Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Democracia y derechos indios en México:
La ciudadanía multicultural como modelo de paz
Laura R. Valladares de la Cruz
*
RESUMEN
Las luchas indias por el reconocimiento de sus derechos colectivos y por la instauración de un modelo
político que podríamos enmarcar en la llamada “ciudadanía multicultural” tiene ya varias décadas y aun-
que se han registrado avances en términos de reconocimientos constitucionales, estos aún no responden a
las demandas de establecer regímenes autonómicos en diferentes regiones del país. Por su parte el gobier-
no mexicano ha asumido un discurso político donde la pluralidad y la tolerancia son asumidas como parte
de la política pública, sin embargo la nueva ley indígena de julio del 2001 y los programas gubernamenta-
les sitúan a los indígenas del país como menores de edad sugetos de una política asistencial, lo que aleja
la posibilidad de reconocerlos como actores políticos.
ABSTRACT
The fights Indians by the recognition of its collective rights and by the restoration of a political model that
we could frame in the multicultural ciudadanía it has several decades already and although advances in
terms of constitutional recognitions have been registered, these not yet respond to the demands to estab-
lish autonomic regimes in different regions from the country. On the other hand the Mexican government
has assumed a political speech where the plurality and the tolerance are assumed like part of the public
policy, nevertheless the new indigenous law of July of the 2001 and the governmental programs locate to
the natives of the country like minor sugetos of a welfare policy, which moves away the possibility of
recognizing them like political actors.
Palabras clave:
multiculturalidad, ciudadanía, autonomía, movimiento indígena
*
Departamento de Antropopología de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, Av. San Ra-
fael
Atlixco
No.
186,
Col.
Vicentina,
Delegación
Iztapalapa,
C.
P.
09340
México, D.F.
Introducción
En este trabajo abordaremos uno de los temas que ha ocupado la agenda política mexi-
cana desde la década de los noventa y especialmente a partir de 1994, como resultado
del levantamiento zapatista en el sureño estado mexicano de Chiapas el 1° de enero de
1994 y se refiere a las demandas indígenas por el reconocimiento de sus derechos colec-
tivos en el marco de lo que podemos llamar “
la revuelta por la dignidad”
. Primeramen-
te abordaremos cuál es el contexto en que se da la disputa india por la llamada
“ciudadanía multicultural”, para poder mostrar cómo la retórica del actual del gobierno
mexicano está basada en la defensa de la pluralidad cultural de la nación mientras que
en la praxis política se vive un proceso de contrareformas en distintos ámbitos. Son dos
las que nos interesan discutir aquí, una se refiere a la modificación del régimen social de
la tenencia de la tierra que ha puesto en entredicho los derechos territoriales de los pue-
blos indígenas y que son la base su reproducción sociocultural. La otra contrareforma se
refiere específicamente a la legislación sobre derechos indígenas. Mostraremos cómo el
discurso democrático y “plural” del Estado mexicano responde por un lado, a la gran
movilización de base étnica que recorre el país desde hace por lo menos tres décadas y
especialmente en la última, en la cual el movimiento se ha nucleado alrededor del reco-
nocimiento legislativo de regímenes autonómicos de diferente cuño. Y por otro lado, el
Estado responde también a los compromisos asumidos al signar instrumentos interna-
cionales como el Convenio 169 de la OIT. Pero simultáneamente elabora reformas que
son concordantes con la llamada Reforma del Estado que han situado a los indígenas
como “menores de edad” y por lo tanto como sujetos de la política pública realidad que
se aleja de las demandas enarboladas por el movimiento indígena nacional, y potencia el
recrudecimiento de conflictos en diferentes etnoregiones del país.
La ciudadanía multicultural como derecho y como búsqueda de paz
La discusión sobre el derecho al ejercicio de una ciudadanía diferenciada con base en la
diferencia cultural tienen más de una década, sin embargo también es cierto que existe
previamente una reflexión alrededor de la ciudadanía como modelo de identidad en los
Estados Nacionales.
La ciudadanía surgió como un conjunto de mecanismos institucionales que regularon las
relaciones entre Estado y la población, definiendo los derechos y las obligaciones de esa
última e introduciendo el principio de igualdad formal, en contraste con los arreglos
estamentales de la sociedad feudal. Se conceptualizó la relación individuo-Estado se
manera ”secular”, manteniendo la neutralidad estatal frente a convicciones, proyectos
ideológicos u otras preferencias “privadas” por parte de los ciudadanos. De tal forma el
ciudadano se identificó con el Estado-nación y, a menudo, dicha identificación se tradu-
jo en una fuerte sensación de pertenencia. Con el curso del tiempo este sentimiento de
pertenencia iba a ser respaldado la conquista de los derechos sociales. Sin embargo a
partir de la globalización y la correspondiente reforma del Estado se han modificado
algunas de las funciones “sociales” del Estado. Se han incrementado los flujos mundia-
les tanto en el área del mercado, como a nivel cultural y la interrelación cada vez más
dependiente de mecanismos de regulación económica supranacionales que han impacto
los cimientos de los modelos tradicionales de los estados nacionales, y dichos cambios
se han reflejado igualmente en la noción de ciudadanía. Este proceso tiende a debilitar
la importancia de la referencia territorial nacional de la identidad y, por lo tanto, a soca-
var los cimientos de la ciudadanía tradicional.
1
En términos históricos, la conformación de los derechos ciudadanos en América Latina
fue muy distinta a la secuencia de derechos civiles, políticos y sociales que se dio en el
contexto europeo. Diversos autores han mostrado como la ciudadanización construida
en América Latina a partir de las independencias en algunos casos significó un nuevo
proceso de expoliación para los pueblos indígenas, porque se tradujo en políticas de
desamortización, en diversas tentativas para fragmentar las tierras de propiedad colecti-
va en propiedades privadas, procesos que llevaron en muchos casos, a una nueva ola de
concentración de tierras impulsadas por el surgimiento de nuevos mercados locales y
mundiales. Al mismo tiempo los derechos políticos estaban restringidos a la población
masculina, alfabetizada y poseedora. De tal suerte que desde sus inicios la ciudadaniza-
ción fue un proceso mucho más exclusionista que en el caso europeo.
2
1
Assies, Willam, Marco Antonio Calderón y Tom Salan, “Ciudadanía, Cultura política y Reforma del
Estado en América Latina”, Documento preparatorio para el XXIII Coloquio de Antropología e Historia
Regionales, COLMICH, México, octubre, 2001.
2
Barragán, 1999, Escobar Ohmstede, Antonio, Assies, Willem, et. al. “Ciudadanía, cultura…” (2001)
Fue durante el nacional-desarrollismo y el populismo que se dio una cierta expansión de
los derechos sociales a cambio de una limitación del derecho del ejercicio autónomo de
los derechos políticos en un contexto de derechos civiles poco desarrollados, se ha
hablado de una “corpotativización del modelo de ciudadanía”, que se refiere a una ciu-
dadanía “regulada”. Es decir, que la ciudadanía quedó limitada a ocupaciones legalmen-
te definidas y reconocidas que conllevaban su control por parte del aparato Estatal a
través de figuras como el sindicato y la centrales campesinas, entre las más importantes
y hubo quien quedará fuera de ellas como las empleadas domésticas o los indígenas.
3
Posteriormente las crisis económicas surgidas a partir de la década de los años setenta
proporcionaron el marco para una restricción de los derechos sociales y el crecimiento
de la pobreza. La crisis llevó a la adopción de las políticas de ajuste estructural en el
marco del llamado “Consenso de Washington” y al inicio de las reformas del Estado
que caracterizaron a la década de los ochenta. Paradógicamente, los años 80 también
fueron los años de las transiciones hacia gobiernos civiles formalmente democráticos.
Se podría hablar de una doble transición: hacia una economía de mercado desregulado,
por un lado, y hacia la democracia política, por el otro. Las reformas de los Estados La-
tinoamericanos iniciadas a raíz de las crisis de los setenta responden a múltiples presio-
nes derivadas de los requerimientos del ajuste estructural así como a demandas y luchas
de distintos sectores sociales para lograr la democratización. Los ajustes al cambiante
orden global incluyen la absorción de algunas de las funciones del Estado por mecanis-
mos transnacionales y por el manejo macroeconómico, cada vez más orientado por
agencias supranacionales. Al mismo tiempo que se estrechan los parámetros políticos de
maniobra para los gobernantes y se limitan a priori las posibilidades para la construc-
ción de alternativas. De esta manera ciertas funciones de los Estado están siendo refor-
madas mediante políticas de descentralización y privatización.
En este contexto de entrada a la “era de la globalización”, tiene importantes implicacio-
nes sobre la ciudadanía, en tanto que el neoliberalismo no es solamente una doctrina
económica, sino que incluye un proyecto cultural y una particular visión de las relacio-
nes entre el Estado, el mercado y la sociedad civil. Con el anterior desmantelamiento de
los mecanismos de regulación económica y de representación corporativista se busca
3
Véase Assies, Willam, el al. “Ciudadanía, cultura…” (2001)
una despolitización de la economía y se pretende lograr un Estado aislado y blindado de
las influencias sociales “indebidas”, estos elementos han configurado una geometría
variable de la ciudadanía.
4
En la globalización existen algunos rasgos importantes que corren paralelos a la transi-
ción hacia nuevos roles Estatales y hacia un nuevo tipo de sociedad “post-industrial” o
sociedad red, como la llama Castells (1996), por ejemplo otros principios identitarios
han ido cobrando preeminencia, como los religiosos, nacionales, territoriales, étnicos y
de género, siendo cuando existen, la fuente fundamental de sentido del individuo. El
proyecto histórico racionalista (tanto liberal como marxista) que buscaba eliminar el
peso de la identidad ha sido superado y en su lugar se han reivindicado la importancia
de las identidades tradicionales, basadas en principios culturales o históricos. Así las
identidades basadas en los principios simbólicos abstractos de ciudadanía o clase social
han perdido relevancia, principalmente debido al vaciamiento de contenido histórico
que afecta a las instituciones y organizaciones encargadas de velar por estos principios,
entiéndase el Estado-Nación y los sindicatos respectivamente.
5
Si la identidad latinoamericana se basó en políticas populistas y clientelares, argumen-
tando “un proyecto de desarrollo frente a los poderosos”, cuando el Estado se desliga de
la nación y se transforma en un agente más de los flujos globales, en gran medida sepa-
rándose de sus bases sociales tradicionales, la identidad nacional pierde fuerza como
principio de cohesión y sentido colectivo, dividiéndose en dos principios alternativos: el
individualismo (como fuente de racionalidad legitimada en el mercado) y el reforza-
miento de las identidades “parciales”, como llama Castells a las identidades comunita-
rias, étnicas, religiosas y regionales. Así ante la ausencia de un principio identitario
unificador, la demanda es construir una “comunidad territorial defensiva como apoyo de
estrategias de supervivencia individual”.
6
Para este autor el Estado ha de reconstruir su
legitimidad ya no basado en viejas identidades formadas por el Estado-nación, sino en
4
Idem.
5
Castells, Manuel
Globalización, Identidad y Estado en América Latina,
España, 1999.
6
Sin embargo como bien apunta
De la Peña que en pleno fin de milenio el territorio nacional, el patrio
suelo, continúa siendo una metáfora privilegiada de la idea de nación en México, y esta metáfora puede
ser efectivamente utilizada en los discursos hegemónicos del Estado. De hecho la defensa del territorio
también ha servido a ciertos voceros del gobierno para atacar las demandas de los grupos indígenas que
exigen el reconocimiento de sus territorios y derechos étnicos, pues se arguye
que tales demandas lleva-
ría a la balcanización del país. Véase De la Peña, Guillermo, “Territorio y ciudadanía étnica en la Nación
Globalizada”, en:
Desacatos No. 1, Nación, etnia y territorio.
CIESAS, México, 1999, pp. 13-27.
torno a nuevas identidades plurales comunicables, o inteligibles como propone Cardoso
de Oliveira, que articulen la nueva lógica que gobierna el ámbito global con los desafíos
de reconocimiento de lo local.
En este contexto se da igualmente la aparición de los llamados “comunitarismos exclu-
yentes” que han tenido dimensiones de tragedia, como en las experiencias de Líbano, la
ex Yugoslavia o la Unión Soviética, para De la Peña estos “
comunitarismos excluyen-
tes
” se constituyen como una respuesta violenta al fracaso del Estado de garantizar la
identidad frente a la ley y prevenir la exclusión formal o práctica de ciertos grupos étni-
cos o religiosos. Pero también surgen cuando ciertos grupos que resienten la disminu-
ción de su poder relativo, como ocurre con ciertos grupos de derecha fundamentalista en
E.U o en Europa penetrada por migrantes de los antiguos imperios coloniales. Para éste
autor con “el desencantamiento del mundo”, aparecen un nuevo encantamiento: el de su
propia identidad. Una identidad que absolutiza sus valores y redefine la participación
política en términos de enfrentamientos mortales con cualquiera otra identidad, que in-
tenta privatizar totalmente la esfera pública, pues no tolera compartirla.
7
A pesar de esta certeza, en el caso de América se podría decir que si bien existen algu-
nas organizaciones que mantienen un discurso comunal excluyente, por ejemplo las que
niegan la posibilidad de comunicación intercultural, tal sería el caso de ciertos activistas
étnicos que rechazan la pertinencia de conceptos como derechos humanos, ciudadanía o
la sociedad civil, por ser conceptos “occidentales.
8
Con todo, estas posturas no son la
característica fundamental de los movimientos y organizaciones étnicas. Por el contra-
rio, el objetivo más importante de la mayoría de ellos es la participación democrática en
la sociedad mayor, tanto en toda la nación, como en todo el mundo. Quienes en una
compleja construcción están reivindicando el reconocimiento de una
ciudadanía étnica
.
Ciudadanía étnica
7
De la Peña, Guillermo “La modernidad comunitaria”, en
Desacatos Modernidad y Ciudadanía a fin de
siglo
, CIESAS, México, 2000, pp. 51-61.
8
Véase por ejemplo el artículo de Jane Collier y Shadow, “Derechos humanos como una nueva de colo-
nialismo”, en el alertan sobre los peligros se imponer o utilizar los derechos humanos como una nueva
forma de imposición a las culturas no occidentales,
Memoria,
México, 2001.
La discusión sobre el reconocimiento de una ciudadanía étnica es compleja porque im-
plica que diversos ámbitos de las estructuras Estatal-nacionales liberales sean modifica-
das o replanteadas, existe un acuerdo básico sobre los elementos que podrían configurar
dicha ciudadanía étnica que van desde el reconocimiento del derecho de los pueblos
originarios a la libre determinación y como expresión de ésta la autonomía, que como
régimen político y territorial implica para su ejercicio el reconocimiento de territorios
delimitados, un autogobierno con competencias, entre las que están además de la admi-
nistración y gestión de recursos, la impartición de justicia a partir de los llamados “usos
y costumbres”, aceptar la posibilidad de la convivencia de órdenes jurídicos alternos, a
veces interrelacionados y en ocasiones diametralmente opuestos al sistema jurídico po-
sitivo, es decir del reconocimiento del llamado “pluralismo jurídico”. Se involucran
igualmente las nociones y proyectos de “desarrollo” que implementa el Estado frente a
los planteamientos de “desarrollo” o “etnodesarrollo” de los pueblos indígenas. El reco-
nocimiento de una
ciudadanía étnica
plantea así mismo la necesidad de la pluralización
de las esferas públicas.
Se trata pues de uno de los desafíos más relevantes a que se
enfrenta el liberalismo, además con la particularidad de que en el proceso de lucha los
indígenas enfrentan al Estado con un doble rol: como interlocutor y como adversario.
9
La ciudadanía multicultural implica el reconocimiento jurídico de derechos políticos y
sociales a poblaciones diferenciadas culturalmente en el contexto de los Estados nacio-
nales que los contienen, y se traduce en modificaciones y o adhesiones a la constitución,
lo que les otorga ciertos derechos como son la autonomía, los autogobiernos, territorios,
cuotas de representación en el Congreso (parlamento), así como el establecimiento de
políticas públicas que hagan viable su ejercicio. La ciudadanía multicultural involucra la
transferencia de jurisdicciones para los pueblos originarios, también llamados pueblos
autóctonos, Rouland, et. al. (1999) pueblos indígenas y/o minorías nacionales, Kimlicka
(1996) que por la condición de subordinación y opresión social que viven en los Estados
nacionales son sujetos de dichos derechos. Son así mismo respuestas jurídicas a anti-
guos
reclamos indígenas que van desde su derecho a una educación bilingüe e intercul-
tural, el reconocimiento de sus formas tradicionales de impartición de justicia, el
9
Véase Assies, Willem, Gemma van der Haar y André Hoekema “La diversidad como desafío: una nota
sobre los dilemas de la diversidad”, en: Assies, Gemma van der Haar y André Hoekema (editores)
El reto
de la diversidad,
El Colegio de Michoacán, México. (1999:505-542)
derecho a elegir a sus representantes, a la elaboración de proyectos socioeconómicos
basados en su cosmovisión, sus recursos naturales y sus necesidades así como
el respe-
to de su identidad cultural, entre otros, es decir, se está reivindicando la implantación de
una “política afirmativa” que les garantice su reproducción como pueblos en condicio-
nes de mayor equidad económica y sociopolítica, así como su participación en las es-
tructuras de decisión nacional.
10
Igualmente ésta ciudadanía multicultural otorga ciertos derechos a las etnias, entendidas
como colectividades sociales que comparten una cultura e identidad particular cuya vi-
vencia en los diferentes Estados nacionales es el resultado de procesos migratorios ori-
ginados por diversas causas, como son la búsqueda de empleo, el deseo de encontrar
mejores condiciones de vida o por la expulsión de sus territorios originarios, lo que ge-
neralmente está vinculado a los procesos de guerra, violencia, represión o pobreza, entre
otras, y son igualmente reclamantes de derechos específicos en los diferentes Estados
modernos.
Si bien la ciudadanía multicultural es una temática que ha recorrido el planeta en su
conjunto, debe reconocerse inicialmente que se trata de una demanda complementaria a
las reivindicaciones sobre el ejercicio de una ciudadanía plena para los pueblos y etnias
del planeta.
Antes de señalar cómo buena parte de las demandas indias por su reconocimiento como
diferentes se ha resuelto por la vía jurídica quisiera hacer brevemente referencia a la
envergadura de este proceso en el contexto mundial.
Me parece que no está de más recordar que la pluralidad cultural es connatural a los
Estados nacionales, pues de acuerdo a estimaciones recientes los 184 Estados indepen-
dientes del mundo contienen más de 600 grupos de lenguas vivas y 5,000 grupos étni-
cos, y en términos generales se habla de la existencia de alrededor de 300 millones de
“autóctonos”, por lo que más bien son escasos los países cuyos ciudadanos comparten el
mismo lenguaje o que pertenecen al mismo grupo nacional.
10
Rouland, Norbert, Stéphane Pierré-Caps y Jaques Poumaréde,
Derecho de Minorías y de pueblos au-
tóctonos.
Siglo XXI, México, 1999; Kymlicka, Will,
Ciudadanía multicultural. Una teoría liberal de los
derechos de minorías.
Paidós, España, 1996.
A más de 50 años de creada la Organización de Naciones Unidas (ONU), el mundo des-
colonizado se encuentra constituido por Estados-Nación donde numerosas poblaciones
no se reconocen como parte integrante de las entidades políticas que las involucran,
y
alimentan fuertes descontentos con respecto a ellas, o en el peor de los casos, se encuen-
tran en lucha abierta con otros componentes étnicos que ocupan el mismo espacio “na-
cional”. Se trata de poblaciones llamadas por los expertos “minorías en riesgo”, pues al
considerarse como parte integrante de determinados pueblos ven sus aspiraciones, pro-
puestas y proyectos de futuro rechazados o reprimidos por “sus” gobiernos, y se mani-
fiestan y luchan por todo el planeta demandando el reconocimiento de sus derechos
inalienables.
Como una muestra de esta situación en un artículo publicado por Gurr en 1993 mencio-
na la existencia de no menos de 114 países que tendrían en su territorio “minorías en
riesgo”, al punto de aseverar que ninguna región del mundo escaparía de éste fenóme-
no.
11
En el caso de América Latina se habla de por lo menos 17 países de los 23 que la
conforman que cuentan con la presencia de dichas minorías o pueblos indígenas.
12
Por
su lado, Bárbara Haff ha observado que desde 1945 han ocurrido cerca de 50 episodios
de genocidio y masacres políticas dirigidas contra más de 70 minorías étnicas y religio-
sas, causando entre 9 y 20 millones de civiles asesinados. La guerra,
la violencia y la
intolerancia también acarrean otro tipo de problemas como el referido a la masiva huida
de población civil, es decir de refugiados. De acuerdo a el Alto Comisionado de Nacio-
nes Unidas para los Refugiados (ACNUR) existen más de 20 millones de refugiados y
entre 20 y 25 millones de desplazados internos; uno de cada 130 habitantes de la Tierra
es refugiado o desplazado interno. Las mujeres y los niños son los que más sufren esta
situación, pues representan el 75% de lo refugiados.
13
Estos aterradores datos nos mues-
11
Gurr, T. “Why minorities rebel: A global analysis of communal mobilization and conflicts since 1945”
Internacional Political Science Review.
Vol. 14, No. 2, 1993, pp. 161-201.
12
Gros, Chistian,
Políticas de la Etnicidad: Identidad, Estado y Modernidad.
Instituto Colombiano de
Antropología e Historia, Colombia, 2000.
13
Véase el artículo de Molina R, Tania “Desplazados, el lado invisible de la guerra”, en el Suplemento
Masiosare
, del diario La Jornada, domingo 7 de octubre de 2001. Allí mismo se menciona que el concep-
to de “refugiado” proviene de los albores de la segunda Guerra Mundial, cuando más de un millón de
personas deambulaba por Europa buscando un lugar donde establecerse e iniciar una nueva vida. En res-
puesta a esta situación la ONU aprobó la Convención sobre el estatuto de Refugiados, mejor conocida
como Convención de Ginebra de 1951. En ella se define como refugiado a quien “debido a fundados
temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a determinado grupo
social u opiniones políticas se encuentra fuera del país de su nacionalidad, y no puede, o a causa de dichos
temores, no quiere acogerse a la protección de tal país.
tran la envergadura del conflicto intercultural y la necesidad de encontrar salidas dignas
y justas para las minorías y pueblos indígenas.
Los especialistas en el estudio de minorías coinciden en señalar que 1) los conflictos
etnopolíticos son la fuente principal de los desastres humanos y 2) que los conflictos
etnopolíticos tienen implicaciones muy serias para la seguridad regional e internacio-
nal,
14
sin embargo, lo que olvidan señalar los especialistas es que los conflictos se gene-
ran justamente por la estrechez, cuando no por las prácticas etnocidas, del modelo
liberal de nación homogénea “imaginada”
por nuestros Estados.
15
Además generalmen-
te, a las condiciones de desconocimiento de la pluralidad cultural, se une la condición de
subordinación socioeconómica en la que se encuentran los pueblos indígenas de Améri-
ca, y que son en buena medida la causa principal de las revueltas y levantamientos indí-
genas. En realidad lo que se debería replantear y se está replanteando es este modelo de
Estado por uno en donde el respeto a la diversidad y la multiculturalidad sean parte
esencial, así mismo se está demandando que los Estados establezcan modelos de desa-
rrollo más equitativos en términos económicos lo que seguramente disminuiría la con-
flictividad en la convivencia interétnica.
Por otro lado, de acuerdo a las múltiples experiencias de los conflictos interétnicos que
se registran en el mundo nos llevan a señalar que éstos deben ser situados en la arena
política, en el escenario de una lucha por espacios de poder autónomos al Estado y por
el acceso a espacios de poder estatales, proceso que en México los pueblos indígenas
llaman la “refundación del Estado”, (véase en este sentido los planteamientos de organi-
zaciones indígenas como la Asamblea Nacional Indígena Plural por la Autonomía
(ANIPA), el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército Zapatista de Liberación
Nacional (EZLN)
16
.
14
Gurr, T. “¿Why do Monotites Rebel?”, ponencia al simposio “Federalism against Ethnicity”, Institu-
tional, legal and Democratic Instruments to Prevent iolent Minority Conflicts”, ONU. Bále, 1995.
15
Sobre la noción de nación imaginada véase a Anderson, Benedict,
Comunidades Imaginadas. Reflexio-
nes sobre el origen y difusión del nacionalismo.
FCE, México, 1993.
16
La ANIPA es una organización de carácter nacional que aglutina alrededor de 230 organizaciones indí-
genas de diferentes etnias y estados de la república, fue creada en 1995 en una reunión inédita en el recin-
to de la Cámara Diputados. Esta organización ha elaborado una de las propuestas de Autonomía Regional
más ricas de la década. El CNI es la red de organizaciones indígenas más importante del país, a él perte-
nece la ANIPA. El CNI es el principal interlocutor del EZLN con el movimiento indígena nacional, fue
creada en 1996 como la culminación del proceso organizativo generado por el EZLN. Para un acerca-
miento a los planteamientos del EZLN sugiero revisar su página web w.w.w.
.ezln.org.mx. a través de la
cual puede accederse a un gran número de vínculos con otras organizaciones nacionales e internacionales,
En el caso de México como en el resto de América Latina ésta disputa forma parte un
proceso más amplio ligado a la instauración de regímenes democráticos donde la tole-
rancia y el respeto a la diversidad sean uno de sus componentes centrales, y finalmente
se trata en buena medida de una defensa de amplios sectores sociales frente a los efectos
desgarradores de ésta fase del capitalismo neoliberal. En éste último contexto las alian-
zas intersectoriales y con amplias capas de la sociedad civil, así como su vinculo con el
movimiento democratizador, es a nuestro entender una de las particularidades de las
disputas indias en América Latina y una de las explicaciones del porqué no se han gene-
rado movimientos fundamentalistas y esencialistas en nuestra América.
Para los Estados modernos la conflictividad y beligerancia de los pueblos originarios y
etnias representa además de un cuestionamiento a los cimientos mismos de las forma-
ciones estatales nacionales, acciones irredentas alarmantes porque suponen que existe la
posibilidad de desmembramiento de sus longevas estructuras políticas.
Es importante recordar que fue desde la década de los años setenta del recién fenecido
siglo XX cuando en América se generaliza un movimiento pan-indio que sustentado en
una ideología etnicista inicia de manera persistente reclamos alrededor de sus derechos
colectivos.
17
Y también por esos años uno de los especialistas y profundos conocedores
de la problemática étnica en América Latina el brasileño Darcy Ribeiro, alertara a los
gobiernos latinoamericanos sobre la necesidad de implementar políticas públicas que
dieran cabida a los reclamos indios, pues de acuerdo con el grado de movilización exis-
tente desde esos años todo indicaba que si los gobiernos no respondían a estos reclamos
y conocer de primera mano sus planteamientos, convocatorias y comunicados, así mismo la página se
complementa con artículos de estudiosos sobre el tema y resúmenes de la prensa internacional, entre otros
temas.
17
Sobre la emergencia de la movilización indígena en América Latina éase el trabajo de Bonfil, Guiller-
mo,
Utopia y Revolución. El pensamiento político contemporáneo de los indios en América Latina.
Nue-
va Imagen, México, 1981. En cuanto a la ideología etnicista o la “etnicidad” la entendemos en los mismos
términos que Miguel Alberto Bartolomé y Susana Devalle quienes plantean que cuando la identidad de un
grupo étnico se configura orgánicamente como expresión de un proyecto social, cultural y/o político que
supone la afirmación de lo propio en clara confrontación con lo alterno, nos encontraríamos en presencia
de la etnicidad. La etnicidad se manifiesta entonces como la expresión y afirmación protagónica de una
identidad étnica específica. Véase, Bartolomé, Miguel Alberto,
Gente de Costumbre y Gente de Razón,
Las identidades étnicas en México.
Siglo XXI-INI, México, 1997; Devalle, Susana, “Etnicidad: discursos,
metáforas, realidades”, en: Devalle, susana (coord)
La diversidad prohibida. Resistencia étnica y poder
de Estado.
Colegio de México, México. 1987.
podrían generalizarse procesos irredentos indios cuya envergadura y violencia podrían
tomar la forma de los movimientos de liberación nacional.
18
Es ante el panorama complejo y conflictivo en el mundo contemporáneo que se ha crea-
do un cuerpo de legislaciones internacionales y nacionales encaminadas a la búsqueda
de soluciones negociadas en el marco del respeto de los derechos humanos, tanto indi-
viduales como colectivos, siempre dentro de los límites de los modelos liberales exis-
tentes e incluso muchas de esas modificaciones constitucionales son funcionales a las
reformas estructurales implementadas en el mundo, como son los casos de las reformas
agrarias.
19
Entre las legislaciones más importantes están el Convenio 169 de la OIT, el proyecto de
Declaración de Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas, la Declaración de la Organi-
zación de Estados americanos (OEA). Además de la declaración de la ONU de consa-
grar en 1995 del “Decenio de los Pueblos Indígenas”, de acuerdo a la cual los Estados
se comprometían a realizar acciones políticas a favor de los pueblos indígenas. Por otro
lado contamos con la existencia de por lo menos 17 constituciones latinoamericanas que
han adicionado en sus textos constitucionales su reconocimiento como naciones pluri-
culturales y por tanto otorgando derechos a sus poblaciones originarias. La primera re-
forma fue realizada a la constitución de Brasil en 1988 y la última a la mexicana en julio
de 2001.
Mencionemos algunos de los derechos legislados hasta la fecha: reconocimiento como
sujetos de derecho en tanto pueblos indígenas (Ecuador 1998, Brasil, 1988, Argentina,
1994, Bolivia, 1995, Colombia, 1991), de sus territorios tradicionales (Colombia 1991),
protección y reconocimiento de tierras indígenas (Chile, 1993, Argentina, 1994) y re-
servas indígenas (Costa Rica, 1977); reformas agrarias que protegen terrenos indígenas
(Brasil, 1998; Honduras, 1993), reconocimiento de posesión colectiva de la tierra de
etnias y comunidades indígenas (Venezuela, 1983 y 1999), educación bilingüe intercul-
18
Ribeiro, Darcy, “Etnicidad, indigenismo y campesinado. Futuras guerras étnicas en América Latina”,
en: Devalle, Susana,
La diversidad,
1987, pp
.
43-59.
19
Por ejemplo en lo relacionado con las reformas agrarias, podemos ver que para el caso específico de
México, al modificarse el artículo 27 constitucional, que consagraba el carácter inalienable, inembargable
e imprescriptible de las tierras de comunidades y ejidos, se abre la tierra al libre juego del
mercado y se
rompe con los impedimentos legales que dicha tierra sea considerada como una mercancía, así mismo se
tural (Perú, 1993), reconocimiento de sistemas normativos indígenas (Bolivia, 1995,
Colombia, 1991) regímenes autonómicos (Nicaragua,1987, Panamá, 1953 y 1983), cuo-
tas de representación en los Congresos Nacionales (Guatemala, 1993, Ecuador, 1999),
reconocimiento de las lenguas indígenas como oficiales (Paraguay, 1992), respeto y
preservación de las lenguas indígenas (El Salvador) tipificación del delito de discrimi-
nación étnica (Guatemala, 1993) entre los más relevantes.
20
Como señalaremos más adelante el resto de América Latina adelanta con mucho al caso
mexicano en lo que se refiere a derechos indígenas, esto es por demás paradójico porque
hasta hace menos de una década nuestro país había sido el más avanzado en materia de
derechos sociales como son los derechos agrarios y fue puntero en política indigenista y
ahora estamos colocados a la cabeza de las contrareformas.
Haciendo un recuento rápido de algunos de los procesos políticos relevantes que han
impactado a los pueblos indígenas en nuestra América, que van desde el fin de las dic-
taduras militares en América Latina y los sinuosos senderos por donde se abre camino
la democracia, se han sucedido procesos como el fin de la genocida guerra civil en Gua-
temala, que después de caso 20 años finalizó con la firma de los “Acuerdos de Paz”, uno
de los cuales es el llamado
Acuerdo sobre la Identidad y los derechos de los pueblos
Indígenas,
firmado en marzo de 1995.
21
el triunfo de la Revolución Sandinista en Nica-
ragua que reconoció dos regiones autónomas en la Costa Atlántica, los levantamientos
abren los candados para su explotación, ya sean sus recursos biogenéticos, o sus potenciales turísticos y
por lo tanto la investigación que evalúe la factibilidad
de inversiones en esas tierras antes protegidas.
20
Las legislaciones completas para cada país latinoamericano pueden consultarse en los siguientes textos,
Stavenhague, Rodolfo,
Derecho Indígena y Derechos Humanos en América Latina,
COLMEX – Instituto
Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), México, 1988; Gómez, Magdalena,
Derecho Indígena.
INI-AMNU,
México, 1997; González, Gisela,
Derechos de los Pueblos Indígenas. Legislación en América
Latina.
Comisión Nacional de Derechos Hum,anos (CNDH), México, 1999.
21
Según los términos del Acuerdo Indígena, los delegados indígenas están participando en Comisiones
Paritarias con el gobierno con el fin de llegar a acuerdos concernientes a propuestas de enorme trascen-
dencia como son los derechos en la tierra, la reforma educativa y los asuntos más amplios que tratan de la
reforma y de la participación de la sociedad guatemalteca. Los acuerdos son importantes en varios senti-
dos, primeramente para lograr la reconciliación nacional después del prolongado conflicto armado que
cobró 200,000 vidas humanas y el desplazamiento
de arriba de un millón de personas. En segundo térmi-
no el proceso de Paz y la construcción de los acuerdos mismos, en tanto han construido mecanismos úni-
cos para impulsar la participación de los pueblos indígenas y de sus organizaciones representativas en el
proceso de Reforma. Se trata de un conjunto ambiciosos de principios e iniciativas de parte del Gobierno
de Guatemala a fin de erigir una unidad nacional mediante la construcción de una nación genuinamente
multicultural. Existen medidas para compensar el legado de discriminación mediante su combate en la ley
y en la práctica actual e incluso, una serie de acciones para reconocer la identidad y promover los dere-
chos propios de los pueblos indígenas. Sobre este importante proceso véase Plant, Roger “Los derechos
indios de Ecuador en los años de 1990,
22
1998 y enero del 2000, (en éste último año un
número importante de organizaciones sociales e indígenas derrocaron al presidente Ab-
dalá Bucarrám), las protestas de Quechuas y Aymaras que paralizan las principales ca-
rreteras Bolivia exigiendo se respete su tradicional consumo de hoja de coca,
23
las
negociaciones de los Mapuches en Chile ante el impacto que tendrá la construcción de
la presa Pague en su territorio ancestral
24
, los masivos traslados de población ya de re-
fugiados de guerra ya de migrantes empobrecidos, la participación de un número impor-
tante de líderes indígenas en foros internacionales denunciando las condiciones de
miseria y opresión en que se debaten sus pueblos
25
, la disputa por los recursos biogené-
ticos, los dilemas del desarrollo sustentante y el adelgazamiento de los Estados naciona-
les como corolario del neoliberalismo hacen de la problemática indígena un panorama
complejo, de escenarios múltiples donde lo étnico es una problemática difícil de solu-
cionar puesto no existen recetas adaptables a todos los casos particulares. Pero sin duda
hemos sido testigos de como la solución a los reclamos étnicos se ha canalizado por la
vía jurídica
que ha mostrado ser uno de los caminos viables para solucionar nuevos y
añejos reclamos de los pueblos indígenas.
Resumiendo podemos señalar que el problema indígena se ha planetarizado no solamen-
te por los flujos de información que interconectan a diferentes movimientos sociales, y
crean redes de solidaridad y acción, sino demás porque subvierten con sus estrategias
colectivas el modelo económico y político prevaleciente hoy en día, se ha planetarizado
igualmente porque la causa de los indios es la causa de los excluidos de la globaliza-
indígenas y el multiculturalismo Latinoamericano: Lecciones del proceso de Paz en Guatemala”, en :
Assies, et. al
El reto de la diversidad…,
1999, pp.57-97.
22
El 28 de mayo de 1990, 170 indígenas ocuparon la iglesia de Santo Domingo en Quito, capital de
Ecuador. Días después, el país fue paralizado y estremecido por el bloqueo de carreteras, el cierre de las
grandes ferias, la captura de algunos hacendados y soldados convertidos en rehenes de un movimiento
indio en ascenso encabezado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE).
Esta organización presentó al gobierno un pliego de 16 demandas, entre las que están: el reconocimiento
de Ecuador como un Estado multinacional, recuperación de sus tierras y territorio, defensa de los recur-
sos, la cultura y las lenguas, la condonación de la deuda, la congelación de los precios de los productos
industriales, los fondos necesarios para el desarrollo de las nacionalidades. Véase sobre la importancia de
este levantamiento, Montoya, Rodrigo, “La ciudadanía étnica como un nuevo fragmento en la utopía de la
libertad”, en: González Casanova, Pablo y Marcos Roitman (Coord),
Democracia y Estado multiétnico en
América Latina.
La Jornada-CIICH-UNAM, México, 1996, pp 367-390.
23
Eksten, Susan, Assis Bolivia, y Edo multicultural.
24
Robinson, Scott, “El proyecto hidroeléctrico Pangue, Río BIO Bio, Chile y su importancia para el futu-
ro de las obras de infraestructura”,
Alteridades. Reacomodos y construcción de presas.
UAM-Iztapalapa,
Año 2, Vol 4, México, 1992, pp. 85-91.
25
Sobre la participación de líderes indígenas en foros internacionales véase Matías, Marcos,
Voces indias
en Foros Internacionales.
ción, se ha planetarizado porque paradójicamente las propuestas de democratización y
de eficacia administrativa que las corporaciones financieras imponen a nuestros países a
creado extraños aliados supranacionales, aunque claro haciendo prevalecer sus intereses
económicos,
se ha planetarizado porque las controversias entre pueblos indios y Estado
pueden negociarse en foros internacionales, se ha planetarizado porque los regímenes
genocidas pueden ser juzgados en cortes internacionales, aunque hasta la fecha se juz-
gue solamente a individuos y no Estados o gobiernos, es sin duda un adelanto jurídico y
político. En fin la causa india se ha planetarizado porque en la “era de la comunicación”
la globalifobia se expresa en Europa, Africa, Asia y América Latina, porque los actores
de esta historia han impactado diversos ámbitos como el de la democracia, la cultura o
la justicia con sus protestas colectivas, y porque con la resistencia que protagonizan los
indios irredentos crean un poder en movimiento que obligan a los poderes a mostrarse y
transigir con los insurrectos. Sin embargo como hemos querido mostrar, la solución a
los reclamos étnicos en América Latina se ha canalizado por la vía jurídica que ha mos-
trado ser uno de los caminos viables para solucionar nuevos y añejos reclamos de los
pueblos indígenas.
La multiculturalidad en México: retóricas y realidades
Quiero iniciar señalando que hubieron de pasar casi dos centurias de vida republicana
para que el Estado mexicano se reconociera como una nación pluricultural, cuando en
1992 adicionó el artículo 4° Constitucional que a la letra dice:
“La nación mexicana tiene una composición pluricultural sustentada origi-
nalmente en sus pueblos indígenas. La Ley protegerá y promoverá el desa-
rrollo de sus lenguas, culturas, usos y costumbre, recursos y formas
específicas de organización social, garantizará a sus integrantes el efectivo
acceso a la jurisdicción del Estado. En los juicios y procedimientos agra-
rios en que aquellos sean parte se tomarán en cuenta sus prácticas y cos-
tumbres jurídicas en los términos que establezca la ley”
El vacío jurídico constitucional se empezó a cubrir con la ratificación en 1990 del con-
venio 169 de la OIT y con la reforma ya citada al párrafo primero del cuarto constitu-
cional. Esta reforma se procesó y dirigió desde el Instituto Nacional Indigenista (INI) a
través de la Comisión Nacional de Justicia para los Pueblos Indígenas.
26
El proceso para
lograr la adición a ese artículo tardó tres años, durante los cuales se realizaron diversas
reformas legales y a Constituciones locales. Destacan entre ellas las que se promovieron
al código federal de procedimientos penales para el Distrito Federal el 8 de enero de
1991 que establecieron la obligatoriedad del traductor cuando el indígena sea monolin-
güe o “no entienda suficientemente el castellano”, la facultad de solicitar reposición de
procedimiento en caso de incumplimiento a este requisito y la de ofrecer dictámenes
periciales sobre los factores culturales que inciden en los hechos constitutivos del pre-
sunto delito. Con esta reforma se abrió la posibilidad de terminar con la práctica de pro-
cesar a los indígenas en un idioma que no entienden y sobre hechos que en su
comunidad suelen tener otra valoración.
27
Gómez (2001:2). Así mismo se reformaron
las constituciones locales de Chiapas, Oaxaca e Hidalgo en el espíritu de lo que después
resultó la reforma constitucional del artículo 4°.
Entre las grandes limitaciones de éste reconocimiento está el que no se señala quien es
el sujeto de derecho, cuáles son éstos derechos, por ejemplo cuando se señala que en los
juicios en que sean parte se tomaran en cuenta sus prácticas y costumbres jurídicas, úni-
camente se refieren a la materia agraria. Se señala así mismo que la “ley protegerá la
integridad de las tierras de los grupos indígenas. Sin embargo tres semanas antes se ha-
bía modificado el artículo 27 constitucional, referido a los derechos agrarios, y en la
fracción VII y quedó asentado en el caso de
“la comunidad” que: “las tierras que co-
rresponden a los grupos indígenas deberán ser protegidas por las autoridades, en los
términos que reglamente el artículo 4°”, sin embargo, dicha reglamentación nunca se
llevó a cabo.
En los últimos seis años, como una de las resonancias del movimiento zapatista se ha
dado una amplia discusión sobre el derecho indígena y su reconocimiento constitucio-
nal. Se han acumulado una amplia y rica gama de propuestas y demandas que fueron
expresadas en el escenario de la negociación entre el Ejército Zapatista de Liberación
Nacional (EZLN) y el Gobierno federal. De esta negociación resultaron los primeros
26
Esta Comisión fue instalada el 7 de abril de 1989, por el entonces presidente de la república Carlos
Salinos de Gortari y fue precedida por el director del Instituto Nacional Indigenista (INI) e integrada por
académicos, funcionarios e indígenas a titulo individual.
acuerdos, correspondientes a la Mesa sobre Derecho y Cultura Indígena, conocidos co-
mo Acuerdos de San Andrés
y que fueron signados en el mes de febrero de 1996, en
cuyo contenido se expresó el compromiso de impulsar una reforma constitucional que
reconociera y garantizara los derechos y demandas indígenas.
28
Posteriormente estos
acuerdos se tradujeron en la propuesta de reformas constitucionales elaborada por la una
comisión parlamentaria plural, la Comisión de Concordia y Pacificación, (COCOPA).
La propuesta elaborada por la comisión parlamentaria fue aprobada por el EZLN en
tanto respetada el espíritu central de los acuerdos pactados. Así de entre varios artículos
de la constitución federal a modificar están el 4° y el 115. En el primero se enlistaron
una serie de derechos concretos para un nuevo sujeto político llamado “pueblo indíge-
na” donde se reflejaría el principal, que es el de autonomía, y que corresponden a los
elementos que han sido parte de la cultura de los pueblos indígenas.
29
Lamentablemente
a pesar de que la parte gubernamental se comprometió a llevar la propuesta de reformas
constitucionales a los órganos de decisión nacional, el entonces presidente de la repúbli-
ca Ernesto Zedillo, veto y reformó dicha propuesta, lo que llevó a que el EZLN se reti-
rara de las negociaciones y se declaró en resistencia en su zona de influencia.
A cinco años de la firma de los acuerdos el nuevo gobierno foxista envió la iniciativa de
la COCOPA al Congreso de la Unión en diciembre del año 2000, lamentablemente el
texto original fue ampliamente modificado y “desnaturaliza” el
reconocimiento consti-
27
Gómez, Magdalena, “La constitucionalidad pendiente: análisis del proceso mexicano de reformas en
materia indígena”, Ponencia presentada en
el Seminario Tratados y otros Acuerdos Constructivos entre
Estados y Pueblos Indígenas
. Universidad Internacional de Andalucía, Sevilla, España, 2001.
28
Existen múltiples publicaciones de los Acuerdos de San Andrés entre ellas están la colección de Docu-
mentos, Comunicados y Declaraciones del EZLN de la editorial ERA – UNAM, igualmente la Revista
Ce-Acatl a difundido buena parte de los documentos, asambleas, convocatorias etc.
29
Entre estos están: 1. Ejercer el derecho a desarrollar sus formas específicas de organización social,
cultural, política y económica; 2. Obtener el reconocimiento de sus sistemas normativos internos para la
regulación y sanción en tanto no sean contrarios a las garantías individuales y a los derechos humanos, en
particular los de las mujeres; 3. Acceder de mejor manera a la jurisdicción del Estado; 4. Acceder de
manera colectiva al uso y disfrute de los recursos naturales, salvo aquellos cuyo dominio corresponda a la
nación; 5. Promover el desarrollo de los diversos componentes de su identidad y patrimonio cultural; 6.
Interactuar en los diferentes niveles de representación política, de gobierno y de administración de justi-
cia; 7. Concertar con otras comunidades de sus pueblos o de otros, la unión de esfuerzos y coordinación
de acciones para la optimización de sus recursos, el impulso de sus proyectos de desarrollo regional y, en
general, para la promoción y defensa de sus intereses; 8 Designar libremente a sus representantes, tanto
comunitarios como en los órganos de gobierno municipal de conformidad con las tradiciones propias de
cada pueblo; 9. Promover y desarrollar sus lenguas y culturas, así como sus costumbres y tradiciones
tanto políticas como sociales, económicas, religiosas y culturales. Para una revisión amplia de este proce-
so y su análisis jurídico véase el trabajo ya citado de Magdalena Gómez (2001).
tucional de los pueblos indios y transformó los derechos exigidos a meras “acciones de
gobierno”.
30
Me parece que son dos los procesos sociales, antagónicos entre sí, los que nos permiten
entender este tardío y acotado reconocimiento de derechos y lo mucho que falta por
hacer de nuestra nación un espacio más democrático y multicultural. Estos procesos
tienen que ver, primeramente con el proyecto neoliberal implementado desde la década
de los ochenta, y el segundo se refiere a
las movilizaciones indias por la ciudadanía
multicultural y por la democratización de la vida nacional. Movimiento por el que algu-
nos estudiosos con laman con razón a la última década del siglo XX como la del Méxi-
co autonómico y de la revuelta por la dignidad.
El proceso de reforma del Estado que ha vivido el país ha significado el fin del “Estado
de Bienestar Social”. El mexicano fue un Estado cuya política social, heredada de la
revolución de 1910 lo situaron como paternalista, subsidiador del desarrollo y redistri-
buidor de la riqueza, dicho papel fue consagrado en la Constitución de 1917, específi-
camente en sus artículos 3°, sobre el carácter de la educación que imparte el Estado:
laica, obligatoria y gratuita, el artículo 123 que reglamentó los derechos de los trabaja-
dores y el artículo 27 que reconocía el carácter inalieable, inembargable e imprescripti-
ble de la tierra de ejidatarios y comunidades agrarias.
Sin embargo, a partir de la Reforma del Estado y con el argumento de la ineficiencia del
Estado por sus prácticas corruptas y clientelares en la distribución de los recursos fede-
rales, por su incapacidad para pagar la deuda externa, su ineficiencia en la administra-
ción de las más de 1,000 empresas que poseía, las cuales fueron desmanteladas, lo
mismo empresas estratégicas para el desarrollo nacional (siderurgía, ferrocarriles, tele-
fonía, entre otras) que las destinadas a apoyar al agro nacional. Se dio inicio con estos
argumentos al desmantelamiento de una estructura política incapaz de generar un cre-
cimiento
tanto a nivel macro económico como para revertir el proceso de empobreci-
miento de amplias capas sociales.
30
Gómez, Magdalena, “La constitucionalidad pendiente…” 2001, pp. 4.5.
De manera simultánea se instauró una política social que se encaminó al combate a la
“pobreza extrema”, con la distribución de reducidos recursos económicos. A cambio de
este desmantelamiento el proyecto político se comprometía a instaurar una mayor de-
mocracia y transparencia en el manejo de los recursos federales.
31
La democracia neoliberal se dice comprometida con los procesos autogestivos y con
ciertos grados de autonomía de los actores sociales.
32
En este sentido en el ámbito indí-
gena esto supuso una modificación de la política del Estado frente a los indígenas, del
indigenismo, que pasó de considerarlos sujetos de una política dirigida a “mayores de
edad”, es decir, a sujetos capaces de desarrollar proyectos autogestivos; dicha política se
cristalizó en el arribo de créditos a campesinos e indígenas sin la intermediación de las
organizaciones corporadas del Estado o de los grupos de poder locales y regionales, se
instauraron proyectos como el “Programa Nacional de Solidaridad” (PRONASOL), el
PROCAMPO y Alianza con el Campo pero con pocos resultados para
mitigar los reza-
gos de la estructura económica y mucho menos responder a los reclamos de mayor au-
tonomía.
Por otro lado, ésta “mayoría de edad”, fue acompañada de la ya comentada
contrare-
forma agraria que al modificar el artículo 27° Constitucional que abrió la posibilidad de
introducir al mercado las tierras de campesinos y comunidades agrarias, esto a través del
cambio del régimen de propiedad ejidal y comunal por el de propiedad privada. A este
proceso se les ha llamado como de “etnofagia”, es decir, que por un lado reconoce la
composición pluricultural de la nación y por otro se pone en entredicho el sustento de
reproducción de los pueblos indígenas: la tierra.
33
Así a pesar de los discursos de reconocimiento de la pluralidad y de la apertura demo-
crática que ha vivido el país en la última década, tenemos un respeto al voto electoral,
una mayor competencia partidaria, reacomodos y cambios en los diferentes niveles de
31
Sobre la política social del neoliberalismo véase los artículos deDíaz-Polanco, Héctor “Autonomía,
territorialidad y comunidad indígenas”, en: Casanova y Roitman (Coord)
Democracias y Estado multiét-
nico”, pp. 139-175;
Oehmichen, Cristina, “El indigenismo y el modelo gubernamental de la política
social neoliberal”, en:
Cuadernos Agrarios
16, Nueva Epoca, México, 1999, pp. 47-62.
32
Véase una interesante crítica sobre la propuestas neoliberales sobre la libertad y democracia en los
trabajos de Macleod, Morna,
Poder local. Reflexiones sobre Guatemala,
Magna Terra, Guatemala, 1997.
y González Casanova, Pablo, “Globalidad, neoliberalismo y Democracia”, en: González Casanova y John
S. Fernández (Coord),
El mundo actual: Situación y perspectivas,
Siglo XXI – UNAM, México, 1996.
33
Díaz-Polanco, Héctor,
La rebelión zapatista y la autonomía.
Siglo XXI, México, 1997.
gobierno desde el local, regional y nacional. Estamos viviendo ó sufriendo por primera
vez, después de 70 años de gobernantes procedentes de un mismo partido político, la
alternancia en el poder, pues a partir del año 2000 se instauró un gobierno de derecha.
Por supuesto hay continuidades en los planteamientos neolibrales previos, solo que con
un giro más conservador, existe una amplia retórica sobre la apertura democrática y la
transparencia en el manejo de recursos, pero se siguen manteniendo los programas po-
pulistas de reparto de recursos a familias en extrema pobreza. En tan sólo seis meses de
nuevo gobierno se han dado cambios fundamentales de carácter conservador cuando no
abiertamente antipopulares y antidemocráticos, de los cuales solo comentaremos dos de
estos porque implican directamente a los pueblos indígenas.
El primero tiene que ver con la aprobación por el Congreso de la Unión, el pasado mes
de julio de 2001 de una “Ley Indígena” que se aparta sustancialmente de la Ley de la
COCOPA. La ley aprobada recientemente no se reconoce a los pueblos indios como
sujetos de derecho, se olvidan de aquella “mayoría de edad” otorgada por su propio
proyecto político y ahora se les reconoce como “entidades de interés público”, por lo
que los indios vuelven a ser “menores de edad” como objetos de asistencia social, es
decir, sujetos a una política por y desde el Estado. Se reconoció el derecho de los pue-
blos indígenas a la libre determinación, pero se dejó en manos de los congresos locales
lasreglamentación respectiva.
El segundo cambio en la política estatal, está muy relacionado con el anterior y es el
más claro ejemplo de este grave retroceso, y es la firma del plan de desarrollo, llamado
Plan Puebla Panamá que involucra a todos los países centroamericanos y los estados del
sur de la república mexicana, y fue hasta hace poco que los ciudadanos pudimos cono-
cer el contenido general de dicho plan que consiste en implementar en la región desarro-
llos turísticos, proyectos de infraestructura y energéticos, y como lo ha expresado el
presidente de la república “su gobierno es de y para los empresarios”, por lo cual se
planea atraer inversionistas nacionales y extranjeros para crear “polos de desarrollo” en
esa empobrecida y subdesarrollada región; de tal suerte que los indios y campesinos de
esas tierras deberán olvidarse de sus reclamos autonómicos y participar como “benefi-
ciarios potenciales” de proyectos planeados desde el Estado, otra vez como menores de
edad serán sujetos del desarrollo y no actores de su futuro.
Rebeldía y dignidad: de los patrones de condena a la construcción de esperanzas
Este es el panorama político adverso en el que los indígenas mexicanos disputan sus
derechos. Su fortaleza reside en su resistencia y lucha por la
dignidad
entendida como la
lucha contra el olvido, contra las humillaciones y su desconocimiento.
No podríamos entender la fuerza moral y la legitimidad conquistada por el movimiento
indígena en México sino reconociéramos inicialmente la legitimidad de sus demandas,
el papel de los zapatistas, de los defensores de derechos humanos y de buena parte de la
sociedad civil en esta larga noche de rebelión india, todos ellos son actores que han dig-
nificado la condición de ser indígenas y que lograron hacer de la causa india una temáti-
ca que se disputa en la escena pública, en el escenario de poder nacional por los desafíos
que sus acciones colectivas representan para el Estado.
Además debemos de
reconocer que si bien el zapatismo logró arribar a la escena públi-
ca, hay detrás de ellos un movimiento indígena con una larga trayectoria de lucha que
ha dibujado la historia mexicana y que ha oscilado entre la rebeldía y negociación con el
Estado Mexicano, Knight (1995). Pero en el último cuarto del siglo XX los indígenas
han vivido un proceso de maduración política como movimiento social, y se han consti-
tuido como actores políticos que reclaman sus derechos al Estado.
Uno de los grandes logros del movimiento indígena es el haber colocado la rebeldía
india como parte de un proceso de lucha más amplio por la democracia y por la defensa
de los derechos humanos. Su fuerza reside igualmente en haber convocado a su causa a
amplios sectores de la sociedad civil, porque la causa de los indios es una causa que
atañe al resto de la sociedad en tanto tiene que ver con la democracia, la justicia, la
igualdad en la diferencia y por la paz.
Es justamente esta convergencia en un amplio movimiento social
la que nos explica el
porqué en América Latina y específicamente en México los conflictos étnicos no han
generado fundamentalismos o escencialismos, sino en movimientos con amplio apoyo
nacional e internacional, como es el caso de los zapatistas.
La dignidad indígena se ha construido a partir de la reflexión colectiva, de la resignifi-
cación de las identidades étnicas en términos positivos, en la construcción de patrones
de condena, de conquistar como diría Barrigton Moore el sentimiento de agravio moral
y convertirlo en el de injusticia que se ha cristalizado en el de
dignidad,
por una digni-
dad que retoma y resignifica el pasado y busca sentido al presente para construir el futu-
ro. Dignidad es entonces la lucha, un movimiento contra la humillación, la pobreza y la
búsqueda y ensayo de utopías. Dignidad construida en la convergencia con otros actores
sociales, y con la construcción de esperanzas en un futuro mejor.
34
No solamente en Chiapas, en la zona de conflicto, se ensayan e inventan nuevas formas
de ejercicio del poder, como son los casos de los municipios autónomos zapatistas,
35
existen otras muchas formas de resistencia y lucha a lo largo del país entre ellas están la
disputa por los canales legales como es la vía electoral, para elegir a autoridades ema-
nadas del consenso comunal o regional, esto a veces con la alianza con diferentes parti-
dos políticos, en general lo hacen con el Partido de la Revolución Democrática (PRD)
36
.
Igualmente por los canales de la legalidad más de una veintena de municipios indígenas
han intentado lograr que se les reconozca como municipios autónomos o como nuevos
municipios, se han instaurado de formas de gobierno plurales, gobiernos paralelos (uno
oficial y uno en rebeldía), se vienen instaurando prácticas de cabildos abiertos, consejos
municipales, asambleas permanentes, municipios en rebeldía, la declaración de munici-
pios nuevos y autónomos, la organización de la policía comunitaria, que es el caso del
municipio guerrerense de San Luis Acatlán, entre otras muchas formas de construir de-
mocracias participativas desde la antidemocracia.
37
34
Barrington, Moore,
La injusticia: bases sociales de la desobediencia y la rebelión.
UNAM, México,
1996.
35
Sobre municipios autónomos zapatistas EZLN, véase los trabajos de López Monjardín, Adriana y Dul-
ce María Rebolledo, “Los municipios autónomos zapatistas”, en
Chiapas 7,
ERA, México, 1999, pp. 115-
134; y Nolasco, Margarita, “Los municipios rebeldes autónomos”, ponencia presentada en el Coloquio
Avances de la Antropología Jurídica,
ENAH, México, 2000.
36
El PRD surge de la confluencia de diferentes vertientes de la izquierda mexicana como el Partido Co-
munista Mexicano, que se transformó en el Partido Socialista Mexicano, en sus filas militan diferentes
grupos democráticos y algunos de sus miembros proceden de otros partidos como del PRI o el PAN. El
PRD fue el único partido que avaló y apoyó una de las primeras propuestas de autonomía indígena desde
el año 1991.
37
Un recuento importante de estas experiencias se puede confrontar en la tesis de Torres, Jaime "Las
luchas indias por el poder local: Los casos de Huehuetla, Sierra Norte de Puebla y Rancho Nuevo de la
Democracia, Guerrero“ 2000.
Lastimosamente el panorama mexicano no es nada alentador, no se puede hablar del
reconocimiento de una ciudadanía multicultural basados en una retórica gubernamental
que la hace parte de su discurso democratizador, mientras que se sigan sumando contra-
reformas.
De adversidades y construcciones
Como hemos querido mostrar se viven en México dos procesos simultáneos en la lucha
indígena y por la conquista de una ciudadanía multicultural, que son complementarios
entre sí, por un lado hay una fuerte disputa legislativa, encabezada por las organizacio-
nes de carácter nacional como la ANIPA y el CNI, y el EZLN, lucha que aún no ha con-
cluido, porque después de la publicación en el Diario Oficial de la Nación (14 de agosto
de 2001) de la “nueva” Ley indígena, se ha generado un amplio proceso de rechazo,
incluso desde antes de su aprobación, pues diversos congresos locales de la república la
habían rechazado cuando se les envió para su ratificación, este fue el caso de los de
Chiapas, Oaxaca y Guerrero, en cuyos territorios habita más del 50% de la población
indígena nacional. Así mismo se habían interpuesto ocho controversias ante la Suprema
Corte de Justicia de la Nación cuya resolución no fue esperada para la aprobación de la
ley indígena en el Congreso.
Así a más de siete años, en los que ha habido un levantamiento armado, una ley de am-
nistía, una comisión legislativa de Concordia y Pacificación, una Comisión de Interme-
diación, dos consultas populares, traslado de una tercera parte del ejército hacia Chiapas
y tres movilizaciones sociales – en 1996, 1997 y 2001- que convocaron en conjunto a
más de un millón de ciudadanos, la controvertida reforma fue elevada a rango constitu-
cional.
38
Ya consumada la reforma decenas de organizaciones indias calificaron de “traición”
a
los reclamos indios.
39
Y cuando faltaban ocho días para que venciera el plazo legal para
38
Para una crónica de los debates puede consultarse el diario La Jornada, entre otros el artículo de Pérez,
Matilde “La promulgación, sin veredicto de las controversias”, 16 agosto de 2001.
39
Declaración del Congreso Nacional Indígena al conocer la aprobación de las reformas, por considerar
que atenta contra la existencia misma de los pueblos indios, y no abona el camino de la paz en Chiapas y
viola los acuerdos internacionales firmados y ratificados por México, como el 169 de la OIT. Véase Ro-
jas, Rosa “No abona el camino de la paz” en La Jornada, 16 agosto de 2001. La misma oposición fue
ratificada por la ANIPA. Igualmente senadores y diputados del PRD manifestaron su rechazo.
interponer controversias ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación se había recibi-
do un total de 290 que demandan la invalidez de las reformas a los artículos 1,2,4,8,18 y
115 fracción tercera de la Constitución, el mayor número de controversias constitucio-
nales proceden de los municipios de Puebla, Tlaxcala, Chiapas, Guerrero, Tabasco, Ve-
racruz y Oaxaca, más las que tenían preparadas diversos municipios del estado de
Michoacán. Habrá que esperar las resoluciones, que por cierto, no son acumulables, de
tal suerte que cada demandante recibirá la resolución del órgano Judicial de la nación.
Por su parte los diputados panistas y priístas se han limitado a señalar que se trata de un
gran adelanto legislativo, que legislaron pensando en no violentar la integridad del la
nación, (o sea para no dar poder a los indios) y que la reforma “es perfectible”, habrá
pues que esperar a que la correlación de fuerza vuelva a estar de lado de los indígenas
para impulsar una nueva reforma a la reforma.
40
No quisiera dejar de enfatizar, aunque sea de forma muy general que de manera paralela
estamos asistiendo a una proliferación de experiencias locales y regionales desde donde
se ejerce y construyen diferentes formas de ejercer la autonomía. Muchas de estas expe-
riencias surgen como respuesta a problemas añejos e inaplazables como son la falta de
empleo, de recursos para la producción, de dotar de infraestructura y servicios básicos a
las comunidades indias, así como para responder a los procesos faccionales que hay en
los propios pueblos indios. Igualmente se buscan formas de enfrentar las presiones que
desde el exterior se ejercen hacia los pueblos y comunidades, como son la violencia a
veces política, en otras económica, otras más por el narcotráfico y la más urgente y pe-
ligrosa es la cada vez mayor militarización de las regiones indígenas
Finalmente señalaremos que las contrareformas alejan la posibilidad de que se instaure
un régimen que reconozca a los indígenas como sujetos de derecho y por lo tanto acto-
40
En este sentido de hacer perfectible la reforma se sumó el director del INI, Marcos Matías, indígena
nahuatl de Guerrero. Mientras que para el presidente del Partido Acción Nacional (PAN, hoy en el go-
bierno), Luis Felipe Bravo Mena la ley preserva todas las libertades y combate cualquier forma de discri-
minación y en sus palabras: “Sí se apegó a los Acuerdos de San Andrés, y espero que así lo aprecie el
EZLN”, mientras que para el diputado priísta Salvador Rocha, es una ley que “hace importantes aporta-
ciones para resolver el problema de marginación y discriminación” advirtió que si la ley era rechazada
por el EZLN “ya no era problema de los legisladores sino del gobierno, porque no hay ninguna cláusula
que diga que el Congreso debe satisfacer a un grupo específico”. Véase
La Jornada
, 16 agosto de 2001.
res políticos de su desarrollo. Estamos ciertos de que legislar escuchando los reclamos
indios, que son para quienes se dirige la legislación y apostar por la vía legislativa que
es igualmente la vía elegida por los propios pueblos indios para negociar sus reivindica-
ciones es una posibilidad en la que todos los actores involucrados en el conflicto: indí-
genas, poder ejecutivo, poder legislativo y la ciudadanía en general debiéramos de
apostar. El
reconocimiento de una ciudadanía multicultural en México, como lo ha sido
en bastas regiones del mundo, ha contribuido a alejar los fantasmas de la guerra y la
violencia interétnica. México tiene hoy la posibilidad de hacerlo, esperemos que tam-
bién la voluntad política.
logo_pie_uaemex.mx