Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
7
Presentación
C
ada vez resulta más evidente la importancia de la Teoría de Género en el
análisis de los procesos sociales. Rescatar las relaciones, actividades y
experiencias sociales del “ser mujer” o del “ser hombre” como eje clave
para entender la forma en que se construyen los procesos socio-históricos, ha
denotado las posibilidades de la perspectiva de género para elaborar una
crítica transformadora y abrir nuevos debates y líneas de investigación.
En el campo de la comunicación, las investigaciones y reflexiones que incor-
poran trabajos que están posibilitando la reformulación de fundamentos
claves de esta disciplina no sólo son cada vez más frecuentes, —en la socio-
logía, la antropología y la propia ciencia política— sino que han resultado
esclarecedoras en el análisis de los fenómenos comunicativos.
Por ello, el objetivo de este número de la
Revista Mexicana de Ciencias Políticas
y Sociales
—iniciativa del grupo de investigación de “Género y Comunicación
de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC)— es
el de reflexionar en torno a las posibilidades de incorporar la categoría de
género al análisis de procesos comunicativos que, desde distintos enfoques,
analizan los y las autoras que participan en este trabajo colectivo.
En la primera sección de la edición, “Perspectivas Teóricas”, se incluyen los
artículos de un autor y tres autoras que, desde la sociología, la historia y la
antropología, aportan claves muy valiosas al análisis de distintos fenómenos;
son trabajos que permiten desentrañar los procesos de diferenciación, domi-
nación y subordinación entre hombres y mujeres. En “Reflexiones sobre el género
y la censura”, Daniel Cazés Menache analiza y reflexiona sobre la primera cen-
sura social: la censura genérica, es decir, la estructurada sobre la adscripción
de género, arena
en la que se sintetizan todas las censuras sociales desti-
nadas a controlar a cada sujeto y a mantenerlo sometido a dominios de los
que no podrá librarse ni para aceptarlos ni para ejercerlos. El autor nos con-
mina a todos a hacer un esfuerzo intelectual, educativo y social para
detener
y sustituir la censura institucional, destructiva, opresora y conservadora, que es
nuestra prisión de cada día, el freno que nos impide vivir una vida de placeres,
satisfacciones y gozos compartidos, no arrancados a la mansedumbre de nadie
.
“Entre la obediencia y la libertad. Una mujer española del siglo XVII”, es un
trabajo desarrollado por Teresa Ordorika quien, a través del caso de la españo-
la Theresa Corella, analiza las posiciones socialmente aceptadas de las
mujeres de su época y la forma en la cual los poderes eclesiásticos y genéri-
cos actuaron frente a mujeres cuyas experiencias religiosas podían llegar a
subvertir el orden establecido. También posibilita el análisis de la forma en
que los poderes eclesiásticos y genéricos trataron de controlar a estas
mujeres.
P
resentación
Aimée Vega Montiel
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
8
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
A su vez, Martha Patricia Castañeda, en “La antropología feminista hoy: algu-
nos énfasis claves”, expone las aportaciones más significativas de varias
antropólogas feministas mexicanas y españolas. Su objetivo es mostrar algu-
nas de las líneas de reflexión que ellas han desarrollado en relación con la
redefinición de la disciplina antropológica y sus procedimientos de investi-
gación. La conclusión es de suyo atractiva y convincente: …
la antropología
feminista tiene entre sus objetivos aportar conocimientos comprometidos, situa-
dos, críticos y propositivos vinculados a lograr que la justicia, la igualdad, la equi-
dad, el desarrollo y la democracia sean las condiciones que sustenten la vida de
mujeres y hombres a nivel planetario… para hacer realidad una de las aspira-
ciones más sentidas de las feministas: vivir en libertad.
Cierra la sección el trabajo de Elsie Mc Phail, “Ámbitos, temporalidad y
espectros”, un estudio exploratorio que permite dar cuenta del uso y percep-
ción de la temporalidad que se encuentra fuera de las tareas obligatorias de
las mujeres y que los estudios convencionales llaman tiempo libre. El artículo
responde a las diferencias de calidad entre mujeres y hombres con respecto al
tiempo:
¿Cómo lo definen las mujeres y los hombres? ¿Se trata de una activi-
dad parcelada, una situación, o una oportunidad que el individuo escoge para
decidir qué hacer con su tiempo y su energía? ¿Qué tiempos marcan las pautas de
aquello que llaman tiempo libre? ¿En qué espacios se genera? ¿Cómo se prac-
tica? ¿Qué jerarquías señala? ¿Qué lo condiciona? ¿Cuáles son las restricciones
que se registran desde el género en tiempo y espacio como exclusiones o
autoexclusiones, adecuaciones, rigidización de los roles de género y de la doble
moral? ¿Cómo es el espectro de la desigualdad?
Responder tales preguntas es
un primer paso para visualizar una sociedad crítica, pensante y propositiva
que requiere, ciertamente, del tiempo libre para soñar, diseñar y proponer
soluciones para la consecución del bien común.
En la segunda sección, “Cuestiones contemporáneas”, se publican los tra-
bajos desarrollados por comunicólogas interesadas en visualizar la forma en
que las experiencias de las mujeres y de los hombres, en relación con los
medios de comunicación, se construyen sobre la base del mundo que, normado
en lo masculino, ha establecido jerarquías sexuales y distribuciones desi-
guales de poder. Los trabajos que integran esta sección inician con el artículo
de Aimée Vega Montiel, “Género y recepción televisiva: la interacción de las
sujetas y los sujetos con y mediada por la televisión”. A lo largo de esta inves-
tigación, la autora observa y analiza la importancia de la identidad de género
en el proceso comunicativo de la recepción televisiva, asunto de no poca
importancia pues, indudablemente,
la categoría de género comporta un lugar
clave para el análisis de los procesos comunicativos y sociales, ya que la iden-
tidad de género es la que determina las formas concretas de entender la realidad
social y de relacionarse con los mensajes televisivos.
Si esto es así, concluye
la autora,
Lo que se requiere entonces es que promovamos la apertura de espa-
cios para que todas las formas de ser sujeto puedan ser reconocidas.
En “Las telenovelas juveniles mexicanas y las adolescentes obesas”, Tania
Meza realiza una reflexión profunda sobre la influencia que este tipo de obras
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
9
ejerce en la identidad corporal de las adolescentes. La obesidad es un proble-
ma de salud pública tan grave que ha trascendido las fronteras de la medicina
e invadido el campo social donde ha devenido en diversas líneas de investi-
gación importantes. De aquí que, como bien afirma la autora,
La educación
para vivir y convivir con la obesidad, no corresponde ya únicamente a las y los
obesos, sino que debe incluir a la población en general, para concientizarla
respecto a las graves repercusiones emocionales que las burlas y los prejuicios
causan en las personas obesas
. Y, enfáticamente, puntualiza que
El lanzamiento
de una iniciativa de ley en contra de éste y otros estereotipos servirá de mucho,
pero no será suficiente. Debe sensibilizarse a la población sobre la importancia de
la presentación mediática de mujeres con diversas complexiones, para reflejar la
realidad.
A su vez, Cinthya Pech hace un recorrido por el trabajo de las mujeres videas-
tas en nuestro país (Pola Weiss y Pilar Rodríguez) a través del artículo “Género,
representación y nuevas tecnologías: mujeres y video en México”. En su trabajo,
la autora concibe al video como el medio de creación artística que algunas mujeres
están utilizando para crear lo que se puede llamar
imágenes en femenino
y hace
suya la advertencia que en su momento hiciera la conocida exponente del
per-
formance art
, Lorraine O’Grady:
Para nombrarnos a nosotras mismas en vez de
ser nombradas, necesitamos, primero, vernos a nosotras mismas. Para algunas
de nosotras esto no será fácil. Tanto tiempo ha transcurrido desde que nos deja-
mos de reflejar en el espejo que muy bien pudimos olvidar cómo nos vemos. Sin
embargo, no podemos teorizar en el vacío; debemos tener evidencias
.
El último trabajo de esta sección, “Estructura y discurso de género en tres
deidades del panteón afrocubano”, Vivian Romeu analiza una serie de para-
lelismos entre la estructura mítico-funcional de tres deidades del panteón
afrocubano y los roles de género tradicionales de los hombres y mujeres en
Cuba, así como los “ajustes” de dichas funciones a favor de un discurso de
género dominante y legitimado por las prácticas culturales. Su trabajo no deja
de recordarnos que
tanto la articulación como la actualización entre los mitos
y el discurso resultan de las diferentes aproximaciones a un proceso dialéctico,
recíproco e perennemente inconcluso como es la cultura que determina la con-
figuración de los intercambios e interacciones, y en este sentido resulta tam-
bién importante para comprender la influencia del mito, específicamente de la
religión, en el imaginario simbólico de una comunidad cultural.
Josefina Téllez abre con su artículo “El género y la escritura femenina” la
tercera sección de este número, “Sociedad y Política”. En él, la autora lleva a
cabo un repaso de los estudios sobre la categoría género, haciendo énfasis
especial en las disertaciones que se han hecho de la escritura y el género con el
fin de sustentar el análisis que se hace de la obra de la periodista, por más
de seis décadas, Adelina Zendejas Gómez (1909-1993), auténtica
precursora de la
escritura y periodismo femeninos, que se impone más allá de los niveles generales
aceptados
, y paradigama de que
el escribir refleja un modo de ser y pensar
.
Rosa María Valles, a su vez, discute las dificultades que ha representado para
las mujeres incorporarse a la profesión periodística, un ámbito que ha sido histó-
Presentación
ricamente masculino. En su investigación, “Mujeres periodistas. Del espacio
público al empoderamiento”, se presenta un esbozo general sobre la presencia de
las periodistas mexicanas en las áreas de información general, desde la segunda
mitad del siglo XX hasta la actualidad y se hace hincapié, paralelamente, en el
papel de avanzada que desempeñó el periódico
El Día
desde su fundación, en 1964,
en la valoración del trabajo de las mujeres en la prensa. La autora concluye que
si
bien la conquista de la información general por la mujer periodista es un hecho
en el inicio del siglo XXI, la expresión de las mujeres en el periodismo de opi-
nión, sin embargo, continúa siendo limitada al igual que el acceso a los puestos
directivos, situación de la que se infiere un empoderamiento restringido
.
A su vez, Adriana Peimbert Reyes expone la forma en la cual la industria perio-
dística de nuestro país visibiliza a las mujeres que se encuentran en situación
de adicción. En su artículo, “Visión de la prensa respecto a la situación de
adicción entre las mujeres mexicanas, 1997-1999”, presenta los resultados
cuantitativos y cualitativos obtenidos de una investigación en la que se ana-
lizaron los contenidos noticiosos que once periódicos mexicanos publicaron con
relación a las adicciones de las mujeres mexicanas durante los años 1997, 1998
y 1999. El análisis muestra la magnitud en la que
fueron abordadas las noticias
sobre adicciones así como a los emisores que se pronunciaron al respecto
Elvira Hernández, por su parte,
analiza el papel de las mujeres en la pren-
sa nacional en “La categoría de género y la investigación en comunicación.
Caso específico: la historia de la prensa nacional”. La autora inicia con una
pregunta básica pero demoledora: ¿
por qué y cómo las mujeres se vuelven
invisibles para las investigaciones en comunicación cuando han sido actores
sociales en el escenario de la comunicación
? La respuesta a la interrogante
constituye, justamente, el desarrollo de este trabajo.
Finalmente, en la sección “Reseñas”, Karime Suri nos presenta
Hombres
ante la misoginia: miradas críticas,
material inédito coordinado por Daniel Cazés
Menache y Fernando Huerta Rojas de gran importancia no sólo para el debate
feminista sino como una propuesta seria elaborada por hombres que, desde óp-
ticas diversas y con experiencias profesionales distintas, reflexionan sobre la
misoginia, problema de salud social pública tanto más dañina cuanto, en mu-
chos lugares, el desprecio a la mujer se confunde con hombría. De aquí que
la lectura de este texto se haga necesaria
para que los hombres mediten sobre
su condición masculina y lo que implica
cuando es manejada con desparpajo
e irresponsabilidad.
En conclusión, mediante la incorporación de la teoría de género al análi-
sis de los procesos que en esta presentación han sido mencionados, este
esfuerzo colectivo busca sumar claves para la construcción de reglas de con-
vivencia más equitativas en donde la diferencia sexual sea reconocida– más
no utilizada para generar mayor desigualdad– para, eventualmente, contribuir a
la eliminación de las barreras que dificultan la realización de una sociedad
solidaria, justa y pacífica.
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
10
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
logo_pie_uaemex.mx