Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
ANALES DE DOCUMENTACIÓN, N.º 4, 2001, PÁGS. 51-71
¿POR QUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN
LAS FACULTADES DE BIBLIOTECONOMÍA Y
DOCUMENTACIÓN?
Emilio Delgado López-Cózar*
Departamento de Biblioteconomía y Documentación. Universidad de Granada
Resumen:
Se pretende demostrar por qué es necesaria la enseñanza de métodos de
investigación en los estudios de Biblioteconomía y Documentación. Se exponen las
opiniones al respecto de diversos profesionales, profesores y científicos. Se man-
tiene que el aprendizaje de la metodología científica sirve, en primer lugar, para
formar el espíritu crítico del alumnado y, en segundo lugar, para dotarle de herra-
mientas que le permitan en su futuro profesional actuar de manera racional y sis-
temática, contribuyendo, además, a ampliar las bases científicas de la Biblioteco-
nomía y Documentación. A continuación se traza, en una breve panorámica
histórica, el surgimiento y la evolución de la enseñanza de la metodología científi-
ca en las Escuelas y Facultades de Biblioteconomía y Documentación. Introducida
en las Escuelas norteamericanas en los años 30, la enseñanza de métodos de inves-
tigación se ha convertido en la actualidad, de hecho, en una asignatura de impor-
tancia creciente en los planes de estudios. De la misma opinión son las asociacio-
nes profesionales que consideran a esta materia como troncal. Esta misma
calificación ha recibido en España, donde es de obligada impartición en la Licen-
ciatura en Documentación.
Palabras clave:
Enseñanza, educación, formación profesional, métodos y técnicas
de investigación, metodología científica, facultades y escuelas, Biblioteconomía y
Documentación.
Abstract:
The aim is to show why teaching research methodology in library and
information studies is necessary. The opinions by several professionals, teachers
and scholars are presented. The author maintains that by learning about scientific
methodology the students will first develop their critical spirit and secondly acquire
the necessary tools that will make them act rationally and systematically in their
professional careers contributing as well to broaden the scientific base of library
and information science. Next, a brief overview is given of the appearance and de-
velopment of the teaching of scientific methodology in library and information
schools. Introduced in the North American schools in the 30s, the teaching of re-
search methods has now become a subject of growing importance in school curri-
cula. The same opinion is shared by the professionals associations which consider
it as a core subject. It has the same consideration in Spain, where it is a compul-
sory subject in the curriculum at the master's level.
Keywords:
Curricula, education, training, library schools, research methods re-
search.
* Edelgado@goliat.ugr.es
52
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
"La educación tiene dos fines: por un lado, formar la inteligencia; por el otro,
preparar al ciudadano. Los atenienses se fijaron más en lo primero; los esparta-
nos, en lo segundo. Los espartanos ganaron. Pero los atenienses perviven en la
memoria de los hombres"
Bertrand Russell
"La adopción universal de una actitud científica puede hacernos más sabios: nos
haría más cautos, sin duda, en la recepción de información, en la admisión de
creencias y en la formulación de previsiones; nos haría más exigentes en la con-
trastación de nuestras opiniones, y más tolerantes con las de otros; nos haría
más dispuestos a inquirir libremente acerca de nuevas posibilidades, y a eliminar
mitos consagrados que sólo son mitos; robustecería nuestra confianza en la expe-
riencia, guiada por la razón, y nuestra confianza en la razón contrastada por la
experiencia; nos estimularía a planear y controlar mejor la acción, a seleccionar
nuestros fines y a buscar normas de conducta coherentes con esos fines y con el
conocimiento disponible, en vez de dominadas por el hábito y por la autoridad;
daría más vida al amor a la verdad, a la disposición a reconocer el propio error,
a buscar la perfección y a comprender la imperfección inevitable; nos daría una
visión del mundo eternamente joven, basada en teorías contrastadas, en vez de
estarlo en la tradición, que rehuye tenazmente todo contraste con los hechos; y
nos animaría a sostener una visión realista de la vida humana, una visión equili-
brada, ni optimista ni pesimista"
Mario Bunge
"Por todas estas razones -comenzando por las necesidades actuales de trabajo y
el dominio de lo real, hasta llegar al dominio de uno mismo, de la adquisición
del método científico hasta la formación de la ética individual- la formación en el
espíritu científico y en las ciencias aparece como una de las finalidades funda-
mentales de todo sistema educativo contemporáneo"
Aprender a ser
. UNESCO
Citado por Ezequiel Ander-Egg
1. A MODO DE JUSTIFICACIÓN
No es difícil justificar la presencia en un plan de estudios de la materia que tiene
como misión básica dotar de una base y una perspectiva científica a la Biblioteconomía y
Documentación (ByD) y de proporcionar a los futuros profesionales las herramientas
metodológicas fundamentales que les ayudarán en el futuro a planificar, gestionar y
evaluar las bibliotecas y unidades de información en las que desempeñen su trabajo de
una forma científica y profesional y no de manera intuitiva, basándose en la autoridad,
tradición, costumbres o en la propia experiencia personal o importada. Prescindir del
estudio del método científico y de las técnicas de investigación que permiten que la ByD
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
53
anales de documentación
, n.º 4, 2001
sea una ciencia y que la profesión actúe científicamente sería descabellado. Por tanto, si
se pretende que la ByD sea una disciplina científica reconocida y que la actuación profe-
sional sea metódica y sistemática, resulta imprescindible un detallado estudio de los
elementos que componen el método científico al igual que de las técnicas que permiten
aplicarlo, sea para producir nuevo conocimiento (investigación básica) sea para aplicarlo
(investigación aplicada), sea para actuar sobre la realidad y tomar decisiones fundadas
(investigación acción), sea para evaluar objetivos, programas, servicios (investigación
evaluativa).
Los autores que han tratado el tema se manifiestan en este mismo sentido. No voy a
repetir aquí las continuas apelaciones a la necesidad de investigar, que se han venido
vertiendo en la literatura profesional desde que Williamson (1931) publicara su artículo
en
Library Quarterly
. De hecho cada una de ellas constituye una razón en sí misma que
justifica la enseñanza en investigación. De entre todas me sigue pareciendo la de Wi-
lliamson, a pesar del tiempo transcurrido, la que más fuerza y lucidez posee. Poco más
de lo que él dijo se puede añadir:
"¿Cuál es la razón de que prácticamente no exista investigación dedicada a los
problemas del "servicio bibliotecario"?, podría deberse a la ausencia de actitud
científica en los bibliotecarios, hombres de mente sensible, más que hombres de
mente fuerte, o puede que no existan problemas que investigar científicamente en
el servicio bibliotecario. El caso es que mientras no se necesite la investigación
científica, no nos podremos beneficiar de ella y deberemos permanecer como una
profesión sin más. Puede ser también que estemos ante una ciencia aplicada, que
necesite de otras ciencias, ciencia social, política, etc. Aunque también lo son la
educación, la ingeniería y la agricultura.
La auténtica razón es que los bibliotecarios no han sido entrenados para los mé-
todos científicos. Las cualidades como el sentido común, la vocación, el trabajo
duro, no deben cambiar, pero ha llegado el momento de un examen científico de
muchos puntos que se dan por hechos, para lo que es necesaria la aplicación de
métodos de consulta que en otros campos han resultado muy provechosos (.
..)
Actualmente en la formación del bibliotecario es fundamental la práctica en los
métodos científicos para atacar y resolver los problemas, así como el cultivo del
espíritu y la actitud científica. Tan pronto como se reconozca esto, la ciencia bi-
bliotecaria será una realidad. Por lo tanto, no es la ausencia de temas para in-
vestigar, sino de entrenamiento y actitud científica por parte de los bibliotecarios
el problema de nuestra ciencia, es la necesidad de saber descomponer en ele-
mentos los grandes problemas. Es importante introducir como parte de la forma-
ción del bibliotecario la práctica en la investigación científica. El bibliotecario es
algo más que un psicólogo, arquitecto, que se le llama cuando se le necesita, de-
be ser una persona preparada para la investigación en nuestra ciencia, de mane-
ra que pueda extraer hechos y métodos de otros campos cuando sea necesario.
Los problemas científicos del bibliotecario son más difíciles y complicados que
los de los educadores; los bibliotecarios necesitan entrenarse en Psicología, debe
54
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
ser un minucioso estudioso de la conducta humana, ya que el investigador en
educación tiene una ventaja sobre el del servicio bibliotecario y las ciencias so-
ciales en general, la materia a investigar está bajo completo control, se presta
mucho más a ser estudiada como en la química o biología, casi en condiciones
experimentales mientras se observan sus resultados.
No hay ni que decir que el bibliotecario responsable del servicio de bibliotecas de
investigación debiera tener práctica no sólo en los métodos y el espíritu de la in-
vestigación en general, sino concretamente en el campo que cubre esa biblioteca.
A veces no es necesario una investigación propia sobre el tema, sino el conoci-
miento del trabajo de otros investigadores, el investigador tendrá que depender
en algunos casos de la cooperación de aquellos que lo
hayan tratado, sirviendo
de meros canales de recepción y transmisión.
Otro de los motivos por los que resulta de gran importancia la investigación es la
vitalización que introduce en la enseñanza. La mayor y mejor inspiración para la
enseñanza se encuentra en la genuina investigación.
Como conclusión hay que decir que el proceso de introducción de la investiga-
ción en la ciencia bibliotecaria no va a ser distinto que el de otros muchos cam-
pos". Solo puedo añadir, que será fatigoso y difícil".
Si la ByD quiere poseer el estatus de ciencia, y si éste depende de la cantidad y cali-
dad de la investigación producida, convendremos en que la formación en métodos de
investigación resulta imprescindible. El adolescente estado en que se encuentra la inves-
tigación en ByD, en general (Delgado López-Cózar 2001), embrionario en el caso de
España (Delgado López-Cózar 2000a), sugiere por sí misma la necesidad de implantar
una formación rigurosa en técnicas de investigación. Algunos autores han apuntado a las
lagunas formativas en metodología científica como una de las causas de la pobre calidad
y escasa cantidad de investigación producida. La falta de formación en técnicas de in-
vestigación se ha citado frecuentemente como causa de la baja calidad y volumen de la
investigación realizada por los profesionales y del hecho de que la investigación no jue-
gue un papel más prominente en la gestión de las bibliotecas (Kremer 1983, Van House
1991, Hewit 1991).
Muchos han sido los autores que han defendido la necesidad de integrar la formación
en investigación en el curriculum formativo de los futuros profesionales, algunos con
auténtico fervor y entusiasmo. El primero, como ya vimos, Williamson. Goldhor (1981)
insistía en que:
"...para que la Bibliotecología se convierta en ciencia, el primer requisito es que
haya gente capaz de hacer investigación; el segundo es que haya todavía más
gente capaz de evaluar esas investigaciones, para rechazar las malas y aceptar
las buenas y para que mejoren los resultados en la medida de su capacidad y ex-
periencia. Esto es particularmente verdad en las Ciencias Sociales en general,
donde la réplica de una investigación es difícil y donde, por tanto, el análisis
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
55
anales de documentación
, n.º 4, 2001
crítico de la metodología empleadas es la mejor manera de juzgar la validez de
los resultados de cualquier estudio" p. 25.
Y esto pasa, cabe apostillar, por la introducción en los programas de formación de
los futuros profesionales de la materia métodos de investigación.
Para Busha & Harter (1990)
"El aprender a dominar teóricamente las reglas básicas de la investigación y sus
implicaciones prácticas crea la mejor base para el crecimiento continuo de una
profesión. Entre los beneficios adicionales que pueden esperarse están:
- El mejoramiento de las prácticas en las operaciones de la biblioteca local
- Una mayor capacidad para evaluar las investigaciones publicadas sobre Bi-
bliotecología
- Un conocimiento del proceso de investigación en el que están comprometidos
muchos usuarios de bibliotecas especializadas y universitarias.
Aplicando estos criterios de evaluación a las investigaciones realizadas en la Bi-
bliotecología, los bibliotecarios pueden comprender mejor cómo las investigacio-
nes empíricas proporcionan información para fundamentar las decisiones opera-
tivas inmediatas, así como generar otros conocimientos requeridos para el
progreso de este campo.
.." p. 6
Grover (1985) señalaba que los conocimientos en metodología científica y la capaci-
dad para analizar e interpretar investigación eran una "herramienta de gestión esencial"
que debería formar parte de los programas con la categoría de
core
(troncal, en termi-
nología española).
En un estudio que examinaba las opiniones de los directores de bibliotecas públicas y
universitarias norteamericanos acerca las necesidades formativas de los bibliotecarios
(Smith, Marchant, Nielsen 1984) se concluía que el dominio de las técnicas de investi-
gación era "altamente deseable para muchos puestos de trabajo" deben formar parte del
curriculum universitario.
Powell (1988), embarcado en la tarea de determinar las fuentes de conocimiento pr o-
fesional de los bibliotecarios universitarios encontró que, para este colectivo profesional,
la metodología de la investigación era uno de los 20 conocimientos base.
Para Duran (1991), puesto que la investigación es un factor importante para hacer de
la ByD una auténtica profesión y una disciplina, merece ser incluida entre las materias
troncales del curriculum de las Facultades de ByD (FByD). Para esta autora todas las
Facultades deberían ofrecer una asignatura obligatoria sobre el papel de la investigación
en nuestro campo, en el que:
"...deberían examinarse las oportunidades que ofrece la ByD para la investiga-
ción, los tipos de investigación, y los problemas de identificación y ejecución de
56
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
una investigación. Debería examinarse el proceso de investigación desde la con-
ceptualización de un problema hasta su publicación".
Va incluso más allá al proponer que esta asignatura se complemente con cursos adi-
cionales sobre análisis de sistemas y evaluación de servicios bibliotecarios. Todo este
bloque temático debería ayudar a los bibliotecarios a la comercialización, toma de deci-
siones y planificación de sus productos y servicios.
Daniel (1991), por su parte, señala que es necesario reforzar todos los aspectos rela-
tivos a la investigación en el curriculum de la licenciatura. Y entre ellos cita el conside-
rar la elaboración de un artículo o proyecto de investigación, la promoción de estudios
independientes, la presentación de artículos de investigación en las clases y la motiva-
ción de los estudiantes para que piensen en términos de publicación. En las palabras de
Daniel se insinúa la falsa equivalencia investigación / publicación.
Para Hoadley (1991) formar a los profesionales en técnicas de investigación les re-
portará muchos beneficios. A saber:
“- Podrán determinar si es viable la introducción de nuevos servicios.
- Podrán decidir si un nuevo producto es mejor que otro existente.
- Podrán mejorar la calidad del entorno en el que se prestan los servicios y se
ejecutan las operaciones
- Podrán examinar las operaciones con las que intentan mejorar la eficacia, efi-
ciencia de sus centros.”
Prosigue Hoadley (1991) en su línea argumental, señalando que muchos profesiona-
les no hacen investigación porque carecen de los conocimientos, la experiencia y habili-
dades necesarias. La razón no es otra que las lagunas existentes en los planes de estudio.
El que las FByD no exijan asignaturas obligatorias sobre investigación, medida en la
que se muestra plenamente de acuerdo Biggs (1991), determina que los graduados lle-
guen a la profesión sin técnicas básicas de investigación, a no ser que ellos las hayan
obtenido en otros programas o por sus propios medios. Considera Hoadley (1991) que
"...durante mucho tiempo ha existido una postura yoyo en la ubicación de la asignatura
sobre investigación en el curriculum de algunas Escuelas.
..". Su propuesta va más lejos
aún que la expuesta hasta ahora porque no bastaría con un curso específico, sino que se
debería adoptar una perspectiva científica en buena parte de las asignaturas que confor-
man el plan de estudios, al igual que se ha hecho con la tecnología, que es un compo-
nente elemental de muchas asignaturas. Esta posición fue ya sugerida por Osborne
(1985).
Vakkari (1989) partiendo de la idea de que la ByD es una disciplina, o al menos, un
campo cognitivo que se esfuerza en conseguir la etiqueta de ciencia y de que la educa-
ción debe ser algo más que la reproducción de la práctica profesional, defiende la incor-
poración de la instrucción en las tareas de investigación a los programas formativos de
las FByD. En su aproximación al problema, Vakkari defiende que la investigación se
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
57
anales de documentación
, n.º 4, 2001
legitima por la propia naturaleza científica de la ByD y no exclusivamente por su utili-
dad práctica para la profesión, como se defendía en las posturas que acabamos de ver.
Reconoce, no obstante, que el dominio del método científico equipará a los profesiona-
les con herramientas que les permitirán responder a las presiones creadas por los cam-
bios a que se ven sometidas las bibliotecas y la profesión, como consecuencia de la
aplicación masiva de las tecnologías de la información. Considerando que este motivo
puede justificar por sí solo la enseñanza de investigación en la educación profesional,
para él es más importante que se justifique por el carácter científico de la disciplina. Si
se hace así, la educación en ByD, al igual que ocurre en otras disciplinas, deberá fami-
liarizar a los estudiantes con la tradición investigadora, con el dominio de sus principa-
les métodos y con la resolución de problemas en el campo usando útiles conceptuales.
Recalca que los contenidos fundamentales de esta materia deberán permitir que los estu-
diantes tengan una idea preliminar de los problemas centrales de la disciplina, de sus
contextos de investigación, de los métodos usados y de los principales resultados alcan-
zados. Conociendo todo esto, los estudiantes estarían capacitados para hacer pequeños
trabajos de investigación orientados a las funciones de sus organizaciones.
Estos postulados han distado de ser moneda común en nuestro campo. Schrader
(1993) constata que, a principios de los 90,
no existía todavía consenso sobre este tema
no sólo entre los profesionales y los estudiantes sino, y esto es peor, entre los propios
profesores de las FByD. Destacaba Schrader que si se rastrea la literatura sobre esta
cuestión se encontrarán opiniones conflictivas, desde la indiferencia hasta la irritación o
el miedo y que tanto para la educación universitaria como para la práctica profesional, la
investigación seguía siendo vista con frecuencia como una palabra, la "R"[esearch].
Para Blake (1994) los docentes en ByD en USA mantuvieron siempre una actitutd
ambigua respecto al papel de la investigación en la profesión. Ni siquiera la ubicación de
la enseñanza de la ByD, a partir de los años 40,
en la universidad mejoró esta percep-
ción. Para justificar esta aseveración cita las opiniones de Wasserman (1972)
y Shau-
ghnessy (1976). El primero consideraba que "la comunidad educativa de la ByD no
hacía investigación seriamente" y caracterizaba a los docentes en ByD como antiinte-
lectuales. La actitud y aptitudes de los profesores de ByD, continuaba Wasserman, era
asimilada por los estudiantes de doctorado. A decir de Wasserman dichos estudiantes
veían los programas que estaban cursando más como un trámite para alcanzar un nuevo
título que como el inicio de una prometedora carrera dedicada a la investigación. Para
Shaughnessy, los docentes en ByD no estaban particularmente interesados en realizar
investigación, por lo que no era de extrañar que buena parte de la que habían hecho no
fuera rigurosa. Houser & Schrader (1978) concluían que "los profesores de ByD (.
..) no
sólo han hecho pocos esfuerzos en desarrollar una profesión científica sino que ellos
mismos han sido incapaces de producir una literatura que pueda ser descrita como cien-
tífica". Conant (1980) sugería que "la enseñanza en ByD en los últimos años había abdi-
cado de su papel de liderazgo intelectual". Childers (1984) observaba que los educado-
res, con unos conocimientos sobre metodología científica muy limitados y con una
escasa dedicación a la investigación, no transmitían los elementos afectivos y cognitivos
requeridos para imbuir a los estudiantes del espíritu y método científico. Concluía seña-
58
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
lando que las FByD americanas se orientaban más a la formación de profesionales que
de científicos.
Estas opiniones se vieron respaldadas con el estudio de Hayes (1983) sobre la pr o-
ductividad de los profesores universitarios. Los resultados evidenciaban que los profeso-
res universitarios publicaban relativamente poco (7,85 artículos por persona durante 15
años). Garland & Rike (1987) encontraron que un 41,1% de una muestra de 182 profe-
sores, no habían publicado ni un sólo trabajo de investigación durante un período de
cinco años (1980-1984). En dicho período las publicaciones producidas por los profeso-
res se distribuían como sigue: descriptiva (54,4%), investigación (26,2%), analítica
(13,1%), opinión (3,7), noticias (2,7).
A mi modo de ver no era de extrañar esta situación si tenemos en cuenta que los
criterios de evaluación de la actividad docente e investigadores de los profesores nor-
teamericanos, a mediados de los 80, no privilegiaba la investigación. Christopher &
Culepper (1987) listaban los criterios empleados hasta esas fechas:
Docencia/práctica profesional 70%
Investigación/Creatividad 20%
Actividades de servicio 10%
Por todo ello, es por lo que según Duran (1991), la tarea prioritaria para conseguir
implantar la enseñanza de la investigación en los curriculum
"...es persuadir a todos los profesores de las FByD (o al menos a la mayoría de
los que
votan
) que los conocimientos relacionados con la investigación, la teoría
y la resolución de problemas son importantes para que mejore la profesionalidad
de los estudiantes y bibliotecarios y para que sean capaces de acometer cualquier
tipo de problema que se les plantee en las bibliotecas en el presente o en el futu-
ro"
La actitud de los estudiantes de ByD tampoco ha sido muy positiva respecto al papel
que juega la investigación para su futuro profesional. Su actitud ha sido una mezcla de
indiferencia, desconocimiento y recelo. Los estudios de ByD han sido vistos por ellos
como unos estudios más profesionales que científicos. El principal motivo que les lleva-
ba a elegir esta carrera es que se trata de un ciclo corto que habilita para salir al merca-
do laboral en muy poco espacio de tiempo. Lo importante era procurarse un puesto de
trabajo una vez concluido el proceso formativo. Incluso la Licenciatura era vista por los
estudiantes como un ciclo terminal que le permitirá ejercer la profesión en los niveles
directivos. Childers (1984) señalaba que la ByD no atraía a estudiantes interesados en la
investigación básica sino que éstos "estaban interesados principalmente en las tecnolo-
gías de la profesión y sólo secundariamente en construir amplias comprensiones". Es
por lo que el típico estudiante de ByD no estaban predispuesto más que a hacer los cur-
sos de metodología de investigación imprescindibles y obligatorios (Hurt 1982).
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
59
anales de documentación
, n.º 4, 2001
En el fondo de este recelo hacia la investigación como parte importante del curricu-
lum lo que late es el predominio del paradigma profesionalista, vigente en nuestra disci-
plina desde la fundación de las primeras escuelas a finales del siglo XIX (Delgado Ló-
pez-Cózar 1994). Si la ByD no es más que una profesión, la educación se debe
concentrar en preparar a los estudiantes en las técnicas que permitan ejercerla. Desde
esta óptica la enseñanza debe tener un carácter eminentemente práctico. Los contenidos
de los programas deben insistir fundamentalmente en los aspectos técnicos, que requie-
ren la ejecución práctica tanto en laboratorios como en las propias bibliotecas. La cata-
logación, la clasificación, la bibliografía -las técnicas bibliotecarias por excelencia-, hoy
llamados análisis documental, indización y fuentes de información, junto a los conteni-
dos relativos a la formación y mantenimiento de la colección, a la amplia panoplia de
servicios bibliotecarios (lectura, préstamo, extensión) y a los principios de administra-
ción y gestión se convierten en los elementos centrales de los planes de estudios. Sobre
ellos se asienta la identidad profesional, conforman la piedra angular de diferenciación
de la profesión bibliotecaria.
Este planteamiento no hace más que negar el carácter científico de la ByD. No esta-
ría tan clara la suposición de Goldhor (1981) de que "la Bibliotecología es, al menos en
parte, más que un arte, habilidad o campo de práctica en el que todo lo que sabemos o
hacemos es por convenciones establecidas, generalizaciones de la experiencia, supuestos
filosóficos o juicios administrativos".
Afortunadamente las cosas están cambiando. Aunque la investigación, como se ha
visto en el capítulo anterior, siga debajo del paraguas del paradigma profesionalista, al
igual que la educación, existen signos del reforzamiento del carácter científico de la
disciplina, tanto en el plano académico como en el profesional.
A finales de los 80 en los EE.UU, y creo que es una tendencia que se ha intensifica-
do no sólo en el área anglosajona sino en otros países como España, las actividades
ligadas a la investigación son cada vez más valoradas. En los países donde la enseñanza
de la ByD posee un carácter académico, la investigación y la publicación de sus resulta-
dos se han convertido en factores determinantes en la evaluación de los profesores. La
efectividad de la docencia y el servicio a actividades en organizaciones profesionales de
corte local, regional, nacional o internacional ya no son una garantía de promoción y
reconocimiento para los profesores universitarios. Las tendencias en la evaluación se
dirigen a ponderar la calidad de la actividad científica. Las publicaciones están determi-
nando no sólo la idoneidad y promoción de los profesores universitarios (Blake &
Tjoumas 1990), sino la de otros colectivos como los bibliotecarios de instituciones aca-
démicas (ACRL 1990). Investigar y publicar sus resultados es ahora una actividad cen-
tral de los profesores universitarios de ByD.
Asimismo, las actividades de investigación y las publicaciones de los profesores em-
pezaron a ser tenidas en cuenta a finales de los 80 como un factor significativo para
valorar la calidad de las FByD norteamericanas (Biggs & Bookstein 1988) como vere-
mos posteriormente.
Este refuerzo de los valores y normas que rigen la comunidad científica ha calado en
las FByD. Ellas forman parte de la comunidad universitaria y difícilmente pueden sus-
traerse a los valores académicos dominantes. Las actividades investigadoras se están
60
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
privilegiando. En este ambiente, no es de extrañar que la formación en métodos de in-
vestigación en las escuelas acreditada por la ALA se haya convertido prácticamente en
universal, como después se verá. Para los profesores de las FByD investigar empieza a
ser una obligación, pues es la base para su reconocimiento personal, profesional y so-
cial. Pero, además, es el mejor medio para obtener reconocimiento científico para la
ByD. No hay que olvidar que la academia universitaria no ha visto nuestros estudios
como verdaderos programas universitarios de investigación (Delgado López-Cózar,
1994). Algunos autores se han alzado en contra de esta nueva orientación. Para
O’Connor & Mulvaney (1996), puede causar irreparables daños a la BYD, por el aleja-
miento de la cultura profesional en la que la BYD encuentra su fundamento.
Schrader (1993) presenta los resultados de dos estudios en los que sugiere que tam-
bién se estaban produciendo cambios en la percepción de los profesionales sobre la ne-
cesidad de más y mejor formación en métodos de investigación. El primero se basa en
una encuesta dirigida a los bibliotecarios de la Universidad de Alberta en Canadá. La
segunda era otra encuesta dirigida a una muestra de profesionales de la provincia de
Edmonton en Canadá y a una muestra de estudiantes del
Master of Library and Infor-
mation Studies
de la Universidad de Alberta. Ésta última constaba de dos submuestras:
alumnos que cursaban el segundo año y alumnos ya graduados. En la primera encuesta
se constataba que la mitad de los bibliotecarios universitarios encuestados habían reali-
zado alguna investigación en los últimos 18 meses. Buena parte de esas investigaciones
no se publicaban, lo que hace sospechar a Schrader (1993) que los índices basados en
investigaciones publicadas no son representativos de la actividad investigadora real.
Los resultados de la segunda encuesta respaldaban los resultados de la primera, pues
el 72% de los encuestados declaraban haber realizado alguna investigación en el último
año. La mayoría de estos trabajos estaban directamente relacionales con problemas
planteados en las bibliotecas donde trabajan los encuestados. Preguntados por la utilidad
del curso de metodología de la investigación seguido en su periodo formativo, los profe-
sionales respondían que les habían servido sobre todo para hacer una correcta lectura de
la literatura profesional. La práctica totalidad estaban de acuerdo con la necesidad de un
curso de metodología de la investigación en los planes de estudios. Descubrían con el
paso del tiempo la creciente importancia de la investigación para su trabajo diario. Los
estudiantes, tanto los graduados como los que todavía estaban cursando estudios, repe-
tían las mismas impresiones. La mayoría apoyaban la obligatoriedad de un curso de
metodología, aunque los estudiantes en ejercicio tenían una actitud menos positiva hacia
ellos que los que ya se habían graduado. La mayoría pensaban que la investigación de-
bería ser un componente importante de su carrera y que la formación en métodos de
investigación les podría ayudar tanto hacer una mejor lectura de la literatura profesional,
a pensar más críticamente y objetivamente como a desarrollar sus futuras tareas de pla-
nificación y organización.
Para Schrader (1993) estos resultados demostraban que el estereotipo del profesional
y estudiante anti-investigación debía ser abandonado. Concluía Schrader manifestando
su convicción de que la profesión misma se volcará más y más hacia la investigación en
los próximos años.
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
61
anales de documentación
, n.º 4, 2001
A parecidas conclusiones llegaba Bernhard (1995) en una encuesta realizada entre los
profesionales de la ByD en Québec (Canadá). De los resultados alcanzados destacan los
siguientes:
- El 83% estaba de acuerdo en que la investigación en ByD es útil para su tra-
bajo.
- Respecto a la formación recibida en métodos de investigación el 79,8% pensaba
que era adecuada para conocer la literatura de investigación, el 65% que era
adecuada para comprender los documentos de investigación. En cambio, el
56,1% consideraba que era adecuada para utilizar y adaptar los resultados de
investigación a su entorno y sólo el 51,5% que dicha formación les permitiera
hacer por ellos mismos una investigación.
- El 38,6% han sido activos en la dirección, defensa y participación en proyectos
de investigación.
En España se produce una situación harto paradójica. A pesar de la tardía institucio-
nalización de la enseñanza en ByD tanto a nivel de diplomatura (1983), licenciatura
(1994) como de doctorado (1991), de la parca infraestructura bibliotecaria e informativa
del país, de la escasa vertebración de la profesión y, como consecuencia de todo ello, de
la debilidad de la actividad investigadora, no han existido dudas respecto a la necesidad
de incluir una materia en el ciclo superior que asumiera los contenidos relativos a méto-
dos de investigación. Sea por la razón que sea, la metodología científica
se ha conside-
rado como una materia troncal, lo que equivale a decir de obligatoria inclusión en todos
los planes de estudio que conduzcan a la obtención del título de Licenciado en Doc u-
mentación.
Creo que se han aportado razones poderosas para justificar la enseñanza de esta ma-
teria tanto desde una óptica interna como desde una óptica general. Quisiera insistir,
antes de terminar este epígrafe, en esta última. Dentro de la sociedad, la Universidad es
la institución social a la que se ha atribuido en el mundo occidental desde hace más de
700 años la formación en las distintas ramas de la ciencia. En ella los estudiantes apren-
den los fundamentos epistemológicos de cada disciplina. Entiendo que la formación
disciplinar quedaría coja si se la privase de la enseñanza de los que son las herramientas
cognitivas con las que construye cada ciencia su cuerpo de conocimientos. Por ello las
asignaturas de metodología de la investigación son absolutamente necesarias en todas las
carreras.
Más concretamente, en España, la Ley de Reforma Universitaria, la carta magna de
la universidad, asigna a esta institución las siguientes funciones (art. 1º, L.R.U., 1983):
a)
La creación, desarrollo, transmisión y crítica de la ciencia, de la técnica y de la
cultura.
b)
La preparación para el ejercicio de actividades profesionales que exijan la aplicación
de conocimientos y métodos científicos o para la creación artística.
62
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
c)
El apoyo científico y técnico al desarrollo cultural, social y económico tanto nacional
como de las Comunidades Autónomas”.
Resumiendo:
- Formar buenos profesionales. Preparar a los estudiantes para el desempeño de una
profesión.
- Desarrollar investigación: crear nuevo conocimiento del que pueda beneficiarse la
sociedad.
2.
UN POCO DE HISTORIA
La verdad es que resulta fácil hablar del pasado de una enseñanza cuya instauración
permanece todavía fresca.
Dice Vakkari (1989) que un indicador del interés que despierta el tema de la forma-
ción en investigación es la pobre producción de artículos sobre esta cuestión en la lite-
ratura profesional. Una consulta realizada por dicho autor del
Annual Bibliography
de
1987 publicado en
Education for Information
arroja un resultado de 11 trabajos sobre
este tema de un total de 575 referencias sobre educación, esto es, el 2%. Una búsqueda
en LISA, empleando la estrategia de búsqueda (
Professional education OR Curricula OR
Library schools
) AND (
Research OR Research methods
) arroja similares resultados. 18
registros es una magro resultado: Grotzinger 1976, Brittain 1977, Hurt 1982, Zandona-
de 1983, Kremer 1983, Osborne 1985, Schwartz 1985, Powell & Johnson 1987, Ro-
berts 1987, Schrader 1993, Douglas 1993, Van der Poel 1983, Mohammed & Igwe
1995, Hernon & Schwartz 1995, Powell 1995, Rojas 1996, O’Connor & Mulvaney
1996).
Durante la primera mitad de este siglo existió en EE.UU. un amplio consenso acerca
de las materias troncales que debían formar parte de los programas de educación profe-
sional en ByD (Marco 1994). A saber: catalogación, clasificación, bibliografía, los
servicios de referencia, administración bibliotecaria e historia del libro. Los debates en
esta etapa acerca de la enseñanza profesional se centraron más en dilucidar el carácter
científico-académico o técnico-funcional de la BYD (Delgado López-Cózar 1994).
Los antecedentes más remotos respecto a la necesidad de la enseñanza de la investi-
gación hay que situarlos en los años 30 de nuestro siglo, que es el momento en que, por
primera vez, un colectivo de miembros de nuestra profesión empieza a reconocer com-
pletamente el valor de realizar cuidadosos y rigurosos estudios sobre los diversos fenó-
menos bibliotecarios. La
Graduate Library School
de la University of Chicago abanderó
la necesidad de desarrollar programas de formación en investigación. Sus esfuerzos se
concretaron en el tercer ciclo y no se extendieron a la formación básica profesional. En
este centro se abrió el primer programa de doctorado en 1928 (Powell 1995).
Powell & Johnson (1987) en una magnífica revisión sobre los antecedentes históricos
de la enseñanza de la investigación en ByD, localizan en los momentos inmediatamente
posteriores a la Segunda Guerra Mundial los primeros llamamientos generalizados a la
necesidad de instrucción en técnicas de investigación. Y efectivamente, hay que esperar
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
63
anales de documentación
, n.º 4, 2001
a 1953 para encontrar la primera referencia a la enseñanza en metodología científica
como elemento central del curriculum (Marco 1994).
Las mutaciones sufridas en los años sesenta en el dominio de la información como
consecuencia del impacto de las nuevas tecnologías de la información llevarán aparejada
la creación de la mayor parte de las escuelas existentes hoy, el incremento del número
de alumnos y la profundización y diversificación de los curricula (Delgado López-Cózar
1994). En EE.UU. el concepto de materias troncales fue demolido en la práctica y, a
pesar de la posición favorable de los profesores a la existencia de dicho núcleo, se pr o-
dujo una enorme diversificación en las asignaturas ofertadas en las escuelas americanas.
Situación que, a decir de Marco (1994), ha persistido hasta hoy. Su análisis de los cur-
sos obligatorios en las escuelas norteamericanas acreditadas por la ALA (American
Library Association) a comienzos de los 90, demuestra que sólo dos materias (cataloga-
ción y referencia) son requeridas en más de la mitad de las escuelas. No existe un trío
de cursos que sea exigido por más de 32 centros (Marco 1994).
Y todo ello, a pesar de que la (ALA), a través de su Comité de Acreditación, fijaba
una serie de principios básicos a cubrir por todo programa
Master en Library and In-
formation Science
. Según datos de 1985, de entre los 80 programas que ofrecían una
formación de bibliotecario profesional sancionada por un diploma MLS, 63 estaban
homologados por la ALA. En 1998 esa cifra había descendido a 50 (ALA 1998).
Conviene resaltar que los requisitos de la ALA se relacionan fundamentalmente con
aspectos como la infraestructura que debe reunir la escuela que aspire a ser reconocida
(fondos en biblioteca, ratios profesor/alumno, aulas, ordenadores). Respecto a los con-
tenidos las directrices son muy vagas. Se habla de materias y no de asignaturas. Dichos
requisitos se reúnen en los
Minimum Standards for Library Schools
elaborados por pri-
mera vez en 1925 y, modificados sucesivamente en 1933, 1951, 1960, 1972 y 1985.
Dichos principios, en los que respecta a los contenidos, trasladados a los programas de
las distintas escuelas, se concretan de forma muy diferente. Por ello no es de extrañar la
diversidad a la que se refería Marco (1994). En lo que respecta a nuestra materia, hay
que señalar que en los requisitos elaborados en 1972 ésta figuraba entre las fundamen-
tales. Era una de las
cuatro grandes áreas de conocimiento que debían ser enseñanzas.
Los términos en que quedaba redactada dicha materia eran los siguientes:
"3. Investigación, como medio de estudio de todo lo relativo a la Biblioteconomía
y Ciencia de la Información.
Identificación de problemas; técnicas de investigación; diseño, recopilación y
tratamiento de datos. Comunicación de los resultados de la investigación".
Por consiguiente, puede decirse que en los EE.UU., a la altura de los 70, la forma-
ción en métodos de investigación era considerada por las instituciones más representati-
vas de la profesión bibliotecaria como una materia importante para la formación de los
futuros profesionales.
Esta posición oficial contrastaba fuertemente con la realidad de los planes de estu-
dios. Schur (1972) en un análisis de las materias que se consideraban importantes en los
64
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
programas de Ciencias de la Información en 45 escuelas norteamericanas, sólo encontró
el tema métodos de investigación en 5 (11%). El mismo análisis aplicado a los progra-
mas de Ciencias de la Información de una escuela de los Países Bajos, Suecia, Gran
Bretaña, Yugoslavia y dos de Francia y Alemania, daba un resultado todavía más peno-
so, puesto que ningún centro lo incluía. Los datos ofrecidos por Petrof (1967) eran algo
mejores. En una encuesta efectuada a las FByD norteamericanas Petrof encontraba que
mientras un 87% de los encuestados ofrecieron un curso de investigación solamente un
57% favorecía hacerlos o estaba de acuerdo con la importancia de realizarlos.
A partir de la década de los setenta, las organizaciones internacionales ligadas al
campo de las bibliotecas, archivos y documentación intentaron clarificar el contexto
educativo a escala mundial. Para ello publicaron un elevado número de directrices a fin
de fijar los requisitos mínimos y los contenidos troncales de los planes de estudio. Tanto
la UNESCO como la IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Biblioteca-
rios), la FID (Federación Internacional de Documentación), el CIA (Consejo Internacio-
nal de Archivos),
de forma
separada o conjuntamente, han dictado recomendaciones
acerca de los contenidos de aprendizaje idóneos para la formación de profesionales.
La IFLA desarrolló una intensa labor en el campo de la formación desde su división
de
Educación e Investigación.
Creada en 1977 por reagrupamiento de las antiguas sec-
ciones de Escuelas de Biblioteconomía, Teoría e Investigación biblioteconómicas y la
mesa redonda de editores de revistas de biblioteconomía,
acometió el proyecto de ar-
monizar la enseñanza en el mundo. En 1976, formuló unas normas mundiales para la
formación bibliotecaria:
Normas para las Escuelas de Biblioteconomía
que marcan crite-
rios sobre la situación académica, fines, objetivos, denominación, rango, organización,
sostenimiento, instalaciones, personal docente y no docente, plan de estudios, admisión
de alumnos, títulos de los centros educativos. Entre las 12 materias que la IFLA definió
como centrales figura la denominada
: Principios y técnicas de investigación biblioteca-
ria
.
La UNESCO
,
desde antiguo, se ocupó de la problemática relacionada con la forma-
ción. La aprobación del Programa General de Información marcó un hito. Uno de sus
cuatro objetivos consistía en armonizar y coordinar los programas de formación y las
actividades que se relacionan con ellos (Delgado López-Cózar 1994). Bajo la égida de
este programa se han confeccionado un conjunto de documentos de sumo interés.
Neelameghan (1978), a instancias de la Unesco y dentro del programa Unisist del
PGI, elaboró unas directrices sobre la formulación de una política de enseñanza para
nuestros profesionales, en las que se indican, como básicos, seis módulos o sectores de
estudio de la Ciencia de Información. Entre ellos no figura formalmente el de métodos
de investigación. Sin embargo, Neelameghan (1978) dedica todo un apartado a la nece-
sidad de promover investigaciones en general, y especialmente, dentro de las FByD.
Señala que en el plan de estudios de los niveles superiores se debe contribuir a que "los
profesores presenten problemas simples de investigación como deberes de clase o tesis,
para que los estudiantes empiecen a actuar como investigadores" y a que "ayuden,
orienten y fomenten pequeñas actividades de investigación entre los estudiantes y, más
concretamente, les asocian a las investigaciones que realicen ellos mismos".
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
65
anales de documentación
, n.º 4, 2001
En ese mismo año Saunders (1978), como apéndice del documento anterior y a ins-
tancias de la UNESCO, publica
Directirces para el desarrollo de programas de estudios
de Ciencias de la Información
en las que, aunque tampoco figuraba nominalmente la
materia métodos de investigación, ésta se incluía dentro del sector
Estudio especial o
disertación
, como sigue:
"Métodos de investigación. Este sector se ha concebido como un breve curso
destinado a describir los métodos apropiados para diferentes tipos de investiga-
ción sobre bibliotecas y servicios de información (históricos, deductivos, inducti-
vos, etc.) y también para abarcar los elementos del diseño de la investigación en
la medida requerida por el estudio especial o disertación" p. 37.
En resumidas cuentas, a finales de los 70, todas las organizaciones internacionales
importantes en el mundo de la ByD, habían señalado, de forma más o menos explícita,
la necesidad de un conocimiento del método científico aplicado a la ByD. Opinión que
era respaldada por los líderes del campo, como demostraba una encuesta efectuada por
Vance el al. El 82% de los encuestados pensaban que debería haber un interés, partici-
pación y relación más activa de los profesores y alumnos de las FByD en la investiga-
ción y evaluación de proyectos.
Pero, de nuevo, la realidad se encargaba de demostrar que dicha necesidad no había
calado profundamente en las FByD. Houser & Schrader (1978) encontraron que sólo
una de cinco escuelas norteamericanas exigían cursar una asignatura de metodología
científica. Un poco más optimistas eran los datos de Grotzinger (1976). En una encuesta
dirigida a las escuelas acreditadas por la ALA en 1974 elevaba la cifra de las que exi-
gían un curso obligatorio de métodos de investigación al 39,7%. El 47,4% ofrecían un
curso optativo. Sólo el 13% no incluían un curso de estas características. Sólo 4 de los
62 programas acreditados por la ALA no incluían en su programa un curso de metodo-
logía.
Sin embargo, resulta paradójico como en países con nula tradición en la enseñanza
de la ByD, como era el caso de Brasil, la institucionalización de la enseñanza profesio-
nal en los niveles superiores, producida a finales de los 70, vino acompañada por la
introducción de cursos obligatorios de MI (Zandonade 1983).
Ya en los 80, Large, encargado por la IFLA y UNESCO de confeccionar un pro-
grama modular de estudios de información, propone un detallado plan de estudios de
enseñanza superior con “la finalidad de preparar a profesionales capacitados para admi-
nistrar, establecer, hacer funcionar y evaluar sistemas y servicios e información”. Tal
vez este sea el documento del PGI más interesante desde el punto de vista de la forma-
ción, ya que se trata de un auténtico plan de estudios. Vertebrado modularmente, esta-
blece dos categorías de cursos: los módulos de base y los módulos opcionales. Entre los
módulos básicos se encuentra uno dedicado íntegramente a métodos de investigación.
De la lectura del contenido del curso propuesto por Large es reseñable la importan-
cia atribuida al método de encuesta, muy privilegiado respecto al resto, y la estrecha
vinculación del curso con el de métodos cuantitativos. Coinciden estos rasgos con lo que
66
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
han sido las señas de identidad de la investigación producida en ByD (Delgado López-
Cózar 2001), y es una de las razones que explican la popularidad de esta técnica entre
los investigadores de ByD (Delgado López-Cózar 2000b).
El Institute Information Scientits (IIS), creado en 1958, es una organización asentada
en Gran Bretaña que ha ejercido una cierta influencia en la construcción de los progra-
mas formativos. Dirige más bien sus recomendaciones a la estructura y contenido de los
cursos, vigilando que en los mismos se dé un tratamiento satisfactorio a las ciencias de
la información. Al igual que la ALA los programas que aspiren a ser respaldados por el
IIS, deben contener unos requisitos mínimos. Sus
criteria,
aprobados en 1988, estable-
cían cuatro grandes materias. Dentro de una de ellas (
Ancillary skills
) se encontraba una
mención a los
Procedimientos de investigación
como materia que debía ser incluida en el
plan de estudios.
Como se puede ver, la necesidad de la enseñanza en investigación se había reforzado
en los años 80. Stephenson (1990), en un estudio realizado en 1987 entre las escuelas
norteamericanas, encontró que un curso de métodos de investigación era obligatorio
para el 69% de los centros y optativo para un 31%. Sólo tres centros no ofrecían ningún
curso de esta naturaleza. La progresión respecto al panorama ofrecido por Grotzinger
(1976) una década antes era evidente. Tague (1987) llegaba a parecidas conclusiones.
Estos datos son contradictorios con los ofrecidos por Marco (1994). Este autor anali-
za los programas de 47 escuelas acreditadas por la ALA y detecta como troncal (
core
) el
curso de metodología sólo en 15 (32%). Dice literalmente que otras "materias que pre-
sentan una tendencia decreciente son selección de libros y métodos de investigación".
La ALA, en la revisión que efectuó de sus normas en 1992, ha puesto un mayor én-
fasis y ha detallado más expresamente el destacado papel que debe jugar la investigación
en la enseñanza en ByD. El nuevo tono se encuentra en todo el documento redactado
por el ALA Committee on Acreditation (ALA 1999) En la Norma 1 (Mission, Goals and
Objetives), se especifica que las metas y objetivos de un programa acreditado señalarán
explícitamente "la importancia de la investigación para el avance del conocimiento base
del campo" p. 9.
La Norma III sobre los docentes, se ha revisado para señalar más nítidamente la
obligación que tienen los profesores de investigar. Ahora un elemento distintivo de cali-
dad para un profesor es su curriculum investigador, sobre todo, para los profesores a
tiempo completo (p. 13). En 1972 los criterios relativos a la investigación y publicación
se aplicaban a la facultad en su conjunto. Se considera ahora prioritario para la certifica-
ción de las Facultades el que evidencien la "alta prioridad concedida a la enseñanza, la
investigación y el servicio" (p. 18). La investigación era omitida en las anteriores nor-
mas.
En la Norma V, que trata de los recursos financieros y administrativos, se señala ex-
plícitamente que las Facultades deberán proporcionar recursos suficientes para desarro-
llar investigación (p. 18).
En la Norma VI sobre recursos físicos, se puede encontrar más evidencias sobre el
mayor papel asignado a la investigación ya que se establece que las Facultades deberán
demostrar cuales son los medios de que disponen para potenciar la investigación (p. 13).
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
67
anales de documentación
, n.º 4, 2001
El IIS, mantiene la estructura de los estudios de Información en tres grandes ramas
(
Information Science, Information Management e Information Technology
) con el agre-
gado de una cuarta, denominada
Ancilary Skills
. En agosto 1995 sigue ubicando los
contenidos relacionados MI en la cuarta área (
Ancilary Skills
)
"The following are examples of important ancillary skills, but this section is not
intended to be a comprehensive list.
1. Research procedures
Research proposals. Investigation, data collection and sampling. Statistical sig-
nificance analysis. Evaluation of results. Report writing."
Pero ha añadido una nueva referencia a la investigación dentro del módulo
Theory of
information science
(Theoretical studies of information: its nature, definition, content
and significance. Development of theoretical models of information systems and pr o-
cesses.
Research into information science
), perteneciente al área Information Science.
Todas estas declaraciones claramente ratifican la importancia que ha adquirido la in-
vestigación en la enseñanza en FByD. Este destacado papel asignado a la investigación
pone de manifiesto como los programas educativos en ByD son vistos ahora más como
programas académico-cientificos que como programas de orientación profesional.
Las informaciones más recientes de las que dispongo corroborarían esta tendencia.
En un trabajo realizado en 1998 para conocer la oferta docente en metodología de la
investigación en EE.UU., Gran Bretaña y Canadá, que está pendiente de publicación, se
pueden adelantar los siguientes resultados:
En la práctica totalidad de las escuelas de EE.UU. se oferta al menos un curso de MI
(92,2%). Situación idéntica a la encontrada hace doce años por Stephenson (1993). En
el 73,6% de los masters el curso de métodos de investigación es obligatorio, con lo cual
habría mejorado levemente la situación respecto a 1987, pero todavía no podría afirmar-
se que la enseñanza de métodos de investigación sea admitida como imprescindible en
los diplomas expedidos en EE.UU.
En Gran Bretaña, de los 13 masters especializados en ByD de los que se posee in-
formación, en 12 se ha detectado la presencia de cursos de metodología científica
(92,3%). Sin embargo, no existe tanto acuerdo respecto a si deben ser obligatorios u
optativos, ya que de los 9 masters de los que se dispone información al respecto, en 6
son obligatorios (66,7%) y en 3 electivos (33,3%). Por tanto el grado de obligatoriedad,
como puede apreciarse, es ligeramente inferior al de los EE.UU.
Muy distinta es la situación en Canadá, donde en las 6 Facultades de ByD se impar-
ten cursos de métodos de investigación con carácter obligatorio.
En España los antecedentes más antiguos en cuanto a la enseñanza de métodos de in-
vestigación en el marco de la ByD se remontan a la Escuela de Documentalistas que,
dependiente del Ministerio de Cultura, organizaba unos cursos dirigidos a licenciados,
fundamentalmente provenientes de las Facultades de Letras. En el segundo curso de esta
escuela se impartía a finales de los 70 una asignatura denominada
Metodología de la
Investigación
(Abadal 1994). Poco más tarde, la Facultad de Ciencias de la Información
68
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
de la Universidad Complutense de Madrid inició, en 1979, unos cursos generales de
documentación que derivaron en 1982 en una escuela de posgrado. La Escuela de Post-
grado se configuraba con el objeto de promover la enseñanza de las técnicas documenta-
rias a los licenciados y de promover su investigación en las líneas básicas y aplicadas.
En su plan formativo incluía una asignatura de
Técnicas de investigación científica
. La
orientación de este centro era claramente innovadora.
Tras la implantación de la enseñanza de la ByD en las universidades, algunas diplo-
maturas, aun siendo estudios de primer ciclo, ofrecieron asignaturas de metodología
científica. Fue el caso de Granada (
Métodos y técnicas de investigación científica
de
carácter optativo), Barcelona (
Metodología del treball científic
), Murcia (
Técnicas de
investigación científica
de carácter optativo), Salamanca (
Técnicas del trabajo científico
de carácter optativo). Asignaturas que, en muchos casos se han mantenido tras la refor-
ma de planes de estudios. Por otra parte, y como ya quedó comentado anteriormente, en
nuestro país nunca se dudó de la necesidad de considerar la
metodología científica como
materia troncal en los estudios de Licenciatura.
LISTA DE REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
ABADAL, E. 1994.
La Documentación en España
. Madrid: CINDOC, FESABID.
ALA 1999.
Standards for accreditation of Master's programs in Library and Informa-
tion Studies
1999-01-12.
ALA.
1998.
Accredited
LIS
Master's
Programs.
Accesible
en
ASSOCIATION OF COLLEGE AND RESEARCH LIBRARIES. 1990.
Model State-
ment of Criteria and Procedures for Appointment, Promotion in Academic Rank, and
Tenure
for
College
and
University
Librarians
.
Accesible
en
BIGGS, M. 1991. The role of research in the developmento of a profession or a disci-
pline. En McCLURE, CR.
HERNON, P.
Library and information science research:
perspectives and strategies for improvement
. Norwood, New Jersey: Ablex.
BIGGS, M., BOOKSTEIN, A. 1988. What Constitutes a hight quality M.L.S. program.
Journal of Education for Library and Information Science
, vol. 29, p. 28-46.
BLAKE, VLP. 1994. Since Shaughnessy: research methods in library and information
science dissertations, 1975-1989.
Collection Management
, vol. 19, nº 1-2, p. 1-42.
BLAKE, VLP., TJOUMAS, R. 1990. Research as a factor in Faculty Evaluation: The
Rules Are a changin.
Journal of Education for Library and Information Science
, vol.
31, nº 1, p. 3-24.
BRITTAIN, JM. 1977. Teaching quantitative methods in library schools.
Journal of
Librarianship
,
vol.
9, nº 2, p. 108-119.
BUSHA, C. &
HARTER, SP. 1990.
Métodos de investigación en Bibliotecología.
Técnicas e interpretación
. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
CHILDERS, T. 1984. Will the cycle be unbroken? research and Schools of Library and
Information Studies.
Library Trends
,
vol. 32, nº 4, p. 521-535.
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
69
anales de documentación
, n.º 4, 2001
CHRISTOPHER, R. & CULEPPER, J. 1987. Library faculty evaluation: criteria and
scoring instrument. Murray, KY. Murray State University. Citado en: LICEA DE
ARENAS, J. & VALLÉS J. 1997. Perfil de los investigadores en bibliotecologia y
ciencia de la informacion acreditados en Mexico.
Revista Española de Documenta-
ción Científica
, vol. 20, nº 2, p. 139-149.
CONAN, RW. 1980. The Conan Report: A Study of the Education of Librarians. Cam-
bridge, MA: MIT Press. Citado en: BLAKE, VLP. 1994. Since Shaughnessy: re-
search methods in library and information science dissertations, 1975-1989.
Collec-
tion Management
, vol. 19, nº 1-2, p. 1-42.
DANIEL, EH. 1991. Library/Information Science Education: rhe research ethos. En
McCLURE, CR.
HERNON, P.
Library and information science research: perspec-
tives and strategies for improvement
. Norwood, New Jersey: Ablex, p. 128-146
DELGADO LÓPEZ-CÓZAR, E. 1994. La enseñanza de la Biblioteconomía y Docu-
mentación: una perspectiva global.
Boletín de la Asociación Andaluza de Biblioteca-
rios
, nº 35, p. 27-54.
DELGADO LÓPEZ-CÓZAR, E. 2000a. Diagnóstico de la investigación en Biblioteco-
nomía y Documentación en España (1976-1996): estado embrionario.
Revista de In-
vestigación Iberoamericana en Ciencias de la Información y Documentación
, vol. 1,
p. 79-93
DELGADO LÓPEZ-CÓZAR, E. 2000b. Los métodos de investigación empleados en la
literatura científica producida en Biblioteconomía y Documentación. En: LÓPEZ
YEPES, J. (ed.).
Teoría, historia y metodología de las ciencias de la documentación
(1975-2000). I Congreso Universitario de Ciencias de la Documentación
. Madrid:
Universidad Complutense de Madrid, p. 625-641.
DELGADO LÓPEZ-CÓZAR, E. 2001.
La investigación en Biblioteconomía y Docu-
mentación
. Gijón: Ediciones Trea
DOUGLAS, D. 1993. Research in Caribbean library and information education and
training.
International Information Communication and Education
, vol. 12, nº 1,
p.17-24.
DURAN, C. 1991. The role of LIS education. En McCLURE, CR. &
HERNON, P.
Library and information science research: perspectives and strategies for improve-
ment
. Norwood, New Jersey: Ablex, p. 147-159
GARLAND, K.;
RIKE, G.E. 1987. Scholarly productivity of faculty at ALA accredi-
ted programs of Library and Information Science.
Journal of Education for Library
and Information Science
,
vol. 28, nº 2, p.
87-98.
GOLDHOR, H. 1981.
Introducción a la investigación científica en Bibliotecología
.
México: Universidad Nacional Autónoma de México.
GROTZINGER, L. 1976. Characteristics of research courses in master's level curricu-
la.
Journal of Education for Librarianship
,
vol. 17, nº 2, p. 85-97.
GROVER, RJ. 1985. Library and Informtion professional Education for the Learning
Society: A model curriculum.
Journal of Education for Librarianship
, vol. 26, p.
36-45.
HAYES, RM. 1983. Citation statistics as a measure of faculty research productivity.
Journal of Education for Librarianship
, vol. 23, nº 3,
p.151-172
70
EMILIO DELGADO LÓPEZ CÓZAR
anales de documentación
, n.º 4, 2001
HERNON, P. &
SCHWARTZ, C. 1995. Regaining 'the foundation of understanding':
the role of LIS education.
Library and Information Science Research
,
vol. 17, nº 1,
p. 1-3.
HOADLEY, IB. 1991. The role of practicing in LIS professionals. En McCLURE, CR.
&
HERNON, P.
Library and information science research: perspectives and strate-
gies for improvement
. Norwood, New Jersey: Ablex, p. 179-188.
HOUSER, LJ. &
SCHRADER, AM. 1978.
The search for a scientific profession:
Library Science Education in the United States and Canada
. Metuchen, NJ: Scare-
crow
HURT, CD. 1982. Research, Melvil Dewey and us.
Bulletin ABQ/QLA Bulletin
,
vol.
23, nº 3, p. 10-13.
KREMER, JN. 1983. Consideraçoes sobre o ension de metodos de pesquisa.
Revista de
Biblioteconimia de Brasilia
,
vol. 11, nº 2:
MARCO, G.A. 1994. The demise of the american core curriculum.
Libri
,
vol. 44, nº
3,
p. 175-189.
MOHAMMED, Z. & IGWE, V. 1995. Teaching research methodology in Nigerian
Library and Information Science schools: the case of the Department of Library and
Information Science, Ahmadu Bello University, Zaria. En
Proceedings of the 7th
National Conference of the Nigerian Association of Library and Information Educa-
tors (29 Jun-1 Jul 1994).
Kano: Department of Library Science, Bayero University,
p.59-66.
NEELAMEGHAN, A. 1988.
Guidelines for formulating policy on education , training
and development of library and information personnel.
París: Unesco. (PGI-
78/WS/29).
O'CONNOR, D. &
MULVANEY, JP. 1996. LIS faculty research and expectations of
the academic culture versusthe needs of the practitioner.
Journal of Education for
Library and Information Science
,
vol. 37, nº 4, p. 306-316.
OSBORNE, L.N. 1985. Research work.
Journal of Education for Library and Informa-
tion Science
,
vol. 85, p. 316-318
PETROF, BG. 1967. The status of research courses.
Journal of Education for Libra-
rianship
, vol. 8, p. 28-32.
POWELL, RR. 1988. Sources of professional knowledge for academic librarians.
Co-
llege & Research Libraries
, vol. 49, p. 332-340.
POWELL, RR. 1995. Research competence for PhD students in library and information
science.
Journal of Education for Library and Information Science
,
vol. 36, nº 4, p.
319-329.
POWELL, RR. &
JOHNSON, NB. 1987. Education for research librarianship: a pre-
liminary assessment of the Michigan program.
Journal of Education for Library and
Information Science
,
vol. 27, nº 3, p. 169-184.
ROBERTS, SA. 1987. Education and training in the information fields-the curriculum
and research.
Education for Information
,
vol. 5, nº 2-3, p. 157-168.
ROJAS, MAR. 1996. Metodologia de la investigacion en bibliotecologia.
Investigacion
Bibliotecologica: Archivonomia, Bibliotecologia, e Informacion
,
vol. 10, nº 21, p.
27-29.
¿PORQUÉ ENSEÑAR MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN LAS FACULTADES DE…
71
anales de documentación
, n.º 4, 2001
SAUNDERS, WL. 1978.
Guidelines for curriculum development in information studies.
París: Unesco. (PGI-78/WS/27).
SCHRADER, AM. 1993. The 'R' word: the role of research in graduate education for
library and information studies.
Canadian Journal of Information and Library Scien-
ce
,
vol. 18, nº 1, p.
44-63.
SCHUR, H. 1972.
Education and training of information specialists for the 1970's
.
Paris: OCDE.
SCHWARZ, S. 1985. Education for research in library and information science: a basis
for policy analysis in the Nordic countries.
Education for Information
,
vol. 3, nº 2,
p. 83-102.
SHAUGHNESSY, TW. 1976. Library research in the 70's: problems and prospects.
California Librarian
,
vol. 37, nº 3.
SMITH, NM., MARCHANT, MP., NIELSEN, LF. 1984. Education for Public and
Academic Libraries: a view from the top.
Journal of Education for Librarianship
,
vol. 24, p. 233-245.
STEPHENSON, MS. 1990. Teaching research methods in library and information stu-
dies programs.
Journal of Education for Library and Information Science
,
vol. 31,
nº 1, p.
49-62.
TAGUE, J. 1987. The role of research in information and library education. En
GARDNER, RK.
Education of Library and Information Professionals: present and
future prospects
. Littleton, CO: Libraries Unlimited, p. 121-134
VAKKARI, P. 1989. The role of research in library and information education.
Inter-
national Journal of Information and Library Research
; vol. 1, nº 3, p. 185-95.
VAN DER POEL, CJ. 1983. Algumas reflexoes sobre metodologia da pesquisa no
curso de mestrado em biblioteconomia da Universidade Federal da Paraiba.
Revista
de Biblioteconimia de Brasilia
, vol. 11, nº 2, p. 231-238.
VAN HOUSE, NA. 1991. Assesing the quantity, quality and impact of LIS research.
En McCLURE, CR. & HERNON, P.
Library and information science research:
perspectives and strategies for improvement
. Norwood, New Jersey: Ablex, p. 85-
100.
VANCE, KE. el al. 1977. Future of Library Education: 1975 Delphi study.
Journal of
ducation for Librarianship
, vol. 18, p. 3-17.
WASSERMAN, P. 1972
.
The New Librarianship: A Challenge for Change. New York:
Bowker. Citado en: BLAKE, VLP. 1994. Since Shaughnessy: research methods in
library and information science dissertations, 1975-1989.
Collection Management
,
19, nº 1-2, 1-42.
WILLIAMSON, CC. 1931. The place of research in library service.
Library Quarterly
,
vol. 1, p. 1-17.
ZANDONADE, T. 1983. Experiencia e perspectiva da pesquisa em biblioteconomia
como disciplina academica.
Revista de Biblioteconimia de Brasilia
,
vol. 11, nº 2, p.
239-245.
logo_pie_uaemex.mx