Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
5
Presentación
C
omo es costumbre, en este número de la
Revista Mexicana de Ciencias Po-
líticas y Sociales
podemos encontrar una amplia diversidad de temáticas
y planteamientos reflejados en el trabajo de los autores que hemos seleccio-
nado para ésta, la ducentésima tercera edición. Como el lector podrá apreciar,
hemos puesto énfasis en un tema que nos parece fundamental abordar en el
contexto de las transformaciones sociales que estamos presenciando: la cons-
trucción de nuevas formas de interacción social, que pretenden superar los
esquemas rígidos y autoritarios que, durante mucho tiempo, caracterizaron
la relación entre el Estado y la ciudadanía y dar paso, ahora, a sociedades en
transformación. Estas novedosas formas pasan necesariamente por lo estricta-
mente gubernamental, permean hacia los social, afectan al medio ambiente y
culminan con la afectación del actuar individual del ciudadano.
Todos estos procesos de interacción en y de lo político (en su más dilatada
concepción aristotélica), vistos desde una perspectiva comunicativa, implican
navegar por campos simbólicos sumamente complejos. Conceptos como ‘trans-
parencia’, ‘democracia’ y ‘gobernanza’; o ‘geografía política’ y ‘política ambien-
tal’; o binomios tales como ‘sujeto-colectividad’ e ‘individuo-grupo’, parten de
contextos culturales especíFcos que afectan a la administración pública y las
decisiones que de ella emanan. Todos estos elementos pueden (de hecho lo
son) ser interpretados desde estructuras de sentido muy particulares. Una de
ellas, que sirve además de común denominador a todas, es la comunicación.
A través de ella, se amalgaman y concretan las decisiones políticas. Desde
luego, una mala comunicación, tiende a desvincular y desintegrar lo pública-
mente planiFcado. Es en este punto donde consideramos que la propuesta de
Julio Amador —cuyo trabajo, “Conceptos básicos para una teoría de la comu-
nicación: Una aproximación desde la antropología simbólica”, abre la sección
Perspectivas Teóricas
—, cobra una especial relevancia al brindarnos un marco
desde el cual entender cómo es que las acciones y los discursos pueden influir
en todos los ámbitos de lo social. A través de su escrito, el autor nos propone
entender a la comunicación desde una perspectiva que vaya más allá de las
aproximaciones puramente instrumentales al lenguaje y del mero análisis de
las relaciones estructurales de los sistemas de signos. Parte de la idea de que
la comunicación humana pone en juego a todo el conjunto de la cultura, de
ahí que aborde los problemas implicados en la intersubjetividad de la comu-
nicación viva, del habla y la especiFcidad de la comunicación oral, de la co-
municación no verbal; asimismo, propone que la cultura material y la relación
humana con el paisaje constituyen sistemas fundamentales de comunicación.
Presentación
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
6
Del terreno de lo comunicativo, se desprenden diversas vetas del quehacer
de las sociedades en transformación. Una de ellas, es la que atañe a la cada
vez más creciente participación social de los denominados grupos minorita-
rios. Una verdadera democracia es aquella en la que, al mismo tiempo que se
respeta la voz de las mayorías, también lo es el clamor de los sectores menos
numerosos en defensa de sus intereses y valores. Cuando las minorías sienten
que también pueden y deben intervenir en la deFnición de la agenda pública,
la salud social siempre se ve favorecida. Sin duda alguna,
debe incentivarse la
influencia de individuos y grupos minoritarios sin reconocimiento social
. Tal es
la opinión del investigador brasileño Edson A. de Souza, quien presenta esta
temática en su artículo “La cuestión del sujeto individual y grupal en socieda-
des multiculturales en transformación”. Con base en la teoría de las represen-
taciones sociales del psicólogo social francés Serge Moscovici (según la cual
los individuos y los grupos en la vida social moderna y urbana tienden a cons-
truir su destino a partir de la acción y el pensamiento), y teniendo como marco
el complejo
mosaico sociocultural brasileño, este autor explora la manera en
que individuos y grupos insertos en los espacios urbanos contemporáneos,
tienden a construir su destino a partir de la acción y el pensamiento. Así, se
aFrma que
En las ciudades, donde se vive de modo aglomerado, individuos y
grupos intensifcan y multiplican contactos con diFerentes objetivos, como el
compartir la misma morada, la escuela o el transporte. Ocasiones en las que se
desarrollan representaciones sociales de los unos con respecto a otros. Según la
teoría de las representaciones sociales, algunos de esos contactos pueden gene-
rar extrañamiento y amenaza por tratarse de sujetos con pautas socioculturales
diversas, pero también elaboraciones sociocognitivas y discursos que orientan
acciones sociales.
Esta participación activa de la sociedad en los asuntos que le conciernen
y afectan de manera inmediata, es uno de los principales elementos que ob-
servamos de manera reiterada en el siguiente grupo de trabajos que integran
nuestra sección
Sociedad y Política
, elaborados por Gerardo Torres, Héctor Ale-
jandro Ramos, Ricardo Uvalle y Javier Oliva. En “Gobernanza y territorios.
Notas para la implementación de políticas para el desarrollo”, los dos primeros
autores elaboran un artículo en el que hacen una revisión crítica de lo que se
ha escrito en torno a las relaciones de coordinación entre instituciones, desa-
rrollo social y territorio. Los investigadores buscan, de acuerdo a sus propias
palabras,
establecer una estructura que de cuenta, en primer lugar, del debate
sobre el concepto de gobernanza así como de sus dimensiones y componentes.
En segundo lugar, abordar los paradigmas emergentes y los nuevos enFoques
del análisis de políticas para el desarrollo local y, al mismo tiempo,
analizar y
establecer sus límites y posibilidades como inductores del desarrollo. Por último,
examinar las posibilidades que este paradigma tiene para América Latina
.
Ciertamente, la creciente participación de los ciudadanos en los asuntos
públicos parece perder sentido en contextos en los que no se han desarrollado
7
instrumentos efcientes para la rendición de cuentas. Por ello, la transparencia
en el acceso a la inFormación se convierte en un elemento esencial en las rela-
ciones que se están construyendo entre gobierno y gobernados. En este sentido,
Ricardo Uvalle, en su trabajo “Gobernabilidad, transparencia y reconstrucción del
Estado”, reflexiona acerca de la correspondencia entre gobernabilidad, trans-
parencia y reconstrucción del Estado a la luz de las transFormaciones demo-
cráticas que viven algunas sociedades contemporáneas. De igual Forma, habla
de cómo los cuerpos burocráticos deben ajustarse a estas nuevas condiciones
dejando de lado inercias institucionales heredadas del autoritarismo. El autor
nos puntualiza que
La transparencia es el camino que permite que el poder no
sea inaccesible a los gobernados y es, al mismo tiempo, fórmula institucional
que combina la administración de la información de carácter público (que está
a cargo de los cuerpos burocráticos) y la vigencia del derecho a la información
que invocan los ciudadanos en las democracias modernas. En este sentido, la
nueva gobernabilidad de la cual es parte medular la transparencia, da sentido a
la reconstrucción institucional del Estado para asegurar el ejercicio democrático
de la gestión pública.
La gobernanza y la transparencia, como pilares sostenedores de una cultu-
ra democrática, han Fallado en nuestro país tan dado a la negociación ‘en lo
oscurito’ así como a la cultura de la no rendición de cuentas de nuestra clase
política. de Frente a esto, la reForma del Estado se antoja, ahora más que nun-
ca, no sólo necesaria sino urgente e impostergable. En “Trayectoria de un ins-
trumento de gobierno. La agenda de la ReForma del Estado (y el acecho de las
prácticas autoritarias”, último artículo de la sección, Javier Oliva aborda este
asunto partiendo desde el origen mismo de este concepto. Como podrán obser-
var nuestros lectores, para este autor resulta de vital importancia entender el
contexto en el que tiene lugar este proceso, sobre todo si se le analiza como
un instrumento que permite sentar las condiciones propicias para alcanzar la
gobernabilidad. Evidentemente, la reForma del Estado no es un asunto sencillo,
y por ello se nos hace mención de las posibles rupturas y retrocesos a los que
puede dar lugar si no se toman en cuenta a todos los sectores de la población
en su defnición y puesta en marcha. Parte Fundamental para el autor es enten-
der qué es la reForma del Estado y el contexto en el que se desarrolla, ya sea
vista como el cambio en el régimen político o como instrumento para generar y
mantener la gobernabilidad.
La reforma del Estado
, nos comenta el autor,
como
recurso y herramienta de gobierno, convoca a nuevos acuerdos, que una vez al-
canzados en la excepcionalidad de estructuras caducas, deben propiciar el paso
de renovadas fórmulas para procesar el conflicto. El enorme desafío consiste
en que son los mismos actores y operadores políticos, los que deberán articular
el escenario propicio para el desarrollo de una nueva administración del poder
político, contando para ello con la construcción de espacios de deliberación y
decisión que fortalezcan la capacidad de gestión de la administración pública,
así como la posibilidad de una nueva actitud cívica ciudadana.
Presentación
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
8
Efectivamente, la reforma aludida debe extenderse, desde luego, más allá
del ámbito de lo puramente político-partidista-gubernamental y empapar tam-
bién a los ciudadanos, a las organizaciones civiles, a los sectores productivos
y, en breve, a todo actor social que contribuya a que el engranaje de lo polí-
tico sea debidamente lubricado a Fn de gozar de sociedades funcionales. No
olvidemos que parte integral de este engranaje, –muchas veces olvidada, otras
minimizada, en el peor de los casos, ignorada–, es el medio ambiente. Es im-
pactante constatar cómo países tan ricos en geografía, como el nuestro, sean
países tan pobres en políticas públicas ambientales, también como el nuestro.
En la tercera sección,
Cuestiones Contemporáneas
, se recogen los análisis que
Verónica Ibarra y Lourdes Navarrete hacen en este marco. La primera con el
trabajo “Espacios forestales y estructura de poder. Una propuesta desde la geo-
grafía política”; la segunda con “Experiencias de acción colectiva frente a la
problemática ambiental en México”. En el primero de ellos, se aborda un tema
de suyo espinoso (por el conflicto político-económico que suscita) y trágico
(por la depredación causada): cómo los recursos forestales han sido maneja-
dos de acuerdo a usos y costumbres derivados de las relaciones autoritarias
que estableció el régimen político, luego de la Revolución mexicana, llevando
directamente a una deforestación que amenaza con convertirse ya en un eco-
cidio irreparable. En este caso, los efectos del autoritarismo parecen haber
traspasado la esfera de lo estrictamente social, para incrustarse en lo ecológi-
co, con importantes consecuencias para el entorno, en todas sus dimensiones.
La importancia no es menor. Si, opina la autora,
los regímenes políticos pueden
considerarse de corte totalitario, autoritario o democrático,…
entonces
, el régi-
men político también puede analizarse respecto de cómo se produce el espacio y
el sentido de la naturaleza, entendiendo ésta como segunda naturaleza, alejada
de la visión prístina de la misma.
Desde una perspectiva muy cercana al artículo anterior, el de Lourdes Rome-
ro, brinda un acercamiento a las movilizaciones ciudadanas que buscan pro-
mover un uso ambientalmente adecuado y equitativo de los recursos naturales.
Dentro del contexto especíFco, dado por una serie de eventos llevados a cabo
durante 2006 con relación al cuidado del agua, la autora denuncia la falta de
instrumentos que lleven a que los intereses y necesidades de los ciudadanos
involucrados se traduzcan en el desarrollo y aplicación de políticas públicas
eFcaces en materia ambiental. Asimismo, alude a la instrumentación de vías
alternativas de participación que buscan promover un uso ambientalmente
adecuado y equitativo de los recursos naturales y enfatiza el aporte de un tipo
especíFco de organización ciudadana frente a un escenario de crisis ambiental
y civilizatoria. No hay que echar en saco roto las advertencias ambientalistas
pues su descuido podría contribuir (de hecho, lo hace) a
ahondar aún más
la brecha de la desigualdad favoreciendo condiciones para que se generalice la
inestabilidad social.
Sin lugar a dudas, la incapacidad del Estado para atender
coordinadamente los intereses de una sociedad culturalmente plural y económi-
9
camente desigual no solamente ha propiciado acciones colectivas de manera
sistemática, sino que ha dado origen a una amplia confrontación social respecto de los
modelos de desarrollo económico
. En cambio, la protección del medio ambiente
así como la aplicación de políticas públicas destinadas a potenciarlo como una
de las más caras riquezas de nuestro país, permitirá
ampliar la convocatoria
a la participación mediante nuevas tecnologías de la información y la comuni-
cación, así como del conocimiento especializado, cuyo papel es crucial, sobre
todo en el tema ambiental.
Amén de la comunicación como cohesionador de la vida política y social, de
la problemática de las sociedades individuales-colectivas tras la búsqueda del bien
compún, de la sólida gobernanza y de la necesaria reforma del Estado como
garantes de la democracia y del cuidado del medio ambiente y las políticas que
sobre él se deben desarrollar si queremos sociedades más sanas y funcionales,
un aspecto más se viene a integrar a la de por sí complicada agenda nacional:
la educación. Materia que merecería por sí misma un gran número, la esboza-
mos, en esta ocasión, en la última sección del presente número. En ella, se
publica la reseña realizada por Claudia Alaníz, “Los mitos de la maestra”, sobre
el libro de Ricardo Raphael de la Madrid,
Los socios de Elba Esther
(México,
Planeta, 2007, 337p.). Libro fundamental, a pesar de algunas inconsistencias
de las que la reseñadora da cuenta, si se desea mejor comprender los avatares de
la educación pública en México, presa desde hace mucho tiempo, demasiado
ya, del sindicalismo más pedestre y antipedagógico.
Amables lectores, está a su consideración este conjunto de trabajos que he-
mos comentado brevemente. Esperamos que su lectura les aporte elementos de
reflexión y análisis, pero sobre todo, que sirva como punto de referencia para
extender la discusión hacia otros aspectos críticos de la investigación social.
Presentación
logo_pie_uaemex.mx