Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte
– vol. 6 - número 22 - junio 2006 - ISSN: 1577-0354
Granero Gallegos, A.; Ruiz Juan, F. y García Montes, M. E. (2006) Lesiones y problemas
físicos padecidos por senderistas y cicloturistas en una ruta por etapas. El caso del camino de
Santiago. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. 6
LESIONES Y PROBLEMAS FÍSICOS PADECIDOS POR
SENDERISTAS Y CICLOTURISTAS EN UNA RUTA POR
ETAPAS. EL CASO DEL CAMINO DE SANTIAGO
INJURIES AND PHYSICAL PROBLEMS SUFFERED BY
WALKING AND CYCLING PEOPLE IN A ROUTE BY
STAGES. THE EXAMPLE OF THE WAY OF SAINT
JAMES
Granero Gallegos, A.*, Ruiz Juan, F.** y García Montes, M. E.***
* Dr. Antonio Granero Gallegos (
agranero@ual.es
). Profesor Asociado Laboral de la
Universidad de Almería. Profesor de Educación Física en E. Secundaria con plaza definitiva en
el I.E.S. Jaroso de Cuevas del Almanzora (Almería).
** Dr. Francisco Ruiz Juan (
fruizj@ual.es
). Profesor Titular de la Universidad de Almería.
*** Dra. Mª Elena García Montes (
garciamo@ugr.es
). Profesora Titular de la Universidad de
Granada.
Recibido 6 marzo de 2006
ÁREA: Ocio y recreación
RESUMEN
Este trabajo ha tenido por objetivo conocer los problemas físicos, dolencias o
enfermedades padecidas por el peregrino mayor de 15 años que recorre el
Camino de Santiago, andando o en bicicleta, analizando las diferencias
producidas en función de la edad, sexo, medio de locomoción y nacionalidad.
La investigación se ha desarrollado mediante la aplicación de un cuestionario
autoadministrado en Compostela a una muestra de 1.091 sujetos, utilizando el
procedimiento de muestreo estratificado polietápico con afijación proporcional,
con un margen de error muestral del ±3 % y un nivel de confianza del 95,5%.
Los resultados indicaron que el medio utilizado para realizar una ruta por
etapas, y la distancia recorrida, son determinantes de los problemas físicos
sufridos, comprobándose que las ampollas y las llagas en los pies, así como la
tendinitis, las padecen más los senderistas, mientras que a los cicloturistas
afectan más las insolaciones, resfriados y caídas y golpes.
PALABRAS CLAVE:
Lesiones, problemas físicos, senderismo, cicloturismo.
SUMMARY
This work has had for aim to know the physical problems, ailments or illnesses
suffered by the pilgrim older than 15 that travels along the way to Santiago,
walking or by bicycle, analyzing the differences taken place in function of the
age, sex, means of locomotion and nationality. The investigation has been
developed by means of the application of a questionnaire in a self-management
way to a sample of 1.091 fellows, using the procedure of stratified sampling with
proportional affixation, to select the subjects we assumed ± 3% of sample error
and a level of reliable equal to 95.5%. The results indicated that the mean used
to carry out a route for stages, and the travelled distance, they are decisive of
the suffering physical problems, being proven that the bladders and the wounds
in the feet, as well as the tendinitis, are more suffered by the hill walkers’, while
the tour ciclers are more affected by the heat strokes, colds and fallen and
blows.
KEY WORDS:
Injuries, physical problems, hill walking, tour cycling.
INTRODUCCIÓN
Los hábitos deportivos de los españoles, sus actitudes y valores, han
experimentado una profunda transformación en las dos últimas décadas. El
deporte se ha convertido, para amplios segmentos de la población, en una
actividad de tiempo libre muy importante. A través de las diferentes
investigaciones que al respecto se han venido desarrollando en nuestro país,
tanto a nivel de población general (García Ferrando, 1991, 2001), como de
otros colectivos (Cañellas & Rovira, 1995; García Montes, 2001; Hellín, 2003;
Ruiz Juan, 2000), se pone de manifiesto el aumento de práctica de las
actividades y deportes de aventura desarrollados en el medio natural.
García Ferrando (2001) destaca especialmente el incremento del
ciclismo recreativo y el senderismo como prácticas físico-deportivo-recreativas
que ejemplifican perfectamente los cambios que se están consolidando en las
sociedades postmodernas como la española, por lo que se refiere a los hábitos
deportivos de tiempo libre y de ocio de la población. Estos datos son
manifestaciones de esa dimensión ambiental-ecológica del deporte que expone
Cuenca (2000) y que, con toda probabilidad, irá cobrando cada vez mayor
relevancia en las actividades de ocio, cuanto más se refuerce el carácter
urbano de nuestra cultura. Como aseguran Zaragoza et al. (2002), el
senderismo y, sobre todo, el cicloturismo adquieren en la actualidad una gran
importancia tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. Estamos, afirman, ante
un hecho social digno de mención e investigación, pero desconocido
sociológicamente.
En el amanecer del siglo XXI, en plena era tecnológica, en un momento
en que las miradas de los sujetos, de los ciudadanos de las grandes urbes, se
vuelven hacia los espacios naturales, ansiosos de retornar a la naturaleza, de
ponerse en contacto con la misma, de redescubrir el medio natural, de
encontrarse a sí mismo y de disfrutar vivencias nuevas (Elias & Dunning, 1992;
Lagardera, 2002), el Camino de Santiago vuelve a estar transitado por cientos
de miles de viajeros que se dirigen a Compostela. Los objetivos, motivaciones
e intereses de los senderistas y cicloturistas jacobeos actuales distan mucho de
las de peregrinos de tiempos pretéritos. Hoy en día, esta ruta se ha visto
impulsada por una gran promoción turística, patrimonial y deportiva, en relación
con las actividades de ocio de la actual sociedad contemporánea, por parte de
las Administraciones públicas y de las empresas privadas.
Este Camino es considerado en la actualidad como uno de los Senderos
de Gran Recorrido más largos de Europa, y uno de los mejor documentados,
denominándose, según la Federación Española de Deportes de Montaña y
Escalada (2005), E 3 al recorrido europeo de este itinerario y GR 65 al trazado
español del antiguo Camino que utilizaban los peregrinos centroeuropeos para
llegar hasta el sepulcro del Apóstol entrando por Roncesvalles, el Camino
Francés. Así, es uno de los trazados más conocidos y divulgados en Europa
para la práctica del senderismo y del cicloturismo de aventura (Granero, Ruiz
Juan & García Montes, 2005).
Millones de viajeros han recorrido el Camino de Santiago desde que allá
por el siglo X comenzara este fenómeno peregrinatorio. A lo largo de los siglos,
y durante distintas épocas, la salud de los que se dirigían a tierras gallegas era
un elemento fundamental a la hora de realizar la peregrinación, explica Ocaña
(1999), para unos porque no la poseían y trataban de conseguirla en Santiago,
para otros, porque la tenían y la perdían en el Camino a causa de su dureza,
de los contagios y toda suerte de calamidades sobrevenidas. Cualquiera de las
dos situaciones habrá que encuadrarla dentro de los siglos en los que cada uno
hacía su particular recorrido.
Autores como Bravo (1997), González Sevilla (1998) u Ocaña (1999),
permiten echar la vista atrás y acercarnos a los daños que sufrían los
peregrinos de pasadas épocas en su viaje hacia Santiago. Aunque no existen
muchos datos sobre estos males que afectaban a viandantes jacobeos o los
que traían consigo, ya que los libros de los hospitales sólo indican la muerte de
los mismos sin hacer referencia a su causa.
El texto más antiguo que relata las dolencias de los caminantes es el
Codex Calixtinus
, escrito que data del siglo XII, si bien, como añade Ocaña
(1999), la enumeración de enfermedades parecen copiadas de algún tratado
médico de la época, por la gran concisión y exactitud. Sirvan como ejemplo las
de la piel, entre las que se citan la lepra y la sarna; del sistema nervioso a los
frenéticos, maniosos, paralíticos, tremulosos, energúmenos, lunáticos; de la
vista a los scotomáticos, albuginosos y epiforosos; de los enfermos de orina y
riñón, a los estranguiriosos, dissuriosos y nefríticos; de las afecciones
pulmonares a los flemáticos, tísicos, etc,.
.. Poco resuelve esta enumeración el
problema específico de los peregrinos, pues les atribuye casi todas las
enfermedades propias de la época (Bravo, 1997; González Sevilla, 1998). A
todas ellas habría que añadir, dice Ocaña (1999), las propias de la ruta, como
las lesiones en los pies por las largas jornadas de peregrinación, las caídas y
golpes con traumatismos graves, las mordeduras de los distintos reptiles y
animales que encontraban a su paso, las derivadas de los fríos y calores que
habrían de afectar a las vías respiratorias y deshidrataciones.
En la actualidad, en muchas de las guías del peregrino y en los
documentos dirigidos al mismo antes de iniciar su camino (revistas, webs, etc.),
se nombran las enfermedades o problemas físicos más habituales, lejos de los
padecimientos y calamidades de tiempos pasados, dándose las directrices
pertinentes para prevenir y tratar los mismos: lesiones provocadas por la acción
solar, por el calor y por el frío, ampollas, pie de atleta, calambres, agujetas,
contusiones, tendinitis, erosiones en la piel, heridas, hemorragias, esguinces,
luxaciones, fracturas, picaduras, mordeduras, dermatitis alérgicas, desmayos y
convulsiones, fiebre, intoxicaciones, náuseas y vómitos, así como cortes de
digestión (Fernández Costas, 2001; Imaz et al., 2004; Menco, 2004; Vázquez
Gallego, Solana y Quintas, 2004).
El objetivo de nuestro estudio es conocer los problemas físicos,
dolencias o enfermedades padecidas por el peregrino mayor de 15 años que
llega a Compostela tras recorrer el Camino de Santiago, ya sea andando o en
bicicleta, analizando las diferencias que se producen en función de la edad,
sexo, medio de locomoción y nacionalidad.
METODOLOGÍA
La población objeto de estudio está constituida por los peregrinos mayores de
15 años que han recibido la “compostela” tras recorrer el Camino de Santiago
y, según datos de la Oficina de Sociología y Estadística del Arzobispado de
Santiago de Compostela (2003), en el año 2001 fueron 57.880. Ésta es, por
tanto, la población de referencia para la muestra que, con un margen de error
muestral del ± 3% y un nivel de confianza del 95,5 %, es de 1.091 sujetos.
Dadas las características de la investigación, se opta por la metodología
de investigación cuantitativa, utilizando métodos de investigación descriptivos,
la encuesta como técnica y el cuestionario como instrumento. El procedimiento
de elección de la muestra utilizado ha sido el muestreo estratificado polietápico
con afijación proporcional, dividiéndola por estratos o cuotas, en distintas
etapas, según las características de la población: edad, sexo, medio de
locomoción y nacionalidad.
El trabajo de campo se desarrolló durante el verano de 2003 mediante la
aplicación, de forma autoadministrada, del cuestionario denominado ”
Vivencias
y hábitos de actividad físico-deportiva del peregrino
” a la población de objeto de
estudio, previa validación del mismo y constatada su fiabilidad. Debido a que
una de las cuotas de la investigación es la nacionalidad, se trabajó con
cuestionarios traducidos a cinco idiomas distintos para la recogida de
información: español, inglés, francés, italiano y alemán.
La interpretación de los resultados se ha realizado mediante técnicas de
análisis cuantitativo, codificando los datos recogidos para su tratamiento
estadístico. Éstos, tabulados y mecanizados informáticamente, fueron
analizándolos mediante el paquete de programas informáticos SPSS/PC para
Windows, versión 11.5. Para el análisis descriptivo se
han utilizado las tablas
de distribución de frecuencias y el análisis inferencial se ha desarrollado
mediante la prueba del
chi cuadrado
para constatar el grado de
asociación/relación entre variables, haciendo referencia al valor del coeficiente
χ
2
(índice de Pearson) y su nivel de significación (N.S.).
ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE RESULTADOS
Según se ha expuesto anteriormente, en muchos de los documentos -sobre
todo guías- dirigidos al peregrino que recorre esta ruta por etapas, tanto
andando como practicando cicloturismo, autores como Fernández Costas
(2001), Imaz et al. (2004), Menco (2004), o Vázquez Gallego et al. (2004),
nombran las que consideran enfermedades o problemas físicos más habituales
que puede sufrir el peregrino. Si bien, no se hallan investigaciones que
constaten los problemas o lesiones que en la actualidad padecen los viajeros
jacobeos y en los citados trabajos se refieren una enumeración de las
dolencias habituales y propias de una estancia en la naturaleza realizando una
actividad física y deportiva, intensa y prolongada.
Co
mo
se
puede
observar
en
la
figura
1,
los
s
presente
estudio
resultados
obtenido
en
el
Ampollas en los pies
Tendinitis
Migraña
Llagas en los pies
Resfriado
Insolación
Caídas/golpes
Depresión
Esguinces
Problemas musculares
Dolor hombros/espalda
Gastroenteritis
Alergias
Rozaduras
indican que las
ampollas en los pies
son el problema físico más sufrido por los
peregrinos a lo largo del recorrido, pues la mitad de los mismos las padecen
(51%). En íntima relación con aquéllas se presentan las
llagas en los pies
,
soportadas por un 16,8% de los viajeros.
La
tendinitis
, consecuencia del diario y elevado esfuerzo físico, también
es una molestia que ha padecido un elevado porcentaje de peregrinos,
prácticamente un tercio de los mismos. Asimismo, es de destacar que dos de
cada diez viajeros (19,5%) ha soportado
migraña o dolor de cabeza
durante la
ruta. También, el
resfriado
(14,8%) y la
insolación
(13,6%) son problemas
reseñables que afectan a la población estudiada, así como las
caídas y golpes
,
y la
depresión
, sufridos por uno de cada diez peregrinos.
El resto de lesiones y enfermedades, como los
esguinces
,
problemas
musculares
,
dolor de espalda
,
gastroenteritis
,
alergias
,
rozaduras
, etc.,
presentan porcentajes inferiores al siete por ciento, lo que indica que son
padecidos de forma más puntual y por un menor número de viajeros.
Diferencias según el medio de locomoción (andando o en bicicleta)
El análisis se hace más interesante cuando se estudian las diferencias
significativas, desde el punto de vista estadístico, que se producen en función
del medio utilizado para recorrer la ruta. En la figura 2 se comprueba que las
ampollas y las llagas en los pies, así como la tendinitis, las padecen más los
senderistas, mientras que los cicloturistas se ven más afectados por
insolaciones, resfriados y caídas y golpes.
0%
10%
20%
30%
40%
50%
60%
70%
Senderistas
Cicloturistas
Resfriado
Insolación
Caídas/Golpes
Llagas
Ampollas
Tendinitis
Figura 2.- Diferencias en relaci
ó
n con las lesiones, problemas f
í
sicos y enfermedades
sufridas en el Camino de Santiago, seg
ú
n el medio de locomoci
ó
n empleado.
Resulta lógica la diferencia en el caso de las ampollas, puesto que seis
de cada diez de los viandantes las sufren durante el Camino, mientras que
apenas afectan a los que van pedaleando hasta Santiago. Aunque son menos
los que padecen llagas en los pies, los datos están en la línea de los anteriores:
dos de cada diez de los caminantes y apenas un cinco por ciento de los que
recorren la ruta sobre dos ruedas. Es alto el porcentaje entre los senderistas
respecto a estas dolencias, dado el esfuerzo diario que soportan los pies; “pies
de ciudad”, poco acostumbrados a andar durante tantas horas y kilómetros, con
excesivo calor en verano y enfundados en un calzado poco habitual -
principalmente botas de montaña- en la vida diaria. La importancia de la
utilización de un calzado adecuado a la actividad y adaptado al pie para
prevenir lesiones, destacadas en las investigaciones de Fernández Seguín,
Escamilla y Benhamú (2003), Fernández Costas (2001) y Vázquez Gallego et
al. (2004), junto con el sedentarismo, propia de la sociedad actual (Piéron,
2003) y el poco entrenamiento realizado para un esfuerzo físico tan grande
(Granero, 2005), que en muchas ocasiones se convierte en sobreesfuerzo, son
factores determinantes, no sólo para estas dolencias, sino también para la
tendinitis.
Un alto porcentaje de los que andan hacia Compostela padecen
tendinitis (38,6%) en su recorrido, mientras que se ve afectado uno de cada
cinco peregrinos en bicicleta (p<0,005). Como vemos, esta lesión, provocada
por el sobreesfuerzo, la sufren sobre todo los caminantes, que son los que
menos se preparan físicamente para este recorrido (Granero, 2005). Además,
aquéllos que se aventuran en bicicleta normalmente son aficionados habituales
a esta práctica deportiva y están adaptados a este tipo de actividad (Zaragoza
et al. 2002), sufriendo más otro tipo de problemas físicos.
Por otro lado, la insolación y el resfriado afectan más a los ciclistas que a
los caminantes, presentando diferencias significativas (p<0,05 y p<0,005,
respectivamente), así como las caídas y golpes (p<0,001), pues los que
recorren el itinerario en este medio están más expuestos a sufrir enfriamientos
y caídas durante los descensos por los terrenos sinuosos y pendientes por los
que transcurre la senda jacobea. También influye en el padecimiento de estas
dolencias el que los ciclistas alarguen más la etapa diaria, tanto en distancia
como en tiempo que los senderistas. En este sentido, y según datos de
Granero (2005) las diferencias se acentúan a favor de los que pedalean a partir
de las seis horas de duración de la etapa, acabando la jornada a última hora de
la tarde y ello conlleva más paradas y enfriamientos que los viandantes.
Diferencias según la nacionalidad
Resulta interesante realizar este análisis, puesto que, las diferencias que se
hallan en función de la nacionalidad de los viajeros se presentan en relación
con las ampollas y las llagas en los pies (figura 3), problemas que, como
hemos comprobado anteriormente, afectan sobre todo a los senderistas.
0%
10%
20%
30%
40%
50%
60%
70%
Españoles
Europeos
Resto del mundo
Llagas
Ampollas
Figura 3.- Diferencias en relaci
ó
n con las lesiones, problemas f
í
sicos y enfermedades
sufridas en el Camino de Santiago, seg
ú
n la nacionalidad.
La mayoría de los peregrinos que proceden de otros países del mundo y
de los de Europa sufren ampollas en los pies durante el recorrido. De igual
manera, también son estos dos colectivos los que más sufren las llagas. Se
observa gran diferencia respecto a los españoles, que son los que menos
padecen, tanto las ampollas (p<0,05) como las llagas (p<0,001). La explicación
a estas diferencias hemos de buscarla en el tiempo que dura su recorrido y, por
ende, en el lugar de inicio del mismo. Los españoles tienden a iniciar su
peregrinación en lugares más cercanos a Santiago, como Sarria, O’Cebreiro,
Ponferrada, Astorga o León, mientras que los europeos y los del resto de
países comienzan en lugares más alejados, como Saint Jean Pied de Port o
Roncesvalles (Granero 2005). Resulta lógico que aquéllos que inician más lejos
y que están más tiempo peregrinando sufran más estas dolencias en los pies.
CONCLUSIONES
El medio de locomoción utilizado para realizar una ruta por etapas, el Camino
de Santiago en este caso, así como la distancia recorrida, son determinantes
en relación con los problemas físicos sufridos a lo largo del itinerario, de tal
manera que los que van andando padecen más lesiones y padecimientos que
los que van en bicicleta.
Las dolencias en los pies, como consecuencia del esfuerzo diario y de la
utilización de calzado distinto al de la vida habitual, son las principales lesiones
que sufren los caminantes. La mayoría de ellos padecen ampollas.
La tendinitis, lesión provocada por el sobreesfuerzo diario y la falta de
preparación física adecuada para el Camino, es un problema sufrido tanto por
caminantes como por ciclistas. No obstante, afecta más a senderistas, pues los
que van en bicicleta están habituados a este medio y entrenan más con motivo
de la peregrinación.
Las principales complicaciones que sufren los ciclistas son aquéllas
derivadas de los golpes y las caídas, propios de la conducción de este medio
de locomoción durante muchos kilómetros por el medio natural por el que
transcurre el itinerario jacobeo.
Es necesario plantear investigaciones sociales enfocadas al análisis de
estas prácticas de auge en la actualidad. Asimismo, resulta de interés seguir
estudiando este fenómeno social que supone el Camino de Santiago,
planteando nuevos enfoques, como entrevistas en profundidad o historias de
vida, que permitirían conocer, entre otros aspectos, las causas de abandono de
esta ruta y analizar con detalle los provocados por lesiones de carácter físico.
Asimismo, permitiría conocer pormenorizadamente la evolución de todos los
problemas físicos desde su aparición y las consecuencias de los mismos en los
senderistas y cicloturistas jacobeos.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Bravo, M. (Trad. y notas) (1997).
Guía del peregrino medieval (Codex
Calixtinus)
(12ª ed.). Valladolid: Autor.
Cañellas, A. & Rovira, J. (1995). Los hábitos deportivos de la población adulta
barcelonesa (15 a 59 años).
Apunts. Educación Física y Deportes,
42,
75-79.
Cuenca, M. (2000).
Ocio humanista. Dimensiones y manifestaciones actuales
del ocio
. Bilbao: Universidad de Deusto.
Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (2004).
Índice de
senderos
[en línea]. Disponible en: http://www.fedme.es [Consulta: 2003,
17 octubre].
Fernández Costas, A. (2001). La actividad física del peregrino. Consejos
prácticos.
Lecturas Educación Física y Deportes, Revista Digital
[en
línea], 42. Buenos Aires. Disponible en: http://www.efdeportes.com
[Consulta: 2003, 23 octubre].
Fernández Seguín, L. M., Escamilla, E. & Benhamú, S. (1999). Fascitis plantar.
Prevención en el deporte. En M. A. González Valeiro, J. A. Sánchez
Molina & J. Gómez Varela (eds.), Preparación
profesional y necesidades
sociales. Actas del Congreso AIESEP
(pp. 183-186). La Coruña:
Universidad Coruña.
García Ferrando, M. (1991).
Los españoles y el deporte (1980-1990). Un
análisis sociológico
. Madrid: MEC. CSD.
García Ferrando, M. (2001).
Los españoles y el deporte: prácticas y
comportamientos de la última década del siglo XX. Encuesta sobre los
hábitos deportivos de los españoles, 2000.
Madrid: MEC. CSD.
Elias, N. & Dunning, E. (1992).
Deporte y ocio en el proceso de civilización
.
México DF: FCE.
García Montes, M. E. (2001).
Actitudes y comportamientos de la mujer
granadina ante la práctica física de tiempo libre
[CD ROM]. Granada:
Universidad de Granada.
González Sevilla, M. E. (1998).
El Camino de Santiago. Arte y Misterio
.
Barcelona: Serbal.
Granero Gallegos, A. (2005).
Expectativas y vivencias en la actividad físico-
deportiva del peregrino. Un antes y un después en el Camino de
Santiago
[CD ROM]. Almería: Universidad de Almería. Servicio de
Publicaciones.
Granero Gallegos, A., Ruiz Juan, F. & García Montes, M. E. (2005). El Camino
de Santiago como Sendero de Gran Recorrido en la naturaleza.
Lecturas
Educación Física y Deportes, Revista Digital
[en línea], 87. Buenos
Aires. Disponible en: http://www.efdeportes.com [Consulta: 2006, 23
enero].
Hellín, P. (2003).
Hábitos físico-deportivos en la región de Murcia:
implicaciones para la elaboración del currículum en el ciclo formativo de
Actividades Físico-Deportivas
. Tesis Doctoral, Universidad de Murcia,
Murcia.
Imaz, F., Blanco, O., Molero, I., Fernández, M. A., Malabia, V., Cava-Carrasco,
J. & Álvarez, J. L. (2005).
Guía Virtual del Camino de Santiago
[en línea].
Logroño: Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino
de Santiago. Disponible en: http://www.caminodesantiago.org [Consulta:
2005, 23 marzo].
Lagardera, F. (2002). Desarrollo sostenible en el deporte, el turismo y la
educación física.
Apunts: Educación Física y Deportes
, 67, 70-79.
Menco, C. (Ed.) (2004).
Información sobre el Camino de Santiago
[en línea].
Disponible en: http://www.jacobeo.net [Consulta: 2004, 17 junio].
Ocaña Eiroa, F. J. (1999).
El Camino de Santiago. Anno Iacobi
[en línea]. Vigo.
Disponible en: http://www.sapiens.ya.com [Consulta: 2004, 11 mayo].
Oficina de Sociología y Estadística del Arzobispado de Santiago de
Compostela (2003).
La Peregrinación a Santiago. Estadísticas
[en línea].
Santiago de Compostela: Arzobispado de Santiago de Compostela.
Disponible en: http://www.archicompostela.org [Consulta: 2004, 10
enero].
Piéron, M. (2003). Estilo de vida, práctica de actividades físicas y deportivas,
calidad de vida. En A. Oña Sicilia y A. Bilbao Guerrero (Eds.),
Deporte y
Calidad de Vida. Libro de ponencias del II Congreso Mundial de ciencias
de la actividad física y el deporte
(pp. 328-342). Granada: FCAFD.
Ruiz Juan, F. (2000).
Análisis diferencial de los comportamientos, motivaciones y
demanda de actividades físico-deportivas del alumnado almeriense de
enseñanza secundaria post obligatoria y de la universidad de Almería.
Tesis Doctoral, Universidad de Almería, Almería.
Vázquez Gallego, J., Solana M. R. & Quintas Fernández, C. (2004).
Consejos
médicos para el peregrino.
Barcelona: Paidotribo.
Zaragoza Casterad, J., Casajús Mallén, J. A., Castellar Otín, C. & Ros Mar, R.
(2002).
Impacto
fisiológico
de
una
prueba
cicloturista:
la
Quebrantahuesos.
Apunts. Medicina de l’esport
, 138, 15-23.
Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte
– vol. 6 - número 22 - junio 2006 - ISSN: 1577-0354
logo_pie_uaemex.mx