Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
7
Presentación
O
trora, la realidad humana era comprendida, aprehendida y tra-
ducida a través del discurso religioso. La revolución de la mo-
dernidad provocó un radical cambio en la manera de percibir la rea-
lidad: la mentalidad inmanente, es decir, el interés en el hombre y
su devenir. Los procesos de secularización fueron entonces el me-
dio para la nueva conquista de la realidad humana. Desde enton-
ces, buena parte de los presupuestos teóricos utilizados para definir
lo natural, lo humano y la relación entre ambos se convirtieron en
la nueva fe: la científica. Hoy por hoy, luego de un siglo
XX
caracte-
rizado, entre muchas otras cosas, por intensos debates e intercam-
bios teórico-disciplinarios en todas las ramas del saber, se impone
la necesidad de revisar críticamente estos parámetros a fin de en-
tender, quizás con reformuladas o nuevas herramientas epistemo-
lógicas, realidades cada vez más complejas.
A fin de contribuir con este debate, el presente número de la
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
abre su edición y
su sección “Perspectivas Teóricas” con la colaboración de César
Manzanos Bilbao quien, en su artículo “Las ciencias sociales: con-
vergencias disciplinarias y conocimiento de frontera. El caso de la
sociología”, desalienta algunos de los paradigmas sociológicos tra-
dicionales para alentar una pluralidad sociológica, con el fin de rei-
vindicar las diversas formas del saber sociológico, entendido éste
como un saber multiparadigmático.
En un universo tan complejo y dinámico como el moderno, no
sólo los esquemas cognoscitivos han pasado por el tamiz de la crítica
y la reformulación, también el ámbito de los valores. La universali-
dad monista de la verdad religiosa dio paso a un sinnúmero de ismos
que proporcionaron, cada uno en su momento, explicaciones ético-
históricas del devenir humano: desde el determinista al historicista;
8
del progresista al nihilista. Justo sobre este último aspecto versa el
trabajo de Julio Amador Bech, “Derivas sobre nihilismo y moderni-
dad a partir de Nietzsche”, investigación que analiza el pensamiento
del prusiano en torno al “malestar” de la modernidad y su aparente
vacuidad en un universo donde los valores tradicionales (represen-
tados en esencia por el cristianismo) habían perdido, a su juicio, su
poder en las vidas de las personas, lo que le llevaría a expresar la
que quizás sea su frase más conocida: “Dios ha muerto”.
Si bien es cierto que la modernidad ha sido capaz de producir
monstruos, también lo es el hecho de ser origen de modos de vida
más racionales, organizados y efectivos. En este sentido, uno de los
fenómenos más dinámicos que creó la modernidad fue, sin duda, el
de la ciudadanía. Como todo otro proceso en la historia, la ciudada-
nización del individuo ha conocido mil y un facetas de acuerdo con
las múltiples coordenadas temporales, espaciales, políticas y econó-
micas en las que se ha desenvuelto. De la misma manera en que es
legítimo cuestionarse la validez de los paradigmas teórico-metodológi-
cos del conocimiento de la realidad, así también lo es la validez de
las condiciones, operación y funcionamiento de la ciudadanía y los
procesos de ciudadanización en el nuevo milenio. ¿Cuál es hoy por
hoy el enfoque que sobre la ciudadanía se discute en la academia?
En su artículo “La ciudadanía neoliberal”, que abre la sección “Cues-
tiones Contemporáneas”, el destacado investigador inglés Barry
Hindess responde a ello al analizar la ciudadanía desde la perspec-
tiva de un mundo globalizado y dominado por el neoliberalismo.
Si la ciudadanización significó una revolución en el ámbito socio-
político, el capitalismo lo significó en la dimensión económica. De
hecho, la modernidad no se entendería sin la huella que profunda-
mente ha dejado esta cosmología. En su ya larga trayectoria, el capi-
talismo y la clase capitalista han conocido brutales embestidas (el
capitalismo salvaje decimonónico) y críticos retrocesos (las crisis
económicas del siglo
XX
). Al final de la jornada, parece haber queda-
do triunfante en un mundo unipolar y globalizado. Ello obliga, como
en los casos de la teoría social y la realidad ciudadana, a nuevas re-
interpretaciones del significado e impacto del neocapitalismo en la
aldea global. En este sentido, el director del Programa Doctoral en
Sociología de la
London School of Economics and Political Science
,
Leslie Sklair, analiza en su artículo “La clase capitalista transnacional
9
Presentación
y el discurso de la globalización” los tres cimientos que componen
la llamada Teoría del Sistema Global (corporaciones transnacionales,
clase capitalista transnacional e ideología-cultura del consumismo),
misma que le sirve como marco de referencia para entender aún me-
jor al capitalismo del siglo
XXI
como una ideología capitalista globali-
zadora.
El discurso de la modernidad ha tenido también sus transformacio-
nes y adecuaciones. Del lenguaje renacentista humanista al discur-
so político de masas, la modernidad ha expresado en una multitud
de matices la realidad social. La prensa, en este sentido, ha configu-
rado un ágora de mil y un voces que han oscilado desde el amarillis-
mo impactante al análisis serio. En un mundo vertiginoso que obliga
a constantes relecturas de la realidad, la del periodismo se vuelve
también necesaria. Es menester reformular la relación entre el perio-
dista y su lector a fin de configurar un pacto periodístico donde el
emisor y el destinatario hablen un lenguaje común para lograr no
sólo la reconstrucción de hechos sino, más allá, su cabal explicación.
Al respecto, María de Lourdes Romero Álvarez analiza en su artículo
“El pacto periodístico”, mismo que abre la sección “Sociedad y Po-
lítica”, la conveniencia de consolidar este tipo de contrato en bene-
ficio de emisores y receptores.
Si bien los procesos de modernización iniciaron hace varias cen-
turias (y no de manera global), en el caso específico de México tal
parece que han sido de reciente data. Está de moda hablar de “mo-
dernización” tanto de la política mexicana como del ejercicio eco-
nómico a través de los procesos de democratización y del
governance
económico. Efectivamente, el salto que media de un régimen autori-
tario y monopólico del poder político, económico y social a uno de
transición es muy novedoso. En el segundo trabajo de esta sección,
“Instituciones, estabilidad y reconstrucción: México 1987-1994”, Juan
Manuel Ortega Riquelme analiza, desde la óptica del nuevo institucio-
nalismo histórico, el desarrollo, ruptura y posterior reconstrucción
de las instituciones políticas para la concertación económica de Mé-
xico sin cuya comprensión sería difícil entender la irrupción de la
era Fox.
Si de modernidad hemos hablado no puede faltar en este esce-
nario tan complejo el pensamiento de uno de los más grandes cien-
tíficos sociales: Max Weber. Conocer el pensamiento del autor de
10
Economía
y
Sociedad
(considerado como uno de los libros más im-
portantes del siglo
XX
) se hace urgente para comprender el impacto
de la modernidad en nuestras vidas. En este sentido, la
Revista
Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
, publica po r vez primera
en español, en su sección “Documentos”, su famoso ensayo
Antikri-
tisches Schlu
β
wort zum ‘Geist des Kapitalismus’
(
Mi palabra final
a mis críticos
) contra el profesor de historia de la Universidad de
Kiel, Felix Rachfahl, quien hiciera una severa crítica a la tesis webe-
riana sobre la relación directa entre el espíritu del capitalismo y la
ética protestante. A fin de entender a cabalidad el contexto en el que
se dio este afamado debate académico, se publica también, a mane-
ra de estudio introductorio al texto de Weber, el trabajo de Francisco
Gil Villegas Montiel (quien, a su vez, tradujo al español la obra we-
beriana citada) intitulado: “Contexto de la polémica que llevó a We-
ber a escribir en 1910 su texto ‘mi palabra final a mis críticos’”.
Finalmente, para entender la modernidad y su impacto en el siglo
XX
, siempre es útil acudir al análisis histórico. Justamente la obra de
Adolfo Gilly,
El siglo del relámpago. Siete ensayos sobre el siglo
XX
,
atinadamente comentado por Imanol Ordorika, en la sección “Rese-
ñas”, coadyuva a aprehender una realidad que, no pocas veces,
resulta hija de la sinrazón. A su vez, Angélica Pérez Ordaz reseña a
Hernando de Soto quien, con gran agudeza analítica, nos brinda una
explicación para comprender cómo opera, funciona y ejecuta sus
designios
El misterio del capital
, obra imprescindible si se quiere
entender por qué la pobreza continúa siendo el flagelo que ha pues-
to en entredicho ese proyecto civilizatorio del cual todos nosotros
somos hijos: la modernidad.
logo_pie_uaemex.mx