Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
73
El movimiento del
software
libre
P
RUDENCIO
Ó
SCAR
M
OCHI
A
LEMÁN
*
*
.
Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias, Av. Universidad s/n, circuito N°
2, Campus
UAEM
, Col. Chamilpa, c.p. 62210, Cuernavaca, Morelos.
Resumen
El objetivo de este trabajo es describir el surgimiento y desarrollo del movimiento de
software
libre. Para ello se analizan algunas características importantes que dan cuenta del origen y de-
sarrollo del mismo, así como de sus momentos más críticos y sus tensiones, sus desafíos y sus
retos. Otra de las grandes inquietudes de este trabajo, es intentar descifrar cómo el movimiento
del
software
libre y Linux, en su versión más conocida, sobrevivieron y se afirmaron hasta
llegar a constituir una verdadera alternativa frente a las grandes empresas de la alta tecnología.
Abstract
The objective of this work (The Wave of Free Software), is to describe the on going and deve-
lopment of the wave of free software. For that, we analyze some of its most important charac-
teristics that give us the beginning and development of free software; thus like it’s most critical
and tension moments; its challenges and goals. An other huge part of this work tries to deci-
pher how the wave of free software and Linux, on its most common version, survived and
reaffirmed their position on the way to reach a real alternative for high technology big com-
panies.
Palabras clave: software
, Movimiento del Software Libre, industrias de
software
, Model Instru-
mentation, Telemetry Systems (
MITS
), Altair, Linux.
El desarrollo del
software
libre
E
l desarrollo de la producción de
software
estuvo signado, desde
sus orígenes, por actores de la sociedad civil que formaron lo que
hoy se conoce como el movimiento del
software
libre. En sus oríge-
nes, tanto como en la fase actual, el desarrollo de este movimiento
tuvo como protagonistas a un grupo de profesores, jóvenes estudian-
tes y trabajadores universitarios, creativos y rebeldes, quienes co-
menzaron a organizarse para realizar aquel sueño utópico de socia-
74
1
.
Los objetivos de esta investigación son el estudio cuantitativo de las industrias de
software
en México, a nivel internacional y en el contexto latinoamericano (producción, exportación,
importación, capital accionario, etc.), así como el estudio cualitativo respecto a sus formas de
organización, las características y perfil de sus trabajadores, políticas públicas implementadas
para su desarrollo.
2
.
Para ampliar más este tema se puede consultar el artículo de Aris Papathéodorou y Lau-
rent Moineau, “Cooperation et prodution immaterielle dans le logiciel libre”,
Revista Multitu-
des
, marzo de 2000. Versión en línea <www.samizdat.net/slut/textes/mult_coopprod. html>.
lizar la comunicación, de poner “una computadora al alcance de to-
dos”, de crear un
software
para ser distribuido de manera gratuita.
Se trataba de un movimiento paralelo y con características similares,
en sus orígenes, al de Internet, caracterizado como “movimiento liber-
tario, contestatario, con el que buscaban un instrumento de libera-
ción y de autonomía respecto al Estado y a las grandes empresas”
(Castells, 2001).
Las reflexiones que abordaré en este artículo son parte de una in-
vestigación más general sobre la industria del
software
en México,
1
en el contexto latinoamericano e internacional. De las primeras apro-
ximaciones a este tema, se desprende que, además del gran desa-
rrollo y protagonismo que involucra a este sector, así como de la im-
portancia que emerge sobre sus datos cuantitativos y cualitativos, es
destacado el papel y el protagonismo de las organizaciones de la so-
ciedad civil, las cuales, a través de fundaciones, asociaciones, univer-
sidades, ciudadanos aficionados y programadores independientes,
contribuyen a la creación, experimentación y producción de
software
.
Dentro de este sector, un ámbito importante en la producción de
software
, es el de los voluntarios, quienes con su trabajo coopera-
tivo,
2
contribuyen a la producción de
software
libre, como veremos
en este artículo.
Uno de los componentes fuertes de la globalización es la vincu-
lación entre cambios de formas de organización de la sociedad, la
economía y la cultura, relacionados con las modificaciones en las
nuevas tecnologías de la información y comunicaciones que desem-
bocaron en la revolución tecnológica y su influencia en todos los
ámbitos de nuestra sociedad. A partir de los años sesenta y setenta
dicha revolución se acentuó e interactuó con el fenómeno de cre-
cimiento de las organizaciones de la sociedad civil y al reclamo que
las mismas hacían y hacen por la ampliación de los derechos cívicos,
políticos y culturales, por parte de la ciudadanía. Las nuevas relacio-
75
nes sociales que se crean dentro de estos espacios virtuales, a través
de las redes electrónicas, los grupos de discusión, así como toda la
comunicación mediatizada por computadoras y las herramientas brin-
dadas por las
TIC
, constituyen un nuevo espacio público con nue-
vas características y oportunidades, en el cual se desarrollará el mo-
vimiento del
software
libre (Mochi Alemán, 2001).
El objetivo de este trabajo es describir, en un primer momento, el
surgimiento de estos actores de la sociedad civil, sus objetivos y su
ambiente cultural, que conformarán el movimiento del
software
li-
bre. En un segundo momento, nos detendremos en algunas de sus
características consideradas importantes para entender su desarro-
llo, así como en algunos de sus momentos más críticos y conflictivos,
sus desafíos y retos. Otra de las grandes inquietudes de este trabajo,
es intentar descifrar cómo el movimiento del
software
libre y Linux,
en su versión más conocida, sobrevivieron y se afirmaron hasta lle-
gar a constituir una verdadera alternativa frente a las grandes empre-
sas de la alta tecnología.
Se trata, por lo tanto, de un trabajo de carácter exploratorio, que
si bien se desprende de la investigación citada anteriormente y de
una revisión bibliográfica, su característica es observar y analizar un
proceso y sus distintos momentos, por lo que es probable que en su
desarrollo se encuentre la forma de una sucesión de hechos que con-
forman, en parte, la descripción de la historia del movimiento del
software
libre dentro de la historia más general de la producción
de
software
.
Los orígenes del movimiento
En 1974, Ed Robert, titular de una firma de Albuquerque, Estados
Unidos, que producía relojes digitales y calculadoras electrónicas de
bolsillo, conocida como
MITS
, por sus siglas en inglés (Model Ins-
trumentation Telemetry Systems), tuvo la idea de montar alrededor
de un chip 8080 (que se empleaba para hacer funcionar semáforos
y ascensores) fabricado por Intel, compañía de Santa Clara, California,
un sistema de conexión, con una memoria y algunas puertas de in-
greso y salida de datos, de manera que pudiera funcionar todo como
una pequeña computadora. Era del tamaño de una radio de transis-
76
tores. La llamó Altair, nombre de una estrella. El movimiento lo di-
fundió con gran velocidad en toda la comunidad de Berkeley y Palo
Alto. Se presentó en la portada de un número de
Popular Electronics
,
periódico dirigido a los aficionados a la electrónica, cuyo director
era Lee Salomon en enero de 1975, otro talento tecnológico del mo-
vimiento.
[...] Era el sueño de cualquiera que tuviese el
hobby
de la com-
putadora, y a un precio muy accesible, el Altair ofrecía las mis-
mas potencialidades de otros elaboradores que podían costar
de diez a cien veces más. Pero ¿cuál era su secreto? El Altair fun-
cionaba gracias a un microprocesador, juntaba todos los ele-
mentos esenciales de una computadora en una placa de silicio
de un tamaño no más grande que una uña. Esta placa constituía
el corazón del Altair [.
..] (Zachary, 1994).
Con el Altair la computadora se transformaba en un bien de con-
sumo masivo. Al presentar Altair, los redactores de la revista
Popular
Electronic
, habían sentenciado: “Llegó la era de la computadora para
cada casa”.
Formaban parte de este movimiento un grupo de profesores y
estudiantes universitarios, principalmente de la universidad de Ber-
kley: Lee Felsestein, Bob March, Fred Moore, Bob Albrecht, entre otros.
Entre ellos se encontraba Bill Gates, que venía de la universidad de
Harvard, todos excelentes matemáticos e informáticos. Bill Gates y
Paul Allen (un compañero suyo de la escuela superior) se darían
cuenta del gran defecto del Altair: no tenía
software
. La persona que
lo adquiría debía construir su
software
, de no ser así, la máquina re-
sultaba inútil. El Altair necesitaba un lenguaje para crear los pro-
gramas.
Gates y Allen se pusieron inmediatamente en contacto con la em-
presa de Albuquerque que había construido el Altair, y le propusie-
ron proveerle un lenguaje. Eligieron el Basic (originalmente desa-
rrollado en los años sesenta para la mini computadora producida por
la Digital). La autoría del Basic (Beginners All-purpose Symbolic Ins-
truction Code), pertenecía a dos profesores de la universidad de Dart-
mouth, quienes nunca habían hecho valer sus derechos de propie-
dad sobre el programa y consentían a quien quisiera usarlo y modi-
77
ficarlo gratuitamente, era el lenguaje ideal para programas cortos y
era el más fácil de usar. Bastaron seis semanas para que Gates y Allen
realizaran una versión del Basic para el Altair, la privatizaran y co-
mercializaran transformando así al
software
en una actividad privada
altamente rentable. Este hecho constituye la base del nacimiento de
una de las sociedades que se constituirá en la más famosa y conocida
dentro de la industria del
software
: Microsoft, la encargada de comer-
cializar dicho programa.
Los apasionados de la época, que formaban parte del movimien-
to, decidieron copiarlo y difundirlo de manera gratuita, sosteniendo
que el
software
era un bien público. Consideraban que el
software
vendido por Gates debería ser de libre circulación como los demás,
como siempre había sido hasta el momento. Gates, en violento desa-
cuerdo “con la idea de que el
software
fuese el equivalente electró-
nico del aire o del agua”, denunció abiertamente a los que difundían
el sistema operativo construido a través del lenguaje Basic como pi-
ratas. Escribió una
Carta abierta sobre la piratería
, en la que los acu-
saba de robo, y explicaba que sin una adecuada remuneración, na-
die podría producir más
software
profesional. Los aficionados o
hobistas
del
software
, le respondieron que el Basic que él había em-
pleado para su propio sistema operativo había nacido en forma gra-
tuita, en el ámbito de instituciones financiadas con fondos públicos,
hecho por informáticos que no pretendían ninguna remuneración,
y que además había sido continuamente mejorado por centenares
de programadores anónimos. Pero a Gates, poco le interesaba los
argumentos de esta “ética comunitaria”.
Ese fue el inicio para que comenzaran a difundirse miles de pro-
gramadores por el mundo, desarrollados en verdaderas fábricas de
software
. Junto a miles de hombres dedicados a la mercadotecnia,
capaces de difundir el nuevo descubrimiento. El
software
pagado
parecía ser una elección obligada para todos.
Sin embargo, durante todos esos años el movimiento continuó
cultivando, pública y polémicamente, la idea de
software
como bien
común, de libre y gratuita circulación. El movimiento de
software
li-
bre empezó mucho antes de que Microsoft se convirtiera casi en un
sinónimo de
software
. Richard Stallman, un legendario programador
del Massachussets Institute of Technology (
MIT
), fue fundador de
una organización: la Free Software Foundations (1984), Stallman sos-
78
tenía que mantener en secreto el código fuente era “un pecado y un
crimen contra la humanidad”. Escribió un manifiesto en el que es-
tablecía algunos preceptos y recalcaba con mucho énfasis que los
programadores siempre lo habían compartido todo en las déca-
das de los años cincuenta, sesenta y setenta. Para Stallman,
3
el mun-
do de los ordenadores debía volver a los viejos tiempos en que el
código era libre y se podía compartir. El manifiesto de Stallman era
una reacción a la tendencia por parte de las empresas privadas de
mantener el código secreto, ya que consideraban que sus clientes es-
taban igualmente contentos sin saberlo.
Microsoft
estaba en pleno
desarrollo y comenzaba a tomar el monopolio del mundo del
soft-
ware
.
Un programador que comparte el código fuente permite apren-
der a los demás, y esos otros pueden contribuir aportando ideas
a su vez al conjunto. Los códigos fuente cerrados dejan frus-
trados a los usuarios, porque éstos no pueden aprender nada
del
software
, ni corregir errores (Wayner, Peter, 2001:25).
Tal vez para entender mejor la importancia de compartir el código
fuente, es decir tener acceso al mismo y poder modificarlo, es ne-
cesario explicar qué se entiende por
software
, cómo funcionan y qué
es el código fuente. Es difícil adoptar una definición de
software
, en
parte, por el carácter intangible de los productos y, en parte, por los
cambios tecnológicos. Esto hace muchas veces que se haga difícil
de precisar si es un producto o un servicio. Independientemente de
estas consideraciones que excede los objetivos de este artículo, po-
demos definir al
software
como conocimiento e información codifi-
cado, y en su definición más corriente propuesta por la
OECD
(1985),
y similar a la empleada por la
ISO
(International Standardisation
Organisation) y la
WIPO
(Worl Intellectual Property Organisation)
por
software
se entiende la “producción de un conjunto estructurado
de instrucciones, procedimientos, programas, reglas y documenta-
ción contenida en distintos tipos de soporte físico (cinta, discos, cir-
cuitos eléctricos, etc.) con el objetivo de hacer posible el uso de
equipos de procesamiento electrónico de datos”. Básicamente, el
3
.
Stallman tiene en la actualidad su página web: <www.stallman.org>.
79
software
es un plan de funcionamiento para un tipo especial de má-
quina, una máquina “virtual” o “abstracta”. Una vez escrito mediante
un leguaje de programación, el
software
puede funcionar en compu-
tadoras, que temporalmente se convierten en esa máquina para la
que el programa sirve de plan. Sin este conjunto de instrucciones
programadas, las computadoras serían objetos inertes, sin capacidad
de poder mostrar algo en la pantalla.
Ahora bien, las computadoras sólo procesan un lenguaje llamado
binario (llamado técnicamente código-máquina), el cual no sirve pa-
ra que las personas puedan comunicarse. Por otra parte es necesario
aclarar que los programadores ya no usan este código binario, uti-
lizado a los inicios de desarrollo del
software
, ahora escriben las ins-
trucciones que ha de ejecutar la computadora mediante lenguajes
llamados formales, de “alto nivel”, con rígidas reglas sintácticas que
lo asemejan a los lenguajes lógicos-formales. Este sistema le facilita
a los programadores la tarea de escribir programas, pero para que
sean compresibles a las computadoras, deben ser convertidos antes
a código-máquina. Esta conversión se realiza con programas espe-
ciales, llamados “compiladores”. A lo que escribe el programador se
le denomina “código fuente”. El resultado de la conversión “compi-
lación” en lenguaje-máquina, se lo denomina “código objeto”, “bina-
rios” o “ficheros ejecutables”. La distinción entre fuentes y binarios
es clave para entender el empeño de los partidarios del
software
libre
por disponer de las fuentes, tener acceso y poder modificarlas
(www.sindominio.net).
La base principal del movimiento de
software
libre es la de com-
partir este código fuente del
software
, y hacerlo girar y distribuir por
Internet. El
software
de código abierto flota por Internet controlado
por un cierto número de licencias con nombres como
GNU
(General
Public License-
GPL
);
4
la manera en la que funciona es que la licencia
GPL
GNU
permite a los usuarios modificar el programa y distribuir sus
propias versiones. Y sobre todo, obliga a compartir el código fuente,
más que controlar o privatizar el mismo.
Una de las primeras distribuciones de código fuente de sistema
operativo fue creado también en Berkley, siguiendo una gran tradi-
ción de búsqueda y desarrollo de sistemas operativos. Su nombre
4
.
Versión original en inglés, única con valor legal: <www.gnu.org/copyleft/gpl.html>
80
fue
BSD
(Berkley Software Distribution). “Este paquete creció, se
transformó y fue absorbiendo muchas otras contribuciones a lo largo
de los años” (
idem
).
De manera paralela, existía ya otro sistema operativo como el de
Microsoft, que se usaba sólo para grandes computadoras, conocido
como
UNIX
, diseñado y construido en los laboratorios Bell de la casa
telefónica
AT
&
T
, a lo largo de la década de los setenta. Como la em-
presa inicialmente se dedicaba a los teléfonos,
UNIX
se concedía gra-
tuitamente a todos, especialmente a los centros de investigación
universitarios. Posteriormente
AT
&
T
comenzaría a interesarse en pri-
vatizar el código, lo que significó épocas de grandes conflictos con
la universidad de Berkley, principalmente con el grupo del depar-
tamento de Informática, con quienes
AT
&
T
compartía la versión.
Stallman siempre había soñado con sustituir el
UNIX
por algo
que fuera igual de bueno, acompañado además del código, pe-
ro era una larga tarea. Esa fue la razón por la que inició el pro-
yecto
GNU
. Lentamente pero de forma segura, el proyecto
GNU
iba ensamblando las partes para hacer que funcionase. Había
centenares de pequeñas utilidades y herramientas mayores
donadas al proyecto
GNU
, y todos esos pequeños fragmentos
se iban añadiendo (
idem
:63).
Stallman llamó su trabajo
GNU
porque en realidad es un acrónimo
recursivo que significa “
Gnu is Not Unix
”, o
GNU
no es
UNIX
. El pro-
yecto estaba destinado a generar un sistema operativo que hiciese
todo lo que hacía
UNIX
, pero que no costase nada.
El mundo de Linux
En otro lugar del mundo, un finlandés llamado Linus Torvalds, quien
nada sabía sobre los pleitos de
AT
&
T
con la universidad, ni de la his-
toria del
BSD
, comenzaba su búsqueda sobre cómo crear un sistema
operativo. No podía permitirse comprar una máquina con sistema
UNIX
, por lo que había decidido crear su propia versión. Sólo se
podía permitir una
PC
básica con un procesador 386. La General Pu-
blic License (
GNU
) “había plantado su semilla en el cerebro de Tor-
valds, y éste pensaba que cobrar por el
software
era una limitación”.
81
Contemporáneamente, el centro de investigación de Computer
Systems Research Group de Berkley, en junio de 1991, difundió una
versión completamente libre de cargas de
UNIX
BSD
, conocida como
Network Release 2, cuyas versiones podían instalarse a la 386. Las
actuales versiones Free
BSD
y Net
BSD
, son el resultado de este mismo
proyecto. Linus Torvald nunca se enteró de este proyecto: “nunca
habría empezado el Linux si hubiese sabido que podía descargar un
sistema operativo más completo de Berkley”, declaró en una opor-
tunidad.
Hasta aquel momento,
UNIX
era uno de los mayores sistemas ope-
rativos del mundo. Los ordenadores de
IBM
, Sun, Apple, y la mayor
parte de los fabricantes de máquinas de gran potencia lo utilizaban.
Todos estos fabricantes tuvieron la necesidad de unificar el mercado
estandarizando
UNIX
y los llamaron
POSIX
. Torvalds seguía trabajan-
do con su proyecto, hasta que logró crear un sistema que funcionaba
con un compilador, tomando cosas prestadas del proyecto
GNU
. En
1991 Linus Torvald creó el núcleo o
kernel
de Linux.
5
A principios de 1992, Linux ya no era simplemente un
hobby
de un estudiante finlandés. Varios programadores influyentes
se habían interesado por el código que era libre y relativamente
manejable. Ejecutaba gran parte del código
GNU
y permitía ex-
perimentar con algunas herramientas excelentes de una forma
neta y barata. Cada vez había más gente que descargaba el sis-
tema, y una parte significativa empezó a comunicar fallos y su-
gerencias a Torvalds. Éste les iba comprometiendo a su vez y
el proyecto creció como una bola de nieve (Wayner: 96).
Torvalds decidió poner en práctica la idea de recurrir a la inmensa
comunidad de apasionados, programadores y
hackers
,
6
invitándolos
a poner en red sus competencias y deseos de elaborar
software
y
5
.
El núcleo en un ordenador es el responsable de mantener la fluidez de datos entre los
discos duros, la memoria, las impresoras, la pantalla de video y todas las partes que se hallan
unidas al mismo.
6
.
Hacker
: término de difícil traducción, mitad genio y mitad pirata, entre virtuoso de la com-
putadora y pirata tecnológico. Steven Levy, les dedicó su libro
Hackers. Heroes of the Com-
puter Revolutions
(1984), donde explica que el término deriva originalmente de la expresión
hack,
que se usaba para indicar bromas refinadas que los estudiantes se hacían periódicamen-
te en la época del surgimiento de las computadoras, después se fue extendiendo a toda la co-
munidad científica que demostraba innovación, virtuosismo y estilo técnico.
82
compartirlo. El modelo de trabajo cooperativo, voluntario y difuso
fue conquistando espacios cada vez con mayor popularidad y crédi-
to. Un proyecto de tal magnitud no hubiese podido ser llevado a ca-
bo por una sola persona. Pero en ningún momento Linus Torvald se
atribuyó la paternidad ni poder alguno sobre Linux, “el único control
efectivo que he mantenido siempre sobre Linux es conocerlo mejor
que nadie” (
idem
:97).
La novedad y originalidad de Linux consiste en que Torvalds deci-
dió colocar el código fuente de su proyecto bajo la licencia
GNU
(Ge-
neral Public Licence) de Richard Stallman, conocida como
GPL
. La
licencia establecía que todo el código fuente que Torvalds o cual-
quier otra persona escribiera, debía ser accesible con entera libertad
y compartido por todos los usuarios. El código fuente se convirtió
así en la clave del
software
libre. Nadie puede tomar el control, ni
ponerle impedimentos, vallas o ligaduras.
Todo el trabajo de Stallman y sus discípulos podía ser fácil-
mente conectado para que trabajase con el núcleo del siste-
ma operativo, al que Torvalds ya llamaba Linux. Ése es el po-
der que tiene el código fuente para ser distribuido libremente.
Cualquiera puede conectarse, de modo que algunos, inevita-
blemente lo hacen (
idem
:99).
El movimiento de
software
libre con Richard Stallman, Linus Tor-
valds y muchos programadores anónimos y menos conocidos, logra-
ron hacer posible para todo el mundo la idea de usar un
software
sin pagar licencia a nadie.
¿Libre, gratis, abierto?
Hay una serie de palabras, cuyas acepciones, al ser aplicadas en el
contexto del movimiento del
software
libre, se prestan a confusión.
La palabra “libre” (
free
), por ejemplo, no significa sólo “gratis” para
el movimiento, sino más bien describe una forma de vida.
Para muchos de ellos, la revolución del
software
libre fue con-
cebida en libertad y dedicada a determinados principios, como
el hecho de que todos los hombres y mujeres tienen derechos
83
inalienables a intercambiar, modificar y hacer lo que quieran
con su
software
en persecución de la felicidad (
idem
:121).
Muchos prefieren usar
software
abierto para describir el proceso
de intercambio. El movimiento no acentúa la importancia del valor
económico “gratis”, diferenciándose, de esta manera, de las empre-
sas que ofrecen
software
gratis como mecanismo de conquista del
mercado. El
freeware
, se distribuye por Internet, y es producido por
grandes empresas para afianzar su presencia en el mercado del
soft-
ware
, por ejemplo, el caso de los
browsers
(Netscape e Internet Ex-
plorer) o de correo electrónico (Eudora). También existen
freewares
producidos por programadores independientes y otros por unidades
académicas. “Gratis” se transforma así, en un dispositivo de
marke-
ting
para poder entrar en un mercado mediante el obsequio de un
producto y poder difundir una marca. O, en otros casos, sirve para
poder difundir los programas
shareware
,
7
para sus propios
Curri-
culum vitae
. En cambio, para el sector académico, son generalmente
trabajos pioneros en un área para después entregar o vender las ini-
ciativas al sector privado (Fritz, Alejandro, 1998). En cambio, “libre”
para el movimiento significa fundamentalmente la difusión del có-
digo fuente (modificable), que es absolutamente otra cosa. Richard
Stallman definió muy bien la palabra libre y sus matices, codificándola
en cuatro principios básicos:
1. Libertad de ejecutar el programa para cualquier finalidad;
2. Libertad de estudiar cómo funciona el programa y adaptarlo
a las propias necesidades;
3. Libertad de redistribuir copias para ayudar al vecino;
4. Libertad de mejorar el programa y publicar las propias mejo-
ras, para que se beneficie de ellas toda la comunidad.
Otras de las ideas que pertenecen a Stallman son que él podía
controlar estrictamente el uso del
software
GNU
con la licencia legal
GNU
General Public License o
GPL
, la cual nunca fue una
copyright
,
sino que se trata más bien de una antilicencia, definida como
copy-
left
. El
GPL
es un documento legal que no coloca al
software
bajo nin-
7
.
Software
de uso compartido, es entregado a modo de prueba por los desarrolladores al
público, si lo desean, para continuar su uso. Se puede adquirir pagando un único derecho
de uso.
Shareware
no es de dominio público.
84
gún “dominio público”. Registra los derechos de
software
y luego otor-
ga a los usuarios derechos para hacer innumerables copias, mietras
no se dañen los derechos de otras personas a usar el
software
.
GPL
no obliga a publicar los cambios que uno hace al código fuente, sólo
obliga a publicar las modificaciones si el mismo se distribuye.
Otro código fuente disponible es el
BSD
(Berkeley Software Distri-
bution). Se puede entrar a él con costos muy bajos, es usado princi-
palmente por empresas y éstas sólo pueden cobrar por el valor de
lo que añaden al código.
El debate entre la libertad estilo
BSD
y estilo
GNU
, es uno de los
más enconados en el mundo de la programación libre, y además
está condenado a continuar durante mucho tiempo todavía,
mientras los programadores se apunten a uno u otro bando y
vayan experimentando (
idem
:148).
Otra gente del movimiento, en 1998, trató de unificar las dos pos-
turas creando un nuevo término: “código abierto” (www.open
source.org). Sin embargo, en 1999 esta iniciativa aún no había conse-
guido registrar el término “código abierto”, como marca registrada
porque era una expresión demasiado común. Para Stallman, “abier-
to” no captaba la esencia de “libertad”. Para muchos del movimiento,
se llega entonces a una especie de términos de compromisos, usar
las palabras “código libre” y “
software
abierto” es casi sinónimo.
Otros prefieren no detenerse en el significado de “libre”, y se refieren
al
software
protegido por la
GPL
como “
GNU
libre”.
Como hemos podido observar, detrás de cada palabra, existe un
contenido y una acción, vinculadas a corrientes filosóficas de pensa-
miento dentro del mundo de este movimiento. La esencia del movi-
miento, sin embargo, se manifiesta en su libertad, sin importar
cuánta gratuidad haya en el valor atribuido.
El modelo Bazar
Eric S. Raymond en su clásico artículo “La catedral y el bazar” (1997)
explicó la diferencia entre el
software
propietario y el
software
libre.
Para Raymond el mundo del
software
libre es como un bazar, con
muchos comerciantes diferentes que ofrecen sus mercancías. El mo-
85
delo de
software
propietario corresponde al “modelo catedral”, rí-
gidamente estructurado y jerarquizado. Estructurado como los sindi-
catos religiosos que construyeron las catedrales medievales. Las
catedrales estaban sometidas a la dirección de jerarquías sacerdotales,
que aprovechaban la riqueza de la ciudad para construir el proyecto
de un solo arquitecto. A juicio de Raymond, el modelo bazar es mu-
cho más eficaz y produce un
software
de mayor calidad con menor
gasto de recursos.
Si bien es cierto que la metáfora de Raymond tuvo mucha difu-
sión, y sus imágenes de la catedral y el bazar tenían tal plasticidad
que muchos terminaron dividiendo el mundo en catedrales y baza-
res, en realidad las dos imágenes están bastantes mezcladas, ya que
por ejemplo el modelo catedral no sólo corresponde a la industria
del
software
propietario, sino a algunos grandes desarrollos libres
avalados por la
FSF
.
Algunos críticos de Raymond incluso consideraron el nombre ca-
tedral desafortunado para describir el fenómeno, pues la construc-
ción de catedrales góticas se debía a los
compagnons
, que eran co-
lectivos nómadas e itinerantes compuesto por albañiles, carpinteros,
herreros, etcéctera, que las construían aquí y allá, diseminando las
obras, sin división entre trabajo manual e intelectual y con una pla-
nificación y construcción descentralizada y autónoma. Hubiese sido
entonces más correcto denominar “modelo pirámide” o “modelo
rascacielos” al modelo jerárquico y planificado que describe Raymond
en su artículo (www.sindominio.net).
Francois René Rideau en su trabajo “Sobre los artículos de Eric D.
Raymond” (1998) explica también que todas las confusiones y par-
cialidades que aparecen en los artículo de Raymond son típicos de
su elección de la
realpolitik
, como principio de actuación en su acti-
vismo en pro del
software
libre. Un ejemplo de esta elección es haber
cambiado con efectos retroactivos en sus artículos y conferencias el
término
software
libre por
open source
.
El proyecto Debian
El proyecto Debian nació bajo los auspicios de la Free Software
Foundation (
FSP
) en 1993, con el objetivo de juntar las piezas de
GNU
y construir un sistema operativo libre completo. Con el tiempo se in-
dependizó de la
FSF
y siguió su propio camino. Debian continúa
siendo, sin embargo, un importante sistema y sigue funcionando.
Pernees Bruce director del proyecto Debian, no bien asumió la di-
rección, cuando creó una fundación sin ánimo de lucro: la Software
in the Public Interest; se mantiene y desarrolla de manera distribuida
mediante la cooperación desinteresada de más de trescientos
hack-
ers
de todo el mundo, y dispone de una comunidad de miles de
usuarios a través de más de cincuenta listas de correo públicas extra-
ordinariamente activas. El grupo obtiene muchas donaciones (de
gente y de empresas) de
hardware
y ancho de bando. También im-
primen un gran número de
CD
-
ROM
con el
software
.
Retos y desafíos, a modo de conclusión
Es muy común pensar en que el
software
libre es una utopía. ¿Cómo
se puede vivir produciendo
software
libre?, ¿se arrepentirán los pro-
gramadores en el futuro de darlo gratis?, ¿conseguirá
Linux
competir
con
Microsoft
?, ¿cómo hacer para que los grandes productores de
software
no se apoderen de Linux y lo privaticen?, ¿serán cada vez
más fáciles las herramientas para usar Linux, o quedará confinado
al uso de programadores y fanáticos de la informática?
Estas y muchas preguntas más, preocupan a la comunidad del có-
digo libre. La necesidad de que cada vez haya más códigos modifi-
cables se transformará en el futuro en una lucha, no sólo de los pro-
gramadores pertenecientes al movimiento, sino de todas las personas
que al usar computadoras necesiten un lenguaje legible y compren-
sible para su uso. La comunidad
Linux
está cada vez más extendida
por todo el mundo, existen desarrolladores voluntarios en muchos
países, sin distinción de raza, credo, ni sexo. “Algunos son más liber-
tarios, otros más comunitarios” (
idem
:191). Como señalamos en el
apartado anterior, la mayor distinción puede darse entre grupos que
prefieren la licencia
GPL
y los que usan la licencia estilo
BSD
para
proteger su
software
.
Es cierto que muchos de los usuarios Linux pueden no necesitar
reinscribir el código y limitarse a ser sólo usuarios pasivos. El código
fuente puede convertirse sólo en una ambición para aquellos que
87
tienen necesidades y capacidades suficientes para leerlo, estudiarlo
y mejorarlo. La mayoría de las personas, sin embargo, sólo quieren
que el
software
funcione y no se preocupan demasiado sobre cómo
lo hace, cómo se podría acceder al código fuente y cómo podrían
adaptarlo a sus necesidades. De aquí que muchos piensen lo difícil
que será la continuidad y crecimiento del
software
libre. Otros, sin
embargo, continúan siendo optimistas y señalan que los motivos por
los que surgió y se desarrolló el
software
libre continúan vigentes.
Ahora bien, es necesario remarcar que las posibilidades para que
el
software
libre se transforme en una verdadera alternativa al
soft-
ware
propietario, pasan por la necesidad de ir resolviendo los pro-
blemas que plantea el reproducir algo accesible a la mayoría de los
usuarios, quienes necesitan algo menos sofisticado y más práctico.
Otro elemento que es importante señalar, es el tema de los costos.
Si bien el
software
libre no es totalmente gratuito, ya que las dife-
rentes empresas que ofrecen soporte Linux cobran algo, los precios
por sus servicios son inmensamente más bajos que los de produc-
tos comerciales brindados por empresas privadas tipo Microsoft. Los
sistemas operativos libres son baratos de ejecutar y, por lo tanto, su
distribución también es menos costosa. No sucede lo mismo con las
empresas del mercado que, para llegar a pagar todos sus desarrollos,
deben gastar fortunas en programadores y en investigadores. Por
ello, el tema de los costos se transforma en un elemento fundamental
como punto de partida para la competencia.
Otra cuestión interesante para considerar, es el mundo de los
usuarios jóvenes. Son ellos lo que dominarán el futuro de las tecno-
logías. La personalidad de los jóvenes, ansiosos y “sin lealtades pre-
vias”, con interés por desentrañar el alma de lo que usan, los sitúa
como usuarios preferenciales dentro del movimiento.
Todos estos elementos y muchos más superan, tal vez, el espíritu
del movimiento; sin embargo, la idea de compartir el código fuente
continuará como el arma más poderosa del movimiento para su so-
brevivencia.
Recibido el 29 de agosto de 2002
Aceptado el 13 de septiembre de 2002
88
Bibliografía
Cafassi, Emilio (1998),
Internet: políticas y comunicación
, Editorial
Biblos, Buenos Aires.
Castells, Manuel (1999),
La era de la información,
vols. I, II y III,
Siglo
XXI
Editores, México.
(2001),
La Galaxia Internet
, Brosmac, S.L, Madrid, España.
Crovi, Delia y Girardo Cristina (2001),
La convergencia tecnológica
en los escenarios laborales de la juventud
, Hersa Ediciones,
UNAM
, México.
Finquelievich, Susana (2000),
¡Ciudadanos a la Red!
, Ediciones La
Crujía, Argentina.
Gambardella, Agata P. (1998),
Costruzione e appropiazione del sa-
pere nei nuovi scenari tecnologici
,
CUEN
, Nápoles.
Levy, Pierre (1999),
¿Qué es lo virtual?
, Paidós, Multimedia 10, Bar-
celona.
Mochi Alemán, Prudencio (2001),
Las organizaciones de la sociedad
civil como actor-red privilegiado y regulador en la globalización
,
Cuadernos de Investigación, núm. 14, El Colegio Mexiquense.
(2001),
Las organizaciones de la sociedad civil y las ciencias
sociales
, Cuadernos de Investigación, núm. 16, El Colegio Me-
xiquense.
(1999), “Netscape to Release New Browser Engine to Deve-
lopers”,
New York Times
, 7 de diciembre.
Wayner Peter (2001),
La ofensiva del software libre
, Editorial Granica,
Buenos Aires.
Whitenger , Dave (1999), “Words of a Maddog”,
Linux Today
, 19 de
abril, en <http://linuxtoday.com/stories/5118.html>.
Williams, Sam (1999), “Linus Has Left The Building”,
Upside
, 5 de
Williams, Riley, “Linux Kernel Vertsion History”
umist.ac.uk/-rhw/Kernel.versions.html>.
Zachary, Pascal (1998),
Showstopper! The Breakneck Race to Create
Windows
NT
and the Next Generation of Microsoft
, Nuovo Gru-
ppo Grafico-Milano.
Zawinske, Jamie, “Resignation and Postmortem” en <http://www.jwz.
org/gruntle/nomo.html>.
89
Electrónica
www.samizdat.net/slut/textes/mult_coopprod.html
www.stallman.org
www.gnu.org/copyleft/gpl.html
logo_pie_uaemex.mx