Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Cultura, trabajo intelectual y política.
La manipulación posible.
Xavier Rodríguez Ledesma
*
Resumen
Teniendo como referencia la información detallada sobre la manera en la que durante la guerra fría la
agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos diseñó y desarrolló
de manera sistemática una
estrategia que adoptó a la esfera de la cultura como el campo de batalla fundamental para sus afanes
políticos hegemónicos, el trabajo reflexiona sobre el sentido que la libertad y el azar debieran tener tanto
para el quehacer intelectual como para el conjunto de la vida cultural.
Bajo esa lógica se avanza en la idea de que la existencia de una mayoría de receptores con un mínimo
nivel informativo cuya capacidad intelectual haya sido ejercitada para discernir esa información,
permitiría la posibilidad de que el consumidor de bienes culturales e intelectuales fuera capaz de ejercer,
entonces sí, un criterio específico particular para el cual valdrán única y exclusivamente los méritos
propios de las diversas expresiones artísticas e intelectuales que se le presenten, sin que pese mayormente
el nombre del autor, la fuente donde aparece o cualquier otra variable ajena a los atributos estéticos y
argumentativos simbólicamente significativos que la cuestión posea por sí misma.
Abstract
Having like reference the detailed
information on the way in which during the cold war
the Central
Intelligence Agency of the United States developed of systematic way a strategy that it adopted to the
sphere of the culture as the central and fundamental battlefield for its hegemonic political objectives, this
paper reflects on the sense that the freedom and the hazard must have so much for the intellectual task as
for all the cultural life.
Under that logic it advances in the idea that the existence of a majority of receivers with a mini
informative level whose intellectual capacity has been exercised to discern that information, would allow
the possibility that the consumer of cultural and intellectual items was able to work in particular a specific
criterion for which they will be worth only and exclusively the own merits of the diverse artistic and
intellectual expressions that appear, without the name of the author weighs mainly, the source where it
appears or any other variable.
Palabras clave
Cultura, trabajo intelectual,
hegemonía, guerra fría, crítica.
*
Universidad Pedagógica Nacional, Carretera al Ajusco No. 24, Col. Héroes de Padierna, Delegación
Tlalpan, CP 14200, México, D.F.
I Un gran campo de batalla.
... se les agasajaba con grandes fiestas; comidas
caras por todas partes, y sirvientes, y sabe Dios
qué más, mucho más de lo que estos intelectuales
se podrían haber permitido. ¿A quién no le
hubiese gustado estar en una situación en la que
a la vez que se era políticamente correcto, se le
compensaba generosamente por la postura
adoptada?
Jason Epstein.
1
¿Existe alguna frontera ética en el trabajo intelectual a partir de la cual el artista,
el pensador o el científico, deja de ser responsable de la manera en la que su obra es
utilizada por las diversas fuerzas sociales y sus inherentes intereses políticos? De ser así
¿qué marca ese límite? ¿Los intelectuales son completamente ajenos a tal devenir de su
obra? ¿El que ciertas opiniones críticas o desarrollos artísticos sean usados por los
distintos contendientes en el fragor las disputas políticas, les resta o elimina la
independencia y libertad con las que fueron escritos, esto es, afecta su valor en tanto
trabajo intelectual? Luego entonces ¿es posible hablar de un ejercicio crítico realmente
independiente?
Las anteriores preguntas son sólo algunas de las muchas que surgen cuando nos
sumergimos en la reconstrucción hecha por Frances Stonor de
la manera en la que el
ámbito cultural fue un campo nodal en el enfrentamiento de las dos grandes potencias
surgidas al término de la segunda guerra mundial.
La joven investigadora inglesa documenta minuciosamente lo que desde hace
lustros se sabía pero era imposible de ser demostrado: la Agencia Central de
Inteligencia de los Estados Unidos diseñó e implementó una estrategia específica para
enfrentar a su enemigo, la Unión Soviética, en el mundo de la cultura. Más aún, el
espacio cultural fue contemplado como el campo de guerra fundamental en el que se
debía desarrollar la lucha contra el totalitarismo estalinista.
Durante décadas, afirmar que ciertos productos culturales (revistas, películas,
diarios, eventos académicos, modas estéticas e incluso individuos) eran patrocinados
y/o fomentados por la CIA se convirtió en motivo de descalificación no sólo para el
sujeto al que se le endilgaban las acusaciones, sino sobre todo para quien hacía los
1
Citado en
Frances Stonor Saunder,
La CIA y la guerra fría cultural
, Madrid,
Debate, 2001, p. 481-482.
señalamientos, pues inmediatamente se le identificaba como alguien ferviente
admirador de películas de espías o, de plano, de ser tan sólo un sujeto paranoico que
veía enemigos embozados por doquier. Además, el que desde buena parte de la
izquierda fuera común acudir al rápido expediente de señalar como producto o agente
de la CIA a aquellas fuentes o críticos que osaban expresar opiniones discordantes al
concierto ideológico preponderante en esas corrientes, fomentó que este tipo de
denuncias perdieran su virtud de credibilidad y se identificaran más con un estilo de
descalificación oportunista. A falta de argumentos para rebatir las opiniones –se decía-
se recurría a la descalificación política grotesca. Esta explicación no carecía de razón.
De tan manida, la imputación de ser agente de la CIA se disolvía en la generalidad y se
vaporizaba entre la propia niebla de los discursos hegemónicos.
Paradoja interesante, al extenderse esa defenestración se eliminó el propio
sentido que originalmente ella misma podía haber tenido. De tal forma, la existencia
real de sujetos, acciones, grupos, fuentes, etcétera que realmente eran apoyados por la
Central de Inteligencia estadounidense, podía continuar sin problema alguno pues
pasaba desapercibida. Justamente de eso se trataba.
El accionar de la CIA, su forma de operar, de reclutar agentes, de desestabilizar
gobiernos, de eliminar adversarios políticos, etcétera, hasta ahora había sido desvelada
en tan solo unas cuantas fuentes. De manera particular es obligatorio mencionar las
revelaciones de Philip Agee, agente de esa Central que obedeciendo un llamado de
conciencia decidió renunciar y, rompiendo el código de ética de la Agencia, reveló
algunos de los secretos de su funcionamiento. Su libro publicado en 1975,
La CIA por
dentro. Diario de un espía
, puso al descubierto no sólo la forma en que ésta había
preparado diversas políticas de desestabilización a lo largo de las últimas décadas en
diversos países latinoamericanos, sino que incluso al divulgar como apéndice una lista
de los oficiales, agentes, colaboradores e instituciones financiadas por la Agencia,
generó importantes consecuencias en la esfera política de los países mencionados. Por
ejemplo, la distribución de multitud de copias de ese apéndice durante la Asamblea
General de la ONU en donde debería nombrarse a un nuevo Secretario General de dicho
organismo, dio al traste con los intentos del Luis Echeverría Álvarez por ocupar tal
cargo. Fue la delegación española la encargada de evidenciar los vínculos que el
expresidente mexicano tenía con la CIA, cobrándose así las afrentas que el régimen
franquista había sufrido del gobierno de nuestro país particularmente durante los
últimos años del sexenio echeverrista.
2
Ahora bien, generalmente las referencias al accionar de la CIA se referían a la
parte dura del trabajo, dejando en el mejor de los casos a la esfera de la imaginación las
posibilidades de ese accionar en el espacio de la cultura. Es justo aquí donde el texto de
Stonor se inserta al presentarnos el papel protagónico que el ámbito cultural adquirió
como “arma operativa” en esa labor de erosión de “las fuerzas hostiles” que fue la
guerra fría cultural. Fue una estrategia perfectamente diseñada a través de la cual el
gobierno estadounidense recurrió a grandes nombres, a intelectuales sumamente
conocidos y reconocidos en el mundo académico y cultural para conferir peso a sus
acciones en aras de difundir, reforzar, popularizar, en fin, hacer hegemónica una
ideología específica, para lo cual era fundamental lograr un objetivo central: alejar a la
intelectualidad, a los formadores de opinión, de su fascinación por el marxismo y el
comunismo para acercarlos a una noción del mundo más “americanizada”,
3
para lo cual
se echó mano a diversas tácticas ideológicas y propagandísticas, entre ellas:
a) Negación, ocultamiento u olvido de los estrechos vínculos que diversas
personalidades habían tenido con el nazismo, las cuales ahora podían ser
utilizadas para enfrentar al nuevo enemigo. El caso mas afamado fue el del
reconocido director de orquesta Herbert Von Karajan ,
4
b) Fomento y apoyo a actividades intelectuales y artísticas acordes a sus planes
propagandísticos. Se usaron fondos públicos del gobierno estadounidense que se
2
Echeverría Luis
. Ministro de Gobierno de México, (seguridad interna), que más tarde fue presidente
del país. Intimo colaborador de enlace con la estación de ciudad de México. Criptónimo: LITMPO-14”,
Philip Agee,
La CIA por dentro. Diario de un espía
, Sudamericana, 1987,
p.462. El libro fue traducido a
veinte idiomas y dio pie a la filmación de un largometraje documental. Cabe recordar que la persecución
que Agee sufrió a manos del gobierno estadounidense e incluso de las agencias de inteligencia de los
países de la OTAN a partir de que se tuvo información del libro que habría de publicar, si bien empieza a
ser narrada en esas misma páginas, dio material para una segunda publicación: Philip Agee,
Acoso y fuga:
con la CIA en los talones
, 2ª ed., Barcelona, Plaza y Janés, 1989. En México, de forma particular,
debemos a la pluma y al archivo de Manuel Buendía, el influyente periodista asesinado en mayo de 1984,
una serie de columnas dedicadas a desmenuzar algunas de las formas en las que la Agencia
desarrollaba
su trabajo en nuestro país. Manuel Buendía,
La CIA en México
, México, Océano,
1984.
3
“Así nació y se protegió la banda de “The God That Failed”
(Título de un primer libro en el que se
presentaban diversos capítulos que trataban sobre el fracaso del socialismo), es decir, la comunidad de
intelectuales que estaban desilusionados, que podían llegar a desilusionarse, o que aun no habían
adoptado una postura, y que, hasta cierto punto, podrían ser influidos por sus colegas a la hora de
decidir.”, Stonor, p.101.
4
Esta transformación esquizoide de los enemigos en amigos y viceversa, tiene su mejor ejemplo en el
propio rol que la figura de Stalin había tenido apenas unos años atrás. Especialmente uno de los primeros
problemas a los que se enfrentó el gobierno británico fue cómo desarmar el andamiaje ideológico que
ellos mismos habían creado alrededor del dirigente de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra
Mundial, cómo hacerlo pasar del “Buen Tío Joe” a ser prácticamente la encarnación del mal.
distribuían a través de la creación de fundaciones culturales tapaderas de la CIA
o utilizando agrupaciones sumamente reconocidas ya existentes (Ford,
Rockefeller, etc.),
c) Aliento y promoción de la critica de izquierda que, decepcionada por lo que
sucedía en la Unión Soviética, se dedicaba a difundir la existencia de las
condiciones dictatoriales que caracterizaban a esa sociedad y, consecuentemente,
hacían su crítica tomando como eje referencial el alejamiento del socialismo real
de ciertos ideales que su sustento filosófico debía perseguir.
d) Creación y/o respaldo económico a revistas, así como apoyo financiero para la
publicación de libros donde plumas prestigiadas escribieran sobre las bondades
de las sociedades libres, siempre en contraposición a lo que sucedía en
sociedades cerradas, dictatoriales, de las cuales la Unión Soviética constituía el
ejemplo arquetípico. Dentro de este punto se ubica el fomento y apoyo a la
participación de escritores que reunieran estas características en diversos foros.
La organización de dichos eventos fue una tarea axial.
e) Realización, creación y/o apoyo a giras artísticas, muestras, congresos,
bibliotecas, orquestas de refugiados, intercambios académicos, creación de
cátedras subvencionadas, coloquios, en fin, todo lo que fuera necesario para
mostrar y ofrecer lo mejor que la cultura estadounidense podía ofrecer en el
ámbito artístico, en aras de contrarrestar la descalificación de que a lo largo de
su historia ese país había carecido -y continuaba haciéndolo- de cualquier atisbo
de una vida cultural de peso. Tal descrédito, proveniente en esencia del campo
soviético, encontraba tierra fértil en Europa.
Si bien estas fueron las facetas que la guerra fría cultural adquirió, hay un aspecto
que llama poderosamente la atención: la manera tan precisa en que los diseñadores de
tales estrategias veían la importancia de su trabajo, así desde 1945 definieron a la guerra
fría como "una contienda psicológica, como la fabricación del consentimiento por
métodos "pacíficos", del uso de la propaganda para erosionar las posiciones hostiles."
5
A partir de entonces habría de llevarse a cabo una gigantesca operación de alcances
mundiales que para ser efectiva requería ser invisible.
5
“A los medios que vamos a emplear para extender esta verdad se les llama “guerra psicológica”. No se
asusten del término porque sea una palabra de cinco sílabas. La “guerra psicológica” es la lucha por ganar
las mentes y las voluntades de los hombres.”,
Ibidem
, p. 212.
Lustros atrás Antonio Gramsci lo había escrito desde las cárceles del fascismo
italiano: la hegemonía es fundamentalmente consenso; sin éste la sola coerción tarde o
temprano resulta insuficiente. La CIA, disponiendo de enormes cantidades de dinero, se
dedicó a seguir el consejo gramsciano. Cándidamente podríamos pensar que habían
llegado a la misma apreciación por otros medios; pero al percatarnos de la manera tan
profusa en la que el marxismo era leído por los agentes cooptados por la organización,
no sería extraño que ellos mismos la hubieran abrevado de las propias páginas del
fundador del Partido Comunista Italiano.
Para la guerra ideológica se echó mano de todas las armas y guerreros disponibles,
por ejemplo:
a)
Se espió a los artistas e intelectuales soviéticos o prosocialistas
b) Mediante la provocación se sabotearon los eventos culturales en los que el
enemigo pretendía mostrar su riqueza artística y cultural
c) Se generó, fomentó y reprodujo la noción de que frente al arte “anquilosado” y
“cerrado” realizado al interior del mundo socialista, existían opciones abiertas,
nuevas y, sobre todo, libres de este lado del telón de acero.
En el ámbito de la reflexión filosófica y política se tuvo especial cuidado.
Derrochando sagacidad se concluyó que sería erróneo apoyar a aquellas expresiones
radicalmente anticomunistas, pues ellas eran muestras burdas que no tendrían mayor
efecto sobre el público al cual estaban interesados en llegar. Luego entonces era
necesario fomentar y apoyar las expresiones críticas no radicales que, además, tenían la
virtud de ser mucho más específicas en sus blancos, y cuya elaboración intelectual era
realizada básicamente por individuos profundamente conocedores tanto de la teoría
socialista como de las condiciones reales de existencia al interior de esos países, por lo
cual sus opiniones representarían un mayor grado de dificultad para ser contradichas.
Al ser tales apreciaciones elaboradas por individuos que por lo general tenían una
amplia reputación dentro del mundo cultural, se cumplía con la labor fundamental de
que ellas tuvieran un importante peso específico dentro de las capillas culturales a nivel
internacional. Asimismo, el que en su gran mayoría los críticos elegidos hubieran sido
admiradores y seguidores de las doctrinas socialistas de las cuales paulatinamente se
habían decepcionado a causa de graves desengaños como el asesinato de Trotsky, la
persecución implacable de la crítica en la Unión Soviética o el pacto germano -
soviético de 1936, constituía una de las características sustanciales del tipo de
intelectual cuya reflexión le interesaba difundir a la central de inteligencia
estadounidense. En ellos radicó la responsabilidad de
...acometer una campaña amplia y unitaria de presión
procedente de sus propios colegas para persuadir a los
intelectuales de que se separan de los comunistas o de sus
organizaciones que les apoyaban. Habría de favorecer que los
intelectuales desarrollaran teorías y argumentos no dirigidos a
las masas, sino a una pequeña élite de grupos de presión y
hombres de Estado de los que, a su vez, dependía la política de
los gobiernos.
6
Es de llamar la atención que a partir del diseño y puesta en marcha de estos
planes se generó una crucial paradoja ya que la coincidencia cronológica de dos
estrategias propagandísticas y persecutorias que al final de las cuentas perseguían el
mismo objetivo político e ideológico, motivó que una de ellas debiera cuidarse para no
ser perseguida y señalada por la otra. Desde la perspectiva de la guerra fría cultural
impulsada por la CIA, el macartismo fue una campaña errónea, contraria a sus
apreciaciones y que, además, le significó un gran peligro pues mentes tan planas como
las del senador Macarty y sus seguidores difícilmente lograrían entender la estrategia
diseñada a largo plazo de apoyar a moderados y “rojos” no comunistas. Lo anterior
originó que la misma CIA pudiera constituir una entidad sospechosa a los ojos del
macartismo.
Por otra parte, la ideología que la Agencia estaba interesada en reproducir y
fomentar necesariamente provocaba corto circuito al compararse con la realidad
existente al interior mismo de la sociedad estadounidense. Los planteamientos sobre la
necesidad de luchar por la libertad de expresión, o acerca de la existencia de una
sociedad en donde todos sus integrantes gozaran de la libertad para desarrollarse y en la
cual todos tenían las mismas posibilidades para hacerlo, se enfrentaban con fenómenos
sociales que los primeros en estar concientes de su existencia y la consecuente y
profunda contradicción que significaba eran los intelectuales y universitarios cerebros
de la CIA. De hecho, si lo vemos con cuidado, el propio anticomunismo en todos sus
matices, desde el burdo macartismo hasta la intelectualizada estrategia de la CIA, eran
expresión diáfana de la ausencia real de la posibilidad de libertad de pensamiento y
filiación política en la sociedad estadounidense.
6
Ibidem
, pp.145-146
Para enfrentar esa flagrante contradicción entre la realidad y la imagen
constituida de esa realidad, se echó mano del viejo pero eficiente artilugio de utilizar la
verdad a conveniencia. La doble moral fue la solución cínica a tal conflicto ético y
político. Mientras por una parte la Agencia promovió la expresión de ideas que
contenían verdades y medias verdades sobre lo que sucedía al interior de las sociedades
socialistas, no sólo se abstuvo de impulsar sino que abiertamente censuró, persiguió y
pretendió eliminar todas aquellas voces discordantes que osaban mencionar las
contradicciones sociales características de la sociedad estadounidense. De acuerdo a la
CIA, frente al mundo cerrado y opresor se debía esgrimir la opción de la libertad,
aunque ésta tampoco existiera tal como la idealizaba de este lado del planeta. Eso era lo
de menos. Lo importante consistía en hacer de la libertad y sus derivados lingüísticos el
centro de la estrategia contra el comunismo. Se recurrió de manera tan enfática y
obsesiva al concepto de “libertad” y todas las palabras emanadas de esta raíz que: “Más
tarde se decía de broma que si una organización filantrópica o cultural llevaba en sus
estatutos la palabra “libre” o “privada”, era por fuerza una tapadera de la CIA.”
7
La tan pregonada libertad, es obvio, se exigía para los otras sociedades, tan sólo
para el
otro
mundo. Al interior del propio, ésta brillaba por su ausencia. La doble moral
y el cinismo ético son parte fundamental de la real politik. El desgarramiento de
vestiduras fomentado y reforzado por la CIA tenía un límite geográfico perfectamente
definido: las propias fronteras de los Estados Unidos. Aunque legalmente tenía vedado
realizar actividades al interior de su país, la Agencia censuró y hostigó a publicaciones
incómodas para el gobierno estadounidense y su cruzada ideológica. En este sentido
debe recordarse entre otros casos la cancelación de los trabajos de edición de
Espartaco
del recientemente fallecido Howard Fast, cuya editorial regresó el escrito a su autor a
solicitud de la Agencia. Años después, debido a que ninguna casa editora quiso
responsabilizarse de sacarlo a la venta, Fast debió publicar el libro por su propia cuenta
hasta que, a instancias del FBI, el servicio postal estadounidense se rehusó a repartirlo.
En ese mismo tenor es significativa la manera en la que en los años sesenta la Agencia
intentó acallar por diversos medios la voz crítica de una revista que se editaba en
California de nombre
Ramparts
la cual, finalmente, investigó, descubrió y publicó en
abril de 1967 la red de tapaderas de la CIA en el mundo cultural. Para atacar a
Ramparts
7
Ibidem, p.194.
se uso a otra revista (
News Weekly
) en la cual se publicaron diversos artículos
intentando desprestigiarla.
Una muestra más de lo falaz del ejercicio pontificador de la CIA
fue la defensa
que se hizo de Ezra Pound a raíz de los ataques que sufrió cuando en 1949 recibió el
Premio Bollingen por sus
Cuentos Pisanos
. A las acusaciones de que el poeta era un
fascista que había apoyado abiertamente la lucha nazi durante la Segunda Guerra
Mundial, tanto que había sido el único escritor estadounidense acusado de traición a la
patria, la CIA sacó a relucir el argumento de que era necesario diferenciar entre la obra
artística y las filiaciones políticas del creador. Sin embargo, esa misma coartada
ideológica era rebatida furibundamente cuando se esgrimía para hacer el análisis
estético de alguna expresión artística venida desde el mundo comunista.
8
De igual forma era necesario responder a las críticas sobre otros aspectos de la
democracia americana, incluida la trayectoria del país en materia de derechos humanos.
Bajo la imperiosa obligación de que la imagen que se pretendía hegemonizar fuera
creíble y convincente a todo el mundo, se puso especial cuidado estratégico en afrontar
la necesidad de que artistas negros recorrieran los principales países del viejo
continente, pues era crucial salir al paso del señalamiento sobre las precarias y
discriminatorias condiciones en las que vivía la comunidad negra al interior de los
Estados Unidos. Más de medio siglo después podemos ver, además de la sobrevivencia
de prácticas y desavenencias racistas al interior de los Estados Unidos, las interesantes
consecuencias culturales que la campaña en cuestión tuvo en las principales capitales
europeas pues hoy en día en la muchas de ellas el
jazz
y el
blues
gozan de cabal salud
contando con fervientes y numerosos admiradores.
9
Ya hemos dicho que la prohibición para actuar dentro de su propio país no
significó obstáculo alguno para que la CIA lo hiciera. Los tentáculos de la Agencia eran
abundantes, invisibles y capaces de infiltrarse en múltiples organizaciones e
8
Respecto a Pound también se implementó la trillada coartada de tildarlo de enfermo mental para que así
pudiera eludir su responsabilidad por su abierto apoyo al nazismo, expresado entre otras cosas, en la
emisión de más de 300 programas radiofónicos a favor del Eje durante la guerra.
Cfr.
Paul Johnson,
Intelectuales
, s.l.e., Javier Vergara,
2000, p.191.
9
A pesar de que el
jazz
y el
blues
fueron música de exportación para cumplir con el objetivo de mostrar el
reconocimiento a las expresiones musicales negras, esto evidentemente sólo fue una falacia más. Al
interior de los Estados Unidos el desprecio por tales expresiones artísticas se prolongó varias décadas
más. Tanto así que hoy en día se reconoce que la revolución del
rock and roll
iniciada por Elvis Presley
tan sólo fue en buena medida la posibilidad de que los jóvenes de ese país escucharan
la música negra
con la complacencia de la sociedad racista, pues ahora ella era interpretada por artistas blancos. Mick
Jagger recuerda su sorpresa por la gran aceptación que los
Rolling Stones
tuvieron en Estados Unidos y su
explicación es la misma: esa sociedad ahora sí podía escuchar, bailar y hacer suya la música que siempre
tuvo en sus manos, pues les llegaba de afuera, desde Inglaterra, en voz de ellos, músicos blancos.
instituciones.
10
Saber que en algún momento de esas décadas hasta las guías de viaje
Fodor
” contenían materiales preparados por ella, ilustra muy bien la enorme capacidad
de influir que poseía. Así las cosas, la ideología que la Central de Inteligencia estaba
interesada en promover, el fruto de sus plumas, se podía encontrar en fuentes tan
reconocidas como la
Encyclopaedia Británica
, el
New York Times
,
Foreig Affairs
,
Times Literary Supplement
, la CBS,
Time Life
,
Paris Review, Hudson Review
,
Poetry
,
Sewanee Review
,
The Journal of the History of Ideas
y
Daedalus
. Incluso la revistas
más reconocidamente de izquierda de las existentes en los Estados Unidos como lo eran
New Leader
y
Partisan Review
no escaparon de haber sido subvencionadas, aunque sin
saberlo, por la Central de Inteligencia. Asimismo, en los Comités y Consejos del Museo
de Arte Moderno (MOMA) abundaban los individuos con vínculos estrecho con la
Agencia.
Latinoamérica también fue territorio donde se libró esta gran batalla cultural.
Para esta región la CIA publicó la revista
Cuadernos
que fue dirigida por Julián Gorkin,
uno de los fundadores del Partido Comunista en Valencia en 1921. Su tarea consistió en
intentar contrarrestar la “gran desconfianza” hacia los Estados Unidos en una región
donde la única manera de alcanzar un impacto significativo -se decía medio en broma
medio en serio- era atacar constantemente a ese país mientras se cantaban las alabanzas
de Jean Paul Sartre y de Pablo Neruda. Al respecto en 1963, cuando el autor de
Canto
General
era uno de los candidatos mas fuertes para ganar el Premio Nóbel de Literatura,
la CIA lanzó una fuerte campaña en su contra en aras de impedir que fuera el elegido.
Para eliminar las sospechas sobre la existencia de una campaña deliberada para impedir
el triunfo del chileno se uso el manido argumento sintetizado en la frase: “Era inevitable
que la candidatura del poeta suscitara controversias.”
11
La información contenida en el libro de Stonor ilumina y ayuda a ubicar
históricamente una de las batallas ideológicas más formidables de los tiempos recientes.
Si bien empezó en los sesenta, fue en la década de los setenta cuando se dio el gran auge
de los trabajos de análisis de contenido de diversas formas culturales mediante las
cuales se reproducía una ideología específica que fomentaba y enraizaba los valores de
lo que en aquel entonces se denominaba capitalismo. Podemos encontrar multitud de
10
A mediados de los sesenta la Agencia podía presumir que contaba con el material humano
para poder
cubrir todos los puestos docentes de una universidad con sus analistas, el 50 por ciento de los cuales
tenían títulos superiores y el 30 doctorados. “En la CIA hay más intelectuales liberales por centímetro
cuadrado que en ningún otro lugar del gobierno.”, Stonor,
op.cit
., p. 330.
11
Ibidem
, pp. 486-487.
trabajos que desmenuzaban los mitos fundamentales conformadores de dicha ideología,
o bien, análisis específicos de fuentes en donde aquellos valores se expresaban de
manera clara. Quizá en Latinoamérica el libro más famoso de este tipo haya sido el
análisis de las historietas de Walt Disney realizado a principios de los setentas por
Armand Mattelart y Ariel Dorfman. La bibliografía al respecto es abundante y muestra
una enorme cantidad de objetos específicos cuyo andamiaje de valores ideológicos fue
evidenciado: revistas (femeninas, masculinas, documentales, etc.) historietas, películas,
comerciales publicitarios, programas televisivos de toda índole, etc.
12
Después del desdén, el ninguneo y el silencio, la respuesta más común consistió
en la descalificación de los autores de dichos análisis a quienes se les endilgaban
epítetos tan de uso corriente en aquellos tiempos (y todavía ahora) como resentidos
sociales, “izquierdosos”, rojillos, paranoicos para, a continuación,
negar de manera
vehemente la existencia de una política propagandística (ideológica, valoral,
hegemónica) en los medios de comunicación. Junto a esta ofensiva, la defensa de los
mensajes imbuidos de ideología se redondeaba con el señalamiento de que los medios
usados tan sólo tenían el objetivo de divertir sanamente y sin mayor complicación al
público que los consumía, por lo que en ellos, si se llegaban a mostrar ciertos valores,
estas eran los naturales e innatos a la condición humana. Así las cosas,
se llegaba a la
feliz conclusión feliz de que todo lo evidenciado por los análisis de contenido tan sólo
eran imaginaciones de mentes desviadas vinculadas a dudosos y ajenos intereses que
anhelaban la desintegración social.
El bombardeo ideológico, en efecto, debía ser imperceptible. Los mensajes
hegemónicos deben ser invisibles. Lo peor que puede suceder para la estrategia
hegemónica es que ellos sean descubiertos y expuestos a la luz pública;
en ese
momento dejaran de ser efectivos, pues tal construcción y consolidación de valores
específicos que se pretenden universales y ahistóricos se muestra justo en ese momento
como lo que es: una simple manipulación ideológica.
La CIA que —decir de sus propios dirigentes— en los hechos actuaba como el
Ministerio de Cultura de los Estados Unidos, lo sabía. Los planes dentro de esa guerra
12
Para leer al Pato Donald
, México Siglo Veintiuno Editores , 1972. Véanse también, entre otros:
Adriana Santa Cruz y Viviana Erazo,
Compropolitan. El mundo trasnacional y su modelo femenino
,
Nueva Imagen, 1980; Ignacio Ramonet,
La golosina visual
, Barcelona, Gustavo Gili, 1983; Vance
Packard,
Las formas ocultas de la propaganda
, Buenos Aires, Sudamericana, 1974; William Meyers,
Los
creadores de imagen
, México, Planeta, 1986; Herbert Schiller,
Manipuladores de cerebros
, Buenos
Aires, Gedisa, 1972; Bryan Key Wilson,
Seducción subliminal
, México, Diana, 1978; Bryan Key Wilson,
La era de la manipulación
, México, Diana, 1992.
fría cultural no se restringieron a las trincheras ilustradas de los intelectuales
prestigiados. Aunque el libro de Stonor se dedica por completo a reconstruir esa faceta
intelectual, la guerra “psicológica” se ejerció en otros espacios más mundanos y
masivos. El bodrio hollywoodense de dibujos animados de la Walt Disney de principios
de los cuarenta que recorrió nuestra América Latina con el nombre de “Los tres
caballeros” fue supervisado y aprobado por la Agencia pues, desde su perspectiva,
rebosaba de “buena voluntad interamericana.”
En este mismo tenor, se comprende la existencia de grupos de presión de la CIA
encargados de introducir temas específicos en los productos cinematográficos
hollywoodenses, cuya influencia era mucho mayor a la que por lo general se les
concede. Para que la estrategia ideológica fuera eficiente se debía tomar en cuenta tanto
la diversidad de idiosincrasias como los diferentes momentos históricos que las
sociedades estaba atravesando. Frente a ello la CIA tuvo la suficiente claridad para
adecuar los contenidos ideológicos de las películas que se distribuirían por el todo
mundo de acuerdo a esas variables sociológicas. Por ejemplo, para consumo
primordialmente del mercado interno estadounidense se produjeron filmes que
ensalzaban el deber, el grupo, la obediencia a las órdenes y el predominio de las hazañas
del macho.
13
Sin embargo, las labores de inteligencia les mostraron que ese tipo de
películas no eran atractivas para una Europa que recientemente había vivido en carne
propia los estragos de la guerra y del nazismo. Luego entonces, se decidió que para allá
se dirigieran filmes más optimistas y esperanzadoras
como “El mago de Oz”
o las de
dibujos animados de la Disney.
En esta misma lógica del uso político del cine, llama la atención la ansiedad y
urgencia que, al morir George Orwell en 1959, la CIA mostró para que la viuda les
cediera a una compañía estadounidense los derechos de filmación de “Rebelión en la
granja”. De ese arreglo procede la película de dibujos animados que la Agencia produjo
y distribuyó por todo el mundo. Es prudente mencionar que en algún momento de sus
últimos años el propio Orwell había entregado a la Agencia una lista de posibles
simpatizantes o testaferros del comunismo.
13
La doble moral y el cinismo ético de los que ya hemos hablado se reflejaba hasta en cuestiones
anecdóticas del
star system
hollywoodense. Resulta que John Wayne, quien en sus papeles
cinematográficos hacia alarde de arrojo y valentía encarnando al prototipo de macho, valiente,
anticomunista y racista, en la vida real, durante la Segunda Guerra Mundial, hizo hasta lo imposible para
evitar el servicio militar. Hoy en día las cosas no han cambiado demasiado, piénsese tan sólo en la manera
tan grotesca en que el actual y altamente beligerante presidente de Estados Unidos, George W. Bush,
echando mano a todas las influencias económicas y políticas de su familia, eludió la posibilidad de ir al
frente cuando le correspondió hacer su servicio militar durante la guerra de Vietnam.
A pesar de los ejemplos anteriores, es necesario recuperar la argumentación de
que durante la guerra fría cultural la CIA perfiló el grueso de sus baterías hacia el
campo intelectual por antonomasia: la palabra escrita. Junto a las revistas los libros
fueron la otra arma estratégica crucial usada por la central. Si lo que se perseguía era
acabar de transformar
las mentalidades de los que aun dudaban, o plantar la larva de la
incertidumbre y la decepción en aquellos que comenzaban a cuestionarse sobre las
bondades del régimen encabezado por la Unión Soviética, los libros eran los medios de
propaganda ideales pues, a decir de uno de los jefes del Equipo de Acciones
encubiertas, “un solo libro puede cambiar de manera significativa las ideas y la actitud
del lector hasta un
grado que no se puede comparar con el efecto de los demás medios
[por lo que] la publicación de libros es el arma de propaganda estratégica (de largo
alcance) más importante.”
14
El programa clandestino de edición de libros de la CIA funcionaba
persiguiendo
un objetivo muy bien definido: era necesario publicar o distribuir libros en el extranjero
sin que apareciera la influencia de los Estados Unidos, por lo cual se debía subvencionar
de forma encubierta a las publicaciones extranjeras o a los libreros. Vemos pues que se
tenía perfectamente claro que se debían publicar libros que no estuvieran contaminados
por su vinculación pública con el gobierno yanqui, especialmente si la situación del
autor era “delicada”. De la tal forma la CIA
se dedicó a favorecer la publicación de
libros importantes desde el punto de vista de la crítica política que le interesaba
difundir, de preferencia escritos por autores no estadounidense. Tal intervención se
hacia, si se podía, estableciendo una relación indirecta con el autor, o bien a través de
agentes literarios o las propias casas editoriales. Bajo esta lógica, algunos mecenas
expresaron sin ningún tapujo su convicción de que era necesario otorgar becas,
estímulos, premios o cualquier otra cosa a los escritores para que estuvieran más
tranquilos y contentos, pues así los galardonados serían más felices y menos proclives a
la revolución.
El Congreso por la Libertad Cultural, que de 1950 a 1967 fue el acto central de
la campaña encubierta de la CIA llegando a tener oficinas
en 35 países,
fue el medio a
través del cual los generales de la guerra fría cultural lograron convencer a muchos
intelectuales y usar su trabajo para vestir de legitimidad racional, cultural, espiritual, en
una
palabra, intelectual, la lucha por la libertad frente al totalitarismo. De tan sencilla,
14
Stonor,
op.cit
., p.341.
la lógica que les daba sustento a sus expectativas de acopiar el apoyo de ese gran sector
intelectual, deslumbra por su pragmatismo: frente a la certeza de que la gran
preocupación de la mayoría de esos intelectuales y escritores era cómo conseguir que
les pagaran por hacer lo que les gustaba hacer, se tenía por supuesto que ellos aceptarían
ese dinero sin importar de dónde viniera:
...al congreso y a otras organizaciones parecidas, tanto del Este
como del Oeste, se las consideraba como una especie de
grandes ubres de las que todo el mundo podía chupar en caso
necesario y luego irse y hacer lo que tuvieran que hacer. Esa es
una de las principales razones del éxito del Congreso: hacía
posible ser un intelectual consciente y comer a la vez. Y los
únicos que lo hacían además de nosotros eran los comunistas.
15
La lista de personalidades, instituciones y revistas del mundo cultural y
académico que de una u otra forma tuvieron que ver con el bando de la CIA a lo largo
de esta larga guerra fría cultural es impresionante. De las distintas clasificaciones que se
podrían hacer de ellas se puede ensayar una:
a)
Los que conocían y apoyaban abiertamente los trabajos de la agencia: Arthur
Koestler, Daniel Bell, Irving Kristol, Isaiah Berlin, Czeslaw Milozs.
b)
Los que nunca aceptaron haber estado conscientes de lo que sucedía y al
final, cuando todo salió a la luz, terminaron llamándose sorprendidos.
Aunque era poco menos que imposible que estos individuos no supieran la
manera en que eran financiadas algunas de las actividades en las que se
involucraron, ellos mantuvieron su endeble coartada hasta el final. Para los
personajes de la primera clasificación, los que fingieron ignorancia no eran
más que hipócritas y traidores. En esta categoría se encontrarían los
siguientes nombres: Bertrand Russell, Raymond Aron, Edward Shils, Willie
Brandt, Annah Arendt, John Kenneth Galbraith, George Kennan, Robert
Oppenheimer y Arthur Schlesinger.
c)
Los que sin saberlo recibieron de manera aleatoria y excepcional apoyos para
coadyuvar a alguna de las operaciones de la Agencia: Gunter Grass, Jorge
Luis Borges, Carlos Fuentes.
El caso de los autores que aparecen en este último punto de la tipificación merece
puntualizarse pues es altamente probable que hasta ahora, una vez desclasificados los
documentos que soportan el texto de Stonor, no conocieran nada de esto. Veamos con
15
Ibidem
, pp. 480-481.
algún detenimiento el caso del mexicano. En julio de
1965 se celebró en Yugoslavia
una reunión del Pen Club donde se elegiría a un nuevo presidente. A la CIA le
interesaba que éste fuera un autor estadounidense por lo que se dedicó a la tarea de
garantizar que así sucediera. Una de las estrategias que se siguieron fue fomentar la
participación en la reunión de autores que ellos consideraban que
apoyarían a su
compatriota. En la lista de enviados a los que se subvencionó con un dinero proveniente
de la Fundación Farfield (una de tantas tapaderas de la agencia) estaba Carlos Fuentes.
Él, junto con el resto de los delegados, eligió como presidente del Pen Club a Arthur
Miller. El objetivo inmediato de la Central se había logrado, avanzándose así en la
construcción de una imagen de los Estados Unidos como líder de la civilización
contemporánea. Un primer fruto concreto de tal elección fue que el siguiente congreso
del Pen Club se celebró en junio de 1966 en la ciudad de Nueva York.
La lista de autores que desfilan por el libro de Stonor es sorprendente, lo mismo que
la cantidad y el estilo de las acciones implementadas en el mundo de la cultura por la
CIA durante la guerra fría.
II. Crítica y poder. En busca de la autonomía perdida.
Lo universal es, en cierto modo, una de las
invenciones más diabólicas del centro: en nombre
de una negación de la estructura conflictiva y
jerárquica del mundo, so pretexto de la igualdad
de todos en literatura, quienes ostentan el
monopolio de lo universal exhortan a la
humanidad entera a acatar su ley. Lo universal es
lo que declaran que es un acervo incontrovertible
y accesible a todos, con la condición de que los
que así lo decretan se vean reflejados en él.
Pascal Casanova
16
El trabajo de Stonor reconstruye con bastante precisión la manera en la
uno de
los bandos involucrados en la guerra fría estableció una estrategia específica para
desarrollarla en el espacio de la cultura, el arte, la ciencia, el intelecto y el
entretenimiento. Aun falta por saber cuáles fueron las respuestas, la forma en que se
enfrentó tal embestida desde el otro lado, es decir cómo fue que el mitológico “oro de
Moscú” sirvió para apoyar en esos mismos espacios intelectuales (culturales y
científicos) una ideología que pretendía el establecimiento de otra hegemonía. Es obvio
que teniendo en cuenta la inquietud que nos atañe sobre la posibilidad real de
autonomía, independencia y libertad en la constitución de nuestros intereses, fobias,
pasiones y afanes intelectuales, tanto el color como el propio sentido de lo políticamente
correcto no constituyen algún factor a tomar en cuenta para hacer variar el sentido de la
reflexión.
La lucha por la hegemonía, por la constitución de un sistema de valores, de una
cosmovisión acorde a los intereses económicos, políticos y culturales de los Estados
Unidos se libró a todos niveles y tuvo alcances mundiales. Las consecuencias de tal
enfrentamiento en el ámbito de la creación y el trabajo intelectual que,
significativamente, constituye la liza donde se libran las grandes discusiones sobre el rol
histórico y las responsabilidades sociales de los intelectuales, son muy difíciles de
ponderar, ya que tal cavilación nos lleva necesariamente a un plano de honda
relativización acerca de la libertad efectiva e incluso del propio papel que el azar juega
en la construcción de los derroteros por los que transita la vida intelectual.
El que ciertos proyectos culturales que se desarrollaron en la posguerra fueran
alentados y apoyados a diversos niveles (económico, publicitario) por la CIA, o bien el
que se sugirieran e indujeran ciertos temas y posiciones dentro de la reflexión
16
Pascale Casanova,
La República mundial de las Letras
, Barcelona, Anagrama, 2001 (Colección
Argumentos n° 258) p.205
intelectual y la creación artística, de acuerdo a los intereses ideológicos que la
inteligencia estadounidense postulaba como centrales para sustentar una determinada
constitución hegemónica en la sociedad, diluye la definición precisa de los límites que
diferencian a aquellas expresiones culturales generadas de manera espontánea por sus
creadores y que pudieron haber o no tenido éxito gracias a méritos estéticos o
filosóficos propios, y aquellas otras que constituyeron auténticas imposturas culturales e
intelectuales construidas, fomentadas, apoyadas, difundidas, publicitadas, etcétera desde
afuera de aquel ámbito específico del quehacer humano. Por ejemplo, la relación
detallada sobre la manera en que se creó y se incentivó artificialmente la fama de lo que
fue la “Escuela abstracta de pintura” con tal de generar una respuesta a la trascendencia
e importancia de la escuela de pintura realista, que tenía como base los países del otro
lado del muro de Berlín, genera en el lector una sensación de sorpresa, desazón y
malestar intelectual, todo lo cual no es más que la expresión anímica de reconocer y
aceptar la posibilidad de haber sido embaucado al construir sus filiaciones culturales.
Concebir que la posibilidad de elección de nuestro consumos mercantiles esté
determinada por la cantidad de mensajes subliminales con los que la publicidad nos
atiborra cotidianamente es una tarea difícil y ardua pues, además de que en apariencia
ellos no existen, la aceptación de su presencia e influencia nos arroja de lleno a arenas
movedizas constituidas por el sentimiento de desasosiego provocado por la inseguridad
sobre cuáles son los motivos reales por lo hacemos ciertas elecciones a la hora de
nuestras compras o, para decirlo en otras palabras, hasta dónde realmente actuamos por
nuestra libre capacidad de elección en esos momentos que plagan nuestra mundana vida
cotidiana. De tal forma, si aceptar tal viabilidad en el manipuleo sobre nuestra
decisiones mercantiles nos resulta sumamente embarazoso, abrir la rendija teórica y
política para ingresar un gran signo de interrogación sobre lo azaroso y
libre del
devenir de toda la vida cultural, el quehacer intelectual, el ejercicio autónomo de la
crítica y el desarrollo mismo de la ciencia, adquiere tonos discursivos cercanos a la
tragedia.
El reconcomio intelectual se moldea en sus justos términos cuando agregamos el
pequeño detalle de la existencia de la posibilidad de que buena parte de este ámbito
intelectual y cultural haya sido definido por algo tan mundano, y finalmente grotesco,
como los son las pautas políticas diseñadas por un grupo de agentes de inteligencia al
servicio de la mayor potencia económica de la historia contemporánea. Tal escenario,
insisto, rebasa los límites entre los cuales hasta ahora se ha desarrollado la reflexión
sobre el carácter mismo del quehacer intelectual y de la vida cultural, tanto así que la
dietrología
pareciera tener que constituirse en una práctica intelectual obligatoria para
avanzar en la cabal comprensión de la vida intelectual, cultural, artística y científica, por
lo menos a partir de la posguerra.
17
Ceder a la posibilidad de que todo, absolutamente todo, lo que tiene que ver con
el ámbito cultural pueda estar determinado por ese tipo de factores extra culturales se
erige como un gran reto a la solidez de nuestras filiaciones intelectuales pues da pie a
cuestionamientos que, en primera instancia, parecerían difíciles de resolver. Por
ejemplo:
a) ¿Debemos desechar una crítica —cualquiera que ésta sea— por la razón de que
su autor haya sido apoyado por la CIA (o cualquier otro tipo de institución
nacional o internacional) aun en el caso de que éste no hubiera estado al tanto de
tal ayuda o, incluso, aunque abiertamente hubiera estado conciente de su
participación en dichas actividades guerrero-culturales?
b) ¿Vale menos una opinión, sin importar el andamiaje argumentativo que la
sostiene, tan sólo porque ella tuvo como medio de difusión alguno de los
muchísimos espacios cuya existencia y sobrevivencia se pudo haber debido
a
alguna de las múltiples formas en que la Agencia apoyaba tales fuentes?
c)
¿Qué importa más, la fuerza de los argumentos que sostienen un texto o la
fuente donde éste vio la luz?; ¿lo segundo debe matizar o de plano eliminar
completamente a lo primero?
Preguntas difíciles, respuestas no tanto siempre y cuando tomemos como base
una idea: la crítica, sea fomentada por ciertas instituciones, sea escrita por un individuo
u otro, sea publicada por ciertas revistas o editoriales, etc. debe valer por sí misma y no
por el color, apellido, idioma o logotipo que caracterice al papel en el que se nos hacen
llegar. Lo mismo exactamente podríamos acordar para las expresiones artísticas.
Tanto los argumentos con los cuales se expresa un pensamiento, más cuanto las
ideas que le dan soporte a una reflexión crítica, deben tener por sí mismas la suficiente
fuerza para lograr el asentimiento del receptor. Cualquier otra posibilidad expresará tan
sólo un primitivismo intelectual que debiera ser eliminado para la construcción de una
17
Dietrología, que literalmente quiere decir “ciencia de lo de detrás”, es un concepto acuñado
irónicamente en los medios italianos para referirse a la obsesión que en ocasiones ciertos analistas
muestran por desvelar lo que según ellos son las causas verdaderos de los acontecimientos políticos que,
por lo general, se mantienen ocultas a la opinión pública.
Cfr
. Antonio Tabucchi,
La gastritis de Platón
,
Barcelona, Anagrama, 1999 (Coleción Argumentos n° 228) p. 27.
vida intelectual sana; de tal forma aceptar, aprobar, desechar, reprobar los escritos y las
ideas sugeridas por ciertos autores o fuentes tan sólo por provenir de quienes las
proponen
es
la
expresión
máxima
de
una
aberración
intelectual
que,
desafortunadamente, muchos (incluyéndose en primerísimo lugar una multitud de
intelectuales) confunden con vida cultural.
18
La tesis anterior, constituida básicamente por la capacidad de los receptores de
discernir entre los argumentos bien tejidos para soportar las ideas que se le planteen,
frente a aquellos que carecen de bases sólidas en sus argumentaciones, sugiere una
necesidad ineludible que hoy en día no está satisfecha a nivel social general. Me refiero
a la existencia de bases mínimas de información por parte de los destinatarios, cuestión
fundamental para que ellos puedan constatar la suficiencia con la que los intelectuales,
escritores, críticos o como les queramos llamar, tejen sus argumentaciones y críticas o
construyen sus obras. Si un individuo posee cierto nivel mínimo de información sobre
lo que cierto autor va a comentar, podrá permitirle al autor convencerlo en función de la
buena argumentación que le proponga, alejándose por completo de la simple y primera
reacción de dejarse deslumbrar por la forma en la que aquel maneja a conveniencia una
serie de ideas e información de las cuales el receptor no tiene la menor idea. Así las
cosas, la fuerza de los argumentos y la lógica discursiva será la preponderante para
lograr el asentimiento, y no tanto quien lo hace o por qué medio le llega al receptor.
Luego entonces los intentos de estafa tendrán muy poco lugar para desenvolverse. Con
ello se habrá dado un paso intelectual crucial para la sociedad.
En la esfera de las artes el problema puede pensarse en términos similares.
Podría pensarse que el hecho de que cierta obra (musical, literaria, cinematográfica,
pictórica, poética, escultural, etc.) nos haga sentir algo radica en la propias virtudes
estéticas que ella posea, por lo que un público versado de manera mínima en los
lenguajes específicos de tales expresiones artísticas, difícilmente será inducido a que le
guste algo que en sí mismo no tendría porque gustarle. Si esto fuera verdad, sería
prácticamente imposible que alguna expresión artística le fuera significativa al
espectador tan sólo porque la cauda de críticos y publicistas le dijeran que así debe
sentirlo, y no por la fuerza misma de la expresión del creador de la obra. Lo anterior que
parece idea de Perogrullo no es tal, para muestra basta recordar los aires de suficiencia y
el
snobismo
característico al protocolo ritual con el que las multitudes (en su mayoría
18
Cfr
. Xavier Rodríguez Ledesma.
Escritores y poder en México. La dualidad republicana, 1968-1994,
México, UPN / CONACULTA-FONCA, 2001.
universitarias que pretenden dar sus primeros pasos en la cultura cinematográfica) se
acercan a los festivales y aplauden a obras soporíferas y/o grotescas por el simple hecho
de que la crítica especializada les ha dicho que ciertos filmes son las futuras obras de
culto. Luego entonces, podemos avanzar hacia una explicación distinta: el gusto, la
estética, se explican en función de ser construcciones culturales que como tales deben
ser definidas con base en relaciones de poder.
19
Si asumimos el razonamiento expuesto por Pascal Casanova en el sentido de que
la validación de lo artístico o, en otras palabras, la cotización de una obra tiene su razón
particular de ser en la existencia de un mundo cultural cuyas fronteras históricamente se
explican por sí mismas y no tienen que ver con las fronteras y las divisiones geográficas
entre países, aún así el problema sigue estando latente pues, bajo está lógica, los
esfuerzos de la CIA por hacer que los Estados Unidos y sus expresiones culturales e
intelectuales se constituyeran en un polo de poder que equilibrara la balanza del mundo
cultural en la posguerra, consolidan la posibilidad de que la redefinición tanto de los
significados como del crédito culturales haya sido trastocada por la influencia externa
de los intereses del mundo política y geográficamente diferente al históricamente
constituido como espacio cultural.
Por cualquiera de los dos lados que se les vea (la validación del sentido de lo
estético con base en razones de poder, y la usurpación del propio poder cultural por otro
poder para definir los criterios de consagración de ciertos valores culturales) pareciera
que el receptor esta condenado a vivir en el limbo constituido por cualquier cosa menos
por su propia capacidad real efectiva, libre y autónoma de tener un criterio particular
para decidir sobre qué obras intelectuales, artísticas y culturales le gustan o le hacen
sentir algo (le sean simbólicamente significativas). Argumento que, como a leguas se
nota, se acerca peligrosamente a una noción elitista de la esfera cultural y sus
integrantes.
Las preguntas se agolpan sobre el teclado: ¿el consumidor de productos
culturales ignorará por siempre cuándo algo le gusta por el simple hecho de que está
siendo manipulado para que esa expresión le sea simbólicamente significativa? ¿la vida
intelectual -cuya actividad por antonomasia es la crítica- está condenada a ahogarse en
los pantanos infinitos de la
dietrología
? No lo creo. La posible salida frente a este juego
de suma cero conformado por el hecho de que posiblemente todo, absolutamente todo,
19
Cfr
. Pierre Bordieu,
La distinción. Criterios y bases sociales del gusto
,
Madrid., Taurus,
1988.
lo que pensemos, opinemos degustemos, etcétera, pueda haber sido imbuido por
diversas estrategias políticas, propagandísticas y publicitarias se encuentra en la
aceptación de idea desarrollada hace ya varios lustros por Michel Foucault: la verdad es
una cuestión de poder.
20
Si asumimos tan contundente afirmación, podemos avanzar de manera natural
hacia una conceptualización de la vida cultural e intelectual en la cual los individuos
puedan tener participación en la definición de las estructuras simbólicas que la
conforman. En un primer momento, quizá el sentido de dicha participación pase “tan
sólo” por ver lo que es invisible, es decir, percatarse de los diversos mecanismos de
poder mediante los cuales ciertas expresiones, mensajes, son reconocidas como las
expresiones culturales más consagradas.
El acceso de los individuos a ese nivel de discernimiento de la existencia de
factores invisibles, requiere necesariamente cierta capacidad en la obtención de
información así como la construcción de una habilidad cognoscitiva que le permita
reconocer y dilucidar dicha información. Para la construcción de tal competencia es
necesario, luego entonces, replantear la posibilidad de acceso a la educación y a cuotas
de información por parte de aquellos individuos que hoy en día no han tenido la
oportunidad de acercarse
a ellas. De tal forma, la postulación sobre la necesidad de
construcción y fortalecimiento de una cultura democrática que posibilite dichos
requerimientos culturales es fundamental.
El problema que estamos tratando no es nuevo. Las características de la
construcción de tal andamiaje simbólico no sólo permite su manipulación expresa con
tintes y afanes políticos hegemónicos, como hemos visto que hizo la Agencia Central de
Inteligencia estadounidense durante la segunda mitad del siglo pasado, sino que también
ha sido motivo de reflexión dentro del propio ámbito cultural. Vladimir Nabokov
expresó muy claramente un acertado punto de vista:
Poschlust
: “barato, artificial, banal, insípido, pomposo, de
oropel, de pacotilla”[.
.. ]. La literatura constituye uno de los
lugares
privilegiados
del
poschlust
.
El
poshlust
es
especialmente fuerte y perverso cuando el trucaje no es evidente
y los valores que copia se considera que pertenecen, con razón
o sin ella, al nivel más elevado del arte, del pensamiento o de la
emoción. (.
..) El
poschlust
no corresponde sólo a todo lo que
parece manifiestamente mediocre, sino asimismo a todo lo que
es falsamente importante, falsamente bello, inteligente, seductor
[...]
en el reino del
poschlust
, no es el libro el que “alcanza el
20
Michel Foucault,
Microfísica del poder
, Madrid, La Piqueta,
1979.
triunfo”, sino el “público de lectores que se lo traga todo, la tira
publicitaria y todo lo demás.”
21
La existencia de una mayoría de receptores con un mínimo nivel informativo
cuya capacidad intelectual haya sido ejercitada para discernir esa información,
permitiría la posibilidad de que el consumidor de bienes culturales e intelectuales fuera
capaz de ejercer, entonces sí, un criterio específico particular para el cual valdrán única
y exclusivamente los méritos propios de las diversas expresiones artísticas e
intelectuales que se le presenten, sin que pese mayormente el nombre del autor, la
fuente donde aparece o cualquier otra variable ajena a los atributos estéticos y
argumentativos que la cuestión posea por sí misma. Esta sería la forma de evitar la
eficiencia (que no existencia) del
poshlust
tan correctamente identificado y repelido por
el autor de
Lolita
.
Hace algunos años en el ámbito del deporte (específicamente del fútbol), es decir
desde un rubro aparentemente muy alejado de las instancias que estamos analizando, un
especialista expresó una opinión sobre la manera en la que se debía hacer el análisis de
un partido. Para él, una vez finalizado el encuentro era necesario ver la repetición en
película negativa para evitar que los colores de los uniformes nos predispusieran a leer
el cotejo de acuerdo a nuestras preferencias por un equipo u otro. Analizando el partido
así, sin colores de por medio, podíamos tener cierta garantía de que nuestra crítica fuera
bastante mas neutral y reconociéramos los aciertos y desaciertos de ambos equipos y,
sobre todo, del árbitro. Curiosamente tal recomendación constituye una metáfora muy
útil para ilustrar cuál debiera ser la forma en que los receptores se acerquen a las
distintas expresiones culturales. La apreciación “ciega” de las obras culturales (artísticas
e intelectuales) debiera ser la norma para vincularnos con ellas. Un artículo, libro o
ensayo debe valer por las ideas que contiene, por la manera lógica en que teje sus
argumentos,
por el poder de convencimiento que exprese a lo largo de sus páginas.
Sólo por eso, no por quién lo escribió o en donde apareció o quién lo financió. Se
trataría de que esa práctica de revisión ciega que aun se mantiene en ciertos aspectos de
la vida académica como son la propuesta de artículos para revistas especializadas o
incluso es adoptada en las convocatorias para concursos literarios, fuera la norma
imaginaria con la cual se estableciera la relación entre bien simbólico (cualquiera que
éste fuera: musical, pictórico, intelectual, escultórico, literario, arquitectónico, etc.) y
21
Vladimir Nabokov citado por Casanova,
op.cit.,
p. 217.
receptor. Así se saldría al paso del riesgo de que la elección, la definición del gusto se
deba única y exclusivamente a cuestiones artificiales ajenas a la construcción simbólica
que define ese espacio; es decir, se avanzaría en la eliminación de la posibilidad de
manipulación expresa y exclusivamente política (el otro poder) sobre lo cultural. Luego
entonces la “verdad cultural” se restringiría a ser una cuestión de poder definido por los
aspectos y facetas que éste adquiera dentro del propio ámbito de la cultura y no
respondiendo (únicamente) al otro, al político o mercantil.
¿Utopía? No lo creo. Al contrario: optimismo de cara a la exigencia
contemporánea de reconocimiento de la necesidad de una sociedad culta, en el mejor y
más democrático sentido de la palabra. Una sociedad cuyos individuos posean los
niveles mínimos de competencias culturales que les permitan, dejando de lado
snobismos y urgencias de adopción de posiciones políticamente correctas, ser capaces
de dejarse encantar por las propuestas artísticas e intelectuales tan solo por la manera en
que él las
considere
, es decir, la forma en que ostenten por sí mismas lo necesario para
ubicarlas en armonía con los astros. Nada más.
Bibliografía.
Agee, Philip,
La CIA por dentro. Diario de un espía
, Buenos Aires, Sudamericana,
1987.
Agee, Philip,
Acoso y fuga: con la CIA en los talones
, Barcelona, Plaza y Janés, 1989.
Bourdieu, Pierre,
La distinción. Criterios y bases sociales del gusto
,
Madrid, Taurus,
1988.
Bourdieu, Pierre,
Intelectuales, política y poder
, Buenos Aires, Eudeba, 2000.
Buendía, Manuel,
La CIA en México
, México, Océano, 1984.
Bryan Key, Wilson,
Seducción subliminal
, México, Diana,
1978.
Bryan Key ,Wilson,
La era de la manipulación
, México, Diana, 1992.
Casanova, Pascale,
La República Mundial de las Letras
, Barcelona, Anagrama, 2001
(Colección Argumentos n° 258)
Dorfman, Ariel y Armand Mattelart,
Para leer al Pato Donald
, México, Siglo
Veintiuno Editores, 1972.
Foucault, Michel,
Microfísica del poder
,
Madrid, La Piqueta, 1979.
Johnson, Paul,
Intelectuales
, Bilbao, Javier Vergara, 2000.
Meyers,William,
Los creadores de imagen
, México, Planeta, 1986.
Packard, Vance,
Las formas ocultas de la propaganda
, Buenos Aires, Sudamericana,
1974.
Ramonet, Ignacio,
La golosina visual
, Barcelona, Gustavo Gili, 1983.
Rodríguez Ledesma, Xavier.
Escritores y poder en México. La dualidad republicana,
1968-1994,
México, UPN / CONACULTA-FONCA, 2001.
Santa Cruz, Adriana y Viviana Erazo,
Compropolitan. El mundo trasnacional y su
modelo femenino
, México,
Nueva Imagen, 1980.
Schiller, Herbert,
Manipuladores de cerebros
, Buenos Aires, Gedisa 1972.
Stonor Saunder, Frances,
La CIA y la guerra fría cultural
,
Madrid, Debate, 2001.
Tabucchi, Antonio,
La gastritis de Platón
, Barcelona, Anagrama, 1999 (Colección
Argumentos n° 228)
logo_pie_uaemex.mx