Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
35
Perspectivas Teóricas
* Programa de Investigación Feminista,
Centro de Investigaciones Interdisciplinarias
en Ciencias y Humanidades de la UNAM,
Torre II de Humanidades, 6° piso, Ciudad
Universitaria. Coyoacán, 04510, México, D.F.
La antropología feminista hoy: algunos énfasis claves
Martha Patricia Castañeda Salgado*
Palabras clave:
Antropología feminista, cul-
tura, metodología feminista.
Abstract:
This article, based on the Feminist
Anthropology, discusses around a new
epistemological and methodological key to
analyze and to contribute to the transit
of women, from the alterity to the center
of their own perspective.
Resumen:
En este artículo se exponen algunas de las
aportaciones más significativas de varias an-
tropólogas feministas mexicanas y espa-
ñolas. Su objetivo es mostrar algunas de
las líneas de reflexión que ellas han
desarrollado en relación con la redefini-
ción de la disciplina antropológica y sus
procedimientos de investigación. En esa
tesitura, se aborda el tránsito de la
alteridad de las mujeres a su recono-
cimiento como sujetas cognoscentes y
cognoscibles, algunas claves epistemoló-
gicas y las innovaciones en la metodología
y en el trabajo de campo. Cierra el ar-
tículo la referencia al lugar que ocupa
actualmente la antropología feminista en
tanto que perspectiva que actualiza e
impulsa la búsqueda de nuevos desarrollos
para la antropología en su conjunto.
Es referencia recurrente informar
que los estudios hechos por las
antropólogas sobre culturas dis-
tintas a la occidental han sido
reveladores de la diversidad de
arreglos culturales que rodean el
ser y el estar de mujeres y hombres.
Una de las autoras más citadas
es, probablemente, Margaret Mead,
quien publicó en 1935
Sex and
Temperament in Three Primitive
Societies
. En esa obra pionera,
ella comparó tres grupos en los
que las atribuciones de mujeres y
hombres parecían diferir notable-
mente, llegando a concluir que
no es el sexo consustancial al
comportamiento de unas y otros,
sino que éste es el resultado del
condicionamiento social que cada
cultura y cada grupo social dedi-
ca a niñas y niños para hacerles
individuos capaces de desenvol-
verse de manera adecuada dentro
de su contexto social. En un sen-
tido más amplio, afirmó que la
naturaleza humana es increíble-
mente maleable y que las diferen-
cias de los sexos en términos de
personalidad son creaciones cultu-
rales en las que cada generación
de mujeres y hombres es entrenada.
De entonces a la fecha muchas
investigaciones y elaboraciones teó-
ricas han abonado el terreno del
estudio de las diferencias entre
mujeres y hombres en distintos
contextos socioculturales. La irrup-
ción en la academia de la llamada
“segunda ola del feminismo” dio,
sin embargo, un giro definitivo a
la interpretación de dichas diferen-
cias. La presencia creciente de fe-
ministas en distintas disciplinas
y áreas del conocimiento trajo
consigo la entrada de voces críticas,
deconstructivas y propositivas que
contribuyeron a evidenciar el carác-
ter androcéntrico de la ciencia y
sus formas de trabajo. La antro-
pología no estuvo exenta de este
proceso; es más, en poco tiempo
se dejó sentir el peso de la obra de
las antropólogas feministas que,
entrenadas en el análisis de la
diferencia cultural, hicieron un
pasaje relativamente fluido al aná-
lisis de las diferencias sexuales y
de género
1
. En ese proceso, la
confluencia entre dos ámbitos de
pensamiento abiertos e interdi-
sciplinarios, la antropología y el
feminismo, mostró ser, además
de estimulante, provocadora.
En este artículo expondré al-
gunas de las aproximaciones con-
ceptuales y metodológicas de
antropólogas feministas mexica-
nas y españolas que son claves,
tanto para el desarrollo de la di-
sciplina como para las investiga-
ciones orientadas por la teoría de
género
2
. Como toda selección, es
arbitraria. Se centra en algunas
de las especialistas que me han
guiado en mi propio trabajo de
investigación y, por lo tanto, for-
man parte entrañable de mi
genealogía intelectual.
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
36
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
1
Marta Lamas publicó en 1986 “La antropología feminista y la categoría ‘género’”, artículo de análisis y balance de dicha situación que, a la
postre, resultaría una referencia obligada como punto de partida para determinar el estado del arte.
2
Marcela Lagarde definió a la teoría de género como “…una teoría amplia que abarca categorías, hipótesis, interpretaciones y conocimientos
relativos al conjunto de fenómenos históricos construidos en torno al sexo…”
Vid.
Marcela Lagarde,
Género y feminismo. Desarrollo humano y
democracia
, Madrid, Horas y Horas la Editorial, 1996 (Cuadernos Inacabados, 25), p.26.
Presentación
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
37
Sin duda, el trabajo continuado
de las antropólogas feministas ha
redundado en la elaboración de
conceptos y categorías de análi-
sis que hacen parte de un nuevo
campo conceptual. En ese senti-
do, la antropología feminista se
ha especializado en el estudio pro-
fundo, crítico y propositivo de una
forma particular de la experien-
cia humana: la de ser mujer. Este
deslinde ha tenido varias impli-
caciones a lo largo de ya casi
medio siglo
3
. En primer término, se
trató de reconocer la existencia
misma de las mujeres, visibilizán-
dolas, denunciando el carácter pro-
fundamente androcéntrico de la
disciplina que equiparó las expe-
riencias masculinas con las de la
humanidad en su conjunto. De for-
ma paralela, con el desmontaje del
androcentrismo se mostró también
el sexismo, el racismo, el clasis-
mo, el etnocentrismo occidental y
el colonialismo que subyacían al
contenido teórico, epistemológico
y metodológico con que se había
conducido la antropología, aun
cuando reportara “casos” basados
en la observación de las mujeres
4
.
Ahondar en esas implicaciones
condujo a las antropólogas a ir
más allá de la descripción etno-
gráfica para desentrañar el con-
tenido de la “especificidad” de
las mujeres, demostrando que tal
cualidad no radicaba en su “natu-
raleza” sino en la subordinación
en que transcurrían sus vidas,
posición interiorizada en el con-
texto de las relaciones de poder
que iba aparejada de la minus-
valía de todo lo clasificado cul-
turalmente como femenino.
Consecuencia de ello, la propues-
ta de la antropología feminista
fue desplazándose poco a poco a
dejar de mirar a las mujeres como
“el otro” cuya experiencia no había
sido reconocida en los estudios
sobre la cultura para conceptua-
lizarlas como sujetos cognoscentes
y cognoscibles. Esta reorientación
permitió plantear nuevas pregun-
tas, todas ellas relacionadas tanto
con el ser como con el estar y el
hacer de las mujeres. Esto supuso
desmontar perspectivas y conceptos
afianzados ya en las teorías antro-
pológicas, resignificar los campos de
estudio, elaborar explicaciones no-
vedosas, pensar en metodologías
no estandarizadas y proponer con-
ceptos y categorías centradas en la
explicación de las mujeres como su-
jetos
5
. Supuso también transformar
de manera radical la manera de hacer
trabajo de campo junto con una
resignificación de la etnografía.
En este proceso se distinguen al
menos cuatro hechos relevantes:
a) El reemplazo del informante hom-
bre por informantes mujeres.
b) La selección de temas específi-
cos de la experiencia de las muje-
res que no podrían ser rastreados
más que a través de ellas mismas.
c) El reconocimiento de las intera-
cciones entre mujeres en el cam-
po de la investigación empírica.
d) El desmontaje de las posturas
esencialistas en torno a las iden-
tidades de género.
Cada uno de estos hechos tras-
toca las orientaciones epistemológi-
cas de la antropología convencional,
labor en la que han coincidido la
vertiente feminista y otras líneas
de pensamiento crítico internas a la
disciplina. A continuación enuncio
algunos de los efectos que estas
reorientaciones han traído consigo.
Perspectivas Teóricas
3
Me refiero específicamente a la antropología española y latinoamericana, puesto que en el ámbito anglosajón, dados los antecedentes históri-
cos, se trata de una postura de más viejo cuño dado que antropólogas que ejercieron profesionalmente desde la década de 1930 (como la
propia Margaret Mead) trazan ya los derroteros de la antropología feminista.
Cfr
. Teresa del Valle. “Contribuciones, significatividad y perspec-
tivas futuras de la antropología feminista,” en
Actas del IX Congreso de Antropología de la Federación de Asociaciones de Antropología del Estado
Español
, Septiembre de 2002, Barcelona.
4
Es evidente que la antropología feminista coincide en este punto con otras posturas postmodernas y postcolonialistas de la disciplina. Sin
embargo, lo que interesa destacar aquí es el énfasis que pone en el androcentrismo y el sexismo como rasgos distintivos de la antropología
en general.
5
Es decir, no se trató más de “feminizar” los conceptos ya consensuados, sino de crear aquellos que dieran clara cuenta de la condición de
género de las mujeres en el contexto estudiado.
La elaboración de un nuevo campo conceptual
La influencia del feminismo en el
quehacer cognoscitivo de las antro-
pólogas se manifiesta de la manera
más evidente en la recolocación
de las mujeres en el campo de los
problemas de investigación, en
los procedimientos empíricos y
en la complejización de la noción de
sujeto. Así, la sustitución de los
informantes hombres por mujeres
a quienes se les reconoció la
misma capacidad para referir su
cultura es apenas un primer paso
de un proceso más profundo de
diversificación de El Sujeto
7
.
Teresa del Valle plantea al respec-
to: “En los argumentos que
enlazan la filosofía política femi-
nista con el pensamiento ilustra-
do encuentro las raíces teóricas de
la antropología feminista que más
tarde van a tener su continuidad
en la obra
El Segundo Sexo
. Es en
este punto donde se produce la
articulación entre la antropología
feminista y el desarrollo teórico
de la disciplina,…”
8
Sin embargo,
la influencia de la autora de ese
libro esencial para el feminismo
contemporáneo en la antropología
sólo es detectable en posturas no
anglosajonas, explicita Teresa del
Valle, pues su huella no está sufi-
cientemente impresa ni en la etno-
grafía ni en la etnología de habla
inglesa, situación paradójica pues-
to que, si bien la obra de Simone
de Beauvoir presenta esquemas
universalistas, su interés en la
particularidad de La Mujer sen-
taría las bases para una buena
parte del desarrollo del concepto
de género, tan importante para la
antropología feminista anglosa-
jona.
Entre los efectos de la obra de
Simone de Beauvoir en la antro-
pología se debe destacar la refle-
xión en torno a la alteridad de la
mujer como categoría y de las mu-
jeres como existencias particula-
res. Al definirla como “el otro”, el
paso a su caracterización como
“el otro de el otro” de la antro-
pología estaba abierto.
Sin embargo, como bien señala
Carmen Gregorio Gil
9.
esa ubica-
ción en la alteridad no resolvió el
problema de la representatividad
de las mujeres para la teoría an-
tropológica, pues no se trataba
de que hubieran estado comple-
tamente excluidas de las descrip-
ciones etnográficas o de los
planteamientos teóricos; el pro-
blema real era su subsunción en
preocupaciones que no pasaban por
reflexionar en torno a las impli-
caciones de su ser sexuado y ge-
nérico. En ese sentido, las mujeres
eran parte del dato, no sujetas ac-
tivas de la elaboración cultural.
Tendría que cobrar fuerza el
concepto de género para que las pre-
guntas sobre las posiciones diferen-
ciadas de mujeres y hombres, así
como la valoración también dife-
rencial de lo femenino y lo mas-
culino, repararan en la necesidad
de comprender cómo es que sobre
esas bases se constituyó la pro-
funda desigualdad que marca las
vidas de unas y otros. La incorpo-
ración de la perspectiva de género
a la investigación antropológica
permitió, entre otras cosas, visi-
bilizar a las mujeres como sujetas
con vida propia y con una partici-
pación determinante en la produc-
ción de la cultura. Ahora bien,
dada la posición de inferioridad
generalizada de las mujeres que
se ha reportado en la etnografía de
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
38
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
6
Es amplia la discusión en torno a la emergencia de los sujetos y a la conveniencia de aplicar o no esta categoría a las mujeres, debido a las
múltiples connotaciones que tiene el término en relación con la sujeción. Sin embargo, es claro que en esta exposición asumo el término en
el sentido epistemológico y lo feminizo para subrayar su no subsunción a la connotación de un sujeto cognoscente neutro y universal.
7
Con este reconocimiento, la antropología feminista contradice el dicho de la muerte del sujeto y muestra, por el contrario, que “…El sujeto
no ha muerto: se ha revolucionado. Desenmascarado por el pensamiento crítico, el sujeto muestra sus múltiples vestimentas culturales de
mundo, de clase, de estamento, de género, y de edad. Muestra sus particularidades concretas y su trasvestismo universalista. Y, ante la emer-
gencia práctica y simbólica, discursiva, existencial y política de
múltiples sujetos
, el ser, el sujeto, el hombre, ese conjunto de categorías inter-
dependientes es reconstruido.” (Marcela Lagarde, 2002:228). Marcela Lagarde, “Antropología, género y feminismo”, en Griselda Gutiérrez
Castañeda (coord.),
Feminismo en México. Revisión Histórico-Crítica del siglo que termina
, México, Universidad Nacional Autónoma de México,
Programa Universitario de Estudios de Género, 2002, p. 228.
8
Ibid.
p. 2.
9
Carmen Gregorio Gil, “Contribuciones feministas a problemas epistemológicos de la disciplina antropológica: Representación y relaciones de
poder”, en
AIBR Revista de Antropología Iberoamericana
, Edición electónica, Antropólogos Iberoamericanos en Red, vol. 1, no. 1, enero-febrero
del 2006, Madrid.
De la otredad a la caracterización de las mujeres como sujetas de género
6
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
39
contextos por demás disímbolos,
Dolores Juliano sugiere entender
que las mujeres constituyen un
sector subalterno y que, como
tal, tienen la capacidad de “rene-
gociar o impugnar su situación”,
por lo que “son sujetos activos
en el campo de las relaciones
sociales…”
10
que, desde esa posi-
ción desigual de poder, elaboran
estrategias para romper su invisi-
bilización, revertir su situación
de subalternidad y lograr el re-
conocimiento de sus obras.
En esta tesitura, las antropó-
logas feministas no verán más a las
mujeres de las sociedades o gru-
pos estudiados como “los otros
de los otros” sino que apreciarán
su vida en sí misma y, sobre todo,
demostrarán que, a pesar de la
opresión (y desde ésta), las mu-
jeres dotan de significación a la
sociedad y a la cultura. Al hacer
este reconocimiento, la relación
investigadora-investigada se tras-
toca para convertirse en una rela-
ción intragenérica en la cual, sin
tener pretensiones ideales de iden-
tidad (una-una), se reconoce la
especificidad de cada una de las
mujeres interactuantes. Esto, en
palabras de Marcela Lagarde, in-
troduce un compromiso distinto
para las feministas, compromiso que
hago extensivo para las antropó-
logas feministas en particular, en
el sentido de que conduce a vin-
dicar a cada mujer como razón de
ser del feminismo para actuar po-
líticamente tanto en el nivel indi-
vidual como en el colectivo, por un
lado, y a erigir, por otro, “…una pe-
dagogía entre mujeres en la que
cada una puede ser maestra de
otras
y a la vez ser discípula de
otras
ma-
estras. Esta visión en que se reco-
noce la posibilidad de aprender algo
de las
otras
, tiene por lo menos dos
bases: una consiste en reconocer
los saberes de las mujeres y los
saberes concretos de cada una; la
otra consiste en conceder rango de
autoridad a las mujeres por su sa-
biduría intelectual, sus conocimien-
tos, sus habilidades subjetivas para
vivir, sus hallazgos y sus descubri-
mientos. Implica también visibilizar
de los aportes de cada mujer a su
propia vida y a su mundo. Como el
esfuerzo es grupal y colectivo, al va-
lorar y reconocer a cada mujer y sus
aportes, contribuimos a crear la au-
toridad de las mujeres: dimensión
simbólica legítima de identidad,
cimiento de autoestima personal
y colectiva
11
”. Llevando este plan-
teamiento a sus consecuencias para
la disciplina antropológica, supone
contribuir a un mutuo fortaleci-
miento de las capacidades y la au-
toridad tanto de las mujeres que
investigan como de las mujeres
con quienes se investiga.
Perspectivas Teóricas
El análisis crítico de la cultura
Las antropólogas feministas rom-
pieron con el romanticismo cen-
trado en la valoración de cada
cultura como positiva por sí
misma, pasando a una perspecti-
va crítica en la que se redefine la
tensión entre universalidad y par-
ticularidad. Así, se postula que
existen valores universales como
la justicia, la equidad, la igualdad
entre las personas, que no pueden
ser “negociados” en virtud de si-
tuaciones específicas en las que
resulten transgredidos en nombre
de concepciones de género que
no sólo permiten sino estimulan
que se perpetúe la subordinación
de las mujeres (y otras subordina-
ciones que la acompañan, como
la étnica, la racial y la de clase).
La mirada crítica respecto a la
cultura bajo estudio se aplica
también a la cultura propia. Con
ello se introduce, simultáneamente,
un posicionamiento respecto al
etnocentrismo y al relativismo, de
acuerdo con el cual, si bien es ne-
10
Dolores Juliano, El Juego de las Astucias. Mujer y Constucción de modelos sociales alternativos, Madrid, Horas y Horas La Editorial, 1992,
(Cuadernos Inacabados, 11), pp. 15,16.
11
Marcela Lagarde,
Claves feministas para la autoestima de las mujeres
, Madrid, Horas y Horas La Editorial, 2000 (Cuadernos Inacabados, 39),
p. 26.
cesario entender a cada cultura en
sus propios términos, también es
cierto que eso no la convierte en
ideal e incomparable. De ahí la
propuesta de constituir un femi-
nismo multicultural
12
en lo que toca
al campo político filosófico, que
puede asociarse fácilmente con la
perspectiva antropológica de vin-
dicación de la diversidad cultural.
Así, se ha construido una mirada que
permite aprehender las distintas
maneras como se relacionan con-
cepciones del mundo, formas de
organización social y contenidos
de género particulares etnocén-
tricas
13
, junto con la posibilidad
de analizar si esas culturas y sub-
culturas de género llevan dentro de
sí los fundamentos ideológicos
de la desigualdad entre mujeres y
hombres, así como las vías para
desmontar esa situación. En esa
intersección se ubica lo que Vir-
ginia Maquieira caracteriza como
“la compleja relación entre el rela-
tivismo cultural y los Derechos
Humanos.”
14
De acuerdo con la autora arriba
mencionada, un punto de quiebre
tiene que ver con que el relativismo
cultural incluye un relativismo mo-
ral que impide, según distintas
posturas, “…establecer un crite-
rio universalmente aceptable para
medir y comparar distintos sis-
temas de valores.”
15
Si dicho crite-
rio está basado en el “modelo
individualista de la democracia
occidental.”
16
Inherente a este
modelo es la exclusión de las mu-
jeres de la representación de lo
humano, condición compartida con
otros grupos subalternos y mar-
ginales. En los últimos años, sin
embargo, las definiciones de los
derechos humanos se han amplia-
do y complejizado para dar cuen-
ta de las distintas formulaciones
culturales al respecto.
A pesar de ello, un problema
continúa irresuelto: la prevalencia
de la violencia, la desigualdad y
la opresión de las mujeres, cada vez
más y mejor documentada. En es-
te sentido, la antropología femi-
nista contemporánea ha puesto
especial atención en la demostra-
ción de que las culturas no son
unidades homogéneas y consis-
tentes; por el contrario, encie-
rran fuertes contradicciones (una
de las más patentes la que atañe
a la condición de género de mu-
jeres y hombres, la cual redunda
en posiciones y relaciones atrave-
sadas por poderes de dominación
de éstos sobre aquéllas), inconsis-
tencias y fisuras. Ante este cambio
de perspectiva, advierte Virginia
Maquieira, las antropólogas femi-
nistas están contribuyendo simultá-
neamente a redefinir los conceptos
de cultura, diversidad cultural y
diferencia cultural, proceso con el
cual obligan a repensar la defi-
nición y el sentido de la propia
disciplina antropológica.
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
40
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
12
R. Aída Hernández Castillo, “Entre el etnocentrismo feminista y el esencialismo étnico. Las mujeres indígenas y sus demandas de género,”
en
Debate Feminista
, año 12, vol. 24, octubre del 2001, México, p. 207.
13
Marcela Lagarde,
Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia
, Madrid, Horas y Horas La Editorial, 1996, (Cuadernos Inacabados, 39)
p. 14.
14
Virginia Maquieira D’Angelo, “Género, globalización y multiculturalidad,” en Martha Patricia Castañeda Salgado (Coord.),
Construyendo el
Presente, mirando al futuro. Perspectivas feministas para un desarrollo con democracia,
México, Universidad Nacional Autónoma de México,
Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en ciencias y Humanidades, en prensa.
15
Ibid
.
16
Ibid
.
Claves epistemolóicas: desnaturalización y visibilización
Quizás el logro más importante de
la cultura sea generar la percep-
ción de que lo natural es humano
y lo humano es natural. Desde es-
ta lógica de humanización de lo que
nos rodea se logra que todo aque-
llo que es producto de la creativi-
dad y actividad humana aparezca
como algo ajeno y con existencia
propia, proceso que afecta de ma-
nera decisiva a la comprensión de
las relaciones humanas y las posi-
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
41
ciones relativas de mujeres y hom-
bres. En ese sentido, uno de los
propósitos más recurrentes entre
las antropólogas feministas ha sido
demostrar que la coincidencia entre
el pensamiento teórico de estu-
diosos como Lévi-Strauss
17
y el sen-
tido común cuando homologan a
las mujeres con la naturaleza son
preceptos ideológicos, elaboracio-
nes culturales y construcciones he-
gemónicas que las han anclado en
la subordinación.
Como parte del desmontaje crí-
tico de lo que es la cultura, destaca
la rehumanización del concepto, es
decir, se recupera el análisis de que
es un producto de las acciones, pre-
ferencias y decisiones de mujeres y
hombres que, a través de su actuar
cotidiano, le imprimen dinamismo
e historicidad. Marcela Lagarde lo
sintetiza así: “La mayoría de los
estudios antropológicos feministas
parten de una epistemología de gé-
nero que ha permitido resignificar
la cultura: lo simbólico, los lengua-
jes, las representaciones y los proce-
sos de aculturación al analizar la
intervención de mujeres y hombres
en dichos procesos; así como las
repercusiones culturales específi-
cas en ellas y ellos, los papeles y las
funciones de la intelectualidad,
las instituciones y los sujetos socia-
les en la recreación de la cultura.”
18
Acompaña a esta perspectiva
otra clave epistemológica central:
la desnaturalización de todo lo que
atañe a mujeres y hombres en tanto
que sujetos de género. En este
punto, el referente obligado es el
cuerpo, en particular el cuerpo se-
xuado, erigido en fuente de metá-
foras y aseveraciones que califican
cada uno de sus órganos, sistemas
y funciones en relación con capaci-
dades humanas desigualmente pon-
deradas. A partir de ese punto,
cada cultura ha elaborado un im-
bricado entramado de significaciones
que legitima la desigualdad y la
oculta bajo múltiples velos que ter-
minan por hacerla aparecer como
natural, histórica, lógica, intrínseca
a la experiencia humana.
Frente a ello, las antropólogas
feministas han insistido en el
poder desestructurador y decons-
tructivo de cuestionar todo lo que
aparece como “natural” cuando
del ser mujer y el ser hombre se
trata. La desnaturalización surge,
así, como un proceso epistemoló-
gico y metodológico que, más que
basarse en la prioridad de la cul-
tura sobre la biología, centra su
atención en la sospecha: la sos-
pecha de que no hay identidades
femeninas y masculinas esenciales,
la sospecha de que toda aparien-
cia de equilibrio oculta inequida-
des de poder, la sospecha de que
lo natural no es tal
19
.
Ahora bien, un paso previo indis-
pensable para la desnaturalización
es la visibilización de las mujeres.
En tanto la experiencia humana ha
sido mostrada a lo largo de siglos
a través de la mirada patriarcal y
androcéntrica, la existencia misma
de las mujeres es un hecho a pro-
bar: mientras la presencia de los
hombres no está en tela de duda,
la de las mujeres está permanen-
temente sujeta a la demostración.
En esta medida, décadas atrás las
antropólogas feministas han insis-
tido en que es indispensable plan-
tearse la pregunta ¿y las mujeres?
cada vez que se pretende abordar
cualquier aspecto de la vida hu-
mana. Con la consolidación de esta
perspectiva antropológica, las in-
dagaciones apuntan cada vez
más hacia los conocimientos, los
saberes, los valores, las formas de
producción, la participación en la
reproducción, la estética, los con-
ceptos filosóficos, los cuerpos y las
sexualidades, las concepciones del
mundo, las posiciones políticas,
en fin, hacia todas las expresio-
nes de las mujeres en términos de
ser y hacer que, aun hoy, son des-
conocidas, ignoradas, silenciadas u
omitidas. Por esa razón, las an-
tropólogas feministas trabajan
actualmente en varias direcciones:
abordando los temas clásicos
desde la perspectiva de las muje-
res; planteando temas novedosos
derivados de las necesidades de
conocimiento que plantea la pro-
Perspectivas Teóricas
17
El fundamento de la explicación levi-straussiana respecto a la conformación de la cultura descansa, precisamente, en su aseveración de la
mayor cercanía de las mujeres con la naturaleza y de los hombres con la sociedad. De esa asociación se desprenderá su análisis de las mujeres
como bienes de intercambio, cuya circulación permite las relaciones sociales y, en consecuencia, la organización social toda entre los hom-
bres, los grupos parentales y, en su sentido más amplio, las sociedades.
Cfr.
Claude Lévi-Strauss.
Las estructuras elementales del parentesco
,
Buenos Aires, Paidós, 1988.
18
Marcela Lagarde, “Antropología, género y feminismo”.
..
op. cit
, p. 226.
19
Esta actitud crítica se ha nutrido básicamente de las filósofas feministas a partir de Simone de Beauvoir. Siguiendo con el análisis de la obra
de las antropólogas mexicanas y españolas hasta ahora citadas, no cabe duda que algunas de las referencias importantes en sus elaboraciones
son las filósofas españolas Celia Amorós y Amelia Valcárcel.
fundización en la experiencia cul-
tural e histórica de las mujeres;
haciéndose cargo de los temas
emergentes/urgentes que ofrecen
las modificaciones introducidas en
la situación de los géneros por la
tensión entre lo local y lo global;
elaborando los conceptos, las cate-
gorías, las metodologías, los méto-
dos y las técnicas que se requieren
para consolidar las teorías antro-
pológicas feministas. Por el mo-
mento me restringiré a exponer las
propuestas de Marcela Lagarde y
Teresa del Valle respecto a algu-
nas de las metodologías antropo-
lógicas feministas.
Emprender la investigación antro-
pológica con las mujeres como suje-
tas y no como una voz más es, en
sí misma, una innovación dentro de
la disciplina. Hacerlo, además, con
una perspectiva feminista consti-
tuye, más que una innovación, una
reorientación con múltiples impli-
caciones. Entre éstas es menester
mencionar la exigencia de modi-
ficar los procedimientos empíricos
convencionales para llegar a com-
prender con profundidad lo que sig-
nifica ser mujer en un contexto
determinado. En esta búsqueda, las
antropólogas feministas han adap-
tado las metodologías consensuadas
en función de sus objetivos; ade-
más, han resignificado procedimien-
tos e inventado técnicas propias.
En esta última línea se ubican
varias de las aportaciones de Mar-
cela Lagarde y Teresa del Valle
20
.
Con la publicación de
Cautiverios
de las mujeres
21
, Marcela Lagarde
explicitó una metodología de in-
vestigación compleja en la que los
recursos ya probados para la inves-
tigación empírica, como la historia de
vida, la observación participante o
el relevamiento del ciclo de vida se
complementaron y enriquecieron con
otros elaborados en la práctica.
Con base en esa conjugación, la au-
tora explicita su metodología de
“un día en la vida”, constituido por
el contraste entre un día rutinario y
un día excepcional, procedimiento
que permite identificar cómo “La
mayoría de las mujeres vive, por
lo menos, con dos calendarios vi-
tales: el culturalmente aceptado
para su sociedad y el suyo, confor-
mado por los hechos genérica-
mente significativos de sus vidas,
y por catástrofes y otros hechos
sobresalientes.”
22
Otro aspecto de la metodolo-
gía es la “estancia con las mujeres”.
Ésta supone “
Estar con las mujeres
para aproximarse y analizar sus
vidas, consiste en compartir con
ellas, hacer cosas juntas, mirar y
mirarse, ser espejos y superficies
que no reflejan, acompañarse y
participar con las mujeres en sus
quehaceres, en sus actividades es-
pecíficas, en sus rituales, en situa-
ciones de conflicto o de gozo, en
la soledad de sus diversas celdas o
en sus recorridos delirantes por las
calles.”
23
¿En qué se diferencia esta
perspectiva de la observación par-
ticipante, tan cara para la antropo-
logía clásica? Responde la autora:
“…
la estancia con las mujeres
no
se asemeja a la observación parti-
cipante porque la distancia no hace
ajena a quien investiga. En cambio,
considera que influye en el ‘hecho
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
42
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
20
Los aportes de ambas autoras al desarrollo teórico conceptual y metodológico de la antropología feminista abarcan numerosas obras e impor-
tantes planteamientos. En este artículo me restrinjo a citar algunas de las que considero han sido más influyentes en el trabajo de colegas y
discípulas.
21
Marcela Lagarde,
Cautiverios de las Mujeres Madresposas, monjas, putas, presas y locas
, México, Universidad Nacional Autónoma de México,
1990.
22
Ibid.
p. 36.
23
Idem.
Innovaciones metodológicas y técnicas
en el trabajo de campo
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
43
de investigación’, con su sola pre-
sencia, con sus decires y acciones y
que, simultáneamente, es observada,
analizada, investigada por las muje-
res. Una parte del conocimiento
es elaborado en este diálogo.
“Finalmente, en contrario a la
supuesta neutralidad del observa-
dor participante, la metodología de
la ‘estancia’ adquiere su especifici-
dad, porque en este caso, el sujeto
es mujer y es unilateral: además de
mirar el mundo genéricamente, sien-
te empatía hacia las mujeres con
quienes investiga hechos que las
constituyen a todas; se encuentra en
ellas y las encuentra en sí misma.
La investigación realizada consti-
tuye así, explícitamente, parte de
una voluntad y de un saber polí-
ticos.”
24
Marcela Lagarde enfatiza la im-
portancia de abordar la transgre-
sión y la obediencia como recursos
que permiten entender la simul-
taneidad de la dependencia y la
búsqueda de autonomía, mismas
que adquieren matices de acuerdo
con la situación específica de cada
mujer y de cada categoría de mu-
jeres. A través de la transgresión,
por otra parte, se evidencian los
hitos (muchos de ellos correspon-
dientes a momentos rituales, de pa-
so en especial) que han marcado la
posibilidad de transformación de
la vida, la situación y la condición
de las mujeres.
Teresa del Valle, por su parte,
propone también los hitos como
momentos importantes en la ela-
boración de la memoria social, en-
tendida ésta como “…una manera
de acceder a la comprensión de los
mecanismos del poder a través
del conocimiento de la construc-
ción del pasado. Esto implica el
delinear las constelaciones del po-
der…”
25
Esta aproximación es fun-
damental pues el estudio del poder
es un elemento conceptual y ana-
lítico que diferencia de manera
clara las aproximaciones feministas
al género de aquellas que lo consi-
deran una variable, una dimensión,
un dato o una entrada a la des-
cripción de formas particulares de
división sexual del trabajo y del
mundo. En ese sentido, estudiar
el poder a través de sus expresio-
nes materiales y simbólicas (tales
como monumentos, genealogías, me-
canismos de identificación, nomen-
claturas) permite constatar “…la
finura con que actúan los hilos de
la naturalización como tentáculos
de la estructura de poder… De ello
hemos de diferenciar entre la na-
turalización como medio para sen-
tar y consolidar los cimientos del
poder y la naturalización como
estrategia de inmovilismo y de-
sigualdad…”
26
Así, en el estudio de la memoria
se vinculan los hitos (aquellos mo-
mentos que las mujeres identifican
y seleccionan como importantes
porque introdujeron una reorienta-
ción en sus vidas), las encrucijadas
(momentos de cruce en las expe-
riencias), las articulaciones (momen-
tos en que se vinculan las diferen-
tes encrucijadas) y los intersticios
(momentos en que las mujeres
encuentran la forma de resolver
situaciones difíciles). Todos ellos
devienen ejes articuladores del re-
cuerdo, que a la vez es el que da
sustancia de la experiencia.
Por otra parte, Teresa del Valle
propone también el estudio de
los cronotopos genéricos como
estrategia metodológica enrique-
cedora, puesto que son “…los pun-
tos donde el tiempo y el espacio
imbuidos de género aparecen en
una convergencia dinámica. Como
nexos poderosos cargados de re-
flexividad y emociones, pueden
reconocerse en base a las carac-
terísticas siguientes: actúan como
síntesis de significados más amplios,
son catárticos, catalizadores, con-
densan creatividad y están sujetos
a modificaciones y reinterpreta-
ciones continuas. Son enclaves
temporales con actividades y sig-
nificados complejos en los que se
negocian identidades, donde pueden
estar en conflicto nuevas inter-
pretaciones de acciones, símbolos
creados de desigualdad. Puede ne-
gociarse la desigualdad y o reafir-
marse, expresarse. Lo mismo puede
ser objeto del mismo proceso la
igualdad. En muchos casos son los
espacio-tiempos donde se obser-
van las
fisuras incipientes
de lo
que más tarde puede erigirse en
un cambio manifiesto.”
27
Perspectivas Teóricas
24
Idem.
25
Teresa del Valle,
Andamios para una nueva ciudad. Lecturas desde la antropología
, Madrid, Ed. Cátedra, 1997 (Feminismos, 39), p. 102.
26
Ibid
. p. 132.
27
Teresa del Valle, “Procesos de la memoria: Cronotopos Genéricos”, en Teresa del Valle (ed.),
Perspectivas Feministas desde la Antropología
Social
, Barcelona, Ed. Ariel, 2000, p. 246.
En ambas autoras está pre-
sente una intencionalidad clara:
hacer que la investigación an-
tropológica feminista aporte cono-
cimientos comprometidos con la
identificación de aquellos hechos
de la vida social y personal su-
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
44
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
28
Teresa del Valle, “Contribuciones, significatividad y perspectivas.
..”,
op. cit
.
29
Ibid.
30
Ibid.
31
Ibid.
Perspectivas actuales
-Conclusión-
Teresa del Valle
28
muestra que en
el momento actual, la antropolo-
gía feminista ofrece importantes
perspectivas para el futuro de la
antropología, las cuales enuncia
como “tensión”, “sospecha” y “emer-
gencia”. Respecto a la tensión
señala: “Un punto fuerte de la an-
tropología feminista reside en su
capacidad para generar fuentes de
tensión que en algunos casos por
sus resultados llega a revelarse
como tensión creativa…”
29
misma
que se vincula con la importancia
creciente de la interdisciplina que
involucra, entre otros procedimien-
tos, la relectura crítica de la propia
disciplina.
Por su parte, la sospecha “se
desarrolla en la tarea del feminis-
mo de desentrañar las falacias de
los discursos naturalistas, de las
argumentaciones excluyentes y
actuar como conciencia crítica
para resaltar las tensiones y con-
tradicciones inherentes a dichos
discursos…”
30
.
En ese ejercicio,
el reconocimiento de los silen-
cios, las omisiones, la invisibi-
lización, son elementos claves en
torno a los cuales construir herra-
mientas metodológicas que los
develen.
Por último, la emergencia se
refiere “…a la investigación acer-
ca de la anticipación del cambio;
tema vital de la antropología fe-
minista y de la antropología en
general…”
31
Con estos y otros procesos, la
antropología feminista se coloca en
una posición privilegiada para con-
tribuir con conocimientos novedo-
sos al desmontaje de la opresión
de género junto con las otras opre-
siones a ella articuladas; se nutre
sceptibles de potenciar cambios
reales en la organización genéri-
ca del mundo, en las posiciones
relativas de los individuos gene-
rizados, en el orden patriarcal, en
el desmontaje de los poderes de
dominación que subordinan a las
mujeres y a lo femenino y, en par-
ticular, que sean conocimientos
favorables a la redefinición de sí
mismas, así como a la modi-
ficación de las condiciones de
género de ellas y de los hombres.
de puentes creativos con el femi-
nismo así como con los movimien-
tos feministas y de mujeres y, por
último, se convierte en un importan-
te estímulo para el dinamismo de la
disciplina antropológica al abrirle
brechas interdisciplinarias que la
ayudarán a romper su autoconten-
ción y a cumplir cabalmente con su
objetivo científico: dar cuenta de
la experiencia humana en toda su
amplitud.
Los procesos macroestructurales
que afectan a la humanidad en su
conjunto requieren de una antropo-
logía comprensiva de la diversidad,
la multiculturalidad, la multiplici-
dad de sujetos. A la conformación de
esta antropología contribuye la an-
tropología feminista de manera
decisiva al analizar cómo todos ellos
están imbuidos por las marcas y
significaciones del género, por lo
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
45
que, al tener entre sus objetivos
aportar conocimientos compro-
metidos, situados, críticos y
propositivos vinculados con que
la justicia, la igualdad, la equi-
dad, el desarrollo y la democracia
Perspectivas Teóricas
sean las condiciones que susten-
ten la vida de mujeres y hombres
a nivel mundial, sustenta tam-
bién los contenidos de los nuevos
pactos civilizados que es indis-
pensable signar para hacer reali-
dad una de las aspiraciones más
sentidas de las feministas: vivir
en libertad.
Recibido el 23 de noviembre del 2005
Aceptado el 24 de agosto del 2006
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
46
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Referencias biblio-hemerográficas
Del Valle, Teresa, “Contribuciones, significatividad y perspectivas futuras de
la Antropología Feminista”, en
Actas del IX Congreso de Antropología de la
Federación de Asociaciones de Antropología del Estado Español
, septiembre de
2002, Barcelona.
————————————- “Procesos de la memoria: cronotopos genéri-
cos”, en Teresa del Valle (editora),
Perspectivas feministas desde la
antropología social,
Barcelona, Ed. Ariel, 2000.
————————————-
Andamios para una nueva ciudad. Lecturas
desde la antropología,
Madrid, Ed. Cátedra, 1997 (Feminismos, 39).
Gregorio Gil, Carmen, “Contribuciones feministas a problemas epistemológicos
de la disciplina antropológica: representación y relaciones de poder”, en
AIBR
Revista de Antropología Iberoamericana,
Edición electrónica, Antropólogos
Iberoamericanos en Red, Volumen 1, número 1, enero-febrero 2006, Madrid.
Hernández Castillo, R. Aída, “Entre el etnocentrismo feminista y el esencial-
ismo étnico. Las mujeres indígenas y sus demandas de género”, en
Debate
Feminista,
año 12, vol. 24. octubre 2001, México.
Juliano, Dolores,
El juego de las astucias. Mujer y construcción de modelos
sociales alternativos,
Madrid. Horas y Horas La Editorial, 1992 (Cuadernos
Inacabados, 11).
Lagarde, Marcela, “Antropología, género y feminismo”, en Griselda Gutiérrez
Castañeda (coordinadora),
Feminismo en México. Revisión histórico-crítica del
siglo que termina,
México, Universidad Nacional Autónoma de México, Pro-
grama Universitario de Estudios de Género, 2002.
——————————
Claves feministas para la autoestima de las mujeres.
Madrid. Horas y Horas La Editorial, 2000, (Cuadernos Inacabados, 39).
——————————
Género y feminismo. Desarrollo humano y democra-
cia,
Madrid, Horas y Horas La Editorial, 1996, (Cuadernos Inacabados, 25).
——————————
Cautiverios de las mujeres. Madresposas, monjas, pu-
tas, presas y locas,
México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1990.
Lamas, Marta, “La antropología feminista y la categoría ‘género’”, en
Nueva
Antropología. Estudios sobre la mujer: problemas teóricos. Revista de ciencias
sociales
, vol. VIII, núm. 30. noviembre 1986, México.
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_ _
_
_
_
47
Perspectivas Teóricas
Maquieira D’Angelo, Virginia, “Género, globalización y multiculturalidad”, en
Martha Patricia Castañeda Salgado (coordinadora),
Construyendo el presente,
mirando al futuro. Perspectivas feministas para un desarrollo con democracia.
México. Universidad Nacional Autónoma de México, Centro de Investigaciones
Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, en prensa.
Lévi-Strauss, Claude,
Las estructuras elementales del parentesco,
Buenos Aires,
Paidós, 1988.
—————————————
Mitológicas I: Lo crudo y lo cocido,
México,
Fondo de Cultura Económica, 1968.
logo_pie_uaemex.mx