Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
DE LA INTEGRACIÓN A LA INCLUSIÓN: EVOLUCIÓN Y CAMBIO EN
LA MENTALIDAD DEL ALUMNADO UNIVERSITARIO DE
EDUCACIÓN ESPECIAL EN UN CONTEXTO UNIVERSITARIO
ESPAÑOL
FROM INTEGRATION TO INCLUSION: EVOLUTION AND CHANGE IN THE MENTALITY
OF UNIVERSITY STUDENTS OF SPECIAL EDUCATION IN SPANISH UNIVERSITY
CONTEXT
Volumen 13, Número 3
Setiembre - Diciembre
pp. 1-27
Este número se publicó el 30 de setiembre de 2013
Juan José Leiva Olivencia
Revista indizada en
REDALYC
,
SCIELO
Revista distribuida en las bases de datos:
CATÁLOGO DE LATINDEX
, IRESIE
,
CLASE
,
DIALNET
,
DOAJ
,
E-REVIST@S
,
SHERPA/ROMEO
, QUALIS
, MIAR
Revista registrada en los directorios:
ULRICH’S
, REDIE
, RINACE
, OEI
, MAESTROTECA
, PREAL
, CLASCO
Los contenidos de este artículo están bajo una licencia
Creative Commons
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
1
DE LA INTEGRACIÓN A LA INCLUSIÓN: EVOLUCIÓN Y CAMBIO EN
LA MENTALIDAD DEL ALUMNADO UNIVERSITARIO DE
EDUCACIÓN ESPECIAL EN UN CONTEXTO UNIVERSITARIO
ESPAÑOL
FROM INTEGRATION TO INCLUSION: EVOLUTION AND CHANGE IN THE MENTALITY
OF UNIVERSITY STUDENTS OF SPECIAL EDUCATION IN SPANISH UNIVERSITY
CONTEXT
Juan José Leiva Olivencia
1
Resumen
. El presente artículo pretende suscitar la reflexión pedagógica sobre el cambio de mentalidad que se
ha producido en un grupo estudiantil de la carrera de Educación Especial en la Facultad de Educación de la
Universidad de Málaga (Andalucía, España). El objetivo era estudiar el sentido y el significado de una educación
que está evolucionando con claridad desde una perspectiva pedagógica de integración hacia una de inclusión
social y educativa. Para recoger los datos se realizaron entrevistas semiestructuradas y autoinformes a 70
estudiantes, posteriormente, se desarrolló un análisis cualitativo de contenido. Como resultado del análisis se
pone de relieve que esta evolución conceptual resulta sumamente positiva en el ámbito universitario y que es
necesario articular nuevos discursos y prácticas docentes que proyecten e iluminen la idea de que la educación
inclusiva es un proceso de cambio permanente.
Palabras
clave:
EDUCACIÓN
INCLUSIVA,
EDUCACIÓN
ESPECIAL,
FORMACIÓN
INICIAL
DEL
PROFESORADO, CULTURA DE LA DIVERSIDAD, ESPAÑA.
Abstract
. This article pretends to raise pedagogical reflection about the change of mindset that has taken place in
a student group from the program of special education in the Faculty of Education of the University of Malaga
(Andalusia, Spain). The objective was to study the meaning and significance of education that is evolving with
clearly from a pedagogical perspective of integration toward social and educational inclusion. To collect data on
semi-structured interviews and personal reports were conducted with 70 students; afterwards, a qualitative
analysis of content was developed. Among the results founded it highlights that this conceptual evolution is
extremely positive in the university context and that it is necessary to articulate new discourses and teaching
practices that project and illuminate the idea that inclusive education is a process of permanent change.
Key words:
INCLUSIVE EDUCATION, SPECIAL EDUCATION, INITIAL TEACHER TRAINING, CULTURE OF
DIVERSITY, SPAIN.
1
Profesor del Departamento de Didáctica y Organización
Escolar, Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad
de Málaga, España.
Dirección electrónica:
juanleiva@uma.es
Artículo recibido
: 1° de abril, 2013
Aprobado
: 12 de setiembre, 2013
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
2
1.
Introducción
Los sistemas educativos actuales vienen afrontando en las últimas décadas el reto de
la calidad y la excelencia educativa en una era compleja y en permanente cambio social
(Pérez, 2012). Así, hablar de inclusión educativa y social es indagar en una formación de
calidad y excelencia en todas las instituciones formativas del siglo XXI, y ello implica una
formación que también debe ser inclusiva, sustentadora de valores, principios y convicciones
democráticas y solidarias.
Ahora bien, no se puede olvidar que la excelencia también depende del grado de
inclusión de todo el alumnado, también de aquel que puede mostrar en algún momento de su
escolarización algún tipo de necesidad educativa específica (Escudero y Martínez, 2011). Es
decir, la calidad y la excelencia académica deben atender a parámetros de equidad y de
atención a la diversidad para la construcción de una escuela más igualitaria, que ofrezca
realmente igualdad de oportunidades para la mejor cohesión y progreso social. En este
punto, nadie duda de la necesidad educativa de un cambio de paradigma, en la mentalidad y
en la propia identidad de los centros educativos en relación a la educación inclusiva, que
todavía persiste identificándose como una educación especial que aboga por la integración y
no por la inclusión (López, 2004 y 2006; Stainback y Stainback, 2001).
Además, en el caso concreto de las políticas de atención a la diversidad emprendidas
por las administraciones educativas autonómicas del Estado Español, si bien desde una
perspectiva teórica se opta por la inclusión; la práctica, normas y procedimientos de
escolarización del alumnado con necesidades educativas especiales puede llegar a provocar
procesos de segregación de algunos de ellos en centros de educación especial, lo cual va en
detrimento de la inclusión social y pedagógica (Susinos y Parrilla, 2008), no solamente
defendida por profesionales de la educación sino por muchas familias e instancias sociales
(Echeita, 2006).
Es decir, a nivel teórico e incluso de normativa vigente se defiende la
inclusión educativa (MECD, 2006), pero la traducción burocrática y administrativa de los
procesos de escolarización y de organización escolar en ocasiones desvirtúa el sentido y
esencia de los principios pedagógicos de la inclusión.
2.
La Educación inclusiva: conceptualización y fundamentos teóricos
Educar
en
la
diferencia
supone
una
actitud
de
valoración
positiva
hacia
la
comunicación e interacción entre personas diferentes, y hacia la comprensión de lo diverso
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
3
como un factor de aprendizaje positivo y necesario en las actuales organizaciones escolares.
Ahora bien, el reto es complejo, y en la actualidad defendemos la idea de que la educación
inclusiva se encuentra entre el deseo de ser una propuesta educativa crítica, y la realidad de
encontrarse en una encrucijada de caminos que van desde la segregación encubierta del
alumnado con necesidades educativas especiales a la falta de profesionales especializados,
así como la escasa formación en educación inclusiva de todo el profesorado y la comunidad
educativa.
En este sentido, todavía existe un enfoque curricular compensatorio o deficitario en el
tratamiento educativo del alumnado con necesidades educativas especiales, lo cual es a
todas luces reprochable no solamente por el mundo académico comprometido, sino también
por los profesionales de la educación y la orientación educativa, así como por las familias
que viven con malestar cómo el sistema educativo no es capaz de garantizar una atención
inclusiva y de calidad –en igualdad– a sus hijos e hijas (Ainscow, 2001; Arnaiz, 2003).
En el ámbito de la formación universitaria, en el caso concreto de las Facultades de
Ciencias de la Educación, también es digno de mencionar la necesidad de profundizar en la
concepción pedagógica inclusiva no sólo del alumnado, sino también del profesorado. Las
instituciones universitarias de educación deben ser motores de cambio educativo y de
transformación de mentalidades sociales para la mejora y el progreso de la sociedad y la
ciencia.
En el caso concreto de la mención de Educación Inclusiva que algunas universidades
andaluzas y españolas han incorporado en los planes de estudio de los nuevos grados de
Educación
Primaria
(donde
se
encuentra
la
especialidad
de
Educación
Inclusiva,
anteriormente denominada Educación Especial), es posible que sea necesario un mayor
nivel de especialización, ya que no podemos olvidar la importancia de promover una
formación inclusiva en todas las materias, lo cual resulta un eje vertebrador de una docencia
comprometida y crítica en tiempos de incertidumbre social y económica como la que estamos
viviendo en España desde el año 2008 hasta la actualidad. Así pues, no podemos negar que
muchos docentes universitarios defiendan una perspectiva abierta, holística y compleja de la
educación inclusiva, partiendo de la propia definición que hace la UNESCO (2005, p.14):
La educación inclusiva puede ser concebida como un proceso que permite abordar y
responder a la diversidad de las necesidades de todos los educandos a través de una
mayor participación en el aprendizaje, las actividades culturales y comunitarias y
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
4
reducir la exclusión dentro y fuera del sistema educativo. Lo anterior implica cambios y
modificaciones de contenidos, enfoques, estructuras y estrategias basados en una
visión común que abarca a todos los niños en edad escolar y la convicción de que es
responsabilidad del sistema educativo regular educar a todos los niños y niñas. El
objetivo de la inclusión es brindar respuestas apropiadas al amplio espectro de
necesidades de aprendizaje tanto en entornos formales como no formales de la
educación. La educación inclusiva, más que un tema marginal que trata sobre cómo
integrar a ciertos estudiantes a la enseñanza convencional, representa una perspectiva
que debe servir para analizar cómo transformar los sistemas educativos y otros
entornos de aprendizaje, con el fin de responder a la diversidad de los estudiantes. El
propósito de la educación inclusiva es permitir que los maestros y estudiantes se
sientan cómodos ante la diversidad y la perciban no como un problema, sino como un
desafío y una oportunidad para enriquecer las formas de enseñar y aprender.
En este punto, compartimos con el profesor López (2004 y 2006) quien plantea la
necesidad de formar a los futuros docentes, los docentes del siglo XXI, en una cultura de la
diversidad que fundamenta la educación inclusiva, su concepción y sus prácticas didácticas.
Y es que plantea que, en un sistema escolar moderno, el alumnado, lejos de ser un mero
receptor
pasivo
de
información
y
normas,
aprende
de
manera
activa
explorando,
seleccionando y transformando el material de aprendizaje. Dentro de esta visión moderna
está el pensamiento del constructivismo piagetiano, por un lado, que supone que el
alumnado necesita de un entorno que le estimule para la resolución de problemas y les
permita
desarrollar
y
practicar
sus esquemas
mentales
y,
por
otro,
el
pensamiento
vygotskyano, que subraya que el hecho de que el alumno sea capaz de aprender por su
cuenta es más un resultado del proceso educativo que un punto de partida del mismo. Esto
supone un cambio no sólo de mentalidad para el futuro profesorado, sino que en su vivencia
como alumnado puede suponer una nueva mirada a su propio ser y estar en aulas
universitarias que también promuevan la inclusión y el aprendizaje cooperativo como
elementos clave.
Vivimos en un mundo en constante cambio, especialmente en el ámbito educativo.
Existe una preocupación cada vez mayor por mejorar el capital humano y el bienestar social,
y ahí el papel de la educación es de suma importancia, ya que invertir en educación no es un
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
5
gasto sino una inversión de futuro, de crecimiento social y desarrollo económico (Verdugo,
2009). Los procesos de transformación que hace unas décadas podían alargarse durante
años se suceden ahora vertiginosamente gracias a la rapidez e inmediatez que nos
proporcionan las TIC. Lo que hoy es nuevo, mañana resulta anticuado. Así pues, nos
encontramos con un nuevo mapa político, social y cultural que se dibuja como inestable por
su naturaleza altamente variable. La escuela, como institución integrante de la sociedad y
reflejo de ella, no puede permanecer ajena al cambio de escenario y se ve obligada a
renovarse para dar respuesta a los desafíos que la sociedad del siglo XXI le presenta. La
creciente proporción de alumnado extranjero por clase, la disparidad de conocimientos, de
culturas, de estilos de vida.
.. (todo ello sin disminución en la ratio de discentes por aula) dan
forma a un rompecabezas de difícil solución. Por un lado, la sociedad nos exige una mayor
preparación académica para afrontar una realidad cada vez más compleja; por otro, la
escuela intenta hacer frente a dicha complejidad con estrategias que no siempre se
corresponden con la diversidad imperante en las aulas.
Resulta evidente que este panorama educativo genera nuevas necesidades de
formación en los docentes encargados de desarrollar prácticas educativas capaces de
responder con garantías de éxito ante el desafío de una nueva educación para una nueva
sociedad. Son numerosos los autores que coinciden en señalar que el profesorado es el
agente clave para el cambio de cualquier sistema educativo y que de su actuación depende
el éxito de todo programa de innovación educativa. De ahí que la formación de los docentes
se convierta en un aspecto de especial atención dentro de la provisión educativa.
Recientemente, en el contexto de la Unión Europea, con la reforma de los planes de
estudio universitarios para su adaptación al EEES (Espacio Europeo de Educación Superior),
hemos presenciado la aparición de nuevos módulos curriculares adaptados a las nuevas
necesidades
de
formación.
En
el
caso
del
grado
de
Educación
Primaria,
resulta
especialmente significativa en algunas Facultades de Ciencias de la Educación la aparición
de la asignatura “
Hacia una escuela inclusiva: modelos y prácticas
”, ya que supone el
reconocimiento institucional a la necesidad de que todo docente se forme en el manejo de
las estrategias de desarrollo de prácticas de carácter inclusivo.
La escuela inclusiva se
presenta como respuesta no sólo al escenario educativo actual, sino también al social.
Debemos recordar que la escuela es el primer lugar donde niños y niñas de diferentes
entornos sociales se encuentran y por tanto, el lugar idóneo para aprender a convivir en la
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
6
diversidad. La experiencia nos enseña que si no aprendemos a valorar las diferencias en el
aula, difícilmente aprenderemos a hacerlo en una sociedad con un marcado carácter elitista,
competitivo y materialista. La escuela inclusiva, en tanto que se propone erradicar cualquier
forma de discriminación y promover la cohesión social, se puede concebir como la esperanza
de transformación de la sociedad hacia un futuro más justo, más equitativo y, en definitiva,
más humana.
El origen del movimiento inclusivo se sitúa en los países anglosajones, dentro del
marco de la educación especial. Es por ello que tradicionalmente se ha asociado a la
educación inclusiva con una educación sólo para el alumnado con necesidades específicas
de atención educativa, cuando la realidad es que la escuela inclusiva se concibe como una
escuela para todos y todas.
Si bien son diversas las definiciones sobre educación inclusiva que podemos encontrar
en la literatura, en un intento por sintetizar sus bases podríamos decir que la escuela
inclusiva reconoce la diversidad como valor, de modo que todo el mundo tiene cabida en ella
en situación de igualdad. El reconocimiento de las diferencias individuales nos lleva al
reconocimiento de la diversidad, no sólo cognitivo sino también emocional y del mundo de
valores. Así, desde el punto de vista de la inclusión social y educativa, la diversidad es
reconocimiento de diferencias y valoración de ellas, esto es, necesidad de aprovechamiento
de las mismas para todo el alumnado y la comunidad educativa, y no una lacra perturbadora
de la convivencia escolar.
Quizá esta última idea sea una de las más importantes: la diversidad
se valora
; esto
es, no se considera deficiencia, carencia o desviaciones de un perfil normativo. Si
comparamos a un individuo con un perfil normativo (y le pedimos que
se adapte
a él), no
estaremos
reconociendo
sus
peculiaridades,
sino
la
desigualdad.
Entonces
surge
la
jerarquía, porque hay quien supera la norma y quien queda debajo de ella, diciéndose de
estos últimos que han
fracasado
(porque
no tienen el
“nivel”
requerido). Por tanto, la
desigualdad surge cuando se institucionalizan las diferencias como deficiencias, y es este
etiquetado de deficiencia el que justifica la exclusión. Efectivamente, la desigualdad va más
allá de la escuela, de los métodos pedagógicos y de los procesos de evaluación que se
emplean en las aulas (Miles y Singal, 2009). La desigualdad se encuentra enmarcada en la
mentalidad colectiva y es necesario romper con toda una serie de prejuicios y estereotipos
hacia los niños y niñas con discapacidad, así como con sus familias (López, 2004).
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
7
La UNESCO (2009) establece que la educación inclusiva se basa en el derecho de
todo el alumnado a recibir una educación de calidad que se ocupe de sus necesidades
básicas de aprendizaje y que enriquezca su vida. Si bien la educación inclusiva presta
especial atención a grupos vulnerables y marginados, su fin es desarrollar al completo el
potencial de todo individuo y no sólo el de grupos específicos. Conviene además distinguir el
movimiento inclusivo como una propuesta diferente al modelo de integración educativa
extendido en numerosos países occidentales.
La inclusión es un proceso, un camino que emprenden las escuelas con el fin último de
conseguir progresivamente que todos sus miembros se sientan parte integrante del centro,
aceptados y valorados. Por tanto, no existe una escuela totalmente inclusiva (Ainscow, 2005;
Echeita y Ainscow, 2011). Por el contrario, la integración es un estado que se alcanza
cuando todo el estudiantado recibe educación en el mismo lugar. Es decir, la integración lo
que pretende es que el alumnado se integre con el resto de estudiantes pero no implica
cambios o transformaciones profundas en las metodologías didácticas de los docentes y las
instituciones educativas.
La integración sólo trabaja desde las dificultades y las deficiencias. Los alumnos y las
alumnas con necesidades específicas de atención educativa son considerados una carga
que hay que asumir y sobrellevar. En cambio, la inclusión no se centra en las deficiencias,
sino en las potencialidades de cada estudiante, para partir de ellas y lograr que todos
participen.
En la integración lo que importa es que todos los niños estén en un mismo lugar,
que tengan igualdad de acceso. Se consigue con el hecho de
estar
sin más, esto es, como si
tener alumnado discapacitado en un aula ya fuera por sí solo un elemento pedagógico de
valor. Obviamente, la inclusión requiere no sólo estar, sino participar de manera efectiva,
cambiando mentalidades en la práctica docente y fomentando el uso de estrategias
metodológicas más cooperativas, especialmente transformadoras del contexto educativo. Es
más, esta participación no afecta sólo a estudiantes, sino que se extiende también al
profesorado, familias, personal del centro y a toda la sociedad (Parrilla, 2002).
No se trata de planificar mejoras para unos grupos de estudiantes y olvidarnos de otros
grupos, sino que todos deben participar, promoviéndose espacios de autenticidad en las
relaciones humanas que se dan entre los propios estudiantes, y entre los estudiantes y los
docentes. De ahí que en el proceso hacia la inclusión sea fundamental ir eliminando las
barreras que impiden o dificultan esa participación interactiva (Echeita y Ainscow, 2011).
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
8
Si como docentes nos planteamos que la atención de determinados estudiantes puede
entorpecer o retrasar el avance de estudiantes “
normales
”, estaremos trabajando desde una
lógica claramente excluyente. Desde un modelo inclusivo, hemos de preguntarnos cómo
atender a
todo
el alumnado, no cómo atender a unos u otros. La inclusión requiere un
compromiso profesional, mientras la integración simplemente se asume y no se cuestiona.
La inclusión es también una cuestión de valores, de opción cultural, social y política (Booth,
2009). Conlleva una modificación de la actitud y del discurso que ha de tener su reflejo en la
práctica. Así, supone un cambio progresivo en la forma de concebir la diversidad y la práctica
cotidiana en las aulas, que debe ser más democrática y colaborativa, fomentando las
relaciones entre la escuela y la sociedad.
En pocas palabras, podríamos decir que, ante la diversidad, el foco de atención ha de
trasladarse desde el alumno al contexto. En lugar de fijarnos en las peculiaridades de
nuestro alumnado, hemos de preocuparnos para que nuestro centro educativo sea capaz de
responder a las necesidades de ese grupo de estudiantes, y eso ha de reflejarse en el
pensamiento del profesorado y en las prácticas educativas, que han de adaptarse al
alumnado y no al revés (Durán y Giné, 2011). Este cambio de paradigma requiere un
esfuerzo notable. He aquí el desafío que la escuela inclusiva propone a la formación de
nuestros docentes.
Podemos identificar varios modelos de formación del profesorado en función de cómo
conciban dos elementos clave de la identidad profesional: el conocimiento profesional
(teórico-práctico) y el grado de autonomía en el trabajo. Así, podemos distinguir entre el
enfoque práctico-artesanal, el enfoque técnico-academicista, y el enfoque reflexivo o de
investigación en la acción (Pérez, 1998):
a)
El enfoque práctico-artesanal
. El conocimiento acerca de la enseñanza se genera en un
proceso de ensayo y error y es transmitido de generación en generación. Así, el
aprendizaje del conocimiento profesional por parte de los nuevos docentes se reduce a un
proceso de socialización en la cultura de la escuela. Este enfoque supone la reproducción
de los hábitos escolares dominantes, por lo cual tiene un carácter marcadamente
conservador que deja escaso lugar a la innovación. Los docentes disfrutan de escasa
autonomía pues su actividad se limita a perpetuar el legado cultural heredado. Este
enfoque refuerza el pensamiento pedagógico vulgar, ya que el proceso de formación no
se usa para que el docente cuestione críticamente las prácticas pedagógicas que ha
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
9
presenciado en su vida como estudiante, sino para que las incorpore a su repertorio
profesional.
b)
El enfoque técnico-academicista
. Aquí el conocimiento profesional no surge de la práctica
del docente, sino que es elaborado por especialistas externos que dictan las normas de
intervención educativa. El trabajo del docente no es, por tanto, producir conocimiento
experto o al menos dominarlo. Su labor consiste en ejecutar sistemáticamente las
directrices que se le indican en el currículum oficial. Así, la autonomía del docente es poca
dado que el número de decisiones que el docente debe tomar se reduce al mínimo. El
periodo práctico de formación se destina a que los nuevos docentes apliquen en la
práctica los conocimientos técnicos que han estudiado en la teoría. Este enfoque ignora la
dimensión ética y política de la intervención educativa, reduciéndola a un conjunto de
decisiones técnicas sobre qué estrategias o recursos son los más adecuados para
conseguir determinados objetivos de enseñanza.
c)
El enfoque reflexivo. La investigación en la acción
. Este enfoque parte de la premisa de
que los docentes trabajan en una realidad social muy compleja en la que los problemas
no pueden resolverse aplicando técnicas o recetas preestablecidas. El conocimiento
experto siempre es emergente, pues se genera en el propio escenario, a partir de la
investigación
sistemática
sobre
un
contexto
concreto
en
la
que
se
utiliza
como
herramienta conceptual todo el bagaje intelectual de la cultura crítica. Así, la reflexión
sobre la práctica apoyada en el conocimiento científico permite al docente comprender
mejor su labor y mejorarla. Por tanto, el conocimiento profesional se genera de forma
dialéctica a través de una conversación permanente entre teoría y práctica. Dentro de
este enfoque, la autonomía profesional es relativa al proceso de elaboración del
conocimiento práctico, que siempre es provisional y parcial y que queda legitimado en
tanto en cuanto el docente sea consciente de su relatividad contextual y del carácter
político y ético del mismo. El proceso de formación del docente, de acuerdo con este
enfoque, ha de destinarse a conocer el conocimiento crítico, depurado por el escrutinio de
la comunidad científica, y a aprender a usarlo como herramienta de apoyo para la
reflexión sobre la práctica pedagógica dominante y sobre el conocimiento pedagógico
vulgar propio adquirido como resultado de su experiencia vital como estudiante. El
docente se convierte así en un intelectual.
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
10
Tras un análisis de los modelos de formación expuestos, parece evidente que la
escuela inclusiva demanda profesionales reflexivos capaces de tomar decisiones para
adaptar sus aulas a las necesidades de su alumnado. Sin embargo, los modelos artesanal y
técnico siguen teniendo una gran vigencia en nuestro sistema educativo y suponen un gran
escollo para el desarrollo de la educación inclusiva.
La situación actual en España necesita lo que Giroux (1997) denomina “
profesores
como intelectuales transformativos
”. El intelectual transformativo es el docente que analiza
su práctica con el fin de crear espacios donde todos y todas tengan las mismas
posibilidades, tanto dentro de la escuela como cuando salgan de ella. Es un profesional
comprometido con la lucha por una escuela sin exclusiones.
Si queremos transformar la
realidad educativa para que se ajuste a los parámetros inclusivos, el camino es dar al
profesorado la oportunidad de tomar sus propias decisiones para ajustarse al contexto en el
que se mueven. Y esto nos lleva a la conclusión de que no es posible contemplar propuestas
de innovación y mejora en la escuela sin proponerse tales mejoras en la formación del
profesorado, que es quien puede y debe protagonizar de un modo activo dicha innovación.
Un profesorado pobremente formado no estará en condiciones de asumir la responsabilidad
que supone tomar decisiones sobre la acción educativa inclusiva y tampoco podrá valorar a
posteriori la conveniencia de dichas decisiones para mejorarlas. Pero, al mismo tiempo, el
profesorado no se verá en la necesidad de formarse si no siente que la responsabilidad de la
acción educativa es suya. Por tanto, formación y autonomía van de la mano (Almenta y
Muñoz, 2007).
Hablar de formación del profesorado, así pues, es hablar de autonomía. Autonomía
para pensar, reflexionar y decidir el devenir de la acción educativa. En palabras de
Stenhouse (1998), la planificación es la herramienta más potente de formación del
profesorado. Cuando el docente se enfrenta a la tarea de pensar cómo dar respuesta a las
necesidades de su aula (Salinas, 1994), es cuando está planificando y se está formando
como docente. Por tanto, ésta es la planificación a la que nos referimos cuando hablamos de
herramienta de formación del profesorado, herramienta que no puede desarrollarse ajena al
espacio que le brinda la autonomía.
Ahora bien, no podemos plantear una formación reflexiva y crítica sin conocer las
ideas,
pensamientos
y
concepciones
que
tiene
nuestro
alumnado
en
el
contexto
universitario. Ideas y concepciones determinadas por varios factores que sólo mencionamos
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
11
sin profundizar en ellos: biografía escolar, rasgos de personalidad, experiencia formativa
universitaria, contraste entre la teoría de la universidad y la visión práctica del período de
formación
de
prácticas
externas
en
centros
educativos,
ambiente
sociocultural,
condicionantes económicos, etc.
3.
La percepción del alumnado universitario de la carrera de educación
especial ante el concepto de educación inclusiva
Los datos que aquí presentamos forman parte de un estudio de investigación
desarrollado con el alumnado de la asignatura denominada
“Bases pedagógicas de la
Educación Especial”,
de la titulación de Maestro, especialidad Educación Especial, de la
Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga (Andalucía, España), en
el curso académico 2011/2012, en concreto durante el segundo cuatrimestre, de febrero a
junio de 2012.
Este estudio cualitativo pretendía conocer y comprender el pensamiento pedagógico de
este alumnado sobre el sentido y significado de la educación especial, para ir generando un
nuevo concepto de educación inclusiva abierto y crítico. En este estudio, participaron 70
alumnos y alumnas, de los 104 matriculados en dicha materia. Como instrumento de
recogida de datos cualitativos empleamos la entrevista semiestructurada y el autoinforme.
Lógicamente, partíamos de ideas previas tratadas en una sesión presencial específicamente
destinada a cuestionar el concepto actual de la educación especial. De ahí surgieron tanto
las preguntas como las dimensiones conceptuales, instrumentales y éticas de la experiencia
que presentamos.
En este sentido, la primera idea que podemos plantear es que muchos o
del estudiantado estaba convencido de que el concepto de educación especial no podía
limitarse a una perspectiva meramente técnica o de apoyo específico a un tipo de alumnado
con necesidades educativas especiales, sino que había que generar una nueva definición a
partir de una visión social y pedagógica más abierta e igualitaria:
Bajo mi punto de vista, la educación especial es un concepto mal identificado por parte
de la sociedad debido a la gran pluralidad terminológica que conlleva. Sin embargo, me
atrevo a decir que es un proceso de enseñanza donde se busca obtener la igualdad
hacia las personas con necesidades con el empleo de ayudas o métodos dedicados a
conseguir un progreso equivalente en todas las diferentes áreas de desarrollo del
sujeto, así tanto en aspectos físicos y cognitivos como en los personales.
(Alumno nº 1)
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
12
Resulta muy interesante la crítica que este alumnado de la titulación de Educación
Especial realiza a otro alumnado de otras especialidades en la misma Facultad. Esto lo
podemos atribuir a la percepción que tienen sobre la escasa formación en temas de atención
a la diversidad que reciben los futuros docentes especialistas o las propias alumnas y
alumnos de Educación Primaria. En este punto, algunas alumnas apuntan a que la propia
Educación Especial es desconocida para otros estudiantes universitarios.
…a mi también me parece que el término de educación especial es un término muy
desconocido y por ello se ve desde un punto de vista apartado de la realidad y de lo
que la sociedad considera como normal. Ahora bien, los especialistas en el campo de
la educación especial como seremos nosotros en el futuro somos los encargados de
concienciar a la sociedad de que la educación especial es un camino más para hacer
llegar a nuestro alumnado a conseguir los mismos objetivos; es un camino especial
para llegar hacia los mismos objetivos pero por ello no le tenemos que poner trabas ni
etiquetas ya que todas las personas aprendemos de forma distinta independientemente
de si necesitamos NEE o no.
(Alumna nº 4)
Otra idea sugerente y muy importante tiene que ver con el cambio de denominación de
Educación Especial a Educación inclusiva. En efecto, muchas alumnas se cuestionaban por
qué estudiaban Educación Especial, qué era realmente, y qué tenía de “especial” la
formación que recibían en la facultad y la que iban a impartir como futuros profesionales de
la educación.
….me gustaría compartir mi idea de Educación Especial. A mi parecer es un término
que se ha quedado obsoleto, pues ¿por qué especial?, ¿porque es distinta?, ¿por qué
se adapta a las necesidades del niño? ¿No tendría que ser siempre así se tenga o no
una discapacidad? ya de antemano se le pone un nombre distintivo: "especial", con lo
que a priori estamos diferenciando a esos niños “"los del aula especial". Creo que los
niños con discapacidad reciben una educación que se adapta a sus necesidades de
esta forma se optimiza el potencial individual de cada uno, llegando en muchos casos a
los mismos objetivos que los niños sin discapacidad. En los casos que no se llega a
esos objetivos, se marcan otros, igual de importantes que los anteriores con la
diferencia de que son asequibles a ellos. ¿No creéis que tendría que ser así con todos
los niños? Por todo esto, ¿para cuándo el cambio de nombre?
(Alumna nº 5)
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
13
Otro alumno defiende la idea de que la Educación inclusiva debe ser una apuesta
pedagógica y social decidida por promover una ciudadanía crítica y autónoma, donde la
diversidad funcional no sea vista como una carga sino como una oportunidad para las
personas y para los contextos, sean educativos, sociales, culturales, y, por supuesto,
laborales.
….es que debemos como futuros maestros que somos detectar el nivel de cada uno de
nuestros estudiantes a nivel motor, cognitivo.
..y saber cuáles son las necesidades que
presentan cada uno de ellos de esta manera podremos hacer una enseñanza
adaptada, personalizada e individualizada para sacar el máximo potencial de todas sus
habilidades. Por ello pienso que la formación del profesorado es crucial para poder
atender a estos niños y tener los conocimientos específicos y recursos necesarios para
atender las diversas necesidades de ellos. Nosotros debemos de preparar a nuestro
alumno para que por el mismo sea una persona autosuficiente, que se sienta útil dentro
de la sociedad en la que vivimos y debemos de prepararlo de cara a un futuro con
respecto a la vida laboral
. (Alumno nº 21)
En esta misma línea, otro alumno añade que la Educación inclusiva debe plantearse no
tanto como una atención educativa de carácter personal o individual, sino por el contrario,
que debe ser una educación que opte decididamente por promover una convivencia y unas
pautas didácticas de aprendizaje de índole cooperativas. Es decir, todas las personas
precisamos una educación inclusiva en la medida que todos aprendemos de todos y con
todos. De tal manera, el sentido y orientación que adopta el proceso de enseñanza-
aprendizaje determina la propia concepción pedagógica de la educación inclusiva. Así se
expresaba este alumno:
En mi opinión, la educación “especial” me parece un término erróneo, ya que parece
hacer referencia siempre a una atención individualizada, atendiendo siempre a las
capacidades
y
habilidades
concretas de
cada
uno
de
los
estudiantes,
a
sus
necesidades y características. Y digo yo: ¿acaso no es esa la educación que
convendría impartir en todos los casos, y no solo con respecto al alumnado con algún
tipo de dificultad o trastorno? ¿No es cierto que todos y todas tenemos dificultades en
algún momento de los procesos de enseñanza-aprendizaje? Para mí, la educación
inclusiva trata de desarrollar las habilidades de los sujetos con dificultades para
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
14
hacerlas potencialmente óptimas, de manera que dichas personas puedan llevar a
cabo el ejercicio de capacidades básicas en su día a día. No obstante, opino que
dichas competencias no solo deberían aplicarse al aspecto más propio del término, ya
que todos/as precisamos de una "educación especial", una atención especializada que
busque el desarrollo de nuestras habilidades al máximo.
(Alumno nº 33)
Para mucha de la población estudiantil entrevistada la idea de la Educación inclusiva
no se corresponde con la realidad que han visto en el Prácticum y la que ellos han vivido en
su propia biografía escolar. Ante esta idea, son muchas las voces de quienes piensan que
esta concepción pedagógica tiene mucho de utopía. Ahora bien, la utopía no es algo
negativo en la formación, sino todo lo contrario, un incentivo netamente motivador para
profundizar aún más en la necesidad de formarnos cooperativamente. En este sentido, una
alumna critica una vez más el uso del término especial y defiende la apertura y significado
sociocultural de la concepción pedagógica inclusiva.
Creo que buscar una definición concreta para educación especial resulta muy difícil,
cuando no imposible. Cada uno de nosotros utilizamos términos intentando dar
respuesta a este enigma, pero todos nos acercamos y/o nos alejamos en mayor o
menor grado, según las lentes con las que se mire.
Desde las mías, educación
especial puede resultar incluso una utopía. En sí la educación se suele ver como algo
dirigido a.
.... (alumnado) y en el caso de educación especial, ésta es dirigida a.
......
(alumnado con.
...) ¿Educación especial y educación siguen un camino paralelo, o son
la misma vía? Partiendo de las leyes donde se hace mención a la inclusión, y
entendiendo que inclusión abarca a todo el grupo de alumnado, entonces, resulta obvio
que educación especial no puede dirigirse solo a alumnado con.
... sino, que va
orientada a todo el grupo de alumnado. Pero, entonces ¿existe diferencia entre
educación y educación especial? Yo no lo tengo todavía claro, pero si nos ceñimos a
las definiciones podemos aparte de volvernos locos, deducir que algo aquí nos sobra.
...
Como ya he dicho, no observo diferencia entonces entre educación y educación
especial.
.. tal vez el término de educación sea bastante pobre como para abarcar la
gran diversidad de las aulas de hoy día, o tal vez debería asumir los papeles que se le
asignan al concepto de "educación especial.
(Alumna nº 49)
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
15
Una idea relevante en la emergencia de la construcción de la Educación inclusiva,
aquella educación que considera que no se debe tratar terapéuticamente a los niños con
discapacidad fijándose en sus deficiencias, sino por el contrario, transformar los contextos
educativos, cambiar mentalidades y atender de una manera más abierta, cooperativa y
competencial a todo el alumnado; es precisamente que los estudiantes universitarios tienden
a la confusión conceptual y terminológica, sobre todo con la idea de integración versus
inclusión, y a veces con la atención a la diversidad. Así, algunas alumnas planteaban que las
cuestiones terminológicas no son importantes porque no observaban diferencias semánticas
significativas entre integración e inclusión.
En todo caso, esto ha sido un punto polémico del
debate del propio alumnado, ya que sí existen diferencias conceptuales significativas en el
marco de la Educación inclusiva, aunque lo que realmente lo demuestra no son los modelos
o teorías, sino las propias prácticas docentes. En este sentido, es posible que las prácticas
observadas en el periodo de prácticas, o algunas de ellas, no se ajusten al paradigma de
Educación inclusiva sino al de una Educación Especial. Por tanto, si bien a nivel teórico se
defiende la Educación inclusiva, lo que se lleva a cabo en la práctica escolar es Educación
Especial. Este choque o disonancia de significado pedagógico es algo que desborda a veces
al alumnado:
He de confesar que la pluralidad de términos me abruma y no pocas veces he acabado
desorientado, aún así reconozco el valor positivo de la terminología siempre y cuando
traiga consigo elementos pragmáticos consecuentes y coherentes, es decir, que aporte
algún cambio efectivo en el significado que hay detrás de, de lo contrario no será más
que una taxonomía inútil. Eso me lleva a pensar en el concepto de educación especial
y lo que conlleva pero, ¿qué entendemos cuando complementamos el término
educación con especial?¿se trata de poner al alcance de determinadas personas
recursos
(más,
diferentes,
alternativos,
es
igual)
para
potenciar
su
desarrollo
personal?¿tal vez se entiende como una manera de hacer distinción (positiva o
negativa) entre unas personas y otras? Me parece importante matizar este punto,
puesto que diariamente utilizamos expresiones sin llegar a vislumbrar con claridad qué
estamos poniendo en juego al expresarlas, yo el primero. Por tanto, para mí la
educación especial NO es una forma o rama subordinada de la educación, sino un
proceso educativo en sí mismo que persigue el desarrollo global de la persona
(independientemente de si posee o no discapacidad), apuesta por sus posibilidades y
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
16
lucha por su derecho de autodeterminación, entonces, ¿difiere tanto en sus fines como
para establecer una división tan acusada entre educación y educación especial?
(
Alumno nº 32)
El alumnado pone de manifiesto que esa disonancia de la que hablamos entre la
definición de Educación Especial que encuentran en las aulas educativas y la definición que
ellos creen correcta, está estrechamente relacionada con la cualificación de todo el equipo
de
profesionales
que
trabajan
en
un
centro
educativo
para
responder
mejor
a
las
necesidades de todo el alumnado y maximizar sus posibilidades de desarrollo a todos los
niveles.
Al plantearme la idea de realizar mi propia definición de Educación Especial, me han
surgido dos interrogantes: ¿debo definir (según yo) la Educación Especial existente
en algunos (por no decir mayoría) centros de hoy? o bien ¿debo definir lo que
considero que debe ser la Educación Especial? Según la primera, considero que muy a
nuestro pesar podríamos aplicar algunas de las definiciones leídas en clase, y
conforme a la segunda podría decir que bajo mi punto de vista debemos luchar por una
Educación
"Especial",
que
implique
no
solo
el
conocimiento
de
determinados
profesionales, sino a todo el equipo educativo con el objetivo de estar mejor
preparados para enfrentarse a las necesidades que presentan la diversidad de
alumnado existente en nuestras aulas, de este modo se les podría ofrecer a través de
un trabajo interdisciplinar, a cada alumno/a, vías alternativas de aprendizaje que
favorezcan el desarrollo de sus potencialidades, conforme a sus propias características
individuales y de su
entorno, trabajando el desarrollo de sus aptitudes físicas,
intelectuales, comunicativas, emocionales y sociales. (Alumna nº 63)
Es recurrente entre el alumnado la concepción de educación especial como educación
para todos y todas. Además, destacan que la educación especial no sólo ha de centrarse en
aspectos puramente cognitivos, sino que, como parte del proceso educativo integral de las
personas ha de preocuparse del desarrollo de habilidades sociales, habilidades motoras, etc.
Aún así, es significativo señalar que el uso del término “integración” está tan arraigado en la
cultura escolar que el alumnado habla de “fomentar la integración” cuando parece que la
descripción del término está más cercana al concepto de inclusión.
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
17
En mi opinión la educación especial no debe de centrarse sólo en las personas con
algún tipo de deficiencia mental, sino en muchas otras personas que necesitan esa
ayuda especial. Como comentaba María, las personas superdotadas necesitan la esa
ayuda especial para poder relacionarse con el entorno que le rodea que, en mi opinión,
es el mayor problema que presentan. La educación especial no tiene por qué estar
únicamente centrada en potenciar competencias cognitivas sino enseñar habilidades
sociales, habilidades motoras, etc. La educación especial debe de centrarse a toda
persona con problemas para la integración social, retraso mental, retraso motor, etc.
Nosotros como futuros docentes de esta carrera que estamos estudiando debemos de
potenciar al máximo las capacidades de este alumnado y siempre intentar trabajar en
el aula ordinaria con los demás compañeros, esto fomentará la integración con los
demás. A demás de adaptarle los materiales y materias educativas para potenciar al
máximo su capacidad de desarrollo.
(Alumna nº 47)
Gran parte del alumnado reconoce que no se había enfrentado antes a la tarea de
definir el término educación especial, pero cuando lo hacen llegan a la conclusión de que la
educación especial ha de ser la menos especial (por peculiar o infrecuente) de las
educaciones. Es significativo que los propios estudiantes de magisterio apunten hacia la
formación del profesorado como uno de los cambios necesarios para generar un contexto
escolar con igualdad de oportunidades.
La verdad es que aún no tenía nada pensado, no sabía muy bien cómo puede definirse
la terminología “educación especial”, pero no dejan de llegarme emails al correo y mi
conciencia me dice que me ponga ya a hacer este ejercicio. Permitidme una pequeña
reflexión. Educación especial, son dos palabras, obviamente, pero que no se asemejan
mucho el significado que tiene la una con la otra. Educar, sacando el diccionario de
latín que me compré en el bachiller de humanidades, viene dado de la palabra educere
que significa: educar, guiar, conducir, formar, instruir, pero hoy en día, tiene otro
significado dentro de la escuela: transmitir conocimientos, valores, costumbres y
formas de actuar, a través de acciones, sentimientos y actitudes. Un proceso de
concienciación moral, cultural y conductual. Proceso de socialización. Se fomenta el
respeto. Entonces… mi primera pregunta que me ayuda en esta reflexión es ¿eso no
son los objetivos generales que nos vamos a marcar para trabajar con nuestros futuros
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
18
niños y niñas? Especial, creo que es aquello poco común, singular, peculiar, etc… Me
cuestiono a mí misma y me pregunto, el niño que recibe apoyo ¿es un niño peculiar?
(Alumna nº 51)
El alumnado reflexiona sobre las connotaciones peyorativas que el adjetivo “especial”
tiene dentro del campo educativo y termina concluyendo que todos y todas somos especiales
porque en algún momento necesitamos apoyos que van más allá de lo ordinario o lo común.
De ahí que especial deba ser entendido como un reconocimiento de la diversidad y no como
una situación negativa o lacra perturbadora.
Empezar diciendo, que cuando leemos “especial” en cualquier contexto, o nos
referimos a algo “especial” en nuestra vida, nunca
toma el matiz que toma en la
“educación”. Aquí cuando nos referimos a “especial”, al igual que en otros contextos,
es “diferente”, pero sólo en la educación o en el ámbito educativo, “especial” equivale
o es sinónimo de: malo, peor, raro, siempre en tono peyorativo, marginal, excluyente.
No es así cuando queremos un “viaje especial” o “un vestido especial”… ¿Por qué
esto
ocurre en educación? ¿Por qué tienen que salir del aula, por qué no siguen un
curriculum ordinario, por qué no siguen el ritmo, por qué les cuesta relacionarse, por
qué no participan, por qué no son autónomos y mil cosas más? Pero cada uno de
nosotros en algún momento de nuestra vida hemos necesitado o necesitaremos una
atención especial, una explicación especial y no por ello se nos mira raro. Es cierto
que estas personas necesitan esa “especial” durante toda la vida, pero ¿por qué
especial?, porque no es lo común.
(Alumno nº 53)
El alumnado es consciente del lastre que el concepto de Educación Especial ha de
soportar viene en gran parte dado por la herencia del sistema educativo anterior a la LOGSE
(1990), en el que existían dos itinerarios paralelos, siendo éstos el ordinario y el especial. De
ahí que se defienda la Educación Especial como un sistema único que ha de responder a las
necesidades de todo el alumnado y que ha de tener como misión la inserción de las
personas en los contextos sociales y la transformación de dichos contextos para hacerlos
más humanos.
Considero que todavía queda en la práctica educativa bastantes restos de lo que en su
día la LOGSE quiso eliminar: la existencia de dos sistemas educativos paralelos, el
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
19
general u ordinario y el especial. Dándose una división educativa que, a mi parecer, lo
único que hace impedir la construcción de una escuela inclusiva. Pues, ¿cómo
podemos defender los principios de equidad e igualdad de oportunidades, si lo primero
que se hace es clasificar al alumnado en dos grupos: "normales" y "no normales" a lo
que les corresponde un tipo de educación concreta? Incluso me atrevería a cambiar el
verbo clasificar por cribar, porque siquiera creo que se agrupe, sino que se selecciona.
Para mí, la educación especial compondría un único sistema educativo capaz de
responder a las necesidades educativas de todos y cada uno de los estudiantes. La
expresión "educación especial" puede referirse tanto a una actividad social (y a una
práctica profesional) como a una disciplina científica; en cualquier caso, el referente de
esta actividad son las personas con necesidades educativas especiales.
(Alumno nº55)
Se entiende que el término “especial” ha sido usado para justificar prácticas escolares
discriminatorias, y por eso es que se considera que debemos deshacernos del adjetivo
especial y recordar que la educación ha de ser educación para todos y todas, con
independencia de las necesidades educativas de cada cual.
Considero que ésta definición es muy completa y me gusta mucho, incluso sería la
que yo emplearía o muy similar, pero tanto para el concepto de educación especial
como para el de educación. Por tanto me reitero con la idea (personal) de que algo en
éste planteamiento sobra.
.. Como bien indica Jorge P., ¿Qué significa la coletilla
"especial"? Como hablamos en otra asignatura, ¿creéis que educación especial
responde a alumnado con necesidades educativas especiales?
(Alumna nº 56)
Merece la pena destacar que el alumnado es consciente de la necesidad de que la
educación sea un proceso holístico que ayude a las personas a desenvolverse con igualdad
de oportunidades en todos los ámbitos de la vida, ya sea el formativo, el profesional o el
social y personal. Y este proceso educativo ha siempre de desarrollarse en el contexto de
diversidad que caracteriza a cualquier grupo humano.
Desde mi punto de vista y debido a la práctica realizada en clase puedo decir que
considero la Educación Especial como una educación que busca integrar a las
personas de una manera escolar, laboral y social. Ofreciéndole así una igualdad de
oportunidades a niños y niñas a pesar de la diversidad que todos y todas tenemos. Es
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
20
necesario resaltar que todos y todas somos diferentes por lo que siempre tenemos la
diversidad presente. Por lo que tenemos que potenciar fomentar un desarrollo global
trabajando de manera interdisciplinar adaptándonos a las necesidades individuales
que todas las personas necesitamos fomentar. Centrándose de esta manera en el
niño o niña y su entorno. (Alumna nº 61)
En último lugar, pero no por ello menos importante, hay que destacar la necesidad de
que toda la sociedad, y no solo los profesionales del ámbito educativo, aprendan a convivir
con personas con diversidad funcional, huyendo de un trato de pena o caridad para construir
un proceso de socialización igualitaria y plena.
Considero que la Educación Especial, al igual que cualquier tipo de educación, es un
proceso de concienciación, socialización e incluso identificación, que toda persona
debería tener en su repertorio conductual y cognitivo; a la hora de relacionarse con
personas que presenten alguna característica diferenciada, o lo que es lo mismo,
especial. Por tanto, la Educación Especial no sólo debería formar parte del gremio
dedicado a esa población. Además opino que la Educación especial no debería ser
igual a "trato compasivo" (mal entendido claro), pues esa actitud ya estuvo muy patente
y sin resultado positivo durante muchos años. Me refiero a un trato "igualitario" de
manera que estas personas puedan desenvolverse satisfactoriamente en su entorno.
Aunque esto último no resta importancia a las barreras que actualmente y por
desgracia aun existen para estas personas. (Alumna nº 65)
4.
Propuestas para una formación inclusiva del profesorado de educación
especial: un cambio de mirada
Del mismo modo que estamos convencidos que un modelo meramente técnico de
formación docente no preparará a los profesionales de la educación para afrontar con
garantías de éxito los retos de la escuela inclusiva, no pretendemos en este trabajo dar
recetas sobre cómo ha de diseñarse la formación de los estudiantes universitarios que
estudian Ciencias de la Educación. No obstante, aun siendo conscientes de que nuestra
experiencia está ligada a un contexto específico, creemos que exponerla y someterla al
escrutinio de la comunidad científica puede servir a un doble fin. Por un lado, dar ideas a
otros docentes sobre cómo diseñar la formación de los estudiantes de asignaturas de
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
21
Educación inclusiva en el contexto universitario. Y por otro, hacer un ejercicio de análisis y
revisión de nuestra propia mentalidad pedagógica sobre formación inclusiva a nuestro
alumnado, futuros maestros de escuelas inclusivas en la sociedad del siglo XXI.
Si tal y como hemos expuesto anteriormente el docente de la escuela inclusiva
necesita conocer la naturaleza de la cultura que enseña, ser consciente de lo que significa
una escuela inclusiva, ser crítico, autónomo y responsable, saber analizar, y en base a todo
esto tomar decisiones, resulta obvio que necesita una formación que se mueva dentro del
paradigma reflexivo. Así, compartimos con Pérez (1998) la premisa de que la formación del
pensamiento práctico (o teoría sobre la práctica) del futuro docente ha de desarrollarse a
través de un proceso dialéctico de reconstrucción del conocimiento pedagógico vulgar que
se adquiere a través de la experiencia como estudiante. El paso por el sistema educativo
hace
que
el
estudiante
asuma
acríticamente
las
estrategias
metodológicas
que
ha
presenciado,
y
la
forma
de
cuestionar
estas
concepciones
es
contrastarlas
con
el
conocimiento científico, para que se produzca el conflicto cognitivo que las transforme.
Partiendo de esta base conceptual, nos planteamos que cualquier asignatura con
desarrollo de competencias en materia de educación inclusiva, así como aquellas específicas
que se vinculen a una mención de educación inclusiva se conciban como laboratorios
pedagógicos creativos donde usar el conocimiento teórico sobre la educación inclusiva como
herramienta pedagógica crítica para cuestionar las propias concepciones y avanzar hacia
una cultura de la diversidad entre el propio alumnado universitario. El hecho de que los
estudiantes hayan realizado prácticas en centros educativos sería un elemento muy
interesante, ya que
va a propiciar el contraste de la teoría no sólo con la experiencia de los
estudiantes en su vida académica, sino también con la realidad que han conocido tras su
paso por los centros educativos como estudiantes en prácticas.
En este punto, somos defensores de la necesidad de que las prácticas se desarrollen
de manera paralela al propio curriculum universitario en todos los años y cursos. La teoría y
la práctica deben estar en un permanente diálogo fluido y crítico que esté al servicio del
aprendizaje compartido y el crecimiento personal y profesional de todo el alumnado
universitario de educación. Lógicamente esta propuesta debería ser consensuada por todos
los agentes educativos y exigen una alta coordinación entre instituciones tales como las
facultades de ciencias de la educación, las delegaciones provinciales de educación y los
propios centros de educación infantil y primaria.
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
22
Desde nuestro punto de vista, consideramos que cualquier propuesta formativa en
educación inclusiva debe atender a un conjunto complejo, dinámico, flexible y versátil de ejes
temáticos que deben ir permanente complementados por la propia emergencia y negociación
entre profesorado y alumnado universitario. Esto supone un cambio de mirada desde la
discapacidad a la competencia, desde los conocimientos de las diferentes discapacidades a
las
competencias
procedimentales
y
actitudinales
para
promover
en
las
escuelas
metodologías inclusivas y, por tanto, cooperativas y facilitadoras de aprendizaje relevante.
Estos serían los núcleos temáticos ineludibles para una óptima formación inicial del
profesorado en materia de inclusión social y educativa:
De la exclusión a la inclusión. Precisiones terminológicas. Origen y sentido de la
educación inclusiva.
La dimensión ideológica, política y ética de los procesos de planificación, desarrollo y
evaluación de las prácticas inclusivas.
Modelos de formación de docentes para la escuela inclusiva. El docente como
intelectual reflexivo.
Ciudadanía y democracia: la inclusión como ejercicio democrático.
La educación intercultural: fundamentos y competencias.
La diversidad funcional: desde el modelo de minusvalía al modelo de diversidad.
Género y diversidad afectivo-sexual.
Inclusión, TIC y redes sociales. Alfabetización digital.
La deprivación sociocultural.
El acceso a la cultura y al ocio de los colectivos más vulnerables.
Estilos de aprendizaje. La teoría de las inteligencias múltiples.
Estrategias organizativas y curriculares para la inclusión.
Familias y escuela. Modelos de participación y colaboración.
El marco legal en materia de atención a la diversidad: posibilidades y limitaciones.
Modelos y experiencias prácticas de escuelas inclusivas.
Todos estos temas se tratan a partir de la lectura de textos y su posterior análisis en
clase a través de preguntas que versan sobre el contenido de los mismos y que pretenden
conectar y contrastar el desarrollo conceptual de los textos con la realidad educativa que
conoce el alumnado. También se utiliza material audiovisual (viñetas, películas, anuncios,
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
23
canciones, noticias de prensa, etc.) como punto de partida para la reflexión, del mismo modo
que se invita a profesionales de la educación en activo para que compartan su experiencia
en materia de educación inclusiva. Además, todos estos contenidos se utilizan con el
objetivo de que el alumnado se forme en las siguientes competencias:
Vivencia de un modelo de enseñanza que desarrolle en el futuro docente el trabajo
autónomo y la responsabilidad reflexiva, conectando los aprendizajes teóricos y
prácticos a través de la reflexión, tomando conciencia de las teorías que aplica y
confrontando lo que podría hacer con su posición ideológica, para que no existan
contradicciones entre ambas.
Conocimiento del alumnado y del currículum y normativa oficial, que permitan adaptar
las directrices curriculares a las necesidades del alumnado.
Manejo de metodologías y estrategias de inclusión, como pueden ser el aprendizaje
cooperativo, las tutorías de iguales, el diseño multinivel, flexibilización de tiempos y
espacios, etc.
Formación en selección de recursos, considerando la adecuación al contexto y su
conveniencia de acuerdo con la planificación educativa, pilar fundamental de un
modelo responsable de actuación.
Familiarización con la metodología de investigación-acción que permita la reflexión
sistemática sobre la práctica.
Valoración del trabajo docente en equipo y las comunidades de aprendizaje como
herramientas de aprendizaje profesional, concibiendo la figura del profesorado de
apoyo
y de los orientadores como profesionales con los que se comparte la
responsabilidad de la toma de decisiones educativas en lugar de cómo “solucionadores
de problemas especiales”.
Creación de redes de trabajo que sobrepasen las fronteras del centro para comentar,
intercambiar y apoyar propuestas inclusivas y así mejorar la acción.
Compromiso de toda la comunidad educativa para la construcción de una escuela
inclusiva como espacio de convivencia y celebración de la diversidad.
5.
Conclusiones
Llegados a este punto queremos subrayar la importancia de la formación en educación
inclusiva para el joven profesorado que se está formando en las Facultades de Ciencias de
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
24
la Educación de nuestros contextos, lo cual va a tener amplias repercusiones sociales desde
el punto de vista de la cohesión y el bienestar para las jóvenes con discapacidad y sus
familias, así como para la sociedad en su conjunto.
Formar en inclusión educativa es formar en convicciones para la vivencia democrática,
justa, digna y solidaria de vidas compartidas que viajan juntas en un mundo lleno de
incertidumbre social, cultural y económica. Esto es una conclusión que se desprende de la
experiencia narrada, y es que el alumnado universitario no sólo quiere conocer aspectos
concretos
de
ciertas
diversidades
funcionales
sino
modos
de
trabajar,
modos
de
funcionamiento pedagógico que les sirvan para construir inclusión en sus aulas. Son
plenamente conscientes de que sus estrategias didácticas deben orientarse hacia el trabajo
cooperativo y la no exclusión del alumnado.
Por todo ello, y sin perder de vista la importancia de la dimensión emocional en la
educación, la formación inclusiva del profesorado debe ser intercultural y debe ser crítica en
la medida en que las demandas sociales van en la línea de la multiculturalidad social y la
necesidad de responder a las desigualdades sociales.
Es imprescindible la formación
inclusiva de este alumnado, futuro profesorado de apoyo a la integración de las aulas
andaluzas y españolas en términos de cooperación y confianza. Esto es un elemento
fundamental para comprender que los agentes educativos pueden y deben propiciar una
convivencia inclusiva e intercultural que contemple la necesidad de pasar de una diversidad
cultural ya conocida a una cultura de la diversidad por conocer. Y es que, compartimos
plenamente la idea de que
una educación inclusiva sólo es viable si se tejen amplias y
sólidas redes de colaboración e interdependencia de todos los niveles y entre todos los
actores implicados
(Echeita y Otros, 2004, p. 50). Esto significa que es necesario abrir la
educación a la comunidad y la comunidad a una educación que debe dirigirse a todas y a
todos sin ningún tipo de excepción.
Los principios pedagógicos de la convivencia inclusiva son los mismos que construyen
una pedagogía moderna y equitativa basada en la confianza y en la cooperación como
baluartes de un aprendizaje donde la diferencia es vista como un valor y no algo negativo
que dificulta el entendimiento y el desarrollo educativo. Más bien al contrario, estamos de
acuerdo con López (2004, p.115), cuando expresa que en todas las escuelas del mundo
debería existir un letrero que dijera que la escuela es el escenario donde se
garantiza el
despertar de la curiosidad y el deseo de aprender a cualquier niño o niña, con independencia
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
25
de sus condiciones personales y sociales, de sus características étnicas, de género, de
hándicap, lingüísticas o de otro tipo
”.
La educación inclusiva es un viaje educativo donde el
factor más importante es el deseo de hacer que suceda el cambio en nuestras mentes y en
nuestras prácticas didácticas. Ese deseo de cambio es lo que estimulará la permanente
necesidad pedagógica de promover la cultura de la innovación y
de la diversidad, así como
las prácticas didácticas potenciadoras del trabajo en equipo y el aprendizaje autónomo.
Los cambios en las escuelas que serán inclusivas en este siglo XXI serán definitivos
cuando la formación del profesorado comporte cambios metodológicos, curriculares y de
innovación pedagógica basados en una cultura de la diversidad como eje vertebrador de una
concepción inclusiva de la educación que impregne todos los factores didácticos en las aulas
universitarias de las facultades de ciencias de la educación.
Referencias
Ainscow, Mel. (2001).
Desarrollo de escuelas inclusivas.
Madrid: Narcea.
Ainscow, Mel. (2005). Developing inclusive education systems: What are the levers for
change?,
Journal of Educational Change
,
6
, 109-124.
Almenta, Estefanía y Muñoz, Juana. (2007). ¿Estamos formados para trabajar en una
escuela inclusiva? En
Actas del V Congreso Internacional Educación y Sociedad. La
educación,
retos del siglo XXI
. Granada: Codoli.
Arnaiz, Pilar. (2003).
Educación inclusiva: una escuela para todos.
Archidona (Málaga):
Aljibe.
Booth, Tony. (2009). El uso del Index for Inclusion en Inglaterra. En Climent Giné, David
Duran, Josep Font y Ester Miquel (Coords.),
La educación inclusiva. De la exclusión a
la plena participación de todo el alumnado
(pp. 143-160). Barcelona: Horsori.
Durán, David y Giné, Climent. (2011). La formación del profesorado para la educación
inclusiva: Un proceso de desarrollo profesional y de mejora de los centros para atender
la diversidad,
Revista Latinoamericana de Educación inclusiva
,
5
(2), 153-170.
Echeita, Gerardo. (2006).
Educación para la inclusión o educación sin exclusiones
. Madrid:
Narcea.
Echeita, Gerardo, Alonso, Pablo, Durán, David, Font, José, Marín, Nuria, Miquel, Enrique,
Parrilla, Ángeles y Ainscow, Mel.
(2004). Educar sin excluir,
Cuadernos de Pedagogía,
(331), 50-53.
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
26
Echeita, Gerardo y Ainscow, Mel. (2011). La educación inclusiva como derecho. Marco de
referencia y pautas de acción para el desarrollo de una revolución pendiente,
Tejuelo
,
12, 26-46.
Escudero, Juan Manuel y Martínez, Begoña. (2011). Educación inclusiva y cambio escolar,
Revista Iberoamericana de Educación,
55, 85-105.
Giroux, Henry. (1997).
Los profesores como intelectuales. Hacia una pedagogía crítica del
aprendizaje
. Barcelona: Paidós.
MECD. (2006).
Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación
. Madrid: Gobierno de
España. Recuperado de
López, Miguel. (2004).
Construyendo una escuela sin exclusiones.
Archidona (Málaga):
Aljibe.
López, Miguel. (2006).
Cultura de la diversidad, cultura de la inclusión: educar para construir
una
escuela
sin
exclusiones
.
Actas
de
las
XVI
Jornadas
Municipales
de
Psicopedagogía
“L´Ecola que inclou”.
Ajuntament de Torrent, Col-lecció Hort de Trenor
18, 11-52.
Miles, Susie y Singal, Nidhi. (2009). The Education for All and the Inclusive Debate: Conflict,
Contradiction or Opportunity?
International Journal of Inclusive Education
,
14
(1), 1-15.
Parrilla, Ángeles. (2002). Acerca del origen y sentido de la educación inclusiva.
Revista de
Educación
, (327), 11-29.
Pérez, Ángel Ignacio. (1998).
La cultura escolar en la sociedad neoliberal
. Madrid: Morata.
Pérez, Ángel Ignacio. (2012).
Educarse en la era digital.
Madrid: Morata.
Salinas, Dino. (1994). La planificación de la enseñanza: ¿técnica, sentido común o saber
profesional?
En Félix Angulo y Nieves Blanco (Coords.),
Teoría y desarrollo del
currículum
(pp. 135-160). Málaga: Aljibe.
Stenhouse, Lawrence. (1998).
Investigación y Desarrollo del Currículum
. Madrid: Morata.
Susinos, Teresa. (2005). ¿De qué hablamos cuando hablamos de inclusión educativa?,
Temáticos Escuela
, 13, 4-6.
Susinos, Teresa y Parrilla, Ángeles. (2008). Dar la voz en la investigación inclusiva. Debates
sobre inclusión y exclusión desde un enfoque biográfico-narrativo,
REICE. Revista
Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación,
6
(2), 157-
171.
Stainback, Susan y Stainback, William. (2001).
Aulas inclusivas. Un nuevo modo de enfocar
y vivir el currículo
. Madrid: Narcea.
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
_____________________________________________________________Volumen
13,
Número 3, Año 2013, ISSN 1409-4703
27
UNESCO. (2005).
Guidelines for inclusion: Ensuring Access to Education for All
. París:
UNESCO,
Recuperado
de
UNESCO. (2009).
Policy Guidelines on Inclusion in Education
. Paris: UNESCO.
Recuperado
de
Verdugo, Miguel Ángel. (2009). El cambio educativo desde la perspectiva de la calidad de
vida.
Revista de Educación,
(349), 23-43.
logo_pie_uaemex.mx