Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Reseña bibliográfica / Review
L
A GRANJ
A
E
STUDIO ETNOBOTÁNICO DEL MORTIÑO
(
Vaccinium floribundum
)
COMO ALIMENTO ANCESTRAL Y POTENCIAL ALIMENTO
FUNCIONAL
E
THNOBOTANICAL STUDY OF THE MORTIÑO
(
Vaccinium floribundum
)
AS
ANCESTRAL AND POTENTIALLY FUNCTIONAL MEAL
Pablo Coba Santamaría, Daniel Coronel, Karla Verdugo, María Fernanda
Paredes, Elizabeth Yugsi y Laura Huachi
Centro de Investigación y Valoración de la Biodiversidad CIVABI. Universidad Politécnica Salesiana. Av. 12 de Octubre N24-22
y Wilson. Bloque B. Tercer Piso. Telfs. 593 02 3962800.
Autor para correspondencia: pcoba@ups.edu.ec
Manuscrito recibido el 20 de noviembre de 2012. Aceptado, tras revisión, el 14 de diciembre de 2012.
Resumen
El mortiño es un arbusto silvestre endémico de Ecuador y Colombia. Posee una baya de agradable sabor, frutos de especies
emparentadas al él eran consumidos desde antes de la Conquista, elevándola a fruta ceremonial. Tradición que se ha derivado a la
celebración del Día de los Difuntos en Ecuador. Su propiedad relevante es poseer gran cantidad de polifenoles asistida por el conte-
nido de azúcares, fibra, lípidos, minerales y vitaminas, proantocianidinas, antocianidinas, flavonoides se los utiliza como colorantes
alimentarios; así como flavonoides, taninos, ácidos poli fenólicos tienen actividad antioxidante, coadyuvante en la microcirculación
retiniana y antiagregación plaquetaria, microcirculación en general, reducción en la insuficiencia venosa crónica, considerado como
coadyuvante nutrimental.
Palabras claves
: Mortiño,
Vaccinium floribundum
, capacidad antioxidante.
Abstract
Mortiño is a native wild plant from Ecuador and Colombia. With an edible and tasty berry, mortiño has been consumed since pre-
hispanic ages with a ceremonial significance that is reflected nowadays in the celebration of Día de los difuntos (All Souls’ day). The
relevant properties are the high content of polyphenols due to the presence of sugars, fibers, lipids, minerals, vitamins proanthocyani-
dins, anthocyanidins and flavonoids that permits their use as food colorants. Compounds as flavonoids, tannins and poli-polyphenic
acids are recognized as antioxidants and promote the retinal and general micro circulation, platelet antiaggregation as well as the
reduction of chronic venous insufficiency, potentially suggesting mortiño as a nutritional supplement.
Keywords
: Mortiño,
Vaccinium floribundum
, antioxydants.
Forma sugerida de citar: Coba, P., D. Coronel, K. Verdugo, M. Paredes, E. Yugsi y L. Huachi. 2012.
Estudio etnobotá-
nico del mortiño (
Vaccinium floribundum
) como alimento ancestral y potencial alimento
funcional.
La Granja. Vol. 16(2): 5-13. ISSN: 1390-3799.
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
5
Reseña bibliográfica / Review
Pablo Coba, et al.
1.
Introducción
La región de los Andes es uno de los mayores cen-
tros de domesticación de plantas del mundo (Vavi-
lov, 1951), fue escenario de civilizaciones que desa-
rrollaron una agricultura autóctona y tradicional
con un gran número de especies de plantas nativas
dentro de la franja altitudinal que oscila entre los
2500 y 4300 msnm.
El cultivo de estas especies fue la base alimenti-
cia de grandes poblaciones andinas hasta la llegada
de los españoles, cuando estas especies nativas fue-
ron reemplazadas por especies exóticas traídas de
Europa. Pese a una muy marcada invasión vegetal,
algunas especies endémicas no fueron erradicadas
de los suelos andinos ni de la alimentación de sus
pobladores. En la actualidad, a pesar de la predomi-
nancia de los cultivos introducidos ya sean granos,
hortalizas o frutos todavía existen cultivos tradicio-
nales en los Andes y valles interandinos que aún si-
guen siendo la base de la alimentación de comuni-
dades indígenas.
El Departamento de Agricultura de los Estados
Unidos ha registrado una sola especie,
Vaccinium flo-
ribundum
en Ecuador (Ramírez y Williams, 2003), sin
embargo, datos del Herbario de la Pontificia Univer-
sidad Católica del Ecuador, indican que se encuen-
tran registradas tres especies de mortiño, la cua-
les son:
Vaccinium distichum, Vaccinium crenatum
, y
Vaccinium floribundum
, siendo la especie más común
Vaccinium floribundum
.
El mortiño (
Vaccinium floribundum
), de la fami-
lia Ericaceae, llamado también uva de monte, es
una fruta nativa de los páramos ecuatorianos (Lo-
ján, 2003). En páramos ecuatorianos es considerada
endémica y ha sido utilizada por sus habitantes des-
de tiempos inmemoriales principalmente en el Día
de los Difuntos para la elaboración de la tradicional
colada morada (ver Figura 1). En la actualidad aun-
que es poco común se lo emplea para consumo fres-
co así como en jugos, mermeladas y dulces. Sus fru-
tos tienen contenidos importantes de azúcares, mi-
nerales, antioxidantes, vitaminas del complejo B, C
y minerales como potasio, calcio, y fósforo (Mora-
les, 2011). Por sus propiedades físico químicas pre-
senta la ventaja de ser refrigerado sin alteración de
sus características organolépticas y nutricionales, ni
variaciones en peso o volumen, para la elaboración
posterior de cualquier producto con valor agregado,
lo cual facilita poder mantener un mercado perma-
nente, aun fuera de las épocas de cosecha.
En décadas anteriores este producto tenía impor-
tancia dentro de la alimentación ecuatoriana y era
de fácil adquisición en los campos de la Sierra, pero
con el pasar de los años su consumo ha disminui-
do y la planta también ha comenzado a desaparecer,
debido al limitado conocimiento acerca de sus bene-
ficios y la dificultad para su propagación. Estudios
han mencionado que este fruto es de crecimiento sil-
vestre y de una pequeña producción anual, consi-
derando la posibilidad de reproducción
in-vitro
, por
multiplicación vegetativa con medianos resultados
(Torres y Trujillo, 2010; Freire, 2004).
Para desarrollar una nueva brecha agroindus-
trial es necesario conocer los aspectos botánicos y
sus aplicaciones dentro de la cultura popular, como
su uso actual en el campo médico, industrial y culi-
nario.
2.
Enfoque botánico y distribu-
ción del mortiño en el Ecuador
El mortiño pertenece al Reino Plantae, Filo Magno-
liophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Ericales, Fa-
milia Ericaceae, Nombre Científico
Vaccinium flori-
bundum, Sinonimia Vaccinium mortinia
(Freire, 2004).
Es un arbusto ramificado cuya altura llega hasta
2,5 m, de hojas muy pequeñas con el margen ase-
rrado o crenado, nervación pinnada, flores de me-
nos de 1 cm, solitarias o en racimos; tubo del cáliz
articulado o no con el pedicelo, hipanto globoso, 5
lóbulos lanceolados; corola urceolada, blanca o ro-
sada, con 5 lóbulos reflexos, estambres de 8 a 10, del
mismo largo que el tubo de la corola, filamentos li-
bres, anteras con túbulos cortos, dehiscencia apical
poricida; ovario ínfero, 5 locular, estilo ligeramente
más largo que el tubo de la corola. El fruto es una
baya esférica de 5 a 8 mm de diámetro de color azul
y azul oscuro, lisa, a veces glauca (Jorgensen
et al.
,
1995), (ver Figura 2).
El mortiño pertenece a la familia de las Erica-
ceae, es uno de los componentes florísticos más so-
bresalientes del neotrópico, comunes en las zonas
6
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
Estudio etnobotánico del mortiño (Vaccinium floribundum) como alimento ancestral y
potencial alimento funcional
Figura 1.
Recolección de mortiño en la Reserva de Cayambe-Coca-Cayapas (2012).
montañosas de noroccidente de Suramérica, espe-
cialmente en la vertiente pacífica de los Andes (Lu-
teyn y Silva, 1999).
Posee 4500 especies a nivel mundial y alrededor
de 900 en América Tropical (Smith
et al.
, 2004), es-
tas especies presentan hábitos variados, desde ar-
bustos epífitos o hemiepífitos hasta litófitos. Presen-
ta una alta diversidad de géneros y especies, entre
ellas
Rhododendron
(con más de mil especies),
Vac-
cinium
(con cerca de 450 especies),
Cavendishia
(con
cerca de 130 especies) y
Gaultheria
(con cerca de 115
especies); por otra parte, tiene amplia distribución
geográfica y abarcan todos los continentes a excep-
ción de la Antártida. Los principales centros de di-
versidad se encuentran en las regiones montañosas
del Neotrópico y de Papúa, Nueva Guinea (Kron
et
al.
, 2002).
Existe mucha diversidad de esta planta, que ha
sido atribuida a los suelos arenosos, gumíferos, ri-
cos en materia orgánica y tipos de vegetación, co-
mo consecuencia de la orografía de la zona (Gentry,
1988; Oviedo
et al.
, 1992).
En Colombia se han reportado en este género
V.
meridionale
,
V. floribundum
y
V. corymbodendron
. (Lu-
teyn, 2002), con consumo de los frutos de los dos
primeros (Romero, 1991).
En Estados Unidos se le conoce como arándano
y el
lingoberry
que son versiones americanas y euro-
peas del mortiño (Asturizaga
et al.
, 2006).
Los nombres vulgares con los cuales se conoce
al mortiño en Ecuador son: mortiño, uva de los An-
des, manzanilla de cerro, raspadura quemada, uva
de monte; en Colombia se lo conoce como agraz, y
en Perú como macha macha, congama, pushgay.
El mortiño se encuentra distribuido en los Andes
ecuatorianos al norte desde la provincia del Carchi
hasta la provincia de Loja al sur (Jorgensen y León-
Yánez, 1999). Esta especie crece en un amplio rango
altitudinal desde los 1600 hasta los 3800 m de alti-
tud, se desarrolla en climas templados y fríos, con
temperaturas de 8 a 16
C, en los bosques seco mon-
tano bajo y húmedo montano, en suelos húmedos y
bien drenados (Bernal y Correa, 1990).
En el Ecuador
Vaccinium floribundum
es conside-
rada una planta silvestre que crece en las parte altas
de la cordillera desde los páramos del Ángel en el
Carchi hasta Tambo en Cañar, además se conocen
datos proporcionados por el Parque Nacional Coto-
paxi que ubican a la zona de adaptación del mortiño
desde los 1000 msnm, hasta los 4500 msnm, pero la
realidad es que son pocos los páramos que poseen
un número considerable de plantas, debido a la ex-
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
7
Reseña bibliográfica / Review
Pablo Coba, et al.
Figura 2.
Fruto de mortiño (Vasco, 2009).
tensión de las áreas agrícolas que ha relegado a esta
especie a zonas de páramo comprendidas entre los
3400 a 3500 hasta los 4500 msnm (MAGAP, 1988),
como se muestras en la Figura 3.
En base a colectas realizadas
Vaccinium floribun-
dum
se encuentra en la Sierra en las provincias
de Carchi, Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungu-
rahua, Bolivar, Chimborazo, Cañar, Azuay y Loja.
De igual manera en base a colectas realizadas se
indica que
Vaccinium distichum
y
Vaccinium crena-
tum
se encuentran localizados en las provincias del
Azuay y Loja (Luteyn, 2002). Estrella, en su libro “El
Pan de América” (1986), cita a
Macleania ecuadorien-
sis
“hualico”,
Macleania laurina Blake
“Chaqui-lulu”,
Macleania popenoei
“Joyapa”, como bayas comesti-
bles de características similares.
3.
El mortiño: valoración etnobo-
tánica, florística y medioam-
biental
Tradicionalmente el mortiño se consume en un pla-
to especial con miel de caña, especias y otros peda-
zos de frutas en el Día de los Difuntos, sin olvidar
a la tradicional colada morada, un plato típico de la
cultura popular. (Estrella, 1986). Antiguamente po-
cos le reconocían por su nombre y es probable que
la mayor parte de la población urbana desconociera
de su existencia, siendo de la familia del agraz o los
arándanos.
Se considera al mortiño como un producto sa-
grado ya que es un fruto de características silvestres,
por lo no requiere tratamiento alguno. Los campesi-
nos utilizan este arbusto para calmar el reumatismo,
fiebres y cólicos; se usa también para sanar la gripe,
la borrachera y los dolencias del hígado y los riño-
nes. Además para tratar dolencias pulmonares y la
debilidad (CESA, 1993).
El mortiño es conocido como un arbusto ideal
para fines ornamentales gracias a que posee hojas
con características brillantes, lisas, de color granate
y rosadas en su juventud. Estas son usadas ideal-
mente para adornar ambientes, ya que al ser un ar-
busto, con la poda, adquiere formas decorativas que
suelen ser muy llamativas (Noboa, 2010; Torres y
Trujillo, 2010).
Puede ser utilizado como tinte y de color dura-
dero. Sus hojas se usan como forraje de borregos.
Esta planta también sirve como combustible y re-
generadora de sitios quemados empleándose en la
reforestación de los páramos (Aguilar, 2009).
8
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
Estudio etnobotánico del mortiño (Vaccinium floribundum) como alimento ancestral y
potencial alimento funcional
Figura 3.
Zonificación del mortiño en Ecuador, (Aguilar, 2009), en base al mapa del Instituto Geográfico Militar IGM-
Ecuador
4.
El mortiño: de alimento ances-
tral a fuente de antioxidantes y
vitaminas
En la Región Andina, los frutos emparentados al
mortiño eran consumidos desde antes de la Con-
quista (Cieza De León, 1962), en las cuales se descri-
be la presencia de este fruto en los poblados andinos
con el nombre de mortiños considerándola una fru-
ta ceremonial, de la que se elaboraba una mazamo-
rra para los muertos conocida como
ayaapi
(Estrella,
1986).
Asimismo, el fruto fresco, en su ambiente na-
tural, es consumido por aves y animales autócto-
nos quienes dispersan las semillas en su entorno, el
consumo no se limita a la alimentación animal sino
también al ser humano por su exquisito sabor. En
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
9
Reseña bibliográfica / Review
Pablo Coba, et al.
el Ecuador se reporta en la elaboración de postres,
mermeladas, jugos, vinos, helados, mermeladas, ja-
leas, harina, frutos deshidratados, elaborados en pa-
nadería, bebidas no fermentadas, compotas y cola-
das (Fuentes, 2008).
La baya del mortiño consumida fresca apor-
ta con agua
80 %; de proteína
0,7 %; grasa
1 %; carbohidratos totales
16,9 %, 18,1 %; cenizas
0,4 %; fibra total
7,6 %, 2,9 %; con un componen-
te calórico de
84 kcal/100g FF,
75 kcal/100g FF
(Vasco
et al.
, 2009; Estrella, 1986); el proceso de coc-
ción y el posterior consumo puede alterar la compo-
sición de los componentes nutricionales y nutracéu-
ticos sin embargo no se han reportado estudios, tales
datos se asemejan a especies emparentadas como el
M. ecuadorensis
Horold (Estrella, 1986).
Se ha evidenciado la presencia de minerales co-
mo Fe, Cu, Zn, Ca, Mg, K, conteniendo 0,64mg de
Fe/100g FF y 17g Ca/100g FF, estos valores aportan
a la dieta diaria recomendada de 10mg/día H; 18
mg/día M y 500 mg H&M respectivamente (Badui,
2006).
Una característica nutricional relevante de las
frutas es la cantidad de vitaminas que aportan al
bienestar humano, a razón del mortiño se reporta
la presencia de acido ascórbico
14 g/100g FF (Vas-
co
et al.
, 2009), (USDA, 2010);
106,1 mg/100g FF
(Vasco, 2009);
β
-carotenos 36 ug/100g FF (Vasco
et
al.
, 2009); así como Tiamina
0,05 mg/100g FF; Ri-
boflavina 0,05mg/100g FF; Niacina 0,18 mg/100g F;
ácido patoténico
0,09 mg/100g FF (USDA, 2010).
Debido a su gran sabor, propiedades y cualida-
des nutricionales, estas bayas son un producto que
cada vez es más consumido el mundo. Al tener un
bajo contenido de calorías es favorable para su uso
en dietas y además, por la presencia de compuestos
fenólicos y fibra (Vasco, Rihinen, Ruales y Kamal-
Eldin, 2009), reduce el azúcar en la sangre. Por su
alto contenido en vitaminas como la vitamina C, que
es un excelente antioxidante celular y purificadora,
mientras que vitamina A que fortalece a la vista
La
Food and Drug Administration
(FDA) de los Es-
tados Unidos, según sus estándares, considera a es-
tas bayas como frutos con bajo contenido de grasa y
sodio, rico en fibras, vitaminas y libre de colesterol
(USDA, 2010).
Se reportan, además, la presencia de otros com-
ponentes orgánicos como la glucosa, fructosa, ácido
cítrico y málico responsables de su sabor así como
compuestos considerados nutraceuticos con propie-
dades antioxidantes (Vasco
et al.
, 2009; USDA, 2010).
Sin descartar que en la planta de mortiño sus
partes tales como las hojas contienen flavonoides
derivados de la quercetina (rutósido y avicularina),
taninos catéquicos (6-10 %), ácidos triterpénicos (ur-
sólico, oleanólico), iridoides, ácidos fenólicos, leuco-
antocianidinas y cromo (9,0 ppm) (Vasco
et al.
, 2009).
El fruto al ser de color negro evidencia la al-
ta concentración de antocianidinas como polifenoles
de estos se han reportado la presencia de acido gá-
lico y sus esteres, derivados del ácido vainillinico e
hidroxibenzoico, proantocianidinas, quercetina, mi-
ricetina derivados del acido clorogénico e hidroxici-
námico, antocianinas que eviencian una capacidad
antioxidante de 1200 mg Trolox/100g FF (23). Sin
embargo se reportan (1302 mg Trolox/100) (23) en
bayas andinas emparentadas, no obstante esta pro-
piedad la poseen los
Vaccinium; V. corymbosum
L. hy-
brids (200-675 mg Trolox/100g FF) (Vasco, 2009).
La característica del fruto se ha demostrado que
se debe a un proceso de estrés oxidativo en el cual
se demuestra dos estadios para el
V. meridionale
Sw.
(INIAP, 2006), demostrando que la fruta madura es
la que posee los valores más altos de fenoles totales
a los 143 días de formación
Algunos autores evidencian la consideración del
fruto como medicinal ya que al ser consumido crudo
ayuda a restablecer los niveles normales de azúcar
en la sangre y al consumir el fruto cocido trata pro-
blemas de hipoglicemia, gripe y diabetes. También
sirve para problemas digestivos, vasculares, entre
otros (Aguilar, 2009), información etnobotánica cita
que el fruto cocido es útil para el tratamiento de los
diabéticos (Ríos, Koziol, Borgtoft Pedersen y Gran-
da, 2007).
5.
El Mortiño Como Alimento
Funcional
La tendencia mundial respecto a la innovación de
los alimentos está considerando la inclusión de sus-
tancias de origen natural extraídas de una fuente
vegetal, que por medio de la tecnología alimenta-
ria se la incorpora; a la matriz del producto, consi-
derando sus características organolépticas como el
color y la textura. Ciertos autores consideran a es-
tos ingredientes como “nutracéuticos”, término que
10
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
Estudio etnobotánico del mortiño (Vaccinium floribundum) como alimento ancestral y
potencial alimento funcional
esta acuñado en simonía de los “fitoingredientes”,
sin embargo organismos de control como el FDA de
los Estados Unidos considera o define a estas sus-
tancias como “suplementos dietéticos” no obstante
estos ingredientes pueden ser comercializados so-
los o incorporados. Dichos principios son sustan-
cias que han demostrado una acción farmacológi-
ca en fitomedicina o que contribuyen a la salud y
el buen funcionamiento del organismo, en el merca-
do ecuatoriano podemos encontrar una amplia ga-
ma de productos como el yogurt con fibra, aceite con
β
-carotenos etc.
Además, algunos de estos compuestos químicos
se los ha utilizado como aditivos alimentarios como
colorantes ya que son sustancias coloreadas por que
contienen antocianócidos. Palabra compuesta deri-
vada de cianos que significa azul. Lo que explica y
ratifica la presencia de estos compuestos polifenóli-
cos
Estos compuestos están en la lista de coloran-
tes permitidos en la industria de alimentos norma-
dos e identificados como colorantes naturales E163
(CEE, 2009). Las antocianidinas y antocianócidos es
una familia fitoquímica con gran variabilidad pre-
sentes en flores, frutos y otros órganos expuestos a
la luz solar, en la familia
Ericaceae
, el mortiño pre-
senta un pariente cercano que el arándano
Vacci-
nium myrtillus
que en su composición química pre-
senta en su baya una composición de antocianidi-
nas y antocianósidos del 0,5 % (Alonso, 2004), simi-
lar a la presencia en el mortiño, donde la caracte-
rización fitoquímica demuestra la presencia de del-
finidina, cianidina, petunidina, peonidina, malvidi-
na y 3-glucosildelfinidina (Vasco, Rihinen, Ruales y
Kamal-Eldin, 2009).
Estos compuestos han demostrado tener activi-
dades en beneficio de la salud humana como acti-
vidad antioxidante (Salvayre, Braquet, Perruchot, y
Douste-Blazy, 1982), coadyuvante en la microcircu-
lación retiniana y antiagregación plaquetaria (Jay-
le, Aubry, Gavini, Braccini y De La Baume, 1965),
(Belleoud, Leluan y Boyer, 1967), (Zavarise, 1968),
microcirculación en general (Mian, Curri, Lietti, y
Bombardelli, 1977), reducción en la insuficiencia
venosa crónica (Grismondi, 1980), reparación tisu-
lar cuando se administra tópicamente (Mian, Curri,
Lietti, y Bombardelli, 1977), reductor de la prolife-
ración de depósitos de lípidos y calcio sobre la ca-
pa intima arterial, pero sin modificar los niveles de
colesterol plasmático (Kaddar, Robert, Miskulin, Ti-
xier, Brechemier, 1979).
Las antocianidinas y antocianosidos no han re-
portado en estudios clínicos efectos adversos y tóxi-
cos; la DL50 reportada en ratas fue de 2000 mg/kg;
en perros se reportó de 3000 mg/kg de peso (Enan-
di, 1987). El mortiño se recomienda en caso de vá-
rices, flebitis y hemorroides, pues sus componentes
fortifican las paredes de los vasos capilares. La infu-
sión de las hojas secas ayuda a disminuir la glucosa
en la sangre y tres vasos diarios de jugo reducen el
riesgo de enfermedades (Quingalombo, 2010).
En Estados Unidos y Europa el arándano es una
fruta cotizada y base de diversos productos alimen-
ticios atribuidos a frutos del bosque; diversificándo-
se de tal modo que se ofertan por internet una varie-
dad de productos que van desde alimentos clásicos:
arándanos frescos, pulpa, mermelada, salsas, jugos,
néctares, fruta confitada, congelada, así como arán-
danos en almíbar, helados, dulces; en mezclas con
otros grupos alimenticios: yogurt con frutos del bos-
que, helados, productos de repostería, chocolate con
arándanos, etc. Sin excluir a productos o suplemen-
tos dietéticos, cosméticos y productos de fitoterapia.
En este breve análisis de la especie emparentada
con el mortiño, este fruto presenta la ventaja de que
se puede congelar sin que se alteren sus característi-
cas organolépticas y nutricionales (Cartilla, 2009), ni
que ocurran variaciones en su peso o volumen; esto
facilita su almacenamiento para mantener una ofer-
ta permanente aun fuera de las épocas de cosecha,
así como la elaboración, diversificación, desarrollo e
innovación de productos a partir del mortiño fresco
y congelado.
6.
Conclusiones
El mortiño (
Vaccinium floribundum
), es un arbusto de
origen andino, crece de manera silvestre en los pá-
ramos del norte de la sierra andina, que en un am-
plio rango altitudinal desde los 1600 hasta los 3800
msnm; se desarrolla en climas templados y fríos, con
temperaturas de 8 a 16
C, lo que indica una marca-
da vegetación proveniente de los bosques seco mon-
tano bajo y húmedo montano.
Partiendo de los análisis bromatológicos realiza-
dos en el Departamento de Nutrición y Calidad del
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
11
Reseña bibliográfica / Review
Pablo Coba, et al.
INIAP y análisis desarrollados por la FDA se deter-
minó que el mortiño por su alto contenido de vita-
mina C (106,1 mg/100 g) y la presencia de antociani-
nas (5 %/100 g), es un indicador de su funcionalidad
como antioxidante celular. Por su sabor agradable
y cítrico fue un fruto muy apetecido en la dieta de
nuestras etnias, los registros de etnomedicina resal-
tan su importancia medicinal por sus propiedades
curativas a nivel del sistema gastrointestinal y san-
guíneo.
El mortiño presenta varias posibilidades agroin-
dustriales, considerando sus diversos usos ya sean
culinarios (pastelería, vinos, helados y la tradicional
colada morada) o sus usos industriales empleados
en la fabricación de tintes, tinturas y combustibles.
Este arbusto tiene vital importancia por su activi-
dad regeneradora de sitios quemados, la cual se em-
plea en la reforestación de los páramos, contribuye
a la protección de aves silvestres, suelos agrícolas y
fuentes de agua.
Referencias
Aguilar, Z. 2009.
Guía de plantas útiles de los pá-
ramos de Zuleta, Ecuador
. EcoCiencia, Proyecto
Páramo Andino. Programa de Apoyo a la Gestión
Descentralizada de los Recursos Naturales en las
Tres Provincias del Norte del Ecuador, pág. 99.
Alonso, J. 2004.
Tratado de Fitofármacos y Nutra-
céuticos
. Corpus Libros, Rosario–Argentina, pri-
mera edición edición, pág. 1360.
Asturizaga, A., B. Ollagaard y H. Balslev. 2006.
Fru-
tos comestibles
. Botánica Económica de los An-
des Centrales, págs. 329–346.
Badui, S. 2006.
Química de los Alimentos
. Pearson
Educación, México, pág. 716.
Belleoud, L., D. Leluan y Boyer. 1967.
Study on ef-
fects of anthocyanin glucosides on the nocturnal
vision of air traffic controllers
. Rev. Méd. Aéro-
naut, Spatial, 6: 5.
Bernal, H. y J. Correa. 1990.
Especies vegetales pro-
misorias de los países del Convenio Andrés Be-
llo
, tomo VII. SECAB Ciencia y tecnología, Bogotá
- Colombia, pág. 489.
Cartilla. 2009.
Conozcamos y usemos el mortiño
.
Corporación Autónoma Regional del Centro de
Antioquia, Medellín, Corantioquia, tercera edi-
ción, pág. 14.
CESA. 1993.
Usos tradicionales de las especies fo-
restales nativas en el Ecuador
, tomo 3. Central
Ecuatoriana de Servicios Agrícolas, Quito - Ecua-
dor, primera edición, pág. 258.
Cieza De León, P. 1962.
Crónica del Perú
. Espasa
Calpe, Madrid - España, tercera edición, pág. 249.
Enandi, M. 1987.
Relazione dell’esperto sulla docu-
mentazione farmacologica e tossicologica relati-
va alla specialita tegens (n.r.).
Invernide la Beffa
S.p.A.
Estrella, E. 1986.
El pan de América: etnohistoria de
los alimentos aborígenes en el Ecuador
, tomo 29.
Publicaciones del C.S.I.C. conmemorativas del V
centenario del descubrimiento de América. Con-
sejo Superior de Investigaciones Científicas, ter-
cera edición, pág. 390.
Europea,
C.
E.
2009.
Números
E
coloran-
tes
alimentarios
.
URL
a
http://europa.eu
/legislation_summaries/other/l21068a_es.htm
A
.
Freire, F. A. 2004.
Botánica sistemática ecuatoriana
.
Missouri Botanical Garden, pág. 209.
Fuentes, C. 2008.
Estudio del mortiño y propuesta
gastronómica aplicada a un recetario
.
Gaviria, C., J. D. Hernández, M. Lobo, C. I. Medina y
B. A. Rojano. 2012.
Cambios en la actividad anti-
oxidante en frutos de mortiño (vaccinium meri-
dionale sw.) durante el desarrollo y maduración
.
Revista de la facultad de agronomía Medellin, 65:
6487–6495.
Gentry, A. H. 1988.
Changes in plant community
diversity and floristic composition on enveroin-
mental and geographic gradients
. Ann. Missouri
Botanical Garden, 75: 1–34.
Grismondi, G. 1980.
Minerva ginecology
. 32: 1–6.
INIAP. 2006.
Informe del análisis bromatológico
realizado en el departamento de nutrición y ca-
lidad del instituto nacional de investigaciones
agropecuarias
.
Jayle, G., M. Aubry, H. Gavini, G. Braccini y C. D.
L. B. C. 1965.
The action of anthocyanin glucosi-
des on the scoptopic and mesopic vision of the
normal subject. annals ocular
. págs. 198–556.
12
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
Estudio etnobotánico del mortiño (Vaccinium floribundum) como alimento ancestral y
potencial alimento funcional
Jorgensen, P. M. y S. León-Yánez. 1999.
Catalogue
of vascular plants of ecuador
. Syst. Bot. Missouri
Bot. Gard, 75: 1–1181.
Jorgensen, P. M. C., R. Ulloa, Valencia y J. E. Mad-
sen. 1995.
A floristic analysis of the high andes
of ecuador
. S.P. Churchill et al. (editors), Biodi-
versity and Conservation of Neotropical Monta-
ne Forest. The New York Botanical Garden, págs.
221–237.
Kaddar, A., L. Robert, M. Miskulin, J. Tixier, D. Bre-
chemier y A. Robert. 1979.
Arterial wall
. págs. 5–
187.
Kron, K. A., E. A. Powell y J. L. Luteyn. 2002.
Phylogenetic relationships within the blueberry
tribe (vaccinieae, ericaceae) based on sequence
data from matk and nuclear ribosomal its re-
gions, with comments on the placement of saty-
ria
. Amer. J. Bot., 89: 327–336.
León, P. L. D. 1962.
Crónica del Perú (1550)
. Espasa
Calpe, Madrid–España, tercera edición, pág. 294.
Loján, L. 2003.
El verdor de los andes ecuatorianos:
realidades y promesas
. Proyecto Desarrollo Fo-
restal Participativo en los Andes, pág. 296.
Luteyn, J. L. 2002.
Diversity, adaptation, and ende-
mism in neotropical Ericaceae: biogeographical
patterns in the Vaccinieae
, tomo 68. The Botani-
cal Review, págs. 55–87.
Luteyn, J. L. y D. Silva. 1999.
Hotspot for neotropi-
cal blueberry (ericaceae :vaccinieae)
. Murri (An-
tioquia Deparment, Colombia): Brittonia, 51: 280–
302.
MAGAP Ministerio de agricultura, a. y. p. 1998.
Ho-
ja técnica de mortiño–blueberry
. Quito–Ecuador.
Mian, E., B. Curri, A. Lietti y E. Bombardelli. 1977.
Minerva medicine
. págs. 68–3565.
Morales, A. 2002–2011.
Frutoterapia, nutrición y sa-
lud Plus Vitae
. EDAF del Plata, Madrid–España,
primera edición, pág. 212.
Noboa, V. 2010.
Efecto de seis tipos de sustratos y
tres dosis de ácido naftalenacéticoen la propaga-
ción vegetativa de mortiño (
Vaccinium floribun-
dum
)
. Escuela Superior Politécnica de Chimbora-
zo. Facultad de Recursos Naturales Escuela de In-
geniería Forestal, Riobamba–Ecuador.
Oviedo, Carrillo y G. Pacheco. 1992.
Fundación na-
tura
. págs. 11, 37, 59, 89,103.
Quingalombo, B. 2010.
Investigación de productos
autóctonos del Cantón Mejía (uvilla, mortiño)
para su utilización dentro de la repostería.
Uni-
versidad Tecnológica Equinoccial. Facultad de Tu-
rismo y Preservación Ambiental, Hotelería y Tu-
rismo, Quito–Ecuador.
Ramírez, M. y D. Williams. 2003.
Guía agro–
culinaria de Cotacachi, Ecuador y alrededores
.
IPGRI–Américas.
Romero, R. 1991.
Frutas silvestres de Colombia
.
Instituto de Cultura Hispánica, Bogotá, Segunda
edición.
Ríos, M., M. J. Koziol, H. B. Pedersen y G. Granda.
2007.
Plantas útiles del Ecuador: publicaciones,
retos y perspectivas
. Abya–Yala, Quito, Ecuador,
pág. 652.
Salvayre, R., P. Braquet, T. Perruchot y L. Douste-
Blazy. 1982.
Flavonoids and Bioflavonoids
. Else-
vier, Amsterdam, Oxford, New York, págs. 437–
442.
Smith, N., S. A. Mori, A. Henderson, D. W. Steven-
son y S. V. Heald. 2004.
Flowering plants of the
neotropicas
. Princeton University Press.
Torres, M. L. y D. Trujillo. 2010.
Cultivo in vitro del
mortiño (
Vaccinium floribundum
)
, tomo 2. Labo-
ratorio de Biotecnología Vegetal, Universidad San
Francisco de Quito, Quito, Ecuador, págs. B9–B15.
USDA. 2010.
National nutrient database for stan-
dard reference
. URL
a
/ndb/foods/show/2184?fg=&man=&lfacet=
&count=&max=&sort=&qlookup=&offset=
&format=Stats&new=
A
.
Vasco, C. 2009.
Phenolic compounds in ecuadorian
fruits
. Tesis Doctoral, Faculty of Natural Resour-
ces and Agricultural Sciences Department of Food
Science. Uppsala. Doctoral Thesis. Swedish Uni-
versity of Agricultural Sciences.
Vasco, C., K. Rihinen, J. Ruales y A. Kamal-Eldin.
2009.
Chemical composition and phenolic com-
pound profile of mortiño (vaccinium floribun-
dum)
. J. Agric. Food Chem, 57: 8274–8281.
Vavilov, N. I. 1951.
Estudio sobre el origen de las
plantas cultivadas
. ACME Agency, pág. 185.
Zavarise, G. 1968.
The effect of extended treatment
with anthocyanosides on light sensitivity
. Anna-
li Oftalmolog. Clin. Oculary, 94: 209.
L
A GRANJ
A,
Revista de Ciencias de la Vida
, 16(2) 2012: 5-13.
c
c
2012, Universidad Politécnica Salesiana, Ecuador.
13
logo_pie_uaemex.mx