Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
171
Licenciada en sociología de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, (Argentina). Ayudante
en la asignatura “Lenguaje. Deseo. Cultura. Teorías sociales estructuralistas y posestructuralistas”. Correo electróni-
co: noeliadunan@gmail.com
∗ ∗
Estudiante de maestría en sociología de la cultura y el análisis cultural en el Instituto de Altos Estudios Sociales de
la Universidad Nacional de General San Martín, (Argentina). Licenciado en sociología por la Facultad de Ciencias So-
ciales de la Universidad de Buenos Aires. Investigador en el proyecto “El problema de la prohibición, la transgresión
y el castigo”, Instituto de Investigación Gino Germani, ±²³. Sus líneas de investigación son: teoría sociológica clásica
y teoría social en la obra de Georges Bataille. Autor del capítulo “La dialéctica del cuerpo” del libro
Marx manuscrito
(2013), del cual es su compilador. Correo electrónico: joseltaurel@yahoo.com.ar
Bajo materialismo y surrealismo
El debate Bataille-Breton
Base Materialism and Surrealism
Te Bataille-Breton Discussion
Noelia Denise Dunan
José Taurel Xifra
∗∗
Recibido el 5 de marzo de 2014
Aceptado el 9 de septiembre de 2014
RESUMEN
Hacia 1923 Georges Bataille era un joven des-
conocido que comenzaba a entablar amistades y
también enemistades en el núcleo del movimien-
to surrealista e intelectual de París. Alentado por
algunos de aquellos vínculos, lee a Mauss y Dur-
kheim, Nietzsche y Freud y, comienza a delinear
un pensamiento que se plasmará en la creación
de
Documents
. Resulta difícil comprender la rele-
vancia de esta revista y la producción batailleana
sin referir a sus primeras lecturas y al debate que
tempranamente entabló con el máximo expo-
nente del movimiento surrealista, André Breton.
Bataille coordinó allí un grupo de disidentes y
convirtió la publicación en una máquina contra
el surrealismo. El presente artículo desarrolla la
ABSTRACT
By 1923, Georges Bataille was an unknown
young man who was beginning to make friends
and enemies within the surrealist and intellec-
tual movement of Paris. Encouraged by some
of those acquaintances, he reads Mauss and
Durkheim, Nietzsche and Freud, thus shaping
a thought that will be reflected in the creation
of
Documents
. ´e relevance of this journal and
Bataille’s works would be hardly understood
without drawing attention to his first readings
and the debate he engaged in early on with the
major exponent of the surrealist movement,
André Breton. ´ere, Bataille coordinated a
group of dissidents and turned the journal into
a weapon against surrealism. ´is article ex-
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
172
formación de Bataille para hacer hincapié en
la categoría de bajo materialismo construida
en tensión entre el idealismo surrealista y los
distintos materialismos. Así puede verse que
Documents
y el bajo materialismo conjugan las
preocupaciones que perseguirá toda su vida.
Palabras clave
:
Documents
; bajo materialismo;
surrealismo; Georges Bataille; André Breton
.
amines Bataille’s development, highlighting the
concept of “base materialism” that was built as a
tension between the surrealist’s idealism and the
different forms of materialism. Tus it is shown
that
Documents
and base materialism combine
the issues that will concern Bataille throughout
his life.
Keywords
:
Documents
; base materialism; su-
rrealism ; Georges Bataille; André Breton
.
Introducción
Es habitual caracterizar la producción de Bataille como múltiple y dispersa o asistemática.
Sin embargo, desde sus primeros escritos cuando ejercía de secretario general de
Docu-
ments
, se puede seguir el trazo de ciertas preocupaciones recurrentes a lo largo de su vida.
Su labor intelectual comenzó en los agitados años veinte parisinos en un ambiente donde
el surrealismo acaparaba la atención junto con las expectativas teóricas y estéticas. Bataille
construyó la revista en un espacio donde articuló a un grupo de disidentes de este movi-
miento y elaboró una férrea crítica a sus posturas. No obstante, es menester evitar un lugar
común en el que el debate con el surrealismo se presenta como un enfrentamiento perso-
nal entre el autor de
El erotismo
contra Breton, pues se enmarca en una toma de posición
acorde a los conflictos políticos y sociales del momento. Ambos buscaban el camino para
poner las fuerzas de la vanguardia estética al servicio de la revolución y militaban en contra
del fascismo. En este contexto, desde las páginas de
Documents,
Bataille, inició su partici-
pación pública como intelectual y publicó sus primeros artículos a la vez que entabló una
intensa polémica cuyo resultado será el ordenamiento de ciertos intereses y preocupacio-
nes, que se condensaron en la categoría de “bajo materialismo”. Llamativamente, luego del
cierre de la revista y junto con el ascenso del fascismo, quien fuera su secretario, reorganizó
los elementos presentes en el bajo materialismo y dio a luz tres artículos que explicaban la
realidad política: “La noción de gasto”, “El problema del Estado” y “La estructura psicoló-
gica del fascismo”.
En el presente artículo se busca describir tanto los pasos iniciales de la formación de Ba-
taille, como las condiciones de emergencia del bajo materialismo. A continuación, se ahonda
en las particularidades de éste, en tanto doble movimiento por el cual critica al idealismo,
al tiempo que se diferencia de él y denuncia otras versiones de materialismo.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
173
Primeras lecturas y acercamiento al surrealismo
Es en 1923 cuando se puede establecer el final de su compromiso religioso y el comienzo
de una serie de lecturas (Freud –principalmente
Tótem y tabú
-
, Dostoievski, Kierkegaard,
Sade, Pascal, Platón, Hegel y Lautremont) y amistades. Sabemos lo peligroso que puede re-
sultar establecer relaciones directas entre la vida de un escritor y sus textos, sin embargo en
el caso de Bataille resulta indispensable mencionar quiénes fueron sus amigos y sus enemi-
gos, ya que también ellos fueron sus interlocutores. Buena parte de su obra nació en diálogo
(amistoso o en disputa) con ellos. Tal es el caso de Alfred Métreaux (con quien compartió
unos años en la École des Chartes, antes de cambiar su rumbo académico y decidirse por
la antropología), quien lo introdujo en la historia de las religiones y la antropología. A él
debe su lectura de Marcel Mauss y la posibilidad de sentirse seguro al momento de hablar
sobre el tabú y la transgresión. Así como Métreaux fue el puente entre Bataille y Mauss, Lev
Shestov lo fue entre él y Dostoievsky, Tolstoi, Pascal y Nietzsche. Ya había tenido un primer
contacto con los textos de Nietzsche, pero esto había sido en un marco de cercanía con la fe
católica. Shestov fue el responsable de que abandonara una lectura poética (idealizada) de
Nietzsche y se convirtiera en un ferviente militante del anti idealismo. Para él el idealismo
no era más que evasión ilusoria de aquello inexorable en la vida de los individuos: la muerte.
Después de haber emigrado de la Unión Soviética, Shestov no creía que algo así como una
“buena sociedad” existiera; Bataille aprendería de él que “la violencia del pensamiento hu-
mano no es nada sin su cumplimiento” (Kendall, 2007: 41). Años después, Bataille dirá de
Sade aquello que Shestov había predicado sobre Dostoievsky: “era el único en todo el uni-
verso en envidiar la majestuosa moral del criminal” (Surya, 2002: 60).
El año 1924 fue importante por dos motivos: conoció a Michel Leiris –uno de sus ami-
gos más cercanos a lo largo de toda su vida
-
y comenzó su ambivalente relación con el
surrealismo y los surrealistas. Quien los presentó fue Jacques Lavaud (colega de Bataille en
la Biblioteca Nacional de París y viejo amigo de Leiris) y el primer sentimiento fue de admi-
ración mutua: “admiraba su cultura, su espíritu inconformista signado por lo que todavía no
se había convenido en llamar humor negro. Me atraía la apariencia exterior del personaje,
más bien delgado y de aspecto a la vez moderno y romántico” (Bataille-Leiris, 2008:15). Lo
que Leiris pensaba en un primer momento de Bataille no era muy distinto de lo que había
pensado Métreaux al conocerlo: una mente inconformista, nada bohemio, con la elegancia
propia de un
dandy
, un
dandy
cínico.
Los tres tuvieron la intención de fundar un movimiento literario y una revista sobre los
cuales, en palabras del propio Bataille, nunca tuvieron “más que ideas bastante vanas” (Batai-
lle-Leiris, 2008: 48). El movimiento se llamaría “Oui” en oposición al “Non” de los dadaístas.
Según Leiris, Paul Valery, a quien Bataille juzgaba como el representante más perfecto del
academicismo, era para él –en virtud de esa misma perfección– el enemigo número uno.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
174
Tampoco el espíritu de Dadá resultaba de su agrado y hablaba de la oportunidad que habría
para lanzar un movimiento “Sí”, que implicaría un perpetuo consentimiento a todas las co-
sas y que tendría sobre el movimiento “No” que había sido Dadá la superioridad de escapar
de lo pueril que tiene una negación sistemáticamente provocativa (Bataille-Leiris, 2008: 16).
Donde ellos decían “no”, Bataille decía “sí”; sí a la existencia de todas las posibilidades,
incluso las imposibles de imaginar. Habían decidido establecer como sede de redacción un
burdel del viejo barrio de Saint-Denis con la intención de asociar al personal femenino a la
redacción de la misma. Pero la imaginada revista nunca vio la luz.
En octubre de ese mismo año, André Breton publica el
Primer manifiesto surrealista
. Un
texto mayormente expositivo en el que se presentan los principios del movimiento. Aquí
no sólo se define al surrealismo como una escuela literaria, sino como una concepción del
mundo.
1
En esa concepción se jerarquizan valores tales como la imaginación, la belleza, lo
maravilloso, lo elevado, la acción creadora y el amor. La importancia concedida a estos va-
lores se ve claramente plasmada en las páginas del
Primer Manifiesto
, donde aquello que es
rescatado positivamente por el surrealismo es lo que más se aleja de lo material (lo bajo)
para acercarse a una forma pura e ideal (lo alto). Al discutir con aquellos que pretendían
ridiculizar lo maravilloso, Breton dirá: “terminemos de una vez: lo maravilloso es siempre
bello, cualquier especie de maravilloso es bello, y no hay nada fuera de lo maravilloso que
sea bello” (Breton, 2001: 31). Bataille percibe con preocupación la búsqueda de formas idea-
lizadas o puras, y es allí donde se emplazará su crítica al surrealismo y el punto de partida
para el desarrollo del concepto de bajo materialismo.
Tan sólo un mes después Leiris se unió al movimiento y Bataille se sintió traicionado:
“Leiris ingresó en el grupo surrealista y dejamos de hablar al respecto: creo que la amplitud
y la dureza del movimiento naciente le produjeron un
shock
” (Bataille-Leiris, 2008: 49). El
amigo realizó insistentes esfuerzos por acercarlo al surrealismo, especialmente a las reu-
niones que tenían lugar en el taller del pintor André Masson en la calle Blomet. Junto con
estos surrealistas, Bataille discutía textos de Dostoievsky, Nietzsche y Sade, pero su relación
con quien fuera el líder del movimiento fue ambivalente. Su actitud desconfiada del prin-
cipio se volvería, poco tiempo después, abiertamente hostil. “Rápidamente pensaba que la
atmósfera del surrealismo me paralizaría y me ahogaría. No podía respirar dentro de esa at-
mósfera de ostentación” (Bataille-Leiris, 2008: 49). Dos meses después del
Primer Manifiesto
se publicó el primer número de
La Révolution Surréaliste
. Los primeros números juntaron
a intelectuales y artistas con trayectorias muy disímiles alrededor de la figura de Breton. El
grupo de la calle Blomet (un grupo sin líder ni revista, el grupo disidente, como lo deno-
1
También se definen sus enemigos, “la actitud realista inspirada en el positivismo de Anatole France se me revela con
un aspecto hostil hacia todo vuelo intelectual y ético. Me causa repulsión porque está constituida por una mezcla de
mediocridad, odio y chata suficiencia” (Breton, 2001: 22).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
175
minaría Masson), se unió al liderado por Breton. Ambos diferían en cuanto a sus opiniones
acerca de Dostoievsky y Nietzsche, pero –quizás más importante
-
disentían en los medios
con los cuales lograr ciertas metas. En el grupo de la calle Blomet la cuestión moral no era
un tema relevante y no se juzgaba a nadie por algo más allá de su trabajo. Por el contrario,
la lucha por la afirmación de una moral era para Breton un objetivo torturante, ya que no
podía tolerar la bohemia y el exceso, el libertinaje y la poligamia.
La única contribución de Bataille a
La Révolution Surréaliste
consistió en la presenta-
ción de una selección de
fratasies,
2
que se publicó en el número 6 con una nota suya que no
está firmada, ni siquiera con sus iniciales. Si bien el texto recibió los elogios de Breton, la
relación siguió siendo de mutua hostilidad. Aquello por lo cual el grupo de la calle Blomet
disentía con el líder, en Bataille constituía un verdadero obstáculo para acercarse al mo-
vimiento. El “contagio” del surrealismo lo dejó cada vez más solo, alejándolo, incluso, de
quienes eran sus amigos más cercanos. En sus propias palabras:
Aquello que la actitud, el cambio que se había producido en Leiris me hacía saber, lo percibí
primero de manera oscura, pero muy pronto iba a tener una sensación clara al respecto: era un
terror moral que surgía de la brutalidad y de la habilidad de un conductor (…) Estaba de pronto
ante personas que habían asumido el tono de la autoridad, que habían encontrado en sí mismas
-
¿por cansancio?, por tedio, ¡pero sin actuar!
-
, que habían incluso deseado esa voz tajante, ajena
a todo (Bataille-Leiris, 2008:50).
Durante esos primeros años del movimiento, Bataille trató de alejar a Leiris del surrealismo,
Leiris trató de acercarlo. Gracias a su relación con algunos de los miembros del movimiento
surrealista, llega a conocer al Dr. Adrien Borel quien le mostrará unas imágenes que des-
empeñarán un papel decisivo en su vida. Borel le facilita una fotografía de Louis Carpeaux,
tomada en 1905 y reproducida en el
Tratado de psicología
de Georges Dumas. En ella se veía
el suplicio de un chino, acusado de haber asesinado al príncipe y condenado por el empe-
rador a ser despedazado en cien trozos. Lo que Bataille veía materializarse súbitamente en
esa fotografía “era la identidad de esos perfectos contrarios que oponen al éxtasis divino
un horror extremo” (Roudinesco, 2012: 186); descubrió en el tormento de los cien trozos
el enigma del dolor y el gozo. Luego de su estadía en el monasterio de Quarr Abbey se ha-
bía vuelto devoto lector de
Le latin mystique
de Rémy de Gourmont. El libro compilaba las
historias de los más importantes mártires de la Edad Media con el objetivo de empujar a
las almas impías a renunciar a la carne (no tanto porque fuera odiosa, sino porque era ate-
morizante). La carne no era más que enfermedad y dolor, y estaba condenada a pudrirse.
2
“Género poético basado en los juegos de palabras que floreció en el siglo XII en los ambientes cortesanos franceses”
(Surya, 2002: 18).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
176
La carne cristiana era una carne mortal. Si Bataille había retenido algo de sus años de cris-
tianismo era ese sentimiento ambivalente que despierta la carne, que no puede ser amada
sin generar repugnancia, sin ver en ella la muerte a la que está destinada. El terror que ella
inspira es tan grande como su belleza. Aquello que despertó su interés en 1919 con el libro
de Gourmont reaparece en 1925 con la fascinación por el horror de la foto de Carpeaux.
Tal como lo manifestara Leiris, Bataille aún no se había revelado como escritor, sólo po-
día jactarse de un buen artículo aparecido en
Cahiers de la République des Lettres de Sciences
et Arts
bajo el título de “América desaparecida”
3
(Bataille, 1928) motivado para publicitar
la exposición “Las artes antiguas de América” organizada por Alfred Métraux y George Ri-
viere,
4
y algunas colaboraciones sobre numismática para la revista de arte y arqueología
Aréthuse.
Es durante este año, 1926, que comienza a escribir su primer libro:
W.C
. Aun-
que nunca fue publicado como tal, fue el primero del que quiso hablar y reconocería como
propio. Leiris comenta al respecto: “me habló de una novela donde se representaba bajo la
apariencia del famoso asesino Georges Tropmann (su homónimo parcial), pero que luego
tomó la forma de un relato en primera persona” (Bataille-Leiris, 2008: 17). Resulta un poco
confuso saber qué fue lo que finalmente sucedió con este manuscrito. Él mismo aseveró ha-
berlo destruido por considerarlo “demasiada literatura de loco”, pero luego “reapareció” en
1945 como introducción de otro de sus libros:
El azul del cielo
.
Uno de sus amigos, el Dr. Dausse, encuentra sus escritos obsesivos y perturbadores y
lo anima a empezar terapia con Borel, quien alentó a Bataille a escribir y, según comenta
Roudinesco, la
Historia del ojo
fue comentado en cada sesión. “El primer libro que escribí
no pude escribirlo más que psicoanalizado”, dijo en la mentada entrevista. Por el resto de
su vida mantuvo con Borel una relación amistosa, a punto tal que le dirigió el primer ejem-
plar numerado de cada uno de los libros que publicó.
Ni una sola línea de sus textos menciona su primer encuentro ni su relación con Sylvia
Maklès. Se conocieron en 1927 (probablemente en el taller de Raymond Queneau) y se ca-
saron al año siguiente. En su círculo de amigos se preguntaban si la vida conyugal haría a
Bataille renunciar a las orgías y los burdeles. Uno estaría autorizado a creer que no, a juz-
gar por lo que varios coinciden en identificar como la única alusión específica en
El azul del
cielo
: “me he portado como un cobarde con toda la gente que he amado. Mi mujer fue ab-
negada conmigo. Se volvía loca por mí, mientras yo la engañaba” (Roudinesco, 2012: 192).
3
Ensayo en el que compara al Estado “burocrático” incaico con el “exceso monstruoso” de la cultura azteca.
4
“La luz, el sol, la broma, la sangre, el sacrificio, la muerte fueron temas presentes en
El ano solar
y
El ojo pineal
. Los
aztecas le dieron la oportunidad de considerarlos de otra manera, desde otro ángulo, legitimados por la etnografía.
Los dioses mexicanos lo abrumaban: religiosos al punto del horror preferían lo amargo de sus dioses crueles a la
dulzura del dios de los cristianos. Para ellos la muerte no era nada, o mejor que nada algo por lo que tenían una avidez
tentadora. Una religión que recurre al amor a la muerte tiene una inconmensurable ventaja sobre el cristianismo que
se doblega, juzga, llora y aterroriza. La antropología no contradiría estas ideas; Bataille estaba adelantado a su tiempo”
(Surya, 2002: 138).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
177
En el año de su casamiento, finalmente publicó su primera novela,
Historia del ojo
, aunque
lo hizo bajo el seudónimo de Lord Auch.
5
La novela tuvo dos versiones. La primera fue pu-
blicada en 1928 (aunque recién le será atribuida años después de su muerte, en 1967), con
ocho litografías de André Masson. La segunda, de 1944, fue ilustrada con seis aguafuer-
tes de Hans Bellmer.
Historia del ojo
dejó atónitos a varios surrealistas, entre ellos a Breton
que en ese mismo año había publicado una novela que él mismo calificara como de “amor
loco”,
Nadja
. Sendas novelas ponen de manifiesto las concepciones completamente dis-
tintas que uno y otro tenía del amor y el erotismo. Breton narra una verdadera historia de
amor donde las fotografías y los dibujos muestran lo que el autor no podría decir en pala-
bras. Es ese amor monógamo, exclusivo, singular y electivo el que justifica el erotismo; en
ese esquema la existencia de un tercero resulta inconcebible para Breton. Bataille, en cam-
bio, considera el “libertinaje” (
debauchery
) como suficiente justificación; el amor aviva el
exceso.
Historia del ojo
es una novela sobre el “eros negro” cuyo eje no es el amor sino el ex-
ceso, la angustia y la muerte (Assandri, 2007).
Las divergencias entre ambos podrían sintetizarse en las lecturas que cada uno de ellos
hace del marqués de Sade. Bataille veía el prestigio del que gozaba entre los surrealistas
como un fraude. Creía que éstos no estaban autorizados a reivindicarse sadeanos, ya que
lo colocaban en un altar y hacían de él una figura inmaculada. Le resultaba imposible con-
ciliar el discurso libertino de Sade, para el cual los seres humanos son presa de los deseos
físicos, con un hombre como Breton a quien consideraba un mojigato que odiaba el liber-
tinaje, que encontraba los burdeles repulsivos, que defendía la monogamia, el amor más
puro y el erotismo menos degenerado.
No es casual que en esos años Bataille haya estado trabajando en un texto que nunca
llegó a publicar en vida, “El valor de uso de D.±.F. de Sade”. Originalmente pensado como
pieza fundamental de un almanaque erótico en el que trabajaría junto con André Masson
(que tampoco vio la luz), se constituyó en un programa de estudio de la materia baja que
denominó heterología. Aquí realiza una crítica del uso que los surrealistas hacen del escri-
tor maldito. Al ubicarlo en un pedestal y apartarlo de su propia obra, le dan el tratamiento
que se le da a algo ajeno que es vivenciado como un cuerpo extraño. En contrapartida, la
propuesta batailleana es apropiárselo, realizar el valor de uso del marqués, hacerlo parte de
su propia escritura. Apropiación por un lado, excreción, por el otro. Ambas categorías di-
viden el mundo de los hechos sociales y fundamentan el programa de la heterología. Una
dicotomía que comenzó a forjarse en las páginas de su primera aventura editorial
.
5
El seudónimo elegido para este libro resulta tan provocador como el texto mismo. “Lord”, que significa “señor” o
“dios”, y “auch” que remite a la frase “aux chiottes” que podría ser traducida como “al inodoro” o “a la mierda”. “A la
mierda con dios” sería la traducción literal (Mattoni, 2011).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
178
El nacimiento de
Documents
La labor desarrollada en
Documents
será el primer escalón de relevancia en la trayectoria
intelectual de Bataille. No sólo porque, designado formalmente secretario general, en los
hechos actuó como editor de la revista en la que contribuyeron personajes importantes.
6
Sino porque además fue en estas páginas donde aparecieron, si bien en estado embriona-
rio, los temas y problemáticas que desarrollaría a lo largo de su vida.
El proyecto nació de los editores de
Aréthuse,
Jean Babelon y Pierre d’Espézel,
como
una propuesta para el coleccionista y comerciante de obras de arte, George Wildenstein,
de reemplazar la vieja publicación. Aunque la idea original no provino de Bataille, al poco
tiempo le imprimiría su sello distintivo. La propuesta también incluía extender a la etno-
grafía su campo de interés. En la revista participarán un amplio abanico de disciplinas y
tradiciones. Habitarán en sus páginas curadores, artistas, etnógrafos, historiadores, con el
objetivo de lograr una revista científica seria. Es menester aclarar que la asociación entre
etnología y arte no era ni pretendió ser una innovación, pues esa combinación no era rara
en los años veinte. El aporte de
Documents
fue que confrontaba por primera vez etnólogos
profesionales con artistas modernos.
El comité editorial trató de garantizar la seriedad convocando a George H. Riviere (quien
por el momento ostentaba el puesto de subdirector del Museo de Etnografía del Trocadero)
para el cargo de director. También merece ser destacada la participación de Carl Einstein
7
cuyo rol ha quedado sin precisar. Bataille, en una nota que le dirige a Breton, lo menciona
como editor, aunque en varios números no aparece como tal. Recientemente llegado de Ber-
lín y con una destacada trayectoria intelectual en Alemania como historiador del arte, se
puede encontrar un indicio de la importancia de su función en el incremento que fueron
teniendo las colaboraciones alemanas, de las que él fue el principal promotor.
8
De esta manera comenzó a tomar forma. En el clásico artículo sobre la revista, publicado
como introducción a la versión facsimilar, Denis Hollier (2005) afirma que fue Bataille quien
sugirió el título, que para sus fundadores cobraba el estatus de un programa, casi de un con-
trato. La palabra “document” había aparecido en la presentación de L’odre de chevalerie, su
tesis de 1922 en la École des Chartes. Pero aquello que se planeó como una revista formal
sobre arte y etnografía, rápidamente bajo la impronta de Bataille cobraría otra fisonomía.
6
Algunos de sus participantes fueron: Jean Babelon y Pierre D’Espezel, Georges Henri Rivière y Paul Rivet, Marcel
Griaule, André Schaeffner y, en un número, un joven Claude Lévi Strauss (bajo el seudónimo de G. Monnet). Gradual-
mente, otro grupo de escritores y fotógrafos comenzarán a aparecer en las páginas de la revista con cada vez mayor
frecuencia: disidentes surrealistas en su mayor parte, muchos de los cuales habían sido excluidos del movimiento
y atacados en el
Segundo manifiesto
. Tal es el caso de Pierre d’Espezel y Jean Babelon, que también eran amigos de
Bataille (Kendall, 2007: 70-71).
7
Junto con Bataille y Leiris, fue quien más contribuciones realizó.
8
Para mayor detalle del vínculo de Carl Einstein con
Documents,
véase: Joyce (2002).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
179
Quizá el observador atento podría haber previsto el rumbo que tomaría la empresa al
examinar cuidadosamente los nombres de los colaboradores y su procedencia. En torno
a Bataille, se habían reunido un grupo de surrealistas disidentes como Georges Limbour,
Jacques-André Boiffard, Roger Vitrac y Robert Desnos. Estos jóvenes que ingresaron al co-
mité editorial generaron una tensión al interior de éste, porque enfrente se encontraban los
miembros más antiguos y conservadores. Sin planearlo, denodadamente se reunió el mundo
de la vida del día y de la noche de Bataille. Juntó radicales y reaccionarios, viejos respeta-
dos y jóvenes impertinentes, también exponentes de diferentes disciplinas hostiles entre sí.
Y aunque al principio primó la cautela, ya convergían los ingredientes para obtener, según
la calificó Leiris, una revista “imposible” pues sus:
(…) colaboradores provenían de los horizontes más diferentes puesto que algunos escrito-
res situados en un punto extremo –la mayoría, tránsfugas del surrealismo reunidos en torno a
Bataille
-
se codeaban con representantes de disciplinas muy variadas (historia del arte, musi-
cología, arqueología, etnología, etc.), algunos de los cuales eran miembros del Instituto o bien
pertenecían al personal jerárquico de museos y bibliotecas. Una mixtura precisamente imposi-
ble (Bataille-Leiris, 2008: 19).
Otra característica de
Documents,
que merece ser destacada, fue el particular método puesto
en práctica para analizar las obras de arte. Sustentado en el heteróclito conjunto de disci-
plinas que la integraban, se apartó de la tendencia clásica de análisis, la cual se centraba en
la forma del objeto aislándolo del contexto de creación, y recurrió a un ejercicio interdis-
ciplinario donde, la etnografía se encargaba de poner el valor de la obra de arte en relación
con su propia cultura.
Documents
tendría como plataforma la resistencia hacia el punto de
vista estético, una resistencia que es la primera connotación de su título. Un documento es
un objeto desprovisto de valor artístico. Desprovisto o despojado dependiendo de si alguna
vez tuvo o no valor artístico alguno. El resultado fue que ambas perspectivas se complemen-
taban mutuamente en las páginas. Pero la etnología no tenía la última palabra, pues ésta
quedaba sometida al juicio crítico de la historia, logrando así, un análisis científico riguroso.
Documents
también dejó su huella por su prolífico estilo en el uso de las imágenes. Desde
el inicio, las fotografías de objetos de arte de museos o étnicos adquirieron un rol central,
no sólo por cantidad sino porque se presentaban como el complemento necesario del texto.
La organización de los artículos acompañados por fotografías perseguía una comprensión
en conjunto que difícilmente se lograría aislando los elementos. Un claro ejemplo de esto
se puede encontrar en la intervención del propio Bataille en el primer número (Año I) que
apareció en abril de 1929, donde toma figuras de caballos acuñados en monedas por dos
culturas distintas, unas griegas y otras galas. “El caballo académico” no respondía a un pa-
cato interés por comparar la forma de representación del caballo en dos culturas distintas,
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
180
sino que el núcleo central consistía en poner en evidencia la noción de belleza ideal que
proveniente de Grecia que irradia y domina el imaginario artístico de esos años, incluido
el surrealismo. La argumentación batailleana se apoya en las imágenes que acompañan la
nota otorgándole un valor extra.
A las siluetas de los caballos griegos esbeltos se le oponen como una burla de mal gusto
la imagen de los caballos creada por los galos. A partir del contrapunto, Bataille detecta dos
tipos de formas que permean la vida social: la académica, por un lado, a la que se oponen
las formas barrocas, dementes o bárbaras, por otro. Estas figuras equinas deformes trans-
greden el estereotipo:
Desde el siglo IV a. C., los galos, que habían utilizado para sus intercambios comerciales algu-
nas monedas importadas, comenzaron a acuñar las propias copiando ciertos modelos griegos,
en particular unos diseños que tenían en el reverso la representación de un caballo (como las
estatuas de oro macedónicas). Pero sus imitaciones no sólo presentan las deformaciones bárba-
ras habituales que derivan de la torpeza del grabador. Los caballos dementes imaginados por las
diversas tribus no dependen tanto de una falla técnica como de una extravagancia positiva, lle-
vando siempre hasta sus consecuencias más absurdas una primera interpretación esquemática
(Bataille, 2003: 14-15).
En estas líneas, Bataille comienza a desarrollar una idea que no sólo caracterizará a
Docu-
ments,
sino a su futura producción. Aludimos a su ataque contra el idealismo en sí mismo
y, contra el idealismo que subyace en los diversos materialismos. De allí que
Documents
ac-
tuara
como máquina de guerra contra las ideas preconcebidas y, contra aquello que Bataille
identificaba como la tendencia idealista a caracterizar lo excesivo y lo defectuoso en térmi-
nos de carencia o como una desmesura negativa. Apoyado por el grupo de disidentes que
lo acompañaban, sumado al estímulo de jóvenes artistas, su anti idealismo se enardeció.
Luego del primer número, uno de los fundadores (Pierre d’Espézel), manifiesta por carta a
Bataille su completo desacuerdo con la publicación: “Después de lo que he visto hasta ahora,
el título que he elegido para esta revista apenas se justifica, excepto en el sentido que nos
da
Documents
acerca de su estado mental” (Surya, 2002: 118). Es un claro ejemplo del raro
clima que se vivía en la revista, que aún así se mantuvo (o empeoró) en esa línea.
El bajo materialismo: un materialismo a la Bataille
Tanto Breton como Bataille prestaron especial atención al concepto de materialismo. Uno
de los principales puntos de divergencia lo constituyó la relación que cada uno de ellos es-
tableció con la interpretación de la dialéctica hegeliana. Mientras que el primero la concebía
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
181
como un movimiento ascendente de reconciliación de los contrarios, el segundo proponía
un materialismo
desdialectizado
donde las oposiciones (ya no contradicciones) no se resol-
vían de manera definitiva. Frente al afán surrealista por idealizar el materialismo, Bataille
proponía
rematerializarlo
. Pero, siguiendo la pregunta de Macherey (2003) ¿cómo podría
revalorizar la materia/lo bajo sin recaer en una nueva idealización? ¿Cómo darle relevancia
a la materia sin colocarla en el lugar que los surrealistas le asignaban a la idea?
Bataille desarrolla un esbozo de tesis propia sobre el materialismo. Su objetivo es des-
prenderse del materialismo ontológico, que ubica a la materia como la cosa en sí, “pues ante
todo se trata de no someterse, ni uno mismo ni su razón, a algo que sería más elevado” (Ba-
taille, 2003: 62). Los materialismos (el dialéctico, el mecánico, el ontológico)
9
se encuentran
preñados de idealismo y por tal motivo, limitados por la razón que los engendra. De allí
que la búsqueda por un materialismo distinto derive en una apelación de aquello que ve-
nía insinuando, es decir: la “materia baja”. La cual es “exterior y extraña a las aspiraciones
ideales humanas y se niega a dejarse reducir a las grandes máquinas ontológicas que resul-
tan de esas aspiraciones” (
Ibíd
., 2003: 62). El objetivo es hallar una materia que no limite.
En esto fundamenta su ataque al surrealismo, a pesar de no nombrarlo: “las representacio-
nes plásticas son la expresión de un materialismo intransigente que recurre a todo lo que
compromete a los poderes establecidos en materia de forma, ridiculiza las entidades tra-
dicionales, rivaliza ingenuamente con esperpentos que causan estupor” (
Ibíd
., 2003: 63).
La operación de Bataille no es un simple intercambio, sino que resulta más adecuada la
descripción del bajo materialismo como un “tercer término”, pero más nietzscheano que hege-
liano. Es una fuerza disruptiva más que un operador dialéctico. Bataille no busca invertir, sino
que invita a volver desde lo alto a revolcarse en el lodo; rechaza el materialismo mecánico y el
dialéctico. Al primero, porque ubica a la materia en la cúspide de la jerarquía, confinándola
al ámbito de la investigación científica. Al segundo, porque la materia ingresa y pasa a formar
parte de la dialéctica. Aunque según Benjamin Noys, Bataille alberga una esperanza de conec-
tar el bajo materialismo con el dialéctico, que con gran esfuerzo intenta poner a funcionar en
“La crítica de los fundamentos de la dialéctica hegeliana”. Sin embargo, el autor señala que es
un punto que sobrevuela rápidamente: el bajo materialismo amenaza al dialéctico.
Lo que resulta irónico es que Bataille no percibiera que su bajo materialismo amenazaba la dialéc-
tica (tanto la hegeliana cuanto la marxista) con un límite interno que lo dañaba desde el principio;
y que ya había demostrado que la dialéctica depende de una base material que no permanece fija
en el interior del esquema dialéctico. De allí que lo que el bajo materialismo produce es lo que
Machery llama un materialismo desdialectizado (Noys, 1998: 502).
9
Cabe aclarar que más que tendencias establecidas o que se reconocieran como tales, corresponden más bien a la
lectura que el propio Bataille hiciera de ciertos discursos.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
182
La crítica al idealismo del primer escrito se profundiza en “El lenguaje de las flores” (1929, nú-
mero 3, año I), pero sin llegar a la hostilidad con el surrealismo. Aquí Bataille ofrece un primer
esbozo de la filosofía agresivamente anti idealista que lo caracterizó. Bajo la apariencia de una
prosa poética que busca dar con las emociones que nos trasmiten las flores (“egoísmo, amar-
gura, expansión”), Bataille lanza sus dardos por sobre los pétalos e intenta dar en el núcleo de
la belleza de las flores. Así, rápidamente sentencia: “Sin embargo, no deja de ser interesante ob-
servar que cuando se dice que las flores son bellas es porque parecen
conformes a lo que debe
ser,
es decir, porque representan, porque son el
ideal
humano” (Bataille, 2003: 24). La belleza
de las rosas es también producto de una perspectiva idílica que recorta la totalidad de la rosa
y fija su atención sólo en los pétalos. Por un lado, esta operación invisibiliza que “el interior de
una rosa no se corresponde para nada con su belleza exterior, y si uno arranca hasta el último
de los pétalos de la corola, no queda más que una mata de aspecto sórdido” (
Ibíd
., 2003: 25).
Para ilustrar esta idea, Bataille utiliza una foto de Karl Blossfeldt
10
cuyo epígrafe indica que los
pétalos de la flor fueron arrancados. Por el otro, esconde lo bajo: las raíces inmundas, emba-
rradas y con insectos responsables de animar a la rosa en su belleza:
En efecto, las raíces representan la contrapartida perfecta de las partes visibles de la planta. Mien-
tras que éstas se elevan noblemente, aquéllas, innobles y viscosas, se revuelcan en el interior del
suelo, enamoradas de la podredumbre como las hojas de la luz (
Ibíd
., 2003: 27).
El recorrido no demuestra únicamente el anti idealismo que Bataille comienza a cultivar
por esos años. Además, nos presenta el nacimiento de su interés por lo abyecto, lo maldito,
aquello moralmente excluido.
Un proyecto singular desarrollado al interior de
Documents
es el “Diccionario crítico”.
Como su nombre indica que el objetivo era dar los significados no aceptados formalmente
de las palabras o mostrar su trasfondo idealista. Precisamente en el artículo “±nforme” puede
leerse: “Un diccionario comenzaría en el momento en que ya no suministra el sentido sino el
trabajo de las palabras” (
Ibíd
., 2003: 55). Ocuparse del trabajo de las palabras implica una po-
sición donde “informe no es solamente un adjetivo con determinado sentido sino también
un término que sirve para descalificar, exigiendo generalmente que cada cosa tenga su forma”
(
Ibíd
., 2003: 55). Para Hollier la palabra sería entonces un lugar de acontecimiento, explosión
de un potencial afectivo y no medio de expresión de sentido. Así también esta sección se con-
virtió en un vehículo de la lucha contra el idealismo y nos permite sumergirnos de lleno en el
segundo eje de reflexión que caracterizó a la revista y en particular a Bataille: el materialismo.
10
Las tomas de este fotógrafo alemán que mediante una cámara diseñada por él lograba obtener ampliaciones unas
treinta veces mayores al tamaño normal, fueron elegidas personalmente por Bataille.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
183
El “Diccionario crítico” debutó en el segundo número con la entrada “architecture” que
llevaba la firma de Bataille. La arquitectura hace patente que: “el ser ideal de la sociedad,
aquel que ordena y prohíbe con autoridad, se expresa en las composiciones arquitectóni-
cas propiamente dichas” (Bataille, 2003: 19). Denis Hollier (2005) escribe al respecto, que
en un edificio su arquitectura no se reduce a la obra, a eso por lo que una construcción es-
capa al espacio puramente utilitario, eso que habría en él de estético. Damos aquí con una
incipiente preocupación sobre la contradicción entre el exceso y la utilidad. Porque la ar-
quitectura no es sólo la construcción de un espacio habitable para la reproducción humana,
sino además una manifestación excesiva, estética y de gasto con respecto a esa función: las
catedrales, los coliseos, los monumentos. Pero para Bataille, no sólo la Iglesia y el Estado
imponen silencio a las multitudes con catedrales y palacios, no sólo inspiran temor y sabi-
duría social, sino que la fisonomía, el vestido, la música, la pintura, todo eso que exige una
cierta composición, también es una arquitectura.
Otra de las entradas sumamente significativas del diccionario es la de “Ojo”, al punto que
hay cuatro textos de distintos autores dedicados a esta palabra. La primera fue escrita por
Robert Desnos, la segunda por Bataille, la tercera por Marcel Griaule y la cuarta apareció
sin firma. El texto de Bataille explora el temor y la fascinación por esa parte del cuerpo que
es además una figura de la conciencia moral y una imagen de la represión (Bataille-Leiris,
2008). Para ilustrar la extrema ambigüedad que suscita el ojo para las sociedades occi-
dentales, Bataille recupera la expresión “golosina caníbal” de un texto de Stevenson. Y en
virtud de ese deslizamiento entre sensaciones ambiguas que la concepción de esta pala-
bra permite, Bataille la emparenta con lo filoso. Algo que él mismo señala que había hecho
el surrealismo de Buñuel y Dalí en
Un perro andaluz
, en una escena donde con una na-
vaja filosa se le corta el ojo a la protagonista. El “ojo” será tematizado por Bataille no sólo
en esta entrada del diccionario crítico, sino también en varias de sus novelas:
11
El ano so-
lar
,
El ojo pineal
y, fundamentalmente, en
Historia del ojo
. Esta última es verdaderamente
la historia de un ojo. Pero lo es, tal como enfatiza Barthes, como composición metafórica
(doble)
12
y metonímica.
13
11
Leiris (2008) sugiere que en esta época (la de
Historia del Ojo
y
Documents
) Bataille se empezó a interesar por una
pequeña glándula que alberga el cerebro, cuyas funciones no están del todo definidas. Efectivamente, tanto en
El ojo
pineal
como en
El ano solar
, Bataille explora la idea de la existencia de un ojo que habría estado destinado a contemplar
al sol cara a cara. Al punto que la glándula pineal es presentada como una suerte de ojo fallido.
12
Barthes identifica dos cadenas metafóricas en este texto de Bataille. La primera variación (aquella que apela a la
blancura y la rotundidad) es la del ojo y el huevo; la segunda (la que hace uso de los “avatares de lo líquido”) la del ojo
y las lágrimas.
13
“Una vez manifestada la doble metáfora, Bataille hace intervenir una nueva técnica: intercambia las dos cadenas”
(Barthes, 2003: 331). “Si llamamos metonimia a esta traslación de sentido operada de una cadena a la otra, en peldaños
distintos de la metáfora (ojo chupado como un seno, beber mi ojo entre sus labios), sin duda reconocemos que el
erotismo de Bataille es esencialmente metonímico” (
Ibíd
., 2003: 333).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
184
Según entiende Barthes, podemos encontrar en este texto la ley de la imagen surrealista
que utilizara Breton: la imagen será tanto más intensa cuanto más alejadas y exactas sean
las relaciones entre las dos realidades presentadas:
Un término, el Ojo, se varía a través de un cierto número de objetos sustitutivos, que tienen con
él la estricta relación de objetos afines (…) y sin embargo desemejantes (…); esta doble propie-
dad es la condición necesaria y suficiente de todo paradigma: los sustitutos del Ojo son
déclinés
(declinados) en todos los sentidos del término: recitados como las formas flexionales de una
misma palabra; revelados como los estados de una misma identidad (Barthes, 2003: 326-327).
La osadía de Bataille es máxima, porque al lanzar sus dardos contra el idealismo no se
recuesta sobre las versiones establecidas del materialismo, sino que se dedica a criticar-
las, advirtiendo los peligros que aquellas concepciones que proclamándose como tales,
en realidad se limitan a cambiar al dios idea por el dios materia abstracta, reproduciendo
aquello que critican. En la entrada “Materialismo” podemos leer: “La mayoría de los ma-
terialistas (…) han situado la materia muerta en la cúspide de una jerarquía convencional
de hechos de diverso orden, sin percibir que así cedían a la obsesión de una forma
ideal
de
la materia” (Bataille, 2003: 29). Esta concepción arraigada de la materia no hace más que
reproducir el interrogante de la problemática idealista en clave materialista, dejando in-
tacto su trasfondo: “la pregunta por la esencia de las cosas”. Para Bataille, un materialismo
auténtico debería
desidealizar
la materia y buscarla en su manifestación social espontá-
nea sin preconceptos. La solución que encontró para la pregunta que nos hacíamos más
arriba, es apuntar hacia lo bajo, a la materia embarrada, sucia, los excrementos (algo de
lo que lo acusará Breton). La bajeza de la materia muchas veces coincide con su topogra-
fía: el piso sucio, el barro, los pies, la desnudez oculta. Aquello que ya había anunciado
en “El lenguaje de las flores”, mirar las raíces fétidas que nutren la belleza de la flor. Pero
el nombre no proviene de allí, sino que apunta al desprestigio social que carga. Allí, tam-
bién se encuentra la materia no idealizada. De esta manera resuelve la aporía tomando
el camino de la materia abyecta.
Dos textos radicalizan esta línea de pensamiento en pos de un materialismo no idea-
lizado, que aparecían con tibieza en los artículos referidos. En “El dedo gordo” repite el
esquema de razonamiento, sin olvidar que la cabeza humana apunta hacia el cielo, origen
de lo bueno y lo bello, dirige su mirada al sostén de esa cabeza erguida y orgullosa, donde
aparecen los pies, que son el apoyo en la tierra para la cabeza. El dedo gordo es la condición
necesaria para buscar el cielo. El texto es acompañado por fotos a página completa de de-
dos gordos en primer plano. Esta mirada batailleana, que busca lo bajo y lo alto (la cabeza,
pero también el arte de museos) alternativamente es el motivo por el cual Michel Leiris ca-
lificara de “Jano” a Bataille y a
su
revista.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
185
Para acabar con la jerarquía implícita del materialismo, Bataille trae a escena todo aquello
que hasta el momento había sido excluido alternativamente por el idealismo y el materia-
lismo. De allí que su vocabulario se pueble por la reflexión por el luto, el lujo, la muerte, la
sexualidad perversa, la guerra.
Lo bajo es lo abyecto, lo despreciable, Bataille trae al recuerdo
la descalificación que traducida a nuestra cultura sería “pata sucia” (
“pied dans la boue”
),
para demostrar la asociación. Esta condición dota al pie de un carácter de tabú en diversas
culturas que son ejemplificadas en el texto. El pie también es símbolo de la prohibición y
su contrapartida, la transgresión. Por eso lo extendido del fetiche con los pies: del placer
que se obtiene al violar la regla y establecer contacto. Placer emanado de su bajeza y feal-
dad. Es menester aclarar que el uso transgresor de la imagen de un pie desnudo no fue
exclusivo del autor aquí considerado. En el filme “La edad de oro”, Buñuel y Dalí lograron
plasmarla magistralmente. Durante una fiesta para las clases aristocráticas, los dos amantes
que buscan consumar su deseo (interrumpido a lo largo de toda la película), se ven im-
pedidos producto del efecto cautivador que el robusto pie de una estatua genera sobre el
protagonista que no puede apartarle la vista. Momentos después será ella quien chupe apa-
sionadamente uno de los pies cuando su compañero se ve obligado a atender un llamado.
Debemos retener una característica, sobre la que volveremos enseguida, que Bataille
menciona y nos proporciona una clave de su bajo materialismo. El dedo gordo es ambi-
guo: es lo bajo, pero también, es evolutiva y anatómicamente lo que distingue al hombre de
los monos, de su origen animal y bruto. El dedo gordo establece el primer contacto con la
cultura: “es la parte más humana del cuerpo humano en el sentido de que ningún otro ele-
mento del cuerpo se diferencia tanto del elemento correspondiente del mono antropoide”
(Bataille, 2003: 44).
“El bajo materialismo y la gnosis”, publicado en el número 8 (1930, número 1, año II,)
consistió en una respuesta pensada y severa contra el
Segundo manifiesto
aparecido poco
tiempo antes. Aquí arremete (nuevamente) contra lo que se proponía como una reconci-
liación dialéctica de los opuestos,
14
porque continuaba con la búsqueda de una síntesis para
la falsa disputa entre idealismo y materialismo, pues lo que se lograba era hacerlos trepar
en una dudosa jerarquía filosófica.
15
El verdadero problema, según Bataille, se encontraba al
interior del materialismo, como ya hemos señalado. Ante un materialismo metafísico que se
apoya en formas idealizadas, la alternativa es construir un materialismo bajo que restituya
14
“Todo nos induce a creer que existe un punto del espíritu donde la vida y la muerte, lo real y lo imaginario, lo pasado
y lo futuro, lo comunicable y lo incomunicable, lo alto y lo bajo, dejan de ser percibidos como contradictorios. Sería
vano buscar en la actividad surrealista otro móvil que la esperanza de determinar ese punto. De aquí se desprende
claramente cuán absurdo resultaría adjudicarle una orientación exclusivamente destructora o constructora: el punto
en cuestión es
a fortiori
aquel en que la construcción y la destrucción dejan de ser blandidas la una contra la otra”
(Breton, 2001: 84).
15
“Se forman así dos entidades verbales que se explican únicamente por su valor constructivo en el orden social: Dios
abstracto (o simplemente idea) y materia abstracta” (Bataille, 2003: 62).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
186
la materia abyecta, pero como se indica claramente en el ejemplo del dedo gordo, que no
pierda la mirada hacia lo alto. Por tal motivo, esta teorización trasciende la mera inversión
de términos. La reconciliación sólo es posible si no se soslayan las divisiones existentes y
todos los términos pasan a formar parte de la dialéctica.
Los ataques al surrealismo no fueron producto de una obsesión personal de Bataille,
sino que se enmarcaron en un clima de época. Las posiciones encontradas entre él y Bre-
ton, fueron acicateadas de ambos lados, incluso el tono del
Segundo manifiesto surrealista
se tornó abiertamente agresivo contra Bataille.
16
Con motivo de su publicación dirá: “An-
dré Breton me cuestionaba en él, y particularmente, me acusaba de estar reuniendo en su
contra a los disidentes y a los excluidos del surrealismo” (Bataille-Leiris, 2008: 67). Con
la publicación de
Documents
, Bataille se encontró por primera vez como líder de opinión,
frente a las críticas que le hiciera en virtud de su autoritarismo y su vigilancia moral. Bre-
ton responde que le “divierte pensar que no se puede salir del surrealismo sin caer en el
señor Bataille, tan cierto es que la aversión al rigor sólo se traduce por una nueva sumi-
sión al rigor” (Breton, 2001: 149). Desde el rol en la revista operó como aglutinador de
un grupo que, estrictamente, no existía como tal. Esta no era la primera vez que el líder
surrealista había demostrado que necesitaba individualizar a sus enemigos externos,
anteriormente había hecho algo similar con el grupo filosófico de Morhange, Politzer y
Lefebvre. Ahora era el turno del “señor Bataille” al que acusaba de “filosóficamente vago”,
“pascaliano”, “poéticamente vacío”, “filósofo excremental”, “obsesionado con la degradación
y la decadencia”, y de “no querer considerar en el mundo sino lo más vil, lo más desalen-
tador y lo más corrompido” (Breton, 2001: 147).
La ofensiva lanzada por Breton para galvanizar a los miembros del movimiento y ven-
garse de los disidentes empujó a Bataille a asociarse con gente con la que no compartía ni
metas ni motivos. Los firmantes del panfleto anti-Breton,
Un cadáver,
17
“nunca estuvieron
unidos más que por la hostilidad” (Bataille-Leiris, 2008: 68). De los doce firmantes, él era el
único que nunca había sido surrealista de modo tal que no tenía necesidad de lamentar una
verdad y un compromiso que nunca había sido suyos. Si Bataille había lanzado su crítica a
Breton por ser el paladín de la idealización ciega, por levantar barricadas de flores, por ser
un falso revolucionario, un Papa, un león castrado (en el texto de
Un cadáver
Leiris escribe
“El ramo sin flores” y Bataille colabora con “El león castrado”), un cura y un policía; Breton
no se había quedado atrás al burlarse de su doble vida: la diurna, paseando “sus cuidadosos
dedos de bibliotecario sobre antiguos y a menudo seductores manuscritos”; la nocturna,
16
Es llamativo que jamás mencionó a Breton –al menos por su nombre propio
-
en ninguno de los quince números
que se extendió
Documents
.
17
La respuesta al
Segundo manifiesto surrealista
fue inicialmente concebida por Robert Desnos. De modo irónico
tomó prestado la forma y el título de aquel panfleto que en 1924 publicaran los surrealistas con motivo de la muerte
de Anatole France.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
187
atiborrándose “de inmundicias con las que le gustaría ver cargados esos textos igual que lo
está él” (Breton, 2001: 151). Antes de los cruces que tuvieron lugar en el año treinta, Batai-
lle tuvo más de una posibilidad de acercarse al surrealismo. Su negativa quedó sintetizada en
una frase que Breton sería incapaz de perdonarle durante muchos años: “No me hagan per-
der el tiempo con el idealismo”. El idealismo era el enemigo y el surrealismo representaba
la enfermedad infantil del materialismo (Surya entiende que la crítica de Bataille al surrea-
lismo retoma la terminología leninista), el reemplazo de unos valores (los del capitalismo)
por otros pretendidamente superiores, pero valores al fin. Y esta fe que Breton pregonaba
hacia ciertas “virtudes morales” era lo que, para Bataille, constituía su debilidad y su co-
bardía. Consideraba que los surrealistas no estaban yendo lo suficientemente a fondo con
la crítica y que estaban proponiendo una revuelta que hallaba su justificación en el mundo
que condenaba y del que al mismo tiempo dependía.
A esta altura, cabe preguntarse si Bataille cesó alguna vez su hostilidad hacia el surrealismo.
Es difícil decirlo. Lo que sí podemos suponer es que al menos él y Breton se propusieron
una tregua durante el breve período de
Contre-Attaque
. Éste era –una vez más
-
un grupo
verdaderamente heterogéneo que reunía a antiguos compañeros de Bataille en el
Círculo
Democrático Comunista
, a los más importantes surrealistas del momento (Breton, Éluard y
Péret entre otros) y a algunos independientes. A todos ellos les ofrecía una vía de activismo
político de izquierda que se autodefinía como revolucionario y crítico del comunismo. La
originalidad de
Contre-Attaque
reside en que: “planteaba problemas sintomáticamente au-
sentes en todas las ideologías revolucionarias. Proponía reemplazar los mitos del fascismo
por otros mitos. Era bajo el signo de Sade, Fourier y Nietzsche que Bataille ubicaba la revo-
lución prometida de Contre-Attaque” (Surya, 2002: 222).
Sin embargo la tregua duró poco. En mayo de 1936 apareció el primer y único número
de
Cahiers
de
Contre-Attaque
; para ese momento el grupo ya estaba fracturado. Lo que pre-
cipitó la ruptura entre las dos facciones (una liderada por Bataille y la otra por Breton) fue
la publicación de un panfleto de una sola hoja titulado “Sous le Feu des Canons Française”.
Bataille había colocado a Breton en la lista de los firmantes sin haberle consultado previa-
mente. El texto comenzaba con una condena a la Unión Soviética a propósito del tratado
que recientemente había firmado con los ganadores de 1918, las democracias burguesas.
“Estamos en contra de los pedazos de papel, en contra de la prosa esclavista de los minis-
tros (…) Frente a ellos preferimos, pase lo que pase, la brutalidad antidiplomática de Hitler”
(Bataille, 1970: 398). Para entonces, la desavenencia entre los seguidores de Bataille y los de
Breton era total. Mientras Breton hizo del surrealismo un instrumento de lo
maravilloso
,
Bataille hizo de
Documents
un instrumento de lo
monstruoso.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
N
OELIA
D
ENISE
D
UNAN
Y
J
OSÉ
T
AUREL
X
IFRA
188
Conclusión
Independientemente del enfrentamiento personal, se busca destacar el bajo materialismo
que cobró forma y contenido en las páginas de
Documents
al calor del debate con el surrea-
lismo y no sólo contra éste. Esta nueva categoría no se limita a la crítica, sino que adquiere
relevancia al constituirse como posición superadora (no en clave hegeliana, sino como un
tercer término que es condición de posibilidad de los otros dos) tanto del idealismo como de
otras formas de materialismo. La lógica del bajo materialismo entiende que todo lo alto o
ideal depende de la materia baja, y que esa dependencia implica que la pureza del ideal
está siempre contaminada. Esa dependencia sistemáticamente negada por el ideal, que
al separarse de aquello que es desagradable, vil, subhumano intenta mantener lo bajo en su
lugar. Pero esta separación nunca es del todo completa porque lo bajo constituye la base,
al tiempo que funciona como un recordatorio perpetuo de todo aquello que amenaza con
arrastrar y arruinar el ideal.
Documents
condensa los temas principales de la futura filosofía y estética batailleanas.
Las ideas allí elaboradas constituyen la espina dorsal de su pensamiento. La fascinación por
lo bajo y lo abyecto; el deslumbramiento por el derroche y el exceso con su crítica al utili-
tarismo y al moralismo idealista nunca saldrán de la órbita de sus preocupaciones. A él le
debemos la creación o resignificación de nociones tales como
heterología
,
soberanía
,
imposi-
ble
,
homogéneo
,
heterogéneo
, y de aquellas más sociológicas como
prohibición
y
transgresión
.
A pesar que la experiencia de
Documents
finalizó a principios de 1931, Bataille continuó
reflexionando sobre ellos, pero esta vez motorizado por la necesidad de encontrar respuestas
al apoyo masivo que lograron los dos procesos políticos que se gestaban en ese momento:
el fascismo y el estalinismo. El resultado de esas reflexiones se plasmó en tres artículos (“La
noción de gasto”, “El problema del Estado” y “La estructura psicológica del fascismo”), pu-
blicados en 1933 en
La critique sociale
. En éstos, se delinean más nítidamente las categorías
sobre las cuales había comenzado a trabajar pero alcanzan ahora un mayor grado de madu-
rez y elaboración. Sumado a que allí Bataille ensaya el uso de esos conceptos para intentar
dar una explicación a lo que él veía como el problema político del momento: los totalitaris-
mos y sus efectos en las masas.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 171-190
ISSN-0185-1918
B
AJO
MATERIALISMO
Y
SURREALISMO
189
Referencias bibliográFcas
Assandri, José, (2007)
Entre Bataille y Lacan. Ensayo sobre el ojo, golosina caníbal
. Buenos
Aires, El cuenco de plata.
Barthes, Roland, (2003) “La metáfora del ojo” en
Ensayos
críticos
. Buenos Aires, Seix Barral.
Bataille, Georges, (1928) “L’Amérique disparue” en
Cahiers de la République des Lettres, de
Sciences et Arts
. Núm. XI. L’Art Précolombien. L’Amérique avant Christophe Colomb.
París, pp. : 5-14.
Bataille, Georges, (1970)
Œuvres Complètes I
,
Premiers écrits 1922-1940
. París, Gallimard.
Bataille, Georges, (2002) “Nota autobiográfica” en
Œuvres Complètes VII
. París, Gallimard.
Bataille, Georges, (2003)
La conjuración sagrada. Ensayos 1926-1939
. Buenos Aires, Adriana
Hidalgo.
Bataille, Georges, (2012) “La función de D.±.F. de Sade” en ²íaz de la Serna, ³gnacio y Phi-
lippe Ollé-Laprune (coord.),
Para leer a Georges Bataille.
México, ´ondo de Cultura
Económica, pp.: 403-425.
Bataille, Georges y Michel Leiris, (2008)
Intercambios y correspondencias 1924-1982
. Bue-
nos Aires, El cuenco de plata.
Breton, André, (2001)
Manifiestos del surrealismo.
Buenos Aires, Argonauta.
´eyel, Juliette, (2006) “Te resurgence of the Sacred in Georges Bataille’s contribution to
Documents
” en
Georges Bataille, from “Heterogeneity” to the Sacred
. Actas del coloquio
de la Universidad de Cambridge en el Newnahm College, 29 de abril.
´ournier, Marcel, (2006)
Marcel Mauss, a Biography.
Nueva Jersey, Princeton University.
Habermas, Jürguen, (2008) “Entre erotismo y economía general: Bataille” en
El discurso fi-
losófico de la modernidad.
Buenos Aires, Katz.
Hollier, ²enis, (2005) “Te use-value of the impossible” en
Bataille: Writing the Sacred.
Lon-
dres, µaylor & ´rancis.
Joyce, Conor, (2002)
Carl Einstein in Documents and his collaboration with Georges Bataille
.
Philadelphia, ¶libris Corp.
Kendall, Stuart, (2007)
Georges Bataille.
Londres, Reaktion Books.
Macherey, Pierre, (2003)
¿En qué piensa la literatura?
Bogotá, Siglo del Hombre Editores.
Marmande, ´rancis, (2009)
George Bataille
,
político
. Buenos Aires, ²el Signo.
Mattoni, Silvio, (2011)
Bataille: una introducción
. Buenos Aires, Quadrata.
Noys, Benjamin, (1998) “Georges Bataille’s Base Materialism” en
Cultural Values
. Vol. 2,
núm. 4, pp.: 499-517.
Roudinesco, Élisabeth, (2012)
Lacan. Esbozo e una vida, historia de un sistema de pensa-
miento
. Buenos Aires, ´ondo de Cultura Económica.
Surya, Michel, (2002)
Georges Bataille. An intelectual Biography.
Londres, Verso.
logo_pie_uaemex.mx