Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Sociedad y Política
133
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
@
*
Universidad Nacional Autónoma de México (
UNAM
), Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Av. Universidad 3000, Col. Copilco Univer-
sidad, Deleg. Coyoacán, México, 04510.
Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la
UNAM
. Sus principales líneas de investigación son partidos políticos, ideologías partidarias
y políticas públicas.
E-mail: sjmondr@yahoo.com.mx
Convergencia partidaria y cambio social.
El caso de México (1982-2010)
S
TEVEN
I
VÁN
J
OHANSSON
M
ONDRAGÓN
*
Recibido el de 28 de agosto de 2011
Corregido de 19 de enero de 2012
Aceptado el 23 de enero de 2012
Resumen
El presente trabajo analiza la vinculación entre la
convergencia partidaria y los cambios sociales en
México. Aun cuando el núcleo central de la teoría
parece poco adecuado para dar cuenta del caso
mexicano (la estructura social mexicana está lejos
de estar dominada por sus clases medias), no cabe
duda que algunos de los cambios experimentados
por esta sociedad (como la evolución, durante las
últimasa décadas, de la relación de fuerzas entre el
capital y el trabajo) sí
pueden contribuir a explicar la
convergencia ideológico-programática de los partidos
políticos en México.
Palabras clave
: convergencia partidaria, cambio
social.
Abstract
In this paper, the author analyzes the linking between
policy convergence and social changes in Mexico.
Though the core of the theory may seem inappropriate
to describe the Mexican case (Mexican social structure
is far from being dominated by its middle class), some
of the changes experienced by this society during
the last decades (like the evolution of the balance
of strength
between capital and work) can help to
understand the policy convergence and the social
change of it´s Political Parties.
Keywords
: policy convergence, social change
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
134
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Introducción
E
l tema de la distancia ideológica que separa
a los principales partidos políticos de las de-
mocracias occidentales ha dado lugar, en las
últimas décadas, a un debate académico que opone,
por un lado, a los partidarios de la hipótesis de la
convergencia (
convergence hypothesis
) y, por otro,
a los que defienden el supuesto de que los partidos
aún impor tan (
parties-do-matter hypothesis
). Mientras
que los primeros advierten una tendencia a la con-
vergencia ideológico-programática de partidos con
orientaciones inicialmente diferentes, los segundos
insisten en que el signo ideológico de los partidos
aún sigue siendo una variable determinante de las
políticas públicas instrumentadas por los gobiernos.
En otras palabras, para unos, la distancia ideológica
entre esos partidos ha tendido a disminuir (hasta llegar
a ser, en algunos casos, irrelevante); para los otros,
esa distancia sigue siendo significativa.
La percepción que parece prevalecer en México es
la de una distancia significativa entre los tres princi-
pales partidos políticos o, por lo menos, entre uno de
ellos y los otros dos. Si bien se han destacado las cre-
cientes similitudes entre los programas del Partido
Revolucionario Institucional (
PRI
) y el Partido Acción
Nacional (
PAN
), el de la Revolución Democrát ica (
PRD
)
sigue siendo ubicado “mucho más a la izquierda” que
sus contrapartes.
1
Existen, sin embargo, evidencias
que contradicen esta percepción. Durante su
VI
Con-
greso Nacional, en abril de 2001, el
PRD
hizo explícita
su adhesión al libre mercado al asumir que “mercado
y democracia son ahora dos variables centrales de la
construcción de los nuevos derroteros de la izquierda
nacional y mundial”.
2
La declaración, que recuerda la
sentencia del Par t ido Socialista Francés de 1991 (“
Le
capitalisme borne notre horizon historique
”),
3
marca el
colofón de una evolución que condujo al partido de
una crítica frontal al neoliberalismo a la aceptación
de una “mayor participación de la empresa privada
en los mercados”.
4
Las posturas asumidas por los candidatos presi-
denciales del
PRD
constituyen una buena ilustración de
las concesiones hechas por la izquierda en la pasada
década al modelo económico dominante. En una confe-
rencia dic tada en enero de 2000, el entonces candida-
to presidencial de la izquierda, Cuauhtémoc Cárdenas,
al fijar su posición sobre la inserción del país en la
economía globalizada, explicó que concebía el “cam-
bio estruc tural” con base en la “aper tura de la econo-
mía y la operación mundial de los mercados y flujos
de capital”, añadiendo que “nadie con los pies en la
tierra propondría políticas aislacionistas o proteccio-
nistas a ultranza”.
5
En 2006, el candidato en turno,
Andrés Manuel López Obrador, inició su campaña ga-
rantizando que, en caso de resultar vencedor, habría
orden macroeconómico y disciplina en el manejo de
la inflación y del déficit público, además de atender
los “fundamentos actuales de la economía mundial,
de la llamada globalización pero ejerciendo nuestra
libertad para aplicar puntos de vista y la política que
más convenga al interés nacional”.
6
1
Jean François Prud’homme, “¿A poco tenían programas? Plataformas electorales en las elecciones de 2000”, en Luis Salazar (coord.),
México 2000: alternancia y transición a la democracia
, México, Cal y Arena, 2001, pp. 157-203.
2
Punto 27 del documento “Línea política” aprobado en el
VI Congreso Nacional del
PRD
, llevado a cabo en Zacatecas del 24 al 28 de abril
de 2001, p. 11. El documento está disponible en línea, en http://americo.usal.es/oir/opal/Documentos/Mexico/Partidos_politicos/PRD/
lineapolitica.pdf
3
La cita, que se puede traducir como “El capitalismo circunscribe nuestro horizonte histórico”, proviene del documento
Un nouvel horizon
pour la France et le socialisme
, adoptado por el
PSF
en su Congreso Extraordinario llevado a cabo en el Arco de la Defensa, París, del 13 al 15
de diciembre de 1991.
4
Alianza por México,
Con México a la victoria. Programa de gobierno 2000-2006
, México, 2000, p. 54.
5
Conferencia dictada por Cárdenas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (
ITAM
), reseñada por Juan Antonio Zúñiga, “
Propone
Cárdenas terminar la política de
castigo
a los salarios”,
en
La Jornada
, México, miércoles 12 de enero de 2000.
6
Primer discurso de campaña de López Obrador pronunciado en Metlatónoc, Guerrero, el 19 de enero de 2006, reseñado por Jorge Ramos
y Juan Cervantes, “
AMLO
ofrece atender las exigencias de globalización”, en
El Universal
, México, viernes 20 de enero de 2006.
Sociedad y Política
135
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Estos ejemplos muestran que el sistema de parti-
dos en México no ha escapado (o, por lo menos, no del
todo) a un fenómeno que ha llamado la atención,
desde la década de 1950, de un gran número de es-
tudiosos de los partidos y de las políticas públicas:
la
policy convergence
(convergencia en materia de
políticas públicas), expresión que alude al declive
de las diferencias ideológicas intensas y, en términos
espaciales, a la convergencia al centro de partidos
que antes se ubicaban a la izquierda y a la derecha
del espectro político.
En sus pr imeras formulaciones, la tesis de la con-
vergencia circunscribió el fenómeno a los grandes
partidos de las sociedades desarrolladas de Europa y
de América del Norte, descartando que ésta pudiera
presentarse en los países subdesarrollados en donde
la política es “más compleja” porque “aún existe la
necesidad de controversia y de ideología intensas”,
en la medida en que los problemas de la industriali-
zación no han sido resueltos. En estos últimos países,
el socialismo no puede ser conservador, ni siquiera
“progresista moderado” y, para competir contra los
comunistas, debe prometer mejorar la situación de
las masas.
7
Y es que, para los principales exponen-
tes de esta tesis, la
policy convergence
se relaciona
con la industrialización y la prosperidad que ésta
conlleva. La prosperidad económica, se argumenta,
reduce las div isiones de clase profundas, propiciando
la ampliación de las clases medias y el declive de la
conciencia de clase y de la correlación entre clase
y voto. Estos cambios en la estructura social llevan
a los partidos a dirigir sus llamados a los sectores
medios de la población y a correrse al centro del
espectro político.
Trabajos más recientes han consignado la ob-
servación de la
policy convergence
más allá de estas
regiones y en países con menores niveles de desarrollo.
Así, el propio Lipset advierte que, tras el viraje a la
derecha efectuado tanto por los partidos socialistas
del “mundo desarrollado” como por los partidos de
izquierda y populistas de África, Asia y América La-
tina, el fenómeno ocurre en “casi todos los países
democráticos”.
8
El hecho de que la convergencia partidaria se ob-
serve en países en vía de desarrollo parecería contra-
decir el núcleo central de la hipótesis de la conver-
gencia, que vincula el corrimiento al centro de los
partidos con cambios en la estructura social propios de
las sociedades desarrolladas. ¿O acaso asistimos tam-
bién a una tendencia al predominio de las clases me-
dias y al debilitamiento de las divisiones de clase
profundas en las sociedades de los países en vía de
desarrollo? Esto es lo que parecen sugerir algunos
análisis de los desarrollos recientes de la sociedad y la
política mexicana y latinoamericana. Así, por ejemplo,
Moreno interpreta la victoria de Vicente Fox en 2000
como la expresión de una actitud crecientemente
conservadora de la sociedad mexicana ante el cambio.
9
Para explicar los cambios ocurridos en la izquierda y
el populismo latinoamericanos, Lanzaro afirma, por
su parte, que las sociedades latinoamericanas no son
“de izquierda”, sino que tienen un “fuer te componen-
te” de centro, con una izquierda y una derecha en los
márgenes.
10
¿Encuentran estas interpretaciones algún susten-
to en los cambios en la estructura social mexicana?
El presente trabajo busca poner a prueba, en el caso
de México, la explicación que vincula la convergencia
7
Seymour Martin Lipset,
El hombre político. Las bases sociales de la política
, Madrid, Tecnos, 1987, pp. 368-369.
8
S. M. Lipset, “No Third Way: A Comparative Perspective on the Left”, en
Estudios/ Working Papers
, núm. 16, abril de 1991, p. 3. Documento
9
Alejandro Moreno, “La sociedad mexicana y el cambio”, en
Este País. Tendencias y opiniones
, núm. 133, abril de 2002, en http://estepais.
com/site/?p=20228
10
Jorge Lanzaro, “La tercera ola de las izquierdas. Entre el populismo y la socialdemocracia”, conferencia dictada en el Instituto de
Investigaciones Dr. José María Luis Mora, ciudad de México, el 26 de octubre de 2006.
Publicada posteriormente en
Revista Encuentros
Latinoamericanos. Otra América está en marcha
, Dossier, “Siglo
XXI
, el lugar de la izquierda en América Latina”, 2008. Documento disponible
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
136
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
partidaria con los cambios sociales. Se analiza, en una
primera sección, la evolución de la estructura social
mexicana antes y después de 1982. En una segunda,
se sintetizan brevemente los cambios ocurridos en la
clase obrera y en el empresariado. Se busca verificar,
en la tercera sección, si se ha debilitado la relación
entre identidad social e identidad partidaria. En la
última parte, se cuestiona si ha habido un cambio
en los valores y en las actitudes de los electores que
presione hacia la convergencia.
Los cambios en la estructura social mexicana
La visión de una sociedad mexicana crecientemente
dominada por sus clases medias parece encontrar
algún sustento en la evolución de la estructura so-
cial en el periodo que va de la segunda posguerra
hasta fines de la década de 1970 y principios de la
de 1980, pero no hay indicios de que la tendencia se
haya mantenido después de 1982.
El periodo 1940-1982
Esta etapa se caracterizó, en efecto, por un incre-
mento numérico de las clases medias y un relativo
descenso de las clases ‘bajas’. Esto es, al menos, lo
que se desprende de la evolución de algunos de los
indicadores con los que se suele medir el crecimiento
de las clases medias: grado de urbanización, creci-
miento del sector terciario, cambios en la distribu-
ción del ingreso, grado de acceso a los servicios de
salud y de educación.
El cuadro 1 muestra el proceso de urbanización
entre 1940 y 1980. La población de localidades de me-
nos de cinco mil habitantes se redujo sensiblemente
(de representar, en 1940, 72.4% del total de la pobla-
ción, pasó a simbolizar poco menos del 40% en 1980),
mientras creció fuertemente la de las localidades de
más de veinte mil habitantes (18.4% de la población
total en 1940, 49.8% en 1980).
Cuadro 1
Población urbana y no urbana
(porcentajes de la población total)
Población no urbana
Población urbana
Año
(1 a 4999) (5000 a 19 999)
Total
(20 000 y más)
1940
72.4
9.2
81.6
18.4
1950
64.2
9.3
73.5
26.5
1960
55.5
9.7
65.2
34.8
1970
49.9
14.9
64.8
35.2
1980
39.9
10.3
50.2
49.8
Fuente: Claudio Stern, “Notas para la delimitación de las clases medias en México”, en Soledad Loaeza y Claudio Stern,
Las clases medias en la coyuntura
actual
, México, Colmex, 1990.
Este proceso estuvo acompañado, en el mismo pe-
riodo, de un crecimiento de los sectores terciario y
secundario y de un fuerte decrecimiento del sector
primario. La población empleada por este último se
redujo en más de la mitad (aún así, seguía siendo,
en 1980, ligeramente superior a la de los otros dos
sectores), pasando de 67.3% en 1940 a 37% en 1980,
mientras que la del sector secundario pasó, en el
mismo lapso, de 13.1 a 29% y la del sector terciario
de 19.6 a 33.9% (cuadro 2).
Sociedad y Política
137
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
La evolución de la distribución del ingreso pone en
evidencia el enriquecimiento relativo, durante el
periodo 1963-1984, de los estratos medios y bajos
logrado a costa del 10% más rico de la población
(cuadro 3). Este último habría perdido, en efecto,
12.1 puntos porcentuales (de concentrar el 50.2%
del ingreso total en 1963, habría pasado a concentrar
tan sólo el 38.1 en 1984), de los cuales tres habrían
pasado al 40% más pobre (que pasó de recibir 7.5%
del ingreso al principio del periodo a 10.5% al final)
y 9.1 al 50% intermedio (que pasó de 42.3 a 51.4%).
11
Es posible, por último, apreciar durante el periodo
una importante mejora en el acceso a la educación.
Entre 1970 y 1980, la población adulta sin instrucción
se redujo de 31.6 a 16.1%: sin primaria, de 70.5 a
48.3%, sin secundaria, de 91.1 a 76.2%.
12
Cuadro 2
Población económicamente activa (
PEA
) por sectores de la economía
(porcentajes)
Año
Sector primario
a
Sector secundario
b
Sector terciario
c
1940
67.3
13.1
19.6
1960
54.6
19.1
26.3
1980
36.5
29.2
34.3
a
Rama agropecuaria
b
Rama extractiva e industria
c
Comercio, transporte, servicios
Fuente: Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (
INEGI
),
Estadísticas históricas de México 2009
, México,
INEGI
, 2010, cuadro 5.6.
Cuadro 3
Distribución del ingreso de los hogares (1963-1984)
(porcentajes)
Percentiles
Participación en el ingreso total
Variación (%)
1963
1968
1977
1984
1984/1963
40% más pobre
7.5
8.1
10.4
10.5
+ 3%
50% intermedio
42.3
43.6
49.5
51.4
+ 9.1%
10% más rico
50.2
48.2
40.1
38.1
-12.1
Total
100.0
100.0
100.0
100.0
Fuente: Enrique Hernández Laos,
Globalización, desigualdad y pobreza
, México, Plaza y Valdés, 2001.
El conjunto de indicadores parece, pues, apuntar hacia
el crecimiento de las clases medias entre 1946 y los
años 80. Pero, ¿es posible cuantificar este crecimiento?
¿Qué proporción de la población total representan?
En esta última década y a principios de la siguiente
hubo algunos intentos por cuantificar la estructura
de clases mexicana y su evolución. Cruzando datos
sobre la estratificación ocupacional y sobre la distri-
bución del ingreso,
13
Wilkie y Wilkins describieron,
en un “conocido y controvertido estudio” de 1981,
11
Enrique Hernández Laos y Jorge Velázquez Roa,
Globalización, desigualdad y pobreza: lecciones de la experiencia mexicana
, México, Plaza
y Valdés, 2003, p. 82.
12
Julio Boltvinik y E. Hernández Laos,
Pobreza y distribución del ingreso en México
, México, Siglo Veintiuno Editores, 1999, p. 28.
13
Para determinar la línea divisoria entre los ingresos bajos y los medios, Cline –quien había intentado en la década de 1960 una estimación
de la estructura de clases mexicana–, había fijado que, hacia 1950, trescientos pesos mensuales eran el mínimo razonable para una vida “se-
gura, aunque marginal”, en México. Consideró que los ingresos por debajo de este monto correspondían a la clase baja; los comprendidos entre
esta última cantidad y 999 pesos a la clase media y los ingresos por encima de los mil a la clase alta.
Vid
. Howard F. Kline,
Mexico: Revolution
to Evolution, 1940-1960
, Oxford, Oxford University Press, 1962. N.E.
Vid
. además, Stephanie Granato y Aída Mostkoff, “The Class Structure of
Mexico, 1895-1980”, en James W. Wilkie (ed.),
Society and Economy in Mexico
, Los Angeles,
UCLA
, American Center Publications,1990, p. 105.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
138
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
la evolución de esta estructura durante el periodo
1895-1970.
14
Diez años más tarde, Granato y Mostkoff
revisaron las estimaciones de aquéllos y extendieron
la serie hasta 1980.
15
Estos dos últimos investigadores evidenciaron
una lenta, aunque constante, progresión de las clases
medias y un declive paralelo de las clases bajas entre
finales del siglo
XIX
y 1970. Estas últimas habrían
pasado de un predominio abrumador en 1895 (90%
de la población) a uno menos contundente en 1980
(64%). Las clases medias –prácticamente inexisten-
tes a fines del siglo
XIX
(representaban menos del
10% de la población)– habrían pasado a representar
cerca de una tercera parte de la población en 1980
(31%).
16
Gráfica 1
Cambios en la evolución de la estructura de clase
Periodo 1895-1980, con proyección de la tendencia hasta 2000
Fuente: Stephanie Granato y Aída Mostkoff, “The Class Structure of Mexico, 1895-1980”, en James W. Wilkie (ed.),
Society and Economy in Mexico
, Los
Angeles,
UCLA
, American Center Publications, 1990.
1895
1940
1950
1960
1970
1980
1990
2000
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
Los datos de Granato y Mostkoff muestran, sin duda,
una clara tendencia
a la ampliación de las clases
medias y a la reducción de la (abrumadora) propor-
ción de las clases bajas con respecto a la población
total, tendencia confirmada por los datos sobre la
distribución del ingreso (ver
supra
cuadro 3). Pero
también evidencian que hacia 1980 México estaba
a una distancia enorme de la estructura social que
presentaban para entonces las sociedades desarro-
lladas, caracterizadas por un creciente equilibrio
entre el peso relativo de las clases medias y bajas.
Estas últimas seguían siendo, en 1980, ampliamente
dominantes representando un poco más del doble de
las clases medias (63.7 contra 31.1%).
17
14
J. W. Wilkie y Paul D. Wilkins, “Quantifying the Class Structure of Mexico”, en J. W. Wilkie y Stephen Haber (eds.),
Statistical Abstract
of Latin America
, vol. 21, Los Angeles, University of California Press, 1981, pp. 577-590. N.E.
Vid
. además, Claudio Stern, “Notas para la de-
limitación de las clases medias en México”, en Soledad Loaeza y Claudio Stern (coords.),
Las clases medias en la coyuntura actual
.
Seminario
llevado a cabo en el Centro Tepoztlán, A.C.,
Tepoztlán, Mor., 26 de septiembre de 1987, México, Colmex, 1990, pp. 23-24.
15
S. Granato y A. Mostkoff,
op. cit.
16
Ibid
.,
p. 111.
17
Idem.
Sociedad y Política
139
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Después de 1982
Existen, como se ha visto, bases relativamente sóli-
das para afirmar que las clases medias crecieron hasta
fines de los setenta principios de los ochenta. Pero,
¿qué ha sucedido desde entonces? En la conclusión
de su estudio, Granato y Mostkoff proyectaban dos
escenarios: uno optimista, en el que la tendencia
observada a lo largo de cerca de un siglo continuaba
(escenario representado en la gráfica anterior); el
otro pesimista, en el que podría ocurrir una inversión
de la tendencia.
Se ha afirmado que el crecimiento de las clases
medias estuvo asociado al modelo económico de in-
dustrialización por sustitución de importaciones,
18
es
probable que el cambio de éste haya afectado la ten-
dencia. No se tienen, para el periodo posterior a 1980,
estimaciones de la evolución de la estructura social
por lo que sólo se puede recurrir a los indicadores
presentados al inicio de este trabajo. Algunos de ellos
(como los relativos al grado de urbanización, a la
dimensión del sector terciario y a la expansión de los
servicios educativos) apuntan en la dirección de una
prolongación de la tendencia, es decir, hacia el es-
cenario optimista.
La proporción de la población empleada en el
sector terciario, por ejemplo, ha seguido creciendo
a un ritmo muy elevado (rebasó, entre 1990 y 1995,
el 50% de la población económicamente activa, al-
canzando, en 2010, el 62.8% de ésta), mientras que la
empleada en el sector primario ha ido disminuyendo
a un ritmo acelerado (se redujo en más de 60% entre
1980 y 2010, pasando de 36.5 a 13.3% de la población
económicamente activa (cuadro 4)). En el sector
secundario empezó a revertirse la tendencia al alza
observada hasta 1980. La proporción de la población
empleada en ese sector decreció ligeramente entre
1980 y 2000, pasando de 29.3 a 28.7% de la
PEA
, pero
registró una caída significativa (de casi cinco puntos
porcentuales) durante la última década.
19
Cuadro 4
Población económicamente activa por sectores de la economía
(porcentajes)
1980
a
1990
a
2000
a
2010
b
Sector primario
36.5
23.5
16.3
13.3
Sector secundario
29.2
28.8
28.7
23.9
Sector terciario
34.3
47.8
55.0
62.8
Fuente:
a
INEGI
,
Estadísticas históricas de México 2009… op. cit.
, cuadro 5.7.
b
INEGI
,
Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo
.
ENOE
2010
, México,
INEGI
/
STPS
, 2011, p. 19.
18
Salvador Lara Rangel, “El impacto económico de la crisis sobre las clases medias”, en S. Loaeza y C. Stern
op. cit
.
19
Esta cifra debe ser tomada con cautela pues podría reflejar, ante todo, la recesión económica registrada en 1999. Cabe recordar, en
efecto, que la crisis de 1995 también provocó una fuerte disminución de la proporción de la
PEA
empleada en el sector secundario que cayó
de 28.8% en 1990 a 24.5% en 1995, para volverse a situar, en 2000, prácticamente en el nivel de 1990 (28.7%).
La tendencia a la expansión de la educación también
se mantiene, aunque a un ritmo inferior al del perio-
do anterior. La población adulta sin instrucción se
contrajo entre 1980 y 2000 de 16.1 a 10.2 a 8.6% en
2005, mientras que la población adulta con primaria
pasó de 51.7 al 70.9% entre 1980 y 2000 y a 76.5%
en 2005 y la población con secundaria de 23.8 a 46.9
y 36.7% respectivamente (ver cuadro 5).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
140
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Sin embargo, si se observan los datos relativos a dos
de los elementos que hicieron posible el crecimiento de
las clases medias durante el periodo de industrializa-
ción por sustitución de importaciones (el crecimiento
económico y la evolución de los salarios reales), cabe
preguntarse si los anter iores indicadores (crecimiento
del sector terciario, acceso a los servicios de educa-
ción) constituyen un buen instrumento para evaluar
los cambios en la estructura social.
Tasas de crecimiento relativamente elevadas pa-
recen ser, en efecto, una condición necesaria para que
la distribución del ingreso pueda inclinarse del lado
del trabajo,
20
generando una mayor r iqueza en los es-
tratos que obtienen la mayor parte de sus ingresos de
los salarios. Mientras que el crecimiento promedio
del Produc to Interno Bruto (
PIB
) fue de 6.48% durante
el periodo 1952-1982, éste fue de apenas del 2.18%
entre 1983 y 2009.
21
En cuanto a los salarios reales, éstos experimenta-
ron una fuerte caída a partir de 1976, año este último
en que alcanzaron su máximo nivel histórico. Así, por
ejemplo, los salarios reales industriales en la ciudad
de México, que habían crecido poco más de 190%
entre 1952 y 1976, cayeron 34.6% tan sólo entre 1976
y 1985,
22
provocando un “deterioro sin precedentes”
en el estándar de vida de la población.
23
La situación
no parece haber mejorado mucho desde entonces. Si
bien los salarios industriales reales se recuperaron
entre 1988 y 1994 (creciendo un 20.7%), volvieron a
caer entre 1994 y 1999 (retrocediendo un 21.4%).
24
Durante la últ ima década, las remuneraciones medias
reales de la industria manufacturera experimentaron
una recuperación, creciendo un 16.2% entre 2000 y
2009.
25
Bortz sugiere que la explicación de la inversión
de la tendencia no debe buscarse solamente en las
tasas de crecimiento de la economía, sino también
en factores estrechamente vinculados a los modelos
económicos en vigor antes y después de 1976. Para
este autor, dos elementos contr ibuyeron (además del
crecimiento sustancial del empleo estimulado por las
tasas de crecimiento) a las “fuertes ganancias sala-
riales para los trabajadores mexicanos” del periodo
1952-1976: los incrementos salariales otorgados por
Cuadro 5
Población de 15 años y más por nivel de instrucción
(porcentajes)
1970
a
1980
a
1990
a
2000
b
2005
b
Sin instrucción
31.6
16.1
13.7
10.2
8.6
Con primaria
29.5
57.7
63.0
70.9
76.5
Con secundaria
8.9
23.8
36.3
36.7
54.0
a
Fuente: Julio Boltvinik y Enrique Hernández Laos,
Pobreza y distribución del ingreso en México
, México, Siglo Veintiuno Editores, 1999.
b
Fuente:
INEGI
,
Anuario Estadístico de los Estados Unidos Mexicanos
,
ediciones 2006 y 2009
, México,
INEGI
, 2007, 2010.
20
Jeffrey Bortz, “Política salarial en México: evolución de los salarios mínimos desde la posguerra hasta la crisis económica actual”, en
James Wilkie y Jesús Reyes Heroles (coords.),
Industria y trabajo en México
, México,
UAM
-Azcapotzalco, 1990, p. 324-325.
21
Calculado a partir de los datos del banco de información económica del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática
(
INEGI
), el crecimiento promedio del
PIB
entre 1983 y 2009 muestra importantes variaciones en los subperiodos: 1% entre 1983 y 1995, 5.4%
entre 1996 y 2000 y 1.4% entre 2001 y 2009.
22
Cálculo realizado a partir de J. Bortz,
op. cit.
, pp. 323 y 328. De acuerdo con datos proporcionados por Valle Baeza y Martínez González,
entre 1976 y 1988 los salarios industriales reales cayeron 52.4% (Alejandro Valle Baeza y Gloria Martínez González,
Los salarios de la crisis
,
México,
UNAM
/
La Jornada Ediciones
, 1996, cuadro A3 (anexos)).
23
J. Bortz,
op. cit.
, p. 315.
24
Para los datos de 1988 a 1994ª,
vid
. A. Valle Baeza y G. Martínez González,
op. cit.
, cuadro A3 (anexos); para los referidos al periodo
1994-1999,
vid
. Organización Internacional del Trabajo (
OIT
),
Panorama Laboral 2001. América Latina y el Caribe
, Lima, Oficina Regional para
América Latina y el Caribe, 2001, p. 69.
25
OIT
,
Panorama Laboral 2010. América Latina y el Caribe
, Ginebra, Lima, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, 2010, p. 137.
Sociedad y Política
141
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
los industr iales mexicanos con el propósito de expan-
dir el mercado doméstico y la “política del gobierno”,
la cual se inclinó hacia el fortalecimiento del mercado
interno. Este investigador demuestra, en efecto, que
el gobierno utilizó, sobre todo a partir de la década
de 1960, el salario mínimo oficial para estimular el
crecimiento del salar io industr ial, empujándolo “más
allá del salario contractual”.
26
A partir de la crisis financiera de 1976, los suce-
sivos gobiernos utilizaron la política salarial, y par-
ticularmente el salario mínimo, para contener la
inflación y restringir los incrementos de los salarios
contractuales.
27
La tendencia, observada por Bortz
para el periodo 1976-1985, se ha mantenido desde
entonces. El salario mínimo no ha dejado, en efecto, de
caer en términos reales: en 1994 había caído 30% con
respecto a 1985 (y 60% con respecto a 1976)
28
y entre
1994 y 2011 acumuló una nueva caída de 26.5%.
29
La evolución de la distribución de la riqueza en
las décadas de 1980, 1990 y 2000 permite hacerse una
idea general de los cambios en la estructura social
ocurridos en los últimos años. Los datos para el pe-
riodo 1984-2000 (cuadro 6) evidencian una reversión
del proceso de desconcentración de la riqueza de los
años 60 y 70, reversión que, como apunta Hernández
Laos, “habría afectado de manera particularmente
desfavorable a los estratos medios y medios altos, que
habrían perdido 9.1 puntos porcentuales, en tanto que
los más pobres habrían perdido 1.1 puntos porcen-
tuales, la suma de los cuales habrían sido apropiados
por el 10% más rico de la población, que acrecentó
así su participación en 10.2 puntos porcentuales”.
30
Estos datos llevaron a que la Comisión Económica para
América Latina (
CEPAL
) manifestara, en un informe
de 2000, su preocupación por la reversión, durante
el periodo 1985-2000, del proceso de formación de
clases medias que afectó el esquema de intervención
estatal y proteccionismo comercial.
31
La tendencia no parece haberse modificado en
lo fundamental durante la década de 2000. Una vez
Cuadro 6
Distribución del ingreso de los hogares (1984-2000)
(porcentajes)
Percentiles
Participación en el ingreso total
Variación (%)
1984
1989
1994
1998
2000
2000/1984
40% más pobre
10.5
10.5
10.7
9.3
9.4
-1.1
50% intermedio
51.4
40.6
45.0
41.3
42.3
-9.1
10% más rico
38.1
48.9
44.3
49.4
48.3
+10.2
Total
100.0
100.0
100.0
100.0
100.0
Fuente: E. Hernández Laos,
op. cit
.
26
J. Bortz,
op. cit.
, pp. 325-326.
27
Ibid.
, pp. 331-332.
28
A. Valle Baeza y G. Martínez González,
op. cit.
, cuadro A4 (anexos).
29
Vid
. el cuadro sobre la “Evolución del salario mínimo real”, en la página electrónica de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, en
30
E. Hernández Laos y J. Velázquez Roa,
op. cit.
, p. 82.
31
Rodolfo De la Torre,
La distribución factorial del ingreso en el nuevo modelo económico en México
, Santiago de Chile, Comisión Económica
para América Latina, 2000, 79 pp. Documento disponible en línea, en http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/0/4580/lcl1354e.pdf
más, son los sectores medios los que registran una
disminución de su participación en el ingreso: entre
2002 y 2008, la participación del 50% intermedio
perdió 0.7 puntos porcentuales mientras que la del
décil más rico creció ligeramente (0.7%); la del 40%
más pobre permaneció sin variación.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
142
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Si hacia 1980 no era posible afirmar que la estructura
social mexicana estuviera cerca del patrón de una
clase media mayoritaria, flanqueada en sus dos ex-
tremos por una clase privilegiada y otra de excluidos,
esto parece ser aún más cierto treinta años después.
Todo parece apuntar, en efecto, a una reversión de la
tendencia que pareció dibujarse hasta 1982 al creci-
miento de los sectores medios –tendencia asociada
al modelo de industrialización por sustitución de
importaciones– y que el modelo económico actual
no parece capaz de reproducir.
Si se at iende a la lógica de la tesis par t idar ia-ideo-
lógica (según la cual los grupos de menores ingresos se-
rían proclives a apoyar a los partidos de izquierda para
mejorar sus retribuciones, mientras que los de mayores
ganancias se opondrían a ellos para mantener sus pri-
vilegios económicos),
33
la estructura social mexicana
parece poco propicia a favorecer un comportamiento
político ‘conservador’.
Cuadro 7
Distribución del ingreso de los hogares (2002-2008)
(porcentajes)
Percentiles
Participación en el ingreso total
Variación (%)
2002
2004
2006
2008
2008/2002
40% más pobre
13.4
13.5
14.0
13.4
0.0
50% intermedio
51.0
50.3
50.3
50.3
-0.7
10% más rico
35.6
36.2
35.7
36.3
+0.7
Total
100.0
100.0
100.0
100.0
Fuente:
INEGI
,
Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares
, México,
INEGI
, ediciones 2002, 2004, 2006 y 2008.
32
Los cambios en la clase obrera
Para la tesis de la convergencia, el crecimiento de la
clase media va acompañado de un declive de la clase
obrera. En México, los datos disponibles muestran,
durante la última década, un ligero decrecimiento
de esta clase en términos numéricos. La población
empleada en el sector secundario –sector que emplea
a una gran proporción de obreros– prácticamente se
duplicó entre 1950 y 1980, al pasar de 16.7 a 29.2%
de la
PEA
. En las siguientes dos décadas, esta cif ra de-
creció ligeramente (28.8% en 1990, 28.7% en 2000),
mientras que en los últimos diez años la contracción
fue más significativa (23.9% en 2010).
34
Si se toma
como indicador a los empleados que el Instituto Na-
cional de Estadística, Geografía e Informática (
INEGI
)
define como “trabajadores industriales”, se observa
que su número como proporción de la
PEA
se mantuvo
prácticamente constante entre finales de los 80 y el
2000 (27.52% en 1988, 27.26% en 2000), pero empezó
a disminuir ligeramente a partir de 2001 (alcanzando
26.39% en 2008).
35
32
Para mayores datos estadísticos de estos periodos,
vid.
INEGI
,
Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2000-2005. Infor-
mación armonizada de acuerdo con la conciliación demográfica
, México,
INEGI
/Consejo Nacional de Población/El Colegio de México, 2006 y
Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares. ENIGH. Síntesis histórica
, 1992-2008, México,
INEGI
, 2009. N.E.
33
Robert Jackman, “Elections and the Democratic Class Struggle”, en
World Politics
, vol. 39, núm.1, octubre de 1986, p. 125.
34
Vid supra
, nota 16 y cuadro 4.
35
Para los datos hasta 2003,
vid
.
INEGI
,
Encuesta Nacional de Empleo
, México,
INEGI
, Secretaría de Trabajo y Previsión, ediciones 1997 y
2004; para los datos de 2005 y posteriores,
vid
.
INEGI
,
Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo
, México,
INEGI
, ediciones 2005 a 2010.
Sociedad y Política
143
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
No obstante estos vaivenes, la clase obrera ha
experimentado profundos cambios en su composición
como resultado de las transformaciones en la estruc-
tura industrial. A partir de 1982, la privatización de
las industrias en manos del Estado, el cierre de viejas
plantas industriales (como Fundidora Monterrey) y
la venta de otras (mina de Cananea, Teléfonos de
México, Ferrocarr iles Nacionales, etcétera) y la aper-
tura de cientos de nuevas maquiladoras, llevaron a
una importante “recomposición”.
36
En este marco, se
perdieron miles de empleos en la producción de acero
lo que devino en un desplazamiento del centro de
gravedad de la industria hacia el Norte. La antigua
clase obrera (la de los grandes sindicatos nacionales
de industria) fue, desde entonces, reemplazada por
la “nueva clase obrera de las maquilas, que en la
manufactura es amplia mayoría”.
37
Esta recomposición ha tenido efectos importantes
sobre el movimiento sindical, pues la industria maqui-
ladora se caracteriza por tener un número significativo
de sindicatos “blancos” (es decir, controlados por los
patrones), así como por la “alta rotación externa” cuya
tasa a fines del siglo
XX
era cercana al 80% anual.
38
Entre los cambios recientes que ha experimentado el
movimiento sindical mexicano destacan, por un lado,
la creciente debilidad del sindicalismo corporativo
y, por otro, el surgimiento de un nuevo sindicalismo
independiente. No está claro, como se verá más ade-
lante, si estos cambios lo han fortalecido o debilitado.
Otra de las transformaciones apunta claramente en
el sentido de una mayor debilidad: la caída en la tasa
de sindicalización.
Caída de la tasa de sindicalización
Las diversas estimaciones de la tasa de sindicaliza-
ción (indicador con el que se suele medir la fuerza del
mov imiento sindical), muestran una caída durante las
décadas de 1980 y 1990. La Botz estima, por ejemplo,
que la tasa general bajó de 30 a 20% entre 1984 y
2000,
39
mientras que para Bensusán y Alcalde (basán-
dose en datos de las Encuestas Nacionales de Ingreso
y Gasto de los Hogares), la proporción de trabajadores
asalariados de catorce años o más que declararon
pertenecer a un sindicato se redujo 8.5 puntos por-
centuales entre 1984 y 1996, pasando de 24.4% a
15.9%.
40
Las tasas de sindicalización también han caído en
los establecimientos manufactureros (en donde son,
por cierto, muy superiores al promedio) en los que
las encuestas muestran una reducción de 8% entre
1993 y 1995, superior a la reducción del empleo en la
industr ia (4%). La reducción ha sido par t icularmente
notable en los “sectores tradicionalmente sindicali-
zados”, en donde se encontraban los “grandes sindi-
catos nacionales”: transporte y telecomunicaciones
(50.3 al 18.2%), electricidad y agua (63.9 al 47.4%),
minería y extracción de petróleo (48.5 al 36.2%),
servicios comunitarios y sociales (36.6 al 25%).
41
Debilitamiento del sindicalismo corporativo
Este debilitamiento se explica, en parte, por la rela-
jación del ‘arreglo corporativo’. Si bien es cierto que
36
Dan La Botz, “Mexico’s Labor Movement in Transition”, en
Monthly Review
.
An Independent Socialist Magazine
, vol. 57, núm. 2, junio de
2005, en http://monthlyreview.org/2005/06/01/mexicos-labor-movement-in-transition.
37
Jeff Hermanson y Enrique de la Garza Toledo, “El corporativismo y las nuevas luchas en las maquilas de México”, en Enrique de la Garza
Toledo (coord.),
Sindicatos y nuevos movimientos sociales en América Latina
, Buenos Aires,
CLACSO
, 2005, pp. 181-182.
38
Ibid.
, p. 185.
39
D. La Botz,
op. cit.
40
Graciela Bensusán y Arturo Alcalde, “Estructura sindical y agremiación”, en Graciela Bensusán y Teresa Rendón (coords.),
Trabajo y
trabajadores en el México contemporáneo
, México, Porrúa, 2000, p. 177.
41
Ibid.
, pp. 177, 179.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
144
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
éste se ha mantenido como mecanismo de intercam-
bio de apoyos entre sindicatos ‘oficiales’ y el Estado,
como lo destacan la mayoría de los observadores,
42
aun después de la llegada a la Presidencia de un
partido distinto al
PRI
,
43
las bases que sustentaron
el ‘pacto’ capital-trabajo-Estado hasta mediados de
la década de 1970 sí parecen haber menguado: esta-
bilidad del empleo, aumentos salariales constantes y
protección del Estado (otorgados a los trabajadores
a cambio de que sus organizaciones renunciaran a
objetivos y formas de lucha radicales, permitiendo
la maximización de los beneficios del capital, el
crecimiento económico y la paz civil interna).
44
El desprendimiento, a partir de 1997, de varios
sindicatos del Congreso del Trabajo (
CT
) que han
buscado promover una alternativa al sindicalismo
oficialista –el llamado “nuevo sindicalismo”–, tam-
bién ha mermado la fuerza del sindicalismo ‘oficial’.
Sin embargo, este último mantiene aún un amplio
predominio. En 1978 (último año para el que se tiene
una estimación completa, es decir, una que incluya,
además de los trabajadores de la jurisdicción federal,
los de la jurisdicción local) el
CT
afiliaba a un total de
2 238 000 trabajadores: 83.9% de los trabajadores del
“apartado A”, 99.8% de los trabajadores del “apartado
B” (trabajadores al servicio del Estado) y 73.5% de los
trabajadores de la jurisdicción local.
45
En el año 2000,
tras la pérdida de importantes contingentes –como el
Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social
(
SNTSS
) y el Sindicato de Telefonistas de la República
Mexicana (
STRM
)–, el
CT
todavía representaba al 67.1%
de los trabajadores del “apartado A” y a la casi tota-
lidad de los trabajadores del “apartado B”.
46
El Congreso del Trabajo sufriría posteriormente
nuevos desprendimientos. En diciembre de 2004, el
Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación
(
SNTE
) (con alrededor de un millón de afiliados) lide-
rados por Elba Esther Gordillo y otros veintiún sin-
dicatos de los treinta con que cuenta la Federación
de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado
(
FSTSE
), rompieron con el
CT
para formar la Federación
Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos
(
FEDESSP
).
47
Con ello, el Congreso del Trabajo dejó de
representar a la ‘casi totalidad’ de los trabajadores
del apartado
B
.
Pero la principal fuente de debilidad del sindica-
lismo corporativo parece residir en las propias carac-
terísticas de su estructura que, en algún momento,
contribuyeron a su fortaleza pero que hoy actúan en
sentido opuesto. Como lo expresan Bensusán y Alcal-
de, la estructura sindical mexicana, si bien resultó
relativamente eficaz en el contexto de desarrollo
centrado en el crecimiento del consumo interno, al
facilitar la negociación política al alza de los salarios
y condiciones de trabajo, “hoy constituye una camisa
de fuerza que facilita la implementación de políticas
gubernamentales y empresariales contrarias a los
intereses de los trabajadores”. De esta forma, agregan
los autores, características que originalmente fueron
consideradas como pilares de la fortaleza del sindica-
lismo “se han convertido en un factor de debilidad al
limitar la capacidad de respuesta a distintos niveles
que resultan decisivos –como la empresa, el sector
y la región– y la coordinación de la acción sindical
en el escenario nacional”.
48
42
J. Hermanson y E. de la Garza Toledo,
op. cit.
, p. 184; Ilán Bizberg, “El sindicalismo en el fin de régimen”, en
Foro Internacional
, vol. 43,
núm. 171, enero-marzo de 2003.
43
Francisco Zapata, “Mexican Labor in a Context of Political, Social and Economic Change”, en Laura Randall (ed.),
Changing Structure of
Mexico. Political, Social and Economic Prospects
, Nueva York, M. E. Sharpe, 2006, p. 446.
44
Mark Kesselman, “La nouvelle cuisine en politique. La fin de l’exceptionnalité française”, en Yves Mény (coord.),
Idéologies, partis
politiques et groupes sociaux
, París, Presses de la Fondation Nationale de Sciences Politiques, 1989, p. 161.
45
G. Bensusán y A. Alcalde,
op. cit.
, pp. 166-167.
46
Ibid.
, pp. 167-168.
47
D. La Botz,
op. cit.
48
G. Bensusán y A. Alcalde,
op. cit.
, p. 163.
Sociedad y Política
145
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Para estos investigadores, la estructura del sindi-
calismo corporativo es “vertical y a la vez atomizada”.
El poder se encuentra concentrado en la cúspide (en
los líderes de las grandes centrales y del
CT
), mien-
tras que las “unidades locales de agremiación” son
“débiles y fragmentadas”, carecen de autonomía y
de capacidad de decisión en las empresas y plantas,
lugares estos últimos “donde actualmente se toman
las decisiones que afectan directamente a los inte-
reses de los trabajadores” (condiciones de trabajo,
aumentos salariales).
49
Esta concentración del poder
en las cúpulas hizo del Congreso del Trabajo, durante
las épocas de crecimiento económico, el interlocutor
sindical privilegiado del Estado, una “instancia de
naturaleza política” que participaba en la definición
de las políticas públicas a través de la presencia de
sus miembros en puestos de elección popular y en
la administración pública.
50
Pero, desde la década de 1980, los dirigentes del
CT
han ido perdiendo “presencia política” y, por lo tanto,
poder de negociación. Así, por ejemplo, entre 1979 y
1997 la presencia de líderes obreros en la fracción par-
lamentaria del
PRI
en la Cámara de Diputados se redujo
a la mitad, pasando de representar poco menos de la
tercera parte de la fracción (31.4%) a poco menos de
la quinta parte de ésta (17.28%).
51
En este contexto de creciente pérdida de poder
político de los líderes del sindicalismo oficial y de
utilización del arreglo corporativo para estrechar el
control del gobierno sobre los trabajadores (a través
del control ejercido sobre las cúpulas), el ascenso de
un nuevo sindicalismo independiente parecería
apuntar hacia un fortalecimiento del movimiento
sindical. Sin embargo, las condiciones en que surge
uno de sus principales componentes (el llamado
“nuevo sindicalismo”) generan, como se verá ense-
guida, dudas sobre el significado (endurecimiento o,
por el contrario, giro hacia el pragmatismo) de este
ascenso para el movimiento obrero.
Ascenso de un nuevo sindicalismo independiente
La existencia de sindicatos que no pertenecen al
Congreso del Trabajo o a alguna de sus centrales no
es un fenómeno nuevo. Éstos parecen haber recibido
un nuevo impulso desde mediados de la década de
1990: pr imero, con el agrupamiento de una par te im-
portante del sindicalismo independiente en torno a la
Coordinadora Intersindical Primero de Mayo (
CIPM
) en
1995; posteriormente, con la creación de una nueva
central de trabajadores en 1997 –la Unión Nacional
de Trabajadores (
UNT
)–
52
resultado de la confluencia
de varios sindicatos escindidos del
CT
y de algunos
sindicatos independientes.
53
La renovación del sindicalismo mexicano en-
frenta diversos obstáculos. Primero, “fuertes lími-
tes institucionales” inhiben la creación de nuevos
sindicatos.
54
Las “cláusulas de exclusión” (es decir,
cláusulas que confieren la titularidad del contrato
49
Ibid.
, pp. 168-169.
50
Ibid.
, p. 166; J. Hermanson y de la E. Garza Toledo,
op. cit.
, p.183.
51
G. Bensusán y A. Alcalde,
op. cit.
, p. 170. Los porcentajes están calculados a partir de los datos aportados por los autores.
52
De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (cuyo Registro Nacional de Asociaciones constituye la única fuente estadís-
tica que permite calcular la agremiación de los sindicatos), la
UNT
agremiaba en el año 2000 a poco más de 326 000 trabajadores, de los
cuales 227 000 (70%) pertenecían al
SNTSS
y otros 45 000 (14%) al
STRM
, mientras que el 18% restante se repartía entre las otras veintitrés
organizaciones (G. Bensusán y A. Alcalde,
op. cit.
, p. 173). Según los datos de la propia central, la
UNT
contaba con 160 organizaciones y un
millón y medio de afiliados.
Vid
. Ignacio Medina Nuñez, “Sindicalismo mexicano en transición”, en
Revista Universidad de Guadalajara
, núm.
21, invierno de 2000-2001.
53
Habría que añadir a esas dos grandes corrientes una tercera, independiente del
CT
, pero con fuertes vínculos con los tecnócratas del
PRI
y del
PAN
(D. La Botz,
op. cit.
), representada por la
FEDESSP
e impulsada por Elba Esther Gordillo. Otro componente del sindicalismo inde-
pendiente (independiente del
CT
) es el llamado sindicalismo “blanco”, que se caracteriza por estar subordinado a las empresas (a través de
“contratos de protección”). Este tipo de sindicatos ha ido ganando terreno recientemente, sobre todo en las maquiladoras y en el norte del
país (G. Bensusán y A. Alcalde,
op. cit.
, p. 171). Por otro lado, si en el pasado se encontraba sobre todo en pequeñas y medianas empresas,
ahora empieza a aparecer también en grandes empresas (I. Bizberg,
op. cit.
, p. 228).
54
I. Bizberg,
op. cit.
, p. 233.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
146
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
colectivo en una empresa a un solo sindicato) im-
piden a los trabajadores, por ejemplo, desafiliarse
de un sindicato y adherirse a otro. Por otro lado, la
Secretaría del Trabajo “mantiene intacto el poder
para otorgar el registro a sindicatos, mesas directivas
o contratos colectivos” y, por lo tanto, para decidir
si permite o no la creación de un nuevo sindicato, o
un cambio en la titularidad de un contrato colectivo
de trabajo.
55
Existen también límites que provienen de la
propia dinámica del movimiento. Uno de ellos es la
gran heterogeneidad, particularmente pronunciada
en el caso de la corriente que, hasta 1999, se aglu-
tinó en torno a la
CIPM
. Así, la Coordinadora estuvo
compuesta no sólo por sindicatos, sino también por
secciones (democráticas) de sindicatos oficialistas,
organizaciones campesinas, urbano-populares e
incluso partidos políticos. En su seno convivían,
además, distintas corrientes ideológicas. Es, por
cierto, esta gran heterogeneidad la que parece haber
provocado la disolución, en 1999, de la
CIPM
. En la
UNT
, por su parte, convivieron tanto sindicatos escin-
didos del sindicalismo oficialista (el
STRM
y el
SNTSS
)
como los que ya eran independientes al momento
de la constitución de la
UNT
–como el Sindicato de
Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de
México (
STUNAM
), sindicatos de industr ia y sindicatos
universitarios.
Otro límite importante es el ‘pragmatismo’ de los
líderes (particularmente visible en el nuevo sindica-
lismo). Así, Francisco Hernández Juárez, dirigente
del
STRM
y principal impulsor de la Federación de
Sindicatos de Bienes y Ser v icios (
FESEBS
), y poster ior-
mente de la
UNT
, tras encabezar huelgas salvajes en
la década de 1970, se alió, dos décadas después, con
Carlos Salinas de Gortari
56
apoyando su proyecto de
reestructuración del sindicalismo, el cual consistía
en sustituir el viejo sindicalismo oficialista por otro
más representativo y democrático y, sobre todo, más
en consonancia con el nuevo modelo económico (y
que promoviera, por ejemplo, la colaboración con la
empresa y una “nueva cultura laboral” más proclive
a la productividad).
57
El pragmatismo ha llevado al nuevo sindicalismo
de la
FESEBS
–y luego de la
UNT
– a sostener un discur-
so ambiguo. Por un lado, ha promovido un nuevo
modelo sindical acorde con el modelo económico neo-
liberal, basado en los principios de la productividad,
la flexibilidad, la movilidad y la polivalencia,
58
así
como en el de la “corresponsabilidad” en el desarrollo
de la empresa.
59
El respaldo a la política del gobierno
fue incluso más allá de la promoción de una nueva
cultura laboral. La
FESEBS
apoyó abiertamente la po-
lítica de privatizaciones (Telmex, compañías aéreas)
y la reestructuración del contrato colectivo en Volks-
wagen.
60
Pero por otro, también ha criticado, sobre todo a
par t ir de 1995-1996, la polít ica económica del gobier-
no. Desde el primer foro
El Sindicalismo ante la Nación
(febrero de 1995) se propuso, por ejemplo, defender
las áreas estratégicas de la economía, mientras que
el segundo foro manifestó en sus conclusiones la opo-
sición a la privatización de los fondos de jubilación y
pensiones.
61
En los últ imos años, la
UNT
se ha acercado
cada vez más a la otra corriente del sindicalismo in-
dependiente (aquélla que confluyó, entre 1995 y
55
Idem
.
56
D. La Botz,
op. cit.
57
J. Hermanson y de E. de la Garza Toledo,
op. cit.
, p. 189.
58
Max Ortega y Ana Alicia Solís de Alba,
Estado, crisis y reorganización sindical
, México, Itaca, 1999, p. 178.
59
I. Bizberg,
op. cit.
, p. 130. Una ilustración de este principio se puede encontrar en la cláusula 193 pactada en 1986 entre el
STRM
y
Teléfonos de México. Esta cláusula reconocía el derecho del sindicato a participar en los proyectos de modernización de la empresa y ob-
ligaba a esta última a informar al sindicato de dichos proyectos Establecía, además, una Comisión Mixta para “todos los aspectos técnicos
y operativos” que éstos implicaban.
60
M. Ortega y A. A. Solís de Alba,
op. cit.
, p. 178.
61
I. Medina Núñez,
op. cit
.
Sociedad y Política
147
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
1999, en la
CIPM
). Sin embargo, la
UNT
no parece, como
observa Bizberg, rechazar ni “la globalización ni el
modelo de apertura”.
62
Otro elemento que dificulta el crecimiento de la
UNT
es su composición misma. Las empresas en las
que está implantada la
UNT
pertenecen, en efecto,
a sectores dinámicos, incorporados exitosamente al
proceso de globalización, por lo que ha tenido éxito
en negociar mejores condiciones (como un mejor
reparto de los aumentos de productividad), pero “no
ha llevado a cabo acciones significativas de rechazo
a la política económica, que pudieran haber apela-
do a los sectores que más han sido afectados por
el cambio de modelo”.
63
En esas condiciones, como
observa Bizberg, es difícil que se ponga a la cabeza
de un movimiento en contra de la globalización y
de la política económica de apertura y que tenga
algo que ofrecer a los sindicatos de las empresas y
los sectores que están siendo afectados por estas
últimas, a los trabajadores no sindicalizados, a los
del sector informal y a los desempleados.
64
El resultado de este conjunto de tendencias (caí-
da de la tasa de sindicalización, debilitamiento del
sindicalismo corporativo, incapacidad del nuevo sin-
dicalismo de constituirse en un polo alternativo
al sindicalismo oficialista) ha sido una pérdida del
“margen de maniobra” durante las huelgas y los con-
flictos laborales, como lo ilustran una serie de casos
en los que los trabajadores no han obtenido satis-
facción a sus demandas o que han terminado con el
cierre de las empresas.
65
Los sindicatos también han
perdido poder de negociación, lo cual se ha reflejado
en los cambios a los contratos colectivos de trabajo
efectuados durante las décadas de 1980 y 1990. La
mayoría de estos cambios han tenido que ver con el
control que los sindicatos ejercen sobre el mercado
de trabajo dentro de la empresa, particularmente
en la contratación y los despidos, así como en la
contratación de personal por tiempo definido, el
ascenso, la movilidad horizontal.
66
Los cambios en el empresariado
Durante las décadas de 1980 y 1990, el empresariado
mexicano y las organizaciones que lo representaban
experimentaron una profunda transformación que
condujo a una creciente influencia de este sector.
Si en la década de 1970 la influencia y el “poder
estructural” de los grandes empresarios pareció
decaer fuertemente,
67
se explica por dos fenómenos
que contribuyeron a revertir esta tendencia durante
las dos décadas siguientes: la transformación del
modelo de representación empresarial y la creciente
participación política de los empresarios.
La transformación del modelo de representación
empresarial
Hasta 1982, la representación de los empresarios se
hacía esencialmente a través de organizaciones crea-
62
I. Bizberg,
op. cit.
, p. 234.
63
Ibid.
, pp. 233-234.
64
Idem
.
65
J. A. Zapata,
op. cit.
, p. 448. El autor da los ejemplos de las huelgas en la Fundidora de Hierro y Acero de Monterrey (1986) (en este caso,
el gobierno optó por cerrar la empresa) y en Aeroméxico (1986) (en donde los trabajadores fueron despedidos y vueltos a contratar luego
de la modificación del contrato colectivo de trabajo), así como de numerosos conflictos durante el gobierno de Salinas de Gortari: Cananea,
Siderúrgica Lázaro Cárdenas-Las Truchas (
SICARTSA
), Altos Hornos de México, Teléfonos de México.
66
Ibid.
, pp. 443, 450. Otros cambios han tenido que ver con la ‘flexibilización’ de las relaciones laborales (flexibilización de los horarios
y de los turnos), así como con las condiciones de trabajo (reducción del número de días de vacaciones, etcétera).
67
Jeffrey Winters (“Power and the Control of Capital”, en
World Politics
, vol.
. 46, núm. 3, abril de 1994, p. 432) menciona algunos ejemplos
de esta pérdida de influencia de los grandes empresarios. En diciembre de 1970, por ejemplo, el gobierno envió al Congreso las iniciativas de
Ley de Ingresos y del Presupuesto de Egresos para 1971 “sin haber buscado un consenso previo con los principales organismos empresariales,
como habían acostumbrado gobiernos anteriores en aras de mantener un clima de colaboración” (
ibid.
, p. 442).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
148
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
das por la ley de Cámaras –Confederación de Cámaras
Nacionales de Comercio (Concanaco), Confederación
de Cámaras Industriales (Concamin), Cámara Nacional
de la Industria de la Transformación (Canacintra)–
consideradas legalmente como “órganos de consulta”
del gobierno.
68
El mecanismo, sin embargo, entró
en crisis durante las siguientes dos décadas por ser
demasiado “estrecho” para un sector privado en
expansión.
69
Durante la década de 1970, las asocia-
ciones creadas por ley empezaron a ser desplazadas
por asociaciones “voluntarias” –Confederación Pa-
tronal de la República Mexicana (Coparmex), Consejo
Mexicano de Hombres de Negocio (
CMHN
) y, a partir
de 1975, el Consejo Coordinador Empresarial (
CCE
).
70
La creación, en particular, del
CCE
, introdujo una
“forma de representación corporativa no controlada
por el Estado bajo la ley de Cámaras”, en la que cada
organización afiliada cuenta con un voto.
71
Aunque la
C
oparmex y el
CCE
pretenden repre-
sentar al conjunto de los empresarios mexicanos,
el gran empresariado tiene en estas organizaciones
un peso determinante. Fundada en 1929, la primera
está compuesta sobre todo por pequeños empresa-
rios, pero sobrevive gracias al apoyo de los grandes
empresarios, particularmente los de Monterrey.
72
Son
estos últimos los que encabezaron, a mediados de
los setenta, la creación del
CCE
, asociación cumbre
multisectorial que reúne desde cientos de miles de
pequeños comerciantes hasta los conglomerados
más grandes, pero en la que la gran empresa y el
sector financiero están sobrerrepresentados.
73
Esta
sobrerrepresentación ha quedado evidenciada en los
conflictos surgidos a finales de los ochenta y durante
la década de 1990, mismos que llevaron a la salida
de la
C
oncamin en junio de 2000, con el argumento
de que la asociación no representaba a las pequeñas
empresas.
74
La creciente participación política
de los empresarios
El modelo de representación empresarial que estuvo
vigente hasta la década de 1970 se caracterizaba
por la ‘exclusión’ de los empresarios de la política
de partidos a cambio de una “posición de privilegio
en la formación de políticas públicas a través de
sus organizaciones, principalmente la
C
oncamin y
la
C
oncanaco”.
75
A partir de 1982, a raíz del conflic-
to originado por la nacionalización bancaria, pero
alentados también por el propio gobierno, los em-
presarios empezaron a participar más directamente
en política.
76
Durante la administración de Miguel de la Madrid
Hurtado (1982-1988) –pero sobre todo durante la de
Carlos Salinas de Gortari (1988-1994)– los pequeños
y medianos empresarios, y en menor medida el gran
empresariado, empezaron a apoyar al
PAN
. De acuerdo
con Mizrahi, desde 1988 (y, en particular, a partir
de 1994) los empresarios más pesados hicieron con-
tribuciones a este partido, en parte para presionar
al gobierno para que continuara con políticas pro-
empresariales y en parte por considerarlo como una
opción de recambio.
77
68
Francisco Valdés Ugalde, “De la nacionalización de la banca a la reforma del Estado: los empresarios y el nuevo orden”, en María Lorena
Cook
et al
. (eds.),
Las dimensiones políticas de la reestructuración económica
, México, Cal y Arena, 1996, p. 382.
69
Idem
.
70
Ben Ross Schneider, “Why is Mexican Business so Organized?”, en
Latin American Research Review
, vol. 37, núm. 1, 2002, p. 79.
71
F. Valdés Ugalde,
op. cit.
, p. 383.
72
B. Ross Schneider,
op. cit.
, pp. 86-88.
73
Ibid.
, pp. 94-95. De acuerdo con ciertos autores, el poder dentro del
CCE
está concentrado en tres organizaciones –el
CMHN
, la
AMIS
y la
AMCB
– que concentran el 42% de la representación, a pesar de que sólo agrupan al 1% de los afiliados.
Vid
. F. Valdés Ugalde,
op. cit.
, p. 384.
74
B. Ross Schneider,
op. cit.
, p. 99.
75
F. Valdés Ugalde,
op. cit.
, p. 382.
76
Yemile Mizrahi, “La nueva relación entre los empresarios y el gobierno: el surgimiento de los empresarios panistas”, en
Estudios Soci-
ológicos
, vol. 14, núm. 41, mayo-agosto de 1996, p. 494.
77
Ibid.
, pp. 509-510.
Sociedad y Política
149
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Así, la influencia de los empresarios se hizo cada
vez más visible. En 1987, el Consejo Mexicano de
Hombres de Negocio (
CMHN
) invitó a los aspirantes
priistas a la candidatura presidencial a exponer su
programa.
78
Una vez presidente, Salinas de Gortari
nombraría como asesor presidencial a uno de sus
miembro más prominentes, Claudio Xavier González
Laporte.
79
En 1999, líderes empresariales como
Eduardo Bours (presidente del
CCE
) y Eugenio Clar iond
(presidente del
CMHN
) respaldaron públicamente la
candidatura de Francisco Labastida Ochoa a la can-
didatura presidencial.
80
Los cambios en el empresariado mexicano ocurri-
dos durante las décadas de 1980 y 1990 devinieron
en el crecimiento de su fuerza estructural (y en par-
ticular del gran empresariado) lo que se reflejó en una
influencia cada vez mayor y más directa en las políticas
públicas. Para 1987, esta fuerza era tal que le permitió
al gobierno dictar varias medidas de política económi-
ca. Así, según relata Legorreta (entonces presidente
del
CCE
), el Pacto de Solidaridad Económica concertado
ese año entre gobierno, empresarios y sindicatos fue
en realidad acordado “por el presidente (…) con un
grupito muy cómodo de trescientas personas [que] son
las que toman las decisiones económicas importantes
de México”.
81
Estratificación social y estructuración del voto
En el primer apartado de este trabajo se vio ya que
la estructura de clases de la sociedad mexicana no
tiende a favorecer un comportamiento conservador
del electorado. No hay, ‘sociológicamente’, un pre-
dominio de los electores de ‘centro’. Pero, ¿es posible
que la posición social de los electores no guarde en
México (como en otros países de América Latina)
más que una débil relación con su identidad política
y partidaria? Después de todo, muchos observadores
han advertido en las sociedades de latinoamericanas
un “patrón histórico” de una desigualdad sin clases,
el cual ha hecho que, a pesar de que la región pre-
senta “los niveles de desigualdad más extremos del
mundo”, las clases hayan tenido poca influencia como
principio de organización, como fuente de identidad
colectiva y como eje de competencia partidaria.
82
¿Es posible que la relación entre la posición social
y el comportamiento político se haya debilitado aún
más en las últimas décadas a semejanza de lo que
ha ocurrido en algunos países desarrollados (como
Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Suecia) en
los que se ha observado una “caída espectacular” del
“voto de clase”?
83
Se dispone de poca información en México sobre
esta relación. Las encuestas que han buscado conocer
el perfil de los electores se remontan a la década de
1990. Además, éstas ofrecen resultados un tanto
ambiguos, pues, por un lado, ponen en evidencia una
previsible falta de correspondencia entre identidad
social e identidad política que se verifica en todos los
estratos sociales, pero es más pronunciada en el caso
de los de menores ingresos; por otro, parecen mostrar
una creciente diferenciación en el comportamiento
electoral de los distintos grupos sociales.
La dispersión del voto de los distintos estratos
entre los diferentes partidos ha crecido desde 1994,
78
B. Ross Schneider,
op. cit.
, p. 92.
79
Y. Mizrahi,
op. cit.
, p. 508.
80
B. Ross Schneider,
op. cit.
, p. 92.
81
F. Valdés Ugalde,
op. cit.
, p. 386.
82
Kenneth Roberts, “El sistema de partidos y la transformación de la representación política en la era neoliberal latinoamericana”, en
Marcelo Cavarozzi (coord.),
El asedio a la política: los partidos políticos en la era neoliberal
, Buenos Aires, Homo Sapiens ediciones/Konrad
Adenauer Stiftung, 2001, pp. 3-4. Para Roberts, los factores que debilitaron el “clivaje de clase” fueron el pequeño tamaño del proletariado
industrial, la diferenciación entre sectores populares rurales y urbanos, las tasas de sindicalización y el hecho de que el marxismo haya
permanecido un discurso intelectual (
ibid
., p. 11).
83
Francis Fox Piven, “The Decline of Labor Parties: an Overview”, en Francis Fox Piven (ed.),
Labor Parties in Post-Industrial Societies
,
Oxford, Oxford University Press, 1992, p. 7.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
150
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
aunque esto parece reflejar, fundamentalmente, el
declive electoral del
PRI
(cuyos votos se trasladan
cada vez más a los otros partidos). Así, mientras que
en 1994 el voto del grupo de ingreso bajo se concentró
en el candidato de este partido (que recogió el 51%
de los votos de ese grupo), los de ingreso “medio” y
“alto” se dispersaron entre los candidatos del
PRI
y
del
PAN
(47% para el
PRI
y 36% para el
PAN
en el grupo
de ingreso medio; 47% para el
PRI
y 40% para el
PAN
en el de ingreso alto).
84
En 2006, el voto se dispersó
entre los candidatos de los tres principales partidos
(
PRI
,
PAN
y
PRD
).
En efecto, la encuesta de salida del diario
Reforma
para las elecciones presidenciales de 2006
85
mostró
en aquel momento una importante dispersión del
voto en cuatro de los cinco grupos de ingreso (cuadro
8). En el de menores ingresos (
I
), el voto se dispersó
entre los tres candidatos (Felipe Calderón Hinojosa,
Roberto Madrazo Pintado y Andrés Manuel López
Obrador) de manera bastante equilibrada (31-30-
34, respectivamente). En los tres grupos de ingreso
siguientes (
II
,
III
,
IV
), si bien el voto permaneció
altamente disperso se puedo apreciar una ligera
concentración (sobre todo en los grupos
II
y
IV
) en
torno a uno de los candidatos. En el
II
, López obtuvo
siete puntos porcentuales más que Calderón y en el
IV
, este mismo logró siete puntos más que el primero.
Sólo el grupo con mayores ingresos (
V
) mostró una
concentración más clara (50% de los votos) en uno
de los candidatos.
Esta últ ima encuesta pareció dibujar una tenden-
cia –poco clara entonces pero real después– de las
preferencias electorales en función a la pertenencia
a diferentes estratos de ingreso.
86
Así, aunque dis-
persaron su voto en los tres partidos (o en dos de
ellos), los electores de los tres grupos con menores
ingresos (
I
,
II
,
III
) se inclinaron mayoritariamente
por el candidato del
PRD
, mientras que los dos gru-
pos con ingresos más altos (
IV
,
V
) lo hicieron por el
candidato del
PAN
.
Cuadro 8
Elección presidencial de 2006
Voto por los candidatos de
PAN
,
PRI
y
PRD
según ingreso
(porcentaje del grupo de ingreso
a
)
Ingreso (pesos de 2006)
Calderón (
PAN
)
Madrazo (
PRI
)
López (
PRD
)
(I) Menos de $2000
31
30
34
(II) $2000 a $3999
32
24
39
(III) $4000 a $6499
36
21
37
(IV) $6500 a $9199
43
16
36
(V) $9200 y más
50
14
30
a
Los porcentajes restantes se reparten entre los otros dos candidatos.
Fuente: Encuesta Nacional de Salida del diario
Reforma
, México, lunes 3 de julio de 2006.
84
Sondeo nacional del diario
Reforma
, México lunes 22 de agosto de 1994, p. 20 A.
85
Reforma
, México, lunes 3 de julio de 2006, p. 14.
86
Tendencia ya presente, por cierto, aunque de manera aún más sutil, en encuestas anteriores. En 1994, por ejemplo, Cuauhtémoc Cárdenas
Solórzano obtuvo dos veces más votos en el grupo de ingresos “bajo” que en el “alto” (16% y 8%, respectivamente) (
Reforma
, México, 22 de
agostos de 1994, p. 20 A).
La encuesta mostró también que la preferencia por
el candidato del
PAN
creció en el mismo sentido que
los ingresos (de 31% en el estrato I subió a 36% en
el
III
, 43% en el
IV
y 50% en el
V
), mientras que la
preferencia por el candidato del
PRD
disminuyó a
medida que aumentó el ingreso (de 39% en el estrato
II
baja a 37% en el
III
, 36% en el
IV
y 30% en el
V
). De
confirmarse esta tendencia, estaríamos en México
Sociedad y Política
151
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
ante un fenómeno
inverso
al de ciertas sociedades
en donde los electorados y las bases sociales de
los distintos partidos tienden a ser cada vez más
parecidos.
87
El cambio en los valores
¿Se está presenciando en México el desarrollo de
un amplio “componente” de “centro”, que comparte
valores y actitudes comunes como, por ejemplo, el
“individualismo” o, en materia económica, una ad-
hesión a los principios del liberalismo económico?
88
El periodista francés Olivier Duhamel caracterizaba,
en 1985, a los electores franceses como “socialmente
socialistas” pero “económicamente liberales”, en-
tendiendo por ello que, si bien seguían mostrando
un fuerte apego a las instituciones de la seguridad
social, favorecían cada vez más el retiro del Esta-
do de la economía y las políticas económicas de
corte liberal.
89
¿Es el elector mexicano promedio,
parafraseando a Duhamel, “sociológicamente” de
“izquierda” (es decir, por su posición social), pero
“económicamente liberal”?
Las encuestas realizadas por Latinobarómetro
han buscado conocer las actitudes de los ciudadanos
de los países latinoamericanos hacia la democracia,
pero también con respecto a la libre empresa, la
intervención del Estado en la economía y las priva-
tizaciones, entre otras temáticas. De acuerdo con
estas encuestas, la mayoría de los mexicanos se
muestra favorable a la economía de mercado y a la
empresa privada. Así, en el 2010, el 56% consideraba
que la economía de mercado era “el único sistema
con el que [un] país puede llegar a ser desarrollado”,
mientras que un 68% estimaba que la empresa pri-
vada era indispensable para el desarrollo del país.
90
Los resultados se tornaron un tanto más ambiguos
cuando se pidió evaluar los efectos de la economía
de mercado. En 2005, sólo el 23% de los ciudadanos
encuestados en México (dos de cada diez mexicanos)
y el 27% de los ciudadanos de América Latina ma-
nifestaron estar satisfechos con el funcionamiento
de la economía de mercado.
91
¿Este respaldo mayor itar io a la economía de mer-
cado y a la empresa privada significan un respaldo
al liberalismo económico? En 2004, Latinobarómetro
quiso medir el grado de “estatismo” y de “capacidad
emprendedora individual que tienen las sociedades”
latinoamericanas, usando una escala en la que 1
reflejaba una sociedad plenamente emprendedora
y 10 una sociedad totalmente estatista. Encontró
que “11 sociedades eligen posiciones más bien es-
tatistas” (con posiciones que oscilan entre 5 y 6) y
7 posiciones más “emprendedoras” (con posiciones
entre 4.4 y 4.9). México, con un puntaje de 4.9 sería,
de acuerdo con esta medición, menos estatista que
Uruguay (6), Argent ina (5.9), Chile (5.5) y Brasil (5.3)
y más estatista que Venezuela (4.4). La conclusión de
la
ONG
chilena es que “la región en general espera que
el Estado le solucione sus problemas y cree menos en
cada cual para emprender la solución”.
92
En realidad,
la formulación de la pregunta
93
y el hecho de que sólo
se haya realizado una vez (en 2004) dificultaron la
interpretación de las respuestas.
87
M. Kesselman,
op. cit
., p. 169.
88
Según expresiones de J. Lanzaro,
op. cit
.
89
Vid
. Oliver Duhamel,
Liberales-socialistas-conservadores: evoluciones ideológicas de los franceses
, Montrouge,
SOFRES
, 1985. N.E. A simismo,
M. Kesselman,
op. cit.
, p. 70.
90
Latinobarómetro,
Informe 2010
, Santiago de Chile, Corporación Latinobarómetro, 2010, pp. 104-105.
91
Latinobarómetro,
Informe 2005
, Santiago de Chile, Corporación Latinobarómetro, 2005, p. 63.
92
Latinobarómetro,
Informe 2004
, Santiago de Chile, Corporación Latinobarómetro, 2004, p. 16.
93
“Con una escala de 1 a 10, donde 1 es cada cual se debe hacer cargo de su propio bienestar y 10 es el gobierno debe asumir la respons-
abilidad de la gente. ¿Dónde se ubica Ud.”? Resulta significativo que la mayoría de las respuestas oscilen entre 4.4 y 6, es decir, que no haya
posiciones
extremas
.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
152
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Si se observa el nivel de apoyo a la privatización
de empresas públicas –uno de los elementos más
visibles del modelo económico seguido desde 1982–,
se advierte que éste nunca ha sido significativo (ni
en México ni en la región) y que ha bajado fuerte-
mente en los últimos años. Una encuesta levantada
en 1994 mostraba que la política de privatización
era apoyada en México por el 39% de los encuesta-
dos, sumando los que estaban “de acuerdo” (29%)
y los que decían estar “de acuerdo en parte” (10%),
mientras que un 48% la rechazaba.
94
De acuerdo con
Latinobarómetro, el porcentaje de ciudadanos mexi-
canos que consideraban que la privatización había
sido benéfica para el país pasó de un 50% en 1998
(año en que se empezó a hacerse la pregunta) a un
28% en 2002, subiendo ligeramente desde entonces
hasta alcanzar un 41% en 2010.
95
Los mexicanos rechazaron también la apertura del
sector energético como lo demuestra una encuesta
del Centro de Investigación y Docencia Económica
(
CIDE
). El 76% de los encuestados dijo oponerse a la
inversión extranjera en la industria petrolera, el 70%
en el sector del gas, dos de cada tres en el eléctrico y
más de la mitad se opuso a la presencia de capitales
foráneos en bonos gubernamentales, en infraestructu-
ra de transportes, en telecomunicaciones y en medios
de comunicación.
96
Con estos números, es claro que aún se está lejos
de tener en México un ‘consenso’ en torno a la política
económica promovida por los gobiernos mexicanos
desde 1982. Las encuestas que ordenan los resultados
por grupos de ingreso (entre otras variables) muestran,
además, importantes diferencias en las actitudes de los
diferentes estratos. El apoyo a la firma del Tratado de
Libre Comercio (
TLC
) en 1994 a nivel nacional (de 60%)
permitió, por ejemplo, apreciar un apoyo más amplio
en los grupos con mayores ingresos (de 70% en el de 3
a 5 salarios mínimos y de 75% en el de más de 5 salarios
mínimo) que en el grupo con ingresos más bajos (de
sólo 42%) (cuadro 9). Si no se toma en cuenta a los que
manifestaron su apoyo sólo “en parte”, el porcentaje
de los que apoyaron la firma del
TLC
fue, en este grupo,
igual al porcentaje de los que la rechazaron (35%).
97
94
Ulises Beltrán,
Los valores de los mexicanos de los 90
, México,
UNAM
,
IIS
, 1994, p. 28.
95
Latinobarómetro,
Informe 2010… op. cit.,
p. 107. Otras encuestas confirman la tendencia a la baja del apoyo a la política de privatización.
Dos encuestas del Banco Mundial, por ejemplo, levantadas en 1998 y en 2004, mostraron que el apoyo cayó de 55% a 25% en seis años.
Vid
., Carlos
Fernández Vega, “Por
percepción equivocada
, mexicanos rechazan la privatización”, en
La Jornada
, México, jueves 1° de septiembre de 2005.
96
Guadalupe González y Susan Minushkin (co-eds.),
México y el mundo 2006: opinión pública y política exterior en México
, México,
CIDE
,
COMEXI
, 2006, pp. 54 y ss.; José Antonio Román, “Los mexicanos apoyan el libre comercio pero rechazan abrir el sector energético”, en
La
Jornada
, México, martes 7 de noviembre de 2006, sección economía.
97
U. Beltrán,
op. cit.
, p. 153.
Cuadro 9
Apoyo al Tratado de Libre Comercio
(por grupos de ingreso)
Ingreso
Apoya
Rechaza
No sabe
0-1 s.m
a
.
42
35
24
1-3 s.m.
60
25
16
3-5 s.m.
70
19
11
5+ s.m.
75
19
6
a
s.m. = salario mínimo.
Fuente: elaboración propia a partir de Ulises Beltrán,
Los valores de los mexicanos de los 90
, México,
UNAM
,
IIS
,
1994.
Sociedad y Política
153
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Este último fenómeno aparece con una claridad aún
mayor en la actitud ante las privatizaciones. Así,
en 1994, este tipo de políticas (respaldada, a nivel
nacional, por el 39% de los encuestados y rechazada
por el 48%) era apoyada por el 58% de los encuesta-
dos per tenecientes al grupo con mayores ingresos (5
salarios mínimos o más), pero sólo por 21% de los en-
cuestados pertenecientes al grupo con ingresos más
bajos (menos de un salario mínimo) (cuadro 10). Las
cifras del cuadro 11 también permiten apreciar con
claridad que el apoyo a la política de privatización
creció conforme aumentó el ingreso, mientras que
el rechazo siguió el patrón opuesto.
98
Se observa que no sólo no hay un ‘consenso’ en torno
a la política económica de corte liberal, sino que la
sociedad parece estar fuertemente dividida en torno
a cuestiones como el libre comercio y las privatiza-
ciones. La encuesta del
CIDE
mencionada párrafos
arriba, pone en evidencia una división más: una
entre las élites y la población en general. En efecto,
mientras que una amplia mayoría de la población
manifiesta, como ya se ha visto, su rechazo a la ap-
Cuadro 10
Apoyo a la política de privatización (por grupos de ingreso)
Ingreso
Apoya
Rechaza
No sabe
0-1 s.m
a
.
21
58
21
1-3 s.m.
37
51
13
3-5 s.m.
51
43
7
5+ s.m.
58
35
7
a
s.m. = salario mínimo
Fuente: elaboración propia a partir de
idem
.
ertura del sector energético a la inversión extranjera,
las élites (“personas en posiciones de mando en la
burocracia, la política, el sector empresarial, los me-
dios de comunicación, la academia, organizaciones no
gubernamentales y [personas] con responsabilidades
profesionales internacionales”), “sostienen posi-
ciones opuestas [a la de los encuestados] y favorecen
la inversión extranjera en todos esos sectores”.
99
Conclusiones
No es posible negar la importancia de algunos de los
cambios experimentados por la sociedad mexicana en
las últ imas cinco décadas. En el per iodo 1950-1980 hu-
bo, sin duda, un crecimiento importante de las clases
medias, acompañada de un declive no menos signi-
ficativo de las clases “bajas”, cuyo predominio era,
todavía en 1950, abrumador. Sin embargo, México está
aún muy lejos de una configuración social parecida
a la que presentan los países más desarrollados. En
1980, de acuerdo con algunas estimaciones, estas
98
J. A. Román,
op. cit
.; G. González y S. Minushkin,
op. cit
.
99
J. A. Román,
op. cit.
Además de la encuesta propiamente dicha, el
CIDE
realizó entrevistas con 250 personas “en posiciones de mando”.
clases aún representaban un poco más del doble de
las clases medias,y diversos indicadores apuntan, en
el per iodo poster ior a 1980, no hacia una cont inuación
de la tendencia del periodo anterior, sino hacia una
reversión del proceso.
Algunos de los factores que hicieron posible el
desarrollo de las clases medias, como altas tasas de
crecimiento económico y el incremento de los salarios
reales, han desaparecido durante el periodo posterior
a 1980. La evolución de la distribución del ingreso
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
154
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
–cuya desconcentración entre finales de los sesenta
y principios de los ochenta favoreció sobre todo a los
estratos medios–, muestra, desde entonces, una ten-
dencia a la concentración que afecta principalmente a
los sectores medios y medios altos y, en menor medida,
a los bajos. De modo que si, hacia 1980, la estructura
social mexicana estaba lejos de estar dominada por las
clases medias, esto parece ser más cierto hoy en día.
Este último desarrollo no ha impedido el declive
de la clase obrera, mismo que obedece menos a una
reducción numérica que a importantes cambios,
entre los que destacan, el desplazamiento de la an-
tigua clase obrera por los nuevos trabajadores de las
maquilas; una caída importante, desde 1984, de la
tasa de sindicalización (que, en la manufactura, ha
afectado principalmente a los sectores tradicional-
mente sindicalizados); el debilitamiento del sindi-
calismo oficialista y la ausencia, por el momento, de
una alternativa real de recambio a este último.
Si bien el sindicalismo corporativo ha perdido
poder de negociación y ha sufrido, desde la década de
1990, numerosas escisiones, el “nuevo sindicalismo”
no ha logrado, en efecto, constituirse como alterna-
tiva. En primer lugar, tras un rápido ascenso en los
noventa, no ha tenido, desde entonces, nuevas adhe-
siones importantes. Pero, sobre todo, su implantación
en sec tores dinámicos de la economía (inser tos exito-
samente en el proceso de globalización), así como un
discurso ambiguo ante el modelo económico seguido
desde 1982 y ante el modelo de sindicalismo que
éste promueve, hacen difícil que pueda apelar a los
trabajadores de los sectores que han sido golpeados
por el cambio de modelo y, con mayor razón, a los
trabajadores informales y a los desempleados.
Con todo, la influencia que podría haber tenido
este debilitamiento sobre los partidos políticos mexi-
canos no debe ser sobreestimada. En el caso del
PRI
,
único partido mexicano que cuenta con una base obre-
ra importante, el debilitamiento aparece más como
una consecuencia del cambio ideológico en el partido
que como un factor que pudiera contribuir a explicar
este cambio. En el caso del
PRD
, se trata de un partido
que (a diferencia, por ejemplo, del Partido del Trabajo
brasileño) no tuvo al momento de su surgimiento una
relación estrecha con el mundo sindical.
Los cambios en el empresariado mexicano, en
cambio, sí pueden haber influido sobre los partidos
políticos, particularmente sobre aquéllos que han go-
zado tradicionalmente del apoyo de los empresarios. El
cambio en el modelo de representación que imperaba
hasta los años 70, a la vez que fortaleció la indepen-
dencia de las organizaciones patronales, parece ha-
ber acrecentado notablemente la fuerza estructural
del gran empresariado, sobrerrepresentado en las
organizaciones que sostienen la interlocución con el
gobierno (
C
oparmex,
CCE
). Por otro lado, la creciente
participación política de los empresarios (grandes y
pequeños) parece haber otorgado a los grandes empre-
sarios una influencia cada vez más determinante sobre
las políticas públicas.
La falta de correspondencia entre identidad so-
cial e ident idad par t idar ia, que parece carac ter izar a
las sociedades latinoamericanas, podría representar
otro incentivo para la convergencia de los partidos,
al propiciar electorados muy similares. Sin embargo,
a pesar de la fuerte ‘dispersión’ del voto de los di-
ferentes grupos sociales en México (síntoma de una
débil relación entre identidad social e identidad par-
t idar ia), se t iene una creciente estruc turación de las
preferencias electorales en función del origen social
de los electores, fenómeno que, de confirmarse, iría
en el sentido opuesto a las tendencias observadas
en las sociedades más desarrolladas, en las que el
‘voto de clase’ ha caído fuertemente.
L a evoluc ión de los ‘valores’ y de las ac t itudes de los
mexicanos tampoco parece apuntar hacia un crecien-
te ‘consenso’ en torno a valores liberales, en particu-
lar con respecto a las políticas económicas de corte
liberal (o neoliberal). Si bien una amplia mayoría se
muestra favorable a la economía de mercado y a la
empresa privada, los mexicanos no apoyan la política
de privatización de empresas estatales, la cual cons-
tituye sin duda uno de los elementos más ‘visibles’
del nuevo modelo económico.
Sociedad y Política
155
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Existen, además, en este último tema (y en otros
de índole política y económica) importantes dife-
rencias entre los diferentes grupos sociales que las
encuestas que miden la opinión pública no pueden
reflejar. Así, las privatizaciones son rechazadas en
mucho mayor medida por los grupos de bajo ingreso
que por los grupos de ingreso medio y alto. Parece
haber, por otro lado, en temas como la apertura
del sector energético a la inversión extranjera, una
fuerte división entre las élites y la mayoría de la
población, la cual sugiere que, en el caso mexicano,
la convergencia podría estar más en las primeras que
en el conjunto de la sociedad.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
156
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Siglas y acrónimos utilizados
Canacintra: Cámara Nacional de la Industria de la Transformación.
CCE
: Consejo Coordinador Empresarial.
CIPM
: Coordinadora Intersindical Primero de Mayo.
CMHN
: Consejo Mexicano de Hombres de Negocio.
Concamin: Confederación de Cámaras Industriales.
Concanaco: Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio.
Coparmex: Confederación Patronal de la República Mexicana.
CT
: Congreso del Trabajo.
FEDESSP
: Federación Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos.
FESEBS
: Federación de Sindicatos de Bienes y Servicios.
FSTSE
: Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado.
INEGI
: Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.
PAN
: Partido Acción Nacional.
PEA
: Población económicamente activa.
PRD
: Partido de la Revolución Democrática.
PRI
: Partido Revolucionario Institucional.
SNTE
: Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.
SNTSS
: Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social.
STRM
: Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana.
STUNAM
: Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México.
UNT
: Unión Nacional de Trabajadores.
Sociedad y Política
157
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Bibliografía
Alianza por México,
Con México a la victoria.
Programa de gobierno, 2000-2006
,
México, Alianza por México
,
2000, 134 pp.
Beltrán, Ulises,
Los valores de los mexicanos de los 90
, México, Universidad Nacional Autónoma de México
(
UNAM
), Instituto de Investigaciones Sociales, 1994, s.p.
Bensusán, Graciela y Arturo Alcalde, “Estructura sindical y agremiación”, en Graciela Bensusán y Teresa
Rendón (coords.),
Trabajo y trabajadores en el México contemporáneo
, México, Porrúa, 2000, 221 pp.
Boltvinik, Julio y Enrique Hernández Laos,
Pobreza y distribución del ingreso en México
, México, Siglo
Veintiuno Editores, 1999, 354 pp.
Bortz, Jeffrey, “Política salarial en México: evolución de los salarios mínimos desde la posguerra hasta
la crisis económica actual”, en James Wilkie y Jesús Reyes Heroles (coords.),
Industria y trabajo en
México
, México, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco, 1990, 332 pp.
González, Guadalupe y Susan Minushkin (coeds.),
México y el mundo 2006: opinión pública y política exte-
rior en México
, México, Centro de Investigación y Docencia Económica/Consejo Mexicano de Asuntos
Internacionales, 2006, 74 pp.
De la Torre, Rodolfo,
La distribución factorial del ingreso en el nuevo modelo económico en México
, Santiago
de Chile, Comisión Económica para América Latina, 2000, 79 pp. (Serie Reformas Económicas, 58).
Fox Piven, Francis, “The Decline of Labor Parties: an Overview”, en Francis Fox Piven (ed.),
Labor Parties
in Post-Industrial Societies
, Oxford, Oxford University Press, 1992, 304 pp.
Granato, Stephanie y Aída Mostkoff, “The Class Structure of Mexico, 1895-1980”, en James W. Wilkie (ed.),
Society and Economy in Mexico
, Los Angeles, Universidad de California en Los Angeles, American Center
Publications,1990, 163 pp.
Hermanson, Jeff y Enrique de la Garza Toledo, “El corporativismo y las nuevas luchas en las maquilas de
México”, en Enrique de la Garza Toledo (coord.),
Sindicatos y nuevos movimientos sociales en América
Latina
, Buenos Aires, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2005, 213 pp.
Hernández Laos, Enrique y Jorge Velázquez Roa,
Globalización, desigualdad y pobreza: lecciones de la ex-
periencia mexicana
, México, Plaza y Valdés, 2003, 217 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Anuario Estadístico de los Estados Unidos
Mexicanos 2006
, México,
INEGI
, 2007, 756 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Anuario Estadístico de los Estados Unidos
Mexicanos 2009
, México,
INEGI
, 2010, 534 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Empleo
1997
, México,
INEGI
/Secretaría de Trabajo y Previsión Social, 1998, 408 pp.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
158
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Empleo
2004
, México,
INEGI
/Secretaría de Trabajo y Previsión Social, 2005, 232 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los
Hogares 2002
, México,
INEGI
, 2003, 516 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los
Hogares 2004
, México,
INEGI
, 2005, 508 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los
Hogares 2006
, México,
INEGI
, 2007, s.p.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los
Hogares 2008
, México,
INEGI
, 2009, 72 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo
2005.
Una nueva encuesta para México.
ENOE
, México,
INEGI
, 2006, 81 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.
ENOE
2006
,
INEGI
/Secretaría de Trabajo y Previsión Social, 2007, 256 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.
ENOE
2007
,
INEGI
/Secretaría de Trabajo y Previsión Social, 2007, 282 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.
ENOE
2009
,
INEGI
/Secretaría de Trabajo y Previsión Social, 2010, 317 pp.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.
ENOE
2010
,
INEGI
/Secretaría de Trabajo y Previsión Social, 2011, 306 pp.
Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática,
Estadísticas históricas de México 2009
, México,
INEGI
, 2010, 2 tomos (Colección Memoria).
Kesselman, Mark, “La nouvelle cuisine en politique. La fin de l’exceptionnalité française”, en Yves Mény
(coord.),
Idéologies, partis politiques et groupes sociaux
, París, Presses de la Fondation Nationale de
Sciences Politiques, 1989, 416 pp.
Lara Rangel, Salvador, “El impacto económico de la crisis sobre las clases medias”, en Soledad Loaeza y
Claudio Stern (coords.)
, Las clases medias en la coyuntura actual
.
Seminario llevado a cabo en el Centro
Tepoztlán, A.C.,
Tepoztlán, Mor., 26 de septiembre de 1987, México, El Colegio de México, Centro de
Estudios Sociológicos, 1990, 113 pp. (Cuadernos del
CES
, 33).
Latinobarómetro,
Informe 2004
, Santiago de Chile, Corporación Latinobarómetro, 2004, 60 pp.
Latinobarómetro
, Informe 2005
, Santiago de Chile, Corporación Latinobarómetro, 2005, 80 pp.
Latinobarómetro,
Informe 2010
, Santiago de Chile, Corporación Latinobarómetro, 2010, 126 pp.
Lipset, Seymour Martin,
El hombre político. Las bases sociales de la política
, Madrid, Tecnos, 1987, 463 pp.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
159
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Organización Internacional del Trabajo,
Panorama Laboral 2001. América Latina y el Caribe
, Lima, Oficina
Regional para América Latina y el Caribe, 2001, 75 pp.
Organización Internacional del Trabajo,
Panorama Laboral 2010. América Latina y el Caribe
, Lima, Oficina
Regional para América Latina y el Caribe, 2010, 145 pp.
Ortega, Max, y Ana Alicia Solís de Alba,
Estado, crisis y reorganización sindical
, México, Itaca, 1999, 169 pp.
Partido Socialista Francés,
Un nouvel horizon pour la France et le socialismo: texte proposé par le Comité
directeur aux militants du Parti socialiste: Congrés extraordinaire sur le projet, Arche de la Défense, 13,
14 et 15 décembre 1991
, París,
PSF
, 1991, 132 pp.
Prud’homme, Jean François, “¿A poco tenían programas? Plataformas electorales en las elecciones de
2000”, en Luis Salazar (coord.),
México 2000: alternancia y transición a la democracia
, México, Cal y
Arena, 2001, 499 pp.
Roberts, Kenneth, “El sistema de partidos y la transformación de la representación política en la era
neoliberal latinoamericana”, en Marcelo Cavarozzi (coord.),
El asedio a la política: los partidos políticos
en la era neoliberal
, Buenos Aires, Homo Sapiens Ediciones/Konrad Adenauer Stiftung, 2001, 511 pp.
Stern, Claudio, “Notas para la delimitación de las clases medias en México”, en Soledad Loaeza y Claudio
Stern (coords.),
Las clases medias en la coyuntura actual
.
Seminario llevado a cabo en el Centro Tepozt-
lán, A.C.,
Tepoztlán, Mor., 26 de septiembre de 1987, México, El Colegio de México, Centro de Estudios
Sociológicos, 1990, 113 pp. (Cuadernos del
CES
, 33).
Valdés Ugalde, “De la nacionalización de la banca a la reforma del Estado: los empresarios y el nuevo
orden”, en María Lorena Cook, Kevin Middlebrook y Juan Molinar Horcasitas (eds.),
Las dimensiones
políticas de la reestructuración económica
, México, Cal y Arena, 1996, 514 pp.
Valle Baeza, Alejandro y Gloria Martínez González,
Los salarios de la crisis
, México,
UNAM
, Facultad de
Economía/
La Jornada Ediciones
, 1996, 122 pp.
Zapata, Francisco, “Mexican Labor in a Context of Political, Social and Economic Change”, en Laura Randall
(ed.),
Changing Structure of Mexico. Political, Social and Economic Prospects
, Nueva York, M. E. Sharpe,
2006, 547 pp.
Hemerografía
Bizberg, Ilán, “El sindicalismo en el fin de régimen”, en
Foro Internacional
, vol. 43, núm. 171, enero-marzo
de 2003, pp. 228-229.
Fernández Vega, Carlos, “Por
percepción equivocada
, mexicanos rechazan la privatización”,
La Jornada
,
México, jueves 1° de septiembre de 2005.
Jackman, Robert, “Elections and the Democratic Class Struggle”, en
World Politics
, vol. 39, núm.1, octubre
de 1986, pp. 123-146.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
160
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales,
Universidad Nacional Autónoma de México
Año LVII, núm. 215, mayo-agosto de 2012, pp. 133-160, ISSN-0185-1918
Lanzaro, Jorge, “La tercera ola de las izquierdas. Entre el populismo y la socialdemocracia”, en
Revista
Encuentros Latinoamericanos. Otra América está en marcha
, Dossier, “Siglo
XXI
, el lugar de la izquierda
en América Latina”, 2008, pp. 20-57.
Lipset, Seymour Martin, “No Third Way: A Comparative Perspective on the Left”, en
Estudios/Working
Papers
, núm. 16, abril de 1991, pp. 1-82.
Medina Nuñez, Ignacio, “Sindicalismo mexicano en transición”, en
Revista Universidad de Guadalajara
,
núm. 21, invierno 2000-2001, pp. 53-60.
Mizrahi, Yemile, “La nueva relación entre los empresarios y el gobierno: el surgimiento de los empresarios
panistas”, en
Estudios Sociológicos
, vol. 14, núm. 41, 1996, pp. 493-515.
Partido de la Revolución Democrática, “Línea política”, documento del
VI
Congreso Nacional del
PRD
, llevado
a cabo en Zacatecas del 24 al 28 de abril de 2001, 29 pp.
Ramos, Jorge y Juan Cervantes, “
AMLO
ofrece atender las exigencias de globalización”, en
El Universal
,
México, viernes 20 de enero de 2006.
Reforma
, México lunes 22 de agosto de 1994.
Reforma
, México, lunes 3 de julio de 2006.
Román, José Antonio, “Los mexicanos apoyan el libre comercio pero rechazan abrir el sector energético”,
en
La Jornada
, México, martes 7 de noviembre de 2006.
Ross Schneider, Ben, “Why is Mexican Business so Organized?”, en
Latin American Research Review
, vol.
37, núm. 1, 2002, pp. 77-118.
Winters, Jeffrey, “Power and the Control of Capital”, en
World Politics
, vol. 46, núm. 3, abril de 1994, pp.
419-452.
Zúñiga, Juan Antonio, “
Propone Cárdenas terminar la política de
castigo
a los salarios”,
en
La Jornada
,
México, miércoles 12 de enero de 2000.
Mesografía
Comisión Nacional de Salarios Mínimos, “Evolución del salario mínimo real”, en http://conasami.gob.mx/
pdf/salario_minimo/sal_min_real.pdf
La Botz, Dan, “Mexico’s Labor Movement in Transition”, en
Monthly Review. An Independent Socialist
Magazine
, vol. 57, núm. 2, junio de 2005, en http://monthlyreview.org/2005/06/01/mexicos-labor-
movement-in-transition
Moreno, Alejandro, “La sociedad mexicana y el cambio”, en
Este País. Tendencias y opiniones
, núm. 133,
abril de 2002, en http://estepais.com/site/?p=20228
logo_pie_uaemex.mx