Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
161
1
Este artículo se enmarca en la investigación financiada por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico
fO±²³´Yµ 11121286 “Cooptación de movimientos regionalistas”.
Coordinador Académico de la Carrera de Administración Pública, Universidad Alberto Hurtado, (Chile). Licen-
ciado en Ciencias de la Administración Pública, Universidad de Santiago de Chile; Magister en Estudios Sociales y
Políticos Latinoamericanos, Universidad Alberto Hurtado. Sus líneas de investigación son: acción colectiva, con-
flicto social y participación ciudadana. Entre sus últimas publicaciones destacan: “Desde la matriz Estado-céntrica
al autonomismo: una perspectiva histórica de lo político, social e identitario” (2013); “Strengths and Weaknesses o¶
Chilean Cooperatism: Case Studies ¶rom three Socio-Economic Sector” en coautoría (2012) y “La paradoja del poder:
¿elitización o empoderamiento colectivo?”. Correo electrónico: ¶penaglia@uahurtado.cl
∗ ∗
Director del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Alberto Hurtado
(Chile). Periodista. Máster en Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Máster en Desarro-
llo, Universidad de Wisconsin-Madison. Doctor en Historia, Universidad de Valencia. Sus líneas de investigación
son: descentralización, cooptación, calidad de la democracia, cristianismo social. Entre sus últimas publicaciones
destacan:
Utopistas Indianos
(2013);
Aproximaciones a la nueva Constitución
(2014) “Persistencia Portaliana, opción
presicrática-cooptadora de la Concertación/Alianza y ¶ractura pro autonomía territorial” en coautoría (2013). Correo
electrónico: evalenzu@uahurtado.cl
Rebeldía en Calama:
desafío al orden centralista chileno en un contexto
de
boom
minero
1
Rebellion in Calama:
Challenging the Chilean Centralist Order in the Context
of the Mining Boom
Francesco Emmanuel Penaglia Vásquez
Esteban Valenzuela Van Treek
∗∗
Recibido el 23 de agosto de 2013
Aceptado el 31 de marzo de 2014
RESUMEN
En el año 2011, las protestas en la ciudad minera
de Calama marcaron un hito en la historia de los
movimientos chilenos de protesta territorial. Al
exigir autonomía, 5% de las utilidades genera-
das por el cobre (la recuperación de los
royalties
regionales alcanzados entre 1955 y 1973 luego
derogadas en la dictadura militar), y la nacio-
nalización de los recursos, el movimiento social
ABSTRACT
Protests in the mining city o¶ Calama in 2011
represent a milestone in the history o¶ Chilean
territorial protest mobilizations. Considering
their claims, namely, 5 percent o¶ copper gene-
rated profits –the recovery o¶ regional royalties
gained in 1955 and 1973 and later revoked by
the military dictatorship–, and the nationaliza-
tion o¶ resources, the Calama’s social movement
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
162
de Calama se diferencia de otras acciones colec-
tivas locales y regionales ligadas a fenómenos de
representación contenciosa y
nimby
(“no en mi
patio trasero”); todas ellas acciones motivadas
por razones económicas puntuales, en contra
de las externalidades negativas ambientales o
construidas sobre el peticionismo al Estado. El
presente artículo es un estudio de caso sobre el
movimiento de Calama en el que se reflexio-
na en torno a tres elementos: la presencia de
un liderazgo personalista; la existencia de dos
identidades históricas: minera y atacameña; y el
desarrollo de mecanismos de agregación y soli-
daridad.
Palabras claves:
acción colectiva; movimientos
sociales; representación contenciosa; Calama;
minería.
differs from other local and regional collective
actions related to contentious representation
and
nimby
(not in my backyard) phenomena.
All of these actions were motivated by speci-
fic economic reasons, against environmental
negative externalities or based on a State-clai-
ming approach (peticionismo). Tis article is
a case study of the Calama movement revol-
ving around three issues: the presence of an
individualistic leadership; the existence of two
historical identities –the mining and the “
ata-
cameña
” identities–; and the development of
inclusion and solidarity mechanisms.
Keywords:
collective action; social movements;
contentious representation; Calama; mining.
Introducción
En Chile ha ocurrido un proceso de inflexión sociopolítica similar a la sucedida a comien-
zos del siglo
XXI
en Latinoamérica.
2
Con ello, desde el año 2011 comenzó a manifestarse
un descontento social que, si bien a la fecha no se ha traducido en un cambio en el orden
político, ha implicado una activación de las acciones colectivas. De este modo, si en el es-
2
Para varios teóricos, el resurgimiento de movilizaciones y protestas generaron una crisis del consenso neoliberal ante
la emergencia de nuevos relatos y acciones (Svampa, 2008). En este contexto –al menos desde el ámbito discursivo– las
movilizaciones sociales terminaron con “el imperio del pensamiento único”, generando una crisis en la legitimidad
del modelo (Seoane, ±addei y Algranati, 2008: 3) y redefiniendo la correlación de fuerzas políticas en algunos países
(Calderón, 2008). Este nuevo período, si bien tiene su génesis en hitos como el levantamiento zapatista en Chiapas
en 1994, los cortes piqueteros en Argentina en 1996 y las movilizaciones indígenas y campesinas en Ecuador en 1997;
tuvo su mayor auge en el período 2000-2005 con la caída de los gobiernos de Fujimori en Perú el año 2000, Jamil
Mahuad y Lucio Gutiérrez el 2000 y el 2005 en Ecuador, de La Rúa en Argentina el 2001 y Sánchez de Losada y Mesa
en Bolivia el 2003 y el 2005 respectivamente (Seoane, ±addei y Algranati, 2008: 6). Así, aun cuando no se constata una
transformación estructural, sí surgieron proyectos discursivamente diferentes al “consenso de Washington” como: el
Chavismo y el socialismo del siglo XXI, el Kirchnerismo, el frente amplio en Uruguay, el ²³ en Brasil, el ´µ¶ en Bolivia
y Alianza ²µI¶ en Ecuador; a la vez que, desde el punto de vista social, se produjo una rearticulación del tejido social en
la construcción y/o consolidación de espacios en movimientos como Movimiento ·ndigenista en Bolivia y Ecuador, el
Movimiento Piquetero, en Argentina, ´¶³ en Brasil, entre otras experiencias colectivas regionales.
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
163
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
tudio sobre “Conflictividad Social en América Latina” se detectaron en toda la región, en-
tre octubre de 2009 y septiembre de 2010, 2,318 conflictos (y 4,724 episodios conflictivos)
(
Calderón
, 2011: 38), sólo en Chile según el Ministro del Interior, en el año 2011 hubo más
de 5,000 manifestaciones categorizadas en el estudio como episodios conflictivos (Hinzpe-
ter,
El Mostrador
, 28 de diciembre 2011).
En este contexto, surge una pluralidad de conflictos que se constituyen tanto desde
proyectos ideológicos subalternos, autonómicos o transformadores, hasta matrices conflictuales
demandantes del Estado por la reproducción social, integración y/o cambio institucional. De
este modo, se constatan conflictos estudiantiles (2006, 2011, 2013), mapuches (2010-2013) y
conflictos territoriales-ambientales (Pascualama, 2005-2006 y 2013; Mehuin, 2006; Caimanes,
2010; Castilla, 2010; Hidroaysén, 2011; Freirina 2012).
También se han reactivado conflictos regionales (Magallanes, 2011; Aysén, 2012; Tocopilla,
2013; Quellón, 2013), los que en un gran número poseen una matriz conflictual orientada
a la defensa de subsidios y regalías o a la búsqueda de mayores recursos y apoyo del Estado
central, es decir, son acciones que, aunque legítimas, tienen una inspiración principalmente
local y particularista que no se enmarcan directamente con discursos contrahegemónicos
y con proyectos colectivos de transformación social.
Sin embargo, el movimiento regional de la ciudad de Calama posee ciertas particularidades.
En primer lugar, si bien pide recursos al Estado central, establece demandas de carácter
estructural como transformaciones del sistema impositivo e incluso la nacionalización
de recursos. En segundo lugar, a diferencia de otros movimientos de corta duración, el
movimiento supera los cuatro años de existencia. Finalmente, cohabitan dos identidades
históricas de base social junto con un líder personalista (carismático y legal), que aunque
utiliza el conflicto como mecanismo de legitimación, también hace uso del gobierno local
para articular a distintas ciudades mineras.
El presente artículo se sustenta en una investigación cualitativa
3
en la que se busca
delimitar la acción colectiva de Calama, reparando en sus particularidades, reconstruyendo
su formación y caracterizando su identidad y tensiones.
3
Realizada entre mayo y julio de 2013 con técnicas documentales y trabajo de campo. Se llevaron a cabo entrevistas
a diez actores clave del movimiento: Carlos Ardiles (dirigente social), Luis Rosas (ex vocero Asamblea Ciudadana,
dirigente de colectiveros y dirigente vecinal), Darío Quiroga (concejal por el Partido Comunista de Chile), Jedy Velis
(Secretario General de la Confederación de Trabajadores del Cobre ±²±), Sandra Pastenes (consejera regional de
Antofagasta y ex gobernadora de la Provincia del Loa), Jaqueline Echeverría (vocera de la Asamblea Ciudadana), René
Carvajal (vocero de la Asamblea Ciudadana y comunicador de Canal de René Víctor), Eloísa Galleguillos (atacameña,
miembro de la Red de Mujeres del Loa, artesana y participante del Movimiento de Calama), José Astudillo (concejal
de Renovación Nacional, presidente del Consejo Comunal de la Discapacidad de Calama), Esteban Velásquez (alcalde
de Calama)
.
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
164
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Aproximación conceptual al fenómeno
Los análisis sobre revoluciones, revueltas, alzamientos y movimientos sociales tienden a
aproximarse al fenómeno desde una aparente unidad tanto en el sujeto, como en el pro-
yecto político. Sin embargo, la unidad al interior de los grupos subalternos, en ocasiones
es más aparente, coyuntural, contextual y espontánea, que racional, estratégica y táctica.
Los espacios de unidad relativa se producen habitualmente en el tránsito desde lo privado,
microsocial y comunitario (generalmente heterogéneo), hacia la lucha en lo público (Pena-
glia, 2013). Es decir, es en las disputas por la trasformación del sentido común
4
o, en térmi-
nos gramscianos, en la guerra de posiciones en la sociedad civil (Pereira, 1988) en donde se
van produciendo alianzas entre los actores que disputan el orden (Retamozo, 2009). De este
modo, la “unidad” dentro de los actores colectivos sería el resultado de análisis intelectuales
–desde afuera o en la lejanía histórica
-
; o de estrategias tanto de los opositores que forman
un “otro” en oposición, o de los militantes –incluidos intelectuales orgánicos
-
que mues-
tran al fenómeno como un bloque.
Melucci (1999) sostiene que los fenómenos colectivos se diferenciarían entre los
que generan solidaridad –que implica un reconocimiento como unidad social
-
, y los que
producen agregación de intereses diversos. Otra separación es establecida por Deleuze y
Guattari entre lo que denominan “lo uno y lo múltiple”. El primero caracterizado por el
centralismo y la representatividad, y el segundo, conformado por multiplicidad. Para Faletti
y García (2011:307):
la multiplicidad se sostiene en lo rizomático (…) no tener una raíz central a partir de la cual
se bifurcan raíces, sino que éstas se entremezclan sin poder identificar un eje organizador, son
raíces de raíces. En cambio, en el caso de la lógica centralizadora se hace referencia a saberes
arborificados pues remiten a un “tronco” central.
Esto naturalmente no refiere únicamente a la organización de los actores sociales en redes
o en espacios de mayor centralización, sino que se relaciona con la existencia o no de dis-
cursos hegemónicos internos. Al respecto:
La forma hegemónica de articulación tiene lugar cuando un nombre
-
que generalmente surge
de un particular
-
adquiere valor universal (…). La unidad asegura la proyección del movimiento
y cierta homogeneidad en los sujetos e identidades colectivas producidas, que contribuyen a
la pertenencia a un grupo o clase social: ser obrero, ser indígena, ser feminista. Por otro lado,
4
Entendido por Vico como “un juicio sin reflexión, universalmente experimentado por todo un grupo, por todo un
pueblo, por el conjunto de una Nación o por el conjunto de la raza humana” (Nun, 1987: 203).
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
165
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
las formas de producción rizomáticas que caracterizan a la multitud generan condiciones de
posibilidad para que aparezcan singularidades que introducen creación y pluralidad permanente
al movimiento (Faletti y García, 2011: 308-309).
De este modo, si se asume que el elemento distintivo es la existencia o no de un determinado
valor universal y la pertenencia a una identidad, las acciones vinculadas a la solidaridad
poseerían correspondencia con la centralidad en cuanto a la existencia de un imaginario
colectivo o pertenencia común; mientras que la agregación –pluralidad de actores
-
se vin-
cularía con las acciones colectivas múltiples o rizomáticas.
Estas dos formas constituyen una divisoria de aguas epistemológica en la aproximación a
los fenómenos colectivos. Así, la solidaridad tiene correspondencia con la noción weberiana
de “comunidad” (Zibechi, 2011), también con el paradigma de la “identidad” de autores como
Touraine y Melucci y, finalmente, con la centralidad
-
en cuanto universalidad
-
vinculándose
mayormente con la noción europea de movimiento social.
Por su parte, la agregación se relaciona más con la idea weberiana de asociación,
vinculándose principalmente al paradigma de la movilización de recursos (Gamson, Tilly,
McCarthy), a una noción más rizomática y a la vez, a la idea norteamericana de movimiento
social
-
más asociada a la idea de grupos de interés y presión
-
.
No obstante, si bien existen fenómenos colectivos como el indigenista (mayoritariamente
de solidaridad), el estudiantil o las protestas brasileñas (mayoritariamente de agregación),
existen otros fenómenos de difícil clasificación como los regionales. En ellos cohabitan
componentes identitarios territoriales –centralistas y rizomáticos
-
, con intereses y demandas
gremiales, peticionismos particulares y diversos.
Por otro lado, al interior de un movimiento social regional se pueden observar otros
actores colectivos como grupos de presión y grupos de interés. A su vez, se dificulta la
diferenciación entre lo que autores como McAvoy, Dear y Rabe han denominado
nimby
(
not
in my back yard
), caracterizados por ser acciones colectivas locales o regionales realizadas
contra intervenciones externas (construcción de vertederos, centrales hídricas, etc.). Para
Amézaga y Martí (2012: 4), estos últimos “se han analizado como plataformas egoístas
que niegan la construcción de infraestructuras de riesgo cerca de su localidad, pero que
probablemente no se opondrían si se ejecutaran en otro lado”.
Haubert (2011) siguiendo a Capdeville, Kaplan y Minard, sostiene que las demandas de
carácter “egoísta” o con tendencia gremial-organizacional (corporativa) como pudieran ser
los
nimby
, se deben a que “los actores se sienten desorientados en el marco de la mundiali-
zación (…). La dificultad (en el caso francés) estaría en conjugar principios universalistas
republicanos, con un sistema pluralista de representación de los intereses” (2011: 649).
Este elemento vuelve a poner en el centro del análisis las matrices conflictivas, la ideología,
los valores universales y la identidad como factor diferenciador de las acciones colectivas.
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
166
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Otro elemento de análisis propio del debate sobre movimientos regionales es que la
cohesión, identidad y autorepresentación que favorece la construcción de sujetos (o actores
sociales), también podría posibilitar el surgimiento de una “representación contenciosa”.
Para Aldo Panfichi (2011), este tipo de acción “colectiva” estaría caracterizada por:
1) rechazo al Estado central y legitimidad del espacio local como lugar constitutivo de la
acción política; 2) desconfianza hacia quienes forman parte de un discurso político nacional;
3) ausencia
-
o baja presencia
-
de proyectos políticos “de sociedad”; 4) inexistencia de un
ciclo de protestas (es decir, cada conflicto local actúa de manera aislada con dificultades para
generar mecanismos de agregación más allá de lo local); 5) liderazgos locales y regionales
personalistas que se legitiman por medio de los conflictos; 6) predominio de demandas
locales, aun cuando en períodos aparecen demandas “maximalistas”, “antisistémicas” y
discursos amplios (ecologistas, étnicos), finalmente se imponen las demandas pragmáticas
negociadas con el poder central.
En este marco, la “representación contenciosa” no se relaciona con que las demandas
sean exclusivamente locales, pues por ejemplo corrientes como el “autonomismo” (Holloway,
2002) o el “municipalismo libertario” (Biehl y Boockchin, 2009) relevan la importancia de
lo local como espacio de emancipación, con un alto contenido ideológico y estableciendo
mecanismos de integración. La representación contenciosa en cambio, tiene mayor vinculación
con una construcción local asilada, mayoritariamente despolitizada y con líderes que utilizan
un descontento local para legitimarse y mejorar su posición de negociación –generalmente
sobre recursos
-
con el poder central. Respecto a los liderazgos locales, como señala Panfichi
(2011: 11) analizando el caso peruano:
Muchos de los líderes que encabezan las movilizaciones tienen experiencia partidaria previa, pero
con la ruptura de la izquierda en los años ochenta y la lucha antisubversiva de los noventa, que
canceló la actividad política legal en muchas regiones del país, quedaron libres de toda estructura
política centralizada refugiándose en organizaciones sociales de base. Se trata de operadores con
experiencia, discurso reivindicativo y habilidades que ahora se sienten libres para construir o
apoyar liderazgos personalistas de distinta índole al servicio de demandas locales y eventualmente
como candidatos a alcaldes, concejales, e incluso presidentes regionales.
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
167
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Antecedentes: abandono y postergación calameña
5
Tenemos tantos recursos y vemos que se van en el tren por tantos años
(Entrevista a Eloísa Galleguillos)
Desde un enfoque heterogéneo sobre movimientos sociales es posible identificar causales
tanto externas como internas de su surgimiento y desarrollo. Desde lo externo, para Ta-
rrow la estructura de oportunidades
6
es un elemento central. Para Martí (2012), parte de
esas oportunidades se gatillan a través de experiencias internacionales, las que generan una
bola de nieve o efecto en cadena que potencian un contexto de movilizaciones. En esta lí-
nea, el período de inflexión latinoamericana (Calderón, 2008) iniciado hacia fines del siglo
XX
, además de la experiencia de nacionalización o reforma en la distribución de recursos
en países vecinos,
7
son elementos que pudieron haber incidido en la agenda de algunos de
los participantes de Calama.
Desde el punto de vista nacional, el clima de movilizaciones también es un factor que
retroalimenta la generación de nuevas acciones colectivas, elemento al que se suma un cambio
en la estructura relacional de poder. Al respecto, como han estudiado algunos politólogos,
la derrota política de la Concertación en el gobierno (coalición de centro izquierda que
gobernó por 20 años) y el ascenso de Sebastián Piñera (coalición de derecha Alianza por
Chile), se condice con el agotamiento del consenso transicional y del “relato concertacionista”,
manifestándose en conflicto social (Hidalgo, 2011).
En esta línea, serían numerosos los indicios para establecer una crisis –o agotamiento
-
del
sistema político, sea por los “enclaves autoritarios” mantenidos desde la dictadura militar
(Garretón, 2002), por el deterioro de un relato o por la emergencia de una sociedad más
empoderada. Estos factores habrían generado que el sistema político perdiera la capacidad
para generar constructivismo político (Calderón, 2008) y los partidos políticos dejaran de
canalizar –si es que antes lo hacían
-
las demandas ciudadanas, provocando una escisión
entre lo político y lo social.
En este escenario, el agotamiento del consenso hegemónico postpinochetista posee
como contracara el renacer de los movimientos sociales y la fragmentación de los partidos
5
Calama es ciudad capital de la Provincia del Loa, ubicada en la II región de Antofagasta en el Norte Grande de
Chile. Inicialmente era una ciudad boliviana que fue anexada a Chile después de la Guerra del Pacífico. La actividad
económica principal de la ciudad es la minería, siendo el principal productor de cobre de Chile.
6
Entendida como dimensiones congruentes (aunque no necesariamente formales o permanentes) del entorno po-
lítico que ofrecen incentivos para que la gente participe en acciones colectivas al afectar a sus expectativas de éxito o
fracaso” (Tarrow, 1994 en Huete 2002: 193).
7
Además de las experiencias bolivianas luego de la Guerra del Gas y el Agua, en Perú el año 2001 se aprobó la nueva
Ley 27.506 de Canon Minero que reparte 20% a municipalidades de la provincia donde está el recurso otorgando 60%
para las municipalidades del departamento y 20% para gobiernos regionales.
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
168
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
políticos junto con una paulatina y creciente aparición de “díscolos”, “descolgados”, “caudillos”
y nuevos referentes políticos. Por ello, no es casual que ni la Concertación, ni la Alianza
(las dos coaliciones políticas) posean alcaldes en las grandes ciudades al norte de Vallenar.
Por otro lado, como señalan Gamson y Meyer, los movimientos sociales no son sólo el
resultado de oportunidades políticas (Martí, 2012); es decir, no son únicamente variables
dependientes del contexto, adquiriendo relevancia los aspectos que inciden en la capacidad
activa de generar oportunidades: identidad, histórica, cultura, etc. Con ello, los agravios
adquieren una relevancia explicativa central.
Así, en un país que sustenta su economía en la exportación de cobre –siendo el mayor
productor mundial
-
, Calama es la comuna donde más cobre se extrae. Estos elementos
sumados al desarrollo de otras ciudades como Antofagasta y al asfixiante centralismo de
Santiago, han incubado durante décadas un sentimiento de abandono. En este marco, el
cohesionador y motor de las movilizaciones en Calama es la postergación y frustración que
sienten sus habitantes,
8
quienes manifiestan ser una comuna que mantiene un bajo desarrollo
económico pese a sus riquezas naturales.
9
Sin embargo, tal como muestran los datos del anexo 1, al comparar los indicadores de
Calama con datos regionales y nacionales, no se evidencia una situación particularmente
vulnerable. Es decir, la conflictividad social guardaría relación con aspectos subjetivos que
han permitido la creación de significados compartidos, producción simbólica y marcos de
acción cognitivos (Martí, 2012) que derivarían de la escisión entre progreso y crecimiento
macroeconómico
vs
. bienestar social, o entre la realidad mediática y el contexto social y
económico de la población (Blofield, 2011). Así, como sostiene Kuri (2010), los agravios
se sustentan principalmente en factores histórico-interpretativos, “de la gente deriva la
percepción de vivir o no en un orden social justo, donde las oportunidades son percibidas
como razonablemente iguales para todos” (Solimano, 2010:9).
En este marco, pese a que el cobre ha aumentado su precio de 70,647 centavos de dólar
la libra en el año 2002 a 305,295 en el 2006, manteniéndose en promedio de 332 durante
el 2013 (anexo 2); y que la producción de cobre se incrementó de 1,932,7 (miles de tonela-
das) a 5,776 el 2013 (anexo 3), Calama no ha tenido un desarrollo económico acorde a sus
riquezas naturales. Así, el contexto de abundancia sumado al aislamiento, postergación y de-
pendencia financiera con Santiago, favorece la rebeldía. Por ello, en Calama, pese a existir una
8
Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas 2012, en Calama viven 149.016 personas, 93,6% de la población
de la Provincia del Loa (compuesta por Ollague y San Pedro).
9
Entre las principales problemáticas esgrimidas se encuentra la desigualdad socioeconómica entre quienes viven y
no de la minería (y dependiendo de su régimen como planta o contratistas); la mala calidad de vida, principalmente
debido a la falta de bienes y servicios (educación, salud, vivienda); la existencia de numerosas externalidades negativas
por la minería como por ejemplo contaminación de arsénico y alta población flotante; considerables problemas de
seguridad pública como delincuencia, prostitución, drogadicción, entre otros.
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
169
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
situación menos desfavorable que otras ciudades de Chile, el
boom
minero deja como narra-
tiva social que el cobre no reporta beneficios y al contrario, es generador de problemas como
la contaminación, un gran número de población flotante y el aumento de problemas socia-
les como drogadicción, delincuencia y prostitución.
Por ello, Esteban Velásquez sostiene:
(…) en los últimos cinco años Codelco norte Calama ha generado 18 000 millones de dólares
de utilidades, y de eso cero peso queda en la comuna de Calama (…) No queremos quedarnos
con todo por supuesto, ni con la mitad, sino un pequeño porcentaje porque las externalidades y
todas las cosas negativas las vivimos aquí en Calama.
El aspecto psicosocial de la privación relativa adquiere contenido político desde un proyecto
histórico descentralizador. Sobre este punto, si bien el centralismo chileno y el abandono
de las regiones fueron impuestos en el régimen portaliano sostenido inicialmente (1830),
son numerosas las rebeliones regionalistas que por vía armada o a través de protestas lo-
graron obtener victorias estratégicas para la descentralización. Una de ellas fue la iniciada
en 1946 en el gobierno de Gabriel González Videla, cuando se gestaron cabildos en Anto-
fagasta liderados por Gonzalo Castro Toro y otros regionalistas radicales inspirados en los
viejos planteamientos de León Gallo (uno de los líderes de la Revolución de 1859). Esto dio
origen a la creación de “Centros para el Progreso” luego de la primera convención de pro-
vincias en Chile denominada “un paso hacia la descentralización (Valparaíso, septiembre
de 1946). Posteriormente, como señala Jonás Gómez Gallo (s/f), en el gobierno de Ibáñez
se despachó la Ley 11.828, con impactos fundamentales en el desarrollo regional.
10
Sin em-
bargo, la situación duró hasta 1974 cuando durante la dictadura se derogó la Ley 11.828
dejando malas condiciones para la región por décadas. En este contexto e inspirados en las
históricas reivindicaciones, como señala Esteba Velásquez, “en agosto de 2008 se inician
las movilizaciones y la llamamos ‘¿Qué sería de Chile sin Calama?’, luego en agosto de 2009
le damos forma a este movimiento” (Esteban Velásquez entrevista para
±²²
el 19-03-12).
Desde entonces, el movimiento de Calama puede resumirse en los siguientes hitos:
10
En primer lugar establecía un impuesto al 50% de las utilidades aplicado sobre el total de la producción y una tasa
variable de 25%. En caso de que la producción bajara de 80% de la producción básica, el impuesto aumentaba a 80%.
Por otro lado, generaba un particular sistema de reparto: de 10% de las utilidades del cobre se depositaba 75% en el
Banco Central, el 5% a la Universidad Técnica del Estado, 2% a la Universidad Austral de Chile, y de1 8% restante,
75% para fomento y progreso de las provincias productoras y 25% incluido al presupuesto municipal. Además, 4% de
las utilidades del cobre se destinaba desde 1955 “para la reconstrucción de Calama y drenajes, desecación y regadío
de las vegas de Calama, en el río Loa; para el plan agrícola del Loa y de un plan racional de prospección de aguas sub-
terráneas y perforaciones en la Pampa del Tamarugal, a cargo del Departamento de Riego dependiente del Ministerio
de Obras Públicas” (José Antonio Gómez, Proyecto de Ley F³²´µ²³¶).
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
170
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
1) Fase de sensibilización y socialización:
el 29 de agosto de 2009 se realizó un cabildo con la
participación de 200 ciudadanos y gremios, en el que se crearon 13 comisiones para redactar
un petitorio para el gobierno. En la reunión se acordó la realización semanal de reuniones,
espacio que derivaría en el funcionamiento permanente de la asamblea ciudadana de Calama.
Posteriormente, bajo el eslogan “¿Qué sería de Chile sin Calama?”, comenzaron a desa-
rrollarse actividades simbólicas como la utilización de banderas negras, la manifestación
de camioneros el 17 de septiembre del 2009 y la instalación de una caseta en el paseo pea-
tonal para la recolección de firmas de apoyo. Finalmente, luego de obtener 40 mil firmas,
se envió una comitiva a la Moneda entregando un petitorio de 5 puntos, los que a diferen-
cia de otros movimientos regionales no buscaron sólo subsidios, ayudas y proyectos, sino
algunas reformas de fondo:
La recuperación de 5% de las utilidades del cobre en zonas productoras.
Compensación por el traslado del campamento de Chuquicamata a Calama.
Declarar a Calama Zona Extrema.
Compensar con 400 millones de dólares por los 34 años durante los cuales la ciudad
no contó con las utilidades del cobre.
Renacionalización del cobre y agua.
2) Fase de conflicto:
luego de 2 años de socialización, acumulación de fuerzas y nego-
ciaciones fallidas con el gobierno, comenzó la fase de conflicto. El primer paro comunal se
realizó el 29 de junio del 2011, posteriormente el 29 de agosto de ese año se hizo uno de los
paros comunales de mayor reconocimiento público, en el que según cifras municipales se
concentraron 18 mil personas (
Diario de Antofagasta
, 29-08-11).
3) Fase de negociación:
luego de la masividad y el apoyo que concitó el movimiento social
se produjo una larga fase de negociación, diálogo y constitución de mesas técnicas y políticas.
Durante este proceso, el gobierno logró dilatar el conflicto hasta abril de 2012, fecha en la
que entregó su propuesta de Fondo de Desarrollo del Norte (
±O²³´²Oµ
).
4) Fase de frustración, confusión e indefinición:
el
±O²³´²Oµ
no cumplió las expectativas de
la ciudadanía. Ante ello, el movimiento entró en una fase de meseta, en la que, si bien se rea-
lizaron nuevas marchas y concentraciones (20 de marzo, 18 de mayo y 29 de agosto de 2012),
éstas no lograron congregar el apoyo de movilizaciones anteriores. Paralelamente se ge-
neró un ultimátum en rechazo al ±O²³´²Oµ, sin embargo, sin la capacidad y/o decisión
para generar presión. Esto llevó a una notoria diferencia entre las dos mayores identida-
des del movimiento, quienes se debatieron entre una radicalización vs el diálogo pacífico.
En la actualidad, el movimiento aún está presente y vivo aunque se encuentra en una
fase de indefinición. El 26 de junio de 2013 se llevó a cabo un nuevo paro comunal. Así, se
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
171
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
ve una continuidad de marchas y paros que, más que generar una presión constante, se han
transformado en una estrategia con bajo impacto.
Un liderazgo fuerte
Una de las particularidades del movimiento de Calama es la presencia de un liderazgo indis-
cutido centrado en el alcalde Esteban Velásquez. Su figura comenzó a tener relevancia desde
el año 2000 cuando se presentó a las elecciones locales por el Partido por la Democracia ob-
teniendo 2,69% de los votos (siendo elegido concejal). Posteriormente, ya como indepen-
diente, obtuvo el segundo lugar en el año 2004 alcanzando 14.7%. En el 2008 ganó la elección
obteniendo 43.3% de los votos, mientras que en el 2012 fue reelegido con 58.1% de los votos.
El dato eleccionario no deja de ser importante ya que –además del abrumador apoyo
electoral que concita
-
, es en la campaña electoral que lo llevó a la victoria cuando comenzó
a gestarse el movimiento ciudadano. En sus palabras:
Cuando se da la posibilidad de llegar (a la alcaldía), a inicios del 2009 cumplimos con un
compromiso que teníamos en nuestro programa de gobierno comunal que era crear plataformas
sociales para conseguir recursos extraordinarios producto de la riqueza minera que se produce
aquí en Calama. Conformamos el 29 de agosto del 2009 el primer movimiento ciudadano, cuyo
nombre era “¿Qué sería del cobre sin Calama?”. Esto con el objetivo de crear una cierta identidad
(…) Hemos tratado de ser facilitadores, articuladores dentro del movimiento, somos una voz
más dentro de la asamblea ciudadana que rige los destinos del movimiento (Esteban Velásquez).
Aun cuando Esteban Velásquez declara ser uno más, es reconocido por ser el líder princi-
pal y el articulador del movimiento, incluso por sus detractores. Por ejemplo, José Astudi-
llo (Concejal de Renovación Nacional), declara tener un pensamiento contrario al Alcalde
pero coincidente en torno al movimiento. En sus palabras, “ha tenido reconocimiento con
sus pares, uniendo a otros alcaldes contra el centralismo”. A su vez, Darío Quiroga (Conce-
jal del Partido Comunista), señala que ha cometido errores en las negociaciones actuando
con ingenuidad, pero reconoce su liderazgo y la existencia de “un genuino e infinito amor
por Calama”.
Entre la frustración y la falta de radicalización: dos identidades en pugna
El movimiento de Calama, desde el punto de vista teórico, puede analizarse desde una do-
ble perspectiva. En primer lugar, hay un espacio de agregación en el que convergen distin-
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
172
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
tos actores locales principalmente en la asamblea ciudadana; a su vez, es posible identificar
espacios de solidaridad e identidad, los que si bien no son unitarios, son clasificables en
torno a dos grandes grupos.
Según sostiene una entrevistada, desde el fin de la dictadura
11
el sacerdote Cornelio,
fundador del Centro de Apoyo Popular y Sicológico (±E²³´), decidió seguir sólo con el
trabajo de rehabilitación, dejando de lado el trabajo popular-comunitario ya que:
Debía ser labor del gobierno (…) µsto generó una ruptura del tejido social, se entregó el poder sin
el tejido para poder retirar el poder, se acabaron los talleres, las ollas comunes y todo. µl µstado
creó redes insípidas y despolitizadas como la Fundación para la Promoción y Desarrollo de la
Mujer (²RO¶E·U), donde llegaban mujeres a hacer talleres con taco y maquillaje (Sandra Pastenes).
Con esto, a su juicio, los jóvenes emigraron a los partidos políticos dejando de lado el tra-
bajo sociocomunitario, provocando un deterioro del tejido social. µn este contexto, se creó
con dificultades una mesa de mujeres, lo que derivó con el tiempo en la constitución de la
“¸ed de Mujeres del Loa”.
µn torno a la ¸ed de Mujeres, es posible identificar una identidad ciudadana-calameña
que, además de temas de género, ha promovido temáticas sectoriales relacionadas con el
medioambiente, la educación, la salud y el trabajo. Como señala µloísa Galleguillos, la ¸ed de
Mujeres fue gestora del posterior movimiento social, siendo promotoras de temáticas como
el hospital y otras demandas que posteriormente fueron incorporadas al primer cabildo.
Por otro lado, como una derivada de la identidad ciudadana es posible identificar una
fuerte presencia de valores étnicos.
12
Para µloísa Galleguillos: “algunos valores atacameños
que están en el movimiento son el respeto, la no violencia, el dialogar”.
La otra identidad presente es la obrera-gremial-sindical, asociada a las históricas luchas
de los trabajadores de la Central ¹nitaria de Trabajadores (
±Uº
), y más particularmente
al conflicto del 2007 y 2008 cuando se movilizaron los trabajadores contratistas de la
Corporación Nacional del Cobre (±O¶E»±O) adherida a la Confederación de Trabajadores
del Cobre (±º±). Como señala Jeldry Velis:
11
Desde una perspectiva histórica, describiendo parte del fenómeno vivido en Chile en la dictadura y en la transición,
Sandra Pastenes señala que, si bien durante la dictadura existía un fuerte tejido social de jóvenes y mujeres asociadas
al Centro de Apoyo Popular y Sicológico (±E²³´), entre los años 1990 y 2000 se vivió una desarticulación. “Se ganó
el plebiscito y celebramos, hubo marchas por Calama, luego había que votar por Aylwin, lo que trajo conflicto (…)
después empezaron a volver los políticos (del exilio), aparecieron todos los que antes no estaban y la gente comenzó
a sentir desconfianza” (Sandra Pastenes).
12
9,6% de población atacameña (±³´E¼, 2011).
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
173
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
En el año 2007 comenzamos demandas propias de los contratistas (…) Fue sumamente complejo
puesto que la Organización Internacional del Trabajo reconoce las negociaciones con contratis-
tas pero las leyes chilenas no, entonces la estrategia del gobierno fue no conversar y amenazar
con despidos. Luego de 37 días de huelga, en un complejo escenario por el intento de dividir-
nos y despedirnos, se iniciaron las mesas de negociación llegando posteriormente a acuerdos.
Sin embargo, los acuerdos no fueron cumplidos razón por la que en 2008 se produjeron
nuevas movilización con 29 días de huelga.
En el marco de estas movilizaciones emergieron demandas no sólo vinculadas con lo
laboral, instalándose necesidades como la vivienda. De esta manera, según Jeldry Velis “se
fueron generando demandas comunes con la ciudadanía ya que los trabajadores también
viven en Calama. Por ello el año 2009 nos incorporamos al movimiento ciudadano”.
Estas dos identidades, con historias y recorridos distintos, se tensionan en diferentes
aspectos. Desde el punto de vista político, aun cuando el movimiento es heterogéneo y las
identidades no son encasillables completamente, se podría establecer una mayor vinculación
de la identidad sindical con el Partido Comunista, los concejales Darío Quiroga y José
Mardones y la candidatura a diputado de Cristian Cuevas; mientras que la identidad ciudadana
se vincula mayormente al Partido Progresista, al alcalde y a la precandidatura de diputado
de Miguel Ballesteros. A su vez, ello marca diferencias respecto a las lecturas del conflicto
y la propuesta de estrategias de acción. De acuerdo a Sandra Pastenes:
Hay una base cultural de no radicalizar el movimiento, lo que se vincula al atacameño que es muy
pacífico. Se impone esa herencia cultural de guardar lo que se piensa, ver la realidad circular, tener
una cosmovisión, etc. Por ello, la gente participa en la medida que el movimiento no sea violento,
si se radicaliza se sale, pues el propio líder del movimiento se declara pacifista.
Con ello, se ha generado en algunos sectores un sentimiento de impotencia y frustración,
puesto que, luego de desgastantes años de movilizaciones y marchas pacíficas, son pocos
los logros conseguidos. Por ello, para algunos de los actores del movimiento es necesario
avanzar hacia otras acciones que generen mayor presión. Sandra Pastenes manifestó “lle-
vamos rato marchando (…) y quienes querían otras acciones no lo lograron instalar”. Por
su parte, Darío Quiroga declaró que:
El alcalde le ha puesto freno de mano al movimiento, tuvimos la posibilidad de radicalizar el
movimiento, pero faltó más unidad política. Ya se nos pasó el momento, hay que esperar un nuevo
proceso de acumulación de fuerzas y partir desde cero.
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
174
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Para Jedry Velis, la radicalización no se ha producido por diversos factores. En primer lugar
por la fuerte represión sobre las movilizaciones del 2007 y 2008 y el alto número de fuerzas
especiales concentradas en la zona (por la importancia del cobre); por otro lado, hay varios
sectores que aún se sienten afuerinos pese a vivir hace más de diez años en Calama; también
geográficamente la ciudad tiene seis o siete accesos, por lo que se necesita mucha gente para
paralizarla completamente; finalmente, faltaría solidaridad de algunos sectores y gremios.
Además, sostuvo que “existe afán por pensar en pacifismo, han bajado la intensidad de ac-
ciones sin entender que al gobierno le da lo mismo las marchas mientras se mantenga la
producción. Es necesario bloqueos”.
Por otro lado, la visión ciudadana es mesurada tanto por convicciones pacifistas, como
estratégicas. Por ejemplo, Eloísa Galleguillos muestra un claro compromiso con el pacifismo,
declarando que jamás estará por la violencia puesto que “si le va bien al presidente, le va bien
a Chile. Entre todos se debe llegar a acuerdos para ver cómo mejorar a Calama. Si hubiese
violencia, me restaría”.
Para otros entrevistados, la estrategia pacífica se relaciona con la complejidad de las
demandas. Como señaló Jaqueline Echeverría: “a diferencia de Aysén, es una lucha de
David contra Goliat, es un problema de gran escala (…) por eso hemos ido sumando más
gente con una perspectiva más ciudadana”. A similares conclusiones llega el alcalde Esteban
Velásquez, quien sin descartar la radicalización, declara:
Hemos ido quemando etapas porque sabemos que lo que estamos pidiendo son cuestiones
de fondo, tenemos compromisos con parlamentarios de distintas regiones, candidatos a la
Presidencia, hemos optado por una dinámica distinta de manera ascendente, de tal forma
que no se nos descalifique cuando golpeemos duro y se nos diga que no hemos propiciado
el diálogo. Ya llegarán esos instantes en que no salga una libra de cobre de nuestro territorio
(Esteban Velásquez).
En síntesis los nudos tensionales entre ambas identidades se establecen en torno a 5 aspectos:
Eje de tensión
Identidad de trabajadores
Identidad ciudadanista
Militancia política
Asociada al Partido Comunista,
Partido Socialista y otros
sectores de izquierda tradicional
Asociada al Partido Progresista y
sectores ciudadanos descolgados
de los partidos de izquierda
tradicional
Visión de los Partidos
Favorable y militante
Crítica a los partidos
tradicionales, con discursos “pro
independientes”
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
175
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Eje de tensión
Identidad de trabajadores
Identidad ciudadanista
Lecturas sobre la
radicalización
Necesaria como un mecanismo
de presión del movimiento
Crítica a la violencia, favorable a
la negociación con el Estado
Estructura de
organización
Jerárquica, visión de la
Asamblea Ciudadana como
un espacio de convergencia de
organizaciones sociales
Horizontal, visión de la Asamblea
Ciudadana como un espacio de
ciudadanos individuales
Visión sobre el liderazgo
del Alcalde
Apoyo crítico
Apoyo adherente
Fuente:
elaboración propia.
Reflexiones finales
En torno a los ejes analizados es posible sostener algunas reflexiones. En cuanto a la par-
ticularidad de un liderazgo indiscutido, se puede observar que el Alcalde ha cumplido un
rol fundamental a la hora de convocar y utilizar la plataforma institucional como una he-
rramienta de movilización. Esto marca un quiebre respecto al tradicional rol de los gobier-
nos locales y sus autoridades, pues principalmente los municipios han sido la ventanilla de
atención del Estado y, ante la insuficiencia de recursos y el alto número de necesidades, han
operado como un primer dique de contención de las demandas ciudadanas. Esto ha gene-
rado que los mecanismos de participación en algunos municipios sean protegidos y caute-
losos –cuando no inexistentes
-
, marcados por una baja dispersión de poder, con temor al
empoderamiento ciudadano y un profundo miedo a “despertar al pueblo” y ser incapaces
de darle solución a sus demandas.
A diferencia de ello, en el caso de Calama se observa un discurso hacia la ciudada-
nía y una orientación del empoderamiento “popular” a la presión sobre otras estructuras
institucionales (gobernación, intendencia, gobierno central). Esto construye un espacio so-
ciopolítico que marca la sintonía entre un poder social convocante y movilizante, con un
poder político institucional aliado. Por ello, no es casual que el líder del movimiento sea
el Alcalde y que en las últimas elecciones cuatro de los ocho concejales electos hayan sido
figuras vinculadas al movimiento social. Naturalmente, si bien este hecho tiene aspectos po-
sitivos, marca dudas respecto a la autonomía relativa del movimiento, pudiendo generar la
instrumentalización o supeditación de lo social a lo político institucional, más aún ante un
liderazgo que conjuga lo carismático y lo legal. Sobre este último punto, movimientos con
un líder tan fuerte pueden presentar mayores riesgos de cooptación, clientelismo, caudi-
(continuación)
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
176
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
llismo, dependencia o ruptura. En esta línea, son numerosas las corrientes de pensamiento
que realizan críticas a las estructuras de organización piramidal y la construcción política
en torno a líderes y vanguardias.
Desde esta reflexión, el eje central sería determinar hasta qué punto el movimiento
social de Calama podría existir sin la figura de su líder, tema en el que los entrevistados no
mostraron una posición común.
Respecto a la representación contenciosa, si bien Esteban Velásquez posee algunas
características como conseguir su legitimidad a partir de su actuación en el movimiento
social, existen tres elementos que no permiten constatar la existencia de este fenómeno:
1.
Existe una vocación del propio Alcalde por ampliar el movimiento social más allá
de la comuna de Calama, articulando a municipios mineros a través de una red.
2.
Si bien existe demanda por mayores recursos –tema que ha centrado en muchas
ocasiones la discusión
-
también existen demandas de carácter estructural, político
e ideológico.
3.
Más allá de su inserción en el sistema político-electoral, la presencia del Partido Co-
munista con fuerte representación nacional a nivel sindical-gremial, además de la
participación de organizaciones y actores ambientalistas, colectivos y partidos po-
líticos portadores de matrices ideológicas estructurales, facilita que las demandas se
inserten en proyectos de transformación social que garantizan la presencia de valores
“universales” en el movimiento. Por esta razón se descarta que la acción de Calama
encuadre en la tipología de
nimby
.
En relación a las identidades, la tensión existente entre el espacio ciudadano y el sindical se
encuentra en correspondencia con la hipótesis inicial de este artículo: los movimientos so-
ciales generan espacios de agregación en los que la unidad es mayoritariamente un resultado
conflictivo, coyuntural y contextual. De este modo, en el movimiento de Calama se cons-
tatan tensiones entre grupos con ideologías, proyectos y estrategias distintas. Sin embargo,
hasta la fecha, aun cuando los logros pueden ser insuficientes provocando frustración –lo
que tiende a acrecentar las diferencias y tensiones
-
el movimiento ha logrado mantener
unión externa, teniendo estabilidad y objetivos claros durante años.
Por otro lado, si bien es cierta la masividad del movimiento y las características de
Calama, poseedora de suficientes recursos como para ejercer distintas estrategias de presión
(cortes, paralización de la producción, etc.), también es cierto que las reivindicaciones
proponen cambios estructurales (reforma tributaria y de distribución, regionalismo,
nacionalización de recursos y apoyo y solidaridad con gran parte de los movimientos
sociales de Chile), lo que dificulta una rápida solución a las demandas como ha ocurrido con
otros movimientos con demandas exclusivamente locales. Por ello el desafío se encuentra
en, sin perder de vista la lucha por las trasformaciones estructurales, lograr victorias
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
177
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
estratégicas que permitan manejar la frustración y mantener elevadas las expectativas y
el apoyo social, de lo contrario se puede imponer el sentimiento de derrota, desconfianza
e imposibilidad.
También resulta complejo para los movimientos sociales que proponen –de manera
manifiesta o implícita
-
quiebres contrahegemónicos y modificaciones del sentido común, la
presencia de discursos dominantes. Como señala, Foucault (2008: 57), gran parte de la “victoria”
de los grupos dominantes se encuentra en la capacidad de “introducir contradicciones en el
seno del pueblo”, sea entre “plebe proletarizada y plebe no proletarizada”, o para este caso,
entre ciudadanos y obreros, calameños y afuerinos, clase media y clase trabajadora, entre
otras. En este marco, una de las contradicciones que el movimiento debe superar –y que es
implícita a la tensión entre ambas identidades
-
es la presencia de discursos divisionistas.
Para Sandra Pastenes:
Se instaló el discurso de “somos un grupo de amigos” y aparecieron los fantasmas de la dictadura.
Todos tenemos en alguna parte a Pinochet, él nos dejó el temor al comunismo, a los partidos, a
la política. Sentimiento anticomunista muy fuerte.
En este sentido, son naturales las tensiones dentro de los movimientos, es necesario superar al-
gunos quiebres y discursos hegemónicos que dificultan la construcción de una sociedad nueva.
Finalmente, como contraparte del movimiento social, el gobierno ha mostrado gran
capacidad para: 1) mantener la discusión en un lenguaje técnico y centrada en recursos
y proyectos; 2) dilatar el conflicto a través de extensas negociaciones sin resultados; 3)
establecer la idea de que el camino es el diálogo, evitando la radicalización del movimiento
y 4) aislar a Calama.
Sobre este último punto, el conflicto se ha centrado en Calama y se ha inducido a
la búsqueda de un trato preferencial. Este elemento es difícil de revertir puesto que
más allá de la genuina vocación regionalista del Alcalde y sus acciones concretas por
la unión de los municipios del norte, o las redes que ha establecido la ciudadanía con
otros actores y movimientos, es difícil no aceptar tratos preferenciales y recursos que
ayuden a mejorar la calidad de vida en su comuna. En esta línea, más allá del caso de la
vecina ciudad de Tocopilla que generó jornadas de protesta en agosto de 2013 (aunque
sin demandas estructurales) y los diversos apoyos entre las ciudades del norte, aún no se
observa un proyecto común. Sobre ello, el tiempo dirá si se trata de una incipiente rebelión
refundacional desde las postergadas ciudades del norte, o de la genuina pero aislada
búsqueda de algunos alcaldes bien intencionados para conseguir mayores recursos para
sus desamparadas comunas. Gran parte de eso dependerá de la capacidad de los actores
tanto institucionales (alcaldes) y principalmente de las bases sociales, para establecer
acciones conjuntas y articuladas.
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
178
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Referencias bibliográFcas
Alves, Edson, (2008) “La cuestión del sujeto individual y grupal en sociedades multiculturales
en transformación” en
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
. Universidad
Nacional Autónoma de México. Vol. L, núm. 203, mayo-agosto, pp.: 53-72.
Amézaga, Inés y Martí, Salvador, (2012) “¿Existen los Yimbis? Las plataformas de reivindicación
territorial en Soria, Teruel y Zamora” en
Revista Española de Investigaciones Sociológicas
r±²³
. Núm.38, pp.: 3-18.
Biehl, Janet y Bookchin, Murray, (2009)
Las políticas de la ecología social. Municipalismo
libe´ta´io
. Estados Unidos, Virus Editorial.
biobiochile.com,
(2012) “Convocan a movilización ciudadana en Calama para el próximo
29 de agosto”. 19 de agosto. Disponible en: <
www.biobiochile.cl/2012/08/19/convocan-a-
movilizacion-ciudadana-en-calama-para-el-proximo-29-de-agosto.shtml>
[Consultado el 10
de junio de 2013]
biobiochile.com,
(2013) “Asamblea ciudadana de Calama apoya movilización de trabajadores
de ±O²³´±O”. 2 de abril. Disponible en: <
www.biobiochile.cl/2013/04/02/asamblea-ciuda-
dana-de-calama-apoya-movilizacion-de-trabajadores-de-codelco.shtml>
[Consultado el 10
de junio de 2013].
Blofield, Merike, (2011) “Desigualdad y política en América Latina” en
 
Jou´nal of Democ´acy
en Español.
Julio, pp.: 58-74. Disponible en: <
coes/21701.pdf> [Consultado el 15 de junio de 2014].
Calama y Punto, (2012) “Marcha por la dignidad, 29 de agosto de 2012”. Disponible en:
<
calamaypunto.bligoo.cl/tag/videosdehectorenyoutube>
[Consultado el 20 de junio de 2013].
Calamatv, (2009)
Movimiento social ciudadano de Calama
. Disponible en: <
www.youtube.
com/watch?v=GBKhxµS6jXE
> [Consultado el 5 de julio de 2013]
Calderón, Fernando, (2008) “La inflexión histórica: cambio político y situación socioinsti-
tucional en América Latina” en
Revista µ±¶A·
. Núm. 96, pp.: 121-134.
Calderón, Fernando (coord.), (2011)
Los conflictos sociales en Latinoamé´ica
. Bolivia, Editorial
Plural / ¶·¶³¶ / ¶¸¹² / ¹¸ºR.
Confederación del Cobre, (2012) “Declaración pública Asamblea de Calama”. Disponible
en: <
www.confederaciondelcobre.cl/noticia.php?id=92>
[Consultado el 10 de junio de 2013].
coope´ativa.cl
, (2012) “Calama amenazó con movilizaciones por demandas sociales”.
Disponible en: <
www.cooperativa.cl/calama-amenazo-con-movilizacion-por-demandas-sociales/
prontus_nots/2012-02-21/222201.html
> [Consultado el 10 de junio de 2013].
Durston, John, (2012) “Clientelismo político y actores populares en tres regiones de Chile”
en Delamaza, Gonzalo; Cunill, Nuria y Alfredo Joignant (eds.),
Nueva agenda de
descent´alización en Chile. Sentando más acto´es a la mesa.
Santiago, Rº´ Editores.
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
179
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
El ciudadano, (2012) “Calama anuncia estado de movilización”. Disponible en: <
www.
elciudadano.cl/2012/02/24/48759/calama-anuncia-estado-de-movilizacion/
> [Consultado
el 10 de junio de 2013].
El ciudadano, (2012) “Asamblea ciudadana de Calama definió acciones para movilización
del 18 de mayo”. Disponible en: <
www.elciudadano.cl/2012/05/15/52734/asamblea-ciuda-
dana-de-calama-definio-acciones-para-movilizacion-del-18-de-mayo/
> [Consultado el 5 de
julio de 2013].
El ciudadano, (13-03-2013) “Cara de la asamblea ciudadana a Sebastián Piñera”. Disponible
en: <
www.elciudadano.cl/2013/03/13/64458/carta-de-la-asamblea-ciudadana-de-calama-a-se-
bastian-pinera/
> [Consultado el 20 de junio de 2013].
El Mercurio de Calama
, (2006) “Todo un éxito resultó el Primer Cabildo abierto de
Calama”. Disponible en: <
www.mercuriocalama.cl/prontus4_nots/site/artic/20061014/
pags/20061014033732.html
> [Consultado el 10 de junio de 2013].
El Nortero, (04-03-2012) “Movilizaciones en Calama: al gobierno se le apareció marzo”.
Disponible en: <
www.elnortero.cl/noticia/sociedad/movilizaciones-en-calama-al-gobierno-
se-le-aparecio-marzo>
[Consultado el 10 de junio de 2013].
±²OL, (2012) “Alcalde de Calama califica de insignificantes los montos asignados al Fondenor”.
Disponible en: <
www.emol.com/noticias/nacional/2012/05/02/538497/alcalde-de-calama-califica-
de-insignificantes-los-montos-asignados-al-fondenor.html>
[Consultado el 5 de julio de 2013].
Falleti, Valeria y Víctor García, (2011) “Unidad y multitud en los movimientos sociales.
Reflexiones a partir de dos casos ³atinoamericanos” en
Revista Andamios.
Vol. 8, núm.
15, enero-abril, pp.: 305-333.
Galafassi, Guido, (2011) “Teorías diversas en el estudio de los movimientos sociales.
Una aproximación a partir del análisis de sus categorías fundamentales” en
Cultura y
Representaciones Sociales
. Año 6, núm. 11, pp.: 7-32.
Garretón, Manuel Antonio, (2002) “³a transformación de la acción colectiva en ³atinoamérica”
en
Revista Cepal 76
, pp.: 7-24. Disponible en: < http://www.cepal.org/publicaciones/
xml/0/19330/lcg2175e_Garreton.pdf> [Consultado el 15 de junio de 2014].
Gramsci, Antonio, (1988)
Antología
. Selección de traducciones y notas de Manuel Sacristán.
España, Siglo XXI editores.
Haubert, Maxime, (2011) “³as movilizaciones sociales: aportes recientes de la sociología
francesa” en
Revista Mexicana de Sociología
. Universidad Nacional Autónoma de México.
Vol. 73, núm. 4, pp.: 645-673.
Hidalgo, Paulo, (2011)
El ciclo político de la Concertación: 1990-2010
. Santiago, Ed. Uqbar.
Holloway, John, (2011)
Cambiar el mundo sin tomar el poder. El significado de la revolución
hoy.
Chile, ³om ediciones.
Huete, María Ángeles, (2002) “³a estructura de oportunidades políticas para la acción de
las O´µ: El caso de Pro Búsqueda” en
Revista Realidad
. Núm. 86. pp.: 191-210.
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
180
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Kuri, Edith, (2010) “El movimiento social de Atenco: Experiencia y construcción de sentido”
en
Revista Andamios
. Vol. 7, núm. 14, pp.: 321-345.
Lo Actual
, (2013) “Alta Adhesión al Paro Comunal de Calama”. Disponible en: <
www.loactual.
cl/noticias/26-06-2013/Alta_adhesion_al_Paro_Comunal_en_Calama>
[Consultado el 5 de
julio de 2013].
Martí, Salvador, (2013)
Movimientos sociales y mecanismos de agregación de intereses
. Programa
de asignatura del Master Universitario en Estudios Políticos Aplicados. Universidad
Internacional Menéndez Pelayo.
Mayorga, Alberto; Del Valle, Carlos y Luis Nitrihual, (2009) “Movimientos Sociales en
América Latina. Reflexiones en torno a la (des)obediencia de una tradición (des)bordada
por la gubernamentalidad”. Disponible en: < http://www.comunicacionysaberescriticos.
cl/Publicaciones/publicacion_centro_020.pdf> [Consultado el 15 de junio de 2014].
Melucci, Alberto, (1999)
Acción colectiva, vida cotidiana y democracia
. México, El Colegio
de México.
Miller, Luis, (2004) “Acción colectiva y modelos de racionalidad” en
Estudios Fronterizos
.
Vol. 5, núm. 9, pp.: 107-130.
Modonesi, Massimo, (2008) “Crisis hegemónica y movimientos antagonistas en América
Latina. Una lectura gramsciana del cambio de época” en
Revista A Contracorriente
. Vol.
5, núm. 2, pp.: 115-140.
Nun, José, (1986) “Gramsci y el Sentido Común” en
Revista Punto de Vista
. Núm. 27.
Buenos Aires.
Panfichi, Aldo, (2011) “Contentious Representation and its Impact in Contemporary Peru”
en Crabtree, John,
Fractured Politics: Peruvian Democracy Past and Present.
Londres, Te
Institute of Latin American Studies, School of Advanced Study.
Penaglia, Francesco, (2013) “Desde la matriz Estado céntrica al autonomismo: una perspectiva
histórica de lo político, social e identitario” en
Revista Búsquedas Políticas
. Núm. 2.
Plataforma urbana, (2012) “Gobierno monitorea movilizaciones en Calama por rechazo al
±O²³´²Oµ”. Disponible en: <
www.plataformaurbana.cl/archive/2012/05/08/gobierno-monitorea-
movilizaciones-en-calama-por-rechazo-al-fondenor/>
[Consultado el 20 de junio de 2013].
Puricelli, Sonia, (2005) “La teoría de movilización de recursos desnuda en América
Latina” en
Teomai
. Segundo semestre. Disponible en:
oa?id=12401202> 
[Consultado el 15 de junio de 2014].
Radio U. de Chile, (2012a) “Asamblea ciudadana de Calama pasa del estado de alerta a
movilización”. Disponible en: <radio.uchile.cl/noticias/141488/> [Consultado el 5 de
julio de 2013].
Radio U. de Chile, (2012b) “Asamblea ciudadana de Calama anuncia movilizaciones en
contra de Fondenor”. Disponible en: <radio.uchile.cl/noticias/150701/> [Consultado el
10 de junio de 2013].
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
181
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Radio U. de Chile, (2012c) “Calama vuelve a la carga: paro general y marcha masiva por
fondos del cobre”. Disponible en:<radio.uchile.cl/noticias/169284/> [Consultado el 20
de junio de 2013].
Radio U. de Chile, (2013) “Trabajadores de ±O²EL±O Norte inician movilizaciones de cara
a paro nacional”. Disponible en: <radio.uchile.cl/noticias/201104/> [Consultado el 10
de junio de 2013].
Retamozo, Martín, (2009) “³o político y la política: los sujetos políticos, conformación y
disputa por el orden social” en
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
. Vol. ³I,
núm. 206, mayo-agosto, Universidad Nacional Autónoma de México, pp.: 69-91.
Seoane, José; Taddei, ´milio y Clara Algranati, (2008) “´l concepto “movimiento social” a la
luz de los debates y la experiencia latinoamericana recientes” en Moreno, µscar (coord.),
Pensamiento contemporáneo. Principales debates políticos del siglo XX
. Buenos Aires, Teseo.
Salazar, Gabriel y Julio Pinto, (1999)
Historia contemporánea de Chile.
Vol. I. Santiago, ³om
ediciones.
Salazar, Gabriel, (2011)
En el nombre del poder popular constituyente
. Santiago, ³om.
Solimano, Andrés, (2010) “Desigualdad económica y contrato social: ³a experiencia chilena”
en
Hemiciclo, Revista de Estudios Parlamentarios
. Año 1, No. 2. 1er. Semestre. Academia
Parlamentaria, Cámara de Diputados. Valparaíso, Chile, pp.: 139-154.
Soy Chile, (2013) “´l Concejal Darío Quiroga hizo una dura crítica al consorcio Calama
Plus”. Disponible en: <
www.soychile.cl/Calama/Politica/2013/05/03/171870/´l-concejal-
Dario-Quiroga-hizo-una-dura-critica-al-consorcio-Calama-Plus.aspx>
[Consultado el 5 de
julio de 2013].
Svampa, Maristella, (2008) “Movimientos sociales, matrices socio-políticas y nuevos escenarios
en América ³atina”. I Jornada de Análisis Crítico, Universidad del País Vasco.
¶e Clinic, (2012a) “Se viene otra para el gobierno: Calama amenaza con movilizaciones
si no envía proyecto del FO·²E·O¸¹ al parlamento. Disponible en:
<
www.theclinic.
cl/2012/04/11/se-viene-otra-para-el-gobierno-calama-amenaza-con-movilizaciones-si-no-
envia-proyecto-del-fondenor-al-parlamento/>
[Consultado el 20 de junio de 2013].
¶e Clinic, (2012b) “Alcalde de Calama calificó como insignificantes los dineros del
FO·²E·O¸ y anunció que podrían continuar movilizaciones”. Disponible en: <
www.
theclinic.cl/2012/05/02/alcalde-de-calama-califico-como-insignificantes-los-dineros-del-
fondenor-y-anuncio-que-podrian-continuar-movilizaciones/>
[Consultado el 22 de julio
2013].
¶e Clinic, (2012c) “FO·²E·O¸: Calameños volverán a movilizarse mientras parlamentarios
suman rechazo transversal al proyecto”. Disponible en: <
www.theclinic.cl/2012/05/03/
fondenor-calamenos-volveran-a-movilizarse-y-parlamentarios-udi-y-de-oposicion-su-rechazo-
al-proyecto/>
[Consultado el 20 de junio de 2013].
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
182
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Te Clinic, (2012) “Alcalde de Calama sigue esperando que el gobierno entregue soluciones a
la ciudad”. Disponible en: <
www.theclinic.cl/2012/07/05/alcalde-de-calama-sigue-esperando-
que-el-gobierno-entregue-soluciones-a-la-ciudad/>
[Consultado el 22 de julio 2013].
Te Clinic, (2012) “Asamblea ciudadana declara persona no grata a Piñera a horas de llegar a
Calama”. Disponible en: <
www.theclinic.cl/2012/07/25/asamblea-ciudadana-declara-persona-
no-grata-a-pinera-a-horas-de-llegar-a-calama/>
[Consultado el 20 de junio de 2013].
Te Clinic, (2012) “Calama se moviliza otra vez por promesas incumplidas del gobierno”.
Disponible en: <
www.theclinic.cl/2012/08/29/calama-se-moviliza-otra-vez-por-promesas-
incumplidas-del-gobierno/>
[Consultado el 20 de junio de 2013].
Te Clinic, (2013) “Asamblea ciudadana de Calama confirma marcha para este 18 de mayo”.
Disponible en: <
www.theclinic.cl/2012/05/16/asamblea-ciudadana-de-calama-confirma-
marcha-para-este-18-de-mayo-con-masiva-concurrencia/>
[Consultado el 22 de julio 2013].
Te Clinic, (2013) “Calameños acusan al gobierno de no cumplir promesas con la comuna”.
Disponible en: <
www.theclinic.cl/2013/01/08/calamenos-acusan-al-gobierno-de-no-cumplir-
promesas-con-la-comuna/>
[Consultado el 22 de julio 2013].
±illy, Charles, (1995) “Los movimientos sociales como agrupaciones históricamente específicas
de actuaciones políticas” en R
evista de Sociología Universidad Autónoma Metropolitana
.
Vol. 10, núm. 28.
±ouraine, Alain, (1997)
¿Podemos vivir juntos?
México, Fondo de Cultura Económica.
²³N, (2012) “Calama acuerda radicalizar protestas contra
fON´µNO¶
”. Disponible en:
<
www.24horas.cl/nacional/calama-acuerda-radicalizar-protestas-contra-·ondenor-197348>
[Consultado el 22 de julio 2013].
Valenzuela, Esteban, (1999)
Alegato Histórico Regionalista
. Santiago, Ediciones Sur.
Valenzuela Van ±reek, Esteban, (2013) “La reconstrucción de Atacama ·ederal y constituyente:
rescate, memoria politizada y subversión del orden centralista desde Copiapó” en
Boletín
del Museo Regional de Atacama.
¸úm. 4, año 4. Atacama, Dirección de Bibliotecas,
Archivos y Museos, pp.: 63-74.
Zibechi, Raúl y Susana ¸uin, (2008)
Dibujando fuera de los márgenes. Movimientos Sociales
en América Latina. Entrevista a Raúl Zibechi
. Buenos Aires, La Crujía Ediciones.
Zibechi, Raúl, (2011)
Dispersar el poder. Los movimientos como poderes antiestatales
. Santiago
Editorial, Quimantú.
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
183
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Anexo 1
Datos macro de Calama comparados con la región de Antofagasta y promedio del país.
Nota: el ingreso por personas debiese disminuir 20% debido al mayor costo de la vida en el
norte del país (alimentos, agua, vivienda).
Indicadores
Calama
Región de
Antofagasta
País
Número de habitantes (I±E 2012)
149,016
547,463
16,572,475 
²xpectativa de vida al nacer
75.6-76.2 (rango)
74.31
75.53
Índice de equidad en salud (0 completa
inequidad, 1 completa equidad)
0.65 -0.70 (rango)
0.67
S/³
Mortalidad general ambos sexos
4.5
4.6
5.4
Mortalidad infantil
11.1
8.3
7.9
Tasa de desnutrición menores de 5 años
4.9
2.6
3
³ngreso autónomo promedio por hogar
1,119,327
1,091,445
782,953
Índice de hacinamiento medio y crítico
14 y 1.8
11.9 y 1.6
9 y 1.1
³ngreso per cápita por hogar (´IµEPL¶±, 2011)
Unipersonal
Biparental
Monoparental
²xtenso
185,538
119,988
86,724
99,347
166,827
107,338
81,016
92,274
113,527
70,842
56,985
60,491
Índice de ·obreza (¸¶¹E±, 2011)
6.8
7,5
14.4
Tasa de ocupación
54
52,7
51.6
Tasa de desocupación
5,9
6,9
7.7
Índice de Desarrollo Humano (P±ºµ, 2003)
0.7570
0,729
0.725
Años de escolaridad promedio
11.2
11.3
10.5
·orcentaje de ·untajes ·SU ³gual o Superior a
450 ·untos en ²stablecimientos Municipales de
²ducación
55.27
38.84
(promedio
simple)
38.07
·orcentaje de ·untajes ·SU ³gual o Superior
a 450 ·untos en ²stablecimientos ·articulares
Subvencionados de ²ducación
86.25
83.28
(promedio
simple)
57.65
Tasa de denuncias delitos de mayor
connotación social
4.174
3,567,6
2,720.4
Tasa de denuncias de violencia intrafamiliar
681.1
607.3
650.1
Fuentes:
Reportes comunales Biblioteca del Congreso Nacional (2013),
I±E
(2012),
¸¶¹E±
(2011),
¹I±I´
(2013),
P±ºµ
(2003),
´IµEPL¶±
(2011), Diagnóstico regional con enfoque
µ¹¹ ´I±¹¶L
(2009).
F
RANCESCO
E
MMANUEL
P
ENAGLIA
V
ÁSQUEZ
Y
E
STEBAN
V
ALENZUELA
V
AN
T
REEK
184
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Anexo 2
Precios del cobre refinado. Centavos de dólar por Libra, 1992-2013
Fuente:
±O±hI²±O (2014).
0.000
50.000
100.000
150.000
200.000
250.000
300.000
350.000
400.000
450.000
1.000
2.000
3.000
4.000
5.000
6.000
7.000
8.000
9.000
10.000
11.000
12.000
13.000
14.000
15.000
16.000
17.000
18.000
19.000
20.000
21.000
22.000
R
EBELDÍA
EN
C
ALAMA
185
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LIX, núm. 222
septiembre-diciembre de 2014
pp. 161-186
ISSN-0185-1918
Anexo3
Producción de cobre en Chile, 1992-2013
Fuente:
±O±HIL±O (2014).
0.0
1,000.0
2,000.0
3,000.0
4,000.0
5,000.0
6,000.0
7,000.0
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
logo_pie_uaemex.mx