Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
AMAS DE CASA, TELEVISIÓN Y PARTICIPACIÓN POLÍTICA.
MÉXICO, ELECCIONES 2003
Aimée Vega Montiel
*
Resumen
A través de la metodología de la entrevista y partiendo de las preguntas: ¿cómo ven las
amas de casa las noticias televisivas sobre las elecciones?; ¿por qué?; ¿para qué?, la autora
analiza la frecuencia con la que este sector de la población femenina ve las noticias
electorales en televisión así como la
influencia
que este medio ejerció sobre el
comportamiento político-electoral durante el último proceso electoral en México (julio del
2003).
Abstract
Through interviews as research methodology and by answering questions such as: how do
housewives see the electoral television news?, why? and what for?, the article explore the
habits of exposition of
Mexican housewives to the electoral TV news and the role of that
information in their political participation, during the last electoral process (July, 2003).
Palabras clave
Amas de casa, telediarios, información electoral, participación política, decisión de voto.
*
Universitat Autònoma de Barcelona, Bellaterra-Cerdanyola del Vallès, Barcelona, España.
97
Introducción
Desde una definición convencional, la participación política de las mujeres
1
es juzgada
como pasiva y conservadora, porque votan menos que los hombres o porque no votan por
los candidatos por los que ellos sí. Que tienen menos conocimientos sobre las opciones y
los temas políticos que los hombres. Que su conducta política es ingenua, idealista y
puritana.
Es lugar común encontrar explicaciones que hablan de que las mujeres se guían por
su emotividad, por su orientación particularista o por su vocación maternal. Eso en el caso
de que participen. Pero cuando no participan, se afirma entonces que las mujeres son, por
naturaleza, apolíticas.Y no son distintas las explicaciones que encontramos cuando se habla
del interés en informaciones políticas, emitidas por los medios de comunicación, y en
concreto la televisión, por parte de las mujeres (Morley, 1996).
Estos sesgos encuentra razón, primero, en los parámetros sobre los que se ha
medido históricamente la normalidad política, parámetros que han sido concebidos por y
para el sujeto, en masculino y, segundo, halla explicación en la construcción socio-histórica
de los géneros, a través de las esferas doméstica y pública, por la idea matriz que ha guiado
la vinculación de los sexos con dichas esferas: “las mujeres en el hogar y los hombres en la
plaza”. Al ser confinada al hogar como el único espacio para su realización, la mujer, junto
con sus trabajos, comportamientos y valores, quedó excluida de la esfera pública de la
ciudadanía, una esfera que fue demarcada como derecho exclusivo del hombre.
Por otro lado, la inauguración de la categoría de sujeto comportó al mismo tiempo la
institucionalización de la categoría de función, ésta para referirse a lo doméstico-natural.
Ello transformó automáticamente a la mujer en función. En virtud de esta designación, su
destino se inscribió al ámbito doméstico como el pertinente a su género. En este momento
1
En sentido formal, la participación política se refiere a la práctica política de los ciudadanos en las
instituciones. Implica la acción de los sujetos que los lleva a tomar decisiones relacionadas con el poder y su
ejercicio, sea en favor o en contra. Así también, la participación política es colectiva. Presupone entonces
organización, estrategia y acción, todas orientadas a transformar
(Fernández Poncela, 1994). La participación
política involucra también elementos de la subjetividad de las personas. Esta definición implica, en principio,
que, en un sistema democrático, son todos los ciudadanos los que gozan de este derecho. Sin embargo, como
se verá en este artículo, es imposible hacer una generalización. Más bien, a lo que nos llama es a hacer una
distinción entre las diversas formas de participar y accionar en la esfera pública política.
98
inició la lucha de las mujeres porque su ciudadanía les fuera reconocida. Inició, pues, la
historia de la participación de las mujeres en la esfera pública política.
En este tenor, cabe preguntarse sobre los posibles elementos sobre los que las
mujeres y, en concreto las que aquí me ocupan, las amas de casa, construyen su
participación política. Me refiero a factores tales como su propia posición en la esfera
doméstica y en la pública, su género, su edad, su nivel educativo, así como el papel
concreto de la televisión como el medio de comunicación que primordialmente utilizan para
informarse (Vega, 1998; 2003).
Es importante preguntarse entonces: ¿cómo ven las amas de casa las noticias
electorales televisadas?, ¿por qué?, ¿para qué?, ¿qué elementos cognitivos, sociales y
mediáticos definen su decisión de voto?, ¿sirven esas noticias a estas mujeres para
informarse de las elecciones, formar sus opiniones y estimular sus participaciones frente a
lo que acontece en el terreno de la política, concretamente en el escenario de unas
elecciones?
El propósito de esta investigación es aportar conocimientos que nos ayuden a
dar respuesta a estas interrogantes.
Apuntes teóricos
La mediación múltiple
A finales de los años 80, dos corrientes de investigación, los estudios culturales y el análisis
de la recepción (Hall, 1980; Morley, 1980, 1986; Fiske, 1987; Dahlgreen, 1992;
Buckingham, 2000), inauguraron una nueva forma de aproximarnos al análisis de la
recepción. Considerando los usos y contextos sociales, micro y macro, en los que se lleva a
cabo el proceso de recepción, los dos ámbitos de referencia han aportado pistas sobre la
manera en la que este fenómeno puede ser conceptuado y explorado teórica y
empíricamente.
En este tenor, la clásica pregunta sobre los efectos ha sido reorientada y, si bien en
la actualidad no se deja de reconocer el papel de la televisión como productora de sentido,
también se destaca la contribución de las audiencias en ese proceso.
Esto significa
considerar la recepción como un proceso activo, en el que participan los medios de
comunicación, pero sobre todo las audiencias. Como un proceso medidado por las prácticas
99
sociales de los sujetos. Como un proceso de producción de sentido que forma parte de la
vida cotidiana de las audiencias.
En este sentido, el análisis crítico de la audiencia ha desarrollado una serie de
categorías útiles para aproximarse al estudio de la recepción. Esta corriente considera que
los receptores son al mismo tiempo ciudadanos pertenecientes a la esfera pública y también
individuos en la esfera privada de sus hogares (Jensen, 1992a, 1992b).
Y que, si bien hay
elementos de la televisión y de la propia política que determinan la manera en que los
sujetos miran las informaciones políticas, les dan sentido influidos sobre todo por lo que ha
llamado como Mediación múltiple, entendida como un complejo enramado de mediaciones
atravesadas por su estrato socioeconómico, por su nivel educativo, por su edad y por su
género (Orozco, 1993). En el mismo tenor, otros elementos forman parte del proceso de
recepción: el conocimiento y los intereses de la audiencia sobre temas específicos (Orozco,
1996; Morley, 1986); los supertemas, como construcciones temáticas a través de las cuales
los espectadores establecen conexiones entre su mundo cotidiano y el mundo presentado
por los medios de comunicación (Jensen, 1998;
Orozco, 1993). Las estrategias de recepción
(Martín-Barbero, 1987;
Orozco, 1996) constituyen otro elemento que atraviesa este
proceso, así como las comunidades de interpretación (Jensen, 1987; Morley, 1980), es
decir, aquellos lugares en los que los sujetos le dan sentido a los mensajes mediáticos y que
no están delimitadas necesariamente por su situación geográfica.
Trabajos desarrollados desde esta perspectiva sobre la recepción de noticias
políticas producidas por los telediarios, han encontrado que los usos de las informaciones
por parte de las audiencias se relacionan con la formación de su identidad social y con su
participación política, participación que los propios receptores sitúan casi exclusivamente
en el contexto de las elecciones.
Estas noticias proporcionan un sentido generalizado de
comunidad, de contacto con el mundo de la política, pero no de control o de influencia. Y
aunque los televidentes parecen no concebir el género noticioso como un recurso para su
ejercicio político, estos trabajos han demostrado que las noticias pueden tener
implicaciones concretas sobre el sentido de identidad e integración social del receptor
(Jensen, 1992c).
Y es de este punto teórico del que parte la presente investigación. Derivado de la
observación y del análisis del proceso de recepción de noticias electorales por parte del
100
grupo de audiencia de las amas de casa, parto del supuesto de que los sujetos toman una
posición activa frente a las noticias producidas por los telediarios. Considero que las
audiencias, y en este caso concreto las amas de casa, le otorgan un significado a las noticias
electorales, mediadas por los elementos particulares de sus contextos, a partir de las cuales
construyen su propia participación política. Entiendo así el acto de mirar las informaciones
televisadas como un proceso dialéctico en el cual las audiencias construyen sus particulares
estrategias de recepción, influidas por su situación social, educativa y cultural específica.
Por su posición en la esfera doméstica y la manera en la que ésta condiciona su
participación política.
Al mismo tiempo, reconozco la necesidad de considerar elementos que se ubican en
la esfera institucional, en la que se halla, por ejemplo, la estructura de la televisión como
una industria, elemento que sin duda influye en la forma en que este medio produce las
noticias.
Estoy consciente de que la complejidad del proceso de recepción determina que su análisis
lo sea también, sobretodo, ubicado en el ámbito de la participaciónp olítica de los sujetos.
El propósito final de este artículo es el de contribuir a la comprensión de este proceso y a la
articulación de un análisis de la recepción en el contexto mexicano y con grupos de
recepción específicos, como el de las amas de casa en México.
Método
La naturaleza exploratoria de esta investigación es de carácter cualitativo. La herramienta
central de análisis ha sido la entrevista en profundidad, y el objetivo de utilizarla ha sido el
de obtener nuevas cogniciones sobre el fenómeno.
La unidad de análisis han sido las amas de casa. Los criterios del estudio empírico,
fueron los siguientes:
Entrevistas en profundidad a amas de casa mexicanas, residentes en la
Ciudad de México, del sector socioeconómico medio-bajo durante los días
previos a las elecciones federales del 2003 en México. Las edades de las
101
participantes fueron de los 23 a los 74 años, todas ellas madres, algunas
solteras y otras casadas.
Con el propósito de lograr el objetivo planteado, los principales temas
explorados en las sesiones de las entrevistas y de los grupos, fueron :
±
Interés en la política
±
Opinión sobre el desempeño de los principales telediarios en México
±
La importancia de las informaciones electorales presentadas por estos
telediarios en la decisión de voto de las participantes.
Hallazgos
Escepticismo en la esfera pública política
Aunque, tal como se ha descrito en la vitrina metodológica, las participantes fueron de
edades muy distintas, coincidieron las opiniones de todas las amas de casa, en tanto su
escepticismo en las instituciones y en los propios políticos. Sin embargo, al mismo tiempo
todas celebraron la apertura democrática, que ha posibilitado la competencia real entre los
distintos partidos políticos que se presentaron en la elección,
“... lo que sí se es que ya hay más partidos que están participando y que tienen
oportunidad de ganar”
“En este caso, pues si tú ves que el PRI ya está “choteadito” y que no ha hecho
nada en tantos años, entonces vota uno por los nuevos partidos. No nuevos, pero
que ves que sí están trabajando”
“Es una época en la que el gobierno de izquierda está trabajando después de tantos
años de permanecer un solo partido ahora hay pluralidad y es una buena
oportunidad para generar cambios en nuestra sociedad”.
Por otro lado, todas las amas de casa manifestaron su descontento con el actual
gobierno. Sin embargo, hubo quienes mostraron su inconformidad con el propio papel de la
sociedad, a la que calificaron de pasiva:
“Nadie puede cosechar nada que no siembre. Nosotros tenemos la sociedad que
tenemos porque eso es lo que hemos venido generando desde muchos años atrás.
102
Si nosotros le dejamos o descargamos todo (al gobierno)o, no va a poder lograrlo.
Los que generamos los cambios somos nosotros como sociedad”.
Todas las participantes dijeron estar interesadas en la política, pero no
concretamente en las elecciones correspondientes, aunque llama la atención que dos de
ellas conocían con precisión quiénes eran los candidatos a diputados y jefes delegacionales
de sus demarcaciones. Este fenómeno no se presentó, por ejemplo, durante los comicios del
2000 o los de 1997, en los que constatamos el alto nivel de interés y participación política
de las amas de casa y los jefes de familia (Vega, 2003),
“(En estas elecciones) no hay como un interés, así de que no nos deje dormir.
.. pues
yo creo que nadie. Realmente ahorita, al menos para mí, es así de “¡ah!, van a
haber elecciones”, pero no es algo que me quite el sueño”.
En esta elección, las amas de casa definieron el ejercicio del voto como el deber ser
de los ciudadanos y la buena conducción en la administración como el deber ser del
gobierno,
“Considero que es importante (votar). La veo como una obligación ciudadana. Si
queremos respuestas de la gente que nos gobierna debemos votar para poder hacer
la pregunta o cuestionarles sobre lo que queremos saber. Si no votamos, no
considero que debamos pedir explicaciones a lo que hacen”.
Cierto conservadurismo fue notorio,
en tanto que delegaron la última
responsabilidad del destino de esta elección a la divinidad con frases como:
“Dios mediante”.
La televisión, el principal medio de información
Las amas de casa entrevistadas concidieron en que las noticias producidas por los
telediarios mexicanos, constituyen la vía principal para mantenerse informadas acerca de
las elecciones. La mayoría de ellas afirmó mirar exclusivamente la televisión para conocer
el curso de las campañas, utilizando ocasionalmente otros recursos, como el periódico o los
noticiarios radiofónicos.
103
“ (los noticiarios de televisión los veo) a veces sólo una vez al día porque todos
repiten lo mismo muchas veces y me aburren. Y los periódicos casi nunca los leo
del día sino ya después de dos o tres días que ya estuvieron arrumbados los leo”.
Hubo quien comentó la propaganda política colocada en las calles como otra fuente
informativa para conocer a los candidatos,
“Lo he visto por televisión, en las pancartas, en los espectaculares, o sea, hay
mucha propaganda en la calle también”.
Por otro lado, las amas de casa coincidieron en la importancia de mantenerse
informadas del curso de las elecciones, actividad a la que también consideraron como un
deber ser,
veo las noticias para informarme, no para entretenerme”.
Afirmaron a su vez que el deber ser de los noticiarios es el de informar veraz e
imparcialmente, reflejar la realidad, ser honestos y, en el caso de un proceso electoral, dar
las noticias de manera clara.
De los informativos, los nocturnos fueron los más vistos por estas mujeres. La
mayoría de ellas afirmó verlo solas o, en algunos casos, acompañadas de sus maridos, con
quienes suelen discutir las noticias que van apareciendo. Solo una de ellas afirmó que la
política es un tema del que prefiere no hablar con su esposo.
Las mujeres entrevistadas afirmaron participar en la elección del noticiario que se
mira en sus hogares, aunque son al final resultan ser los maridos o los hijos quienes lo
eligen
por lo general, es mi esposo quien pone las noticias”.
En este sentido, varias mujeres coincidieron en señalar la opinión de sus maridos o
la de sus padres o abuelos, es decir, la opinión de las figuras masculinas, como un elemento
clave en el que basaron su decisión de voto. Este hallazgo nos sugiere pensar en las
múltiples comunidades o repertorios interpretativos por los que puede atravesar el proceso
104
de recepción de las audiencias, entre los cuales la familia emerge como el escenario
principal,
“En general, es mi abuelo el que dice:” vota por el PRD”.
Credibilidad en los noticiarios
En lo relativo a la credibilidad de nuestras informantes en los noticiarios de televisión, casi
todas las amas de casa expresaron su credibilidad en los telediarios, en el supuesto de que el
deber ser de estos programas es la de informar imparcial y verazmente. Algunas
cuestionaron este elemento y criticaron además el amarillismo latente en las noticias
presentadas por estos informativos,
“Las noticias no siempre son buenas, hay mucho amarillismo”.
De nuevo, los dos telediarios más vistos fueron “Noticiero”
de Televisa, y
“Hechos”, de Tv Azteca.
“A veces veo a López Dóriga, a veces vemos los noticieros del 13 y de los dos me
gusta más el del 13”.
De los presentadores, afirmaron que les gustan y que, difícilmente, los productores
pondrían al frente de los telediarios a personajes desagradables o con un manejo pobre del
lenguaje y de los temas.
A diferencia de otros procesos electorales, en este ninguna de las entrevistadas
asoció a los telediarios con algún partido político. Por el contrario, criticaron la falta de
interés de estos programas por informar de los comicios,
“los noticiarios no me ayudan a conocer las propuestas de los candidatos porque
casi nunca los sacan”
“los noticiarios solo ofrecen la información a medias, no profundizan”.
105
De esta manera, las noticias emitidas por estos telediarios encuentran relación
directa con la participación política de los sujetos de esta investigación en tanto que ellas
tampoco se interesaron particularmente en estos comicios, por cuenta propia,
“no me interesa la política, voto porque es un deber ciudadano, pero nadamás”.
Por otro lado, aunque estas mujeres coincidieron en que no es la información
emitida por los telediarios la que determina su decisión de voto, reconocieron que sí puede
representar un recurso para elegir a un candidato, cuando se proponen informar de las
propuestas y del curso que siguen las campañas.
El hogar, la principal comunidad de recepción
El principal insumo de las mujeres participantes para elegir un candidato, no fueron los
noticiarios. Eso es claro. Entonces, ¿cuál fue? De nuevo (Vega, 2002; Vega, 2003), la
discusión sobre las elecciones con otros sujetos, fue valorada como la vía principal para
decidir su voto.
En este sentido, las amas de casa señalaron exclusivamente el hogar como el
espacio en donde platican de las elecciones, aunque algunas de ellas hicieron referencia a
su grupo de amistades. En este tenor, es importante destacar nuevamente el rol de los
maridos y/o de la figura paterna en la decisión política de nuestras entrevistadas:
Por último, en lo relativo a los temas que más preocupa a las amas de casa conocer
de las campañas, todas coincidieron en que la delincuencia es el principal problema a
resolver en este país y, por tanto, el que mayormente atendieron durante este proceso
electoral. Es decir, su interés se centró en atender preferentemente las informaciones que
tuvieran que ver con la seguridad de su familia.
En este mismo sentido, Morley señalaba en
su trabajo titulado “The Family Television”, que:
“[.
.. en referencia a la información de los noticiarios] Las amas de casa dicen que
no entienden mucho sobre economía internacional porque ésta no parece influir
directamente en su vida.
En cambio, si se ha cometido un delito en su barrio les
parece importante mirarlos por cuanto se vincula con sus responsabilidades
domésticas”
(Morley, 1996: 227).
106
CONCLUSIONES
Este trabajo nos aporta datos sobre la manera en que las mujeres entrevistadas se relacionan
con la esfera política. Puede además ayudarnos a explicar el alto abstencionismo de las
recientes elecciones, abstencionismo que tuvo como protagonistas a las mujeres, quienes
constituyeron el 67 por ciento de la población total que no votó, aún cuando son ellas
quienes conforman la mayoría de los ciudadanos empadronados ante el IFE (más del 51 por
ciento).
Por otro lado, esta investigación nos da cogniciones sobre el papel que la
información de los telediarios cumple en esa socialización política.
En primer lugar, hemos visto que el escepticismo en la política y en los políticos
mexicanos son los que condicionaron la actitud de nuestras informantes para ejercer o no su
derecho al voto, por la falta de respuestas de este gobierno, por la calidad de las campañas
llevadas a cabo por los candidatos, carentes de propuestas sustanciosas, y por la propia
pasividad con que la sociedad se ha conducido en esta esfera y que, en mucho, ha
determinado la no participación. En este sentido, resalta el sentimiento de culpa latente al
señalar en frases como: “tenemos el gobierno que merecemos” que, finalmente, son los
sujetos los responsables de la mala conducción de sus gobiernos.
Hemos visto en este estudio que la vía que primordialmente utilizan las amas de
casa para mantenerse informadas de las elecciones, han sido los noticiarios de televisión y
que una de sus principales motivaciones para mirarlos es el “deber” de estar informadas.
Sin embargo, independientemente de que su concimiento, comentarios y opiniones de las
elecciones estuvieran fundamentadas en parte de las noticias de estos programas, las
participantes mostraron siempre una actitud crítica frente a ellos.
Por otro lado, hemos visto que en la opinión que las participantes tienen de los
telediarios mexicanos frente a los procesos electorales, priva el escepticismo en la
veracidad de las informaciones presentadas por esos noticiarios, aun cuando en principio
manifestaron su credibilidad en las informaciones. Concluyo que este escepticismo en los
telediarios puede deberse a la larga tradición de la televisión mexicana durante el régimen
priista de favorecer a esa institución política.
Hemos visto en este estudio que, al no considerar a los noticiarios televisivos como
promotores de la participación política de las audiencias, porque ahora ni siquiera se
107
ocuparon de informar de las campañas como sí lo hicieron en otros comicios, los propios
telediarios incrementan el incredulidad de los ciudadanos, no solo en los políticos, sino en
su propia participación política.
Sin embargo, como lo hemos explicado en nuestro marco teórico, aún cuando no
podemos negar que los telediarios son la principal vía de los ciudadanos para mantenerse
informados sobre una elección, el proceso de recepción de estas noticias está determinado
por otros elementos, también significativos.
Como otras investigaciones lo han envidenciado, el proceso de recepción televisiva
no inicia ni finaliza cuando el televisor es encendido ni apagado. De acuerdo a lo que
encontramos en este estudio, y que coincide con otros trabajos empíricos, es que los
ciudadanos llevan estas informaciones a otros espacios, es decir, a otras comunidades de
recepción –como el hogar y los grupos de amistades-, en donde, mediante la discusión con
otros sujetos, dan un significado a esas noticias y al final deciden, en este caso específico,
su participación política.
Adicionalmente, este trabajo nos ha dado nociones sobre otros hábitos de recepción
de estas informaciones, por parte de las amas de casa en México. Primero que sus hábitos
tienen una relación directa con sus actividades cotidianas: atienden la radio o la televisión
al mismo tiempo que realizan otros actividades propias de su trabajo doméstico, como
cocinar o planchar.
En segundo lugar, hemos observado también que son primordialmente los hombres
que viven en el hogar, sean los maridos, los padres, los abuelos o los hijos, quienes escogen
el noticiario que mira la familia porque en esta esfera se reconoce que son ellos los
“expertos” en la política, de ahí que varias de las participantes afirmaran que su voto es
guiado por la opinión de esos sujetos.
Otros hallazgos están relacionados con el consumo mediático de este grupo de recepción,
los relativos a sus otras fuentes informativas, además de la televisiva, tales como la radio, la
propaganda política colgada en las calles y, ocasionalmente, la prensa.
Finalmente, me interesa subrayar el hecho de que las amas de casa atiendan
preferentemente, en la vida cotidiana, en las propuestas de campaña y en los propios
telediarios, los temas que tienen una relación directa con el bienestar de su familia. En este
sentido, como lo señalaba en la introducción, mucho se acusa a las mujeres en general, y no
108
solo a las amas de casa, de conservadoras en torno a la política, en tanto se preocupan por
temas domésticos, o que su conducta política es ingenua, idealista y puritana.
Recordemos que esta visión sesgada de la participación política femenina encuentra
razón en los dos elementos que señalaba: por un lado, en los parámetros masculinos sobre
los que se define lo que es la normalidad política, y por el otro, en la construcción socio-
histórica de los géneros.
Pienso que estos supuestos implican plantearse qué es lo que significa, desde la
propia experiencia de las mujeres, la política, y dejar de preguntarnos qué es lo que pasa
con las mujeres que no les interesa lo que acontece en esta esfera, sino, más bien, qué
sucede con la política institucional que no despierta el interés de las mujeres. Creo que ello
permitiría que lo considerado doméstico sea susceptible de ser político. Esto contribuiría
sin duda a eliminar las barreras entre lo público y lo doméstico y a ampliar nuestros
horizontes cuando definimos la participación política y la propia recepción televisiva de
este tipo de informaciones,
“Quizá la cultura política femenina podría ser útil para rescatar los componentes
solidarios y éticos que ésta debiera poseer”
(Astelarra, 1987: 167),
y aunque estoy consciente de que es utópico, no deja de parecerme éste un anhelo posible,
de cara a la conmemoración de los primeros cincuenta años del sufragio femenino en este
país.
Esta investigación nos ha dado nociones preliminares sobre la manera en que el
grupo de recepción de las amas de casa participa en la esfera pública, aún cuando los
noticiarios de televisión no parecen representar un estímulo para su acción política.
Por otro lado, nos ha evidenciado la utilidad de construir un puente entre el campo
de las audiencias y el de la comunicación política, adoptando también elementos desde una
perspectiva de género (por ejemplo, los relativos al trabajo doméstico y a la participación
política de las mujeres), con el objetivo de conocer las mediaciones que afectan las formas
en que se relaciona la recepción con la acción política de los receptores.
109
En este sentido, reconozco la necesidad de explorar los elementos específicos que
permean la participación política de las mujeres en México.
La conclusión que a partir de ello desprendo es la necesidad de seguir tejiendo trabajos de
investigación que nos permitan continuar avanzando en el estudio de este fenómeno en
nuestros países.
BIBLIOGRAFÍA
Astelarra, Judith (1987), “La cultura política de las mujeres” en Lechner Norbert,
Cultura
política y democratización
, México, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
(FLACSO)
Buckingham, D. (2000),
The Making of Citizens. Young People, News and Politics
,
London, Routdlege.
Dahlgren, P. (1992), Introduction, en Dahlgren, P. y Sparks, C. (eds),
Journalism and
Popular Culture
, London, Sage.
___________(1986), “Beyond information: TV news as cultural discourse” en
Communications
, 12 (2).
Fernández, Anna (comp.) (1994),
Participación política. Las mujeres al final del milenio
.
México, El Colegio de México.
Fernández Poncela, A. (comp.) (1994),
Participación política. Las mujeres al final del
milenio
, México, El Colegio de México.
Fiske, J. (1987),
Television Culture
, Londres / Nueva York, Methuen.
Hall, S. (1980), “Cultural Studies: Two Paradigmes”,
en Media, Culture and Society
, núm.
2.
Jensen, K. (1995),
The Social Semiotics of Mass Communication
, London, Sage.
_________(1993), “La política del multisignificado: noticias en la TV, conciencia cotidiana
y acción política”,
Cuadernos del PROIICOM
, n° 4, México, Universidad Iberoamericana.
_________(1992a), “El análisis de la recepción: la comunicación de masas como
producción social de significado” en K. Jensen y N. Jankowski (eds.),
Metodologías
cualitativas de investigación en comunicación de masas
, Barcelona, Bosch.
110
_________(1992b), “Erudición humanística como ciencia cualitativa: contribuciones a la
investigación sobre la comunicación de masas” en K. Jensen y N. Jankowski (eds.),
Metodologías cualitativas de investigación en comunicación de masas
, Barcelona, Bosch.
__________(1992c), “La política del multisignificado: noticias en la TV, conciencia
cotidiana y acción política” en
Cuadernos del PROIICOM
, núm. 4, México,
Universidad Iberoamericana.
__________(1987), “Qualitative Audience Research.
Towards an Integrative Approach to
Reception”, en
Critical Studies in Mass Communication
, vol. 4, n° 1.
Lazarsfeld, P., Berelson, B., y Gaudet, H.
(1944),
The People’s Choice: How the Voter
Makes Up His Mind in a Presidential Campaign
, Nueva York, Columbia University Press.
Martín-Barbero, J. (1987),
De los medios a las mediaciones
, México, Gustavo Gili.
Morley, D. (1996),
Televisión, audiencias y estudios culturales
.
Buenos Aires, Amorrortu.
_________(1986),
Family Television
, Londres, Comedia / Routledge.
_________(1980),
The ‘Nationwide’ Audience. Structure and Decoding
,
British Film
Institute
, London, BFI.
Orozco, G. (2001), “Audiencias, mediaciones y televisión pública. La deconstrucción
múltiple de la televidencia en la era del avasallamiento mediático”, en
Televisión pública en
América Latina: del consumidor al ciudadano
, Colombia, Fundación F. Ebert (en prensa).
___________(1997a), “La televidencia de lo político: un complejo proceso de mediaciones,
en
Oficios Terrestres
, n° 4, Perú.
___________(1997b),
La investigación en comunicación desde la perspectiva cualitativa
,
Guadalajara, IMDEC.
__________ (1996),
Televisión y audiencias: un enfoque cualitativo
, Madrid, Ediciones de
la Torre.
___________(1996a),
Televisión y audiencias: un enfoque cualitativo
, Madrid, Ediciones
de la Torre.
___________(1996b), “Hay que hacer algo, pero no somos los indicados”. Ámbitos de
mediación y supertemas en la televidencia de las noticias” en
Comunicación y Sociedad,
27, mayo-agosto, Guadalajara, Universidad de Guadalajara, DECS.
__________ (1996c), “Amigas y enemigas. Madres mexicanas frente a la televisión”, en
Signo y Pensamiento
, n° 28, Bogotá, Universidad Javeriana.
111
___________(1993), “Dialéctica de la mediación televisiva: estructuración de estrategias
de recepción por los televidentes”, en
Analisi
, n° 15, diciembre, Barcelona, Universidad
Autónoma de Barcelona.
Vega, Aimée (2003), “Audiencias, urnas y pantallas en México”, ponencia presentada en el
Encuentro de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, Puebla,
México, junio.
____________(2002) “La recepción de las noticias electorales televisadas entre las amas de
casa mexicanas", ponencia presentada en el Congreso de la Asociación Latinoamericana de
Investigadores de Comunicación (ALAIC), Bolivia, junio.
____________(1998),
El proceso electoral de 1997: los noticiarios en pantalla, la
sociedad ante la pantalla
, México, Universidad Nacional Autónoma de México (Tesis de
Maestría).
112
logo_pie_uaemex.mx