Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
El concepto de revolución en el
pensamiento político de Hannah Arendt
Claudia Galindo Lara*
Resumen
En este trabajo se analiza la reconstrucción de Hannah Arendt sobre los movimien-
tos revolucionarios. Éstos son vistos como encarnación de los mejores atributos de
la política. Implican el poder de actuar en concierto, reasignan el papel de la plura-
lidad y el poder de la acción conjunta. Son el reconocimiento de la política como
dimensión expresiva, ruptura y nuevo inicio. La revolución es, pues, el momento
privilegiado de la política pero, a la vez, es el que deja traslucir su condición frágil,
emergente y plena de contingencia ajena a todo atisbo de instrumentalidad. Las re-
voluciones son recuperadas a partir de su veta histórica. Arendt retoma dos mode-
los: el "exitoso", ejemplificado en la revolución americana, que conserva su carácter
político y el "fallido," representado por la revolución francesa, la cual sucumbe a la
compasión, por su apego a la solución de necesidades y su olvido de lo político.
Abstract
This work analyses Hannah Arendt’s reconstruction regarding revolutionary move-
ments. These are seen as the incarnation of the best attributes of politics. They imply
the power to act together and they reassign the role of plurality. They are the recog-
nition of politics as an expressive dimension, interruption of the history course and
a new beginning. The revolution is the privileged moment of politics, but at the
same time, it is the demonstration of its fragile, emergent and contingent condition.
Revolutions are recovered through history. Arendt has two models of revolution.
The first one is the "successful" model (the American Revolution) and the other one
is the "failed" model (the French Revolution). The American Revolution is success-
ful because it preserved its political character, whereas the French Revolution su-
ccumbed to the "passion of compassion" due to the oblivion of politics and its
attachment to find solutions to their needs.
Palabras clave:
Revolución, Revolución Francesa, Revolución Americana, política,
actuar en concierto, nuevo inicio, cuestión social, compasión.
* Universidad Autónoma de Aguascalientes, Centro de Ciencias Sociales y Humanidades, Coordinación de Ciencias
Políticas y Administración Pública, Av. Universidad # 940, Ciudad Universitaria, Aguascalientes, Ags. P 20100.
perspectivas teóricas
32
Los revolucionarios son los que saben cuándo
está el poder abandonado en la calle y cuándo pueden recogerlo
1
Introducción
En este trabajo me interesa hacer una aproximación al concepto de revolu-
ción en Hannah Arendt (1906-1975), el cual aparece inserto en una dimen-
sión más amplia
concerniente a la concepción de la política en la autora.
La política en Arendt se comprende a partir de la idea de "actuar en
concierto," lo cual la llevará a comprender el poder despojado de todo atisbo
de instrumentalidad y en su plena dimensión expresiva. Llamar poder a este
actuar en concierto conducirá a reasignar el papel de la pluralidad y
a recono-
cer a la política como acontecimiento que tiene lugar entre hombres diversos.
La política entonces, tendrá su mejor desempeño en el momento de emer-
gencia privilegiado en las revoluciones.
Analizaré la reconstrucción arendtiana de los movimientos revolu-
cionarios, ya que éstos son vistos como el evento que encarna todas las car-
acterísticas intrínsecas a la acción: inicio, construcción de algo nuevo y
encuentro con los demás. Las revoluciones son aquí recuperadas a partir de
su veta histórica, con toda su dimensión de grandeza y fragilidad.
Como todos sabemos, el drama no puede existir sin contrastes. La recons-
trucción de Arendt tendrá lugar en una escenografía dual: la revolución exitosa
y la fallida; como modelos paradigmáticos, utilizará a la revolución norteam-
ericana y a la francesa. En su interpretación histórica, el triunfo de los fede-
ralistas en los Estados Unidos llevó a una
auténtica participación ciudadana
sustentada en el predominio de la libertad individual, mientras que en
Francia, la inspiración de Rousseau y la presión de la cuestión social, llevaron
a promover beneficios en favor de la multitud y el sacrificio de la libertad
individual por el "interés común."
2
1
Hannah Arendt,
Crisis de la República
, Madrid, Taurus, 1973, p. 208.
2
La distinción básica entre Arendt y Rousseau estriba en el hecho de que para éste último el "bien común" se entiende como
"interés común.". Ella establece que en Rousseau hay "una curiosa ecuación entre voluntad e interés" que lo llevará a su
construcción teórica. Arendt separa la idea de voluntad de la de interés. Ver: Hannah Arendt,
Sobre la Revolución,
Madrid,
Alianza Editorial, 1988, p. 79.
Para una exposición general sobre el
interés común en Rousseau, ver Brian Barry "El
interés público," en Anthony Quinton,
Filosofía Política
, México, Fondo de Cultura Económica, 1974 (Breviarios, 239),
pp. 183-194. La autora se aleja de Rousseau en favor de una postura más próxima a Montesquieu en donde el "bien
común" se sustenta en la idea de una república inspirada por la "virtud." Sobre este punto, véase a Margaret Canovan,
Hannah Arendt. A reinterpretation of her political tought
, Cambridge University Press, 1992, p. 207.
33
perspectivas teóricas
Esta línea parece conducir a
una tensión ineludible cuya lectura tiende
a ser simplificada: la revolución "exitosa" con nítida finalidad política, crista-
lizada en el movimiento norteamericano y la revolución "fallida," empañada
por "lo social" y "la compasión," ejemplificada en la revolución francesa.
Ensayaré una exposición que evite circunscribir a Arendt dentro de una
mirada europea proclive a los Estados Unidos.
3
Considero que el contraste
entre las dos revoluciones responde a un análisis aún más complejo, localiza-
do dentro de la intención de la autora de someter a la política a una verdadera
reformulación.
La narración de ambas insurrecciones llevará a Arendt a encontrar que en
el trayecto hacia la construcción de las comunidades políticas, éstas se
enfrentan a situaciones conducentes a anteponer el "interés común," en sacri-
ficio de la actuación en concierto. Los intereses homogeneizados predominan
en lugar de favorecer individuos que dedican su energía a la constante
recreación de su comunidad, es decir al "bien común."
El resultado de la investigación no llevará, pese a esto, a una lectura
maniquea de las revoluciones. Escéptica acerca de los resultados obtenidos
por los movimientos revolucionarios, Arendt interroga cuáles fueron los ele-
mentos que llevaron a fenómenos como el terror, la violencia, el totalitarismo
y, en general, al "desvío" de los fines de la instauración del espacio público,
así como a "vaciar" de sentido a la política.
Dentro de esta visión, plantea que la época moderna se presentó
como una oportunidad renovada para lograr una búsqueda de construcción
de espacios para la libertad. Sin embargo, ciertos factores obstaculizaron la
posibilidad de un auténtico desarrollo de la vida política. El análisis resultante
llevará a identificar los elementos que condujeron a la abrumadora pérdida
del sentido político, pérdida que
constituye la amenaza permanente de todas
las formas de gobierno.
El ánimo
para "contar la historia" de los grandes momentos revolu-
cionarios será propiciado
por el objetivo netamente arendtiano de "com-
prender lo que pasó" y observar las vías existentes para recuperar el "tesoro
perdido" de las revoluciones. Para tal fin, la autora analizará la perpetua
3
Como algunos autores parecen interpretarla. Véase a Ernst Vollrath, "Hannah Arendt and the method of politi-
cal thinking" y Robert Sternberger, "The sunken city: Hannah Arendt´s
Idea of politics",
en Social Research, 57,
1, spring, 1990.
perspectivas teóricas
34
amenaza a que se encuentra sometido el espacio público y las dificultades
para fundar instituciones duraderas en las cuales se conserven el carácter
de
la aparición pública, la acción y la palabra.
La historia de las dos grandes revoluciones que tuvieron lugar a finales
del siglo XVIII en Norteamérica y en Francia permite seguir el desarrollo de
ambas y recuperar el posible legado que dejaron para la construcción de
nuevas comunidades políticas. Señala Arendt:
La historia de las revoluciones (.
.. ) se puede narrar bajo la forma de una parábola,
como el cuento en que un tesoro de la edad dorada, bajo las circunstancias más
diversas aparece abrupta e inesperadamente y desaparece otra vez, en distintas condi-
ciones misteriosas, como si se tratara de un espejismo. (.
..) Los unicornios y las hadas
son, al parecer, más reales que el tesoro perdido de las revoluciones.
4
En su intento por rescatar "el tesoro perdido" (el carácter político de los
movimientos) Arendt encuentra que en
las dos revoluciones de ambos lados
del Atlántico: "ese tesoro tenía un nombre, hace tiempo olvidado y perdido,
se diría incluso antes, de que el tesoro mismo desapareciera" es decir, la "feli-
cidad pública," la "gloria" o la "libertad pública."
5
De allí su interés por
seguir la ruta de las historias en cada uno de estos movimientos.
Más adelante, el historiador francés François Furet (1927-1997), sin
duda influido por Arendt, dirá que el estudio de las revoluciones es la única
forma de recuperar "la fuerza de las mitologías políticas que han dominado
el siglo XX."
6
El autor galo recomienda situarse en el momento de su
nacimiento o al menos de su juventud para percibir el esplendor inicial.
Constituyen en sí mismas un lapso breve en donde se mezclan "la esperan-
za y la catástrofe." Este es el momento que Arendt pretende resaltar como
ejemplo de la manifestación de la supremacía de la política.
El reinicio de la historia: las revoluciones
La revolución para Arendt es el evento en el que se capta la magnitud de la
capacidad humana para "hacer de nuevo," que tiene más la connotación de
4
H. Arendt,
Entre el pasado y el futuro. Ocho ejercicios sobre la reflexión política
, Barcelona, Península, 1996, pp. 10, 11.
5
Ibid
., p.11.
6
François Furet,
El pasado de una ilusión
, México, Fondo de Cultura Económica, 1990, p. 15.
emprender algo que en el sentido estrictamente cronológico: es el poder de
la convicción común, cuya clave es el comienzo de "una nueva política."
7
Dirá Arendt: "las revoluciones son los únicos acontecimientos políticos
que nos ponen directa e inevitablemente en contacto con el problema del
origen."
8
Los procesos revolucionarios son sucesos que revisten la posibilidad
de un nuevo y abrupto comienzo de la historia, en ellos se pueden apreciar
las características de inicio, singularidad y acontecimiento. Son por esto, "un
tesoro sin edad que en las circunstancias más diversas aparece bruscamente
de improviso y desaparece en condiciones misteriosas."
9
Instantes de apertu-
ra en donde los actores disfrutan de la acción concertada, aparecen y se
muestran a los demás. Es el momento en el cual emerge la libertad: este
"tesoro sin edad," donde "todo está dicho y nada está dicho."
10
Acontecimiento, ruptura e inicio serán notas que pasarán a formar parte
de una definición del espíritu revolucionario. La descripción del ambiente de
ese momento estará permeada de fragilidad y se caracterizará por "la alegría de
estar juntos y actuar." En esta capacidad para actuar concertadamente se cen-
trará el rescate de Arendt de la política comprendida como "momentos" para
la acción.
El momento se pinta con el ánimo gozoso compartido por los
agentes, quienes, concientes de saber que están viviendo instantes privilegiados,
están ciertos de que en ese momento algo nuevo se está gestando y ellos son
protagonistas de una ruptura. Tienen la claridad de que en ese evento se dará la
oportunidad única para que la historia pueda abrir sus puertas a la acción.
La revolución será entendida como el nacimiento de una realidad total-
mente nueva. Es por tanto la recreación de la política dentro de su propia
manifestación. En términos históricos, antes de la etapa de las revoluciones
no se podía hablar de un radical inicio, puesto que ni en las insurrecciones y,
menos aún, durante las guerras civiles se podía palpar este carácter de posibil-
idad para una nueva fuerza nativa. Las transformaciones políticas anteriores a
la era de las revoluciones no eran pensadas ni vividas como la búsqueda de un
nuevo origen. Constituían reformas limitadas al relevo cupular de un poder
que ya no respondía a las expectativas de los súbditos. Es decir: "la transfor-
35
perspectivas teóricas
7
André Enegrén,
La pensée politique de Hannah Arendt
, Paris,
Presses Universitaires de
France, 1984, p. 189.
8
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p. 86.
9
A. Enegrén,
op. cit
., p. 186.
10
Ibid
., 186.
perspectivas teóricas
36
mación cuasi natural de una forma de gobierno en otra, dentro del ciclo
ordenado y recurrente."
11
Se trataba solamente de sustituciones dentro de la
élite gobernante, en donde quedaba excluída cualquier posibilidad para la
acción concertada y de generación de poder "desde abajo."
Al definir a la revolución como "ruptura inaugural,"
12
se está hablando
de cambio de gobierno, participación ciudadana y finalidad estrictamente
política, que para Arendt es entendida como búsqueda de la libertad.
El "dilema" de las revoluciones estriba en la confluencia de dos elemen-
tos en apariencia contradictorios: por un lado, "el acto de fundar un nuevo
cuerpo político, de proyectar la nueva forma de gobierno conlleva una pro-
funda preocupación por la durabilidad
y estabilidad de la nueva estructura"
y por el otro, es menester conservar "el elevado espíritu que siempre ha
acompañado al nacimiento de algo nuevo sobre la tierra."
13
La inevitable
convivencia dual entre la necesidad de estabilidad con el fulgor de la
novedad, presente en el inicio de las revoluciones, dificulta que el curso de
las revoluciones se mantenga. Estos elementos aparentemente opuestos y
aún contradictorios, tienen que coexistir para no liquidar el espíritu que dio
origen a la revolución, ni la permanencia de un cuerpo político.
Es en el tiempo de las revoluciones cuando se puede apreciar la con-
strucción de espacio público entre los individuos que se encuentran unos
con otros como iguales: se reunen y deliberan interesados por lo que es
común a todos, para dar inicio al momento de la interacción y la práctica
política. Estas características tienen una doble faz: son "la gloria de la acción
concertada" y remiten inevitablemente al carácter espontáneo y efímero de
las revoluciones y a la "evanescencia"
14
del espacio público que tiene que ser
sometido a una perpetua "recreación" por parte de los actores.
El acontecimiento, aun cuando responde a la acción auténtica y colec-
tiva, carece de cualquier atisbo de permanencia. Con esto, Arendt despojará
a la historia de todo elemento de necesidad. Ésta será por el contrario, anali-
zada a partir de momentos, instantes o "fragmentos de gloria" en los cuales
se puede apreciar la verdadera magnitud del encuentro con los demás para
la creación del espacio concerniente a todos.
11
Ibid.
12
Ibid
., p. 173.
13
Arendt,
Sobre la revolución
, op. cit., p. 230.
14
Para ampliar y contrastar con la tesis que sostiene Paolo Flores D’Arcais en
Hannah Arendt. Existencia y liber-
tad
, Madrid, Tecnos, 1996.
37
perspectivas teóricas
El olvido de la necesidad histórica
De esta manera, encontramos que en Arendt la política se arma
a partir de
hechos y eventos específicos y responde a la emergencia de novedad, es
frágil, breve y contingente. Constituye la "brecha" que no tiene precedente
ni meta certera. Hay en esto, un afán de presente, por esto es que la políti-
ca se realiza en el curso de su propia acción.
15
No responde (a diferencia de
Tocqueville y
Marx)
16
a fuerzas irresistibles, es plena de espontaneidad.
17
La idea de inicio es ciertamente una de las más potentes líneas de
Arendt. Concebir los sucesos como acontecimiento e inicio, la llevará a una
confrontación directa con la idea de "necesidad histórica."
18
Aún cuando
hace evidente la falta de permanencia intrínseca a los actos humanos, dota
de una nueva fuerza a la posibilidad de restaurar a la política a partir de sus
manifestaciones mismas, con lo cual, elementos como la aparición y la
actuación concertada adquieren un sentido renovado. La política tiene lugar
en la dimensión experiencial, se está construyendo en los momentos emer-
gentes, es allí donde tiene lugar su manifestación suprema.
Empero, el elemento de contingencia, intrínseco a la acción, es ineludi-
ble dentro del curso de las revoluciones. En el rastreo de la historia, Arendt
advierte como factor relevante el hecho de que todas las insurrecciones mo-
dernas hayan dado inicio como restauraciones de un orden establecido. Es
durante su transcurrir que sus protagonistas, llegaron, casi sin proponérselo,
19
al inicio de una nueva etapa histórica y a buscar extenderla para la posteridad,
"imbuídos en la contingencia y fragilidad de sus actos."
La mayor parte de las veces, los revolucionarios sin tener esa intención,
comenzaron a construir ese espacio para las apariciones de los que vendrían
después, dejándoles como herencia la idea de la existencia de un lugar donde
"la libertad pudiera desplegar sus encantos y llegara a ser una realidad visible
15
Como señala Agapito Maestre en
el prólogo a
Existencia y libertad
,
op. cit.
p. 9.
16
Ibid.
,
p. 175.
17
En este punto quedan resonancias de la primera Arendt. El "nuevo comienzo" implica la irrupción en los pro-
cesos, es decir la carga de "improbabilidades inifinitas" está dada por la acción de los hombres. Mientras que en
la idea de proceso histórico no es la
acción conjunta de los hombres lo que predomina "sino el desarrollo y con-
fluencia de fuerzas extra humanas en las que el hombre que actúa es excluído de la historia." Ver
H. Arendt
¿Qué
es la política?
, Barcelona, Paidós, 1997 (Pensamiento Contemporáneo 49), p. 65.
18
Richard J. Bernstein,
Perfiles filosóficos
.
Ensayos a la manera pragmática
,
México, Siglo Veintiuno Editores, 1991, p. 293.
19
Dice Arendt: "Los hombres, en la medida en que pueden actuar, son capaces de llevar a cabo lo improbable e imprevisible
y de llevarlo a cabo continuamente, lo sepan o no
", en
H. Arendt,
¿Qué es la política?
.
op. cit.
, p. 66
(el subrayado es mío).
perspectivas teóricas
38
y tangible."
20
Por tanto, la búsqueda de un nuevo origen fue la intención ini-
cial de los revolucionarios. En el caso francés, el factor que impulsó hacia la
plaza pública a los individuos fue el intento por restablecer un orden de cosas
que había sido violentado por el absolutismo. Encarnado, como dirá Furet, en
"el misterio" de la revolución francesa, que llevó "al desplome de la monarquía
más grande y el nacimiento extraordinario de un régimen nuevo."
21
Tal como señalara también otro de los grandes especialistas en revolu-
ción francesa, George Lefebvre (1874-1959), cuando los hombres del
pueblo recibieron la convocatoria de los Estados Generales, "no sabían a
punto fijo lo que eran ni que podía resultar de la convocatoria, pero por lo
mismo tenían más esperanzas."
22
Los revolucionarios estaban inmersos en la
seducción del movimiento, pero nunca tuvieron como intención expresa el
arribo a un orden totalmente distinto.
En el caso de Norteamérica, lo que llevó a los hombres a aparecer en
público fue la oposición al orden colonial y la necesidad de desprenderse de
un régimen "arbitrario y opresivo". Aún cuando ambos movimientos fueron
animados por las mismas ideas y pasiones, tampoco supieron que habrían de
llegar a la conformación de un cuerpo político totalmente nuevo, ni a con-
stituir la "civilización democrática moderna."
23
A pesar de que, efectiva-
mente, el motor inicial de la acción fue político (impulsado por la rebeldía
en contra de un estado de cosas que ocluía las rutas hacia la libertad) los fines
no eran claramente percibidos por ninguno de los involucrados.
La explicación que delinea el carácter contingente se da a partir de la
ausencia de cálculo y anticipación de consecuencias. Los
revolucionarios se
encontraban totalmente ajenos a la posibilidad de control sobre los efectos
de sus propias acciones; ellos ignoraban hasta dónde podrían conducir los
actos emprendidos. Al enrolarse en las filas, desconocían cuál sería el papel
a representar en el nuevo escenario donde se disponían a aparecer. En el
curso de los acontecimientos las revoluciones fueron adquiriendo un senti-
do diferente. Por ello Benjamin Franklin
24
confiesa nunca haber escuchado
20
Ibid
., p. 34.
21
F. Furet,
op cit,
p. 27.
22
George Lefebvre,
La revolución francesa y el imperio
, México, Fondo de Cultura Económica, 1984, p. 51.
23
F. Furet,
op. cit
.,
p. 23.
24
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p. 46.
Para el desarrollo de este planteamiento ver también: Martha
Rivero,
El totalitarismo: una nota sobre la pérdida de sentido común. El pensamiento de Hannah Arendt.
39
perspectivas teóricas
a nadie en Norteamérica decir que su participación tuviera la finalidad de
lograr la separación de las colonias respecto de Inglaterra. En el curso del
movimiento los individuos se encontraron con algo totalmente desconoci-
do e inesperado. La falta de certeza y cálculo sobre los actos quedaba expre-
sada incluso como una vuelta al pasado, más apegados los corazones, dirá
Arendt, a la idea de restauración que al abismo infinito de la revolución.
Lo
cual se ponía de manifiesto, tal como Tocqueville habría de expresar con
respecto a la revolución francesa, en el hecho de que: "se hubiera podido
pensar que el propósito de la revolución en marcha no era la destrucción del
Antiguo Régimen sino su restauración."
25
Fue el trayecto de la acción misma lo que llevó a
resultados que hoy
podríamos calificar como inéditos y que, en palabras de Arendt, llevó a que
los actores pudieran "salvar al mundo de la repetición y los condujo hacia la
creación de una nueva trama política."Dicha trama habría de cambiar de
manera
radical
la orientación de las pasiones y los sentimientos "cuyo des-
tino se alejó del curso que quizás habría seguido en otras circunstancias.
Comenzó para ellos un viaje incierto y diverso en el tiempo."
26
Sumergidos
en esta vorágine y ante esta falta de claridad sobre lo que habría de deparar
el final del camino, Arendt
lo desarrollará a partir del carácter de imprevi-
sibilidad presente en todo movimiento. La aparición y la discusión de temas
aparecerán siempre revestidas de estas características de contingencia, emer-
gencia y novedad.
Verdad es
que la revolución constituye
una ruptura en el orden común de
los días
27
y nos recuerda la capacidad humana para reinventar un futuro. Volátil,
frágil, efímera y carente de cualquier anticipación de consecuencias es, sin
embargo, la encarnación de la voluntad para la política.
Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, México, 1990, (Tesis de
Maestría ), p.39.
25
L’ ancién Régime
, citado por H. Arendt en
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p. 46.
26
Remo Bodei,
Geometría de las pasiones. Miedo, esperanza, felicidad: filosofía y uso político
, México, Fondo de
Cultura Económica, 1995, p. 350.
27
F. Furet,
op. cit
., p. 43.
perspectivas teóricas
40
Contraluz de la revolución francesa: violencia,
terror y necesidad
La revolución francesa no es solamente la instauración de la república, es
una promesa indefinida de igualdad, dirá Furet.
28
Constituye una forma
privilegiada de cambio, una esperanza tan vasta que tiene una elasticidad
indefinida. Por esto, se puede saber que el Antiguo Régimen terminó, mien-
tras que el de la revolución no podemos afirmar que haya concluido.
29
Este tema
también atrapó a Arendt
y sucumbió como muchos otros a
la dinámica de la revolución francesa y a su fascinación. Es en esta insurrec-
ción donde encontrará plasmados todos los claroscuros inherentes a la
capacidad humana para desplegar la política. Intentará articular este
movimiento a su idea de la acción y circunscribirlo dentro de su crítica a la
modernidad, esto otorgará un giro en el análisis que la llevará a una postura
absolutamente singular. La explicación de la insurrección de 1789 en Arendt
aparece plena de heroismo y catástrofe. En ella se localizan el logro de la
acción concertada y la pérdida del sentido de la política.
Influenciada por los "aires de cambio" procedentes de América la re-volu-
ción surge inspirada por las trece colonias, en donde "la pasión por la nueva
república avivó el deseo de un cambio."
30
Ambas revueltas compartieron en sus
orígenes el afán de búsqueda de libertad pública. Era innegable el carácter
político de los acontecimientos. Sin embargo, el ansia de liberación del miedo
y del poder despótico predominaron en Francia frente a la posibilidad de cons-
truir el "hogar común," es decir la fundación republicana.
Inclusive cuando el movimiento revolucionario europeo fue impulsado
por la búsqueda de un nuevo orden, desde el inicio, lo que predominó fue
el curso trágico de los acontecimientos. El afán republicano sucumbió aun
antes de ver la luz, no logró llevar a un nuevo inicio que permitiera consti-
tuir cuerpos políticos a la altura de las circunstancias.
La explicación sobre el destino de la insurrección gira a partir de la
estructura política existente: en Francia los vínculos que unían a los habi-
tantes no estaban dados a partir de promesas mutuas, sino de privilegios
28
F.
Furet,
Penser la Revolution Française
, Paris, Presses Universitaires de France,
1992, p. 18.
29
Ibid
., p. 18.
30
G. Lefebvre,
op. cit.
, p. 16.
41
perspectivas teóricas
hacia los estamentos.
31
Por tanto, el conflicto entre el rey y el parlamento
"arrojó a toda la nación francesa a un estado de naturaleza."
32
Aquí Arendt, con el fin de dar mayor fuerza argumentativa a su
planteamiento, ensaya una nueva versión de las principales categorías que
acompañan al análisis político. Para describir y narrar las revoluciones no
encuentra palabras que nombren los sucesos, recurrirá por tanto a la
creación de un nuevo lenguaje en política que de cuenta de los hechos.
Utilizará viejas categorías con un nuevo sentido y construirá palabras que
nombren lo inaudito.
Dirá respecto al estallido francés que los elementos predominantes eran
entonces, la potencia y la violencia,
33
que en ningún caso fructificarían en
poder concertado. Era una "fuerza natural y prepolítica," que no hizo distin-
ción entre violencia y poder.
34
Arendt llega a este argumento porque en su análisis no es posible conce-
bir otro poder que no sea el generado a partir de la voluntad común, cuya
única necesidad es mantener la acción de la cual surgió. Esto, como veremos,
la llevará a encontrar en las condiciones históricas prevalecientes en el Antiguo
Régimen, las raíces en donde se gestó el "desbordamiento" de la revolución.
En el estallido es donde se "deja ver" el verdadero y único poder: el de
los iguales, que actúan en concierto. Con esta apelación a una suerte de
"empowerment"
Arendt pone de manifiesto que se actúa "juntos y desde
abajo", porque únicamente se puede entender al poder como actuación en
concierto y dentro de la más absoluta
isonomía
. Señala Arendt:
35
"el poder
no es nunca propiedad de un individuo; pertenece al grupo, y evidencia la
fragilidad del mismo con esta frase: ‘existe sólo mientras éste no se desinte-
gra’ " Sin embargo, y para esto recurre a Roma, "su fortaleza reside en que
es
potestas in populo
, es decir, que sin el pueblo o el grupo no hay poder."
36
31
H. Arendt,
Sobre la revolución
..., op. cit., p. 186.
32
Ibid., p
. 187.
33
Ver la distinción que hace Arendt de categorías como "poder", "violencia", "fuerza", "autoridad",
en H. Arendt,
Sobre la violencia
, México, Cuadernos de Joaquín Mortíz, 1976, pp. 41-52.
34
Para la autora, con su carácter instrumental, la fuerza y la violencia, llevan a que la primera sea "energía desata-
da por movimientos físicos y sociales" y la segunda "multiplique la fuerza natural." Son por tanto, ajenas al
ámbito político y su presencia en Francia habría de dificultar la consolidación
de actos fundacionales.
35
H. Arendt,
Sobre la violencia.
.., op. cit.
,
p. 41
36
Ibid.
perspectivas teóricas
42
El poder "aparece" y se "muestra" marcado nuevamente por este halo de
emergencia, en donde se convierte en actuación en concierto que es mani-
festación de la espontaneidad y el acontecimiento.
La aparición de la violencia y la fuerza estarán ligados a la explicación
sobre los factores que en Francia erosionaron la posibilidad política y su
trasfondo se ubica en el
diseño de una novedosa aproximación conceptual
incorporada al análisis: fue la presencia de la llamada "cuestión social" la que
habría de decidir el destino revolucionario.
Por su relevancia y repercusiones dentro del análisis, aquí será perti-
nente realizar un rodeo por el tema del "ascenso de lo social"
37
como cate-
goría general para, posteriormente, retomar la exposición histórica sobre la
revolución francesa.
El ascenso de "lo social" y sus repercusiones políticas
Arendt utilizará en diferentes formas términos tales como "la sociedad," "lo
social" y "la cuestión social," que tendrán diversas connotaciones, siempre
disruptivas para la dicotomía público-privado y fundamental para la exposi-
ción sobre la pérdida de sentido de la política.
La autora encuentra el argumento idóneo sobre las razones del declive
de la política en la distinción entre "lo social" y lo "político." Retomará la
discusión sobre la transformación del
zoon politikon
en animal social, y la lle-
vará hasta la era de las revoluciones y la época moderna, donde localiza el
encuentro y la pérdida del "momento republicano," es decir la presencia de
un auténtico espacio público.
38
La distinción conceptual parte de la diferencia dada en términos de la
asociación artificial ejemplificada en la
polis
(la vida política) y la "unión na-
tural" representada por la
oikia
(vida familiar). Los griegos (expondrá Arendt
37
La cuestión social habrá de aparecer dentro del planteamiento como esta estructura híbrida que eventualmente
llevará
a la desaparición de las fronteras entre lo público y lo privado.
38
Para Jean Bethke Elshtain (
Public man, private woman. Women in Social and Political Thought
, New Jersey,
Princeton University Press, 1981, p. 77) la asociación de Arendt entre la pérdida de lo político y el ascenso de lo
social parte de una lectura equivocada de Aquino quien no separó "lo social" de "lo político" (como interpreta
Arendt), sino que incorporó a la política, aspectos de la existencia social, de la vida compartida con otros.
También señala que Arendt distorsiona el sentido de "lo social" al definirlo como un "mundo sin suficiente dig-
nidad para constituir
una auténtica y autónoma forma de vida."
a partir de un rastreo histórico) conocían de la "natural necesidad del hom-
bre de asociarse con sus semejantes," sin embargo, no incluían este elemento
como parte de las características específicas de los seres humanos.
39
La confusión generada entre el ámbito estrictamente político con el
social, es posteriror en términos históricos y condujo según establece
Arendt, a que se concibiera al ámbito político
como sinónimo de lo social,
esto ocurrió al definirse al hombre como animal socialis
y a la sociedad
"como la forma de organizarse para alcanzar un fin concreto."
40
Aun cuando la finalidad pudiera o no ser política, Arendt considera
que allí se localiza de manera temprana el papel asumido por el término
"social," que es incorporado ya como "significado de condición humana
fundamental." Para los griegos esta capacidad de unión con sus congéneres
no era exclusiva de los seres humanos y por lo tanto no habría de ser con-
templada dentro de los elementos específicos a los individuos.
La asociación con miembros de la misma especie era considerada como
uno de los atributos "naturales" y por tanto, correspondiente a la parte más
biológica de las personas. El hogar y la familia constituían el centro de la
asociación natural y lo específicamente humano era la capacidad para la
organización política.
El campo familiar y político no permanecerá nítidamente diferenciado,
sino que aparecerá una esfera más: la social. "Esa esfera curiosamente híbri-
da donde los intereses privados adquieren significado público."
41
La con-
fusión de ámbitos para Arendt aparecerá circunscrita dentro de la necesidad
de delinear la distinción entre las actividades intrínsecas a la conservación de
la vida y las concernientes al mundo en común. "La sociedad" será por
tanto, entendida
como "el conjunto de familias económicamente organi-
zadas en el facsímil
de una familia superhumana."
42
Al ascenso de lo social
Arendt atribuye la pérdida del sentido político, dirá: ".
..históricamente al
ascenso de lo social corresponde casi exactamente a la invasión del espacio
público por la sociedad".
43
43
perspectivas teóricas
39
H. Arendt,
La Condición Humana.
.., op cit
., p. 41.
40
Ibid
., p.38.
41
Ibid.
, p. 47.
42
Ibid
., p. 42. Por esta razón Arendt encuentra que las comunidades políticas menos desarrolladas (como los despo-
tismos orientales)
aparecen siempre organizadas como "una familia superhumana" y se distinguen por el autori-
tarismo imperante.
43
Ibid
., p. 42.
perspectivas teóricas
44
En el discurso sobre el Antiguo Régimen y la Revolución,
encuentra
que
la destrucción del viejo orden feudal y el ascenso del Estado central
tuvieron como contracara la inclusión de la sociedad en el espacio político.
En este punto, resulta esclarecedora la explicación propuesta por Andrew
Arato y Jean Cohen
44
al afirmar que en Arendt el desarrollo de lo social en
Francia fue dado a expensas de la liquidación de la sociedad política, en
donde la centralización actuó como eje rector: aparece una doble vertiente
de la cuestión social: una "ramificación" cercana al joven Marx en donde
predomina la exposición sobre el Estado económico central y otra más pró-
xima a Tocqueville, en la cual prevalecen las consecuencias de de la destruc-
ción de poderes locales y estamentales y el declive del feudalismo. La nobleza
fue reducida a cero y con esto el absolutismo destruyó su propia base al
despolitizar a
una sociedad cortesana que ya de por sí se había olvidado de la
política, imbuída en las manipulaciones secretas y la intriga.
Hay pues varios elementos implícitos en Arendt para el ascenso de lo
social, recuperados por Cohen y Arato: la temprana economía política
nacional, la despolitizada sociedad de las cortes y la emergencia de las
sociedades de salón y la moderna revolución democrática."
45
Por tanto, la
tríada absolutismo-despolitización- economización
46
será la linea marcada
por Arendt para favorecer la idea del ascenso de lo social que aparece desple-
gada hacia el Estado. La aparición del Estado moderno, administrativo-
burocrático y económico es, por ende, consustancial a la incorporación de
lo social en los asuntos públicos.
La burocracia se constituye en expresión de la sociedad en el gobierno
en sustitución de la auténtica vida en comunidad. La administración
resuelve asuntos referentes al bienestar y otorga soluciones de corte admi-
nistrativo a problemas que deberían ser relativos a la vida doméstica. La
emergencia de lo social (
rise of the social
) representa por tanto, el desplaza-
miento de la política por la "asistencia."
El propio fracaso de la monarquía absoluta para generar una base de
apoyo al eliminar a los poderes estamentales, llevó a elevar al Estado abso-
44
Véase, Andrew Arato y Jean Cohen,
Civil society and political theory
, Cambridge, MIT Press,
1992, en especial el capítulo 4 "The Normative critique, Hannah Arendt", p.p. 182-191.
45
Ibid.,
p. 182.
46
Ibid.
,
p.p.
182, 183.
45
perspectivas teóricas
lutista como una gigantesca administración doméstica, que no únicamente
fue elemento que intervino en el levantamiento revolucionario, sino que lo
traspasó, por así decirlo, con el efecto de postergar indefinidamente la cons-
trucción republicana. Los temas de estricta competencia política fueron
reemplazados por los de corte administrativo. Es decir, se generó la sustitu-
ción del gobierno por la administración y "el arbitrio personal por normas
burocráticas."
47
Esta construcción le permitirá a Arendt, en efecto,
construir
la hipótesis de que la expresión política del ascenso de lo social la constituye
la Nación- Estado.
48
Por tanto, desde su surgimiento, la institución estatal tuvo como tarea
central la resolución de necesidades en detrimento de los temas de relevan-
cia política. Esto conducirá a la autora a integrar dentro de la explicación
sobre la transición del feudalismo al capitalismo la idea de la aparición de la
sociedad
vinculada a la cuestión social.
El problema de lo social como sinónimo de administración aparecerá
ligado a la llamada
"cuestión social." Esta
faz, es la relativa a los aspectos
concernientes a la necesidad. La técnica será la encargada de la resolución de
las necesidades encarnadas en la "cuestión social."
En este punto, para fines expositivos, es relevante discernir la cuestión
social respecto de lo social tal como fue expuesto anteriormente. Lo social
como "cuestión social" se remite sin vacilaciones al problema de la pobreza,
cuya profundidad es expresada en Arendt bajo los siguientes términos: "es
algo más que privación, es un estado de carencia y miseria aguda constantes,
cuya ignominia reside en su fuerza deshumanizadora, es abyecta porque
coloca a los hombres bajo el imperio absoluto de sus cuerpos."
49
Lo que ocurre cuando la "cuestión social" se presenta en público es
la ocupación forzada por la esfera de la necesidad del espacio concerniente a la
libertad, se pierde el significado original y se impregna el espacio público de
"simbolismo biológico."
50
Sale a la luz la parte más oscura y recóndita del ser
humano que, por su carácter opresivo, debe permanecer oculta a los demás.
4 5
Ibid
., p. 92.
46
Ibid
., p.182.
47
Ibid
., p.54.
48
Ibid
., p.182.
49
Ibid.
, p.54.
50
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p.62.
perspectivas teóricas
46
Al vincular Arendt su caracterización general con la narración de los
acontecimientos en Francia, llegará a la conclusión de que en términos
históricos, lo que ocurría en la sociedad cortesana, estatalmente centraliza-
da, caracterizada por su avanzado nivel de descomposición social, era que
hasta ese momento la "vida infeliz" de los
malhereux
, había permanecido
"fuera" del espacio político.
La miseria confrontada con la "vida corrompida" de los ricos con-
formaba, sin embargo, una combinación "explosiva" que habría de aparecer
en algún momento y la revolución fue el mejor escenario posible para "abrir
las barreras del reino político a los pobres", lo cual llevó a que el espacio
público "fuera abrumado por zozobras e inquietudes que en realidad
pertenecían a la esfera familiar."
51
La revolución conforma el cadalso donde
irrumpen de manera violenta aspectos ajenos a la estricta competencia
política, en una combinación que habría de resultar irrefrenable: la
"descomposición" moral de las clases altas mezclada con la extrema pobreza
del pueblo. Esto habría de señalar la desaparición de la
vida política en su
opuesto extremo: la violencia y el terror.
52
Por otra parte, en un contexto donde las noticias de ultramar fluían, la
influencia recibida del exterior permitió a los franceses recibir
noticia de que
los inmigrantes ingleses se habían despojado de la miseria y
encontrado el
acceso a una igualdad envidiable.
Aunado al afán moderno de liberación de
la pobreza, motivó la aparición pública de los miserables: "en donde se supo
de una sociedad sin pobreza entonces se dio la rebelión de los pobres."
53
Burocratización y miseria aparecían encarnadas en viejas formas autori-
tarias del
Ancien Régime, lo que la revolución hizo fue agudizar su presen-
cia y hacer que éstos definieran el rumbo del movimiento. La revolución no
logró desintegrar el aparato burocrático administrativo que permaneció
incólume
posterior a la insurrección.
Dirá Arendt: "los hombres de la revolución francesa convencidos como
estaban de que todo poder debe residir en el pueblo, abrieron la esfera política
51
H. Arendt,
La Condición Humana.
.., op. cit.
, p. 38.
52
Aquí, más relevante que los términos cuantitativos del saldo del terror o la posibilidad de "una especie de pasión
por el asesinato" generada en esta época, es el hecho de que "el terror habló" es decir, sustituyó a la palabra que
enmudeció para dar lugar al lenguaje de la violencia y puso fin a las pasiones políticas (amor por la libertad, por
la participación, etcétera). Véase Claude Léfort,
Democracy and Political Theory
, Minneapolis, University of
Minnesota, Press, 1986, pp. 69, 70.
53
H. Arendt,
La Condición Humana.
..,
op. cit.
, p.23.
47
perspectivas teóricas
a esta fuerza natural y prepolítica de la multitud y fueron barridos por ella
como anteriormente lo habían sido el rey y los antiguos poderes."
54
Con un pueblo "arrojado al estado de naturaleza," la revolución se con-
virtió en un movimiento desbordado, torrente difícil de encauzar. El hecho
de que los dirigentes afirmaran que "todo el poder reside en el pueblo"
55
colocaba al poder como una fuerza natural fuera de la esfera de estricta com-
petencia política. La fuerza que emanó fue la liberada por la insurrección.
Era la potencia multiplicada de la multitud que, preñada de violencia,
"no
podía resistir ningún poder institucionalizado."
56
Con la revolución francesa apareció el lenguaje de las necesidades vitales:
hambre y violencia. Se evidenció un estado de cosas que habría de modificar el
curso de los acontecimientos.
Les enragés
definieron la temática revolucionaria:
la búsqueda de florecimiento de la libertad pasó a un lugar secundario, era pre-
ciso aplicar "soluciones técnicas" para sofocar las carencias.
Aun cuando en Norteamérica la cuestión social existía, ésta no llegó a
"desbordarse" hacia la esfera política, tal como sucedió en Francia. El contex-
to y el curso de los acontecimientos fueron opuestos. En Europa,
el pueblo (
le
peuple
) se introdujo en la esfera política y la "hizo estallar." Al aparecer los mi-
serables en público, se impusieron los mecanismos emergentes en perjuicio de
las instituciones que abrirían espacios para la libertad.
Al ser llevados ciertos
temas al escenario común, se impuso el efecto de violencia y coerción inhe-
rente a la esfera prepolítica. Eran necesidades domésticas y "al parecer sólo la
violencia podría ser lo bastante fuerte para satisfacerlas."
57
Con esto, elemen-
tos pertenecientes de manera exclusiva a la
oikia
, se mostraron y "enturbiaron"
el espacio público, otorgando la marca del terror a los asuntos públicos.
La explicación otorgada por Arendt al hecho de que en Norteamérica
la esfera social no invadiera el espacio público
y se pudiera llegar a una
forma avanzada de relación política, gira en torno al espíritu puritano de los
colonos, quienes se habían dedicado a la búsqueda del bienestar.
58
Por esto
54
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p.188.
55
Ibid
., p.185.
56
Ibid
., p.187.
57
Ibid
., p. 92.
58
Aquí conviene revisar la influencia de Tocqueville en Arendt. Ver Alexis de Tocqueville,
La democracia en
América
, México, Fondo de Cultura Económica, 1984, capítulo 10 "El gusto por el bienestar material en
América", p 489. El capítulo da inicio con la siguiente afirmación de Tocqueville: "El cuidado de satisfacer las
más mínimas necesidades del cuerpo y de proveer a las pequeñas comodidades de la vida, preocupa
allí univer-
perspectivas teóricas
48
lograron arribar a una armonía pública, donde las personas encontraban en
la acción un logro personal y como es bien sabido, la eudaimonia o felicidad,
en términos de la recuperación de Aristóteles por Arendt, "es un estado al
cual se llega a partir del dominio de la necesidad," e involucra la ausencia no
sólo de carencias materiales, sino de enfermedad, porque se acuerdo con ella,
al ser presas de cualquiera de las dos, las personas se vuelcan sobre sí mismas
y se ven impedidas para ir al encuentro con la libertad.
59
Al resolver asuntos vitales, y haber mantenido bajo control aquéllo que
era relativo al reino de las sombras, los colonos pudieron alimentar un desa-
rrollado sentido ciudadano, permeado por el entusiasmo en la participación
de
los temas comunes.
60
En Francia, la presencia ineludible de los
sans culottes
, marcó el carácter
social
de la revolución. Los temas se tornaron administrativos y técnicos
(asuntos relativos al vestido y al alimento). Se pospuso indefinidamente la
revolución política. El aspecto prioritario fue la expresión como miserables y
no como ciudadanos. Esto transformó al movimiento revolucionario en "una
utópica rebelión contra las urgentes necesidades de la vida."
61
El curso segui-
do fue un titánico esfuerzo administrativo que irremediablemente llevó al uso
de métodos violentos para someter el caos generado por la necesidad.
Con
ello, se mostró lo más sombrío de la condición humana, e hizo sucumbir
la
espontaneidad y la gloria en el marasmo del intento para dar solución a las
acuciantes demandas del pueblo, para finalmente, llevar al movimiento a
hundirse "en el oneroso reino de la administración y la asistencia."
62
Durante el proceso revolucionario en Francia y en aquéllas revoluciones
que surgieron a imagen y semejanza de éste, la situación se reprodujo. El
intento por fundar la libertad, tuvo que ser pospuesto al infinito, para ser
transformado en "la liberación del proceso vital de la sociedad,"
63
lo cual
condujo, argumenta Arendt, a que el objetivo de la revolución fuera tan
salmente a los espíritus." El individuo norteamericano sería una fortaleza en su
deseo de autonomía para lograr
un "honesto materialismo" que constituye
poder tutelar para asegurar sus goces.
59
H. Arendt,
La Condición Humana.
.., op. cit
., p. 44.
60
Este aspecto es desarrollado de manera novedosa e interesante por Remo Bodei (
op. cit.
), cuando afirma que en
Norteamérica el individuo ocupó el lugar del Estado, "cada uno es el sol de sí mismo." Aún cuando esta liber-
tad fue guiada por "el principio del placer." Mientras que las condiciones europeas condujeron a que los indi-
viduos requirieran un Estado centralizado y fuerte para dar solución a las enormes carencias.
61
Ibid.
, p.240.
62
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p.138.
63
Ibid.
, p. 65.
49
perspectivas teóricas
oscuro como "el desesperado intento por lograr el dominio de la escasez."
Este factor, fue decisivo en Francia: en el intento por resolver problemas
sociales, los revolucionarios dieron inicio a un proceso que habría de con-
ducir al colapso de la revolución.
Arendt concederá que en un primer momento dentro de las revoluciones,
puedan hacer su aparición la necesidad y la violencia. Esta será una etapa de
liberación, que tendrá que pasar a un segundo peldaño de construcción,
donde la libertad será
vista en términos políticos. Fuera de estas etapas,
la necesidad únicamente se constituye como elemento de disturbio para la
política. Ciertamente, la necesidad, empuja a los individuos hacia lo público,
posteriormente, desde la política no se puede ofrecer solución alguna y su
aguda presencia inhibe la construcción, además de desvirtuar el proceso
político.
El efecto político de la cuestión social
En términos históricos, Arendt considera que en Francia la tarea emprendi-
da en la liberación de la miseria tuvo como resultado que se mantuviera
incólume la estructura del Antiguo Régimen. En escencia, la figura del
Estado-Nación como eje central del aparato burocrático fue su heredera.
64
La "apertura" del espacio público a la miseria fue la liquidación del pro-
pio espacio. Ante tal evento, fue preciso recurrir a arreglos que desviaron el
proceso de fundación y condujeron hacia el "ocaso" de la política. Esta línea
argumentativa llevará a Arendt a debatir con Rousseau. La situación extrema
a la que se enfrentaron los revolucionarios, ante la inmensa tarea de dar solu-
ción a las carencias,
llevó a la solución emergente de unificar a la población.
Por lo tanto, la voluntad del monarca entendida hasta ese momento como
"la soberanía" se deslizó hacia el pueblo sin modificaciones de fondo. Se
convirtió en una "abstracción denominada Voluntad General,"
65
que indica-
ba "soberanía popular." Según Arendt, la idea
de "soberanía nacional," que
irónicamente denomina "la majestad del dominio público," (como era
entendida durante la monarquía)
no era compatible con el nacimiento de
64
Al respecto, no se deja escapar
la similitud con Furet y Tocqueville. Véase
F. Furet,
op. cit.
, p. 23.
65
Ibid
., p. 169.
perspectivas teóricas
50
una república. Era "como si el Estado Nacional hubiera derrotado a la revo-
lución en Europa antes incluso que ésta hubiese hecho su aparición."
66
La creación de un nuevo orden que verdaderamente transformara el
estado de cosas fue pospuesto como parte de los objetivos de la revolución,
aun cuando los revolucionarios dejaban claro que su referencia no era un
poder centralizado y se aludía a una tímida posibilidad participativa, encar-
nada en la representación. La revolución con el ideal de la "soberanía popu-
lar" abría apenas el espectro político, que resultaba a todas luces insuficiente.
Se transformaba la sujeción al poder en manos de un rey,
por "representantes
de la voluntad general," situación que era poco clara y constituía un freno a
la verdadera participación en los asuntos comunes.
Fue necesario por tanto, centralizar y recurrir al "hombre fuerte,"
encargado de unificar criterios en sustitución de verdaderas instituciones
republicanas. Este orden de cosas fue opuesto totalmente al proceso seguido
en Norteamerica, en donde al segmentar el poder,
eran asumidos de verdad
los fragmentos comunales y acuerdos pactados. Su distribución en pequeñas
unidades locales daba cauce hacia la posibilidad de una auténtica mani-
festación
plural. En este punto jugaría un papel central la ausencia en
Norteamérica de un "Estado nacional" y de "una tradición verdaderamente
nacional."
67
En Francia, la
persistencia de un régimen centralista, feudal y buro-
crático, aunado a las carencias que demandaban pronta solución, dificultaba
de sobremanera el rompimiento con una tradición autoritaria y la concepción
de nuevas formas para que la
comunidad asumiera el poder. El "cuello de
bote-lla" de la revolución estuvo representado por el traslado de la finalidad
republicana hacia la abstracción "pueblo." Esto llevó a que los jacobinos nece-
sitaran concebir a la voluntad como elemento unido e indiferenciable. Por esto,
los órganos emanados del fulgor revolucionario, como los clubes o las
sociedades populares
resultaron incompatibles con el proceso y perecieron
en manos de los propios revolucionarios, quienes los liquidaron en nombre
de la compacta Voluntad General.
66
Ibid
., p.p. 24,25.
67
Hannah Arendt and Karl Jaspers Correspondence 1926-1969
, citado en Carol Brightman (ed.)
Entre amigas.
Correspondencia entre Hannah Arendt y Mary Mc Carthy 1949-1975
, Barcelona, Lumen, 1998 (Palabra en el
Tiempo, 252),
p. 8.
51
perspectivas teóricas
Así se entiende la estrategia seguida por Robespierre, al desestructurar
las sociedades populares surgidas como órganos de autogobierno y de
encuentro ciudadano. Él recurrió al argumento de la necesaria unidad y
apeló a la voluntad general. En este sentido, las formas organizativas
emanadas de la espontaneidad intrínseca a la acción, tuvieron que ser sacri-
ficadas ante el torrente que se avecinaba.
De tal modo, señala Arendt: "sustituir la república por el pueblo sig-
nificaba que la unidad perdurable del futuro cuerpo político iba a ser garan-
tizada no por las instituciones seculares
que dicho pueblo tuviera en común,
sino por la misma voluntad del pueblo."
68
Ello convertía a todos en uno, o
lo que es peor, en un "monstruo de cien cabezas," ya que
la "voluntad"
podía ser veleidosa y mutable como el individuo, situación que llevada a su
extremo,
justificaba "la antigua y ominosa convicción propia del Estado
Nacional,"
69
de que en nombre del interés nacional se apelara al " último
recurso" de la razón de Estado.
La razón de que persistiera la concentración del poder, residía además
en el importante factor de que no "alcanzaba" a la población. En sentido
estricto, la estructura política había permanecido intacta. La difusión del
poder no desbordaba el círculo del Estado, por tanto, no empapaba a los ciu-
dadanos, quienes delegaban el poder en "políticos profesionales." Opuesto
al caso norteamericano en donde el poder surgía desde abajo y se extendía
desde los ciudadanos, en una eficaz coordinación entre asociaciones donde
los individuos se involucraban en la tematización pública. Las formas repre-
sentativas alejaban a los individuos de lo público que depositaban en sus re-
presentantes decisiones trascendentes para la comunidad.
Dentro del Estado-Nación la aspiración era llegar a un acuerdo
nacional sustentado en esta idea unificadora que habría de restar elementos
para que el pluralismo pudiera construir su propia eficacia, cuyo efecto adi-
cional sería la restricción
para los términos y probabilidades de "armar"
instituciones autónomas de carácter civil. Esto constriñió las posibilidades
para la riqueza de opiniones y la deliberación conjunta.
68
Ibid
., p. 77.
69
Ibid
., p. 78.
perspectivas teóricas
52
Otra cara de la
volonté génerale
, constituía el hecho de que la voluntad
colectiva y el interés general se habrían de concebir en su desarrollo como
elemento consustancial a la idea de unicidad y homogeneidad, que en la
moderna sociedad democrática norteamericana se mostraría también como
obstáculo definitivo para la palabra. En Francia, este elemento condujo a
una nueva concentración del poder y a un régimen sustentado en el terror y
la violencia.
70
El curso que tomaron los acontecimientos
llevó a la "paradoja rousso-
niana" de la mayoría dominante o al "espectáculo de un despotismo iguali-
tario."
71
Donde el resultado a futuro sería la multiplicación de las constitu-
ciones y los regímenes."
72
Esto aparece como signo inequívoco de la titánica
tarea, a la que se enfrentan en todos los casos los revolucionarios, de crear
instituciones duraderas y estables.
El lado oscuro del corazón: La compasión en el
ámbito de los asuntos públicos
...y ocurre que el corazón humano es un lugar de tinieblas que el ojo humano no
puede penetrar con certidumbre; las cualidades del corazón requieren oscuridad y
protección contra la luz pública para crecer y ser lo que pretenden ser, motivos ínti-
mos que no están hechos para la ostentación pública.
73
Arendt sostendrá que el compromiso con el bienestar general llevó a los
revolucionarios a identificar a la voluntad con la voluntad del pueblo. Con
la derrota de los girondinos se hizo manifiesto que la constitución de una
república
sería pospuesta de manera indefinida para
dar lugar al dominio
de la compasión por los pobres y los sufrientes.
La ambiguedad de la voluntad colectiva llevó a que ante la cercanía del
padecimiento, los revolucionarios sellaran sus acciones por una actitud compa-
siva hacia los débiles, en un despliegue de sentimientos relativos a lo íntimo.
La presencia de la pasión en el espacio de las apariciones se "salió de cauce"
y dejó clara la ausencia de límites. Esto es lo que otorga su carácter "incon-
70
Ibid.
,
p. 196.
71
F. Furet,
op. cit.,
p. 22.
72
Ibid.
,
p.22.
73
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p. 96.
53
perspectivas teóricas
tenible e interminable" a la revolución francesa que la distingue de la
norteamericana.
74
La revolución escenificó el carácter indomable de las pasiones privadas
mostradas en público. La miseria fue expuesta a la luz pública y generó con-
fusión de ámbitos: "la pobreza, no solamente encarna una difícil situación,
sino que genera fustración individual y ambición social para resolverla, esto
genera algo aún más complejo, que es la aparición de la compasión en la
escena política."
75
La necesidad de controlar el caos llevó a
ceñirse al espe-
jismo de la voluntad única, ya que "en su demanda de pan, la miseria puede
asumir de hecho el disfraz de la unidad."
76
Engendró estados de ánimo, emo-
ciones y actitudes que confundieron la presencia de sentimientos privados
con virtudes públicas. Se impuso
the passion of compassion
77
es decir el ámbito
de la intimidad trastocado en atributo ciudadano.
Al ser mostrados los "asuntos del corazón" en público, se aceptaba la
imposibilidad de constituir cuerpos políticos a la altura de los tiempos. Al
aparecer los "resquicios" humanos
(aspectos concernientes a las pasiones que
por su naturaleza eran inabarcables) erosionaron las condiciones para que la
política tuviera lugar. Se extravió la ruta política dentro del carácter infinito
de las emociones.
Esta intromisión
tuvo también el efecto de liquidar la distancia
entre las personas, dado que los "asuntos del corazón" fueron movilizados
hacia el espacio común. Por ser un sentimiento privado e individual, dirá
Arendt, la compasión se asemeja al amor, en el sentido que anula la distan-
cia, por esto, al aparecer en público se distorsiona y tendrá el efecto de desas-
tre: "La compasión desde el punto de vista político, es irrelevante debido a
que anula el espacio
mundano interhumano donde están localizados los
asuntos políticos, la totalidad de la actividad humana."
78
Los sufrientes
quedan en un conglomerado informe: el pueblo, las masas.
79
74
F. Furet,
op. cit.,
pp. 22, 23.
75
Ibid.
,
p. 74.
76
Ibid
., p. 95.
77
John F. Sitton,
"Argument of council democracy", en
Social Research
, 57, 1, primavera de 1990,
p. 320.
78
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit.
, p. 86.
79
Ibid
., p. 86.
perspectivas teóricas
54
Virtudes privadas, vicios públicos: la piedad y
el amor por los sufrientes
Al mostrar Robespierre el corazón en público y elevar los actos procedentes de
la pasión como virtud política, los revolucionarios iniciaron una dinámica
de actuación sustentada en la sospecha (engaños, calumnias y traiciones) resul-
tado de la dilución de ámbitos. La necesidad de mantener en resguardo a los
sentimientos se hace manifiesta: "el corazón mantiene vivas sus fuentes gracias
a la lucha constante que progresa en la oscuridad,"
80
puesto que"el corazón
conoce muchas luchas interiores y sabe muy bien que lo que era recto mientras
permanecía escondido puede parecer deshonesto, una vez que se descubre."
81
Es menester por tanto que el espacio íntimo deba ser preservado de la luz
pública. Cuando se confunde con virtud ciudadana se torna sospecha y descon-
fianza que genera terror. Se destruye el espacio de las apariencias que debe ser
constantemente validado. Esto llevará a
un desarrollo del tema de la autentici-
dad, que implicará el factor ineludible de que la autenticidad de las emociones
deba ser probada de manera permanente. Sometida a una perpetua validación,
nos enfrenta a la
perenne dificultad de comunicar lo incomunicable.
82
Los hombres de la revolución confundieron la compasión con la virtud
y llegaron, como en el caso de Robespierre, "a sospechar hasta de sí mismo,"
lo cual condujo a llevar a la acción a degenerar en meras apariencias a partir
de "actos hipócritas." Por esto es que el corazón debe permanecer dentro de
su propia "lógica" de las tinieblas, puesto que la solución de los asuntos del
mundo exige claridad y el corazón no la tiene porque "es precisamente la luz
del mundo la que perturba la vida del corazón."
83
Fuera de la vida del ámbito
privado el corazón no tiene porqué ser mostrado.
Al trasladar Robespierre
los conflictos concernientes al alma para el
ámbito de la política, aún cuando fuera llevado por su sincero patriotismo y
por un afán "siempre alerta" de lograr la
virtud, al ser desplegados en públi-
co, dejaban de ser principios para la acción o motivaciones para la
inspiración, puesto que degeneraban en meras apariencias.
84
80
Ibid
., p. 97.
81
Ibid
., p. 97.
82
Al respecto ver el desarrollo que hace Hannah Arendt en
La Condición Humana
(
op. cit
.)
sobre la imposibili-
dad de "abarcar lo inabarcable" en referencia a transmitir sensaciones como el dolor.
83
Ibid
, p. 98.
84
Ibid
, p. 98.
Por su dirección particular, la compasión impide el intercambio porque
sólo es enviada hacia quien la padece. Arendt puntializa que la compasión,
por lo general, no se propone transformar las condiciones del mundo a fin
de aliviar el sufrimiento humano, pero si lo hace, evitará el largo y fatigoso
proceso de persuasión, negociación y compromiso, que es caracterísitica de
la política, y en su lugar prestara su voz al que sufre y por tanto anulará la
deliberación. Se hablará en nombre de un cuerpo abstracto: "los que sufren"
(
le peuple, les malhereux
) y
la pluralidad quedará anulada.
El mismo vocablo
peuple
, dice Arendt, "nació de la compasión y era
sinónimo de desgracia e infelicidad, siempre acompañado por el adjetivo
malhereux
."
85
Lo anterior, también señaló el cariz de los sucesos:
La revolución francesa se apartó casi desde su origen
del rumbo de la fundación, a
causa de la proximidad del padecimiento; estuvo determinada por las exigencias de
la liberación de la necesidad, no de la tiranía y fue impulsada por la inmensidad sin
límites de la miseria del pueblo y de la piedad que inspiraba esta miseria.
86
En Norteamérica, la situación migrante de los colonos los hizo susten-
tar su vínculo en el poder de la promesa. Por tanto, la palabra "pueblo" tenía
el referente de mayoría, "de la variedad infinita de una multitud cuya majes-
tad residía en su misma pluralidad," es por esto, que para los Padres
Fundadores, el espacio concerniente a lo público se veía como una posibilidad
para el intercambio de opiniones,
situación que descartó el rumbo violento de
los eventos y abrió el camino de manera fluída a procesos de construcción del
pacto ciudadano.
En la visión de Arendt los hombres de la revolución francesa, moviliza-
dos originariamente contra la tiranía y la opresión (y no contra la
explotación y la pobreza) enfrentados al espectáculo otorgado por el dolor y
la miseria se colocaron del lado de los oprimidos y "se sintieron parte del
pueblo." Hasta ese momento, "no necesitaron espolear su solidaridad", puesto
que "hablaban y actuaban como representantes de una causa común."
87
Sin
embargo, posteriormente, esta invasión de la necesidad ocasionó el doble efecto
de liquidación de las distancias y amenaza de terror permanente. La compasión
85
Ibid
., p. 76
86
H. Arendt,
Sobre la revolución.
.., op. cit
., p. 93.
87
Ibid
., p.75.
55
perspectivas teóricas
actuó como movilizador sentimental y llevó a idealizar a las víctimas,
a una
suerte de "enamoramiento" por los que sufren.
Estos elementos
tuvieron en la mirada de Arendt, no sólo el efecto de
cancelación de la participación en los asuntos comunes, sino el resultado que
en términos políticos, el proceso de construcción del acuerdo, estuviera mar-
cado por la característica distintiva de no ser "ni
del
pueblo y, menos aún,
por
el pueblo, sino, en el mejor de los casos,
para
el pueblo."
88
Es decir, no
se dio un verdadero proceso de consolidación institucional, basada en una
"fundación de relaciones con las personas en su singularidad"
89
sino por el
contrario, un "sustitutismo" de partido cuyo signo fue "la usurpación del
poder soberano por quienes se llamaban a sí mismos sus representantes."
90
Afirma Arendt: "la compasión fue descubierta y comprendida como una
emoción o un sentimiento y el sentimiento que corresponde a la pasión de la
compasión es ciertamente la piedad."
91
Dentro de este estado de cosas, jugó un
papel relevante la influencia que, para los revolucionarios franceses, tuvieron
las ideas de Rousseau quien en su "rebelión contra la alta sociedad" de los
salones apeló a los asuntos del corazón y tematizó el papel de la intimidad con-
tra "la falta de corazón de la razón."
92
Sí a él se le debe haber
introducido la
compasión en la teoría política al tematizar los aspectos relativos a las emo-
ciones, a Robespierre se le puede atribuir el haberla llevado a las calles.
93
De tal forma, mientras la piedad empujó a los revolucionarios hacia los
oprimidos (como forma pervertida de la compasión) la alternativa que se
mostró fue la solidaridad, "que funda desapasionadamente una comunidad de
intereses con los explotados", y en este aspecto
"la solidaridad pudo abarcar a
una multitud porque participaba de la razón. Aun cuando podía ser promovi-
da por el padecimiento, se circunscribía a ideas. En este punto, la solidaridad
dentro de la revolución francesa conllevó el olvido de las grandes obras como
la
virtú
, o la grandeza o el honor en nombre de la "solidaridad," es decir, una
"especie de amor por los hombres."
94
Robespierre sucumbió ante los encantos
de la solidaridad y la confundió nombrándola virtud, señala Arendt.
88
Idem
.
89
Ibid
., p.90.
90
Ibid
., p.76.
91
Ibid
., p.89.
92
Idem
.
93
Idem
.
94
Idem.
perspectivas teóricas
56
El problema con la solidaridad, es que aun cuando, al igual que la
piedad, tiene la capacidad para establecer distancias (cosa que no ocurre con
la compasión), tiene el efecto de llegar a ser disfrutada en sí misma y con-
ducir a la glorificación de su causa. La solidaridad es un sentimiento que sale
a la luz pública y abarca a la multitud, eventos ambos que llevan a distor-
sionar el sentido político puesto que se pierde toda capacidad de relación
con personas singulares y llega un momento
en que se torna un sentimien-
to que llega a ser disfrutado en sí mismo, lo cual, puede llevar a la paradóji-
ca situación de requerir de la existencia de los desgraciados para su propio
mantenimiento.
En este aspecto, la glorificación hecha por Robespierre de los pobres, lo
llevó a un "elogio del padecimiento"
95
y al confundir la virtud con el padec-
imiento, se abrió un cauce para dar énfasis a una inimaginable capacidad para
la crueldad en los revolucionarios. Así, el terror y la violencia imperantes en el
movimiento francés tuvieron como palanca la confusión de ámbitos y "los
recursos del corazón." De esta forma, la "solidaridad" aparecía permeada por
"la capacidad para entregarse al padecimiento de los demás."
96
En este punto, el vínculo entre el Terror y la aparición de sentimientos
en el espacio público es ineludible y lleva a que la explicación para la ruta que
siguieron los acontecimientos esté marcada por una suerte de "victimismo."
En Arendt, para que la compasión sea desplegada, es cierto que necesita la
presencia de víctimas, lo cual nuevamente nos remite al problema de la aut-
enticidad de las emociones y la imposibilidad de "nombrar lo innombrable."
El "victimismo" dentro del curso que siguieron los sucesos, tuvo su tra-
ducción en la estigmatización de todo aquello que se consideraba como un
"acto de egoísmo," es decir, no ser capaz de sufrir con los demás. Mientras
que en oposición, los actos de violencia podían ser admisibles, en tanto que
su motor fuera el "compadecer" a los más débiles. Se abría con esto el espec-
tro para actos signados por el uso del terror mientras se estrechaba la posi-
bilidad de que los sentimientos permanecieran en la intimidad. Los víncu-
los fueron establecidos a partir de lo más púdico de la condición humana en
sustitución de relaciones ciudadanas.
95
Ibid
., p.90.
96
Ibid
., p. 82
57
perspectivas teóricas
perspectivas teóricas
58
En este sentido, "la magia de la compasión" consistía en que abría el
corazón del que padece a los sufrimientos de los demás, por lo que establecía
y confirmaba el vínculo "natural" entre los hombres. Donde terminaba la
pasión (capacidad para el padecimiento) y la compasión (capacidad de pade-
cer con los demás) comenzaba el vicio."
97
Al respecto, no se tiene que ir muy
lejos para recordar todos los eventos sellados por el terror que tuvieron lugar
dentro de las grandes revoluciones de este siglo (China, Rusia) y las "conde-
nas" a quienes mostraban no ser capaces de compadecer al prójimo.
Desde el punto de vista político, dirá Arendt respecto a Francia, "puede
decirse que el mal de la virtud robesperiana consistió en no haberse puesto
ninguna limitación."
98
Bajo la proclama de la virtud, lo que en realidad
sucedió con Robespierre fue que
estaba
en germen la aparición del Terror.
Históricamente, lo que quedó claro, fue que los girondinos, al ser
inca-
paces de dar nacimiento a una constitución y establecer un gobierno republi-
cano, "dieron rienda suelta a la compasión como fuerza motriz de la revolución,"
por lo que este cambio tuvo como efecto que Robespierre promulgara las leyes,
señala Arendt, en nombre del "pueblo francés" y no de la "república francesa,"
evento que en la mirada de los jacobinos daba más dinamismo a la constitu-
ción del nuevo cuerpo político pero que, para Arendt, tuvo el efecto opuesto:
la
exclusión de todo proceso de confrontación de opiniones
y de su eventu-
al concierto.
99
O tal como sería expresado en términos de Furet: "Francia
multiplica las constituciones y los regímenes y ofrece al mundo el primer
espectáculo de un despotismo igualitario."
100
Al entender a la voluntad, como una e indivisible, se sustituía a la
república por el pueblo, lo cual significaba dejar de lado a las instituciones
seculares en favor de la voluntad abstracta del pueblo. Esto llevó a que para
Robespierre la aspiración fuera la unanimidad y no el acuerdo de la may-
oría.
101
El cuerpo político debía operar como un sólo individuo y, por tanto,
el enemigo a vencer sería entonces el interés particular de cada uno. La única
fuerza capaz de proporcionar cohesión a las diferentes clases de la sociedad
dentro del molde de la nación.
97
Idem.
98
Ibid.
,
p. 91.
99
Ibid
., p. 77.
100
F. Furet,
El pasado de una ilusión.
..,
op. cit.
, p. 23.
101
Ibid
.
59
perspectivas teóricas
El trasfondo de la compasión en Rousseau y su "adaptación" por parte de
Robespierre estribaría en que tanto uno como el otro, fueron producto de su
época, lo cual queda contextualizado en forma magnífica por Arendt, cuando
señala: "estamos tan acostumbrados a atribuir la rebelión contra la razón al
romanticismo del siglo XX y a concebir al siglo XVIII desde la perspectiva de la
razón ilustrada que tendemos a pasar por alto los alegatos en favor de la pasión,
del corazón, del alma, y especialmente el alma escindida (
l´ âme dechirée
)."
102
La situación enfrentada por los revolucionarios franceses, se sustentó en
que consideraban a la razón como un estorbo para dar rienda libre a la
pasión. Ellos "sabían del eterno juego entre la razón y las pasiones," lo cual
se hace manifiesto en la bella explicación de Arendt sobre el conflicto que
padecieron, provocado por la existencia dual del alma, en la cual "no hay un
diálogo, sino un padecimiento intenso."
103
Fue esta inmensa capacidad para
padecer lo que animaba a Rousseau para "incitarla a la lucha contra el egoís-
mo de la sociedad, por una parte, y contra la soledad imperturbable de la
mente ocupada", en un diálogo consigo misma, por la otra."
104
Pasiones privadas
versus
pasiones públicas
En la vorágine de las pasiones y la seducción de los momentos de emergen-
cia, permanece inalterable la dicotomía de Arendt entre el ámbito privado y
el público. Su idea de la política quedará ubicada dentro de este trasfondo
definido por las partes íntimas y las que deben ser objeto de publicidad. Lo
recóndito y lo que pertenece a la luz pública no es únicamente un juego de
luz y sombras, es la correcta distancia entre las personas. En el ámbito ínti-
mo se diluye la distancia, mientras que en público se requiere una mesura en
la proximidad. Esto implica que no existe el amor en política. Los ciu-
dadanos comparten un mundo en común que requiere, para su preser-
vación, de una "amistad ciudadana", es decir, teñir a la política con las
pasiones públicas de la aparición, con el gusto por la participación, con la
102
Ibid., p. 81.
103
Véase Remo Bodei, "El desorden de las pasiones" y "Esperanza y miedo", en
Geometría de las pasiones, op cit
.,
pp. 59-82.
104
Ibid
., p. 82.
perspectivas teóricas
60
virtud cívica, pero no con el amor. La política constituye parte relevante en
la vida de las personas, los momentos en los que se muestra son plenos pero,
para su mantenimiento, requiere de suma cautela, es decir, evitar el fárrago
de las pasiones interiores.
Recibido el 27 de mayo del 2005
Aceptado el 14 de junio del 2005
61
perspectivas teóricas
Bibliografía
Arato, Andrew y Cohen, Jean,
Civil society and political theory
, Cambridge, MIT
Press, 1992.
Arendt, Hannah,
Sobre la revolución
, Madrid, Alianza Editorial, 1988.
—————,
La Condición Humana
, Barcelona, Paidós, 1993.
—————,
Crisis de la República
, Madrid, Taurus, 1973.
—————,
Entre el pasado y el futuro. Ocho ejercicios sobre la reflexión política
,
Barcelona, Península, 1996.
—————,
Sobre la violencia
, México, Cuadernos de Joaquín Mortíz, 1976.
—————,
¿Qué es la política?
, Barcelona, Paidós, 1997 ( Pensamiento
Contemporáneo 49).
Bernstein, Richard J.,
Perfiles filosóficos. Ensayos a la manera pragmática
,
México,
Siglo Veintiuno Editores, 1991.
Bethke Elshtain, Jean,
Public man, private woman. Women in Social and Political
Thought
, New Jersey, Princeton University Press, 1981.
Bodei, Remo,
Geometría de las pasiones. Miedo, esperanza, felicidad: filosofía y uso
político
, México, Fondo de Cultura Económica, 1995.
Brightman, Carol, (ed)
Entre amigas. Correspondencia entre Hannah Arendt y Mary
Mc Carthy 1949-1975
, Barcelona, Lumen, 1998 (Palabra en el Tiempo, 252).
Canovan, Margaret,
Hannah Arendt. A Reinterpretation of Her Political Thought
,
Cambridge, Cambridge University Press, 1992.
Enegrén, André,
La pensée politique de Hannah Arendt
, París, Presses Universitaires
de France, 1984.
Flores D´Arcais, Paolo,
Hannah Arendt. Existencia y libertad
, Madrid, Tecnos, 1996.
Furet, François,
El pasado de una ilusión
, México, Fondo de Cultura Económica,
1990.
—————,
Penser la revolution francaise
, Paris, Presses Universitaires de France,
1992.
Lefebvre, George,
La revolución francesa y el imperio
, México, Fondo de Cultura
Económica, 1984.
Lefort, Claude,
Democracy and Political Theory
, Minneapolis, University of
Minnesota Press, 1986.
perspectivas teóricas
62
Quinton, Anthony,
Filosofía Política,
México, Fondo de Cultura Económica, 1974,
( Breviarios, 239).
Rivero Martha,
El totalitarismo: una nota sobre la pérdida de sentido común. El pen-
samiento de Hannah Arendt
. Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad
de Ciencias Políticas y Sociales, México, 1990, (Tesis de Maestría).
Tocqueville, Alexis de,
La democracia en América
, México, Fondo de Cultura
Económica, 1984.
Hemerografía
Barry, Brian, "El interés público" en Quinton, Anthony,
Filosofía Política
, México,
Fondo de Cultura Económica, Breviarios, 239, 1974
Sitton, John, F., "Argument of council democracy", en
Social Research
, 57, 1, spring,
1990.
Sternberger, "The sunken city: Hannah Arendt´s
Idea of politics", en
Social
Research
, 57, 1, spring, 1990.
Vollrath, Ernst, "Hannah Arendt
and the method of political thinking", en Social
Research, 57, 1, spring, 1990
logo_pie_uaemex.mx