Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
51
Resumen
El artículo aborda la relevancia del espacio público en la dinámica política actual y del uso
que de él hacen los medios masivos de comunicación y la clase política. En un inicio, Félix
Ortega nos habla del proceso histórico del espacio público como el medio de relación dia-
léctica entre las necesidades de la sociedad —lo privado— y la política. Ortega resalta las pro-
fundas transformaciones sociopolíticas del Estado moderno, en que el espacio público aban-
dona su papel como
mediador entre lo privado y la política
, y del Estado democrático, en el
cual también se genera un quiebre entre el espacio público y lo político, debido a los medios
masivos de comunicación, que fungen como desarticuladores de la sociedad, y a la generación
de la imposibilidad de gestión de la política democrática, consecuencia de la saturación de
obligaciones dentro del proceso de globalización. En la segunda parte del artículo, el doctor
Ortega hace énfasis en la forma en cómo el espacio público es absorbido por el llamado “cuar-
to poder”, sirviendo como mediador no sólo entre la política y lo social, sino incluso al interior
de estos sectores. Aquí se destacan las pragmáticas relaciones de mutua influencia entre la
clase política y los periodistas, como representantes de un grupo de interés, estableciendo así
nuevas formas de relación social.
Abstract
The paper approaches the relevance of the public sphere in present political dynamics and
of the use that make of it media and political class. In the first part, Felix Ortega explains the
historical process of the public sphere as the field of dialectic interaction between necessities
of society —private necessities— and policy. He emphasizes the deep sociopolitical transfor-
mations of the modern State, in which the public sphere abandons its paper as mediator
between private and policy fields, and of democratic State in which also is generated a break
between the public sphere and the policy, due to the role of the media as disarticulator agents
of society and to the impossibility of management of the democratic policy, given the satura-
tion of its obligations within the globalization process. At the second part of the paper, he
makes emphasis in the way in how the public sphere is absorbed by the called “fourth power”,
serving, this second, like mediator not only between the policy and the social field, but even
to the interior of these sectors. It emphasizes the pragmatic relations of mutual influence
between the political class and journalists, like representatives of an interest group, thus esta-
blishing new forms of social relation.
Palabras clave:
espacio privado, espacio público, espacio público ilustrado, esfera pública es-
tatal, escenario público, nuevo espacio público, despolitización, sobrepolitización, ámbito
privado-social, solidaridad abstracta, contrapoder, legitimidad política dual, centrismo po-
lítico, privatización de la política, mediatización de la política, justicia.
*
.
Departamento de Sociología VI de la Facultad de Ciencias de la Información de la Uni-
versidad Complutense de Madrid, 28040, Madrid, España.
La política y el periodismo
en el nuevo espacio público
F
ÉLIX
O
RTEGA
*
52
La política y el nuevo espacio público
De los rituales al espacio público
T
oda sociedad ha necesitado de imágenes y representaciones en
las que expresarse y con las que identificarse. Esta es una con-
dición sin la que la sociedad misma resulta inviable. De no darse,
lo que acontece es que tiene lugar una fragmentación interna en la
que sólo son posibles objetivos e intereses de naturaleza estricta-
mente individual. Éstos, ciertamente, no desaparecen en lo social,
pero han de articularse y ajustarse con otros intereses individuales
si se pretende que emerja un orden de realidad supraindividual. Esta
conjunción de dos órdenes de realidad, el individual y el colectivo,
hace de la sociedad un ámbito extraordinariamente complejo, ne-
cesitado de reglas e instituciones capaces de permitir el libre juego
de ambos planos.
Las respuestas dadas a este problema han variado a lo largo de
la historia. En las sociedades de naturaleza tribal, lo colectivo ocupa
todo el escenario social, quedando incluido en él cuanto concierne
a los individuos, que no encuentran posibilidades de desarrollarse
en cuanto tales. Lo individual está diluido en la “conciencia co-
lectiva”: ella es, como única forma posible de representación, la que
asume a la vez la expresión colectiva y la individual. En tales so-
ciedades, la tradición se convierte en un entramado institucional y
cultural que hace innecesaria la armonización de lo individual con
lo colectivo. Es más, el individuo, carente de todo sentido y rele-
vancia, queda sometido a unas supuestas “leyes” que le trascienden.
La falta de conciencia de que este entramado es resultado de las
acciones humanas acaba por convertir a los individuos en esclavos
de sus propias obras. En estas sociedades (a las que más propiamen-
te conviene denominar “comunidades”), es inadecuado plantearse
el tema del espacio público. O, al menos, estamos ante un espacio
público en el que al existir sólo la totalidad comunal falta el otro po-
lo de referencia, el individual, sin relación al cual lo público mismo
desaparece. Porque para que pueda darse lo público, es necesaria
la conciencia de la dialéctica complementaria entre ambos niveles.
De ahí que el acto central de la vida colectiva de estas comunidades,
53
el ritual, consista en la inmersión profunda de los individuos en las
prácticas ceremoniales hasta el punto de perder la propia conciencia
de sí mismos. El rito es una suerte de “borrachera comunal” en la que
la exaltación de un mundo anterior, superior y más poderoso al indi-
viduo, convierte a éste en un mero ejecutor de un orden del que de-
pende y al que queda sometido. De ahí que toda vuelta a formas de vida
tribal, comunal o similares, acabe no sólo por obstaculizar el desarro-
llo del individuo, sino también por impedir la formación de un au-
téntico espacio público más allá de los rituales volcados en dar vida
a una poderosa (aunque sea reciente) tradición, que se presenta co-
mo si se tratase de una forma de “naturaleza” y, por ello mismo, fuese
indiscutible.
La emergencia del espacio público se liga, por tanto, al desarro-
llo del concepto de individuo. Y ambos los encontramos en la Gre-
cia clásica, justamente donde aparece igualmente el concepto de
“política”, íntimamente ligado a aquéllos. Los griegos distinguían
tres ámbitos o esferas sociales: la del hogar (
oikos
), la de la políti-
ca (
ecclesia
) y la de lo público (
ágora
), que servía de punto de co-
nexión o comunicación entre las dos primeras. La esfera del hogar
era el lugar adecuado para el cultivo de los intereses estrictamente
privados, pero también para formar a los individuos. La política
venía a ser la esfera donde se tomaban las decisiones que afectaban
a la ciudad. Mas estas decisiones eran el resultado de un
proceso de
discusión en el que afloraban las distintas perspectivas, intereses y
concepciones de los ciudadanos
: éste era el ámbito propio de lo pú-
blico. Es decir, el conjunto de acciones que permitían ligar lo privado
individual con la política colectiva. Lo público suponía, por tanto,
la previa existencia de dos condiciones: el
individuo libre
y la
libre
discusión
. Sólo así se entendían la existencia del pueblo (
demos
) y
de la opinión (
doxa
). La propia configuración urbanística del ágora
griego da una idea cabal de lo que suponía el espacio público: en
efecto, en ella se hallaban los edificios públicos, los tribunales, las
tiendas y los comercios, las fuentes que surtían de agua a los hogares
o que servían como lavaderos, las estoas (soportales que servían para
hacer tratos, charlar o filosofar). Era en el
ágora
donde discurría la vida
de los ciudadanos, liberados de las cargas del hogar, pero igualmen-
te liberados de las exigencias de las decisiones políticas. Era, en su-
ma, el espacio en el que se alcanzaba la autonomía personal puesta
Cuestiones contemporáneas
54
al servicio de objetivos supraindividuales en orden a fortalecer a la
propia ciudad a la que se pertenece.
Un orden de cosas similar encontramos en Roma, sobre todo en
el periodo republicano, aunque con algunas diferencias notables. El
foro romano conserva no pocas de las características del griego. Si-
gue siendo un espacio abierto, en el que se mezclan lo político y lo
privado. La política gana en importancia y hay un progresivo declive
de lo público. A partir sobre todo de las últimas guerras civiles (en
especial en la época de Julio César), lo público será más bien un es-
cenario para adquirir la notoriedad (e incluso inmortalidad: los tem-
plos, los triunfos, los juegos) necesaria para conquistar el poder
político. La discusión pública va perdiendo terreno y se inicia un pro-
ceso de progresivo enclaustramiento de la misma en espacios re-
servados a unos pocos (como la curia) o en la vida privada a cuyo
desarrollo tanto contribuyeron las diferentes religiones orientales
importadas por los romanos. El concepto de inmortalidad, tan que-
rido en Roma, llevará a partir de ahora al deseo de grandes gestas
y heroicidades que requieren poner al servicio de una causa privada
la mayor parte de las energías colectivas. Pero de todos modos, la
antigüedad romana conoció un importante auge de los escenarios
públicos, que sólo iniciaron su definitivo declive con la caída del
Imperio, el triunfo del cristianismo y la fragmentación generada por
las sociedades bárbaras.
La sociedad medieval, profundamente rural y atomizada, no era
ciertamente propicia para mantener el esquema clásico privado-pú-
blico. De hecho, durante toda la alta Edad Media y hasta que se inicia
el auge de las ciudades (a partir del siglo
XII
), es difícil que podamos
hablar de que existiera en ella una separación entre estos ámbitos.
Y la única institución que hereda (a su manera) rasgos de la anti-
güedad tardía, la Iglesia, no puede decirse que propiciara con sus
espacios abiertos (las iglesias) un ámbito público, ya que la creencia
en un dios único, trascendente y todopoderoso reducía sobremane-
ra las libertades constitutivas del espacio público; la salvación afec-
taba tanto sólo a la comunidad de los creyentes, la “ciudad de Dios”.
Serán las ciudades medievales, en muchos casos surgidas de previos
asentamientos romanos, las que van a configurar un nuevo sentido
de lo público, cuya expresión urbanística es la
plaza
. En ella irán
surgiendo los edificios emblemáticos de las nuevas sociedades (la
55
catedral, el mercado, el palacio), y a su alrededor comienza a fra-
guarse un tejido de relaciones en las que encontramos ya un nuevo
sentido de lo público. Aunque no del todo, ya que al menos desde
el punto de vista del derecho se retoman no pocos elementos de Ro-
ma. Pero ciertamente lo que ahora hay de nuevo es que lo público
tiene un mayor componente social y bastante menos político. La or-
ganización de las ciudades de la baja Edad Media se hacía en torno
a una serie de prácticas que tenían que ver sobre todo con lo que
los griegos habrían considerado el
oikos
: gremios, cofradías, corpo-
raciones. Son todos estos grupos los que generarán una concepción
de la ciudadanía que se define fundamentalmente en términos esta-
mentales y que no siempre tiene una proyección sobre la política.
Igualmente, la vida de estos grupos era más propia de las comunida-
des, con lo que no puede decirse que existiera un concepto claro del
sujeto individual. De manera que lo privado y lo público se entre-
mezclaban, y la política quedaba desvinculada de ellos. Cuando las
ciudades medievales comenzaron a preocuparse de la política no lo
hicieron autónomamente, sino incorporándose a una nueva realidad
política, el Estado.
La identificación de lo público con la política:
los escenarios de la modernidad
La configuración del Estado Moderno tiene una especial relevancia
en lo que concierne al espacio público. De entrada, estamos ante un
proceso de secularización, que va a posibilitar un conjunto de trans-
formaciones favorables al desarrollo de lo público. Estas son: el in-
dividualismo, la libertad de conciencia, la urbanización y la poli-
tización. Rasgos todos ellos que se asocian con la irrupción en las
sociedades europeas de procesos que propiciarán tanto el desarrollo
del individuo cuanto la reorganización de la vida política. Entre tales
procesos destacan especialmente la Reforma protestante, el creci-
miento de las ciudades y la consolidación del Estado moderno. El
efecto conjunto de tales fenómenos es que en estas sociedades tiene
lugar un nuevo diseño del espacio social: de una parte el privado,
de otro el público. Pero se trata, ahora, de espacios con un signifi-
cado bien diferente a cuanto hemos visto. De entrada, el
espacio pri-
vado
es sobre todo el de la
familia
. Una familia recluida en el espacio
Cuestiones contemporáneas
56
doméstico, y cuyas tareas centrales girarán en torno a la reproduc-
ción: primero demográfica y después del orden social. A este ámbito
se le caracterizará, al menos durante largo tiempo, como el de la “no
visibilidad”, de la discreta ocultación. Esto es, la intimidad, la
pri-
vacy
, es ante todo un reino vedado a la mirada de quienes no forman
parte del mismo. Es aquí donde además se supone tiene lugar el
desarrollo de la individualidad. El individuo que ahora comienza a
modelarse es un sujeto producido por y referido a la intimidad (la
suya y la de su familia). Y aunque en su modalidad burguesa po-
dría incluirse también a la economía, lo cierto es que ésta se desa-
rrolla fuera de las fronteras del hogar y queda como una esfera a la
que no tienen acceso la mayoría de las personas enclaustradas en
el hogar (mujeres y niños).
El espacio público de la modernidad
, con las excepciones que más
adelante mencionaré,
no es otro que el constituido por la acción po-
lítica
. Ya no es el espacio mediador entre lo privado y la política,
sino que ha sido absorbido por la política y sometido a sus reglas
e imperativos. Durante el periodo del Absolutismo, la política es un
ámbito semioculto, que rara vez se muestra. Y lo que existe fuera de
la política como espacio público aparece siempre como una esfera
colonizada por la política, en la que ésta se manifiesta de múltiples
maneras pero siempre bajo formas indirectas e implícitas (es el len-
guaje empleado, por ejemplo, por la pintura de la época llena de ale-
gorías). Estamos ante esa puesta en escena pública del poder polí-
tico que son los espectáculos barrocos. La plaza se ha transformado
en un lugar en el que el público asiste como mero espectador a las
magnificencias de los poderosos, que no sólo servían para divertir
(fiestas), sino también para aplicar una implacable forma de justicia
absolutista(ejecuciones, suplicios y castigos). El ritual tribal y la dis-
cusión del ágora o el foro han quedado reemplazados por montajes
fastuosos que expresan con toda su fuerza y esplendor la grandeza
del soberano, hacia el cual el público no puede sino manifestarse
fascinado y subyugado. Allí donde es susceptible de aparecer lo pú-
blico —porque puede congregarse un público— se proyectan las
inconmensurables puestas en escenas de los únicos que cuentan por
su ilimitado poder (sea éste laico o religioso); un mundo de repre-
sentaciones que no invitan a la reflexión, sino a rendirse ante el des-
lumbramiento a que se ven sometidos los sentidos. El esplendor ba-
57
rroco proporciona algunas de las claves para entender lo que pos-
teriormente se llamará “nuevo espacio público”. Porque aquél busca
sobre todo establecer una distancia abismal entre quien detenta el
poder y los súbditos, sólo franqueable de manera, diríamos hoy,
virtual: mediante la inmersión en un flujo exuberante y avasallador
de imágenes en continua renovación. La plaza ha sido controlada
por el poder político (es la época en la que proliferan estatuas, pre-
ferentemente a caballo, de quienes lo detentan). Y el urbanismo de
la época ama las
amplias avenidas
, aptas para el tráfico pero no
para las reuniones y la discusión.
Un giro decisivo tiene lugar en el siglo
XVIII
. Los individuos, libe-
rados de los vínculos adscriptivos de la sociedad estamental, dis-
ponen ahora de condiciones favorables para la reflexión: la doble
libertad de pensar y de asociarse. Gracias a ellas se configuran por
primera vez los públicos en sentido moderno. El público se enten-
derá como un grupo de personas con autonomía mental suficiente
para expresar sus opiniones sobre su sociedad y con capacidad para
decidir sobre sus vidas. El resultado será la enorme proliferación de
espacios públicos (salones, cafés, sociedades económicas y cientí-
ficas.
..), en los que adquieren relevancia los intelectuales, llamados
entonces “philosophes”. La imagen posterior que ve en ellos una
especie de “faro” o “guía” en los asuntos públicos, es la consecuencia
del papel que desempeñaron en estos espacios públicos ilustrados.
Y a partir de este momento, siempre que nos refiramos al espacio
público tendremos que tener en cuenta el tipo de intelectual que sur-
ge dentro del mismo y las funciones a él asignadas. Estos escenarios
públicos son, en primer lugar,
ámbitos para la libre discusión
. Por
tanto, de lo que se trata primariamente es de permitir el libre flujo de
las ideas sin tener que someterse a reglas previas o a necesidades
perentorias. En virtud de ello, los sujetos salen de su aislamiento y
dan lugar a un nuevo tipo de sociabilidad: no predeterminada, sino
resultado de la libre concurrencia. Se va pasando, en definitiva, de
la voluntad individual a la “voluntad general”; del egoísmo a varia-
das formas de consenso. Se crea de esta manera un nuevo orden so-
cial que iba a tener su correspondiente proyección política en los
posteriores sistemas democráticos.
Si es verdad que el espacio público ilustrado es, como acabamos
de ver, un territorio dominado por la aparente caprichosidad de las
Cuestiones contemporáneas
58
formas intelectuales que allí aparecen, no podemos olvidarnos de
las consecuencias sociales y políticas que de él se derivaron. La crí-
tica desacralizadora que produjo, contribuyó a conseguir un doble
objetivo político: la deslegitimación del Antiguo régimen y el alum-
bramiento de uno nuevo. En definitiva, algunos de los fundamentos
teóricos de la política revolucionaria de 1789 (y también posrrevo-
lucionaria) son incomprensibles sin el clima intelectual creado en
este espacio público. Ideas como la “voluntad general” o el “contrato
social” sólo fueron posibles en virtud de la existencia de unos mar-
cos sociales en los que unos sujetos libres discutían sobre sus proble-
mas, y libremente decidían comprometerse en proyectos que al per-
seguir intereses comunes les trascendían a todos ellos, generando
de este modo un sentido de lo “público” que ha perdurado hasta hoy.
Esta cualidad del espacio público ilustrado de convertirse en un su-
puesto previo a toda acción política va a ser, sin embargo, una de
sus grandes hipotecas. En efecto, en la medida que las decisiones
políticas son vistas como prolongación del espacio público discursi-
vo, se irá instalado en la clase política la convicción de que es ne-
cesario someterlo a su control. De manera que si en su momento
álgido, el espacio público era autónomo y en gran parte determinaba
a la política, posteriormente sucederá de forma inversa: el espacio
público quedará reducido a mero apéndice de la política. Será ésta
la que en virtud de sus intereses impondrá las reglas del juego pú-
blico. El espacio público queda así colonizado por el Estado.
La esfera pública estatal
La aparición del Estado democrático origina en el espacio públi-
co unos resultados ambivalentes. De entrada, a ese Estado le va a co-
rresponder la declaración y tutela de una serie de derechos fun-
damentales que garanticen la posibilidad misma de la existencia de
lo público. Los derechos civiles primero (libertad de pensamiento,
opinión, reunión, etc.) y los políticos después (básicamente el de-
recho al voto) son las condiciones indispensables para que lo pú-
blico aflore y adquiera relevancia. Estos derechos son por tanto los
que configuran al ciudadano como sujeto activo. Pero de otra parte,
lo público se identificará cada vez más con las acciones guberna-
mentales, con lo que actuar en el espacio público acabará por con-
59
fundirse con la acción política
tout court
. Los
escenarios públicos
son ahora todos aquéllos que están destinados o bien a acceder al
gobierno, o bien a desarrollar el orden institucional del Estado
. Parti-
dos políticos y parlamentos son la máxima expresión de lo público,
si bien estas instituciones se entienden (al menos formalmente) como
ámbitos en los que la discusión es siempre accesible al público. Esta
concentración en lo político supone una
contracción del espacio
público
. Los ámbitos autónomos para el debate se debilitan, al tiempo
que se produce el auge de cualquier espacio directamente dirigido
o vinculado a la política. La afirmación es válida no sólo para la po-
lítica burguesa, clase que controla el poder político durante el
XIX
y gran parte del
XX
; lo es también para las organizaciones y movi-
mientos revolucionarios, que construyeron ámbitos públicos cuya
finalidad no era otra que la conquista del poder estatal.
Ahora bien, queda otro escenario de lo público no tan primaria-
mente político. Me refiero al configurado por esos actores que ya
vimos activos en la Ilustración, es decir, los intelectuales. A lado del
espacio público-político, emerge este otro espacio público con pre-
tensiones de autonomía en el que se integran personas y grupos
heterogéneos, pero como un rasgo común: pensar en público. El
affaire Dreyfus es, sin duda, el ejemplo más claro de esta concep-
ción. ¿Y cuáles son las características de este otro espacio público?
La primera y fundamental que las reglas por las que se rige han sido
creadas por sus protagonistas, esto es, por los intelectuales mismos.
La segunda, que su pretensión es clarificar racionalmente los pro-
blemas. La tercera, que su actitud respecto del poder político no es
la de su conquista sino la su crítica radical. En fin, la cuarta pero no
menos importante, es que sus reflexiones están destinadas a un pú-
blico anónimo. Ya no hay entre el intelectual y su público un con-
tacto directo, sino siempre mediado: el libro, la obra de arte o el
periódico. Es el intelectual de la sociedad de masas. Un intelectual
cuya tarea es doble: al tiempo que está elaborando representaciones
sociales está construyendo a su propio público.
Mas este tipo de intelectual autónomo, sólo fiel a las reglas de su
oficio, clarificador de las masas y crítico con el poder se desenvolvió
sobre todo en escenarios tales como el mundo de los escritores, las
universidades y diversas organizaciones culturales. Pero no ha sido
ciertamente el tipo de intelectual hegemónico. Otros con cualidades
Cuestiones contemporáneas
60
muy diferentes le sucederán. La famosa “traición de los clérigos” de
la que hablaba en los años veinte del pasado siglo J. Benda ponía ya
de relieve que las empresas en las que se habían embarcado los in-
telectuales eran de signo opuesto a su proclamada autonomía. Por-
que, en efecto, la mayor parte de la intelectualidad del siglo
XX
se
decantó cada vez más en una dirección muy concreta: la legitima-
ción de ciertos intereses particulares y determinadas perspectivas
ideológicas. El famoso “intelectual orgánico” de A. Gramsci se había
puesto al servicio no de lo que era “común” a una sociedad, sino que
había tomado partido por alguna opción política concreta. A partir
de aquí, la pretensión es clara: lo público como ámbito de discusión
y reconciliación de los intereses privados en conflicto desaparece,
para invertirse la dirección y ser absorbido lo público y lo privado
por una concepción previa y determinante. Es la época, en resu-
midas cuentas, de las grandes ideologías. Al contrario de cuanto sue-
le afirmarse, estas ideologías no potenciaron la vida pública, sino
que acabaron con ella al agostar el pensamiento crítico, la libre dis-
cusión, la heterodoxia. Para ellas y sus predicadores lo público no
era una ocasión para convertir el conflicto de los intereses en el con-
senso de los valores compartidos, sino al revés: el consenso precedía
y acallaba a los conflictos dentro de una misma opción ideológica.
Sirvieron, indudablemente, para una extraordinaria potenciación
de la política, más dejaron a lo público sin recursos para seguir ali-
mentando los proyectos políticos. De ahí que el declive de las mis-
mas haya puesto al descubierto el vacío público sobre el que se eri-
gían (ellas y sus proyectos políticos).
Pero vayamos por partes. La política como espacio público prác-
ticamente único, iba a su vez transformándose en una dirección muy
clara. De la política de masas, capaz de movilizar a amplios sectores
de la sociedad a través de ideologías y partidos, se ha ido pasando
a otro tipo de política, la electoralista, que ha sustituido la ideología
por el marketing, el partido por los expertos electorales y la movi-
lización por la comunicación política. El escenario público ya no es
ahora el de los partidos, el parlamento o las masas en acción. Lo pú-
blico por antonomasia ha pasado a tener su sede en los medios de
comunicación. Con su auge y creciente protagonismo, no sólo ha
cambiado el concepto mismo de lo público, sino también el de la po-
lítica.
61
La decodificación de la política y el nuevo espacio público
A partir de finales de la década de los sesenta del pasado siglo, la
política ha entrado en un proceso que podemos caracterizar como
el de su crisis permanente. Mas se trata de una crisis un tanto pa-
radójica, ya que lo es tanto por defecto como por exceso. Así, existe
una “despolitización” creciente de las nuevas generaciones, que se
traduce en la apatía y el desinterés político, la escasa participación
en las instituciones y en las elecciones, la debilidad del liderazgo po-
lítico y el desprestigio de la clase política. Pero junto a estos fenó-
menos encontramos otros que son de signo opuesto y en virtud de
los cuales es posible hablar de “sobrepolitización”. Nunca como has-
ta ahora se había prestado tanta atención a los asuntos políticos; son
ellos los que constituyen la mayor parte de la información. Otra cosa
es el tratamiento que se les da; mas la saturación de noticias políti-
cas corre pareja con la desmovilización activa de los ciudadanos. Y si
por una parte la política se ha convertido en una esfera lejana en lo
que se refiere a las posibilidades de intervención, por otra es el te-
lón de fondo que acompaña a cualquier acontecimiento social. Pasa-
mos de la política, pero a ella le atribuimos la razón de ser de cuanto
nos sucede. Estas peculiaridades de la política de nuestro tiempo han
incidido directamente sobre la configuración del espacio público, que
ya no es, primaria ni fundamentalmente, el de la política; pero tampo-
co suele ser un ámbito que nos resulte cercano en el tiempo y en
el espacio. Ahora el ámbito público, en el que la política debe entrar
en competencia con otros actores e instituciones, viene establecido
por los marcos de la comunicación mediática. Es éste el
nuevo espa-
cio público
. Explicar las características del mismo requiere previa-
mente dar cuenta de lo que está pasando con otros dos ámbitos que
en el recorrido histórico que he efectuado se ha visto que ocuparon
con anterioridad esa misma cualidad de espacio público.
La quiebra del espacio público político
Una primera razón, desde mi perspectiva, de esta quiebra se liga a la
saturación de tareas y obligaciones acumuladas por la política demo-
crática: a los tradicionales derechos cívicos y políticos, se han aña-
dido los derechos sociales, costosos y difíciles de gestionar. El ciuda-
Cuestiones contemporáneas
62
dano ha pasado de ver la política como el ámbito de la
res publica
para venir a concebirla como una simple institución proveedora de
bienes y servicios. El ciudadano, en relación con la política estatal,
se comporta como un “consumidor” permanentemente insatisfe-
cho, que entiende, además, que sólo tiene derechos pero no obli-
gaciones. Un buen indicador de ello son sus actitudes fiscales: desea
pagar cada vez menos, y a cambio pretende disponer de más y me-
jores servicios.
Una segunda razón puede tener que ver con el proceso de glo-
balización, que en mayor o menor medida está separando la políti-
ca del poder. Éste parece desplazarse de las instituciones repre-
sentativas (y sobre las que el ciudadano puede ejercer algún tipo de
control) a otras instancias remotas y de difícil localización y perso-
nalización. Las elites políticas locales se muestran impotentes para
hacer frente a unos procesos cada día más alejados de sus posibi-
lidades de gestión. Asediadas por escándalos y corrupciones, tales
élites no se encuentran en una situación favorable para obtener la
confianza de sus ciudadanos. Los que además tampoco saben muy
bien a quién atribuir las dificultades que encuentran en sus vidas
cotidianas.
Una tercera razón, derivada de las dos precedentes, reside en que
el espacio público, antaño ocupado por la política, se contrae hoy
de manera tal que se reduce a su mínima expresión. Las relaciones
directas entre ciudadanos y clase política resultan escasamente sa-
tisfactorias, de manera que se eluden y se reemplazan por otras de
naturaleza mediática. Los vínculos directos que debieran existir en-
tre políticos y ciudadanos quedan sustituidos por otra forma de
mediación, la establecida entre políticos y periodistas. Estos últimos
son los encargados de la doble tarea de dar cuenta a los ciudada-
nos de los asuntos políticos así como de definir en qué consiste lo
público.
Finalmente, en virtud de esta dependencia mediática, los asuntos
políticos en sí mismos considerados se muestran incapaces de consti-
tuir el espacio público. La política es mostrada por lo general como
el ámbito del imposible consenso; como un ámbito del disenso es-
tructural por cuanto sólo reina en ella un juego de intereses estricta-
mente privados que no pueden convertirse por ello mismo en el rei-
no de lo supraindividual. Al ciudadano espectador se le habitúa, por
63
tanto, a creer que no hay otra posibilidad de vida que aquella que
se vuelca radicalmente en la más desenfrenada defensa del interés
particular. Si la
res publica
no es más que un ropaje enmascarador
de la lucha por el mero egoísmo, la cualidad de lo público se disuelve,
o al menos lo hace en lo que a la política se refiere.
El auge de lo privado-social
El declive de los valores públicos se ha acompañado de un poderoso
resurgir de todo cuanto concierne a la vida privada, ya se entienda
ésta en su dimensión individual o social. En términos individuales, es-
ta privatización supone una mayor reclusión del individuo en su aisla-
miento; una reivindicación de mayor libertad individual; un ensalzamien-
to de la familia y su moral (más que dudosa, como acertadamente
señalara E. Durkheim). Pero en estas condiciones existenciales, el
individuo se torna más impotente, más vulnerable a los riesgos e in-
certidumbres y mucho más deseoso de obtener seguridad. Así que
no debe resultarnos chocante que los mismos sujetos que reclaman
más libertad individual (por lo general entendida en sentido de liber-
tad de elección), sean los mismos que exijan más orden y medidas
de seguridad (para protegerse de los “otros” amenazadores; el resur-
gir del racismo y la xenofobia son expresiones elocuentes de ello).
Pero hay otro modo de entender este auge de lo privado, en este
caso con un significado social. La sociedad, lo social se muestra co-
mo lo radicalmente opuesto a lo público-político. Los movimientos
y organizaciones sociales aparecen así como una extraña modali-
dad de alternativa a la política: la critican, la deslegitiman, actúan
fuera de sus cauces, pero aspiran a vivir de ella (buscan que el Estado
les transfiera los recursos económicos recogidos por los impuestos);
eso sí, sin dar cuenta de sus acciones ni asumir responsabilidades
por las mismas. En suma: su objetivo no es sustituir a la política, sino
debilitarla en beneficio propio. Su forma de acción colectiva es la típi-
ca de los lobbies, condicionar las decisiones de los políticos, que en
este caso se lleva a cabo a través de irrupciones en lo público que
ponen en duda el sentido y la eficacia de la política dejada en manos
exclusivas de la clase política. El principal problema que plantea este
ámbito privado-social es que tampoco es capaz de generar un espa-
Cuestiones contemporáneas
64
cio público. Su característica es que actúa más bien buscando las
diferencias que separan antes que los elementos que posibilitan la
edificación de un edificio común. Produce así una fragmentación de
la vida social, en la que proliferan los grupos más variopintos con
intereses encontrados. Que hasta ahora haya sido posible su coexis-
tencia más o menos pacífica débese sobre todo a su común dependen-
cia del Estado, que en relación con ellos ejerce una acción subsidaria
en lo económico y de tutela en lo político. Lo privado-público, en
suma, contribuye decisivamente a disolver lo público y a convertir
la política en una instancia patrocinadora de meros intereses priva-
dos. De este modo no sólo se impide la formación de un ámbito pú-
blico, sino que torna difícil las mismas posibilidades de existencia
de la sociedad. Podría pensarse que escapan de esta lógica algu-
nos de los denominados “nuevos movimientos sociales”. Tengo se-
rias dudas al respecto. Sin negar su indudable importancia, no la
tienen sin embargo en lo que a construir un espacio público se refie-
re. Se trata de movimientos esporádicos, que practican lo que deno-
mino “solidaridad abstracta” (esto es, se movilizan por causas que
no afectan directamente a sus actores ni siquiera a la población del
medio en el que llevan a cabo sus protestas). Tampoco suelen tener
proyectos ni respuestas a los problemas que denuncian, con lo que
refuerzan aún más las incertidumbres de quienes en ellos participan.
La inestabilidad de los mismos, junto a la naturaleza de masas de sus
concentraciones no son ciertamente condiciones favorables pa-
ra crear un clima de discusión y consenso, que es precisamente lo
que caracteriza a cualquier espacio público. Pero no deseo con este
breve análisis hacer una profecía que pretenda autocumplirse: será
necesario esperar un poco más para tener más claro lo que dan de
sí todos estos movimientos.
La colonización mediática de lo público
Si hay en la actualidad algún escenario que podamos considerar co-
mo esencialmente público ese no es otro que el de la comunicación
mediática. Las dificultades de la política y la regresión a lo privado
han dejado disponible un ámbito en el que los medios de comuni-
cación disfrutan de una hegemonía casi absoluta. A ellos les corres-
65
ponde definir qué es lo público, establecer los límites dentro de los
cuales se va a mover tal concepto y con qué otros actores compartir
dicho escenario. Al hacer todo esto, no sólo tienen el control de este
espacio, sino que han transformado sustancialmente su naturaleza.
De manera que el nuevo espacio público difiere sustancialmente de
cuantas configuraciones históricas hemos puesto de relieve en los
apartados precedentes. Su estructura actual puede caracterizarse por
al menos los seis rasgos que seguidamente pasamos a analizar.
z
Visibilidad en lugar de “lo común”.
El espacio público, como ya
hemos tenido oportunidad de señalar, es aquél en el que los pro-
blemas e intereses individuales se comparten y se convierten en co-
munes para una sociedad. Los medios de comunicación han trans-
formado notablemente este significado. Lo importante para ellos es
la visibilidad: todo aquello que hacen visible los medios, pasa a ser
público, sea cual fuere el tema, personaje o acontecimiento tratado.
El objetivo no es, por tanto, producir ámbitos de vida comunes. Pero
a partir del momento en el que el foco de los medios se proyecta so-
bre algo, este algo pasa a convertirse en parte constitutiva del acervo
común. Y lo que pasa a ser visible puede serlo en virtud de razones
muy diversas: puede interesar a las empresas de comunicación (que
son empresas con intereses
privados
, por más que se empeñen en
la ilusión de prestar un “servicio público”); o a los periodistas (grupo
corporativo con sus no menores intereses); o tiene que ver con la
naturaleza de lo hecho visible (porque se trata de fenómenos que
se prestan mejor a los ritmos, formatos o expectativas de la comu-
nicación mediática). En virtud de esta mutación de “lo común” en
“lo visible”, los medios de comunicación tienden a individualizar al
máximo su espacio público: se trata de subrayar rasgos peculiares
de ciertos personajes, comportamientos insólitos o estilos de vida
que son de imposible imitación. Buscan, en definitiva, la
singulari-
dad
de los hechos mostrados. Una forma paradójica de construir “lo
público”: como aquello que sólo es compartible a condición de con-
vertirse en privativo de alguien cuya vida personal queda al descu-
bierto en un juego de luces y contraluces. Ausencia por tanto de to-
da pretensión de edificar un mundo de la vida que trascienda el
mero observar desde la distancia a una pequeña parcela de la so-
ciedad.
Cuestiones contemporáneas
66
z
Representación cultural frente a representación política.
Lo visible
en los medios, convertido en patrimonio común, proporciona a
aquéllos un papel central en la elaboración de imágenes con las que
poder identificarse los individuos y los grupos. Durante un cierto
tiempo (el de los grandes relatos ideológicos), eran las representacio-
nes políticas las encargadas de dotar de sentido a la realidad. El mun-
do posmoderno, fragmentado y diferenciado, se lleva mejor con los
relatos mediáticos, de alcance limitado y naturaleza efímera. La ar-
ticulación social, típica tarea de la política, se ha desplazado a las
reconstrucciones de lo social que cada día efectúan los medios de
masas. Lo que ocupa y preocupa a la atención pública es todo
aquello que ha sido filtrado a los periodistas y acaba convirtiéndose
en noticias, informaciones, relatos icónicos y mensajes publicitarios.
La política no es que quede descartada de esta matriz cultural (ya he-
mos señalado la sobreabundancia de noticias políticas), forma parte
también de ella; sólo que ahora debe hacerlo en competencia con
otros esquemas más fascinantes, en una posición subordinada y siem-
pre conforme a las reglas establecidas por la comunicación.
Ahora bien, esta virtualidad de la comunicación que le permite,
en una posición dominante, producir imágenes en las que el mundo
resulta reconocible tiene otras consecuencias. La más importante de
ellas es que disputa a la política su capacidad representativa. Es
decir, la representación mediática elabora una racionalidad de sí
misma que la presenta como una modalidad mucho más ajustada,
perfecta y desligada de intereses espurios que lo que es propio de la
representación política. Ésta, limitada a los rituales electorales (en
los que la abstención crece), sería incapaz de dar cuenta de la com-
plejidad y dinamismo de la vida social. Por el contrario, el “tomar el
pulso” cotidianamente a la actualidad, competencia específica de los
medios, capacita a éstos para generar una representación más ca-
bal de la sociedad. Con lo que, de ser así, su legitimidad aumenta-
ría en detrimento de una decreciente representatividad política. Y
si seguimos con este modo de razonar (típico, por lo demás, de los
relatos periodísticos), no son los políticos los más cualificados re-
presentantes de la sociedad, sino estos profesionales apegados al
inexorable ritmo del día a día. Ciertamente no aspiran los últimos a
desplazar a los primeros, pero sí a que sigan sus dictados. Sobre ello
volveré más adelante.
67
z
Espectacularidad frente a discusión razonada.
Una condición
largamente conexa a los espacios públicos es que en ellos la relación
social que se establecía lo era a través del diálogo, el libre inter-
cambio de pareceres, la crítica y la discusión razonadas. Lograr lle-
gar a acuerdos que superen el limitado mundo de las pasiones y los
intereses particulares requiere de arduos procesos de reflexión; de
argumentos convincentes y de no pocas dosis de persuasión. La
política, en definitiva, sólo es viable a condición de ser precedida de
la retórica. Mas el modo de razonar de los medios de comunicación
no sigue siempre, ni necesariamente, estos caminos. Muy al con-
trario: lo que se busca es lo llamativo en el relato, el impacto y la
novedad, la espectacularidad de las imágenes y de los acontecimien-
tos. La tendencia a los grandes y simplificadores titulares en la prensa
escrita, o al directo tipo crónica de sucesos o de deportes en los me-
dios audiovisuales se está imponiendo en la comunicación. Y no es
verdad que una imagen valga más que mil palabras, porque las imá-
genes por sí mismas dicen poco (y explican aún menos).
Pero si de esta lógica de la producción de noticias (que, no ol-
videmos, define los límites de lo que va a ser público, aunque sólo
sea por un día) pasamos a otras modalidades de comunicación que
formalmente ofrecen posibilidades para el diálogo, comprobare-
mos que tampoco éste encuentra un fácil desarrollo. En ocasiones
porque los formatos de los programas no lo permiten, pero en otras,
las más, porque no es dialogar lo que se pretende. Al contrario, suele
ser frecuente que el objetivo de la supuesta discusión se circunscriba
a ridiculizar al contrario; o a acallarle con aseveraciones sin funda-
mentos o ataques personales. Otras veces el supuesto diálogo no es
más que un conjunto amorfo de soliloquios. También en este tipo
de programas se busca la espectacularidad, consistente, las más de
las veces, en sostener las más peregrinas, pero llamativas, opiniones.
En fin, si nos referimos a los medios de comunicación españoles,
tendremos que reconocer que en los pocos espacios que podríamos
considerar de debate, éste ha sido sustituido por un ruido (una es-
pecie de griterío) en donde lo importante no es dar razones, sino
alzar todo lo que se pueda la voz para impedir que los otros puedan
ser escuchados (no digamos ya comprendidos).
La lógica del espectáculo, que entretiene a partir de convertir en
superfluo razonar, se ha convertido en nuestros medios de comu-
Cuestiones contemporáneas
68
nicación en una ley de hierro, cuyos efectos sobre la sociedad son
mucho más importantes de lo que la aparente superficialidad del
mensaje da a entender.
z
Exhumación de la intimidad frente a construcción de lo supra-
individual.
El espacio público requiere la concurrencia de aquellas
diemensiones privadas que acabarán por convertirse en asuntos co-
munes. Podría decirse que el proceso de configuración de este espa-
cio va desde lo particular a lo general; es con esta condición con la
que después la política podrá ser
res publica
. Pero el espacio público
así entendido respeta los límites de la intimidad; no busca penetrar
en ella para ponerla al descubierto, sino todo lo contrario, trascen-
derla, generar una nueva dimensión supraindividual, que aunque for-
mada con materiales de la vida privada, se erige en una esfera más
allá de los particularismos. El nuevo espacio público ha invertido el
proceso:
concentra su atención sobre lo privado para quedarse en
su mero desvelamiento
. Se limita a penetrar en los aspectos más re-
cónditos de la intimidad como un modo de hacer más frágil y vul-
nerable al individuo. En vez de aglutinar aspectos individuales para
construir el reino de lo compartido, ahora lo que se persigue es que-
darse en la exclusiva particularidad de lo limitado a unos pocos su-
jetos, y a las contingencias de su intimidad. Con su obsesión por la
visibilidad, el nuevo espacio público se dirige no al logro de obje-
tivos y valores comunes, sino a que las dimensiones que debieran
permanecer ocultas de unos pocos puedan ser vistas por muchos. En
esta modalidad de sinóptico, cobran especial realce aquellas conduc-
tas y relaciones que son capaces de captar la atención más fácilmente,
que no son otras que las regidas por las pasiones más primarias.
Pasiones que, además, han de referirse a un núcleo de personas que
la propia comunicación ha transformado en extraordinariamente vi-
sibles: las celebridades y los famosos. El espacio público deviene así
en
reino de la notoriedad
, antes que en reino de lo común.
z
Virtualidad frente a realidad.
En su versión más clásica, pero tam-
bién en la moderna, construir el espacio público suponía crear un
orden de cosas que trascendiera el simple plano de las represen-
taciones culturales. O si se prefiere: el espacio público no era un dis-
curso, aunque en él hubiera discursos. En su afán trascendente, el
69
espacio público se orientaba no sólo a ir más allá de los individuos,
sino igualmente a dejar una huella material duradera. En definitiva,
el espacio público, que inexorablemente tenía que basarse en una
lógica simbólica, no era sin más un orden de significantes autorre-
feridos, ya que éstos tenían siempre el correlato de sus correspon-
dientes significados. Para expresarlo con las ideas de la sociología
clásica, el espacio público era el ámbito de las “relaciones con sen-
tido”, que además y a partir de ellas construía un mundo de “hechos
sociales”. En virtud de estas características, a los sujetos siempre les
era factible confrontar sus discursos con una realidad externa, que
ciertamente necesita ser interpretada, pero cuya consistencia es in-
dudable. De manera que cualquier transformación de esa realidad
requiere tanto su comprensión como la capacidad (y la voluntad) de
su transformación material. El espacio público así entendido es, por
tanto, una mezcla de representaciones, valores y objetividades ma-
teriales.
La comunicación mediática ha cambiado profundamente la enti-
dad y el contenido de este espacio público. De él han desaparecido
los significados para reducirse prácticamente al simple discurso vir-
tual. Esto es, un sistema de representaciones autorreferidas en el que
un significante lleva a otro, pero sin la necesidad (porque en su ló-
gica carece de sentido) de vincularlos a un orden de cosas externo
o diferente a la comunicación misma. Liberado de estos vínculos con
la realidad, el nuevo espacio público se puede desentender tanto de
los problemas e intereses reales de los individuos, cuanto de ir más
allá del mero discurso para incidir eficazmente en el ámbito de las
decisiones políticas. Pero es más, su naturaleza virtual le libera tam-
bién de cualquier necesidad ligada a la estructura del discurso mis-
mo. Éste se torna inconsistente y desrregulado. No hay en él impe-
rativos lógicos. Es, en resumidas cuentas, un mundo de ficción.
z
Espectadores frente a actores sociales.
Hemos pasado así de un
espacio público que se encaminaba a superar el aislamiento indivi-
dual y a establecer el ámbito de lo compartido para de este modo
construir un mundo común, a otro en el que tan sólo cabe enclaus-
trarse en la situación del espectador. Este espacio lo que permite es
la visión de relatos que agotan todo su significado en sí mismos;
que no sacan al individuo de su aislamiento, y que le persuaden de
Cuestiones contemporáneas
70
que cualquier acción sólo tiene como destino convertirse en otro
relato. Así, en vez de tratar de que la realidad se vaya acomodando
a las necesidades discutidas en común, es la realidad la que debe
ajustarse a los imperativos de la comunicación mediática.
Cambia con ello el concepto mismo de ciudadanía. Ser ciudadano
no consiste primariamente en intervenir en la acción colectiva, sino
en mantenerse en una posición de atento espectador del acontecer
tal y como cuentan los medios de masas. Se produce en esta meta-
morfosis de la ciudadanía un doble efecto. De un lado, se genera la
convicción de que participar en asuntos colectivos es irrelevante da-
do que la marcha de estos asuntos escapa a las posibilidades de los
ciudadanos y de las instituciones que éstos tienen, al menos ideal-
mente, a su disposición para ejercer control e influencia. De otro, se
delega esta capacidad de intervención en un grupo que por su espe-
cial competencia en la creación de imágenes públicas se encuentra
en mejores condiciones de incidir eficazmente sobre lo que acontece.
Este grupo no es otro que el que hace posible la comunicación. Pro-
fesionales de los medios que asumen así una doble tarea: la repre-
sentación (haciéndola pública) y la influencia sobre la sociedad. Unas
competencias, por lo demás, que trascienden el ámbito de lo público
para dirigirse plenamente sobre la política.
Las relaciones de políticos y periodistas
en el nuevo espacio público
Antagonistas complementarios
Políticos y periodistas, aun cuando tienen sus propias esferas de ac-
tuación, comparten inexorablemente el nuevo espacio mediático. La
política es hoy inviable sin la visibilidad que proporciona el mismo,
razón por la que los políticos han de aparecer en él si quieren dotarse
de las imágenes y la notoriedad adecuadas con las que hacer fren-
te a la competencia electoral. Pero los periodistas difícilmente pue-
den aspirar a ser controladores de lo público si no se preocupan de
los asuntos políticos, de modo que la visibilidad que su acción hace
posible está continuamente dirigida a la práctica política. Ésta, ade-
más, les proporciona una doble rentabilidad: abundancia de temas
71
para rellenar unos procesos de información progresivamente más
efímeros y voraces; legitimidad para mantener su imagen de insti-
tución al servicio del público. Es difícil establecer quién necesita más
de quién, pero lo cierto es que los unos sin los otros son hoy un sue-
ño imposible.
Lo que comparten es mucho. En primer lugar, lo hacen con los
escenarios físicos: donde hay políticos suele haber periodistas; pero
a la inversa sucede otro tanto. Además de las lógica co-presencias
en aquellos actos en los que la política trata de hacerse pública (rue-
das de prensa, conferencias, convenciones y reuniones), políticos y
periodistas practican nuevas formas de relación social como son el
comensalismo, el contertulianismo y los retiros (la huella religiosa
aún visible en la política). Esta proximidad espacial es, en segun-
do lugar, una precondición para otras afinidades más importantes.
Unos y otros asimilan esquemas interpretativos comunes, visiones
similares del mundo, actitudes vitales no muy diferentes. Hasta el
punto de que no siempre es fácil establecer las fronteras entre un
oficio y otro. La necesidad profesional acaba por ser una especie de
afinidad electiva, en virtud de la cual cada político elige a sus perio-
distas, y éstos a sus políticos. Esta connivencia produce consecuen-
cias inevitables: la
tendencia a influirse recíprocamente
. Desde hace
tiempo se viene hablando de la manipulación de los periodistas por
parte de los políticos. Si por manipulación se entiende que los últi-
mos tratan de hacer valer sus puntos de vista en el trabajo periodís-
tico, no hay ninguna duda. Convertidos en fuentes privilegiadas de
la información, no sólo tienen la posibilidad de dar (o de no hacerlo)
primicias informativas, sino también de orientar la atención del perio-
dista en una u otra dirección. Los políticos son, además de fuentes,
instancias de comprobación de informaciones obtenidas al margen
de ellos. Mas cabe la posibilidad de una manipulación de signo inver-
so: también los políticos son susceptibles de ser manejados por los
periodistas, y de múltiples maneras. Haciéndoles patentes corrientes
de opinión (supuestas o reales) conocidas por los periodistas; antici-
pándoles probables reacciones sociales a las medidas que pretenden
impulsar; evaluando las consecuencias de sus decisiones en térmi-
nos electorales; comparando sus acciones con las de los políticos
competidores, y siempre aconsejándoles sobre qué imágenes convie-
ne transmitir a la audiencia.
Cuestiones contemporáneas
72
Ahora bien, en esta reciprocidad conviene no perder de vista la
posición estructural de unos y otros, porque es ella la que mejor con-
tribuye a explicar el alcance y las limitaciones de sus respectivas ac-
ciones. Es verdad, como he dicho, que el periodista (dada la so-
breabundancia de información política, así como el interés que la
misma despierta en él) necesita del político. Pero no tanto como a
la inversa. El periodista tiene bajo su control la llave de este juego
de reciprocidades. De él depende precisamente el acceso del polí-
tico al nuevo espacio público. Por mucho que el político lo preten-
da, su aparición en este escenario pasa necesariamente por la me-
diación del trabajo periodístico. Ha de aceptar, por tanto, ciertas
pautas que no son las de su campo de actuación, sino del de la co-
municación mediática. El escenario de las representaciones políti-
cas se erige sobre un entramado lógico que no es el de la política
sino el de la producción de noticias. Y aunque el político puede in-
fluir en la misma, ha de hacerlo jugando en un campo que no es el
suyo, con pautas que han sido elaboradas por otros. Lo cual le exige,
en primer lugar, familiarizarse con las prácticas propias de los pe-
riodistas, y en segundo lugar, no dejar puntos débiles a la vista de
unos profesionales que comparten con él un mismo espacio. En rela-
ción con el periodista, el político ha de ejercer una constante vigi.-
lancia protectora, lo que no resulta ni fácil ni siempre es posible. Las
indiscreciones del político ante el periodista son susceptibles de ha-
cerse visibles, antes o después, en el espacio público. Y es que es
harto improbable que el periodista mantenga continuamente algu-
na forma de práctica protectora para ocultarlas. El imperativo ca-
tegórico de su espacio público (la visibilidad de todo) se compadece
mal con la ocultación. Lo que no quiere decir que no sea capaz de ha-
cer lo último, ni que todo lo que dice haber desvelado estuviese
realmente oculto.
Tres son, a mi juicio, las estrategias que el político puede desple-
gar para protegerse de visibilidades públicas no deseadas: el se-
cretismo, la circunspección (o por emplear un lenguaje más clásico:
la sindéresis o prudencia política), y la mediación profesional.
z
Los secretos.
La primera de estas estrategias constituye uno de los
rasgos típicos del poder: los
arcana imperii
(como se les comenzó
a llamar en tiempos del emperador Claudio) persiguen ocultar cier-
73
Cuestiones contemporáneas
tas parcelas de la acción política a la mirada de quien no forma parte
del círculo restringido de los poderosos. Pero los secretos de Estado
tenían muchas probabilidades de permanecer en la oscuridad bajo
formas políticas sacralizadas, no desde luego en tiempos democrá-
ticos. No hay objetivo de interés informativo más preciado que aquél
constituido por secretos. Estos siempre invocan asuntos turbios, lle-
nos de corruptelas y maldades de todo tipo. Y por ende despiertan
la imperiosa necesidad de ser destapados. Son, además, bastante ren-
tables desde el punto de vista profesional: aumentan el status de los
periodistas que consiguen hacerlo. Lo que no quiere decir que to-
dos los secretos lleguen a conocerse. Una buena parte de aconteci-
mientos políticos de primera magnitud siguen sin esclarecerse, por
más que exista el interés (al menos informativo) para hacerlo. Estos
secretos que permanecen ocultos
suponen ya una primera limitación
importante a la acción periodística. Ahora bien, por tal razón, los
políticos que practiquen en demasía esta estrategia de la ocultación,
corren el riesgo de contar con una escasa colaboración de los pro-
fesionales de la información, y de padecer un constante asedio que
antes o después acabe por poner de relieve uno de esos secretos ca-
paces de destruir al político implicado.
Pero hay otras formas de secretos mucho más útiles desde la pers-
pectiva del político: son los
secretos compartidos
. Mediante ellos, el
político asocia a su mundo a los periodistas: les hace partícipes (qui-
zá cómplices) de sus intrigas y maniobras. Atraídos por los políticos
a su propio terreno por la camaradería que desarrolla compartir lo
que sólo unos pocos (los elegidos) saben, considerando además que
eso que se sabe es importante para la sociedad, los periodistas puede
sentirse tentados a percibirse como integrantes de una especie de “so-
ciedad secreta”, en la que guardar los secretos conviene más que
publicarlos. Este pacto de silencio, sin embargo, no suele ser dura-
dero. Y no lo es por varios motivos. El primero de ellos debido a que
las relaciones entre políticos y periodistas son bastante pragmáti-
cas, por lo que antes o después pueden deteriorarse y llevar apa-
rejado con ello desvelar los secretos. La competencia profesional
es, en segundo lugar, otro mecanismo que pone en riesgo man-
tener el secreto: si otros periodistas lo publican, el que está ligado
al secreto no podrá hacer sino lo mismo. En fin, las luchas políticas,
en no pocas ocasiones entrecruzadas con las periodísticas, ponen en
74
serio riesgo los pactos por mantener ocultos los secretos compar-
tidos.
Los
secretos desvelados
por los periodistas pueden serlo por di-
versas razones. Una, la más invocada por ellos mismos, se ligaría al
denominado “periodismo de investigación”. Por lo que se conoce de
los “casos” fruto de esta actividad, hay que ser bastante escépti-
co sobre la misma. En la mayoría de las ocasiones, lo que recibe tal
nombre no es más que el resultado de conflictos dentro de los par-
tidos políticos: un grupo o facción, en su afán por desplazar a sus
competidores dentro del mismo partido, revela a los medios de co-
municación datos que los desacreditan. El periodismo de investiga-
ción es así una peculiar “guerra de dossieres” entre grupos políticos
enfrentados. De la cual, obviamente, los periodistas obtienen resul-
tados espectaculares, si bien su acción suele reducirse a “dar por
bueno” el contenido del dossier en cuestión, sin mayores verifica-
ciones. Pero este desvelamiento de secretos puede formar parte de
otra estrategia de los políticos: el equilibrio entre ocultar y revelar,
necesario si desean gozar del apoyo de una parte de la profesión.
Puesto que no todo puede ocultarse, ni todo conviene descubrirse,
sería preferible administrar qué debe quedar secreto, para lo que
deben proporcionar a los periodistas con alguna regularidad otros
secretos menos comprometedores. De esta manera consiguen man-
tener su alianza, acallando la inevitable pasión por fisgonear de sus
aliados. El mejor ejemplo de todo esto se comprueba en la frecuente
facilidad con que los medios de comunicación próximos a los go-
biernos “se enteran” de algunos secretos oficiales, y de las dificul-
tades que esos mismos medios tienen para seguir enterándose una
vez que los gobiernos cambian.
Quedan, finalmente, los
secretos construidos
, que no son en ab-
soluto secretos pero que como tales se publican. Contra ellos es muy
poco lo que los políticos pueden hacer, si se exceptúa, cosa impro-
bable, el mantenimiento de unas relaciones cordiales con todos los
profesionales de la información. ¿A qué se puede atribuir esta fa-
bricación de secretos?. Ante todo, a ese rasgo del espacio público ya
mencionado de la visibilidad. Cuanto más recóndito y profundo sea
el objeto que se hace visible, más relevancia se le concederá. Cuanto
más oculto, mejor expresará los verdaderos (y no muy nobles) de-
signios de quienes son responsables del mismo. Cuanto más difícil
75
Cuestiones contemporáneas
(y arriesgado) resulte para la acción periodística este dar a luz, más
heroicos serán sus protagonistas. Pero esto no es todo. Hay otros
elementos igualmente decisivos. Dos son, a mi juicio, los que me-
recen ser destacados. El primero se refiere a las relaciones políticos-
periodistas. Estos últimos siguen orientaciones informativas en las
que apoyar o deslegitimar el liderazgo político cuenta cada vez más
en la perspectiva de acrecentar su posición de poder. A partir de aquí
conseguir atribuir a ciertos líderes comportamientos que les desacre-
diten forma parte de los objetivos del trabajo periodístico. Un pe-
queño indicio, una velada alusión y una ausencia de toda compro-
bación pueden convertirse en un “caso” destinado a minar al líder
en cuestión.
Se ha construido así un secreto de manera un tanto pintoresca:
empieza por ser primero algo revelado (que aparece como verosí-
mil) y que después se transforma en un secreto para dotarlo así de
más fuerza persuasiva (ya que permitiría entrar en los entresijos
donde realmente se halla la clave del poder y de sus protagonistas).
El segundo de los objetivos responde a los conflictos intraprofesiona-
les (y empresariales): si el mejor periodismo (de “investigación”, por
supuesto) es el que saca a flote más casos ocultos, es lógico que todo
medio y profesional que se precien necesitan producir una cuota
(creciente) de afloramiento de secretos.
Por todo cuanto llevamos dicho acerca de los secretos, no parece
ser ésta la mejor estrategia a emplear por los políticos en sus re-
laciones con los periodistas. Ellos son siempre
agentes dobles
(y a
veces, triples). Y lo son porque viven en un mundo de lealtades es-
cindidas: entre los políticos que frecuentan y sus compañeros de
profesión; entre los políticos y sus empresas; entre los políticos (pero
en mucho menor medida) y sus audiencias. Y esta posición compleja
no es la más adecuada para mantener lealtades firmes y duraderas.
Las relaciones del periodista con el político son imprevisibles, y en
consecuencia están abocadas en cualquier momento a la traición.
z
La sindéresis política.
Consciente de las dificultades que tiene
para controlar su aparición en el espacio público, el político suele
cuidar sus representaciones en público. Para ello no le queda más
remedio que preparar cuidadosamente y de antemano su papel,
anticipándose a las contingencias que puedan surgir. Así, tendrá que
76
prever tanto sus puntos vulnerables para estar presto a defenderlos,
cuanto las posibles ventajas que pudieran derivarse de la situación
para explotarlas al máximo. Dar la mejor imagen de sí mismo re-
quiere, en suma, concentrarse en lo que le beneficia y soslayar lo que
le perjudica. Mas para lograrlo, no le basta con tener bien ensayado
su papel; requiere también de un público que se lo permita, es decir,
poco exigente y en cierta medida incondicional. Y además de es-
te control escénico, habrá de tener en cuenta los factores externos
que pudieran poner en riesgo la representación. Se comprenderá lo
difícil que resulta hoy mantener la prudencia política. Veamos cuá-
les son estas dificultades.
La primera y fundamental, de la que se derivan todas las demás,
es que el político no se dirige directamente a su público. El auditorio
del político es en la actualidad el formado por los periodistas. Éstos
son los que, en una fase ulterior, harán visible al político en el es-
pacio público. De manera que el político, si bien pretende llegar a
su electorado, no lo hace bajo condiciones elegidas por él, sino por
los informadores. Con ello, ha de construir un tipo de discurso ex-
traño: directamente
no se dirige a quienes le votan, sino a los perio-
distas
. Es a éstos a los que debe persuadir, y éstos son los que, caso
de hacerlo, seleccionarán los contenidos de su discurso que se dis-
tribuyen a ese electorado. Falta, por tanto, el control más básico para
que los políticos puedan ejercer la prudencia: el no saber muy bien
cuál es su público, y por lo mismo desconocer qué es lo más ade-
cuado para él, ya que lo que puede interesar a los periodistas no es
necesariamente lo mismo que puede serlo para sus electores. Lo que
se traduce en la creación de una situación ambigua, ya que esta
persuasión por delegación
es el caldo de cultivo para cometer todo
tipo de indiscreciones. En efecto, en el intento de atraer a los perio-
distas (con los que suele haber una camaradería que no hay con el
público anónimo), el político puede caer en deslices y descuidos
propios de un clima de connivencia; pero estas indiscreciones pue-
den convertirse precisamente en la noticia. Cuanto hace en pos de
crear confianza con los periodistas, puede volverse en su contra y
transformarse en una fuente de descrédito.
El modo de hacer frente a estos riesgos es crear un marco de re-
laciones mucho más formales. En tal caso, si bien el control aumen-
ta, no por ello desaparecen los problemas. Una mayor rigidez puede
77
erigirse en un obstáculo que bloquea la aparición en el espacio
público. Un político distante y poco accesible a un trato más es-
pontáneo por parte de los periodistas, se convierte en una fuente
menos consultada. Y por ende con muchas menos probabilidades
de dotarse de una mínima imagen pública. Un político excesiva-
mente autocontrolado puede ser visto como alguien que no promete
sorpresas y en consecuencia deja de ser informativamente intere-
sante.
A todo ello hemos de añadir que los contactos, formales e in-
formales, entre políticos y periodistas serán después procesados de
acuerdo con una lógica bien diferente: la de la producción de no-
ticias. Y en ella entran en funcionamiento una serie de criterios que
escapan del control por parte del político. La producción de noti-
cias se rige por una mezcla de intereses económicos-empresariales,
mentalidad profesional y oportunidad que trastocan la más cuidada
escenificación política. Está presidida además por la tendencia a la
simplificación, que lleva a crear tipificaciones y estereotipos en vir-
tud de los cuales la información resulta cómoda y eficaz. Una sim-
plificación que prontamente sirve para encasillar a los personajes
políticos en unos pocos rasgos, a los cuales se adaptarán siempre sus
conductas, fueren éstas las que fueren. De este modo el periodista
dispondrá de un cuadro de expectativas en sus relaciones con los
políticos, que fatalmente acaban por cumplirse, ya que hacia ellos de-
sarrolla una percepción selectiva en virtud de la cual sólo es aten-
dible aquello que se ajusta al modelo configurado previamente.
¿Quiere decir todo esto que el político está inerme frente a los
periodistas? No totalmente. Sin duda, tendrá que cuidar y mucho sus
primeros pasos en la vida política, antes de quedar fatalmente este-
reotipado, ya que una vez que tal fenómeno se produzca le resultará
muy difícil modificarlo. Lo cual quiere decir que él es quien debe
guiar el sentido de estas percepciones todavía abiertas. Después,
necesitará lograr un complicado equilibrio entre complicidad y
distanciamiento con los periodistas, si quiere no quedar sometido
plenamente a sus exigencias. Para ello tendrá que ser en todo mo-
mento consciente de que ni la franca espontaneidad ni el puro for-
malismo son actitudes convenientes. La una se presta a la traición;
la otra al desinterés. Quizá no estaría de más que políticos y pe-
riodistas se convencieran de que sus vidas no son paralelas, y que
Cuestiones contemporáneas
78
por tanto deben mantener una relación más profesional y menos
basada en prejuicios.
No parece ser esta la tendencia dominante, sino otra bien dife-
rente: la aproximación de la lógica política a la de la comunicación
mediática. Dado que en el espacio público sólo se aparece conforme
a las reglas impuestas por sus creadores, al político se le abre la op-
ción más simple de todas, incorporarse a tal racionalidad. Es justa-
mente la tercera estrategia empleada.
z
La mediación profesional.
Como ya hemos señalado en un apar-
tado anterior, el nuevo espacio público se caracteriza por un con-
junto de rasgos típicos del mundo de la comunicación de masas. Es
en este espacio en el que tiene lugar hoy gran parte de la competitivi-
dad política, de modo que ella ha de hacerse siguiendo pautas que
no se han elaborado en el campo político. Las dificultades del polí-
tico para intervenir en dicho espacio proceden de tener que hacerlo
a partir de modalidades que no son las suyas y que en gran medida
escapan a su control. La respuesta política ha sido doble: de un lado,
disponer de medios de comunicación propios, que les posibilite te-
ner bajo su control la elección de los profesionales y la orientación
a seguir por los mismos. De otro lado, establecer alianzas con al-
gunos profesionales de la comunicación no integrados en empresas
del sector, de manera que las relaciones del político con el espacio
público no lo sean a través de una única mediación, sino de una
doble mediación
. Esto es, el político no se relaciona siempre de
manera directa con los profesionales encargados de producir las
noticias, sino que entre ambos sitúan a otros profesionales.
La primera solución es económicamente costosa y de resultados
dudosos. Poner en marcha una empresa de comunicación podero-
sa por su nivel de difusión y relevancia social es una fórmula que
muy pocos partidos políticos pueden permitirse. Lo más probable
es que traten de hacerlo una vez que se instalan en el gobierno, usan-
do recursos financieros públicos de una doble manera: bien en las
empresas de comunicación que dependen directamente del gobier-
no, bien creando (o apoyando) empresas de comunicación priva-
das. La primera solución es transitoria, por cuanto al abandonar el
gobierno desaparece el control sobre los medios públicos. Por ello,
lo más frecuente es establecer alianzas (más o menos implícitas) con
79
empresas privadas, con las que el intercambio de prestaciones ma-
teriales y favores políticos puede ser más estable. No obstante, este
tipo de mediaciones no es todo lo eficaz que podría parecer. Plantea
al menos tres grandes problemas: 1) los medios que tienen una ads-
cripción política más o menos evidente, corren el riesgo de perder
parte de su crédito informativo; 2) los intereses políticos y los em-
presariales no siempre son coincidentes; 3) los conflictos por el
poder se multiplican, ya que tanto políticos como periodistas tratan
de influir de manera desmedida en el campo ajeno. Así que aunque
las empresas y los profesionales tengan sus afinidades políticas, la
pretensión de los primeros es siempre mantener un margen de au-
tonomía importante, al menos aquel que les legitima para hacer gala
de los grandes principios (objetividad, independencia) del oficio.
Sin embargo, existe otra fórmula más viable: la que se materializa
en los llamados “gabinetes de prensa” o “gabinetes de comunica-
ción”. La proliferación de los mismos revela que su coste económico
es aceptable para los políticos, pero sobre todo manifiesta el prin-
cipal mecanismo utilizado por los políticos en sus relaciones con los
periodistas. Un gabinete de esta naturaleza se caracteriza por la fun-
ción de mediación que cumple entre los políticos y los periodistas.
No son ya los políticos quienes se dirigen a los periodistas encarga-
dos de elaborar noticias; entre ellos colocan a otros periodistas cuyo
cometido consiste en elaborar las imágenes que de los políticos
deben llegar a los periodistas que trabajan en los medios de comuni-
cación. Dado que el trato directo con los informadores está plagado
de riesgos, los políticos delegan el mismo en otros expertos en el ma-
nejo de la información. Estos profesionales de los gabinetes de
comunicación vienen a desarrollar un amplio abanico de tareas, las
más importantes de las cuales son: 1) ser los
depositarios de las confi-
dencias de los políticos
, con lo que éstos evitan el riesgo de las indis-
creciones que pudieran cometer con los informadores; 2) en relación
con sus colegas de los medios ejercen la función de
proporcionar
una información semielaborada
, prácticamente publicable tal cual,
ya que está confeccionada con las mismas pautas de la producción
de noticias y no despierta los recelos que lógicamente suscitaría de
haberse elaborado por los políticos; 3) convertirse en
agentes de
protocolo
, tanto en las relaciones del político con sus electores, como
en su trato con otros periodistas. Son ellos los encargados de evitar
Cuestiones contemporáneas
80
cuanto pueda resultar disruptivo o conflictivo en tales situaciones,
manejando las impresiones de unos y otros para que la interacción
resulte aceptable. Pueden lograr este objetivo de múltiples maneras,
pero en todas ellas han de encargarse de establecer los guiones y las
pautas de la situación (aleccionando previamente a unos y a otros
acerca de los límites tolerados), y ocultando todo aquello que pueda
resultar amenazador para una verosímil puesta en escena; 4) ser en
todo momento
factores personales de movilización
en un sentido
amplio: captar de recursos, favorecer las causas de los políticos, po-
ner en marcha grupos y movimientos sociales y siempre constituirse
en nexos de unión con los medios de comunicación.
A pesar de todas estas estrategias, que como hemos visto buscan
la adaptación del político a la racionalidad mediática, las relaciones
siguen siendo complejas y difíciles. Y lo son así porque a pesar de
la convergencia que en no pocos casos se da entre el político y el pe-
riodista, sus objetivos continúan siendo diferentes, o el tiempo social
de sus objetivos no es siempre el mismo.
Los ámbitos controvertidos
Durante un largo tiempo los medios de comunicación han sido con-
siderados una parte importante pero diferenciada del sistema po-
lítico democrático. La fórmula con la que se los conocía, “cuarto
poder”, expresaba el cometido central que se le asignaba de vigi-
lantes críticos de los otros. Debido a ello, los medios tienden a per-
cibirse como una forma de “contrapoder”, esto es, una instancia que
se coloca fuera de cualquier modalidad de poder para ejercer así
mejor el control de los poderes que se supone les ha sido encomen-
dado. Para que tal función resultase viable, los medios tendrían que,
en efecto, cumplir con al menos dos condiciones: la primera, que co-
mo instituciones sociales se situaran claramente fuera de los círculos
de poder; la segunda, que no aspirasen a condicionar las decisio-
nes del gobierno, sino tan sólo a poner de relieve las consecuencias
de las mismas. Ninguna de ellas en realidad se cumple. Ya hemos
analizado anteriormente la clara amalgama que se da entre políti-
cos y periodistas, con lo que difícilmente puede sostenerse que se
trate de dos tareas claramente separadas. Y si nos referimos a la se-
81
gunda condición, comprobaremos que el gran objetivo del periodis-
mo actual es
influir
en las decisiones políticas, lo que equivale a
decir que sus acciones buscan que sus intereses y sus orientaciones
ideológicas produzcan efectos determinantes en la acción política.
Es necesario por tanto darse cuenta de que referirse al poder perio-
dístico como segregado del político carece de todo sentido de la
realidad; y que más bien debemos pensar en ambos como poderes
que se superponen. Y esta cualidad de entremezclarse no lo hacen
los medios de comunicación solamente en el caso del poder político,
también les ocurre con el judicial y el legislativo. En el fondo, todas
estas formas de poder se hallan atravesadas por la acción periodís-
tica de suerte que la misma convendrá considerarla como un
poder
transversal
a todas y cada una de ellas.
La progresiva penetración del periodismo en las esferas de poder
está alterando de manera sustancial la concepción misma de la po-
lítica. Ésta ya no se rige exclusivamente conforme a su lógica espe-
cífica, sino que ha de hacerla compatible con la que impera en la
comunicación mediática. Esta mixtura de lógicas torna a la política
mucho más compleja e inestable. Al no poder hacerse de manera ex-
clusiva a partir de reglas autónomas y controladas por los propios
políticos, se ha convertido en una actividad heterodependiente, es
decir, sometida a exigencias que nos son primariamente políticas
o que no se pueden evaluar conforme sólo a los requisitos de la
política.
El efecto de esta heterodependencia mediática es que los ele-
mentos centrales de la estructura política se han visto sometidos a
cambios irreversibles. Unos cambios que afectan a tres ámbitos prin-
cipales, en cada uno de los cuales la acción moldeadora de la lógica
mediática es inexorable: la representatividad, la movilización cogniti-
va y la gobernabilidad.
z
Una representatividad dual.
La fuente principal de legitimidad de
los sistemas democráticos reside en su naturaleza representativa.
Gran parte de los conflictos políticos del siglo
XIX
y primeras décadas
del
XX
giraron en torno a la consecución de derechos políticos nega-
dos a amplios estratos de la población. Conseguidos tales derechos,
la democracia se convirtió en una fórmula política que permitía la
participación de todos los ciudadanos a través de un doble cauce:
Cuestiones contemporáneas
82
el de los partidos y el de las elecciones. Pues bien, ambas modalida-
des se han tenido que enfrentar a otra surgida en las últimas décadas
del pasado siglo, que se presenta también como representativa, y cu-
ya naturaleza se vincula con otro tipo de derechos y se articula me-
diante otros mecanismos bien diferentes de los derechos políticos.
Me refiero a la denominada “opinión pública”. Ésta, desde el punto
de vista político, forma parte de la primera constelación de derechos,
los civiles, organizados en torno a la libertad de pensamiento y ex-
presión. Es sin duda el universo de derechos dentro del cual surgen
los medios de comunicación modernos. Ahora bien, la opinión pú-
blica tiene una función que no es estrictamente representativa, sino
discursiva: sirve para debatir los asuntos públicos y crear un clima
que propicia el consenso o el disenso; que posibilita la crítica y la
evaluación sociales; mas no es su tarea la de representar política-
mente a la sociedad.
En segundo término, en la medida en la que han desaparecido o
se han debilitado los escenarios dialógicos e interactivos de la discu-
sión pública, ésta no tiene un espacio propio ni autonomía. Es siem-
pre la representación mediada de la misma. Es decir, la sociedad re-
conoce como
su
opinión pública aquella que
reflejan
los medios de
comunicación. Y la que éstos transmiten no es sin más la opinión
de los públicos, sino una construcción mediática que en muchos ca-
sos prescinde los públicos, ya que su pretensión es precisamente que
los mismos se adhieran a lo que aquellos ofrecen como su imagen.
La opinión pública mediática, por lo demás, adopta formas muy va-
riadas (desde el sondeo de opinión hasta cualquier conjunto de en-
trevistas improvisadas pasando por la simple opinión personal de
los informadores). Cada una de ellas sirve para un claro cometido:
primero, reemplazar a la dinámica de la discusión social; después,
a la expresión política de la misma emanada de los procesos electo-
rales. El argumento esgrimido por los medios de comunicación suele
ser siempre el mismo: las elecciones son un medio incapaz de dar
cuenta de las genuinas aspiraciones de la sociedad. Las mismas sólo
llegan a conocerse permitiendo que su “voz” se manifieste continua-
mente. Que sería precisamente lo que los medios de comunicación
harían al dar cabida a la opinión pública en su naturaleza cambiante.
Con esta doble sustitución (la representatividad política por la opi-
nión pública, y ésta por las opiniones mediáticas) se llega a una fácil
83
conclusión: la deficiente representatividad de la política y, por ende,
una cierta duda acerca de la legitimidad de los políticos. En sentido
contrario, la construcción mediática de la política se erige en el me-
canismo de representación más fiable y válido. Válido porque si la
política es la gestión de los asuntos relacionados con la opinión pú-
blica, ésta encontraría su cauce de expresión más adecuado en los
medios de comunicación. Y fiable porque frente al voto, reducido
a la mínima expresión política (un candidato, un partido), los medios
posibilitarían recoger con precisión los deseos de los ciudadanos así
como la evolución de los mismos.
Asistimos en la actualidad al desarrollo de una
legitimidad polí-
tica dual
: la derivada de los procesos políticos en sentido estricto,
y esta otra de naturaleza mediática vinculada a su (autoatribuida)
capacidad de representación de la opinión pública. Para reforzar la
misma, los medios llevan tiempo estableciendo alianzas con esa
sociedad a la que afirman ligarse directamente: la llamada “sociedad
civil” es hoy una construcción en gran medida de los medios, a los
que sirve de coartada en su pugna con el poder político. De ella po-
nen de relieve su distancia de la política y la emergencia en la misma
de otras vías de representación diferentes de las convencionales. Los
propios medios se convierten en los más firmes abanderados de casi
todos los movimientos sociales que en su crítica a la política persi-
guen hacer política por otros canales. Que no son, como señalába-
mos más arriba, la búsqueda de otros sistemas políticos, sino la de
transformarse en agentes que situándose fuera de la política y erosio-
nándola tratan de condicionar desde fuera las acciones que empren-
de o pudiera emprender.
z
La movilización cognitiva.
No es posible encontrar legitimidad
política sin un clima de consenso básico, sin compartir un conjunto
de valores y actitudes de naturaleza colectiva. Éste era el objetivo de
las ideologías, y en virtud de ellas era como se producía la verte-
bración social llevada a cabo por los partidos políticos de manera
más restringida, y por el Estado y sus instituciones de forma más ge-
neralizada. La movilización de los ciudadanos en pos de objetivos
públicos sólo resulta factible si previamente esos ciudadanos dispo-
nen de creencias compartidas que les generen sentimientos de adhe-
sión a proyectos supraindividuales. Quien comprendió con nitidez
Cuestiones contemporáneas
84
estas bases de la acción colectiva fue E. Durkheim con su teoría de
la “educación moral” racional y laica. Pero estos fundamentos no han
dejado de erosionarse desde finales de la década de los sesenta del
pasado siglo. En su lugar ha aparecido otro marco cognoscitivo en
el que se mezclan contenidos culturales muy heterogéneos, pero de
los que es posible destacar dos rasgos esenciales: de un lado los li-
gados al multiculturalismo, con su énfasis puesto en la diferencia
(que viene a hacer imposible en la práctica proyectos colectivos de
cierta importancia); de otro, el carácter prioritario que se otorga a
cualquier iniciativa de la sociedad civil, entendida casi siempre co-
mo ámbito privado. El descrédito de lo público, sin embargo, no
quiere decir que hayan desaparecido causas públicas. Por lo general
suelen provenir de estos dos ingredientes que acabamos de men-
cionar, pero siempre y cuando los mismos se adapten a los requisitos
de la comunicación mediática como para que ésta les convierta en
asuntos con relevancia pública (en el sentido ya indicado de visi-
bilidad).
Es la lógica de los medios la que impone, por lo demás, un marco
de referencia cultural inexorable, dentro del cual se mueven la ma-
yoría de las experiencias cognoscitivas de los ciudadanos. Un marco
que establece en primer lugar códigos de valores: los de lo cultural
y lo políticamente correcto. En segundo lugar, de tales experiencias
se derivan igualmente pautas para la acción colectiva: bien por el re-
chazo hacia algunas de sus manifestaciones, bien por la favorable
contribución que prestan a otras. El tratamiento y valoración que dan
a las eventuales acciones colectivas es otra modalidad más de con-
tribuir a su éxito o fracaso.
Pero la creación de marcos culturales que otorguen sentido a la
acción implica, en el caso de los medios de comunicación, un espec-
tro más amplio de funciones. En primer lugar señalando los temas
u objetos a los que debe prestarse atención, así como la perspectiva
concreta que hacia los mismos debe adoptarse. En segundo lugar,
sólo con la condición de que los medios mantengan la atención un
cierto periodo de tiempo es como podrá lograrse la aparición de mo-
vimientos sociales de alguna consistencia. En tercer lugar, los pro-
pios movimientos encuentran su identidad al reconocerse en las imá-
genes de ellos proyectados por los medios, que son las que les con-
ceden su naturaleza de “públicos”. Mas de la misma manera que
85
ejercen esta eficaz contribución a su emergencia y consolidación, los
medios pueden también bloquearlos o erosionarlos, al ofrecer de
ellos sus manifestaciones menos aceptables para la sociedad.
Muchas veces la movilización estimulada por los medios adopta
el ropaje de “campañas de moralización”. Las mismas persiguen que
se conviertan en patrones de conducta privada ciertos valores con-
siderados por los medios como valores públicos esenciales. Para lo
cual los medios han de señalar en primer término que existen unos
principios valiosos, y que ellos forman parte de la moralidad pública.
A partir de aquí deben persuadir a los ciudadanos de que asumir-
los como normas propias de comportamiento es una forma razona-
ble de integración y participación en un proyecto colectivo. Se trata,
como puede comprobarse, de un proceso inverso a los que eran
específicos del espacio público: ahora no son los ciudadanos quie-
nes discuten sobre sus valores para ponerse de acuerdo sobre los
mismos, sino que se los imponen en una comunicación que no ad-
mite el intercambio y la reciprocidad.
En resumidas cuentas, en una sociedad deficitaria de espacios pú-
blicos, la necesaria selección de símbolos colectivos se ha conver-
tido en uno de los cometidos principales de la acción comunicativa
de los medios. De la multiplicidad de representaciones y significantes
que proliferan en la sociedad, sólo son eficaces unos pocos, aqué-
llos que se destacan por encima de los demás para ser ofrecidos a
la atención de amplios grupos sociales. La acción colectiva requiere
de una labor de filtrado cultural en virtud de la cual un mapa simple
y coherente de interpretaciones de la realidad se convierte en una
guía indispensable para la acción. Este mapa es hoy el que construye
la comunicación mediática con su selección de acontecimientos y la
implícita (a veces explícita) evaluación que los mismos efectúan del
acontecer social.
z
La gobernabilidad cuestionada.
La acción de gobernar exige un
mínimo de confianza por parte de la clase gobernante en la autori-
dad de que dispone y en lo razonable de las medidas que adopta
en aras del bien público, y de un consenso suficiente en la sociedad
para aceptar a aquélla como legítima y a éstas como válidas. Ambas
condiciones parecen haberse erosionado de modo creciente en
nuestra época. Hay varias razones que lo explican, y no todas ellas
Cuestiones contemporáneas
86
se pueden atribuir directamente a la competencia de los medios. Así,
la sociedad del “riesgo” o de la “incertidumbre” con la que algunos
describen este tiempo social propicia la desconfianza de los go-
bernantes acerca de lo acertado de sus decisiones. Pero aquí ya
encontramos un indudable efecto mediático, por cuanto que son los
medios los encargados de poner de relieve, y en ocasiones antes
incluso de que la decisión se haya tomado, las consecuencias no
queridas, indeseables o perversas de la medida en cuestión. Lo cual
no sólo puede generar dudas entre los políticos, sino que contribuye
a ir formando un clima de opinión desfavorable a sus acciones.
Otra de las razones últimamente esgrimidas con profusión por
los teóricos de la posmodernidad es que la separación entre poder
(oculto) y política hace que las acciones de esta última resulten fú-
tiles. La crisis del Estado nacional estaría en la base de este fenó-
meno, y sus secuelas serían que los gobiernos toman decisiones que
carecen de toda capacidad de cumplimiento, subvertidas continua-
mente por una realidad que escapa a sus designios. La globalización
estaría imponiendo un nuevo tipo de poder, de naturaleza no bien
definida, en el cual las políticas nacionales, todas ellas favorecedo-
ras de la desrregulación, sólo sirven a debilitar y hacer más cuestio-
nables esas políticas. Una desrregulación, todo hay que decirlo, que
no devuelve el poder a la sociedad, sino a unas instancias (las del
neoliberalismo) que política y socialmente actúan al margen de cual-
quier control.
Pero hay razones de esta crisis que se ligan estrechamente a la
concurrencia competitiva de política y medios de comunicación. Dos
de ellas las hemos analizado en los epígrafes precedentes: la doble
representatividad y el control de las definiciones simbólicas por par-
te de los medios colocan a la política en una posición frágil. Si la
capacidad de representar a la sociedad queda en gran medida reem-
plazada por la opinión pública, y si el establecimiento de universos
simbólicos que otorgan sentido a la realidad y movilizan socialmente
han pasado a ser funciones preferentemente desempeñadas por los
medios, ¿sobre qué bases puede construirse la acción política?; ¿a
quién puede satisfacer y cuál será su grado de aceptación? Todo el
entramado institucional que permitía el fluir de la vida política ha
entrado en crisis y son los procesos comunicativos quienes se en-
cargan ahora de articular lo mucho o poco que pueda estarlo nues-
87
tra sociedad. Así que utilizar los viejos mecanismos de la política no
contribuye a dar consistencia a las acciones de gobierno. Pero
adaptarse a la racionalidad de la comunicación sólo sirve para su-
mergirse en un mar de volátiles opiniones, incapaces de sustentar
cualquier decisión.
Nada de extraño tiene que el síntoma más elocuente de esta dispu-
tada gobernabilidad lo sea la crisis de liderazgo, tanto político como
social. Los líderes políticos, aun cuando siguen necesitando de los
partidos, son básicamente un producto mediático, creados con téc-
nicas no muy diferentes a las de cualquier mensaje publicitario. Pero
por ello mismo adolecen de las mismas cualidades que las modas:
no han de tener perfiles bien definidos, sino tratar de sintonizar con
audiencias masivas, lo que requiere una gran capacidad acomodaticia
y atención cuidadosa a la veleidosa opinión pública mediática. Y son,
claro está, extraordinariamente efímeros. Para mantenerse como (frá-
giles) líderes, lo mejor es no tomar decisiones, o tomar las menos po-
sibles, o tomar aquellas que agradan a casi todos (para lo cual ha de
echarse mano a las sobadas encuestas), o dejarse llevar por los can-
tos de sirena de los nuevos consejeros de príncipes que suelen ser
avezados periodistas. En realidad, el banco de pruebas de toda me-
dida política es el de la reacción que provoca entre los denominados
“lideres de opinión”, que no son otros que los que la administran (los
periodistas). En tales condiciones nada sorprende que el liderazgo
político se haya transformado en un tipo de liderazgo no ajeno a ese
espectáculo tan querido por la comunicación. El líder de nuestros
días, en el fondo sólo debe tener una cualidad: saber en cada mo-
mento el papel (escrito por otros) que tiene que representar, pero
que carece de cualquier coherencia lógica e ideológica que no sea
la del oportunismo. La tarea del político es hoy la de ser actor de pa-
peles atomizados, cada uno independiente de los demás y cuyo sen-
tido se agota en sí mismo.
Este liderazgo está dando lugar a nuevas formas de
populismo
, que
aunque hunde sus raíces en los prejuicios y actitudes más reaccio-
narias de la población, lo que tiene de novedad es que persigue
identificarse siempre con los estados de opinión generados por los
medios de comunicación. Un populismo que se despliega en una
doble dirección. En primer lugar, seleccionando como líderes a per-
sonajes cuyos únicos méritos consisten en proporcionar declaracio-
Cuestiones contemporáneas
88
nes y comportamientos directamente traducibles en noticias espec-
taculares. No suele haber crítica a tales personajes, sino una cierta
complacencia en la “naturalidad” de su modo de ser, perfectamente
adaptable a la lógica de producir información nueva y excitante. En
segundo lugar, este populismo adopta la forma de sondeos (funda-
dos o no) en los que la sociedad manifiesta actitudes escasamente
tolerantes (empieza a suceder con el racismo y la xenofobia), pero
que se presentan sin más, como un hecho incuestionable, sin aportar
explicaciones ni propiciar debates razonables sobre sus causas. El
resultado es que de un lado estas imágenes pueden convertirse en
proféticas, por el efecto de modelar conductas que producen, y de
otro pueden llevar a la toma de decisiones políticas congruentes con
las mismas por la legitimidad de que las mismas gozarían.
Que el liderazgo sea débil, sin perfiles definidos o populista no
quiere decir que no se ejerza. Pero se hace en unas condiciones que
contribuyen un poco más a su descrédito. Porque al hacerlo apegado
al último porcentaje publicado, o a la recomendación perentoria de
los periodistas de turno, habrá entrado en la ley de hierro de la in-
formación: nada de cuanto se ha hecho tiene sentido, ya que sólo
en lo que queda por hacer, especialmente si es imposible, reside
el interés de la novedad informativa. La política así concebida en el
fondo no construye nada, ya que vive apegada a la necesaria re-
novación de imágenes demandada por la información.
Constructores de precarios consensos
La política democrática ha sido siempre una especie de dios Jano:
basada en amplios consensos, sólo podía conseguirlos en virtud de
la disolución de lo establecidos con anterioridad. De modo que el
requisito para tener éxito en difundir y asentar las propias creencias
era el de generar un conflicto capaz de debilitar la cohesión social.
Ahora bien, una vez alcanzado, el nuevo consenso generaba el su-
ficiente grado de cohesión social para garantizarle una duración
prolongada. Una de las razones básicas por las que el consenso per-
manecía estable se derivaba del proceso en virtud del cual se con-
seguía. En efecto, estas matrices de creencias compartidas sobre las
que se erigía el dominio político procedían de una fase discursiva
previa que se desarrollaba en el espacio público. Éste posibilitaba
89
que los asuntos privados, mediante la discusión crítica, formasen un
núcleo común de valores al que pudieran adherirse amplios estratos
sociales. Pero con la transformación del espacio público en la di-
rección que ya hemos analizado, ha cambiado también la naturaleza
misma del consenso. No hay ahora lugar para el desarrollo de só-
lidos y estables códigos credenciales comunes. Al contrario, más
bien lo que hoy aparece como matriz cultural compartida es la con-
vicción en que el consenso es siempre limitado, inestable y efímero.
Que la política camina sobre de disenso profundo, en el cual sólo
son factibles acuerdos frágiles y cambiantes.
Esta transformación cultural del orden político pone de manifiesto
una paradoja que se ha vuelto consustancial con aquél, a saber: que
no hay más posibilidades de consenso que las que se derivan de una
tarea de continua deconstrucción del mismo. Llegar a puntos de
encuentro compartidos no es la meta, sino un medio más de seguir
avanzando en los desacuerdos. Con ello se ha modificado la na-
turaleza de la política misma. Si durante el periodo de dominio de
los partidos de masas de lo que se trataba era de conseguir la he-
gemonía cultural mediante una parsimoniosa “guerra de posiciones”
(por emplear el lenguaje gramsciano), hoy nos hallamos frente a una
política que trata de difuminar cualquier referente cultural e ideo-
lógico claro. Es la política convertida en un juego publicitario más,
en la que cuenta de modo especial la capacidad de mezclarlo todo
sin creer en nada. Esta versatilidad permite jugar a todas las bandas
y desplazarse con soltura por todo el espectro político. Es, si prefiere,
el tan ensalzado “centrismo político”.
Mas esta nueva manera de concebir la política obedece a la pro-
funda penetración en la misma de la racionalidad de los medios de
comunicación. Despojada del espacio público que le permitía una
conexión directa con lo privado (y por tanto con la realidad concreta
de las personas), la política actual tiene necesariamente que adap-
tarse a los requisitos del nuevo espacio público. Y para éste es pre-
ferible siempre el conflicto. No quiere ello decir que no contribuya
a producir acuerdos, pero son por lo general de una enorme pre-
cariedad. Y es que en la naturaleza misma de la acción mediática
hallamos los fundamentos de la inestabilidad del consenso político.
Al menos son cuatro tales fundamentos: la lógica del conflicto, la
teoría de la sospecha, la sociedad entendida como conjunto de lob-
Cuestiones contemporáneas
90
bies y el papel negociador de los periodistas. Analicémoslos por
separado.
z
La lógica del conflicto.
La producción de noticias se rige, como es
bien sabido, por el principio de mostrar los aspectos que resultan ser
más llamativos o que ofrecen el lado menos noble de la vida so-
cial. Aplicado a la política, este principio se traduce en hacer de ella
un campo de Agramante, en el que la lucha sin cuartel preside su
funcionamiento. Planteada en términos conflictivos, la política se
presta, además, a otra de las reglas informativas más utilizadas, la
personalización. Así, los conflictos políticos emergen como disputas
enconadas entre actores concretos, en una pugna en la que prác-
ticamente todo vale. Esta visibilidad política no suele explicar casi
nada, pero sí moralizar mucho. De hecho, más que aportar infor-
mación sobre los mecanismos que operan en las indudables luchas
por el poder, a lo que se da cabida es a continuas evaluaciones acer-
ca de la naturaleza moral de sus contendientes. De la política en-
tendida como proyectos diferentes que pugnan por realizarse, se ha
pasado a esta otra concepción en la que suele interesar mucho más
las cualidades (o más bien sus carencias) de unos líderes convertidos
en unos más del universo de celebridades. El proyecto y el afán por
construir han sido reemplazados por un enfrentamiento entre ca-
racteres diversos.
En este contexto, los conflictos dejan de tener el lógico sentido
de la dificultad inherente a la necesidad de cohonestar intereses di-
vergentes en que consiste la política, para venir a expresar la pro-
funda imposibilidad de llegar a acuerdos colectivos. Toda política
es presentada como esencialmente partidista, y por tanto alejada de
los procedimientos deliberativos que permiten precisamente el lo-
gro de acuerdos suprapartidistas. De esta manera los medios de
comunicación consiguen disponer de un rico filón en el que las lu-
chas personales, las intrigas partidistas, los objetivos inconfesables
y los resentimientos sin fin proporcionan materiales adecuados para
satisfacer la vorágine de una información que necesita renovarse
continuamente.
z
La teoría de la sospecha.
En lógica conexión con lo anterior, la
información plantea una aguda desconfianza hacia los discursos ex-
91
plícitos y las proclamas públicas de los políticos. Busca indagar más
allá de su apariencia en un intento por hallar las verdaderas razones
que encubren, que necesariamente se sitúan en la senda del mal. El
lenguaje político queda descalificado como medio de comunicación
directa y entendimiento entre los contendientes. No es basándose en
las palabras como puede llegarse a algún tipo de acuerdo. Es al mar-
gen de las declaraciones donde se desarrollan, si es que realmente
lo hacen, las relaciones que dan lugar a acuerdos. Mas si esto fuere
así, resulta claro que casi toda la información política que se nos
suministra es una mera cortina de humo que oculta los entresijos del
poder. Porque el periodismo político de hoy es preferentemente un
periodismo de declaraciones, y si el crédito que se otorga a éstas es
escaso, quiere decirse que resulta imposible despertar en las au-
diencias un mínimo de confianza hacia los políticos, sus prome-
sas y sus pactos. Esta ambivalencia de la información (basada en
una cascada de declaraciones respecto de las cuales lo mejor es ser
escéptico) tiene una doble consecuencia. En los políticos, que a sa-
biendas del bajo grado de significación de sus palabras pueden per-
mitirse decir cualquier cosa (las promesas electorales, como dijera
uno de los políticos españoles de la transición convertido en “es-
trella”, se hacen para no cumplirlas). En el público, siempre dispo-
nible para aceptar que bajo la retórica política se esconden las in-
tenciones más inconfesables, y de las que tendrá noticias antes o
después (gracias a los medios, por supuesto). Mas este descrédi-
to de la palabra como instrumento de comunicación política hace
inviable el discurso político mismo, así como dificulta extraordina-
riamente las posibilidades de establecer acuerdos. Si la palabra dada
es un mero artificio para mejor engañar, faltan todas las condiciones
para la discusión razonada tendente a superar los puntos de vista en-
frentados, así como el mínimo de confianza sin el cual los intercam-
bios resultan estériles. Tan sólo queda la convicción de que el mun-
do está regido por unas fuerzas ocultas cuyos objetivos no son nunca
públicos precisamente porque van en contra de los públicos. Ante
esta fuerzas sólo cabe o la aceptación conformista de sus designios,
o el empleo de sus mismos ardides: esto es, el disimulo y el engaño.
z
La sociedad como el reino de los lobbies.
El indicador más elo-
cuente del declive del espacio público es la proliferación de lobbies
Cuestiones contemporáneas
92
en todos los ámbitos de la vida social. De hecho, lo que denomina-
mos privado-social no es otra cosa que el resurgir de los intereses
privados organizados de manera tal que son contrapuestos e in-
compatibles con los demás intereses, en especial con los de natura-
leza pública. De la confrontación entre ellos no surge, desde luego,
una esfera común, sino múltiples esferas diferenciadas, apartadas (y
en competencia) las unas de las otras. Es la negación misma del
consenso entendido como una amplia esfera de convergencia e inte-
reses compartidos. ¿Cuál es el papel de los medios en la creación de
este orden de cosas? En primer lugar actuando ellos mismos como
un grupo de presión. Sus acciones se despliegan por encima y por
debajo de los acuerdos explícitos surgidos en el ámbito político en
una dirección bien definida: la defensa de los intereses de naturaleza
corporativa (empresarial y profesional) que les son comunes. En se-
gundo lugar, actuando como grupo de presión a favor de causas o
intereses espurios (casi siempre económicos o políticos) que en
nada tienen que ver con el denominado “interés general”. En fin,
mostrando un panorama de conflictos en el que lo que realmente
cabe es la acción en pro de los intereses particulares y muy poco es
lo que puede hacerse en aras de la acción colectiva. Es más, suele
ser habitual que acciones de esta naturaleza vengan a ser mostradas
por su vertiente más irreductiblemente egoísta (la tan traída y lleva-
da corrupción).
La concepción de la sociedad como un conjunto de grupos or-
ganizados en pro de sus exclusivos (y excluyentes) fines tiene el
corolario de la destrucción (simbólica, al menos) de toda posibilidad
de espacio público. Éste no sería más que una artimaña para justi-
ficar los intereses privados. Mas si tal espacio se vacía de contenido,
la política misma deja de tener algún sentido entendida como pro-
yecto colectivo. La política y sus instituciones se convertirían en
meros órganos de decisión puestos al servicio de los grupos más po-
derosos. Estaríamos ante un fenómeno que empieza a sernos cono-
cidos: el de la
privatización de la política
. Con él tan sólo sería via-
ble una sociedad corporatista (la de los grandes consorcios, ya sean
económicos, culturales o religiosos) y corporativista (la de los gru-
pos profesionales que ocupan posiciones privilegiadas), que em-
plea el mercado como un mito, ya que lo que el mismo encubre es
la protección de los más fuertes. En sus dos manifestaciones, esta
93
sociedad es sin duda la que mejor se adapta a la lógica y necesidades
de la comunicación. Ésta es hoy un conglomerado de corporacio-
nes (cada más oligopolistas), y sus profesionales actúan a partir de
criterios típicamente corporativistas. El resultado es que su mirada
sobre el mundo trasluce los intereses de su posición estructural. Por
todo ello, son una nueva forma de poder que no se ajusta al de la
lógica política, y que ni necesita ni busca otros acuerdos que no sean
los que se desarrollan en su propio beneficio. La invocación que los
medios hacen de ser un servicio público sólo es una fórmula le-
gitimadora (una coartada moral) que no describe la naturaleza de sus
acciones.
z
El periodismo como negociación.
La preeminencia de los me-
dios de comunicación en el nuevo espacio público les faculta para
hacer de intermediarios entre las múltiples esferas que concurren en
la sociedad. La desaparición o el debilitamiento de las asociaciones
intermedias, que otrora pudieron ejercer ese papel entre el individuo
y la política, les ha dejado en una situación de virtual monopolio a
la hora de hacer de punto de enlace entre ellos. Pero que duda cabe
que hacer de mediadores tiene sentido si hay antagonismo, grupos
enfrentados, controversias inacabables. Una sociedad con un alto
grado de consenso convierte la figura del negociador en práctica-
mente inútil. Todo lo contrario de lo que acaece allí donde florecen
los conflictos y las tensiones. En nuestras sociedades estos conflictos
tienen a su disposición cauces institucionales de resolución, gene-
ralmente ligados al orden político. Pero ni en todos los casos ni
siempre resultan eficaces tales recursos. Hay otra vía cada vez más
empleada en los conflictos. Su desarrollo tiene lugar en un proceso
de dos etapas, pero siempre con el concurso de los medios de co-
municación: primero se trata de convertir algún asunto en “problema
público” al hacerlo visible, y después pedir su resolución al tiempo
que se señalan los cauces más idóneos para lograrlo. Ambas son
tareas típicas del periodismo de nuestros días: descubrir problemas
(ciertos o supuestos) y apuntar soluciones forman parte de su ra-
cionalidad. Lo que caracteriza sus acciones es que están orienta-
das, usando la terminología weberiana, a fines (aunque lo encubran
siempre invocando algún tipo de moralidad), es decir a la consecu-
ción de ciertos objetivos pragmáticos. Cuantos más sean los con-
Cuestiones contemporáneas
94
flictos descubiertos y las mediaciones efectuadas, mayor protago-
nismo será el concedido a los periodistas y más se incrementará su
status de negociadores privilegiados. Así que un conflicto que hoy
se quede circunscrito a los estrictos cauces de los mecanismos ins-
titucionales tiene unas oportunidades limitadas de ser solventado.
Mas si se lo traslada al nuevo espacio público, y de él se hace un “es-
cándalo”, se le sitúa en un orden de realidad muy diferente: el del
tribunal implacable de la opinión pública, en el que no hay intér-
pretes más cualificados que cuantos tienen la oportunidad de apa-
recer en el nuevo espacio público, para desde allí emitir sus vere-
dictos. A partir de aquí, los nuevos vigilantes de la moralidad pública
ejercerán un irrefrenable control de cuantas instituciones sean res-
ponsables, y someterán sus dictámenes a una evaluación constante
con las expectativas de aquella opinión.
Otra modalidad de negociación periodística corresponde a su
papel en los conflictos surgidos en el campo estricto de la política,
ya sea dentro de los partidos o entre políticos de partidos diversos.
En este caso, los periodistas hacen de mediadores de una triple ma-
nera. Bien utilizando la proximidad física a los políticos, lo que les
permite tratar de limar asperezas y conciliar actitudes enconadas,
precisamente por no formar parte de círculo político en sentido es-
tricto. Esta posición de “tercero” no incluido en el problema, pero
buen conocedor del mismo, le confiere al periodista un margen de
maniobra que no tienen los políticos. La segunda forma de inter-
vención es ya propiamente informativa: el periodista puede ejercer
su labor mediadora publicando noticias que apacigüen los ánimos
y que presenten a los contendientes como más afines de lo que son,
o con intereses comunes que pueden verse comprometidos si el con-
flicto va a más. En fin, existe otra modalidad mucho más radical, que
consiste no en tratar de resolver un problema, sino justamente en
crearlo. Los periodistas pueden, de acuerdo con intereses persona-
les, profesionales o políticos ir minando la confianza entre políticos
que comparten una misma esfera de poder. Si logra suscitar entre
ellos (a través de la publicación de declaraciones, documentos o
insinuaciones) recelos, puede en un segundo momento hacerse in-
dispensable para neutralizar las tensiones, ya que será necesaria su
cooperación en orden a publicar noticias que desmientan lo an-
terior. Mas este conjunto de mediaciones políticas provoca, como ya
95
se habrá colegido, la tentación del conflicto en el periodista. De ma-
nera que su papel negociador sólo tendrá sentido, una vez más, pro-
vocando enfrentamientos interminables.
La consecuencia inevitable de este papel asumido por los pe-
riodistas es que muchos conflictos antes latentes o no visibles ad-
quieren ahora una gran relevancia pública. El ajuste entre las nece-
sidades profesionales (de nuevos casos) y las expectativas de los
particulares (de que su problema se convierta en un caso público)
produce un doble fenómeno. De una parte, se llega a la convicción
de que el grado de desacuerdo social está irremediablemente des-
tinado a seguir aumentando, erosionando así no sólo la posibilidad
sino la utilidad de establecer una esfera común. De otra, la im-
plicación periodística va más allá de la mediación que facilita la vi-
sibilidad del problema: convierte a los propios periodistas en una
parte implicada sin cuyo concurso es difícil tomar decisiones al res-
pecto. Es esa nueva tríada formada por opinión pública, periodistas
y jueces la que está llevando a nuestras sociedades a convertirse en
un campo de litigios sin fin. La expresión, últimamente tan emplea-
da, de la “judicialización de la política” no es del todo correcta: casi
todos los asuntos políticos que se convierten en procesos jurídicos
han sido precedidos de una previa campaña informativa. La justicia
suele intervenir “reclamada” por esos nuevos “tribunos de la plebe”
que son los periodistas. Por tanto, sería más propio hablar de la “me-
diatización” de política y justicia.
Con todo ello la política ha quedado reducida a una acción que se
subordina a esta dinámica mediática, y a hacerlo de una doble mane-
ra. Primero, despreocupándose bastante del acontecer social hasta
tanto una parte del mismo no se ha convertido en un acontecimien-
to mediático. Segundo, abordándolo casi siempre desde la óptica
que interesa a la visibilidad de los medios de comunicación A partir
de ahí, no puede sorprender que las iniciativas políticas provengan
cada vez menos de su campo y sean más el resultado de la dinámica
de los medios de comunicación. De este modo la política está con-
virtiéndose en una especie de “feria” en la que lo importante es su
capacidad de dar espectáculos. Y el espacio público se ha quedado
reducido en una suerte de “circo mediático”, en el que se ha im-
puesto un nuevo tipo de “tolerancia represiva”: cuanto no se adapta
a sus exigencias o a las preferencias de sus controladores, queda au-
Cuestiones contemporáneas
96
tomáticamente excluido. Ha dejado de ser el lugar del logos para
devenir mundo de luces (lo que interesa) y sombras (los excluidos
de su lógica). Es hora, por tanto, de empezar a exigir responsabili-
dades políticas a estos nuevos demiurgos de la realidad.
Recibido el 17 de febrero del 2003
Aceptado el 26 de febrero del 2003 por invitación
Bibliografía
Alberoni, F.,
L’arte del comando
, Milano, Rizzoli, 2002.
Arendt, H.,
La condición humana
, Barcelona, Paidós, 1993.
Bauman, Z.,
En busca de la política
, Buenos Aires, Fondo de Cultura
Económica, 2001.
,
La posmodernidad y sus descontentos
, Madrid, Akal, 2001.
Bettin Lattes, G. (a cura di),
Mutamenti in Europa
, Bologna,
Monduzzi Editore, 2002. (En particular el capítulo de F. Ortega
y Ma. L. Humanes, “Il potere della comunicazione”).
Bradley, B.,
La vida de un periodista
, Madrid, El País-Aguilar, 2000.
Cohen, J. L., y A. Arato,
Sociedad civil y teoría política
, México, Fon-
do de Cultura Económica, 2000.
Craveri, B.,
La civiltà della conversazione
, Milano, Adelphi, 2001.
Durkheim, E.,
La educación moral
, Madrid, Morata, 2002 (edición
original 1925).
Ferry, J. M., D. Wolton,
et al
.,
El nuevo espacio público
, Barcelona,
Gedisa, 1992.
Goffman, E.,
La presentación de la persona en la vida cotidiana
,
Buenos Aires, Amorrortu, 1971.
Goldfarb, J. C.,
Los intelectuales en la sociedad democrática
, Madrid,
Cambridge University Press, 2000.
Hirschman, A. O.,
Interés privado y acción pública
, México, Fondo
de Cultura Económica, 1986.
Luhmann, N.,
La realidad de los medios de masas
, Barcelona, An-
thropos, 2000.
Mumford, L.,
La ciudad en la historia
, Buenos Aires, Infinito, 1966,
2 vols.
Ortega, F., “Reale/virtuale. Le nuove forme di impegno dei giovani
nella politica”, en Ferrari Occhionero, M. (a cura di),
I giovani
97
e la nuova cultura socio-politica in Europa
, Milano, F. Angeli,
2001.
, y Ma. L. Humanes,
Algo más que periodistas. Sociología de
la una profesión
, Barcelona, Ariel, 2000.
Rodotà, S.,
Tecnopolitica. La democrazia e le nuove tecnologie della
comunicazione
, Roma-Barri, Laterza, 1997.
Schnapper, D.,
La comunidad de los ciudadanos
, Madrid, Alianza,
2001.
Sennett, R.,
El declive del hombre público
, Barcelona, Península,
1978.
Simmel, G.,
Sociología. Estudios sobre las formas de socialización
,
Madrid, Revista de Occidente, 1977 (edición original 1908).
Tarrow, S.,
El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la
acción colectiva y la política
, Madrid, Alianza, 1997.
Thompson, J. B.,
El escándalo político. Poder y visibilidad en la era
de los medios de comunicación
, Barcelona, Paidós, 2001.
Turnaturi, G.,
Tradimenti. L’imprevedibilità nelle relazioni umane
,
Milano, Feltrinelli, 2000.
Vallespín, F.,
El futuro de la política
, Madrid, Taurus, 2000.
Weber, M.,
El político y el científico
, Madrid, Alianza, 1967 (edición
original 1919).
Cuestiones contemporáneas
logo_pie_uaemex.mx