestra identidad. La identidad es esencial para la acción social. No
somos capaces de relacionarnos con otros, sino en la medida que
conocemos nuestra identidad o en la medida que tenemos fuentes
de definición de lo que somos y a quién pertenecemos.
Si bien todas las identidades sociales son construidas, como dice
Castells, lo importante es cómo los individuos, los grupos sociales
y las sociedades procesan y reordenan según las determinacio-
nes sociales y los proyectos culturales implantados en su estructura
social y en su marco espacial/temporal.
2
En ese sentido, nuestra realidad se está transformando.
Los seres humanos cambiamos los ambientes que nos rodean
apoyados por las tecnologías que surten la información que
nos alimenta, incluyendo nuestra identidad misma.
No hay formas de relación que no tengan que ver con las identida-
des. Los espacios para la interacción física son los lugares en los que
se desarrolla el reconocimiento de quiénes somos y cómo nos rela-
cionamos con los demás. A partir de esta relación se forman las iden-
2
.
Manuel Castells,
op. cit.
, vol
II
, p. 29.
41
tidades sociales, las identidades culturales, las identidades naciona-
les. Sin embargo, hoy en día los espacios para la relación física están
cambiando; la contaminación, la sobrepoblación, la falta de aten-
ción a la ecología y el deterioro de las ciudades, el crecimiento de
la violencia, la intolerancia y otras formas de deterioro social son las
causantes de que los individuos volteen su mirada hacia nuevos es-
pacios de relación virtuales. En las redes electrónicas se gestan las
nuevas identidades.
Las redes son los espacios en donde es factible crear nuevas nor-
mas, establecer nuevos papeles, determinar nuevas áreas de poder.
En la red, encontramos individuos que cambian sus formas
de relación y buscan establecer nuevos parámetros de identidad
en las redes, nuevos territorios en donde el concepto
de autoridad se redimensiona y aparecen nuevas clases sociales.
Las redes electrónicas alojan a las nuevas comunidades virtuales. Es-
tas comunidades responden a parámetros distintos de identificación
social, política y cultural. En primer término, se ubican en polos de
concentración de poder distintos y, por lo tanto, disfrazan las cocen-
traciones anteriores.
Dado que los individuos entran y salen de estas comunidades vir-
tuales, nunca es posible conocer exactamente cuántos ni quiénes
son miembros de estas comunidades. Esta situación hace totalmente
inútil e innecesarias a las instituciones sociales y políticas actuales,
ya que en la red los individuos no responden a los mismos referentes
simbólicos. La lógica de las redes de poder en la sociedad global,
y particularmente en las sociedades tecnológicas que se articulan a
través de las redes electrónicas, es totalmente diferente de las lógicas
de asociación en las sociedades y culturas específicas.
Los retos que nos trae el siglo
XXI
están representados por estos nuevos espacios mediáticos
que se articulan y se despliegan
para poder entender a las identidades
desde la nueva cultura tecnológica.
Las comunidades en línea también reciben el nombre de
MUD
’s o
Multi User Domains, ya que personas de todas partes del mundo y
42
de todas las latitudes participan cada uno desde sus accesos tecno-
lógicos individuales, y se unen a comunidades que solamente exis-
ten a través de la computadora. Participan del mismo espacio, con-
viven, pero sus comunidades sociales son virtuales.
En las
MUD
’s la identidad se construye social y lingüísticamente.
En estos espacios virtuales la gente puede establecer todo tipo de
relaciones: románticas, sexuales, laborales, académicas, empresa-
riales. Estas relaciones pueden o no responder a lo que los partici-
pantes de las
MUD
’s son realmente. Es decir, pueden literalmente
cambiar sus identidades, o alterar los papeles que juegan a voluntad.
La participación en mundos virtuales en donde las identidades
han sido cambiadas, y en mundos reales en los que las identidades se
mantienen, puede alternarse. Una misma persona, trabajando en su
oficina con su identidad real, puede en una ventana estar llevando
a cabo una transacción laboral, mientras que en la otra puede estar
asumiendo una identidad distinta en una relación de coqueteo.
Las ventanas abiertas de la computadora le permiten al usuario
literalmente visualizar mundos distintos, y ubicarse en diferentes con-
textos al mismo tiempo. Esta multipresencia es otra de las caracte-
rísticas de la sociedad de la información. La ventana, como una me-
táfora literal de ver sin ser visto, le permite a los nuevos actores de
la sociedad de la información “concebirse a sí mismos como seres
desagregados, en un sistema sincrónico, distribuido y múltiple”.
3
A diferencia del juego de papeles, en los que una persona puede
ser madre, esposa, hija o amante en diferentes momentos y depen-
diendo de la circunstancia, en el caso de las comunidades virtuales,
la metáfora del “ser múltiple y distribuido” se amplía, puesto que el
sujeto se ve obligado a asumir diferentes personalidades al mismo
tiempo. Esto lleva el concepto de la identidad más allá de los límites
socialmente conocidos y obliga a un
switcheo
entre los espacios de
la comunicación utilizados y la información intercambiada. El sistema
mismo atenta contra las capacidades físicas del sujeto, en la medi-
da en que éste tiene que responder instantáneamente a las de-
mandas de varias interacciones continuas.
3
.
Sherry Turkle, “Rethinking Identity Through Virtual Community”, en Lynn Hershman Lee-
son (ed.),
Clicking in. Hot Links to a Digital Culture
, Bay Press, Seattle, 1996, p. 118.
43
Hoy día la tecnología ha hecho factible que el ser humano
rebase dos de sus límites físicos fundamentales: el tiempo y el espacio
y aunque no queramos verlo de esa manera,
es un hecho que la sociedad ha experimentado
un cambio sustancial en sus formas de relación.
La computadora amplía nuestras capacidades físicas. Somos capaces
de ver lo que no tenemos próximo, somos capaces de estar donde
nadie ha estado, somos capaces de conocer a quien no tiene rostro,
somos capaces de ser quienes no somos. Sin embargo, independien-
temente de las posibilidades físicas o psicológicas que amplía la
computadora relativas a nuestra esfera personal, también existen los
accesos a otros mundos que normalmente no estarían ahí para no-
sotros.
Los sujetos podemos convivir en espacios físicos nuevos, por lo
que somos capaces de crear espacios de relación distintos a los que
ya conocemos. Podemos crear nuevos territorios, generar nuevas
razas, concluir ideologías y crear nuevas, establecer normas de com-
portamiento, establecer categorías y clases, crear nuevos sistemas
éticos y morales y legitimarlos, responder a nuevas escalas de valo-
res, alterar la lengua y generar nuevos códigos de comunicación. En
otras palabras, podemos crear mundos virtuales alternos en los cua-
les los sistemas sociales y políticos establecidos no tengan nada que
ver y sean absolutamente inoperantes.
Podemos alterar el arte y generar nuevo arte, cambiar lo que no
nos gusta del mundo actual y crear un mundo ideal en el que interac-
tuemos a voluntad, y cuando se nos antoje. Y como ese mundo ideal
es absolutamente virtual podemos crearlo o destruirlo bajo la premi-
sa de que el mundo real no estaría siendo alterado.
¿Quiénes están del otro lado de la pantalla y en algún punto en
el espacio virtual? No lo sabemos. Hoy en día, de alguna manera la
computadora representa la puerta de entrada a un mundo mágico
y maravilloso en el que se concentra todo el conocimiento, en el
cual, además, es factible localizar nuevos seres que puedan o no res-
ponder a nuestras expectativas. De cualquier manera, se trata de un
mundo más aséptico y más gozoso que el mundo real en donde la
violencia, el crimen, el hambre y la miseria abundan. Ya no será ne-
cesario tratar de responder a las demandas sociales de un mundo
44
injusto e inequitativo. En los mundos virtuales la realidad no es la
que es, es la que yo encuentro cuando hago una búsqueda de mis
necesidades bajo mis parámetros de lo que debe ser el mundo. El nue-
vo parámetro para la intolerancia será el
switch
de prendido o apaga-
do de nuestra computadora; los nuevos consensos se establecerán
sobre la base de un protocolo técnico de comunicación y sobre la
posibilidad exitosa de un
login.
Como el mundo digital puede prácticamente duplicar todo aque-
llo que existe en el mundo real y cambiarlo, no existen límites posi-
bles a los cambios que serán factibles realizar.
Esos cambios también traerán consigo
nuevas formas de vernos a nosotros mismos,
nuevas identidades personales, nuevas identidades culturales,
nuevas identidades políticas y nacionales.
En suma, podremos cambiar el mundo que nos rodea y generar otro,
en el que se reflejen todos los cambios que respondan a una socie-
dad sin clases o con clases basadas en otro tipo de referentes.
Una de las tesis esgrimidas con frecuencia como forma de desa-
creditar las implicaciones previstas por la intromisión de la tecno-
logía en la sociedad contemporánea y el tránsito de la sociedad tra-
dicional a la sociedad de la información, es la que establece que de
cualquier manera en nuestros países subdesarrollados el uso de la
computadora no es generalizado y sólo una elite es la que dispone
de este recurso tecnológico. Razón de más para pensar que estamos
presenciando la creación de mundos paralelos: el de los que tienen
y el de los que no tienen los recursos tecnológicos.
No es casual que el Massachussets Institute of Technology (
MIT
),
la institución de desarrollo tecnológico más importante de Norteamé-
rica, en su famosísimo Media Lab en el cual se desarrollan muchos
de los inventos tecnológicos que estaremos usando en los próxi-
mos años, esté trabajando en un proyecto impresionante cuyo título
es
The Digital Nation.
Esto habla de la creación de mundos parale-
los en los cuales ya es factible la gestación de comunidades virtua-
les con posibilidades reales de incidir en la forma en que convivire-
mos los seres humanos en el futuro.
45
Mientras tanto, el mundo real sigue su marcha. La industria, la eco-
nomía, el entretenimiento, la educación y prácticamente cualquier
aspecto de la vida diaria dependen cada vez más de las computadoras
y de los sistemas de información. No podemos escapar a la tecnolo-
gía. En todo lo que hacemos somos presa de ella.
Los brazos de la tecnología se han ampliado
para proyectar a comunidades extendidas
que representan, auténticamente
a una nueva versión de la comunidad imaginada
en los espacios de la virtualidad
Es un hecho que todos los empleos requieren cada vez más el uso
de la computadora. La nueva fuerza laboral dependerá cada vez
más de sus habilidades para el uso de tecnología relacionada con el
manejo de la información y los sistemas remotos.
La era de la información es digna resultante de la ideología de la
modernidad. La ciencia y la técnica auténticamente puesta al servicio
del hombre. ¿O será a su des-servicio? El hombre de finales del siglo
XX
y principios del siglo
XXI
puede o cree poder acceder a través de
la red a cualquier información que haya sido producida en cualquier
parte del planeta, y ello de alguna manera lo hace omnipotente. Pue-
de además, trasladarse con su voz, con su imagen y con su presencia
a cualquier mundo dentro de la virtualidad, lo cual lo hace omnipre-
sente. Puede, a través de la computadora, estar conectado y en con-
tacto con cualquier otro ser físico o virtual, y ello lo transforma en
un ser omnicomunicativo; de manera que, por primera vez una tec-
nología en la sociedad de la información (en este caso la computa-
dora abarca todas las posibilidades), hace posible todas las capaci-
dades físicas y tecnológicas que el hombre necesita para transformarse
en todopoderoso.
La identidad se ha hecho flexible, en el mundo del ciberespacio
el yo y todos sus canales de comunicación con los otros están total-
mente abiertos. La tensión entre la construcción y la deconstrucción
de identidades que tanto angustia en el mundo real, es posible en la
sociedad de redes y en el ciberespacio. En la era de información,
la computadora ha hecho posible por primera vez la utopía de la glo-
balidad.
46
La globalización como destino ineludible de la modernidad
se oculta y se desdobla,
ya en palabras, ya en contradicciones mediáticas,
para atender a una realidad que es tangible para algunos
pero desconocida para otros.
Y es que la globalidad, como hija directa de la modernidad y del de-
sencanto posmoderno, también es utopía. Su talón de Aquiles radica
precisamente en el mismo lugar que todas sus capacidades anterio-
res, y es que, pese a que la computadora extiende nuestras poten-
cialidades físicas y psicológicas al infinito, también las destruye.
La red puede ser vista también como el contexto para la decons-
trucción de la utopía, de la paradoja de la unicidad en la que todos
estamos unidos en la globalidad. Si en la virtualidad no somos lo que
en realidad somos, sino lo que queremos ser, y salimos y entramos
alternadamente de los espacios buscando establecer interacciones
no necesariamente basadas en lo que somos, ¿qué clase de comuni-
cación puede estar propiciando este recurso tecnológico?
¿Será la computadora una forma de extender realmente nuestras
potencialidades como seres humanos o una manera de alterarlas?
¿Cómo cuestionarnos con precisión hacia dónde vamos y cuáles son
las consecuencias sociales de esta nueva tecnología?
Es un hecho que la computadora está siendo utilizada en las es-
cuelas como recurso para la educación, y que cada vez más niños
y jóvenes buscan acceder a ella como forma de entretenimiento. Tan
cierto que por ello es importante reflexionar acerca de la dirección
que lleva la carrera tecnológica y de las consecuencias que puede
traer esto para nuestra convivencia cotidiana.También es importante
cuestionarnos qué tipo de información está circulando por las redes,
ya que la premisa del acceso irrestricto a la información puede, esen-
cialmente, llevarnos hacia una suposición falsa, esto es, que toda la
información que circula en las redes es verdadera.
En esta era de la información y de la globalidad, bajo la premisa
del mercado libre, la información es un bien que se comercializa. To-
do lo que circula en la red tiene un precio. Todo lo que libremente
se trafica tiene un sentido, tiene un objetivo para alguien. Si la mone-
da de su intercambio no es el dinero, entonces su sentido es otro:
el sentido de la ideología y de la manipulación.
47
La información es la ideología del mundo libre, pero también es
el nuevo himno de la comunidad virtual imaginada. La información
no es aséptica, sino que lleva en su seno las nuevas formas de inter-
pretación de la realidad que circulan a través de las redes digitales.
En la información transitan las formas, los gestos, los modos, los re-
pertorios, las ofertas y las demandas de sujetos que no sabemos exac-
tamente en dónde viven, ni quiénes son a ciencia cierta, pero que
imprimen su huella en este mundo que se desdobla por encima del
mundo real y desde el cual se proyecta.
Sobre la premisa del libre mercado,
la información circula también libremente
llegando a las mentalidades de los ciudadanos del mundo.
En la red circulan todo tipo de bienes y de mercancías. La mayor par-
te de las veces lo que se comercia son ideas e imágenes. Ya no son
objetos reales. Es notable ver, por ejemplo, cómo han proliferado los
sites
para las subastas virtuales. Uno puede entrar a la subasta de un
objeto, simplemente sobre la premisa de ver una fotografía digitalizada
en pantalla, leer un precio y pugnar por una oferta. El objeto, que
nunca ha sido materializado más que en la red, puede cambiar varias
veces de dueño, y dinero electrónico puede circular en los espacios
de la virtualidad. Un nuevo tipo de
trueque
electrónico ha nacido de
manera irrestricta, sin que los gobiernos del mundo puedan hacer
mucho para impedirlo. Una nueva forma de comercio está haciendo
llegar a los hogares todo tipo de ideas y de productos y está cambian-
do la manera en la que vivimos.
Otro de los cambios sustanciales
que la tecnología y el acceso a la información han traído consigo,
ha sido la posibilidad de tener acceso irrestricto a la información.
Como todo es posible en el mundo de las redes electrónicas, existe
la falsa premisa de que la información es de libre acceso, sin embar-
go, es un hecho que las nuevas esclusas para los accesos económi-
cos son el tipo de equipo que manejamos y el
software
que tenemos.
Esas condiciones tecnológicas son los nuevos salvoconductos para
acceder al mundo virtual. Si no estamos actualizados, ello invariable-
48
mente nos rezaga a otro nivel, nos excluye del mundo de la toma
de decisiones y nos obliga a ser subordinados en lugar de líderes.
Nos regimos por un nuevo tiempo virtual conocido como
e-time
,
en donde cualquier otro tipo de discusión sobre si se adelanta o se
atrasa un reloj rigiéndose por el horario de verano, resulta totalmente
irrelevante. Dentro de los parámetros del
e-time
no importa qué hora
sea al otro lado del planeta, porque el mundo virtual se rige por sus
propias temporalidad y atemporalidad.
Ello nos obliga también a dominar otras habilidades de las cuales
el ser humano no disponía. Apenas nos habíamos acostumbrado a
la difícil tarea de relacionarnos en un mismo espacio y en un mismo
tiempo, cuando la tecnología ya nos está obligando a desarrollar
nuestras capacidades de comunicación en ambientes y temporalida-
des diferentes.
Los espacios de la comunicación están cambiando, y en esos espacios estamos
encontrando nuevas formas de ser y de reconocernos.
Nos están obligando también a reconocer que si bien tenemos un
mundo virtual, creado por nosotros, en el que todo es posible, tam-
bién existe un mundo real, el cual tenemos la obligación de seguir
transformando para hacerlo cada vez mejor y más vivible. Como to-
da tecnología, la computadora que nos permite acceder a la red de
redes debe ser utilizada con mesura y con responsabilidad.
La creación de mundos virtuales no debe suplir a la mejora del
mundo físico, porque después de todo, mientras no podamos evadir
nuestro cuerpo, seguiremos atados a él. Por mucho que el mundo
virtual nos proporcione toda la información que requerimos, e inclu-
so nos proporcione bienes y productos diversos cuyas moléculas
han sido sustituidas por bits en la red, todavía requerimos de alimen-
to y oxígeno para vivir.
La posibilidad de generar nuevas identidades en la red, no debe
ser un obstáculo para asumir con responsabilidad las que tenemos
en el mundo real. En el mundo de la sociedad de la información, el
proceso de formación de identidades, es decir, la posibilidad de inte-
ractuar con otro y a través de esa capacidad descubrir quién soy debe
seguir siendo una posibilidad.
49
Ello tiene que ver con nuestra capacidad de identificarnos
como miembros de una familia, de un grupo, de una nación,
o como parte de un género o de una determinada clase social.
También tiene que ver con nuestras facultades
para participar y definir el tipo de sociedad que queremos ser.
En estos momentos, la red de redes se está convirtiendo en un labo-
ratorio social virtual. En ella se están presentando todo tipo de infor-
maciones, dirimiendo todo tipo de conflictos, argumentando todo
tipo de ideas y proyectando todo tipo de personalidades. La invita-
ción sería a que consideráramos esto cuidadosamente. No quiere de-
cir que debamos proponer un movimiento de censura total global
para que dejasen de circular ciertas informaciones en la red; tampo-
co quiere decir que debamos inhibir a todas aquellas personas que
entran a la red buscando interactuar con otros de una manera distinta
a la que utilizarían si tuviesen que interactuar en el mundo real. Lo
que quiere decir es que debemos considerar muy cuidadosamen-
te lo que está sucediendo en el ciberespacio, ya que de alguna mane-
ra se trata de una proyección de lo que está sucediendo en el mun-
do real.
Las identidades que circulan en la red son, en cierta medida, una
proyección de lo que somos. Las nuevas formas de relación que se
establecen en la red, son de cierto modo, prácticas temporales que
bien pueden bajar al mundo real en cualquier momento y transfor-
marse en los modos de ser, de actuar y de pensar de los ciudadanos.
Hay algunas prácticas en la red que pueden ser muy sanas y favo-
rables y que bien podrían ayudar a cambiar ciertas formas de vida
en el mundo real, pero hay otras en las que quizás el ser humano no
esté proyectando lo mejor de sí mismo.
Durante siglos, el ser humano aprendió dolorosamente a convivir
en un territorio finito. Tuvimos que aprender a compartir los recur-
sos: el alimento, el territorio, el agua, etc. Las formas de llegar a
acuerdos y a consensos registraron, a través de la cultura, razones
por las que pelear o convivir.
Hoy en día, las condiciones de vida, las condiciones de relación,
las condiciones de comunicación que establecemos los seres huma-
nos están siendo puestas a prueba con las nuevas tecnologías de la
sociedad de la información. Nuestras formas de convivencia, tam-
bién están siendo puestas a prueba.
50
En la particularidad de cada una de nuestras naciones,
la historia de nuestros devenires y conflictos
para el establecimiento de una identidad,
ha sido producto precisamente de nuestras fluctuaciones
en el proceso de darnos a nosotros mismos
espacios de convivencia y de paz.
Las formas de comunicación que los seres humanos habíamos desa-
rrollado hasta este momento, van acompañadas de generación de
cultura y de producciones simbólicas.
En los mundos de la virtualidad hemos generado nuevas produc-
ciones simbólicas. La cultura de la virtualidad nos ha permitido gene-
rar nuevas etiquetas de vinculación y desvinculación. Las identida-
des que hemos generado como producto de la cultura del ciberespacio,
tienen que ser revisadas, porque a partir de ellas se regirán otros
mecanismos de comunicación que también tendremos que apren-
der y dominar.
En el umbral de otro milenio,
observamos la definición de nuevos límites de adscripción identitaria
e inéditas formas de resistencia
y disputa por las representaciones sociales.
Sin embargo, al igual que en la experiencia, las nuevas identidades
no erradican a las identidades anteriores. No dejamos de ser lo que
somos en el mundo real, por las identidades que manejamos en el
ciberespacio. Las identidades múltiples simplemente acumulan las
capacidades y las habilidades de las que disponemos, dependiendo
de los factores de relación que nos motivan a la acción.
De hecho, una característica de la nueva sociedad es que las viejas
y las nuevas identidades culturales coexisten. El Subcomandante
Marcos puede andar a caballo, pero también usa el celular. La causa
indígena puede defenderse en la selva lacandona, pero también en
el ciberespacio.
En estos nuevos espacios mediáticos,
en esta nueva sociedad de la información
confluyen la participación de nuevas
y viejas identidades culturales,
y quizás la conformación de nuevas identidades políticas.
51
Una de las cuestiones que resultan más importantes de la sociedad
que convive en el ciberespacio es, precisamente, que el centro, don-
de se concentra la información y el poder se pierde. En Internet no
es posible saber en dónde se encuentran los centros de poder; por
lo mismo, los Estados-nación no tienen jurisdicción en la red. Eso ha-
bla de una nueva clase de ciudadanos que responden a otras co-
munidades políticas que no son precisamente las que existen en la
realidad, en las cuales se gestan nuevas formas de relación y nuevas
culturas.
Estas culturas contienen todos los elementos simbólicos que tie-
nen las culturas regulares y, de la misma manera, quienes acceden
a ellas deben de ser aculturados para formar parte de la comunidad
correspondiente.
La cultura representa un elemento esencial
de la conformación de la nueva sociedad de la información.
La cultura es construida por los individuos aisladamente
y por la comunidad en su conjunto,
a través de la superposición de símbolos, signos,
códigos e interpretaciones que le son comunes
y que se van acumulando como parte del bagaje cultural
que se crea y recrea usando a los medios de comunicación
y a las nuevas tecnologías como vehículos no sólo de difusión,
sino también de agregación y superposición
de niveles de interpretación cultural.
En ese sentido, estamos frente a la gestación de una nueva cultura
tecnológica. Quienes ya están dentro de ella son los culturalizados
tempranos, los líderes de avanzada en la adquisición de las nuevas
formas de información y del conocimiento. Como en todo cambio
de época, en el tránsito de una era a otra, el resto de la sociedad va
a la zaga. De hecho, como en el tránsito de la Edad Media al Renaci-
miento, quienes quieren conservar los viejos modos, las viejas for-
mas de control y de acumulación de la información, se resisten a pen-
sar que una nueva mente colectiva está en gestación, que el mundo
pronto será considerado de otra manera, y que las formas de comu-
nicación y de convivencia tradicionales están a punto de ser parte
del pasado.
52
Hoy nos toca hacernos ciertas preguntas fundamentales y tratar
de responderlas:
z
¿Qué nos depara el futuro de la nueva sociedad de la informa-
ción y de la comunicación?
z
¿Qué repercusiones puede tener semejante posibilidad para la
construcción de códigos de comunicación comunes y para la re-
presentación de nuevas identidades en la red?
z
¿Qué nueva clase de cultura, alimentada de qué tipo de códigos
e interpretaciones del mundo estamos creando a través de esta
nueva cultura tecnológica?
z
¿Qué tipo de construcciones culturales produciremos y qué tipo
de intercambios culturales generaremos entre las distintas co-
munidades?
z
¿Seguirán siendo las categorías de lo comunitario, lo regional,
lo nacional, lo internacional o lo global, los constructos apropia-
dos para identificar los distintos niveles de generación y apro-
piación de los contenidos simbólicos que nos permitan distin-
guir los diferentes niveles de intercambio de la cultura?
z
¿Qué nuevas posibilidades de encuentros y desencuentros, ge-
neradores de comunidad y de identidades serán posibles a tra-
vés de estos nuevos medios?
z
¿Qué clase de nuevas identidades personales y colectivas se
están formando gracias a estas nuevas tecnologías de informa-
ción?
z
¿Cuáles son entonces las transformaciones en esta nueva socie-
dad mediática del Internet, en el ámbito de la generación de las
identidades culturales y de las identidades políticas?
z
¿Cómo se vislumbra la nueva sociedad mediática del Internet en
el siglo
XXI
?
Muchas de las respuestas a estas interrogantes no serán propor-
cionadas pronto. En realidad corresponden al trabajo del filósofo de
la ciencia y la tecnología, al investigador que ha observado con an-
terioridad sucederse ciertos cambios como consecuencia de la apari-
ción de otras tecnologías y otros medios de comunicación.
En la actualidad se marca la década de los años ochenta como el
momento en que la computación invadió los ámbitos de la vida pri-
53
vada y laboral. Hoy día hablamos de la existencia indudable de una
sociedad de la información. Sin embargo, tendrán que transcurrir
algunos años para que los sociólogos puedan dar cuenta de los cam-
bios acontecidos en la vida privada, en la familia, en las relaciones
de pareja, en el trabajo, en la vida política y en la cultura como con-
secuencia de la intervención de las computadoras, la telemática y
otras condiciones de la tecnología de la información existente.
Por lo pronto, nosotros nos animamos a aventurar algunas situa-
ciones posibles:
¿Qué podemos esperar?
1. Un movimiento acelerado hacia la desterritorialización. Los su-
jetos estarán cada vez menos vinculados a países o a territorios
y más vinculados entre sí como sujetos individuales. Esto hará
prácticamente inviable el modelo de Estado-nación que cono-
cemos y obligará a la gestación de otro tipo de constructos so-
ciales y políticos más vinculados, posiblemente, con la nueva
Nación digital.
2. Un desfase entre las identidades personales y las identidades
colectivas. Los individuos tendrán que acostumbrarse a viajar
entre las identidades personales y las colectivas en la red, te-
niendo que alternar permanentemente entre sus personalida-
des reales y sus virtuales, tanto en el mundo físico como en el
mundo electrónico. En el ciberespacio estarán en posibilidades
de crear identidades colectivas de una manera más simple y
menos comprometida que en el mundo real.
3. Un movimiento permanente de recomposición de los grandes
textos de comunicación que circularán en las redes. En el siglo
XXI
se crearán las nuevas ideologías, que se gestarán a partir de
grandes bloques de conocimiento simbólico que circulará en
la red y que, eventualmente, se convertirá en los grandes textos
de integración entre las comunidades virtuales. No hay nue-
vos líderes ni nuevos ideólogos; por lo pronto, el vínculo está
en la tecnología de redes, pero posiblemente aparecerán los nue-
vos
gurús
que habrán de generar los megatextos que aglutinarán
los códigos del ciberespacio y generarán las nuevas confron-
taciones de pensamiento.
4. Por último, la gran cultura mediática y la nueva sociedad de la
54
información traerá como consecuencia individuos mucho más
acostumbrados a la búsqueda de datos, a la participación y a
la retroalimentación. Ello tendrá consecuencias en el mundo fí-
sico real, que serán palpables, ya que los antiguos ciudadanos
del mundo estaban acostumbrados a la censura por parte de los
centros ideológicos y del poder. Al generar una nueva cultura
cibernética acostumbrada a la búsqueda irrestricta de infor-
mación, y al estar toda la información circulando libremente,
los sujetos individuales podrán acostumbrarse cada vez más a
la participación. De suceder así, en un primer momento será
prácticamente imposible el retorno a los sistemas autocráticos
en los cuales la información es controlada. Individuos mucho más
participativos y más demandantes provocarán nuevas for-
mas de comunicación más interactivas y más dinámicas; sin
embargo, en un segundo momento, en la misma sociedad de
la información comenzarán a aparecer candados que volverán
a gestar centros de poder, con la diferencia de que éstos no po-
drán ser tan claramente identificados en el mundo cibernético
como podían haberlo sido en el mundo real.
En la sociedad de la información no todo lo que brilla es oro. No
toda la información es verdadera, ni toda la información es confia-
ble. Se gestará la idea de que todo está en la red, pero los nuevos cen-
tros de poder se cuidarán bien de distribuir información de distintas
categorías y para distintos usos. Lo anterior pudiera anticipar la ges-
tación de una nueva dictadura electrónica. La posibilidad existe. En
el momento de nacer, toda tecnología ha sido controlada por aquel
poder que ve amenazada su primacía.
Los grandes barones de la tecnología computacional y de las tele-
comunicaciones, por un lado buscan la difusión de su cultura tecno-
lógica, pero, por otro lado, saben que en la propia cultura tec-
nológica podría radicar el germen de su destrucción. Para ellos, la
estrategia es hacer del recurso un recurso indispensable para poder
controlarlo a través de la dependencia de uso. Para nosotros, es revi-
sar permanentemente el proceso, reflexionar sobre él y desarrollar
habilidades que nos permitan navegar a contrapelo en movimientos
de contracultura.
Como gran conclusión ¿qué podríamos hacer?
55
z
Revisen sus nuevas formas de relación, pero también duden de
todo lo que observen, porque la nueva información se escon-
de detrás de un halo de objetividad que no existe.
z
No duden, sin embargo, en abrazar el compromiso de trabajar
con estos nuevos medios.
Recibido el 29 de agosto de 2002
Aceptado el 13 de septiembre de 2002
Bibliografía y referencias electrónicas(coord.),
Bayardo, Rubens y Mónica Lacarrieu,
Nuevas perspectivas sobre la
cultura en la dinámica global/local
, Ediciones Ciccus, La Cru-
jía, Argentina, 1999.
Castells, Manuel,
The Rise of the Network Society
, Oxford, Blackwell,
1996.
,
La era de la información. Economía, sociedad y cultura
.
La
sociedad red
, vol.
I
, Alianza Editorial, España, 1996.
,
La era de la información. Economía, sociedad y cultura
.
El
poder de la identidad
, vol.
II
, Siglo
XXI
, 1999.
Crovi Druetta, Delia, “El abismo digital”,
Nexos
, vol. 274, octubre de
2000.
Goodenow, Ronald, “The Cyberspace Challenge: Modernity, Post-
Modernity and Reflections on International Network Policy”,
Comparative Education
, vol. 2, 1996 .
Gubern, Roman,
El eros electrónico
, Taurus, 2000.
Hershman Leeson, Lynn (ed.),
Clicking in. Hot Links to a Digital
Culture
, Bay Press, Seattle, 1996.
Lull, James, “Superculture for the Communication Age”, en http://
members.aol.com/JamesLull/superculture 2. htm
Mueller, Thomas, “Mujeres: ¿Amas de la internet?”, http://www.info-
sel.com/noticias/articulo/043199/
NUA
(Servicios de información en Internet), 2000.
Palacios, Marcos, “Espacios pacíficos de convivencia en la cibercul-
tura”, ponencia
X Encuentro
FELAFACS
, Sao Paulo, Brasil, octu-
bre de 2000.
logo_pie_uaemex.mx