Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
177
Resumen
En este artículo se revisan las características de los gobiernos de cinco continentes en el mundo
actual. No es novedad que la derecha gobierne la mayor parte de los países del mundo, pero
sí lo es que en los últimos años, sobre todo en Europa, haya triunfado electoralmente con el
apoyo de la ultraderecha. Esta corriente, a pesar de que casi no participa en gobiernos, ha
crecido en número y en influencia, especialmente entre sectores de clase media y desem-
pleados. La derecha es, en el capitalismo, defensora de las desigualdades y de la dominación
y relativamente tolerante hacia la existencia de razas, religiones y diversas culturas, mientras
que la ultraderecha del presente suele ser racista, xenófoba, religiosa fundamentalista y par-
ticularmente intolerante hacia el multiculturalismo. En los países que no pertenecen al llamado
mundo occidental predominan gobiernos que, con los criterios europeos, podrían ser ultra-
derechistas.
Abstract
This article revises the characteristics of governments in five continents today. It is well known
that the right governs a great part of the countries in the world, but it is not known that in the
last years its electoral success is due, particularly in Europe, to the support of the ultra-right.
This current, even if not participating in governments, has grown in numbers and influence,
especially among middle class and unemployed sectors. Within capitalism, the right defends
inequalities and domination but it is relatively tolerant to races, religions and cultural diversity,
while the ultra-right tends to be racist, xenophobic and religiously fundamentalist and particu-
larly intolerant towards multicultural realities. In countries not belonging to the so-called
Western world, ultra-right governments predominate, according to the European criteria.
Palabras clave:
derecha, ultraderecha, fenómeno electoral, desigualdades, religión, multicul-
turalismo, dominación, xenofobia, intolerancia, fundamentalismo, socialdemocracia, neoli-
beralismo, globalización, política.
*
.
Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la
UNAM
. Edificio “E”, Circuito Mario de la Cue-
va s/n, Ciudad Universitaria, Col. Copilco Universidad, Coyoacán, México D.F., c.p. 04510.
Mi agradecimiento a Michael Löwy y a Alfredo Suárez (ambos profesores en Francia), por
sus agudas observaciones y comentarios. También a Norma Gómez, mi ayudante de inves-
tigación en México.
El presente de la derecha y la
ultraderecha en el mundo
O
CTAVIO
R
ODRÍGUEZ
A
RAUJO
*
178
El despertar de una preocupación: el avance
de la ultraderecha en Francia
E
l aumento de popularidad del Frente Nacional en la primera
vuelta de las elecciones presidenciales de Francia (el 21 de abril
de 2002) provocó una gran preocupación en diversos círculos inte-
lectuales y políticos en el mundo. Nunca antes, en la historia de la
Quinta República francesa, un partido de ultraderecha había con-
quistado el segundo lugar en la primera vuelta electoral para la presi-
dencia de la República, por encima de la Socialdemocracia (Partido
Socialista) y muy cerca de los votos obtenidos por el presidente sa-
liente (tres puntos porcentuales de diferencia).
1
El hecho fue significativo, tanto que incluso partidos de extrema
izquierda (en la segunda vuelta del 5 de mayo), se sumaron a la can-
didatura de Jacques Chirac, de derecha, para evitar que el neofascis-
mo pudiera, eventualmente, disputar en serio la jefatura del Estado
en el país galo. Chirac supo capitalizar esa situación, y llamó a los
franceses a “unirse en defensa de los derechos humanos para garan-
tizar la cohesión del país, para afirmar la unidad de la República y
restaurar la autoridad del Estado”.
2
Su partido, el
RPR
(
Rassemblement
pour la République
), que había obtenido la más baja votación para
un presidente saliente, logró en la segunda vuelta 82% de la votación
total. Un gran triunfo de la unión de las izquierdas y las derechas en
contra de la ultraderecha, lo cual no dejó de ser una paradoja.
El Frente Nacional (
FN
), dirigido por Jean-Marie Le Pen, se cons-
tituyó con antiguos poujadistas (dirigidos por Pierre Poujade en los
años cincuenta del siglo pasado) y con quienes fueron partidarios
de una Argelia francesa (también en esa época), que formaron Or-
den Nuevo (disuelto por el gobierno en 1973). El movimiento pou-
jadista fue de extrema derecha y surgió gracias a la capitalización del
descontento de capas sociales como los pequeños comerciantes y
artesanos amenazados por la llamada modernización económica de
Francia. Los defensores de una Argelia francesa, como su nombre
1
.
En la primera vuelta Chirac obtuvo 19.9% de la votación, Le Pen 16.9% y Jospin 16.2%.
En la segunda vuelta Chirac alcanzó 82.2%, mientras que Le Pen, aunque aumentaron sus vo-
tos, logró sólo 17.8 por ciento.
2
.
Véase
La Jornada
, México, 22 de abril de 2002.
179
lo indica, estuvieron a favor de que ese país del norte de África si-
guiera siendo colonia gala. Eran, obviamente, racistas, además de
colonialistas. Vale decir que los poujadistas obtuvieron 11.6% de las
votaciones en 1956 a pesar de ser prácticamente desconocidos
unas semanas antes de las elecciones.
La primera expresión electoral del
FN
(fundado en 1972) fue en
los comicios municipales de 1983. Su crecimiento fue muy rápido,
ya que en las legislativas de 1986 (¡tres años después!) obtuvo casi
la misma votación que el viejo Partido Comunista Francés (9.65 con-
tra 9.78%, respectivamente). Le Pen supo capitalizar a los franceses
desempleados, argumentando que los extranjeros, principalmente
del norte de África, los estaban desplazando de sus puestos de trabajo
además de incrementar la inseguridad especialmente en los barrios
pobres y marginados de Francia. Muchos jóvenes blancos desclasa-
dos (
lumpenproletariat
) y sin perspectivas de empleo se sumaron
al
FN
. Este fenómeno, por cierto, no ha sido exclusivo de Francia.
Contra los pronósticos de Duverger, quien decía que el
FN
desa-
parecería,
3
la votación a su favor siguió en aumento. En la primera
vuelta de la elección de 1988 Le Pen obtuvo un alarmante 14.4% de
la votación total, y en 1995 alcanzó 15%, mientras que el candidato
del Partido Comunista bajaba a 8.6%. Siete años después, los co-
munistas apenas lograron 3.5% y los neofascistas del
FN
quedaron
en segundo lugar con 17%. Si bien era dudoso, según las encuestas
de opinión, que en la segunda vuelta Le Pen le ganara a Chirac, el
hecho es que la ultraderecha estaba ahí y ha crecido electoralmente
más que la izquierda y, en cierta medida, que los partidos de centro.
Esto es lo preocupante, y más porque se empata con una tendencia
que parece afirmarse en varios países de Europa, como veremos más
adelante.
El neoliberalismo y la Unión Europea no han demostrado bon-
dad alguna con los pobres de Europa ni con los pequeños em-
presarios. El desempleo persiste y la concentración de capital, como
en el resto del mundo, es innegable. Lo que ha planteado Le Pen,
además de su oposición a las políticas migratorias, es un fuerte
rechazo a la globalización, una suerte de nacionalismo a ultranza,
libre de capitales extranjeros dominantes y de mano de obra no fran-
Sociedad y política
3
.
Cfr. Maurice Duverger,
La cohabitation des français
, París,
PUF
, 1987.
180
cesa (léase no blanca). Este discurso se presenta en un país donde
la sindicación ha disminuido considerablemente, en el que el desem-
pleo (datos de 1999) era superior a 11% de la población económica-
mente activa (
PEA
) y donde tanto los trabajadores agrícolas como los
industriales mantienen una tendencia a la baja (4 y 24% de la
PEA
,
aproximadamente).
La izquierda, por otro lado, ha mostrado una tendencia descen-
dente desde hace muchos años, además de que está muy dividida.
Los comunistas, desde que se socialdemocratizaron (el llamado eu-
rocomunismo en su momento), aceleraron su caída electoral y, con
ésta, su influencia en el ámbito de los trabajadores. La izquierda ra-
dical no ha logrado sumar esfuerzos.
4
La socialdemocracia, repre-
sentada en Francia por el Partido Socialista, tiene el estigma, para los
ultranacionalistas, de haber apoyado la idea de una Europa unida
que, al final, sólo ha favorecido a los grandes capitales, tanto fran-
ceses como extranjeros o a ambos asociados. Y todas las corrientes
de la izquierda se vieron ante la disyuntiva de apoyar a la derecha
o, por omisión, permitir que pudieran ganar los neofascistas. Otra
paradoja: la derecha, representada por Chirac (con Jean-Pierre Raffa-
rin como primer ministro), ganó gracias a la amenaza de la ultra-
derecha y a la unión de partidos de derecha (supuestamente mode-
rados) y de centro en la
UMP
(
Union pour la Majorité Présidentielle
)
5
dirigida por Alain Juppé, pero también ganó la mayoría absoluta en
las elecciones legislativas obteniendo 289 asientos (de 577) en la
Asamblea Nacional.
6
En otros términos, el ascenso de la ultraderecha llevó al “voto útil”
en Francia para la segunda vuelta electoral de 2002, es decir a la
elección de las corrientes que tenían mayores posibilidades de ga-
nar el gobierno —en este caso la derecha y el centro-derecha— y,
al mismo tiempo, poder frenar el avance de la ultraderecha.
4
.
Algunos autores han querido presentar los votos de la extrema izquierda francesa como
un avance de esta corriente, avance que ciertamente fue real y sin precedente en Francia u
otro país europeo, pero omiten la mención de que los diversos partidos de izquierda radical,
como también la llaman, se presentaron por separado y no, justamente, sumando esfuerzos.
5
.
La
UMP
reunió a los partidos
RPR
,
DL
(
Démocratie Libérale
) y
UDF
(
l’Union pour la Dé-
mocratie Française
). Raffarin era, desde 1997, vice presidente de
DL
. La biografía de Raffarin
puede consultarse en la página de internet del primer ministro del gobierno francés.
6
-
Véase la página de la
Union pour la Majorité Présidentielle,
del 31 de agosto de 2002 en
internet.
181
La situación en Europa occidental
El caso de Francia que se ha mencionado no fue el primero en el que
la ultraderecha mostrara señales de fortalecimiento. Anteriormente
hubo otros en varios países de Europa occidental, pero quizá el peso
político y cultural del país galo haya servido como detonante de la
preocupación (y alarma) por este nuevo fenómeno electoral.
La preocupación implícita en el tema que estamos tratando se da,
en mi interpretación, precisamente por el avance de la derecha, y en
particular por el avance de la derecha ligada con partidos de ultra-
derecha y por el avance electoral, aunque no hayan triunfado, de los
partidos de ultraderecha también llamados de extrema derecha. En
otros términos, lo que preocupa es que la izquierda, aun la refor-
mista procapitalista, como es el caso de la socialdemócrata (para no
hablar de la comunista, que desde los ochenta está en franco decli-
ve cuando no desaparecida), esté perdiendo terreno en casi todo el
mundo donde ha tenido fuerte influencia por varias décadas, en al-
gunos casos, como en Dinamarca, desde 1924 y en los demás países
escandinavos desde los años treinta del siglo
XX
.
Esta extrema derecha o ultraderecha ha crecido considerable-
mente también en Austria; en Suiza con Christoph Blocher del
Partido Popular; en Italia con la Liga del Norte dirigida por Umber-
to Bossi y Alianza Nacional (antes Movimiento Social Italiano), que
forman parte del gobierno de coalición de Berlusconi; en Gran
Bretaña con el Partido Nacional Británico; en Dinamarca con el Par-
tido Popular dirigido por Pia Kjaersgaard, que tiene 22 asientos en
el Parlamento; en Holanda con el partido de Pin Fortuyn que, a pe-
sar de que su dirigente fue asesinado, logró 17% en la elección de
la Cámara de Diputados el 15 de mayo del año pasado; en Bélgica
con el Partido Vlaams Blok (Bloque Flamenco), dirigido por Filip
Dewinter y que tiene quince curules en el Parlamento Federal; en
Noruega donde, bajo el liderazgo de Carl Hagen, el ultraderechis-
ta Partido del Progreso ganó recientemente 26 de 165 curules en el
Parlamento; en Suecia, aunque la izquierda socialdemócrata ganó
recientemente las elecciones, el Partido Liberal del Pueblo (
Folk-
partiet Liberalerna
), de derecha, aumentó su número de repre-
sentantes de 17 a 48 en el Parlamento (Riksdag), mientras que los
moderados e incluso la Democracia Cristiana disminuyeron su vo-
Sociedad y política
182
tación;
7
en Alemania, dado que está expresamente prohibida cual-
quier organización nazi, no hay partidos con esta denominación,
pero sí una gran cantidad de movimientos racistas, xenófobos
8
y
nacionalistas que, sin duda, apoyaron al derechista Edmund Stoiber
para las pasadas elecciones de septiembre de 2002.
9
Triunfó el so-
cialdemócrata Schroeder, pero fue gracias a la alianza con los Ver-
des, por lo que el gobierno está ahora formado por una coalición con
éstos.
10
De estos países, en el único donde gobierna la ultraderecha neo-
nazi en coalición con la derecha es Austria.
11
Se trata de una coalición
de los conservadores encabezados por el presidente Klestil con el
neonazi Partido de la Libertad de Joerg Haider.
12
Por esta razón, es
el único caso que los demás gobiernos de la Unión Europea (
UE
)
y el de Clinton en Estados Unidos, veían como peligroso, por las im-
plicaciones racistas, xenófobas, antisemitas y ultranacionalistas de
este partido, pese a que Haider dejó su dirección a favor de la vice-
canciller de Austria, Susanne Riess-Passer. De hecho, los gobiernos
de la
UE
estimaban que, a pesar de la renuncia de Haider a la di-
rección del Partido de la Libertad (finales de febrero de 2000), no era
1
7
.
Pravda On Line
, 18/09/02. El Partido Liberal usó como bandera el problema de los in-
migrantes, al igual que otros partidos de extrema derecha.
1
8
.
En Alemania hay, sin embargo, dos partidos abiertamente xenófobos:
Die Republikaner
(Los Republicanos) y
Deutsche Volksunion
(Unión del Pueblo Alemán), pero ninguno de los
dos ha logrado una votación suficiente como para tener asientos en la Cámara Federal de
Diputados (
Bundestag
). Para mayor información puede consultarse, en internet, el Informe
1998 de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (
Bundesamt für Verfas-
sungsschutz
). Vale decir que una buena cantidad de la propaganda neonazi en Alemania, de
acuerdo con las autoridades de este país, proviene de los grupos equivalentes de Estados
Unidos, donde no están prohibidas las organizaciones nazis.
1
9
.
Más información sobre este punto, en la página de la
BBC
News en internet sobre el
ascenso de la derecha.
10
.
El Partido Socialdemócrata de Alemania (
SPD
) obtuvo el mismo porcentaje de votos que
la coalición Unión Demócrata Cristiana/Unión Social Cristiana (
CDU
-
CSU
): 38.5%. Los Verdes
lograron 8.6% de los votos y 55 escaños. “Sumados a los 251 del
SPD
, significan 306 escaños
en un Parlamento de 603 plazas. Los conservadores, con 248 escaños, no alcanzan mayoría
ni con un hipotético pacto con los liberales del
FDP
, cuyo 7.4% les valió sólo 47 diputados”.
11
.
En las elecciones de noviembre de 2002 al
Nationalrat
(Consejo Nacional), el partido
de Haider disminuyó su votación. La ultraderecha italiana, ya mencionada, es fascista, no
neonazi, especialmente la Liga del Norte.
12
.
La coalición entre el Partido de la Libertad y el Partido Popular para formar gobierno
se formalizó el 1 de febrero de 2000, poniendo fin a la coalición de largo tiempo del Partido
Popular con la socialdemocracia. Véase la página en internet de la Anti-Defamation League
sobre Joerg Haider.
183
motivo para abandonar el aislamiento político al que se había acor-
dado someter al gobierno de Viena desde el 4 de febrero de ese
mismo año. El primer ministro de Portugal (país que tenía la pre-
sidencia de la Unión Europea en ese momento), declaró que “el tema
esencial no es la personalidad de Haider, sino la naturaleza de un
partido político que se halla en el poder”.
13
Esta extrema derecha, en general, tiene como característica prin-
cipal su arraigo entre sectores de
lumpenproletariat
, pequeños em-
presarios, desempleados y demás víctimas de la gran concentración
de capitales que han favorecido los gobiernos europeos, tanto so-
cialdemócratas como conservadores, en los últimos años. Las deman-
das de las ultraderechas han sido, principalmente, en contra de la
inmigración y de la pertenencia de sus países a la Unión Europea.
Son, por lo mismo, nacionalistas, defensoras de la población blanca
y de las religiones cristianas (tanto en Holanda como en Noruega y
Dinamarca son abiertamente antimusulmanes).
14
Están en contra de
la globalización, es decir del dominio mundial de pocos grandes
capitales, y también en contra del Euro como moneda de todos los
países de la Unión Europea. Hay casos extremos, como el de Haider,
en que son partidos abiertamente defensores del nazismo y de la su-
puesta superioridad aria. En general, acusan a los inmigrantes no
europeos del aumento del crimen, aunque vale decir que en algunos
países los índices de criminalidad y las muertes por asesinato no son
significativos, como en Noruega, donde en 1997 hubo 41 asesinatos
y al siguiente año 43, que apenas representaban 0.1% por causas de
muerte. Interesa subrayar que las ultraderechas que han ganado
terreno en Europa no se diferencian mucho de la ultraderecha esta-
dounidense de signo populista-nacionalista, como la que dirige Pat
Buchanan (aunque ésta tiene características muy propias de Estados
Unidos), y que claramente se ha expresado en contra de lo que
consideran el dominio de una elite de políticos ligados a los grandes
capitales trasnacionales. Asimismo, interesa relevar que tanto George
W. Bush como Tony Blair han hecho suyas las políticas antiinmigrantes
Sociedad y política
13
.
Véase
La Jornada
, México, 1 de marzo de 2000.
14
.
En Alemania, el pequeño partido
Die Christliche Mitte
(Partido Cristiano del Centro) exi-
gió una “Alemania para los cristianos” en clara alusión al porcentaje de musulmanes en ese
país. Véase Marta Durán de Huerta, “La inundación que salvó a Schroeder”,
La Jornada
, 29
de septiembre de 2002 (suplemento
Masiosare
).
184
al manifestarse expresamente a favor de detener la inmigración ile-
gal, que ha sido un planteamiento de la ultraderecha sobre todo a
partir del aumento del desempleo en los países desarrollados.
El éxito de los partidos de extrema derecha (varios de ellos popu-
listas, como ya se ha señalado) puede atribuirse al fracaso de los
gobiernos de orientación de izquierda (en realidad de centro-iz-
quierda), particularmente en su conducción de la economía, y por
su incapacidad para abatir el desempleo y para impulsar la pro-
ductividad y el crecimiento de los estándares de vida que desde
mediados de los noventa han crecido muy poco.
15
Esos fracasos de los gobiernos socialdemócratas o en los que han
participado éstos, que hasta hace poco representaban trece de los
quince países de la Unión Europea, han derivado no sólo en el
triunfo de gobiernos conservadores coligados con la ultraderecha,
como en Holanda, Dinamarca, Noruega (no miembro de la
UE
), Aus-
tria, Italia y Portugal, sino en gobiernos de derecha o centro-derecha
que hoy por hoy dominan, en conjunto, el panorama político de on-
ce países de la
UE
, quizá diez si excluimos a Finlandia, gobernada
por socialdemócratas aliados con liberales y conservadores. De los
otros países, que son Gran Bretaña, Grecia, Suecia y Alemania, el
gobierno del primero se ha corrido obviamente hacia la derecha y
el último tendrá que tomar en cuenta el reimpulso de la derecha
y las presiones del gobierno de Estados Unidos, inconforme con las
declaraciones de campaña y la posición de Schroeder sobre las pre-
tensiones bélicas de Washington sobre Iraq. Irlanda y Luxembur-
go también tienen gobiernos de derecha, en ambos casos producto
de coaliciones de liberales con conservadores. En Bélgica gobierna
la derecha en alianza con partidos socialdemócratas.
Entre Europa y Oriente próximo se ubica Turquía, país que ha si-
do aceptado —desde diciembre de 1999 (Consejo Europeo de Hel-
sinki)— como candidato a la Unión Europea. Turquía es formal-
mente una democracia limitada de tipo parlamentario, y antes de las
recientes elecciones (2002) gobernaba, como primer ministro, Bü-
lent Ecevit, socialdemócrata, quien compartía el poder con la dere-
15
.
Bobbio añadiría que este éxito de la extrema derecha se debe más bien al fracaso de
los moderados, de izquierda o de derecha, ante los problemas señalados. Véase Norberto Bob-
bio,
Derecha e izquierda
, España, 3a. edición, Punto de Lectura, 2001, capítulo II “Extremistas
y moderados”.
185
cha e incluso con la extrema derecha (con el Partido Nacionalista del
Movimiento, de fuerte influencia militar). Las libertades han estado
restringidas considerablemente, en especial la de prensa, y los dere-
chos humanos son violados con frecuencia, especialmente contra
los kurdos.
16
Esta situación ha retrasado, sin duda, el ingreso de este
país a la Unión Europea, que exige la democracia para todas las na-
ciones miembros. Vale decir que Turquía es uno de los pocos Esta-
dos en los que predomina el islamismo (99% de la población)
17
y,
sin embargo, constitucionalmente el Estado es secular y sus leyes no
están basadas en la religión islámica.
18
En estos momentos, aunque
hay un alto porcentaje de la población que es partidaria del ingreso
de su país a la Unión Europea, los grupos y partidos de derecha y
nacionalistas (la constitución turca es enfáticamente nacionalista),
que son minoritarios pero con poder, se oponen a la europeización
de Turquía.
Por si no fuera suficientemente delicada la situación en el viejo
continente, el Parlamento Europeo cuenta con la fracción mayori-
taria (37%) de 233 diputados de derecha del Partido Popular Euro-
peo (demócrata-cristianos) que formaron grupo con la organización
también derechista llamada Demócratas Europeos. El total de diputa-
dos del Parlamento Europeo es de 626. En la anterior legislatura,
la de 1994-1999, los diputados del Partido Popular Europeo eran 201.
En esta legislatura no existía el grupo Demócratas Europeos. Es
decir, la derecha aumentó, mientras que la izquierda, representada
por el Partido Socialista Europeo, disminuyó de 214 diputados en la
anterior legislatura a 180 en la actual.
19
Aunque no está en Europa, no puede soslayarse el avance de la
derecha en Israel como país ligado a Occidente más que a Oriente
u Oriente próximo. El primer gobierno de Ariel Sharon fue resultado
de una coalición de varios partidos, entre éstos el
Likud
(Consoli-
Sociedad y política
16
.
Étienne Copeaux, “Turquía”, en
El estado del mundo (Anuario económico geopolítico
mundial)
, Madrid, Akal, 2002. El 3 de noviembre de 2002 se llevaron a cabo nuevas elecciones
en las que la mayoría fue ganada por el Partido de Justicia y Desarrollo (islámico considerado
democrático). El nuevo primer ministro es Abdullah Gül, quien no cambiará la naturaleza laica
del gobierno ni el interés por ingresar en la Unión Europea.
17
.
Véase
The Muslim World
en internet.
18
.
Cfr. Artículo 2 de la Constitución de la República de Turquía, en http://www.tbmm.gov.tr/
anayasa/constitution.htm.
19
.
donde se señalan 179 en lugar de 180 asientos del Partido Socialista Europeo.
186
dación, de derecha nacionalista) al que pertenece el primer ministro.
Esta coalición estuvo formada por
Avoda
(Partido Laborista, dividi-
do),
Shas
(ortodoxo sefaradita),
ha-Ikhud ha-Leumi
e
Yisrael Bei-
tenu
(Bloque de Unión Nacional, ultranacionalista, en alianza con
Nuestro Hogar Israel, una de las minorías rusas),
Yisrael ba-Alaiya
(Israel e Inmigración, otra de las minorías rusas),
Am Ekhad
(Una
Nación, supuestamente socialista) y otras organizaciones menores.
A partir de las elecciones anticipadas de enero del 2003, el nuevo
gobierno de Sharon se constituye con las siguientes alianzas:
Likud
(partido conservador de centro-derecha) con 38 escaños;
Shinui
(par-
tido liberal) con quince escaños;
Mafdal (Mifléguet Datí Leumí
,
Partido Nacional Religioso) con seis escaños y National Union (par-
tido de derecha nacido de la alianza entre
ha-Ikhud ha-Leumi
e
Yisrael Beitenu
) con siete escaños. La característica principal de este
gobierno, además de su alianza con partidos ultraderechistas-
nacionalistas, ha sido la explícita intención de “lanzar al ejército con-
tra las regiones autónomas palestinas para aniquilar por completo
a la Autoridad y con ella a su presidente, Yasser Arafat”.
20
La situación en Europa oriental
No pocos de los países de Europa oriental, que hasta hace unos años
eran llamados socialistas o comunistas, según la orientación del
análisis, incorporaron a su democratización política la liberalización
económica. Son ahora capitalistas. Y la mayor parte de aquéllos vive
bajo gobiernos de derecha.
En Europa oriental, Moldavia, uno de los países más pobres del
continente, tiene un gobierno comunista que triunfó en elecciones
anticipadas (el 25 de febrero de 2001) y gracias a la división de la
derecha. Con gran flexibilidad podría señalarse también a Rumania,
a partir del triunfo de Iliescu y su partido en las pasadas elecciones
del 10 de diciembre del 2000. Por cierto, en Rumania, como en Fran-
cia, la ultraderecha xenófoba antisemita y contraria a los húngaros
y gitanos en ese país, obtuvo el segundo lugar en la primera vuelta
de las elecciones mencionadas. En Polonia podría decirse que con
20
.
Ammon Kapeliouk, “Israel”, en
El estado del mundo, op. cit.
Agradezco al editor, Juan
Felipe Pozo Block, la actualización de los datos al 2003.
187
el triunfo de los ex comunistas, tanto en el gobierno como en la
Dieta, la izquierda tiene el poder, pero sería un engaño: en realidad
el gobierno actúa como si fuera de derecha, sobre todo en materia
social. En la República Checa el gobierno es de orientación social-
demócrata, pero ha tolerado la persecución de gitanos en su te-
rritorio. Sin embargo, en todos estos países europeos mencionados
se siguen políticas dictadas por el Fondo Monetario Internacional,
particularmente referidas a las privatizaciones de las antiguas em-
presas estatales.
Difícilmente se puede decir que en esta región europea, cuando
era supuestamente socialista, se hayan generado movimientos im-
portantes de izquierda o de derecha como se entendían en ese en-
tonces en Europa occidental.
21
En los años setenta y ochenta del siglo
XX
, y en los países capitalistas, la izquierda en general, con diversos
matices, luchaba o decía luchar por el socialismo. En los países llama-
dos socialistas, donde se creía mayoritariamente que se vivía en el
socialismo, hubiera parecido absurdo, aunque no lo fuera, luchar
por el socialismo. La oposición al régimen demandaba libertades,
democracia, participación y, en este sentido y en ese contexto, se
trataba de una oposición de izquierda. Sin embargo, hubo quienes,
además de esas demandas, añadieron otra: la vuelta al capitalismo,
y esto permitió caracterizarlos como de derecha.
22
Una vez que esos
países, después de 1989, incorporaron el capitalismo como sistema
dominante y generalizado, surgieron en ellos, sobre todo en la ex
Alemania oriental (a partir de la reunificación), grupos de ultradere-
cha (los
skinheads
, por ejemplo) de entre los jóvenes desemplea-
dos —a menudo hijos de desempleados. En la actualidad, la iz-
quierda en estos países lucha por el socialismo, más que todo por
un socialismo con libertades, con democracia, con posibilidades de
participación, y la derecha, obviamente, por el mantenimiento del
nuevo
statu quo
.
Sociedad y política
21
.
Sí hubo organizaciones de izquierda, frecuentemente clandestinas, especialmente de
orientación trotskista, pero eran realmente minoritarias. En la
URSS
había pequeños grupos
de derecha, ligados a rusos anticomunistas (“blancos”) exiliados en Europa occidental, princi-
palmente, o como parte del
sistema patrimonialista
que Gorbachov no pudo terminar. Al
respecto puede consultarse Gerald M. Easter,
Reconstructing the State: Personal Networks and
Elite Identity in Soviet Russia
, England, Cambridge University Press, 2000.
22
.
Para mayor desarrollo sobre este punto, véase Octavio Rodríguez Araujo,
Izquierdas e
izquierdismo. De la Primera Internacional a Porto Alegre
, México, Siglo
XXI
Editores, 2002,
especialmente pp. 166 y 189 y ss.
188
La situación en África y en Asia
En países del norte de África y de Asia, se han incrementado los grupos
fundamentalistas de varias religiones y no sólo islámicas, que per-
tenecen a la amplia corriente de la derecha extrema o ultraderecha y
que en general resurgieron por la llamada crisis de la modernidad
y por los cambios que se han dado en los modos de producción que
han afectado los usos y costumbres tradicionales de esos pueblos.
Un grupo de países que destaca por tener gobiernos fundamentalistas,
es el islámico. Y un país de fundamentalismo extremo fue Afganistán,
bajo el gobierno de los
Talibán
, ahora derrotados y sustituidos por un
gobierno inestable encabezado por Hamid Karzai e impuesto por Es-
tados Unidos en su supuesta guerra contra el terrorismo a partir de
los atentados del 11 de septiembre de 2001. Los pueblos islámicos,
con algunas excepciones, son gobernados por autócratas: Iraq, Jor-
dania, Arabia Saudita, Bahrein, pese a su nueva constitución, Brunei,
Libia, aún llamándose
Jamahiriya
(“Estado de las masas”)
popular
y socialista, Pakistán (aunque existan partidos políticos), Túnez,
Emiratos Árabes Unidos y otros más; o por partidos de corte auto-
ritario, pese al nombre, como la Unión Nacional Democrática en el
caso de Argelia, o el Partido Nacional Democrático en Egipto, o
el partido único de Eritrea (Frente Popular para la Democracia y la
Justicia), o el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope,
o el Partido Democrático Indonesio en Lucha, o el Partido Republi-
cano Democrático y Social de Mauritania, que aunque coexiste con
otros partidos muy menores, puede considerarse como único y su
gobierno autoritario;
o el
Yeni Azerbaycan Partiyasi
(Partido Nuevo
Azerbaiyán), o la nueva República de Yemen que, aunque tiene dos
partidos de extrema izquierda, es dominada por el partido presiden-
cial llamado Congreso Popular General, fraudulento, derechista y
autoritario.
Entre las excepciones estarían: Marruecos que, siendo una monar-
quía hereditaria desde su independencia de Francia, gradualmente
se ha democratizado y en la actualidad tiene un jefe de gobierno so-
cialdemócrata en alianza con comunistas y conservadores; la Repú-
blica de Malí, donde hay un juego real de partidos por el poder,
después de un periodo de treinta años de dictadura; la República de
Níger, que después de dos golpes militares recientes está intentando
189
construir una democracia con partidos democráticos, incluido el
socialdemócrata (Partido Nigeriano para la Democracia y el Socia-
lismo), el cual cuenta con casi 20% de los asientos en la Asamblea
Nacional; la República Federal de Nigeria, que después de más de
quince años de dictadura militar está en proceso de democratización
con un gobierno de centro-derecha; Sierra Leona, a pesar de la gran
inestabilidad en que se encuentra, es considerada una república de-
mocrática; Irán, donde hay un gobierno de reformadores, aunque las
fuerzas conservadoras sigan influyendo en varios ámbitos de poder,
como por ejemplo en el de la justicia.
Si bien no debe pasarse por alto que el islamismo es la única de
las grandes religiones que ha tratado de unir, desde sus inicios, a la
autoridad política con la religiosa, subordinando la primera a la se-
gunda, en los últimos años esta relación se ha roto en la mayoría de
los países musulmanes, liberalizándose. Esta liberalización se expre-
sa a veces en una combinación de leyes occidentales con el Corán,
y otras separando la religión de los asuntos del Estado y de la le-
gislación.
Algunos de los pueblos islámicos se han rebelado contra los paí-
ses colonialistas, y en sus luchas han contado con el apoyo de otros
pueblos también islámicos. Otros tienen tales diferencias entre sí,
que se han hecho la guerra o simplemente han mantenido relaciones
hostiles. Sin embargo, algunas de esas guerras entre países islámi-
cos se han debido, más que otra cosa, a la cercanía de unos con Esta-
dos Unidos, Gran Bretaña o Francia, relación que no ven bien los
otros países. Arabia Saudita, Pakistán y Kuwait serían algunos ejem-
plos contemporáneos de gobiernos impuestos o sostenidos por Esta-
dos Unidos y Gran Bretaña, como antes Irán bajo la dinastía Pehlevi,
que motivó una revolución de los “verdaderos” musulmanes.
En los países musulmanes se percibe una tendencia creciente a
la democratización, en la que los fundamentalismos y las juntas mi-
litares han perdido terreno. En no pocos casos esta tendencia ha
tenido como antecedente la intervención de instituciones como el
Fondo Monetario Internacional, sobre todo por problemas de deu-
da externa y de comercio. Sin embargo, no parece casual que la “de-
mocratización”, deliberadamente entendida como electoral, se haya
visto acompañada de privatizaciones de empresas y servicios públi-
cos y desregulación económica. Este fenómeno ya ocurrió en Amé-
Sociedad y política
190
rica Latina, y lo que se ha podido apreciar es que, “en coincidencia”,
la democratización de la región ha dado pie a la derechización de
los gobiernos en los últimos años o, simplemente, al mantenimiento
de gobiernos de derecha, ahora supuestamente democráticos.
En los países no musulmanes de África y Asia la situación no ha
sido muy diferente. La excepción entre los países africanos no mu-
sulmanes, es que haya estabilidad, además de democracia. Varios de
ellos, aunque formalmente se presenten como democráticos, son
gobernados por presidentes autoritarios, las más de las veces ligados
a grupos militares o apoyados por el ejército, como por ejemplo An-
gola y Burundi. Otros, como Botswana, tienen gobiernos franca-
mente de derecha en un marco de democracia electoral y multi-
partidario, en los que, a pesar de sus riquezas naturales, la extrema
pobreza, las pandemias como el
SIDA
y la baja expectativa de vida
son el común denominador.
Caso aparte en África sería precisamente la República Sudafricana.
El sucesor de Mandela, Thabo Mbeki, es también miembro del Con-
greso Nacional Africano, de orientación socialista. Los “dinosau-
rios del apartheid”, como les llama Véronique Faure,
23
prácticamente
han desaparecido, y con ellos las fuerzas ultraderechistas en ese
país, aunque tienen tres de los 400 asientos en la Asamblea Nacional.
Entre los países asiáticos no musulmanes, sin partidos políticos y
con gobiernos autocráticos, ubicaríamos al Reino de Bhután y a Myan-
mar (Birmania), dominada por un régimen militar.
Con partidos políticos pero autoritarios: Camboya, supuestamen-
te con un primer ministro (Hun Sen) del extremista partido de iz-
quierda (Partido del Pueblo Camboyano), pero que es designado
por el monarca con el voto de confianza de la Asamblea Nacional
en la que conviven fracciones de extrema izquierda, monárquica y
centrista. Tailandia es una monarquía hereditaria y el jefe de gobier-
no es elegido a partir de quien tenga la mayoría parlamentaria. El
primer ministro, Thaksin Shinawatra, es un empresario involucrado
en escándalos de corrupción y se caracteriza por ser de mano dura
y nada democrático. Vietnam, controlado por el Partido Comunista,
se trata de un régimen autoritario y quizá, por la orientación de su
gobierno, podría caracterizarse como de izquierda. China igual, aun-
23
“República Sudafricana”, en
El estado del mundo
,
ídem
.
191
que después de la muerte y marginación de Deng Xiaoping y su co-
rriente, se ha democratizado un poco, a la vez que se han resta-
blecido relaciones con Vietnam, Corea del Sur e incluso con Taiwán.
Laos, como Vietnam, es controlado por el partido comunista llamado
Partido Revolucionario del Pueblo Lao, desde 1975 cuando termi-
nó con el viejo régimen monárquico. No está autorizada la existencia
de otros partidos ni de grupos políticos no comunistas, a diferen-
cia de Mongolia, país gobernado por el ex Partido Comunista (ahora
Partido Revolucionario del Pueblo), pero que ha sufrido derrotas
electorales como la de 1996 a manos de la Coalición Democrática
Unida. Aunque hay una corriente fuerte de islamización de la Fede-
ración de Malaysia, no puede considerarse un país islámico, y pese
a que hay oposición y partidos políticos, la derecha es la que ha
gobernado autoritariamente en los últimos años, al igual que en Sin-
gapur. Nepal es una monarquía parlamentaria, con partidos, incluso
comunistas y antimonárquicos, pero de régimen autoritario que
actualmente vive en una crisis en la esfera de la Corona y una guerra
civil iniciada por la guerrilla maoísta de gran influencia en la zona
rural del oeste del país.
La tendencia de varios países supuestamente socialistas es hacia
una suerte de hibridación económica: propiedad estatal de empre-
sas y empresas privadas incluso trasnacionales. La República Po-
pular de China parece haber adoptado el mismo patrón y todo indi-
ca que se encamina hacia ese sistema híbrido en el que convivirán
(conviven ya) los capitales estatales de ese país con los trasnaciona-
les. En Vietnam se ha iniciado ya un proceso de privatizaciones de
empresas públicas y poco a poco se está abriendo al comercio mun-
dial. Puede suponerse que otros países de orientación socialista se
encaminarán en el mismo sentido. Y si es así, quizá se podría hablar
de una mayor derechización de sus regímenes en lo económico.
Como ha podido observarse, en Asia y en África (con algunas
excepciones) los esquemas occidentales de interpretación políti-
ca tienen que ser, en general, modificados. Las expresiones “izquier-
da” y “derecha”, relativamente sencillas de usar en Occidente, re-
sultan simplistas para interpretar a los gobiernos y sus alianzas, y las
formas de ejercicio del poder en estos países. Ni antes ni después
de los procesos de democratización, cuando se han dado, podría de-
cirse que la izquierda ha gobernado (con excepción de los países
Sociedad y política
192
de orientación socialista, con frecuencia autoritarios). Tanto las au-
tocracias y los gobiernos autoritarios o en manos de juntas militares,
como los gobiernos más o menos democráticos, han sido básica-
mente de derecha (de acuerdo con el modelo occidental), unos en
el ámbito estrictamente político y otros en el económico, y otros más
en ambas esferas, como es y ha sido el caso de Japón desde el final
de la Segunda Guerra Mundial, una vez más —en la actualidad—,
gobernado por la derecha.
Caso aparte sería Australia. Sin embargo, es de notarse que en las
elecciones estatales de 1998 en Queensland, por primera vez un par-
tido de extrema derecha, racista y xenófobo,
One Nation
, dirigido
por la parlamentaria Pauline Hanson, obtuvo un sustancial e inusi-
tado apoyo. Este partido conquistó once de los 89 asientos en el
Parlamento local y un asiento en la Cámara de Senadores a partir de
la elección de noviembre de 2001. El gobierno australiano está en
manos de un gobierno de coalición (Partido Liberal y Partido
Nacional), conservador.
24
La situación en América Latina,
el Caribe y Estados Unidos
Los países de América Latina, en general,
25
son gobernados por la
derecha o por coaliciones de centro-derecha. Incluso en países co-
mo Chile, en el que participa un partido de izquierda moderada (el
Socialista) en la Concertación de Partidos por la Democracia (
CPD
),
que ganó las elecciones en 2000, su gobierno difícilmente podría
diferenciarse de los anteriores que sucedieron a la dictadura.
Venezuela podría ser una excepción, más por las posiciones na-
cionalistas de Hugo Chávez y su personalista Movimiento V Repú-
blica (más aliados, incluso de izquierda), que por la política econó-
mica que está llevando a cabo.
Con el triunfo de Luiz Inácio
Lula
da Silva y el Partido dos Tra-
balhadores (
PT
) en Brasil, se aspira a retomar las políticas de desa-
rrollo interno, de empleo y seguridad social que si bien en los años
24
.
Véase
World Socialist Web Site
, junio de 1998.
25
.
Las excepciones serían algunos de los países dependientes de la Corona Británica en
El Caribe y en las Antillas, y República Dominicana, que tiene un gobierno de centro-izquierda
y, en el Continente, Guyana, gobernada por un partido formalmente socialista.
193
cincuenta o sesenta del siglo pasado hubieran parecido medidas de
un gobierno conservador, en la actualidad, por comparación con lo
que ocurre en el mundo y con la política expansionista de Estados
Unidos, serían propias de un gobierno de izquierda o, si se prefiere,
de centro-izquierda con apoyo de fuertes organizaciones sociales
y de pueblo no organizado. Podría decirse que con el triunfo de Lula
no cambiarán sustancialmente las cosas porque, así como están y
con las alianzas del
PT
, sus políticas de gobierno tendrán que ser por
fuerza reformistas, del tipo de las políticas de los partidos socialde-
mócratas que han tenido el poder. Puede ser. Pero se pasaría por alto
que la burguesía, como en cualquier otro país, no está unida y que
los sectores tradicionales, los más conservadores y los más pronor-
teamericanos han sido, en principio, derrotados. El dato no es secun-
dario: no son iguales un gobierno atento y sumiso a los deseos de
Washington que otro preocupado por el desarrollo del pueblo y por
los intereses nacionales. Ésta es la diferencia, o por lo menos una
de las diferencias importantes en la actual coyuntura mundial que,
nos guste o no, incluye al inquilino de la Casa Blanca y su cruzada
por el dominio del planeta y por la creación del Área de Libre Comer-
cio de las Américas (
ALCA
) que, por cierto, Lula no apoya. No se pue-
de decir, tampoco, que para las masas populares que se volcaron a
favor del candidato triunfador hayan sido iguales sus propuestas que
la continuidad de los ocho años de Fernando Henrique Cardoso.
Ecuador ha sufrido también cambios. Los indios organizados, des-
de mediados de 1990, iniciaron una serie de movimientos que fue-
ron desde cortar carreteras hasta la invasión de haciendas y la con-
secuente toma de tierras. Su organización, fundada en 1986, fue la
Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (
CONAIE
).
Los indios habrían de formar una suerte de contrapoder que llevó a
la renuncia de dos presidentes del país (Bucaram en 1997, y Mahuad
en 2000) y, finalmente, en noviembre de 2002, apoyaron, contra el
candidato de derecha, al nacionalista Lucio Gutiérrez en una alianza
electoral.
26
Según las crónicas, el apoyo de los indios ecuatorianos
Sociedad y política
26
.
“Partido Sociedad Patriótica ‘21 de Enero’, la organización cívico-militar liderada por el
coronel Gutiérrez; el Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik - Nuevo País, el brazo
político de la
CONAIE
; y el Movimiento Popular Democrático, la fuerza de izquierda más repre-
sentativa, aunque no la única.” Véase Miguel Ángel Ferrari, http://www.lainsignia.org/2002/
diciembre/ibe_006.htm.
194
fue definitivo para el triunfo de Gutiérrez. La derecha, representada
por su candidato multimillonario (Álvaro Noboa), fue derrotada.
Cuba es un caso aparte. Si entendemos por democracia un siste-
ma de varios partidos competitivos y la posibilidad de alternancia en
el gobierno, Cuba no sería democrática, pues sólo un partido existe
y gobierna: el comunista, y ningún otro es permitido legalmente. Pero
si entendemos a Cuba como un país de orientación socialista, blo-
queado económica y políticamente por Estados Unidos por más de
cuarenta años, y donde a pesar del bloqueo se han garantizado me-
dios y formas de vida mínimos y generalizados para toda su población
(lo que distan mucho de tener millones y millones de latinoamerica-
nos), se comprenderá que en realidad se trata de un caso excepcional.
La derecha cubana se expresa más bien en el exterior, principalmen-
te en Miami, Florida, donde ha ido a “refugiarse” con el total apoyo
gubernamental de Estados Unidos.
En América Latina, a diferencia de otras regiones del mundo, la
ultraderecha no parece ser una amenaza seria, ni en términos elec-
torales ni como grupos organizados de tipo no electoral. La jerar-
quía eclesiástica (de la Iglesia católica) y las embajadas de Estados
Unidos en el subcontinente, donde la Agencia Central de Inteligen-
cia (
CIA
, por sus siglas en inglés) tiene oficinas permanentes y acti-
vas, serían las principales orientaciones de ultraderecha, las más
influyentes sin duda. Quizá el recientemente electo gobierno de
Colombia, encabezado por Álvaro Uribe, pueda ser considerado
de ultraderecha por su intención expresa de gobernar con mano du-
ra contra los grupos armados. Vale decir que Uribe, como candida-
to independiente del Movimiento Primero Colombia, desplazó a los
tradicionales partidos de derecha: al Partido Conservador y al Parti-
do Liberal que por décadas habían gobernado ese país.
27
En México gobierna el derechista Partido Acción Nacional, o más
bien Vicente Fox apoyado en este partido. Varios miembros de su
gabinete, destacadamente el secretario del Trabajo (Carlos Abascal),
provienen de la ultraderecha mexicana, contraria a la educación laica
en las escuelas públicas, al aborto y al condón, y a la libre expre-
sión de ideas y manifestaciones artísticas porque dan pie —dicen—
a “inmoralidades y obscenidades” opuestas a los valores religiosos
27
.
Véase
La Jornada
, México, 27 de mayo de 2002.
195
(católicos) y a “las buenas costumbres” que defienden. La influencia
de la derecha extrema en México se ha visto fortalecida como nun-
ca desde el triunfo de la revolución de 1910, por el gobierno actual.
Hablar de América Latina sin mencionar a Estados Unidos puede
ser un grave error. Después de la Conferencia de Yalta (1945), que
significó el reparto de las zonas de influencia para la Unión Soviéti-
ca, Gran Bretaña y Estados Unidos, América Latina fue añadida a una
nueva versión práctica de la Doctrina Monroe: América para los ame-
ricanos, en la que América sería, según la conveniencia, Estados Uni-
dos y, al mismo tiempo, el resto del continente americano, especial-
mente al sur del río Bravo. La política estratégica de Estados Unidos
hacia América Latina, después de la Segunda Guerra Mundial, se
puede dividir esquemáticamente en tres fases: la primera, consis-
tente en destruir el sindicalismo prosocialista o antinorteamericano
en la región y promover, en consecuencia, un sindicalismo pronor-
teamericano en una época en que el movimiento obrero estaba en
auge debido a la industrialización acelerada en buena parte de los
países latinoamericanos. La segunda, dedicada a eliminar la ola de
guerrillas y movimientos subversivos por el socialismo, mediante
golpes de Estado y las correspondientes juntas militares en los go-
biernos o el apoyo a regímenes autoritarios, según el caso. La ter-
cera, dirigida a promover “transiciones a la democracia” para gene-
ralizar sistemas multipartidistas como sinónimo de democracias. En
las tres fases, obvio, existió y existe la intención de dominar la región
latinoamericana por la vía de sus gobiernos (electos o impuestos,
democráticos o autoritarios o dictatoriales), para asegurar los inte-
reses geopolíticos y empresariales de Estados Unidos. En la tercera
fase, que representa el presente que estamos analizando, la apuesta,
valga el término, fue que en las condiciones de incertidumbre, de in-
dividualismo competitivo, de desempleo y de pobreza creciente, los
pueblos de América Latina votarían conservadoramente por candi-
datos no sólo conservadores, sino también dóciles a las políticas es-
tadounidenses y de instituciones internacionales como el Banco
Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interameri-
cano de Desarrollo. Y así ha ocurrido, salvo en Venezuela, en Brasil
y Ecuador, aunque en Bolivia la oposición de izquierda, encabezada
por Evo Morales, estuvo muy cerca de ganarle al candidato del
oficialista Movimiento Nacional Revolucionario, actual presidente
Sociedad y política
196
de ese país. Tanto Hugo Chávez como Lula y Gutiérrez, en Vene-
zuela, Brasil y Ecuador, respectivamente, representan oposición al
neoliberalismo y, desde luego, a Estados Unidos, tanto política como
económicamente. Quizás el triunfo de Lula pueda interpretarse,
como el de Schroeder en su reelección en Alemania, como el inicio
del fin del neoliberalismo, desde posiciones de izquierda, centro-
izquierda y de defensa del desarrollo nacional que parecía un tema
obsoleto.
Argentina, y el movimiento social iniciado el 19 de diciembre de
2001, no sólo ha significado la caída de dos presidentes de ese país,
sino el surgimiento de formas de lucha antineoliberales que nadie
imaginaba dos años atrás. Está por verse el desenlace argentino,
pero por lo pronto la derecha y las fuerzas pronorteamericanas están
en aprietos.
Conviene recordar, empero, que la ultraderecha, desde posicio-
nes nacionalistas a ultranza, además de racistas y xenófobas, tam-
bién ha logrado incrementar sus posiciones electorales oponiéndo-
se a la globalización neoliberal y a la influencia de Estados Unidos
y sus capitales en Europa occidental. Si bien al margen de las elec-
ciones, no pueden ignorarse los movimientos calificados de izquier-
da contrarios también a la globalización neoliberal que hicieron su
aparición en Seattle, Washington, el 30 de noviembre de 1999 (y que
han crecido en número y en lugares de movilización contestataria,
pese a sus diferencias internas); tampoco puede ignorarse que or-
ganizaciones neonazis como
AGAN
(
Anti-Globalism Action Network
)
también han actuado en Seattle y en otras protestas en contra de la
globalización neoliberal en las que también se presentan como
Na-
tional Alliance
(Alianza Nacional), cuya finalidad es atraer a jóvenes
activistas antiglobalización no politizados.
28
En Estados Unidos, desde que se fundó el Ku Klux Klan después
de la Guerra de Secesión,
29
ha habido una gran cantidad de orga-
nizaciones ultraderechistas, unas como partidos, otras como milicias
armadas, otras más como grupos de presión. En general se han
28
.
Para mayor extensión, véase “
CNC
Uncovers Neo-Nazi’s Masquerading as Anti-Globalization
Activists” en internet (
CNC
es Center for New Community).
29
.
En la actualidad el Ku Klux Klan se presenta como un partido político y tiene rami-
ficaciones en casi todos los estados de Estados Unidos, al igual que otras organizaciones de
extrema derecha y neonazis.
197
caracterizado por ser racistas, xenófobas, cristianas y, desde luego,
defensoras de la supremacía blanca y de su país como una gran po-
tencia y paradigma para el resto del mundo.
Las organizaciones de ultraderecha son de varios tipos. Las prin-
cipales son de tipo religioso-fundamentalista, populistas reacciona-
rios, milicias armadas y terroristas de orientación neonazi. Algunas
de ellas se entrecruzan tanto en militancias de tipo reservado como
en acciones comunes. Tienen creciente influencia en el Congreso de
Estados Unidos, fundaciones poderosas como Heritage, revistas
(casi siempre de tipo nacionalista), programas en radio y televisión
y páginas en internet. Una expresión típica de estas organizaciones
es la que dice que “sólo la preservación de la raza blanca puede sal-
var la civilización”. Existen también organizaciones de extrema de-
recha, no cristianas ni blancas, como
Nation of Islam
(
NOI
), pero son
de influencia muy reducida.
Por otro lado, la derecha norteamericana, no siempre apoyada
por la ultraderecha local, estimula y promueve, mundialmente, el
llamado “modelo americano de sociedad”, a la vez que defiende una
suerte de homogenización cultural basada en el consumismo, la
democracia restringida a lo electoral y a los derechos de propiedad
y, desde luego, en la aceptación del poder de las elites corporativas.
En esta lógica, el intervencionismo estatal para regular la economía
inhibe el crecimiento, de la misma manera que el gasto social, el cual
debe ser recortado sistemáticamente. Para esta derecha, los proble-
mas ambientales, que no niega que existan, deberán resolverse me-
diante los mecanismos propios del mercado y la competencia. Sin
embargo, una de las diferencias con la ultraderecha es que ésta es
contraria al multiculturalismo y en general a religiones no protestan-
tes (incluida la católica), mientras que la derecha trasciende los pro-
blemas culturales y religiosos por la salvaguarda de sus valores eco-
nómicos, es decir sus intereses. Hay mayor vinculación de la derecha
con los grandes intereses económicos que de éstos con la ultradere-
cha, por lo general defensora de la pequeña propiedad y, por lo
mismo, contraria a la globalización neoliberal y al poder de los gran-
des monopolios y oligopolios que dominan la economía mundial
con el apoyo, entre otros, del gobierno de Estados Unidos. A éste,
al gobierno de Estados Unidos, la mayor parte de las organizaciones
de derecha extrema lo critican por ser demasiado permisivo con
Sociedad y política
198
grupos no blancos de la sociedad norteamericana, incluso en el
propio gabinete de gobierno. La ultraderecha de Estados Unidos no
tolera que en el gobierno de George W. Bush, a pesar de ser osten-
siblemente de derecha, haya funcionarios afroamericanos o de ori-
gen latino.
A manera de conclusión
La derecha, como gobierno, es dominante en el mundo, y no sólo
en los últimos años. En no pocos países, sobre todo en Europa, ha
sido apoyada por la ultraderecha, y en algunos casos ha sido favo-
recida por ésta para llegar al poder. Esto ha sido menos frecuente
en el pasado.
La ultraderecha, a pesar de que casi no participa en gobiernos, ha
crecido en número y en influencia, especialmente entre sectores de
clase media y desempleados. De hecho, en Europa ha llegado a re-
basar a partidos de izquierda tradicional en las últimas elecciones.
En ocasiones es difícil establecer una frontera entre la derecha y
la ultraderecha. En casi todos los casos revisados habría que consi-
derar las peculiaridades de cada país para poder definir esa frontera.
Sin embargo, puede afirmarse que, en general, la derecha, además
de defensora del
statu quo
prevaleciente (capitalismo), es flexible y
más o menos tolerante a la existencia de razas, religiones y diversas
culturas (es decir democrática), mientras que la ultraderecha del pre-
sente suele ser racista, xenófoba, religiosa fundamentalista, y par-
ticularmente intolerante hacia el multiculturalismo y movimientos
tales como el feminismo o las luchas por las libertades sexuales u
otros movimientos llamados sociales.
El multiculturalismo es una palabra en la que debemos detener-
nos un momento. Se afirma que la defensa de las tradiciones es una
manifestación de la derecha (más bien —diría—, de la ultraderecha),
y así puede considerarse cuando se trata de esa defensa sin cabida,
a la vez, de otras culturas u otras expresiones culturales. El funda-
mentalismo religioso está muy ligado a esta derecha contraria al
multiculturalismo (es decir de la ultraderecha), igual se trate de fun-
damentalistas musulmanes que cristianos (los talibán en un caso, los
miembros del Ku Klux Klan en otro). En sentido contrario, el neoza-
199
patismo mexicano, que defiende los usos y costumbres indígenas
(una suerte de defensa de las tradiciones no necesariamente reli-
giosas), es también defensor del multiculturalismo y del respeto a la
diversidad. En este caso se trataría de determinados pueblos defen-
sores de sus tradiciones a la vez que del multiculturalismo. Es más,
los indios zapatistas de Chiapas han demandado cambiar la
uniju-
ricidad
constitucional por una
plurijuricidad
en la que coexistan las
formas jurídicas no indígenas (de gobierno, por ejemplo) con las in-
dígenas. Es evidente, al menos para mí, que la no aceptación del mul-
ticulturalismo, particularmente si se sostiene en fundamentalismos
de tipo religioso o de raza, es de ultraderecha y que su contraparte
es de izquierda o, si se prefiere (porque es el caso más allá del za-
patismo), de derecha moderada. La derecha moderada, que es la que
suele gobernar (todavía) en la mayor parte de los países llamados
occidentales, está asociada a la democracia liberal (¿neoliberal?) de
nuestro tiempo. Para esta derecha el mundo de las libertades, que
incluye a las diversas expresiones culturales (y por lo mismo ideo-
lógicas y políticas), se opone a las formas totalitarias de ejercicio del
poder que inhibe esas libertades. El rechazo casi mundial al
apar-
theid
en Sudáfrica no fue encabezado exclusivamente por gobier-
nos de izquierda, de la misma manera que los derechos civiles a la
población negra en Estados Unidos no fueron otorgados por un
gobierno de izquierda en ese país. ¿No son los gobiernos mayorita-
riamente de derecha los que exigen mayor democracia a otros países
(Turquía, por ejemplo) para ingresar en la Unión Europea?
En el pasado, nos recuerda Sader,
30
la oposición era socialismo/
capitalismo, y así fue aceptado tanto por los defensores de uno de
los términos como por sus contrarios. Ahora, en cambio, se ha queri-
do presentar, con éxito relativo, la oposición democracia/totalita-
rismo en un mundo en el que el liberalismo y el capitalismo se consi-
deran a sí mismos como triunfantes.
Sin embargo, es engañoso, para caracterizar a un gobierno de de-
recha, asociarlo con posiciones autoritarias (o totalitarias) o por la
proscripción de otros partidos diferentes al gobernante. La mayor
parte de los gobiernos de derecha, sobre todo en el llamado mundo
occidental, convive con varios partidos en sus respectivos países, y
Sociedad y política
30
.
Emir Sader, “Beyond Civil Society. The Left after Porto Alegre”,
New Left Review
, Londres,
núm. 7, septiembre-octubre de 2002.
200
hay países donde sólo existe un partido, en el gobierno, y sin em-
bargo no puede decirse que éste sea necesariamente de derecha. El
multipartidismo no garantiza gobiernos exclusivamente de derecha
ni exclusivamente de izquierda, así como tampoco que un gobierno
no sea autoritario: una cosa es el acceso al poder, que puede ser de-
mocrático, y otra el ejercicio de ese poder, que puede ser autorita-
rio. Dicho de otra manera, un gobierno de izquierda puede ser tan
autoritario como uno de derecha, y un gobierno supuestamente de
izquierda, como lo fue el de la
URSS
, por ejemplo, puede ser tan in-
tolerante en ciertos aspectos como si se tratara de un gobierno de
ultraderecha. Son convencionalismos que sólo en sus extremos se
rompen para dar lugar a diferenciaciones inequívocas, como por
ejemplo el racismo siempre asociado a la derecha y, en los últimos
años, más característico de la ultraderecha. Empero, no todos los mo-
vimientos de derecha o de ultraderecha han sido racistas: para el fas-
cismo italiano, el racismo fue menospreciado, mientras que para los
nazis fue fundamental como doctrina; y ambas posiciones fueron de
ultraderecha. En el presente, como ya se ha sugerido, la ultraderecha
suele ser racista, entre otras características que ya se han apuntado y
que se sintetizan en una palabra: la intolerancia. De aquí la preocupa-
ción incluso en ámbitos de derecha que saben que, como gobierno,
tienen que tolerar la diversidad racial y cultural de los pueblos. Na-
die, en la derecha moderada que domina al mundo de hoy, externa
(como expresamente lo dicen los del Ku Klux Klan) que los negros de-
ben vivir en África, los mexicanos en México y que Estados Unidos
debe ser la patria de blancos y cristianos, como fue fundada, añaden.
31
Las principales demandas de la extrema derecha europea y estadouniden-
se son, en general, las siguientes: “nuestra nación es nuestra raza”, no
a una sociedad multicultural, reestablecimiento de un Estado-nación
independiente y fin a la globalización. Como puede observarse, las
dos últimas demandas las suscriben algunas corrientes de izquierda,
pero no las dos primeras. Otra demanda de la ultraderecha, con la
que suele coincidir la derecha incluso moderada, es “ley y orden”.
En los países llamados occidentales, tanto de Europa como de Amé-
rica, esta expresión suele materializarse como la lucha en contra del
31
.
Véase http://www.kukluxklan.org/. Aquí se lee “We don’t care who is superior and who
isn’t. God made us all. We simply believe that the United States of America was founded as
a white Christian nation.”
201
Sociedad y política
crimen (particularmente del crimen organizado) y de la corrupción,
como justificación para aumentar y modernizar las fuerzas del orden
que también sirven para reprimir la protesta social y determinadas
garantías individuales.
Los tiempos actuales corren a una velocidad nunca vista, lo cual
necesariamente tiene que provocar desconcierto. El pensamiento
conservador se agudiza ante la incertidumbre; y en sectores de po-
blación desesperados ante la falta de expectativas, quizás opere la
idea de aferrarse a propuestas francamente reaccionarias como el
nacionalismo a ultranza, la raza, la pequeña propiedad (fruto, dicen,
del esfuerzo de cada quien), la religión, el antiestatismo y otros sím-
bolos semejantes. De aquí los avances de la ultraderecha y de la afir-
mación de la derecha en los gobiernos de casi todos los países del
mundo actual.
Empero, no debería haber confusiones. La derecha puede gober-
nar con la ultraderecha, de la misma manera que ha gobernado y
gobierna con la izquierda moderada (que no es anticapitalista). Es
más, la derecha puede necesitar a la ultraderecha (directamente, co-
mo en la Austria de hoy o en la Alemania de los años treinta del siglo
pasado, o indirectamente, como lo hizo Chirac para convocar a to-
dos los partidos a votar contra el Frente Nacional en la segunda vuel-
ta electoral de 2002), pero seguirá viendo como enemigos a los ene-
migos del capitalismo y partidarios del socialismo, por más que se
quiera negar que esta dicotomía todavía tiene sentido en el mundo
actual.
Recibido el 23 de enero del 2003
Aceptado el 21 de febrero del 2003
logo_pie_uaemex.mx