Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 73
LA MASCARA DEL DIABLO, COMO ELEMENTO SIMBÓLICO, EN
LA CELEBRACIÓN DEL CORPUS CHRISTI
(ATÁNQUEZ-COLOMBIA)
Álvaro René Bermejo González
Doctorando en Antropología, Universidad de Los Andes
e-mail: alvarobermejo@mail.uniatlantico.edu.co
Resumen
El propósito de este trabajo destaca la importancia de la Máscara del Diablo,
como elemento simbólico,
en la jerarquía ritualística, de la celebración del Cor-
pus Christi en Atánquez, corregimiento de Valledupar, Departamento del Cesar-
Colombia. En donde año tras año se efectúa
un evento
multicultural, con
in-
fuencia triétnica, en el cual junto a otras danzas, los Diablos bailan antes, durante
y después de la festividad. El estudio de la
máscara podría abordar
diversas
interpretaciones
disciplinares y dinámicas socioculturales de acuerdo al contex-
to, para este caso, en este avance de investigación, se hará énfasis en el proceso
artístico de su confección, así como la transmisión oral que está inmersa en el
devenir de su propia esencia cultural.
Palabras clave:
Mascara, Diablo, danza, celebración, proceso artístico, ritual.
THE
MASK OF THE DEVIL, AS A SYMBOLIC ELEMENT IN THE
CELEBRATION OF CORPUS CHRISTI (ATÁNQUEZ-COLOMBIA)
Abstract
The purpose of this work highlights the importance of the Mask of the Devil, as
symbolic element in the ritualistic hierarchy, the celebration of Corpus Christi, in
Atánquez, village of Valledupar, Cesar Department, Colombia. Where year after
year it makes a multicultural event, with tri-ethnic infuence, which along with
other dances, the Devils dance before, during and after the holiday. The study of
the mask could address various disciplinary and sociocultural dynamics interpre-
tations according to context, for this case, this research advance, will focus on
the process art of its preparation, as well as oral transmission is immersed in the
future of its own cultural dynamics.
Key words:
Mask, Devil, dance, celebration, artistic process, ritual.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
74 -
¿Es el “Diablo” una realidad?¿Un ser? (Diabellein en griego quiere decir “separar”,
“cortar). “Algo” separa al hombre de Dios en la teología cristina primitiva. Ese “Algo”
deviene un personaje, un fantasma dotado de astucia y de inteligencia.
Jean Duvignaud
Introduccion
Este escrito
intenta expresar en sus líneas
las experiencias de diversos trabajos
de campo realizados en el marco
del Corpus Christi , en Atánquez, Cesar (Co-
lombia), en la cual, año tras año se realiza una la celebración con una procesión
al Santísimo, que tiene la particularidad de estar acompañada por tres grupos de
danzas: Las Kukambas (expresión indígena), los Diablos (de origen europeo) y
los Negros (expresión afro). Privilegiando para este caso , la Danza del Diablo y
específcamente su máscara. Primero se aborda su estudio desde lo histórico, y
literario, hasta los procesos artísticos de su construcción, siendo
consciente, el
autor
que una investigación a fondo-muy a pesar de los años que el mismo
lleva
indagando en esa región- requiere
un mayor abordaje investigativo, que para este
caso se entendería como continuidad de
recursos y propósitos. Muy a pesar del
valor que los lectores puedan darle a este escrito, nos mostramos a favor de lo
conceptuado por
Rosaldo (1991) , cuando asegura que: “Los bueno etnógrafos
tienen sus límites y sus análisis siempre son incompletos”.
De otro lado, es importante destacar que los estudios culturales en una comunidad
determinada, se pueden asumir desde el estudio de sus símbolos y ritos , para así
conocer el entramado y los procesos
identitarios de esos grupos humanos, en ese
sentido consideramos que los postulados de GARCIA-GAVIDIA (2010) son per-
tinentes, al considerar que : “El conocimiento de todo sistema simbólico de una
cultura, de un grupo social , nos permite tener acceso a su cosmovisión a su orden
de vida social, pues, en el estudio de la diversidad cultural es una herramienta a
poner en juego( Diapositiva No 20: Material de Trabajo Seminario Simbolismo).
Así las cosas, en un marco mundial caracterizado por la globalización, en don-
de las manifestaciones culturales podrían estar en peligro de desparecer, si no
existiera un doble trabajo concertado entre investigadores (saber académico) y
los mismos actores, inmersos en esas manifestaciones (saber tradicional), se po-
drían perder para siempre diversidad de expresiones artísticas como la estudiada
en este escrito: la máscara del Diablo danzante, de igual forma que su contexto
sociocultural y perspectivas de
sostenibilidad-permanencia en un mundo cam-
biante, que muchas veces deja de lado la recreación de lo bello, los sublime, por
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 75
solo lo economicista y mercantil, como modo de vida totalitario,
que en últimas
para mucha gente es solo eso: una máscara.
La Máscara: un Abordaje Multidisciplinario
El instituto R. Guénon de estudios tradicionales, considera
que etimológicamen-
te máscara viene del vocablo hindú kar, también del
árabe
máshara, y kaara ;
del griego prosopon. Y también lo relaciona con :wankja, (germánico o céltico),
o aquellas interminables transliteraciones y derivados como pueden ser masque,
(francés), maschera (italiano), másquara (español), mask (inglés), y la mascha
(del occitano) o la masca (del piamontés, ligur, etc.)
Desde una perspectiva cercana a las anteriores defniciones; Entre otros signif
-
cados, el vocablo latino pers┼Źna posee el mismo que el vocablo griego προσοπου
(prósopon), es decir, máscara—aquella que cubría el rostro del actor en las re-
presentaciones teatrales. Con esto podemos señalar que, en sentido originario,
es decir, como emergió en el lenguaje, una persona puede ser entendida como
personaje, como máscara que interpreta un papel.
De los signifcados etimológicos, pasemos a algunas acepciones de tipo antropo
-
lógicas, en las cuales las máscaras conferen
poderes sobrenaturales a quienes las
usan, en especial a aquellos
que por tradición heredan ese conocimiento:
los cha-
manes, muchos de ellos, en diversas culturas del mundo
las portaban
y siguen
utilizando
durante los rituales para invocar la ayuda de un animal o personaje
mítico; asimismo,
se relacionan con la protección , para infundir temor o mostrar
autoridad. Los chamanes
hablan con el espíritu que representaban y adquieren
así,
su poder y personalidad. En otras latitudes, unas máscara se colocaba sobre
la cara de
los muertos, para simbolizar que unos espíritus había entrado en ellos.
A su turno el padre del enfoque estructuralista en la antropología Claude Lévi-
Strauss (1975:14) , considera que ; “ La máscaras esconde tanto como lo que
muestra,
niega tanto como afrma”; este arteFacto es a
menudo, poseedora de un
secreto, calla, en efecto, lo que sólo los iniciados o preparados tradicionalmente
deben saber.
Ya sea en el pasado o en el presente el rito con la máscara
expresa
poder depen-
diendo
también de la
capacidad de quien la utilice: en diversas comunidades
tradicionales, por lo general es el chaman, quien a través de ella intenta
encarnar
un espíritu, para así establecer un lazo entre el hombre y los ancestros, el mundo
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
76 -
visible y el invisible. Es indisociable de un contexto mítico que estructura al mun-
do de existencia y pensamiento de la mayoría de esas comunidades tradicionales.
En muchas comunidades, la máscara se emplea
todavía hoy como
núcleo de la
vida de un grupo, cumpliendo una especie de labor intercesora indispensable en
su cosmovisión y sentido de orden del mundo.
Comoquiera que en cada comunidad existen una serie de sistemas culturales,
símbolos, signifcados y preceptos míticos, los mismos se pueden estudiar, in
-
troduciéndose en sus celebraciones; las que conforman sistemas y subsistemas
culturales, hecho de importancia que plantea GEERTZ(1994:12), cuando afrma
que: “Aunque los sistemas son la verdadera sustancia de la Antropología Cultu-
ral, interesada básicamente en intentar determinar el signifcado de los que están
haciendo ese o aquel pueblo, este proceso es inherente a ella”.
En cuanto al
origen de la máscara, el mismo se remonta a los comienzos de los
tiempos
y se pierde en la más remota antigüedad. Se supone que su invención se
debió a la relación con los cultos religiosos, del hombre primitivo. Desde el perío-
do
paleolítico diversidad de grupos humanos
han
utilizado máscaras de diversos
materiales, como también lo son
sus usos variados; en cuanto a los materiales,
éstos ha ido variando
a través del tiempo, pues se han ido confeccionando con
madera, hojas de maíz, paja, cráneos, corteza,
tela, piel, plásticos, cartón piedra,
papel maché, látex, y
barro, además de otros materiales.
En el ámbito del teatro se
utilizan dos términos similares: careta y máscara. La
careta es exclusivamente para cubrir el rostro, para disimular rasgos de la cara;
mientras que la máscara puede cubrir todo el cuerpo, y fueron usadas y aún, en
algunas culturas, se siguen utilizando con fnes religiosos. Aunque esa defni
-
ción un tanto clásica, a veces no se corresponde con las aplicaciones el teatro
contemporáneo”(Reales,2010).
En Egipto los hallazgos arqueológicos demostraron que eran muy usadas para
perpetuar con ellas los rostros de los muertos. En su confección se
trataba
de
imitar de la Forma más felmente posible, el rostro del diFunto, y se colocaba
junto con el ataúd, pintándose de la misma manera que éste. Se elaboraban con
un cartón realizado con lienzo o papiro, revestido con estuco, que -con el paso
del tiempo- se endurecía y presentaba total consistencia. Según la clase social a
la que perteneciera el muerto, podría llegar a revestirse con una lámina de oro.
No se le horadaban los ojos ni la boca, y se los representaban con incrustaciones
o pinturas. Tal vez la máscara más Famosa es la de TUTANKAMON (ver fgura
1) ; que despierta tanta expectación y de la cual se escriben a diario múltiples
interpretaciones y diversas teorías sobre su edad, estatus, posibles causas de sus
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 77
muerte, etc. La que atrae a miles de turistas,
fascinados por la refulgencia y téc-
nica artística con la que fue moldeada o por las leyendas que sobre la muerte de
sus descubridores, se han tejido.
Figura 1:
Vista frontal de la máscara funeraria de Tutankhamón.
Foto en Tesoros egipcios de la colección del Museo Egipcio de El Cairo
(obra coordinada por F. TIRADRITTI), Barcelona, 2000, p. 235.
El culto a la muerte en ese país hierático, se evidencia en una obra, la llamada
el
Libro de los Muertos (BUDGE, 1898:154) , que en su capítulo 151 recuerda
que “La máscara funeraria constituye un elemento esencial de la protección de la
cabeza del difunto”.
Hoy es posible conocer varias máscaras de yeso de fn del Imperio Antiguo, gra
-
cias a las
excavaciones que han mostrado
a la luz
con el fn de conservar su
memoria. Existen otras máscaras realizadas a partir de lino. Muchas máscaras
reales, la mayoría de las veces de oro, serán a menudo adornadas de piedras se-
mipreciosas y de fragmentos de pasta vítrea.
La máscara también fue muy importante entre los Etruscos y
posteriormente en
Grecia, se utilizó con diversos fnes sociales, ya sea
Funeraria , usos diversos
religiosos o para las festividades y el teatro; en el primer grupo se destaca una de
oro , confeccionada al Rey
Agamenón.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
78 -
También, en algunas tumbas fenicias
los
trabajos arqueológicos,
llevados a
cabo, también han demostrado que esta civilización practicaba la costumbre de
utilizar máscaras funerarias. Rastros de máscaras también fueron hallados en an-
tiguas pinturas rupestres.
En Roma Comenzó a evolucionar el uso de la máscara, cuando la llevaban actores
en los cortejos fúnebres, para que se reconociera y recordara el rostro del difunto.
A partir de este empleo por parte de actores, la careta rápidamente fue utilizada
para diferentes Fnes. Comenzaron a usarla los actores para representar Felmente
en sus obras los rostros de los personajes históricos que estaban interpretando.
Figura 2:
Máscara del carnaval de Venecia-Italia
Rápidamente, se adoptó su uso en las Festas saturnales en Roma, y se las co
-
menzó a usar con carácter festivo, dando origen a su utilización que hoy pervive
en el carnaval, entre los cuales, el de Venecia, se considera uno de los de mayor
fastuosidad en el mundo. (Ver Fgura 2).
En América, especialmente en el mundo prehispánico, se utilizaron diversidad
de máscaras,
como también fueron variados los materiales de construcción uti-
lizados. Entre los Mayas, por ejemplo
las máscaras funerarias, se destacan por
su estética –algunos las comparan con retrato de
personajes- , y
eran elaboradas
en jade, caracol, concha, obsidiana y hematita. Ya sea por tener una asociación
con lo divino, o con aspectos humanos, las mismas eran
de diversos “modelos”.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 79
Es de anotar, que una de las mascaras mas conocidas es la de
Rey Pakal (603-683
d.c, encontrada por trabajos arquologicos en Chiapas-Mexico.
Al respecto en el sitio web http://www.cronica.com.mx,(1) podemos leer: ”las
máscaras prehispánicas mesoamericanas fueron representaciones de deidades mi-
tológicas o de rostros humanos utilizados principalmente en los ritos mortuorios.
Las máscaras mortuorias eran el “segundo rostro”. El personaje muerto perdía su
rostro expresivo, pero la máscara representaba el rostro que presentaría para la
eternidad, sería la máscara para viajar al inframundo.
Las máscaras mortuorias muy frecuentemente fueron hechas con mosaicos de
piedras como jadeitas, turquezas, obsidiana, etc o incrustaciones de concha.
La creencia de una vida después de la muerte, hizo que personajes importantes
del mundo prehispánico fueran enterrados con
ellas, además de una serie de
valiosas ofrendas.” El jade es un material muy utilizado respecto a la creación de
mascaras. (Ver fgura 3).
Figura 3:
Mascara de Jade, vista
anterior y posterior. Foto: Justin Kierr, 1984.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
80 -
SCHELE
y FRIDEL( 1990: 254) , respecto a la Figura 3 escriben :” Una cabeza
de jade que representa un sacrifcio al dios de las decapitaciones que se utilizó
para registrar la conquista de Uaxactún
en un Juego de Pelota en Tikal”.
También el uso funerario
de la máscara, era trascendental para
pueblos Mesoa-
mericanos como Maya y Azteca, junto a cultos dedicados la renovación del dios
del maíz era un factor indispensable para la supervivencia ya que en su creencia,
la máscara les ayudaba a los gobernantes a convertirse en dioses después de su
muerte.
Entre los cultos sagrados de los Aztecas, se destaca el de Huehuetéotl (El
Dios viejo). (Ver fgura 4).
Figura 4:
Dios Huehuetéotl, foto por Álvaro Bermejo G.
Museo Maya de Mérida-Yucatán-México. Marzo 27 -2012.
Por su parte GARAY (1920:194), al estudiar a los indígenas Cunas del istmo de
Panamá y el uso que daban a las caretas y pinturas faciales, considera que:
Era en el arte de la pintura facial donde ellos parecían haber conservado me-
jor, si no el sentido y el simbolismo de los antiguos, por lo menos el culto de
las formas exteriores y aparentes. Los sellos de balsa u otra madera adecuada,
fabricados por ellos mismos para pintarse la cara, reproducían motivos y dibujos
de frecuente uso en las vasijas de barro exhumadas de las viejas sepulturas. Tan
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 81
pronto eran líneas rectas o curvas bordadas de puntos marginales o atravesadas
por éstos, que recordaban las manchas de la piel de la culebra o estilizaban los
nudos dorsales del lagarto o sus colmillos, como eran detalles plásticos del cuer-
po del armadillo, cornamentas de ciervos, picos de loro y otras formas de la vida
animal, eterno modelo de las inspiraciones plásticas de los artistas primitivos”.
Los pueblos indígenas de Norteamérica: también, tuvieron su propia dinámica
cultural entorno a este artefacto polisémico y polifacético. Entre muchos estu-
dios culturales sobre pueblos indígenas norteamericanos, destacamos a
BEALS-
HOIJER (1978:512), quienes dicen que: “ El poder de los Espíritus de la Montaña
permite al hombre presenciar el rito de los Danzantes Enmascarados, una cere-
monia importante para la curación y para el bienestar de la comunidad”.
De igual forma en
Sur América, entre las culturas del altiplano como
Inca, Ay-
mara, Tihuanaco y Moche, existieron mascaras de diversos usos. (Ver fgura 5).
Figura 5:
Detalle de mascara de la divinidad Lambayeque-Sidan (700-1100
d.c).
Museo del Oro del Perú- Lima. En: http://www.museoroperu.com.pe.
Consulta: Enero 28-2012. Hora:11:30 pm
Más al sur en Chile existió la cultura “Chinchorro”, pueblo de pescadores, caza-
dores y recolectores, asentados en los alrededores de la actual ciudad de Arica,
quienes realizaban un proceso de momifcación, dichas momias según muchos
arqueólogos chilenos, son las más antiguas de América, las mismas son decora-
das con mascaras de barro, ya sean negras o rojas. (Ver fgura 6).
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
82 -
Figura 6:
Mascaras de barro en Momias Chinchorros.
Foto: Álvaro Bermejo G. Museo de Tarapacá Chile, Agosto 2009.
Una vez se realiza el mal llamado “descubrimiento” y por ende con la llegada de
otros pueblos a “el nuevo mundo” se verifca la Fusión de las tres etnias: aborigen,
africana y europea, entonces
las máscaras toman una expresividad diferente a
la que poseían anteriormente. En ese sentido las técnicas y motivos alusivos se
fueron ensanchando, un ejemplo de ello es la actual Bolivia, en donde los Diablos
en medio del carnaval de Oruro y otras ciudades del altiplano, son personajes
contrales de esas celebraciones. (Ver fgura 7).
Figura 7:
Mascara del Diablo: Carnaval de Oruro, Bolivia.
Foto: Luz Castillo Bacano (2010).
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 83
Desde otra perspectiva, de tipo ontológico, destacamos una frase de Nietzs-
che(1886: 40) , quien dice: “Todo lo profundo ama la máscara”.
Lo anterior complementado con alguna postura sociológica que considera que el
ser humano se enmascara, ya que
al realizar ese acto, llena de sentido, aunque sea
por unos pocos
momentos, el mundo que lo ve enmascararse. Ataviado con ese
artefacto
ya sea de expresiones terribles, funestas, patéticas, festivas, solemnes o
impúdicas, quien la porta
enfrenta el mundo con su rostro encubierto. Ora canta,
luego
baila, después llora y se ríe. Como decía una canción de la inmortal Celia
Cruz. “la vida es un Carnaval”. En la cual , el ser humano se desdobla delibera-
damente y se libera de sí mismo, se pierde en el delirio del festejo, en el éxtasis
de estar fuera de sí y ser-uno-con-los-otros, también enmascarados. o ser una
incógnita para los no enmascarados.
Pero valdría la pena preguntarse: ¿Al terminar la festa, al guardarse en la intimi
-
dad de sí mismo y reposar en la tranquilidad de su soledad, si se mira al espejo y
se despoja del rostro que lo hizo ser alguien diferente durante el festejo, del rostro
que le dio una personalidad distinta, qué puede
encontrar?
Una mirada a la máscara desde la literatura, nos permite citar inicialmente a dos
grandes poetas: al chileno, Pablo Neruda, quien escribió:
“Con la mirada perdida
y no obstante existente. . . siendo y no siendo “ , y al mexicano, Octavio Paz,
quien inspirado en la máscara poéticamente escribió: “Es la mirada que no mira
y mira”.
Así mismo al realizar una exégesis de la obra de Rabelais
el gran autor e investi-
gador
BAJTIN (1974) destaca al
carnaval como el gran espacio o núcleo festivo
de la cultura medieval, y
lo sitúa en las fronteras entre el arte y la vida. Considera
que
es la vida misma, presentada con los elementos característicos del juego y
asegura que
el carnaval ignora toda distinción entre actores y espectadores.
Sobre la cultura popular en la edad media y el renacimiento, este autor expresa
que
la metáFora de la máscara como una fgura propia del carnaval, es un ele
-
mento vivo, en esas estructuras sociales;
también posee un factor de ambivalen-
cia: oculta y revela a la vez. La máscara es el objeto que permite ocultar o disimu-
lar a quien la lleva puesta. La persona que está tras la máscara es prácticamente
una persona anónima, a pesar de poder ser reconocida por el tipo de máscara que
utiliza. Por otro lado, es por la selección del tipo de máscara por lo que el enmas-
carado se revela. La máscara puede ser empleada como metáfora de la relatividad
del ser, que afecta al concepto de identidad y de equivalencia entre mente y cuer-
po, entre el mundo personal subjetivo y el mundo exterior inasequible.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
84 -
La máscara juega constantemente con esta contradicción: El mismo Bajtin (1974:
13) señala : “está relacionada con la metamorfosis, la transformación o la ruptura
con los límites impuestos por la naturaleza”.
En cuanto a diversas obras clásicas de la literatura que han escogido la máscara
como elemento central destacamos: “La Máscara de la Muerte Roja de Edgar
Alan Poe” (1842) y
“la Máscara de Hierro”, referenciada inicialmente por Vol-
taire y posteriormente por Alejandro Dumas, que llega al cine, con la impronta
del éxito de Hollywood.
En el lenguaje artístico del teatro: .citaremos una alusión tomada de : “ teatro
máscara sagrada; mito, mascara precolombina”
www.visionchamanica.com/
Arte/VientoTeatro.htm (2)
: La función poética teatral de la máscara ceremonial
es desenmascarar las debilidades fundamentales, provocar una putrefacción inte-
rior donde se devele y se confronte la propia naturaleza. La velocidad con que el
tirano que llevamos dentro es alimentado por el mundo exterior, y el diario vivir
es una tiranía, un hervidero de la irritación del yo, para abolir la conciencia y des-
orientar la memoria, perder el centro o la fuerza centrífuga de la vida. Mientras
que la máscara no consiga encontrar su dimensión espacial y visceral, se manten-
drá como un órgano estéril en el arte.
Antes de concluir este aparte, diremos que
nivel de espectáculo y deportes, cabe
destacar que los luchadores mexicanos, desde la década de los 70´s ,impusieron
todo un estilo al usar este artefacto como estandarte identitario dentro del ring.
Es así como el primero
que la usó, fnalizando la década del 60, Fue “Murciélago
Velázquez”, seguido
“El Solitario”, posteriormente
“Blue Demon”, “Tiniebla”,
“HuracánRamírez”,
“Místico” o “El Santo”, este último
con sus éxitos en el ring
y el cine convirtió
la máscara en leyenda. (Ver fgura 8).
No sólo “El santo” a quien apodaban “el enmascarado de plata”, si no muchos de
esos personajes de la lucha, se convirtieron en íconos y símbolos de
un pueblo
latinoamericano, aspirante a grandes cambios sociales que los medios de comu-
nicación como el cine se encargaron de masifcar y mitifcar.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 85
Figura 8:
El Santo, Milmascaras y el Dr. Wagner.
Tomado de mexicobicentenario.com.mx.
Consulta: Octubre 6-2011, hora: 6:10 pm.
Finalmente, no podríamos dejar de mencionar la importancia que las múltiples
máscaras que tiene el Carnaval de Barranquilla- Colombia, hoy declarado por la
Unesco como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, han contribuido a
conservar viva una serie de tradiciones centenarias. Se destacan las máscaras de
origen africano, de animales, también las que tienen fuerte inFuencia europea,
todas ellas enmarcan y engalanan esa ±esta, que se proyecta año a año hacia di
-
versos escenarios internacionales. (Ver ±gura No 9).
Figura 9:
marimondas del Carnaval de Barranquilla.
Tomado de marimondas.com. Consulta: Octubre 8-2011, hora:10:00 am.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
86 -
Al respecto el artesano y docente PERTUZ (2006:
581)
asegura que: “La cos-
tumbre de usar máscara de madera y disfraces zoomorfos en el carnaval, tiene su
origen mítico representado en la naturaleza animal con su características, como
la bravura del toro, la valentía del tigre, la efciencia de los pájaros y la Fuerza del
elefante o del rinoceronte. Estos símbolos son los que se han puesto en juego y
han permanecido en la actividad síquica del hombre, a través del tiempo convir-
tiéndose en una tradición escultórica proveniente de la unión de los aportes de las
diferentes etnias africanas, indígenas y españolas en sus distintos manifestaciones
culturales”.
El Contexto cultural de la Sierra Nevada de Santa Marta:
dos perspectivas
La Sierra Nevada de Santa Marta es un
macizo montañoso que se yergue a orillas
del mar Caribe
que tiene
además
todos los pisos térmicos, Fauna y ±ora, con
una connotación
cultural a nivel de los grupos étnicos, que la pueblan. Política y
administrativamente allí hay tres entidades territoriales del orden departamental
- La Guajira, Cesar y Magdalena. Estuvo poblada en tiempos pre hispánicos por
los Tayronas, que dejaron grandes vestigios arqueológicos de su pasado prospero
tanto en la orFebrería, alFarería y
construcciones. En la fgura 10, se aprecia un
ejemplo de la técnica de “tumbaga” (aleación de cobre y oro), aplicada al oro, por
ese pueblo desparecido.
Figura 10:
Mascara de oro: Cultura Tayrona, Museo del Oro: Santa Marta.
En: www.banrepcultural.org. Consulta: Diciembre 28 -2011, hora:1:00 p.m.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 87
También es importante aclarar que si bien desde
los tiempos de la conquista,
colonia y república, esa región serrana ha sido visitada por diversidad de investi-
gadores como entomólogos, etnólogos, geógrafos, naturalistas, etc, privilegiamos
acá a dos grandes investigadores que pasaron por esa región y que dejaron huellas
de acuerdo a sus planteamientos y publicaciones, nos referimos a Konrad Teodor
Preuss y a Gerardo Reichel-Dolmatoff.
A continuación , en la fgura N11, se ubican además de los cuatro resguardos
indígenas, los puntos más importantes de la “línea negra”, que son sitios , que
bordeando ese macizo montañoso, son de gran importancia para la realización
de “pagamentos” a la madre naturaleza, por parte de los chamanes (o Mámos).
Figura 11:
Delimitación de resguardos indígenas de la Sierra Nevada y ubicación
de la llamada Línea Negra. Tomado de “el Heraldo” www.elheraldo.co. Edición
Virtual septiembre 28-2006. Consultado el 10 de Enero de 2012. Hora: 11:00 pm.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
88 -
En cuanto a los estudios de Preuss, (3)- quien en tiempos de la primera guerra
mundial (1914-1918), convivió con los kogis, el mismo considera que en la cul-
tura de los kágaba (o kogis) las máscaras juegan un papel muy importante. Una
máscara permite a su portador entrar en otro mundo.
En la leyenda kágaba sobre
el artesano de máscaras Duginaui se explica cómo una máscara permite a los
humanos lograr este cambio de perspectiva.
A través de la máscara, el danzante kágaba puede ver por unos instantes el mundo
que existe más allá del mundo visible. Es el mundo de los espíritus, de los ances-
tros, del sol, de las tormentas, del agua y de los animales. Allí, los espíritus, los
animales y los fenómenos naturales se comportan como seres sociales, igual que
las personas humanas.
Figura 12:
Danzante con la máscara Mama Surli Uakai.
Fotografía de Konrad Theodor Preuss, 1915.
©Världskulturmuseet Göteborg
En los rituales que se realizan a lo largo de un ciclo anual es el deber de los
danzantes,
portadores de las máscaras, establecer el contacto con los seres y los
poderes sobrenaturales para invocar lluvia o asegurar la estación seca. Como con-
traparte se ofrecen a los ancestros míticos y a los difuntos ofrendas, denominadas
“pagamento”, es decir, pago. Puesto que se interactúa con un “mundo al revés”,
las prácticas también son contrarias a las prácticas habituales. En vez de ofrecer,
por ejemplo, alimentos en grandes sacos, se ofrendan piedras pulverizadas en
pequeños paquetitos.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 89
Según la cosmovisión de los kágaba, cuando alguien se pone una máscara de una
época mítica, la máscara lo conduce exactamente a esa época mítica y a ese mun-
do mítico. A través de los ojos de la máscara, el portador puede ver a los habitan-
tes del mundo mítico del mismo modo en que se ven ellos mismos, es decir, como
personas. Los habitantes de este mundo mítico, por su parte, ven al portador de la
máscara como a un semejante, ya que a través de la máscara se ha “emparentado”
con ellos. Gracias a este cambio de perspectiva, el portador de la máscara puede
comportarse como un ser mítico y actuar en nombre de los demás kágaba en el
mundo de los espíritus de la naturaleza y de los muertos. Otra vía de los kágaba
para ponerse en contacto con el “otro mundo” es la adivinación mediante cuentas
de piedra arqueológicas.
Figura 13:
Danzante con la máscara Hisei. Fotografía de Konrad Theodor
Preuss, 1915. ©Världskulturmuseet Göteborg
Al alemán Konrad Theodor Preuss,se le considera
el primer etnógrafo de los
kágaba, y no entendía por qué un grupo indígena actual utilizaba objetos arqueo-
lógicos en sus rituales. Por eso califcó el Fenómeno de “absurdo”. Para una mejor
comprensión de este fenómeno fue necesario un cambio en la perspectiva cientí-
fca. Recién cuando Fue posible realizar una espectrometría de masas (AMS) se
pudo establecer con seguridad la antigüedad de las dos máscaras compradas por
Preuss.
Las dataciones dieron como resultado las siguientes fechas calibradas:
1440 y 1470 d.C. Los análisis demostraron, por lo tanto, que las máscaras de
los sacerdotes kágaba eran objetos prehispánicos. Es decir, los kágaba habían
empleado tanto cuentas como máscaras arqueológicas. Algunos científcos ya ha
-
bían formulado esta hipótesis, pero no se
había corroborado.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
90 -
Por su parte ,Reichel- Dolmatoff (1951: 134)respecto a las máscaras entre los
kogis discurre que
“ Aunque tradicionalmente debería existir para cada Madre,
Padre o Dueño un baile y una máscara correspondiente, éstas están actualmente
limitadas ya a algunas pocas. Las principales son la máscara de Heisei , la del
Aguacero que es la misma como la del Sapo o de la luna y que representa a Sáka
Mankulú, luego la de Surlí que es el “Hijo de la Madre”, la del Sol o del Este”
Heisei, representa la Muerte, Mánkulu, se relaciona con el sapo o el dueño de la
enfermedad y Surlí con el Sol.
El mismo autor, explica que existen otras máscaras dedicadas a ciertas personi-
fcaciones, tales como
Ná maku, Namsiku o Namsáui, o a elementos como el
agua o el viento. Sobre el papel que cumple el portador de la máscara, Reichel
DolmatoFF, defne la misma con una aparente neutralidad, que difere de otros cul
-
tos, ya que considera que “El individuo que baila con la máscara, sin embargo no
está “poseído”, por ser el que representa: el
simplemente
se identifca con el ser
porque “está de acuerdo” con él. Ninguna visión o inspiración opera en este caso.
Lo primordial en este contexto es que el individuo que usa la máscara, conozca
los paso del baile y las palabras del canto, las cuales están en una lengua ritual lla-
mada “teyuan”. Estas ceremonias coinciden con los equinoccios y los solsticios
y aun hoy en día muy secretamente, alejadas de los ojos de turistas, se realizan
detrás de las cuchillas de los páramos, en ese macizo montañoso.
También en su obra Orfebrería y chamanismo Reichel (1988: 19) describe así,
una ceremonia que tiene lugar en la comunidad indígena Kogi de la Sierra Neva-
da de Santa Marta:
“En una ceremonia muy solemne en la cual el sacerdote mayor y su mujer per-
sonifcan Sol y Luna, los dos se reúnen en un templo iluminado solo por cuatro
fogones y, pronunciando fórmulas sagradas, proceden a vestirse el uno al otro,
con todo el espléndido atavío que conlleva este ritual. Mientras que la mujer le
pone al sacerdote su máscara de jaguar tallada en madera, éste coloca sobre la
cabeza de ella una máscara de puma, también de madera. El proceso de adornar-
se mutuamente dura varias horas y se efectúa en presencia de cuatro sacerdotes
menores quienes personifcan los señores de los puntos Cardinales. ±inalmente
se extinguen los fogones y todos permanecen en silencio, en la oscuridad. Es
entonces cuando los dos personajes que representan Sol y Luna, y los Cuatro
Señores de los puntos cardinales consumen simultáneamente un alucinógeno y
entonces, según cuentan, se ilumina el interior del templo de una gran luz, no la
de los fogones sino la iluminación individual interna causada por el alucinógeno.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 91
“ Es entonces cuando comienza a brillar el oro, ” dicen los indígenas; “ se ven
brillar los colmillos de oro de las máscaras; brazaletes, los pendientes”. Después
de un rato desaparece la visión y en la oscuridad y el silencio, sigue luego un baile
solemne acompañado por un canturreo casi inaudible, que se continúa hasta el
amanecer. Los personajes del Sol y Luna se quitan mutuamente sus adornos y el
sacerdote mayor enciende nuevamente los cuatro fogones con un berbiquí ritual.”
Según las creencias y
mitología Kogi , el jaguar y el puma son los interlocutores
más cercanos al mundo de los dioses o padres del mundo. En este vínculo se ma-
nifesta una legendaria solidaridad mística entre el chamán o sacerdote, el animal
mítico y los dioses. El camino que conduce a los dioses es vislumbrado a través
de la máscara, y la máscara sagrada con su poder de alojar el espíritu del animal
se convierte en una potencia física y metafísica en el cuerpo del portador o cha-
mán. Mediante la elaboración mágica de un elemento cultural se accede al reino
de los dioses: la máscara que ronda en un tiempo ritual resulta ser ese puente que
hace visible las divinidades. El animal mítico consigue ser la encarnación de un
ancestro mayor que guía al hombre al encuentro con los dioses cósmicos: el Sol
y Luna.
El Corpus
Christi, Una mirada desde adentro
Muy a pesar de los postulados de
MARZAL (2003: 239) , quien al referirse a las
celebraciones latinoamericanas plantea que: “ La festa Fue
un catalizador de los
interese eclesiásticos, que trataban de evangelizar, de los funcionario coloniales
que querían fundar nuevos pueblos(república de indios)” , consideramos que mas
allá de la presencia de
esos interés ocultos,
las celebraciones hoy existen y son
un marco importante como espacio de conocimiento de la idiosincrasia del pue-
blo a estudiar. En ese sentido, emprenderemos
ahora una descripción genérica
en
lo que hemos denominado los tres momentos en la celebración del Corpus Christi
en Atánquez.
En primera instancia, señalamos que el
Corpus Christi se celebra
en diversidad
de países, siendo una celebración católica, toma diversos matices de acuerdo a la
rama ya sea de la iglesia griega, copta, armenia, ó católica-romana, etc. En nues-
tros países
también se celebra con mucho fervor, destacándose Panamá,
Bolivia,
Colombia, Venezuela y
México; en este último,
esta tradición data del año 1526,
también la de Perú –Cuzco- del año 1572, son ejemplos muy conocidos en
Lati-
noamérica (Huayhuaca, 1988).
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
92 -
Su origen se remonta al 1246, en Lieja, Bélgica, cuando santa Juliana de Mont
Cornillon
propicia dicha celebración; al parecer su origen además tiene una fuer-
te relación con los autos sacramentales. Aunque algunos investigadores concep-
túan que este tipo de
celebraciones,
como muchas
otras del calendario litúrgico,
se incorporaron en paralelo a otras que ya existían previamente y que en los
primeros siglos del cristianismo se denominaron
“paganas”.
Ninguno de los decretos habla de la procesión del Santísimo como un aspecto de
la celebración. Sin embargo estas procesiones
fueron dotadas de indulgencias
por los Papas Martín V y Eugenio IV y se hicieron bastante comunes a partir del
siglo XIV.
El Corpus coincide con el solsticio de verano y se dice que en tiempos de la
colonia era usado como vehículo evangelizador entre indígenas, negros o mesti-
zos. En Colombia data de 1564 una descripción de la festividad en Santa Fe de
Bogotá, por el entonces arzobispo de la Nueva Granada, fray Cristóbal Torres.
En este país, también existen muchas ciudades, municipios y corregimientos en
la que el Corpus Christi toma diversos matices, muy propios a la idiosincrasia de
sus habitantes; destacándose en la Costa Caribe Colombiana municipios como
Guamal, Ciénaga , Santa Marta (Departamento del Magdalena)
y Valledupar
(Departamento del Cesar);
es en esa ciudad fundada en 1550, famosa por el festi-
val vallenato, en donde queda ubicado el
corregimiento de
Atánquez, población
de unos 6.000 habitantes situada en la falda oriental de la Sierra Nevada de Santa
Marta: allí la celebración del Corpus adopta
matices interculturales propios, en
donde los tejidos interraciales junto a fuertes elementos tradicionales son el co-
mún denominador.
Se destaca en esa celebración, que siempre se realiza un día jueves, además de
la procesión católica, la presencia de tres
danzas tradicionales: la Kukambas
(presencia indígena), los Diablos (elemento europeo) y los Negritos (presencia
africana), cada una de ellas tiene un universo representativo en donde conviven
la música, el baile, la parafernalia y sobre todo un fuerte acervo tradicional que a
través de la tradición oral se ha preservado desde tiempos lejanos.
Básicamente, la celebración se centra en tres momentos: antes, durante y después
de
la procesión, en el antes los diversos miembros de las danzas se reúnen en un
sitio designado al que llaman “el coco”; en esa semana previa, religiosamente hay
encuentros diarios a las seis
de la tarde-noche, en los cuales hay rezos, plegarias,
las cuales por lo general se musitan en voz baja. Así mismo reviste especial inte-
rés la madrugada previa al día del Corpus: en el atrio de la iglesia se congregan
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 93
los capitanes de las tres
danzas y algunos bailadores de las mismas para cumplir
con una cita, con sus predecesores espirituales: el mama Tutaka que tal como lo
menciono en líneas anteriores, cuenta la tradición que sus restos reposan en ese
lugar.
En el segundo momento, mientras se realiza la misa en la iglesia,
los danzarines
con sus capitanes en orden riguroso esperan que se dé inicio a la procesión al
santísimo, como ellos mismos lo denominan, todos permanecen en las afueras de
ese centro religioso, así: las Kukambas se colocan cerca de la puerta y por ende
más cerca del rito católico, luego aparecen los Diablos y por último los Negros.
Al darse la orden, se inicia la procesión, mientras los asistentes no bailadores
portan velas y responden a los cánticos del Cura, ya sea por devoción o porque
deben “pagar una manda”, así cada danza inicia su baile: las Kukambas se visten
con palmas, cada bailador la noche anterior habrá de confeccionar su vestuario,
en la cabeza un penacho o sombrero de plumas, moviéndose de un
lado a otro,
ora agachándose, ora contorsionándose, cada uno de ellos
portando una maraca
en su mano derecha, todo con el acompañamiento de una tambora (percusión
bimembranófono)
que es interpretada por alguien que no porta la vestimenta de
palma. En ningún caso se canta melodía alguna.
Reitero que cada danza ocupa su lugar determinado. Siguen los Diablos, cuya
descripción realizamos líneas más adelante. Vienen después los Negros o ne-
gritos, que tienen la característica de llevar tanto hombres (4) como mujeres,
diferentes en este sentido a las danzas anteriores en donde sólo hay presencia
masculina: incluso, en los negritos hay hombres con faldas. Todos llevan som-
breros ricamente decorados con fores de la región, en Atánquez por todos
es
conocido que la noche anterior al Corpus, salen los negritos a “robar” fores en
los jardines de las casas, ya sean estos externos como internos. Acompaña el
desFle un solo tambor cónico (percusión monomembranó±ono), que rota entre
dos o más tamboreros, una voz líder canta versos
a manera de estribillo o coro y
todos los bailadores (llamados por ellos mismos Negros) responden
a ese coro, o
sea que en cada extremo de la procesión está: el rito católico propiamente dicho
(con salmos, cantos, responsorios) y al otro los negros quienes como ya lo anoté
anteriormente cantan, y debo decir con una estruendosa participación.
Durante el recorrido, hay unas estaciones en donde previamente en cada casa
donde hay una de ellas, se erige una especie de altar, con imágenes, fores y
niños(as) y/o jóvenes que representan alguna escena bíblica, he contado catorce
de esas estaciones en donde toda la procesión hace un alto.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
94 -
Mientras el cura con sus asistentes esparce incienso y lee un aparte de los evange-
lios, que incluyen cánticos o alabanzas en las que participan activamente señoras
que acompañan la procesión, en otro lado , los danzarines se hincan de rodillas
y guardan un respetuoso silencio, así cuando el cura da la orden se reinicia la
procesión hasta otra estación, hasta completar el recorrido, que iniciándose a las
9:30 a.m. termina hacia las 11:30 a.m., continuando el rito católico en la iglesia,
mientras que las danzas proceden a pasar al tercer momento.
Ese
tercer momento, acabada la procesión, cada danza se dirige a los diversos
barrios de la población y entran a las casas de “infuyentes”*; allí bailan y luego
son regiamente atendidos, se les brinda ron y comida (sancocho o pasteles por lo
general), es
en este momento en donde las Kukambas que habían guardado un
silencio casi hermético durante la procesión cantan, verseando cada miembro ya
sea
improvisándole alguna composición a algún miembro de la familia visitada,
o a un visitante.
A los Diablos se les puede apreciar una corografía muy variada y planimétri-
camente organizada, ellos han ensayado
mucho las últimas semanas y para los
novicios es la hora de demostrar lo aprendido. También visitan una diversidad de
casas en donde se detienen hasta
unos 30 minutos para bailar en la sala, al Fnal
reciben la atención en comida y luego retoman la ruta hacia otra casa.
Los Negros
también hacen los recorridos a los barrios, respondiendo al pregón o
estribillo que la voz líder determine, repitiendo muchísimas veces el coro y ele-
vando la intensidad del mismo de acuerdo a un nivel expresivo que a mi modo de
ver las cosas está directamente relacionado con la casa que se visita.
Son las 9:00 p.m. o las 11:00 p.m y todavía
hay danzantes bailando, incluso al-
gunos pequeños grupos amanecen hasta el otro día. Es de notar el gran esfuerzo
físico que hacen los danzantes, ya que inician su trasegar
a la madrugada y bailan
todo el día y
parte de la noche.
Asimismo es importante destacar que ocho
días después se realiza la “octava”
en donde básicamente se
repite la procesión pero con un recorrido mucho más
corto que el de la semana anterior. El acompañamiento musical para cada una
de las danzas es el mismo que tiene durante la procesión. Ese día todo Atánquez
literalmente se paraliza, llegando incluso feligreses o devotos de otras regiones
de Colombia o de
partes altas de la Sierra Nevada de Santa Marta entre los que
he visto: Arhuacos, Kogis y Arzarios.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 95
Al fnalizar la jornada, ya con la iglesia cerrada, se realiza el denominado “juego”,
en la Plaza central, en donde se plantea una especie de pelea entre los miembros
de cada danza, a lo que acuden gran cantidad de espectadores quienes terminan
junto a los “contendientes” en una estruendosa celebración, de este aspecto espe-
ramos dar cuenta en posterior artículo.
El Diablo Atanquero en el Corpus Christi
Nota: No puedo dejar de recordar, al momento de escribir estas líneas, a mi buen
amigo Abel Alvarado, extinto chamán y capitán de los Diablos de Atánquez,
muerto por
balas disparadas por la intolerancia y la incomprensión de una vio-
lencia que se disfraza de múltiples caras y cual Hidra de Lerna, se multiplica más,
al intentar acabarla….Abel, amigo, este aparte va por ti, donde quiera que estés…
Analizaremos ahora los principales componentes de esa expresión artística:
5.1- Parafernalia:
La máscara es usada
puesta sobre su cara o bien sea encima
de la cabeza. En algunos casos hay danzantes que usan dos máscaras, pero este
elemento se profundiza en líneas posteriores. Fundamentalmente el vestuario
de
los danzantes consiste en un disfraz de dos piezas, camisa y pantalón, ambos de
color rojo intenso; la camisa tiene mangas largas y las usan generalmente reman-
gadas a la altura del antebrazo y tiene ribetes amarillos a manera de colgantes;
el pantalón es
un poco corto ya que llega a la altura de la rodilla, o un tanto más
abajo, a la mitad de la pantorrilla; por lo que se usan medias largas, también de
color rojo, estas últimas son iguales a las usadas por los futbolistas.
Los zapatos son usualmente negros y en su parte trasera llevan uno de los distin-
tivos que caracterizan a este personaje bailador: nos referimos a las espuelas, que
hacen del baile una actividad de cuidado, ya que esas están muy afladas.
Usan pañoletas rojas muy ceñidas en su cabeza, y la máscara- que describimos
más adelante- De la misma manera usan en su espalda un cuero con lana, la cual
según sus informes debe ser de ovejo. Encima de la lana, van amarradas imáge-
nes de santos, muchos espejos y Fores; hecho que coincide con la piel de ovejo
utilizada por los miembros de las cofradías en Camuñas-España (Garcia 2002).
En su cintura, exhiben muchos pañuelos blancos, amarrados en una especie de
correa o cinto, estos pañuelos comparten lugar con múltiples cintas de colores,
cascabeles, que llevan amarrados unos dos dedos por encima de las rodillas, estos
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
96 -
elementos sonoros ayudan a marcar el compas rítmico, cuando ellos bailan.
Los cascabeles no son el único artefacto que produce sonido, también usan unas
castañuelas, que son unos instrumentos musicales categorizados
como
“de entre-
choque”(5) las llevan una en cada mano, y dependiendo del momento y si reciben
la orden del capitán, las usan en forma homogénea- aquí hay mucha similitud con
los cascabeles pendientes del ropaje, usados entre los “perreros” y los “capataces
“de Ocumare de la Costa-Estado Aragua-Venezuela, en donde también pudimos
observar el desarrollo de esta celebración. (Ver Figura No.14).
Figura No 14:
Tres diablos rendidos a la puerta de la Iglesia.
Ocumare de la Costa-Venezuela. Junio 2012. Foto: Álvaro Bermejo G.
5.2-Baile:
Durante la procesión, los Diablos mantienen una formación en hileras
y flas, sus movimientos se realizan en bloque, moviéndose al compás de los dos
instrumentos musicales que les acompañan. Al igual que las otras dos danzas
(kukambas y Negros) los diablos bailan avanzando de espaldas, al caminar saltan
y entrecruzan sus piernas, mientras con los cascabeles que lleva en éstas, y las
castañuelas, se entrechocan y marcan los acentos del compás rítmico. Se destacan
los niños que entremezclados con los mayores bailan durante todo el recorrido,
ya sea en el día del Corpus o en la octava, en esta última el recorrido
es menor.
El puesto que ocupan los Diablos es entre las Kukambas y los Negros, como si
aquellos quisieran entre sus bailes y pregones conjurar cualquier artimaña que
este ser no tan maligno, en esta celebración, intente contra el santísimo.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 97
Ya fuera de la procesión, en el tercer momento aludido en líneas anteriores, los
danzantes se dedican a visitar diversos barrios de Atánquez, por lo que son aten-
didos por los dueños de las casas, quienes previamente han preparado platos tí-
picos, para la ocasión.es en este momento donde se puede apreciar mejor sus
diversas coreografías, de igual manera que el manejo de la planimetría, ya que se
entrecruzan, hacen círculos, descansan para después del llamado inicial del tam-
bor, empezar de nuevo el baile, en le que también se van relevando los danzantes
para estar en la línea principal (adelante). Como característica particular, emiten
con su voz una especie de “pujido” un tanto gutural, como también una corta
carcajada, casi estridente, que matiza el colorido de su vestuario y el movimiento
kinestésico de esos excelsos bailadores.
5.3 -Música:
Hay dos instrumentos musicales esenciales que acompañan a los
Diablos: el carrizo y la Caja; el primero es una fauta tubular con boquilla hecha
de cera de abejas, de la cual existen el macho, con un solo agujero,
y la hembra,
con cinco agujeros, esta última es la utilizada por los músicos para acompañar la
danza.
Según estudios etnomusicológicos, el carrizo guarda estrecha relación con la
“gaita”, instrumento aerófono, muy utilizado en las sabanas de los Departamen-
tos de Bolívar y Sucre, al igual que en
la llamada subregión de los Montes de
María.
Mientras que la caja es un instrumento de percusión bimenbranófono, que se
percute con dos varitas, el tamaño de la caja es pequeño comparado con las tam-
boras utilizadas en muchas subregiones del Caribe Colombiano, pero presenta los
mismos amarres y disposición de los cueros.
Es importante destacar el juego rítmico que se consigue entre estos dos instru-
mentos, que son ejecutados por sendos músicos, y los sonidos producidos por los
danzantes con sus castañuelas y cascabeles.
Antes de
comenzar la faena, sea en la procesión como fuera de ella, el ejecutante
de la caja, realiza un toque de llamado, que primordialmente tiene 4 corcheas, así:
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
98 -
Los carrizoz macho y hembra se utilizan primordialmenre en el chicote que es un
género musical de carácter mas ritualístico en esas tierras serranas,además de los
atanqueros que utilizan los diveros grupos étnicos: kogis, wiwas y arhuacos. En
la siguiente fgura un dibujo de este instrumento musical:
Figura 15:
Carrizos macho y hembra.
Es bueno acotar que la interválica (distncia entre los sonidos) de estas Fautas no
siempre es la misma, ya que por ser realizadas artesanalmante, no se estandarizan
sus patrones de fabricación como sí ocurre con los instrumentos musicales, ya
construidos en fábricas especializadas con toda la tecnología disponible. Para
el caso de los carrizos, su escritura al pentagrama se hace un poco difícil debido
prescisamente
a que
no poseen intervalos precisos entre sus tonos, así las co-
sas su transcripción al pentagrama se hace difcil, pero no imposible, conviene
mencionar que el acercamiento a estas comunidades en lo musical a veces está
permeado por la preparación académica que lleva el investigador, la que , en
muchas veces , choca con la realidad sonora diferente de esas comunidades, por
ello BEALS y HOIJER (1971:607) consideran que: “Paralelamente, en cierto
modo, la música de los pueblos iletrados parece a la mayoria de los educados en
las tradiciones europeas, un revoltijo de sonidos, in±orme y ±alto de signifcación.
Al analizarla se comprueba que no es este el caso”.
En mi caso particular desde el año 1994 he visitado esta región, para investigar
inicialmento la etnomúsica, estudios que me permitieron consolidar mi tesis de
pregrado, la cual lleva por título: “Aproximación a la Etnomúsica de la Sierra
Nevada de Santa Marta”; muy a pesar de ello todavía sé que tengo un largo tre-
cho por recorrer y mucho que aprender de esa tierra mágica y llena de saberes
ancestrales, muchos de los cuales están envueltos en mantos míticos, o misterios
poco o nada conocidos.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 99
5.4- La máscara, Proceso artístico de construcción:
Geertz (1994: 118), quien
conceptúa la importancia de teorizar sobre los procesos artísticos
y lo funcional-
prospectivo de los mismos, afrma que: “…por eso construimos teorías acerca de
la creatividad, la forma, la percepción, la función social; también por eso consi-
deramos que el arte es un lenguaje, una estructura, un sistema, un acto, un sím-
bolo, un modelo de sensaciones”. Seguidamente estudiamos lo concerniente a la
elaboración- no masiva, ya que ella nos estaría inclinando por una denominación
de artesanías-de este distintivo cultural, que desde hace tiempo se ha convertido
en una especie de ícono, alrededor del cual, giran diversos procesos creativos.
Se inicia este aparte afrmando que muy
a pesar que este arteFacto tiene una gran
carga cultural, la utilizada por los Diablos en Atánquez
no posee el lujo, ni lo
“rimbombante” de otras máscaras construidas en otras latitudes, como es el caso
de las utilizadas por los Diablos de Yare, en la hermana República de Venezuela.
Las de Atánquez son de de forma casi cuadrada, su base está hecha en madera, la
cual ha sido previamente elaborada por el mismo danzante, al que se le dan las
indicaciones por parte de los mayores , de cómo se debe realizar y los tipos de
madera a utilizar, entre las que más se utilizan están la ceiba y el cedro, que son
árboles propios de la topografía serrana.
Una vez realizado el “cuadro” que sirve de base, en el cual sobresalen los cuer-
nos (cachos en lenguaje vernáculo), se procede a colocar el “angeo”, que es una
malla metálica o plástica, de las que sirven para encerrar gallinas y otra clase de
aves de corral; la malla- que ocasionalmente es transparente o de algún color- se
fja con clavos pequeños. Luego se procede a pintarle sobre esa misma malla, un
rostro humano con ojos, nariz y boca bien defnidos, pero con una característica
primordial que tienen todas
esas
mascaras: poseen
la lengua afuera !
En su parte posterior, se ha colocado una cuerda elástica a manera de cinta, que
permite ajustar la máscara a la cara de quien la porte; aspecto que se respeta
durante el recorrido litúrgico, ya que se observa a todos los diablos tanto nuevos
como mayores , portar su máscara en toda la procesión, lo que no ocurre con las
visitas que éstos hacen a
los diversos barrios, en donde bailan con o sin ella.
Al concluir la celebración, la máscara por lo general se guarda, para luego reapa-
recer cual ave fénix, un año después y seguir su marcha danzante perenne, por la
reafrmación de los valores identitarios Kankuamos, expresados en ese ornamen
-
to misterioso de origen lejano o cercano…no lo sabemos.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
100 -
A manera de Epílogo
Si la suerte, la salud y Kaku Serankua, divino Dios supremo serrano lo permiten,
seguiremos asistiendo a muchos Corpus Christis, para tratar de continuar esta
dinámica investigativa emprendida hace ya algunos años atrás, con la fnalidad
de desentrañar todavía muchas preguntas sin respuestas que rondan mis pensa-
mientos: en todo caso considero que este texto es a todas luces preliminar pero
que sin embargo orienta al lector y
crea nuevas expectativas, las
que
permitirán
concentrar esfuerzos hacia la obtención de mejor información sobre el papel de
la tradición oral en ese entramado sociocultural. Pensando además en un
poste-
rior análisis - depuración y consolidación de la misma. Todo dirigido a que no se
muera ninguna de esas expresiones culturales y que ese elemento simbólico, en
la Celebración del Corpus Christi en Atánquez - Colombia, perdure por muchos
siglos más!
Figura 16:
En plena procesión del Corpus, Atánquez. Cesar. Junio 2009.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 101
Notas
(1) Consulta efectuada el 06 de octubre-2011, hora: 5:30 pm.
(2) Consulta
efectuada el 06 de octubre-2011, hora: 6:00 pm.
(3) guía en: http://portal.iai.spk-berlin.de/miradas_ alemanas/ Preuss. 107
+M52087573ab0.0.html9
Consulta: 10 de Enero 2012. Hora: 11:10. pm.
(4). “En Camuñas-España
en la celebración del Corpus Christi, también ocurre
este fenómeno, pero sólo lo portan los ,personajes y en el Chimbánguele venezo-
lano, los vasallos también llevan una falda” –Nelly García Gavidia ( 2011), así
como lo llevan los Negritos de la Virgen de la Candelaria en Mérida, Venezuela
(Clarac, 1982 y 2003).
(5) Sistema de clasifcación de instrumentos
musicales Sachs-Hornbostel ( 1954-
1961).
Recibido en agosto 2012, aprobado para la publicación en octubre 2012.
Bibliografía
BAGTIN Mijail. 1995. El contexto de François Rabelais. Madrid, Alianza,
1987, 4ª ed.
BEALS Ralph- HOUJIER Harry. 1978.Introducción a la Antropología.
Aguilar Ediciones . Madrid.
DUVIGNAUD Jean.1979. El sacrifcio Inútil. Fondo de Cultura Económi
-
ca. México D.F.
GARAY Diaz, Narciso E.1999. Tradiciones y Cantares de Panamá. Biblio-
teca nacional de Panamá. Panámá.
GARCIA GAVIDIA, Nelly.2010. La Importancia de lo simbólico en la
conformación de los procesos sociales. Material en Power Point.
Boletín Antropológico. Año 30, Nº 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Museo Arqueológico / Centro de Investigaciones.
102 -
GEERTZ Clifford. 1994.Conocimiento local: ensayos sobre la interpreta-
ción de las culturas. Paidós Ibérica. Madrid.
LEVI-STRAUSS, Claude,2005. La Vía de las Máscaras. Siglo veintiuno
Editores. México.
MARZAL, Manuel. Artículo Sincretismo y Mundo Andino: un puente con
el otro. En revista De Palabra y Obra en el Nuevo Mundo. Material foto-
copiado.
NIETZCHE, Friedrich-2001- Más allá del bien y del mal, traducción de
Andrés Sánchez Pascual, Madrid, Alianza.
PERTUZ Manuel. 2006.Historias de las Máscaras en el Carnaval de Ba-
rranquilla.VII Encuentro para la Promoción y Difusión del Patrimonio In-
material de países Iberoamericanos -Venezuela.( memorias) . Bogotá.
PREUSS, Konrad Theodor.1993. Visita a los indígenas kágabas de la Sie-
rra Nevada de Santa Marta. Recopilación de textos y estudio lingüístico.
Instituto Colombiano de Antropología. Bogotá.
REICHEL DOLMATOFF Gerardo.1995. Orfebrería y Chamanismo. Edi-
toral Colina. Medellín.
-1985. Los Kogi: Una tribu indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta
(Bogotá: Iqueima, 1951; segunda edición Procultura.
ROSALDO, Renato. 1991.Cultura y Verdad, Propuesta de Análisis Social.
Grijalbo Editores. México.
SCHELLE Linda- FREIDEL David. 1990.A Forest of Kings, The Untold
Story of The Ancient Maya. Quill William Morrow. New York.
Boletín Antropológico. Año 30, N° 83, Enero-Junio, 2012. ISSN:1325-2610.
Universidad de Los Andes. Álvaro R. Bermejo G.
La máscara del diablo
... pp. 73-103.
- 103
Sitios web o paginas referenciadas:
Preuss.107+M52087573ab0.0.html
Entrevistas:
Reales Rizo María del Pilar: Maestra de teatro-Septiembre 6-2010/ hora:
4:00 p.m. Realizada en el Teatro de la Facultad de Bellas Artes-Universi-
dad del Atlántico, Barranquilla Colombia.
logo_pie_uaemex.mx