Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Sociedad y Política
117
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
C
*
Universidad Autónoma de Chiapas, Blvd. Dr. Belisario Domínguez, Km. 1081, Colina Universitaria, Tuxtla Gutiérrez, Chis., México, 29050.
Doctor en Estudios Regionales por esta misma institución de donde es también profesor de tiempo completo. Es también integrante del Cuerpo
Académico de Estudios de Comunicación en la Frontera Sur, así como miembro del Colegio de Periodistas y Comunicadores del Estado de Chiapas.
Sus principales líneas de investigación son comunicación, cultura e historia regionales, medios de comunicación y ética periodística.
E-mail:
havp36@hotmail.com
La percepción ciudadana acerca del Canal Diez de Chiapas
H
UGO
A
LEJANDRO
V
ILLAR
P
INTO
*
Recibido el 27 de enero de 2012
Corregido el 2 de abril de 2012
Aceptado el 9 de abril 2012
Resumen
El presente artículo reporta hallazgos significativos
del trabajo de campo realizado en la investigación
titulada “Canal Diez: de televisión gubernamental
a televisión pública”. Se presenta aquí la eviden-
cia empírica de la conversación con televidentes
chiapanecos en donde los resultados indican que los
par t icipantes perciben a este canal como instrumen-
to difusionista que margina la presencia y expresión
del público local, promociona estereotipos externos
y excluye las posibilidades de diálogo y lo califican
como progubernamental en lo político y centralista
en el aspecto territorial.
Palabras clave:
televisión pública, televisión guber-
namental, ciudadanía y diálogo.
Abstract
This article reports significant findings of the field in-
vestigation made in the research “Chiapas Channel 10:
from governmental to public television”. The author
presents here the empirical evidence of the conver-
sation with viewers within the state of Chiapas where
the results indicate that the society perceives this
channel being used to instrument that segregates
the presence and expressions of the locals, however
it promotes external stereot ypes and excludes the po-
ssibilities from intercultural dialogue. Hence the
perception of the public in Chiapas is that Channel 10
is pro governmental when dealing with politics and
centralist in the territorial.
Keywords:
Public television, governmental Televi-
sion, citizenship and dialogue.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
118
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
L
a experiencia de la televisión gubernamental
chiapaneca tiene como data histórica los um-
brales de los años 80 del siglo pasado, cuando
a través de un convenio firmado con la Secretaría de
Comunicaciones y Transportes, el gobierno estatal
dio cauce al centro de producción de televisión que
se enlazaba a la programación de Televisión Rural de
México (
TRM
). Con altas y bajas, aciertos y desacier-
tos, así como permanentes limitaciones financieras
y técnicas, sobre todo, la producción y transmisión
televisiva se convirtió en un asunto cotidiano que se
concretó en una idea local cuando en 1993 se asignó a
Chiapas el permiso de explotar la pr imera señal a tra-
vés de las siglas
XHTTG
-
TV
, Canal Diez
.
A partir de allí se
fue consolidando hasta contar con una red de trans-
misión relevante para convertirse en el año 2001
en el Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión
.
En
diciembre de 2008, a través del periódico oficial
1
del
gobierno del estado de Chiapas, se amplió la deno-
minación a Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión
y Cinematografía
.
De acuerdo a datos oficiales,
2
Canal Diez opera
en la actualidad con siete estaciones permisionadas
ubicadas en Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de Las Ca-
sas, Comitán, Pichucalco, Palenque y Tapachula. Otras
seis estaciones complementarias están localizadas en
Frontera Comalapa, Lacanjá, Chansayab (Ocosingo),
Yajalón, Motozintla y La Grandeza. Cuenta, además,
con veintisiete transmisores auxiliares en diversas
regiones del estado.
Es en este contexto donde se enmarca la inves-
tigación titulada “Canal Diez: de televisión guber-
namental a televisión pública”, llevada a cabo en el
marco del Programa de Doctorado en Estudios Regio-
nales de la Universidad Autónoma de Chiapas.
El objet ivo del proyec to f ue analiz ar el quehacer te-
levisivo de este canal a partir de las formas de gestión
y diseño que realiza la institución desde una perspec-
tiva de televisión gubernamental con la finalidad de
comprender las posibilidades de construir un modelo
de televisión pública chiapaneca.
Como premisa inicial se estableció que
en Chiapas
el modelo de televisión pública es muy ineficiente
(casi
inexistente). Para verificar este supuesto, el abordaje
teórico y metodológico abarcó el acercamiento onto-
lógico y epistémico de la televisión como tecnología y
fenómeno cultural, así como la revisión histórica sobre
el desarrollo, el régimen y la estructura de los medios
en México para comprender la configuración de la te-
levisión estatal chiapaneca en cuanto a su estructura
de gobierno, atribuciones, cobertura, financiamiento
y análisis de la programación. El estudio empírico
incluyó a especialistas, investigadores, trabajadores
de Canal Diez y televidentes. El desafío fue recoger
el hecho y la práctica social de quienes gestionan la
producción televisiva y su público al asumir que la te-
levisión es utilizada en contextos sociales y culturales
específicos y, por tanto, los efectos no son lineales en
el sistema de relaciones sociales.
Las referencias teóricas que sustentan la discusión
y análisis que se presenta sobre las particularidades
del Canal Diez tienen fuentes diversas, heterogéneas
y polifónicas, en tanto objeto de estudio complejo. Su
estudio no surge de la nada ni opera en el vacío. Es así
que la revisión propuesta abarca el amplio espectro de
las investigaciones teóricas que han favorecido pensa-
Introducción
1
Decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones del Decreto por el que se crea el Organismo Público Descentralizado denominado
“Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión”, en
Periódico Oficial. Órgano de Difusión Oficial del Estado Libre y Soberano de Chiapas
, tomo
III
,
núm. 135, Tuxtla Gutiérrez, miércoles 31 de diciembre de 2008, p. 115 y ss. El documento está disponible en línea, en http://www.normateca.
chiapas.gob.mx/doc/sistema-chiapaneco/1.3.-Reforma%20Diciembre%202008.pdf N. E.
2
Vid
. la cobertura del Canal Diez, así como el mapa respectivo, en la página web del Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinema-
Sociedad y Política
119
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
miento y acción en el campo académico-científico del
fenómeno comunicativo, tales como el funcionalismo
(liderados por Laswell y Lazarsfeld),
3
que aportó los
elementos básicos sobre la persuasión y la comu-
nicación; la teoría matemática de la comunicación
(Shannon y Weaver);
4
el estructuralismo (Moles, Eco
y Barthes),
5
que planteó el análisis de los medios de
comunicación desde el estudio de los signos a través
de la semiología y los aspectos socioculturales como
signo con la semiót ica; el mar xismo (Hund, Enzenber-
ger, Morin y Mattelart),
6
que con el método del mate-
rialismo histórico realizó aportes desde el orden eco-
nómico, la historia y la institucionalización de los
medios de comunicación y la noticia como mercancía
para la enajenación y dominación. Está también, desde
luego, la mirada humanista del Informe MacBr ide, pro-
movido por la
UNESCO
para buscar un mejor desarrollo
de la información y comunicación en el mundo.
7
Amén de estas corrientes que han expresado la
necesidad de contextualizar y diferenciar los modelos
determinados en cada caso, se ha revisado también, y
de manera preponderante, la preocupación de inves-
tigadores latinoamericanos, entre los que destacan
Martín-Barbero,
8
García Canclini,
9
Beltrán Salmón,
10
Fuenzalida Fernández,
11
Orozco Gómez
12
y Toussaint
Alcaráz.
13
La temática reiterada de estos autores ha
brindado una nueva mirada hacia los medios de co-
municación desde el análisis del consumo y la cultura,
aportando reflexiones teórico-metodológicas que,
más allá de las teorías de la ideología de la domina-
ción, se acercan a los usuarios de los medios, a sus
contextos y a los modos de apropiación cultural y los
3
Vid
. de Harold Dwight Laswell,
Propaganda Techniques in The World War
, Cambridge, Mass., The
M
.
I
.
T
. Press, 1971, 268 pp. y
Power and
Personality
, introducción de Peter de Leon, Piscataway,
NJ
, Transaction Publishers, 2009, 262 pp.; de Paul Felix Lazarsfeld y Elihu Katz,
Per-
sonal Influence: The Part Played by People in the Flow of Mass Communications
, Piscataway,
NJ
., Transaction Publishers, 2006, 400 pp. N.E.
4
Vid
. de Claude Elwood Shannon, “A Mathematical Theory of Communication”, en
The Bell System Techniccal Journal
, vol. 27, julio-octubre
de 1948, pp. 379-423 y 623-656 (disponible en línea, en http://www.essrl.wustl.edu/~jao/itrg/shannon.pdf); del propio Shannon, en coau-
toría con Warren Weaver,
The Mathematical Theory of Communication
, Champaign, University of Illinois Press, 1971, 144 pp. N.E.
5
Vid
. de Abraham André Moles y Élizabeth Rohmer,
Théorie structurale de la communication et société
, prefacio de E. Lisle, París, Masson,
1988, 295 pp. (Technique et Scientifique des Télécommunications); de Umberto Eco,
Tratado de semiótica general
, Barcelona, Editorial Lu-
men, 2000, 460 pp. (Colección Palabra en el Tiempo); de Roland Barthes,
S
/
Z
, México, Siglo Veintiuno Editores, 2009, 272 pp. y
La aventura
semiológica
, Barcelona, Paidós Ibérica, 2009, 459 pp. N.E.
6
Vid
. de Wulf D. Hund,
Comunicación y sociedad
, Madrid, Alberto Corazón Editor, 1972,152 pp.; de Hans Magnus Enzenberger y Michael
Faber Kaiser,
Elementos para una teoría de los medios de comunicación
, Madrid, Anagrama, 1974, 74 pp.; de Edgar Morin,
La Vía. Para el futuro
de la humanidad
, Barcelona, Paidós Ibérica, 2011, 280 pp.; de Armand Mattelart,
Un mundo vigilado,
Barcelona, Paidos, 2009, 250 pp. (Paidos
Estado y Sociedad);
Historia de la sociedad de la información,
Barcelona, Paidos, 2002, 193 pp. (Paidós Comunicación, 132) y
La comunicación-
mundo. Historia de las ideas y de las estrategias,
México, Veintiuno Editores, 1997, 360pp., entre otros textos. N.E.
7
Vid
. Sean McBride,
Un solo mundo, voces múltiples. Comunicación e información en nuestro tiempo
, México, Fondo de Cultura Económica,
1987, 269 pp. (Colección Popular, 372). El documento está disponible en línea, en http://unesdoc.unesco.org/images/0004/000400/040066sb.
pdf N.E.
8
Vid
. Jesús Martín-Barbero,
De los medios a las mediaciones
, Bogotá, Convenio Andrés Bello, 1998, 351 pp. N.E.
9
Vid
. de Néstor García Canclini,
Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad
, Barcelona, Paidós, 2001, 349 pp. y
Cultura
y Comunicación: entre lo global y lo local
, La Plata, Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata/
Ediciones de Periodismo y Comunicación, 1997, 133 pp. N.E.
10
Vid
. de Luis Ramiro Beltrán Salmón,
Investigación sobre comunicación en Latinoamérica: inicio, trascendencia
, la Paz, Plural Editores,
2000, 337 pp. y “Premisas, objetos y métodos foráneos en la investigación sobre comunicación en América Latina”, en Miquel Moragas Spá,
Sociología de la comunicación de masas
, tomo
II
, Barcelona, Gustavo Gilli, 1985, 205 pp. N.E.
11
Vid
. de Valerio Fuenzalida Fernández,
La televisión pública en América Latina. Reforma o privatización
, Santiago, Fondo de Cultura
Económica, 2000, 379 pp. y “Comunicación política en televisión”, en Ministerio Secretaría General de Gobierno,
La función política de la
televisión: tendencias, contenidos y desafíos en el Chile de hoy
, Santiago, Secretaría de Comunicaciones, 2007, 192 pp. (Serie Comunicación
y Democracia). N.E.
12
Vid
. de Guillermo Orozco Gómez,
Televisión y audiencias, un enfoque cualitativo
, Madrid, Ediciones de la Torre, 1996, 207 pp. y
Televisión,
audiencias y educación
, México, Editorial Norma, 2001, 122 pp. N.E.
13
Vid
. Florence Valentina Toussaint Alcaráz (coord.),
La Televisión pública en México. Directorio y diagnóstico (2007-2008)
, México, Univer-
sidad Nacional Autónoma de México/Plaza y Valdéz, 2009, 144 pp. N.E.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
120
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
usos sociales de la comunicación. El enfoque de los es-
tudios culturales con Thompson,
14
Hall
15
y Baudrillard,
16
entre otros, es digno también de destacar en este
contexto, pues permitió acercarse a la problemática
desde el análisis de la cultura popular.
Al ser eje principal el concepto de televisión públi-
ca, el informe final de la investigación dedica amplio
espacio a la discusión sobre este tema. Se registra
en el documento las diversas aportaciones que han
propiciado debate tanto en el ámbito académico como
en el político.
Para los fines de este trabajo, se acopiaron las
diversas aportaciones teóricas sobre televisión
pública; sobre todo, se recogió como
fuente viva
la
conversación sostenida con Martín-Barbero en una
amplia entrevista publicada en la revista
Etcétera
,
17
en donde precisó: “Una televisión donde quepan las
regiones, donde quepan los jóvenes, donde quepan
las mujeres, los viejos, todos los actores sociales.
Y también la investigación periodística, la crónica,
el reportaje, el debate, las narrativas urbanas y las
memorias rurales. A eso es a lo que yo llamo televisión
pública”.
18
Por lo tanto, y para los efectos del presente ar-
tículo, se entenderá como televisión pública aquélla
que da cabida a temáticas que hoy están fuera de la
televisión comercial y gubernamental y que inclu-
yen la problemática y cotidianidad de los diversos
sectores de una sociedad. Para este fin, la televisión
pública es creativa y motivadora en el uso de todos
los géneros televisivos para interpelar al ciudadano e
involucrarlo en la discusión de los temas que importan
a su comunidad. Pero además, la televisión pública
promueve los espacios de participación, presencia y
voz de los integrantes de una sociedad específica a
través de esquemas en los que se comparte el diseño,
la gestión y la producción televisiva.
19
La investigación abarcó diversos momentos me-
todológicos. Para dar cuenta del metadebate teórico
que circunscribe a la televisión, se estableció una
demarcación epistemológica para ubicar el tema a
través de la revisión documental. Asimismo, se analizó
la barra programática a través de la técnica de análisis
de contenido con una aproximación metodológica
fundada en las teorías de la acción comunicativa y de
la argumentación para establecer un modelo de inter-
dependencia en la emergencia instrumental de la
intención de comunicación del medio televisivo, las
prácticas sociales y el público televidente. También
se incluyó un amplio estudio empírico que abarcó a
trabajadores del Canal Diez, especialistas en la materia
e investigadores del área.
14
Vid
. Edward Palmer Thompson,
La formación de la clase obrera en Inglaterra,
Barcelona, Crítica, 1989, 500 pp. N.E.
15
Vid
. Stuart Hall y Miguel Mellino,
La cultura y el poder. Conversaciones sobre los Cultural Studies
, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2011,
96 pp. N.E.
16
Vid
. Jean Baudrillard,
El pacto de lucidez o la inteligencia del Mal
, Buenos Aires/Madrid, Amorrortu Editores, 2008, 216 pp. N.E.
17
Hugo Villar Pinto y Sarelly Martínez Mendoza, “La única salida, una televisión pública”,
en
Etcétera. Para entender a los medios
, agosto
de 2011, en http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=8603 (entrevista a Jesús Martín-Barbero realizada el 10 de junio de 2011
en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México). Para un estudio más detallado sobre el significado e impacto social de este tipo de medios,
vid
. J. Martín-Barbero, Germán Rey y Omar Rincón, “Televisión pública, cultural, de calidad”, en
Revista Gaceta
, núm. 47, diciembre de 2000,
pp. 50-61. N.E.
18
H. Villar Pinto y S. Martínez Mendoza
, op. cit.
19
Para ahondar más en la temática de la televisión pública, v
id
. Carmen Patricia Ortega Ramírez,
La otra televisión. Por qué no tenemos
televisión pública
, México, Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco, 2006, 283 pp. y Omar Rincón (comp.),
Televisión pública:
del consumidor al ciudadano
, Bogotá, Convenio Andrés Bello/Friedrich Ebert Stiftung, 2001, 316 pp. N.E.
20
Vid
. Michel de Certeau,
La cultura plural
, Buenos Aires, Nueva Visión, 1999.
Metodología y teoría en la investigación de la teleaudiencia
como sujeto de estudio
Este artículo recoge única y exclusivamente la ex-
periencia de diálogo con televidentes chiapanecos,
siguiendo a De Cer teau,
20
en cuanto a la construcción
de teoría a través de las actividades cotidianas de
Sociedad y Política
121
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
los practicantes (prácticas que producen cultura), al
tiempo que se examinan los hallazgos en las diversas
conversaciones sobre la percepción, el grado de sa-
tisfacción y lo que desean y esperan los espectadores
de este medio de comunicación.
El análisis y las citas que se plasman a lo largo del
texto, se sustenta en grupos focales realizados en
Tuxtla Gutiérrez con veinticuatro estudiantes univer-
sitarios, diez personas de diverso perfil de veintiocho a
cuarenta años de edad y otro con dieciocho trabajadores
del nivel secretarial y técnico de dependencias federa-
les y estatales de diversas regiones del estado. Además
de un sondeo con noventa personas que fluctúan entre
los dieciocho y los setenta años de edad.
21
En Comitán se realizaron dos grupos focales con
diez personas el primero y nueve el segundo, además
de entrevistas informales con treinta integrantes de
esta comunidad. En San Cristóbal de Las Casas, se entre-
vistaron a veinticinco personas y a un grupo focal con
siete individuos. También se llevaron a cabo diversas
entrevistas en San Juan Chamula, Zinacantán y San An-
drés Larráinzar, en donde se conversó con quince per-
sonas de la primera localidad, nueve de la segunda y
doce de la tercera; además, el trabajo de campo incluyó
la revisión de la calidad de imagen transmitida a través
de un monitor y antena aérea (conocida popularmente
como antena de conejo) en estas comunidades debido
a que hubieron comentarios que aseguraban que Canal
Diez únicamente se veía en algunas partes de esas
poblaciones.
A través de estos instrumentos se obtuvieron
datos que surgieron de la producción de significados
personales y colectivos de los participantes, los
cuales permitieron interpretar fenómenos ocultos
a la llana observación. Párrafos más adelante se
describe la maqueta de operación y registro de la
información obtenida.
Se utilizó el enfoque de la teoría crítica
22
como
soporte metodológico para la búsqueda de conocimien-
to en tanto racionalidad dialéctica y no analítica, ya
que el conocimiento es mediado por la experiencia que
se constituye desde lo teórico y lo externo a la teoría
misma y se recoge a través de los estudios comunitarios
y aquéllos abocados a analizar la relación entre televi-
dencia, acción comunicativa y esfera pública.
23
En este
sentido, Habermas
24
establece una dimensión técnica
para comprender las relaciones de los seres humanos
con la naturaleza, centradas en el trabajo productivo
y reproductivo y una dimensión social centrada en la
cultura y en las normas sociales para comprender las
relaciones entre los individuos.
Así, desde la acción comunicativa se recurrió a
la metodología comunicativa crítica asumiendo los
señalamientos del sociólogo alemán en el sentido de
orientación y construcción del diálogo en función al
entendimiento que se registra entre sujetos capaces
de lenguaje y acción. Esto implica su utilización desde
dos perspectivas: a) los sistemas y sus estructuras y
b) el mundo de la vida y la agencia humana.
La capacidad de involucrarse con el otro a través
de la acción y el lenguaje es una competencia que po-
seen todas las personas. Por lo tanto, toda comunidad
tiene, potencialmente, las condiciones necesarias
para reflexionar y entablar diálogo intersubjetivo que
propicia prácticas culturales propias, interpretación
de la realidad y posibilidades de transformación de
las estructuras sociales a las que se pertenece.
21
Los nombres de los entrevistados se han mantenido en el anonimato.
22
El enfoque de la racionalidad dialéctica donde, según Michael Payne, la investigación intenta unificar verdad y compromiso político.
Vid
. Michael Payne, (ed.),
A Dictionary of Cultural and Critical Theory
, Malden,
MA
, Blackwell, 1997, p. 118.
23
Vid
. de David Morley Medios,
modernidad y tecnología
, Barcelona, Gedisa, 2008, 317 pp. y
Televisión, audiencias y estudios culturales
,
Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1996, 448 pp. Asimismo, de Todd Gitlin,
Is Watching: Mass Media in the Making and Unmaking of the New
Left
, Berkeley, University of California Press, 2003, 352 pp. y, como editor,
Watching Television: A Pantheon Guide to Popular Culture
, Nueva
York, Pantheon, 1986, 248 pp. Finalmente, de Rog Silverstone,
Why Study the Media
?, Nueva York, Sage Publications, 1999, 176 pp. y
Television
and Everyday Life
, Londres/Nueva York, Routledge, 1994, 216 pp. N.E.
24
Jürgen Habermas,
La lógica de las ciencias sociales
, Madrid, Tecnos, 2007.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
122
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
Por otro lado, se mantuvo, como imperativo me-
todológico, la permanente preocupación de inter-
pelar a todos los actores de esta escena, tal como
señala Zemelman:
Si transformamos a los sujetos en ángulos desde los
cuales pensar los fenómenos sociales, rebasamos su
condición de simples temas que convertimos en con-
tenidos de córpora teóricos. Pues, como ángulos de ra-
zonamiento, los sujetos impulsan a reconocer, en cada
objeto, un espacio de posibilidades, en tanto obligan
a organizar el análisis desde sus dinamismos constitu-
yentes. Así, la dominación deja de ser concebida como
un sistema para enfocarla desde la articulación entre
sujetos con sus respectivos proyectos, partiendo de la
premisa de que la realidad es una condensación de
relaciones múltiples entre una variedad de sujetos
sociales y sus proyectos.
25
De ahí la importancia de recoger las opiniones y
comentarios de las personas que participan e in-
terpretar juntos la realidad social de su contexto.
El investigador se convierte en un ingrediente más
en el análisis, el debate y los aportes al tiempo que
participa en igualdad de circunstancias para llegar
a los argumentos que clarifiquen la posibilidad de
verdad.
Con la finalidad de tener acceso a la reflexión e
interpretación de la vida cotidiana, se realizó acer-
camiento a personas de diversos estratos sociales,
culturales y económicos para lograr el conocimiento
desde un diálogo propiciatorio de un relato comu-
nicativo, pretendiendo la reflexión e interpretación
conjunta. Se trató de detectar aspectos relaciona-
dos con su interacción con Canal Diez y otros medios
televisivos. El diálogo y las entrevistas se realizaron
en un contexto familiar a la persona participante para
generar un clima de confianza en la conversación.
Desde Habermas se analizaron tres vías de reflexión,
según se muestra a continuación.
Diagrama 1
Mundo de la vida
Fuente: elaboración propia basada en la reproducción de estructuras simbólicas propuesta por Habermas (
Teoría de la acción comunicativa,
Madrid,
Taurus, 1987-1988, 2 vols.).
25
Hugo Zemelman,
Voluntad de conocer. El sujeto y su pensamiento en el paradigma crítico
,
Barcelona, Anthropos, 2005, p. 15.
CULTURA
Tradición y renovación
de saberes culturales
SOCIEDAD
Relaciones
interpersonales
PERSONALIDAD
Vivencias y acciones
Sociedad y Política
123
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
El material recopilado se concentró en escritos de
los propios sujetos y audios grabados de los cuales
se realizó versión estenográfica. Para el análisis de
la información se consideraron elementos del dis-
curso y el tono del mismo durante el diálogo. Por lo
tanto se hizo una maqueta de registro integrada por
el cruce de cuatro variables: cognitivas, afectivas,
instrumentales, normativas:
Cuadro 1
Validez del habla
Componentes
Objetivo (verdad)
Social (rectitud)
Subjetivo (veracidad)
Cognitivos
Opinión individual
Relación cognitiva
(acuerdo en la interacción).
Construcción del
conocimiento colectivo
Interiorización del
conocimiento sobre
Canal Diez
Afectivos
Actitudes ante
la problemática
Relación y diálogo sobre
las diversas actitudes
Relación de la sensibilidad
espontánea con uno mismo
Instrumental-tecnología
Uso y apropiación del discurso
de
Canal Diez
y la apreciación
de su tecnología
de transmisión
Construcción social
en diálogo sobre el tema
Uso de la tecnología
y programación de
Canal Diez
como elemento integrador
de su comunidad
Normativos
(ideología, poder y política)
Comprensión de la utilidad,
servicio público y pertinencia
de
Canal Diez
en tanto canal
oficial y su dimensión
ideologizante
Relación dialógica de la
utilidad. Relaciones de poder
en el análisis y en el contexto
de acción de
Canal Diez
y su público
Revisión de las opiniones
personales en relación al
diálogo y su mantenimiento
como opción individual
Fuente: elaboración propia basada en los universales del habla propuesta por Haabermas (en
idem
)..
El registro sirvió para recoger el pensamiento de los
sujetos como ángulos de razonamiento individual
que se dinamizan en los espacios de reconocimiento,
intercambio dialógico que posibilita una articula-
ción que deviene en lo colectivo. Por lo tanto no
puede esperarse en los resultados de este ejercicio
la contabilidad ni la estadística, sino el resultado
del encuentro y debate que culmina en resoluciones
y argumentos fusionados.
Resultados más preponderantes
La opinión generalizada de la mayoría de los entre-
vistados fue que Canal Diez
pertenece al gobierno.
En ningún momento se encontró que alguno de los
participantes o de los tres grupos focales de la in-
vestigación considerara al medio como propiedad de
los chiapanecos, tampoco fue posible encontrar una
posición que indicara la posibilidad de participación
activa de los televidentes.
En cambio, manifestaron de forma unánime la opi-
nión negativa acerca de que el Sistema Chiapaneco de
Radio y Televisión
dependa del gobierno del Estado en
lo económico y en lo político. La percepción de los par-
ticipantes en los grupos referidos es que si el gobierno
es quien destina los recursos financieros, entonces el
medio de comunicación adquiere carácter de propiedad
gubernamental. La opinión persistió aun cuando el
moderador de las sesiones les hizo ver que los dineros
provienen del gasto público y en consecuencia de los
impuestos ciudadanos. Uno de los testimonios ejem-
plifica este razonamiento al afirmar que: “el que paga
manda […], entonces Canal Diez habla del gobernador
porque es el que les da de comer”.
26
26
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez el 17 de junio 2010.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
124
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
Todos los involucrados en los grupos focales, las
entrev istas y el sondeo expresaron que faltan espacios
para la par t icipación de la comunidad chiapaneca en la
pantalla de Canal Diez y refieren la exclusiv idad del go-
bernador en las imágenes y temas de la televisora.
Sentimiento similar puede ser encontrado entre
la burocracia chiapaneca. Tal es el caso de uno de sus
integrantes que, cotidianamente realiza en su área
de trabajo análisis y síntesis de información para
consumo de los mandos medios y altos de su oficina;
además, elabora los discursos que su jefe lee en even-
tos políticos. Debido a su actividad tiene interés por la
televisión y ha seguido de cerca la ‘evolución’ de Canal
Diez. Sin embargo, su opinión no es muy halagadora
pues asegura que esta televisora no cumple con las
funciones de enlace con la sociedad que debe realizar
todo medio público: “Falta dar voces a los diversos
sectores que conforman al estado de Chiapas, en este
caso se trata más bien de una propaganda oficial en
torno a las acciones de gobierno y fuera de eso hay
muy poco que apreciar.”
27
Lo percibido por los participantes no se quedó
únicamente en el usufructo de la materialidad y los
contenidos de Canal Diez, sino que tocó estructuras
más profundas como la construcción cultural de las
comunidades chiapanecas que no han tenido nunca
la posibilidad de dialogar como pares y se han sentido
siempre víctimas de la imposición de la autoridad
sobre sus comunidades y modos de vida.
En verdad que esta imposición ha sido histórica
en todos los renglones del poder y su aceptación
también se ha arraigado como una costumbre en la
sociedad. Este supuesto surgió como resultado de
las conversaciones con los integrantes de los grupos
focales realizadas en Comitán y San Cristóbal. Algunos
integrantes dijeron que era un asunto ‘natural’ debido a
que a la sociedad (el gobierno) impone todo sin pedirle
su opinión. Así, en la primera de estas ciudades uno
de los entrevistados comentaba: “[…] hoy el gobierno
promueve que somos
el estado más mexicano
porque
nosotros decidimos serlo, sin embargo hay que rev isar
la historia para saber que nosotros, el pueblo, no tuvi-
mos nada que ver, lo decidieron unos cuantos”.
28
Con base en la experiencia de diálogo en cada uno
de los encuentros con ciudadanos que participaron en
la investigación, y los ejemplos representativos que
se presentan en este texto, es viable afirmar que se ha
asentado, en el sentimiento social, un nihilismo que
niega una finalidad esencial al ser social y los entra-
mados inst itucionales, sobre todo los que representan
al poder. Existe una marcada evasión de la búsqueda
de sentido social. La sociedad chiapaneca es una co-
munidad resentida, frustrada, que no responde, que
se ha tornado inactiva como si esto fuera un precepto
religioso. Cuando en la maqueta de análisis se revisó
el componente normativo de la
validez del habla
(que
implica la relación ideología, poder y política) y las opi-
niones personales que en relación al diálogo llevaron a
los par t icipantes a mantener o modificar su postura, se
encontró que el fenómeno Canal Diez no pudo separarse
de la percepción (de todos) del ejercicio del poder. A
lo largo de su historia el canal gubernamental se ha
fraguado la imagen de vocería oficial, panegirista de
gobiernos en turno y, por lo tanto, como aseguraron
los participantes, poco atractiva de ver y seguir. Y es
así que, con relación al mencionado medio, se mostró
apatía, marginalidad, indiferencia y escaso perfil como
bien público
.
No obstante que San Juan Chamula, Zinacantán
y San Andrés Larráinzar (Sakamch’en de los Pobres)
son poblaciones con múltiples problemas religiosos y
sociales que merecerían una cobertura de los medios
oficiales amplia y rigurosa, se pudo constatar en el
estudio que las preferencias televisivas de todos los
entrevistados en estas tres poblaciones eludieron
la programación de Canal Diez. Una comerciante de
tejidos artesanales llegó a comentar: “No, mejor la
novela que está menos aburrida… o las películas…
27
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez el 13 de marzo 2009.
28
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Comitán el 20 de abril de 2011.
Sociedad y Política
125
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
pero Canal Diez, no, [aunque] sí se pasa, no lo vemos”.
29
De igual manera, al explorar los espacios que el canal
ofertaba en lengua indígena (
La voz de nuestras raíces,
Viva la pelota y Fragmentos en el noticiero vespertino
),
la afirmación de todos los involucrados fue de rechazo:
ni les interesaba el canal ni mucho menos lo veían.
Amén de la desconfianza que por el Canal Diez
sintieron no pocos televidentes, habría que resaltar
otro aspecto que influyó en el estudio. En las zonas
indígenas es conocido el extremado protagonismo
masculino en todos los órdenes de la vida social. Por
ello, en diversas ocasiones, las señoras entrevistadas
se negaron a responder pidiendo a los hombres que
las acompañaban (hijos o esposos) que lo hicieran por
ellas. Así, un joven de dieciocho años comentó que en la
mayoría de los hogares son los hombres los que decidían
qué programas vería la familia en la televisión.
En cuanto al aspecto técnico, varios entrevistados
denunciaron la mala calidad de la señal del Canal Diez.
Para verificarlo, se realizó un monitoreo de la señal
técnica en algunas áreas geográficas de esta región
a través de un aparato televisor con antena aérea.
Se constató que, efectivamente, existían ruidos de
transmisión y problemas de audio y video. En caso
de comunidades más alejadas, como Chalchihuitán,
Chenalhó, Pantelhó, la señal resultó de plano nula.
Un profesor originario de Paraje Chintic, muni-
cipio de Chenalhó y maestro de la Escuela Normal
Indígena Intercultural Bilingüe Jacinto Canek
cuyo
arraigo en esa región y su vinculación con la educa-
ción le daba una visión muy certera de la temática
investigada–, sintetizó, en una parte de sus re-
flexiones, los hallazgos encontrados en el trabajo de
campo. Con relación a la programación y el discurso
de la institución mediática afirmó:
Lo que ha venido transmitiendo Canal Diez
es el discurso
del gobierno oficial, ¿no? Entonces, se debe [conocer
la opinión] de la gente misma del pueblo; que salgan
[a entrevistarlos] las personas que trabajan en Canal
Diez [para que sea] transmitida la propia voz de la
comunidad, seleccionando [para ello] temáticas como
salud, educación o ecología. Todos estos temas [serían
relevantes]… [de aquí que] sería importante que el
personal de Canal Diez fuese a las comunidades [a en-
trevistar] a la gente. [Eso] sería más atractivo todavía,
porque entraría la voz de la gente en Canal Diez.
30
El mismo profesor resumió un asunto toral en la re-
lación comunicativa, relacionada con la elaboración
de la argumentación de los discursos:
Porque hay veces que los que formulan algunas pre-
guntas o seleccionan alguna temática, [solamente]
interpretan lo que [dice] la persona que transmite; en
cambio, [al] entrevistar a la gente [de la localidad],
[al permitirles] decir con su propia palabra, entonces
[se logra un discurso] más entendible para la gente
[de la comunidad], porque ese juego de lenguaje que
habla la gente es manejable, es entendible por toda
la población, hasta [por] los niños.
31
Este testimonio reforzó la percepción de la gente
entrevistada en la zona norte sobre la falta de inte-
rés del Canal Diez por diseñar programas para estos
públicos. En este marco, el horario de transmisión del
medio electrónico también jugó papel importante
para potenciar la posibilidad de obtener teleauditorio:
“El horario más adecuado creo que es a las siete de la
noche, siete a ocho porque la gente está descansando
después de una jornada de trabajo de campo. [Risas]
a las tres de la tarde todavía están trabajando en la
milpa, tapiscando, viendo su borrego y todo.”
32
En cuanto a la programación en sí, los miembros de
los grupos focales, tanto jóvenes como adultos, tam-
bién coincidieron en sus apreciaciones negativas:
29
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en San Juan Chamula el 18 de marzo de 2011.
30
Entrevista del autor a un maestro rural, llevada a cabo en San Cristóbal de Las Casas el 5 de agosto de 2010.
31
Idem
.
32
Idem
.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
126
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
Sí, buscamos entretenernos y no aburrirnos con las
not ic ias del gobernador, hay algunas cosas de música
que nos gustan pero no todo, menos el de la marimba,
ése es sólo para viejitos.
33
No se habla de otra cosa más que de las obras y/o
de los proyectos que inaugura el C. gobernador, mas
[Canal Diez] no informa del desempleo que existe en
el estado… es [un canal] muy oficial, es decir, úni-
camente engrandece lo que hace el gobernador y lo
malo no lo dice… falta dar voz a los diversos sectores
que conforman al estado de Chiapas; en este caso,
se trata más bien de una propaganda oficial en torno
a las acciones de gobierno… fuera de eso, hay muy
poco que apreciar.
34
La realidad es que el ochenta por ciento de la informa-
c ión es del gobierno y es como si estuv iera comprada…
casi, casi parece privada. El gobernador puede decidir
a qué hora y cuánto tiempo va a durar la información
que quiera dar a conocer a la sociedad… la gente
chiapaneca, antes de ver un programa de revista o
noticiero en Canal Diez, prefiere una de las televisoras
nacionales o internacionales por factores de calidad en
su producción, en sus contenidos, en sus conductores,
incluso, en una palabra que en Chiapas se ha perdido,
en credibilidad.
35
El trabajo de campo evidenció que los televidentes
que participaron en esta investigación prefieren el
modelo dominante de diseño y gest ión de la telev isión
comercial, acostumbrándose además a esta oferta.
En efecto, la diversión y el ocio se han convertido en
un asunto axiomático que reivindica en la televisión
privada las pretensiones y el servicio esperado por
el público, pues cada elemento de esta situación
comunicativa aporta la parte que le corresponde:
el canal comercial ofrece diversión, mientras que el
espectador garantiza el
rating
suficiente para que los
tiempos publicitarios se coticen ante los comerciantes
de bienes y servicios.
En cuanto a la televisión gubernamental, si bien
el posicionamiento de los sujetos de estudio de la in-
vestigación fue en general negativo, los participan-
tes de los grupos focales exigieron tener sin embargo
contenidos televisivos más pertinentes, inclusive
de entretenimiento. No obstante que el público no
alcanzó a determinar cuál es la relación que debe
darse y que puede esperar en un nuevo modelo de lo
que algunos académicos han dado por llamar
la otra
televisión
, sí expresó claramente la conveniencia de
adoptar un modelo distinto. Una joven participante
de uno de los grupos focales lo resume así:
La sociedad prefiere ver canales nacionales donde
tienen más variedad para poder ver programas; ade-
más estas televisoras (Televisa y
TV
Azteca) tienen
contenidos que ayudan a la sociedad. [Aunque] mu-
chas veces son refritos de otros países, las personas
los ven porque los entretiene, sin importar de donde
vengan; mientras que a la televisora de Chiapas (Ca-
nal Diez) le cuesta tener un público definido… los
chiapanecos creen que el programa de la mar imba
36
es
solamente para viejitos; los demás prefieren no verlo
y [sintonizan entonces] los canales nacionales.
37
Con relación al canal de gobierno, aunque la mayor ía
de los participantes en esta investigación (95%) no
pudieron precisar temáticas o esquemas de produc-
ción, esperaron, eso sí, encontrar una propuesta
33
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en San Cristóbal de Las Casas el 8 de marzo de
2011.
34
Entrevista del autor a trabajadores de la burocracia estatal y federal, llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez el 18 y 19 de octubre de
2010.
35
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Comitán el 22 de junio de 2010.
36
Se refiere al programa “Al son de la marimba”, que se transmite en vivo, todos los miércoles, desde el Parque de la Marimba de la Capital
chiapaneca.
37
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez el 17 de junio de 2010.
Sociedad y Política
127
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
distinta. Con justa razón, pues no son profesionales
de la comunicación o de la producción televisiva sino
espectadores que esperan recibir una oferta y tomar
decisiones, sea para quedarse en la sintonía sea
para hacer
zapping
en la búsqueda de otros canales
y programas de televisión.
Algunas expresiones recogidas en el diálogo son
clarificadoras: un muchacho veinteañero afirmó ante
el grupo que “es muy aburrido y no hay cosas que me
entretengan”;
38
otra participante coincidió en que lo
tediosa que era la programación al sostener que “lo
único que veo son los noticieros”;
39
otra más replicó
a esa aseveración: “sólo hablan de política y las giras
de trabajo que realiza el gobernador y la imagen no es
clara”.
40
Una tercera criticó acremente el quehacer de
la televisión gubernamental en cuanto a su capacidad
de planeación y certidumbre comunicativa: “no tienen
un concepto acertado de cultura, hacen lo mismo que
las dos grandes televisoras mexicanas, con la diferen-
cia de que ellos se mueven por fines económicos.”
41
Resulta más que evidente que la programación
resulta monotemática (política local-giras del gober-
nador), anodina e ininteligible pues su falta de men-
saje. Todo ello propicia el rechazo al sentido de vali-
dez y a las
narrativas irreales de la realidad
.
42
Se puede
afirmar, pues, que la teleaudiencia que participó en
este estudio prefiere otras ofertas televisivas antes
que la del Canal Diez y que no hay empatía comuni-
cativa entre este medio y los ciudadanos.
El desencuentro entre el transmisor y el receptor
podría mejor entenderse al señalar una paradoja en la
estructura teleológica de la acción cotidiana del Canal
Diez: si su operatividad lo impele a ejercer influencia
en la teleaudiencia (como cualquier otro
mass media
),
¿cómo es posible, entonces, que obstaculice él mismo
la comunicación? Una posible respuesta es que no
existe en este caso lo que Habermas llama un
modelo
de acción estratégica
,
43
por lo tanto, al operar en el
vacío, el canal no logra interrelacionarse con el público
el cual se muestra reacio a expresar su aprobación a
los argumentos y discursos emitidos en el mensaje
de este medio oficial. De esta situación deviene la
consideración de los referentes contextuales que
catapultan o hunden cualquier interés de relación
comunicativa.
Aunque en el análisis grupal no pudieron con-
cretar ideas sobre temas y formatos de producción
televisiva, los televidentes sí expresaron algunas
ideas para fortalecer los contenidos de este medio,
sobre todo los noticiosos: veracidad y claridad sin
dist inción de funcionar ios o par t idos polít icos, auto-
nomía ante el gobierno estatal, programas de interés
para todos, personal mejor preparado y conocedor del
medio, programación amena, mejoría en la calidad
e imagen y total cobertura regional. El mensajero
dando lecciones al mensaje.
38
Idem
.
39
Idem
.
40
Idem
.
41
Idem
.
42
Éstas refieren a la intención ideológica del medio y a la lectura que de ella hace el televidente. Estas intenciones no expresan repre-
sentaciones de verdad, es decir, aunque el televidente vea imágenes y escuche al locutor narrar con grandilocuencia las actividades de
gobierno, el receptor interpreta la configuración de sentidos preferenciales consecuente con percepciones distintas y, sobre todo, distantes
al mensajero.
43
J. Habermas,
Teoría de la acción comunicativa… op. cit.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
128
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
Conclusiones
Los resultados en esta parte del trabajo de campo
evidenciaron el alejamiento de quienes gestionan,
diseñan y producen Canal Diez con su público meta.
La asimetría que provoca el modelo difusionista ha
marcado en los televidentes potenciales conceptos
poco halagüeños hacia la oferta televisiva. Parafra-
seando a Freire, parece que el modelo unilateral que
usa la televisión estatal es la de el emisor que habla
(y sabe) y el telespectador que ve y escucha sin mayor
participación (el que no sabe) en una relación “funda-
mentalmente narrativa, discursiva y disertadora”.
44
En consecuencia, la televisora gubernamental
chiapaneca carece de la plataforma social para
cumplir con los fines que fundamentan su creación.
Se ha convertido en un instrumento difusor, mero
transmisor de información. De las contradicciones,
que son variadas, se señalan a continuación dos:
1. Desde el punto de vista normativo, la Ley Federal
de Radio y Televisión ordena “Coadyuvar al for-
talecimiento de la participación democrática de
la sociedad, garantizando mecanismos de acceso
público en la programación”.
45
A su vez, el Siste-
ma Chiapaneco de Radio y Televisión establece,
como parte de sus atribuciones, “Promover la
participación de la ciudadanía en el análisis y
discusión de temas de interés general, garanti-
zando el derecho de la población a expresarse a
través de los medios estatales”.
46
2. En el plano discursivo, la misión del Sistema
Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinemato-
grafía aspira a “desarrollar programas de corte
educativo, cultural, informativo y de entreteni-
miento, donde confluyan las voces de todos los
sectores que conviven en el estado fomentando
la pluralidad, apertura, libertad de expresión y
la difusión de los programas gubernamentales
para ponerlos al alcance de la población a través
de la Radio y Televisión Estatal”.
47
En tanto que
la plataforma de imagen del canal en cuestión
indica “Somos
TV
10
Chiapas, donde Chiapas se
encuentra”.
El discurso contradice la acción en el caso del Canal
Diez: ni se logra la participación democrática de los
interlocutores ni se facilita proceso alguno para la
transformación social. De hecho, el discurso es afir-
mado desde una posición de poder cuando se señala
“dar a nuestra audiencia los elementos que propicien
una mejoría en su calidad de vida”.
48
La frase es
desafortunada al ser expresada desde un punto de
vista vertical y desdeñar el diálogo entre las partes:
“yo (que sé) doy para que recibas (tú que no sabes)”.
En palabras de Foucault: “En cualquier sociedad
hay relaciones manifiestas de poder que permean,
caracterizan y constituyen el cuerpo social, y esas
relaciones de poder no pueden ser establecidas,
consolidadas ni implementadas sin la producción,
acumulación y funcionamiento de un discurso”.
49
No podrá haber un cambio hasta que aquéllos que
diseñan, producen y generan políticas públicas para
la comunicación social oferten la alternativa de una
44
Paulo Freire,
Pedagogía del oprimido,
México, Siglo Veintiuno Editores, 2009, p. 71.
45
Ley Federal de Radio y Televisión, artículo 21-A, fracción I, inciso a, en
Diario Oficial de la Federación
, México, martes 19 de enero de
1960, p. 9. El documento está disponible en línea, en http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/114.pdf
46
Decreto por el que se crea el organismo público descentralizado denominado Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión, artículo 4°,
fracción V, en
Periódico Oficial. Órgano de Difusión Oficial del Estado Libre y Soberano de Chiapas
, tomo
II
, núm. 024, Tuxtla Gutiérrez, viernes
9 de marzo de 2001, p. 3. El documento está disponible en línea, en http://www.consejeriajuridica.chiapas.gob.mx/marcojuridico/decreto/
POR%20EL%20QUE%20SE%20CREA%20EL%20ORGANISMO.pdf
47
Vid
. las atribuciones, la misión y la visión del Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía en la página web del gobierno
del estado, en
Chiapas.mx. El portal de Chiapas
48
Vid
. plataforma, ideario y objetivos del Canal Diez, en
TV 10 Chiapas
49
Michel Foucault,
Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión
, México, Siglo Veintiuno Editores, 2005, p. 212.
Sociedad y Política
129
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
comunicación dialógica y participativa, donde los
televidentes sean parte de la producción y no meros
espectadores. Y tampoco habrá mayor captación
de teleaudiencia, mientras ésta no encuentre un
objetivo claro y preciso en la programación que le
permita ver reflejada en la pantalla chica su presen-
cia, sus problemas, su vida cotidiana. Es decir, hay
que dar paso a una televisión pública sustentada
en modelos abiertos, democráticos y respetuosos
con la teleaudiencia, modelos que se sustenten en
propósitos definidos, pertinentes y planificados
que hagan de la comunicación televisiva el medio
a través del cual Chiapas realmente, y más allá del
slogan
, se encuentre.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
130
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
Bibliografía
De Certeau, Michel,
La cultura plural,
Buenos Aires,
Nueva visión, 1999, 208 pp.
Freire, Paulo,
Pedagogía del oprimido,
México,
Editorial Siglo Veintiuno Editores, 2009, 246 pp.
Foucault, Michel,
Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión
, México, Siglo Veintiuno Editores, 2005, 314 pp.
Habermas, Jürgen,
La lógica de las ciencias sociales,
Madrid, Tecnos, 2007, 512 pp.
Habermas, Jürgen,
Teoría de la acción comunicativa,
Madrid, Taurus, 1987-1988, 2 vols.
Payne, Michael (ed.),
A Dictionary of Cultural and Critical Theory
, Malden,
MA
, Blackwell, 1997, 832 pp.
Zemelman, Hugo,
Voluntad de conocer. El sujeto y su pensamiento en el paradigma crítico,
Barcelona
,
Anthropos, 2005, 159 pp.
Legisgrafía
Decreto por el que se crea el organismo público descentralizado denominado Sistema Chiapaneco de Radio
y Televisión, en
Periódico Oficial. Órgano de Difusión Oficial del Estado Libre y Soberano de Chiapas
, tomo
II
, núm. 024, Tuxtla Gutiérrez, viernes 9 de marzo de 2001, pp. 2-8.
Decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones del Decreto por el que se crea el Organismo Público
Descentralizado denominado “Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión”, en
Periódico Oficial. Órgano de
Difusión Oficial del Estado Libre y Soberano de Chiapas
, tomo
III
, núm. 135, Tuxtla Gutiérrez, miércoles
31 de diciembre de 2008, pp. 115 y ss.
Ley Federal de Radio y Televisión, en
Diario Oficial de la Federación
, México, martes 19 de enero de 1960,
45 pp.
Mesografía
Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía, en http://www.radiotvycine.chiapas.gob.mx/
tv10/cobertura.html
TV
Villar Pinto, Hugo y Sarelly Martínez Mendoza, “La única salida, una televisión pública: Jesús Martín-
Barbero”
,
en
Etcétera. Para entender a los medios
, agosto de 2011, en http://www.etcetera.com.mx/
articulo.php?articulo=8603.
Sociedad y Política
131
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 117-131, ISSN-0185-1918
Otras fuentes de información
Entrevistas
Entrevista del autor a trabajadores de la burocracia estatal y federal, llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez
el 18 y 19 de octubre de 2010.
Entrevista del autor a un maestro rural, llevada a cabo en San Cristóbal de Las Casas el 5 de agosto de
2010.
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Comitán el 20 de
abril de 2011.
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en San Cristóbal de
Las Casas el 8 de marzo de 2011.
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en San Juan Chamula
el 18 de marzo de 2011.
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez
el 13 de marzo 2009.
Entrevista del autor a uno de los integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Tuxtla Gutiérrez
el 17 de junio 2010.
Entrevista del autor a varios integrantes de los grupos focales, llevada a cabo en Comitán el 22 de junio
de 2010.
logo_pie_uaemex.mx