Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
357
Doctora en Sociología por la Universidad de Texas, Austin. Investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales
de la Universidad Nacional Autónoma de México, (México). Sus líneas de investigación son: sociología de la pobre-
za y la desigualdad; segregación espacial urbana; políticas sociales y ciudadanía. Entre sus publicaciones recientes
destacan: “Hacia una sociología de la pobreza: la relevancia de las dimensiones culturales” (2013); “±e Cultural
Dimensions of Urban Fragmentation: Segregation, Sociability and Inequality in Mexico City” (en coautoría con
Gonzalo Saraví) (2013); “El 
lugar
 de los pobres: espacio, representaciones sociales y estigmas en la ciudad de México”
(2012). Correo electrónico: cristina.bayon@sociales.unam.mx
La construcción del
otro
y el discurso de la pobreza
Narrativas y experiencias desde la periferia de la ciudad de México
Te Construction of the
Other
and the Discourse of Poverty
Narratives and Experiences from the Periphery of the Mexico City
María Cristina Bayón
Recibido el 2 de octubre de 2014
Aceptado el 17 de octubre de 2014
RESUMEN
Junto a las bases materiales de la pobreza, es
necesario comprender las dimensiones sim-
bólicas y relacionales que contribuyen a crear,
mantener y reproducir la privación. A partir
del trabajo etnográfico realizado en un área de
alta concentración de pobreza en la periferia
de la Ciudad de México, el artículo se orienta
a desmantelar los mitos, estereotipos y estigmas
sobre los pobres y sus lugares que sustenta el
discurso público de la pobreza. Desde una pers-
pectiva sociológica, se indaga de qué manera
quienes pertenecen a los sectores más desfa-
vorecidos conviven, resisten y se adaptan a un
discurso dominante que los denigra y estigma-
tiza, cotidiana y sistemáticamente. Se exploran
los procesos y mecanismos sociales a través de
los cuales los pobres son construidos como
los
ABSTRACT
Besides the material sources of poverty, it is
necessary to understand the symbolic and re-
lational dimensions that contribute to create,
maintain, and reproduce deprivation. Based on
the ethnographic work carried out in an area of
high concentration of poverty in Mexico City’s
suburbs, this article aims at dismantling the
myths, stereotypes and stigmas of the poor and
their locations uttered by the official discourse
on poverty. ±is work examines from a socio-
logical perspective how the most disadvantaged
segments coexist, resist and adapt to a dominant
discourse that stigmatizes them in a daily and
systematic way. ±e processes and social mech-
anisms through which the poor are constructed
as
the
others
(the otherness) are explored, as well
as their implications for the experience of pov-
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
358
otros
, y sus implicaciones para la experiencia de
la pobreza, las políticas sociales y la convivencia
social. Se examina cómo el discurso dominante
de la pobreza, que culpabiliza y demoniza a los
pobres por su situación, contribuye a legitimar,
consolidar y reproducir las distancias sociales,
oscureciendo la naturaleza política y económica
de la desigualdad, en un contexto en el que esta
última es ampliamente tolerada socialmente.
Palabras clave:
pobreza; discurso; otredad; es-
tigma; desigualdad; México.
erty, social policies and social coexistence. It is
also examined how the dominant discourse on
poverty, which blames and demonizes the poor,
contributes to legitimize, consolidate and repro-
duce social distances, thus hiding the political
and economic nature of inequality, in a context
were the latter is basically tolerated.
Keywords:
poverty; discourse; the otherness;
stigma; inequality; Mexico.
Introducción
El concepto de pobreza emerge en contextos socioeconómicos, históricos y culturales par-
ticulares que molden la experiencia, las representaciones y los discursos públicos sobre la
privación. Involucra no sólo a los pobres, sino a los diversos grupos sociales (privilegiados y
desfavorecidos) y sus relaciones, así como a las políticas e instituciones que surgen en re-
lación con ésta. La distribución de recursos y oportunidades, la desigualdad, la riqueza y
el privilegio son componentes inescindibles de una explicación sociológica del problema.
En el escenario contemporáneo, el discurso público de la pobreza emergente del funda-
mentalismo de mercado, forma parte de una poderosa narrativa que equipara al Estado de
bienestar y la protección social, con la decadencia moral y al imperio del mercado, con lo justo
y adecuado. Se trata de un discurso fuertemente normativo, basado en ciertos supuestos teó-
ricos –con pretensiones de universalidad
-
sobre el comportamiento (racional) de los actores
(pobres), evidencias anecdóticas e interpretaciones
ad hoc
, aunque carentes de eviden-
cias empíricas sistemáticas y confiables (Van Oorschot, 2006; Harkness, Gregg y MacMillan,
2012). La culpabilización y criminalización de la pobreza ha ido a la par de procesos de
densificación espacial de las desventajas en ciertas áreas de las ciudades y de una fuerte es-
tigmatización de las periferias más desfavorecidas y sus residentes.
En este contexto, no es suficiente describir las condiciones de vida de los sectores
más desfavorecidos y medir sus carencias; necesitamos comprender los modos particu-
lares en que estas condiciones son problematizadas, lo que nos remite a las dimensiones
culturales del problema. Estas dimensiones se relacionan con los diversos significados que
personas y grupos construyen para interpretar sus experiencias de vida o crear fronteras
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
359
simbólicas o morales entre categorías de personas o cosas, mediante las cuales se atribuye
identidades a “otros” y a sí mismos.
Tradicionalmente, en los estudios sobre la pobreza ha predominado una visión parso-
niana de la cultura, entendida como un conjunto unitario y coherente de normas y valores
o patrones de comportamiento imputables a un grupo social particular, y por tanto, pro-
pensa a ignorar las diferencias intragrupales. Esta visión inspiró y popularizó el concepto
de “cultura de la pobreza” acuñado por Oscar Lewis en 1970, que, más allá de la intencio-
nalidad original de su creador (Harvey y Reed, 1996), alimentó estereotipos y estigmas
sobre “los pobres” y “su” cultura que se extendieron en el sentido común, sustentando el
diseño de numerosas políticas sociales y no pocos trabajos académicos.
1
Las tesis sobre la
“cultura de la pobreza” fueron absorbidas por el pensamiento conservador y se constituye-
ron en una herramienta para “culpar a la víctima” y atribuir a los pobres una “cultura de la
desviación” (O’ Connor, 2001).
Recientemente, diversas investigaciones sociológicas han contribuido a un resurgimiento
de las dimensiones culturales en la agenda de investigación sobre la pobreza, brindando un
panorama más sutil, heterogéneo y complejo sobre cómo los factores culturales moldean y
son moldeados por la pobreza y la desigualdad (Harding, 2007; Lamont y Small, 2008; Re-
utter, Stewart, Veenstra, Love, Raphael, Makwarimba, 2009; Small, Harding, Lamont, 2010;
Young, 2010). En lugar de “tener” una cultura, los individuos existen en el contexto de, res-
ponden a, usan y crean símbolos culturales, a través de los cuales dan sentido a sus vidas.
Además de facilitar la comprensión de los significados que adquiere la pobreza en diver-
sas dimensiones y espacios, el esfuerzo de articulación entre los niveles micro (relaciones
entre significados, experiencias y toma de decisiones entre los pobres) y macro (supuestos
culturales de políticas e instituciones), permite indagar en qué medida y de qué manera es-
tos significados contribuyen a la reproducción de la desigualdad.
Es preciso entonces, d
esnormalizar
y
desmoralizar
la pobreza y el discurso en torno a
ésta; transformarla en objeto de reflexión sociológica.
2
Puesto que las fronteras sociales son
a la vez culturales y morales, el análisis de las dimensiones materiales de la pobreza difícil-
1
Como resultado de sus investigaciones en México y Puerto Rico, Lewis desarrolló el concepto de cultura de la po-
breza, según el cual, las poblaciones marginadas desarrollan patrones de comportamiento particulares para enfrentar
su situación (bajas aspiraciones, apatía política, indefensión, provincialismo y distanciamiento de los valores de la
clase media, etcétera). Desde esta perspectiva, los pobres se orientan hacia el presente y la gratificación instantánea,
prefieren la felicidad al trabajo, valoran más las redes familiares que las consideraciones morales sobre lo correcto e
incorrecto, tienen relaciones sexuales con múltiples parejas durante el curso de vida, etcétera. Esta “cultura”, o más bien
“subcultura” tiende a perpetuarse, más allá del cambio en las condiciones estructurales, e impide a los pobres escapar
de su situación de desventaja (Lewis, 1970).
2
Como ya lo señalara Simmel ([1908] 1986), hace más de un siglo lo sociológicamente pertinente no es la pobreza
como tal, sino la relación de interdependencia entre la población que se designa como pobre y la sociedad de la que
forma parte.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
360
mente puede ignorar las dimensiones simbólicas y relacionales que contribuyen a crearla,
mantenerla y reproducirla.
A partir del trabajo etnográfico realizado en un área de concentración de pobreza en
la periferia de la ciudad de México, el análisis que aquí presento se orienta a desmante-
lar los mitos, estigmas y estereotipos sobre los pobres y sus lugares que subyacen en el
discurso público de la pobreza. Mediante entrevistas en profundidad con sus residentes,
se exploraron sus trayectorias biográficas, percepciones y experiencias en torno al lugar
de residencia, la ciudad, la pobreza y la desigualdad.
3
El objetivo de este artículo es com-
prender, desde las narrativas y experiencias de los propios pobres, cómo éstos conviven,
responden, resisten y se adaptan a un discurso dominante que los estigmatiza y denigra,
cotidiana y sistemáticamente. Se indagan los procesos y mecanismos sociales a través de
los cuales los pobres son construidos como
los otros
y sus implicaciones para la experien-
cia de la pobreza y la convivencia social. Se destaca que las representaciones dominantes
sobre la privación contribuyen a legitimar, consolidar y reproducir las distancias sociales,
obscureciendo la naturaleza política y económica de la desigualdad y la alta precariedad
que caracteriza la inserción laboral de los sectores más desfavorecidos. No se trata sólo
de entender qué tan extendida está la pobreza, sino qué tan tolerada socialmente es la
desigualdad. Como señala Castel (1997), cuando los umbrales de tolerancia de una so-
ciedad a la invalidación social son muy altos –como es el caso de México
-
la pertenencia
a un mismo conjunto social está en duda.
Construyendo al otro: estigmatización, pobreza y desigualdad en la ciudad
Los cambios sociales y económicos experimentados durante los últimos treinta años han
hecho del espacio urbano un contexto cada vez más hostil para los grupos más desfavore-
cidos. Junto a su carácter más excluyente, la pobreza se institucionalizó en servicios de muy
baja calidad
-
escuelas, hospitales, transporte público, infraestructura urbana, vivienda, cen-
tros de cuidado infantil destinados
sólo
a los pobres
-
. Paralelamente, las brechas sociales
3
Realicé el trabajo de campo en Chimalhuacán, municipio ubicado en el oriente de la ciudad de México que confor-
ma una amplia periferia que concentra la población más desfavorecida del área metropolitana. La localidad estudiada
pertenece al Estado de México, se ubica a 30 km del centro del Distrito Federal y es una de las que presenta mayores
niveles de rezago social y concentración de desventajas del área metropolitana. Ha experimentado un rápido creci-
miento poblacional en los últimos años (especialmente durante la década de los noventa): en sólo tres décadas su
población se multiplicó por diez. Más de 60% de sus 620,000 habitantes viven en condiciones de pobreza (±O²³V´µ,
2010). El principal factor de atracción poblacional ha sido la disponibilidad de terrenos baratos, situados en asenta-
mientos informa les donde predomina la autoconstrucción de vivienda en suelos salitrosos, de escasa permeabilidad
y susceptibles de inundaciones. Se realizaron 36 entrevistas, 31 con residentes y 5 con actores locales (funcionarios
municipales, directores de escuelas y centros comunitarios). El trabajo de campo se realizó durante 8 meses en el
transcurso del 2008.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
361
se transformaron en abismos y los sectores privilegiados se recluyeron en sus burbujas de
privilegio (áreas residenciales, escuelas, universidades, hospitales y centros comerciales),
diseñados
sólo
para ellos.
Si bien en el área metropolitana de la ciudad de México, con una población cercana a los
20 millones de personas, las marcadas desigualdades socioeconómicas entre clases son un
fenómeno persistente y de larga data, las brechas sociales se han agudizado y se han hecho
cada vez más evidentes, dando lugar a nuevos patrones de urbanización que se expresan
en una ciudad de profundos contrastes. Junto a la gentrificación de las zonas centrales y a
la emergencia de nuevas áreas residenciales de alta exclusividad, centros comerciales, res-
taurantes y tiendas de lujo, se produjo un proceso de expansión de la periferia urbana. Las
áreas de concentración de pobreza crecieron y se densificaron, mientras que los grandes
complejos de vivienda social, ahora a cargo de desarrolladores privados, se localizaron en
áreas cada vez más alejadas (Bayón y Saraví, 2013). Al mismo tiempo, otros procesos, me-
nos visibles, contribuyeron a la fragmentación urbana. La interacción social entre las clases
privilegiadas y los sectores populares se hizo cada vez más inusual, débil y controlada, evi-
tando –e incluso negando
-
el encuentro con el
otro
en los espacios públicos. Se trata de
una sociabilidad urbana dominada por la desconfianza, la estigmatización y el miedo, por
un uso y significación diferenciados del espacio urbano y por un creciente encierro de los
sectores privilegiados paralelo al aislamiento de los más pobres (
Ibíd
., 2013). Como señala
Harvey (2006), la separación entre las clases sociales existe tanto en entornos espaciales
como en segregaciones verticales; todo modelo espacial lleva anclado un orden moral; las
calles, los vecindarios y las viviendas están cargados de significado social.
Según la encuesta “Lo que dicen los pobres”,
4
seis de cada diez entrevistados considera
que en el país hay mexicanos de primera y de segunda, ocho de cada diez se considera tra-
tado como ciudadano de segunda, y nueve de cada diez afirma que en este país se discrimina
a los pobres, entre otros motivos, por la falta de dinero, educación y por su forma de vestir;
seis de cada diez han sentido personalmente vulnerados sus derechos por su situación eco-
nómica, su nivel educativo y el barrio en el que vive. Más de la mitad de los entrevistados
considera que en el país
el que nace pobre, muere pobre
, lo que revela que la discriminación
y el estigma van acompañados de escasas expectativas de mejoramiento a futuro (Bayón,
2009). Entre la población general, la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México
realizada en 2005 revela que uno de cada tres entrevistados considera que
los pobres son
pobres porque no se esfuerzan lo suficiente”; dos de cada tres sienten desconfianza cuando
una persona de aspecto pobre se acerca a ellos y para la mitad de los entrevistados el rechazo
es la reacción más común si alguien de aspecto pobre se acerca. Estas actitudes y percep-
ciones son pinceladas que nos permiten tener una primera aproximación sobre cómo la
4
Realizada en 2003 por la Secretaría de Desarrollo Social a la población en condición de pobreza a nivel nacional.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
362
sociedad mexicana se relaciona con la pobreza y sus pobres, a la vez que contribuyen a con-
textualizar las representaciones que aquí se exploran.
Las percepciones públicas de la pobreza tienen un papel clave en la legitimación de la
desigualdad y en la delimitación de las fronteras de la intervención del Estado en la provi-
sión de bienestar, en general, y de las políticas destinadas a los pobres, en particular.
La estigmatización de los pobres es más evidente en contextos donde predomina una
visión de la pobreza atribuida a causas individuales, generadora de un discurso moraliza-
dor. Desde esta visión, los pobres son considerados “culpables” de su propia situación, de
no hacer lo “necesario” por y para sí mismos, producto de una “cultura de la pobreza” y
de situaciones anómicas que se transmiten intergeneracionalmente. La explicación por la
“pereza” –“si no trabaja es porque no quiere, porque es un flojo”
-
remite a una idea moral
basada en el deber y en la ética del trabajo. Los pobres son acusados de no hacer lo sufi-
ciente por ellos mismos, y el gobierno, por tanto, no tiene la obligación de ocuparse de ellos.
En contraste, una explicación que enfatiza la dimensión social o las causas estructurales de
la pobreza, remite a una idea más global de la sociedad, destacando la posición desfavora-
ble de los pobres en la estructura social, por lo que los poderes públicos tienen el deber de
ayudarlos para lograr una mayor justicia social (Van Oorschot y Halman, 2000; Paugam,
2007; Reidpath, Chan, Gifford, Allotey, 2005).
Quienes padecen privaciones suelen estar excluidos tanto de la discusión como del
diseño de las políticas orientadas a “combatir” la pobreza. Los pobres pueden ser conside-
rados desviados y peligrosos, apáticos y pasivos, o visualizados como luchadores heroicos
que enfrentan cotidianamente carencias y privaciones; en todos los casos somos
nosotros
lo que deberíamos hacer algo por
ellos
. Sean como víctimas o villanos,
los pobres
tienden
a ser construidos como
el otro
, responsables de su situación u objetos pasivos generadores
de “preocupación” y carentes de agencia; son quienes deben ser ayudados o castigados, ig-
norados o estudiados, pero raramente tratados como ciudadanos iguales y con derechos.
Se trata de una estrategia de exclusión simbólica y moral que contribuye a culpar al
otro
de
sus propios problemas y de los problemas de la sociedad, a la par que legitima
nuestros
pri-
vilegios y las desigualdades económicas que subyacen a la pobreza (Beresford y CroF, 1995;
Pickering, 2001; Lister, 2004).
La construcción del pobre como
el otro
, así como la estigmatización de que es objeto, es
relacional y dependiente del contexto. En efecto, el estigma, como señala Goffman (1970)
supone una identidad social devaluada en un contexto social particular; el sujeto estigma-
tizado lo es a los ojos de otros. Es una construcción social y una representación colectiva
que involucra el etiquetamiento, los estereotipos negativos y límites simbólicos entre
noso-
tros
y
ellos
, la pérdida de estatus y la discriminación, en el marco de una relación de poder
(Link y Phelan, 2001). Es precisamente el acceso a recursos de poder (social, económico y
político) lo que permite que la desaprobación, el rechazo, la exclusión y la discriminación de
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
363
los sujetos estigmatizados se lleven a cabo, limitando su acceso a diversas oportunidades.
Así, el estigma que pesa sobre los pobres y sus lugares está indisolublemente ligado a la des-
igualdad y contribuye a la aceptación y legitimación de la misma, con efectos fuertemente
negativos sobre los sujetos estigmatizados. Como señala Sayer (2005), mientras que el es-
tigma moral de clase afecta precisamente a los grupos más débiles, el privilegio moral se
relaciona con las clases acomodadas.
Uno de Polanco,
5
simplemente de entrada va a decir: puros rateros o mal vivientes o lo que tú
quieras. [Pensaría eso] por las formas de.
.. que no tienen sus casas igual, nadie, no tienen lim-
pio aquí, digamos, todavía hay basureros o.
.. las calles mal (…) pensaría que somos rateros…
pues sí, la forma de vestir o de caminar, ya sabes, que el rico siempre está más pulido, más ves-
tido y todo eso.
.. o sea que hay muchas cosas que cambian entre un rico y un pobre (Javier, 52
años, entrevista 10).
[En las colonias de más dinero] yo creo que tienen la peor imagen (…) Porque pues que dicen,
ahí vive la peor gente, ahí vive la gente que no tiene dinero, de bajos recursos, no tienen posibili-
dades de salir adelante. O sea, hay mucha diferencia entre allá y acá. (…) como yo vivo aquí, yo
la veo de otra forma, ¿verdad? Yo digo que mi colonia pues es este.
.. pues está bien, tiene todos
los servicios, para mí no hay tanto.
.. como ellos dicen, tanto ratero aquí. O sea, yo veo mucho
mejor la colonia que ellos (Ana, 45 años, entrevista 19).
Fronteras morales y límites simbólicos en espacios de concentración de desventajas
En un contexto en el que predominan los estereotipos negativos, no sorprende que pocos es-
tén dispuestos a reconocerse como pobres. A diferencia de la definición de Townsend (1979),
según la cual los pobres son quienes carecen de los recursos necesarios para lograr una par-
ticipación plena en una sociedad particular, en las narrativas aquí analizadas, los pobres son
quienes “no tienen nada”. La pobreza remite a la indigencia, al abandono y al aislamiento,
a carencias absolutas y extremas (de alimento, vestido, calzado, vivienda, etcétera), lo que
permite, a quienes padecen múltiples privaciones, distanciarse del pobre, ubicarlo en un es-
tatus más bajo que el propio; el pobre es el
otro,
vive en
otro lugar
(otra colonia, otra calle,
la parte alta o la parte baja del municipio; en suma, carece
de lo que yo tengo.
Lo anterior, es congruente con otras investigaciones sobre el tema, cuyos hallazgos cues-
tionan la existencia de una identidad homogénea de los pobres, como sostiene la cultura
5
Una de las áreas en la zona poniente de la ciudad donde residen los grupos privilegiados ubicada en la delegación
Miguel Hidalgo.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
364
de la pobreza (Newman, 1999; Márquez, 2003; Moctezuma, 2012). A fin de distanciarse de
quienes se encuentran en situaciones similares de desventaja se construyen límites morales,
resaltando como propias ciertas virtudes de las que los otros carecen. Este distanciamiento,
ciertamente, está atravesado por ambigüedades y contradicciones.
Pus… pobreza es no tener que llevarse de comer a la boca, cómo vestirse, ni cómo calzarse, o
sea.
.. bueno.
.. ni tener casa, tener nomás algo provisional, eso es lo que siento que es la gente
más, la gente más pobre. (…) De este lado, en esta colonia… no hay mucha pobreza, tengo en-
tendido que por allá arriba sí… o sea, exactamente no sé por dónde, pero sí dicen que es más.
..
En la parte alta sí hay más pobreza, pero aquí yo siento que no son ricos, tampoco tan.
.. estables,
son.
.. ¿cómo dicen? media baja, algo así, ¿no? (Virginia, 40 años, entrevista 3).
Es como yo le dije ese día a mi hijo, cuando me dijo: “mamá, no me trajeron nada los Reyes Ma-
gos”. Hijo, dale gracias a Dios que tienes un techo donde vivir, tienes a tus papás juntos.
.. debes
echarle ganas. Cuántos niños no tienen ni qué comer, ni un techo, no tienen donde vivir. O sea,
sufren de todo, carecen de todo, no tienen a su mamá.
.. andan en las calles, no tienen que comer.
Yo digo que la pobreza es eso. (.
..) Vaya allá arriba, y hay harto niño bien pobrecito, sus casitas de
cartón, los niños descalzos.
.. no tienen de comer. Entonces, por allá arriba sí hay. Sí, pues tam-
bién pertenece aquí, a Chimalhuacán.
.. por allá, en las partes de allá abajo también hay. No, pero
pus aquí no. Yo aquí veo a muchos niños que sí tienen.
.. o sea, sí tienen siquiera zapatos, tienen
ropa (Lupita, 41 años, entrevista 5).
Una persona que tú digas que es pobre, es porque realmente no tienen para comer… digamos…
ahora sí que una.
.. una gente que no pueda hacer nada. Esa sí que es una persona pobre, porque
no puede a lo mejor salir adelante, tiene niños y.
.. pues ya no, no puede hacer nada realmente
(Pedro, 25 años, entrevista 7).
Paradójicamente, los residentes de estas periferias desfavorecidas no sólo son cons-
cientes del estigma que pesa sobre ellos, sino que suelen compartir las representaciones
colectivas de la pobreza en las que dicho estigma se sustenta. Los relatos no sólo incor-
poran el reconocimiento de la devaluación de que son objeto a la vista de los
otros
y de
su vulnerabilidad a la discriminación (Crocker y Linden, 1998), sino que involucran los
estereotipos negativos y el desprecio hacia
los (otros) pobres
. La criminalización simbó-
lica de los grupos más desfavorecidos es un proceso social dominante y tan difundido
que hasta las propias víctimas de los estereotipos acaban por reproducirlos, aunque de
manera ambigua (Caldeira, 2007). Así, los prejuicios y estereotipos de las clases medias
y altas respecto a los pobres son internalizados por los mismos pobres: la pobreza es una
cuestión de actitud
,
de falta de voluntad
.
El pobre es el tramposo, el que no se esfuerza,
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
365
el que
no le echa suficientes ganas”
,
el
otro
. Así, los componentes estructurales de la po-
breza y la desigualdad se diluyen y ambas se legitiman, enmascaradas por el efecto de
naturalización (Bourdieu, 1999).
En Chimalhuacán no, no tanto.
.. no, este.
.. no, pobres no. O sea, si hay gente que.
.. es muy
humilde, muy.
.. pero pobre no, yo digo que no hay mucha.
.. Si hay.
.. hay poca pobreza. De-
pende, es como yo le digo, depende de cómo uno quiera vivir, porque como le vuelvo a decir,
vea a los niños que están.
.. que en el metro andan descalzos y todo, ¿qué tal si pueden lle-
gar a su casa, y ahí viven bien? O sea, ¿uno cómo se da cuenta de la pobreza, cómo sabe uno
que ellos son pobres? ¿Qué tal si al rato si están ellos mismos engañando a uno? (Graciela,
28 años, entrevista 8).
Pues yo siento que la (causa de la) pobreza es mucho lo que es la dejadez de la persona. Mucho,
mucho la dejadez (…) una cosa es ser pobre y otra cosa es ser sucio. Entonces… o sea, tú pue-
des ver a las personas que se dicen pobres, o sea que… que ves una pobreza así de casa de cartón
y todo eso, o puedes ver a las personas, sucias, su casa sucia, el niño sucio, encuerado, sin pei-
nar, yo siento que eso… esa actitud de las personas… de dejadez, dejadez que eso es lo que hace
que la persona sea pobre. (…) Entonces, un gran defecto de aquí es la dejadez de la gente, de la
gente, la… que pues digan, ay, pus ya así, ¿no? que no tengan ese hábito de progresar (Carlos, 24
años, entrevista 30).
El establecimiento de fronteras respecto a
ellos,
los pobres
,
a la par que permite dis-
tanciarse del estigma, contribuye a legitimar la desigualdad, culpabilizando a los propios
individuos de su situación. El trabajo, el modo de vestirse, la higiene personal, la limpieza,
el aspecto exterior de la vivienda e incluso el modo de adquirirla, son marcadores que ope-
ran como límites simbólicos entre los pobres y los que no lo son tanto. Así, se construyen
tipologías de pobres: los pobres de afecto y los pobres de dinero, pobres buenos y pobres
malos; los que trabajan y los que mendigan.
O sea, eso sí se ve, creo que eso sí se ve, la diferencia de una persona que sea muy muy hu-
milde, a una persona que no lo sea tanto (…) Creo que no debería tener relación una cosa
con otra. La limpieza con la pobreza…Pero sí, por ejemplo, me he dado cuenta que perso-
nas que tienen menos, como que hasta les da más flojera el quehacer, porque “¡ay, mi casa
está bien feíta!” o que “mi patio mejor ni lo barro, porque no tengo piso, entonces ahí que se
quede la basura” (.
..) También hay excepciones. Hay gente que… tiene… que está muy po-
bre, muy humilde, y a nuestra casa tratamos de arreglarla un poquito… o en la ropa, que nos
guste andar un poquito más limpios, cosas de ese tipo. Yo creo que ahí se ve más la diferen-
cia (Marcela, 37 años, entrevista 26).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
366
Hay veces que si son pobres de dinero es porque a la gente no le gusta trabajar, porque no le gusta
buscar trabajo.
.. salen a la calle rogándole a Dios no encontrar, ¿se puede decir así? (…) hay otros
pobres, digamos, los niños pobres, porque les faltó amor de la familia, porque les faltó atención
o… mucho anciano solo, quien no tiene quién lo vea, se me hace pobre de amor, pobre de afecto.
Pero en cuestión de dinero, depende también de la gente, la gente floja se queja de que no tiene
dinero, pero tampoco buscan qué hacer, o que.
.. digamos en el metro, pidiendo limosna, señoras
jóvenes pidiendo dinero con su niño, cuando hay veces que hay aunque sea de lavaplatos, aun-
que sea barriendo las casas, no sé, pero el chiste es sacar el dinero para darle de comer a los hijos,
que es lo principal. (…) Y esas personas en lugar de causarme dolor, me causan, la verdad, a mí
me causan vergüenza, para mí es una vergüenza estar pidiendo (…) que este.
.. que los mandan
(a los hijos) a hacer todo eso, pedir dinero, o.
.. hasta robar, obtener dinero de cualquier manera.
Creo que eso sí es una vergüenza (Marina, 35 años, entrevista 4).
La vergüenza que siente Marina por quienes llama “pobres de dinero”
a los que considera
“gente floja que no les gusta trabajar”
-
es una emoción socialmente construida que consti-
tuye un componente central de la experiencia de la pobreza en contextos socioeconómicos
y culturales diversos, particularmente donde predomina una visión individual de la misma
(Walker, Bantebya Kyomuhendo, Chase, Choudhry, Gubrium, Jo Yongmie, Lødemel, Lee-
mamol, Mwiine, Pellissery y Ming, 2013). Estrechamente ligada a la experiencia de clase, la
vergüenza resulta clave para el ejercicio de la dominación simbólica, puesto que, como se-
ñala Sayer (2005) produce conformidad y orden social. Es el resultado de la internalización
de expectativas, normas e ideales sociales, que al constituirse en aspiraciones individuales,
operan como mecanismos de autodisciplina y autocastigo. Expresa el fracaso de un indi-
viduo o grupo para vivir de acuerdo a los modos valorados por otros; es una respuesta al
desprecio, la burla o el rechazo de
otros
reales o imaginados, en especial de aquellos cuyos
valores y modos de vida son respetados y admirados. Nos remite a la dimensión subjetiva
de la exclusión social, la cual se expresa en insatisfacción y malestar frente a situaciones en
las que no se puede realizar aquello que se desea y aspira (Estivil, 2003).
Pues aquí no hay mucha pobreza, porque a pesar de todo.
.. los pocos trabajos que hay por aquí
te dan para vivir. Muchos básicos. Muchos buenos, muchos no. Yo siento que la misma pobreza
se va viendo conforme a las personas de que no quieren trabajar. (…) Es lo que te digo, traba-
jos hay. Trabajos pa’todo, de albañilería, con el bicitaxi, en los colados, de barrendero, si quieres
quedarte a lavar los trastes o lo que tú quieras, te dan trabajo. De una u otra forma puedes gene-
rar dinero (Martín, 28 años, entrevista 14).
El trabajo es concebido de manera instrumental, como cualquier actividad generadora de
ingresos, como una fuente de sobrevivencia que no se asocia con una vida digna ni con la
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
367
protección social característica de la sociedad salarial. La explicación de la pobreza por la
pereza, choca con una realidad ampliamente extendida, la del trabajador pobre, que aunque
“le eche muchas ganas”, no deja de sufrir privaciones. En otros términos, el pobre no es tal
por no trabajar lo suficiente, sino precisamente porque trabaja durante largas jornadas en
empleos inestables y condiciones inseguras, con escasas oportunidades de mejoramiento y
a cambio de muy bajos salarios. Esta realidad pareciera ser “ignorada” por los programas
de “combate” a la pobreza aplicados durante los últimos veinte años, que “suponen” que los
pobres no están incorporados al mercado de trabajo, opacando las condiciones estructu-
rales de funcionamiento del mismo, que, lejos de permitir escapar de la pobreza es uno de
los principales factores que contribuyen a perpetuarla.
Aunque poco extendida, la atribución de la pobreza a causas estructurales no está ausente
entre los entrevistados. Entre los principales factores estructurales destaca, precisamente, el
escaso potencial integrador del empleo para los trabajadores más desfavorecidos; la preca-
riedad del trabajo, los bajos salarios y las escasas oportunidades de mejoramiento son los
aspectos más relevantes en esta explicación de la pobreza.
Yo creo que la principal causa de la pobreza es el desempleo, y los que tienen empleo están muy
mal pagados, esa es la principal causa, que los sueldos están muy bajos. Por eso es que.
.. cada
quien agarra sus negocios por su propia cuenta.
.. negocios propios, prefieren agarrar, este.
.. traba-
jar en su casa, o ser albañiles.
.. como mi esposo con la tablaroca, que irse a una empresa, porque
están muy bajos, es el mínimo, el mínimo, es.
.. empiezan con el mínimo. Y.
.. dos, tres años y no
hay aumento, cuatro o cinco años y no hay aumento, se desesperan y se salen del trabajo, y pre-
fieren buscarle por su propio.
.. aunque sea chicles a vender o al tianguis, pero.
.. prefieren. Esa es
mi opinión (Silvia, 38 años, entrevista 9).
[Hay pobreza] porque la gente se ha dedicado a explotar al mismo ser humano. (…)Porque el
cuate
que tiene dinero siempre quiere tener más, o sea, no se conforma con un.
.. con lo que ya
tiene, sino que quiere más y quiere más y quiere más. Entonces, está explotando a las demás per-
sonas, las está explotando, nunca ganan más ellos, él si tiene más, y tiene más y tiene más, y el
que trabaja, el que hace el trabajo, ese pues se le deteriora su vida en ese trabajo y nunca tiene
nada similar al que nada más explota (Santiago, 33 años, entrevista 11).
La demonización de las periferias pobres: estigmas territoriales y aislamiento social
Las representaciones de los sectores más desfavorecidos son casi siempre espacializadas y
su valoración negativa suele traducirse en una patologización de sus espacios (barrios, es-
cuelas, calles, etcétera). Los estigmas territoriales constituyen un elemento fundamental de
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
368
la experiencia subjetiva de quienes residen en estos lugares, evidenciando la conjunción
de desventajas asociadas al espacio social y al espacio físico. Así, la descalificación espacial
emerge como la expresión territorializada de la descalificación social, ya que a los estigmas
tradicionalmente adjudicados a la pobreza se superponen los estigmas territoriales (Wac-
quant, 2001; Paugam, 2007).
Estos estigmas son construidos mediática y políticamente por medio de “imágenes de
lugar”, que asocian “tipos de lugares” habitados por “tipos de gente”
,
criminalizados y de-
monizados como la encarnación de todos los males y peligros sociales (Reay, 2004; Silbey,
1995; Watt, 2006). El modo en el que el problema de la pobreza es enmarcado afecta no sólo
el modo en que la historia es contada, sino cómo el problema es percibido. En su análisis
sobre cómo la televisión norteamericana contribuye a crear y consolidar estereotipos nega-
tivos sobre la pobreza y los beneficiarios de programas sociales, Bullock, Fraser y Williams
(2001) destacan que la privación es presentada mediáticamente de dos modos básicos: como
un conjunto de comportamientos que amenazan el bienestar y la seguridad de la comuni-
dad (relacionados con delitos, drogas y pandillas) o como los sufrimientos, padecimientos y
carencias de los pobres. La imagen de los receptores de programas sociales responde a este-
reotipos clasistas, sexistas y racistas, que tiende a culpabilizar a los pobres por su situación,
y las referencias a dimensiones estructurales (mercado de trabajo, desigualdad, provisión
de servicios, etcétera) son casi inexistentes; el eje no suele ser la eliminación de la pobreza
ni sus causas, sino la dependencia de los programas sociales.
En su análisis sobre un conjunto habitacional de interés social en la periferia de la ciu-
dad de Buenos Aires, Kessler (2012) señala que si bien la estigmatización mediática no crea
las desventajas del lugar, agrava los procesos de deterioro de las condiciones de vida y obs-
taculiza la acción colectiva para obtener mejoras. A su vez, dicha estigmatización refuerza
internamente prejuicios preexistentes hacia otros subgrupos
-
permeados por el racismo y
la xenofobia hacia los residentes de países limítrofes
-
lo cual, si bien constituye una estra-
tegia para distanciarse de los estereotipos negativos, debilita las redes comunitarias a nivel
local (
Ibíd
., 2012).
En nuestra localidad de estudio, el análisis de la construcción mediática de imágenes de
lugar y estigmas territoriales, se realizó a través de la revisión de las notas aparecidas so-
bre Chimalhuacán en dos periódicos de cobertura nacional entre 1999 y 2011, período en
el que se contabilizaron 265 notas (166 en
El Universal
y 99 en
La Jornada
). Se encontró
que casi la mitad de los artículos (47.5%) hacían referencia a carencias, deficiencias o re-
zagos en la provisión de servicios e infraestructura urbana (provisión de agua, recolección
de basura, drenaje, inundaciones y transporte); 24% se referían a problemas de inseguri-
dad y violencia (feminicidios, violencia intrafamiliar, pandillas y corrupción policial) y
19% a conflictos entre grupos caciquiles y prácticas clientelares (denuncias de fraude elec-
toral, enfrentamientos armados, fraccionamientos irregulares, disputas por la provisión de
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
369
servicios). En varios de estos artículos, las propias autoridades municipales (y en ocasio-
nes los mismos periodistas) se refieren a Chimalhuacán como el municipio urbano más
marginado del país (a pesar de que estas afirmaciones no se sostienen en las evidencias em-
píricas disponibles, tales como los diversos índices de marginación y niveles de pobreza),
enfatizando los rezagos, el caos urbano, la descomposición social, y la violencia. Es decir,
los políticos locales
-
con frecuencia los propios presidentes municipales
-
contribuyen a
construir, difundir y consolidar estereotipos negativos sobre el lugar. Dicha estrategia, bá-
sicamente orientada a obtener fondos públicos adicionales para el municipio, alimenta y
consolida los estigmas y temores sociales. Aunque la concentración espacial de desventajas,
ciertamente, no es un “invento” de la prensa o de los caciques locales, el tratamiento que se
hace de éstas, y la asociación de la pobreza con “todos” y los “peores” males sociales, hacen
del lugar una zona prohibida, un área a evitar, o en términos de Bauman (2009) un espacio
vacío en el mapa mental de los sectores medios y altos, e incluso de los residentes de colo-
nias populares cercanas. Así, los estigmas agudizan el temor de los de afuera hacia el lugar,
denigra a sus habitantes y profundizan su aislamiento.
Violencia, drogadicción, narcomenudeo, desintegración familiar y marginación social, son los
jinetes del apocalipsis de Chimalhuacán. (…) En el municipio se concentran todos los males de
la pobreza: desempleo, inseguridad, analfabetismo, violencia extrema y problemas de salud.
6
Estas representaciones sobre los modos de vida de los sectores más desfavorecidos y los lu-
gares donde viven con frecuencia oscurecen o ignoran las causas de sus desventajas. Las
características “culturales” de los sectores pobres tienden a ser causalmente fusionadas con
las características económicas de la pobreza (Haylett, 2003). La escasa o nula referencia a
los determinantes estructurales de los problemas sociales que se concentran en estas áreas,
remiten a un discurso que asocia las privaciones materiales con carencias morales. Los re-
cursos educativos, el empleo y los niveles de ingreso, suelen discutirse junto a
-
y sin ser
distinguidos de
-
la estructura y dinámica familiar, la crianza de los hijos y las actitudes de
los jóvenes hacia la educación, el trabajo y el delito.
La estigmatización criminalizante de la pobreza en las áreas periféricas suele recaer en
un grupo particularmente demonizado: los jóvenes. Ser joven y residente en los barrios pe-
riféricos (en nuestro caso en el oriente de la ciudad de México) se traduce en ser “peligroso”,
“violento”, “vago”, “ladrón”, “drogadicto”, “malviviente” y “asesino” en potencia (Reguillo,
2000; Saraví, 2009). “Los jóvenes del oriente” son presentados como una masa homogénea
e indiferenciada, cargada de atributos negativos y la “desintegración familiar” como prin-
cipal “culpable” de sus problemas, sin referencia alguna a constreñimientos estructurales.
6
El Universal
, 31/8/2008.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
370
Cerca de 100 de cada mil estudiantes de niveles primaria y secundaria, que habitan en mu-
nicipios de gran marginación de la zona oriente, están en riesgo de presentar problemas de
alcoholismo, drogadicción y vandalismo, a causa de la desintegración familiar. (.
..) En cen-
tros educativos, ubicados en zonas marginadas de Nezahualcóyotl y Ecatepec, de cada mil
alumnos 50 de ellos padecen adicciones como alcoholismo y drogadicción, mientras que en
localidades como Chimalhuacán la cifra se triplica (Dirigente del grupo magisterial Nezahual-
cóyotl-Chimaluacán).
7
A cambio de 500 pesos o una porción de droga sintética como las 
piedras
 o las 
grapas
, bandas or-
ganizadas del Estado de México y Distrito Federal reclutan a jóvenes cuyas edades fluctúan entre
los 14 y 20 años de edad, para robar automóviles que se venden a comercializadoras de autopar-
tes. (.
..) Los jóvenes, principalmente menores de edad, son resultado de familias desintegradas
que ante la falta de oportunidades de estudiar y de trabajo, son presa fácil de la drogadicción y
de la criminalidad (
El Universal
, 26/3/2006).
Para los pandilleros de Chimalhuacán y de municipios de la zona oriente del Estado de Mé-
xico quedó atrás asesinar a sus víctimas con una roca sobre la cabeza. Ahora, los ejecutan hasta
con armas de alto calibre. (…) En la década de los 90 y aún en los primeros años de este siglo,
las pandillas desfiguraban el rostro de sus oponentes con piedras, rocas y tubos hasta que no los
reconocieran ni sus familiares, pero desde hace tres años, estiman las autoridades de Chimal-
huacán, el municipio urbano más pobre del país, las bandas aniquilan a rivales con armas. (…)
En la parte baja de Chimalhuacán ya hay niños de ocho años que se han incorporado a las
gan-
gas
(
El Universal
, 4/10/2008).
El exagerado énfasis en la delincuencia y la violencia con que los medios presentan a estos
barrios construye una imagen universalmente negativa y estigmatizante que los asocia con
todos los “horrores” de la vida urbana, exacerbando los temores de los sectores privilegia-
dos (Gilbert, 2007). El estigma se construye fusionando y confundiendo las condiciones de
la vivienda y el lugar con la gente que vive en ellos. Sus habitantes no son sólo visualizados
como gente viviendo en condiciones precarias, sino como portadores de defectos per-
sonales y carencias morales (
Ibíd
., 2007). En congruencia con otros estudios, los relatos
evidencian la profunda violencia simbólica que se ejerce a través de los estigmas territoria-
les, puesto que sus residentes tienen un claro conocimiento de los mismos (Lupton, 2003;
Deay, 2004, Warr, 2005; Saraví, 2009; Kessler, 2012).
7
El Universal
, 23/09/2001.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
371
Pues por lo que dicen en la noticias, han de pensar que la gente de Chimalhuacán es de lo peor,
y tantito la apariencia que tiene la colonia, y tantito las noticias que le ponen su toque.
.. se acaba
de completar el cuadro (Francisco, 33 años, entrevista 16).
[Los de afuera] piensan que Chimalhuacán es un caos. Piensan que es una zona conflictiva, de dro-
gadicción. Lo tienen de lo peor (…) [Donde yo vivo] si les digo “vamos a Chimalhuacán” me dicen:
“No, no, las colonias… por allá, donde estás, matan a la gente” (…) “No, mira nomás, no sé por qué
estás allá trabajando, si es una zona violenta”. Y no es cierto, la gente es… si uno sabe encontrarle
sus situaciones, es gente noble, muy participativa (director de escuela primaria).
Pues yo siento que en las colonias de más dinero ellos han de pensar que la gente de Chimalhua-
cán es de lo peor; que hay mucha delincuencia, que hay mucha drogadicción; que hay mucho
vandalismo, precisamente porque es gente de.
.. más bajo nivel (Armando, 47 años, entrevista 13).
La internalización de actitudes y creencias negativas sobre uno mismo, contribuyen a erosio-
nar la autoestima y a debilitar las aspiraciones, operando como una barrera para desarrollar
y mantener diversas conexiones sociales fuera del barrio y en una variedad de circunstan-
cias. Paralelamente, los estereotipos negativos acerca del lugar desalientan a quienes no
residen allí a visitarlo, o a relacionarse con sus residentes, profundizando la homogeneidad
de las redes sociales y el aislamiento de quienes residen en el lugar.
Una de las estrategias desarrolladas por los residentes de estos espacios para responder
o contrarrestar los procesos de homogeneización y demonización consiste en construir
una imbricación de buenos y malos aspectos del lugar (Reay, 2004). Los estigmas generan
percepciones contradictorias que oscilan entre las propias percepciones negativas sobre el
lugar y la negación de los estereotipos, por considerarlos una representación injusta y des-
valorizante. Las narrativas evidencian las dificultades para desafiar estas imágenes de lugar
y ubicarse fuera de las representaciones dominantes.
Desafortunadamente, por fuera sí se tiene una imagen un poco deteriorada de Chimalhuacán.
Y es triste, porque yo vivo aquí (.
..) Está exagerado ¿por qué? Por los medios de comunicación,
por la gente que va y habla otras cosas, por las condiciones de vida que hay, por los caminos, por
muchas cosas. Por ejemplo, la situación de los chimecos que atropellaron a (una mamá con su
niño)… sí es algo muy delicado, pero generalmente la gente que vivimos aquí, lo exageramos.
(…) Son muchas cosas que, cuando tú las vives aquí y de repente lo escuchas afuera, pues dices
con la pena, pero sí es cierto (Marta, 26 años, entrevista 31).
La imagen que dan los medios…pienso que… pues… que… que mucho es cierto. No es malo,
parece que es malo, pero también siento que sí es verdad. O sea, que sí hay mucha carencia aquí,
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
372
muchas necesidades, y yo creo que también por eso se da la delincuencia. El pandillerismo (…)
no me gusta mucho que se vea así, lo que es Chimalhuacán, pero pues no tenemos otra alterna-
tiva (Marcela, 37 años, entrevista 26).
Cuando me.
.. cuando estaba en Estados Unidos y compré mi terreno aquí en Chimalhuacán,
pasó lo de la Loba. No sé si tú viste que hubo muertos. Y ya todos los que sabían que ya había
comprado el terreno, decían: “Híjole! allá compraste tu terreno, no, ese no vale nada, ¡adónde te
fuiste a vivir!” Y la realidad es que hay una tranquilidad aquí, no hemos visto que maten a na-
die por aquí (…) O sea, hay que vivir para darse cuenta realmente cómo es la colonia (Santiago,
33años, entrevista 11).
8
Consideraciones finales
El análisis previo evidencia que la representación dominante de la pobreza, que tiende a culpa-
bilizar a los pobres de su situación, no sólo es internalizada por los más desfavorecidos, sino que
va acompañada de una marcada estigmatización y demonización de sus lugares, lo que supone
un proceso de persistente y cotidiana degradación simbólica. Los residentes de estos espacios
son plenamente conscientes de los estereotipos negativos que se construyen sobre ellos y sus lu-
gares: “bajo mundo”, “donde vive la peor gente”, “vivir en el basurero”. Los pobres son los que “no
quieren trabajar”, los que “no tienen el hábito de progresar”, “los que no pueden salir adelante”. A
la par del malestar emergente de una marcada concentración de desventajas objetivas, la estig-
matización debilita la vida y la pertenencia comunitaria. En una zona de pobreza homogénea,
pensar en el pobre como
el otro
ciertamente no contribuye a establecer lazos comunitarios y
solidaridad entre los más desfavorecidos. Desafiar los estigmas supone no ser como
ellos
; la co-
tidianidad de la pobreza convive así con la descalificación y la marginación social.
Las experiencias, imágenes y representaciones del lugar difícilmente pueden ser enten-
didas fuera de una estructura de oportunidades marcadamente restringida y restrictiva,
donde lo relevante no es sólo el acceso, sino la baja calidad de las mismas. En otros térmi-
nos, la desconfianza entre los vecinos, la inseguridad y la violencia en los barrios periféricos
no puede comprenderse fuera de un contexto que relega a los pobres a los espacios más
alejados y peor equipados de la ciudad, los peores trabajos, salarios miserables y escuelas y
hospitales de dudosos estándares y calidades.
8
Se refiere al conflicto generado por los resultados de la elección del gobierno local de Chimalhuacán, ocurrido en
2000, en el cual, con armas de fuego, piedras y palos, se enfrentaron dos grupos caciquiles pertenecientes al Partido
Revolucionario Institucional. Murieron 10 personas y más de 30 resultaron heridas. “La Loba”, apodo de la lideresa de
una de esas organizaciones, fue culpada por el enfrentamiento y sentenciada a 50 años de prisión.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
373
Como de manera clara y directa señalan Wilkinson y Pickett (2009), la mejor manera
de reducir los perjuicios causados por los altos niveles de desigualdad es, precisamente, re-
ducir la desigualdad. Ya no puede seguir desviándose la mirada en tanto que está en juego
la convivencia social misma. Sólo a través de la redistribución de la insultante concentra-
ción de la riqueza y la opulencia, del achicamiento de las brechas generadoras de mundos
aislados, podrá “combatirse” de manera efectiva la pobreza. Es preciso evidenciar y desen-
mascarar el cinismo de un discurso dominante que responsabiliza a los propios pobres de
sus carencias y reemplazarlo por un discurso (y una realidad) de derechos; sobre todo, el
derecho a una vida digna y a ser tratados como semejantes.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
374
Referencias bibliográFcas
Bauman, Zigmut, (2009)
Modernidad Líquida.
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.
Bayón, María Cristina, (2009) “Oportunidades desiguales, desventajas heredadas: Las di-
mensiones subjetivas de la privación en México” en
Revista Espiral. Estudios sobre Estado
y Sociedad.
Vol. X±, núm. 44, pp.: 163-198.
Bayón, María Cristina, (2013) “Hacia una sociología de la pobreza: la relevancia de las di-
mensiones culturales” en
Estudios Sociológicos.
Vol. 91, pp.: 87-112.
Bayón, María Cristina y Gonzalo Saraví, (2013) “Te Cultural Dimensions of Urban Frag-
mentation: Segregation, Sociability and Inequality in Mexico City” en
Latin American
Perspectives.
Issue 189, vol. 40, núm. 2, pp.: 35-52.
Beresford, Peter y Suzy Cro², (1995) “It’s Your Problem, too! Challenging the Exclusion of
Poor People from Poverty Discourse” en
Critical Social Policy.
Vol
.
15, pp.: 75-95.
Bourdieu, Pierre, (1999)
La miseria del mundo
. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.
Bullock, Heather; Fraser, Karen y Wendy Williams, (2001) “Media images of the poor” en
Journal of Social Studies
. Vol.57, núm.2, pp.: 229-246.
Caldeira, ³eresa, (2007)
Ciudad de Muros
. Barcelona, Gedisa.
Castel, Robert, (1997)
La Metamorfosis de la Cuestión Social
. Buenos Aires, Paidós.
Crocker, David y ³oby Linden, (1998)
Ethics of Consumption. Te Good Life, Justice and
Global Stewardship.
Lanham, Rowman & Littlefield.
Estivill, Jordi, (2003)
Panorama de la lucha contra la exclusión social. Conceptos y estrate-
gias
. Ginebra, Organización Internacional del ³rabajo.
Gilbert, Alan, (2007) “Te Return of the Slum: Does Language Matter?” en
International
Journal of Urban and Regional Research
. Vol. 314, pp.: 697-713.
Harding, David, (2007) “Cultural Context, Sexual Behavior, and Romantic Relationships in
Disadvantaged Neighborhoods” en
American Sociological Review
. Vol.72, pp.: 341-364.
Harkness, Susan; Gregg, Paul y Lindsey MacMillan, (2012)
Poverty: Te Role of Institutions,
Behaviours and Culture.
 York, Reino Unido, Joseph Rowntree Foundation.
Harvey, David y Michael Reed, (1996) “Te Culture of Poverty: an Ideological Analysys”
en
Sociological Perspectives
. Vol. 39, núm. 4, pp.: 466-496.
Harvey, David, (2006)
Paris: Capital of Modernity.
Nueva York, Routledge.
Haylett, Chris, (2003) “Culture, Class and Urban Policy: Reconsidering Equality” en
Anti-
pode.
Vol. 35, núm. 1, pp.: 55-73.
Kessler, Gabriel, (2012) “Las consecuencias de la estigmatización territorial. Reflexiones a
partir de un caso particular” en
Espacios en Blanco.
Núm. 22, pp.: 165-197.
Lamont, Michèle y Mario Small, (2008) “How culture matters: Enriching our understand-
ings of poverty” en Chih Lin y David Harris (eds.),
Te Colors of Poverty: Why Racial
and Ethnic Disparities Persist
. Nueva York, Russel Sage Foundation, pp.: 76-102.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
L
A
CONSTRUCCIÓN
DEL
OTRO
Y
EL
DISCURSO
DE
LA
POBREZA
375
Lewis, Oscar, (1970) “Te Culture of Poverty” en
Anthropological Essays
. Nueva York, Ran-
dom House.
Link, Bruce y Jo Phelan, (2001) “Conceptualizing Stigma” en
Annual Review of Sociology.
Vol. 27, pp.: 363-385.
Lister, Ruth, (2004)
Poverty
. Cambridge, Polity Press.
Lupton, Ruth, (2003)
Poverty Street. Te Dynamics of Neighbourhood Decline and Renewal
.
Bristol, Policy Press, Universidad de Bristol.
Márquez, Francisca, (2003) “Identidad y fronteras urbanas en Santiago de Chile” en
Psico-
logia em Revista Belo Horizonte
. Vol. 10, núm.14, pp.: 35-51.
Moctezuma, Vicente, (2012)
Espejismos de la vivienda social, segregación espacial e integra-
ción social en la Ciudad de México
. ±esis de Maestría en Antropología Social, México,
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.
Newman, Katherine, (1999)
No Shame in My Game. Te Working Poor in the Inner City
.
Nueva York, Rusell Sage Foundation.
O’Connor, Alice, (2001)
Poverty Knowledge: Social Science, Social Policy, and the Poor in the
±wentieth Century.
Princeton, Princeton University Press.
Paugam, Serge, (2007)
Las formas elementales de la pobreza.
Madrid, Alianza Editorial.
Pickering, Michael,
(2001)
Stereotyping. Te Politics of Representation.
Nueva York, Palgrave.
Reay, Diane, (2004) “’Mostly Roughs and ±oughs’: Social Class, Race, and Representations
in Inner City Schooling” en
Sociology.
Vol.
38, núm. 5, pp.: 1005-23.
Reguillo, Rossana, (2000)
Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del desencanto
. Bue-
nos Aires, Grupo Editorial Norma.
Reidpath, Daniel; Chan, Kit; Gifford, Sandra y Pascale Allotey, (2005) “’He Hath the French
Pox’: Stigma, Social Value and Social Exclusion” en
Sociology of Health and Illness.
Vol.
21, núm. 4, pp.: 466-489.
Reutter, Linda; Stewart, Miriam; Veenstra, Gerry; Love, Rhonda; Raphael, Dennis y Edward
Makwarimba, (2009) “’Who Do Tey Tink We Are, Anyway?’ Perceptions of and Re-
sponses to Poverty Stigma” en
Qualitative Health Research
. Vol.19, núm.3, pp.: 297-311.
Saraví, Gonzalo, (2009)
±ransiciones vulnerables. Juventud, desigualdad y exclusión en México.
México, Centro de Investigaciones en Antropología Social.
Sayer, Andrew, (2005) “Class, Moral Worth and Recognition” en
Sociology.
Vol. 39, núm.
5, pp.: 947-963.
Seccombe, Karen; James, Delores y Kimberly Battle Waters, (1998) “‘Tey Tink You Ain’t
Much of Nothing’: Te Social Construction of the Welfare Mother” en
Journal of Mar-
riage and Family
. Vol. 60, núm.4, pp.: 849-865.
Small, Mario; Harding, David y Michele Lamont, (2010) “Reconsidering Culture and Pov-
erty” en
Te ²³³²´µ of the American Academy of Political and Social Science.
Núm. 629,
pp.: 6-27.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 357-376
ISSN-0185-1918
M
ARÍA
C
RISTINA
B
AYÓN
376
Silbey, David, (1995)
Geographies of exclusion
. Londres, Routledge.
Simmel, George, ([1908] 1986) “El pobre” en George Simmel,
Sociología. Estudio sobre las
formas de socialización
. Tomo 2, Madrid, Alianza Editorial, pp.: 479-520.
Townsend, Peter, (1979)
Poverty in the United Kingdom
. Harmondsworth, Penguin.
Van Oorschot, Wim y Loek Halman, (2000) “Blame or Fate, Individual or Social? An In-
ternational Comparison of Popular Explanations of Poverty” en
European Societies.
Vol.
2, núm. 1, pp.: 1-28.
Van Oorschot, Wim, (2006) “Making the Difference in Social Europe: Deservingness Per-
ceptions among Citizens of European Welfare States” en
Journal of European social policy
.
Vol. 16, núm. 1, pp.: 23-42.
Wacquant, Loïc, (2001)
Parias Urbanos. Marginalidad en la ciudad a comienzos del milenio.
Buenos Aires, Manantial.
Walker, Robert; Bantebya Kyomuhendo, Grace; Chase, Elaine; Choudhry, Sohail; Gubrium,
Erika; Jo Yongmie, Nicola, Lødemel, Ivar; Leemamol, Mathew; Mwiine, Amon; Pellissery,
Sony y Yan Ming, (2013) “Poverty in Global Perspective: Is Shame a Common Denom-
inator?” en
Social Policy
. Vol. 42, núm. 2, pp.: 215-233.
Warr, Deborah, (2005) “Social Networks in a ‘Discredited’ Neighbourhood”
Journal of So-
ciology.
Vol. 4, núm.13, pp.: 258-308.
Watt, Paul, (2006) “Respectability, Roughness and “Race”: Neighborhood Place Images and
the making of Working-Class Distinctions in London” en
International Journal of Urban
and Regional Research.
Vol. 30, núm. 4, pp.: 776-97.
Wilkinson, Richard y Kate Pickett, (2009)
Desigualdad. Un análisis de la (in)felicidad colec-
tiva.
Madrid, Turner Publicaciones.
Young, Alford, (2010) “New Life for an Old Concept: Frame Analysis and the reinvigoration
of Studies in Culture and Poverty” en
Te ANNAL± of the ²merican ²cademy of political
and Social Science.
Vol. 629, pp.: 53-73.
logo_pie_uaemex.mx