Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
377
1
La autora agradece a Fernando Cortés y Delfino Vargas su retroalimentación al análisis estadístico incluido en el
artículo.
Investigadora del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo de la Universidad Nacional Autónoma de
México (México). Licenciada en Relaciones Internacionales por El Colegio de México; maestra en Estudios Compa-
rados, London School of Economics and Political Science, Reino Unido; maestra en Estudios del Desarrollo, Institute
of Development Studies, University of Sussex, Reino Unido; doctora en Sociología, El Colegio de México. Sus líneas de
investigación son: desigualdad; movilidad social; pobreza; desarrollo social; política social y evaluación de programas
sociales. Entre sus últimas publicaciones destacan:
Impacto del programa Oportunidades en el logro ocupacional de
jóvenes origen rural en México
(2014),
Reflexiones en torno al análisis de la movilidad ocupacional intergeneracional
de la población en condiciones de pobreza crónica
(2013) y
Replicar un programa de transferencias condicionadas:
reflexiones a partir de la experiencia de Oportunidades
(2012). Correo electrónico: ilianaya@unam.mx
¿Alcanza la educación para salir de la pobreza?
Análisis del proceso de estratificación ocupacional
de jóvenes rurales en México
1
Is Education enough to Overcome Poverty?
Analysis of the Occupational Stratification Process
of Rural Youths in Mexico
Iliana Yaschine
Recibido el 10 de octubre de 2014
Aceptado el 17 de octubre de 2014
RESUMEN
El artículo revisa el proceso de estratificación
ocupacional de jóvenes de hogares rurales que
han sido beneficiarios del programa Oportuni-
dades por hasta diez años. Con Oportunidades,
el gobierno mexicano ha buscado reducir la
transmisión intergeneracional de la pobreza
mediante la promoción del capital humano y
así mejorar la inserción laboral de los descen-
dientes de familias en pobreza extrema. Con
base en información estadística y la aplicación
de modelos de análisis de trayectorias, se anali-
za la relación entre distintos factores adscritos y
meritocráticos en el proceso de logro ocupacio-
ABSTRACT
Te article examines the occupational stratifi-
cation process of youths from rural households
who have been beneficiaries of the
Opor-
tunidades
program for up to ten years. With
Oportunidades
the Mexican government has
tried to reduce intergenerational transmission
of poverty through the promotion of human
capital as a means of improving labor market
insertion of the descendants of families living
in extreme poverty. Based on statistical data
and path analysis models, the relationship
among assigned and meritocratic factors in
the process of occupational achievement is an-
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
378
nal. Se concluye que la educación es el factor
que más incide sobre el estatus de estos jóvenes
en el mercado de trabajo, pero que los facto-
res relacionados con su origen social tienen, en
su conjunto, un efecto de magnitud semejante.
Asimismo, se observan diferencias por sexo y
condición de migración que resaltan la impor-
tancia de las características del contexto y de los
mercados laborales. Los resultados sustentan
que la educación es un elemento clave para im-
pulsar la movilidad intergeneracional de este
sector, por lo cual se deberá prestar atención
a políticas educativas que garanticen el acceso a
educación de calidad en todos los niveles para
la población que vive en pobreza. No obstante,
esto por si sólo sería insuficiente. Se requieren,
además, acciones de política en otros frentes que
logren reducir la asociación entre los orígenes y
destinos sociales de los mexicanos.
Palabras clave:
desigualdad; movilidad in-
tergeneracional; estratificación ocupacional;
pobreza; jóvenes rurales; Programa Oportuni-
dades, México.
alyzed. Te study concludes that education is
the most influential factor in the work market
status of these youths, but that factors relat-
ed with their social background on the whole
have a similarly significant effect. Furthermore,
differences by sex and migratory condition are
found to highlight the weight of contextu-
al characteristics and those of labor markets.
Te study’s findings support that education is a
key element for the promotion of intergenera-
tional mobility of this sector, a stress should be
thus given to educational policies that guaran-
tee access to quality education at all levels for
population living in poverty. Nevertheless, this
alone would be insufficient. Policy activities are
also required in other fields in order to reduce
the link between social origin and social desti-
ny of Mexicans.
Keywords: i
nequality; intergenerational mobi-
lity; occupational stratification; poverty; rural
youth;
Oportunidades Program, Mexico.
Introducción
La desigualdad y la pobreza son fenómenos no sólo de gran magnitud en la sociedad
mexicana, sino que persisten a lo largo del tiempo y se reproducen de una generación a la
siguiente. Esto deja un panorama de poca esperanza para las personas que nacen en ho-
gares con condiciones socioeconómicas desfavorables de mejorar su situación a lo largo
del curso de vida.
Durante las últimas décadas se han instrumentado en México diversas intervenciones
gubernamentales que han tenido como objetivo la reducción de las brechas entre los sec-
tores de la sociedad en distintas dimensiones de la desigualdad y la pobreza. Si bien ha
habido avances importantes en indicadores sociales relacionados con la educación, la sa-
lud y la nutrición de amplios sectores de la población mexicana, en las últimas tres décadas
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
379
la incidencia de la pobreza por ingreso no se ha modificado
2
de modo que en la actuali-
dad todavía uno de cada dos mexicanos vive en condiciones de pobreza multidimensional
y uno de cada diez en pobreza extrema (CONEVAL, 2013: 21).
±l programa ²portunidades, recientemente nombrado Prospera, ha sido desde 1997
uno de los principales instrumentos de política del gobierno federal para afrontar el problema
de la pobreza y su transmisión intergeneracional. Hacia finales del año 2014 la cobertura del
programa alcanza a 6.1 millones de hogares en todos los municipios del país, tanto en lo-
calidades rurales como urbanas (Presidencia de la República, 2014: 136). ±l diseño de este
programa se basa en la hipótesis de que una inversión en capital humano de los niños na-
cidos en hogares en condición de pobreza extrema puede constituirse en un mecanismo
para lograr una mayor igualdad de oportunidades educativas y laborales. Propone que me-
diante la mejora en el capital humano de esta población se logrará un impacto positivo en
indicadores laborales cuando se incorporen al mercado laboral, con lo cual se contribuirá
a la movilidad social y a detener la herencia de pobreza.
³a intervención del programa se ha centrado en la entrega de transferencias monetarias
a las familias, las cuales están condicionadas a la asistencia de sus integrantes a revisiones
y talleres de promoción de la salud, y de los niños y jóvenes a la escuela desde la primaria
hasta el nivel medio superior. ´dicionalmente, se entregan complementos alimenticios a
niños pequeños y mujeres en gestación y lactancia.
±s bien conocido que los jóvenes constituyen uno de los grupos que enfrentan mayores
dificultades en la entrada al mercado de trabajo, las cuales pueden expresarse en preca-
riedad laboral, desempleo, subempleo, informalidad e inactividad por desaliento, entre
otras situaciones.
3
También hay suficiente evidencia de que entre los jóvenes existen des-
igualdades notables en el ámbito educativo y laboral que se expresan en la emergencia de
mayores desafíos para algunos que para otros (Mora y ²liveira, 2010 y 2014).
4
³os ejes de
estratificación de este grupo en el mercado de trabajo están marcados por diferencias so-
cioespaciales, sociolaborales, familiares e individuales (²liveira, 2009). Quienes son más
jóvenes, tienen baja escolaridad y provienen de localidades rurales, del sur del país y de
hogares en condición de pobreza, poseen mayores probabilidades de laborar en un tra-
bajo de alta precariedad (²liveira, 2006). ±n la medida en que la escuela y el trabajo no
logren ser instituciones de integración y movilidad social, esta etapa de transición a la
vida adulta se configura como una de consolidación de las desigualdades sociales en Mé-
xico (Saraví, 2009).
2
³a incidencia de pobreza de patrimonio, de capacidades y alimentaria en 1992 era de 53.1%, 29.7% y 21.4%. Treinta
años después, en 2012, estas cifras eran de 52.3%, 28.0% y 19.7%, respectivamente (CONEVAL, 2014).
3
Mora y ²liveira (2011) muestran que los jóvenes tienen características laborales más desfavorables que el promedio
nacional y que este grupo de edad sufrió un efecto negativo mayor ante la crisis económica de 2008-2009.
4
Sobre la desigualdad de oportunidades educativas, véase: Mier, Terán y Pederzini (2010) y Solís (2010).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
380
El caso de quienes fueron beneficiarios de Oportunidades en comunidades rurales
ejemplifica las desigualdades existentes al interior de la juventud. Se ha documentado que
a pesar de los impactos positivos del programa en la escolaridad, estos jóvenes tienen aún
amplias desventajas evidenciadas en indicadores educativos y laborales respecto al resto
de la población de su misma edad. Por ejemplo, el grupo de 18 a 24 años (en 2007) alcan-
zaba en promedio 8.2 años de escolaridad; 9 de cada 10 que trabajaban lo hacían en puestos
manuales y sólo alrededor de 16% tenían contrato escrito (cuadro 1). En comparación, el
promedio de escolaridad para este rango de edad a nivel nacional era de 10 años, 19.1% de
los jóvenes en el país se desempeñaban en trabajos no manuales y 43.7% tenían contrato
escrito (Yaschine, 2012: 147).
Diversos estudios sobre Oportunidades en las zonas rurales han mostrado que, si bien el
programa ha mejorado indicadores educativos, nutricionales y de salud de los niños y jóve-
nes que han sido sus beneficiarios, estos no se han traducido de manera generalizada en una
entrada exitosa al mercado de trabajo.
5
Evaluaciones realizadas muestran que el programa
no tiene impacto sobre la desigualdad de oportunidades laborales y el estatus ocupacio-
nal de los jóvenes que han sido sus beneficiarios rurales por hasta 10 años (Yaschine, 2012
y 2014).
6
Esto plantea retos importantes para el diseño de políticas públicas que busquen
promover la movilidad social de los individuos provenientes de hogares pobres y, con ello,
reducir la pobreza y su reproducción intergeneracional.
Con base en estos antecedentes, en este artículo se analiza el proceso de estratificación
ocupacional de un grupo de jóvenes de 18 a 24 años que provienen de hogares en condi-
ciones de pobreza extrema, que han sido beneficiarios de Oportunidades en el ámbito rural
por hasta diez años y que actualmente están ocupados en el mercado de trabajo. El objetivo
es identificar algunos de los factores tanto adscritos como adquiridos que determinan su
desenlace ocupacional, el cual, como se ha dicho, tiene en promedio rasgos de precariedad,
aunque también presenta una heterogeneidad interesante. El análisis explora las diferen-
cias que existen entre hombres y mujeres, así como entre quienes continúan radicando en
su comunidad de origen y aquellos que emigraron hacia otros contextos. Se considera que
este conocimiento puede resultar útil para reflexionar sobre los factores que tienen el po-
tencial de contrarrestar los efectos de las circunstancias de nacimiento sobre los resultados
ocupacionales de jóvenes que han nacido en situaciones de desventaja.
En el primero de los cinco apartados que conforman el presente artículo, se presenta la
perspectiva analítica con la que se aborda el estudio, la cual se centra en la propuesta planteada
5
Véase: González de la Rocha (2008), Ibarrarán y Villa (2010) y Rodríguez-Oreggia y Freije (2008). Los análisis sobre
el efecto del programa en la inserción laboral de los jóvenes sólo se han llevado a cabo para las zonas rurales, debido
a la disponibilidad de información.
6
Si embargo, se han documentado trayectorias escolares y laborales de los beneficiarios que podrían considerarse
como exitosas, lo cual muestra una heterogeneidad interesante al interior del conjunto (González de la Rocha, 2008).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
381
originalmente por Blau y Duncan ([1967]2001) con el objetivo de comprender el proceso de
estratificación ocupacional. En el segundo apartado se describen de forma sintética algunos
resultados de los estudios sobre movilidad social y estratificación ocupacional que se han
realizado en México. En seguida se exponen los elementos metodológicos y técnicos de la
investigación, así como las fuentes de información y las características del grupo de estudio.
El cuarto apartado presenta los resultados del análisis para el conjunto de jóvenes estudia-
dos, así como para los grupos desagregados por sexo y condición de migración. Finalmente,
se reflexiona en torno a los hallazgos y las implicaciones que tienen para la política pública.
El proceso de estratificación ocupacional
Los estudios sobre movilidad social intergeneracional buscan comprender la transmisión
de la desigualdad, o de las ventajas y desventajas socioeconómicas, de una generación a la
siguiente (Ganzeboom, Treiman y Ultee, 1991). Esta rama de los estudios sobre la desigual-
dad social analiza la relación existente entre la estratificación o estructura de desigualdad
de la sociedad y las posibilidades que tienen los individuos o familias de moverse entre po-
siciones sociales (Mare, 2001). Desde esta perspectiva, y con base en una mirada enfocada
en la (des)igualdad de oportunidades existente en una sociedad, se pretende dilucidar qué
tan abierta (o rígida) es una sociedad.
7
Es decir, interesa conocer qué tanto pesan las condi-
ciones de origen de un individuo sobre sus condiciones de destino y, asimismo, comprender
la forma en que, en el marco de la estructura de oportunidades de la sociedad, se distribu-
yen los recursos entre sus miembros a través de las generaciones.
Si bien han tenido relevancia los análisis de movilidad educativa y los basados en in-
dicadores de bienestar económico, la investigación sobre movilidad social en la disciplina
sociológica se ha centrado principalmente en el ámbito ocupacional. Ello se justifica por la
centralidad que se le asigna a la división del trabajo como eje de la desigualdad social y la
estratificación, así como por la importancia del trabajo como medio para lograr el bienes-
tar mediante las retribuciones y los recursos que se derivan de él (Ganzeboom y Treiman,
1996; Solís, 2005). En los estudios clásicos de movilidad intergeneracional ocupacional se
pueden identificar dos vertientes. Una de ellas se ha interesado en el estudio comparativo
de los patrones y tasas de movilidad ocupacional intergeneracional de las sociedades indus-
trializadas, mientras que la segunda tiene como preocupación analizar el proceso mediante
el cual los individuos son distribuidos (o se posicionan) en la estratificación ocupacional.
7
La igualdad de oportunidades puede entenderse como el acceso a las instituciones y posiciones sociales con base en
el talento y mérito personal y no en factores adscritos, como podrían ser el sexo, la raza, la condición étnica o el origen
socioeconómico. En el análisis de la movilidad social equivaldría, en su forma más pura, a la ausencia de asociación
entre los orígenes y destinos de los individuos (Bobbio, 1993; Breen y Jonsson, 2005; Turner, 1986).
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
382
Esta segunda vertiente analítica surgió a finales de la década de 1960 a partir del trabajo
de Blau y Duncan, quienes plantearon un modelo explicativo del proceso de estratificación.
El modelo se sustenta teóricamente sobre la hipótesis liberal que postulaba que el mérito
sustituiría progresivamente al origen socioeconómico como determinante central de la es-
tratificación en las sociedades modernas. Es decir, este eje de análisis se insertó en el debate
central de los estudios clásicos de movilidad sobre el peso relativo de los factores adscritos
(los rasgos definidos por nacimiento) y los no adscritos (o meritocráticos) en la determi-
nación del destino social de los individuos.
Blau y Duncan ([1967] 2001) propusieron un modelo que analizaba la influencia del
origen social sobre el logro ocupacional individual mediado por factores adscritos y no ads-
critos. El modelo permitió distinguir y comparar el peso de ambos tipos de factores
-
con
especial énfasis en la educación del individuo
-
sobre el destino laboral individual (Blau y
Duncan, [1967] 2001; Ganzeboom, Treiman y Ultee, 1991). La figura 1 muestra una repre-
sentación del modelo de Blau y Duncan en el cual intervienen cinco variables: la variable
que se busca explicar es el logro o estatus ocupacional (ocupación) del individuo (o hijo) y
las cuatro restantes conforman la secuencia explicativa que antecede temporalmente a este
desenlace. El logro educativo (educación) y estatus ocupacional (ocupación) del padre re-
presentan las características adscritas de las personas o sus condiciones de origen, las cuales,
por razones evidentes, inician la secuencia del modelo. Estas variables están correlacionadas
entre sí e inciden directamente sobre el logro educativo de la persona, que es considerada
teóricamente como uno de los factores no adscritos (ligados al mérito) más importantes en
el proceso de estratificación. La ocupación del padre y la educación de la persona influyen
directamente sobre el estatus ocupacional de la primera ocupación del individuo. Estas tres
variables, a su vez, afectan directamente al estatus ocupacional actual del individuo, mien-
tras que la educación del padre lo hace de forma indirecta a través de su incidencia sobre
la educación del hijo.
Los resultados de sus análisis sobre el logro de estatus en Estados Unidos mostraron la
coexistencia e interrelación de los factores adscritos y no adscritos. Resaltaron a la vez el
peso del origen social y la posibilidad de movilidad individual determinada fundamental-
mente por la educación del individuo (Blau y Duncan, [1967] 2001). Este modelo explicó
43% de la varianza del logro ocupacional del individuo, lo que evidenció que los factores
incluidos constituían tan sólo algunos de los determinantes que participan en el proceso
de estratificación individual. No obstante, su identificación y el conocimiento sobre sus re-
laciones han sido importantes para la comprensión de este proceso.
Este modelo fue replicado por Featherman y Hauser y por Treiman y Ganzeboom a ni-
vel internacional (Hout y DiPrete, 2006) y posteriormente fue ampliado con la intención
de proporcionar una explicación más fina de los mecanismos involucrados. Sewell, Haller
y Portes (2001 [1969]) añadieron variables psicosociales (habilidad mental, aspiracio-
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
383
nes educativas, influencia de personas cercanas sobre la permanencia escolar), Ke rck hoff
(1995) argumentó a favor de la incorporación de factores institucionales relacionados con
la educación y el mercado laboral, a la vez que Lin (1999) y Kerbo (2006) señalaron la tras-
cendencia de las variables relacionadas con los recursos sociales (redes o capital social). Si
bien los avances analíticos han sido relevantes, según Erikson y Goldthorpe (2002) el pro-
ceso de logro de estatus aún se asemeja a una “caja negra”.
Figura 1
Modelo de Blau y Duncan de estratificación ocupacional
Fuente:
Blau y Duncan ([1967] 2001: 394).
La estratificación ocupacional en México
Los estudios de movilidad intergeneracional en México han puesto a la luz el efecto que los
cambios de modelo de desarrollo han tenido sobre el régimen de movilidad social. Desde
mediados del siglo pasado, la transformación de la estructura productiva con el crecimiento
de ocupaciones no manuales en el sector servicios y un aumento generalizado de la esco-
laridad se ha traducido en el predominio de la movilidad ocupacional ascendente sobre la
descendente (Solís y Cortés, 2009; Zenteno y Solís, 2007).
Eso es, la mayor oferta de trabajos
no manuales ha abierto vacantes y ha permitido que un sector de la población experimente
el ascenso a posiciones de mayor jerarquía. Existen, sin embargo, diferencias regionales que
se derivan de las especificidades de la estructura productiva y de los mercados de trabajo
de cada región (Solís y Cortés, 2009).
Pese al predominio de la movilidad ascendente, el actual modelo económico ha ge-
nerado, a partir de mediados de la década de 1980, una reducción en las oportunidades
Educación
padre
Ocupación
padre
Educación
hijo
1ª ocupación
hijo
Ocupación
hijo
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
384
de logro ocupacional para todos los estratos sociales en comparación con el período de
industrialización por sustitución de exportaciones (1940-1970). Asimismo, la distribu-
ción de estas oportunidades entre la población se ha tornado más inequitativa que en
el pasado (Cortés y Escobar, 2007; Solís, 2007; Solís, Cortés y Escobar, 2007; Zenteno y
Solís, 2007).
Por su parte, los análisis del proceso de estratificación ocupacional individual de los
mexicanos han mostrado que, aunque la educación es el factor que tiene mayor incidencia
sobre el logro ocupacional, las variables relacionadas con los orígenes sociales también ejer-
cen una influencia importante. Además de las variables de educación y estatus ocupacional
del padre, Puga y Solís (2007) destacan que tener un origen rural en México constituye un
factor de desventaja adicional en el logro educativo y laboral. La coexistencia e interrela-
ción de factores adscritos y meritocráticos coincide con los hallazgos previamente relatados
para Estados Unidos, pero en el caso de México cabe destacar que existe evidencia de que
el efecto de la escolaridad sobre el logro ocupacional pudiera estar reduciéndose en las dé-
cadas recientes, mientras que se fortalece el de los factores adscritos (Puga y Solís, 2010;
Solís, 2007). Ello es un indicador más del incremento en la desigualdad de oportunidades
y en la rigidez del régimen de movilidad social nacional.
Los mexicanos tienen en el presente una alta dificultad para moverse a un estrato dis-
tinto al de su origen, sobre todo para experimentar un movimiento de larga distancia (por
ejemplo, entre los trabajadores agrícolas y los profesionistas que se ubican en los extre-
mos de la jerarquía ocupacional), o a cruzar la barrera existente entre el sector rural y el
urbano (Torche, 2010). En el ámbito ocupacional estos resultados son consistentes con
los de movilidad intergeneracional de bienestar económico que indican que México es un
país altamente rígido, con un patrón en el cual predomina la reproducción de la riqueza
y de la pobreza. En términos comparativos, aunque México comparte el mismo patrón de
movilidad, tiene una menor fluidez social que países como Suecia, Estados Unidos, Bra-
sil y Chile (Torche, 2010).
En resumen, aun cuando continúa predominando la movilidad intergeneracional as-
cendente, ésta es menor que en el pasado debido a los desenlaces económicos negativos.
A su vez, la movilidad varía entre distintas regiones del país con claras desventajas en al-
gunas zonas, hay una menor incidencia de la educación en el proceso de estratificación
ocupacional y las oportunidades de experimentar movilidad se distribuyen de forma más
desigual que antes en detrimento de quienes tienen un origen en los estratos sociales de
menor jerarquía. En este contexto, se dibuja un panorama sombrío para la movilidad so-
cial intergeneracional en el país.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
385
Metodología y fuentes de información
Modelo y técnica de análisis
Con el fin de analizar el proceso de estratificación ocupacional del grupo en estudio se
utiliza un modelo analítico basado en la propuesta de Blau y Duncan, con algunas modifi-
caciones. La aplicación empírica del modelo se lleva a cabo mediante la técnica de análisis
de trayectorias (
path analysis
) que consiste en la estimación de un sistema de regresiones
lineales que permite observar la dirección y fuerza de la relación entre los factores o varia-
bles incluidas en la estructura explicativa.
La técnica generalmente incluye una representación gráfica del modelo en la cual se hace
visible la secuencia temporal de las variables y la relación que se plantea entre cada una de
ellas hasta llegar a la variable final que se busca explicar. Las variables pueden ser de dos ti-
pos: exógenas (independientes)
-
cuando ninguna otra variable considerada en el modelo
ejerce un efecto sobre ellas
-
, o endógenas (dependientes) cuando reciben el efecto de una
o más variables que constituyen su antecedente.
Según Blau y Duncan ([1967] 2001), una característica de este tipo de estructura analí-
tica es que las variables reconocidas como efectos de otros factores antecedentes pueden, a
su vez, constituir antecedentes que generan efectos sobre otras variables. De ahí que la re-
presentación algebraica sea la de un sistema de ecuaciones en el que hay más de una variable
que se quiere explicar. La configuración de este sistema de ecuaciones permite la identifi-
cación y estimación de efectos directos e indirectos de una variable sobre otra (que suman
los efectos totales), lo cual constituye una de las principales ventajas de esta técnica (Asher,
1983; Foster, Barkus y Yavorsky, 2006).
8
Este tipo de análisis permite identificar la importan-
cia relativa de distintos senderos de influencia sobre el fenómeno estudiado (Asher, 1983).
Otro rasgo del análisis de trayectorias es que la estructura explicativa debe estar com-
pleta, es decir, debe incluir todos los factores relacionados con el fenómeno que se busca
explicar (o variable dependiente final). Esto se logra formalmente mediante la inclusión de
los residuos que representan a aquellos factores que inciden sobre la variable en cuestión
pero que no están incluidos en el modelo (los errores de medición y las diferencias de las
relaciones reales entre variables respecto a los supuestos de linealidad y aditividad que se
tienen). Como enfatizan Blau y Duncan ([1967] 2001) y (Asher, 1983) los modelos teóri-
cos que se ponen a prueba están generalmente lejos de poder representar con precisión la
realidad y, por tanto, la presencia de altos residuos (o bajos coeficientes de determinación)
no significa que el modelo sea inválido sino que la realidad es más compleja y no se puede
capturar en su totalidad.
8
Los efectos directos son aquéllos que se dan entre dos variables sin la intermediación de ninguna otra y los indirectos
son los que están mediados por una o más variables.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
386
Los diagramas del análisis de trayectorias siguen algunas convenciones: 1) el orden tem-
poral en el que suceden las variables se representa en el diagrama, con una secuencia que
fluye de izquierda a derecha; 2) las flechas curvas y bidireccionales representan la existen-
cia de correlaciones entre dos variables; 3) las flechas rectas unidireccionales representan
una influencia directa de una variable sobre otra en el sentido que indica la flecha; 4) las
flechas rectas unidireccionales que no tienen una variable de origen y se dirigen hacia al-
guna variable endógena o dependiente representan los residuos correspondientes a dicha
variable; 5) los números, dependiendo de la línea o sendero junto a la cual se ubiquen, son
la correlación entre variables, el coeficiente de regresión o efecto de una relación directa, o
el residuo. Los coeficientes pueden presentarse de forma estandarizada o no estandarizada,
dependiendo de lo que se quiera observar con el análisis.
9
Como se podrá observar en las figuras del siguiente apartado, los modelos analíticos que
se utilizan en este estudio incluyen seis variables: educación de la madre, educación del pa-
dre, ocupación del padre, edad actual del joven (o hijo), educación y ocupación actual.
10
Los modelos podrían mejorarse con la incorporación de otros factores que la bibliografía
teórica y empírica ha destacado como relevantes en la explicación del logro ocupacional
pero, desafortunadamente, la información con la que se cuenta no permite su inclusión.
La secuencia de los modelos inicia con tres variables que representan factores adscritos
ligados con el origen socioeconómico del individuo: educación de la madre, educación del
padre y ocupación del padre. Estas tres variables se correlacionan entre sí. La educación de
ambos padres incide de forma directa sobre la educación del hijo
-
variable relacionada teó-
ricamente con el mérito o talento individual
-
, así como también lo hace la edad del hijo.
Cuatro factores tienen un efecto directo sobre el logro ocupacional del individuo, que es la
variable dependiente final: ocupación y educación de su padre, así como la edad y educa-
ción del joven. La otra variable de origen (educación de la madre), como se precisará en el
siguiente apartado, presenta relaciones distintas en el modelo utilizado para el análisis del
grupo agregado de jóvenes respecto al que se aplicó para los grupos desagregados por sexo
y condición de migración. En el primer caso, ejerce su efecto sobre la ocupación del hijo de
forma indirecta a través de la influencia sobre su educación. En el segundo caso, se plantea
una relación directa sobre la ocupación de los jóvenes. En estos modelos existen dos varia-
bles endógenas: el logro educativo del joven y su estatus ocupacional.
9
Los coeficientes estandarizados, al convertir a unidades estándar de medida, permiten identificar la importancia
relativa de los efectos de las distintas variables antecedentes al interior de un grupo de población. Los coeficientes
no estandarizados hacen posible la comparación de la magnitud del efecto de variables específicas entre dos o más
subgrupos de población.
10
Se utilizará de forma indistinta educación, escolaridad o logro educativo, así como ocupación, estatus ocupacional
o logro ocupacional.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
387
En comparación con Blau y Duncan, la estructura conceptual que se propone aquí difiere
en los siguientes aspectos: 1) se incorporó la educación de la madre como variable adscrita
debido a que en el contexto mexicano ha probado ser uno de los factores importantes en la
determinación del logro educativo y podría serlo también sobre el logro ocupacional.
11
Se
propone que este factor ejerce una incidencia sobre la educación y ocupación del hijo; 2) se
agregó la edad del individuo como factor que antecede a las dos variables endógenas dado
que en este momento de su curso de vida, en que algunos todavía no concluyen su carrera
educativa y están en el inicio de su trayectoria laboral, la edad influye directamente sobre su
escolaridad y sobre su estatus ocupacional; 3) no se incluye la variable de estatus del primer
trabajo como antecedente del trabajo actual por limitaciones de la información disponi-
ble;
12
4) se propone un vínculo directo entre la educación del padre y la ocupación del hijo
que es adicional al vínculo indirecto a través de la educación del joven. Esto se basa en la
hipótesis de que el nivel educativo del progenitor puede afectar las aspiraciones laborales
del hijo y, de esta forma, incidir sobre sus decisiones laborales independientemente del ni-
vel educativo que haya alcanzado; y 5) se elimina el vínculo directo entre la ocupación del
padre y la educación del hijo. Ello obedece a que las pruebas empíricas mostraron que este
vínculo no es estadísticamente significativo. La razón pudiera estar en que en el grupo ana-
lizado existe una alta homogeneidad en el estatus ocupacional de origen.
13
Fuentes de información y grupo de estudio
Las principales fuentes de información utilizadas son la Encuesta de Evaluación Rural (±N-
C±²) del programa Oportunidades, que es una encuesta panel que recolectó información
longitudinal desde 1997 hasta 2007 para una muestra de hogares rurales en siete estados
mexicanos, y la Encuesta de Seguimiento de Migrantes de la ±NC±² (±NC±²³IG) que en
2008 recogió información para una submuestra de jóvenes, pertenecientes a dichos hoga-
res, que habían emigrado de sus comunidades de origen tanto a otras localidades del país,
como a Estados Unidos.
14
Si bien la ±NC±² se pensó para medir el impacto del programa
11
Véase, por ejemplo, Schmelkes (1997) y Blanco (2011).
12
Además de que el trabajo actual de los jóvenes pudiera ser su primer trabajo y, si no lo fuera, es probable que sus
características sean más similares a aquél y distintas al que podrían llegar a tener cuando alcancen una edad en la que
tengan estabilidad laboral.
13
La pequeña varianza en la ocupación del padre posiblemente explica que el coeficiente no sea estadísticamente
significativo.
14
El panel de la ±NC±² se conforma por ocho rondas de encuestas. En este análisis se retoman los datos de la ronda
levantada en 2007 y de la ±NC±²³IG. Para fines de exposición, en adelante se referirá a la base de datos que se conformó
para este análisis como ±NC±² 07.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
388
en las zonas rurales, por la naturaleza del análisis que aquí se presenta no se explota el di-
seño de la muestra que permite estimaciones de impacto.
15
La ENCE±07 contiene información de un conjunto amplio de variables socioeconómi-
cas sobre la situación de los hogares y sus integrantes. Incluye, de forma relevante para este
análisis, información sobre las características del origen social de los individuos del grupo
de estudio, así como de sus propios rasgos demográficos, educativos y laborales. Las varia-
bles utilizadas para el análisis son:
La educación de los padres y del joven se miden mediante los años de escolaridad
completados;
La ocupación del padre y del joven se miden con el Índice Internacional de ²status
Socioeconómico (³´E³, por sus siglas en inglés);
16
La edad se mide con los años cumplidos del joven.
²l grupo de estudio de esta investigación está conformado por 3,949 jóvenes de 18 a 24
años de edad (en 2007) que se encontraban ocupados en el mercado laboral. ²llos son origina-
rios de localidades rurales de alta y muy alta marginación en los estados de Guerrero, Hidalgo,
Michoacán, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí y Veracruz.
17
Los jóvenes pertenecen a hoga-
res que en 2007 habían sido beneficiarios de Oportunidades por distintos períodos de tiempo
(desde 2 meses hasta 10 años), pero que en promedio llevaban incorporados al programa 7 años.
²n el cuadro 1 se muestran algunas características del grupo de estudio. Además de la
distribución por sexo y condición de migración, se observa que 5.6% de los jóvenes estudian
simultáneamente y que alcanzan, en promedio, 8 años de escolaridad. Asimismo, se cons-
tata el carácter precario de sus ocupaciones, así como de su origen social. µasi 8 de cada
10 jóvenes proviene de un hogar cuyo jefe es trabajador agrícola, es decir, se ubican en el
peldaño más bajo de la jerarquía ocupacional. ²ntre los jóvenes, la participación en activi-
dades agrícolas se reduce casi a la mitad, pero quienes laboran en empleos distintos a los
de sus padres lo hacen en su mayoría en ocupaciones manuales que significan movilidad
ascendente de corta distancia. Sólo 6% de ellos están involucrados en trabajos no manua-
les. µabe destacar que las cifras aquí presentadas esconden la heterogeneidad existente en
el grupo dentro del cual se encuentran jóvenes con primaria incompleta y otros que han
concluido la educación superior, así como aquellos que son trabajadores agrícolas y otros
que se desempeñan como profesionistas.
15
Se puede encontrar una descripción de la ENCE± y de su diseño muestral en Yaschine (2012) y Yaschine, Hernández
y Urquieta (2008).
16
²l ³´E³ es la variable continua de estatus ocupacional más utilizada en análisis comparativos a nivel internacional
y se considera una buena medida del ingreso permanente (Torche, 2010). Tiene un rango de 16 a 69, cuyo aumento
significa un incremento en el estatus socioeconómico de la ocupación.
17
La muestra de la ENCE±07 incluye 7,115 jóvenes de este rango de edad, pero sólo 56.5% de ellos trabajan.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
389
Cuadro 1
Características del grupo de estudio
Característica
Valor
Sexo
Varones (%)
68.2
Mujeres (%)
31.8
Condición de migración
No migrantes (%)
82.4
Migrantes (%)
17.6
Educación
Asiste a la escuela (%)
5.6
Escolaridad promedio (años)
8.2
Características laborales
Contrato escrito (%)
15.4
Trabajador manual (%)
94.0
Trabajador agrícola (%)
41.0
Padre trabajador manual (%)
98.9
Padre trabajador agrícola (%)
75.4
Fuente:
elaboración propia con base en ±²³±l07.
Resultados
En este apartado se presenta el análisis empírico y sus resultados para el conjunto de jóvenes
estudiados, así como para los subgrupos desagregados por sexo y por condición de migra-
ción.
18
Con ello se busca conocer la forma en que se relacionan los distintos factores en el
proceso de logro ocupacional de los jóvenes y si hay diferencias entre mujeres y varones,
así como entre migrantes y no migrantes. Se exponen las regresiones, las representacio-
nes gráficas del modelo, así como los resultados de los efectos directos, indirectos y totales.
En el caso del grupo de jóvenes en su conjunto, las ecuaciones de las regresiones son
las siguientes:
19
18
Se llevó a cabo también el análisis para los subgrupos desagregados por condición étnica. Los resultados no mues-
tran diferencias relevantes entre indígenas y no indígenas. Véase: Yaschine (2012).
19
En las ecuaciones no se incluye la constante ni el término de error, lo cual corresponde a la convención utilizada en
la especificación de las regresiones en estos modelos.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
390
E
h
=
β
1
E
p
+
β
2
E
m
+
β
3
Ed
(1)
donde
E
h
es el logro educativo del hijo,
E
p
es el logro educativo del padre,
E
m
es el lo-
gro educativo de la madre,
Ed
es la edad del hijo y
β
1
, β
2
… β
n
son los coeficientes de cada
uno de los senderos entre la variable endógena y una de las variables exógenas representa-
dos en la regresión; y
O
h
=
β
1
E
p
+
β
2
O
p
+
β
3
Ed
+
β
4
E
h
(2)
donde, además de las variables ya definidas,
O
h
es el estatus ocupacional del hijo y
O
p
es
el estatus ocupacional del padre.
El modelo analítico y los coeficientes estandarizados que resultan de las dos regresiones
se muestran en la figura 2. Dichos coeficientes indican el peso de cada sendero en el modelo
y permiten conocer su importancia relativa. En el cuadro 2 se reportan los efectos directos
(que corresponden a los representados en la figura), los indirectos y los totales de las dis-
tintas variables antecedentes sobre la educación y la ocupación del joven.
Figura 2
Modelo de estratificación ocupacional para población total
con coeficientes de trayectoria estandarizados
Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la ±NC±L07
²ota: todos los coeficientes son estadísticamente significativos al 95% de confianza.
Fuente:
elaboración propia con base en ±NC±L07.
Se puede observar que la educación del padre y de la madre son, en ese orden y en magni-
tudes semejantes, las variables que más inciden sobre el logro educativo del joven. ³a edad
.44
Educación
padre
Ocupación
padre
Educación
hijo
Ocupación
hijo
Edad
.19
.13
.20
.28
.11
-.06
Educación
madre
.17
.05
.94
.94
.11
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
391
del joven tiene un efecto negativo sobre su logro educativo, lo cual se explica porque den-
tro del grupo de estudio los jóvenes de mayor edad tienen en promedio una escolaridad
más baja. Esto posiblemente se debe a que su acceso a las becas de Oportunidades fue más
tardío y, por tanto, el impacto educativo del programa pudo ser menor.
Cuadro 2
Coeficientes de trayectoria estandarizados
y coeficientes de determinación de las regresiones. Población total.
Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la ±N²±L07
 
 
 
Variables endógenas
Logro educativo del
joven
1
Logro ocupacional del joven
Efectos
R
2
Efectos
R
2
Variables
antecedentes
Total
Directo
Indirecto
Total
Educación padre
0.20***
0.11
0.05***
0.06***
0.10
0.12
Educación madre
0.17***
0.00
0.05***
0.05
Ocupación padre
--
0.13***
0.00
0.13
Edad joven
-0.06***
0.11***
-0.02***
0.09
Educación joven
--
0.28***
0.00
0.28
*significativo al 10%; **significativo al 5%; ***significativo al 1%. 1/ En el modelo planteado, la va-
riable “logro educativo del joven” como variable endógena no recibe efectos indirectos, por lo tanto
los efectos directos son iguales a los totales.
Fuente:
elaboración propia con base en ±N²±L07.
En el caso del logro ocupacional del joven, la variable con mayor efecto total es su propio
logro educativo: a mayor escolaridad, mayor estatus ocupacional del individuo. El estatus
ocupacional del padre es la segunda variable en importancia y también ejerce un efecto
positivo (a mayor estatus del padre, mayor estatus del hijo), lo cual hace evidente que la he-
rencia ocupacional es uno de los factores que determinan el proceso de estratificación. ³a
escolaridad del padre y la edad del joven tienen efectos totales positivos de magnitud se-
mejante. En el primer caso, el efecto indirecto a través de la incidencia de la educación del
padre sobre la educación del hijo y el directo, son de magnitud semejante. En el caso de
la edad del joven, el efecto principal es de tipo directo y positivo: a mayor edad del joven,
mayor estatus ocupacional. ³a escolaridad de la madre es el factor que tiene menor efecto
sobre el estatus ocupacional del hijo y de forma indirecta, a través de su influencia sobre el
logro educativo del individuo.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
392
Se observa entonces, que para este grupo se sostiene la coexistencia e interrelación de
factores adscritos y no adscritos en el proceso de estratificación ocupacional. Como se ha
mostrado para otras poblaciones, la educación constituye el principal factor que por sí
mismo incide en el proceso. Sin embargo, los factores adscritos en su conjunto tienen un
peso semejante al de la educación. También es importante notar que los coeficientes de de-
terminación de las regresiones que conforman el sistema analizado confirman lo que antes
se había mencionado: el modelo aquí planteado sólo explica un porcentaje menor de la va-
rianza de las variables endógenas (11% en el caso del logro educativo y 12% en el caso del
logro ocupacional), lo cual apunta hacia la existencia de otros factores que no se han po-
dido considerar aquí. Por ejemplo, la determinación del logro educativo por los factores
adscritos incluidos no excluye el hecho de que ese fenómeno esté también determinado por
características propias del individuo como su habilidad cognitiva o incluso, características
institucionales o de contexto como pudieran ser las becas de Oportunidades o la calidad
de la educación que experimentaron. Lo mismo puede decirse sobre el logro ocupacional,
en cuya determinación inciden muchos más factores de índole individual y contextual que
los que se incorporaron en este sistema analítico.
El análisis anterior se realizó sobre el conjunto agregado de jóvenes bajo estudio. A con-
tinuación se hará lo propio pero diferenciando al grupo por sexo y condición de migración.
El objetivo es indagar si la estructura de relaciones que explican el proceso de estratificación
ocupacional difiere entre estos subgrupos de población. Como se ha descrito en el apar-
tado metodológico, aunque la estructura conceptual del modelo planteado para el análisis
de los grupos desagregados es en lo general la misma que la del modelo de la población to-
tal, hay una diferencia que se detallará a continuación.
Para el análisis por sexo, el modelo se representa en la figura 3 tanto para las mujeres
como para los varones. Este modelo tiene una diferencia respecto al utilizado para anali-
zar el grupo de jóvenes agregado: se adiciona un vínculo que supone un efecto directo de
la educación de la madre sobre la ocupación del hijo, el cual estaba ausente en el modelo
anterior (en tanto que no era estadísticamente significativo) pero que resulta significativo
en el caso de las mujeres. En esta figura (y en la figura 4) las líneas punteadas represen-
tan vínculos que no son estadísticamente significativos al 95% de confianza. La regresión
sobre el logro educativo sigue siendo la misma que la de la ecuación 1. No obstante, la re-
gresión sobre el logro ocupacional se modifica respecto a la planteada en la ecuación 2, al
agregarse
β
1
E
m
que es el término correspondiente a la educación de la madre. La ecuación
queda como sigue:
O
h
=
β
1
E
m
+
β
1
E
p
+
β
2
O
p
+
β
3
Ed
+
β
4
E
h
(3)
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
393
La figura 3 y el cuadro 3 muestran los coeficientes no estandarizados de los senderos para
ambos sexos, los cuales permiten comparar entre los subgrupos la magnitud de los efec-
tos de cada variable antecedente sobre las variables endógenas y, particularmente, sobre la
variable final. El valor p en el cuadro 3 (y en el cuadro 5) indica si los coeficientes especí-
ficos o el conjunto total de coeficientes son estadísticamente distintos entre los subgrupos.
Figura 3
Modelos de estratificación ocupacional por sexo con coeficientes de trayectoria
no estandarizados. Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la ±NC±²07
³ota: la línea sólida representa una relación que es estadísticamente significativa
con un 95% de confianza y la línea punteada indica que no es estadísticamente
significativa en este nivel.
Fuente:
elaboración propia con base en ±NC±²07.
.45
Educación
padre
Ocupación
padre
Educación
hijo
Ocupación
hijo
Edad
.24
.25
.24
.68
.52
-.11
Educación
madre
.23
-.07
.94
.94
.14
.18
Varones
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
394
Cuadro 3
Comparación de coeficientes de trayectoria no estandarizados. Por sexo.
Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la EN±EL07
 
Variables endógenas
Educación del joven
Ocupación del joven
Variables
antecedentes
Mujeres
Hombres
Com-
para-
ción
Mujeres
Hombres
Comparación
Efectos directos
Efectos
Efectos
D
I
 
p
1
D
I
T
D
I
T
p
1
p
1
²ducación
padre
0.22***
0.24***
0.66
0.05
0.37***
0.42
0.18**
0.16***
0.34
0.47
0.00
²ducación
madre
0.19***
0.23***
0.37
0.37**
0.32***
0.69
-0.07
0.16***
0.09
0.01
0.02
Ocupación
padre
---
---
---
0.05
0.00
0.05
0.25***
0.00
0.25
0.00
---
²dad joven
-0.05
-0.11***
0.17
0.74***
-0.08
0.66
0.52***
-0.08***
0.44
0.27
0.99
²ducación
joven
---
---
---
1.67***
0.00
1.67
0.68***
0.00
0.68
0.00
---
Total
 
 
0.26
 
0.00
³ota: D= ²fecto directo; I= ²fecto indirecto; T= ²fecto total.
*significativo al 10%; **significativo al 5%; ***significativo al 1%.
1/²l valor de p indica la significancia estadística de la prueba de hipótesis de igualdad entre los co-
eficientes de ambos subgrupos.
Fuente:
elaboración propia con base en EN±EL07.
²l cuadro 4 presenta para mujeres y varones los efectos directos, indirectos y totales estan-
darizados de las variables antecedentes sobre las endógenas, lo cual hace posible comparar
el peso relativo de cada variable al interior de cada subgrupo. También se presentan los co-
eficientes de determinación de las dos regresiones para los subgrupos.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
395
Cuadro 4
Coeficientes de trayectoria estandarizados y coeficientes
de determinación de las regresiones. Por sexo.
Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la EN±EL07
 
Mujeres
Varones
Variables endógenas
Logro
educativo de
la joven
Logro ocupacional de la joven
Logro
educativo
del joven
Logro ocupacional del joven
Efectos
R
2
 
Efectos
R
2
 
Efectos
R
2
Efectos
R
2
Variables
antece-
dentes
Total
Directo
Indi-
recto
Total
Total
Directo
Indi-
recto
Total
²ducación
padre
0.19***
0.09
0.01
0.07***
0.08
0.16
0.20***
0.11
0.05**
0.04***
0.09
0.11
²ducación
madre
0.16***
0.07**
0.06***
0.13
0.18***
-0.02
0.04***
0.02
Ocupa-
ción pa-
dre
--
0.03
0.00
0.03
--
0.20***
0.00
0.20
²dad
joven
-0.03
0.11***
-0.01
0.10
-0.07***
0.11***
-0.02***
0.09
²ducación
joven
--
0.36***
0.00
0.36
--
0.21***
0.00
0.21
*significativo al 10%; **significativo al 5%; ***significativo al 1%. 1/ ²n el modelo planteado, la variable
“educación del joven” como variable endógena no recibe efectos indirectos, por lo tanto los efectos
directos son iguales a los totales.
Fuente:
elaboración propia con base en EN±EL07.
A partir de los resultados mostrados en la figura y los dos cuadros anteriores, interesa des-
tacar las principales diferencias entre mujeres y hombres. ²l conjunto de coeficientes de la
regresión sobre la escolaridad no son estadísticamente diferentes (p=0.26), lo cual indica
que la estructura de relaciones es similar entre ambos subgrupos en lo que toca a su logro
educativo. Sin embargo, la estructura de vínculos que condicionan el logro ocupacional di-
fiere entre ellos (p=0.00). Si se observan la figura 3 y el cuadro 3 se pueden notar las diferencias
específicas. Primero, mientras que la educación de la madre tiene efectos directos e indirec-
tos estadísticamente significativos sobre el logro ocupacional de las hijas, no tiene un efecto
directo estadísticamente significativo sobre los hijos y su efecto indirecto es pequeño. Un au-
mento de un año de escolaridad de la madre genera un incremento de 0.69 puntos de I³EI en
la posición ocupacional de la hija, independientemente del nivel educativo de la joven. Una
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
396
posible explicación sería que una madre con mayor escolaridad podría impulsar a su hija
a aspirar o buscar un trabajo del mayor estatus posible acorde con su nivel de educación,
mientras que una madre con menor escolaridad pudiera no ejercer este tipo de influencia.
Segundo, el estatus ocupacional del padre tiene un efecto sobre el logro ocupacional de
los hijos, mientras que dicho vínculo no es significativo en el caso de las hijas. En el cua-
dro 4 es posible observar que, después de la escolaridad del hijo (aunque en magnitud muy
semejante), la ocupación del padre es el factor de mayor incidencia sobre el logro ocupa-
cional de los varones: un incremento de un punto de I±²I en la ocupación del padre genera
un aumento de 0.25 puntos de I±²I en la ocupación del hijo.
Tercero, mientras que la escolaridad del individuo es el factor con mayor incidencia so-
bre su logro ocupacional para ambos sexos, el efecto es más alto en el caso de las mujeres.
En el cuadro 3 se observa que un año adicional de escolaridad del joven genera un cambio
en el puntaje del I±²I de su ocupación que es más del doble en las mujeres que en los hom-
bres (1.67 en comparación con 0.68).
20
El modelo analítico aplicado a la comparación de los subgrupos por condición de mi-
gración es el mismo que el usado para la comparación por sexo, el cual está integrado por
las regresiones representadas en las ecuaciones 1 y 3. La figura 4 y los cuadros 5 y 6 presen-
tan el diagrama del modelo y sus resultados empíricos. Al igual que en la comparación por
sexo, en este caso la estructura de los vínculos que explican el logro educativo de los hijos
no presenta diferencias estadísticamente significativas entre los subgrupos (p=0.70), mien-
tras que la estructura del modelo en cuanto al conjunto de relaciones que conducen al logro
ocupacional de los jóvenes es distinta entre migrantes y no migrantes (p=0.00).
Las diferencias de coeficientes específicos entre estos subgrupos ocurren únicamente
en los vínculos directos entre variables antecedentes y el estatus ocupacional de los jóve-
nes. Como se muestra en el cuadro 5, el efecto directo de la educación de la madre y de la
ocupación del padre sobre el estatus ocupacional del joven son estadísticamente diferentes
entre no migrantes y migrantes. La incidencia de ambas variables de origen es más fuerte
sobre los no migrantes.
20
Aunque es relevante que la escolaridad como determinante del estatus ocupacional duplique su fuerza en el caso
de las mujeres, también es importante tener en cuenta la magnitud de la diferencia absoluta en términos del puntaje
del I±²I, que es de 0.99. Por poner un ejemplo, una ocupación agrícola tiene un I±²I de 16 puntos, mientras que una
ocupación en la manufactura no calificada tiene un puntaje de 20. Por tanto, la diferencia por sexo del efecto de la
escolaridad sobre el puntaje de I±²I de su ocupación representa una cuarta parte de la distancia entre una ocupación
agrícola y una manual no calificada en el sector manufacturero.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
397
Figura 4
Modelos de estratificación ocupacional por condición de migración
con coeficientes de trayectoria no estandarizados
Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la ENCEL07
±ota: la línea sólida representa una relación que es estadísticamente significativa con un 95% de
confianza y la línea punteada indica que no es estadísticamente significativa en este nivel.
Fuente:
elaboración propia con base en ENCEL07.
²n el cuadro 6 es posible apreciar que el factor que más incide en el logro ocupacional de
los jóvenes es su escolaridad, lo cual se sostiene tanto para los no migrantes como para los
migrantes e incluso, según se observa en el cuadro 5,
tiene una magnitud semejante en am-
bos grupos. ±o obstante, en el cuadro 6 también se puede observar que la suma de efectos
de las variables adscritas es mayor en términos relativos (comparando con el tamaño del
efecto de la escolaridad) en el caso de los no migrantes que en el de los migrantes. Así, si
bien la escolaridad es fundamental para cualquier joven independientemente de su condi-
ción de migración, parece ser que la emigración constituye una forma en que ellos logran
alejarse del efecto directo de sus orígenes sociales y depender de mayor forma del nivel edu-
cativo que han adquirido.
³os resultados evidencian que en la determinación del estatus ocupacional de los jóve-
nes participan tanto los factores adscritos como los adquiridos, lo cual coincide con análisis
empíricos previos de otras poblaciones. Se observa que, en todos los casos, la escolaridad
del joven es el factor que, por sí solo, tiene mayor peso en la explicación de su logro ocu-
pacional. ²l estatus ocupacional del padre es el segundo factor más importante para el
conjunto, pero dicha relación se sostiene entre los hombres y no migrantes, mientras que
no se manifiesta en el caso de las mujeres y los migrantes. ²sto apunta a la importancia de
la segregación laboral por sexo y del contexto de inserción laboral en el desenlace ocupa-
cional de los jóvenes. ²s posible que dicha segregación en el caso de las mujeres y el cambio
de estructura de oportunidades que experimentan los migrantes, ejerzan un efecto tal que
²ducación
padre
Ocupación
padre
²ducación
hijo
Ocupación
hijo
²dad
.21
.22
.23
.97
.55
-.12
²ducación
madre
.23
.94
.94
.45
.23
.12
.10
No migrantes
²ducación
padre
Ocupación
padre
²ducación
hijo
Ocupación
hijo
²dad
.12
.03
.27
1.13
.20
-.08
²ducación
madre
.18
.95
.95
.42
-.40
.08
.36
Migrantes
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
398
contrarreste, al menos un poco, la influencia directa de la ocupación de sus padres sobre
su posición ocupacional.
Cuadro 5
Comparación de coeficientes de trayectoria no estandarizados. Por condición de migra-
ción. Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la EN±EL07
 
Variables endógenas
Educación del joven
Ocupación del joven
Variables an-
tecedentes
No
migrantes
Migran-
tes
Compa-
ración
No migrantes
Migrantes
Compara-
ción
Efectos directos
Efectos
Efectos
D
I
 
p
1
D
I
T
D
I
T
p
1
p
1
²ducación
padre
0.23***
0.27***
0.43
0.10
0.22***
0.32
0.36**
0.20***
0.56
0.21
0.25
²ducación
madre
0.23***
0.18***
0.33
0.23***
0.23***
0.46
-0.40**
0.20***
-0.20
0.00
0.70
Ocupación
padre
--
--
--
0.22***
0.00
0.22
0.03
0.00
0.03
0.00
--
²dad joven
-0.12***
-0.08
0.50
0.55***
0.11***
0.66
0.20
-0.09
0.11
0.13
0.68
²ducación
joven
--
--
--
0.97***
0.00
0.97
1.13***
0.00
1.13
0.33
--
Total
 
 
0.70
 
0.00
³ota: D= ²fecto directo; I= ²fecto indirecto; T= ²fecto total.
*significativo al 10%; **significativo al 5%; ***significativo al 1%.
1/²l valor de p indica la significancia estadística de la prueba de hipótesis de igualdad entre los co-
eficientes de ambos subgrupos.
Fuente:
elaboración propia con base en EN±EL07.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
399
Cuadro 6
Coeficientes de trayectoria estandarizados
y coeficientes de determinación de las regresiones.
Por condición de migración. Jóvenes rurales de 18 a 24 años de la EN±EL07
 
No migrantes
Migrantes
Variables endógenas
²ogro
educativo del
joven
²ogro ocupacional del joven
²ogro
educativo del
joven
²ogro ocupacional del joven
³fectos
R
2
³fectos
R
2
³fectos
R
2
³fectos
R
2
Variables
antecedentes
Total
Directo
Indirecto
Total
Total
Directo
Indirecto
Total
³ducación
padre
0.19***
0.11
0.02
0.05***
0.07
0.12
0.23***
0.10
0.08**
0.07***
0.15
0.09
³ducación
madre
0.18***
0.05***
0.05***
0.10
0.14***
-0.08**
0.04***
-0.04
Ocupación
padre
--
0.15***
0.00
0.15
--
0.02
0.00
0.02
³dad joven
-0.08***
0.10***
-0.02***
0.08
-0.05
0.03
-0.02
0.01
³ducación
joven
--
0.27***
0.00
0.27
--
0.29***
0.00
0.29
1/ ³n el modelo planteado, la variable “educación del joven” como variable endógena no recibe efectos
indirectos, por lo tanto los efectos directos son iguales a los totales.
Fuente:
elaboración propia con base en EN±EL07.
Se confirma que la educación del padre y de la madre son factores importantes en el proceso,
pero su efecto sobre el estatus ocupacional de los hijos ocurre principalmente de forma indi-
recta a través de su influencia sobre la escolaridad de éstos. ²a educación de la madre incide
de forma directa en el caso de las mujeres, los no migrantes y los migrantes, mientras que
la del padre tiene un efecto directo sobre el conjunto de los jóvenes, los varones y los mi-
grantes. ²a edad, por su parte, ejerce en el grupo agregado y en todos los subgrupos (con
excepción de los migrantes) un efecto total positivo sobre la variable final (el efecto posi-
tivo que tiene sobre el logro ocupacional compensa y rebasa el negativo que tiene sobre el
logro educativo). ³sto coincide con lo que se conoce empíricamente: a mayor edad, mayor
estatus ocupacional.
Como balance, puede decirse que aunque la escolaridad prevalece en la cima en cuanto a
la magnitud de su importancia en comparación con las otras variables estudiadas, el conjunto
de factores adscritos ejercen también una influencia de magnitud notable en la estratifica-
ción ocupacional de estos individuos. Sin embargo, el peso de los factores relacionados con
el origen socioeconómico es mayor entre los hombres y los no migrantes en comparación
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
400
con las mujeres y los migrantes. Esto muestra que la estructura de oportunidades en la cual
los jóvenes se insertan al mercado de trabajo desempeña un rol fundamental. No obstante,
esta ventaja relativa de las mujeres y los migrantes respecto a los varones y no migrantes no
significa que tengan una posición favorable en comparación con los jóvenes a nivel nacional.
Reflexiones finales
La juventud es una etapa del curso de vida marcada por transiciones vitales que son deter-
minantes para el futuro de los individuos. En este período, la educación y el trabajo pueden
constituirse en mecanismos de reproducción o de cambio social. Los jóvenes enfrentan desafíos
complejos, pero algunos de ellos lo hacen con menores recursos y en contextos de oportu-
nidades de mayor precariedad. La desigualdad social y la pobreza que prevalecen en México
se expresan en las notables diferencias existentes entre los jóvenes en su búsqueda por lograr
trayectorias de vida que conduzcan al bienestar. En el caso de los jóvenes que provienen de
hogares en condiciones de pobreza y de localidades rurales, un conjunto de desventajas se
agregan y conspiran a favor de la reproducción de la condición social de sus padres.
Los estudios de movilidad social han mostrado que si bien no hay sociedades en las que la
transmisión intergeneracional de la desigualdad pueda evitarse por completo, existen aque-
llas que logran ampliar la igualdad de oportunidades y ofrecer a sus ciudadanos nacidos en
condiciones de desventaja altas posibilidades de trascender su herencia social. Desafortu-
nadamente, México no figura entre estos casos. Por el contrario, es un país con un sistema
de movilidad social rígido que favorece el mantenimiento del
estatus quo
entre una gene-
ración y la siguiente. No obstante, existen resquicios que pueden utilizarse para promover
un cambio y mejorar las perspectivas de vida de la población mexicana que ha nacido en el
seno de una familia con carencias socioeconómicas.
El análisis presentado ha buscado contribuir al conocimiento de los factores que parti-
cipan en la relación existente entre el origen social y el destino ocupacional de jóvenes con
orígenes en hogares rurales en condición de pobreza extrema. Los resultados empíricos
de los modelos aplicados evidencian que tanto los factores vinculados con el origen social
como la educación inciden en el proceso de determinación de su estatus ocupacional. Asi-
mismo, los resultados entre los grupos desagregados por sexo y condición de migración
ejemplifican el efecto de factores macrosociales (como la segregación de género del mer-
cado laboral y las características de los mercados de trabajo locales y regionales) sobre los
desenlaces ocupacionales.
Uno de los elementos relevantes a resaltar es que, incluso para aquellos que se encuen-
tran en lo más bajo de la pirámide social, la educación aún tiene el potencial de favorecer
una ruptura de la reproducción social. Por tanto, no debe soslayarse la idea de que mejo-
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
401
rar la educación de este sector puede tener un potencial transformador. En ese tenor, un
programa como Oportunidades (y otros que impulsen mejoras educativas) podría contri-
buir favorablemente si logra elevar de forma sustantiva la escolaridad de los individuos y la
calidad de su aprendizaje. Pero entonces, ¿cómo se explica que Oportunidades, a pesar de
conseguir aumentar la escolaridad de sus beneficiarios, no tuvo un impacto sobre la desigual-
dad de oportunidades laborales en la que se desenvuelven ni sobre su estatus ocupacional?
La respuesta puede ensayarse por una doble vía. Primero, el impacto de Oportunidades
en la escolaridad, si bien ha sido positivo, también ha sido modesto. El promedio de años de
escolaridad de los jóvenes del grupo de estudio corresponde al de secundaria incompleta,
menor al del promedio nacional y muy distante del que ostentan los jóvenes de estratos al-
tos, lo cual les impide competir en igualdad de circunstancias por los puestos de trabajo.
Además, es conocido que este sector de la población tiene acceso a educación de calidad de-
ficiente, así como bajos niveles de aprovechamiento. Si la educación ha de funcionar como
motor de movilidad social y cambio, debe asegurarse el acceso a educación de calidad y lle-
gar hasta el nivel superior a todos los niños y jóvenes mexicanos.
Segundo, el programa no tiene intervenciones que favorezcan los vínculos entre educa-
ción y trabajo, además de que se ha instrumentado en un contexto económico y de política
pública que más bien contribuye a reproducir las desigualdades. El magro desempeño del
modelo de desarrollo económico vigente, el bajo efecto redistributivo de la política pública,
el carácter segmentado y estratificado de las instituciones de bienestar social en México y
la precarización del mercado laboral, entre otros factores, se conjugan para conformar un
espacio en el cual el cambio social difícilmente podría tener lugar.
Por ello adquiere importancia una enseñanza básica de los estudios de movilidad inter-
generacional: en el vínculo entre origen social y destino ocupacional intervienen diversos
factores, unos que favorecen la reproducción y otros el cambio. Para debilitar la transmisión
intergeneracional de ventajas y desventajas es necesario tener incidencia de forma simul-
tánea sobre ellos, tanto a nivel macrosocial como individual. Así, la incidencia en el capital
humano de los individuos es necesaria, pero no suficiente.
La experiencia de los países con mayor fluidez social (como es el caso de los escandinavos,
por ejemplo) obliga a valorar la aportación de un sistema de bienestar fuerte y la implemen-
tación de políticas de índole diversa que sean conducentes a la reducción de la rigidez de la
estratificación; la disminución de la inequidad en la distribución del ingreso y de la desigual-
dad social en sus distintas dimensiones; la redistribución de las oportunidades educativas
y laborales entre los miembros de la sociedad; la articulación del sistema educativo y los
mercados de trabajo; la ampliación de la demanda laboral en puestos de calidad; y la regu-
lación de los mercados laborales de tal forma que se garantice la protección de los derechos
laborales y el rol del trabajo como un medio para acceder a mejores oportunidades de vida.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
402
Referencias bibliográficas
Asher, Herbert, (1983)
Causal modelling. Series on Quantitative Applications in the Social
Sciences
. Núm. 07-003. Beverly Hills y Londres, Sage Publications.
Blanco, Emilio, (2011)
Los límites de la escuela: educación, desigualdad y aprendizaje en Méx-
ico
. México, El Colegio de México.
Blau, Peter y Otis Duncan, ([1967] 2001) “Te process of stratification” en David Grusky
(ed.),
Social Stratification in Sociological Perspective. Class, Race and Gender.
Colorado,
Westview Press, pp.: 390-403.
Bobbio, Norberto, (1993)
Igualdad y libertad
. Barcelona, Paidós.
Breen, Richard y Jan Jonsson, (2005) “Inequality of Opportunity in Comparative Perspec-
tive: Recent Research on Educational Attainment and Social Mobility” en
Annual Review
of Sociology.
Vol. 31, agosto, pp.: 223-243.
±²³´µ¶·, (2013)
Informe de pobreza en México, 2012
. México, ±²³´µ¶·.
±²³´µ¶·, (2014) “Medición de la pobreza” en ±²³´µ¶·. Disponible en: <http://www.cone-
val.gob.mx/Medicion/Paginas/Evolucion-de-las-dimensiones-de-la-pobreza-1990-2010-.
aspx> [Consultado el 2 de octubre de 2014].
Cortés, Fernando, y Agustín Escobar, (2007) “Modelos de acumulación de capital y mo-
vilidad social. Un estudio en seis ciudades mexicanas” en Cortés, Fernando, Escobar,
Agustín y Patricio Solís (coords.),
Cambio estructural y movilidad social en México
. Méx-
ico, El Colegio de México, pp.: 21-74.
Erikson, Robert, y John Goldthorpe, (2002) “Intergenerational Inequality: A Sociological
Perspective” en
Journal of Economic Perspectives.
Vol. 16, núm. 3, verano, pp.: 31-44.
Nashville, American Economic Association.
Foster, Jeremy; Barkus, Emma y Christian Yavorsky, (2006)
Understanding and Using Ad-
vanced Statistics
. Londres, Sage Publications.
Ganzeboom, Harry; ¸reiman, Donald y Wout Ultee, (1991) “Comparative Intergenerational
Stratification Research: Tree Generations and Beyond” en
Annual Review of Sociology.
Vol. 17, agosto, pp.: 277-302.
Ganzeboom, Harry y Donald ¸reiman, (1996) “Internationally Comparable Measures of
Occupational Status for the 1988 International Standard Classification of Occupations”
en
Social Science Research.
Vol. 25, núm. 3, septiembre, pp.: 201-239.
González de la Rocha, Mercedes, (2008) “La vida después de Oportunidades: impacto del
programa a diez años de su creación” en ¹³º» (coord.),
A diez años de intervención. Evalu-
ación externa del Programa Oportunidades 2008 en zonas rurales (1997-2007). Tomo I.
Efectos de Oportunidades en áreas rurales a diez años de intervención
. México, ¹³º», pp.:
125-198.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
403
Hout, Michael y Tomas DiPrete, (2006) “What We Have Learned: RC28’s Contributions
to Knowledge about Social Stratification” en
Research in Social Stratification and Mobil-
ity.
Vol. 24, núm. 1, 4
th
quarter, pp.: 1-20.
Ibarrarán, Pablo y Juan Manuel Villa, (2010) “Labor Insertion Assessment of Conditional
Cash ±ransfer Programs: A Dose-Response Estimate for Mexico’s Oportunidades”
Disponible en: <http://economiccluster-lac.org/images/pdf/eventos/NIPabril2010/Villa_
Ibarraran_LABOR_INSER±ION_ASSESSMEN±_CC±_PROGRAMS.pdf> [Consultado
el 10 de noviembre de 2011].
Kerbo, Harold, (2006)
Social Stratification and Inequality: Class Conflict in Historical, Com-
parative and Global Perspective
. Nueva York, McGraw-Hill.
Kerckhoff, Alan, (1995) “Institutional Arrangements and Stratification Processes in Iindus-
trial Societies” en
Annual Review of Sociology.
Vol
.
21, agosto, pp.: 323-347.
Lin, Nan, (1999) “Social Networks and Status Attainment” en
Annual Review of Sociology.
Vol
. 25
, agosto, pp.: 467-487.
Mare, Robert, (2001) “Observations on the Study of Social Mobility and Inequality” en
Grusky, David (ed.),
Social Stratification in Sociological Perspective. Class, Race and Gen-
der
. Colorado, Westview Press, pp.: 477-488.
Mier y ±erán, Marta y Carla Pederzini, (2010) “Cambio sociodemográfico y desigualdades
educativas” en Arnaut, Alberto y Silvia Giorguli (coords.),
Educación. Los grandes prob-
lemas de México.
Vol. 7, México, El Colegio de México, pp.: 623-657.
Mora, Minor y Orlandina de Oliveira, (2010) “Las desigualdades laborales: evolución, pa-
trones y tendencias” en Cortés, Fernando y Orlandina de Oliveira (coords.),
Desigualdad
social. Los grandes problemas de México.
Vol. 5, México, El Colegio de México, pp.: 101-139.
Mora, Minor y Orlandina de Oliveira, (2011) “Los dilemas de la integración laboral juvenil
en tiempos de crisis” en De la Garza, Enrique (coord.),
La situación del trabajo en Méx-
ico, 2010.
México, UAM-Iztapalapa, pp.: 167-209.
Mora, Minor y Orlandina de Oliveira, (2014)
Los jóvenes frente a la desigualdad: desafíos y
paradojas
. Méxicp, El Colegio de México.
Oliveira, Orlandina de, (2006) “Jóvenes y precariedad laboral en México” en
Papeles de po-
blación.
Vol. 12, núm. 49, julio-septiembre. ±oluca, Universidad Autónoma del Estado
de México, pp.: 37-73.
Oliveira, Orlandina de, (2009) “El trabajo juvenil en México a principios del siglo XX²” en
Renglones
. Núm. 61, Guadalajara, ²³´µ¶, pp.: 37-69.
Presidencia de la República, (2014)
2do informe de gobierno. 2013-2014
. México, Gobierno
de los Estados Unidos Mexicanos.
Puga, Ismael, y Patricio Solís, (2010) “Estratificación y transmisión de la desigualdad
en Chile y México. Un estudio empírico en perspectiva comparada” en Serrano, Julio
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
I
LIANA
Y
ASCHINE
404
y Florencia Torche (coords.),
Movilidad social en México. Población, desarrollo y crec-
imiento
. México, Centro de Estudios Espinosa Yglesias, pp.: 189-228.
Rodríguez-Oreggia, Eduardo y Samuel Freije, (2008) “Una evaluación de impacto sobre el
empleo, los salarios y la movilidad ocupacional intergeneracional del Programa Oportu-
nidades” en IN±² (coord.),
A diez años de intervención. Evaluación externa del Programa
Oportunidades 2008 en zonas rurales (1997-2007). Tomo I. Efectos de Oportunidades en
áreas rurales a diez años de intervención
. México, IN±², pp.: 61-124.
Saraví, Gonzalo, (2009)
Transiciones vulnerables. Juventud, desigualdad y exclusión en México
.
México, ³I´±A±.
Schmelkes, Sylvia, (1997)
La calidad en la educación primaria: un estudio de caso
. México, f³´.
Sewell, Willian; Haller, µrchibald, y µlejandro Portes, ([1969] 2001) “¶e Educational and
Early Occupational µttainment Process” en Grusky, David (ed.),
Social Stratification in
Sociological Perspective. Class, Race and Gender
. Colorado, Westview Press, pp.: 410-421.
Solís, Patricio, (2005) “Cambio estructural y movilidad ocupacional en Monterrey, México”
en
Estudios Sociológicos.
Vol.23, núm. 67. México, El Colegio de México, pp.: 43-74.
Solís, Patricio, (2007)
Inequidad y movilidad social en Monterrey
. México, El Colegio de
México.
Solís, Patricio; Cortés, Fernando y µgustín Escobar, (2007) “Discusión general” en Cortés,
Fernando, Escobar, µgustín y Patricio Solís (coords.),
Cambio estructural y movilidad
social en México
. México, El Colegio de México, pp.: 371-382.
Solís, Patricio y Fernando Cortés, (2009) “La movilidad ocupacional en México: rasgos ge-
nerales, matices regionales y di·erencias por sexo” en Rabell, Cecilia (coord.),
Tramas
familiares en el México contemporáneo. Una perspectiva sociodemográfica
. México, ¸NA¹/
El Colegio de México, pp.: 395-433.
Solís, Patricio, (2010) “La desigualdad de oportunidades y las brechas de escolaridad” en
µrnaut, µlberto y Silvia Giorguli (coords.),
Educación. Los grandes problemas de México.
Vol. 7, México, El Colegio de México, pp.: 599-621.
Torche, Florencia, (2010) “Cambio y persistencia en la movilidad intergeneracional en
México” en Serrano, Julio y Florencia Torche (coords.),
Movilidad social en México. Pobla-
ción, desarrollo y crecimiento
. México, Centro de Estudios Espinosa Yglesias, pp.: 71- 134.
Turner, Bryan, (1986)
Equality
. Chichister, Ellis Horwood.
Yaschine, ºliana, (2012)
¿Oportunidades? Movilidad social intergeneracional e impacto en
México.
México, El Colegio de México, tesis de doctorado.
Yaschine, ºliana, (2014) “ºmpacto del programa Oportunidades en el logro ocupacional de
jóvenes origen rural en México” en Mora, Minor y Orlandina de Oliveira (coords.),
Los
jóvenes frente a la desigualdad: desafíos y paradojas
. México, El Colegio de México, pp.:
191-238.
Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional Autónoma de México
Nueva Época, Año LX, núm. 223
enero-abril de 2015
pp. 377-406
ISSN-0185-1918
¿A
LCANZA
LA
EDUCACIÓN
PARA
SALIR
DE
LA
POBREZA
?
405
Yaschine, Iliana; Hernández, Bernardo y José Urquieta, (2008)
Agenda integral de evalua-
ción del Programa Oportunidades 2007-2008
. México, ±NSp.
Zenteno, René y Patricio ²olís, (2007) “Continuidades y discontinuidades de la movilidad
ocu³acional en México” en Cortés, Fernando, Escobar, Agustín y Patricio ²olís (coords.),
Cambio estructural y movilidad social en México
. México, El Colegio de México, ³³.:
123-161.
logo_pie_uaemex.mx