Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
159
Sociedad y Política
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
Las relaciones públicas como elemento tangencial entre la publicidad,
propaganda, información y otras áreas de la comunicación
Ana Belén Fernández Souto*
Palabras clave:
relaciones públicas, comunicación políti-
ca, comunicación institucional, propa-
ganda,
marketing
electoral,
marketing
interelectoral, publicidad, información.
* Universidad de Vigo, Facultad de
Ciencias Sociales y de la Comunicación,
Campus Pontevedra s/n, C.P. 36005,
Pontevedra, España
Resumen
En este artículo, la autora analiza la
definición del proceso comunicativo que
se sigue en las instituciones públicas
procurando profundizar en un estudio
que abarque los distintos modos de
comunicación que en ellas se aplica y
que tantas veces resultan confusos en su
identificación. La autora sostiene que
partimos de un discurso político que, en
muchas ocasiones, deja a un lado el fin
meramente informativo de la adminis-
tración respecto a sus administrados y
pasa a entroncar, de forma directa, con
la propaganda y el ámbito de las rela-
ciones públicas al servicio de la políti-
ca. Sostiene también que los nexos de
unión entre los tres modos comunica-
tivos —información, propaganda y pu-
blicidad— se funden en uno sólo al
hablar de relaciones públicas y, de forma
especial, cuando nos referimos al empleo
de técnicas y estrategias de estas mis-
mas aplicadas al campo de la comuni-
cación política.
Abstract
The following texts deals with the de-
finition of communication processes
carried out by public institutions. The
purpose is to elaborate a study which
spans the different types of communi-
cation used in public institutions. In
fact, political discourses often tend to
propaganda and public relations instead
of strictly providing the citizen with
information.
Thus, the link between the three basic
types of communication, i.e. informa-
tion, propaganda and advertising, merge
into a discipline such as public rela-
tions, especially in terms of employed
techniques and public relation strate-
gies referred to the field of political
communication.
1
Esta ley, publicada del 15 de noviembre de 1988, constituye el texto legal en materia publicitaria más importante en España
ya que compila al resto de definiciones de investigadores y expertos en la materia.
2
Alejandro Pizarroso Quintero,
Historia de la propaganda política
, Madrid, Tecnos, 1993, p. 40.
3
Philippe A. Boiry,
Relaciones Públicas o la estrategia de la confianza
, Barcelona, Gestión 2000, 1998, p. 28.
4
Alberto Pena Rodríguez, "Propaganda e información política en las elecciones autonómicas gallegas de 1997", en Manuel Fernández
Areal (dir.),
Información política y gabinetes de comunicación
, Pontevedra, Edit. Excma. Dip. Pontevedra, 1998, pp. 103-104.
160
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
Pensar en la comunicación de las
instituciones públicas nos refiere
automáticamente a los conceptos
de propaganda y/o comunicación
política, sin embargo, es nece-
sario detenerse a pensar en las
técnicas y tácticas que éstas em-
plean y qué las diferencian. Esta
distinción básica será nuestro
primer objetivo en las siguientes
páginas para lo que, en primer
lugar, procederemos a estudiar
brevemente los denominados "mo-
dos comunicativos". Así pues, ha-
blaremos de información, publi-
cidad y propaganda conceptos muy
vinculados entre sí y más en el
caso concreto de las institucio-
nes públicas donde se utilizan es-
trategias y técnicas de todos los
modos comunicativos al servicio
de unos objetivos previamente es-
tablecidos y delimitados desde el
propio eje de comunicación insti-
tucional.
Debemos comenzar afirmando que
la publicidad es bastante más joven
que la propaganda, a pesar de que
hasta hace unos años en Europa
se utilizaban prácticamente como
sinónimos (hoy día, incluso, ambos
conceptos se siguen empleando
así en la nomenclatura propia de
algunos países latinoamericanos).
Sólo tenemos que consultar algu-
nas publicaciones académicas es-
pecializadas en comunicación para
encontrar miles de definiciones
que distinguen ambos conceptos.
El primero de ellos, la publicidad,
ha sido definido por la
Ley Ge-
neral de Publicidad
1
como
- - - - - - - - • - - - - - - - -
Toda forma de comunicación realizada
por una persona física o jurídica, pública
o privada, en el ejercicio de una activi-
dad comercial, industrial, artesanal o
profesional, con el fin de promover de
forma directa o indirecta la contrata-
ción de bienes muebles o inmuebles,
servicios, derechos y obligaciones.
- - - - - - - - • - - - - - - - -
En esta definición observamos
una finalidad eminentemente co-
mercial que se pone de manifies-
to en todas y cada una de las
definiciones existentes en este
ámbito.
En cambio, el concepto de pro-
paganda se refiere a la expresión
de una opinión o de una acción por
individuos o grupos deliberada-
mente orientada a influir opiniones
o acciones de otros individuos o
grupos para unos fines predeter-
minados.
2
En otras palabras, la propagan-
da es un modo comunicativo que
hace hincapié en la propagación
de ideas que, por norma general,
suelen ser de carácter religioso o
político. Lejana a la comercial que
persigue la publicidad, la propa-
ganda tiene una finalidad ideo-
lógica que la aproxima más a
conceptos como el de
comuni-
cación política
o el de
marketing
político
, especialmente si tene-
mos en cuenta que la propagan-
da es una herramienta política de
gran elasticidad y extraña efica-
cia cuando se trata de adueñarse
del poder o de conservarlo.
3
En
este sentido, la propaganda polí-
tica nos trata de "vender" un pro-
ducto político del mejor modo
posible y lo hará utilizando siem-
pre los medios de comunicación que
mejor respondan al plan de
mar-
keting
que la organización política
confecciona en función del pre-
supuesto, del posicionamiento de
campaña, de la segmentación de los
posibles votantes, de los men-
sajes políticos y de un extenso
catálogo de variables socioeco-
nómicas.
4
Analogías y diferencias entre publicidad
y propaganda
5
J. de la Mota, "La comunicación política y los medios de comunicación", en Autores Varios,
Comunicaçao, informaçao e opiniao
pública
, Lisboa, Universidade Católica Editora, 2001, p. 183.
6
Manuel Fernández Areal,
La estructura democrática de la información
, Pontevedra, Edit. Excma. Dip. Pontevedra, 1998, p. 34.
7
Philippe J. Maarek,
Marketing político y comunicación
, Barcelona, Paidós Comunicación, 1997, p. 39.
8
Ibid
., p. 48.
9
Juan Maciá Mercadé, "Comunicación de masas en las campañas políticas", en Juan Maciá Mercadé (coord.),
Comunicación políti-
ca: del periodismo a la propaganda
, Madrid, Edit. Universitas, 2001, p. 68.
10
Dennis L. Wilcox, Philips H. Ault, Warren K. Agee y Glen T. Cameron,
Relaciones Públicas. Estrategias y tácticas
, Madrid, Ed.
Addison Wesley, 2000, pp. 15 y 16.
11
Promoción consistente en el reparto de muestras de un producto.
12
Emisión de cupones o vales de descuento con fines promocionales.
13
Actividades comunicativas ajenas a los medios masivos de comunicación que abarcan la promoción de ventas, el
marketing
directo, el patrocinio, el
sponsoring
, los eventos y el
merchandising
.
161
Sociedad y Política
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
Si así se entiende la propagan-
da, ¿cómo, entonces, se define la
comunicación política? Es el
espacio en el que se intercam-
bian los discursos contradictorios
de los tres actores que tienen la
legitimidad de expresarse públi-
camente sobre la política, es de-
cir, los políticos, los periodistas y
la opinión pública. Este concepto
abarca, además, el mensaje de un
partido o de un gobierno, en
forma clara o subrepticia, encami-
nado a convencer a la masa de
las cualidades y ventajas de su
doctrina, ya sea para que le
ayude a ascender al poder o para
mantenerse legítimamente en él.
5
Se ha sostenido también que
la comunicación política trata de
hacer referencia tanto a la trans-
misión de hechos y datos de con-
tenido político, o referentes al
acontecer político (información),
como a la difusión de mensajes
intencionales dirigidos a con-
vencer de la bondad o convenien-
cia de un partido político o de un
líder (publicidad); asimismo, sirve
como medio de argumentación
ideológica exponiendo doctrinas
políticas o filosófico-políticas
(propaganda).
6
Por lo tanto, ha-
blar de comunicación política es
referirse a una compilación de acti-
vidades comunicativas que englo-
ban técnicas y estrategias propias
de entidades y/o individuos con
una marcada vinculación al mundo
de la política.
Junto a la publicidad y a la
propaganda, tenemos también el
concepto de
marketing político
que puede ser entendido como la
estrategia global de diseño,
racionalización y transmisión de
la comunicación política.
7
Se apli-
ca principalmente a dos áreas: las
campañas de imagen y las cam-
pañas electorales.
8
Ambas estra-
tegias se ejecutan, a su vez, en
dos períodos claramente diferen-
ciados: el primero es denominado
márketing
político electoral; el
segundo,
márketing
político de pre-
sencia, que se corresponde con lo
que también se llama "campaña
en tiempo de paz".
9
Breve estudio sobre la publicidad y las relaciones públicas.
Vínculos existentes.
Son varios los estudios que tam-
bién han profundizado en las di-
ferencias y similitudes existentes
entre el mundo publicitario y el
de las relaciones públicas. En uno de
los más recientes,
10
se llegó a las
siguientes conclusiones:
• La publicidad trabaja con los
medios de comunicación de ma-
sas mientras que las relaciones
públicas utilizan una multitud
de herramientas de comunicación,
además de los
mass media
, como
la imagen corporativa, las publi-
caciones de carácter interno,
las reuniones, la
publicity
, el
sampling
,
11
el
couponing
12
y to-
dos los denominados
below the
line
.
13
• La publicidad se dirige a audi-
encias externas, fundamental-
162
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
mente consumidores de bienes
y servicios. Por su parte, las
relaciones públicas presentan
sus mensajes tanto a audien-
cias externas muy específicas
así como a las internas.
• Las relaciones públicas tienen
mayor alcance, en lo que se
refiere a sus funciones de co-
municación, que la publicidad
puesto que se ocupan de las
políticas y los resultados de
toda la organización.
• Los profesionales de las rela-
ciones públicas hablan con los
periodistas mientras que los pu-
blicistas hablan con los clien-
tes.
14
• Las relaciones públicas tienen,
al contrario de la publicidad,
la habilidad de medir el éxito
de forma instantánea.
15
Debemos recordar, además,
que la publicidad acostumbra a
utilizarse como una herramienta
de comunicación al servicio de
las relaciones públicas y que, a su
vez, la actividad del publirrela-
cionista suele respaldar a las cam-
pañas publicitarias, lo que nos
lleva a la conclusión de que ambas
actividades resultan complemen-
tarias.
14
Don Middleberg,
Relaciones Públicas en un mundo interconectado. Estrategias de comunicación para triunfar en el espacio di-
gital
. Bilbao, Edit. Deusto, 2001, p.76.
15
Ibid
., p. 81.
16
D.L Wilcox,
et al., op. cit
., pp. 13 a 15.
Concomitancias entre los conceptos de relaciones públicas
y periodismo (información)
A pesar de que son muchas las
actividades comunes que compar-
ten las técnicas de las relaciones
públicas con las del periodismo,
—tareas de redacción, síntesis y
recopilación de información o el
denominado "estilo periodístico"—
son también varias las diferen-
cias existentes entre unas y otro.
Fundamentalmente, estas diferen-
cias vienen marcadas por elementos
como el alcance, los objetivos, los
públicos y los canales.
16
En cuanto al primero de ellos,
el alcance, podemos afirmar que
las relaciones públicas requieren
pensar en términos estratégicos
y otras cualidades directivas que
no son prioritarias en el campo
del periodismo. Las actividades de
las relaciones públicas deben de-
senvolverse próximas a la directiva
de la organización o institución para
la que estén desarrollando su come-
tido, es decir, la estrategia comuni-
cativa, marcada por el gabinete o
departamento de relaciones públi-
cas, debe tomar como referencia
y actuar de forma paralela a la es-
trategia empresarial establecida por
la política económica del negocio.
En lo que se refiere a sus ob-
jetivos, las relaciones públicas
persiguen, además de informar,
cambiar actitudes y compor-
tamientos de las personas para
avanzar hacia las metas de la
organización.
Ambas disciplinas también di-
fieren en cuanto a sus públicos. Al
tiempo que los periodistas se di-
rigen a un público masivo —en-
tendiendo por éste la audiencia
que lee, escucha o ve el medio
para el que trabaja— los publirre-
lacionistas dividen cuidadosamen-
te la audiencia en función de los
objetivos comunicativos a alcan-
zar y de diversas características
demográficas y psicológicas.
Con respecto a los canales que
utilizan unos y otros, debemos re-
cordar que la mayoría de los perio-
distas llegan a su público a través
de un único medio que es el que
emite y hace público su trabajo;
el profesional de las relaciones
públicas, en cambio, puede llegar
a su audiencia a través de una
gran diversidad de canales.
163
Sociedad y Política
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
Aunque comparten cuna y perío-
do de nacimiento y se desarro-
llaron a la par, las relaciones
públicas y el
marketing
—que
sólo tienen sentido si se practi-
can en el ámbito de la organi-
zación—
17
difieren en que las
primeras se ocupan de crear rela-
ciones y generar un fondo de
comercio para la organización
mientras que la segunda se con-
centra en la venta y de productos
y servicios a los consumidores. En
otras palabras, si el
marketing
tiene una naturaleza comercial las
relaciones públicas tienen otra de
índole gerencial que se dirige a
todo tipo de públicos. A estas
diferencias debemos añadir el he-
cho de que el
marketing
tiene como
objeto de referencia a los produc-
tos, servicios o marcas; las relacio-
nes públicas a personas naturales
o jurídicas, individuales y colec-
tivas:
19
"... el
marketing
—se ha
afirmado— va a la interacción
entre los productos o servicios de
una empresa con el mercado;
mientras que las relaciones públi-
cas lo hacen hacia los intergru-
pos e intragrupos.
..",
20
es decir,
se ocupan de las relaciones entre
la organización o la empresa en
cuanto entidad, con sus públicos,
con las personas, y sus acciones
repercuten directamente en la
imagen de la organización.
Es preciso aclarar que las rela-
ciones públicas se centran, además,
en crear un entorno favorable pre-
vio a las negociaciones transac-
cionales que implica el
marketing
.
Este hecho orilla a ambas activi-
dades a interactuar —tal y como
señala uno de las más afamados
investigadores sobre el
marketing
mundial, Philip Kotler, que apues-
ta por el respaldo de las rela-
ciones públicas al
marketing
hasta el punto de afirmar que las
relaciones públicas constituyen
la quinta "p" de la estrategia de
marketing
, que incluye otras cuatro:
producto (
product
), precio (
price
),
lugar (
place
) y promoción (
promo-
tion
).
21
Con la quinta "p", las
actividades de relaciones públi-
cas pasarían a estar integradas
dentro de las acciones del
mar-
keting
y, por tanto, dentro del
propio departamento de
marke-
ting
y publicidad del organigrama
empresarial.
Sin embargo, la tesis del cate-
drático de la Universidad de North-
western es rebatida por Teresa
Nieto
22
quien señala que concebir
a las relaciones públicas como la
quinta "p" del
marketing
equivale
a circunscribirlas al ámbito estric-
tamente comercial, lo que resulta
una contradicción con la natu-
raleza gerencial propia de éstas.
Por esta regla de tres —continúa
Nieto— el
marketing
podría ser
entendido también como un ins-
trumento más al servicio de las
relaciones públicas, idea que se
podría ejemplificar atendiendo a
la dificultad de acceder a los pro-
ductos anunciados en la publicidad
por una mala política de distribu-
ción que generaría frustración en
los consumidores y causaría recha-
zo hacia la empresa que fabrica
el producto; igualmente, un au-
mento excesivo de los precios de
un servicio, no parejo a un incre-
mento de su calidad, ocasionaría
el abandono de su contratación
por los usuarios habituales des-
prestigiando a la empresa que lo
ofrece; la reducción de la calidad
o de la cantidad de un producto
no sólo crearía desconfianza del
consumidor hacia dicho produc-
to, sino que provocaría también
la pérdida de credibilidad de la
empresa que lo produce, etcétera
También debemos diferenciar
las actividades de las relaciones
públicas de las del denominado
17
Francisco Aguadero Fernández,
Comunicación integrada. Un reto para la organización
, Barcelona, Editorial Ateneo/Consejo
Superior de Relaciones Públicas, 1993, p. 86.
18
D.L. Wilcox
et al, op. cit
. p. 16.
19
Teresa Nieto, Conferencia impartida en el Seminario R
elaciones Públicas y Protocolo en la sociedad del conocimiento. Jornadas
de la Fundación Alfredo Brañas,
Monasterio de San Juan de Poio (Pontevedra), 17 de julio de 2002.
20
F. Aguadero,
op. cit.
, p. 86.
21
D.L Wilcox
et al.,
op. cit.
, p. 17.
22
T. Nieto,
op. cit.
Relaciones públicas y
marketing
. Lazos básicos que las unen y separan
164
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
"
marketing
social", es decir, aquel
que pretende comunicar informa-
ción sobre temas que afectan a
una sociedad. Este tipo de
mar-
keting
abarca los siguientes ám-
bitos de actuación:
23
El marketing de los servicios
públicos
. Surge de la necesidad
de justificar que la actuación de
marketing precisa dar a conocer
las ideas y las realizaciones de
los servicios públicos, como pue-
den serlo el servicio de trans-
portes o el de teléfonos.
• El
marketing institucional
. Está
compuesto por aquellas accio-
nes y planes de
marketing
que
los gobiernos ponen en marcha
en aras de dar una mejor gober-
nabilidad o dirección adminis-
trativa.
• El
marketing de las ideas socia-
les
. Es aquel que trabaja con
todas las actividades de
mar-
keting
que las instituciones so-
ciales ponen en marcha para
dar a conocer la necesidad de
colaborar en una acción desin-
teresada, caso de acciones de
lucha contra el cáncer.
• El
marketing político
. Este
ámbito nace al entender la po-
lítica como una actividad nece-
saria para la participación de
los ciudadanos, los partidos po-
líticos y los sindicatos que
realizan campañas para solici-
tar el voto o la adhesión a los
distintos líderes.
El "
marketing
social", conclu-
yendo, sería uno de los componen-
tes del proceso de comunicación
en
marketing
a los que se sumaría
la publicidad, las relaciones pú-
blicas y la
publicity
,
24
con lo que
reiteramos la afirmación general
antes citada de que
marketing
y
relaciones públicas son concep-
tos que, aunque bien diferencia-
dos, son complementarios.
23
F.J. Dávara Rodríguez,
Estrategias de comunicación en marketing
, Madrid, Dossat 2000, 1994, p. 60.
24
Bernardo Rabassa Asenjo,
Marketing social
, Madrid, Pirámide, 2000, p. 19 y 20.
25
James E. Grunig y Tod Hunt,
Dirección de Relaciones públicas
, Barcelona, Gestión 2000, 2000, p. 48.
Convergencias y divergencias entre las relaciones públicas, la propaganda
y la comunicación política
Hemos analizado la publicidad, la
información (periodismo) y la
propaganda y las diferencias y
fronteras entre ellos y conceptos
como el
marketing
o las rela-
ciones públicas. Frente a ellos,
situaremos a continuación el
concepto de "relaciones públi-
cas" con respecto a los de "pro-
paganda" y "sub-propaganda".
Cualquier definición del con-
cepto de relaciones públicas
(directamente traducido del
inglés,
Public Relations
) obliga a
referirnos a los tratadistas
norteamericanos,
pioneros indis-
cutibles en el estudio de esta
disciplina. Son ellos quienes afir-
man que esta profesión tiene sus
raíces en el agente de prensa y,
sobre todo, en la propaganda
actividad que la sociedad tiene
generalmente en muy baja esti-
ma,
25
incluso hoy día, a pesar de
que cada vez resulta más nece-
saria y se tiene mayor conciencia
social sobre ella. Ya desde sus
orígenes encontramos el primer
vínculo entre aquellas y ésta: el
nacimiento parasitario de las
técnicas de relaciones públicas
se da a partir de las de la propa-
ganda.
Podríamos reproducir cientos
de definiciones del concepto de
relaciones públicas para seguir
165
Sociedad y Política
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
estudiando convergencias y diver-
gencias entre este fenómeno
comunicativo y la propaganda;
en todas ellas, invariablemente,
se hace hincapié en una serie de
palabras clave que reflejan sus
propósitos, objetivos y metas. Tras
realizar un análisis pormenorizado
de las diferentes formulaciones
conceptuales sobre relaciones pú-
blicas, los norteamericanos Dennis
L. Wilcox, Philips H. Ault, Warren
K. Agee y Glen T. Cameron
26
han
logrado captar dichos vocablos:
Deliberada
. La actividad de re-
laciones públicas es intencio-
nada y está diseñada para influir,
conseguir la comprensión, ofre-
cer información y lograr una
retroalimentación.
Planificada
. Se trata de una
actividad organizada y sisté-
mica que implica investigación
y análisis.
• Resultados: Las relaciones pú-
blicas eficaces se basan en las
políticas y resultados actuales.
• Interés Público: La actividad de
las relaciones públicas debería
beneficiar mutuamente a la or-
ganización y al público.
• Comunicación bidireccional: Las
relaciones públicas son algo
más que divulgación, en un
solo sentido, de información.
Resulta igualmente importan-
te exigir una retroalimenta-
ción (
feedback
).
• Función directiva: Las relacio-
nes públicas alcanzan su máxima
efectividad cuando forman parte
íntegra del proceso de toma de
decisiones de la alta dirección.
Estas palabras clave vinculan
significativamente a las relacio-
nes públicas con la propaganda ya
que ambos conceptos se refieren
a actividades intencionadas que
buscan una respuesta en el públi-
co al que se dirigen. El lazo de
unión entre ellas no es otro que
la comunicación persuasiva, enten-
diendo por "persuasión" el proce-
so de comunicación mediante el
cual el emisor pretende obtener
una respuesta del receptor.
27
El
fenómeno de la persuasión es, al
mismo tiempo, lo que constituye
a las relaciones públicas, en la
mayor parte de los casos, en arte
y parte de la gestión global
28
y de
la organización social; de ahí su
importancia dentro de la política
de comunicación integral.
En definitiva, mantenemos la
idea de que las relaciones públi-
cas son en realidad —y de ahí su
eficacia— una mezcla de infor-
mación, propaganda y publici-
dad. En este sentido, hay que
entenderlas como una actividad
profesionalizada mucho más seria
y rigurosa encaminada a presti-
giar la imagen de una empresa,
una marca, un producto, una
entidad cualquiera o una persona
física así como a favorecer la
creación de climas de cordialidad
necesarios para un trabajo en
común y buenas relaciones entre
personas diversas que, de alguna
manera, están llamadas, de cual-
quier forma, a relacionarse y co-
municarse. En breve: el fin de las
relaciones públicas es demostrar
una cierta coherencia entre lo
que se afirma y lo que se practica,
lo que se ofrece y lo que se vive.
29
En este sentido, las relaciones
públicas son una disciplina pluri-
dimensional que se desempeña
con cometidos y objetivos bien
diferenciados por parte de las
diversas organizaciones (empresas,
asociaciones de cualquier tipo,
organizaciones religiosas, huma-
nitarias, ecologistas, sindicatos,
entidades deportivas, instituciones
públicas, personas individuales o
partidos políticos, entre otros) que
hacen uso de ella.
A medida que cualesquiera de
estas organizaciones concede mayor
relevancia a la proyección pública
para el desarrollo de su actividad,
se hace necesario un plan de rela-
ciones públicas organizado que
impacte directamente en la comu-
nicación institucional entendida
como la que se desprende de una
organización o institución públi-
ca o privada para dirigirse a todos
y cada uno de sus públicos.
A manera de ejemplo, observe-
mos a continuación las distintas
26
D.L. Wilcox
et al, op. cit
., pp. 5 a 7.
27
Alejandro Pizarroso Quintero, "Las relaciones públicas en el mundo de la comunicación política y la propaganda" en Alberto
Pena Rodríguez, (coord.),
Relaciones Públicas y Protocolo
, Pontevedra, Edit. Excma. Dip. Pontevedra, 1998, p. 48.
28
Antonio Noguero i Grau,
La función social de las relaciones públicas: historia, teoría y marco legal
, Barcelona, Edit. ESRP-EUB,
1995, p. 46.
29
Manuel Fernández Areal, "Las relaciones públicas vistas desde el empresario", en
A. Pena Rodríguez,
op. cit
., p. 41 y 42.
30
De acuerdo a la clasificación de Constantin Lougovoy y M. Linon, en
Relaciones públicas función de gobierno de la empresa y
de la administración
, Barcelona, ESADE, 1978, pp. 24 y 25.
31
Tanto el término como el fenómeno tienen su origen y principal desarrollo en Estados Unidos; de hecho, en Washington D.C.,
están establecidos numerosos despachos o agencias dedicados a esta actividad cuyos servicios pueden ser contratados por
empresas, grupos, asociaciones, individuos o potencias extranjeras. Sus técnicas se estudian incluso en las universidades y están
reguladas por varias leyes, la principal de las cuales es la "
Federal Regulation of Lobbying Act
" de 1946 que exige tanto un re-
gistro de aquellos que se dedican a esta actividad como la presentación de informes públicos sobre las contribuciones y gastos
de este tipo de empresas y de los grupos que representan; esta ley fue reformulada durante el gobierno de Bill Clinton en 1995
y se apoya en el derecho de petición al gobierno por reparación de agravios (
to petition the government for redress of grie-
vances
), derecho protegido por la primera enmienda de su Constitución.
Vid.
Bruce C. Wolpe,
et al., Lobbying Congress. How the
System Works
, Washington D.C., Editors of
Congressional Quarterly, 1990.
32
No olvidemos el papel importante que juega la utilización de los sondeos de opinión por los grupos de presión —especial-
mente por los gabinetes jurídicos, las empresas de relaciones públicas y el "
planning
" de las comunicaciones— con objeto de
soportar acciones de lobby por parte de industrias, grupos laborales y grupos de acción ciudadana con una amplia gama de
tópicos como los impuestos, la protección medioambiental, el aborto, los gastos militares, etc.
Vid
. Luís Celeiro Álvarez,
Os
gabinetes de comunicación en Galicia: portavoces de organizacións, fontes abertas ós medios
, Santiago de Compostela, 1995
(Tesis Doctoral), p. 83 y Pere Soler Pujals,
Estrategia de comunicación en publicidad y relaciones públicas
, Barcelona, Gestión
2000, 1997, p. 149.
33
Julián Feo, "La legitimidad del Lobby", en María Teresa Otero Alvarado,
Relaciones Públicas y Protocolo. Cinco años de reflex-
ión
(
1996-2001
), Sevilla, Edit. Laurea, 2001, p. 79.
34
Término que también se refiere a la presión que se ejerce sobre los miembros del Congreso a través de una campaña de envío
de cartas artificialmente estimulada.
Vid
. Scout M. Cutlip y Allen H. Center,
Relaciones públicas eficaces
, Barcelona, Gestión
2000, 2001, p. 242.
166
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
formas que pueden adoptar las
relaciones públicas en Estados
Unidos:
30
1.
Corporate Public Relations
: se
refiere a las relaciones institu-
cionales (entendiendo por
institución todo tipo de orga-
nizaciones).
2.
Comunity relations
: aquellas
relaciones
que
procuran
establecer con sus públicos las
instituciones públicas (caso
de ayuntamientos y gobier-
nos).
3.
Employee relations
: relaciones
con el personal.
4.
Consumer relations, supplier
relations o stockholder rela-
tions
: relaciones
que atañen
al consumidor, al proveedor y
a los accionistas.
5.
Government relations
: rela-
ciones con la administración
pública.
6.
Educational relations
: relacio-
nes con los consumidores del
mañana y, tal vez, fuente de re-
clutamiento para cualquier tipo
de institución ya sea pública
o privada.
7.
Special publics
: públicos espe-
ciales donde debe realizarse un
esfuerzo de información por
parte de las organizaciones.
Entroncando muchas veces
con este mismo concepto de
propaganda, las relaciones públi-
cas son clasificadas por algunos
autores como técnicas de sub-
propaganda al enmarcar en esta
última aquellas actividades que
tienden a facilitar la multipli-
cación de los emisores de propa-
ganda. Esta situación remarca
una vez más la proximidad con-
ceptual entre estas disciplinas
bien sea por sus técnicas y
estrategias similares o porque
unas se emplean en repetidas
ocasiones al servicio de la otra.
La íntima relación existente
entre ambos conceptos ha dado
lugar, precisamente, a uno de los
fenómenos comunicativos más
controvertidos en la actualidad:
el
lobbying
o
lobby
,
31
entendido
como la acción de relaciones
públicas utilizada para establecer
y mantener contactos a alto nivel
con el propósito de conseguir
objetivos concretos que benefi-
cien a la entidad.
32
Dicha acción
ha sido definida también como la
fuente de información común a
todas las partes interesadas o
implicadas en la toma de deci-
siones políticas que puedan afec-
tar a la actividad de un negocio,
una empresa o una industria.
33
Pese al gran desarrollo que el
lobbying
34
tiene en Norteamérica,
países como España tienen pro-
hibido el ejercicio de esta activi-
35
Vid
. Emiliano Alonso Pelegrín,
El lobby en la Unión Europea. Manual sobre el buen uso de Bruselas
, Madrid, ESIC, 1995 y, del
mismo autor,
El lobby en la Unión Europea
, Barcelona, Edit. La Caixa, 2001.
36
J. Feo,
op. cit
., p. 80.
37
L. Celeiro,
op. cit
., p. 77.
38
Roberto Porto Simoes,
Relaciones Públicas: función política en la empresa y en la institución pública
, Barcelona, Edit. El Ateneo,
1993, p. 183.
39
L. Uchôa y G. Seaba, en
Revista de comunicaçao empresarial
, 4º cuatrimestre, nº 17, 1995, p. 4, Associaçao Brasileira de
Comunicaçao Empresarial, Edit. ABERJE.
40
D.L. Wilcox
et al
.,
op. cit
., p. 348.
41
J. Feo,
op. cit
., p. 79.
42
A. Pizarroso Quintero, "Las relaciones públicas en el mundo .
..",
op. cit
., p. 53.
43
F. Aguadero Fernández,
op. cit
., p. 91.
167
Sociedad y Política
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
dad a pesar de la comprobada
existencia de agencias e institu-
ciones europeas dedicadas a ello
a las que, paradójicamente, perte-
nece la Península Ibérica.
35
Puede
que sea este aspecto el que
motive que en nuestro país casi
siempre se hable de
lobby
o de
grupos de presión (
pressure groups
)
aun cuando en Estados Unidos se
prefiera desde hace casi cincuen-
ta años la denominación "grupos
de interés",
36
calificativo acaso
más correcto ya que carece de la
connotación negativa del de "pre-
sión".
La formación de
lobbies
está
relacionada de forma directa con
los procesos de "politización" en
virtud de los cuales una institu-
ción, persona, acontecimiento o
actividad no considerada política
adquiere sentido y relevancia po-
lítica; así, en lugar de ser debati-
do privadamente o en otros foros
no políticos, el asunto se con-
vierte en un tema de contenido
político.
37
De ahí que el
lobbying
sea, en cierto modo, el instru-
mento inevitable que liga, en cual-
quier sistema político, la esfera
de la micropolítica con la de la
macropolítica, colocando el poder
organizacional en función con el
poder legislativo del municipio,
del Estado, de la región o del
país.
38
No obstante la importan-
cia que puede llegar a tener, el
ejercicio del
lobbying
suele inter-
pretarse, en no pocos países, como
sinónimo de corrupción;
39
aún más,
su actividad se asocia a la existen-
cia de una profunda desconfianza
pública hacia los legisladores o
funcionarios que sacan partido de
sus contactos y cobran grandes su-
mas por realizar tráfico de influen-
cias.
40
Pese a lo que puede parecer
en un primer momento, el
lobby
no es un tráfico de influencias, ni
información privilegiada, ni la pro-
fesionalización del amiguismo. El
lobby es una actividad legítima
con objetivos claros que la defi-
nen propiamente:
41
• Que los poderes públicos ten-
gan la mejor información posible
sobre una determinada activi-
dad.
• Que las decisiones que los po-
deres públicos puedan tomar
sobre esa actividad sean lo más
fundadas posible.
• Que la ignorancia sobre esa
actividad no se convierta en su
peor enemigo frente a los po-
deres públicos.
Finalmente, recordemos que lo
que los americanos llaman rela-
ciones públicas en el terreno de
la vida política y social no es otra
cosa que propaganda entendida en
su más amplio sentido y sin las
frecuentes connotaciones negati-
vas.
42
44
Juan Maciá Mercadé,
Comunicación persuasiva para la sociedad de la información
, Madrid, Ed. Universitas, 2000, p. 42.
45
M.T. Otero Alvarado, op. cit., p. 11.
168
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
A modo de conclusión, ofrecemos
el siguiente cuadro
43
en el que se
pueden observar con claridad los
vínculos existentes entre los dis-
tintos procesos comunicativos que
hemos analizado y cuyas técnicas
y estrategias se aplican a campos
como la comunicación política e
institucional. En él, se reitera la
importancia de estas técnicas co-
municativas que, junto con las de
información, conforman la comu-
nicación integral
44
cional. Al mismo tiempo, este grá-
fico nos muestra cómo el
marke-
ting
opera en el terreno de la
comercialización; la publicidad,
en el de la notoriedad y las rela-
ciones públicas, en el de la con-
fianza, el prestigio o la popularidad
corporativa.
45
Recibido el 22 de enero del 2003
Aceptado el 23 de abril del 2004
Publicidad, propaganda,
marketing
y relaciones públicas como elementos
comunicativos diferenciados pero complementarios
RR.PP
MARKETING
PUBLICIDAD
PROPAGANDA
Pretende aumentar el índice
de popularidad de la
institución o empresa.
Busca desarrollar
productos o servicios.
Desea aumentar el índice de
notoriedad de
productos y/o servicios.
Intenta captar adeptos a una
doctrina o causa, ya sea
religiosa y/o política.
Posee una finalidad social
o económica, directa
o indirecta.
Vender
profesionalmente,
no fortuitamente.
Finalidad
económica directa.
Objetivo principal: conquistar
o mantener el poder (en el
caso de la propaganda
política); conquistar
o mantener ideologías.
Persigue el diálogo
el receptor.
Es un diálogo
con el mercado.
Se trata de un monólogo que
se da de forma
Es igualmente un
monólogo por parte del
emisor que no tiene por qué
aparecer de forma puntual.
Utiliza sondeos
de opinión.
Usa la investigación y los
estudios de mercado.
Emplea estudios
de mercado.
Lleva a cabo encuestas
diversas
Su rendimiento depende del
índice de popularidad de la
empresa o institución.
Su resultado depende
Su razón de ser está en el eco
social y el aumento
de influencia del emisor.
Vende ideas para crear una
imagen favorable.
Promociona nuevas
necesidades.
Vende productos
o servicios.
Trata de imponer ideas
políticas o religiosas.
Referencias bibliográficas
Aguadero Fernández, Francisco,
Comunicación integrada. Un reto para la
organización
, Barcelona, Editorial Ateneo/Consejo Superior de Relaciones
Públicas (CSCYRRPP), 1993.
Alonso Pelegrín, Emiliano,
El lobby en la Unión Europea. Manual sobre el buen
uso de Bruselas
, Madrid, ESIC, 1995.
Autores Varios,
Comunicaçao, informaçao e opiniao pública
, Lisboa, Edit.
Universidade Católica Editora, 2001.
Boiry, Philippe A.,
Relaciones Públicas o la estrategia de la confianza
,
Barcelona, Gestión 2000, 1998.
Celeiro Álvarez, Luís,
Os gabinetes de comunicación en Galicia: portavoces de
organizacións, fontes abertas ós medios
, Santiago de Compostela, 1995 (tesis
doctoral).
Cutlip, Scout M. y Allen H. Center,
Relaciones públicas eficaces
, Barcelona,
Gestión 2000, 2001.
Dávara Rodríguez, F.J.,
Estrategias de comunicación en marketing
, Madrid,
Dossat 2000, 1994.
Fernández Areal, Manuel (dir.),
Información política y gabinetes de comuni-
cación
, Pontevedra, Edit. Excma. Dip. Pontevedra, 1998.
Fernández Areal, Manuel,
La estructura democrática de la información
,
Pontevedra, Edit. Excma. Dip. Pontevedra, 1998.
Grunig, James E. y Tod Hunt,
Dirección de Relaciones públicas
, Barcelona,
Gestión 2000, 2000.
Lougovoy, Constantin y M. Linon,
Relaciones públicas función de gobierno de
la empresa y de la administración
, Barcelona, ESADE, 1978.
Maarek, Philippe J.,
Marketing político y comunicación
, Barcelona, Paidós
Comunicación, 1997.
Maciá Mercadé, Juan,
Comunicación persuasiva para la sociedad de la infor-
mación
, Madrid, Ed. Universitas, 2000
169
Sociedad y Política
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
170
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
Maciá Mercadé, Juan (coord.),
Comunicación política: del periodismo a la
propaganda
, Madrid, Edit. Universitas, 2001.
Middleberg, Don,
Relaciones Públicas en un mundo interconectado.
Estrategias de comunicación para triunfar en el espacio digital
. Bilbao, Edit.
Deusto, 2001.
Nieto, Teresa, Conferencia impartida en el Seminario
Relaciones Públicas y
Protocolo en la sociedad del conocimiento. Jornadas de la Fundación Alfredo
Brañas
, Monasterio de San Juan de Poio (Pontevedra), 17 de julio de 2002.
Noguero i Grau, Antonio,
La función social de las relaciones públicas: histo-
ria, teoría y marco legal
, Barcelona, Edit. ESRP-EUB,1995.
Otero Alvarado, María Teresa,
Relaciones Públicas y Protocolo. Cinco años de
reflexión
(
1996-2001
), Sevilla, Edit. Laurea, 2001.
Pena Rodríguez, Alberto (coord.),
Relaciones Públicas y Protocolo
, Ponte-
vedra, Edit. Excma. Dip. Pontevedra, 1998.
Pizarroso Quintero, Alejandro,
Historia de la Propaganda política
, Madrid,
Tecnos, 1993.
Porto Simoes, Roberto,
Relaciones Públicas: función política en la empresa y
en la institución pública
, Barcelona, Edit. El Ateneo, 1993,
Rabassa Asenjo, Bernardo,
Marketing social
, Madrid, Pirámide, 2000.
Soler Pujals, Pere,
Estrategia de comunicación en publicidad y relaciones
públicas
, Barcelona, Gestión 2000, 1997.
Uchôa L. y G. Seaba, en
Revista de comunicaçao empresarial
, 4º cuatri-
mestre, nº 17, 1995, Associaçao Brasileira de Comunicaçao Empresarial,
Edit. ABERJE.
Wilcox, Dennis L., Philips H. Ault, Warren K. Agee y Glen T. Cameron,
Rela-
ciones Públicas. Estrategias y Tácticas
, Madrid, Ed. Addison Wesley, 2000.
Wolpe, Bruce C.,
et al., Lobbying Congress. How the System Works
,
Washington D.C., Editors of
Congressional Quarterly, 1990.
logo_pie_uaemex.mx