Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Una mapuche extraordinaria
Por Gilda Waldman Mitnick
Sonia Montecino:
Sueño con menguante. Biografía de una machi,
Santiago, editorial
Sudamericana, 1999.
Los chilenos, a diferencia de otros latinoamericanos, saben poco o nada del pueblo
originario que habitó, de manera especial, la región sur del país: los mapuches.
Históricamente, este grupo étnico se mantuvo en guerra permanente no sólo con la
Corona española sino con la República fundada en 1810, y fue sólo hasta fines del siglo
XIX que, vencidos militarmente, quedaron “integrados” dentro del Estado nacional en
construcción, aunque virtualmente segregados en lo que quedó de sus comunidades
después del reparto de sus tierras realizado por el Estado a fin de alentar la inmigración.
En esta línea, las relaciones entre el mundo mapuche
-“gente de la tierra”- y lo que
ellos denominan los “huincas”, es decir, los chilenos
(o “extranjeros”)
se han movido a
lo largo de todo el siglo XX entre la calma y la tensión, independientemente de que gran
parte de las nuevas generaciones mapuches se hayan asimilado a la cultura de la
modernidad urbana. Por eso cada esfuerzo por conocer más del mundo pasado y
presente de los mapuches, así de sus tradiciones y formas de vida, constituye un aporte
importante que merece valorarse.
Sueño con menguante. Biografía de una machi
fue escrito por la antropóloga
chilena Sonia Montecino a pedido expreso de Carmela Romero Antivil, una curandera
mapuche que sana a base de plantas y hojas en un pequeño poblado del sur chileno.
La historia de
Sueño con menguante
ocurre en un lugar real, Prado Huichahue, una
localidad pre-cordillerana
situada a pocas horas de la ciudad de Temuco. En este lugar
de volcanes y bosques, Sonia Montecino fue entretejiendo a lo largo de muchos años su
propia historia personal con la de esta mujer sabia y generosa, a quien conoce cuando
tiene 18 años y quien la lleva a conocer y comprender su mundo, su cultura, su grupo
social y sus artes curativas. El libro es el resultado de una relación de amigas, pero
fundamentalmente de lo que Carmela Romero Antivil compartió a lo largo de mucho
tiempo con la antropóloga
sobre su sabiduría y su espíritu de “machi”.
Dentro de una sociedad patriarcal como la mapuche, la “machi” representa una
figura crucial: ella es la mujer capaz de contactarse con el mundo de las
divinidades,
manejando el poder de sanación a través de la herbolaria a fin de luchar contra el mal, lo
cual le confiere un poder particular dentro de la comunidad. La “machi” es una figura
poderosa y temida, pues domina y manipula lo sobrenatural, conoce los secretos de
plantas y árboles, tiene la facultad de devolver el equilibrio al cuerpo enfermo por
medio del rito del “machitun”, y posee
la relación entre la vida y la muerte en sus
manos. La figura de la “machi” representa, por tanto, un doble poder: el dominio de lo
femenino en la manipulación de las fuerzas sobrenaturales y la facultad de las mujeres
de restablecer la salud de la comunidad. Si bien todas las mujeres mapuches están cerca
de la sanación por medio de las plantas medicinales y casi la mayoría es capaz de curar
dolencias menores, sólo algunas son las elegidas como oficiantes de las fuerzas del bien
y el mal. Las “machis” son “llamadas” a ejercer este oficio a través de un proceso largo
y doloroso, pero al cual no pueden oponerse.
En
Sueño con menguante
se mezclan dos voces: Por una parte, la de la “machi”,
que
da cuenta de su vida y de sus vivencias de mujer araucana, pero marcada
desde muy
pequeña por la señal de lo sobrenatural. En la voz de Carmela Romero Antivil
-voz que
habla con la oralidad de los pueblos tradicionales-
se transmite el camino de iniciación
que ella ha debido atravesar para ejercer su oficio. Carmela no recibe el don de otra
“machi”, sino de sus sueños. Es por medio del mundo de lo onírico que recibe las
instrucciones de qué y cómo hacer para “leer” las plantas, conocer su significado,
invocar al cielo, la tierra o el mal para curar mejor. Carmela se mueve tanto en el difuso
límite entre los sueños y la vida real,
como también entre dos aguas en el seno de su
comunidad: para algunos es una bruja porque habla con los espíritus, mientras que para
otros es la mujer buena que ha curado sus cuerpos y almas.
Por otro lado, la antropóloga
no sólo tiene sus propias penas sino que también está en
la frontera entre dos aguas. Por una parte,
entre lo que el régimen militar sospecha que
es, y lo que realmente es. Por la otra, entre su propia vida
“huinca” y su atracción y
cercanía con el mundo mapuche, inducida
por la “machi” quien le enseña como
comportarse, como actuar, como aprender a usar las hierbas medicinales, etc., abriendo
su mente a los relatos, costumbres, ritos, gastronomía, etc., y develando para ella
mundos insospechados. Lo interesante es que, a diferencia del antropólogo tradicional,
que decide a quien estudiar, en este caso fue la “machi” quien eligió a la antropóloga
para contar su historia. La mujer blanca se vuelve el espejo, la página en que la “machi”
escribe su historia, que es también la historia de la conflictiva relación entre el pueblo
mapuche y la sociedad y el Estado chilenos.
Sueño con menguante. Biografía de una machi
es un texto que rompe con los
temas y argumentos de las obras propias de la ciencia antropológica, que apelan a la
objetividad y a la necesaria separación epistemológica entre el sujeto que conoce y el
objeto conocido. En esta línea, se inserta dentro de una nueva modalidad desarrollada
recientemente en la Antropología chilena, y que ha sido denominada “Antropología
poética”, en la cual se modifican las reglas, materias y modalidades de conformación de
textos de la disciplina antropológica provocando su traslado a otro tipo de discurso: el
literario. El tipo de texto producido se caracteriza, por tanto, por la heterogénea
confluencia y mezcla de géneros,
en un esfuerzo por dar a conocer los datos
etnográficos a través de un estilo literario (poético, narrativo o ensayístico).
Sueño con
menguante. Biografía de una machi
es, ciertamente, un texto antropológico, pero que
recurre a procedimientos propios de la literatura, no como una creación estrictamente
literaria, sino como un género textual híbrido
que no coincide con el “canon”
positivista de la disciplina antropológica. Sonia Montecino, en su texto a dos voces,
narra etnográficamente a partir de un doble sujeto femenino, recurriendo en ambos
casos a las cualidades de la poesía y la narrativa para explorar ámbitos difícilmente
reductibles a la razón o a la ciencia positiva.
Sueño con menguante. Biografía de una
machi
no es un testimonio o una historia de vida en la que se presente
solamente el
relato del “Otro” sin que se trasluzca nada de quien lo escribió. Por el contrario,
trata de
demostrar, en primera instancia, que los antropólogos y los grupos étnicos están
implicados en una relación de referencias mutuas. Pero, más allá de lo anterior, el texto
presenta un tratamiento intencionalmente literario de un tema que podría haber sido
tradicionalmente presentado como una descripción etnográfica. En esta línea,
Montecino escribe un texto de fronteras móviles y límites imprecisos, que le permite
desplazarse de mejor manera en medio de las encrucijadas del
conocimiento,
explorando una manera distinta de aproximarse a la cultura de los grupos étnicos
originales desde la propia experiencia del observador; éste entra a formar parte del
objeto estudiado, recurriendo a estrategias literarias crear un nuevo discurso de la
experiencia etnográfica, caracterizado ahora por una identificación auto-referida en la
narración.
En momentos en que los mapuches están planteando una serie de exigencias al Estado
chileno, aproximarse al tema de las “machis” es especialmente importante, no sólo por
el poder ritual del que gozan sino también por el poder político del que disponen. Pero,
más allá de lo anterior,
Sueño con menguante. Biografía de una machi
refrenda un
doble compromiso. Para la antropóloga chilena, el de narrar la variedad de experiencias,
mundos y dimensiones enigmáticas del universo mapuche mediante un estilo que delate
la obsesión por el contacto “poético” y personal con su objeto de estudio. Para la
“machi”, el de contar y compartir sus experiencias como expresión de su necesidad de
conservar ese mundo del que forma parte. En ambos casos, el libro es fruto de una
relación personal y estrecha entre dos mujeres de culturas muy diferentes, y un
recordatorio para que dos culturas, la mapuche y la “huinca”, no se miren
más como
extrañas y ajenas.
logo_pie_uaemex.mx