Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
317
Doctora en Ciencia Política por el Departamento de
Politics
de la Universidad de Sheffield. Actualmente adscrita
al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (México). Sus líneas de
investigación son: partidos políticos y procesos electorales, estudios de género y estudios parlamentarios. Entre sus
últimas publicaciones destacan:
Understanding Equality in Mexico: Women in Politics
(2014);
La descentralización de
los procesos de selección de candidatos en los partidos y su impacto en la nominación de mujeres en los congresos estatales
de México
(2013)
y
Las cuotas de género y la existencia de las candidaturas duales como limitantes a su aplicación
(2012).
Correo electrónico: mfer6@yahoo.com
1
Este estudio se realizó con el apoyo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma
de México y la Dirección General de Personal Académico y Asuntos mediante el programa de Becas Posdoctorales.
Se agradece el apoyo del doctor John Ackerman, así como los valiosos comentarios de los dictaminadores anónimos
de esta revista, aunque la responsabilidad por el contenido es exclusivamente mía.
La participación política en México:
entendiendo la desigualdad entre hombres y mujeres
Political Participation in Mexico:
Understanding Inequality between Men and Women
Fernanda Vidal Correa
1
Recibido el 26 de noviembre de 2013
Aceptado el 8 de septiembre de 2014
RESUMEN
La literatura sobre participación política de las
mujeres ha cuestionado el significado de la re-
presentación y se ha preocupado por discernir
las causas que controlan su acceso a los cargos
políticos. Algunas explicaciones se basan en la
oferta y sugieren una falta general de interés
y/o capacidades que limitan la participación
de las mujeres. Otras analizan los efectos de la
demanda y estudian la composición de las or-
ganizaciones políticas. A partir de estas ideas, el
artículo examina la participación de las mujeres
dentro y fuera de los partidos y en actividades
que pueden resultar indirectamente en partici-
pación política. Se investiga la importancia de
la participación de las mujeres en los órganos
ABSTRACT
Literature on women’s political participation
has questioned the meaning of representation
and has been concerned with identifying what
controls women access to political posts. Some
explanations focus on the offer and suggest a
general lack of interest and/or capacity limit-
ing women’s participation. Others analyse the
effects of demand, and consider the composi-
tion of the political organizations. Based on this
background, this article explores women partic-
ipation inside and outside political parties and
in activities that can indirectly result in political
participation. Te weight of women’s participa-
tion in the parties’ governing bodies is analysed,
questioning whether their marginal participa-
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
318
directivos de los partidos, cuestionando si la
presencia marginal explica la baja presencia de
mujeres en puestos de elección popular. Se utili-
zan datos de doce estados mexicanos entre 1998
y 2012, incluyendo fuentes como la Encues-
ta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas
Ciudadana, el Instituto Federal Electoral y la En-
cuesta Nacional sobre Discriminación. También
se incluyen datos originales sobre los Consejos
y Asambleas Estatales y los Comités Ejecutivos
Nacionales. Se concluye que la participación de
hombres y mujeres es similar y que la falta de
participación no reconoce géneros. No obstante,
se demuestra la existencia de prácticas restrictivas
hacia la mujer que fomentan la incorporación de
hombres a los cuadros políticos.
Palabras clave:
desigualdad de género, partici-
pación política; representación política; partidos
políticos, México.
tion explains their low presence in elected office.
Data from twelve Mexican states, between 1998
and 2012 are used, including sources such as,
the National Survey on Political Culture and
Citizen Practices, the Federal Electoral Institute,
and the National Survey on Discrimination.
Original data on local councils and assemblies
and the National Executive Committees are also
included. It is concluded that men and women
participation is similar and the lack of involve-
ment is not related with gender. However, this
study does establish the presence of restrictive
practices against women, promoting the access
of men to political cadres.
Keywords:
gender inequality; political partici-
pation; political representation: political parties;
Mexico.
Introducción
La literatura sobre representación política ha cuestionado el significado de la participación
y la representación política, cómo se produce y a quién se representa (Manin, 1997; Norris,
1998; Phillips, 1995; Rehfeld, 2005). Estas preguntas giran en torno a la acción y procedi-
mientos de y para la representación y la participación. Una preocupación central versa sobre
aquello que determina el acceso a los cargos políticos. Investigaciones previas se han pre-
guntaron por qué pocas mujeres han sido electas para cargos legislativos estatales. En estas
investigaciones se percibe que tradicionalmente se ha distinguido entre factores de oferta
y de demanda para explicar los distintos niveles de representación política de las mujeres
(Norris y Lovenduski, 1993 y 1995; Norris, 1997; Randall, 1987). Han surgido explicacio-
nes basadas en la oferta existente de posibles candidatas (Norris y Lovenduski, 1993ª: 1995),
mediante la cual se pretende explicar los niveles de representación descriptiva femenina.
Dos argumentos se han desarrollado: primero, la falta general de interés y de participación
por parte de las mujeres; segundo, la falta de capacidades desarrolladas por este grupo para
participar en los partidos. Estos estudios indican que la “política (…) es dominada por los
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
319
hombres porque son pocas las mujeres dispuestas a convertirse en candidatos y por ello,
los partidos no pueden nominar a mujeres (…) [a la vez que] sugieren que no hay mujeres
a quién elegir dentro del posible conjunto de candidatos” (Pitre, 2003: 2).
Por otra parte, estudios previos también se han centrado en explicaciones que analizan
los efectos de la demanda, siendo la composición de las organizaciones políticas, incluidos los
partidos políticos, elementos centrales a investigar (Baer, 1993; Gauja, 2011; Kittilson, 2010;
Sanbonmatsu, 2008). La literatura analiza los efectos de un posible sesgo en la composición
de las organizaciones políticas debido al rechazo por parte de las propias organizaciones a las
que las mujeres buscan pertenecer (Baer, 1993; Gauja, 2011; Kittilson, 2010; Sanbonmatsu,
2008). Estos estudios indican que los factores de demanda incluyen características propias
de los países, los sistemas electorales y los partidos políticos. Estas afectan la probabilidad de
que las mujeres sean seleccionadas de la oferta de candidatos disponibles. Las explicaciones
con base en la demanda sugieren que varios factores, incluyendo la cultura, los roles de gé-
nero y la educación, son posibles elementos explicativos de la ausencia femenina en cargos
de elección popular. Así, esta distinción teórica indica que los arreglos institucionales y sus
diferencias pueden manifestarse en una distinta “demanda” de mujeres. Estas dos explicacio-
nes, oferta y demanda, se han aproximado al tema al descomponer el proceso de selección
y elección en diferentes etapas. Se buscaba explorar aquello que podía transformar el sumi-
nistro de aspirantes (
supply
) y la demanda de cierto tipo de candidatos (
demand
).
Las explicaciones son diversas, síntoma de una amplia literatura sobre género y política.
Se abordan temas sobre la desigualdad de género en actos políticos tan diversos como la
votación, las campañas, así como las diferencias de género en la educación política, la so-
cialización, las actitudes, la participación y posición de la mujer en la sociedad. La literatura
continúa creciendo y expandiéndose. Esto ha generado explicaciones que van más allá de
esta distinción, centrándose en explicaciones con base en la cultura, las cuales hacen hin-
capié en que las creencias y las actitudes influyen tanto en la oferta como en la demanda de
candidatas (Arceneaux, 2001; Inglehart y Norris, 2003; Paxton y Kunovich, 2003). Inclu-
sive, explicaciones más recientes destacan el papel y el poder de los actores internacionales
y los reglamentos institucionales, como las cuotas de género (Klesner, 2007; Klesner, 2009;
La Due Lake y Huckfeldt, 1998; Pacheco, 2006; Verba, Nie y Kim, 1987).
En el caso de México, estudios previos han cuestionado factores sociales, en específico
los roles de género. Apreza (2009), por medio de entrevistas, encuentra que los patrones de
inserción femenina no consiguen borrar las rígidas fronteras creadas entre la esfera privada
y la esfera pública. Por su parte, Peschard indica que la existencia de dichas normas no sig-
nifica que los derechos y las libertades se traduzcan inmediatamente en una práctica social
efectiva (2003). Los hallazgos de esta literatura empujan a cuestionarse sobre cuáles son las
características de los distintos elementos restrictivos a la participación política de las mu-
jeres en México, partiendo de la idea de que la distinción entre lo político y lo no político
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
320
es complicada. El límite entre la participación política organizacional y la no política or-
ganizacional es difuso. Así, un elemento importante que se debe sustraer de la literatura es
aquello que permita distinguir la participación política de una actividad voluntaria idén-
tica o similar que no tiene como inicio o fin un elemento político, especialmente cuando se
trata de una organización que combina medios políticos y no políticos, como lo es la socie-
dad y las relaciones que en ella se dan.
A partir de estas ideas, este artículo examina, por medio de tres ejes principales, la par-
ticipación política de las mujeres, centrándose en su participación política fuera y dentro
de los partidos políticos, así como en actividades que de forma indirecta pueden resultar en
alguna actividad política. En primer lugar se examina el interés de las mujeres en activida-
des partidistas o de contenido político
-
expresándose en actividades directas como el voto,
o indirectas como las actividades partidarias
-
. En segundo lugar se analiza la actividad de
mujeres y hombres en asociaciones que por su carácter podrían resultar en actividades po-
líticas y que sugieren la existencia de un vacío de capital social. Se investiga la importancia
de la participación femenina en órganos directivos de los partidos políticos, teniendo como
enfoque principal la presencia marginal dentro de los mismos como elemento que pudiese
explicar la baja presencia de mujeres en puestos de elección popular. Finalmente, se sugiere
que los modelos de oferta y demanda no logran explicar en su totalidad la desigualdad en-
tre hombres y mujeres en el acceso a los cargos de representación popular.
Es importante reconocer que los datos utilizados en este análisis son limitados. No existe
información detallada sobre el número de mujeres y hombres afiliados a cada uno de los
partidos.
2
Por lo tanto, no es posible realizar un análisis sobre los efectos que pudiese tener
la integración de los partidos por género y sus efectos en las elecciones internas. Asimismo,
existe información que solamente mediante solicitudes de acceso a la información y tras un
largo período de espera, ha podido ser recabada, especialmente en lo que se refiere a infor-
mación sobre mujeres candidatas. Por ello y con el fin de cubrir las condiciones contextuales
relacionadas con el objeto de esta investigación, se seleccionó una muestra de doce de los 32
estados de México. La muestra busca reflejar las variaciones socioeconómicas y políticas por
lo que se siguieron dos criterios de muestreo: 1) la diversidad regional y la representación,
y 2) la representación partidista. Con ello se buscó que la muestra reflejara las condiciones
geográficas del país, incluyendo su extensión territorial y las diferencias sociopolíticas en-
tre los estados. Además, la muestra refleja preferencias políticas, incluyendo participación
electoral y el control mayoritario de la legislatura.
2
Se realizó una solicitud de acceso a la información (U±/11/03401) ante el Instituto Federal Electoral. Se requirió del
Instituto información sobre el número de miembros inscritos en cada partido político, desglosado por género. Esta
información fue negada debido a que fue clasificada como personal y privada. ²na entrevista con un funcionario del
³´± reveló que los partidos políticos están obligados por ley a presentar información sobre sus miembros, pero, en
realidad, hasta las elecciones de 2012, no existían datos precisos entregados al ³´±.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
321
Esta investigación utiliza datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas
Ciudadanas de 2001, 2005, 2008 y 2012 (±²³Up) con el fin de describir y analizar la ´artici-
´ación de las mujeres en actividades ´olíticas y ´artidos ´olíticos. Con el fin de estudiar las
instancias al interior de los ´artidos ´olíticos, este trabajo utiliza los datos originales sobre la
com´osición de los consejos y las asambleas estatales así como los datos obtenidos ´or Gonzá-
lez y Rodríguez (2008b) sobre la com´osición de los comités ejecutivos nacionales de los tres
´artidos más im´ortantes a nivel nacional, el Partido Acción Nacional (pµ²), el Partido Re-
volucionario Institucional (p¶·) y el Partido de la Revolución Democrática (p¶¸). Asimismo,
se em´lean datos del Instituto Federal Electoral (·f±) ´ara ´resentar ci¹ras sobre el registro del
´adrón electoral y la lista nominal en México, buscando entender las di¹erencias entre géneros.
Tomando en cuenta que no existen datos oficiales longitudinales desagregados ´or género
en términos de di¹erencias en el voto entre mujeres y hombres, se utiliza el Estudio Mues-
tral de la Partici´ación Ciudadana en las Elecciones Federales de 2009,
3
in¹orme creado a
´ro´uesta del Consejo General del ·f±, ´ara establecer una base mínima ´ara la inter´re-
tación de di¹erencias entre las mujeres y los hombres en términos del voto. Finalmente, se
utilizan ci¹ras de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México del Consejo Nacio-
nal ´ara Prevenir la Discriminación con el fin de analizar el im´acto de los roles de género
sobre la autonomía de las mujeres, tanto ´olítica como social y ´ersonal.
¿Dónde convergen la participación y la representación política?
La ´artici´ación ´olítica es un es¹uerzo que se realiza con el fin de transmitir in¹ormación
a los encargados del gobierno, a los creadores de ´olítica ´ública y a los re´resentantes en
general, convirtiéndose en una actividad social en¹ocada a ´reservar a la comunidad refle-
jando esos mismos ´arámetros sociales. De acuerdo con Verba, Schlozman y Brady, esta
´artici´ación debe ser entendida como “una actividad que se realiza sin amenaza o coerción
o ´romesa de com´ensación económica y que tiene el ´ro´ósito o e¹ecto de influenciar lo
que los gobiernos hacen” (Verba, Schlozman y Brady, 1995: 91). En ciertos ´aíses o regio-
nes es com´licado establecer si la ´artici´ación ocurre en un ambiente libre de ´resiones o
recom´ensas. La actividad ´olítica también varía en cuanto a la ´resión que los ´artici´an-
tes logren generar en los creadores de la ´olítica ´ública. Si bien la ca´acidad de ´artici´ar
se ve influenciada ´or muchos ¹actores
-
desde dónde se origina hasta la ´ersonalidad del
´ro´io ´artici´ante
-
es ´osible establecer que ésta constituye un mecanismo que busca in-
fluenciar en la manera de gobernar.
3
In¹ormación dis´onible en: <htt´://www.i¹e.org.mx/docs/IFEv2/Princi´al/NoticiasAvisos/NoticiasAvisos2011/
estaticos2011/enero/Estudio_muestral_de_Partici´acion_Ciudadana_2009.´d¹>.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
322
Existen actividades que pueden ser entendidas como políticas inmediatamente, porque
se dan en espacios designados para tal actividad y porque establecen un vínculo directo en-
tre el representante y el representado (por ejemplo, el voto). A pesar de las dificultades para
clasificar, es posible establecer que existen otras formas de participar políticamente, in-
cluyendo otras actividades fuera del proceso electoral, como son las manifestaciones, la
defensa de los derechos políticos de los militantes y actividades que conciernen a la vida
diaria de los partidos. Estas participaciones se entienden como políticas porque impli-
can o conciernen a instituciones políticas. Definir lo que representa una participación
que adquiere el adjetivo de política es todavía más complicado cuando ésta no ocurre en
espacios que usualmente se espera y/o no concierne a los actores o instituciones identifica-
dos como políticos. Más allá de ciertas acciones que se desarrollan en el contexto nacional,
como el voto, existen elementos que operan en el ámbito comunitario y que son relevan-
tes para entender el origen de la participación política (Newton, 1997; Putnam, Leonardi y
Nanetti, 1993; Putnam, 1995; Seligson, 1999).
Es posible establecer que hay actividades sociales que son relevantes para la formación de
capital social y que, por lo tanto, son significativas para el desarrollo de intereses y compromi-
sos en y con la política. Si bien estas actividades se dan en espacios sociales
-
organizaciones
escolares o de padres de familia, clubes sociales, clubes de deportes, organizaciones de vecinos
-
,
en esencia, todos ellos tienen componentes intrínsecamente políticos (al buscar conciliar
intereses divergentes dentro de un grupo social). Se ha demostrado que la producción de
capital social es políticamente relevante ya que se encuentra en función de la experiencia
política individual que se obtiene dentro de las redes políticas. Así:
el número de votantes, los lectores de periódicos, la pertenencia a sociedades de coros musicales
y clubes de fútbol, son señales de identidad de una región exitosa. Se sugiere que estas redes de
reciprocidad y solidaridad cívica organizada, lejos de ser un epifenómeno de la modernización
socioeconómica, son una condición previa (Putnam, 1995: 66).
Por ello, estas normas y redes de relaciones cívicas pueden afectar de manera sustancial el
desempeño de un gobierno representativo.
Los tipos de participación política han sido identificados en literatura previa (Alford
y Scoble, 1968; Almond y Verba, 1989; Matthews y Prothro, 1962; Ventura, 2005; Verba,
Schlozman y Brady, 1987). Se han reconocido distintos tipos de participación como el voto,
la asistencia en campañas electorales, las actividades comunitarias, el contacto con autori-
dades gubernamentales, entre otras. Se pone énfasis en la observación y operacionalización
de la participación política con base en actividades que van desde peticiones, manifesta-
ciones o huelgas, hasta participación política no ortodoxa (Marsh, 1974). Tomando en
consideración clasificaciones y estudios previos, este artículo establece una división de la
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
323
participación política entendiendo como participación directa aquella que involucra ac-
tividades políticas específicas, o convencionales, como lo son el voto, actividades directas
con partidos políticos y las preferencias que emanan de los ciudadanos con respecto a esta
participación. Por otra parte, se entiende como participación indirecta aquella que se pre-
senta de forma secundaria en otras actividades, que para efectos de este artículo, involucra
actividades de tipo social o comunitario. Así, el análisis plantea estudiar las diferencias en-
tre hombres y mujeres en función de estas dos áreas.
Existe una gran crítica sobre el acto de representar debido a que se observa una falta de
compromiso por parte de los representantes con las necesidades y deseos de la ciudadanía
(Barber, 2004; Dryzek y Niemeyer, 2008; Dryzek, 1996; Hirst, 1988). Inclusive, parte de la
literatura sobre la representación femenina se ha centrado en la discusión de la represen-
tación, siendo ésta en función de los intereses de las mujeres o mediante la representación
como tal. A ello, Pitkin (1967) añade que la línea divisoria fundamental radica justamente
en la distinción entre “posicionarse como” y “actuar para”. A pesar de que muchos autores:
rechazan la hipótesis de que la presencia política de las mujeres es suficiente para asegurar una
representación sustantiva de las mismas, están de acuerdo [sic] que la presencia política de las
mujeres es un fin necesario, en y por sí mismo (Celis y Childs, 2008: 442).
La presencia así es entendida tanto como participación como representación. El estudio de
la importancia de las ideas a ser representadas no debe eclipsar el estudio de la presencia
de los grupos minoritarios en los órganos de representación. Incluso si:
estudios feministas no están de acuerdo en una forma particular de representación, sí argumen-
tan a favor de la legitimidad y la justicia, señalando que las mujeres no deben ser excluidas de la
representación, ni deben enfrentar discriminación institucional si deciden entrar al mundo de
la política (Rodriguez, 2003: 25).
Ante ello, la participación debe ser entendida junto con el acto de representar, ya que am-
bos se requieren inexorablemente. Como subraya Phillips: “un sistema no se considera
democrático sólo porque se proclama a sí mismo como tal (…). La democracia implica
siempre que las propias personas tomen parte en la determinación de las decisiones políti-
cas” (Phillips, 1995: 28). Ello significa que la representación democrática no debe darse sin
la participación de los ciudadanos. Al mismo tiempo, en las sociedades contemporáneas,
pareciera no poder existir la participación colectiva sin un cierto grado de representativi-
dad. Ambas se entrelazan por el principio más básico de un sistema democrático, el voto.
No obstante, la participación no termina ahí. Para que una democracia opere en su forma
óptima se necesita constancia y diversidad en la participación ciudadana. En esta relación
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
324
entre participación y representación es en donde esta última puede ser entendida como un
mecanismo de participación directa por excelencia, ya que la representación en función de
la presencia es significativa (Phillips, 1995: 25).
La participación política ejercida como representación se ve alimentada, y en muchos
casos limitada, por categorías centrales como los roles de género, las normas de género y la
división que éstas generan de lo público y lo privado. La controversia de dicha división en
sociedades patriarcales, como la mexicana, se encuentra en la determinación de los respec-
tivos lugares y tareas asignadas a hombres y mujeres. En esta división, el ámbito privado y
el público son vistos como elementos ideales para generar dicha separación. Esta división
se ha utilizado como justificación para el confinamiento de las mujeres a la esfera privada
y la distorsión de opiniones sobre las actividades de las mujeres (Benhabib, 1998: 85). Ellas
se han quedado fuera de todo lo visto como políticamente significativo porque la política
ha sido erróneamente enmarcada dentro de los límites de lo público y porque aquello re-
lacionado con la vida de las mujeres ha sido equivocadamente limitado al ámbito privado.
La presencia y representación de sus intereses han sido relegadas a los márgenes o incluso
omitidos de la esfera política. Por lo tanto, el género entendido como significados cultu-
rales sobrepuestos a mujeres y a hombres (Butler, 1998: 279) se convierte en un elemento
central para entender el contexto y las condiciones en que esa participación ocurre.En este
marco, se vuelve trascendental estudiar la participación política femenina en alguna de sus
diferentes formas, para con ello comprender la función de representatividad y el lugar que
guardan las mujeres dentro de la política y su sociedad.
Con base en la división anterior, la siguiente sección estudia la participación política
directa observada a través de: a) el interés que despierta la política en las personas, en la li-
teratura referida como actitudes hacia la participación (Almond y Verba, 1963; Alford y
Scoble, 1968; Mathews y Prothro, 1962); b) los niveles de votación en elecciones presiden-
ciales en México; c) la pertenencia de los ciudadanos a los diferentes partidos políticos y d)
la participación en actividades que los partidos políticos realizan.
Por otra parte, se estudia la participación política indirecta. Este tipo se observa a par-
tir de: a) la actividad de hombres y mujeres en asociaciones vecinales; b) la actividad de
hombres y mujeres en asociaciones educativas, y c) la actividad de hombres y mujeres en
la sociedad civil.
¿Cómo explicar el origen de la desigualdad?
Entendiendo el interés y la participación política directa
De acuerdo con distintas aproximaciones que han buscado explicar los niveles de partici-
pación política masculina y femenina, el interés sobre asuntos políticos pareciera ser una
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
325
determinante. Norris y Lovenduski señalaron que las oportunidades de reclutamiento están
restringidas por la oferta de aspirantes que quieran conseguir una carrera política (Norris
y Lovenduski, 1995: 108). La motivación y el deseo de entrar a la política y establecer una
carrera pueden ser constatados por expresiones de interés en la misma. Como se sugirió
anteriormente, este tipo de explicaciones hacen:
hincapié en que el resultado refleja el número de aspirantes que optan por seguir una carrera polí-
tica. Si son pocas las mujeres, los jóvenes o aspirantes de la clase trabajadora los que quieren llegar
a ser electos, tal vez es porque carecen de ambición o experiencia política (Norris, 1997: 210).
Ante este tipo de argumentos, es necesario extenderse y profundizar desde una perspec-
tiva teórica como empírica, sobre el interés y el comportamiento político de las mujeres,
sobre todo si se busca dilucidar si son determinantes en las diferencias entre unos y otras.
Esta sección aborda temas importantes para el estudio de la oferta, tomando como refe-
rentes para su medición datos empíricos relevantes, incluyendo el interés en asuntos políticos,
el interés expresado en votos, la militancia en partidos políticos y actividades partidarias.
Para ello se utilizan datos de organismos públicos autónomos, incluyendo estudios censa-
les sobre participación política y encuestas sobre discriminación detalladas anteriormente.
Interés y voto de las mujeres en México
En lo que se refiere a la participación política femenina en México durante la última década,
los patrones de participación a través de los canales formales (partidos políticos y el voto)
han fluctuado constantemente. El interés de las mujeres en asuntos políticos ha demostrado
ser escaso. La ±²³U´ de 2001 mostró que sólo 9.5% de las mujeres estaban realmente inte-
resadas
en la política, mientras que 42% admitió que tuvo poco o ningún interés (±²³U´,
2001). Estas cifras no han variado sustancialmente en los últimos años. En 2008, la ±²³U´
reveló que el interés en la política había disminuido. Sólo 7.93% se mostraron muy inte-
resadas mientras que 66.89% señalaron tener poco o ningún interés (±²³U´, 2008). En la
última encuesta 2012, los números se han modificado ligeramente: 13.43% de las mujeres
expresan estar muy interesadas, mientras que 85.9% dicen estar poco o nada interesadas en
la política. El elemento central es que la apatía no se observa sólo en las mujeres. Los hom-
bres también expresaron desinterés: 60.19% aceptó que tenían poco o ningún interés en
2001, y en 2012 la cifra aumentó en tanto que 18.11% de los hombres están muy interesa-
dos y 81.55% reconoció estar poco o nada interesado (±²³U´, 2001, 2012).
Ha habido constantes fluctuaciones en el interés que muestran tanto hombres como mu-
jeres en la política. µn año antes de la elección presidencial de 2006, los datos mostraron
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
326
un pico, tanto en ellas como en ellos: 11.5% de los hombres y 8.20% de las mujeres estaban
muy interesados en la política mientras que 57.44% de los hombres y 51.60% de las mu-
jeres mostraban un ligero interés en ella (ENCUP, 2005). ±llo podría verse explicado por la
gran cobertura mediática y el interés general que desató el proceso electoral, comenzando
con eventos desde 2004, cuando se dio el juicio de desafuero al que fuese después el candi-
dato a la ²residencia por el PRD.
³on respecto a la participación política directa, existen diferencias entre hombres y
mujeres. ±l ±studio Muestral de la ²articipación ³iudadana en las ±lecciones Federales
(E´PCEµ) de 2009, informe creado a propuesta del ³onsejo General del entonces Instituto
Federal ±lectoral (ahora Instituto ¶acional ±lectoral), indica que las mujeres registraron
los mayores índices de participación cuya tasa fue de 47.35 %, superando casi en 7 puntos
porcentuales a la masculina (40.53 %). ±n el ±studio de 2012 la tasa de participación feme-
nina (66.08%) superó en 8 puntos la tasa de participación masculina (57.77 %) ±stos datos
son relevantes ya que demuestran que existe un aumento en el interés de participar y de
expresar opiniones en las nuevas generaciones de mujeres. Asimismo, se señala que en los
tres tipos de secciones que existen en el país (urbana, rural y mixta), las mujeres participan
más que los hombres. ±l último estudio (2012), indica que ellas presentaron una mayor par-
ticipación que los hombres en las tres secciones. Los E´PCEµ de 2009 y 2012, así como lo
señalado en estudios previos (·odríguez, 2004), son indicativos de que las diferencias en
términos de participación directa entre mujeres de urbe y de campo comienza a reducirse.
Inclusive, ·odríguez indica que la participación de mujeres en el campo ha aumentado en
luchas laborales y sindicales (2003:73).
²or otro lado, la ENCUP 2012 encontró que las mujeres demuestran una participación
mayor en términos del ejercicio de una actividad directa, como el voto (ver gráfico 1). ±n las
ENCUP realizadas en 2003, 2005 y 2012 se preguntó si se había participado en alguna elec-
ción presidencial desde el año 2000 a la fecha de la encuesta. ±l resultado fue que la brecha
disminuyó entre 2003 y 2005, y se modificó en 2012, siendo las mujeres las que reportaron
mayor participación (ver gráfico 1).
Aunque estos datos son indicativos de cambios en la participación directa, en otras
áreas de la indirecta la acción femenina está aún sujeta a la autoridad masculina. La falta
de autonomía se manifiesta en diversas áreas, situación que puede tener injerencia directa
sobre la participación política de este grupo. ±l ³onsejo ¶acional para ²revenir la ¸iscri-
minación (³onapred) a través de su ±ncuesta ¶acional sobre ¸iscriminación en México
4
(±nadis) reportó en 2010 que porcentajes importantes de mujeres solicitan permiso para
participar o desempeñar diversas actividades. 33.3% de ellas pide permiso para salir de
día y el 44.9% para salir de noche. Las actividades fuera del hogar no sólo se ven restrin-
4
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
327
gidas por falta de autonomía, sino también por una clara dependencia del uso del gasto.
24% de las mujeres reportó pedir autorización para realizar gastos cotidianos mientras
que 38.1% señaló que avisan sobre el futuro uso de los mismos. Más de 22% de las mu-
jeres reportaron pedir permiso para asistir a actividades comunitarias, aunque sólo 7.7%
reportó injerencia en su decisión de voto. Este último porcentaje es bajo en comparación
con los otros. Sin embargo, la tendencia a una vida restringida por una figura patriarcal
dentro del hogar es clara.
Gráfco 1
Participación directa de hombres y mujeres en las
elecciones presidenciales en México, 2001-2012
Fuente:
elaboración propia con datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y
Practicas Ciudadanas (2003, 2008 y 2012). Datos disponibles en: <http://www.encup.gob.
mx/en/Encup/Encup>. Porcentaje de hombres y mujeres que contestaron positivamente
a la pregunta: ¿Usted es o ha sido miembro de alguna de las siguientes organizaciones
que le voy a mencionar?
El debate literario sobre los efectos de factores sociales y la cultura política en la represen-
tación de las mujeres es amplio (Coronel, Moreno y Carrasco, 2010; Cunningham, 2008;
Miller, 1989; Rule, 1981; Vallance, 1979; Vieraitis, Britto y Kovandzic, 2007). Han surgido
argumentos que afirman que los factores sociales tienen una gran influencia sobre la repre-
65
70
75
80
85
90
95
2003
2005
2012
Mujeres
Hombres
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
328
sentación femenina en cargos políticos (Carroll, 1994). La idea es que los factores sociales
están limitando la capacidad de las mujeres para competir en el sistema político. Para Lo-
venduski, estos “factores sociales son los principales obstáculos que las mujeres tienen que
hacer frente para integrarse a la política” (2005: 45). Los factores sociales, o “desigualda-
des sociales que implican las distintas clases de poder que las sociedades han atribuido a
las diferencias sexuales y las formas jerárquicas que han impuesto a las relaciones huma-
nas” (Peña, 2004: 13), ya sea relacionados con la educación, la independencia económica o
la cultura política, son explicativas de las barreras más importantes para la representación
y participación de las mujeres. Si bien el propósito de este estudio no es analizar a detalle
elementos de tipo cultural o contextual y dar cuenta de cómo estos afectan la participación
política femenina, es importante establecer que futuros estudios deben tener en cuenta los
posibles orígenes de la masculinización de las instituciones políticas y las funciones y prác-
ticas socialmente construidas impuestas en hombres y mujeres.
Afliación partidaria
Existen diferentes estudios que han analizado la relevancia de la militancia política (Acker-
man, 2012; Campbell, 2010; Elizondo, 2010; Reyes, 2012), desde los enfoques cuantitativos
que plantean la importancia del número de afiliados que tiene un partido, hasta enfoques
que estudian las características de los miembros y sus motivaciones para afiliarse (Acker-
man, 2011; Sobrado, 2010). Independientemente de la forma de abordar el tema, se puede
concluir que la afiliación es necesaria para los partidos ya que otorga ventajas organizacio-
nales en diferentes áreas, sobre todo en planeación y conducción de campañas políticas.
Inclusive, cuestionar disminuciones en el número de afiliados es cada vez más relevante,
ya que pareciera existir una tendencia hacia la disminución de la membresía en los par-
tidos (Mair y Van Biezen, 2001; Van Biezen, Mair y Poguntke, 2012; Whiteley, 2010). La
disminución en la afiliación no implica
de facto
que exista una tendencia paralela a la re-
ducción del activismo partidista. Inclusive, es posible que aquellos que continúen siendo
miembros sean mucho más activos. Más aún, no existen correlaciones claras entre la dis-
minución en la afiliación y cambios en la estructura del partido o en la centralización del
poder. Independientemente de las consecuencias, la afiliación a los partidos
-
cualquiera
que sea el enfoque empleado
-
, revela pertenencia e incluso participación. Ésta puede ser
pasiva o activa. Inclusive, es posible argumentar que en un afiliado, la participación polí-
tica tienda a ser mucho mayor. Por ello, es necesario entender si existen diferencias entre
hombres y mujeres y si ayudan a explicar los contrastes entre hombres y mujeres electos en
México. Como se mencionó anteriormente, en México no se cuenta con un registro dispo-
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
329
nible de afiliados a los partidos.
5
Por ello, la medición se basa en datos disponibles en las
ENCu± sobre afiliación a partidos.
²n México, la participación de hombres y mUjeres es más baja en términos de afiliación
o pertenencia a cUalqUier partido. Los datos de 2001 fUeron más bajos qUe en otros años,
sitUación qUe podría explicarse por los importantes cambios acontecidos a finales de la dé-
cada de los años noventa y principios del siglo XXI. Por ejemplo, el ±RI perdió la Presidencia
en 2000 a la vez qUe se continUó fortaleciendo a la sociedad civil. ²llo se observa de manera
más clara en las marchas llevadas a cabo en el 2004 en contra del desafUero del qUe sería el
candidato a la Presidencia por el ±RD en 2006. ²l aUmento repentino del número de afilia-
dos pUede ser resUltado de diversos factores. Sin embargo, explicar estos cambios no es el
propósito de este análisis.
La evidencia qUe debe destacarse gira en torno a la participación de hombres y mUjeres
en los partidos. ²n 2003 fUeron más las mUjeres afiliadas qUe los hombres (gráfico 2). ²l
aUmento inicial de la afiliación femenina a los partidos en este año podría atribUirse a los
avances de los movimientos de base y los movimientos de mUjeres.
6
²sto podría ser indica-
tivo de Una relación entre participación social y afiliación política. Por otro lado, podría ser
el resUltado de Una necesidad derivada de la reforma electoral de 2002 qUe introdUjo san-
ciones por incUmplimiento del Uso obligatorio de las cUotas de género para la elección de
senadores y dipUtados federales. La reforma se tradUjo en la necesidad de más mUjeres en
los partidos, así como en la movilidad de los grUpos de base de los mismos.
7
Los datos más relevantes mUestran qUe, a través del tiempo, el promedio de hombres y
mUjeres afiliados a Un partido político ha sido similar (11.42% y 7.95%, respectivamente).
La brecha ha disminUido con el tiempo, de diferencias porcentUales de 6% en 2003 a 2% en
2012 (gráfico 2). ³on el objetivo de observar si la variación entre la afiliación de hombres y
mUjeres a los partidos es significativa, se realizó Una prUeba tipo T. Se comparó la varianza
entre hombres y mUjeres con respecto a la aceptación de pertenencia o afiliación expresada.
La prUeba de Levene reveló qUe en cUanto a la afiliación política T= 0,216, donde T (6) =
1,912, p = .992, por lo qUe no se encontró Una varianza significativa entre hombres y mUjeres.
´o obstante estas posibles relaciones, son necesarios mUcho más datos sobre afiliacio-
nes en cada partido para estUdiar cUalqUier hipótesis qUe relacione movimientos sociales
con afiliación partidista. ³omo lo indican µoza, Llanos y de la µoza en sUs recomendacio-
nes dentro del reporte qUe elaboran con el Banco ¶nteramericano de ·esarrollo (¸ID), es
5
La información fUe solicitada al IFE, solicitUd uE/11/03401, misma qUe fUe negada bajo el argUmento de qUe se
solicitó información personal.
6
µodrígUez desarrolla el tema en sU estUdio seminal sobre mUjeres y política en México. Véase: µodrígUez (2004).
7
Las cUotas se introdUcen en el ámbito federal con Un máximo de 70% de representantes de Un mismo género en el
año 1996. ´o obstante, es hasta 2002 cUando se introdUcen las primeras sanciones. Si bien las cUotas ya existían, sin
sanción algUna resUltan en Una mera recomendación qUe pUede ser ignorada en todo momento.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
330
necesario desagregar por sexo los datos de afiliación y composición de los comités ejecuti-
vos nacionales. Ello con el objetivo de mapear la participación de las mujeres (Roza, Llanos
y Garzón de la Roza, 2010: 69).
Gráfco 2
Mujeres y hombres afiliados a partidos políticos en México, 2001-2012
Fuente:
elaboración propia con datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y
Prácticas Ciudadanas (2003, 2008 y 2012). Datos disponibles en: <http://www.encup.gob.
mx/en/Encup/Encup>. Porcentaje de hombres y mujeres que contestaron positivamente
a la pregunta: ¿Usted es o ha sido miembro de alguna de las siguientes organizaciones
que le voy a mencionar?
Actividades partidistas
Son cada vez mayores las preocupaciones sobre los cambios sociales que pueden afectar la
efectividad de la democracia (Calderon, 2008; Krishna, 2002; Lipset, 1994; Pamela Paxton,
2002; Subirats, 2005). Al centro de las mismas se encuentra lo que pareciera ser un aumento
constante de la apatía social y política. Por ello, actores e instituciones convocan a la par-
ticipación de los ciudadanos, de las agrupaciones sociales y de la sociedad en su conjunto.
Esta convocatoria se encuentra unida a la creencia de que la participación le confiere a la de-
mocracia y a sus actores propósitos más transparentes. Como se mencionó anteriormente, la
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
2003
2005
2008
2012
Mujeres
Hombres
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
331
participación política por excelencia se observa en el voto. Sin embargo, como motor de la
democracia continúa posteriormente mediante otras formas concretas de participación ciu-
dadana. Una gran parte de estas actividades atañen a los partidos y a las actividades que las
personas desempeñan alrededor de los mismos. Ante ello, es esencial analizar las activida-
des que emergen dentro de los partidos, entendiendo que la relación entre participación y
representación es intradependiente.
En el caso mexicano, la participación de hombres y mujeres en actividades relaciona-
das con los partidos políticos se ha mantenido en niveles muy bajos (incluso cuando se la
compara con participaciones directas como el voto). No obstante los convocantes eventos
previos a las elecciones de 2006, los niveles de participación en cualquier actividad polí-
tica se mantuvieron bajos entre 1997 y 2001. En 2001, la ±²C³P reveló que sólo 3.92% de
los hombres y 2.85% de las mujeres asistieron a actividades o reuniones partidarias durante
el año previo a la encuesta (±²C³P, 2001). En 2008 las cifras aumentaron ligeramente. La
participación de las mujeres incrementó a 7.12% y la de los hombres a 14.80%. La última en-
cuesta realizada en 2012 reveló que 12.02% de las mujeres y 13.44% de los hombres asisten
a reuniones de partidos políticos “frecuentemente” o “en algunas ocasiones” (±²C³P, 2012).
La participación observada de hombres y mujeres en el último período evaluado por
la ±²C³P demuestra que en todas las áreas analizadas hay mermas. La única excepción
es la asistencia de hombres a reuniones o actividades de los partidos. La diferencia entre
hombres y mujeres en este campo está aumentando gradualmente (ver gráfico 3). ´on el fin
de verificar si la variación entre hombres y mujeres con respecto a su participación en los
partidos políticos es significativa, se realizó una muestra independiente T-test. Se encon-
tró que si bien la participación de los hombres ha fluctuado a través del tiempo y, aunque
ha sido más alta que la de las mujeres, no existe una diferencia estadísticamente signifi-
cativa en la media de participación de los grupos (la µrueba de Levene = 0,355. donde T
(6) = 1,512, p = .181).
Buscar explicar las diferencias entre los niveles de representación de las mujeres y de
los hombres con base en argumentos que esbozan una falta general de interés por parte
de las mujeres pareciera ser insuficiente en el caso mexicano. Los niveles de representación de
las mujeres se encuentran, en muchas áreas, por debajo de los hombres. Las diferencias en
muchos casos son abrumadoras (tabla 1). Si bien en el contexto local la representación
de las mujeres como síndicos aumentó en los últimos años en puestos ejecutivos, como
lo son las presidencias municipales, la participación continúa siendo marginal. En otras
áreas pareciera aumentar o presentar una tendencia constante. Sin embargo, el panorama
es claro: en al menos dos terceras partes de los puestos de elección popular, en las secre-
tarías de Estado y la Suprema ´orte de Justicia de la Nación (¶C·²), son los hombres los
que controlan los espacios.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
332
Gráfco 3
Participación de hombres y mujeres en actividades de partidos políticos en México,
2001-2012
Fuente:
elaboración propia con datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y
Prácticas Ciudadanas (2003, 2005 y 2012). Datos disponibles en: <http://www.encup.
gob.mx/en/Encup/Encup>. Porcentaje de hombres y mujeres que contestaron positiva-
mente a la pregunta: Durante el último año, ¿asistió a alguna reunión de las siguientes
organizaciones? Partido o agrupación política. Los datos de 2008 no se incluyen, ya que
en ese año no se hizo esa pregunta.
0
2
4
6
8
10
12
14
2003
2005
2012
Mujeres
Hombres
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
333
Tabla 1
Participación política de mujeres y hombres en México, 2004-2011(%)
2004-2005
2006-2007
2008-2009
2010-2011
H
M
H
M
H
M
H
M
Síndicos
95.9
4.1
87.0
13.0
84.4
15.6
81.3
18.7
Regidores
73.9
26.1
72.4
27.6
68.2
31.8
67.4
32.6
Presidentes municipales
96.4
3.6
96.1
3.9
94.7
5.3
94.7
5.3
Diputados locales
79.1
20.9
79.1
20.9
78.1
21.9
78.3
21.7
Diputados federales
76.4
23.6
76.8
23.2
71.9
28.1
72.2
27.8
Senadores
78.9
21.1
82.8
17.2
80.5
19.5
76.6
23.4
Secretarios de Estado
*
*
78.9
21.1
84.2
15.8
84.2
15.8
Jueces de la ±CjN
*
*
81.8
18.2
81.8
18.2
81.8
18.2
Fuente:
elaboración propia con base en datos del Instituto Nacional de las Mujeres, inmujeres. *
Estos datos no se encuentran disponibles. Cifras disponibles en: <http://estadistica.inmujeres.gob.
mx/formas/fichas_inm.php?modo=v&dirUrl=tooltipayudas.php%3FIDpag%3D6>.
Las cifras aquí presentadas demuestran que el grado de interés y de participación de las
mujeres no es dos o tres veces menor a la masculina. Como se indica más arriba, la partici-
pación directa de las mujeres (voto) es inclusive mayor que la de los hombres. En actividades
relacionadas con partidos, la participación tanto de mujeres como de hombres se ha man-
tenido en niveles muy bajos. No hay diferencias significativas que permitan establecer que
los grandes contrastes en términos de cargos de representación pueden ser explicados por
elementos que conforman la llamada oferta (voto, afiliación o participación en actividades
partidistas). Por ello es posible establecer que en México, el interés y la participación po-
lítica no son explicativos de las grandes diferencias entre hombres y mujeres en términos
de posiciones de poder. No obstante, las actividades claramente políticas no son las únicas
que influyen sobre la política, ni son las únicas a través de las cuales se puede influenciar
la oferta. Existen otras áreas, como las actividades sociales o grupos de la sociedad civil,
que generan capital social y contribuyen a posicionar a las mujeres y sus intereses dentro
de la política.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
334
Participación indirecta y capital social:
elementos que explican algunas diferencias entre hombres y mujeres
En un estudio sobre la política y la participación en Estados Unidos, Robert Putnam se-
ñala que:
la participación directa de los estadounidenses en la política y el gobierno ha disminuido de
manera constante y considerablemente durante la última generación, a pesar de que los niveles
promedio de educación
-
el mejor predictor individual nivel de participación política
-
han au-
mentado considerablemente a lo largo de este período” (Putnam, 1995: 65).
En este estudio el autor establece lo significativo que son el compromiso cívico y la creación
de una forma productiva de capital social para la democracia participativa de calidad. El
compromiso cívico ha sido señalado como una pre o post forma de participación (Almond
y Verba, 1989; Verba, Schlozman y Brady, 1995). Asimismo, se ha argumentado que el capi-
tal social fruto de las interacciones sociales puede no buscar influenciar directamente sobre
la política. No obstante, las consecuencias no son limitadas (Hilger, 2005; Norris, 2002).
Así, actividades pasivas como la pertenencia a grupos artísticos, deportivos o actividades
en asociaciones motivadas por preocupaciones que no buscan influir en el gobierno, pue-
den estar produciendo activismo político.
Las asociaciones sociales y organizaciones no gubernamentales se encuentran activas en
una multitud de campos y tienen objetivos diversos. En su intento por alcanzar sus metas,
su influencia va más allá del horizonte en el cual se desenvuelven. De este modo, contribu-
yen a un debate público en la medida en que introducen información, opiniones y objetivos
de lo social a lo político. Por ello, más allá de estudiar la participación dentro de las insti-
tuciones formales, como lo son los partidos y las actividades que en ellos se presentan, es
necesario analizar aquellas actividades que podrían considerarse informales.
En términos de participación en organizaciones cuyos objetivos no son explícitamente
políticos existen diferencias, aunque pequeñas. En promedio hay más hombres afiliados a
grupos de la sociedad civil que mujeres, 11.29% y 7.49% respectivamente. Incluso con ni-
veles más altos de afiliación, la pertenencia de hombres a estos grupos tiene una tendencia
a fluctuar en el tiempo (gráfico 4). Si bien estas diferencias porcentuales existen, no son su-
ficientes para establecer disparidades significativas.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
335
Gráfco 4
Participación de hombres y mujeres en grupos de la sociedad civil en México, 2001-2012
Fuente:
elaboración propia con datos en la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y
Prácticas Ciudadanas (2003, 2005 y 2012). Datos disponibles en: <http://www.encup.gob.
mx/en/Encup/Encup>. Porcentaje de hombres y mujeres que contestaron positivamente
a la pregunta: durante el último año, ¿asistió a alguna reunión de las siguientes organi-
zaciones? Agrupación ciudadana, asociación escolar. Los datos de 2008 no se incluyen,
ya que en este año no se hizo la pregunta.
En cuanto a su afiliación a los diferentes grupos, las cifras observadas entre hombres y mu-
jeres no son estadísticamente significativas. La prueba T-test reveló la afiliación a grupos
de la sociedad civil:
±est de Levene = .578 Donde t (6) = 0,346, p = 0,450.
Las mujeres parecen menos inclinadas a participar o afiliarse a cualquier tipo de asociación,
incluidos los partidos políticos. El único caso donde los hombres y las mujeres suelen te-
ner niveles similares de participación es en actividades o asociaciones escolares. Los datos
Mujeres
Hombres
2003
2005
2012
50
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
336
arrojados por las encuP rEvElaN qUE las mUjErEs partiCipaN más EN aCtividadEs ComUNitarias
o rElaCioNadas CoN la familia qUE EN los partidos polítiCos o asoCiaCioNEs polítiCas (encuP,
2012). TaNto hombrEs Como mUjErEs tiENEN NivElEs bajos dE partiCipaCióN EN asoCiaCioNEs
ComUNitarias o grUpos dE vECiNos. ±sto ilUstra qUE las mUjErEs partiCipaN EN la vida públiCa
dE forma difErENtE a los hombrEs. ±stUdios prEvios sUgiErEN qUE Ello pUEdE ExpliCarsE por
las difErENtEs pErCEpCioNEs qUE tiENEN las mUjErEs dE sUs fUNCioNEs Como aCtorEs polítiCos y
Como rEprEsENtaNtEs (²aroll, 2002; DjUpE, SokhEy y GilbErt, 2007; Sapiro, 1982; WElCh, 1977).
La EvidENCia sUgiErE qUE la partiCipaCióN iNtErEstatal dE las mUjErEs EN los partidos po-
lítiCos y EN las orgaNizaCioNEs soCialEs y los porCENtajEs dE mUjErEs NomiNadas No EstáN
rElaCioNados (tabla 1, gráfiCo 2). ±llo No sigNifiCa qUE la EstrUCtUra dE oportUNidadEs para
las mUjErEs dENtro dE los partidos o El gobiErNo sEa irrElEvaNtE. La partiCipaCióN dE las mU-
jErEs ha Cambiado CoN El tiEmpo y EN algUNos Casos ExistE UNa tENdENCia a aUmENtar. Al
mismo tiEmpo, la sElECCióN dE mUjErEs Como CaNdidatas tambiéN aUmENta. SiN Embargo, Ca-
sos CoN ComportamiENtos opUEstos tambiéN ExistEN. DE los Estados EstUdiados, ENtrE 2001
y 2010, la tErCEra partE prEsENtaN altos NivElEs dE partiCipaCióN. ±N CiNCo dE las 39 ElECCio-
NEs EstUdiadas EN El ámbito Estatal (12.82%) los NivElEs dE partiCipaCióN dE las mUjErEs EN
partidos polítiCos sE ENCUENtra por ENCima dE 10% y, al mismo tiEmpo, EN Estos Casos hay
porCENtajEs dE NomiNaCióN por ENCima dE 30% (gráfiCo 5). ³or EjEmplo, AgUasCaliENtEs y
Baja ²aliforNia SUr prEsENtaN UN alto porCENtajE dE mUjErEs CaNdidatas y, al mismo tiEmpo,
la partiCipaCióN dE las mUjErEs EN los partidos polítiCos sE ha iNCrEmENtado. ³or otro lado,
EN El Distrito FEdEral y JalisCo tambiéN sE obsErva UN alto porCENtajE dE mUjErEs CaNdida-
tas EN la última ElECCióN loCal, pEro CoN bajos porCENtajEs dE partiCipaCióN dE mUjErEs EN
los partidos. JalisCo tiENE El mayor porCENtajE dE CaNdidatUras dE mUjErEs, pEro al mismo
tiEmpo tiENE El porCENtajE más bajo dE mUjErEs qUE partiCipaN EN polítiCa o EN aCtividadEs
rElaCioNadas CoN partidos polítiCos.
±stUdios prEvios qUE bUsCabaN ExpliCar El bajo NivEl dE rEprEsENtaCióN dE las mUjErEs EN
Cargos lEgislativos EstatalEs argUmENtaroN qUE EstE grUpo pErECiEra tENEr UNa falta dE iN-
tErés gENEral y qUE Ello ExpliCaba los bajos NivElEs dE partiCipaCióN polítiCa. SiN Embargo,
la CoNExióN ENtrE la partiCipaCióN CrECiENtE dE las mUjErEs EN aCtividadEs rElaCioNadas CoN
partidos polítiCos y El aUmENto dE CaNdidatUras dE mUjErEs No Está Claro. ±xistEN Casos
CoNtradiCtorios EN los qUE a vECEs las NomiNaCioNEs dE mUjErEs y sU partiCipaCióN tiENEN
UNa tENdENCia a aUmENtar jUNtas, miENtras qUE EN otros Casos las tENdENCias CorrEN EN di-
rECCioNEs opUEstas. ±l bajo porCENtajE dE mUjErEs NomiNadas No sE ExpliCa por la posiblE
falta gENEral dE iNtErés o dE CapaCidadEs dE EstE grUpo. Los hombrEs partiCipaN EN grUpos
y asoCiaCioNEs taNto Como las mUjErEs. ´o obstaNtE, Ellos posEEN la mayoría dE los Cargos
dE ElECCióN popUlar y dE maNdo dENtro dE los partidos. Más biEN, podría sEr UNa sitUaCióN
CUyo origEN sE pUEdE ENCoNtrar EN obstáCUlos EstrUCtUralEs dENtro dE los partidos y dEl pro-
pio sistEma ElECtoral. Los partidos Como orgaNizaCioNEs rEspoNsablEs dEl rEClUtamiENto y
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
337
selección de candidatos son los encargados de seleccionarlas y otorgarles recursos suficien-
tes para desempeñar su trabajo y competir en campaña. Como MacIvor menciona, “si los
partidos niegan a las mujeres una oportunidad real para postularse para un cargo, su su-
brepresentación numérica es inevitable” (MacIvor, 1996: 241). Por lo tanto, las estrategias,
procesos y prácticas políticas de los partidos se vuelven relevantes para el estudio de la re-
presentación de las mujeres (Vidal, 2014).
Gráfco 5
Mujeres nominadas para diputaciones locales en México, 1998-2010
Fuente:
elaboración propia con datos obtenidos a partir de visitas o solicitudes de información pre-
sentadas a los institutos o comisiones electorales de cada estado. Los datos incluyen nominaciones de
propietarios y suplentes. Todas las cifras se basan en el número total de candidatos que presentaron
el ±AN, ±R² y ±RD.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
338
Las mujeres al interior de los partidos
El camino de las mujeres para su incorporación a las actividades políticas ha estado plagado
de diferentes obstáculos y limitaciones, pero también de ventajas generadas a partir de di-
ferentes reglas que buscaron incentivar su representación y participación. La literatura se
ha centrado en el análisis de las consecuencias de las instituciones formales en la represen-
tación de las mujeres; por ejemplo: Baldez (2004, 2006, 2007), Hinojosa (2008), Reynoso
(2005) y Rodríguez (1998, 2003). Otros, inclusive han estudiado los efectos de institucio-
nes informales, sugiriendo que estos mecanismos operan como elementos adicionales a los
procesos formales, incrementando en algunas ocasiones las barreras (Langston, 2006). En el
marco de esta discusión sobre los efectos de la participación en actividades políticas y la falta
de representación equilibrada en el Poder Legislativo se ha destacado la importancia de las re-
glas internas vigentes dentro de los partidos políticos en torno a las formas de participación.
Los procesos de resguardo de los partidos en términos de quiénes pueden participar y
las formas en que estas participaciones pueden operar
-
por ejemplo en asignación de can-
didaturas o en procesos internos de preselección
-
han sido señalados como elementos
importantes que restringen la participación de las mujeres en procesos de elección (Hino-
josa, 2009; Kittilson, 2006, Norris y Lovenduski, 1993, Zetterberg, 2008). Inclusive se han
encontrado que los procesos centralizados benefician a las mujeres debido a que las élites
nominan mujeres una vez que ello se ha convertido en una prioridad (Hinojosa, 2009; Ka-
minsky y White, 2007; Matland y Studlar, 1996; Norris y Lovenduski, 1993). Mujeres en
posiciones de poder y con capacidad de afectar las resoluciones o decisiones internas,
incluyendo el reclutamiento político, es cada vez más común. Kittilson encontró que “la
presencia de mujeres en los comités ejecutivos nacionales de los partidos ha ido creciendo a
través de Europa Occidental” (2006: 42). Se ha argumentado que la proporción de mujeres
en los organismos de los partidos es fundamental porque un número considerable pertene-
ciente a un grupo minoritario puede ganar suficiente poder para promover a sus miembros
o sus intereses (Dahlerup, 1988; McAllister y Studlar, 2002). “Las mujeres con poder den-
tro del partido pueden ganar la atención de los otros dirigentes, e incluso pueden promover
la institucionalización de normas que protejan sus ganancias” (Kittilson, 2006: 41). Por lo
tanto, el estudio de la proporción de mujeres en los organismos partidistas puede ser central.
En México, las mujeres están ganando espacios, aunque de forma muy lenta. En el ±²³,
cuatro de los 49 presidentes han sido mujeres. Uno de los cuatro, Cristina Díaz (2011),
se desempeñó como presidente interino durante sólo seis días. María de los Ángeles Mo-
reno fue electa presidente del ±²³ en 1994, la primera mujer en ser elegida. Permaneció en
el cargo sólo un año. Dulce María Sauri y Beatriz Paredes cumplieron sus mandatos, en-
tre 1999-2002 y 2007-2011, respectivamente. En el ±²´, dos de los ocho presidentes han
sido mujeres. Amalia García fue electa en 1999 tras varias denuncias de corrupción en el
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
339
proceso electoral. Rosario Robles le siguió en 2002, siendo presidente interina tras la re-
nuncia de Cuauhtémoc Cárdenas. Ninguna mujer ha sido presidente del PA±, aunque en
2012 Josefina Vázquez Mota fue electa candidata a la ²residencia del país por este partido.
La participación de las mujeres en los altos mandos del partido es modesta comparada con
la de los hombres. La de las mujeres en el Comité Ejecutivo Nacional (³´±), aunque en au-
mento durante la última década, sólo ha logrado estar apenas por encima de 30% (tabla 2).
²ocas mujeres han alcanzado posiciones en los comités de los partidos en el ámbito nacio-
nal, incluida la ²residencia del partido.
Como se mencionó anteriormente, estudios previos han puesto en duda los efectos del
creciente número de mujeres en los órganos de toma de decisiones sobre la representación
de las mujeres en otras agencias del gobierno. ²or ello, es relevante cuestionar si esos cam-
bios, incluso los pequeños, han tenido algún efecto sobre la representación de las mujeres
en las legislaturas mexicanas. González y Rodríguez (2008) encontraron que la mayoría de
las mujeres en el PµD consideraron que las posibilidades de entrar en el ³´± son mínimas.
¶e acuerdo con su investigación, sólo 33% de las mujeres en el partido cree que sus posibili-
dades para entrar son buenas (Gonzalez y Rodriguez, 2008: 185). ·demás, encontraron que
las mujeres creen que estar en el ³´± aumenta sus posibilidades de ser electas para puestos
de elección popular. ·rroyo y Correa (2008) señalan que “las mujeres en el PA±, en relación
con otros partidos, están menos involucradas, ya que no son seleccionadas para estar en el
³´±, ni en los consejos o comités directivos nacionales o estatales” (·rroyo y Correa, 2008:
141). En el PµI, a pesar de tener más posiciones para ser electas debido a que el partido en el
contexto nacional tiene más presencia, las mujeres no participan de forma sustantiva den-
tro de los organismos centrales, como el ³´±. En los últimos 20 años, la participación de las
mujeres en el Comité Ejecutivo sólo ha aumentado en cuatro puntos porcentuales (Giron,
2008: 168). Las mujeres son discriminadas en los partidos políticos y sólo unas cuantas se
están convirtiendo en miembros de los organismos directivos de los partidos en el ámbito
nacional. · pesar de las circunstancias en las que las mujeres están accediendo en todos los
partidos, como lo son los estereotipos sesgados, el PµD tiene una política clara con respecto
a la inclusión de mujeres en el ³´±.
Con los datos disponibles es posible comenzar a establecer ciertas premisas con res-
pecto a la representación política de las mujeres dentro de los consejos o comités estatales.
En promedio, el PµD tiene un mayor porcentaje de representación, 38.2%, siendo éste supe-
rior en más de 10 puntos porcentuales al del PµI y al del PA±, 26% y 26.7%, respectivamente.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
340
Tabla 2
Participación de mujeres dentro del Comité Ejecutivo Nacional
de los partidos políticos en México, 1982-2006 (%)
Año
p±n
pri
prd
1982
10.4
±A
*
1988
9.2
±A
*
1994
12.1
12
22
2000
22.5
17
29
2006
20.6
24
34
FueNte:
elaboración propia con base en datos de González y Rodríguez
(2008). *El ²³D fue fundado hasta 1989.
Si bien el promedio es mucho mayor en el ²³D, existen dos factores que también son impor-
tantes y podrían modificar las interpretaciones. Este partido no sólo tiene el promedio más
alto, sino que también cuenta con niveles muy bajos en comparación con los otros partidos.
En segundo lugar, los datos con los que se cuenta sobre este partido son limitados, de forma
que no se pueden realizar afirmaciones tajantes sobre las diferencias partidarias (tabla 2).
Tabla 3
Participación de hombres y mujeres en comités estatales del ²³D, 2012 (%)
ENtIDaDes feDeRatIvas
H
M
´guascalientes
66.7
33.3
Baja California Sur
50
50
µistrito Federal
58.8
41.2
Jalisco
57.2
42.9
Nuevo León
77.8
22.2
Sonora
60
40
PRomeDIo
62
38.3
FueNte:
elaboración propia a partir de cifras
del ²³D. Información disponible en: <www.
prd.org.mx>.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
341
El pan y el pri PReseNtAN vAloRes sImIlARes eN todos los estAdos, coN desvIAcIoNes estáNdAR
de 11.17 A 13.55, ResPectIvAmeNte. LA PARtIcIPAcIóN de lAs mujeRes eN AlguNos estAdos es mAR-
gINAl, APeNAs llegANdo A 15% de los esPAcIos eN los comItés (tAblAs 3, 4 y 5). Los cAsos que se
destAcAN eN el pri debIdo A sus bAjos PoRceNtAjes de PARtIcIPAcIóN soN ±uevo LeóN, SoNoRA y
YucAtáN. EN el pan, los comItés estAtAles coN los PoRceNtAjes más bAjos de mujeRes soN
el DIstRIto FedeRAl y ZAcAtecAs. ²oR su PARte, lAs mujeRes eN el pr³ tIeNeN PoRceNtAjes bA-
jos eN ´guAscAlIeNtes y ±uevo LeóN. EstAs teNdeNcIAs sugIeReN que es eN Aquellos estAdos
doNde los PARtIdos tIeNeN uNA estRuctuRA oRgANIzAtIvA mucho más AmPlIA y coN uN mAyoR
NúmeRo de PosIcIoNes de gobIeRNo doNde lAs mujeRes tIeNeN mAyoRes PoRceNtAjes de RePRe-
seNtAcIóN eN los comItés estAtAles.
Tabla 4
²ARtIcIPAcIóN de hombRes y mujeRes eN comItés estAtAles del pan, 2012 (%)
Entidades federativas
H
M
´guAscAlIeNtes
58.3
41.7
BAjA CAlIfoRNIA SuR
54.6
45.5
ChIAPAs
80.5
19.5
DIstRIto FedeRAl
85
15
JAlIsco
82.4
17.6
QueRétARo
76.9
23.1
SoNoRA
60.7
39.3
VeRAcRuz
76.7
23.3
YucAtáN
75.4
24.6
ZAcAtecAs
82.8
17.2
Promedio
73.3
26.7
Fuente:
elAboRAcIóN PRoPIA A PARtIR de cIfRAs
del pan. DAtos dIsPoNIbles eN: <www.PAN.
oRg.mx>.
Los dAtos sobRe lA eleccIóN de mujeRes y lA RePReseNtAcIóN de lAs mIsmAs eN los oRgANIsmos
de
selectorate
, tAles como los coNsejos o comItés RegIoNAles de los PARtIdos, muestRAN que
Altos NIveles de RePReseNtAcIóN eN estAs AgeNcIAs estáN eN coRResPoNdeNcIA coN PoRceNtAjes
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
342
grandes de candidaturas de mujeres. Por ejemplo, en Aguascalientes y Baja California Sur,
la representación de las mujeres en los comités estatales en todos los partidos es alta. El
comité del partido con mayoría en el Congreso de Aguascalientes cuenta con una repre-
sentación equitativa de mujeres y hombres (tabla 4). En Baja California Sur, el Comité
del partido, que hasta hace un año tenía mayoría en el Congreso (±RD), está integrado de
manera equitativa. En el ²istrito Federal, el partido con mayoría en la asamblea, el ±RD,
tiene mujeres en 41.17% de los escaños del comité (tabla 2), mientras que la tercera fuerza
o grupo marginal, el ±³N, tiene una pequeña cantidad de mujeres en su comité local (tabla
3). El partido con mayoría en el Congreso probablemente es el que tiene más actividades,
puestos o cargos para distribuir entre sus miembros, tanto a mujeres como hombres, su-
giriendo inclusive que existen procesos de cooptación e intercambio de favores y votos.
Tabla 5
Participación de hombres y mujeres en comités estatales del ±RI, 2012 (%)
Entidades Federativas
H
M
Aguascalientes
50
50
Baja California Sur
66.7
33.3
Chiapas
77.8
22.2
²istrito Federal
59.9
40.1
Estado de México
78.6
21.4
Jalisco
80.6
19.4
´uevo León
85.7
14.3
Querétaro
81
19
Sonora
88.9
11.1
Yucatán
87.5
12.5
Zacatecas
55.6
44.4
Promedio
74
26
Fuente:
elaboración propia a partir de cifras
del ±RI. ²atos disponibles en: <www.pri.
org.mx>.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
343
Por otra parte, en algunos partidos y estados existe congruencia entre la posición relati-
vamente marginal de las mujeres en cargos públicos y en su falta de éxito al interior de los
partidos. Esto puede ser explicado porque los partidos tienen fuerza electoral en los esta-
dos. En algunas entidades, el ±AN tiene más presencia, como en Jalisco y Querétaro. El ±RD
ha perdido su presencia mayoritaria en Zacatecas y Baja California Sur, pero la ha man-
tenido en el ²istrito Federal. El ±RI, después de la década perdida entre 2000 y 2010, está
recuperando posiciones en todo el país (tabla 5). La evidencia sugiere que donde hay más
lugares disponibles o esperados, el partido nomina más mujeres.
³unque hay algunas inconsistencias entre los estados, donde los partidos con comités
constituidos con un alto porcentaje de mujeres tienen pocas nominadas como candidatas
-
como el ±AN en el ²istrito Federal o el ±RI en Yucatán
-
el papel del
selectorate
es cada vez
más importante. La devolución de la autonomía del centro a la periferia a través de la descen-
tralización del poder también se observó en los procesos de nominación de los candidatos.
Esto ha hecho que en la última década los comités estatales sean más importantes. Por lo
tanto, es necesario analizar los cambios en la representación de las mujeres, que pudiesen
ser resultado de la descentralización del poder. En un futuro será necesario cuestionar si
un
selectorate
altamente descentralizado tiene mayores o menores niveles de participa-
ción de mujeres en congresos locales (Vidal, 2013). Para ello se sugiere que estudios a
futuro incluyan una revisión de las rutas de vinculación y presencia de ellas
al interior
de los partidos políticos, estudio que podría incorporar el análisis de las reglas estatutarias de
los partidos en materia de equidad de género (tabla 6 en anexo).
8
En el caso de la selección
de candidatos, es claro que la etapa de selección interna es cada vez más reconocida como
un proceso crucial para incrementar la participación de las mujeres. En ella, la posibilidad
de ser seleccionado puede ser modificada por las normativas internas, mismas que tienen
la capacidad de alentar o desalentar a los posibles candidatos.
Conclusiones
³ lo largo de este artículo se examinó la participación de las mujeres, poniendo atención
principalmente en la participación política en los partidos políticos y en actividades que de
forma indirecta pueden resultar en alguna actividad política. El análisis se concentró en tres
áreas específicas. Primero se examinó la acción y el interés de las mujeres en actividades par-
tidistas o de contenido político. En segundo lugar se analizó su actividad en asociaciones que
8
Más aún, en el caso mexicano donde las normatividades que alteran las nominaciones están siendo modificadas,
sobre todo en los llamados “distritos ganadores” en los que los partidos están obligados a mantener la paridad en sus
nominaciones.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
344
por su carácter podrían resultar en actividades políticas y que sugerían el vacío de capital
social. Finalmente se investigó la relevancia de la participación femenina en los cuerpos u
órganos directivos de los partidos políticos, prestando especial atención a presencias mar-
ginales dentro de los mismos que pudiesen explicar su baja presencia en diversas esferas
de la política, incluyendo los puestos de elección popular. La conclusión central alcanzada
mediante estos tres ejes es que los modelos de oferta y demanda expuestos en la primera
sección no logran explicar de manera independiente la desigualdad que existe entre hom-
bres y mujeres en el acceso a los cargos de representación popular.
En términos del primer eje, el análisis demuestra que la participación política de los
hombres y de las mujeres en distintas actividades ha sido similar en todo el país. La falta
de interés y de participación en actividades políticas no conoce géneros. De acuerdo con
distintas aproximaciones, el interés sobre los asuntos políticos pareciera ser una determi-
nante. Como se explica a detalle, los indicadores de interés en asuntos políticos, como lo
son el voto, la pertenencia a un partido político o la participación en actividades partida-
rias, no demostraron de forma concluyente que la falta de interés pudiese ser un elemento
que diferencie a hombres y mujeres. Se encontró que los patrones de participación a tra-
vés de los canales formales tuvieron pequeñas diferencias entre hombres y mujeres, siendo
la apatía en relación a la política la tendencia general. En cuanto a la afiliación a cualquier
partido político, los datos más relevantes mostraron que, a través del tiempo, el promedio
de hombres y mujeres afiliados a un partido ha sido similar y no se encontró una varianza
significativa entre hombres y mujeres. Finalmente, se estableció que con los datos disponi-
bles no es posible establecer ningún tipo de cruce que nos permita analizar las relaciones
del interés a través de sus múltiples facetas (voto, la pertenencia a un partido político o la
participación en actividades partidarias) y el género de los representantes.
Dentro del segundo eje de análisis se señaló que las organizaciones sociales, en su in-
tento por mejorar las condiciones del grupo al que representan, son capaces de influir en
condiciones o sujetos que están más allá de su objetivo. Así, terminan contribuyendo a un
debate público en la medida en que introducen información, opiniones y objetivos de lo
social a lo político y por ello cobran relevancia en el estudio de la participación política. Se
encontró que si bien en distintas asociaciones hay más hombres afiliados que mujeres, las
diferencias observadas no son estadísticamente significativas. Hombres y mujeres tienen
niveles bajos de participación en asociaciones comunitarias, grupos de vecinos y grupos es-
colares. Se encontró que en los estados estudiados, entre 2001 y 2010, el bajo porcentaje de
mujeres nominadas no se puede explicar por una falta general de interés o de capacidades
de este grupo. Los hombres participan en grupos y asociaciones tanto como las mujeres.
No obstante, ellos poseen la mayoría de los cargos de elección popular y de mando den-
tro de los partidos.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
345
El tercer eje de análisis evidenció que la presencia de mujeres en posiciones de poder
podría afectar las resoluciones o decisiones internas, incluyendo el reclutamiento político.
Sin embargo, se señaló que su presencia en altos mandos de partido es marginal y en los
últimos diez años apenas ha logrado rebasar la barrera de 30% en los comités ejecutivos na-
cionales y de 15% en los comités estatales. Se encontró que en aquellos estados donde los
partidos tienen una estructura organizativa mucho más amplia y con un mayor número
de posiciones de gobierno, es en donde las mujeres tienen mayores porcentajes de repre-
sentación en los comités estatales. Asimismo, se estableció la existencia de una relación
directamente proporcional entre la presencia de mujeres en los consejos o comités regio-
nales y las candidaturas femeninas.
Finalmente, se puede concluir que no hay diferencias significativas que permitan esta-
blecer que, en cierta medida, los contrastes en la representación pueden ser explicados por
elementos que conforman la llamada oferta (
supply
). Es posible establecer que en México,
el interés y la participación en múltiples áreas no es explicativo de las grandes diferencias
que se presentan entre hombres y mujeres en términos de posiciones de poder. Por otra
parte, hay una clara relación entre los aumentos en las nominaciones de mujeres y la pre-
sencia de ellas en los cuadros directivos en el contexto estatal. No obstante esta relación, las
mujeres y las candidaturas de las mismas se ven mayormente beneficiadas en aquellos es-
tados donde los partidos a los que representan tienen un mayor control sobre la estructura
de gobierno y una mayor representación en todos los distintos órganos gubernamentales.
Así, todo parecería indicar que la estructura de repartición de espacios aunada a su organi-
zación institucional puede beneficiar a las mujeres registradas por el partido mayoritario.
El análisis de los procesos al interior de los partidos y la operación de las estructuras en
términos de los posicionamientos de los partidos y conquista de espacios mayoritarios cobra
una mayor relevancia para el estudio de la representación política femenina. Sus dinámicas
pueden verse distorsionadas en direcciones tanto positivas como negativas, por las condi-
ciones estructurales y la llegada de nuevas oportunidades. Con ello, cada uno de los partidos
puede acceder en plenitud al control gubernamental y hacerse de los espacios disponibles para
distribuirlos en función de sus propios intereses y grupos de poder.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
346
Referencias bibliográFcas
Ackerman, John, (2004) “Co-Governance for Accountability: Beyond ‘Exit’ and ‘Voice’” en
World Development. Vol. 32, núm. 3. Santa Cruz, University of California, pp.: 447–463
Ackerman, John, (2011) Elecciones 2012: en busca de equidad y legalidad. México, IIj-
±N²³/Senado de la República.
Ackerman, John, (2012) Autenticidad y nulidad. Por un derecho electoral al servicio de la
democracia. Mexico, IIj-±N²³.
Alford, Robert y Harry Scoble, (1968) “Sources of Local Political ´nvolvement” en Te Ame-
rican Political Science Review. Vol. 62, núm. 4. Los Angeles, University of California,
pp.: 1192–1206.
Almond, Gabriel y Sidney Verba, (1989) Te Civic Culture: Political Attitudes and Demo-
cracy in Five µations. Londres, Sage Publications.
Apreza, ´nés, (2009) “La participación política de las mu¶eres en México. Mu¶eres en car-
gos de elección popular y toma de decisiones” en Participación política de las mu¶eres
en México. México, Comisión µacional de Derechos Humanos, pp.: 107–176.
Arceneaux, Kevin, (2001) “Te ‘Gender Gap’ in State Legislative Representation: µew Data
to ·ackle an Old Question” en Political Research Quarterly. Vol. 54, núm.1. Houston,
·exas, Rice University, pp.: 143–160.
Arroyo, Ale¶andra y Eugenia Correa, (2008) “Obstáculos y limitaciones en el empode-
ramiento de las mu¶eres: la experiencia del ¸²N “ en González, María Luisa y Patricia
Rodríguez (coords.), Limites y Desigualdades en el empoderamiento de las mu¶eres en
el ¸²N, ¸¹I y ¸¹º. México, Miguel Ángel Porrúa, pp.: 131–150.
Baer, Denise, (1993) “Political Parties: Te Missing Variable in Women and Politics Re-
search” en Political Research Quarterly. Vol. 46, núm. 3. Utah, Te University of Utah,
pp.: 547–576.
Baldez, Lisa, (2004) “Elected Bodies: Te Gender Quota Law for Legislative Candidates
in Mexico” en Legislative Studies Quarterly. Vol. 29, núm. 2. Hanover, Dartmouth Co-
llege, pp.: 231–258.
Baldez, Lisa, (2006) “Te Pros and Cons of Gender Quota Laws: What Happens When You
Kick Men Out and Let Women ´n? “ en Politics & Gender. Vol. 2, núm. 1. Hanover, Dart-
mouth College, pp.: 102–128.
Baldez, Lisa, (2007) “Primaries vs. Quotas: Gender and Candidate µominations in Mexico,
2003” en Latin American Politics & Society. Vol. 49, núm. 3. Hanover, Dartmouth Co-
llege, pp.: 69–96.
Barber, Ben¶amin, (2004) Strong Democracy: Participatory Politics for a µew Age. Los An-
geles, University of California Press.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
347
Benhabib, Seyla, (1998) “Models of Public Space: Hannah Arendt, the Liberal Tradition,
and Jürgen Habermas” en Landes, Joan (coord.), Feminism, the Public, and the Private.
Oxford, Oxford University Press, pp.: 65–99.
Bruhn, Kathleen, (2003) “Whores and Lesbians: Political Activism, Party Atrategies, and
Gender Quotas in Mexico” en Electoral Studies. Vol. 22, núm. 1. Santa Barbara, Univer-
sity of California in Santa Barbara, pp.: 101–119.
Butler, Judith, (1998) “Subjects of Sex/Gender/ Desire” en Phillips, Anne (coords.), Femi-
nism and Politics. Oxford, Oxford University Press, pp.: 273–294.
Calderon, Fernando, (2008) “Inflexión histórica: la situación socioinstitucional en el cam-
bio político de América Latina” en Revista ±²³´µ. Vol., 96, diciembre. Santiago de Chile,
Chile, ±²³´µ, pp.: 121–134.
Campbell, Kathryn, (2010) “What does it Mean to Be a Militant Today?” en Independent
Study Project (¶·³) Collection. Paper 880. Virgina, University of Virginia, pp.: 1-63.
Caroll, Susan, (1994) Women as Candidates in American politics. Indiana, Indiana Uni-
versity Press.
Caroll, Susan, (2002) “Congresswomen’s Perceptions of ¸eir Representational Roles” en Si-
mon, Cindy (coord.), Representing Women: Women Transforming Congress. Oklahoma,
University of Oklahoma Press, pp.: 50–68.
Celis, Karen y Sarah Childs, (2008) “Introduction: ¸e Descriptive and Substantive Repre-
sentation of Women: New Directions” en Parliamentary Affairs. Vol. 61, núm. 3. Oxford,
Oxford University Press, pp.: 419–425.
Childs, Sarah y Mona Krook, (2009) “Analysing Women’s Substantive Representation: From
Critical Mass to Critical Actors” en Government and Opposition. Vol. 44, núm. 2. Oxford,
Blackwell Publishing, pp.: 125–145.
Coronel, Jose; Moreno, Eduardo y Maria Carrasco, (2010) “Work-family Conflicts and the
Organizational Work Culture as Barriers to Women Educational Managers” en Gen-
der, Work & Organization. Vol. 17, núm. 2. Oxford, Blackwell Publishing, pp.: 219–239.
Cowley, Phillip y Sarah Childs, (2003) “Too Spineless to Rebel? New Labour’s Women mps”
en British Journal of Political Science. Vol. 33, núm. 03. Cambridge, Cambridge Univer-
sity Press, pp.: 345–365.
Crick, Bernard, (2001) En defensa de la política. Madrid, Tusquets.
Cunningham, Mick, (2008) “Changing Attitudes toward the Male Breadwinner, Female Ho-
memaker Family Model: Influences of Women’s Employment and Education over the
Lifecourse” en Social Forces. Vol. 87, núm. 1, pp.: 299–323.
Dahlerup, Drude, (1988) “From a Small to a Large Minority: Women in Scandinavian Po-
litics” en Scandinavian Political Studies. Vol. 11, núm. 4. Estocolmo, Suecia, Institute of
Political Science, pp.: 275-298.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
348
Darcy, Robert; Welch, Susan y Janet Clark, (1994) Women, elections, & representation. Lin-
coln, University of Nebraska Press.
Djupe, Paul; Sokhey, Anand y Christopher Gilbert, (2007) “Present but Not Accounted
For? Gender Differences in Civic Resource Acquisition” en American Journal of Politi-
cal Science, Vol. 51, núm. 4, Michigan, Wiley-Blackwell Publishing, pp.: 906–920.
Dryzek, John, (1996) “Political Inclusion and the Dynamics of Democratization” en Te
American Political Science Review. Vol. 90, núm. 3. Cambridge, Cambridge University
Press, pp.: 475–487.
Dryzek, John y Simon Niemeyer, (2008) “Discursive Representation” en American Politi-
cal Science Review. Vol. 102, núm. 4, pp.: 481-493.
Elizondo, Macarita, (2010) “Justicia Alternativa Electoral” en Revista de la Facultad de De-
recho. Vol. 60, núm. 254, pp.: 353–377.
Secretaría de Gobernación, (2001) Encuesta Nacional de Cultura Política, ±²³´µ. México.
sultado el 12 de Mayo de 2011].
Secretaría de Gobernación, (2005) Encuesta Nacional de Cultura Política, ±²³´µ. México.
sultado el 12 de Mayo de 2011].
Secretaría de Gobernación, (2008) Encuesta Nacional de Cultura Política, ±²³´µ. México.
tado el12 de Mayo de 2011].
Secretaría de Gobernación, (2012) Encuesta Nacional de Cultura Política, ±²³´µ. México.
tado el 28 de Julio de 2013].
Gauja, Anika, (2011) “Democracy within Parties: Candidate Selection Methods and their
Political Consequences” en Parliamentary Affairs. Vol. 65, núm. 2. Oxford, Oxford Uni-
versity Press, pp.: 478–484.
González, María y Patricia Rodríguez, (2008) Límites y desigualdades en el empoderamiento
de las Mujeres en el µ·², µ¸¹ y µ¸º. México, Miguel Ángel Porrua.
González, María y Patricia Rodríguez, (2008) “Obstáculos y limitaciones en el empodera-
miento de las mujeres: la experiencia del µ¸º “ en González, María y Patricia Rodríguez
(coord.), Límites y desigualdades en el empoderamiento de las mujeres en el µ·², µ¸¹ y
µ¸º. México, Miguel Ángel Porrua, pp.: 175–202.
Hilger, Peter, (2005) “Civic Engagement as Participation” en Politics of Participation – Fo-
cus on the ’Tird Sector. Conference: Politics of Participation. Helsinki, pp.: 1–15.
Hinojosa, Magda, (2008) “¿Mas mujeres? Mexico’s Mixed -Member Electoral System” en
¶remblay, Marion (coord.), Women and Legislative Representation: Electoral Systems,
Political Parties, and Sex Quotas. Londres, Palgrave MacMillan, pp.: 177–190.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
349
Hinojosa, Magda, (2009) “‘Whatever the Party Asks of Me’: Women’s Political Represen-
tation in Chile’s Unión Demócrata Independiente” en Politics & Gender. Vol. 5, núm.
03, pp.: 377- 407.
Hirst, Paul, (1988) “Representative Democracy and its Limits” en Te Political Quarterly.
Vol. 59, núm. 2, Reino Unido, Wiley-Blackwell Publishing, pp.: 190–205.
Inglehart, Ronald y Pippa Norris, (2003) Rising ±ide: Gender Equality and Cultural Change
Around the World. Cambridge, Cambridge University Press.
Kaminsky, Jackie y ±imothy White, (2007) “Electoral Systems and Women’s Representa-
tion in Australia” en Commonwealth & Comparative Politics. Vol. 45, núm. 2, Australia,
±aylor and Francis Publishing, pp.: 185–201.
Kittilson, Miki, (2006) Challenging Parties, Changing Parliaments: Women and Elected
Office in Contemporary Western Europe. Ohio, Ohio State University Press.
Kittilson, Miki, (2010) “Women´s Representation in Parliament: the Role of Political Par-
ties” en Krook, Mona y Susan Childs (coord.), Women, Gender, and Politics: A Reader.
Oxford, Oxford University Press, pp.: 159–166.
Klesner, Joseph, (2007) “Social Capital and Political Participation in Latin America: Evi-
dence from Argentina, Chile, Mexico, and Peru” en Latin American Research Review.
Vol. 42, núm. 2, pp.: 1–32.
Klesner, Joseph, (2009) “Who Participates? Determinants of Political Action in Mexico”
en Latin American Politics and Society. Vol. 51, núm. 2. Miami, University of Miami y
Center for Latin American Studies, pp.: 59–90.
Krishna, Anirudh, (2002) Active Social Capital: ±racing the Roots of Development and De-
mocracy. Estados Unidos, Columbia University Press.
La Due Lake, Ronald y Robert Huckfeldt, (1998) “Social Capital, Social Networks, and Po-
litical Participation” en Political Psychology. Vol. 19, núm. 3. Syracuse, International
Society of Political Psychology, pp.: 567–584.
Langston, Joy, (2006) “Te Birth and ±ransformation of the Dedazo in Mexico” en Helmke,
Gretchen y Steven Levistky (coord.), Informal Institutions and Democracy: Lessons from
Latin America. Baltimore, Te John Hopkins University Press, pp.: 143–159.
Lipset, Seymour, (1994) “Te Social Requisites of Democracy Revisit. Te Social Requisites
of Democracy Revisited: 1993 Presidential Addresed” en American Sociological Review.
Vol. 59, núm. 1. Washington, American Sociological Association, pp.: 1–22.
Lovenduski, Joni, (2005) Feminizing Politics. Cambridge, Polity Press.
MacIvor, Heather, (1996) Women and Politics in Canada. ±oronto, University of ±oronto Press.
Mair, Peter y Ingrid Van Biezen, (2001) “Party Membership in ±wenty European Democra-
cies, 1980-2000” en Party Politics. Vol. 7, núm. 1. Reino Unido, Sage Journals, pp.: 5–21.
Manin, Bernard, (1997) Te Principles of Representative Government. Cambridge, Cam-
bridge University Press.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
350
Marsh, Alan, (1974) “Explorations in Unorthodox Political Behaviour: A Scale to Measure
“Protestant Potential” en European Journal of Political Research, Vol. 2, núm. 2, pp.:
107–129. Amsterdam, Wiley- Blackwell Publishing.
Matland, Richard y Donley Studlar, (1996) “Te Contagion of Women Candidates in Sin-
gle-Member District and Proportional Representation Electoral Systems: Canada and
Norway” en Journal of Politics, Vol. 58, núm. 3. Cambridge, Cambridge University Press,
pp.: 707–733.
Matthews, Donald y James Prothro, (1962) “Southern racial attitudes: Conflict, awareness, and
political change” en Te annals of the American Academy of Political and Social Science.
Vol. 344, núm. 1. Washington, Academy of Political and Social Science, pp.: 108–121.
Miller, Dorothy, (1989) “Poor Women and Work Programs: Back to the Future” en Affilia.
Vol. 4, núm. 1. Reino Unido, Sage Publications, pp.: 9–22.
Newton, Kenneth, (1997) “Social Capital and Democracy” en American Behavioral Scien-
tist, Vol. 40, núm. 5. Estados Unidos, Sage Publications, pp.: 575–586.
Norris, Pippa, (1997) Passages to Power: Legislative Recruitment in Advanced Democra-
cies. Cambridge, Cambridge University Press.
Norris, Pippa, (1998) Elections and Voting Behaviors: New Challenges, New Perspectives.
Estados Unidos, Dartmouth Publish Company.
Norris, Pippa, (2002) Democratic Phoenix: Reinventing Political Activism. Cambridge,
Cambridge University Press.
Norris, Pippa y Joni Lovenduski, (1993) “If Only More Candidates Came Forward: Su-
pply-Side Explanations of Candidate Selection in Britain” en British Journal of Political
Science. Vol. 23, núm. 3. Essex, Reino Unido, University of Essex, pp.: 373–408.
Norris, Pippa y Joni Lovenduski, (1995) Political Recruitment : Gender, Race, and Class in
the British Parliament. Cambridge, Cambridge University Press.
Paxton, Pamela y Sheri Kunovich, (2003) “Women’s Political Representation: Te Impor-
tance of Ideology” en Social Forces. Vol. 82, núm.1. Oxford, Oxford University Press,
pp.: 87–113.
Paxton, Pamela, (2002) “Social Capital and Democracy: An Interdependent Relationship”
en American Sociological Review. Vol. 67, núm. 2. Estados Unidos, American Sociolo-
gical Association. pp.: 254–277.
Peschard, Jaqueline, (2003) Te Quota System in Latin America: General Overview. Stoc-
kholm, idea Internacional.
Peña, Blanca, (2004) “Género y representación política: los límites de la diferencia” en Re-
vista de Estudios de Género. La ventana. Vol. 19. Guadalajara, Mexico, Universidad de
Guadalajara, pp.: 7–50.
Phillips, Anne, (1995) Te Politics of Presence: Te Political Representation of Gender, Eth-
nicity and Race. Oxford, Clarendon Press.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
351
Pitkin, Hanna, (1967) Te Concept of Representation. Los Angeles, University of Califor-
nia Press.
Pitre, Sonia, (2003) “Women’s Struggle for Legislative Power: Te Role of Political Parties”
en Atlantis, Vol. 27, núm. 2. España, Asociación Española de Estudios Anglo-Nortea-
mericanos, pp.: 1–13.
Putnam, Robert, (1995) “Bowling Alone: America’s Declining Social Capital” en Journal
of Democracy. Vol. 6, núm. 1. Baltimore, Johns Hopkins University Press, pp.: 65–78.
Putnam, Robert; Leonardi, Robert y Raffaella Nanetti, (1993) Making Democracy Work:
Civic ±raditions in Modern Italy. California, Princeton University Press.
Randall, Vicky, (1987) Women and Politics: An International Perspective. Chicago, Uni-
versity of Chicago Press.
Rehfeld, Andrew, (2008) “±owards a General Teory of Political Representation” en Te Jour-
nal of Politics. Vol. 68, núm. 01. Atlanta, Southern Political Science Association, pp.: 1–21.
Reyes, Javier, (2012) “El tribunal de los militantes: el control judicial de los conflictos in-
trapartidistas en México” en América Latina Hoy. Vol., 62. Salamanca, Universidad de
Salamanca, pp: 131–153.
Reynoso, Diego, (2005) “Competición Electoral y Des-hegemonización en los Estados Mexi-
canos” en Espinoza, Victor y Luis Rionda (coord.), Después de la alternancia: elecciones
y nueva competitividad. México, El Colegio de la Frontera Norte y Sociedad Mexicana
de Estudios Electorales, pp.: 165–195.
Rodríguez, Victoria, (1998) “Recasting Feredalism in Mexico” en Publius. Vol. 28, núm. 1.
Oxford, Oxford University Press, pp.: 235–254.
Rodríguez, Victoria, (2003) Women in Contemporary Mexican Politics. ±exas, University
of ±exas Press.
Roza, Vivian; Llanos, Beatriz y Gisela Garzón de la Roza, (2010) Partidos políticos y pari-
dad: la ecuación pendiente. México, ²³´.
Rule, Wilma, (1981) “Why Women Don’t Run: Te Critical Contextual Factors in Women’s
Legislative Recruitment” en Te Western Political Quarterly. Vol. 34, núm. 1. Estados
Unidos, Western Political Science Association, pp.: 60–77.
Sanbonmatsu, Kira, (2008) “Political Parties and the Recruitment of Women to State Legis-
latures” en Te Journal of Politics. Vol. 64, núm. 03. Cambridge, Cambridge University
Press, pp.: 791–809.
Sapiro, Virgina, (1982) “Private Costs of Public Commitments or Public Costs of Private
Commitments? Family Roles versus Political Ambition” en American Journal of Politi-
cal Science. Vol. 26, núm. 2. Michigan, Wiley-Blackwell Publishing, pp.: 265–279.
Seligson, Mitchell, (1999) “Popular Support for Regional Economic Integration in Latin
America” en Journal of Latin American Studies. Vol. 31, núm. 1. Cambridge, Cambri-
dge University Press, pp.: 129–150.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
352
Sobrado, Luis, (2010) “Nuevos desafíos de la justicia electoral: la expansión de los derechos
políticos y la promoción de la democracia interna de los partidos políticos” en Revista
de Derecho Electoral. Vol. 10, núm. 2. México, IIJ-U±A², pp.: 1-15.
Subirats, ³oan, (2005) “Democracia, participación y transformación social” en polis. Vol.
12. Chile, Centro de ´nvestigación Sociedad y Políticas Publicas, pp.: 1–23.
Vallance, Elizabeth, (1979) Women in the House: Study of Women Members of Parliament.
Londres, µthlone Press.
Van Biezen, ´ngrid; Mair, Peter, y Tomas Poguntke, (2012) “Going, Going, . . . Gone? Te
Decline of Party Membership in Contemporary Europe” en European ³ournal of Politi-
cal Research. Vol. 51, núm. 1. µmsterdam, European Consortium for Political Research,
pp.: 24–56.
Ventura, María Fernanda, (2005) “Más allá del voto: modos de participación política no
electoral en México” en Foro ´nternacional. Vol. 45, núm. 1. México, El Colegio de Mé-
xico, pp.: 65–88.
Verba, Sidney; Nie, Norman, y ³ae-on Kim, (1987) Participation and Political Equality. Chi-
cago, ¶niversity of Chicago Press.
Verba, Sidney; Schlozman, Kay y Henry Brady, (1995) Voice and Equality: Civic Volunta-
rism in µmerican Politics. Estados ¶nidos, Harvard ¶niversity Press.
Vidal, Fernanda, (2013) “La descentralización de los procesos de selección de candidatos
en los partidos y su impacto en la nominación de mujeres en los congresos estatales de
México” en Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales. Vol. 217, núm. 1. México,
·¸¹Yº-U±A², pp.: 171-196.
Vidal, Fernanda, (2014) “Federalism and Gender Quotas in Mexico: µnalysing Propietario
and Suplente Nominations” en Representation. Vol. 50, núm., 3. Estados ¶nidos, ¶ni-
versity of California Press, pp.: 321-335.
Vieraitis, Lynne; Britto, Sarah, y »omislav Kovandzic, (2007) “Te ´mpact of Women’s Sta-
tus and Gender ´nequality on Female Homicide Victimization Rates: Evidence From Uº
Counties” en Feminist Criminology. Vol. 2, núm. 1. Estados ¶nidos, µmerican Society
of Criminology, pp.: 57–73.
Welch, Susan, (1977) “Women as Political µnimals? µ »est of Some Explanations for Ma-
le-Female Political Participation Differences” en µmerican ³ournal of Political Science,
Vol. 21, núm. 4. Michigan, Wiley-Blackwell Publishing, pp.: 711–730.
Whiteley, Paul, (2010) “´s the Party Over? Te Decline of Party µctivism and Membership
µcross the Democratic World” en Party Politics. Vol. 17, núm. 1. Reino ¶nidos, Sage
³ournals, pp.: 21–44.
Zetterberg, Par, (2008) “Te Downside of Gender Quotas? ´nstitutional Constraints on Wo-
men in Mexican State Legislatures” en Parliamentary µffairs. Vol. 61, núm. 3. Oxford,
Oxford ¶niversity Press, pp.: 442-460.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
353
Anexo
Tabla 6
Normatividad en materia de candidaturas y equidad de género en estados de partido
(PA±, PRI y PRD), 2014
PA±
PRI
PRD
²rtículo 81 inciso 3
En tratándose de los métodos de
votación por militantes, o elección
abierta de ciudadanos, el Comité
Ejecutivo Nacional podrá acordar,
con la mayor anticipación
posible y previo al plazo de
emisión de convocatorias, las
modalidades necesarias para
facilitar el cumplimiento de
la legislación aplicable, entre
otras, la reserva de las elecciones
en las que se podrán registrar
solamente personas de un género
determinado y demás similares
para el cumplimiento de acciones
afirmativas.
²rtículo 7
En todo lo anterior el ³artido
garantizará la equidad de género
en cumplimiento pleno a lo
ordenado en los artículos 167,
168 y 170 de estos estatutos.
²rtículo 8 inciso e
El ³artido garantizará la
paridad de género en los
órganos de dirección en todos
sus niveles, asegurando siempre
la alternancia equitativa y
proporcional de dicha paridad.
´icha regla se aplicará en la
integración de las listas de
candidaturas a los cargos
de elección popular por
representación proporcional,
asegurando que en cada
bloque de dos haya uno de
género distinto y de manera
alternada, respetando el orden
de los géneros del primer
bloque hasta completar la lista
correspondiente.
²rtículo 89 inciso 2
Candidatos a ´iputados
Federales:
a) Los militantes del ³artido
de un municipio y el Comité
´irectivo Municipal respectivo
podrán presentar propuestas de
precandidaturas a la elección
Municipal, de la cual surgirán
tantas fórmulas como distritos
electorales federales comprenda el
municipio. En el caso de distritos
con dos o más municipios, las
propuestas de precandidaturas se
llevarán a una elección distrital
de la cual surgirá sólo una
propuesta.
²rtículo 40
En la integración de las
planillas para ²yuntamientos
que el ³artido registre para
elecciones municipales, se
garantizará sin excepción en
materia de género, al menos
el porcentaje que establece el
Código Federal de µnstituciones
y ³rocedimientos Electorales
tanto para propietarios como
para suplentes, a excepción
de aquellos municipios que se
rigen por usos y costumbres.
Este principio deberá observarse
en una frecuencia mínima de
colocación para cualquier sexo
de uno de cada tres lugares.
²rtículo 8 inciso j
La paridad de género se
observará sobre la aplicación
de las acciones afirmativas de
todas y todos los participantes,
incluyendo jóvenes, indígenas y
migrantes.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
F
ERNANDA
V
IDAL
C
ORREA
354
pan
pri
prd
b) LAs ComIsIoNes PeRmANeNtes
EstAtAles ±oDRáN hAceR hAstA tRes
±Ro±uestAs ADIcIoNAles, eNtRe lAs
cuAles No ±oDRá hAbeR más De
Dos De uN mIsmo géNeRo, que
juNto coN lAs ±Ro±uestAs A lAs
que se RefieRe el INcIso ANteRIoR se
±ReseNtARáN eN lA eleccIóN estAtAl.
EN ellA se elegIRáN y oRDeNARáN
el NúmeRo De ±Ro±uestAs que
coRRes±oNDAN A cADA eNtIDAD. El
NúmeRo De éstAs se estAbleceRá
segúN los cRIteRIos De A±oRtAcIóN
De votos Del estADo A lA
cIRcuNscRI±cIóN, y el ±oRceNtAje
De votos que obtuvo el PARtIDo eN
el estADo eN lAs últImAs eleccIoNes
A ²I±utAcIoNes FeDeRAles.
c) LA ComIsIóN PeRmANeNte
³AcIoNAl ±oDRá hAceR hAstA tRes
±Ro±uestAs ±oR cIRcuNscRI±cIóN.
EN cADA cIRcuNscRI±cIóN No ±oDRá
hAbeR más De Dos ±Ro±uestAs De
uN mIsmo géNeRo.
´Rtículo 92 INcIso 3
PRoceDe lA DesIgNAcIóN De
cANDIDAtos, uNA vez coNcluIDo
el ±Roceso De votAcIóN ±oR
mIlItANtes o AbIeRto, eN los
sIguIeNtes su±uestos:
A) PARA cum±lIR ReglAs De equIDAD
De géNeRo u otRAs AccIoNes
AfiRmAtIvAs coNtem±lADAs eN lA
legIslAcIóN coRRes±oNDIeNte;
´Rtículo 42
EN los ±Rocesos electoRAles
feDeRAles y estAtAles que se RIgeN
±oR el ±RINcI±Io De mAyoRíA
RelAtIvA, el PARtIDo Im±ulsARá,
eN téRmINos De equIDAD, que
No se ±ostule uNA ±Ro±oRcIóN
mAyoR Del 50% De cANDIDAtos
±Ro±IetARIos De uN mIsmo
sexo, sAlvo el cAso eN que seA
coNsultADA lA mIlItANcIA. EN los
cANDIDAtos su±leNtes, el PARtIDo
gARANtIzARá lA ±ARIDAD De géNeRo.
´Rtículo 255 INcIso D
EN lA ReNovAcIóN De los óRgANos
De DIReccIóN y Re±ReseNtAcIóN
De los ±ueblos INDígeNAs que
se RIgeN bAjo el sIstemA De
DeRecho coNsuetuDINARIo (usos
y costumbRes) se Res±etARáN
estAs ±RáctIcAs sAlvo que De lA
Res±ectIvA AsAmbleA comuNItARIA
se DeteRmINe otRo métoDo
coNtem±lADo eN el ±ReseNte
EstAtuto. EN toDo momeNto se
DebeRá Res±etAR lAs AccIoNes
AfiRmAtIvAs y lA ±ARIDAD De
géNeRo coNteNIDAs eN el
EstAtuto.
(continuación)
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 317-356
ISSN-0185-1918
L
A
PARTICIPACIÓN
POLÍTICA
EN
M
ÉXICO
355
pan
pri
prd
 
ARtículo 38
L±s lIst±s N±cIoN±l y RegIoN±les
De c±NDID±tos ± c±Rgos De
eleccIóN PoPul±R que PoR el
PRINcIPIo De RePReseNt±cIóN
PRoPoRcIoN±l PReseNte el
²±RtIDo P±R± su RegIstRo eN l±s
eleccIoNes feDeR±les, eN NINgúN
c±so INcluIRáN uN± PRoPoRcIóN
m±yoR Del 50% De mIlIt±Ntes De
uN mIsmo sexo. ³gu±l fóRmul± se
±PlIc±Rá P±R± l±s lIst±s est±t±les
De c±NDID±tos ± c±Rgos De
eleccIóN PoPul±R PoR el PRINcIPIo
De RePReseNt±cIóN PRoPoRcIoN±l
eN el c±so De PRocesos electoR±les
est±t±les, eN los téRmINos De l±
ley Regl±meNt±RI± ±PlIc±ble.
ARtículo 280
L±s c±NDID±tuR±s ± RegIDuRí±s
y sINDIc±tuR±s De los
±yuNt±mIeNtos se elegIRáN
tom±NDo eN coNsIDeR±cIóN
l±s c±R±cteRístIc±s De l±s
leyes loc±les De l± m±teRI± y
el ´egl±meNto GeNeR±l De
EleccIoNes y CoNsult±s. EN l±s
c±NDID±tuR±s De RePReseNt±cIóN
PRoPoRcIoN±l se obseRv±Rá eN l±s
lIst±s De INtegR±cIóN l± P±RID±D
De géNeRo.
 
ARtículo 168
L±s lIst±s N±cIoN±l y RegIoN±les De
c±NDID±tos ± c±Rgos De eleccIóN
PoPul±R, t±Nto De PRoPIet±RIos
como P±R± suPleNtes, que PoR
el PRINcIPIo De RePReseNt±cIóN
PRoPoRcIoN±l el ²±RtIDo
PReseNte P±R± su RegIstRo eN l±s
eleccIoNes feDeR±les, eN NINgúN
c±so INcluIRáN uN± PRoPoRcIóN
m±yoR Del 50% De mIlIt±Ntes De
uN mIsmo sexo. ³gu±l fóRmul±
se ±PlIc±Rá P±R± l±s lIst±s De
c±NDID±tos ± c±Rgos De eleccIóN
PoPul±R PoR el PRINcIPIo De
RePReseNt±cIóN PRoPoRcIoN±l eN
el c±so De PRocesos electoR±les
est±t±les. EN ±mbos c±sos, se
coNsIDeR±RáN l±s PRoPuest±s
que h±g±N los SectoRes y
ORg±NIz±cIoNes N±cIoN±les Del
²±RtIDo.
 
F
uente:
el±boR±cIóN PRoPI± coN b±se eN INfoRm±cIóN De µocumeNtos BásIcos, Est±tutos De ²±RtIDo, Del ²±RtIDo
AccIóN ¶±cIoN±l. µIsPoNIble eN: <httP://www.P±N.oRg.mx/DocumeNtos-b±sIcos/est±tutos/>; µocumeNtos BásIcos,
Est±tutos De ²±RtIDo, Del ²±RtIDo ´evolucIoN±RIo ³NstItucIoN±l. µIsPoNIble eN: <httP://PRI.oRg.mx/TR±NsfoRm±NDo±-
MexIco/µocumeNtos/Est±tutos2013.PDf>; µocumeNtos BásIcos, Est±tutos De ²±RtIDo, Del ²±RtIDo De l± ´evolucIóN
µemocRátIc±. µIsPoNIble eN: <httP://www.PRD.oRg.mx/DocumeNtos/est±tuto_2014.PDf>.
(continuación)
logo_pie_uaemex.mx