Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
15
Resumen
En este trabajo se discuten los aportes generados por la obra de Michel Foucault en la com-
prensión de los modelos fordista y posfordista para la ordenación económica y política de la
sociedad. Igualmente, se construye una interpretación metodológica para el estudio de la glo-
balización y el neoliberalismo bajo la dinámica de la gubernamentalidad.
Abstract
This paper intends to discuss Michel Foucault’s contributions towards understanding the for-
dist and posfordist models of social ordering. In the same way, it presents a methodological
interpretation for studying the nature of globalization and neoliberalism under the light of go-
vernmentality.
Palabras clave:
Michel Foucault, fordismo, posfordismo, globalización, gubernamentalidad,
neoliberalismo.
M
ichel Foucault fue el gran teórico del modelo fordista de la re-
gulación social. Al escribir en el cenit del Estado de Bienestar
keynesiano de la posguerra, nos enseñó a ver el lado oscuro de sus
logros más aclamados. Visto a través de sus ojos, los servicios socia-
les se convertían en aparatos disciplinarios, las reformas humanita-
rias se volvían regímenes de vigilancia panóptica, las medidas de
salud pública se tornaban emplazamientos de biopoder y las prác-
ticas terapéuticas se transformaban en vehículos de sometimiento.
Desde su perspectiva, los componentes del Estado social de la pos-
(
* Este ensayo fue presentado como conferencia magistral el 27 de febrero del 2003 en las
instalaciones del Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales en la Facultad de Cien-
cias Políticas y Sociales de la
UNAM
. Traducción de Víctor Alarcón Olguín.
** Profesora del Departamento de Ciencia Política de la
New School for Social Research
, 66
West 12th Street, Nueva York, NY, 10011.
¿De la disciplina hacia la
flexibilización?
Releyendo a Foucault bajo
la sombra de la globalización*
N
ANCY
F
RASER
**
16
guerra constituyeron un archipiélago carcelario de dominación dis-
ciplinaria, cuestión de lo más insidiosa porque era autoimpuesta.
Es cierto, Foucault no entendió su proyecto como una anatomía de
la regulación fordista. Al visualizar una perspectiva más amplia para
su diagnóstico, simplemente prefirió asociar el poder disciplinario
con la “modernidad”. Y la mayoría de sus lectores, incluyéndome, se
ajustaron a ello. Como resultado, los debates posteriores se dirigie-
ron hacia si la descripción foucaultiana de la modernidad era dema-
siado lúgubre y unilateral, en tanto desdeña las tendencias emanci-
patorias de la misma.
1
Sin embargo, las circunstancias actualmente demandan una lec-
tura más precisa. Si ahora nos vemos a nosotros mismos como colo-
cados en el límite de una nueva época posfordista de globalización,
entonces debemos releer a Foucault bajo dicha luz. Ya no más un
intérprete de la modernidad
per se
, se convierte en un téorico del
modelo fordista de regulación social, en tanto atrapa su lógica in-
terna, como el búho de Minerva, al momento de su histórico vuelo
al atardecer. Desde esta perspectiva, es significativo que sus grandes
trabajos de análisis social —
La historia de la locura
,
El nacimien-
to de la clínica
,
Vigilar y castigar
,
La historia de la sexualidad
, vo-
lumen I— fueran escritos durante los años sesenta y setenta, justo
cuando los países de la
OCDE
abandonaron Bretton Woods, el mar-
co financiero internacional que enmarcó al keynesianismo nacional
y, por ende, hicieron posible al Estado de Bienestar. En otras pala-
bras, Foucault delimitó los contornos de la sociedad disciplinaria
justo cuando el terreno estaba abriéndose debajo suyo. Aunque esto
ahora se tenga claro, también fue el momento en el que la disciplina
de su sucesor estaba luchando por nacer. La ironía es evidente: si lo
llamamos sociedad posindustrial o globalización neoliberal, un nue-
vo régimen orientado hacia la “desregulación” y la “flexibilización”
estaba tomando forma justo cuando Foucault conceptualizaba la nor-
malización disciplinaria.
Desde luego, leer a Foucault de esta manera significa problematizar
su relevancia para el presente. Si él teorizó la regulación fordista, en-
tonces ¿cómo su diagnóstico se relaciona con el posfordismo? ¿Está
1
.
Véase, por ejemplo, los ensayos publicados en David Couzens Hoy (ed.),
Foucault: A
Critical Reader
, Blackwell, 1986 y en Michael Kelly (ed.),
Critique and Power: Recasting the
Foucault/Habermas Debate
,
MIT
Press, 1994.
17
rebasada su descripción de la sociedad disciplinaria? ¿O la gramáti-
ca regulatoria del fordismo también alberga a la globalización neoli-
beral? A continuación examinaré dichas cuestiones, aunque dejando
claras ambas hipótesis. Al proponer una tercera interpretación, que
llamaré “transformacionalista”, sostendré que a pesar de que el mo-
delo emergente de regulación posfordista diverge suficientemente
del fordista para sólo inferir una simple extensión del análisis fou-
caultiano de la disciplina, dicho enfoque todavía puede servir para
iluminarlo. Más precisamente, puede inspirarnos para transformar
creativamente las categorías foucaultianas con objeto de describir
los nuevos modos de “gubernamentalidad” en la era de la globalización
neoliberal.
Conceptualizando la disciplina fordista
Conceptualizar la disciplina como el modo fordista de la regulación
social es colocar juntas a las categorizaciones foucaultiana y mar-
xista. Si el mismo Foucault contradijo o no tales vínculos es una pre-
gunta que podría ser debatida, en tanto uno puede hallar apoyo
textual para ambos criterios.
2
No obstante, pasaré de largo esta cues-
tión, por cuanto mi intención no es permanecer fiel a Foucault. En
cambio, lo que busco es historizarlo, justo como él mismo buscó his-
torizar a muchos otros, entre ellos al propio Marx. En mi esfuerzo,
como en el de Foucault, historización significa recontextualización,
releer textos a la luz de categorías y problemas no disponibles para
sus autores. Así que en este sentido permaneceré fiel a Foucault des-
pués de todo.
En consecuencia, veamos a la disciplina como el modelo fordista
de regulación social. Permítanme iniciar clarificando el significado de
dicha hipótesis al explicar lo que yo entiendo por fordismo. Como
yo uso el término, el “fordismo” abarca el periodo del “breve siglo
XX
”, que va desde la Primera Guerra Mundial hasta la caída del co-
munismo. En este periodo, el capitalismo generó un modelo distin-
Perspectivas teóricas
2
.
Véase especialmente Michel Foucault, en Colin Gordon (ed.),
Power/Knowledge: Selected
Interviews and Other Writings, 1972-1977
, Nueva York, Pantheon, 1980 y
en Donald F. Bou-
chard (ed.),
Language, Counter-Memory, Practice: Selected Essays and Other Writings
, Ithaca
NY, Cornell University Press.
18
tivo de acumulación basado en la producción industrial y los bienes
de consumo de masas, y la corporación integrada verticalmente. Pero
el fordismo no era simplemente una materia económica. Más bien,
los mecanismos de la acumulación fordista estaban contenidos y eran
dependientes de una red facilitadora de dispositivos sociales, cultu-
rales y políticos. En el mundo desarrollado, dicho arreglo era el sala-
rio familiar, el cual vinculó los mercados laborales con las normas
emergentes de género y las formas familiares, además de que se alen-
taba una orientación hacia el consumo doméstico privatizado. El otro
arreglo era una cultura de consumo aburguesada, impulsada soterra-
damente mediante la publicidad, los medios masivos y los espectácu-
los. De manera importante, algunas de las instituciones más caracte-
rísticas del fordismo primermundista no se desarrollarían plenamente
sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial: el “compromiso
de clases” que incorporó al trabajo como un actor principal en los re-
gímenes nacionales; el Estado de Bienestar keynesiano, que estabilizó
a los mercados nacionales y costeó los derechos sociales para los ciu-
dadanos nacionales; y, como ya se mencionó previamente, un siste-
ma financiero internacional que permitió al Estado nacional derivar
de las economías nacionales. Finalmente, como sugieren estos últi-
mos puntos, el fordismo fue un fenómeno internacional organizado
sobre la base de líneas nacionales. Al beneficiarse de forma despro-
porcionada los países ricos del Atlántico Norte, si bien dependiendo
del trabajo y materias primas coloniales (y más tarde poscoloniales),
éstos alimentaron a las aspiraciones nacionales y las formas institucio-
nales en el tercer mundo, simulando el desarrollo de las capacidades
económicas y políticas requeridas para realizarlo. Igualmente impor-
tantes fueron el antifascismo y el anticomunismo. En una centuria de
interminables guerras mundiales frías y calientes, los Estados fordis-
tas mezclaron la industria privada con la producción militar pública-
mente financiada, creando también organizaciones internacionales
bajo el supuesto de respetar sus soberanías nacionales. El resultado
fue una formación social multifacética. En tanto una fase históricamen-
te especifica del capitalismo, y no sólo simplemente una categoría econó-
mica, el fordismo fue una configuración internacional que absorbería
la producción y el consumo de masas en contornos nacionales.
Visto de esta manera, ¿qué tiene que ver el fordismo con Foucault?
Para establecer el nexo, debemos asumir que el fordismo no era sólo
19
un conjunto de instituciones mutuamente adaptadas. Debemos asu-
mir, en cambio, que amparar a dichas instituciones implicaba una
serie distintiva de mecanismos regulatorios, que les proporciona-
ron así un ethos común. Ampliamente difundidas dentro de la so-
ciedad, estas técnicas de coordinación a pequeña escala organizaron
las relaciones al nivel de la “capilaridad”: en fábricas y hospitales,
en prisones y escuelas, en las agencias del Estado benefactor y en
los hogares privados; en las agrupaciones formales de la sociedad
civil y en la interacción informal cotidiana. En la contraparte “micro-
política” de la acumulación fordista, estas prácticas de “guberna-
mentalidad” albergaron a una “racionalidad política” distintiva. No
reducible a una
raison d’état
ni a una razón instrumental universal,
la gramática regulatoria del fordismo operó bien por debajo de las
cúpulas directrices. Sin embargo, estaba igualmente lejana de la re-
gulación social “tradicional” basada en costumbres y valores. Al or-
ganizar a los individuos, al disponer de los cuerpos en tiempo y
espacio, al coordinar sus fuerzas, al transmitir poder entre ellos, este
modo de gubernamentalidad ordenó las relaciones sociales básicas
de acuerdo a una lógica de control diseñada por expertos. El re-
sultado fue un nuevo modelo histórico de regulación social —un
modelo
fordista
ajustado a las sociedades nacionales, configuradas
nacionales bajo la producción y el consumo de masas.
Hasta aquí he dibujado la idea de la regulación fordista en abs-
tracto. Ahora debo describirla en su carácter cualitativo. Exactamen-
te, indicar qué clase de gubernamentalidad es propia del fordismo.
¿Qué constituye la especificidad de sus mecanismos característicos
de ordenación y de racionalidad política? Sugiero que las respuestas
pueden ser halladas en la descripción foucaultiana del biopoder
disciplinario. Pero esta sugerencia conlleva serios problemas. ¿Qué
es específicamente fordista en la disciplina foucaultiana? Más aún,
¿qué debemos hacer con el hecho de que Foucault localizó muchos
de los momentos definitorios de la disciplina mucho antes del siglo
XX
—en las reformas médicas de la Ilustración, en el panóptico de
Jeremy Bentham—, así como en los usos de las estadísticas de pobla-
ción decimonónicas?
3
Finalmente, ¿cómo entenderemos el hecho de
Perspectivas teóricas
3
.
Michel Foucault,
The Birth of the Clinic: An Archaeology of Medical Perception
, traducción
de A. M. Sheridan Smith, Nueva York, Pantheon, 1973; Michel Foucault,
Discipline and
Punish: The Birth of the Prison
, traducción de Alan Sheridan, Nueva York, Pantheon, 1977;
20
que a pesar de que Foucault nunca tematizó el problema de la escala,
tampoco situó implícitamente su análisis de la disciplina en relación
a una comprensión históricamente específica de los vínculos de lo
nacional/internacional?
Para comenzar con el problema histórico, sin duda es cierto que
Foucault trazó los orígenes de la disciplina en los siglos
XVIII
y
XIX
.
Pero también adujo estar escribiendo “la historia del presente”. Por
ello, estamos justificados, asumo, para poder leer su material a través
del prisma de la genealogía (su término). En tal caso, la clínica y la
prisión aparecen como incipientes y desolados campos de prueba pa-
ra las prácticas regulatorias que se volverían plenamente desarrolla-
das, operativas y hegemónicas sólo hasta mucho tiempo después en
el siglo
XX
. En esta interpretación, para la cual uno podría citar apoyo
textual, la sociedad disciplinaria emergió por su propio derecho jus-
to después de la difusión general de las técnicas que habían sido ex-
perimentadas mucho antes en instituciones discretamente disper-
sas.
4
Sólo entonces, con el advenimiento del fordismo, la disciplina
efectivamente se volvió generalizada y emblemática de la sociedad
in extenso
.
No sólo esta hipótesis es históricamente plausible, sino que tam-
bién aporta algunas pistas para nuestras otras dos cuestiones: el ca-
rácter cualitativo de la gubernamentalidad fordista y el problema de
escala. En particular, ésto sugiere tres escenarios definitorios de dicho
modelo de regulación social, ahora interpretados como la disciplina
foucaultiana: totalización, concentración social dentro de un marco
nacional y autorregulación. Permítanme elaborar cada una en deta-
lle, basándome en mucho sobre casos estadounidenses construidos
en términos foucaultianos.
Ante todo, la disciplina fordista era
totalizante
, dirigida a raciona-
lizar todos los aspectos de la vida social, incluyendo muchos nunca
antes sujetos a una organización deliberada. Animados por una pa-
sión por el control, los gerentes de Henry Ford buscaron racionalizar
no sólo la producción de fábrica, sino también la vida familiar y co-
munitaria de sus trabajadores, con el pretexto de que los hábitos de
y Michel Foucault, “Governmentality,” en Graham Burchell, Colin Gordon y Peter Miller (eds.),
The Foucault Effect: Studies in Governmentality
,
University of Chicago Press, 1991.
4
.
M. Foucault,
Discipline and Punish
,
op. cit
.
21
trabajo comenzaban en casa. Entre los años 1910 a 1930, de manera
similar, los reformadores estadounidenses comenzaron a promover
agencias municipales, estatales y federales orientadas hacia asegurar
la protección y la salud pública. El mismo periodo vio la prolifera-
ción de los cuerpos codificados de los expertos en la racionalización
social: manuales de crianza, manejo de la casa (“economía del ho-
gar”), trabajo social (estudio de caso), psicoterapia (médica y popu-
lar), psicología industrial, sólo para nombrar unos cuantos. Más tar-
de vinieron las agencias de control enfocadas especialmente en los
grupos de edad (justicia juvenil) y del regimiento corporal (manua-
les de sexo, programas nutricionales y de acondicionamiento físico).
Aparentemente, ninguna arena social estaba fuera de los límites de
la campaña por someter todo al control racional. La pasión fordista
por planear encontró inclusive expresión en las utopías de la cultura
de masas, especialmente en los elaborados y sincronizados núme-
ros de las coristas en las películas de Hollywood.
5
Si bien la disciplina fordista era totalizante, estaba no obstante
—y éste es su segundo rasgo definitorio—,
socialmente concentra-
da dentro de un marco nacional
. Conforme se desarrolló el siglo,
algunas disciplinas anteriormente discretas convergieron sobre un
nuevo espacio societal dentro del Estado-nación. Llamado “lo so-
cial” tanto por Hannah Arendt y el foucaultiano Jacques Donzelot,
esto era un denso nexo de aparatos donde las instituciones de con-
trol social se volvían interconectadas.
6
En lo social, los campos de
las relaciones industriales, el trabajo social, la justicia criminal, la sa-
lud pública, las correccionales, la psicoterapia, la asesoría matrimo-
nial y la educación se volvieron mutuamente permeables, cada uno
abrevando del mismo acervo de prácticas racionalizantes, a la par
de elaborar sus propias variaciones sobre la gramática común de la
gubernamentalidad. En algunos países, incluyendo a la Francia de
Foucault, este fundamento disciplinario provino primordialmente
del Estado nacional; en otros, como Estados Unidos, las agencias no
gubernamentales jugaron un papel más amplio, apoyando a los apa-
Perspectivas teóricas
5
.
Eli Zaretsky,
Secrets of the Soul: Psychoanalysis, Modernity, and Personal Life
, Nueva
York, Knopf, de próxima aparición.
6
.
Hannah Arendt,
The Human Condition
, Chicago, The University of Chicago Press,
1958; Jacques Donzelot,
The Policing of Families
, traducción de Robert Hurley, Nueva York,
Pantheon, 1979.
22
ratos estatales. Sin embargo, en todos los casos, lo social estaba co-
rrelacionado con un Estado nacional. A pesar de que Foucault no te-
matizó explícitamente la cuestión de la escala, su análisis asumió
que el ordenamiento disciplinario estaba nacionalmente delimita-
do.
7
Desde su perspectiva, lo nacional-social era el punto de par-
tida de la regulación fordista, la zona de elaboración más densa y
el campo de lanzamiento para su difusión más amplia. Fue desde
esta zona que la disciplina fordista se irradiaba hacia el exterior, di-
fundiéndose imperceptiblemente a lo largo de la sociedad nacional.
No obstante, la concentración social no asumía la jerarquía vertical,
con comandos que fluían unidireccionalmente hacia abajo desde la
cima de una pirámide tradicional. Más bien, los aparatos disciplina-
rios subsistieron lado a lado en el espacio de lo nacional-social, con
sus agentes cooperando y compitiendo a la par. Su entorno era uno
de profesionalismo de clase media, en la cual los expertos disfruta-
ban de una discreción considerable, aun cuando sus actividades es-
taban altamente racionalizadas. El resultado fue que los poderes disci-
plinarios estaban socialmente concentrados aunque horizontalmente
dispuestos dentro de un marco nacional. Por tanto, como insistía
Foucault, la disciplina fordista era simultáneamente sistemática y
“capilar”.
El tercer rasgo principal de la disciplina fordista deriva de los dos
precedentes: este modelo de ordenación social trabajó ampliamen-
te mediante
la autorregulación individual
. Éste era el significado de
la expresión “control social”, acuñada en 1907 por el sociólogo esta-
dounidense Edward Ross, en tanto una alternativa democrática a la
jerarquía y la coerción externa. Como Foucault enfatizó, los defen-
sores del control social buscaron promover los temas de automo-
tivación, capaces de producir una autogobernación interna. Asu-
miendo que dichas materias serían más racionales, cooperativas y
productivas que aquéllas directamente subordinadas a la autoridad
externa, los reformadores fordistas visualizaron nuevas formas orga-
nizativas y prácticas gerenciales. En oficinas, fábricas y agencias de
servicio social, los supervisores fueron conminados a escuchar a los
7
.
Esta postura fue en efecto recuperada y criticada por Ann Laura Stoler, quien rescató el
no discutido trasfondo colonial de las formulaciones de Foucault sobre la disciplina y el bio-
poder. Véase su
Race and the Education of Desire
,
Chapel Hill, NC, Duke University Press,
1995.
23
Perspectivas teóricas
trabajadores y clientes, solicitando su opinión e incrementando su
campo de acción autónomo. Del lado de la oferta, mientras tanto,
los psicólogos infantiles, los educadores y los expertos en crianza
propusieron reformar las prácticas para la socialización de los hijos.
Dirigiéndose a promover futuros ciudadanos autorregulados, los ex-
pertos urgían a las madres a alimentar, a los padres a eliminar los
castigos corporales, a los maestros a fomentar la curiosidad y expli-
car los fundamentos detrás de las reglas. Argumentaciones similares
informaban de prácticas tan inconcebibles como asesorías matrimo-
niales y el término anticipado de las sentencias de los criminales. El
impulso general era “subjetivar” a los individuos, alentar la “lingüis-
tificación” de sus procesos internos como un medio de mantenerlos
responsables de estos procesos y de allí aumentar sus capacidades
de autovigilancia. En efecto, al someter a los individuos como agen-
tes de control social, aunque al mismo tiempo se promueve su auto-
nomía, la disciplina fordista buscaba reemplazar la coerción externa
con autorregulación interna.
8
En general, la disciplina fordista era totalizante, socialmente con-
centrada dentro de un marco nacional y orientada a la autorregulación.
El resultado fue una forma de gubernamentalidad que transcendió am-
pliamente las fronteras del Estado, aun cuando éste permaneció
nacionalmente limitado. Ampliamente difundido entre las socieda-
des nacionales, productivo y opuesto a lo represivo, racional y opues-
to a lo carismático, esto movilizó “cuerpos útiles (si no completamente
dóciles)” dentro de sociedades de producción y consumo de masas
nacionalmente delimitadas.
Ciertamente, muchas críticas pueden ser esgrimidas en contra de
esta descripción cuasifoucaultiana de la regulación fordista, porque es
abiertamente condenatoria del fordismo y displicente de sus aspec-
tos progresivos y emancipatorios. En particular, es demasiado omisa
del momento individualizante y subjetivante del control social, de-
masiado presurosa para reducir su orientación promotora de la au-
tonomía hacia una regimentación normalizada. Finalmente, está atra-
pada en una contradicción en su desempeño, por cuanto su poder
crítico depende sobre todo de las propias normas humanistas, sobre
todo de la autonomía, que quiere desenmascarar simultáneamente.
8
.
Eli Zaretsky,
op. cit
.
24
No obstante, yo misma he manifestado dichas críticas a Foucault en
el pasado, y pese a que todavía las considero pertinentes, no las sos-
tendré aquí. Más bien, me planteo un problema diferente: la relación
entre disciplina y posfordismo. Al hacerlo, intento problematizar lo
que una vez llamé las “visiones empíricas” de Foucault, en tanto
opuestas a sus “confusiones normativas”.
9
¿De la disciplina hacia la flexibilización?
El relato precedente de la disciplina fordista asume al menos tres pro-
posiciones empíricas que ya no son verdaderas en la actualidad.
Asume, en primer término, que la regulación social está organizada
nacionalmente, que su objeto es una población nacional que vive
dentro de una sociedad nacional bajo los auspicios de un Estado na-
cional, el cual maneja una economía nacional. También asume, en
segundo lugar, que la regulación social constituye una contraparte
no sujeta al mercado frente a un régimen de acumulación de capital,
que está concentrada en la zona de “lo social” y que sus institucio-
nes características son las agencias gubernamentales y no guberna-
mentales que abarcan al Estado de Bienestar social (nacional). Por
último, asume que la lógica de la regulación es subjetivante e indi-
vidualizante, que al encuadrar a los individuos como agentes de
autorregulacion, simultáneamemte alienta su autonomía y los some-
te al control o, más bien, alienta su autonomía como un medio para
su control.
Si estas proposiciones fueron ciertas en la era del fordismo, su
situación es dudosa hoy. En la era pos-89 de la globalización pos-
fordista, las interacciones sociales de manera creciente transcienden
los límites de los Estados. Como resultado, el ordenamiento de las
relaciones sociales está sufriendo un cambio significativo en escala,
equivalente a la
desnacionalización
y la
trasnacionalización
. Al no
ser ya exclusivamente un asunto nacional, si en efecto alguna vez
lo fue, el ordenamiento social ahora ocurre simultáneamente en
9
.
Nancy Fraser, “Foucault on Modern Power: Empirical Insights and Normative Confusions”,
Praxis International
, vol. 1, núm. 3, octubre de 1981, pp. 272-287.
25
Perspectivas teóricas
varios niveles. En el caso de la salud pública, por ejemplo, se espera
que las agencias con base nacional puedan armonizar sus políticas
con aquéllas ubicadas en los niveles trasnacional e internacional. Lo
mismo ocurre en los casos de la seguridad, la regulación bancaria,
las especificaciones laborales, la regulación ambiental y el terroris-
mo.
10
Por ello, a pesar de que el ordenamiento nacional no esté desa-
pareciendo, está en el proceso de ser descentralizado, en tanto sus
mecanismos regulatorios se articulan (algunas veces en forma coo-
perativa, en otras de manera competitiva) con aquéllos ubicados en
otros niveles. Lo que está surgiendo, por tanto, es un nuevo tipo de
estructura regulatoria, un sistema de múltiples capas de guberna-
mentalidad globalizada, cuyos contornos aún tienen que ser deter-
minados.
Al mismo tiempo, la regulación también está experimentando un
proceso de
des-socialización
. En la variante actual de la globalización
hegemónico-neoliberal, los flujos masivos y desencadenados del ca-
pital trasnacional están descarrilando al proyecto keynesiano de la
economía nacional. La tendencia es transformar el Estado de Bien-
estar fordista en un “Estado competitivo” posfordista, en donde los
países se lanzan a reducir impuestos y eliminar “papeleos” con la es-
peranza de conservar y atraer inversiones.
11
La resultante “carrera
hacia la cumbre” alimenta miles de proyectos de desregulación, así
como esfuerzos para privatizar los servicios sociales, sea mediante
regresarlos al esquema de mercado o devolverlos a las familias (lo
que significa, en efecto, darlos a las mujeres). Aunque el alcance de
tales proyectos varíe de país a país, el efecto general es una ten-
dencia global a desestructurar la zona de “lo (nacional) social”, for-
malmente el corazón de la disciplina fordista. Al ser cada vez menos
concentrados socialmente y al estar cada vez más sujetos al mercado
y en manos de familias, los procesos posfordistas de ordenación so-
cial son menos propensos a converger dentro de una zona identifi-
cable. Más bien, la globalización está generando un nuevo escenario
de regulación social, más privatizado y disperso que cualquiera de
los visualizados por Foucault.
10
.
Susan Strange,
The Retreat of the State: The Diffusion of Power in the World Economy
,
Cambridge University Press, 1996.
11
.
Phil Cerny, “Paradoxes of the Competition State: The Dynamics of Political Globalization”,
Government and Opposition
32, núm. 2, 1997, pp. 251-274.
26
Finalmente, así como la disciplina fordista desaparece de cara a
la globalización, su orientación hacia la autorregulación también tien-
de a disiparse. En tanto la mayoría del trabajo de socialización es-
tá dentro del mercado, la perspectiva individualizante de la labor
intensiva del fordismo tiende a desaparecer. En psicoterapia, por
ejemplo, los enfoques de charlas de tiempo intensivas que eran fa-
vorecidas por el fordismo son ahora crecientemente excluidas de
la cobertura de los seguros y reemplazadas por la psicología de cura
instantánea basada en fármacos. Adicionalmente, el debilitamiento
del Estado keynesiano significa más desempleo y menor redistribu-
ción para los de abajo, de ahí la mayor desigualdad e inestabilidad
social. El vacío resultante es más probable de ser llenado con una
represión ilegal que mediante esfuerzos para promover la autono-
mía individual. En Estados Unido, concretamente, algunos observa-
dores ubican la transformación del Estado social dentro de un “com-
plejo carcelario-industrial”, donde el confinamiento de la juventud
minoritaria masculina se convierte en la política favorita en materia
del desempleo.
12
Las prisiones en cuestión, sin embargo, tienen po-
co en común con los panópticos humanistas descritos por Foucault.
Su manejo a menudo subcontratado a corporaciones con fines de
lucro, las ha vuelto no laboratorios de autorreflexión, sino campos
de violencia racial y sexual —de violación, explotación, corrupción,
SIDA
, bandas y guardias asesinos. Si tales prisiones caracterizan un
aspecto del posfordismo, es uno que ya no trabaja más mediante el
autogobierno individual. Más bien, aquí nos encontramos con el re-
torno de la represión, si no es que con el regreso de los reprimidos.
En todos estos asuntos, la globalización posfordista es un lamento
lejano de la disciplina foucaultiana: lo múltiple como opuesto a lo na-
cionalmente delimitado, lo disperso y sujeto al mercado como opues-
to a lo socialmente concentrado, lo crecientemente represivo como
opuesto a lo autorregulado. Con tales divergencias, es tentador con-
cluir que la sociedad disciplinaria está simplemente rebasada. Uno
inclusive estaría tentado a declarar, siguiendo a Jean Baudrillard,
que uno debería “
olvidar a Foucault
.
12
.
Loic Wacquant, “From Slavery to Mass Incarceration”,
New Left Review
, núm. 13, enero-
febrero, pp. 41-60.
27
Perspectivas teóricas
Gubernamentalidad globalizada
Sin embargo, lo anterior sería un error. Si la sociedad contemporánea
es posfordista y por tanto posdisciplinaria, sería redituable que fuera
analizada desde una perspectiva cuasifoucaultiana. La clave es iden-
tificar los mecanismos característicos del orden y la racionalidad
política del nuevo orden emergente de la regulación. El resultado se-
ría una descripción cuasifoucaultiana de una nueva forma de guber-
namentalidad globalizante.
Algunos intérpretes coinciden que antes de su muerte, el propio
Foucault ya había conceptualizado este proyecto. En sus lecturas,
sus nociones de biopoder y gubernamentalidad representan ele-
mentos de un modelo posfordista de regulación.
13
En mi lectura, sin
embargo, estas nociones pertenecen más bien al fordismo, en tanto
ellas producen “bienestar”, “población” y “seguridad” como los ob-
jetivos de la intervención del Estado nacional. De acuerdo a ello,
para mí, el trabajo de teorizar la gubernamentalidad posfordista aún
requiere ser realizado.
Como yo lo veo, este proyecto tiene por lo menos tres parámetros
primordiales. Una primera tarea crucial es conceptualizar el carác-
ter trasnacional de la regulación posfordista. Un segundo objetivo es
teorizar su creciente confianza en modelos de gubernamentalidad
dispersos y sujetos al mercado. Un tercer propósito es analizar su ra-
cionalidad política distintiva, incluyendo sus objetivos característicos
de intervención, sus modos de subjetivación y la mezcla de repre-
sión y autorregulación. Para cada tarea, afortunadamente, podemos
apoyarnos en algún trabajo previo que ya está disponible.
El carácter trasnacional de la gubernamentalidad contemporánea
es el sujeto explícito de un gran cuerpo de la literatura sobre la globa-
lización. Bajo la etiqueta de “una gobernación sin gobierno”, mu-
chos académicos están trazando los contornos de un nuevo aparato
regulatorio en múltiples capas, que opera a escala trasnacional. Den-
tro de este cuadro, el ordenamiento social ya no está nacionalmente
limitado, sino correlacionado con un Estado nacional, como tampoco
está centrado en un simple espacio de coordinación. Más bien, el es-
pacio de la gubernamentalidad está siendo disgregado, separado en
13
.
Remito a los textos de Thomas Lemke.
28
varias funciones distintas y asignadas a agencias diversas, las que ope-
ran en varios niveles, algunas globalmente y otras de manera regio-
nal, local o subnacional. Por ejemplo, las funciones militares y de
seguridad están siendo desagregadas, reubicadas y reescaladas co-
mo resultado de las “intervenciones humanitarias”, “las operaciones
de conservación de la paz”, “la guerra contra el terrorismo” y en un
conjunto de acuerdos de seguridad multilateral. De la misma forma,
las leyes criminales y las funciones policíacas están siendo disgregadas,
reorganizadas y reescaladas, en ocasiones hacia afuera, como en el
caso de los tribunales internacionales sobre crímenes de guerra, la
Corte Penal Internacional, en tanto “jurisdicción universal”, y la In-
terpol; pero en ocasiones también ocurre hacia abajo, como en el
caso de las cortes tribales y la privatización de las prisiones. Mientras
tanto, la responsabilidad para el derecho contractual está siendo re-
escalada como resultado del surgimiento de un régimen privado
trasnacional para la resolución de disputas comerciales (un renaci-
miento de la
lex mercatoria
). Las funciones de cobertura económica
están siendo reescaladas hacia arriba dentro de bloques de comercio
regional, como la Unión Europea, el
TLCAN
y el Mercosur, y hacia or-
ganismos trasnacionales formales e informales, como el Banco Mun-
dial, el
FMI
y el Foro Económico Mundial; pero también hacia abajo,
en agencias municipales y provinciales, crecientemente responsables
de alentar el desarrollo, de regular los salarios y los impuestos, así
como de proporcionar bienestar social. En general, estamos viendo
el surgimiento de una estructura de niveles múltiples de gubernamen-
talidad, un edificio complejo en el cual el Estado nacional no es sino
sólo un nivel entre otros.
14
14
.
Manuel Castells, “A Powerless State?” en Castells,
The Power of Identity
,
Blackwell, 1996;
Phil Cerny,
op. cit.
; Stephen Gill, “New Constitutionalism, Democratisation and Global Political
Economy”,
Pacifica Review
10, núm. 1. febrero 1988, pp. 23-38; Michael Hardt y Antonio Negri,
Empire
,
Harvard University Press, 2000; Jürgen Habermas, “The Postnational Constellation and
the Future of Democracy” en
The Postnational Constellation: Political Essays
, traducción y edición
de Max Pensky,
MIT
Press, 2001; David Held, “Democracy and the New International Order”,
en
Cosmopolitan Democracy: An Agenda for a New World Order
, editado por Daniele Archibugi
and David Held, Polity, 1995; James Rosenau, “Governance and Democracy in a Globalizing
World” en Daniel Archibugi y David Held (eds.),
Re-imagining Political Community: Studies
in Cosmopolitan Democracy
, Stanford University Press, 1999; Saskia Sassen, “The State and the
New Geography of Power” en Sassen,
Losing Control? Sovereignty in an Age of Globalization
,
Columbia, 1995; Susan Strange,
op. cit
.; Wolfgang Streeck, “Public Power Beyond the Nation-
State: The Case of the European Community” en Robert Boyer y Daniel Drache (eds.),
States
Against Markets: The Limits of Globalization
, Routledge, 1996.
29
Perspectivas teóricas
Este nuevo modelo globalizante de regulación conlleva una dis-
persión considerable de la gubernamentalidad. A diferencia de su
predecesor fordista, el modelo posfordista de regulación tiende a
“gobernar a distancia”, mediante redes flexibles y fluctuantes que
transcienden a los sitios institucionales y estructurados.
15
Ya no cen-
trado en el Estado-nación, el orden social presente trabaja por medio
de los poderes y voluntades de una colección dispersa de entidades,
incluyendo Estados, organismos supranacionales, compañías trasna-
cionales,
ONG
’s, asociaciones profesionales e individuos. En el nivel
nacional, por ejemplo, las
ONG
’s asumen funciones regulatorias an-
teriormente asumidas por el Estado; con la privatización de las pri-
siones, los servicios y las escuelas, la responsabilidad electoral es
suplantada por negociaciones entre “socios” de los “consejos de ad-
ministración comunitarios”.
16
En el nivel internacional, igualmente,
un conjunto variado y cambiante de notables no electos se reúne
anualmente para sostener discusiones institucionalizadas en Davos,
mientras que la regulación legal de los negocios trasnacionales abre
paso a nuevas formas de arbitraje informal, cuyo carácter privado y
discrecional
ad hoc
los aísla del escrutinio público.
17
El resultado es
un aparato de reglas cuya composición es tan compleja y cambiante
que el distinguido teórico de las relaciones internacionales Robert
F. Cox lo ha llamado “la nebulosa”.
18
A pesar de su condición sombría, la gubernamentalidad posfor-
dista evidencia algunos arreglos cualitativamente reconocibles. Este
modo de regulación descansa mucho más que su predecesor en los
mecanismos de mercado. En el molde del neoliberalismo, esto ex-
pande de manera vasta el alcance de la racionalidad económica, al
introducir la competencia en los servicios sociales, al transformar a
los clientes en consumidores y al someter a los expertos profesio-
15
.
Hardt y Negri,
ibid
.
16
.
Nikolas Rose, “Governing ‘Advanced’ Liberal Democracies” en Andrew Barry, Thomas
Osborne y Nikolas Rose (eds.),
Foucault and Political Reason: Liberalism, Neoliberalism, and
the Rationalities of Government
, University of Chicago Press, 1996, pp. 37-64.
17
.
William E. Scheuerman, “Economic Globalization and the Rule of Law” en
Constellations
,
vol. 6, núm. 1, 1999; y David Schneiderman, “Investment Rules and the Rule of Law” en
Constellations
8, núm. 4, 2001.
18
.
Robert W. Cox, “A Perspective on Globalization” en James H. Mittelman (ed.),
Globa-
lization: Critical Reflections
, Lynne Rienner, 1996; y Cox, “Democracy in Hard Times:
Economic Globalization and the Limits to Liberal Democracy” en Anthony McGrew (ed.),
The
Transformation of Democracy?
, Polity Press, 1997.
30
nales dentro de la disciplina de mercado. En este régimen de “gu-
bernamentalidad desestatalizada”, la política sustantiva de bienestar
cede su lugar a las tecnologías formales de responsabilidad económi-
ca, en tanto los auditores reemplazan a los profesionales de servicios
como los principales agentes de disciplina.
19
Mientras los
vouchers
reemplazan a los servicios públicos y el “manejo de riesgos” pri-
vatizado sustituye la seguridad social, los individuos son definidos
para asumir nuevos niveles de “responsabilidad” en sus vidas. Al des-
plazar las técnicas fordistas de “control social”, los mecanismos de
mercado organizan grandes segmentos de actividad humana; inclusi-
ve las decisiones sobre el matrimonio y crianza de los niños son
reguladas con incentivos de mercado.
El resultado es un nuevo modelo posfordista de sometimiento.
No es el dominio victoriano de la normatvidad individualizante,
ni tampoco el dominio fordista del bienestar colectivo; el nuevo
dominio de la gubernamentalidad es el agente activo responsable.
En tanto sujeto de opciones (de mercado) y un consumidor de ser-
vicios, dicho individuo está obligado a ampliar su calidad de vida
mediante sus propias decisiones.
20
En este nuevo “cuidado de sí mis-
mo”, cualquiera se vuelve un experto, responsable de manejar su
propio capital humano para maximizar sus efectos.
21
En este as-
pecto, el proyecto fordista de autorregulación se continúa por otros
medios.
Sin embargo, el modelo posfordista de gubernamentalidad difiere
drásticamente de su predecesor. La regulación fordista implícitamen-
te aspiraba a la universalidad, no obstante su persistente desigualdad
social. En la formulación de Foucault, su objeto de intervención no
sólo era el individuo disciplinado, sino el “bienestar general” de “la
población” como un todo; la normatividad disciplinaria estaba li-
gada con el “biopoder”, el cual proyectaba una sincronización y ho-
mogeneidad nacional, aunque sobre las espaldas de los colonizados
sometidos.
22
En contraste, la gubernamentalidad posfordista ha ro-
19
.
Rose,
op. cit
.
20
.
Rose,
ibid
.
21
.
Colin Gordon, “Governmental Rationality: An Introduction” en Graham Burchell, Colin
Gordon y Peter Miller (eds.),
The Foucault Effect: Studies in Governmentality
, University of
Chicago Press, 1991, pp. 1-51.
22
.
Para el tema del trasfondo colonial de las descripciones de Foucault sobre la disciplina
y el biopoder, véase Stoler,
op. cit
.
31
Perspectivas teóricas
to el marco nacional, como hemos visto. Al hacerlo, sin embargo,
simultáneamente renuncia a la confianza universalista del prime-
ro, aunque sin dejar de descansar en el
laissez-faire
. Más bien, la
regulación posfordista establece nuevas formas de segmentación
(trasnacional). Al trabajar mediante la modelación del perfil poblacio-
nal, éste separa y encauza a los individuos en nombre de la eficiencia
y la previsión del riesgo. Al separar al trigo capaz y competitivo del
bagazo incapaz y no competitivo, la política de bienestar posfordista
construye cursos de vida diferentes para cada uno. El resultado es
una nueva clase de gubernamentalidad segmentada de autorregula-
ción: responsabilizada para algunos y de represión abierta para
otros. En esta “sociedad dual”, una zona completamente interconec-
tada e hipercompetitiva coexiste con un sector marginal de exclui-
dos sin aspiraciones.
23
El escenario precedente sólo muestra una visión panorámica de
las maneras en las cuales está siendo vislumbrada la gubernamen-
talidad posfordista. Mucho trabajo aún requiere ser realizado. Per-
mítanme concluir indicando dos temas adicionales que requieren
mayor investigación.
Una posibilidad de estudio concierne a las funciones de ordena-
miento desarrolladas por las “redes” en el posfordismo. En tanto pa-
labra polémica y ubicua de la globalización, el término “red” designa
una forma de organización social y una infraestructura de comuni-
cación. La característica primordial de las redes es su habilidad para
combinar la organización gobernada conforme a reglas con la flexi-
bilidad, con la apertura y la clausura, la descentralización y la dis-
persión espacial. Por ejemplo, en los negocios, tenemos las diversas
cadenas trasnacionales de abastecedores, contratistas, empleado-
res, etc. —que abarcan a la frágil y fácilmente alterable estructura de
la producción orientada en nichos y “contra-reloj”. Igualmente, en la
peculiar intersección de política, religión y criminalidad que tanto
está en nuestras mentes hoy, tenemos redes terroristas: trasnacionales,
descentralizadas, espacialmente dispersas, en apariencia sin lideraz-
gos e imposibles de localizar, al menos para algo tan anticuado como
lo es un Estado nacional, aunque éste sea todavía capaz de actos bien
23
.
Robert Castel, “From Dangerousness to Risk” en
The Foucault Effect, op. cit
., pp. 281-
298.
32
organizados de destrucción masiva sincronizados, en los que pode-
mos enlistar al MacWorld en la misión de la Jihad, aunque no siem-
pre pudiendo entender la distinción entre ellos.
24
Aparentemente más rizomático y deleuziano que disciplinario y
foucaultiano, las redes pueden sin embargo estar surgiendo como
nuevos vehículos de la gubernamentalidad posfordista. Los teóricos
críticos de la globalización harían bien si trataran de analizarlos en
términos foucaultianos. Sobre todo, podríamos explorar su articula-
ción (tanto competitiva y cooperativa) con tipos más familiares de
agencias regulatorias.
Un segundo candidato para un análisis cuasifoucaultiano de la
globalización es el concepto de “flexibilización”. Al ser otra palabra
polémica de la globalización, “flexibilización” ubica un modo de or-
ganización social y un proceso de autoconstitución. Mejor aún: es
un proceso de autoconstitución que se relaciona con, deriva de, y ase-
meja a un modo de organización social. Los rasgos de la flexibilización
son la fluidez, el carácter provisional y un horizonte temporal “de
corto plazo”. Por tanto, lo que las redes son al espacio, la flexibili-
zación es para el tiempo. Así tenemos la especialización flexible de la
producción contra-reloj en la era de los negocios. Y también tenemos
a los “hombres y mujeres flexibles” descritos por Richard Sennett,
quienes frecuentemente cambian trabajos e incluso carreras, reubicán-
dose donde les ofrezcan, y cuyas relaciones académicas y amistades
están más bien definidas para encajar en el horizonte del corto plazo
y cuya personalidad no consiste en construir narrativas de vida sim-
ples, coherentes, trascendentes o significativas.
25
Tales seres flexibles
parecen más fragmentados y posmodernos que los seres subjetivados
e identitarios descritos por Foucault. No obstante, pueden estar emer-
giendo como nuevos vehículos importantes de autorregulación —al
menos para las “clases capaces”. Y también los teóricos críticos
podrían someterse a un análisis cuasifoucaultiano. Sobre todo, po-
drían tratar de determinar si el proyecto de control por medio de la
autogobernación e inclusive la autonomía personal podrían sobrevi-
vir al fordismo bajo alguna nueva forma.
24
.
Manuel Castells,
The Rise of the Network Society
,
Blackwell, 1996; Hardt y Negri,
op. cit
.
25
.
Richard Sennett,
The Corrosion of Character: The Personal Consequences of Work in the
New Capitalism
,
Norton, 1998.
33
Perspectivas teóricas
En todos estos análisis, debemos recordar que la disciplina fue la
respuesta de Foucault para la siguiente pregunta: ¿cómo opera el po-
der en ausencia del rey? Por supuesto, hoy su respuesta ya no es más
persuasiva, pero eso no es todo. Más inquietante, la propia pregunta
necesita ser reformulada: ¿cómo opera el poder después de la des-
centralización del marco nacional, el cual permitió organizar la re-
gulación social mucho después de la caída del monarca? De hecho,
sería difícil formular una mejor pregunta para guiarnos, en tanto
buscamos entender los nuevos modos de la gubernamentalidad en
la era de la globalización neoliberal. Desde mi punto de vista, dicho
esfuerzo es con mucho la manera más adecuada de honrar a uno de
los más originales e importantes pensadores de la pasada centuria.
Recibido el 27 de febrero del 2003
Aceptado el 27 de febrero del 2003 por invitación
logo_pie_uaemex.mx