Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
73
Grupo sociocultural y participación
política en el País Vasco.
Un análisis psicosocial integrativo
E
DSON
A
LVES DE
S
OUZA
F
ILHO
*
A
NGEL
B
ELDARRAIN
D
URANDEGUI
**
Resumen
En este artículo se analiza el problema de la identidad vasca de acuerdo al marco teórico
de la psicosociología. A través de un estudio de campo, los autores destacan dos vertientes
antagónicas con respecto a esta problemática: una afirma que es suficiente saber/usar la
lengua vasca y compartir la cultura vasca y otra defiende que ella es resultado de una
identidad distinta, que debe de ser mantenida separada y autónoma. La consecuencia es,
en el primer caso, un ejercicio de “inclusión amplia” —asociado a los que votan por man-
tener el País Vasco ligado a España— y, en el segundo,
uno de “ruptura y demarcación de
fronteras intergrupales” —asociado a los que ansían mantenerlo separado y autónomo.
Abstract
The article analyzes the Basque identity’s problem from a psycho-sociological theoretical
frame. Trough a case study, the authors assert that there are basically two competing re-
presentations of the Basque identity: one which states that it is enough to know/use the
language and share the Basque culture; the other supports that it is the result of a distinct
identity, to be kept separated and autonomous. The first one, defends a “wide inclusive-
ness” — associated to the maintenance of the Basque Country's link to Spain— while the
second one maintain a “rupture and delimitation of intergroup boundaries” —connected
to the intention to keep it separated and autonomous.
Palabras clave:
representaciones sociales; influencia social; identidad étnica; participación
política.
* Universidade Federal do Rio de Janeiro, Brasil, Av. Brigadeiro Trompowski, s/nº,
Prédio da Reitoria, 2° andar Cidade Universitária. Rio de Janeiro/RJ - CEP 21941-590
** Loughborough University, Leicestershire, UK, LE11 3TU
74
Introducción
L
a cuestión vasca se tornó un hecho sorprendente para muchos,
ya que colocó en evidencia la sobrevivencia histórica de un
grupo étnico minoritario en un escenario donde podría estar desti-
nado a desaparecer. Se trata de eventos en torno a nacionalismos
europeos, que repercuten en el presente cuando muchos ya lo
daban, recientemente, como un problema superado. Consideramos
que no es una cuestión aislada ni separada del orden que viene siendo
constituído en Europa en el sentido de una unificación supranacio-
nal, en detrimento de Estados-naciones preexistentes, una vez que
éstos continúan siendo polos de poder y afectan la vida social y
política de los demás. En dicho cuadro, se destacan ejemplos como
el de los irlandeses, los flamencos, los corsos, los bosnios, los checos
y los eslovacos, entre otros, sin mencionar embates en otras áreas del
mundo, como Chiapas (México), y otras luchas que colocaron la
dimensión étnica como punto principal de la disputa política. En
muchos casos, encontramos minorías étnicas que se confrontan con
mayorías también étnicas, formando una historia de interacciones,
las cuales pueden ser comprendidas y descritas a partir del aborda-
je psicosocial, particularmente de teorías y conceptos de influencia
social y de relaciones intergrupales.
Durante mucho tiempo se pensó que hubía apenas un tipo de
influencia social, el ejercido a partir del uso de poder en sus diver-
sas formas.
1
De la misma manera, muchos historiadores tendieron
a describir, a través de conceptos como el de conquista, basado en
la fuerza o en la capacidad técnica, militar y política, eventos como
los que originaron la situación del pueblo vasco en relación a sus
vecinos, Francia y España, a los cuales se ligó y se desligó en dife-
rentes momentos.
2
Políticamente, el cuadro cambió cuando la
1
J.R.P French y
B.H. Raven, "The bases of social power" en D. Cartwright (org.)
Studies in social power
, Ann Arbor, University of Michigan Press, 1959.
2
F. Chatelet, O. Duhamel y E. Pisier-Kouchner,
História das idéias políticas,
Río de
Janeiro, Jorge Zahar Editor, 1985; N. Bobbio, N. Matteucci y G. Pasquino,
Dicionário de
política
, Brasilia, Editora da Universidade de Brasilia, 1993
75
Cuestiones Contemporáneas
sociedad vasca, después del régimen franquista, pudo reorganizarse
a partir de partidos con diferentes programas de acción, reflejando
movilizaciones sociales de varios tipos, incluyendo movimientos
y comportamientos colectivos, grupales e individuales. Nos preo-
cupó inferir en qué medida las señales de paralización, de
irresolución del conflicto, fueron sentidos en la esfera pública,
exigiendo un abordaje psicosocial mixto que diese cuenta de las
interacciones entre la sociedad y las instituciones político-parti-
darias existentes. En ese sentido, nos preguntamos qué criterios
deberíamos de usar para entender la búsqueda de reconocimiento
social de una minoría a medida en que ocurren las interacciones
sociales. El modelo genético propuesto por Serge Moscovici,
3
director del Laboratorio Europeo de Psicología Social— nos
pareció adecuado para iniciar la elaboración de nuestro referen-
cial teórico-metodológico para la comprensión de la cuestión
vasca, una vez que muchos de los fenómenos allí existentes se
aproximaron a lo que el psicosociólogo mencionado se proponía
estudiar. Tal modelo considera posible que todos los sujetos
sociales puedan ejercer cambios en la vida social, conforme el ca-
so, por dos razones básicas: 1) porque cualquier sujeto social
puede en cualquier momento romper las reglas y los códigos de
conduta y pensamiento vigentes en la sociedad, impidiendo o
bloqueando el funcionamiento adecuado de las organizaciones
sociales erigidas en torno de esos consensos más o menos exten-
sos; 2) porque el sujeto puede prescindir de poderes y presentar
sus normas y/o contranormas de modo convincente, tanto lógi-
ca como moralmente, perjudicando la legitimidad de la norma
anterior y facilitando la exposición y posterior adopción de la
norma minoritaria, generando así nuevas conductas y pensa-
mientos en la vida social. El campo de estudio de influencia
social ha progresado considerablemente a partir de las contribu-
3
S. Moscovici,
Psychologie des minorités actives,
Paris, Presses Universitaires de France,
1979 (traducción española:,
La psicología de las minorías activas
. Madrid, Ediciones
Morata, 1981).
76
ciones de Moscovici y colaboradores en formulaciones teóricas e
investigaciones empíricas.
4
Contrariamente a los abordajes contenidos en el llamado modelo
funcionalista, que supone la influencia basada en el poder en
sus varias formas, el modelo genético propuesto por el mismo autor
5
enfatiza el estilo de comportamiento de sujetos como principal instru-
mento para el cambio social/conservación social. Algunos de esos estilos
fueron validados en estudios en varios países, al respecto de la consisten-
cia, rigidez, flexibilidad y autonomía, entre otros. Uno de los estilos
de comportamiento más estudiados fue la consistencia, la cual “se
interpreta como una señal de certeza, como la afirmación de la volun-
tad de atenerse inquebrantablemente a un punto de vista dado y como
reflejo del compromiso por una opción coherente e inflexible”.
6
De
este modo, en el caso de la consistencia, al comunicar coherencia,
no-contradicción, se podría favorecer la aceptación del mensaje con-
tranormativo ya que permitiría el establecimiento de un consenso
individual/social. Sin embargo, según los estudios de G. Mugny,
7
la
consistencia también podría producir un efecto desfavorable al causar
la impresión de bloqueo sobre las posibles concesiones en la negocia-
ción, tornando necesario un estilo más descentrado de comunicación:
el flexible. Así, el estilo flexible, además de comunicar la posición
específica del sujeto social “.
..expresa una preocupación por tener en
cuenta la postura de los otros”.
8
Es posible que los grupos mayoritarios
consideren que es más fácil para las minorías aceptarlos ya que ésa es
la regla, aunque menos asumida, impidiendo el progreso de la nego-
ciación. O sea, para superar el conflicto se espera que ambas partes
hagan las concesiones necesarias para hacer posible un acuerdo.
4
S. Moscovici, "Social influence and conformity" en C. Lindzay & E. Aronson (eds.),
Handbook of social psychology,
Vol. 2, pp.347-412. New York, Randon House, 1985; S.
Moscovici, G. Mugny y E. Van Avermaet, (eds.)
Perspectives on Minority influence
.
Cambridge, Cambridge University Press, 1985; S. Moscovici y G. Mugny, (eds.),
Psychologie de la conversión
, Cousset (Fribourg), Del Val, 1987.
5
S. Moscovici,
Psychologie des minorités.
.. op. cit
6
S. Moscovici,
La psicología de las minorías .
.. op. cit.
, p. 151
7
G. Mugny,
El poder de las minorías
, Barcelona, Ediciones Rol, 1981.
8
S. Moscovici,
La psicología de las minorías .
.. op. cit.,
p. 171.
77
Cuestiones Contemporáneas
En fin, fueron examinados parámetros y variables que afectan
procesos y dimensiones de la influencia, como las normas y las
representaciones de los sujetos implicados, tanto al nivel manifiesto
como latente, tornándose un campo de investigación bastante fe-
cundo, incorporando inclusive algunas temáticas de pesquisa afines.
Sin embargo, pocos estudios han sido realizados a partir de ese
abordaje que llevasen en cuenta las dimensiones de poder en situa-
ciones históricas concretas,
9
así como el papel de otros lenguajes, en
la elaboración y negociación del conflicto social, tal y como fueron
comunicados por discursos y retóricas creadas por sujetos reales
para influenciar. Existe, sin embargo, una diferenciación obvia
entre la retórica desarrollada por políticos profesionales y sus orga-
nizaciones y la de los simpatizantes y electores del proceso político
en el interior de las sociedades para alcanzar sus objetivos e influenciar.
En este trabajo procuramos observar, sistemáticamente, algunos
de esos aspectos, particularmente en el caso de luchas políticas
interétnicas, que envuelven fenómenos nacionalistas en España.
Se trata de una problemática en que la identidad sociocultural
fundamenta otras vivencias psicosociales, inclusive en la esfera
política. Sería, por lo tanto, interesante averiguar posibles implica-
ciones en términos de compromiso en acciones colectivas, inclusive
político-partidarias.
El área de la psicología social ha recibido contribuciones impor-
tantes para el conocimiento y promoción de las relaciones intergrupales,
entre las cuales destacaríamos los trabajos de Tajfel,
10
en torno a
la teoría de la identidad social y sus desdoblamientos, y los de
Turner,
11
sobre la autocategorización, resaltando, en general, lo que
provoca conflicto y diferenciación entre los grupos; otros investiga-
dores han procurado reelaborar aquellos hallazgos enfatizando lo
9
E. Apfelbaum, "La psychologie sociale à l'épreuve des femmes: l'impense des rap-
ports de domination" en
Revue Internationale de Psychologie Sociale
, t.10, n° 2, numéro
spéciel, 1997, Grenoble, p.153-69.
10
H. Tajfel, M.G. Billig, R.P. Bundy y C. Flament, "Social categorization and inter-
group behaviour", en
European Journal of Social Psychology
, n° 1, 1971, p. 149-178.
11
J.C Turner et al.,
Rediscovering the social group
, Oxford, Blackwell, 1987.
78
que disminuye la diferenciación, como el cruzamiento de pertenencia
grupal.
12
Una de las elaboraciones de Tajfel
13
se refiere a las dimen-
siones de participación/envolvimiento en actividades de grupo que
irían desde la personal hasta la intergrupal, aunque consideró estas
dimensiones como inversamente proporcionales. O sea, cuanto
más un sujeto se envuelve en actividades colectivas intragrupales
públicas, menos consigue relacionarse de modo más interpersonal
con miembros de extragrupos en conflicto, tendiendo a enfocar
apenas aspectos grupales de las personas. Junto a eso, cabe recordar el
estudio de Moscovici y Paicheler,
14
en el cual minorías con auto-
imagen positiva tendían a buscar diferenciación y reconocimiento
intergrupal, al contrario de aquellas minorías con auto-imagen
negativa, que tendian a compararse con mayorías, volviéndose por
lo tanto más vulnerables a la influencia de grupos poderosos en la
sociedad.
Un modo de comprender los contenidos elaborados para
participar de la vida política en las varias esferas, es el de las repre-
sentaciones sociales,
15
el cual atribuye mayor importancia a los
aspectos históricos y culturales involucrados en el fenómeno. O sea,
partimos del presupuesto de que los sujetos sociales construyen
activamente la realidad social, utilizando criterios de los propios
grupos autodefinidos y que son expresados a través de un lenguaje
informal, que exige un método más cualitativo de observación y
análisis. Los criterios mencionados son, como se sabe, aquellos que
componen la vida cultural, la experiencia histórica de interacciones
intra e intergrupales en el pasado y en el presente, que son utilizados
en el día a día para entender la realidad en términos de conocimien-
to y acción. Consideramos que se trate de un saber instrumental
12
J.C. Deschamps y W. Doise, "L'effet du croisement des appartenances catégorielles",
en W. Doise (ed.),
Expériences entre groupe
, París, Mouton, 1979.
13
H. Tajfel,
The social psychology of minorities,
Londres, Minority Rights Group, 1978.
14
S. Moscovici y G. Paicheler, "Social comparison and social recognition: two com-
plementary processes of identification" en H. Tajfel (ed.),
Differentiation between social
groups
, London, Academic Press, 1978.
15
S. Moscovici, La psychanalise, son image et son public, París, Puf, 1961/1976.
79
Cuestiones Contemporáneas
cuya función principal reside en la comunicación de retóricas de
influencia, una vez que los grupos políticamente autodefinidos
encuentran en la elaboración y circulación de contenidos simbóli-
cos/comportamentales su principal forma de modificar el ambiente
social y político. El referencial teórico-metodológico que adoptamos
consta, por lo tanto, de tres ejes que fueron considerados, cuando
fue posible, de modo integrado para elaborar esta investigación: la
influencia, la representación y la relación intra e intergrupal.
Aunque el País Vasco, en su situación actual, sea fruto básica-
mente de una relación de subordinación con relación a España, aliada
a un consentimiento en torno de esas iniciativas por parte de amplias
parcelas de este pueblo, su singularidad cultural acabó manteniéndolo
separado y distinto, a pesar de influencias recibidas a lo largo de los
siglos. Aquí, como ocurrió con muchas otras minorías, hubo una
sobrevivencia cultural que pudo mantenerse y preservarse a pesar (o
a causa) de inercias en varias esferas de la vida, como la pública y
la política. Además del idioma y otros rasgos culturales que origi-
nalmente fueron tan distintos, muchos elementos diferenciadores
consiguieron también preservarse y continuar vivos en la época
contemporánea en varias esferas sociales, a pesar de la represión su-
frida durante el régimen franquista; finalmente, cuando aconteció
la liberación política española, fue posible al euskera comenzar a
asumir un papel más importante en la sociedad vasca.
16
Igualmente,
fueron importantes otras manifestaciones públicas y políticas afir-
mativas que resultaron en muchos conflictos no resueltos, así como
en cúmulos de tensiones a lo largo de décadas, afectando la realidad
de todos los implicados.
17
En el caso del País Vasco, a pesar de una historia intragrupal/in-
tergrupal rica, sabemos que la participación política está íntimamente
16
E. Hobsbawm, "Language, Culture, and National Identity", en
Social Research,
vol.
63, n° 4., 1996, pp. 1065-1080.
17
J. Apalategi, "Movimientos asociativos, movimientos sociales y movimientos de lib-
eración nacional", en J. Apalategi (ed.),
Movimientos sociales y nacionalismo
, Vitoria,
Universidad del País Vasco, 1992; M. Löwy,
Nacionalismos e internacionalismos
, São Paulo,
Xamã, 2000.
80
relacionada con los nacionalismos y es influenciada por corrientes
ideológico-políticas de otras partes de Europa. Comprendiendo
esto, los partidos políticos en el País Vasco desarrollaron una pro-
paganda que indica cómo, en el ámbito político-partidario y de
comportamiento electoral, existe una fuerte eficacia o coherencia
entre los resultados traducidos en términos de votos recibidos y
la retórica utilizada por los mismos. Valdría la pena procurar saber
si, por un lado, los simpatizantes de diferentes partidos políticos
reflejan/influyen en cada organización política incluyendo la mejor
caracterización psicosocial de los que no simpatizan con ninguna de
esas instituciones; por otro, se podrían inferir las formas de partici-
pación de cada preferencia política en el interior de la sociedad
civil vasca, así como en sus partidos, para poder averiguar el papel
de la eficacia/difusión política y de sus posibles desdoblamientos en
la evaluación de las ventajas/desventajas de la organización partidaria
para la obtención de sus objetivos. En esos últimos aspectos, podría-
mos suponer que existe fuerte discrepancia, tanto al nivel de la
sociedad civil, como de la política, siendo la movilización colectiva
de masa, en la cual el sujeto individual frecuentemente no consigue
transmitir sus intenciones y propuestas, el principal modo de parti-
cipación. Además, podríamos suponer que, tras la forma de
no participación política del grupo de los que no votan, existiría
la emergencia del individuo que refleja de manera más libre y
emancipada las muchas opciones existentes, a pesar de su mayor ais-
lamiento frente a la sociedad en general.
Con la finalidad de iniciar una investigación que responda o
encamine propuestas de entendimiento para los mencionados
problemas, nos propusimos analizar, a partir de la construcción de
discursos, las formas de influencia social adoptadas por las diferen-
tes orientaciones político-partidarias existentes en el País Vasco.
Nuestra hipótesis es que la emergencia de minorías activas, pro-
poniendo la creación de un Estado vasco autónomo, ha producido
un conflicto básico para cuya negociación sería insuficiente la afir-
mación de identidad, lo que estaría prolongando su irresolución.
Es decir, el punto de partida de la lucha política vasca, como ya
81
Cuestiones Contemporáneas
mencionamos, fue la preservación y autonomización de la identidad
y cultura pertinentes a este pueblo. Consecuentemente, discursos
específicos fueron construídos a lo largo de su historia, así como
prácticas correspondientes fueron implementadas. Paralelamente,
se elaboraron proyectos políticos que no son ajenos a la historia de
otros fenómenos nacionales ocurridos en países vecinos que, muchas
veces, parecen haber servido como modelos de pensamiento y de
acción lo que permitió la adopción, por parte de los vascos, de al-
gunos discursos y prácticas en torno de las ideas de autonomía/au-
todeterminación (francés) y de pureza cultural/étnica (alemán).
18
Sin embargo, estas ideas y prácticas podrían ser consideradas
apenas “inspiradoras” de algo que, de hecho, ya estaba siendo pen-
sado y vivido por el pueblo vasco. Por lo tanto, buscar en la histo-
ria de las ideas el entendimiento en general de lo que acontece allí,
nos parece insuficiente, ya que es en la apropiación y transforma-
ción de ese pasado, así como en la interacción con otros grupos que
fueron formándose, como podemos evaluar mejor el curso de la his-
toria. Por lo tanto, contrariamente a la genealogía de la formación
del Estado francés,
19
que culminó con la consolidación de un grupo
poderoso central, en el País Vasco las posiciones étnicas pasaron a
ser aquellas principalmente preconizadas por grupos políticamente
minoritarios, prácticamente sin presencia de un Estado consolida-
do, organizado para un proselitismo intragrupal, frente a visiones
colectivistas/universalistas, remanecientes de una cultura europea y
española, donde el cristianismo tiene uno de sus principales pilares
de sustentación,
20
sirviendo muchas veces para diluir particularida-
des regionales y facilitar el trabajo de unificación del Estado. En ese
sentido, cabría señalar, por último, que la participación política en
las sociedades europeas históricamente ha preconizado más la
18
J. Azurmendi, "Esencia y esencialismo", en X. Palacios (ed.),
Ética y nacionalismo
,
Vitoria, Universidad del Pais Vasco, 1992; M. Billig,
Banal Nationalism
, Londres, Sage,
1995.
19
M. Foucault,
Genealogía del racismo
, Madrid, La Piqueta, 1992.
20
F. Alberoni,
Movimento e istituzione - Teoria generale,
Bolonia, il Mulino,
1977/1981.
82
esfera colectiva, en detrimento de la grupal y, aún menos, indivi-
dual e interindividual, lo que facilita la paralización de fórmulas y
proyectos, inhibiendo la creatividad.
Método
Participantes
83 sujetos de ambos sexos, entre 15 y 71 años de edad, residentes
de la Comunidad Autónoma Vasca participaron en esta investiga-
ción durante los últimos cinco meses de 1995 y el primer trimestre
de 1996. Además, cabe señalar que la mitad de los sujetos poseía nivel
de escolaridad primaria o secundaria y, los demás, universitaria.
Instrumento y procedimiento
Un cuestionario bilingüe (euskera/castellano) fue especialmente ela-
borado para observar representaciones sobre identidad vasca (con-
cepciones y prácticas), definición del País Vasco, motivos del con-
flicto entre el País Vasco y España, propuestas políticas más escu-
chadas, preferencias partidarias, evaluación partidaria, aspiraciones
para el País Vasco y posibilidades de acción para realizar sus aspira-
ciones. Además, los sujetos informaron su edad, nivel de instruc-
ción, sexo, lugar de residencia, profesión y participación social/civil.
En fin, los sujetos fueron contactados, personalmente, a través de
amigos y conocidos residentes em el País Vasco. En general, el cues-
tionario fue bien recibido.
Análisis de datos
Los datos fueron analizados simbólicamente a partir de temas expli-
citados en las respuestas,
21
organizados en tablas de frecuencia y,
21
L. Bardin,
L'analyse de contenu
, París, Presses Universitaires de France, 1992.
83
posteriormente, sometidos a pruebas calculadas de X
2
en función de
la autodefinición de la preferencia política partidaria. Hay que men-
cionar que algunos contenidos temáticos —que se aproximaron a
ciertas nociones/conceptos utilizados en las áreas de influencia social
de las relaciones intergrupales— tuvieron en este trabajo una fun-
ción descriptiva de los fenómenos sistemáticamente observados.
Los temas usados para definir la identidad, el País Vasco y los
motivos del conflicto, fueron clasificados de acuerdo a seis esferas de
participación político-social. La primera,
personal/familiar
, se refiere
a sentimientos psicológicos y privativos de pertenecer al País Vasco.
La segunda,
intragrupal tradicional
, trata de describir las dimensio-
nes internas e intrínsecas del País Vasco, tales como costumbres,
tradiciones, aspectos físicos, económicos e interaccionales internos.
En la tercera,
intergrupal comparativa
, el País Vasco es representado
al lado de otros pueblos y entidades, constatando a menudo diferen-
cias culturales, situación minoritaria, sin resaltar que la misma es fruto
de una interacción, sin asumir una contra-norma o norma sustitutiva.
En la cuarta,
intergrupal defensiva
, el pueblo vasco es descrito viviendo
bajo opresión, siempre a la defensiva. En la quinta,
intergrupal
afirmativa identitaria,
el País Vasco es visto en interacción con otros
pueblos y Estados, en relación a los cuales se afirma una identidad
específica, suficiente para reivindicar una autonomía relativa. Fi-
nalmente, la sexto,
intergrupal afirmativo estatal,
constata la situación
de opresión en el País Vasco pero, simultáneamente, afirma y propone
la constitución de un Estado Vasco soberano.
A continuación, presentamos las ilustraciones de temas encon-
trados en el análisis de contenido de las preguntas, seguidas de sexo
[femenino (F), masculino (M)], edad, nivel de escolaridad y prefe-
rencia político-partidaria.
Ilustraciones de respuestas/temas a la pregunta sobre definición de la
identidad vasca:
Conciencia vasca:
Vasco es una persona que piensa como tal.
” (M.,
22, 2o, HB); “
Ser vasco es amar Euskal Herria
y sentir todo
lo
Cuestiones Contemporáneas
84
relacionado con su historia pasada, presente y futura como propia .
..
” (F.,
22, 2o, HB); “
La manera que yo uso de sentir, de ser es euskalduna (=vas-
ca). Así me siento y así me comporto.
” (F., 34, 3o, NV); “
... sentirse vasco, o
sea, llevar Euskadi dentro (no podría explicar esa sensación)
” (M., 20,
3o, HB);
Participación cultural:
... sus manifestaciones culturales,
transmitidas por nuestros mayores.
” (F., 49, 1o, NV);
Saber hablar
lengua vasca:
“...;
conocer el euskara, utilizarlo y colocarlo encima de
otras lenguas .
..
” (F., 29, 3o, NV); “
Pensar y hablar en Euskera
” (M.,
31, 3o, HB);
Luchar por el País Vasco:
Pelear y luchar por una Eus-
kadi independiente .
..
” (F., 29, 2o, HB); “
..., aquel a quién le gustaría
que este pueblo fuese dueño de su destino.
” (M., 50, 1o, HB);
Por na-
cimiento:
Haber nacido aquí .
..
” (F., 49, 1o, HB);
Vivir en el País
Vasco:
Ser vasco es vivir en Euskal-Herria, trabajar en ella, criar los hijos
en ella, en definitiva crecer en ella.
..
” (M., 29, 3o, PNV); “
Morar en la
región.
” (F., 36, 1o, NV); “
Habitante de cualquier una de las províncias
de Hegoalde (=lado sul) o Iparralde (=lado norte).
” (M., 32, 2o, HB);
Tiene identidad propia:
Ser vascos nos crea a los vascos un sentimiento
de que tal vez seamos diferentes y de distanciamiento de los demás.
” (M.,
29, 3o, NV);
Origen vasco:
El vasco es distinguible de los demás por
(...) rasgos físicos etc.
” (M., 21, 2o, HB); “
... tiene que tener apellidos
vascos, origen vasco.
” (F., 44, 1o, HB); “
Para ser vasco tienes que ser de
raza vasca,
...” (F., 58, 1o, EA);
Sólo hay personas:
No es nada en
especial. Es una etiqueta que tú mismo te pones por haber nacido aquí.
(F., 20, 3o, PNV); “
Un ciudadano más con sus problemas, sus alegrías,
sentimientos como los de cualquier otro ciudadano .
..
” (M., 29, 3o,
EA/PNV);
Conviviendo con otras identidades:
..., no creo que
debamos crear y estimular el odio de los unos contra los otros
.” (F., 27,
3o, HB);
Identidad incluye españoles:
..., sin restricciones por razón
de ideología, sexo, lugar de nacimiento etc.
” (M., 33, 3o, NV);
Socia-
lismo vasco:
Todo aquel que vende su fuerza de trabajo en Euskadi es
ciudadano vasco.
” (M., 28, 1o, HB);
Hay tres identidades:
... de
forma contradictoria muchos/as vascos/as se definen a si mismos/as como
vasco-españoles/las, vasco-franceses/as o vasco-navarros/as .
..
” (F., 31, 3o,
HB);
Oposición a ETA:
..., con ganas de perder de vista y para
siempre esa banda de terroristas y asesinos de ETA.
” (F., 29, 1o, NV);
Ilustraciones de respuestas/temas a la pergunta sobre situaciones en que
se siente vasco:
Siempre:
Siempre, no hay momentos concretos porque es parte de la
personalidad. No es un estado puntual que precise de razones para aflo-
rar.
” (F., 27, 3o, NV);
Situación cultural con convivencia:
En sus
fiestas populares, en sus tradiciones porque son diferentes de los demás
países.
” (F., 15, 2o, NV); “
Vida en el caserio.
” (F., 26, 3o, NV); “
Dis-
frutando (.
..) los deportes de nuestra tierr, aizkolaris (cortadores de
leña), levantamiento de piedra y las fiestas vascas.
” (M., 29, 3o,
EA/PNV);
Situación lingüística-cultural con convivencia:
Cuando hablo en euskera, porque tal y como dice un viejo refrán una
lengua no se pierde porque quien no sabe hablar no aprende, sino porque
quien sabe no lo habla.
” (M., 20, 3o, HB); “
..., porque estoy sumergido
en el ambiente (lingüístico) vasco .
..
” (M., 31, 3o, HB);
Situación
intergrupal provocada por mayoría:
Especialmente cuando siento
el recurso de la idea de lo vasco como arma arrojadiza, por los que no
lo sienten así, en lugar del respeto por la diferencia.
” (M., 47, 2o, HB);
..., frente a la policía, frente al erdera (idiomas no vascos, como francés
y español) en los juzgados.
” (M., 50, 1o, HB);
Situación privada:
...
cuando defiendes tu puesto de trabajo en E.H.
..
” (F., 29, 2o, HB);
Cuando nos juntamos en los entierros, funerales y casamientos de mi
familia .
..
” (M., 29, 3o, PNV); “
Sentirse vasco no depende, en abso-
luto, de momentos, actividades o situaciones, sino que es algo integrado
en el propio ser y que informa toda nuestra vida.
” (M., 57, 3o, PNV);
En cada instante del día. Es algo intrínsecamente ligado a mi.
” (F.,
31, 3o, PNV);
Situación personal/sentimental:
..., cuando salgo y
veo mi ciudad, la gente, etc.
” (M., 19, 2o, NV); “
... simplemente
paseando por las zonas antiguas de ciudades y pueblos.
” (F., 45, 1o,
NV); “
Cuando vas viajando por Euskadi, y ves o conoces algo bonito,
parece que te pertenece que es un pedazo tuyo.
” (M., 22, 1o, HB);
Situación intergrupal fuera del conflicto:
Durante las vacaciones
siento que mi patria es Euskal Herria y no España.
” (F., 29, 3o, NV);
Situación/acción político-reivindicativa:
..., manifestaciones,
actos a favor de la amnistía (.
..) actos a favor de los insumisos, .
..
85
Cuestiones Contemporáneas
(M., 18, 3o, NV); “
...; cuando ejercito cualquier actividad política y
demuestro mi insumisión al poder establecido o cuando reclamo la
soberanía de nuestro pueblo.
” (M., 32, 2o, HB);
Situación de busca
de reconocimiento identitario:
..., cuando un euskaldún gana
algún torneo importante, .
..
” (M., 19, 2o, NV); “
En la participación
de vascos en actos culturales, científicos, deportivos.
” (M., 58, 1o,
PNV); “
... cuando me doy cuenta de que todas las afirmaciones del
“nacionalismo hispano” me dejan indiferente (.
..) Ni me emociona que
gane la selección española (lo siento, no lo puedo evitar), ni me emociona
que un artista español gane un oscar .
..
” (M., 28, 1o, HB);
Nunca:
A través de las actividades que yo realizo no puedo decir que me sienta
específicamente vasco.
” (M., 32, 2o, NV); “
Soy vasco porque nací
aquí, pero no siento el “ser vasco”, .
..
” (F., 20, 3o, PNV);
Situación
intergrupal provocada por minoría activa:
Me siento vasco
siempre que el pueblo vasco se solidariza con los secuestros, asesinatos,
etc.
” (F., 29, 1o, NV).
Ilustraciones de respuestas/temas sobre representaciones del País Vasco:
Identidad propia:
Una cultura diferente de las demás culturas.
(M., 29, 2o, HB); “
El idioma. No saben de dónde proviene.
” (M., 18,
2o, NV); “
... los habitantes se sienten muy orgullosos de ser vascos.
(M., 29, 3o, EA);
Opresión política:
Apelando los franceses al mero
desprecio de sus súbditos del sur y los españoles a su despreciable, mali-
ciosa y nada inteligente excusa de la solidaridad.
” (M., 61, 1o, HB);
... nación perseguida con represión y morfina.
” (M., 50, 1o, HB);
Nación:
Euskadi es un pueblo, yo la veo como una nación extraordi-
naria.
” (M., 29, NV);
Inserción en España:
Una comunidad
autónoma dentro de España.
” (F., 20, 2o, NV);
País invadido:
... ha visto incrementada, casi duplicada, su población por ondas de
inmigrantes españoles y franceses.
” (M., 44, 3o, HB); “
... hace 800
años que la cultura vasca está influenciada por la castellana, particu-
larmente en las capitales y en las ciudades .
..
” (M., 32, 2o, NV);
Medio ambiente:
Como una bella tierra .
..
” (F, 21, 3o, NV); “
Tiene
casi todo: lugares planos y secos, montes altos y verdes, grandes rocas, .
..
86
(F., 21, 3o, EA);
Personal/familiar:
Como mi tierra, donde vivo,
trabajo y tengo todo.
” (F., 34, 2o, NV); “
Euskadi es donde tuve la suerte
de nacer y vivir .
..
” (F., 29, 2o, HB);
Moral/ética:
... gente buena y
trabajadora, .
..
” (M., 21, 3o, NV); “
La gente nativa de aquí es más
reservada. ¡Hasta que la conoces
!” (F., 54, 1o, NV);
Soberanía/auto-
nomía:
Como un país que lucha por su libertad .
..
” (F., 44, 1o, NV);
“...,
luchadora, contestataria.
” (M., 33, HB); “
... aunque aún no tenga
conseguido la independencia.
” (F., 29, 3o, HB);
Vida económica:
... con dos culturas, rural y marinera, específicamente .
..
” (F., 49, 1o,
NV); “
..., grandes, medianas y muchísimas pequeñas empresas .
..
” (M.,
29, 3o, PNV);
País en conflicto:
“...
en las últimas décadas vive una
situación de conflicto.
” (F., 27, 3o, NV); “
Se mezclan demasiado el
nacionalismo y ETA.
” (M., 31, 3o, EA);
Tradición cultural:
... ha
cultivado mucho su identidad. Viven allí personas serias y tradiciona-
listas, .
..
” (M., 22, NV);
Inserción en el orden europea:
Dos de
las tres repúblicas bálticas ex-soviéticas son más pequeñas.
” (M., 29,
3o, PNV); “
Una nación de Europa.
..
” (M., 31, 3o, HB);
Desenvol-
vimiento político:
... políticamente en período de desenvolvimiento, .
..
(M., 58, 1o, PNV).
Ilustraciones de respuestas/temas sobre motivos del conflicto:
Reivindicación de la soberanía vasca:
La falta de soberanía del
pueblo vasco. Si el Estado español respetase los derechos históricos de
Euskadi el problema se solucionaría.
” (M., 28, 1o, HB); “
... la lucha
comienza cuando quien está oprimido y frustrado ante su situación se
levanta y protesta.
” (F., 22, 2o, HB); “
... que los propios vascos
decidamos libremente en que sociedad vivir y no dependamos de los
opresores.
” (M., 33, 2o, HB);
Opresión política:
El G.A.L. (grupo
terrorista anti-vasco de España) Los presos.
” (M., 22, 1o, HB); “
La
presión que había en la época de Franco se ha extendido hasta nues-
tros días.
” (F., 18, 3o, NV); “
Una de las partes trata de imponerse a
la otra por la fuerza de la mayoría y otras formas de presión mucho
más ambiguas, pero no por eso menos efectivas.
” (F., 22, 2o, HB);
...uso cotidiano de la tortura, restricciones para ejercer la defensa,
87
Cuestiones Contemporáneas
tribunales jurídicos de la 1a orden, como la Audiencia Nacional
(encargada de juzgar delitos políticos), prolongación del tribunal del
Orden Público franquista .
..
” (M., 32, 2o, HB);
Falta diálogo
entre vascos y españoles:
Intolerancia en ambos sentidos.
” (F., 31,
3o, PNV); “
... los conflictos sólo existen0 entre posiciones radicales,
tanto por una parte como por la otra.
” (F., 27, 3o, NV); “
Los líderes
de España son unos 'subnormales', pero los que aquí se posicionan en
contra de ellos son otros, así no van a conseguir nada.
” (M., 19, 2o,
NV);
Lucha por el poder:
Si nos diesen la independencia, Cataluña
y alguna otra comunidad autónoma también pedirían la independen-
cia, .
..
” (F., 29, 3o, HB); “
Poder.
” (M., 29, 2o, NV);
Hay españoles
en el País Vasco:
Gente vasca y gente venida de las regiones de
Castilla-Extremadura. Euskadi está formada por dos sociedades dife-
rentes.
” (F., 27, 3o, HB); “
A destacar que entre la población residente
en Euskalherria, hay una parte de origen español y francés que trata
de imponer a la sociedad vasca, su identidad francesa o española.
(M., 44, 3o, HB); “
... ciertas personas que en realidad ni son vascos,
ni lo sienten, pero son una minoría.
” (F., 45, 1o, NV); “
..., es nece-
saria una sociedad formada sólo por vascos, o por lo menos una socie-
dad donde los extranjeros y emigrantes no tengan ni opinión ni voto.
(M., 18, 3o, NV);
Opresión cultural/lingüística:
La negación
de nuestra cultura (.
..), de atacar constantemente costumbres, ritos,
idiomas .
..
” (M., 29, 1o, PNV); “
La falta de tolerancia y respeto a la
cultura vasca.
” (F., 21, 3o, NV);
País Vasco es parte de España:
En realidad aquí se vive como en cualquier lugar de España, ni me-
jor ni peor, el problema deriva de conflictos por la cultur
a v
asca
que
se quiere mantener.
” (F., 20, 3o, PNV); “
No debería haber nin-
guno, porque los vascos somos españoles.
” (F., 36, 1o, NV);
Falta
diálogo entre vascos:
... el mayor problema es que, antes de comenzar
a luchar con los otros, vivimos aún luchando entre nosotros.
” (M., 23,
3o, EA); “”
..., temas totalmente triviales y fuera de toda política se
llevan a extremos insospechados y se utilizan con un único propósito:
dividir los vascos. El problema es ver a quién conviene que estemos
separados y discutiendo todo el día.
” (M., 21, 3o, NV);
Terrorismo:
Mucha gente no sabe qué hacer (.
..) con la violencia de ETA.
” (M.,
88
31, 3o, EA); “
El hecho de ser vasco no significa ser un criminal, o un
etarra y en muchos lugares de España piensan que ser vasco es sinóni-
mo de terrorista.
” (M., 29, 3o, EA);
Manipulación informativa:
“...
debido a la función aniquiladora y fundamental que gran parte
de los medios de comunicación públicos y privados están jugando.
(M., 21, 2o, HB);
Son indiferentes:
... la indiferencia de otros.
(M., 20, 3o, NV); “
... la indiferencia de mucha gente, .
..
” (M., 20,
3o, HB);
Ilustraciones de respuestas/temas sobre desventajas del partido en que
vota:
Personal:
Todos roban. Quién puede un poco, un poco. Quién pue-
de mucho, mucho. Falta honradez personal.
..
” (F., 36, 1o, EA); “
Para
mi todos son de los mismos pensamientos, vivir bien sin importarles los
demás.
” (M., 71, 1o, NV);
Falta de coherencia/consistencia:
No
se cual es su programa electoral.
” (F., 20, 3o, PNV); “
Que no es
autocrítico.
” (M., 49, 2o, HB); “
Falta de coherencia en todos ellos.
(F., 26, 3o, NV);
Es demasiado mayoritario:
El PNV es conser-
vador, mandante y vigilante.
” (M., 29, 3o, PNV); “
No me gusta su
tendencia al autoritarismo excesivo y su tendencia de implantar un
racismo solapado a respecto de otras nacionalidades.
” (M., 57, 3o,
PNV); “
Yo no acepto que caminen tan atados al Estado español.
(M., 20, 3o, PNV);
Falta moderación y medios pacíficos:
Soy
partidario de un partido abertzale (nacionalista vasco) pero como
algunos defienden la lucha armada no concuerdo con ellos.
” (F., 29,
3o, HB); “
... una parte de sus miembros poseen una actitud totalmente
radical y extremista, con el apoyo a medidas violentas que llegan a
dificultar su ascensión al Gobierno .
..
” (F., 22, 2o, HB); “
Me desa-
grada la gente radical.
” (M., 29, 2o, HB);
Falta de reconocimien-
to:
No consigue buenos resultados en las elecciones.
” (F., 58, 1o, EA);
Actualmente.
.. socialmente no supone absolutamente ninguna ventaja
pertenecer o ser simpatizante de la izquierda nacionalista vasca, más
bien todo lo contrario, .
..
” (M., 21, 2o, HB); “
... todos los demás
partidos en lugar de luchar por lo mismo se dedican a desprestigiar y
89
Cuestiones Contemporáneas
a hablar mal de ellos. Manipulan toda la información para poner la
misma contra ellos.
” (F., 44, 1o, HB);
Ciudadano:
No he votado
en ninguno, porque ninguno me ha convencido.
” (M., 21, 3o, NV);
Ninguno, porque no existe posibilidad de tener nada que me agrade
en esta democracia electoral.
” (M., 22, 3o, NV); “
Soy apolítico.
” (M.,
21, 2o, NV);
Es demasiado rígido:
... con que frialdad nos mani-
pulan (.
..) con el único fin de enfrentarnos entre nosotros sin hacer su
trabajo que sería dialogar una solución.
” (M., 21, 3o, NV); “
... los
proyectos precisan de dinero, que no suele conseguirse con propuestas
rígidas sino 'políticas'
“ (M., 47, 2o, HB);
Ser minoritario es
malo:
Desagrada: Utopía.
” (F., 31, 3o, PNV);
No es minoritario-
/mayoritario:
En mi opinión ya dejaron de ser completamente
vascos.
” (M., 27, 3o, NV); “
Porque utilizan a la mujer en benefício
de sus intereses en las urnas y en las oficinas como floreros.
” (F., 49, 1o,
NV);
Es demasiado flexible:
El tema de los pactos, conversaciones
... con otros partidos políticos, sobretodo españolistas.
” (M., 22, 2o,
HB);
No es suficientemente minoritario:
... el escaso interés que
muestra por Iparralde .
..
” (M., 31, 3o, HB);
Ilustraciones de respuestas/temas sobre ventajas del partido en
que vota:
Coherencia/consistencia:
... lo que defiende lo defiende hasta el final
aunque tenga que pagar con la cárcel por eso.
” (F., 29, 2o, HB); “
Además
es coherente en el discurso y en los hechos.
” (F., 25, 3o, PNV);
Demo-
cracia interna/minoritario:
No existe la figura del militante
clásico, todo aquel que participa en sus asambleas o en su dinámica es
miembro de HB. Dentro de su estructura no existen relaciones jerár-
quicas.
” (M., 28, 1o, HB); “
... se enfrenta abiertamente contra todo
tipo de opresión e injusticia, .
..
” (M., 44, 3o, HB);
Minoritario-
/mayoritario:
Defiende la lengua vasca y la cultura, bien claro.
(M., 31, 3o, EA); “
Lo que más me agrada es su apoyo a la ecología,
...
” (M., 30, 2o, HB);
Moderación
: “
... no apoyan el terrorismo.
(F., 27, 3o, EA);
Prefiero los moderados.
” (F., 20, 3o, PNV);
Autonomía:
La autodeterminación, .
..
” (M., 23, 3o, EA); “
Herri
90
Batasuna, por ser una formación independentista.
” (M., 44, 3o,
HB); “
...tiene claros los puntos a seguir para independizarnos.
” (M.,
49, 2o, HB); “
..., porque es el grupo político que defiende la indepen-
dencia vasca.
” (M., 20, 3o, HB);
Personal:
... su sinceridad política,
no es un partido que tenga dos caras, .
..
” (F., 29, 2o, HB);
Todo-
/buenas propuestas:
Me agrada todo.
” (M., 33, 2o, HB); “
Tiene
propuestas buenas.
” (M., 20, 3o, PNV);
Mayoritario:
... el nacio-
nalismo conservador (.
..) se ajustan a mi manera de pensar, .
..
” (M.,
26, 3o, PNV);
Inconsistencia:
Un partido nacionalista progre-
sista, .
..
” (M., 58, 1o, PNV).
Ilustraciones de respuestas/temas sobre lo que podría hacer para mejorar
la situación de conflicto en el País Vasco:
Individual:
Yo soy independiente. Vivo por mi cuenta. Ni doy ni
pido, ni me dan. Mi trabajo soy yo, lo que hago.
” (F., 34, 2o, NV);
Comenzar por mi mismo. Comprender. Ser más abierto. (.
..)
” (M.,
29, 3o, PNV);
Interindividual:
Cultivar las amistades y el trato con
las personas independientemente de su ideología.
” (F., 31, 3o, PNV);
Intragrupal:
Trabajar día a día en los distintos movimientos que
tenemos en Euskadi, trabajar a favor de la insumisión, a favor del
euskera, en grupos culturales .
..
” (M., 28, 1o, HB);
Intergrupal:
Transmitir nuestro idioma a la gente que está a mi alrededor. Gracias
a mí, mucha gente ha comenzado a hablar euskara en la calle, gente
que iba a euskaltegi ( escuela para aprender vasco), los franceses de (.
..)
(F., 26, 3o, EA);
Colectivo:
Simplemente, me esforzaría en conseguir
la paz para nuestro territorio vasco.
” (F., 58, 1o, EA); “
... deberíamos
unirnos todos en un frente común, sin partidos políticos, sabiendo muy
bien que se trabaja para conseguir el día de mañana la
paz
” (F., 29,
1o, NV); “
... y concientizarme de que vivo en un lugar privilegiado,
que, a veces todos nosotros olvidamos.
” (M., 29, 3o, EA); “
Intentar
darme bien con todo el mundo y (.
..), al mismo tiempo, comprando
productos de aquí en la medida de lo posible.
” (M., 19, 3o, EA); “
...,
trabajar y contribuir con los impuestos al erguimiento económico del
País Vasco.
” (F., 36, 1o, EA);
91
Cuestiones Contemporáneas
92
Resultados
Vamos a presentar aquí los datos correspondientes a la identidad
vasca, a la definición del País Vasco y a los motivos del conflicto en-
tre el País Vasco y España, listados en tablas, según las preferencias
partidarias.
Entre las preferencias partidarias la más frecuente fue no vota
(NV) (n=40), seguida por Herri Batasuna (HB) (n=26), Eusko
Alkartasuna (EA) (n=9), y Partido Nacionalista Vasco (PNV)
(n=8).
El PNV es un partido de tendencia social-demócrata y presenta
un discurso tradicionalista en términos de la cultura vasca. Defien-
de una mayor autonomía, pero se muestra moderado en relación a
la autodeterminación e independencia. Gobernó el País Vasco junto
al Partido Socialista de Euskadi (PSE), vertiente autonómica vasca
del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).
HB era abiertamente independentista y socialista. Consideraba
el reconocimento del derecho de autodeterminación como la llave
para la solución del conflicto. En la época en que fueron colectados
nuestros datos, era el segundo grupo nacionalista vasco en número
de votos. Posteriormente, pasó a denominarse EH (Euskal Herrita-
rrak) y en agosto de 2002 fue oficialmente ilegalizado, en medio de
una considerable polémica.
EA surgió de una cisión del PNV, social-democrata, siendo su
principal diferencia la defensa más explícita del derecho de autode-
terminación.
Tabla 1:
Frecuencias y porcentajes de temas usados para definir la iden-
tidad vasca, según preferencia político-partidaria.
PNV
HB
EA
NV
f
%
f
%
f
%
f
%
conciencia vasca
9
30,00
28
27,45
14
31,81
48
32,21
participar de la cultura vasca
9
30,00
15
14,70
7
15,90
31
20,80
saber lengua vasca
1
3,33
16
15,68
8
18,18
23
15,43
luchar por el País Vasco
1
3,33
14
13,72
1
2,27
8
5,36
por nacimiento
3
10,00
5
4,90
3
6,81
9
6,04
vivir em el País Vasco
-
-
3
2,94
3
6,81
12
8,05
tiene identidad propia
2
6,66
6
5,88
2
4,54
7
4,69
origen vasco
-
-
7
6,86
1
2,27
4
2,68
sólo hay personas
4
13,30
--
4
9,09
--
conviviendo c/otras identidades
1
3,33
3
2,94
1
2,27
--
identidad incluye españoles
-
-
-
-
-
-
4
2,68
socialismo vasco
-
-
3
2,94
--
--
hay tres identidades
-
-
2
1,96
--
--
otros
-
-
-
-
-
-
2
1,34
Oposición a ETA
-
-
-
-
-
-
1
0,67
Total
30
100%
102
100%
44
100%
149
100%
X2=78,17; gl=42; p<0,0006.
Como se puede leer, la identidad vasca fue definida a través de
los temas de la tabla. Existe un considerable consenso intergrupal
en cuanto a considerar “
tener conciencia vasca
” y “
saber euskera
aspectos relevantes de la identidad vasca. Para los electores del PNV
la identidad vasca consiste en “
participar de la cultura vasca
”, “
sólo
hay personas
”, “
por nacimiento
” y “
tiene identidad propia
”; para HB,
la identidad vasca significa “
luchar por el País Vasco
”, “
tener origen
vasco
”, “
convivir con otras identidades
” y “
socialismo vasco
”; a su vez,
EA se diferencia al destacar “
sólo hay personas
”. Por otro lado, los
NV se caracterizaron por representarla como consecuencia de “
vivir
en el País Vasco
” y como “
identidad incluye a los españoles
”.
93
Cuestiones Contemporáneas
Tabla 2:
Frecuencias y porcentajes de temas usados para describir situa
-
ciones en que se siente v
asco
, según preferencia político-partidaria.
PNV
HB
EA
NV
f% f % f
% f %
siempre
8
29,60
23
24,46
9
19,14
25 19,84
situación cultural con convivencia
8
29,60
8
8,51
14
29,78
33
6,19
situación lingüístico-cultural c/ convivencia
2
7,40
10
10,63
12
25,50
18 14,28
situación interg. provocada p/mayoría
-
-
13
13,80
-
-
10
7,93
situación privada
-
-
10
10,63
3
6,38
10
7,93
situación personal/sentimental
2
7,40
6
6,38
5
10,63
8
6,34
situación intergrupal fuera del conflicto
2
7,40
7
7,44
2
4,25
9
7,14
situación/acción político-reivindicativa
1
3,70
12
12,76
1
2,12
5
3,96
situación busca reconocimiento identitario
3
11,10
5
5,31
-
-
2
1,58
nunca
1
3,70
-
-
1
2,12
3
2,38
situación interg. provocada p/minoría activa
-
-
-
-
-
-
3
2,38
Total:
27
100%
94
100%
47
100%
126 100%
X2=57,082; gl=30; p<0,0020.
En esta tabla, se puede apreciar cómo los cuatro grupos coinci-
den en sentirse vascos cuando se encuentran en “
situación intergru-
pal fuera del conflicto
”. Los que votaron en el PNV declararon
sertirse más vascos “
siempre
”, en “
situación cultural con convivencia
y “
situación de búsqueda de reconocimiento social
”. A su vez, los sim-
patizantes de HB declararon más a menudo sentirse vascos en
situación intergrupal provocada por mayoría
”, “
situación/acción político
reivindicativa
” y en “
situación privada
”. Los de EA comunicaron
sentirse vascos en “
situación cultural con convivencia
”, “
situación
linguística-cultural con convivencia
” y situación “
personal/sentimental
y, por último, los NV, en “
situación cultural con convivencia
”, “
nunca
o en “
situación intergrupal provocada por minoría activa
”.
94
Tabla 3:
Frecuencias y porcentajes de representaciones del País Vasco,
según preferencias partidarias.
PNV
HB
EA
NV
f%
f
%
f
%f
%
identidad propia
21
43,75
38
22,48
14
20,58
31
14,83
opresión política
5
10,41
43
25,44
3
4,41
16
7,65
nación
2
4,16
23
13,60
2
2,94
22
10,52
inserción en España
7
14,58
16
9,46
8
11,76
18
8,61
país invadido
3
6,25
8
4,73
16
23,52
17
8,13
medio ambiente
2
4,16
6
3,55
9
13,23
25
11,96
personal/familiar
1
2,08
9
5,32
4
5,88
17
8,13
moral/ética
1
2,08
5
2,95
2
2,94
22
10,52
soberanía/autonomía
-
-
14
8,28
1
1,47
7
3,34
vida económica
-
-
-
-
4
5,88
12
5,74
país en conflicto
-
-
2
1,18
2
2,94
12
5,74
tradición cultural
2
4,16
2
1,18
2
2,94
8
3,82
inserción en Europa
2
4,16
2
1,18
1
1,47
2
0,95
desenvolvimiento político
2
4,16
1
0,59
-
-
-
-
Total
48
100%
169
100%
68
100%
209
100%
X2=145,032; gl=39; p<0,0000.
En este caso podemos ver cuáles fueron las representaciones del
País Vasco de los electores de cada partido. Los del PNV represen-
taron el País Vasco más que los otros grupos en términos de
identidad propia
”, “
inserto en España
”, “
inserto en Europa
” y “
en
desenvolvimiento político
”. Al contrario, el País Vasco fue represen-
tado por los de HB de la siguiente manera: “
opresión política
”,
nación
” y “
soberanía/autonomía
”. Por su lado, los de EA llevaron en
cuenta que el País Vasco era un “
país invadido
”, el “
medio-ambiente
y la “
vida económica
”. Por último, los NV representaron el País
Vasco destacando “
medio-ambiente
”, “
moral/ética
”, “
vida económica
”,
país en conflicto
” y “
tradición cultural
”.
95
Cuestiones Contemporáneas
Tabla 4:
Frecuencias y porcentajes de esferas de participación política-
social inferidas de las representaciones del País Vasco, según preferencias
político-partidarias.
PNV
HB
EA
NV
f
%
f
%
f
%
f
%
personal/familiar
1
2,08
9
5,32
4
5,88
17
8,13
intragrupal tradicional
6
12,50
9
5,32
15
22,05
45
21,53
intergrupal comparativa
13
27,08
33
19,52
29
42,64
71
33,97
intergrupal defensiva
5
10,41
43
25,44
3
4,41
16
7,65
intergrupal afirmativo/identitaria
23
47,91
61
36,09
16
23,52
53
25,35
intergrupal afirmativo/estatal
-
-
14
8,28
1
1,47
7
3,34
Total:
48
100%
169
100%
68
100%
209
100%
X2=79,013; gl=15; p<0,0000.
Como se puede observar, sobre las esferas de participación
política-social y la definición del País Vasco, el PNV se destacó en
relación a los otros grupos por la mayor frecuencia de representaciones
situadas en el nivel
intergrupal afirmativo/identitario
. HB, coloca
más énfasis en los níveles
intergrupal defensivo
e
intergrupal afirma-
tivo/estatal
. Por otro lado, EA se distinguió por centrar su definición
del País Vasco más en los níveles
intergrupal comparativo
e
intra-
grupal tradicional
. Además, los NV situaron sus representaciones
más en los níveles
intragrupal tradicional
y
personal/familiar.
96
Tabla 5:
Frecuencias y porcentajes de motivos del conflicto, según prefe-
rencia político-partidaria.
PNV
HB
EA
NV
f
%
f
%
f
%
f
%
reivindicación de soberanía vasca
3
10,34
49
36,84
16
21,05
15
10,48
represión política
7
24,13
48
36,09
9
11,84
18
12,58
falta diálogo entre vascos y españoles
7
24,13
6
4,51
7
9,21
23 16,08
lucha por el poder
2
6,89
4
3,00
6
7,89
21 14,68
hay muchos españoles en el País Vasco
-
-
6
4,51
10
13,15
10
6,99
opresión cultural/lingüística
-
-
9
6,76
1
1,31
16 11,18
País Vasco es parte de España
5
17,24
--
11
14,47
5
3,49
falta diálogo entre vascos
-
-
5
3,75
8
10,52
6
4,19
terrorismo
3
10,34
--
5
6,57
9
6,29
economía
-
-
3
2,25
2
2,63
9
6,29
manipulación informativa
2
6,89
2
1,50
1
1,31
9
6,29
son indiferentes
-
-
1
0,75
-
-
2
1,39
Total
29
100%
133
100%
76
100%
143 100%
x2=142,525; gl=33; p<0,0000.
Los motivos del conflicto están expuestos. Los del PNV conside-
raron, más que los otros, los siguientes aspectos: “
falta de diálogo
entre vascos y españoles
”, “
País Vasco es parte de España
”, “
terrorismo
y “
manipulación informativa
”. Los de HB apuntaron como motivos
del conflicto la “
reivindicación de soberanía vasca
” y la “
represión
política
”. Los de EA destacaron más que el “
País Vasco es parte de
España
”, que “
hay muchos españoles en el País Vasco
” y que “
falta
diálogo entre vascos
”. Los NV colocaron mayor énfasis en “
falta
diálogo entre vascos y españoles
”, “
lucha por el poder
”, “
opresión cultu-
ral/lingüística
”, “
terrorismo
”, “
economía
” y “
manipulación informativa
”.
97
Cuestiones Contemporáneas
Tabla 6:
Frecuencias y porcentajes de esferas de participación político-
social, inferidas de motivos de conflicto, según preferencia político-par-
tidaria.
PNV
HB
EA
NV
f%
f
% f
%
f%
personal/familiar
-
-
1
0,75
-
-
2
1,39
intragrupal tradicional
5
17,24
5
3,75
19
25,00
11
7,69
intergrupal comparativa
12
41,37
13
9,77
20
26,31
62
43,35
intergrupal defensiva
9
31,03
56
42,10
20
26,31
37
37,06
interg. afirmativa identitaria
-
-
9
6,76
1
1,31
16
11,18
interg. afirmativa estatal
3
10,34
49
36,84
16
21,05
15
10,48
Total:
29
100%
133
100%
76
100%
143
100%
X2=94,496; gl=15; p<0,0000.
Las formas de participación político-partidaria encontradas en
los motivos de conflicto presentados por los entrevistados fueron las
siguientes: PNV,
intergrupal comparativa e intragrupal tradicional
;
HB,
intergrupal defensiva e intergrupal afirmativa estatal
; EA,
intragrupal tradicional
; NV,
intergrupal comparativa, intergrupal
afirmativa identitaria
.
98
Tabla 7:
Frecuencias y porcentajes de propuestas políticas más oídas y del
propio sujeto sobre el País Vasco, según preferencia político-partidaria.
PNV
HB
EA
NV
Propuestas
oídas
del sujeto
oídas
del sujeto
oídas
del sujeto
oídas
del sujeto
f.
%
f.
%
f.
%
f.
%
f.
%
f.
%
f.
%
f.
%
Independencia/libertad
11
32,3
1
3,1
32
37,2
37
46,3
16
55,1
5
16,1 38
39,5 16
15,2
Fin del conflicto
7
20,5
13
40,6
30
34,8
4
5,3
6
20,6
8
25,8 12
12,5
45
42,8
Desarrollo económico/social
2
5,8
4
12,5
2
2,3
8
10,6
-
-
9
29,0
7
7,2
18
17,1
Pesimismo
2
5,8
3
9,5
15
17,4
1
1,3
3
10,3
-
- 17
17,7
4
3,8
Independencia/sin conflicto
2
5,8
-
-
5
5,8
12
16,0
-
-
3
9,6
7
7,2 10
9,5
Identidad vasca
2
5,8
3
9,3
2
2,3
9
12,0
3
10,3
6
19,3
7
7,2
5
4,7
Integración en Europa
7
20,5
7
21,8
-
-
3
4,0
-
-
-
-
-
-
5
4,7
No sabe/no responde
-
-
-
-
-
-
-
-
1
3,4
--
4
4,1
1
0,9
Derechos humanos
-
-
1
3,1
-
-
1
1,3
--
- -
2
2,0
1
0,9
Otros/mucho/de todo
1
2,9
--
--
--
--
--
2
2,0
--
Total:
34 100% 32 100%
86 100%
75 100%
29 100% 31 100% 96 100% 105 100%
X2 (propuestas oídas)=79,237; gl=27; p<0,0000.
X2 (propuestas del sujeto)=93,589; gl=24; p<0,0000.
Las propuestas políticas sobre el País Vasco más escuchadas por
el conjunto de sujetos fueron comparadas con las del propio sujeto
y, seguidamente, fueron calculadas las frecuencias y porcentajes de
propuestas en común entre aquellas del sujeto y las más socorridas.
La propuesta más mencionada por los simpatizantes del PNV, en
comparación con los otros grupos, fue “
desarrollo económico/social
”,
y las propuestas del propio sujeto fueron “
fin del conflicto
”, “
integración
en Europa
” y “
pesimismo
”. La proposición más expresada por los que
votaron en HB fue “
fin del conflicto
”, y las propuestas del sujeto
fueron “
independencia/libertad
”, “
independencia sin conflicto
” e
identidad vasca
”. En el caso de los que declararon votar en EA, las
ideas más defendidas fueron “
independencia/libertad
” e “
identidad
vasca
”, y la propuesta del sujeto con frecuencia significativamente
mayor fue “
desarrollo económico/social
” e “
identidad vasca
”. Por últi-
mo, los NV consideraron haber escuchado más propuestas sobre
desarrollo económico/social
”, o respondieron “
no sabe/no responde
”,
así como propusieron como propia “
fin del conflicto
”.
99
Cuestiones Contemporáneas
En suma, un análisis de las propuestas hechas por cada grupo de
preferencia político-partidaria indicó un alto grado de diferencia-
ción, configurando cierto aislamiento o sensación de no-influencia
individual en el devenir histórico y político vivido (con excepción
de HB, que considera la propuesta del PNV, así como EA se adhiere
a la propuesta de HB, aunque éste no lo haga con respecto a la pro-
puesta de EA, con excepción de aquella sobre la identidad vasca).
Tabla 8:
Frecuencias y porcentajes sobre las desventajas del partido en
el que vota.
PNV
HB
EA
NV
f.
%
f.
%
f.
%
f.
%
Personal
2
11,11
-
-
5
31,25
20
37,73
Falta de coherencia/consistencia
3
16,66
12
24,48
-
-
4
7,54
Es demasiado mayoritario
10
55,55
2
4,08
3
18,75
3
5,66
Falta moderación y medios pacíficos
2
11,11
13
26,53
-
-
1
1,88
Falta de reconocimento/resultado
-
-
11
22,44
5
31,25
--
Ciudadano
-
-
1
6,25
12
22,64
Es demasiado rígido
-
-
4
8,16
1
6,25
5
9,43
Ser minoritario es malo
1
5,55
4
8,16
--
--
No es minoritario/mayoritario
-
-
-
-
-
-
4
7,54
No es lo suficientemente mayoritario
-
-
-
-
-
-
3
5,66
Es demasiado flexible
-
-
2
4,08
--
--
No es lo suficientemente minoritario
-
-
1
2,04
1
6,25
--
Todo/nada
-
-
-
-
-
-
1
1,88
Total:
18
100%
49
100%
16
100%
53
100%
X2=134,435; gl=36; p<0,0000.
La mayor desventaja del PNV percibida por sus simpatizantes
y votantes fue que “
es demasiado mayoritario
”. Lo que más molestó
al conjunto de los de HB es que en su partido “
falta moderación
y medios pacíficos
”, “
falta de coherencia/consistencia
” y “
falta de reco-
nocimiento/resultado
”. Para los de EA, los mayores inconvenientes
de este partido fueron “
personal
”, “
falta de reconocimiento/resultado
y “
es demasiado mayoritario
”. Finalmente, para los NV las desventajas
fueron “
personal
”, “
ciudadano
” y “
es demasiado rígido
”.
100
Tabla 9:
Frecuencias y porcentajes sobre las ventajas del partido en que
vota.
PNV
HB
EA
NV
f
.%f
.%
f
.%
f
.
%
Coherencia/consistencia
1
4,00
31
30,69
--
-
-
Minoritario
-
-
24
23,76
2
8,69
5
29,41
Minoritario/mayoritario
7
28,00
11
10,89
9
39,13
1
5,88
Moderación
10
40,00
--
9
34,78
8
47,05
Autonomía
-
-
23
22,77
1
4,34
-
-
Personal
-
-
9
8,91
1
4,34
3
17,64
Todo/buenas propuestas
2
8,00
2
1,98
1
4,34
--
Mayoritario
3
12,00
--
-
-
-
-
No responde
1
4,00
1
0,99
1
4,34
--
Inconsistencia
1
4,00
--
-
-
-
-
Total:
25
100%
101
100%
24
100%
17
100%
X2=124,873; gl=27; p<0,0000.
En relación a la pregunta sobre cuáles son las ventajas del parti-
do votado, encontramos varias diferencias significativas entre los
grupos de electores. Los del PNV consideraron como ventaja las
siguientes características de su partido: “
moderación
(
sin negociación
explícita
)”, ser “
minoritario/mayoritario
” y ser “
mayoritario
”. Los de
HB, valorizaron la “
coherencia/consistencia
”, seguida de “
ser minori-
tario
” y de “
autonomía
”. Los de EA, apreciaron más los siguientes
atributos de este partido político: ser “
minoritario/mayoritario
” y
moderación
(
sin negociación explícita
)”. Los NV llevaron en cuenta
como ventajas del partido en que votarían: “
moderación
(
sin nego-
ciación explícita
)”, ser “
minoritario
” y “
personal
”.
101
Cuestiones Contemporáneas
Tabla 10:
Frecuencias y porcentajes sobre que hacer para mejorar la
situación del partido en que vota.
PNV
HB
EA
NV
FDF D
F
DFD
f
%
f
%
f
%
f%
f%
f
%
f%
f
%
Individual
4
18,1
1
100
3
5,1
1
33,3
-
-
-
-
8
16,6
11
57,8
Interindividual
2
9,0
-
-
-
-
--
--
-
-
3
6,2
--
Intragrupal
1
4,5
-
-
40
68,9
1
33,3
8
33,3
-
-
6
12,5
1
5,2
Intergrupal
9
40,9
-
-
11
18,9
-
-
8
33,3
-
-
13
27,0
4
21,0
Colectivo
6
27,2
-
-
4
6,8
1
33,3
8
33,3
--
18
37,5
3
15,7
Total:
22 100%
1 100%
58 100%
3
100%
24
100%
-
-
48 100%
19
100%
X2 (favorables) =59,643; gl=12; p<0,0000.
X2 (desfavorables) =2,912; gl=6; no significativo.
Cuando fueron cuestionados sobre lo que podrían hacer para
mejorar la situación del País Vasco, los sujetos se refirieron sobre
todo a contenidos desfavorables “
individuales
” (NV), mientras
fueron más favorables en relación a esferas sobre las cuales hubo
mayor concentración de respuestas, como los aspectos “
intragrupales
”,
intergrupales
” y “
colectivos
”. Por último, sería interesante resaltar
que entre las personas que respondieron el cuestionario, 38.55%
participaban de alguna actividad civil en aquel momento, entre las
cuales 7.22% relacionadas al deporte, 4.81% al uso y difusión de la
lengua vasca, 3.61% a grupos políticos, 3.61% a asociaciones
culturales, 3.61% al movimiento anti-sida, 2.40% contra el servicio
militar y 2.40% a homosexuales.
102
Discusión
En primer lugar, cabe destacar el hecho de que observamos una
fuerte convergencia entre los grupos de preferencia partidaria-política
en lo que se refiere tanto a la identidad vasca, como a la situación
en que el elector se siente vasco. Al mismo tiempo, hubo diferencia-
ción interpartidaria sobre las definiciones/representaciones del País
Vasco, los motivos del conflicto, así como sobre esferas de participación
social referentes a los mismos. En el caso de las convergencias, relativas
a la identidad vasca y a sus prácticas, podemos afirmar que ellas
forman una base cultural para la sobrevivencia del grupo, que es
compartida intragrupalmente entre vascos, a pesar de algunas
diferencias de énfasis entre las preferencias políticas de los mismos.
Así, en términos de identidad, notamos diferenciación de conteni-
dos, los cuales podrían organizarse en torno de la idea de
inclusión
amplia
por adhesión a la cultura vasca como decisión de participa-
ción, accesible por nacimiento o por pertenecer a la comunidad
(PNV), contrastando con la idea de
compromiso con la lucha vasca
(HB), junto con el de la
ascendencia vasca
(HB), que serían las
principales formas de contenidos dialécticos opuestos y, finalmente,
vivir en el País Vasco
sin cualquier tipo de inserción en las moviliza-
ciones político-culturales existentes (NV). Por lo tanto, se trata de
dos formas de movilización grupal-política: una, que busca la
expansión de sus miembros en un proselitismo que recuerda el
utilizado por Estados-naciones europeos, evitando resaltar las dife-
rencias intergrupales conflictivas y sin priorizar o discutir las reales
correlaciones de fuerza de dichos grupos. La otra, procura la delimi-
tación de fronteras, la especificación de las diferencias junto a las
cuestiones de poder que están implicadas en las relaciones intergru-
pales, sobretodo, en relación a grupos externos poderosos implicados.
El modo de responder a la pregunta sobre el País Vasco, tendió
nítidamente hacia un debate político-ideológico que sugiere diferencias
significativas importantes. Como era de esperarse, sobresalieron las
propuestas nacionalistas de inserción en España
versus
a la naciona-
lista-autonomista, mientras que las demás pueden ser consideradas
103
Cuestiones Contemporáneas
híbridas, sin constituirse en alternativas definidas. En otras pala-
bras, la retórica nacionalista-autonomista consiguió realizar una
conexión entre los de EA y los NV en términos de contenidos
sobre la nación vasca, aunque estos dos grupos presentaron más afi-
nidades entre sí en lo que concierne al
medio ambiente y a la vida
económica, reflejaron la permanencia de contenidos aislados como
país invadido
”, entre los de EA, y “
moral/ética
” y “
país en conflicto
”,
entre los NV. De esta manera, se puede afirmar que todas las orien-
taciones políticas-partidarias observadas podrían ser consideradas
nacionalistas en el sentido de que enfocan principalmente esta pro-
blemática. Si la presencia de una minoría política quebró una rutina
anterior —donde pudimos notar una especie de lazo perdido socio-
cultural en torno de la naturaleza y el trabajo entre los NV y EA—
ello merece mayor profundización. De momento podríamos decir
que el sentimiento sublime, con el cual los dos últimos contenidos
fueron presentados, indica que los mismos no podrían ser canalizados
totalmente para la expresión política ni del PNV ni de HB, ya que
estos partidos trabajan con formas de organización y comunicación
social que están más instrumentalizadas, sea para crear, sea para
eliminar el conflicto, conforme pretendemos analizar más adelante.
Al responder sobre las causas/motivos del conflicto, observamos
que los que señalaban la falta de diálogo también afirmaban la perte-
nencia del País Vasco a España (PNV y EA), además de mencionar,
en aquella época, el terrorismo, aunque en menor medida. A su
vez, los que afirmaban la soberanía vasca mencionaban también la
represión política (HB). Finalmente, hubo un grupo de los que sen-
tían necesidad de diálogo, que mencionó también formas de lucha
por el poder y de opresión cultural/lingüística, además de la económica
(NV). El PNV utilizó claramente un discurso que no analñizó con
más rigor la cuestión de si la manutención de la identidad vasca, es-
tando subordinada a otras naciones, no implicaría una amenaza, al
mismo tiempo que no contra-argumentó en relación a los que
preconizaron la autonomía política. En lugar de eso, hubo cierta
sugestión en el sentido de presionar para que el grupo minoritario
cediese, a la cual éste respondió con la denuncia del uso de la fuerza
104
105
Cuestiones Contemporáneas
por parte del grupo mayoritario, indicando rigidez en la negocia-
ción entre ambos interlocutores. Sin embargo, ciertos contenidos
observados entre los que no votaron indicaron un cuestionamiento
general de las tendencias políticas más visibles del País Vasco, a
pesar del fuerte envolvimiento de los NV con el país/nación.
Entre las propuestas políticas de los propios participantes, el
final del conflicto
” fue la que resultó ser más mencionada, aunque
no fuese considerada como propuesta expresada, con excepción de
los simpatizantes de HB. Una forma de elaborar, argumentativa-
mente, la cuestión, también presentada por el mismo grupo que
más deseaba el final del conflicto (PNV), fue la “
integración en Eu-
ropa
”, lo que podría ser considerado una forma de crear una meta
común (
superordinate goal
) y una búsqueda por la atenuación del
conflicto intergrupal.
22
Aún así, otras propuestas también fueron
indicadas en función de la visión de las tendencias de cada uno,
tales como “
desarrollo económico/social
” (EA) e “
identidad vasca
(EA). La proposición de “
independencia/libertad
” fue escuchada por
todos en proporción bastante elevada (en torno de 40%). Sin em-
bargo, es necesario decir que también fue observada una propuesta
de “
independencia sin conflicto
”, dejando creer que existe una parte
de HB que pretende eso a través de negociación, acercándose curio-
samente a otros grupos (EA y NV), aunque en menor proporción.
En relación a la idea de contrastar desventajas y ventajas de los
partidos, por un lado, observamos cierta preocupación por mejorar
la imagen de su partido de preferencia tanto para sí mismos como
para demás, con excepción de NV que indicaron tres veces más des-
ventajas, contrastando con HB que fue el grupo más militante, con el
doble de ventajas de cara a las desventajas. Por otro lado, los contenidos
escogidos como desventaja fueron, en general, conforme esperábamos,
compensados, de cierta manera, por las ventajas. En el caso de los
simpatizantes del PNV, no observamos ninguna búsqueda de mejora a
partir de las desventajas encontradas sino, al contrario, reforzamien-
22
M. Sherif y C. Sherif, "Les relations intra-et intergroupes: Analyse expérimentale",
en W. Doise (ed.),
op. cit.
to de desventajas señaladas, tales como la defensa del nacionalismo
identitario; los de HB y EA también procurarían reforzar ventajas
del partido; y los NV, finalmente, indicaron propuesta de unión por
la paz de su partido, así como el proyecto de contraponer su ética
personal a la que consideraron estaría faltando entre los políticos de
los partidos en general.
En la misma dirección, la pregunta sobre las formas de acción
disponibles para cada individuo a fin de mejorar la situación política en
el País Vasco, indicó algunas convergencias y divergencias concep-
tuales/prácticas entre los grupos de preferencia político-electoral.
Hubo convergencia al respecto de la esfera colectiva e intergrupal
sobre todo entre PNV y EA, los cuales prácticamente no presentaron
opiniones adversas a este respecto, mientras que en la visión de los
de HB se dió una considerable aceptación de la dimensión intragru-
pal, su principal objetivo político-electoral. Es decir, el lenguaje de
los simpatizantes del PNV sería más “general”, como si hablase por
todos, apelando a valores y a lemas aparentemente consensuados en
la sociedad como la paz, el frente común, el desarrollo económico,
entre otros. Contrastado con el lenguaje de aquél, el de HB resulta
más “particularista”, mientras que el de NV es más “realista”, pro-
curando una evaluación de los pros y los contras. Se puede inferir,
por lo tanto, que la estrategia de HB fue la de procurar influenciar
a partir del interior de los grupos vascos, a pesar de que eventualmente
interacciona con grupos externos no-vascos. Al contrario, la estrategia
del PNV y de EA consistió en ampliar la influencia justamente
sobre los que se consideran no-vascos, concentrándose en las movi-
lizaciones colectivas para defender el orden vigente e influenciar en
la esfera pública del Estado y, marginalmente, procurar un desarrollo
individual a partir del cuidado de sí, de la autocrítica, etc. En el
caso de los NV, la disminución del compromiso individual en la vida
política fue proporcional a la reticencia de confiar en las posibilidades
de progreso en general, inclusive socioeconómico, a partir de la acción
en la esfera política-pública. En suma, entre los NV no fueron con-
siderados como relevantes puntos de mayor preocupación como el
nacionalismo identitario y la autonomía político-estatal.
106
Así, observamos un fenómeno de intensa movilización política
vivida por los vascos en torno del nacionalismo, frente al cual cual-
quier otro tema o propuesta parece quedar ofuscado. Partimos de la
suposición de que la autodefinición político-ideológica podría ayu-
darnos a explicar las convenciones y prácticas anticipadas al respecto
de la participación política en el País Vasco. Por lo tanto, algunas
concepciones sobre la identidad desarrolladas por cada una de estas
preferencias políticas, podrían orientarnos en la tarea de profundizar
y formular nuevas hipótesis de trabajo. En primer lugar, cabe indicar
que el discurso sobre inclusión de todos los nacidos y los decididos
a compartir la cultura vasca es crucial para comprender la concep-
ción de un
pluralismo sin fronteras intergrupales
, en que las diferencias
socioculturales quedarían relegadas a un segundo plano. En un
sentido explícitamente opuesto, los de HB proponen una identidad
basada en la ascendencia y/o en la adhesión a la lucha para la cons-
trucción de un Estado vasco independiente. Según el modelo de
la acción/concepción política
de ruptura
, una vez que se acepta la
identidad vasca ésta representa una norma colectiva común de
la mayoría de los vascos. De aquí que apoyar un Estado autónomo
implica un rompimiento con el orden establecido, el cual, para ser
efectivo, precisa de ingredientes como la lucha por lo auténticamente
vasco. Ello convierte a HB en un movimiento intragrupal de tipo
reformista. Dicho de otra manera, son las minorías las que buscan
el reconocimiento a su diferencia, en vez de procurar compararse o
dejarse influenciar por mayorías de cualquier tipo. Los NV, a su vez,
a pesar de mantener su relación con la cultura y la naturaleza del País
Vasco, prácticamente no proponen nada fuera de la propia sobrevi-
vencia. Justifican esta decisión por la falta de valores y compromisos
ético-morales
de la clase política profesional, más preocupada por
sus propios intereses que por encontrar soluciones viables a la pro-
blemática vasca.
La historia del País Vasco indica un prolongado período de
consentimiento que le fue conveniente hasta cierto punto ya que
salvaguardó, a través de la preservación de la diferencia cultural y
lingüística, cierta autonomía social. La presencia sistemática de grupos
107
Cuestiones Contemporáneas
108
políticos luchando por la soberanía del pueblo vasco acabó, como
se sabe, alterando la situación anterior provocando nuevas concilia-
ciones además de transformaciones en las formas de participación
política
y social. En este sentido, se puede afirmar que hubo una
bipolarización colectiva avivada a partir del activismo de HB, a pesar
del menor número de votos y apoyo explícito recibidos. Este estudio
constató un alto nivel de participación civil del pueblo vasco, aunque
también se notó cierta tendencia hacia la esfera privada tanto en los
no votantes como en HB lo cual indicó un principio de desmovili-
zación, posiblemente derivado del desencanto de la vida pública
intensificado por la dilatación del conflicto político y la ausencia de
resultados inmediatos. Sin embargo, la gran cantidad de respuestas
intergrupales defensivas frente al conflicto en la mayoría de las
posiciones políticas indica un fuerte sesgo intergrupal defensivo, lo
que en parte se contradice con el resultado obtenido en relación a
la definición del País Vasco, más intragrupal tradicional o, sobre todo,
intergrupal comparativa. Se trataría de reacciones que dan validez a la
protección del grupo indicando que los vascos están dispuestos a to-
lerar internamente a los grupos separatistas más radicales. Incluso
cuando se defienden ideas de ruptura, públicamente, éstas estarían
presentes también de modo subyacente en la cultura política vasca
actual en su conjunto. La situación parece aproximarse a aquella en
que mayorías silenciosas resisten externamente a la presión de mi-
norías activas, examinando sus propuestas pero no identificándose
con los que las proponen.
23
Los resultados analizados ofrecieron pruebas para la validación
de las principales hipótesis que elaboramos con respecto al conflicto
y a la experiencia político-cultural en la historia reciente del País
Vasco. Es posible afirmar que existe, por un lado, la lucha cultural
de una identidad étnica para preservar su diferencia y autonomía
y, por otro, una competencia político-partidaria donde diversas
retóricas de influencia son utilizadas con impactos diferenciados.
Así, las preguntas que formulamos a los participantes y los recortes
23
G. Mugny,
op. cit.
adoptados en el sentido de identificar las formas/esferas de partici-
pación, así como las posibilidades de acción en la sociedad, nos
permitieron evaluar mejor el cuadro sociohistórico vivido en términos de
influencia política-partidaria y de los recursos microsociales utiliza-
dos para el enfrentamiento. Es decir, las tendencias más capaces de
traducir las retóricas políticas en acciones, a partir de la experiencia
de participación existencial, fueron los del PNV y los de HB, tor-
nándose orientaciones políticas más eficaces, según sus propuestas
específicas.
De esta manera, la repercusión de la propuesta minoritaria de in-
dependencia/libertad fue significativamente mayor de la que proponía
el fin del conflicto o de aquella que expresaba pesimismo, inclusive
entre los de EA y los NV, lo que indica una eficacia de la retórica
minoritaria entre los demás grupos comparada a la repercusión
derivada de la propuesta opuesta. En ese cuadro, el papel del PNV
pasa a ser más defensivo, en el sentido de buscar el fin del conflicto
o la atenuación del impacto de la propuesta minoritaria. Por otro
lado, entre los NV observamos la mayor adhesión a la propuesta de
fin del conflicto, indicando una influencia del PNV sobre los “des-
politizados”, los cuales, en parte, también representarían propuestas
intermediarias (independencia/sin conflicto). Aquí cabe señalar
que, cuando los electores mencionaron las ventajas/desventajas de
los partidos de su preferencia, entre los de HB predominaron las
referencias a la retórica de influencia minoritaria (consistencia, au-
tonomía, etc.) y sus efectos, mientras que entre los demás fueron
más frecuentes las alusiones a la retórica mayoritaria, sobre todo por
parte de los del PNV, en el sentido de indicar el conservadurismo,
la jerarquía y la centralización partidaria, entre otros aspectos, ade-
más de la propia “alianza” con el Estado español.
Consecuentemente, la moderación pregonada por casi todos los
electores, con excepción de los de HB, no llega a configurar una
propuesta distinta de otras formas de negociación tales como el ple-
biscito y la consulta popular, dejando la impresión de que se trata
principalmente de combatir la propuesta minoritaria separatista o
de disolver el conflicto. Con excepción de HB y de NV, que se
109
Cuestiones Contemporáneas
110
organizaron para acciones de tipo más bien minoritario, los demás
utilizaron recursos nítidamente basados en el poder, incluyendo la
fuerza de la mayoría numérica,
24
dejando poco espacio para la creación
de alternativas para el desarrollo de una ciudadanía activa y autóno-
ma en que el propio individuo buscaría crear nuevos instrumentos
de reflexión y acción para avanzar en la dirección deseada. Serían
necesarios nuevos modelos de politización que abriesen más opor-
tunidad para otras formas de participación social-política a partir de
una mejor relación entre esta esfera y la más específica de las culturas
y de los individuos, como ya fue propuesto por algunos políticos y
ambientalistas.
25
En suma, la democracia representativa basada en la
mayoría simple y los pactos políticos que se desprenden de la misma,
pueden impedir que sea enfrentado el desafio del derecho a la dife-
rencia en su plenitud. De hecho, tal reconocimiento del derecho a la
diferencia sólo puede ser alcanzado a partir de una mejor negociación
entre las partes ya que, independientemente del mérito de cada
posición, se tiende hacia un rigidización de las posturas lo que, sin
duda alguna, contribuye a retardar la obtención del acuerdo nece-
sario para lograr la estabilidad social y política del País Vasco.
Recibido el 30de octubre del 2002
Aceptado el 29 de enero del 2003
24
E. Canetti,
Masse et puissance
, París, Gallimard, , 1966.
25
A. Gramsci,
Gramsci dans le texte,
París, Éditions Sociales, 1977; R.E. Goodin,
Green
Political Theory,
Oxford, Polity Press, 1992.
Bibliografía
Alberoni F.,
Movimento e istituzione - Teoria generale
, Bolonia, il
Mulino, 1977/1981.
Apalategi J. (ed.),
Movimientos sociales y nacionalismo
, Vitoria, Uni-
versidad del País Vasco, 1992.
Bardin, L.
L'analyse de contenu,
París, Presses Universitaires de
France, 1992.
Billig M.,
Banal Nationalism,
Londres, Sage, 1995.
Bobbio N., N. Matteucci y G. Pasquino,
Dicionário de política
.
Brasilia, Editora da Universidade de Brasilia, 1993.
Canetti E.,
Masse et puissance
, París, Gallimard, 1966.
Cartwright D. (ed.),
Studies in social power,
Ann Arbor, University
of Michigan Press, 1959.
Chatelet F., O. Duhamel y E. Pisier-Kouchner,
História das idéias
políticas
, Río de Janeiro, Jorge Zahar Editor, 1985.
Doise W. (ed.),
Expériences entre groupe,
París, Mouton, 1979.
European Journal of Social Psychology,
n° 1, 1971.
Foucault M.,
Genealogía del racismo
, Madrid, La Piqueta, 1992.
Goodin R.E.,
Green Political Theory
, Oxford, Polity Press, 1992.
Gramsci A.,
Gramsci dans le texte
, París, Éditions Sociales, 1977.
Lindzay C. & E. Aronson (eds.),
Handbook of social psychology
,
Vol. 2, New York, Randon House, 1985.
Löwy M.,
Nacionalismos e internacionalismos
, São Paulo, Xamã,
2000.
Moscovici S. y G. Mugny, (eds.),
Psychologie de la conversión
, Cousset
(Fribourg), Del Val, 1987.
Moscovici S., G. Mugny y E. Van Avermaet, (eds.)
Perspectives on
Minority influence,.
Cambridge, Cambridge University Press,
1985.
Moscovici S.,
La psicología de las minorías activas
, Madrid, Edicio-
nes Morata, 1981.
Moscovici S.,
La psychanalise, son image et son public,
París, Puf,
1961/1976.
111
Cuestiones Contemporáneas
112
Moscovici S.,
Psychologie des minorités actives
, París, Presses Univer-
sitaires de France, 1979.
Mugny G.,
El poder de las minorías
, Barcelona, Ediciones Rol, 1981.
Palacios X. (ed.),
Ética y nacionalismo,
Vitoria, Universidad del País
Vasco, 1992.
Revue Internationale de Psychologie Sociale,
t.10, n° 2, numéro
spéciel, 1997, Grenoble.
Social Research
,vol.
63, n° 4., 1996.
Tajfel H. (ed.),
Differentiation between social groups,
Londres, Aca-
demic Press, 1978.
Tajfel H.,
The social psychology of minorities,
Londres, Minority
Rights Group, 1978.
Turner J.C
et al., Rediscovering the social group
, Oxford, Blackwell,
1987.
logo_pie_uaemex.mx