Artículo en PDF
How to cite
Complete issue
More information about this article
Journal's homepage in redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
1
Salud Mental V. 23, No. 1, febrero del 2000
Summary
The use of flunitracepam (Rohypnol) has been recently spread
among the population; several research information sources
demonstrate this fact: epidemiological studies, treatment center
reports and, seizure statistics. Likewise, it’s extensive popula-
rity among certain groups, mainly of adolescents, has become
a great health risk due to it’s indiscriminate use. The main
purpose of this paper is to present some qualitative research
data about the context in which this medication is used. The
information was obtained from individual interviews and focus
group sessions with 38 drug users. Results show that adoles-
cents are important consumers, not only for experimenting,
but also, and in a more accentuated manner, for customary
use. A great range of delinquent behaviors result from this
addiction, the participation in street fights, rubbery, rape and
illicit drug trafficking. Another important finding was the great
demand of this drug, which is illegally obtained by stealing
and buying prescription books, assaulting drug stores and
buying it at clandestine laboratories, among others. Finally,
another important finding is the generalized perception these
drug users have about this drug. They consider that drugs of
medical use are less harmful than cocaine, heroine or design
drugs.
Key words:
Drug use, flunitracepam.
Resumen
Recientemente se ha extendido entre la población el uso del
flunitracepam (Rohypnol), como lo demuestran diversas fuen-
tes de información: los estudios epidemiológicos, los infor-
mes de centros de tratamiento y las estadísticas sobre los
decomisos. Asimismo se señala que es muy popular en cier-
tos grupos, principalmente de adolescentes, y el grave riesgo
que implica para la salud su uso indiscriminado. El propósito
de este artículo es presentar algunos datos cualitativos acer-
ca de su consumo, y del contexto en el que se emplea este
fármaco. La información se obtuvo por medio de entrevistas
individuales y en las sesiones de grupo focal con 38 usuarios
de drogas. Los resultados mostraron que los adolescentes
ocupan un lugar importante como grupo consumidor, no sola-
mente como experimentadores, sino también, y más
acentuadamente, como usuarios habituales de las drogas. Se
destaca la amplia gama de comportamientos delictuosos re-
lacionados con el abuso de esta droga, que abarca desde las
riñas en estado de intoxicación, hasta el robo, la violación y el
tráfico ilícito. Otro de los hallazgos importantes fue corroborar
la gran demanda de esta sustancia por vía ilegal, que es el
mecanismo fundamental por el que se consigue: robando y
comprando recetarios, asaltando farmacias y obteniéndola de
laboratorios clandestinos, por mencionar algunos. Finalmen-
te, se ha encontrado que los usuarios consideran que las dro-
gas de utilidad médica son “menos peligrosas” que la cocaí-
na, la heroína o las drogas de diseño.
Palabras clave:
Uso de drogas, flunitracepam (Rohypnol).
Introducción
La reciente información generada a partir de los estu-
dios epidemiológicos, las estadísticas de los centros
de tratamiento y los informes oficiales sobre los deco-
misos y las actividades delictivas, nacionales e inter-
nacionales, corroboran el incremento que ha habido en
los índices de consumo del flunitracepam. Asimismo,
señalan su extensa popularidad en ciertos grupos de
la población —principalmente de adolescentes— y el
grave riesgo que implica para la salud su uso indiscri-
minado. También se ponen de manifiesto las conse-
cuencias adversas que representa para la comunidad
en general, ya que son numerosos los comportamien-
tos delictuosos vinculados con su consumo: robos, ho-
micidios, accidentes, violaciones y tráfico ilegal, entre
otros (Medina-Mora y cols, 1991; Ortiz y cols, 1996;
Secretaría de Salud, 1993; NIDA, 1995, 1996; CIJ,
1995; ENCPE, 1994; SNISD, 1996).
Si bien es cierto que desde hace muchos años, el
empleo de sustancias de uso médico es parte del pa-
Perspectiva general del abuso
de flunitracepam (Rohypnol) en una
muestra de usuarios de drogas
de la ciudad de México
* Investigadores de la División de Investigaciones Sociales y
Epidemiológicas. Instituto Mexicano de Psiquiatría. Calz. México-
Xochimilco 101, Tlalpan, 14370, México, D.F.
** Jefe de Departamento de la División de Investigaciones Socia-
les y Epidemiológicas. Instituto Mexicano de Psiquiatría.
Jorge Galván*
Claudia Unikel*
Eva Ma. Rodríguez*
Arturo Ortíz**
Alejandra Soriano*
Julio César Flores*
2
norama epidemiológico de la farmacodependencia, hay
una serie de factores que pueden explicar la actual
popularidad del flunitracepam. En primer término, los
usuarios de drogas lo prefieren debido a que sus efec-
tos son más potentes que los de otros productos que
corresponden al mismo grupo farmacológico (p.e. es
10 veces más potente que el valium), a la vez que sirve
como antagonista para contrarrestar los efectos pro-
ducidos por el consumo habitual de drogas excitantes,
como la cocaína, las anfetaminas y aun la heroína. Tam-
bién por ser fácil conseguirlo a bajo precio en el merca-
do negro, y por la eficaz estrategia que se utiliza para
venderlo y distribuirlo. Además, los adolescentes consi-
deran que corren menos riesgo si consumen las sustan-
cias que prescriben los médicos, que son menos peli-
grosas que las denominadas “drogas fuertes o duras”.
El propósito de este trabajo es presentar los resultados
de un estudio en usuarios de flunitracepam —Rohypnol—
en la Ciudad de México*; y compararlos con los resul-
tados obtenidos en otros trabajos.
Antecedentes
Para su mejor comprensión, se presenta a continua-
ción información sobre las propiedades farmacológicas
del flunitracepam, así como de los resultados de diver-
sas investigaciones tanto nacionales como del extran-
jero, que si bien no es exhaustiva, brinda los elemen-
tos necesarios para ubicar en su justa dimensión las
razones de su amplia popularidad, los grupos afecta-
dos y los problemas relacionados con el consumo de
esta droga.
El flunitracepam es la sustancia activa de un medi-
camento que pertenece a la familia de las ben-
zodiacepinas, cuyo nombre comercial es Rohypnol.
Este fármaco lo elaboran los laboratorios Hoffman-La
Roche, y se expende en México, Sudamérica, Europa
y Asia. Aunque su uso comercial en varios países se
remonta a la década de los años 70; no fue sino hasta
1990 cuando se utilizó con fines curativos en los Esta-
dos Unidos de Norteamérica. Actualmente está prohi-
bido, por decretos presidenciales, prescribirlo y vender-
lo en ese país (Díaz-Barriga, 1995; Smith y cols, 1997).
La intoxicación por abuso de Rohypnol produce la
alteración del juicio y de las habilidades motoras, falta
de coordinación muscular y alteraciones de la memo-
ria (amnesia temporal). Si se combina con el alcohol
aumentan las alteraciones del juicio y produce
desinhibición, lo que da lugar a la manifestación de
impulsos reprimidos. Es una sustancia que deprime o
hace más lentas las funciones corporales; sus efectos
abarcan desde calmar la ansiedad hasta producir sue-
ño. Si se ingieren dosis muy altas éstas pueden causar
la pérdida del conocimiento y la muerte. Su uso fre-
cuente e indiscriminado produce dependencia, y la abs-
tinencia produce los siguientes síntomas: dolor mus-
cular y de cabeza, ansiedad extrema, tensión, insom-
nio, confusión e irritabilidad, adormecimiento, pérdida
de la identidad, alucinaciones, delirios, convulsiones,
shocks
y colapso cardiovascular. El síndrome de absti-
nencia puede presentarse después de una semana de
haber dejado de tomarla.
Generalmente se toma por vía oral. Los efectos de
este fármaco se inician a los 30 minutos de haberlo
ingerido, y alcanza su punto máximo a las 2 horas,
aproximadamente; sus efectos pueden persistir duran-
te 8 o más horas, dependiendo de la cantidad que se
haya tomado. Los efectos adversos relacionados con
el uso de esta droga incluyen la disminución de la pre-
sión sanguínea, el deterioro de la memoria, somnolen-
cia, problemas visuales, vértigo, confusión, problemas
gastrointestinales y retención de la orina. No obstante
que el flunitracepam está clasificado como un depre-
sor, paradójicamente puede inducir comportamientos
de gran excitabilidad o agresividad en algunos usua-
rios (Smith y cols, 1997; TRGDU, 1997; Ingum, 1995).
Los nombres populares o callejeros con los que co-
múnmente se le conoce son: “reina”, “rophy”, “roche” y
“pastas”, entre otros.
Fuentes de información nacional
En México se dispone de diversas fuentes de informa-
ción que indican las dimensiones del consumo de dro-
gas, en general, por lo que se puede conocer el consu-
mo actual de flunitracepam. Es conveniente señalar
que, debido a sus efectos, en ocasiones se le clasifica
como tranquilizante, como sedante hipnótico, o bien,
dentro de un grupo más extenso, como depresor del
SNC, por lo que en los resultados que se exponen a
continuación se clasifica, indistintamente, dentro de los
grupos farmacológicos antes mencionados.
Dentro del contexto epidemiológico de la farmacode-
pendencia en el país, las encuestas en población es-
colar que han hecho, desde 1975 hasta la fecha, en el
Instituto Mexicano de Psiquiatría y en la Secretaría de
Educación Pública, son una fuente oficial importante.
La Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en la
Comunidad Escolar (ENCDCE), efectuada en el año
de 1991, en una muestra representativa de 61,779 es-
tudiantes matriculados en los niveles de secundaria y
preparatoria, mostró una prevalencia de 1.77%, en el
uso “alguna vez en la vida” de los tranquilizantes, ocu-
pando el tercer lugar entre las drogas que más usa esta
población, y rebasada sólo por los inhalables y las an-
fetaminas. Más de la mitad de los estudiantes (57%)
afirmó haberlos usado 1 o 2 veces durante su vida. De
los 1,100 jóvenes que emplearon tranquilizantes, 47%
eran hombres y 53%, mujeres. Entre los tranquilizan-
tes más usados se encuentra el Rohypnol, que ocupa
el cuarto lugar después del valium, el diacepam y el
librium (Medina-Mora y cols, 1991).
La encuesta más reciente en esta población, hecha
en el Distrito Federal, fue la del año de 1997, en la que
se incluyó una muestra representativa de 10,173 estu-
diantes. Los tranquilizantes mostraron las siguientes
prevalencias: 3.24% de los estudiantes los usaron “al-
guna vez en la vida”; 1.91%, durante el “último año”; y
0.84% durante el “último mes”. Los resultados indican
que 0.3% de ellos usó Rohypnol. Las delegaciones
Venustiano Carranza y Benito Juárez tienen la más alta
prevalencia en el consumo de tranquilizantes durante
* Este proyecto se llevó a cabo gracias al financiamiento del National
Institute on Drug Abuse, por medio de la T. Head and Company, Inc.
Contrac No. NOIDA-3-5201.
3
el “último año”. Cabe señalar que las mujeres siguen
prefiriendo los tranquilizantes (Villatoro J y cols, 1958).
Los resultados de la Encuesta Nacional de Adicciones
—ENA—, llevado a cabo en el año de 1993 por la Di-
rección General de Epidemiología, en la que se entre-
vistó a un total de 20,243 personas de 12 a 65 años,
señalan que la prevalencia nacional del consumo de
depresores de SNC fue de 9.4% “alguna vez en la vida”,
incluyendo el diacepam, el
valium
, el lexotán, el ativán
y el Rohypnol entre otros: lo que los sitúa como el gru-
po farmacológico más utilizado, con casi 4 millones de
usuarios en nuestro país. De acuerdo con esta encues-
ta, el grupo etáreo más importante que los usa es el de
los hombres y las mujeres de 34 a 65 años de edad.
No se encontraron diferencias entre los adolescentes
respecto al consumo de estas sustancias entre uno y
otro género, que fue similar entre los jóvenes de 19 a
25 años (ENA, 1993).
La información estadística generada por las institu-
ciones gubernamentales de tratamiento, como los Cen-
tros de Integración Juvenil —CIJ— indica que durante
el periodo de 1990 a 1995 hubo un incremento en la
prevalencia nacional del consumo de drogas depreso-
ras, “alguna vez en la vida” (21.4% a 26.5%). El uso de
los depresores de utilidad médica, como sustancias con
las que empiezan a consumir, fue de 4.4%. También
aumentó significativamente el número y el porcentaje
de los pacientes que indicaron haberse iniciado en el
consumo de drogas con la cocaína o los depresores
de utilidad médica (CIJ, 1995). El informe sobre los
pacientes que ingresaron por primera vez a esta insti-
tución, durante el año de 1997, señala que de un total
de 12,300 pacientes, 1,636 había usado Rohypnol “al-
guna vez en la vida”, lo que representa una prevalen-
cia total del 13.3% (CIJ, 1998).
El Sistema de Reporte de Información en Drogas
—SRID— desarrollado por el Instituto Mexicano de
Psiquiatría hace más de 10 años, proporciona infor-
mación periódicamente actualizada sobre las tenden-
cias del consumo de drogas, observadas en el área
metropolitana. En su vigésimacuarta evaluación, co-
rrespondiente al mes de junio de 1998, captó un total
de 722 casos de usuarios de drogas, de los cuales 78
(10.8%) había usado sedantes “alguna vez en la vida”;
de éstos, 63 utilizaron flunitracepam, que está clasifi-
cado como sedante.
El 92.1% de los usuarios de Rohypnol eran hombres
y 7.9%, mujeres. El 31.7% empezó a usarlo entre los
15 y los 19 años de edad. Los motivos más frecuentes
por los que ingresan a las instituciones de salud o de
procuración de justicia son: para recibir tratamiento,
64.4%; por robo, 5.1%; y por daños en propiedad aje-
na, 3.4%. Es importante señalar que el uso de sedan-
tes disminuyó entres las dos últimas evaluaciones que
se hicieron en 1997, esto es, de 14.5% a 9.6% (Ortiz y
cols, 1998).
Fuentes de información internacional
En los Estados Unidos, el uso del flunitracepam se ha
extendido rápidamente en Florida y en Texas entre los
miembros de bandas, los cocainómanos y un extenso
grupo suburbano de estudiantes de secundaria. Los
informes etnográficos y de tratamiento confirman que
en otras áreas del país también los usan: en Alabama,
Arizona, Arkansas, California, Kansas, Louisiana,
Maryland, Minneapolis, Mississipi, Nuevo México, Nue-
va York, California Norte y Oklahoma (NIDA, 1995).
En el año de 1996, una encuesta en estudiantes teja-
nos de secundaria investigó sobre el uso de fluni-
tracepam, o “roach”, que es uno de los nombres popula-
res con los que se le conoce. Los datos preliminares
indicaron una prevalencia a lo largo de la vida de 15 a
18%, y de 5 a 6% en el último mes, en dos distritos es-
colares situados en la parte fronteriza del estado.
Cuatro distritos ubicados en la zona metropolitana
Fortworth/Dallas indican que la prevalencia a lo largo de
la vida era de 7 a 9%, y de 3% durante el mes anterior a
la encuesta. En la parte central de Texas fue de 11% y
4%, respectivamente. En el sudoeste de Texas, en dos
distritos fue de 7% y 3% y, finalmente, en el Altiplano,
fue de 12% y el 5%, respectivamente. En los Distritos
que no están ubicados en la frontera de Texas, la preva-
lencia del “roach” fue menor que la de los inhalables,
pero en dos de los Distritos fronterizos su uso es tan
común o más que el de los inhalables (NIDA, 1996).
Los Centros de Tratamiento de los Estados Unidos
indicaron haber recibido a algunos usuarios de
flunitracepam, aunque no a muchos, en lugares como
Nueva Orleans y Texas. En este estado, por lo menos
10 adolescentes y 8 adultos ingresaron a estos centros
durante el primer trimestre de 1996, indicando que usa-
ban esta droga de abuso. En Nueva Orleans los usua-
rios y los distribuidores de esta droga son frecuente-
mente blancos, de clase media, estudiantes de secun-
daria y preparatoria, y sólo en algunos casos,
profesionistas. En Houston y en San José esta droga
es muy popular entre la comunidad hispana (NIDA,
1996).
Se informó que en Florida ha aumentado mucho el
número de estudiantes de secundaria que usa esta dro-
ga, y que la toma con alcohol o después de haber usa-
do cocaína. Por lo menos diez casos denunciados de
violación estuvieron relacionados con esta droga, por
lo que se le conoce popularmente como “la droga de
los violadores”, ya que éstos la usan para drogar a las
jovencitas antes de violarlas; generalmente las vícti-
mas estaban inconscientes debido a las propiedades
anestésicas del flunitracepam. También se le conoce
como “la droga del olvido” pues a menudo los usuarios
no recuerdan qué hicieron mientras estaban bajo sus
efectos. Los nombres callejeros con los que se le co-
noce son: “círculos o circuitos”, “valium mexicano”,
“ruffies”, “ropies” y “rib”. Cuando se está bajo la influen-
cia de esta droga se dice que se está
roached out
(Hall
J, 1996).
Las fuentes oficiales de los Estados Unidos señalan
que la distribución y el abuso del flunitracepam se ha
incrementado en el sudoeste y en la parte meridional
de ese país. Algunos datos de particular interés son: el
bajo costo de esta droga (5 dólares por tableta) y el
aumento de su popularidad entre la gente joven. Este
fármaco no se elabora ni se vende lícitamente en los
Estados Unidos, sino que se consigue por medios
ilícitos. Este fármaco es distribuido y transportado por
correo o por los servicios de entrega nocturna, y se
4
señala a Colombia, México y Argentina como los
principales abastecedores (
U.S. Department of Justice
,
1996).
Asimismo, se señala que otro de los problemas rela-
cionados con el uso de flunitracepam entre los adoles-
centes es el aumento de los casos de inmunodeficiencia
humana —VIH—, debido a que sus efectos desinhibido-
res aumentan la actividad sexual. Su uso está relaciona-
do con muchos casos de violación y con otros tipos de
comportamiento violento y destructivo, como la partici-
pación de los usuarios en las carreras de autos que se
efectúan en la madrugada, llamadas “arrancones”, o
en un tipo de baile agresivo conocido como “slam”, que
consiste en golpearse uno al otro con el cuerpo mien-
tras dura la melodía (NIDA, 1995).
También se indica que la falsa percepción que tie-
nen los usuarios de esta droga, principalmente los ado-
lescentes más jóvenes, puede explicar su popularidad:
a) suponen, erróneamente, que esta droga es pura y,
por lo tanto, segura debido a que se vende en paque-
tes burbuja, que evita que esté adulterada y b) pien-
san, erróneamente, que no se puede saber que la usan
por medio de análisis de orina.
Se indica que desde hace más de diez años se usa
en el occidente de Europa y en el Caribe. En Alemania,
los laboratorios Roche retiraron del mercado las table-
tas de 2 miligramos, y las destinaron únicamente para
uso hospitalario, debido al gran aumento del consumo
de esta droga en ese país. En España y en Malasia,
los adictos emplean el flunitracepam para aliviar los
síntomas de abstinencia y para olvidar (
U.S Department
of Justice
, 1996).
Por ejemplo, entre los estudiantes españoles el con-
sumo de tranquilizantes sin prescripción médica es sig-
nificativo: la prevalencia a lo largo de la vida es de 5.9%,
como lo demuestran los resultados de la Encuesta so-
bre Drogas a la Población Escolar, llevada a acabo en
el año de 1994. Se indica que la prevalencia del consu-
mo de esta droga en las mujeres es significativamente
mayor que en los hombres, tanto si se trata del uso
esporádico del fármaco, como si se trata del consumo
habitual. Los tranquilizantes están considerados, junto
con el alcohol, el tabaco y la cannabis, como las cuatro
drogas más usadas por esta población (EDPE, 1994).
En 1995, la Secretaría de Drogodependencias hizo
una encuesta en una muestra de 1,358 personas de
más de 14 años, de la Comunidad Autónoma del País
Vasco, encontrando que los psicofármacos más utili-
zados son los analgésicos (26.2%), las benzodiacepinas
(4.7%) —valium, rohypnol, nolotil— y los barbitúricos
(1.5%). Las benzodiacepinas las usan principalmente
las personas de más de 51 años. Las personas de
menos edad no las usan con exageración, con excep-
ción de los jóvenes de 21 a 25 años (Euzkadi y Dro-
gas, 1995).
En un estudio cualitativo llevado a cabo en farmaco-
dependientes que tenían problemas judiciales y habían
accedido voluntariamente a ingresar a los problemas
de rehabilitación de la Comunidad Autónoma Vasca,
se encontró que el itinerario de estos usuarios es el
siguiente: primero consumen “porro” o
hashish
; des-
pués, benzodiacepinas, como el “valium”, el “rohypnol”
y el “diacepam”, junto con anfetaminas y LSD; y más
adelante consumen cocaína, drogas de diseño y heroí-
na (Elzo J y cols, 1995).
Los datos del Estudio Nacional de Consumo de Dro-
gas en Chile, en la población general de 12 a 65 años,
mostró en 1995, que la prevalencia durante el “último
año” del consumo de tranquilizantes que requieren pres-
cripción médica, había sido de 12.02%. La distribución
en uno y otro sexo muestra una prevalencia dos veces
mayor en las mujeres que en los hombres (15.83% con-
tra 7.66%). Los informes sobre la recepción y el deco-
miso de drogas, que estamos anexando a este estu-
dio, indican que los mayores decomisos de productos
con benzodiacepinas se registraron durante 1994 y
1995 (SNIDCH, 1996).
Como puede observarse, en México y en otros paí-
ses, el consumo de flunitracepam, y en general, de
benzodiacepínicos, ocupa un lugar importante en el
panorama general del abuso de drogas en varios gru-
pos de la población.
Objetivo
El objetivo general del presente estudio es el de estu-
diar a los usuarios habituales de flunitracepam
(Rohypnol), con el objeto de identificar y describir los
aspectos cualitativos de su adicción en las siguientes
áreas: los patrones de consumo, la identificación de
problemas relacionados con su uso, los grupos de la
población que lo utilizan, los mecanismos de distribu-
ción y venta, su disponibilidad y la percepción del ries-
go que corren por usarlas.
Método
Se trata de un estudio descriptivo de orientación cuali-
tativa, ya que lo que se pretendía era investigar pro-
funda y detalladamente a los usuarios de esta droga.
Esta población tenía ciertas características que la ha-
cía más adecuada para poder abordarla. Las técnicas
e instrumentos empleados, tanto para identificar a los
usuarios como para obtener información, son las que
más se utilizan con este enfoque: la técnica de muestreo
“bola de nieve”*, la observación no participante y la for-
mación de grupos focales por medio de entrevistas
semiestructuradas.
Población e instrumentos
La población estudiada estuvo formada por los distin-
tos grupos de usuarios de drogas de la ciudad de Méxi-
co, que son adictos al flunitracepam.
La información se obtuvo por medio de entrevistas
colectivas en las que se empleó la técnica de “grupos
focales”, para lo cual se diseñaron un cuestionario y
una guía. El cuestionario se aplicó de manera indivi-
* Se define como un importante caso de análisis en cadena que
intenta construir una muestra de individuos que participen de una ca-
racterística común, por ejemplo, su condición de usuarios de drogas
dentro de un gran universo. Con este método los usuarios de drogas
sirven como agentes en la búsqueda de casos, presentando a los
investigadores con otros usuarios (Díaz, Barrutti, Doncel, 1992).
5
dual a cada uno de los participantes al principio de la
sesión. La guía se conformó con 19 preguntas sobre
los siguientes temas:
a) Los antecedentes de su consumo: ¿porqué em-
pezó a usarlo? ¿A qué edad empezó a usarlo?
¿Por qué siguió usándolo? ¿Qué efectos le pro-
duce?
b) Los patrones de uso: la cantidad que usa y la fre-
cuencia con que la usa, la vía de administración y
las principales combinaciones.
c) Los problemas que ha tenido por usarlo: legales,
sociales, familiares y de salud.
d) Su disponibilidad: los mecanismos de distribución
de compra y de venta.
e) Su percepción del riesgo que corre.
La siguiente información aparece en la “guía temáti-
ca” que recoge y compara, dentro de un contexto grupal,
cómo perciben los usuarios su adicción al Rohypnol.
a) Sus conocimientos generales acerca del Rohypnol.
b) Los efectos que le produce.
c) Los problemas que le ha causado.
d) La disponibilidad del fármaco.
e) Estrategias para reclutar a los nuevos usuarios.
Procedimiento
1. Contacto con los usuarios. Se identificó a los usua-
rios: a) por medio de los centros de tratamiento ubica-
dos en distintos puntos de la ciudad y b) utilizando la
técnica de muestreo “bola de nieve” para captar a los
usuarios que no estaban en tratamiento.
2. Recopilación de la información. Se llevaron a cabo
5 sesiones con diferentes grupos formados, en prome-
dio, por ocho usuarios. Al principio de cada sesión se
les explicaban los objetivos de la investigación, hacien-
do hincapié en la confidencialidad y el anonimato de la
información, y se les pedía su consentimiento para gra-
bar su testimonio. Al principio de cada sesión se les
aplicaba el cuestionario y, posteriormente, participaban
en una discusión grupal.
3. Análisis. Una vez que se terminó de aplicar la técni-
ca de grupos focales se procedió a transcribir el material
grabado de cada sesión para analizarlo posteriormente.
Resultados
Se entrevistó a 34 hombres y a 4 mujeres que usaban
“Rohypnol”, y que tenían las siguientes características:
entre 15 y 30 años de edad; en su mayoría eran de
estrato socioeconómico medio y bajo, y su nivel de ins-
trucción era de primaria o de secundaria. La mayoría
era adolescente y algunos de ellos pertenecían a ban-
das del oriente de la Ciudad de México. Muchos de
ellos no trataban o habían abandonado los estudios por
estar en tratamientos.
Patrón de consumo
Cantidad y frecuencia: la mitad de los usuarios del sexo
masculino (16 hombres) informaron que tomaban de 4 a
6 pastillas diarias. De los demás, once indicaron que
tomaban de 1 a 3 pastillas de 1 a 3 veces por semana, y
los 7 restantes tomaban 8 o más pastillas diarias. La
dosis que usaban dos de las mujeres era de 1 a 6 pasti-
llas diarias y las otras dos tomaban más de 7 pastillas.
Vía de administración: los usuarios de esta droga
indicaron que generalmente la usaban de la siguiente
manera: 37 casos (35 hombres y 2 mujeres) la toma-
ban por vía oral. Seis casos (5 hombres y una mujer) la
fumaban por medio del siguiente procedimiento: mo-
lían las pastillas y el polvo resultante lo integraban a
los cigarrillos de tabaco o de mariguana. Cinco usua-
rios (3 hombres y 2 mujeres) la inhalaban siguiendo el
procedimiento antes descrito, y sólo uno de los usua-
rios dijo administrársela por vía intravenosa.
Combinaciones: el Rohypnol combinado con alcohol
o cerveza resultó ser la manera preferida de 24 usua-
rios (22 hombres y 2 mujeres). Diez (8 hombres y 2
mujeres) preferían combinarlo con cocaína o marigua-
na y en menor proporción, con solventes inhalables.
La razón fundamental por la que lo combinaban con
otras drogas era la misma en todos los usuarios: para
intensificar sus efectos.
Efectos atribuidos al Rohypnol: 32 de los casos (28
hombres y 4 mujeres) experimentaron cambios princi-
palmente en la actividad psicomotriz —aletargamiento,
movimientos torpes, lentitud, etc. Un gran número de
casos indicó que mientras están intoxicados sienten un
intenso deseo de robar (20 hombres y 3 mujeres).
Historia del consumo
Cuánto tiempo han consumido drogas y cuáles han sido:
el grupo de usuarios entrevistados tenía, en promedio,
4 años de consumir habitualmente drogas, entre las
que se destacan la mariguana, los inhalables, la cocaí-
na y los tranquilizantes. En 90% de los casos, la se-
gunda o la tercera droga que habían utilizado era el
Rohypnol.
Edad de inicio: 23 casos (20 hombres y 3 mujeres)
indicaron que la primera vez que habían usado esta
droga tenían entre 10 y 15 años de edad; 14 usuarios
(13 hombres y una mujer) dijeron que habían empeza-
do a usarla entre los 16 y 20 años, y sólo uno de los
casos dijo haber empezado a usarla después de los 20
años.
Motivo por el que la usaron por primera vez: por curio-
sidad y por la necesidad de experimentar sensaciones
nuevas y placenteras. Este factor está muy relacionado
con el consumo de drogas; fue la razón por la cual 24 de
los entrevistados (22 hombres y 2 mujeres) probaron el
Rohypnol; 9 (7 hombres y 2 mujeres) lo hicieron invita-
dos por amigos o porque se las regalaron; y 5 (todos
hombres) por tener conflictos familiares.
Las razones por las que siguen usando drogas: los
tres motivos principales son: para experimentar efec-
tos agradables, para olvidar sus problemas familiares
y para olvidarse de su soledad.
Disponibilidad
Indicaron que a veces es fácil y otras es difícil conse-
guir el Rohypnol. La mayoría considera que es fácil con-
6
seguirlo, siempre y cuando se sepa a quién y a dónde
acudir cuando se necesita. Algunas de las maneras de
obtener este fármaco son: directamente con el vende-
dor clandestino o “dealer”, adquiriéndolo en las farma-
cias ya sea con recetas compradas o por su amistad
con los dependientes de estos establecimientos, como
regalo, o intercambiándolo por otras drogas. El precio
del flunitracepam en las calles fluctúa entre $8 y $10
pesos por pastilla y se venden en bolsitas de plástico.
Un paquete con diez pastillas cuesta de $40 a $50 pe-
sos en las farmacias.
Problemas asociados
De la muestra total, 34 usuarios (30 mujeres y 4 hom-
bres) indicaron que los problemas familiares son las
situaciones conflictivas a las que se enfrentan
cotidianamente como resultado de su comportamiento
adictivo. Quince hombres se refirieron a los de orden
legal, como los arrestos policiacos por haber participa-
do en robos o por involucrarse en la distribución y ven-
ta ilícita de drogas; diez de ellos dijeron tener proble-
mas en su trabajo, y 6 más (4 hombres y 2 mujeres)
refirieron tener conflictos afectivos.
Percepción del riesgo
La mayoría aceptó que usar drogas es peligroso para
la salud, y más cuando se toman en dosis altas y de
manera incontrolada. No obstante, a la mayoría no le
interesa dejar de usarlas, ya que creen que es la única
manera en la que pueden enfrentarse a sus problemas
y pasársela bien.
Estrategias para conseguir nuevos usuarios
Hay varias maneras de conseguir nuevos usuarios de
esta droga. Los entrevistados consideran que la más
común es que un amigo o el vendedor clandestino le
regale Rohypnol a los adolescentes una o dos veces
para que experimenten sus efectos y después la com-
pren. Otra forma de conseguir clientela es ofreciéndole
este producto a los adolescentes en las fiestas y en las
discotecas.
Discusión y conclusiones
Como puede observarse este estudio coincide en mu-
chos puntos con los resultados obtenidos en las En-
cuestas en Comunidad Escolar (1991 y 1997); en la
Encuesta Nacional de Adicciones (1993); en las Esta-
dísticas de Centros de Tratamiento (1998); en el Siste-
ma de Reporte de Información en Drogas (1998); en
los Reportes del
Community Work Group
(1994, 1995
y 1996) y en el Sistema Nacional de Información sobre
Drogas de Chile, entre otros. Para ser más precisos,
señalaremos los más importantes.
Los grupos de consumidores: parece ser que dentro
del panorama nacional e internacional, los adolescen-
tes ocupan un lugar importante entre los consumidores
del flunitracepam; y no solamente los jóvenes experi-
mentadores, sino también, y más acentuadamente, los
usuarios habituales de drogas, según se destaca en
este estudio y en los informes precedentes de la inves-
tigación en la población general y estudiantil de Méxi-
co, España, Chile y Estados Unidos-Texas y Florida.
No es extraño, por lo tanto, que los adolescentes sean
el grupo consumidor más importante si se toman en
cuenta, por lo menos, dos características que lo hacen
el blanco por excelencia de las personas interesadas
en encontrar un mercado para sus productos: 1) su
mayor vulnerabilidad por encontrarse justamente en la
etapa de la vida en la que la necesidad de experimen-
tar sensaciones nuevas y excitantes, o transgredir las
normas establecidas, los hace más proclives a tener
este tipo de comportamiento y 2) por ser el sector ma-
yoritario de la población en muchos países, y un mer-
cado potencial del que se pueden obtener fuertes divi-
dendos.
No obstante, según se señala en los estudios en po-
blación general de Chile y España, en las encuestas en
hogares (ENA), en los reportes estadísticos de las insti-
tuciones de salud y justicia (SRID) y de los centros de
tratamiento (CIJ) de México, las personas de más
de 30 años también son un grupo significativo de usua-
rios de este fármaco. Quizás el hecho de que este gru-
po de adictos a este fármaco no haya acaparado tan
poderosamente la atención de los investigadores, se
deba a que su estilo de vida y su patrón habitual de
consumo son moderados en apariencia, sin graves con-
secuencias sociales ni de salud. No obstante, hay que
señalar que hay poca información sobre estos grupos,
que están formados, en general, por amas de casa,
ancianos o pacientes psiquiátricos que toman esta dro-
ga por prescripción médica, en algunos casos, y en otros
por su cuenta, y no se sabe con certeza que riesgo
corran.
Problemas relacionados con el consumo de Rohy-
pnol: las consecuencias sociales y de salud son sin duda
el motivo principal por el que este fármaco ha alcanza-
do en los últimos años fama y resonancia internacio-
nal. Como se ha podido observar, la amplia gama de
comportamientos delictuosos relacionados con el
flunitracepam abarcan desde la simple participación en
riñas en estado de intoxicación hasta el robo, la viola-
ción y el tráfico ilícito, que son delitos cuyo costo social
es muy alto para los usuarios involucrados en este tipo
de actividades.
Según se observó en este estudio, por lo menos la
mitad de los entrevistados estuvieron involucrados en
algún problema de orden legal, y la situación no es muy
diferente entre los usuarios de los Estados Unidos, ya
que como se ha dicho, un gran número de ellos a par-
ticipado en actividades violentas y destructivas. Sin
embargo, lo que más alarma creó en este país, fue la
frecuencia con la que se relaciona esta droga con deli-
tos de orden sexual, por lo que se prohibió en 1996.
A pesar de que en este estudio los usuarios no se
refirieron a este tipo de delitos, se sabe de fuentes no
oficiales (los miembros de las bandas, los usuarios, etc.)
que también es un comportamiento frecuente en nues-
tro país. Por otro parte, en el ámbito de la salud son
ampliamente conocidas las consecuencias que resul-
tan del uso de este fármaco, como la muerte, un mayor
número de personas que tienen que ingresar a los cen-
tros de tratamiento, y los accidentes invalidantes pro-
7
ducto de la ingestión particularmente peligrosa de
benzodiacepinas con alcohol.
Disponibilidad: otro hallazgo importante de este es-
tudio fue corroborar la gran demanda de este producto
entre los usuarios de drogas, al igual que en otros países.
Cabe destacar la gran facilidad con la que algunos de
los usuarios consiguen este fármaco en las calles. La
causa de esta disponibilidad puede ser el inadecuado
control en la distribución y venta de este producto en
nuestro país, lo que explica su amplia disponibilidad
en el mercado negro, ya que la vía ilegal se ha conver-
tido en el mecanismo fundamental por el que se acce-
de a esta droga: el robo y la compra de recetarios, los
asaltos a las farmacias, y los laboratorios clandestinos,
por mencionar algunos.
Percepción del riesgo: otro elemento importante iden-
tificado en este estudio y en los informes de otros paí-
ses es la percepción de los usuarios acerca de las dro-
gas de utilidad médica, que consideran como “menos
1. ALMARAZ F: Demandan operativos contra falsificaciones.
Reforma
(octubre 1996), México.
2. CENTROS DE INTEGRACION JUVENIL: Tendencia del
consumo de drogas en pacientes de primer ingreso a tra-
tamiento en Centros de Integración Juvenil (1990-1995).
Informe de Investigación No. 96-62, México 1996.
3. CENTROS DE INTEGRACION JUVENIL: Estudio
epidemiológico del consumo de drogas entre pacientes
de primer ingreso a tratamiento en Centros de Integra-
ción Juvenil en 1997. Informe de Investigación No. 98-
02. México, 1998.
4. EFE/AFP/REUTER: Amplía Clinton penas a criminales
drogados. Sanciona nueva ley a los traficantes de la lla-
mada droga de los violadores.
Reforma
(octubre 1996)
México.
5. ELZO J, HUETE J, LAESPADA M T, SANTIBAÑEZ R:
Al-
ternativas Terapéuticas a la Prisión en Delincuentes Toxi-
cómanos: Un Análisis de Historias de Vida: Drogodepen-
dencias
. Servicio Central de Publicaciones del Gobierno
Vasco, España 1995.
6. ENCUESTA SOBRE DROGAS A LA POBLACION ESCO-
LAR 1994: Plan Nacional sobre Drogas. Delegación del
Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Ministerio
de Justicia e Interior. España, 1995.
7. EUSKADY Y DROGAS:
Drogodependencias
. Servicio
Central del Gobierno Vasco, España 1996.
8. HALL J: Drug use in Miami (Dade County), Florida:
Epidemiologic Trends in Drug Abuse. Proceedings
.
Community Epidemiology Work Group. National Institute
on Drug Abuse. U.S. Department of Health and Human
Services. II:90-108, diciembre 1994.
9. HALL J: Drug use in Miami (Dade County), Florida:
Epidemiologic Trends in Drug Abuse. Proceedings
.
Community Epidemiology Work Group. National Institute
on Drug Abuse. U.S. Department of Health and Human
Services. II:113-1296, junio 1996.
10. HIGHLIGHTS AND EXECUTIVE SUMMARY: EPIDE-
MIOLOGIC TRENDS IN DRUG ABUSE: Community
Epidemiology Work Group. National Institute on Drug Abu-
se. U.S. Department of Health and Human Services. Vol.
I, junio 1995.
11. HIGHLIGHTS AND EXECUTIVE SUMMARY: EPIDE-
MIOLOGIC TRENDS IN DRUG ABUSE: Community
REFERENCIAS
REFERENCIAS
REFERENCIAS
REFERENCIAS
REFERENCIAS
Epidemiology Work Group. National Institute on Drug Abu-
se. U.S. Department of Health and Human Services. Vol.
I, diciembre 1995.
12. HIGHLIGHTS AND EXECUTIVE SUMMARY: EPIDE-
MIOLOGIC TRENDS IN DRUG ABUSE: Community
Epidemiology Work Group. National Institute on Drug Abu-
se. U.S. Department of Health and Human Services. Vol.
I, junio 1996.
13. INGUM J, BJORKLUND M, VOLDEN R: Development of
acute tolerance after oral doses of diazepam and
flunitrazepam.
Psychopharmacology, Berl
. 113:3-4, 1994.
14. INSTITUTO MEXICANO DE PSIQUIATRIA. SECRETA-
RIA DE EDUCACION PUBLICA:
Encuesta Nacional So-
bre Consumo de Drogas en la Comunidad Escolar
(Medi-
ción 1991). México, 1993.
15. MAXWELL J:
Substance Abuse Trends in Texas:
Epidemiologic Trends in Drug Abuse. Proceedings
.
Community Epidemiology Work Group. National Institute
on Drug Abuse. U.S. Department of Health and Human
Services. II:276-306, junio 1996.
16. ORTIZ A, RODRIGUEZ E, UNIKEL C, GALVAN J, SORIA-
NO A, FLORES JC: Grupo Interinstitucional para el De-
sarrollo del Sistema de Reporte de Información en Dro-
gas.
Tendencias del Consumo en el Area Metropolitana
.
No. 23, junio 1998.
17. SECRETARIA DE SALUD:
Encuesta Nacional de
Adicciones: Drogas Médicas
. Dirección General de
Epidemiología. México, 1993.
18. SISTEMA NACIONAL DE INFORMACION SOBRE DRO-
GAS EN CHILE:
Consumo de Drogas en Chile. Síntesis
de los Principales Estudios y Datos Estadísticos 1996
.
CONACE, Chile, 1996.
19. SMITH D, WESSON D, CALHOUN S:
Rohypnol (Flu-
nitrazepam) Fact. Shett
. http:/www.lec.org/Drug Search/
Documents/Rohypnol.html, 1997.
20. THE METRO TORONTO RESEARCH GROUP ON DRUG
USE:
Facts on Rohypnol
(
Flunitrazepam
). http://
sano.arf.org/geninfo/rohypnol.htm, 1997.
21. VILLATORO J, MEDINA-MORA ME, CARDIEL H,
ALCANTAR E, FLEIZ C, PARRA J, NAVARRO C, NEQUIZ
G:
Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco en Estudiantes
del Distrito Federal: Medición otoño
1997.
Reporte Glo-
bal del Distrito Federal. SEP, IMP, México
, 1999.
peligrosas” que la cocaína, la heroína o las drogas de
diseño. Sin duda, es uno de los elementos que en el
futuro debe considerase como prioritario en el campo
de la prevención, pues hasta ahora los resultados de
las investigaciones demuestran que aún hay mucho por
hacer en esta línea para terminar con ese mito que ha
acompañado por años al consumo de drogas en gene-
ral.
Como comentario final, valdría la pena señalar que
es necesario que las autoridades competentes, previa
evaluación, apliquen las medidas de otros países que
han actuado de manera enérgica para frenar el uso in-
discriminado de estas sustancias, no solamente por los
graves problemas sociales y de salud que representan
para la población consumidora, sino también, en un
sentido más amplio, por las graves repercusiones polí-
ticas y la presión internacional a que somete en este
momento a los países que no controlan adecuadamente
este problema.
logo_pie_uaemex.mx