Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
ANALES DE DOCUMENTACIÓN, N.º 4, 2001, PÁGS. 7-37
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS
DESDE LA PERSPECTIVA DE LA CONSERVACIÓN DE
MATERIALES
Antonio Bereijo Martínez*
Universidad de A Coruña
Juan José Fuentes Romero*
Universidad de A Coruña
Resumen:
Las condiciones de conservación de materiales de naturaleza cinemato-
gráfica, magnética y óptica, centran la presente investigación. En primer lugar, se
analiza el caso de los soportes fílmicos. A tal efecto, tras revisar los hitos princi-
pales de su evolución, se expone su composición y se consideran las patologías que
sufren, para señalar después las condiciones ambientales para su buena conserva-
ción. En segundo término, se examina el tipo de material magnético. Paralela-
mente al caso anterior, se contempla su evolución, la composición físico-química y
las condiciones óptimas de conservación. Finalmente, se aborda el material óptico,
viendo su desarrollo histórico, su naturaleza física y las condiciones externas para
su adecuada conservación.
Palabras clave:
conservación, materiales audiovisuales, condiciones ambientales,
soportes ópticos, soportes magnéticos, soportes fílmicos.
Abstract:
This article focuses on the conditions for the conservation of motion-
picture film, magnetic and optical media. First, filmic materials are analyzed. In
order to do so, an outline of the main landmarks in their historical development is
offered, then both their composition and their most common pathologies are
looked into, and finally the environmental and biotic conditions for a correct pres-
ervation are given. Secondly, magnetic materials are examined. Just as in the pre-
vious case, their evolution, physical and chemical composition, and best preserva-
tion conditions are studied. Finally, we deal with optical materials, we see their
historical development, physical characteristics and the external conditions needed
for their adequate preservation.
Keywords:
conservation, audiovisual materials, environmental conditions, optical
media, magnetic media, photographic films.
La conservación de materiales es un campo especialmente relevante dentro del ám-
bito de la Biblioteconomía y la Archivística. En efecto, como ha señalado J. Feather, en
las últimas décadas los aspectos relacionados con la conservación se han convertido en
* abereijo@cdf.udc.es
* xxf@cdf.udc.es
8
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
una “parte esencial.
.. de la gestión de la colección”
1
. Así, si la situación con respecto a
la conservación de materiales en soporte librario es una cuestión de naturaleza compleja,
el problema alcanza una mayor dificultad cuando se trata de abordar la conservación de
los materiales audiovisuales. Este tipo de materiales son más frágiles que los materiales
librarios y, además, para su lectura necesitan equipos especiales de reproducción. Otra
dificultad adicional a la que se enfrentan las instituciones que recogen este tipo de do-
cumentos, estriba en que deben encontrar un adecuado equilibrio entre facilitar el acceso
al documento y el mantener las condiciones específicas de conservación de este tipo de
materiales.
Desde la perspectiva de la
Information Science,
entendida en sentido amplio
,
como
Ciencia Aplicada de diseño
2
, es preciso tener claros los objetivos, los procesos y los
resultados buscados al preservar los documentos no propiamente librarios. A tal efecto,
hay que conocer los rasgos propios de su materialidad y qué cometidos se deben desa-
rrollar para que esos materiales cumplan la función deseada. La relevancia de un mayor
conocimiento de este tipo de soportes resulta imprescindible, no sólo para adoptar políti-
cas de preservación eficaces, sino también para acometer las tareas de Análisis Doc u-
mental, y, dentro de estas actividades, aquellas que se desarrollan especialmente entorno
al Análisis Formal, que requieren tener información precisa para la resolución de deter-
minadas áreas del registro catalográfico.
Aquí se examinan tres tipos diferentes: los materiales fílmicos, los soportes magnéti-
cos y los soportes ópticos. Se persigue como objetivo principal el ofrecer información
relevante para la práctica de la conservación de este tipo de materiales. A tal efecto se
indaga en sus orígenes y evolución histórica para llegar al conocimiento de su materiali-
dad y de las condiciones ambientales de conservación necesarias para su pervivencia en
el tiempo.
1. LOS MATERIALES FÍLMICOS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE SU
CONSERVACIÓN
El interés por este tipo de materiales ha crecido en los últimos tiempos, no sólo por
las posibilidades que ofrecen los nuevos procedimientos de grabación como la introduc-
ción de tecnologías de digitalización sino también por las posibilidades de difusión que
aporta Internet. A consecuencia de esta nueva situación, las instituciones que guardan
este tipo de documentos, desarrollan grandes esfuerzos para incrementar el acceso a las
colecciones de material fotográfico y fílmico y, al mismo tiempo, destinan un importante
volumen de sus recursos para garantizar la salvaguarda de los originales valiosos y frá-
giles, que deben ser preservados para su transmisión a las generaciones futuras
3
.
1
F
EATHER
, J.,
Preservation and the Management of Library Collections
, American Library Association
Londres, 1991, p.vii
2
La caracterización de la
Information Science
como Ciencia Aplicada de Diseño se encuentra en
B
EREIJO
, A
.,
Caracterización del Análisis Documental desde la perspectiva de la calidad: marco teórico y factores repre-
sentativos
, Tesis Doctoral, Universidad Carlos III, Madrid, 2000, Cap. 1, en especial pp. 41-106.
3
Cfr. K
LIJN
, E., y L
USENET
, Y.
DE
,
In the picture: preservation and digitisation of European photographic
collections
, European Commission on Preservation and Access, Amsterdam, 2000, pp. 3-4. Véase también la
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
9
anales de documentación
, n.º 4, 2001
En términos generales, se puede afirmar que los materiales fotográficos (fotografía
fija y soportes fílmicos) presentan la siguiente estructura básica: i) el
soporte
propia-
mente dicho, que puede ser vidrio, metal, película plástica, papel o papel recubierto de
resina; ii) la
emulsión
(
binder layer
), que se compone principalmente de gelatina
4
, pero
también puede estar formada por albumen o colodión en el caso de la fotografía fija. La
función de esta capa reside en soportar la imagen o las sustancias que la producen; y iii)
el
material de la imagen final
, a base de plata, tintes colorantes o partículas de pigmen-
to, substancias que generalmente se encuentran suspendidas en la emulsión (
binder la-
yer
)
5
.
1.1 La evolución de los soportes fílmicos: su composición química
Los soportes cinematográficos han desarrollado importantes cambios a lo largo de
sus más de cien años de vida. Estas modificaciones propician, en lo que concierne a las
tareas de conservación, diversos procesos de degradación. Este fenómeno exige un ma-
yor conocimiento de los distintos materiales que han sido utilizados para la grabación de
obras cinematográficas. Así, desde el punto de vista de la naturaleza química de los
materiales, hay -según M. Fischer-, tres tipos principales de soportes fílmicos: 1) nitrato
de celulosa; 2) acetatos de celulosa (diacetato, triacetato, propionato de acetato y buti-
rato de acetato); y 3) poliéster
6
.
Sobre el primero –el nitrato de celulosa- hay que resaltar algo fundamental: con la
invención del
celuloide
o
nitrato de celulosa
comienza la historia del soporte material
cinematográfico. El descubrimiento de este primer plástico sintético, que tuvo lugar en
1869
7
, y la posterior incorporación de la emulsión fotográfica a ese celuloide realizada
por J. Carbutt, prepara el camino para el nacimiento de la película cinematográfica
transparente. Este proceso lo lleva a cabo G. Eastman Kodak en 1889, y lo hace utili-
zando procedimientos industriales. En efecto, en la última década del siglo XIX, se
dispone de la Tecnología necesaria para aplicar el fenómeno de la
persistencia retiniana,
que dará origen a la imagen cinematográfica
8
. En 1895 los hermanos August y Louis
Lumière realizan la primera proyección cinematográfica pública. Utilizan para ello pelí-
cula en soporte de nitrato. Este material fue producido comercialmente en los Estados
página
web
de la
European Comission on Preservation and Access
en <
>, (acceso
octubre de 2000).
4
La gelatina es un derivado del colágeno, una proteína de origen animal, Cfr. S
CHULTZ
, J. y S
CHULTZ
, B.,
Picture research: a practical guide
, Van Nostrand Reinhold, Nueva York, 1991, p. 36.
5
Cfr. F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
.
Care, handling and storage of
photographs
, disponible en <
(acceso septiembre de
2000).
6
Cfr. F
ISCHER
, M. y
R
OBB
, A.,
Guidelines for care and identification of film-based photographic materials,
en
<
(acceso agosto de 2000). Puede verse a
este respecto C
RESPO
N
OGUEIRA
, L., «La reprografía en los archivos»,
Boletín ANABAD
, v. 36, n.1-2,
(1986), pp. 45-62.
7
Se trata de un polímero sintético, inventado en 1869 por J. Wesley Hyatt. Se componía de una dispersión
coloidal homogénea a base de nitrato de celulosa y alcanfor.
8
Fenómeno por el que el cerebro humano percibe la sensación de movimiento continuo a partir de una suce-
sión de imágenes.
10
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
Unidos de Norteamérica entre 1889 y 1951, aunque su fabricación continuó en otros
países hasta la década de los años 60. Esta película transparente con base de nitrato de
celulosa, tuvo una rápida difusión, se caracterizaba por una fuerte tendencia a rizarse.
Era, además, extraordinariamente inflamable
9
.
Acerca del segundo soporte –los acetatos- hay que señalar su aparición en 1923, con
la introducción de la
película de seguridad
(acetato de celulosa). Se reemplaza así el
nitrato de celulosa
por el
acetato de celulosa
; que a su vez, y hacia 1937, fue sustituido
por el
diacetato de celulosa
10
. Los nuevos materiales supusieron mejoras al reducirse la
inflamabilidad del soporte, puesto que la temperatura de ignición para la
película de
seguridad
está entre los 800º F (426.24Cº) y 1000º F (537.78Cº), en lugar de los 300º
F (148.89Cº) de las películas de
nitrato de celulosa
11
. Por su parte, el
diacetato
presen-
taba bastantes problemas: contracción del soporte, pérdida de color y una progresiva
tendencia al quebramiento. Esto provocó, hacia 1947, la sustitución gradual del
diace-
tato
por el
triacetato de celulosa
, que todavía permanece en uso pese a los problemas de
estabilidad que plantea
12
.
Durante mucho tiempo el panorama estuvo dominado por la imagen en blanco y ne-
gro. La introducción del color, intentada inicialmente en 1897, ha de esperar hasta 1922
para tener un procedimiento estable. En ese año se introduce el sistema
Technicolor,
que
consistía en la adhesión de dos películas (verde y roja). Este sistema se perfecciona en
1941 con la aparición del sistema
Monopack Technicolor
que introduce una película en
tres capas.
Paralelamente, en 1936 la empresa alemana
Agfa-Wolfen
comercializa el sistema
Agfacolor
, orientado a las grabaciones domésticas. Posteriormente, en 1952, se intro-
dujo el negativo
Eastmancolor
de
Kodak
. Este sistema no requería de cámaras especiales
ni tampoco de equipos de revelado complejos. Este soporte era además, más barato que
el
Technicolor
y, a su vez, mucho menos duradero. En los años 70 se abandona el pr o-
9
En 1903 esta película fue mejorada incorporando al soporte, por ambas caras, gruesas capas de gelatina; este
producto reducía la tendencia al ondulamiento y disminuía la velocidad de descomposición de la película base,
con lo que se redujo parcialmente su inflamabilidad. Sin embargo, la utilización de este tipo de película conti-
nuó hasta bien entrados los años cincuenta.
10
Las características de los acetatos y de los poliésteres como soportes documentales están definidas por las
normas ISO 543 y ANSI PH1 25-1.976. Según la ANSI, la base es “una tira flexible de plástico, con unas
dimensiones normalizadas, cuyo uso es específico para el procesado y fabricación de películas de proyección”.
Deben presentar las siguientes características: a) transparencia; b) ausencia de imperfecciones; c) química-
mente estable; d) insensible a la luz; e) resistente a la humedad; f) resistente a productos químicos durante la
etapa de procesado; g) resistencia mecánica a la tracción y a los desgarros; h) flexibilidad ; i) libre de distor-
siones físicas; j) ininflamable.
11
P. Messier señala que se han descrito casos de autocombustión de películas de nitrato deteriorado a tempe-
raturas de 41ºC. Cfr. M
ESSIER
, P.,
Preserving your collection of film-based photographic
negatives
, en
12
Por lo que respecta a la introducción del sonido, conviene resaltar que la primera película con sonido foto-
gráfico, de tipo óptico fue exhibida en el año 1923, si bien será en 1929 cuando el cine sonoro se convierta en
un estándar. De este modo, en la década de los años treinta, las películas sonoras consiguieron sustituir rápi-
damente al cine mudo. La lectura de este tipo de grabación se realiza por medio de una fuente de luz que
atraviesa la banda sonora e incide sobre una fotocélula conectada a unos altavoces por medio de un amplifica-
dor. Cfr. L
IBRARY OF
C
ONGRESS
.
Film preservation 1993: a study of the current state of American Film
Preservation: report of the Librarian of Congress
, en <
(acceso
agosto de 2000).
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
11
anales de documentación
, n.º 4, 2001
cedimiento de transferencia de color utilizado por
Technicolor.
Esto creó problemas
porque, este sistema garantiza ya una mayor solidez de los colores originales. Desde
entonces no han cesado de producirse mejoras, especialmente en los sistemas de proyec-
ción obteniéndose una mayor calidad de imagen
13
.
Respecto del tercer soporte –el Poliéster– hay que resaltar la mejora que supuso su
introducción en 1955. Este nuevo soporte material se denomina
polietilterephtalato
(
polyethylene terephtalate
o PET), y existe otra variante comercial conocida como
Mylar
®
14
. Se trata de un producto que es más estable químicamente que los materiales
precedentes, el nitrato de celulosa o los acetatos. En efecto, las pruebas de laboratorio
de envejecimiento acelerado han mostrado una durabilidad entre cinco y diez veces
mayor que los acetatos bajo condiciones ambientales de almacenamiento semejantes
15
. A
pesar de estas ventajas, la implantación de este producto ha sido irregular, dada la con-
fianza depositada en la durabilidad y permanencia de los
triacetatos
.
1.2 Patologías más comunes de los soportes de carácter cinematográfico
H. Volkmann proporciona la clave de los procesos de destrucción del material fílmi-
co: todos los tipos de película están formados principalmente por materiales orgánicos y,
por tanto, son susceptibles de sufrir procesos de degradación
16
. Las películas en blanco y
negro presentan cuatro o cinco capas de diferente composición química; el film en color
también se compone de una serie de capas que sólo tienen unas cuantas micras de espe-
sor. En ambos tipos de película, el principal componente es la gelatina, un producto
extraordinariamente sensible, porque reacciona fácilmente con el agua y, es además, un
excelente campo de cultivo para hongos y bacterias. Las sustancias que forman la ima-
gen son también especialmente inestables en entornos húmedos. A esto hay que añadir
dos elementos: que tanto la emulsión como la base tienen diferentes coeficientes de
expansión, lo que puede llevar al desprendimiento de la emulsión por variaciones de
temperatura.
De la fragilidad de todos estos materiales con respecto a las condiciones ambientales
da cuenta J. M. Reilly, cuando afirma que todos los materiales compuestos de celulosa
sufren los mismos problemas de deterioro. La velocidad de degradación depende en un
alto grado de las condiciones de temperatura y humedad, debido a las reacciones quími-
cas que desencadenan
17
.
13
A este respecto, cabe destacar el sistema
Cinerama
introducido en 1952. Este procedimiento utilizaba tres
proyectores sobre una pantalla curva. En 1953 aparece el
CinemaScope
que aplicaba un sistema óptico ana-
mórfico. Otro logros fueron los nuevos formatos de película como el utilizado en 1955 por el sistema
Todd-AO
que utilizaba positivos de proyección de 70 mm. Ya en los años 80 destacan el sistema
Showscan
que opera a
60 fotogramas por segundo y los procedimientos
IMAX
y
FutureVision
que incrementan la imagen de proyec-
ción y cuyas bandas sonoras suelen estar impresas en cintas magnéticas independientes.
14
Cfr.
R
EILLY
,
J.
M.,
IPI
Storage
guide
for
acetate
film
,
en
<http://www.rit.edu/˜661sub_pages/framet2.html>, (acceso agosto de 2000), p.11.
15
Cfr.
R
EILLY
, J. M.,
Ibidem
, p. 25.
16
Cfr. V
OLKMAN
, H.,
The structure of cinema films: preservation and restoration of moving images
, FIAF,
Bruselas, 1986, pp. 1-18.
17
Cfr. R
EILLY
, J.M.,
IPI
Storage guide for acetates
, IPI, Rochester, Nueva York, 1993.
12
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
Los mecanismos de deterioro de las películas de nitrato y acetato tienen su origen en
reacciones de tipo autocatalítico. Esto significa que los productos de degradación quími-
ca acumulados generan más deterioro, por lo que, una vez que se inicia el proceso de-
generativo, la velocidad de la actividad química aumenta, incrementándose la emisión de
gases. De esta manera se acelera, a veces de forma irreversible, el proceso de destruc-
ción de los documentos fílmicos. Para prevenir la acumulación de productos gaseosos
del deterioro químico, los negativos deben ser removidos de sus recipientes de almace-
namiento: envases metálicos, bolsas de plástico, etc., de modo que un depósito bien
ventilado facilite la evacuación de subpr oductos gaseosos.
1.2.1 El deterioro de soportes de nitrato
Sobre el deterioro de los materiales fílmicos H.Volkmann señala que “los procesos
destructivos del film están determinados por leyes naturales que no podemos alterar.
Todo lo que podemos hacer es retardar significativamente la destrucción hasta que sea
posible transferir sus contenidos a un medio más estable”
18
. Esta afirmación tiene una
especial incidencia en el soporte de nitrato, material que fue ampliamente utilizado en la
fabricación de negativos, transparencias, películas animadas,
microfilms
, etc. Desafortu-
nadamente, el nitrato de celulosa y el acetato son materiales muy inestables y sus pro-
ductos de degradación pueden dañar severamente, e incluso destruir, las colecciones
fotográficas; más aún, pueden ser potencialmente peligrosos para quienes se ocupen de
su manipulación.
Respecto del deterioro de los materiales con base de nitrato, J. W. Cummings ha
señalado las siguientes fases: i) se produce una decoloración de la película base y un
desvanecimiento acusado de la imagen, que toma un color ambarino; ii) la película se
vuelve quebradiza y pegajosa, tendiendo a adherirse al papel de los envases o a otros
negativos; iii) el
film
se vuelve extremadamente pegajoso, mostrando burbujas en su
superficie y emitiendo un olor desagradable; iv) el film se ablanda y adhiere al envase
de papel y a otros negativos (el fuerte olor que desprende se hace más evidente); y v) el
film base finalmente se desintegra en un polvo castaño
19
.
Como consecuencia de lo anteriormente dicho, las películas que muestran algunas de
estas condiciones deben ser aisladas de otros negativos; las películas en las fases 1 y 2
son todavía utilizables, aunque se recomienda su copiado inmediato, mientras que las
que se encuentran en las fases 3 y 4 son absolutamente inutilizables. Además, conviene
no olvidar que, cuando estos materiales se deterioran, se plantea una seria amenaza para
la seguridad y deben ser manejados por personal cualificado que puede optar por la
destrucción del material irrecuperable.
Cuando el nitrato de celulosa se degrada produce ácido nítrico, óxido nítrico y dióxi-
do de nitrógeno, productos todos ellos destructivos para otros negativos fotográficos.
18
V
OLKMANN
, H.,
Op. cit
., p.10.
19
Cfr. C
UMMINGS
, J. W., «Spontaneous ignition of decomposing cellulose nitrate film»,
Journal of the
SMPTE
, v. 54, (1950), pp. 262-274. A este respecto, véase también la página del
N
ATIONAL
M
USEUM OF
P
HOTOGRAPHY
, F
ILM AND
T
ELEVISION
(Gran Bretaña)
en <
>, (acceso octubre de
2000).
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
13
anales de documentación
, n.º 4, 2001
Son, al mismo tiempo, potencialmente peligrosos para la salud, causando irritaciones
respiratorias y daños en la piel y ojos. El manejo de este tipo de películas ha de ser
realizado en locales bien ventilados, y el personal habrá de protegerse con guantes de
neopreno y ropas adecuadas. Además, deberá evitarse el uso de lentes de contacto e,
incluso, deberán usarse máscaras respiratorias. Otros materiales, los metales por ejem-
plo, pueden ser dañados por su proximidad a soportes de nitrato en mal estado.
1.2.2 Riesgos de incendio en negativos de nitrato
La amenaza para la seguridad debida a la degradación de las películas de nitrato de
celulosa no debe ser subestimada. Los análisis realizados demuestran que la combustión
espontánea del nitrato deteriorado puede producirse por debajo de los 41ºC
20
. Una vez
iniciada la ignición, incluso el film de nitrato en buenas condiciones arde rápidamente,
debido a que produce el oxígeno que necesita para su propia combustión. Los gases
desprendidos en la combustión son también inflamables y de muy elevada toxicidad.
El riesgo de incendio de este tipo de materiales quedó constatado desde principios
del siglo XX. Ya en 1909 el fuego destruyó el
Fergusin Film Exchange Building
, en
Pittsburgh. Este suceso indujo al
National Board of Fire Underwriters
a elaborar normas
para regular el manejo y almacenamiento de las películas de nitrato
21
. Esta reglamenta-
ción, sin embargo, no produjo el efecto esperado, ya que los incendios continuaron
produciéndose en los Estados Unidos. Así, en 1977 el fuego afectó a los Archivos Na-
cionales y en el año 1978 a la
George Eastman House
. Otros países también sufrieron
las consecuencias del fuego, en 1980 se produce el incendio de los depósitos de la
Ci-
nématèque Française
en las afueras de París y en el año 1982 en la Cineteca Nacional
en México
22
.
En el año 1988 la
National Fire Protection Association
publicó un conjunto de nor-
mas para el almacenamiento y manejo de las películas cinematográficas de nitrato de
celulosa (NFPA 40). Dichas normas especifican los requisitos constructivos en los loca-
les destinados a albergar grandes cantidades de materiales de nitrato
23
. En los Estados
Unidos es el Ministerio de Transporte el organismo que regula el traslado de este tipo de
materiales.
20
Cfr.
M
ESSIER
, P.,
Preserving your collection of film-based photographic negatives
, en
, (acceso agosto de 2000).
21
Cfr. M
ESSIER
, P.,
Ibidem
. La tarea de quienes manipulaban este tipo de cintas era ciertamente peligrosa,
especialmente la actividad de los operadores de proyección: “Choose a room with more than one exit door if
possible, and make sure that the windows can be easily open in the event of the film charring and beginning to
emit smoke, as this smoke is poisonous… Keep a bucket of a damp sand close by the projector, and at the first
sign of a flare-up throw the machine on the bare floor and tip the sand all over it. If this is done smartly
without fuss, and the people are at once got out of the room and the windows opened, no great harm accrue
beyond the destruction of the film…”,
New Photographer
, 2 de enero de 1926, citado por L
EGGAT
, R.,
A
History of photography
, en <http://www.rleggat.com/photohistory/>, (acceso agosto de 2000).
22
Cfr. L
IBRARY OF
C
ONGRESS
.
Film preservation 1993: a study of the current state of American Film Preser-
vation: report of the Librarian of Congress
, en <
(acceso agosto de
2000)
23
Cfr. N
ATIONAL
F
IRE
P
ROTECTION
A
SSOCIATION
. NFPA 40.
Standard for the storage and handling of
cellulose nitrate motion film
. Existe una nueva propuesta para la actualización de esta norma en
<
(acceso agosto de 2000).
14
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
1.2.3 El deterioro de negativos de diacetato y triacetato de celulosa
Una de las manifestaciones más características del deterioro de las películas de ace-
tato de celulosa es el denominado “síndrome del vinagre” (
vinegar sindrome
). Se trata
de un proceso muy similar a la degradación de los nitratos que, en el caso de las pelícu-
las de acetato, sufren una descomposición química que tiene como resultado la produc-
ción de ácido acético, sustancia que puede ser detectada por un característico olor a
vinagre.
También aquí, como en el caso de los nitratos, los diacetatos y triacetatos se con-
vierten en quebradizos. La base de la película puede desarrollar burbujas y cristales,
pues los diacetatos y triacetatos forman depresiones superficiales características en for-
ma de pequeñas ondas (efecto
channeling
), que son el resultado de la contracción del
soporte
24
. Las causas de tales deformaciones suelen estar vinculadas con la exposición
de estos materiales a condiciones de humedad y temperatura inadecuadas.
El deterioro del acetato de celulosa, como sucede con el nitrato de celulosa, tiene
una naturaleza autocatalítica; es decir, una vez que el deterioro ha comenzado, los pr o-
ductos de degradación inducen a más deterioro. Al igual que en la degradación de los
nitratos, los acetatos que muestran signos de deterioro deben ser convenientemente ais-
lados para prevenir riesgos. No obstante, la película de acetato deteriorado, a diferencia
de las películas de nitrato, no presenta riesgos de incendio. La inestabilidad de las pelí-
culas producidas antes de mediados de los años cincuenta es particularmente problemáti-
ca y muchos de estos materiales constituyen en la actualidad un riesgo.
Por su gran estabilidad, el poliéster ha reemplazado a los acetatos de celulosa como
soporte de gran variedad de productos fílmicos.
1.3 Factores que afectan a la conservación de material fílmico
Cuando se abordan las condiciones ambientales de almacenamiento de material fílmi-
co deben observarse un conjunto de variables fisico-químicas. A este respecto, los facto-
res ambientales que afectan de manera más inmediata a este tipo de materiales son la
humedad relativa (es decir, la medida del grado de saturación de humedad en el aire), la
temperatura, la luz, y la polución atmosférica.
Por lo que respecta a la humedad relativa –el primer factor–, se ha comprobado que
los materiales fotográficos son extraordinariamente sensibles a este elemento. Es necesa-
rio tener en cuenta que, al tratarse de materiales orgánicos (celuloide, acetatos, etc.), el
agua es uno de sus componentes químicos. Una humedad relativa elevada daña las sus-
tancias que conforman el material fílmico: provoca en efecto, un reblandecimiento de la
gelatina, haciéndola vulnerable a los daños mecánicos y en último término puede provo-
car la destrucción de la emulsión fotográfica -y de la imagen- por
hidrólisis
. Paralela-
mente, un grado de humedad demasiado bajo puede producir deformaciones y roturas en
la película y un desprendimiento de la capa de emulsión.
24
Cfr. R
EILLY
, J. M
., IPI Storage guide for acetate film
, en
<
(acceso agosto de 2000).
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
15
anales de documentación
, n.º 4, 2001
Acerca de la temperatura –el segundo factor–, es preciso considerar que la energía
térmica acelera las reacciones químicas. Así, cuanto más elevada sea la temperatura,
más rápidos serán los procesos de degradación química de los diferentes componentes.
De hecho, dos procesos de descomposición comunes, el síndrome del vinagre (v
inegar
síndrome)
y el ensombrecimiento de la imagen (
dye fading
), tienen la temperatura exce-
siva como causa principal. Ante la elección entre bajas y altas temperaturas, cabría
afirmar que las bajas temperaturas son siempre mejores a efectos de conservación que
las elevadas.
La combinación de los factores señalados –la humedad relativa y la temperatura–
también puede tener efectos muy nocivos. Porque cuando se combina una alta
temperatura con una elevada humedad relativa se acelera la proliferación de hongos.
Estos microorganismos atacan la gelatina liberando enzimas que destruyen la emulsión y
se manifiestan en forma de manchas circulares que causan la destrucción de la imagen.
Este tipo de ataque resulta especialmente dañino, porque una vez iniciada la
colonización por hongos es prácticamente imposible de detener. Además, las
fluctuaciones de temperatura y humedad (
cycling
) producen cambios físico-químicos
especialmente perniciosos: propician el movimiento de la humedad hacia dentro y hacia
fuera de los materiales fotográficos, provocando daños estructurales. Para determinar las
condiciones ambientales adecuadas de conservación, se han desarrollado aplicaciones
informáticas, que buscan determinar la duración de los materiales fílmicos sometidos a
las variables de humedad y temperatura
25
. Sobre la importancia de mantener un control
estricto de las condiciones ambientales da cuenta el
Image Permanence Institute
de
Rochester que ofrece unas previsiones de durabilidad para la película de
triacetato
de
unos 1000 años si se almacena a una temperatura de -1ºC y con una humedad relativa
de 40%
26
.
Sobre el tercer factor, la luz visible –que se mueve en el rango de 390 a 780 nanó-
metros (
nm
.)–, hay que resaltar su incidencia pues puede provocar daños de importancia
si los materiales son expuestos durante largo tiempo. Este fenómeno también se produce
con la luz ultravioleta, especialmente en el rango que va de 300 a los 400 nm.
Un rasgo característico de la actuación de la luz es que sus efectos son acumulables y
dependen de la intensidad y del tiempo de exposición. La IFLA recomienda una intensi-
dad entre 30-100 lux
27
. Los niveles de radiación ultravioleta no deben exceder los 75
μ
w/lm (microwatios/lumen), por ello se desaconsejan las lámparas fluorescentes y,
cuando no sea posible la sustitución de este tipo de iluminación, se recomienda la utili-
zación de filtros. También puede resultar conveniente la utilización de interruptores con
temporizador para limitar al máximo la exposición a la luz de los materiales.
25
Véase a este respecto la aplicación informática “
Preservation calculator
” desarrollada por el
Image Perma-
nence
Institute
en
el
Rochester
Institute
of
Technology.
Disponible
en
Puede
verse
también
R
EILLY
,
J. M.,
IPI
Storage
guide
for
acetate
film
en
26
I
MAGE
P
ERMANENCE
I
NSTITUTE
.
Preservation
Calculator
en
27
F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
. Care, handling, and storage of pho-
tographs, en <
(acceso agosto de 2000).
16
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
Respecto del cuarto factor –la polución atmosférica– cabe distinguir diversos agentes
contaminantes: i) gases oxidantes; ii) partículas en suspensión; iii) gases ácidos y sulfu-
rosos; y iv) humos
28
. Los
gases oxidantes
son producto de la utilización de combustibles
fósiles y también pueden ser el resultado de los procesos de degradación de soportes de
nitrato
29
; entre ellos, el óxido de nitrógeno y el dióxido de nitrógeno son particularmente
agresivos sobre los materiales fotográficos. Atacan principalmente a los compuestos
químicos con base de plata que están presentes en las emulsiones fotográficas. Las
partí-
culas en suspensión
, cenizas y hollines son también productos químicamente activos que
pueden degradar las sustancias sobre las que se acumulan. También dañan severamente
todos los materiales fotográficos los gases ácidos y sulfurosos (el nitrógeno y el dióxido
de azufre) que proceden de la combustión de carbón y del petróleo, pero también pue-
den ser subproductos de la degradación de las películas de acetato (ácido acético, ácido
butírico, ácido propiónico). Para evitar la acción de todos estos elementos, es necesaria
la instalación de dispositivos de evacuación y filtración de aire en las dependencias del
archivo
30
.
1.4 Condiciones de almacenamiento: el control de la humedad y la temperatura
Por lo que respecta a la conservación del material filmado, debe tenerse en cuenta el
tiempo que se desee conservar los materiales. Atendiendo a este factor temporal, F.
Bardón establece tres períodos de conservación distintos: a) medio, que dura hasta 10
años; b) largo, que se establece en 100 años; y, c) archivístico o permanente. Las condi-
ciones ambientales de almacenamiento de películas procesadas atendiendo a los factores
de humedad y temperatura y a los periodos de almacenamiento son, para F. Bardón
Fernández, las siguientes
31
:
Tipo de película
Temperatura
Humedad
Utilización frecuente
Materiales fílmicos
(
acetato/poliéster
)
5ºC
15%-60%
Óptima 25%-
30%
Conservación a medio plazo
Celulosa en blanco y negro
Máximo 25ºC
15-50%
Poliéster en blanco y negro
Máximo 25ºC
30-50%
Celulosa en color
10ºC
15-30%
Poliéster en color
10ºC
25-30%
28
F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
.
Ibidem
.
29
R
EILLY
, J.M.,
IPI storage guide
, p. 20.
30
Por lo que respecta a los requisitos técnicos de las dependencias destinadas a archivo de materiales fílmicos
puede
verse,
K
ESSE
,
E.
J
.,
RFP
for
microform
storage
,
en
<html://palimsest.stanford.edu/byauth/kesse/storgrfp.html>, (acceso agosto de 2000).
31
Cfr. B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F., «Conservación de documentos con soporte cinematográfico», en N
EYGEN
,
V. M. V
AN
, B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F., y R
OZAS
V
IÑIES
, M.,
La conservación de documentos
, Instituto
Oficial de Radio y Televisión, Madrid, 1988, p. 22.
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
17
anales de documentación
, n.º 4, 2001
Nitrato color
21ºC
25-60%
Nitrato b/n
21ºC
25-60%
Conservación archivística o
permanente
-21ºC
25-30%
Nitrato color
0ºC
25-30%
Nitrato b/n
10ºC
40-50%
En la siguiente tabla se recogen los parámetros de humedad y temperatura así como
las oscilaciones que se consideran aceptables para la preservación de materiales fotográ-
ficos
32
:
Temp.
Variación
en 24
horas
Varia-
ción
Año
Humedad
Relativa
Variación
en 24 horas
Variación al
año
UNESCO
ºC
ºC
ºC
%
Imágenes fijas
Negativos
<18
1
2
30-40
5
5
Fotogr. B/N
<18
1
2
30-40
5
5
Película en nitrato
de celulosa
<11
10*
1
2
30-40
50*
5
5
Negativos en
color
<2
1
2
30-40
5
5
Slides
en color
<2
1
2
30-40
5
5
Imágenes en
movimiento
Película en color
-5
3*
0****
1
2
30
20-30*
2
5
Película de segu-
ridad en b/n
<16
20**
<16***
*
1
2
35
20-30**
20-30***
30-
40****
2
5
Película de nitrato
en b/n
4
2****
5*****
1
2
30
40-
60*****
2
5
Microfilm en b/n
Gelatina-plata
<18
21*****
*
1
2
30-40
15-
40******
5
5
32
Tabla adaptada de U
NESCO
.
Safeguarding our documentary heritage
,
en <
(acceso septiembre de 2000).
18
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
* Recomendaciones de la Comisión de Conservación (
Preservation directorate
) de la
Biblioteca del Congreso
estadounidense, L
IBRARY OF
C
ONGRESS
.
Care, handling and
storage of motion picture film
en <
>, (ac-
ceso agosto de 2000).
** F
ISCHER
, M.,
Guidelines for care & identification of film-based photographic
materials
, en <
>, (acceso
agosto de 2000).
*** F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
.
Care,
handling,
and
storage
of
photographs
,
en
<
>., (acceso agosto de 2000).
**** D
EREAU
, J.M. y C
LEMENTS
, D.W.G.,
Principios para la preservación y con-
servación de los materiales bibliográficos
, Dirección General de Libro y Bibliotecas,
Madrid, 1988, pp.18-19.
***** A
LBERCH
, R., F
REIXAS
, P. y
M
ASSANAS
, E.,
L´arxiu d´imatges: propostes
de classificació i conservació
, Direcció General del Patrimoni Artistic, Barcelona, 1988,
pp. 20-21.
****** A
MERICAN
N
ATIONAL
S
TANDARDS
I
NSTITUTE
.
ANSI PHI 43-1985. American
National Standard for Photography (film)–Photographic Processed safety film. (corr.
1987),
ANSI, Nueva York, 1987. Véase también a este respecto, K
ESS
, E. J., «Condi-
tion survey of master microfilm negatives: University of Florida Libraries»,
Abbey
Newsletter
,
v.15,
n.3,
(1991),
en
<http://
palim-
sest.stanford.edu/byorg/abbey/an/an15/an15-3/an15-313. html>, (acceso agosto de
2000).
Así pues, hay una clara diversidad en cuanto a los valores recomendados en la lite-
ratura especializada. Al mismo tiempo, esos trabajos no suelen ofrecer, por lo general,
indicaciones explícitas de los procedimientos experimentales que han empleado (p.ej., el
test de Arrhenius, los estudios comparativos, las experiencias de simulación o de enve-
jecimiento acelerado). Por tanto, a la espera de la publicación de trabajos de investiga-
ción científica más rigurosos, cabe recomendar a los conservadores de materiales fílmi-
cos aquellos valores ambientales más bajos entre los posibles respecto a la humedad
relativa y la temperatura. Así, en el caso de las
películas de seguridad en blanco y ne-
gro
, habría que recomendar lo siguiente: almacenarlas a una temperatura inferior a
16ºC dentro de una variación máxima de 2ºC/año; la humedad relativa debería estar
entre 20-30%, sin que las oscilaciones anuales sobrepasen el 5%. En el caso de las
pelí-
culas de nitrato en blanco y negro
,
puede recomendarse
una temperatura de 2ºC, con
una variación máxima anual de 2ºC; y la humedad relativa habría de ser del 30%, con
una variación máxima anual de 5%. Finalmente, para las
películas en color
, la tempe-
ratura de conservación podría oscilar entre los –5ºC y los 0ºC, con variaciones anuales
de 2ºC y la humedad relativa entre el 20 y 30%, con una variación anual entorno al
5%
33
.
33
Según NARA, la temperatura idónea de conservación de todo tipo de películas debe estar por debajo de
13ºC (55ºF), en N
ATIONAL
A
RCHIVES AND
R
ECORDS
A
DMINISTRATION
.
Storage of acetate film materials: a
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
19
anales de documentación
, n.º 4, 2001
2. EL SOPORTE MAGNÉTICO A TENOR DE SU CONSERVACIÓN
Dentro de la categoría de los materiales audiovisuales, otro tipo de soportes que re-
quieren atención por sus especiales características son los materiales magnéticos. El
primer reproductor magnético de audio de alta calidad fue desarrollado a finales de 1947
por el equipo de Jack Mullin en la firma norteamericana
Ampex
. Se basó en el magnetó-
fono, que había sido desarrollado durante la Segunda Guerra Mundial, y cuyas bases
tecnológicas se encuentran en Alemania en los años treinta
34
. Se establecen entonces los
fundamentos científicos y tecnológicos necesarios para la obtención de imágenes sobre
cinta magnética. Esto da lugar a un nuevo soporte documental alternativo a la película
fotosensible como soporte cinematográfico y de televisión.
Las primeras grabaciones de imágenes mediante un dispositivo no fotográfico fueron
realizadas por John Logie-Baird en 1924. Posteriormente, en 1951 David Sarnoff, pre-
sidente de
RCA
y fundador de la
NBC
, encomendó a sus ingenieros el desarrollo de una
máquina que pudiese grabar señales de vídeo utilizando una cinta magnética de bajo
coste. En la primavera de 1956, Charles P. Ginsburg y Ray Dolby, de la firma
Ampex,
pusieron a punto una máquina capaz de grabar emisiones de televisión sobre cintas mag-
néticas de 2 pulgadas fabricadas por la empresa
3M
.
Al desarrollarse la Tecnología del
magnetoscopio,
comienzan a utilizarse en el ám-
bito estadounidense las cintas de vídeo de 2”. Al principio su fabricación era costosa y
su suministro lento y difícil, por lo que su reutilización era una práctica habitual. Así,
una misma cinta podía ser sometida a sucesivas grabaciones. Esto, evidentemente, supo-
nía la destrucción de contenidos anteriores. Se ha denominado a este tipo de materiales
como “los palimpsestos del siglo XX”
35
.
En los años 70, con los avances tecnológicos y el abaratamiento de costes en la pr o-
ducción de soportes magnéticos y equipos reproductores, surge la cinta de 1”, que ofre-
ce mayor calidad de imagen en menor espacio, debido a una emulsión de mejor calidad.
Posteriormente, aparecen los
cassettes
de ¾” (U-MATIC Alta Banda y Baja Banda) y
½” BETACAM, que son en la actualidad formatos normalizados para documentos au-
diovisuales. Se ha calculado que, desde las primeras grabaciones de vídeo en la década
de los años cuarenta, se han utilizado más de cien formatos de soportes magnéticos
diferentes
36
.
Hoy es una realidad el desarrollo de la Tecnología digital, cada vez más utilizada por
las televisiones para la producción y emisión de programas
37
. A este respecto, E. López
discusion
at
the
National
Archives
and
Records
Administration
,
en
<
(acceso agosto de 2000).
34
El principio físico de la grabación magnética de señales sonoras fue descrito en 1880 por Oberlin Smith y,
posteriormente, por el ingeniero danés Valdemar Poulsen. En 1900 desarrolló una máquina denominada
telegráfono
que grababa señales magnéticas de audio sobre un cable de acero.
35
M
ARTÍNEZ
O
DRIOZOLA
, E.,
Op. cit.,
p. 106.
36
L
INDNER
, J.,
Videotape restoration: Where do I start?
, en
<
>, (acceso agosto de 2000). A este respecto
véase
también
Safeguarding
our
documentary
heritage
en
<
37
Véase a este respecto L
ÓPEZ DE
Q
UINTANA
, E., «Documentación en televisión», en M
OREIRO
G
ONZÁLEZ
, J.
A. (ed.),
Manual de documentación informativa
, Cátedra, Madrid, 2000, pp. 83-182.
20
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
de Quintana señala que en la actualidad las “televisiones se enfrentan a un nuevo cambio
que va a sustituir radicalmente cinco décadas de vídeo analógico por los nuevos forma-
tos digitales”
38
.
2.1 La estructura física del soporte magnético
Desde el principio se buscó una estructura de grabación estable. Sin embargo, el de-
sarrollo de una amplia variedad de soportes magnéticos fue propiciado por factores de
tipo económico, principalmente aquellos que perseguían el abaratamiento de los costes
en la realización de programas de radio y televisión al permitir la emisión en diferido.
Originalmente, la cinta magnética no fue diseñada como soporte para la preservación de
información a largo plazo.
Las cintas magnéticas de audio y de vídeo presentan una estructura física similar: se
componen de una base de poliéster y una serie de capas superpuestas, de distinta compo-
sición química y de diversa flexibilidad y resistencia a la tracción. Esos elementos son
los siguientes: i)
base de poliéster
(polietilterephtalato, Mylar®)
39
; ii)
adhesivo aglome-
rante
(poliuretano)
40
; iii)
partículas de óxidos metálicos
(dióxido de cromo, óxido de
hierro, etc.), que están integradas en el adhesivo (en las cintas de alta calidad se incor-
pora adicionalmente una sustancia antifúngica para prevenir la proliferación de hongos);
y iv)
capa inferior de carbono
, que protege la cinta de los arañazos, minimiza las cargas
de electricidad estática y disminuye los rozamientos mecánicos
41
.
2.2 Procedimientos de grabación de datos en soportes magnéticos
Existen dos sistemas de grabación ampliamente utilizados: la grabación analógica y
la digital
42
. El primero es el sistema de grabación de discos de surco y
cassettes
magné-
38
Este autor afirma que “en cuarenta cadenas de televisión que respondieron a un cuestionario de la comisión
técnica de la FIAT, se ha registrado más de un millón y medio de cintas en esta situación [obsolescencia de
formatos], repartidas entre los formatos de 2”, 1”B, 1”C y U-Matic”, L
ÓPEZ DE
Q
UINTANA
, E., «Documen-
tación en televisión», p. 106.
39
Las primeras cintas magnéticas utilizaban como base el
acetato de celulosa,
y presentaban problemas de
conservación similares a las películas cinematográficas (hidrólisis, v
inegar sindrome
). Esta sustancia fue
reemplazada por el
cloruro de polivinilo
(PVC) y el
poliéster
, materiales que presentan una mayor resistencia
mecánica y son muy tenaces ante la influencia de la humedad.
40
Los fabricantes usan numerosos aditivos en los diferentes estadios de fabricación de las cintas magnéticas: i)
disolventes
, utilizados para obtener una viscosidad adecuada de la emulsión y mejorar la mezcla; ii)
agentes
humectantes,
usados para romper la tensión entre el
binder
y las partículas metálicas y mejorar la dispersión
de las partículas de óxido; iii)
estabilizantes,
principalmente antioxidantes para evitar la degradación química
que podría conducir a la rotura física de la cinta; y iv)
lubricantes
, utilizados para reducir la fricción mecáni-
ca, cfr.
S
T
-L
AURENT
, G.,
The care and handling of recorded sound materials
, en
<
(acceso agosto de 2000).
41
A este respecto, puede verse B
OGART
, J. W.C. V
AN
,
Magnetic tape storage and handling: a guide for
libraries and archives
, en <
,(acceso agosto de 2000).
42
La IASA distingue tres tipos de soportes, atendiendo a la naturaleza de la grabación de señales: i) magnéti-
cos (
magnetic carriers
); ii) ópticos (
optical carriers
); y, iii) mecánicos (
mechanical carriers
). Los soportes
magnéticos y ópticos se utilizan para recoger señales magnéticas y ópticas, mientras que los soportes mecáni-
cos, en forma de cilindros o discos, sólo se utilizan para grabar señales analógicas. Cfr. I
NTERNATIONAL
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
21
anales de documentación
, n.º 4, 2001
ticos
43
; el sonido se transforma en “paralelo” (p. ej., en el caso de los discos de vinilo,
una aguja recoge la vibración mecánica producida por el relieve de un surco, la señal se
transforma después en impulsos eléctricos), o en alineamientos de partículas en el caso
de cintas magnéticas. Este procedimiento tiene la ventaja de ser barato, pero el inconve-
niente de ser muy sensible a las variaciones entre los dispositivos de lectura (agujas o
lectores magnéticos) y los soportes en los que se encuentra grabada la información, pues
existe un contacto físico entre el soporte y los dispositivos de lectura.
La segunda fórmula de grabación es el sistema de grabación digital. En ella el soni-
do, la imagen de vídeo o los datos se transforman en códigos binarios que se convierten
en impulsos eléctricos
44
. Este último sistema de grabación es, según J. Wheeler, el me-
jor medio de archivo, porque el procedimiento de grabación digital es la respuesta a los
dos principales problemas de conservación. Permite, en primer lugar, la cuantificación
de cualquier deterioro del material, pues el sistema puede medir con precisión los erro-
res que eventualmente se produzcan en la grabación y dispone de procedimientos fiables
para subsanarlos, incluso cuando se encuentran dañados una gran cantidad de datos. Y,
en segundo término hace posible la realización de un duplicado exacto del original
45
.
A efectos de conservación, se ha señalado que la grabación analógica tiene una ve n-
taja sobre la digital, en cuanto que en la grabación de tipo analógico el deterioro es
gradual y discernible. Esto permite conseguir una completa transcripción antes de que se
destruya totalmente el contenido del documento
46
.
2.3 Patologías más frecuentes de los soportes magnéticos
El principal problema relacionado con la conservación de las cintas magnéticas radi-
ca en la estabilidad del aglutinante, es decir, el componente que mantiene unidas las
partículas magnéticas al soporte plástico. Cuando las cintas se exponen a condiciones de
humedad y temperatura inadecuadas, las distintas capas que las componen sufren proce-
sos de contracción y expansión. Estas variaciones producen daños en la superficie mag-
nética a veces irreparables: pueden romper el aglomerante y hacer que las partículas
metálicas se desprendan de su base plástica. Un fenómeno descrito en la literatura espe-
cializada como
flaking off
.
A
SSOCIATION OF
S
OUND
A
RCHIVES
. IASA TC 03.
The safeguarding of the audio heritage: ethic, principles
and preservation strategy
, <
(acceso agosto de 2000).
43
El soporte magnético puede ser grabado también mediante procedimientos digitales.
44
La representación de señales puede ser analógica o digital. Es
analógica
cuando se produce una representa-
ción continua de las variaciones en la forma de las ondas en un periodo de tiempo determinado. El término
“digital” significa una representación discontinua o discreta: la
señal digital
consiste en una cadena de medidas
instantáneas de amplitud que se expresan mediante un código binario. Las primeras grabaciones digitales se
realizaron en la década de los 70. Puede verse a este respecto, I
NTERNATIONAL
A
SSOCIATION OF
S
OUND
A
RCHIVES
. IASA-TC 03.
The safeguarding of the audio heritage: ethics, principles and preservation strategy
en <
(acesso septiembre de 2000).
45
Cfr. W
HEELER
, J.,
Videotape preservation
, disponible en
http://stanford.edu/byauth/wheeler/wheeler2.html
(acceso agosto de 2000). Véase también a este respecto una perspectiva crítica en L
INDNER
, J.,
Digitization
reconsidered
46
Cfr. B
OGART
, J.W.C. V
AN
,
Magnetic tape storage and handling: a guide for libraries and archives
, en
<
>, (acceso agosto de 2000).
22
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
En este sentido, E. Cuddihy señala que las condiciones ambientales inadecuadas
(principalmente, la temperatura y humedad) degradan el adhesivo a través de la hidroli-
zación del poliuretano, su componente principal, volviéndolo pegajoso y haciendo impo-
sible su lectura. A este efecto, de naturaleza química, se le conoce, en el ámbito esta-
dounidense con el nombre de
sticky shed syndrome
47
.
Un almacenamiento inapropiado, bajo condiciones de humedad excesiva, crea pr o-
blemas adicionales, favoreciendo la proliferación de hongos, que también pueden causar
severos daños en el aglomerante: puede provocar la destrucción del soporte y la conta-
minación de otros documentos magnéticos mediante la liberación de esporas.
Por lo que hace a los dispositivos de lectura, deben observarse principalmente dos
pautas: i) someter los equipos reproductores a una limpieza frecuente, ya que es habitual
el desprendimiento de residuos de la propia cinta (a veces, de aspecto pegajoso o polvo-
riento) que dificultan la reproducción de datos. Además, todos los dispositivos de arras-
tre y lectura han de ser ajustados periódicamente, para mantener un perfecto alinea-
miento de los diversos componentes mecánicos y evitar erosiones y plegamientos en el
soporte magnético; y, ii) la tensión de enrollamiento de la cinta que no debe sobrepasar
el 1% de los límites aconsejados por el fabricante, pues de otra forma, se producirán
deformaciones en los bordes de la cinta que alterarán su lectura.
2.4 Las condiciones ambientales de almacenamiento de soportes magnéticos
Como se ha señalado anteriormente y como ocurre con otros materiales de naturaleza
orgánica -p. ej., soportes fotosensibles-, un factor de extraordinaria importancia a efec-
tos de conservación de este tipo de soportes reside en el control de los factores ambien-
tales. Los materiales magnéticos son muy sensibles a las condiciones climáticas de alma-
cenamiento. A este respecto, G. St-Laurent señala que los soportes magnéticos son
medios efímeros, a causa de su composición química y, también, debido a los procedi-
mientos utilizados para grabar la información
48
. Otros autores, como J. W. C. Van Bo-
gart, afirman que los soportes magnéticos como medio de almacenamiento carecen de la
estabilidad de las películas fotosensibles o del papel
49
. Además, resulta necesario consi-
derar -como señala J. Wheeler-, que, cuando se habla de la conservación de estos mate-
47
Como resultado de la hidrolización del adhesivo se produce ácido carboxílico y alcohol, cfr. S
T
-L
AURENT
,
G.,
The care and handling of recorded sound materials
, en <
laurent/care.html
>, (acceso agosto de 2000). Véase también C
UDDIHY
, E. y B
ERTRAM
, M., «Kinetics of the
humid against of magnetic recording tape», IEEE
Transactions on Magnetics
, v.18, (1982), pp. 132-145. J.
Wheeler sugiere someter la cinta a una temperatura de 55ºC al menos durante 8 horas, para reconstruir la
capa adhesiva dañada y hacer posible la copia de datos a un nuevo soporte. Cfr.
W
HEELER
, J.,
Videotape
preservation
, disponible en <
http://stanford.edu/byauth/wheeler/wheeler2.html>,
(acceso agosto de 2000).
A este respecto, puede verse también L
INDNER
, J.,
Magnetic tape deterioration: tidal wave at our shores
, en
<
>, (acceso agosto de 2000).
48
Cfr.
S
T
-L
AURENT
, G.,
The care and handling of recorded sound materials
, en
<
>, (acceso agosto de 2000).
49
Cfr. B
OGART
, J.W.C. V
AN
,
Magnetic tape storage and handling: a guide for libraries and archives
, en
<
(acceso agosto de 2000).
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
23
anales de documentación
, n.º 4, 2001
riales, debe tenerse en cuenta la preservación de los equipos necesarios para su repro-
ducción
50
.
En la siguiente tabla se recogen las recomendaciones de diversos autores e institucio-
nes con respecto a las condiciones de temperatura y humedad para la conservación de
materiales magnéticos.
Temp.
ºC
±
/24h
±
/año
Hume. Relativa
±
24h
±
/año
National Bureau of Stan-
dards
51
18.3ºC
±
2
40%
±
5
J.W.C. Van Bogart
52
15
±
3
40%
J. Wheeler
53
<22
Óptima
5ºC
±
2
--
25%
±
5
--
G. St-Laurent
54
15-20ºC
2
25%-45%
5%
E. López de Quintana
55
Almacenamiento de conser-
vación
8-15ºC
--
--
20-30%
--
--
Almacenamiento de acceso
18-20ºC
--
--
40-50%
--
--
F. Bardón Fernández
56
20
--
--
40%
--
--
UNESCO
57
Almacenamiento de conser-
vación
5-10
±
1
±
2
30%
±
5
±
5
Almacenamiento de acceso
20
±
2
±
2
40%
±
5
±
5
IFLA
58
15
--
±
3
20-40%
--
--
Análogamente al caso de los soportes fílmicos, los estudios sobre los soportes mag-
néticos muestran también una gran diversidad en las recomendaciones. A pesar de esa
disparidad de criterios en la literatura especializada, se puede afirmar que los valores
50
Cfr.U
NESCO
.
Safeguarding
our
documentary
heritage
,
en
<
51
Cfr. B
OGART
,
J.
W.C.
VAN
,
Mag
tape
life
expectancy
10-30
years
,
en
<
(acceso
agosto de 2000).
52
B
OGART
, J. W.C. V
AN
,
Magnetic Tape storage and handling: a guide for libraries and archives
,
<
(acceso agosto de 2000).
53
W
HEELER
, J.,
Ibidem.
54
S
T
-L
AURENT
,
G.,
The
care
and
handling
of
recorded
sound
materials
,
en
<
>, (acceso agosto de 2000).
55
Cfr. L
ÓPEZ DE
Q
UINTANA
, E., «Documentación en televisión», en M
OREIRO
G
ONZÁLEZ
, J. A., (ed.)
Ma-
nual de documentación informativa
, p. 108.
56
Cfr. B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F., «Conservación de material con soporte magnético»., N
EYGEN
, V. M. V
AN
,
B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F. y R
OZAS
V
IÑIES
, M.,
La conservación de documentos
, Instituto Oficial de Radio y
Televisión, Madrid, 1988, p. 27.
57
U
NESCO
.
Safeguarding
our
documentary
heritage,
en
<
58
F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
.
Principles for the care and handling
of library material
, en <
(acceso agosto de 2000).
24
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
óptimos recomendables de temperatura y humedad relativa son aquellos que se aproxi-
man a los rangos más bajos entre los relacionados. Así, para procesos de almacena-
miento de conservación a largo plazo, pueden establecerse valores en el rango de entre
5-10ºC, con una humedad relativa entorno a un 30%.
Otros factores que inciden en la conservación de los soportes magnéticos son: i) la
calidad de las cintas; ii) las condiciones de almacenamiento; y, iii) el número de repr o-
ducciones. Todos ellos son los que según B. Devine, determinan la duración de las cin-
tas
59
.
i) Por lo que hace a la
calidad
de las cintas utilizadas, se desaconsejan los materiales
de bajo coste. Han de cumplir, además, la norma ANSI X3.40-1981, un estándar que
especifica las características físicas mínimas de una cinta de calidad aceptable. Así, los
materiales magnéticos han de tener cobertura de protección en su dorso, para reducir las
cargas electricidad estática acumulada y evitar de esta manera el desplazamiento de los
residuos hacia los cabezales de lectura.
ii) Las
condiciones de almacenamiento
deben ser sometidas a un control estricto, con
el objetivo de evitar las diferencias extremas de temperatura y humedad, así como para
prevenir la suciedad originada por las huellas digitales, el polvo, los cabezales sucios,
etc. que resulta de un manejo poco cuidadoso. La instalación de deshumidificadores
puede contribuir a solucionar gran parte del problema. Además, se ha de buscar un
aislamiento adecuado del depósito de estos materiales, pues contribuye, a ahorrar ener-
gía y hace posible asimismo el mantenimiento de unas condiciones climáticas constantes
durante varios días, cuando se produce un fallo en el suministro de energía eléctrica.
Una alternativa al almacenamiento de cintas en un entorno de humedad controlada
consiste en almacenar cada unidad en bolsas de plástico de sellado rápido, tras someter a
las cintas a un proceso de desecación. Según W. Walter
60
, las cintas deben almacenarse
verticalmente para evitar deformaciones, mientras que T. Buckland recomienda, ade-
más, hacer copias de seguridad de cada unidad almacenada, comprobando su estado y
rebobinándolas cada seis meses
61
. Debe procurarse, asimismo, una buena ventilación
para evacuar de inmediato los gases producidos.
La utilización de materiales ignífugos es otro elemento que hay que tomar en consi-
deración, por lo que conviene evitar los muebles de madera. Se desaconsejan también
los sistemas antiincendios mediante aspersores, pues, en caso de dispararse accidental-
mente, provocarían graves daños en el material depositado. Paralelamente, la ilumina-
ción debe ser controlada, manteniendo las grabaciones en un entorno de oscuridad cuan-
do no sean consultadas. Si se dispone de iluminación mediante tubos fluorescentes,
deberán acoplarse filtros para mantener la radiación ultravioleta por debajo de los 75
μ
w/lm (microwatios/lumen).
iii) El
número de reproducciones
es otro factor que hay que tener en cuenta. Se trata
de un rasgo que es analizado por B. Devine. En su estudio señala que las cintas pueden
59
Cfr.
D
EVINE
,
B.,
What
is
the
life-time
of
magnetic
tape?
en
<
(acceso agosto de 2000).
60
Cfr. W
ALTER
, W.,
Magnetic tape longetivity,
en
<
(acceso marzo de 2000).
61
Cfr. B
UCKLAND
, T.,
Magnetic tape longevity
, en <http://
palimpsest.stanford.edu/byform/mailing-
lists/cdll/1991/0012.html>,
(acesso agosto de 2000).
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
25
anales de documentación
, n.º 4, 2001
soportar más de 500 usos y, si se manejan correctamente, pueden alcanzar una expecta-
tiva de vida situada entre 2 y 5 años
62
.
2.5 La durabilidad de los soportes magnéticos
Es esta una cuestión largamente debatida. Por un lado, están los autores que se
muestran partidarios de recomendar los soportes magnéticos para la conservación,
mientras que, por otro lado, otros autores los desaconsejan debido a su fragilidad. Es
una cuestión que está siendo investigada en la actualidad. En efecto, diferentes comisio-
nes técnicas, vinculadas a organismos de normalización como el ANSI IT 9-5/AES,
están trabajando para fijar procedimientos mediante los que pueda averiguarse la expec-
tativa de vida de los soportes magnéticos
63
.
Entre los críticos está H. Volkmann, que señala las similitudes entre los soportes
magnéticos y los fotosensibles. Mantiene que ambos materiales presentan una estructura
por capas de composición orgánica fácilmente degradables y que las cintas magnéticas
no son el soporte ideal de archivo, de modo que dichos materiales sólo pueden ser pre-
servados durante un tiempo limitado
64
. Para este autor, “las grabaciones magnéticas no
son indelebles; pueden ser seriamente dañadas por fuertes campos electromagnéticos o
por simples errores operativos en las máquinas de reproducción. La película de televi-
sión no ofrece la misma calidad que la película cinematográfica y, además, los sistemas
de televisión desarrollados en Estados Unidos y en Europa usan 525 y 625 líneas res-
pectivamente, por lo que no son compatibles en la actualidad, mientras que la película
cinematográfica utiliza una norma de ámbito mundial”
65
.
Por otra parte, entre los partidarios del soporte magnético como medio de archivo
está J. Wheeler. Sostiene que las pruebas de envejecimiento acelerado indican que las
grabaciones magnéticas pueden conservarse durante cientos de años. Son sensibles a los
campos magnéticos, pero inalterables a los rayos X
66
. Por su incidencia en la conserva-
ción, este autor concede especial importancia, al tratamiento anticorrosivo que se da a
las partículas magnéticas durante el proceso de fabricación, de modo que, si este proce-
so ha sido bien realizado, la durabilidad de la cinta, en condiciones de humedad y tem-
peratura controlada, queda garantizada.
Frente a esta postura está D. Nishimura, que no concede la misma importancia al
tratamiento anticorrosivo. Sin embargo, valora la composición química del polímero
básico, cuya estructura juzga como excesivamente sensible a procesos corrosivos
67
. Por
lo que respecta a una hipotética mayor duración de los soportes magnéticos frente a los
soportes fotosensibles, D. Nishimura se opone rotundamente a las afirmaciones del
62
Cfr.
D
EVINE
,
B.,
What
is
the
life-time
of
magnetic
tape?
en
<
(acceso agosto de 2000).
63
Cfr. B
OGART
, J.W.C. V
AN
,
Op.cit.
64
V
OLKMANN
, H.,
Op. cit
.
65
V
OLKMANN
, H.,
Ibid
.
66
Cfr.
W
HEELER
,
J.,
Videotape
preservation
,
en
<
>, (acceso agosto de 2000).
67
Cfr. N
ISHIMURA
, D.,
Stability of videotape and optical discs
, en <
bin/AT-cool_allsearch.cgi>, (acceso agosto de 2000)
26
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
SMPTE (
Society of Motion Pictures and Televisión Engineers
), en el sentido de que las
cintas magnéticas de vídeo son más estables que el soporte cinematográfico. Para este
autor, este tipo de afirmaciones no son más que una maniobra publicitaria de los fabri-
cantes de soportes magnéticos, que han llegado a enterrar cintas para demostrar tal afir-
mación
68
.
Según J. Wheeler, una cinta magnética bien fabricada tiene una expectativa de vida
útil de 100 años, si se almacena a 22ºC, y de 1500 años si la temperatura de conserva-
ción desciende a 5ºC con una humedad relativa del 25%. Considera, además, que con
un almacenamiento a baja temperatura se evita la necesidad de rebobinar periódicamente
las cintas y, de este modo, una cinta almacenada a 5ºC requerirá ser rebobinada cada
100 años. Para este autor, veinte años son un período razonable de expectativa de vida,
y un siglo de duración es una posibilidad real, si las cintas se almacenan a 5ºC
69
. Por su
parte J. W. Van Bogart señala que una cinta magnética conservada a 10.5ºC (51ºF) y a
62% de humedad relativa puede durar 64 años, además considera la humedad como un
factor más importante que la temperatura a efectos de conservación. Según H. Weber, la
esperanza de vida del soporte magnético se reduce a 30 años
70
.
Hoy los fabricantes de soportes magnéticos predicen una vida de 25 años, si se dan
unas condiciones ambientales de 25ºC y 90% de humedad relativa. Pero actualmente
sólo determinadas cintas magnéticas en colecciones de bibliotecas soportan 500 repro-
ducciones. La clave de la cuestión, para D. Nishimura, está en que no son posibles este
tipo de estimaciones en condiciones ideales, sino que la duración del soporte está muy
relacionada con el número de reproducciones y las condiciones de uso a las que se so-
mete a las cintas
71
.
3. LOS SOPORTES ÓPTICOS: ENFOQUE RESPECTO DE SU
CONSERVACIÓN
En las últimas décadas se han producido cambios muy rápidos en lo que hace a los
medios de grabación de la información. El último gran avance ha sido la combinación
de dos ámbitos tecnológicos: la Tecnología digital y la Tecnología óptica. Como pro-
ducto de esta hibridación tecnológica, han surgido nuevas fórmulas que sirven para
integrar recursos de información de naturaleza diversa: el texto, los datos numéricos, las
imágenes, la voz y el vídeo, que se han utilizado para la transmisión y almacenamiento
de información provenientes, en muchos casos, de soportes tradicionales como el papel.
Cuando la información se codifica digitalmente, ya sea en el momento de su creación o
68
Cfr. N
ISHIMURA
. D.
Ibid
. Se trata de pruebas de envejecimiento acelerado (
accelerated aging test
) en las
que se someten a los materiales a condiciones extremas de temperatura y humedad y, en algunos casos también
a estrés físico. Sin embargo, como ocurre en el caso de las pruebas experimentales realizadas sobre papel
suelen tener un valor predictivo muy limitado. Véase a este respecto P
ORCK
, H. J.,
Rate of paper degradation:
the predictive value of artificial aging tests
, European Comission on Preservation and Access, Amsterdam,
2000; en especial pp. 25-27.
69
Cfr. W
HEELER
, J.,
Ibid
.
70
Cfr. W
EBER
, H., «Técnicas de preservación de archivos y de libros», en C
OURRIER
, Y. y L
ARGE
, A. (ed.),
Informe mundial sobre la información 1997-1998
, UNESCO-CINDOC, Madrid, 1997, p. 366.
71
Cfr. N
ISHIMURA
. D.,
Stability of videotape and optical discs
,
Ibid.
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
27
anales de documentación
, n.º 4, 2001
como fórmula de migración de formato, los diferentes tipos de recursos comparten capas
de Tecnología -medios comunes de almacenamiento y transmisión- que permiten su
distribución y utilización unitaria.
La lectura y la grabación de la información en forma digital requiere de equipos
electrónicos y de programas informáticos, que se encuentran sometidos a un proceso de
cambio permanente. Su principal problema, a efectos de conservación, es que existe la
posibilidad de que no se encuentren disponibles tras una década de haber sido introduci-
dos. Es difícil conservar los equipos de grabación y lectura, si no hay repuestos disponi-
bles y tampoco podrán utilizarse los sistemas operativos ni las aplicaciones informáticas
necesarias sin personal especializado que sepa cómo utilizarlos. Se ha calculado que, en
el ámbito de los sistemas digitales, la obsolescencia tecnológica tiene lugar en periodos
de dos a cinco años, y afecta tanto a dispositivos electrónicos como a programas infor-
máticos
72
.
Ya en la década de los años setenta comenzaron a surgir problemas relacionados con
la conservación de productos de la Tecnología digital. En el año 1976 los archivos na-
cionales de Estados Unidos identificaron siete series de datos con un especial valor his-
tórico en los archivos del censo federal de 1960. Una amplia porción de aquellos datos
estaban grabados en cintas que sólo podían leerse con un equipo UNIVAC tipo II-A.
Cuando las cintas de ordenador que contenían los datos del censo de 1960 llamaron la
atención del NARS (
National Archives and Records Service
), sólo existían dos máquinas
capaces de procesarlas: una en Japón y otra depositada como una pieza de exposición en
el
Smithsonian Museum
. El esfuerzo realizado por la administración estadounidense en
la recuperación de aquellos datos consistió en la transferencia de registros a un formato
estándar pero no se pudo impedir la pérdida de 10.000 registros, este hecho indujo al
comité de archivos del Gobierno a afirmar que “los Estados Unidos corrían el peligro de
perder su memoria”
73
.
3.1 Orígenes y principios operativos de la Tecnología óptica
La Tecnología del disco óptico compacto nació entre 1982 y 1983, como un desarro-
llo conjunto entre las empresas Sony y Philips. A diferencia de otros procedimientos de
grabación y lectura de datos, esta Tecnología es de tipo digital
74
. Un disco óptico pre-
senta un conjunto de microláminas metálicas unidas en superposición que, a su vez, se
72
Cfr. R
ESEARCH
L
IBRARIES
G
ROUP
.
Preserving Digital Information: report of the task force on archiving of
digital information
, en <
(acceso agosto de 2000). Véase
también R
ESEARCH
L
IBRARIES
G
ROUP
.
Digital preservation needs and requirements in RLG member institu-
tions
, en
73
R
ESEARCH
L
IBRARIES
G
ROUP
. Preserving digital Information: report of the task force on archiving of digital
information
, en <
(acceso agosto de 2000).
74
En el procedimiento de grabación digital, las señales de audio se transforman en series de pulsos que co-
rresponden a patrones de dígitos binarios grabados sobre la superficie de una cinta magnética DAT (
Digital
Audio Tape
) o de un disco óptico. Un sistema digital muestrea (
samples
) la forma de una onda sonora (o valor)
varios miles de veces por segundo y asigna valores numéricos en forma de dígitos binarios a su amplitud en un
instante dado. El sistema digital de grabación proporciona una mayor fidelidad de sonido, debido a que las
señales de audio convertidas en simples patrones de pulso son virtualmente inmunes a ruidos residuales y de
distorsiones.
28
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
comprimen en una estructura de policarbonato transparente (Macrolon®). El aluminio,
metal elegido para la producción industrial de estas láminas, puede presentar problemas
de corrosión. Por este motivo algunos fabricantes lo han sustituido por oro o platino.
Así pues, el disco óptico compacto (CD-ROM), moldeado en plástico, incorpora una
espiral continua de
pits
(hendiduras), que contienen los datos. La integridad de los datos
está protegida por una cobertura de laca y por un substrato plástico. El proceso de lectu-
ra de datos se realiza a velocidad lineal constante, por medio de la proyección de un haz
de rayos láser sobre la capa reflectante (formada por una estructura de hendiduras –
pits
,
de los que existen varios cientos de miles por pulgada–, y planicies –
flat areas
-), que se
reflejan sobre un prisma deflector por medio de un par de fotodiodos; y, de acuerdo con
las señales de error de enfoque, se efectúan las correcciones de rastreo oportunas.
Las buenas cualidades de los discos ópticos como soportes documentales han sido
repetidamente destacadas por diversos autores. Entre sus características resaltan, las
siguientes: i) poseen una gran capacidad de almacenamiento de datos (unas 275.000
páginas de texto en cada CD-ROM);
75
ii) los discos son de pequeñas dimensiones, lo que
contribuye a un almacenamiento más fácil; iii) se caracterizan por la ausencia de roza-
mientos mecánicos en los procesos de lectura; y iv) en el caso de las grabaciones sono-
ras, el procedimiento de grabación digital es más fiable que el analógico (las señales de
audio grabadas digitalmente son virtualmente inmunes al ruido residual y a las distorsio-
nes características de los medios analógicos).
Haciendo un análisis de las características técnicas de lo que ha supuesto el disco óp-
tico, J. Teague afirma “tenemos, en realidad, un recurso de almacenamiento en el que
no hay contactos mecánicos sobre los discos, no hay agujas. La fuente láser utilizada
para la lectura [de datos] es de una potencia tan pequeña, comparada con la fuerte luz
usada para su grabación, que tampoco existe degradación de la capa reflectora”
76
.
3.2 La Tecnología óptica como procedimiento de grabación: tipología de soportes
Existen tres tipos principales de medios ópticos que pueden ser utilizados para grabar
información en formato digital: a) los discos ROM; b) los soportes ópticos de grabación
única;
y c) los sistemas ópticos de grabación múltiple
77
. En términos generales, se puede
75
A este respecto, se puede afirmar que, en la actualidad, los soportes ópticos han supuesto un notable incre-
mento de la densidad de almacenamiento con respecto a los medios magnéticos. Los soportes magnéticos
presentan una densidad de almacenamiento de 50 a 60 millones de
bits
por pulgada cuadrada, mientras que los
soportes ópticos, sobre una superficie similar, pueden almacenar entre 150 a 400 millones de
bits
. Sin embar-
go, como apunta D. Rotman, en los últimos años se están desarrollando dispositivos experimentales de base
magnética y de naturaleza micromecánica como el denominado
Millipede
de IBM que puede almacenar 500
billones de bits por pulgada cuadrada, este avance puede conducir en pocos años al diseño de discos duros con
una capacidad de almacenamiento del orden de trillones de bits (terabits). Cfr. R
OTMAN
, D., «Bugged about
the future of magnetic storage?»,
Technology Review
, v. 101, n. 5, (1998), pp. 34-43. Véase también
N
ATIONAL
A
CHIVES AND
R
ECORDS
A
DMINISTRATION
. The National Archives and Records Administration and
the long-term usability of optical media for federal records: three critical problem areas
, en
<
>, (acceso agosto de 2000).
76
T
EAGUE
, J.,
Microform, video and electronic media librarianship
, Butterworths, Londres, 1985, p. 110.
77
A este respecto puede verse también C
HEN
, C., «Las tecnologías multimedia», en C
OURRIER
, Y. y L
ARGE
,
A. (eds.)
Informe mundial sobre la información 1997-1998,
UNESCO-CINDOC, Madrid, 1997, pp. 217-238;
en especial p.228.
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
29
anales de documentación
, n.º 4, 2001
afirmar que todos estos sistemas ópticos utilizan la misma Tecnología para leer la infor-
mación. La diferencia fundamental entre ellos es el procedimiento de grabación
78
.
a) Discos ROM (
Read Only Memory
), de producción industrial masiva; entre ellos,
destacan los CDs. La capacidad de almacenamiento de un CD es de 650 MB o 74 mi-
nutos de audio. Los datos son permanentes e inalterables, ya que el proceso de fabrica-
ción se realiza mediante técnicas de estampación y constituyen un formato fuertemente
asentado en el mercado. El tiempo de acceso a los datos varía entre los 300 ms., con un
reproductor de doble velocidad, a los 130 ms. con un reproductor de séxtuple velocidad.
El primer disco con esta Tecnología destinado a almacenar imágenes fue el LVD (
Laser
Vision Disc
) para vídeo, de doble cara. Posteriormente, en 1997, este formato fue supe-
rado con la salida al mercado del DVD (
Digital Video Disc
)
79
.
b)
Soportes ópticos de grabación única
: los discos WORM (
Write Once Read Many
).
El formato más ampliamente utilizado es el CD-R o CD-WO (
Write-Once
), disponible
en el mercado desde 1993. Presentan el mismo formato y capacidad de almacenamiento
que el CD audio y el CD-ROM, de modo que permiten la grabación de datos, pero la
información existente no puede ser alterada o borrada. Los dispositivos necesarios para
su lectura constan de dos emisores láser: uno para la lectura, de baja potencia, y otro,
de mayor potencia, para la escritura. La
Cinta óptica
(
Optical Tape
) es un soporte que
presenta una superficie de grabación que cambia su estado cuando recibe la emisión de
un rayo láser. Como en el caso de los CD-R, la cinta es un soporte secuencial, y por
esta razón, el tiempo de acceso a los datos puede ser bastante lento, en compensación la
capacidad de almacenamiento de la cinta es considerable, más de 100 GB.
c)
Sistemas ópticos
de grabación múltiple (
reescribibles)
son aquellos que, a diferen-
cia de los precedentes, pueden ser alterados o borrados muchas veces. Pueden presentar
un formato reescribible (
erasables
), magneto-óptico, y de cambio de fase (
phase-
change
). Existen discos ópticos reescribibles (CD-RW) en formatos de 5´25 pulgadas y
en 3´5 pulgadas. Sin embargo, los más comunes son los discos magneto-ópticos, en los
que durante el proceso de grabación un haz de rayos láser cambia la polaridad de su
superficie magnética.
En los últimos años se ha desarrollado una nueva Tecnología de grabación denomi-
nada de “cambio de fase” (
phase-change
), en la que la superficie portadora de datos está
recubierta con una fina película semimetálica compuesta de germanio, antimonio o telu-
rio. Estos materiales tienen inicialmente una estructura cristalina, donde los átomos
están perfectamente alineados y cuya reflectividad a la luz es elevada. Cuando se graba
información, el rayo láser actúa alterando el estado físico de la superficie de grabación,
78
Cfr. N
ATIONAL
A
RCHIVES AND
R
ECORD
A
DMINISTRATION
.
Long term usability of Optical Media
, en
<
(acceso
agosto de 2000). A este respecto puede verse, S
CHAMBERG
, L.,
Optical disk formats: a briefing ERIC Digest
,
School
of
Information
Studies,
Syracuse,
Nueva
York,
1988,
disponible
en
<
(acceso agosto de 2000).
79
El coste de fabricación por unidad del DVD es de un dólar estadounidense, es decir, la mitad del precio de
una cinta de video. Además posee una capacidad de almacenamiento entre diez y treinta veces superior a la de
un CD-ROM. A este respecto puede verse K
ENNEY
, A. R. y R
IEGER
, O. Y.,
Using Kodak photo CD technol-
ogy for preservationand access: a guide for librarians, archivists, and curators
, en
<
>, (acceso agosto de 2000).
30
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
es decir, se pasa del estado cristalino al estado amorfo, en cuya estructura los átomos no
están dispuestos ordenadamente y ofrecen una baja reflectividad a la luz. Esta tecnología
es la utilizada en los discos DVD-RAM. Los discos ópticos reescribibles presentan un
tiempo de acceso de 600 milisegundos y tienen una capacidad de almacenamiento de 2´6
GB
80
.
3.3 Patologías y condiciones de conservación de los soportes ópticos
Al plantearse el problema de la conservación, D. Nishimura estima que existe muy
poca experiencia respecto a la estabilidad de este soporte óptico
81
. Sabemos que se altera
con el calor, la humedad y el estrés físico, un cambio dimensional relacionado muy
frecuentemente con una temperatura inadecuada. Es, además, un formato muy sensible a
la suciedad, y también se han descrito alteraciones físicas relacionadas con la pérdida de
adhesión entre capas y con la corrosión de las microláminas metálicas que sirven de
soporte a la información.
Sin embargo, el principal problema no son los discos propiamente dichos, sino los
equipos de reproducción. En los últimos 20 años se han desarrollado alrededor de una
veintena de discos distintos y, en consecuencia de igual número de equipos de reproduc-
ción. En la actualidad, ningún fabricante garantiza el suministro de repuestos más allá
de 10 años. De esta forma, para evitar la pérdida de información y hacer posible el
manejo de una amplia variedad de soportes ópticos, deben desarrollarse programas de
duplicación y, en consecuencia, esto también requiere el cambio de máquinas reproduc-
toras en periodos de tiempo relativamente breves (en torno a unos 10 años). A este res-
pecto, firmas comerciales como Kodak aconsejan conservar los datos en más de un
formato y en más de un tipo de soporte de almacenamiento “quizás también en formato
analógico”
82
.
Sin lugar a dudas, se trata de una cuestión compleja, sobre todo si la comparamos
con la sencillez de los mecanismos de reproducción de otros soportes, como el cinema-
tográfico, para cuyo visionado sólo es necesario disponer de un sistema de lentes, de un
dispositivo de arrastre y de una fuente luminosa. En el caso de un reproductor de discos
ópticos, que haya dejado de fabricarse, el coste de elaboración de uno sólo de sus com-
ponentes (p.ej., un pequeño
chip
), puede ascender a varios miles de dólares
83
.
Por lo que respecta a la conservación de los soportes ópticos, la ANSI ha organizado
grupos de trabajo destinados a elaborar normas que regulen la calidad de los diversos
medios de almacenamiento óptico, como resultado de esas tareas de normalización ha
sido la norma ANSI/PIMA IT9.25-1998 y el borrador de la norma ISO/DIS 18925.2
80
Véase a este respecto C
ARIDAD
S
EBASTIÁN
, M., y C
AMARERO
, A., «Las aplicaciones documentales de los
soportes ópticos», en L
ÓPEZ
Y
EPES
, J., (ed.),
Fundamentos de Información y Documentación
, Eudema, Ma-
drid, 1989, pp. 469-470. Puede verse también en la página
web
de Hitachi <
ram/eng/what_dvd/struct4.htm#4>,
(acceso agosto de 2000).
81
Cfr. N
ISHIMURA
, D.,
Ibidem
.
82
K
ODAK
.
Permanence,
Care
&
Handling
of
CDs
,
en
<
(acceso agosto de 2000).
83
Una visión crítica con respecto a la Tecnologías digitales puede encontrarse en L
INDNER
, J.,
Digitization
reconsidered
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
31
anales de documentación
, n.º 4, 2001
elaborado por el Comité Técnico 42 y que se encuentra actualmente en proceso de revi-
sión y validación
84
.
Las condiciones necesarias para garantizar la conservación de la información, en este
tipo de soportes, y a tenor de las fuentes consultadas son las siguientes:
Temp.ºC
Variación
Humed. Relativa
Variación.
G. Saint-Laurent
85
15º-20º
± 2º/24 h.
25%-45%
5% en 24 horas
Kodak
86
10-25º
15º/h.
20%-50%
10% en 1 hora
UNESCO
87
20º
±1º/h.
40%
--
IFLA
88
20º
--
40%
--
F. Frey
89
-10º/23º
5%-50%
10% en 24 horas
ISO/DIS 18925.2
90
25º
10º/h.
20%-50%
10% en 1hora
Library of Congress
(Long Term storage)
91
7-10º
15º/24 h.
45%-50%
±5% en 24 ho-
ras
Según esta información, parece recomendable sugerir unos valores de temperatura en
el espectro que va desde los 7ºC a los 10ºC, con oscilaciones inferiores a 5ºC/h. Para-
lelamente, la humedad relativa podría estar comprendida entre el 25-45%, con una va-
riación menor del 5% en 24 horas.
Otro factor de deterioro está en los contaminantes e impurezas contenidas en el aire
(sulfuros, peróxidos, ozono, óxidos de nitrógeno, también las sustancias grasas proce-
dentes de huellas digitales, etc.), es necesario tener en cuenta que pueden penetrar por
los pequeños arañazos superficiales y pueden producir corrosión en las capas reflectivas
donde se almacena la información. Para evitar estos fenómenos, se hace necesario man-
tener un sistema de ventilación y filtrado de aire que permita obtener una ligera presión
positiva dentro de la cámara de depósito. Los campos magnéticos también pueden afec-
tar negativamente a los soportes magneto-ópticos (MO). Por esto, es preciso mantener
84
Cfr.
K
ODAK
.
Permanence,
Care
&
Handling
of
CDs
,
en
<
(acceso agosto de 2000). Puede verse
a este respecto el borrador de la norma
ISO/DIS18925.2 Imaging Materials- Optical disc media- Storage
en
<http//www.pima net/standards/tag/ISO18925_2/N4895_DIS18925-2.PDF>, (acceso octubre de 2000). A
este respecto véase también ANSI/PIMA IT9.25-1998
Imaging materials-Optical disc media-Storage
.
85
S
AINT
-L
AURENT
, G.,
The
care
and
handling
of
recorded
sound
materials
,
en
86
K
ODAK
.
Ibidem
, en <
(acceso agosto
de 2000)
87
U
NESCO
.
Safeguarding our documentary heritage
, en <
(acceso agosto de 2000).
88
F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
.
Principles for the care and handling
of library material
, en <
, (acceso septiembre de 2000).
89
F
REY
, F.,
Life expectancy of Information Media, film base records and digital media
, en
<
>, (acceso agosto de 2000).
90
I
NTERNATIONAL
S
TANDARD
O
RGANIZATION
.
ISO/DIS18925.2. Imaging Materials-Optical disc media-
Storage,
op. cit
.
91
Cfr. L
IBRARY OF
C
ONGRESS
.
Cylinder, Disc and tape care in a nutshell
, en <http://
lcweb.loc.gov/preserv/care/record.html.>, (acceso octubre de 2000).
32
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
alejados estos medios del área de influencia de aquellos aparatos eléctricos que produz-
can este tipo de radiaciones magnéticas.
Los materiales utilizados para acondicionar las zonas de almacenamiento y para el
envasado de los soportes ópticos deben presentar una buena estabilidad química y una
buena resistencia a la humedad y al polvo. Los recipientes deben estar diseñados de tal
forma que no toquen las superficies del disco cuando se dispongan verticalmente en las
estanterías, además deberán disponer de un dispositivo de cierre para prevenir la apertu-
ra accidental. Para la elaboración de estos envases no debe utilizarse papel, se reco-
mienda en cambio la utilización de materiales inertes: poliestireno, polipropileno, y
policarbonato evitando la utilización de plásticos de naturaleza celulósica: cloruros de
polivinilo (PVC) y espumas de goma.
Por lo que hace a la iluminación, bien se trate de luz natural o artificial (fluorescente
e incandescente), puede dañar severamente los soportes ópticos. Se estima conveniente
el mantener estos materiales en una dependencia oscura mientras no sean consultados,
así como vigilar el buen estado de las instalaciones de iluminación, de forma que no
produzcan un exceso de radiaciones ultravioletas (75 mw/lm.).
Acerca del etiquetado, se aconseja disponer las identificaciones en las cajas que de-
berán estar fabricadas con materiales no oxidantes y libres de ácidos, de esta manera se
evita adherir las etiquetas al disco, ya que pueden producir desequilibrios en el momento
de rotación del disco y provocar deformaciones mecánicas. Además los adhesivos pue-
den filtrarse y afectar a las capas de reflexión o dar lugar a procesos de deslaminación.
En cuanto al manejo de estos soportes, los discos deben ser utilizados con guantes.
En su limpieza se puede utilizar una mezcla a base de amoniaco y agua, que se aplicará
sobre un paño libre de hilos y en sentido radial para evitar movimientos que produzcan
arañazos circulares. Una alternativa a este procedimiento es utilizar aire comprimido o
nitrógeno a una presión menor de 275 kPa.
Conviene resaltar que, en lo que respecta a la durabilidad del soporte óptico, los fa-
bricantes predicen una vida para el formato CD-R de 50 a 100 años
92
. Kodak estima
para este soporte una vida de 200 años bajo condiciones ambientales controladas
93
.
4. CONSIDERACIONES FINALES
Se han estudiado aquí tres soportes –fílmico, magnético y óptico–, desde la perspec-
tiva de la conservación de materiales. Tras analizar las fuentes disponibles, se constata
que hay considerables diferencias de criterio. En efecto, hay desacuerdos evidentes con
respecto a las condiciones ambientales en las que deben conservarse los distintos tipos
de materiales. La falta de consenso sobre estas cuestiones supone un serio problema,
tanto desde el punto de vista científico –que no deja de sorprender– como desde la pers-
pectiva de la práctica de las tareas de conservación. Esta situación parece sugerir que
todavía no existe una auténtica investigación científica de las reacciones de degradación
92
Y
EUNG
, T. A.,
The DVD technology
, en <
>, (acceso agosto
de 2000).
93
K
ODAK
.
Permanence,
care
and
handling
of
CDs
,
en
<
>, (acceso agosto de 2000).
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
33
anales de documentación
, n.º 4, 2001
físico-química que experimentan los distintos materiales aquí abordados. Esto afecta a
los bibliotecarios y archiveros, pues –a la vista de la información aquí aportada– aún no
se dispone de una caracterización fiable sobre la degradación de los distintos soportes
aquí analizados.
A pesar de estas limitaciones, conviene resaltar que los diferentes autores y las di-
versas instituciones consultadas, marcan
líneas de convergencia
a la hora de ofrecer
unas recomendaciones en cuanto a la temperatura, humedad y otras variables extrínse-
cas. A este respecto, cabe recordar que aun cuando la composición de los soportes sea
distinta, tienen en común una estructura multicapa, que en el caso de los materiales
fílmicos y magnéticos es, además, de naturaleza orgánica. Así, a tenor de los datos
aportados en este estudio, se pueden inferir una serie de valores dentro de los cuales, las
variaciones de los materiales, en lo que atañe a su estabilidad físico-química, son meno-
res. Esos datos, expuestos en los epígrafes anteriores, comportan la garantía de conser-
vación de la información, cuando el soporte se mueve dentro de las oscilaciones am-
bientales señaladas.
BIBLIOGRAFÍA.
-A
LBERCH
, R., F
REIXAS
, P. y
M
ASSANAS
, E.,
L´arxiu d´imatges: propostes de classifi-
cació i conservació
, Direcció General del Patrimoni Artistic, Barcelona, 1988.
-A
MERICAN
N
ATIONAL
S
TANDARD
I
NSTITUTE
.
ANSI/PIMA IT9.25-1998,
Imaging ma-
terials-optical
disc
media-storage
.
<
(acceso agosto de
2000).
-A
MERICAN
N
ATIONAL
S
TANDARD
I
NSTITUTE
.
ANSI PHI 43-1985,
American National
Standard for Photography (film)–Photographic Processed Safety film (Corr. 1987),
ANSI, Nueva York, 1987.
-B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F., «Conservación de documentos con soporte cinematográfico»,
en N
EYGEN
, V. M. V
AN
, B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F., y R
OZAS
V
IÑIES
, M.,
La con-
servación de documentos
, Instituto Oficial de Radio y Televisión, Madrid, 1988, pp.
19-24.
-B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F., «Conservación de material con soporte magnético», en
N
EYGEN
, V. M. V
AN
, B
ARDÓN
F
ERNÁNDEZ
, F. y R
OZAS
V
IÑIES
, M.,
La conserva-
ción de documentos
, Instituto Oficial de Radio y Televisión, Madrid, 1988, pp. 27-
32.
-B
EREIJO
, A
., Caracterización del Análisis Documental desde la perspectiva de la cali-
dad: marco teórico y factores representativos
, Tesis Doctoral, Universidad Carlos
III, Madrid, 2000, Cap. 1, en especial pp. 41-106.
-B
OGART
, J. W.C.
VAN
,
Mag tape life expectancy 10-30 years
, en
<
media/bogart.html>, (acceso agosto de 2000).
-B
OGART
, J. W.C. V
AN
,
Magnetic tape storage and handling: a guide for libraries and
archives
, en <
,(acceso agosto
de 2000).
34
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
-B
UCKLAND
,
T
.,
Magnetic
tape
longevity
,
en
<http://
(acesso agosto de 2000).
-C
ARIDAD
S
EBASTIÁN
, M., y C
AMARERO
, A., «Las aplicaciones documentales de los
soportes ópticos», en L
ÓPEZ
Y
EPES
, J., (ed.),
Fundamentos de Información y Doc u-
mentación
, Eudema, Madrid, 1989, pp. 469-470.
-C
HEN
, C., «Las tecnologías multimedia», en C
OURRIER
, Y. y L
ARGE
, A. (eds.)
Infor-
me mundial sobre la información 1997-1998,
UNESCO-CINDOC, Madrid, 1997,
pp. 217-238.
-C
RESPO
N
OGUEIRA
, L., «La reprografía en los archivos»,
Boletín ANABAD
, v. 36, n.1-
2, (1986), pp. 45-62.
-C
UDDIHY
, E. y B
ERTRAM
, M., «Kinetics of the humid against of magnetic recording
tape», IEEE
Transactions on Magnetics
, v.18, (1982), pp. 132-145.
-C
UMMINGS
, J. W., «Spontaneous ignition of decomposing cellulose nitrate film»,
Jour-
nal of the SMPTE
, v. 54, (1950), pp. 262-274.
-D
EREAU
, J.M. y C
LEMENTS
, D.W.G.,
Principios para la preservación y conservación
de los materiales bibliográficos
, Dirección General de Libro y Bibliotecas, Madrid,
1988.
-D
EVINE
,
B.,
What
is
the
life-time
of
magnetic
tape?
en
<
(ac-
ceso agosto de 2000).
-E
UROPEAN
C
OMISSION
ON
P
RESERVATION
AND
A
CCESS
,
en
<
>, (acceso octubre de 2000).
-F
EATHER
, J.,
Preservation and the Management of Library Collections
, American Li-
brary Association Londres, 1991.
-F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
.
Principles for the
care
and
handling
of
library
material
,
en
<
(acceso agosto de 2000).
-
F
EDERACIÓN
I
NTERNACIONAL DE
A
SOCIACIONES DE
B
IBLIOTECARIOS
.
Care, Handling,
and
Storage
of
Photographs
,
en
<
(acceso agosto de
2000).
-F
ISCHER
, M. y
R
OBB
, A.,
Guidelines for care and identification of film-based photo-
graphic
materials,
en
<
(acceso agosto de
2000).
-F
REY
, F.,
Life expectancy of Information Media, film base records and digital media
,
en <
>, (acceso agosto
de 2000).
-
H
ITACHI
en <
(ac-
ceso agosto de 2000).
-I
NTERNATIONAL
F
EDERATION OF
S
OUND
A
RCHIVES
. IASA TC 03.
The safeguarding of
the
audio
heritage:
ethic,
principles
and
preservation
strategy
,
<
(acceso agosto de 2000).
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
35
anales de documentación
, n.º 4, 2001
-I
NTERNATIONAL
S
TANDARD
O
RGANIZATION
.
ISO/DIS18925.2 Imaging Materials-
Optical
disc
media-
Storage
en
<http//www.pima
net/standards/tag/ISO18925_2/N4895_DIS18925-2.PDF>, (acceso octubre de
2000).
-I
MAGE
P
ERMANENCE
I
NSTITUTE
.
Preservation
Calculator
en
<
http://www.rit
.edu/˜661www1/sub_pages/frameset2.html>, (acceso agosto de
2000).
-K
ENNEY
, A. R. y R
IEGER
, O. Y.,
Using Kodak photo CD technology for preserva-
tionand access: a guide for librarians, archivists, and curators
, en
<
>,
(acceso
agosto
de
2000).
-K
ESSE
, E. J., «Condition survey of master microfilm negatives: University of Florida
Libraries»,
Abbey
Newsletter
,
v.15,
n.3,
(1991),
en
ceso agosto de 2000).
-K
ESSE
,
E.
J
.,
RFP
for
microform
storage
,
en
<html://palimsest.stanford.edu/byauth/kesse/storgrfp.html>, (acceso agosto de
2000).
-K
LIJN
, E., y L
USENET
, Y.
DE
,
In the picture: preservation and digitisation of European
photographic collections
, European Commission on Preservation and Access, Am-
sterdam, 2000.
-K
ODAK
.
Permanence,
care
and
handling
of
CDs
,
en
<
>,
(acceso
agosto de 2000).
-L
EGGAT
, R.,
A History of photography
(acceso agosto de 2000).
-L
IBRARY OF
C
ONGRESS
.
Care, handling and storage of motion picture film
en
<
>, (acceso agosto de 2000).
-L
IBRARY OF
C
ONGRESS
.
Cylinder, disc and tape care in a nutshell
, en <http://
lcweb.loc.gov/preserv/care/record.html.>, (acceso octubre de 2000).
-
L
IBRARY OF
C
ONGRESS
. Film preservation 1993: a study of the current state of Ameri-
can
Film
Preservation:
report
of
the
Librarian
of
Congress
,
en
<
(acceso agosto de 2000).
-L
INDNER
,
J
.,
Digitization
reconsidered
,
en
2000).
-L
INDNER
, J.,
Magnetic tape deterioration: tidal wave at our shores
, en
<
>,
(acceso
agosto
de
2000).
-L
INDNER
,
J
.,
Videotape
restoration:
Where
do
I
start?
,
en
<
>, (acceso agosto de
2000).
36
ANTONIO BEREIJO Y JUAN JOSÉ FUENTES
anales de documentación
, n.º 4, 2001
-L
ÓPEZ DE
Q
UINTANA
, E., «Documentación en televisión», en M
OREIRO
G
ONZÁLEZ
, J.
A. (ed.),
Manual de documentación informativa
, Cátedra, Madrid, 2000, pp. 83-
182.
-M
ARTÍNEZ
O
DRIOZOLA
, E., M
ARTÍN
M
UÑOZ
, J. y L
ÓPEZ
P
AVILLARD
, S. «La televisión
pública como servicio esencial»,
Documentación de las Ciencias de la Información
,
v.17, (1994), pp.103-122.
-M
ESSIER
, P.,
Preserving your collection of film-based photographic negatives
, en
<
>, (acceso agosto de
2000).
-N
ATIONAL
A
RCHIVES AND
R
ECORDS
A
DMINISTRATION
.
Long term usability of Optical
Media
,
en
<
storage-media/critts.html>,
(acceso agosto de 2000).
-N
ATIONAL
A
RCHIVES AND
R
ECORDS
A
DMINISTRATION
. The National Archives and
Records Administration and the long-term usability of optical media for federal rec-
ords:
three
critical
problem
areas
,
en
<
>,
(ac-
ceso agosto de 2000).
-
N
ATIONAL
A
RCHIVES AND
R
ECORDS
A
DMINISTRATION
.
Storage of acetate film materi-
als: a discusión at the National Archives and Records Administration
, en
<
(acceso agosto de 2000).
-N
ATIONAL
F
IRE
P
ROTECTION
A
SSOCIATION
. NFPA 40.
Standard for the storage and
handling of cellulose nitrate motion film
, existe una nueva propuesta para la actuali-
zación de estas normas en <
(acceso agosto de
2000).
-N
ATIONAL
M
USEUM OF
P
HOTOGRAPHY
, F
ILM AND
T
ELEVISION
(Gran Bretaña),
en
<
>, (acceso octubre de 2000).
-N
ISHIMURA
,
D
.,
Stability
of
videotape
and
optical
discs
,
en
<
2000)
-P
ORCK
, H. J.,
Rate of paper degradation: the predictive value of artificial aging tests
,
European Comission on Preservation and Access, Amsterdam, 2000.
-R
EILLY
,
J.
M.,
IPI
Storage
guide
for
acetate
film
,
en
<
edu/˜661sub_pages/framet2.html>, (acceso agosto de 2000).
-R
EILLY
, J.M.,
IPI
Storage guide for acetates
, IPI, Rochester, Nueva York, 1993.
-R
ESEARCH
L
IBRARIES
G
ROUP
. Preserving digital information: report of the task force on
archiving
of
digital
information
,
en
<
report.pdf>,
(acceso agosto de 2000).
-
R
ESEARCH
L
IBRARIES
G
ROUP
. Digital preservation needs and requirements in RLG
member institutions
, en
2000).
-R
OTMAN
, D., «Bugged about the future of magnetic storage?»,
Technology Review
, v.
101, n. 5, (1998), pp. 34-43.
-S
CHAMBERG
, L.,
Optical disk formats: a briefing ERIC Digest
, School of Information
Studies,
Syracuse,
Nueva
York,
1988,
disponible
en
LOS SOPORTES FÍLMICOS, MAGNÉTICOS Y ÓPTICOS DESDE LA PERSPECTIVA.
..
37
anales de documentación
, n.º 4, 2001
<
media/ed303176.html>,
(acceso agosto de 2000).
-S
CHULTZ
, J. y S
CHULTZ
, B.,
Picture research: a practical guide
, Van Nostrand Rein-
hold, Nueva York, 1991.
-S
T
-L
AURENT
, G.,
The care and handling of recorded sound materials
, en
<
(acceso agosto de
2000).
-T
EAGUE
, J.,
Microform, video and electronic media librarianship
, Butterworths, Lon-
dres, 1985.
-
U
NESCO
.
Safeguarding
our
documentary
heritage
en
<
de 2000).
-V
OLKMAN
, H.,
The structure of cinema films: preservation and restoration of moving
images
, FIAF, Bruselas, 1986.
-W
ALTER
,
W.,
Magnetic
tape
longetivity,
en
<
-W
EBER
, H., «Técnicas de preservación de archivos y de libros», en C
OURRIER
, Y. y
L
ARGE
, A. (ed.),
Informe mundial sobre la información 1997-1998
, UNESCO-
CINDOC, Madrid, 1997, pp. 358-371.
-W
HEELER
,
J.,
Videotape
preservation
,
en
<
>, (acceso agosto de
2000).
-Y
EUNG
, T. A.,
The DVD technology
, en <
1.html
>, (acceso agosto de 2000).
logo_pie_uaemex.mx