Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
R
ESEÑA
:
C
AMPO
SOCIAL
,
VIDA
Y
SER
TRANSNACIONAL
241
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
*
Licenciada en Sociología por la Universidad de Buenos Aires; Maestra en Ciencias Políticas por la Universidad
Hebrea de Jerusalén y Doctorante del Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Na-
cional Autónoma de México, (México). Trabajó como investigadora en varios centros de investigación en Israel y
fue miembro del Departamento de Sociología y Ciencias Políticas de la Universidad Abierta de Israel. Entre sus
publicaciones destacan:
Urban Creativity: Effective Management and Democratic Openness
(2010),
On the relation
between Knowledge and Policy: Israeli Tink ±anks and Te public policy environment
(2004) y
Contemporary Local
Government
 (2003). Correo electrónico: perzen18@gmail.com
1
Los ‘transmigrantes’ son inmigrantes cuyas vidas cotidianas dependen de múltiples y continuas interconexiones a
través de límites internacionales y cuyas identidades están configuradas en relación a más de un Estado Nación. Glick
Shiller; Basch y Szanton Blanc (1995).
Campo social, vida y ser transnacional:
una revisión contemporánea de los estudios transnacionales
Social Field, Life and Being Transnational:
A Contemporary Review of Transnational Studies
Perla Aizencang
*
L
as migraciones a través de las fronteras
han existido desde épocas milenarias.
Sin embargo, los patrones de migración
han cambiado a lo largo de la historia. La
modernización y el abaratamiento de los
medios de transporte como así también el
surgimiento de nuevas tecnologías de co-
municación (teléfonos, fax, internet, correo
electrónico, videoconferencias) han permitido
que los migrantes de las últimas décadas se
conviertan en migrantes transnacionales
o “transmigrantes”
1
pudiendo mantener
conexiones, actividades e incluso residencia
simultánea en más de un sitio del globo.
A raíz de los cambios producidos por el
fenómeno de la globalización plasmados en los
diferentes ámbitos –la economía, la política, la
cultura y la sociedad– y los cambios específicos
acaecidos en los patrones de movilidad, surge
desde fines de los años 80 y comienzos de la
década del 90 una nueva perspectiva en las
ciencias sociales que tiene por objeto analizar
estos fenómenos partiendo de un lente analítico
diferente. Aunque no constituye un cuerpo
teórico único, la perspectiva transnacional en
los estudios migratorios presenta una batería
conceptual que intenta dar cuenta de esta
nueva forma de vivir transnacional.
El presente ensayo brinda un paneo des-
criptivo y amplio que alude al lugar o el ámbito
en el cual se plasma lo transnacional, el ser
transnacional y la vida transnacional. ¿Dónde
se vislumbran las conexiones transnacionales,
las prácticas, los vínculos, las interrelaciones
P
ERLA
A
IZENCANG
242
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
entre los individuos? ¿En qué lugar se produ-
cen los encuentros sociales? Desde distintas
perspectivas, un grupo nutrido de autores han
sugerido propuestas analítico-conceptuales
diversas para dar cuenta de la variedad de
ámbitos de encuentro vigentes en la dimen-
sión transnacional. Nina Glick Schiller, Peggy
Levitt, Sarah Mahler y José Itzigsohn, entre
otros, proponen el concepto de
campo social
transnacional
; Michael Kearney y sus colegas
norteamericanos, como así también Steven
Vertovec, utilizan el concepto de
‘comunidad
transnacional’
; Luis Guarnizo y Patricia Lan-
dolt, el de
‘formación transnacional’
; Roger
Rouse, el de
‘circuito transnacional’
y Ludger
Pries y Tomas Faist, el concepto de
‘espacio
social transnacional’
.
Los ‘
campos sociales transnacionales’,
en
cierto sentido, fueron propuestos como uni-
dad de análisis fundacional por los primeros
teóricos de la migración transnacional (Glick
Schiller
et al.
, 1992; Glick Schiller, 2005).
Partiendo de las contribuciones de Pierre
Bourdieu y de la Escuela de Manchester,
los autores definen ‘campo social’ como el
conjunto de múltiples redes entrelazadas de
relaciones sociales a través de las cuales se
intercambian de manera desigual, se orga-
nizan y se transforman la ideas, las prácticas
y los recursos. Estos campos son multidi-
mensionales y engloban interactividades
estructuradas de formas, profundidades y
alcances que se diferencian, en la teoría social,
por los términos de organización, institución
y movimiento social (Levitt y Glick Schiller,
2008: 66-67).
Un elemento sustancial en esta visión es
el de las relaciones de poder –las relaciones
de fuerza que estructuran las localizaciones
de los actores– que determinan su papel en el
campo medidos por la correlación de fuerzas
y la posibilidad de poner en juego ciertos
capitales. No obstante, los campos de acción
transnacional consideran (a diferencia del
desarrollo teórico de Bourdieu o de la Escuela
de Manchester) la posibilidad de extenderse a
través de las fronteras estatales y romper con
la idea del concepto de lo social equiparado al
de sociedad como contenedor (Glick Schiller,
2005). De aquí que los límites nacionales no
son necesariamente contiguos con los límites
de los campos sociales (Khagram y Levitt,
2008: 9; Levitt y Glick Schiller, 2008).
Los
‘campos sociales transnacionales’
–definidos como “espacios relacionales”
o entramado de redes– son un punto de
partida conceptual para el estudio de las
relaciones sociales, formaciones y procesos
que se constituyen sin proximidad o lugares
sin vínculo geográfico (Goldring y Landolt,
2009: 124). Más aún, ellos constituyen un
instrumento poderoso que nos permite con-
ceptualizar el conjunto potencial de relaciones
sociales que unen a aquellos que migran
con aquellos que quedan en sus lugares de
origen. Este instrumento nos lleva más allá
de la experiencia directa del migrante, al
interior de campos de interacción en los cuales
los individuos que no migraron mantienen
relaciones sociales a través de las fronteras,
a partir de una amplia gama de medios de
comunicación (Levitt y Glick Schiller, 2008:
286). Esas redes pueden generar vínculos
fuertes o débiles que contactan a la gente que
carece de conexiones directas con aquellos que
no las poseen, pero que reciben in±uencias
R
ESEÑA
:
C
AMPO
SOCIAL
,
VIDA
Y
SER
TRANSNACIONAL
243
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
indirectas de los fujos de ideas, objetos y
remesas colectivas dentro de su campo de
relaciones sociales (Levitt, 1998).
Para Itzigsohn, Dore, Hernández Medina
y Vázquez, el campo social transnacional
se construye a partir de la vida cotidiana
y de las actividades de los migrantes, las
que aFectan todos los aspectos de sus vidas,
desde las oportunidades económicas, hasta
su conducta política y la Formación de su
identidad individual y grupal (Itzigsohn,
Dore Cabral, Hernández Medina y Vázquez
1999: 318). Este ámbito puede ser pensado
en términos de un campo de interacciones
sociales y de intercambios que trascienden los
límites políticos y geográficos de una nación,
pasando a constituir un campo relevante de
acción y de reFerencia para un gran número
de migrantes. Muchos de los miembros
migrantes de una comunidad transnacional
se ven envueltos en intercambios económicos,
algunos de ellos establecen lazos políticos,
otros experimentan ese espacio transnacional
desde lo simbólico como parte de un espacio
de significados compartidos (Itzigsohn
et.
al.,
1999).
Guarnizo y Landolt, proponen el concepto
de
formación social transnacional
como uni-
dad de análisis e investigación. Según ellos, las
Formaciones sociales transnacionales son un
tipo de organización social que rebasa los lími-
tes de los Estados Nación. Esto implica que “la
producción, transFormación y reproducción
de las matrices del poder económico, político,
social y cultural de un país, se realiza dentro
y más allá de sus Fronteras, constituyendo un
espacio dilatado transFronterizo en el que se
expresan relaciones translocales, multilocales
y propiamente transnacionales” (Guarnizo,
2005). Es al interior de la Formación social
transnacional que Guarnizo propone entender
las Formas del vivir transnacional como el
punto Focal para el análisis de prácticas y rela-
ciones. Importante es destacar que el concepto
de ‘Formación social transnacional’ desde
el trabajo de Luis Guarnizo acerca del vivir
transnacional, está sugerido puntualmente
para el ámbito de la actividad económica
(Guarnizo, 2003).
Por su parte, Rouse sugiere el
circuito
migratorio transnacional
como ámbito para
estudiar las dinámicas y conexiones transna-
cionales. Este circuito se constituye a partir
de la circulación de personas, dinero, bienes
e inFormación, así como por los múltiples
lugares de establecimiento de los migrantes,
los cuales se encuentran conectados y llegan
a constituir una sola comunidad extendida a
través de una variedad de sitios (Rouse, 1996:
254). La figura del circuito evoca circulación,
mientras que el concepto de campo como red
de relaciones, refiere a conexión. ±ocalizar el
estudio en un circuito migratorio transna-
cional permite observar también los arreglos
pseudo-institucionales de la negociación
comunitaria y no sólo los nexos individuales
entre personas. Asimismo, Rouse da cuenta de
la importancia de los lugares involucrados y
su significado en la dinámica circular (Rivera
Sánchez, 2007: 31).
El concepto de ‘
comunidad transnacional’
Fue reFerido por varios autores, entre ellos Mi-
chel Kearney y sus colegas en Norteamérica y
Steven Vertovec en Europa. La categoría alude
a diFerentes niveles de análisis, según las inter-
pretaciones de los autores. Por ejemplo, para
P
ERLA
A
IZENCANG
244
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
algunos se refiere a una localidad específica
en la cual las relaciones sociales se expanden
o trascienden por medio de la migración a
través de las fronteras interestatales (Goldring,
1996; Smith, 1998; Levitt, 2011). Para Kearney
la ‘
comunidad transnacional’
es una compleja
articulación de redes sociales (Kearney, 1986).
Este autor recupera el uso de las redes sociales
de Portes y desde allí desarrolla su teoría de
la articulación. Otros autores identifican a
la ‘
comunidad transnacional’
con grupos de
migrantes originarios de una misma región
que desarrollan prácticas transnacionales y se
mueven a través de las fronteras interestatales
o societales (Rivera Sánchez, 2007). La visión
crítica de este concepto sostiene, por su parte,
que las redes de migrantes que vinculan a
personas entre localidades son reducidas a
la dinámica de un sólo campo social que
conecta a las localidades de origen y de destino
en un espacio intersecto, pero en alguna
forma homogéneo, en el cual se visualizan
fundamentalmente relaciones y prácticas
endógenas.
La quinta contribución que nos interesa
presentar es aquella que se estructura en base
al concepto de ‘
espacio social transnacional’,
unidad de análisis propuesta por Ludger
Pries (2001), Fernando Herrera (2005) y
Tomas Faist (2000) que hace referencia a un
espacio nuevo que se genera derivado de la
dinámica de interacción entre los individuos,
en un espacio y tiempo delimitados. Este
espacio no refiere a un ámbito geográfico
con límites claramente establecidos sino a un
espacio social con bordes simbólicos, ±exibles
y móviles. Flujos y redes –entendidos como
tejidos sociales– definen el ‘
espacio social
transnacional’
. Migrantes internacionales,
cuyo curso de migración no es unidireccional
y mayormente experimentan una movilidad
en más de una oportunidad, establecen
relaciones sociales y forman nuevos grupos
en nuevos campos sociales. Las relaciones
sociales que establecen son ‘productivas’ en el
sentido de que producen realidades, espacios.
De aquí que el espacio social transnacional
sea considerado un espacio intersecto, un
producto nuevo.
Siguiendo a Pries, la formación de ‘
es-
pacios sociales transnacionales’
caracteriza
la era de la globalización. La existencia de
estos espacios aparece como precondición y
al mismo tiempo resultado de este proceso.
Nuevas formas de migración transnacional
y el fortalecimiento de la actividad de
empresas transnacionales, son las causas
que explican la formación de estos espacios
(Pries, 2001).
Si bien es cierto que la creación de
‘espacios
sociales transnacionales’
no es un fenómeno
nuevo –ejemplo de ello es la Iglesia Católica,
organización activa internacionalmente que
se ha constituido como una estructura pluri-
local y conjunto de dinámicas de interacción
durante más de dos mil años– este fenómeno
se ha extendido a partir del desarrollo de los
nuevos medios de comunicación (tecnologías
de comunicación innovadoras y económicas
como el teléfono, el fax, Internet) y los avances
de los medios del transporte.
Los
espacios sociales transnacionales
son definidos por Pries como marcos de
referencia plurilocales o multisituados que
estructuran las prácticas cotidianas, las
posiciones sociales, los proyectos laborales
R
ESEÑA
:
C
AMPO
SOCIAL
,
VIDA
Y
SER
TRANSNACIONAL
245
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
y las identidades.
2
Estos marcos de referencia
plurilocales o multisituados son estructurados
por los individuos y al mismo tiempo estructu-
ran sus experiencias de vida.
3
Las dimensiones
propuestas como constitutivas del ‘
espacio
social’
son las prácticas sociales, los sistemas
de símbolos y los artefactos, entendiendo por
ello todo los objetos que son producidos por
el ser humano y por ello entendidos como
productos sociales. Conjuntamente con esta
distinción de las dimensiones constitutivas
de un ‘
espacio social’
denso y duradero, Pries
señala la existencia de por lo menos tres tipos
ideales de espacios sociales relevantes en los
estudios transnacionales: la vida cotidiana,
las organizaciones y las instituciones –
el nivel
micro, meso y macro
– (Pries, 2008).
Siguiendo a Pries, los ‘
espacios sociales
transnacionales’
son dominios, producto de
reconfiguraciones espaciales dibujadas por
redes sociales más allá de los contextos socia-
les delimitados por los Estados Nacionales.
Esto implica que se extienden más allá de las
fronteras, independientemente de la existencia
de fronteras geográficas y políticas entre las
naciones (Pries, 2001).
Para el autor, el ‘
espacio social transnacional
puede ser entendido como una configuración
y relación posicional de elementos. Si bien
esos elementos y la relación entre ellos existen
objetiva e independientemente de cualquier
reFexión subjetiva, sólo en la mirada de los
actores sociales, éste puede constituirse en
un ‘
espacio’
o configuración espacial. Esto
significa que toda mirada y concepto de
espacio, es el resultado de reFexión humana.
Por su parte, Thomas ±aist utiliza el
concepto de ‘espacio’ para hacer referencia
a la dimensión espacial de la vida social (±aist,
2010: 74). Los ‘
espacios sociales transnaciona-
les’
son una combinación de espacios de Fujos
y lugares, es decir, una mixtura de vínculos,
posiciones en redes y organizaciones, así
como redes de organizaciones que cruzan las
fronteras de múltiples Estados Nación. Nexos
e instituciones sociales son sus dimensiones
fundamentales.
4
En la concepción de ±aist,
existen ‘
espacios sociales’
con diferentes grados
de institucionalidad, desde grupos con una
estructura organizacional bien desarrollada
–diásporas, comunidades transnacionales y
grupos religiosos–, hasta los menos institu-
cionalizados –tales como redes de familias,
movimientos sociales y organizaciones no
gubernamentales– (Rivera Sánchez, 2007: 32).
Inspirado en el trabajo de Pries, ±ernando
Herrera se aboca a estudiar las nuevas
configuraciones sociales que surgen de los
2
En trabajos posteriores, Pries utilizará el concepto de espacio ‘societal’ transnacional en lugar de espacio ‘social’
transnacional, indicando que se trata de un término más comprensivo que incluye no sólo lo social, sino lo económico,
cultural y político (Pries, 2008: 20).
3
“(…) dense, stable, pluri-local (multi-sited) and institutionalized frameworks composed of material artifacts, the
social practices of everyday life, as well as systems of symbolic representation that are structured by and structure
human life. (…) It can be understood as pluri-local (multisited) frames of reference which structure everyday
practices, social positions, biographical employment projects, and human identities, and simultaneously exist above
and beyond the social context of national societies” (Pries, 2001: 8).
4
±aist define a las instituciones sociales como espacios que se caracterizan por una alta densidad de vínculos
intersticiales en niveles informales o formales, es decir en niveles institucionales. (Levitt y Glick Schilller, 2008: 64).
P
ERLA
A
IZENCANG
246
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
procesos migratorios. Al accionar en el marco
de un denso conjunto de redes sociales, la
población migrante crea estos ‘
espacios sociales
transnacionales’
en los cuales se desarrolla una
infraestructura o base material que permite
el constante intercambio de personas, bienes
materiales y simbólicos, en los cuales la
población migrante genera a su vez nuevas
instituciones
sociales de carácter transnacional
y desarrolla formas culturales e identitarias
novedosas, que toman de
aquí
y de
allá
y
combinan de manera creativa los elementos
disponibles para desarrollar formas culturales
que no son ni la mera recreación de lo que ya
se poseía ni la simple adopción de lo que se
encuentra en las nuevas tierras (Herrera Lima,
2005: 12). Por lo tanto, este espacio cuenta
con elementos constitutivos que incluyen una
parte objetiva o material
, una infraestructura
propia; una
parte intersubjetiva
, referida al
mundo de la cultura, las identidades y las
representaciones colectivas; así como un
con-
junto de instituciones sociales
que estructuran
internamente dichos espacios.
5
En cuanto al planteamiento central, lo
que Herrera afirma es que:
1) en los procesos migratorios internacio-
nales actuales, existe un tipo de migración que
es pendular, recurrente y de final indetermi-
nado, que se suma a las formas que han sido
estudiadas tradicionalmente –estacionales o
definitivas– y en las que participa un nuevo
tipo de migrante, el
transmigrante
. Este tipo
de migrante se suma a los migrantes tradicio-
nales, como lo son los migrantes definitivos
(emigrantes/inmigrantes), los ex migrantes
y los migrantes de las diásporas.
6
Este tipo de
migración y de migrante, si bien ya existía en
el pasado de manera marginal o excepcional,
está cobrando una importancia creciente en
los Fujos migratorios contemporáneos;
7
2) ese tipo de migración, cuya importancia
es creciente, tiene como característica desta-
cada su capacidad de ser producto-productor
de espacios sociales de tipo transnacional y
plurilocalizados, dadas sus características
oscilatorias o pendulares, así como su capa-
cidad para desarrollar formaciones sociales
reticulares densas, en las que se desenvuelven
o manifiestan elementos infraestructurales,
institucionales y simbólicos propios. Se trata
de procesos de apropiación, recreación e
innovación sumamente creativos.
8
Sin duda, la conformación de comunidades,
circuitos, campos y espacios transnacionales,
es dinámica. Las relaciones sociales y los
vínculos se establecen continuamente al
mismo tiempo que se enlazan de forma
dinámica otras personas y nuevos lugares.
Es por ello que sólo podemos obtener una
5
Herrera retoma aquí la distinción hecha por Pries (1998) entre elementos objetivos, elementos intersubjetivos y el
conjunto de instituciones como elementos constitutivos del espacio social transnacional (Herrera Lima, 2005: 24-25).
6
Estos tipos de migrantes responden a la tipología desarrollada por Pries (1999: 56-68).
7
Al igual que Pries, Glick Schiller y su equipo se refieren a este tipo de migrante en términos de transmigrante. Ver:
Glick Shiller; Basch y Szanton Blanc (1995).
8
Sin embargo, con ello no se afirma que estos espacios sociales transnacionales sean o tengan que llegar a ser
una realidad dominante a nivel mundial o regional; ni que sean algo totalmente nuevo o exclusivo de los procesos
migratorios, ni tampoco que todo proceso migratorio internacional tenga que desembocar en el surgimiento de este
tipo de espacio (Herrera Lima, 2005: 28).
R
ESEÑA
:
C
AMPO
SOCIAL
,
VIDA
Y
SER
TRANSNACIONAL
247
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
fotografía instantánea del momento a través
de la investigación y referirnos a un análisis
en un punto determinado en el tiempo.
El uso del lente transnacional nos permite
analizar las Fuidas experiencias vividas por
individuos que migran, desafiando nuestras
concepciones previas acerca de la unión entre
lugar geográfico e identidad social. Al mismo
tiempo, nos permite ver las formas a través de
las cuales los migrantes son transformados
por sus prácticas transnacionales y cómo
esas prácticas afectan los lugares de origen
y de asentamiento. De aquí que esta visión o
perspectiva considera la vida laboral, social,
política y cultural, tanto de la población mi-
grante como de familiares, amigos y habitantes
en los lugares llamados de salida y de llegada,
donde tales efectos de la migración son vistos
como procesos enraizados y condicionados
por múltiples estructuras sociales.
A partir de la investigación, el objetivo
es reconceptualizar las fronteras de la vida
social y dar cuenta de cómo los vínculos y
las prácticas de los sujetos contemporáneos
rebasan las fronteras locales, regionales y na-
cionales, dentro de las cuales tradicionalmente
estudiamos las relaciones sociales.
Bibliografía:
±aist, Tomas, (2010) “²ransnationalization
and Development” en Glick Schiller, Nina y
Tomas ±aist,
Migration, Development and
Transnationalization: A Critical Stance
. A
±orum for Social Analysis, vol. 12. Nueva
York, Berhahn Books.
Glick Shiller, Nina; Basch, Linda y Cris-
tina  Szanton Blanc, (1995) “±rom
Immigrant to ²ransmigrant: Teorizing
²ransnational Migration” en
Anthropo-
logical Quarterly.
Vol. 68, núm. 1. Enero,
pp. 48-63.
Goldring, Luin y Patricia Landolt, (2009) “Re-
formulación de las unidades, identidades,
temporalidad, cultura y contextos: re-
flexiones sobre la investigación de los
movimientos migratorios” en Liliana
Rivera Sánchez y ±ernando Lozano
Asencio (eds.), 
Encuentros disciplinarios
y debates metodológicos: La práctica de
la investigación sobre migraciones y mo-
vilidades.
México, Miguel Ángel Porrúa,
³´µ¶-U·¸¶, pp. 125-161.
Guarnizo, Luis Eduardo, (2003) “²he
Economics of ²ransnational Living” en
International Migration Review
. Vol 37,
núm. 3, pp. 666-699.
Herrera Lima, ±ernando, (2005)
Vidas
itinerantes en un espacio laboral transna-
cional
. México, ¹niversidad Autónoma
Metropolitana.
Itzigsohn, José; Dore Cabral, Carlos;
Hernández Medina, Esther y Obed
Vázquez, (1999) “Mapping Dominican
²ransnationalism: Narrow and Broad
P
ERLA
A
IZENCANG
248
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LVIII, núm. 219
septiembre-diciembre de 2013
pp. 241-248
ISSN-0185-1918
Transnational Practices” en
Ethnic and
Racial Studies
. Vol. 22, núm. 2, marzo.
Kearney, Michael, (1986) “From the Invisible
Hand to Visible Feet: Anthropological
Studies of Migration and Development”
en
Annual Review of Anthropology
. Vol.
15, pp. 331-361.
Khagram, Sanjeev y Peggy Levitt, (2008)
“Contructing Transnational Studies” en
Sanjeev Khagram y Peggy Levitt,
The
Transnational Studies Reader
. Nueva York,
Routledge.
Levitt, Peggy, (1998) “Social Remittances:
A local-level, Migration Driven form
of Cultural Diffusion” en
International
Migration Review
. Vol. 32, núm. 4, pp.
926-949.
Levitt, Peggy y Glick Schiller, Nina, (2008)
“Conceptualizing Simultaneity: A
Transnational Social Field Perspective
on Society” en Sanjeev Khagram y Peggy
Levitt,
±e Transnational Studies Reader.
Nueva York, Routledge, pp. 284-298.
Pries, Ludger, (1999) “La migración interna-
cional en tiempos de globalización: varios
lugares a la vez” en
Nueva Sociedad.
Núm.
164, pp. 56-68.
_____, (2001) “The Approach of Trans-
national Social Spaces. Responding to
New Configurations of the Social and
the Spatial” en Ludger Pries (ed.),
New
Transnational Social Spaces. International
Migration and Transnational Companies
in the Early Twenty-first Century
. Londres,
Routledge Editor.
_____, (2008) “Transnational Societal Spaces.
Which Units of Analysis, Reference and
Measurement” en Ludger Pries (ed.),
Re-
thinking Transnationalism. ±e Meso-link
of Organization.
Londres, Routledge
Editor.
Rivera Sánchez, Liliana, (2007) “Repensando
el estudio de las migraciones contem-
poráneas en las ciencias sociales: algunas
contribuciones desde la perspectiva
transnacional” en Alberto Panfichi (ed.),
Migraciones Internacionales
. Fondo Edito-
rial de la Pontificia Universidad Católica
del Perú y Organización Internacional de
las Migraciones, ±²³, Lima, Perú.
logo_pie_uaemex.mx