Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Las megaciudades y la transición urbana
Heriberta Castaños-Lomnitz*
Resumen
En este artículo, la autora analiza los factores tanto favorables como adversos que
intervienen en los procesos de urbanización y en los problemas de sustentabilidad
de la población mundial en general y de la zona conurbada de la ciudad de México
en particular.
Abstract
In this paper the author analyzes some of the advantages and drawbacks of mass
urbanization worldwide and in the Mexico City region, and we attempt to outline
a future perpective of sustainable population growth of megacities.
Palabras clave
: megaciudades, urbanización, sustentabilidad, transición urbana,
desarrollo sustentable, Agenda 21
* Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México,Torre II de
Humanidades, Ciudad Universitaria, México, 04510, Coyoacán
cuestiones contemporáneas
96
Introducción
Los cambios fundamentales que confrontan al hombre en los aspectos
económicos, ambientales y sociales no están limitados a determinados paí-
ses o regiones sino que conciernen a la humanidad entera. Estos cambios
suelen describirse en su conjunto como
cambio global
. Se trata de múltiples
fenómenos naturales o de la
antroposfera
—el área de convivencia de los seres
humanos—y la mayoría de estos fenómenos se encuentran íntimamente
relacionados entre sí.
Entre los cambios globales que afectan a la naturaleza cabe mencionar
las alteraciones del clima, la creciente escasez y contaminación de las aguas, la
pérdida por erosión de los suelos aprovechables para la agricultura y las bajas
en la biodiversidad en especies tanto animales como vegetales. En el aspecto
de las relaciones humanas o comunitarias también se producen cambios de
extensión global y de profundo alcance, tales como la globalización —que
consiste en un entrelazamiento de culturas y de competitividades económicas
mediante el comercio internacional y la mayor movilidad de las personas—
el crecimiento demográfico y las migraciones del campo a la ciudad, por una
parte, y de los países en desarrollo a las naciones más prósperas del norte, por
la otra. Sin duda alguna,
al desear incrementar su calidad de vida, el hombre
es simultáneamente el causante y la víctima del cambio global.
Por otra parte, el cambio global no es necesariamente nefasto. Así, los
procesos de globalización económica y cultural en ciertas regiones, como el
sureste de Asia, han aportado un creciente bienestar y una mayor diversidad
cultural en muchos países y sectores de la población. De ninguna manera se
trata de preservar la naturaleza y la sociedad en su estado actual ni mucho
menos de restablecer las condiciones de vida del pasado en su forma supues-
tamente original o impoluta. Sin embargo, es razonable esperar que se
advierta a la población acerca del cambio global que la afecta, para que tenga
los elementos de juicio que le permitan tomar decisiones y eventualmente
acciones para prevenirlo.
La prevención es importante porque el cambio global suele ser muy
rápido y puede tener efectos a largo plazo que pueden afectar a las genera-
ciones venideras. En los casos extremos, tales procesos pueden llegar a ser
irreversibles en términos de la vida humana, como es el caso de la extinción
de especies o de la pérdida por erosión de tierras fértiles. La irreversibilidad
97
cuestiones contemporáneas
de estas pérdidas contradice el principio básico que nos confía el patrimonio
de nuestros hijos y nietos para transmitírselo. Como mínimo, las genera-
ciones futuras deberían disponer de la opción de elegir y de reaccionar, para
así poder satisfacer sus necesidades. Esto solo será posible cuando se preser-
ven a largo plazo los recursos básicos ecológicos y culturales de la
humanidad.
El principio del
desarrollo sustentable
permite determinar si un determi-
nado cambio regional o global es responsable, o debe prevenirse. La sus-
tentabilidad se refiere a una co-evolución del desarrollo natural con el social,
es decir, a una conjunción de la naturaleza con la esfera del hombre. El
desarrollo sustentable implica la utilización de todo el espectro de los poten-
ciales económicos y sociales para garantizar la estabilidad y el mejoramiento
de la calidad de vida sin dañar el frágil tejido de los ecosistemas o de la cohe-
sión social. Las metas de la productividad económica, de la participación
social y de la resistencia ecológica se condicionan mutuamente y no deben
optimizarse unos a costa de otros para no arriesgar el desarrollo integral.
La transición urbana
Entre los ejemplos más relevantes del cambio global se encuentra la tenden-
cia acelerada a la urbanización, con la formación de ciudades grandes y
megaciudades en todos los continentes habitados y, especialmente, en los
países en desarrollo. Los millones de habitantes de estas ciudades pueden lle-
gar a formar extensas zonas conurbadas mismas que se han convertido en los
escenarios decisivos para un desarrollo sustentable. Esto se debe a la elevada
densidad de flujos de recursos, mercancía, capital y población que tienden a
amontonarse en las ciudades grandes. Las consecuencias son de alcance
mundial en términos económicos, ecológicos y sociales, ya que las megaciu-
dades consumen recursos de todo el mundo y forman parte de redes
económicas y sociales globales.
A su vez, la mayor densidad interna y externa de las ciudades signifi-
ca mayores oportunidades para aplicar estrategias de innovación y para crear
nuevas formaciones económicas y estilos de vida sustentables que son
capaces de promover mejores condiciones de vida en la ciudad misma y en
su entorno geográfico y nacional. En este sentido, puede decirse que las
cuestiones contemporáneas
98
megaciudades y las regiones metropolitanas representan el elemento clave de
un eventual desarrollo sustentable a escala global.
Además de las megaciudades existen también numerosas ciudades de
tamaño intermedio que están creciendo rápidamente y que pueden alcanzar
el umbral de diez millones de habitantes en un tiempo previsible. Estas
futuras megaciudades representan un desafío para su desarrollo sustentable
ya que se requiere una base de conocimiento capaz de orientar políticas sanas
para su evolución. Corresponde a la investigación científica, y a las institu-
ciones que apoyan y promueven la investigación, el ofrecer soluciones prác-
ticas dentro de esta base de conocimiento que está en pleno desarrollo.
El cambio es de dimensiones globales pues el género humano se está
transformando en una especie urbana. Según estimaciones de las Naciones
Unidas, la población mundial se incrementará de 6,300 millones a 8,900 mi-
llones en el año 2050. Al mismo tiempo, cambiará la distribución de la
población. En 1975 la población urbana representaba un 38% de la población
total; hoy se calcula que, a partir del 2007, la mayoría de la humanidad será
urbana y antes del 2030 los dos tercios de la población mundial residirán en
ciudades.
Esta transformación y densificación de la población no tiene prece-
dentes en la historia. Los demógrafos hablan de
la transición urbana
y Kofi
Annan se ha referido al
milenio de las ciudades.
Además, la transición urbana se está produciendo a una velocidad tal
que pone a prueba la capacidad de innovación y de respuesta de la
humanidad. Cada año la población urbana crece en 60 millones de personas.
La ciudad de Londres necesitó 130 años para franquear la marca de los ocho
millones, pero la ciudad de México lo hizo en apenas 30 años. Sao Paulo
(Brasil), Shanghai (China), Bombay
(India) y Karachi (Pakistán) crecen a la
misma velocidad o más rápido aún. La ciudad de Lagos en Nigeria ha creci-
do 22 veces su tamaño desde 1965. Se estima que estas ciudades tendrán
más de 20 millones de habitantes en el 2015.
Según las Naciones Unidas, las ciudades con más de diez millones de habi-
tantes se denominan "megaciudades". En 1975 eran cinco, pero hoy ya son
veintidós y, en 2015, serán veintiséis (de las cuales, veintidós estarán en naciones
en vías desarrollo.) Actualmente, hay sólo tres megaciudades en las naciones
industrializadas: Tokio, Los Angeles y Nueva York. Sin embargo, si se cuenta la
población de las zonas conurbadas, podrían añadirse Londres, Moscú y París.
99
cuestiones contemporáneas
Existen factores sociales, económicos y psicológicos de gran trascenden-
cia que alimentan el dinamismo de la transición urbana. Los individuos
sienten la presión de emigrar para escapar de la pobreza del campo, de los
problemas ambientales y frecuentemente de la opresión y estrechez del
ambiente rural. Además, están sujetos a la atracción de la ciudad que pro-
mete un modo de vida más completo, más seguro y más libre. No siempre
se cumplen estas promesas pero siguen siendo suficientemente poderosas
para hacer que los migrantes abandonen su lugar natal y quemen sus naves.
En el año 2050 la población urbana alcanzará 6,000 millones, de los
que el 80% estarán radicados en los países del tercer mundo. El grado de
urbanización de estos países subió de 27% a 40% entre 1975 y 2000 y con-
tinúa subiendo. Para el 2030 las ciudades de estos países tendrán un incremen-
to de población de unos 2,000 millones. Estas previsiones son conservadoras
puesto que suponen un índice de urbanización de 56% para los países en vías
desarrollo en el año 2030. Esta cifra podría ser excedida ya que no alcanza el
nivel de urbanización de los países del primer mundo, que ya es del 80%
actualmente. En efecto, ya se observa una urbanización más rápida que la
proyectada en ciertos países de Asia.
¿Qué tan deseable podría ser el tratar de bajar el ritmo de urbanización
global? No parece factible ni deseable ya que los 8,900 millones de habi-
tantes que tendrá la tierra no cabrían en comunidades rurales, sobre todo si
se desea que su nivel de vida se aproxime al de los países industrializados. Las
generaciones futuras encontrarán que los asentamientos urbanos masivos
son una necesidad para que la tierra pueda ser utilizada para otros fines.
En conclusión, el objetivo de controlar el proceso de urbanización re-
presenta un desafío crítico para la investigación. La ciencia no se limita a
señalar problemas sino que descubre nuevas oportunidades de desarrollo
sustentable. No es posible detener la transición urbana pero las instancias de
decisión tanto políticas como económicas y de la sociedad civil pueden irse
preparando para controlar los procesos de urbanización, ampliando sus
oportunidades para la acción. Esto se aplica muy especialmente al caso de
aquellas ciudades de tamaño intermedio, que podrían franquear el umbral
de las megaciudades en cinco o diez años o que podrían integrar regiones
conurbadas con otras ciudades cercanas.
cuestiones contemporáneas
100
Patrones de desarrollo de la transición urbana
En la década de 1980 se proyectaban escenarios de crecimiento explosivo de
las ciudades pero tales temores no llegaron a materializarse con escasas excep-
ciones como Lagos (Nigeria), Bombay (India) y Karachi (Pakistán). Si bien la
población de dichas ciudades se duplicará nuevamente entre 1996 y 2015, las
demás han ido creciendo a un ritmo más lento del que se temía originalmente.
Sin embargo, la urbanización mundial continúa avanzando a un ritmo
constante de 1.8% anual. A partir de la década de 1980 la tasa de crecimien-
to se ha ido nivelando ligeramente porque Norteamérica, Europa y América
Latina ya están urbanizados casi en un 80% y se ha producido un fenómeno
de saturación. Las ciudades continuarán creciendo hasta un 84% pero este
crecimiento será vegetativo y no migratorio. Para el caso de Europa, la baja
tasa de nacimientos ha producido un envejecimiento de la población urbana.
Por otra parte, habrá una fuerte tendencia a la urbanización en África
(hasta alcanzar un 53% para el 2030); en los países islámicos (hasta 65% en
el 2020); en India
(donde se alcanzará una población urbana de más de 600
millones en el 2030) y, especialmente, en el sureste de Asia. Estas regiones
siguen siendo rurales y se desarrollarán rápidamente en la dirección de los
países industrializados. Particularmente China posee un potencial consider-
able para la mega-urbanización. Para el año 2030 se estima que 1,200 mi-
llones de personas van a migrar a las ciudades en toda Asia, de las cuales 350
millones serán chinos o hindúes. Si estas nuevas poblaciones urbanas exigen
un nivel de vida similar al de los países industrializados se presentarán
nuevos desafíos para un desarrollo global sustentable.
Además de su preocupación por el crecimiento de las megaciudades, las
investigaciones sobre urbanización se ocupan de otras cuatro tendencias
1. Se ha detectado que las ciudades pequeñas y medianas de los países en
desarrollo crecerán más rápidamente que las megaciudades.
Actualmente hay un total de 408 ciudades con más de un millón de
habitantes y son incontables las que transpondrán el umbral del millón
próximamente. Las ciudades de mediano tamaño tienen muchos pro-
blemas en común con las megaciudades y suelen estar más afectadas por
carecer de recursos. Por eso, tanto la ciencia como la política deben
atender los problemas de crecimiento en ciudades medianas y no sola-
mente en las megaciudades.
2. Es un hecho que el crecimiento de la ciudad de México y de otras
megaciudades de América Latina se está estancando y ahora tiene casi
exclusivamente un crecimiento vegetativo. En cambio, la migración y
la emigración tienden a concentrarse en las zonas suburbanas y ciu-
dades satélites que se van formando en torno a las megaciudades. En los
países en desarrollo existe un tipo de proliferación urbana que se conoce
como
urban sprawl
. Esta tendencia también se observa en los países
industriales y no puede considerarse como positiva. Estas zonas repre-
sentan un gran consumo de espacios rurales y de paisajes que requieren
cada vez más recursos y energía ya que los pobladores tienen que
desplazarse diariamente recorriendo grandes distancias entre las zonas
suburbanas y el centro de la ciudad.
3. Otra consecuencia que se observa es que se establece una especie de
rotación o circulación entre la megaciudad y las zonas rurales. Los
migrantes no permanecen en la ciudad sino que visitan temporalmente
a sus parientes rurales, les ayudan económicamente o se van preparan-
do un refugio rural para su jubilación. Al volver a la ciudad suelen ir
acompañados con parientes que a su vez se radican en el entorno
urbano con su asistencia y orientación. Este movimiento pendular
campo-ciudad-campo ha interesado a los investigadores en años
recientes ya que tiende a acelerar la intensidad de la migración porque
simplifica la decisión de emigrar para el campesino. Es más fácil irse
cuando le esperan parientes y paisanos que le facilitan la vida en la gran
ciudad. Por otra parte, el ciclo de migración permite transferir a las
zonas rurales las costumbres urbanas junto con las nuevas tecnologías y
patrones de consumo. Así se intensifica aún más la atracción económi-
ca y sociocultural que irradia la ciudad.
4. Finalmente, se presenta un fenómeno muy importante de aglome-
ración urbana entre las megaciudades como la de México y ciudades
vecinas como Cuernavaca, Toluca, Puebla y Querétaro. Estas regiones
mega-urbanas se van formando también en otras partes del mundo,
como Río de Janeiro-Sao Paulo en Brasil, Jakarta-Bandung en
Indonesia o la región metropolitana de Bangkok en Tailandia. Se trata
de corredores urbanos que se forman en torno a dos o más ciudades inter-
comunicadas; existe un sistema en forma de estrella que regula el
movimiento de personas, abastecimientos y transportes. En la megaciudad
101
cuestiones contemporáneas
cuestiones contemporáneas
102
se concentran los aeropuertos, las terminales de contenedores, la red
ferroviaria, los complejos hoteleros y centros de convenciones, las áreas
de oficinas, los complejos industriales, las zonas libres de impuestos, los
centros comerciales, los bancos y los medios de comunicación. En su
forma más clara encontramos esta tendencia a la mega-urbanización en
China, por ejemplo, en la desembocadura del Yangtsé (Shanghai-
Nanjing-Hangzhou), en el delta del Río de las Perlas (Hongkong-
Guangzhou-Macao), o en la región capital de Beijing-Tiantsin-
Tangshan. Estas regiones conurbadas de China pronto llegarán a tener
hasta 100 millones de habitantes.
Espacios de riesgo y espacios de oportunidades:
el desafío urbano
El movimiento pro sustentabilidad se originó en el Informe Brundtland, que
fuera publicado por la Comisión Mundial de Ambiente y Desarrollo en
1982. En dicho informe se dedica un capítulo especial al "desafío urbano"
de las megaciudades. Se le describe como una de seis tendencias centrales
que serán decisivas para el futuro de la humanidad.
En la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo (UNCED) de Río de Janeiro celebrada entre el 3 y el 14 de junio
de 1992, un conjunto de más de 170 naciones, incluyendo a México, fir-
maron un acuerdo sobre un programa de acción para la protección ambien-
tal y el desarrollo sustentable en el siglo XXI. A tal acuerdo se le conoce
como "la Agenda 21",
plan de acción exhaustivo que habrá de ser adopta-
do universal, nacional y localmente por organizaciones del sistema de
Naciones Unidas, gobiernos y grupos principales de cada zona en la cual el
ser humano influya en el medio ambiente. El acuerdo hace referencia a la
necesidad de "promover un desarrollo de asentamiento sustentable" que re-
presenta una de las siete dimensiones sociales y económicas de la sustentabi-
lidad. Asimismo, dedica un extenso capítulo a propuestas y recomendaciones
para mejorar la calidad de vida en las grandes ciudades.
En el plano de un desarrollo sustentable, o sea de un balance entre los
sistemas naturales y sociales, la Agenda 21 tiende a adoptar una perspectiva
negativa frente a la urbanización. La considera principalmente como una
amenaza. Es verdad que los objetivos de la sustentabilidad en términos de
bienestar económico, de participación social, de consumo compatible con el
ambiente y de la prevención de desastres no siempre se cumplen, de modo
que las megaciudades pueden considerarse como focos de destrucción de la
sustentabilidad.
Sin embargo, existen esperanzas de una mayor sustentabilidad que se
basan precisamente en la tendencia a la urbanización. La misma Agenda 21
señala que las ciudades bien administradas pueden desarrollar una capacidad
de reacción que les permite conservar a largo plazo su productividad, mejo-
rar las condiciones de vida de los ciudadanos y manejar en forma sustentable
sus recursos naturales. Cabe preguntarse hasta qué punto estas expectativas
han sido confirmadas o, por el contrario, si las megaciudades generan
inevitablemente una dinámica de crecimiento fuera de control.
Esta pregunta puede contestarse siempre que tomemos en cuenta las
características relevantes que distinguen a las megaciudades de los asen-
tamientos rurales o de ciudades pequeñas. Es necesario considerar también
aquellas tendencias que se oponen al principio de sustentabilidad y con-
trastarlas con las oportunidades y ventajas que presentan las megaciudades
en términos de un desarrollo sustentable. Esto nos permitirá plantear las
condiciones necesarias que puedan asegurar el crecimiento sustentable de las
megaciudades en general y de la ciudad de México en particular.
Redes y densificación: la dinámica de las megaciudades
Es evidente que las megaciudades son diferentes a los asentamientos rurales
o a las ciudades pequeñas pero, ¿en qué consisten estas diferencias? Las cien-
cias sociales, económicas y humanísticas se han planteado una serie de ca-
racterísticas que sirven para distinguir entre los espacios megaurbanos y los
pueblos rurales o las pequeñas ciudades en términos de las tres dimensiones
de la sustentabilidad (económica, social y ecológica). Algunas características
son compartidas por asentamientos de cualquier tamaño pero suelen acen-
tuarse en las megaciudades al grado de constituir un criterio cualitativo. Es
el caso de la diversidad cultural.
En la Tabla 1, primera columna, se resumen estas características. Su
común denominador, en términos de la investigación, es el proceso de den-
103
cuestiones contemporáneas
sificación urbana. Las megaciudades son regiones donde hay un proceso de
densificación y de interconexión o ramificación de personas, de interac-
ciones sociales, de conocimientos, de tomas de decisiones y de flujos de ca-
pital, de recursos y de mercancías. Dondequiera que exista una conden-
sación de culturas y de recursos, los ciudadanos disfrutan de oportunidades
para compararse y diferenciarse de los demás, sea a través de la adopción de
modas, estilos y subculturas, o de inventar nuevas formas de vida.
Así, la dialéctica de densidad y diferenciación puede intensificar el
alcance y la incidencia del cambio social en las megaciudades. Los procesos
de transformación social, económica y ecológica tiende a comprimirse,
reforzarse, acelerarse y multiplicarse. Se crean escenarios de cambio social
que van generando constantemente nuevas perspectivas de desarrollo social,
económico y ecológico. La sustentabilidad de estos procesos se basa en una
co-evolución de factores y sistemas naturales y sociales que requiere de una
vigilancia permanente debido a la velocidad del cambio y de la innovación.
Problemas de sustentabilidad en las megaciudades
En el curso de los procesos de densidad y expansión de las megaciudades
pueden presentarse también problemas que tienden a socavar el principio de
sustentabilidad. Estos problemas y riesgos se encuentran resumidos en la
segunda columna de la Tabla 1.
Es probable que en el desarrollo de la mayoría de las megaciudades se pre-
senten etapas de polarización de las condiciones de vida que conducen a
grandes desigualdades de ingresos, surgimiento de barrios insalubres con grave
hacinamiento de las familias y un crecimiento demográfico descontrolado. En
esas ciudades, el desarrollo económico y la infraestructura urbana se ven
rebasados por el aumento de la población. Muchos pobladores son pobres y
sus subsistencia depende del sector informal, es decir, de actividades even-
tuales sin protección legal y en parte ilegales que el trabajador emprende a
su riesgo y sin seguridad social. Por otra parte, se hacen evidentes los peli-
gros ecológicos de las megaciudades tales como la contaminación del aire,
del agua, y del suelo.
Al principio del desarrollo de una megaciudad suelen aumentar todos
estos problemas de sustentabilidad en las tres dimensiones señaladas y, a
cuestiones contemporáneas
104
veces, pueden multiplicarse exponencialmente. Se forman montañas de des-
perdicios que son pepenados para reciclar ciertos materiales de desecho, con-
virtiéndose este hecho en un ejemplo de actividad económica informal. Tales
procesos se han convertido en símbolos de un crecimiento descontrolado y
acelerado.
Por otra parte, el principio de sustentabilidad se infringe también de
otras formas, por ejemplo, cuando la megaciudad comienza a extenderse a
sus alrededores. Al crecer incontroladamente, las regiones urbanas dependen
cada vez más de los corredores regionales que canalizan los flujos de mer-
cancías, recursos, energía, trabajo e información que se necesitan para su sus-
tento. Este efecto tiende a reforzarse con la globalización que permite que las
megaciudades se alimenten del resto del mundo. Todo el planeta se convierte
en una provincia o un suburbio de las megaciudades.
Por lo tanto, la zona de influencia de las megaciudades excede con
mucho su territorio. Las ciudades ocupan menos de un 2% de la superficie
de la tierra pero consumen el 75% de sus recursos. Se ha calculado, por ejem-
plo, que la población de la ciudad de Vancouver consume una cantidad de
recursos que requieren un área de dos millones de hectáreas para producirse;
esta área es 200 veces más grande que la ciudad. La zona de influencia de
Londres es 120 veces más grande que su tamaño real y sus recursos provienen
de los campos de trigo de Kansas, Estados Unidos, de las plantaciones de té
de Assam, Asia, y de las minas de cobre de Zambia, África. Así, la sustentabi-
lidad global depende significativamente de la sustentabilidad urbana.
La problemática de las regiones mega-urbanas suele acentuarse cuando
la ciudad crece muy rápidamente; cuando sus habitantes tienden a concen-
trarse por causas geográficas, como es el caso del Valle de México; cuando
las instituciones políticas, económicas y de la sociedad civil están subdesar-
rolladas o cuando existen condiciones de corrupción o impunidad, o bien
cuando los problemas no se identifican a tiempo; finalmente, cuando la ciu-
dad es extremadamente pobre como es el caso de Lagos en Nigeria.
No es posible identificar de antemano los umbrales que van a provocar una
situación de crisis en un ambiente mega-urbano, pero la experiencia demuestra
que cualquier ciudad que duplica su población de cuatro millones a ocho en un
plazo de apenas dos décadas no podrá escapar a los problemas de sustentabili-
dad, especialmente cuando se presentan simultáneamente situaciones de crisis
económicas y escasez de capital como ha sido el caso en la ciudad de México.
105
cuestiones contemporáneas
Oportunidades de desarrollo sustentable en megaciudades
Los estudios de urbanismo señalan también ejemplos de potenciales favo-
rables y efectos que refuerzan el desarrollo sustentable. La concentración que
se observa en las megaciudades genera oportunidades para que se consoliden
nuevas tendencias sustentables en la economía y en el comportamiento social.
Las nuevas oportunidades que otorga la concentración se apoyan en
observaciones de regiones mega-urbanas tales como Londres y Nueva York
que atravesaron etapas de crecimiento anárquico acompañadas de problemas
gravísimos de tipo económico, ecológico y social que eventualmente se
tornaron controlables. Hoy ofrecen a sus habitantes una elevada calidad de
vida que ejerce un efecto de atracción para migrantes de todas partes del
mundo. Hubo escenarios de decadencia urbana en los años setenta, que se
tradujeron en novelas y películas futuristas impactantes pero que afortu-
nadamente no llegaron a transformarse en realidad.
Los datos recolectados por los investigadores demuestran que existen
indicadores de sustentabilidad basados tanto en paralelos internacionales
como en comparaciones entre megaciudades y su entorno rural. Resulta que
las grandes ciudades disfrutan de una serie de ventajas sobre los espacios
rurales en términos de su sustentabilidad. Existe también una correlación
significativa entre el grado de urbanización y la calidad de vida. La tercera
columna de la Tabla 1 resume dichas ventajas hasta donde han podido do-
cumentarse y comprobarse empíricamente.
Así, resulta que en muchas megaciudades y grandes ciudades se han
generado tendencias y estilos de vida socialmente sustentables que incre-
mentan la longevidad, el nivel educativo y la salud de la población urbana
por arriba de los niveles que caracterizan al medio rural del mismo país. En
el aspecto económico se señalan también efectos positivos llamados de
aglomeración, es decir, que favorecen la rapidez, eficiencia y el grado de
innovación de las transacciones o de los logros económicos. Esto conduce a
una mayor productividad y en caso de un sistema distributivo justo, un
mayor nivel de ingresos de la población. En cuanto a la sustentabilidad
ecológica, también se comprueba que la densidad de población, de vivien-
das y de circulación de bienes es un factor positivo que permite reducir el
despilfarro de recursos, al acortarse las distancias permitiendo que un mayor
número de personas puedan abastecerse a un mismo nivel. Además, la
cuestiones contemporáneas
106
mayor densidad de los ciclos de recursos facilitan el reciclaje, compensán-
dose así en gran medida el aumento relativo del consumo.
Es necesario tratar tales datos con algo de cautela ya que se trata de
datos agregados. No debemos soslayar las numerosas deficiencias que aún se
observan en megaciudades como la ciudad de México y otras situadas en
países en desarrollo. Sin embargo, al examinar el cuadro en su conjunto hay
que señalar también que existen indicios convincentes de que la concen-
tración de gente y recursos en espacios de desarrollo puede incrementar las
oportunidades económicas, de una eficiente distribución del consumo y de
participación social.
Más aún, hay megaciudades que han podido crecer sin padecer las eta-
pas de crisis masiva de sustentabilidad observadas en otras. Así, la ciudad de
Tokio triplicó su población entre 1950 y 2000 y actualmente cuenta con
26.4 millones de habitantes, sin que se hubieran presentado síntomas de
ingobernabilidad ni de crisis ambiental. Esta ciudad posee uno de los sis-
temas más eficientes de transporte público del mundo. No se trata de idea-
lizar Tokio ni se pretende afirmar que su crecimiento se hubiera producido sin
roces o sin conflictos. El tránsito no siempre fluye y la mancha urbana se
extiende a las áreas rurales circundantes, pero ello ocurre de forma más mode-
rada que en megaciudades tales como Los Angeles.
Se ha sugerido que el ejemplo de Tokio implica la posibilidad de brin-
car etapas en la eficiencia del desarrollo urbano, aprovechando las oportu-
nidades que brinda la mayor densidad de asentamiento para obviar la fase
crítica de las mega-urbanizaciones. Esto significa adoptar el derrotero de la
sustentabilidad en un momento relativamente temprano de la urbanización.
Los ejemplos de Singapur y de Hongkong parecen confirmar que esto es una
posibilidad real que comprueba la importancia de adoptar estrategias inno-
vativas para controlar la etapa de crecimiento anárquico de las ciudades.
Condiciones de un crecimiento sustentable
Por lo tanto, cabe plantear la interrogante acerca de cómo puede lograrse un
cambio sustentable o brincar etapas de eficiencia en el desarrollo de la ciu-
dad de México o de otras ciudades mexicanas que se aproximan a franquear
el umbral de las megaciudades.
107
cuestiones contemporáneas
Evidentemente la condición esencial para ello es la existencia de una
gerencia urbana (
urban management
) y la colaboración activa de diversas
instituciones políticas, económicas y de la sociedad civil.
Esta condición puede también denominarse gobernabilidad, ya que sin
ella no es posible controlar el crecimiento de la ciudad. Pero no es la única.
Además es indispensable contar con un nivel mínimo de bienestar y de cre-
cimiento económico. Esta condición no es suficiente, pero parece ser indis-
pensable para poder contrarrestar los problemas de falta de sustentabilidad
que necesariamente se van a presentar. Desarrollar una ciudad cuesta mucho
dinero y una ciudad pobre carece de defensas contra las crisis de sustentabi-
lidad. En principio, no deben plantearse falsas alternativas tales como el elegir
entre el crecimiento económico y la protección ambiental o la justicia social.
No hay una sin las otras y, por lo tanto, estamos obligados a tratar de lograr
estos tres objetivos simultáneamente.
Finalmente, se necesita mucha previsión y actuar a tiempo para evitar
las consecuencias de errores que pueden ser irreversibles. Es necesario con-
servar opciones y mantener alternativas para la acción. Son muchísimas las
ciudades que apenas están iniciando su desarrollo en dirección a la megaciu-
dad. Estas megaciudades de mañana se enfrentan a enormes desafíos pero
también podrán aprovechar las oportunidades que les brinde una adecuada
prevención, evitando los problemas que padece actualmente la ciudad de
México junto con otras megaciudades.
Estas condiciones para el control del crecimiento urbano son impor-
tantes y ampliamente conocidas. Sin embargo, falta información y escasean
los conocimientos básicos sobre la dinámica del desarrollo de los espacios
mega-urbanos. Sobre todo, falta un conocimiento práctico acerca de las
estrategias de
management
apropiadas en cada caso. Se requiere más investi-
gación sobre cambio global y sobre urbanismo y desarrollo. Las ciudades
constituyen la punta de lanza del cambio global y son también los espacios
que presentan en forma concentrada los efectos de las tendencias globales.
cuestiones contemporáneas
108
Las regiones mega-urbanas
Las regiones mega-urbanas o conurbadas ya no representan fenómenos
meramente locales o exóticos. Sus efectos transponen las fronteras y su
impacto concierne a un futuro entendimiento compatible entre naturaleza y
sociedad. Afecta las tres dimensiones de la sustentabilidad: la productividad
económica, la prevención transgeneracional y la justicia social.
Las consecuencias ecológicas de la ingobernabilidad en regiones conur-
badas ya se mencionaron y pueden ser imprevisibles. El aire contaminado se
extiende sobre miles de kilómetros y las emisiones afectan el clima de la tie-
rra. Se estima que el 85% de los gases de invernadero son emitidos por ciu-
dades. Los desechos urbanos tanto sólidos como líquidos contaminan las
aguas subterráneas y los océanos al nivel mundial. El insaciable consumo de
recursos estimula la deforestación de regiones lejanas.
Las consecuencias económicas son también claras y evidentes. En los
países en vías de desarrollo las regiones mega-urbanas representan enormes
mercados manipulables, una clientela cuyos gustos se acercan a los occiden-
tales en muchos aspectos. Se les considera verdaderos laboratorios del cam-
bio que van dando origen a nuevas tendencias y modas económicas y
sociales. La abundante fuerza laboral de las regiones conurbadas permite
realizar actividades que ya dejaron de ser rentables en los países industria-
lizados, produciéndose una ramificación internacional creciente en términos
de capital, información, redes de proveedores y empresas de servicios.
Muchas regiones mega-urbanas se han convertido en mercados de punta
donde las empresas trasnacionales maquilan sus productos y establecen sus
laboratorios de diseño y de investigación de mercados. Las crisis económicas
que afectan a tales regiones repercuten directamente sobre la economía de
exportación de las naciones industriales.
Finalmente, en cuanto a las consecuencias sociales, se observa que las
regiones conurbadas son focos de conflictos y de disturbios que ocupan la
atención de los medios a escala global. Las condiciones de explotación en las
maquiladoras de Manila, Filipinas, o de Jakarta, Indonesia, ocupan la aten-
ción de los activistas. Las grandes ciudades son espacios donde la integración
global se transforma en fragmentación local. Hay quienes rechazan tales
expresiones y las consideran exageradas, pero no cabe duda que el contenido
109
cuestiones contemporáneas
social de la sustentabilidad global será decidido en gran parte en las regiones
mega-urbanas de los países en desarrollo.
Tampoco puede soslayarse el tema de los desastres naturales que
afectan a las ciudades grandes, o los focos infecciosos que pueden presen-
tarse debido a las condiciones de higiene locales. Así, los brotes de SARS se
originaron en la provincia de Guangdong, China, pero adquirieron carác-
ter epidémico en otras megaciudades tales como Hongkong, de las que
luego se propagaron a otras
como Hanoi, Singapur y Toronto.
Los procesos de urbanización poseen un significado global ya que las
megaciudades se encuentran estrechamente comunicadas entre sí. Por ejem-
plo, los procesos de migración del campo a la ciudad y de las naciones en
desarrollo a las industrializadas, se han transformado en un gran proceso
mundial paralelo a la urbanización. Otros factores de impacto económico y
social son los siguientes:
1. Hay tendencias demográficas, tales como la explosión demográfica con
sus efectos sobre las normas y valores sociales en los países en desarro-
llo, que van reforzando la migración a la ciudad.
2. Esta migración produce a su vez un debilitamiento de las estructuras
sociales en el campo, una pérdida de las tradiciones y de los
conocimientos que tenía el campesino acerca de su ambiente natural,
un quebrantamiento de las relaciones de propiedad y un abandono de
los métodos de cultivo tradicionales que muchas veces se adaptaban
mejor a las condiciones ecológicas locales. Al combinarse estos factores
la tierra se explota en forma demasiado intensiva, cosa que sucede
muchas veces. Los recursos naturales y renovables que forman el suelo, el
agua y la vegetación tienden a degradarse y muchas veces no se recuperan.
A su vez, este proceso de pérdida de recursos naturales va impulsando la
migración urbana y profundiza la crisis en el campo.
3. El desgaste del paisaje rural debido al empleo de métodos poco adecua-
dos de explotación agrícola se combina con la expansión incontrolada
de la mancha urbana y afecta la calidad y el uso del suelo, así como la
biodiversidad. Se trata de un fenómeno mundial.
4. La agricultura intensiva aporta la presencia en el ambiente de contami-
nantes orgánicos persistentes, lo mismo que en los desechos de origen
doméstico, industrial y urbano. Estos venenos no son biodegradables y
cuestiones contemporáneas
110
penetran en la atmósfera, en el ciclo hidrológico y en los suelos a escala
mundial.
Tales modificaciones ambientales son resultados de cambios recíprocos
que muchas veces se originan o se refuerzan a través de la mega-urbani-
zación. Por lo mismo, su solución depende también de las políticas de
urbanización.
En conclusión, las megaciudades se van convirtiendo cada vez más en
focos de la acción sustentable. Aquí se decidirá el futuro del desarrollo
económico, de la calidad de vida y de la viabilidad ecológica de la sociedad
mundial. Por eso es importante continuar insistiendo sobre el tema de la sus-
tentabilidad, sobre todo en el tema de la política urbana, migratoria y de
vivienda. Ello se aplica a las megaciudades en proceso de saturación tales
como la ciudad de México, que tiene un largo camino que recorrer para
alcanzar la viabilidad económica y social y también a las ciudades que se
encuentran en un proceso de rápido crecimiento descontrolado. Las oportu-
nidades de promover y asegurar la sustentabilidad de estas megaciudades del
futuro se derivan de las siguientes consideraciones:
1. La urbanización es un proceso predecible. Es verdad que no podemos
predecir exactamente el crecimiento detallado de una megaciudad, pero
podemos asegurar cuáles serán los efectos y desafíos principales de una
expansión y concentración urbana para prevenirlos.
2. En la actual situación de nuestros conocimientos mientras más pronto
se proceda a un manejo urbano mejor se logrará el objetivo de un desa-
rrollo sustentable. Aun las megaciudades que presentan síntomas
masivos de crisis, como es el caso de la ciudad de México, pueden
encaminarse a una recuperación urbana sustentable.
3. Esta oportunidad es especialmente relevante para las ciudades de
tamaño intermedio, que se transformarán dentro de cinco a diez años
en megaciudades o que se combinarán con megaciudades existentes
para formar espacios conurbados. La oportunidad se presenta a los
tomadores de decisiones y a la ciudadanía en dichas ciudades. Lo esen-
cial es prepararse y adoptar estrategias preventivas, manteniendo abier-
tos los espacios de acción y ejerciendo la vigilancia necesaria para que
la expansión ocurra en forma económicamente sustentable y que no
perjudique al ambiente ni a la cohesión social.
111
cuestiones contemporáneas
4. El efecto de irradiación de las megaciudades sobre su entorno regional
y mundial es considerable. Los recursos, las mercancías, los capitales y
los flujos migratorios afectan a sus habitantes y más allá, a enormes
regiones y a economías enteras. En México, al igual que en otros paí-
ses de América Latina, la actividad económica se concentra en las
grandes ciudades. Por lo tanto, la sustentabilidad de las ciudades afec-
tará en forma decisiva el futuro desarrollo de la nación. En principio, la
urbanización es una tendencia inevitable pero controlable en sus efec-
tos. Es una parte del cambio global. Es indispensable actuar con rapidez
y decisión. Para ello, la acción política requiere antecedentes sólidos.
Las necesidades de la investigación
La problemática de la urbanización mundial podrá parecer tan grave y tan
aguda que cabe preguntarse qué papel puede desempeñar la investigación en
facilitar su eventual solución. En otras palabras, ¿no sería más adecuado
invertir en acciones concretas de desarrollo y de mejoramiento urbano? La
experiencia demuestra, sin embargo, que las decisiones políticas no se adop-
tan sin que exista información relevante. Es preciso que la investigación y la
política se complementen y que la información científica constituya el subs-
trato y la fundamentación de la acción política.
Existen medidas necesarias y urgentes de desarrollo urbano como la
ampliación de la red de tránsito urbano, las canalizaciones o la construcción
de viviendas, que necesitan hacerse de una u otra manera pero que sólo podrán
ser efectivas de manera sustentable cuando las decisiones se tomen en base a
estudios sólidos y actualizables. Los efectos de medidas tales que el drenaje
profundo de la cuenca de México, o la construcción de segundos pisos en el
Anillo Periférico de su ciudad capital, son difíciles de predecir debido a la com-
plejidad de los procesos de urbanización y tales obras serán necesariamente
controversiales y no siempre recibirán mantenimiento por parte de sucesivas
administraciones de diferente orientación política. En su carácter de laborato-
rios del cambio, las regiones conurbadas reflejan los cambios al nivel local,
nacional y global y en ellas confluyen riesgos y oportunidades que cambian
con el tiempo. La base de las iniciativas políticas es escurridiza y requiere un
marco técnico muy sólido sin el cual no hay
praxis
política.
cuestiones contemporáneas
112
Acaso el más grave ejemplo de ello es la nueva tendencia a la suburbani-
zación de las megaciudades con la consiguiente movilidad entre zonas rurales
y urbanas, ciclos de migración y la fusión entre varias ciudades para formar
regiones mega-urbanas. Los urbanistas consideran que ello presupone la
necesidad de una redefinición de la relación ciudad-entorno, que implicaría
el reformular el desarrollo urbano. Las megaciudades poseen una dinámica
de nuevo tipo y confrontan nuevos desafíos de espacio y de organización.
Esto claramente modifica las coordenadas de la acción política como un
resultado de la investigación urbanística.
La fundamentación científica de un adecuado desarrollo urbano de
alcance colectivo es estratificado y comprende tres capas sucesivas. Éstas se
describen en la Tabla 2 y comprenden lo siguiente:
1. La investigación básica, que incluye mucho más que un saber abstrac-
to acerca de las fuerzas y patrones que entran en juego en el proceso de
urbanización. También incluyen las bases de datos, los indicadores y los
instrumentos de monitoreo urbano que van desde las encuestas de
opinión hasta las imágenes de satélite para observar el proceso de
expansión de los espacios de condensación urbana con el objeto de for-
mular un diagnóstico oportuno de los riesgos. Muchos investigadores
estiman que los datos básicos para la planeación urbana en los países en
desarrollo son insuficientes y suelen presentar enormes lagunas.
2. La investigación orientada es la que ayuda a los tomadores de decisiones
a visualizar las conexiones globales entre sus decisiones y los espacios
urbanos a su cargo. Esto incluye el desarrollo y la evaluación crítica de
imágenes y visiones del futuro que siempre fueron de crucial importan-
cia para el desarrollo urbanístico. Actualmente, por ejemplo, se habla de
"ciudades compactas" o de formaciones "policéntricas urbanas" que son
concepciones rectoras de gran influencia entre los planificadores y arqui-
tectos cuando se basan en datos y evaluaciones de orden científico.
3. La investigación operacional se refiere a soluciones innovadoras y reali-
zables que tomen en cuenta ideas conceptuales de desarrollo de los espa-
cios urbanos. También implica o incide sobre el trabajo de desarrollo
mismo que debe ser cooperativo y que incluye la aplicación de nuevas
tecnologías, nuevos métodos gerenciales y de manejo de recursos,
nuevas formas de participación política y nuevos conceptos destinados
113
cuestiones contemporáneas
cuestiones contemporáneas
114
a modificar el comportamiento de la ciudadanía. Actualmente se utiliza
la investigación operacional en temas específicos de administración y de
ciencias políticas tales como la descentralización administrativa de las
grandes ciudades y la participación ciudadana en aspectos de política
internacional. Por otra parte, aún se carece de conocimientos acerca de
la mejor manera de utilizar estas herramientas en la praxis de los desa-
rrollos urbanos.
El documento que se conoce como la
Agenda Habitat
incluye específi-
camente una recomendación para fortalecer la base científica de la política
de desarrollo urbano y esta misma exigencia ha sido enfatizada por todos los
profesionistas que practican la colaboración en materia de desarrollo urbano.
Otro documento de política internacional es el
Informe URBAN
21 (ver
Tabla 3). Este informe sirvió de documento base en la Conferencia sobre el
Futuro de las Ciudades, en Berlín (2000). Se trata del informe de una
comisión
ad-hoc
de 30 expertos que se basa en numerosos estudios previos.
Lejos de agotar el tema, estos documentos apenas pretenden señalar las
necesidades y carencias de información científica confiable que es necesario
obviar mediante una investigación urbana imparcial y responsable.
Recibido el 27 de mayo del 2004
Aceptado el 25 de octubre del 2004
Tabla 1
115
cuestiones contemporáneas
D
IMENSIONES DE LA SUSTENTABILIDAD
Dimensión social
C
ARACTERÍSTICAS
ESTRUCTURALES DE LAS
MEGACIUDADES
• Densidad de comuni-
cación.
dad, variedad cultural,
confrontación, eligibili-
dad de culturas y subcul-
turas.
• Segmentación social en
los de vida, o identidades.
• Decaimiento del con-
trol social.
• Debilitamiento de las
normas tradicionales,
eceptación del cambio.
Multiplicadores (medios,
publicidad, arte, educa-
ción).
• Compresión del espa-
tecnología.
P
ROBLEMAS DE
SUSTENTABILIDAD
calidad de vida).
bridad de barriadas.
• Vecindades, favelas,
marginalidad.
• Alto crecimiento
demográfico.
ca, económica, social.
• "Stress" laboral y de
supervivencia.
O
PORTUNIDADES DE
SUSTENTABILIDAD
• Mejores servicios de
salud.
• Mayor expectativa de
vida.
• Vigor de instituciones
civiles, capital social, vol-
untad ciudadana.
• Desarrollo de clase
media.
• Menos horas de trabajo,
más tiempo libre.
• Participación
democrática.
• Menores tasas de nata-
lidad.
• Capital humano, edu-
cación.
• Avance cultural, mayor
diversidad.
• Seguridad social y
planeación.
• Emancipación de la
mujer.
cuestiones contemporáneas
116
C
ARACTERÍSTICAS
ESTRUCTURALES DE LAS
MEGACIUDADES
• Acumulación de capital,
inversión.
• Instituciones de finan-
zas y créditos.
• Bajo costo de transac-
ciones económicas.
• Extensión y compresión
de cadenas económicas.
• Diferenciación econó-
mica por manufacturas,
servicios y administración.
• Diferenciación entre
trabajadores y empleados.
• Mayor oferta laboral,
competencia.
• Inflación del consumo,
mayores exigencias.
• Realimentación, refuer-
zo de tendencias.
Dimensión económica
P
ROBLEMAS DE
SUSTENTABILIDAD
• Cesantía masiva.
• Sector informal muy
desarrollado.
• Bajos salarios,
explotación.
• Infraestructuras rudi-
mentarias y rebasadas.
• Decaimiento de viviendas
y medios de producción.
• Recorridos muy largos
y pérdida de tiempo entre el
hogar y el lugar de trabajo.
O
PORTUNIDADES DE
SUSTENTABILIDAD
• Ingresos promedios más
altos.
• Ingresos más parejos.
• Mercados más equili-
brados.
• Mayor productividad.
• Aglomeración económica.
• Tributación más alta,
inversiones del Estado.
• Mayor inversión en
infraestructura.
• Innovación técnica y
científica.
• Sociedad en transición.
Dimensión ecológica
C
ARACTERÍSTICAS
ESTRUCTURALES DE LAS
MEGACIUDADES
• Mayor resistencia a per-
turbaciones ambientales.
P
ROBLEMAS DE
SUSTENTABILIDAD
• Contaminación atmos-
férica.
• Falta de higiene, riesgo
de epidemias.
O
PORTUNIDADES DE
SUSTENTABILIDAD
• Consumo más efi-
ciente de recursos.
• Menor consumo de
espacio por persona.
Tabla 2
117
cuestiones contemporáneas
C
ARACTERÍSTICAS
ESTRUCTURALES DE LAS
MEGACIUDADES
• Dependencia de corre-
dores de abastecimiento
(energía, recursos, flujos
de suministros).
• Centro/perifería, ciu-
dad/suburbios.
P
ROBLEMAS DE
SUSTENTABILIDAD
• Mancha urbana, des-
gaste del paisaje.
• Nudos del tráfico.
• Ruido.
• Islas de calor, clima
urbano.
• Contaminación del agua.
• Problemas de basura,
desechos tóxicos.
• Enfermedades respirato-
rias etc.
• Potencial de desastres
(sismos, deslaves).
O
PORTUNIDADES DE
SUSTENTABILIDAD
• Legislación ambiental,
planeación.
• Reciclado de recursos y
energía.
• Terciarización e infor-
mática en la economía
favorece al ambiente.
• Creación de espacios
para el tiempo libre por
conversión de anteriores
instalaciones industriales.
Estudio de los mecanismos básicos y de los patrones de desa-
rrollo de la urbanización.
Recolección de datos, observación y monitoreo de tendencias
sociales, culturales, económicos, espaciales y de infraestructura.
Desarrollo de indicadores.
Detección y advertencia para prevención de problemas.
Desarrollo de conceptos de management y control )p.ej., pri-
vatización y monetarización como instrumentos de control,
efectos de concesiones).
Estudio del alcance y eficacia de medidas de política educativa.
Investigación
básica
C
ONTRIBUCIONES DE LA INVESTIGACIÓN AL DESARROLLO URBANO
cuestiones contemporáneas
118
Análisis de nuevos sistemas de desarrollo en la urbanización
(p.ej., espacios periurbanos).
Análisis de procesos de decisión en el contexto global o globa-
lizante.
Escenarios y modelos computarizados de cambio urbano.
Desarrollo de puentes conceptuales (p.ej., metabolismo, go-
bernabilidad, formas urbanas policéntricas):
para desarrollar teorías integradas que permitan combinar
medidas sectoriales o basadas en los medios;
para el diálogo entre disciplinas y prácticas de desarrollo
urbano transdisciplinarias;
para el diálogo entre grupos sociales relevantes;
para la participación de ciudadanos y movimientos de base en
la toma de decisiones en los aspectos políticos y económicos.
Visiones y patrones imaginativos del desarrollo de regiones
mega-urbanas.
Investigación
aplicada
Investigación
operacional
Innovación tecnológica.
Instrumentos de management en la economía y la adminis-
tración.
Conceptos de administración y reglamentación de recursos
(p.ej., monetarización, privatización, concesiones).
Formas de decisión y participación política (gobernabilidad).
Oportunidades para el cambio en las actitudes, comportamien-
tos y estilos de vida.
Evaluación de la efectividad de las medidas de planeación
urbana.
Investigación sobre implementación, evaluación sobre aplica-
bilidad general de las soluciones, análisis de obstáculos a la
transferencia.
Tabla 3
Interrogantes que se plantean en URBAN 21
119
cuestiones contemporáneas
D
IMENSIONES DE LA
CIUDAD SUSTENTABLE
Economía urbana
sustentable: trabajo y
bienestar
Sociedad urbana sus-
tentable: cohesión social
y solidaridad
Vivienda urbana sus-
tentable: la vivienda
económica para todos
I
NTERROGANTES PENDIENTES
Cómo prepararse a los efectos de la globalización
sobre la planeación urbana y sobre la ciudadanía.
Cómo prepararse a los efectos de las tecnologías
sobre la reducción de demanda de trabajadores.
Cómo capacitar a los ciudadanos afectados por el
cambio económico.
Discusión sobre la función de modelos tales como
Nueva York o Londres, donde existe una economía
de servicios.
Compatibilidad de soluciones desarrolladas en ciu-
dades con políticas ambientales y prácticas adminis-
trativas.
Oportunidades en management, cultura, y ambiente
Papel futuro del sector informal.
Lucha política contra la segregación social.
Estructura de la familia, educación, valores culturales
Problemas del aprendizaje.
Integración de actores políticos y participación en
programas multidimensionales.
Integración social de la comunidad.
Integración de migrantes en el proceso político.
Rehabilitación de viviendas existentes.
Cómo cubrir el déficit de viviendas y servicios bási-
cos (con especial atención al aspecto salud).
cuestiones contemporáneas
120
D
IMENSIONES DE LA
CIUDAD SUSTENTABLE
Ambiente urbano sus-
tentable: Ecosistemas
estables
Tránsito urbano sus-
tentable: movilidad y
recursos
Vida urbana sustentable:
una ciudad con calidad
de vida
Democracia urbana
sustentable: el poder para
los ciudadanos
I
NTERROGANTES PENDIENTES
Cómo utilizar recursos informales (compromiso
personal de los pobladores, redes vecinales, materi-
ales poco convencionales para construcción).
Cómo introducir infraestructura en áreas pobladas.
Cómo cumplir con las compromisos ciudadanos.
Relación entre ambiente y bienestar.
Cambios de estilos de vida para minimizar energía
y recursos.
Aplicabilidad de principios económicos tales como
costo/beneficio para internalizar efectos externos.
Problema de distancias excesivas entre la vivienda
económica y el lugar de trabajo.
Alternativas eficientes y de prestigio para el uso del
automóvil.
Densidad y uso variado de áreas urbanas.
Conservación del patrimonio cultural.
Superposición de vías de deción comunales,
nacionales e internacionales.
Participación activa en la política comunal.
Fortalecimiento de la administración comunal.
Comunidad de intereses entre los ciudadanos y la
administración comunal.
Bibliografía
Hardoy, J.E., D. Mitlin y D. Satterthwaite (eds.)
Environmental Problems in an
Urbanizing World,
London, Sterling, 2001.
Jenks, M., y R. Burgess (eds.)
Compact Cities: Sustainable Urban Forms for
Developing Countries
, New York, Spon, 2000.
Klein, Naomi,
No Logo
, London, Flamingo, 2000.
Ministerio de Ciencia y Cultura,
Wissen für die Zukunft der Erde
,
Bonn, BMBF
2001.
United Nations,
World Population Prospects
, New York, Population Div., 2003.
United Nations,
World Urbanization Prospects
, New York, Population Div., 2002.
121
cuestiones contemporáneas
logo_pie_uaemex.mx