Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Civitas
Porto Alegre
v. 14
n. 3
p. 437-449
set.-dez. 2014
Dossiê:
Religião e globalização
A matéria publicada neste periódico é licenciada sob forma de uma
Licença Creative Commons - Atribuição 4.0 Internacional.
http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/
Movimientos cabalistas en el mundo global
Entre la tradición y la alta modernidad
Kabalist movements in the global world
Between tradition and high modernism
Lelio Nicolás Guigou Mardero
*
Resumen:
Este artículo trata de los contemporáneos movimientos de creencias cuya
piedra angular se basa en la tradición de la Kabbalah, considerando las transformaciones
que los mismos han vivido en nuestra alta modernidad. Analizamos estos movimientos
como sujetos productores de los actuales procesos de globalización, en la medida que
el mundo global e interconectado constituye una de las principales justifcativas tanto
de sus actuales características como de sus acciones. Desde esta mirada, se indaga el
movimiento cabalista Bnei Baruch y su singular recorrido, considerando su relación
con la tradición de la Kabbalah y su actual puesta en escena por medio de las narrativas
generadas en espacios virtuales y reales.
Palabras claves:
Modernidad. Globalización. Kabbalah. Bnei Baruch.
Abstract:
This article deals with the contemporary movements of beliefs whose
cornerstone is based on the Kabbalah tradition, considering the transformations they
have experienced in our high modernity. We analyze these movements as producing
subjects of the current processes of globalization, to the extent that the globalized and
interconnected world constitutes one oF the main justifcations both oF their current
characteristics and their actions. From this viewpoint the Kabbalist movement Bnei
Baruch and its singular journey are analized, considering its relationship with the
Kabbalah tradition and its actual staging through the narratives generated in virtual
and real spaces.
Keywords:
Modernity. Globalisation. Kabbalah. Bnei Baruch.
* Doctor en Antropología Social por la Universidade Federal do Rio Grande do Sul (Ufrgs, Porto
Alegre, RS, Brasil), artista plástico, profesor en la Universidad de la República (UdeLaR) en
Montevideo, Uruguay
<
guigou.nicolas@gmail.com
>.
438
Civitas
, Porto Alegre, v. 14, n. 3, p. 437-449, set.-dez. 2014
La Kabalah globalizada entre los devenires
minoritarios de Occidente
Los movimientos de creencias que se nos presentan en la contempo-
raneidad y cuya piedra angular se encuentra en la Kabbalah ya sea de manera
central, o bien como parte de un corpus hermeticum que la incluye y la ingresa
a un conjunto de saberes autodefnidos como herméticos, esotéricos, o bien
con ambos atributos, resultan fundamentales para comprender los devenires
minoritarios de Occidente, sus arqueologías, sus modalidades presentes de
producción de sentido en este mundo global.
Ese otro devenir minoritario de Occidente (Guigou, 2013), expresado en
buena parte en logias masónicas, rosacruces, o en la inicial y bien ponderada
Orden de la Golden Dawn del siglo 19 más una larga e inacabada lista de
organizaciones habitantes de la nebulosa mística/esotérica/hermética, ha
pasado gradualmente en esta alta modernidad de las lógicas del secreto y el
ocultamiento a las de la discreción. Ninguno de los movimientos esotéricos
occidentales – esto es, generados en el Occidente geográfco, aunque por cierto
poblados de Orientalismo varios en el sentido de Said (2002), y que otrora
se manifestaran como secretos, poseyendo, precisamente, en el secreto, la
iniciación y la transmisión de una doctrina esotérica y oculta su Fervor, se
mantienen en este lugar.
La dinámica de la discreción hace que el esoterismo occidental se nos
manifeste como habitante y a la vez generador de globalización por medio
de internet, en los anaqueles de librerías, en películas y en una variada
producción de objetos rituales claramente conformado por organizaciones
propositivamente discretas. Esto es, aún secretas en algunos niveles de
conocimiento, pero dispuestas a mostrase en estos espacios globales públicos
y mediáticos en los que antes no eran visibles.
Por lo dicho, es común que la nebulosa mística/esotérica/hermética
se manifeste en el mundo de hoy dispersa en agrupaciones, movimientos,
iglesias, órdenes, logias autodenominadas discretas y ya no más secretas. La
discreción estriba en someras presentaciones públicas, modalidades acotadas
de diFusión y afliación, propagación de parte de la doctrina anteriormente
oculta, de las narrativas históricas y fundacionales, de los linajes, a lo que
podemos sumar críticas a los discursos de corte estigmatizante, presentaciones
por vez primera de rituales templos, reuniones, textos, vestiduras, objetos
litúrgicos, o bien de sus autoridades a espacios más amplios y heterogéneos
que los integrados por los propios seguidores. Con los movimientos cabalistas,
también habitantes y generadores de esta globalización, la situación resulta en
L. N. Guigou – Movimientos cabalistas en el mundo global
439
parte diferente a la expuesta. Si acaso mantienen en común con el resto de las
organizaciones integrantes de la citada nebulosa el hecho de propiciar matrices
de interpretación y cognición de nuestra globalización, inscribiéndose así no
únicamente en el mero habitar de la misma sino también en la gestación de
marcos afectivos, simbólicos, cognitivos y prácticos para comprender, actuar y
situarse en la globalización (la globalización pasa pues a ser parte del discurso
de estos movimientos), la diferencia fundamental se encuentra –al menos
entre las principales corrientes cabalistas hoy presentes– en el hecho de que
éstas continúan asentándose por una parte en matrices culturales y religiosas
judías, al mismo tiempo que las asiste una vocación plenamente universalista
en el sentido de pretender transformar las identidades religiosas, sociales y
culturales (los estilos de estar, habitar y creer en el mundo) a través de la
denominada “sabiduría de la Kabbalah”.
Cabe consignar que la vocación universalista de la Kabbalah no es una
característica novedosa, ni promovida por primera vez por estos noveles
movimientos. Por ejemplo la afamada inFuencia renovadora del cabalista
Isaac Luria (el sagrado Ari) habría colaborado en parte a los fundamentos y
renovación de la cábala cristiana y musulmana (Scholem, 2008). Podríamos
decir en un sentido que esta vocación universalista es propia de la historia de la
Kabbalah, en la medida que se trata de un corpus inFuenciado por cosmologías
varias –entre ellas, su±smo, prácticas yógicas como las enseñadas por Abula±a
(Scholem, 2008, p. 206), neoplatonismo, gnosticismo y variados énfasis
místicos cristianos–, a la vez que ha sabido afectar, sin duda, modalidades de
creencias no inscriptas en el mundo social y cultural judío (ingresan aquí, sin
duda, parte de los esoterismos occidentales).
La Kabbalah y sus historicidades
Desde una mirada histórica, la Kabbalah habría tenido su surgimiento
en el siglo 12 y 17, ya desde el inicio marcada por una forma heterogénea y
plural, de manera que no puede hacerse referencia a un corpus uni±cado y
homogéneo:
“Hacia 1180, aproximadamente, apareció en el sur de Francia –nadie
sabe exactamente cómo ni de quién– el primer escrito de los cabalistas, el libro
Bahir, que es, sin duda, uno de los más asombrosos, por no decir increíbles,
textos de la lectura hebraica de la Edad Media” (Scholem, 2008, p. 98). El
contexto socio-cultural, político y religioso que diera lugar a la emergencia
de la Kabbalah precisamente en la Provenza francesa –más concretamente
en el Languedoc– en el siglo 12 y 13, era particularmente conFictivo,
“[.
..] una región plagada de tensiones culturales y religiosas y uno de los
440
Civitas
, Porto Alegre, v. 14, n. 3, p. 437-449, set.-dez. 2014
centros principales de la cultura medieval” (Scholem, 2001a, p. 31). La
herejía cátara y valdense contra la iglesia católica, los variados movimientos
gnósticos, los pasagianos y un relevante número de grupos y corrientes que se
oponían al catolicismo dominante, más el forecimiento de las comunidades
judías de Languedoc que no habrían sido perseguidas por las cruzadas, habrían
sido el caldo de cultivo en el cual se originaría la Kabbalah:
En Marsella, Lunel, Béziers, Narbona, Perpiñán, Carcasona y
Tolouse, forecía el estudio de la Torá y el Talmud. Narbona, en
particular, podía exhibir una gran tradición de estudios judíos que
abarcan varias generaciones. Incluso antes del surgimiento de la
Kabbalah, desde el siglo XI, los últimos midrashim tuvieron su
origen o fueron corregidos en esta ciudad o localidades vecinas
(Scholem, 2001a, p. 35).
La aparición en el siglo 13 del mítico Sefer-ha-Zohar (el Zohar) en la
discutible Península Ibérica, libro Fundamental de las enseñanzas cabalísticas,
de autoría múltiple, aunque centrado en el autor principal Rabbí Mose Sem
Tov de León, tanto como las renovaciones llevadas a cabo por Isaac Luria
(“el sagrado Ari”) y sus discípulos en la Palestina del siglo 16, en la ciudad de
Safed (Scholem, 2008, p. 71), en la cual ingresarían con mayor vehemencia la
explicación del origen del Mal y la necesaria acción humana para equilibrar
la creación universal, fueron, en la intrincada historia de la Kabbalah, dos
mojones fundamentales que tendrán su repercusión en los movimientos
cabalistas contemporáneos.
De génesis e infuencias heterogéneas, los centros y corrientes cabalistas se
habrían expandido rápidamente entre cristianos y musulmanes –particularmente
en la España anterior a 1492– llegando en el Renacimiento (Bloom, 1999)
a infuenciar diFerentes corrientes místicas-esotéricas. Uno de los trabajos
más importantes que colaboraron a difundir las concepciones cabalísticas,
cristianizarlas, y presentarlas a un público más amplio fue el conocido libro
de Pico de la Mirándola (De la Mirándola, 1486 [1996]) quien publicara
sus
Conclusiones philosophicae, cabalisticae et theologicae
, colaborando a
generar una importante corriente de cabalistas cristianos. Durante el siglo 19 e
inicios del siglo 20, la Kabbalah habría caído en franca decadencia dentro del
judaísmo, como parte de los movimientos secularizadores, principalmente en
Europa Occidental. La salida de multitudes de judíos del judaísmo “de la Edad
Media”, o bien el abandono de la propia religión judía para abrazar el mundo
profano bajo el impacto por la cultura heredada de la ilustración y la voluntad
de integración a colectivos nacionales (Johnson, 2010), habría colaborado a
L. N. Guigou – Movimientos cabalistas en el mundo global
441
que la Kabbalah fuera percibida como parte de un conjunto de trastos propios
de un judaísmo atrasado y en parte, vergonzante.
De cualquier forma, diversas prácticas cabalistas habrían subsistido ya en
el seno más recóndito de la cultura judía, ya bajo otras claves y mezclada con
conjuntos de saberes soterrados que eclosionarían en variados movimientos
esotéricos occidentales, ya bajo el resguardo de linajes de cabalistas que llegan
a la actualidad. Sin embargo, el conjunto de linajes religiosos, el abrevar
de éstos en la tradición y al mismo tiempo en la búsqueda de modifcación
de la misma, ha suFrido de muchas fccionalizaciones, reconstrucciones y
vivifcaciones hasta la actualidad.
Kabbalah, linaje y mitos
Puede entenderse el linaje y su relevancia en términos de legitimación
de la tradición, siendo utilizado entre los movimientos cabalistas para mostrar
que son los herederos de la verdadera tradición –ante eventuales pugnas–
remitiéndose entonces a los linajes directamente individuales de los maestros
de Kabbalah. La demostración de esta herencia estriba en mostrarse lo más fel
a la tradición, esto es, a la fccionalidad de la tradición en la cual la Kabbalah
se constituye a sí misma como “la revelación de Su Divinidad a Sus criaturas
en este mundo” (Bnei Baruch, 2011), al decir del cabalista Baal HaSulam,
padre fundador del linaje que diera lugar al contemporáneo movimiento global
cabalista Bnei Baruch. Esta peculiar manera de postular el linaje y la tradición
supone una lectura singular de la tradición –más inventada que nunca en el
sentido de Hobsbawm y Ragner (2003)– en la cual la Kabbalah ya no nos
remite a su origen histórico en España y ±rancia, sino a Egipto, al proFeta
Abraham y a un linaje que envuelve el desarrollo de la Kabbalah desde una
perspectiva mítica iniciada por la revelación divina a Abraham en Babilonia
llegando hasta la actualidad. Las lecturas de los movimientos globales de la
Kabbalah que poseen su linaje en el marco de la cultura judía, si bien enseñan
y difunden a la Kabbakah fuera del judaísmo, rechazan en sus narrativas
cualquier origen histórico de la Kabbalah como el señalado por Scholem.
También por tanto, cualquier tipo de in²uencia que eventualmente haya podido
tener la Kabbalah, desconociendo por ejemplo la temprana in²uencia del
sufsmo musulmán (Scholem, 2001a, p. 30).
Con todo, entre los anhelos universalistas de los cabalistas otrora, y los
movimientos que tratan de difundir la Kabbalah en este mundo e integrar a
la mayor cantidad de gente posible a sus institutos y grupos de estudio, hay
una diFerencia Fundamental: el tratamiento del secreto y sus derivas. Por una
parte en nuestro universo global tenemos una explosión de la Kabbalah y una
442
Civitas
, Porto Alegre, v. 14, n. 3, p. 437-449, set.-dez. 2014
divulgación extrema (pensemos en la adscripción de la artista pop Madonna a
la misma), que genera enorme resistencia, no únicamente entre varios grupos
e instituciones dedicadas a estos saberes, sino también entre aquellos que
se han dedicado a estudiar la Kabbalah como objeto académico histórico
o bien literario. Así, por ejemplo, Harold Bloom, el polémico defensor del
canon Occidental en el mundo letrado, se reFere a los productos textuales de
esta plural, masiva y múltiple explosión cabalística de la siguiente manera:
“Los manuales populares de la Cábala no son siempre muy exactos en su
contenido, y tienden a estar peligrosamente ansiosos de mezclar la Cábala
casi con cualquier otro entusiasmo actual, desde el suFsmo hasta el hinduismo
(Bloom, 1999, p. 200). El objetivo de Bloom a través de un texto no muy
conocido –un bello texto sobre Gershom Scholem, historiador y estudioso
académico de la Kabbalah–, son los lectores denominados por el autor como
cultos que, como tales, pueden tener acceso al conocimiento de la Kabbalah
por medio de la obra de Scholem. De esta manera, y por esta vía regia, “[.
..] los
lectores cultos no necesitan, sin embargo, atenerse a esos manuales” (Bloom,
1999, p. 200). Desde una perspectiva precisamente canónica, no le interesa a
Harold Bloom la pureza ni el resguardo del secreto, ya que desde su mirada el
mismo no existe, sino traer a escena la manera adecuada de aproximarse a una
tradición (esto es precisamente lo que quiere decir la palabra Kabbalah), desde
una forma académica, erudita y desencantada, y para ello nos orienta hacia el
gran estudioso de esta cosmología, Gershom Scholem. Por su parte, el propio
Scholem, advierte frente al diletantismo que ha rodeado a la Kabbalah que
para su estudio cientíFco e historiográFco resulta de fundamental relevancia
la seriedad del investigador para abordar esta temática:
Particular importancia cobra aquí la responsabilidad del cientíFco,
que ha de poner de maniFesto su orientación crítica tanto al efectuar
estos trabajos de exhumación, como al analizar los resultados.
Porque la fascinación que se desprende de dominios como el de la
Cábala ha enredado en sus mallas a todo tipo de charlatanes y mentes
confusas ya mucho antes de que los historiadores se dedicasen a ella
(Scholem, 2008, p. 3).
Para aquellos que entienden a la Kabbalah como una tradición secreta,
la problemática incluye no únicamente una visión desencantada, histórica y
académica al estilo de Bloom o Scholem, sino también su masiva difusión.
Es así que Kabbalah y globalización parecen al inicio corrientes opuestas y
contradictorias. Daría inclusive la impresión que una y otra poseen naturalezas
contrapuestas. Sin embargo, una de las características de la alta modernidad
L. N. Guigou – Movimientos cabalistas en el mundo global
443
es postular secretos precisamente para revelarlos. Es así que los movimientos
globales de la Kabbalah, tienden a globalizar el secreto, al mismo tiempo
que tratan de dar cuenta de este universo globalizado por medio de claves
cabalísticas. El propio hecho de develar el secreto, de difundirlo, posee como
fuente discursiva explicaciones del “mundo de arriba” y de este “mundo
de abajo” expresado por, precisamente, la globalización. Tal es el caso del
movimiento cabalista Bnei Baruch, el movimiento más pujante y visible de la
actual Kabbalah globalizada.
Bnei Baruch y la globalización de la Kabbalah: entre la
tradición y la alta modernidad
El movimiento cabalista Bnei Baruch –como nos señala su sitio principal
en 25 idiomas– fue fundado en tierras de Israel en el año 1991 por Michael
Laitman “[.
..] después del fallecimiento de su maestro, Rav Baruch Shalom
HaLevi Ashlag (Rabash). El Dr. Laitman nombró a su grupo Bnei Baruch
(hijos de Baruch) para conmemorar la memoria de su mentor” (Bnei Baruch,
2011). Michael Laitman, cabalista de nuestro tiempo y Fgura principal de Bnei
Baruch, posee un linaje demostrable en un sentido histórico, fundamental para
legitimar su Fgura como cabalista, al mismo tiempo que se maniFesta como
un seguidor, a la vez que un transformador de los métodos de enseñanza de la
Kabbalah. ±ue discípulo y Fel secretario del Rav Baruj Shalom HaLevi Ashlag
(El Rabash), que a su vez –y el linaje continúa:
[...] fue el primogénito y sucesor del más grande cabalista del siglo
XX, Rabí Yehuda Leib HaLevi Ashlag, autor del más exhaustivo
y autorizado comentario sobre el Libro del Zohar, llamado Sulam
(Escalera), el primero en revelar el método completo para la
elevación espiritual. Ésta es también la razón del epíteto de Ashlag,
Baal HaSulam (Dueño de la Escalera). Bnei Baruj basa enteramente
su método en el camino pavimentado por esos grandes líderes
espirituales (Bnei Baruch México, 2011).
Cabe señalar que Michael Laitman trasciende en general el mundo de los
cabalistas en varios sentidos. En primer lugar se trata de una Fgura que posee
un pasaje por universidades y academias. En el perFl de su propia página, se
cuenta que es “Fundador y Presidente del Bnei Baruj Kabbalah Education
& Research Institute, institución dedicada a la enseñanza y la difusión de la
sabiduría de la Cabalá. Profesor de Ontología, doctor en Filosofía y Cabalá,
con el grado de Maestría en Biocibernética” (Laitman, 2008a). También en
uno de los sitios web más importantes del movimiento cabalista que él dirige,
se aFrma que “Aunado a su compromiso cientíFco, Rav Laitman ha estado
444
Civitas
, Porto Alegre, v. 14, n. 3, p. 437-449, set.-dez. 2014
profundamente involucrado en la Cabalá desde hace treinta años. Ha publicado
cerca de cuarenta libros, traducidos a más de doce idiomas, así como cientos
de artículos de Cabalá, y unas 10.000 horas de clases audiovisuales” (Bnei
Baruch, 2011).
Por otra parte, Laitman ha trabado relaciones directas con algunos
cientíFcos –William Tiller, ±red Alan Wolf y Jeffrey Satinover– que con
los matices que puedan tener entre ellos, han venido abogando por una
comprensión diferente de la realidad, considerando el rol responsable y
hacedor que los seres humanos potencialmente poseen sobre la misma, desde
una particularísima lectura de la física cuántica. Los citados cientíFcos se
volvieron Fguras rutilantes a partir del estreno del afamado Flm
What the bleep
do we know
?! (2004). Posteriormente, Laitman participó en un Flm intitulado
Ups and downs in San Francisco
(Ari Films, 2008) que es presentado como
Ari ±ilms de la siguiente manera:
Esta película trata sobre el encuentro de dos mundos. Uno representa
la antigua sabiduría de la Cabalá, y el otro, la ciencia moderna en
su lucha por encontrar respuestas a través de la investigación.
El encuentro aborda la necesidad de la humanidad por encontrar
respuestas verdaderas, y donde la Cabalá entra como una ciencia
moderna, recientemente revelada al mundo para este propósito (Ari
Films, 2008).
Laitman aporta a este campo de saber, en la medida que otorga respuestas
al citado trío cientíFco: “En la película, el prominente cabalista Rabí Michael
Laitman, PhD, presenta respuestas. Lo que resulta es un interesante debate
que da lugar a una revolución en el pensamiento de los cientíFcos” (Ari ±ilms,
2008).
Aparte de la participación en esta película y otras, de un sinnúmero
de conferencias y entrevistas en los diferentes medios, del dictado de clases
a través del Canal TV Online, de la enorme cantidad de libros y artículos
publicados, Laitman también es asesor de la Unesco en temas educativos,
participando de debates sobre con²ictos en la educación, tal como denota
la entrevista que la hiciera la CNN de Chile (CNN, 2012), país que viene
enfrentando duros con²ictos sociales por esta temática. El movimiento
Bnej Baruch con sede central en Tel Aviv posee “[.
..] miles de estudiantes
en el mundo entero. En años recientes, el grupo ha crecido en un movimiento
comprometido en proyectos educativos voluntarios, presentando fuentes
genuinas de Cabalá en estilo de lenguajes contemporáneo” (Bnei Baruch,
2011). Bnei Baruch tiene miles de estudiantes de diferentes niveles que
asisten a los cursos regulares de Kabbalah por Internet, con clases interactivas
L. N. Guigou – Movimientos cabalistas en el mundo global
445
grupales en todo el mundo. Asimismo, cuenta con una importante estructura
organizativa presente en una multitud de países –en América Latina ha sido
muy exitoso en México, Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Costa Rica,
Bolivia– que brinda cursos, participa de los congresos internacionales
de Kabbalah y difunde las publicaciones y el mercadeo general de Bnei
Baruch. Siendo un movimiento exitoso, no ha estado librado de críticas ni
de estigmatizaciones, en algunos casos llevadas a cabo por ex integrantes del
mismo, y de cuestionamientos en relación a la enseñanza de la Kabbalah, tanto
por no ser el refejo de las enseñanzas del cabalista Baal HaSulam –Fundador
del linaje de Laitman– como por presentar una visión cuasi monopólica de
la misma.
¿Cómo da cuenta el movimiento Bnei Baruch del secreto, la reserva que
acompañaron a las cabalistas que mencionan como parte de su protohistoria y
la actual difusión extrema de la sabiduría de la Kabbalah? La respuesta es en
extremo interesante y se encuentra plasmada en el libro
La voz de la Cabalá
(Laitman, 2008a) en el que se mani±esta que el divinamente autorizado “desde
lo alto” para revelar el conocimiento cabalístico a las masas fue Baal HaSulam
(Laitman, 2008b). El mismo habría promovido en Israel la difusión pública
de la Kabbalah mediante el humildoso diario gratuito llamado “La Nación”
desde el año 1940 (Bnei Baruch, 2011). Continuando con el espíritu del padre
fundador, Bnei Baruch estaría entonces autorizado a revelar la sabiduría de
la Kabbalah al mundo entero, sin considerar género, clase, etnia, orientación
sexual o nacionalidad. Inclusive –si bien es integrado por muchos judíos–
discursiva (y confictivamente) se aminora la importancia de serlo, tanto como
la relevancia del judaísmo como religión.
Hay con todo –y según Bnei Baruch–, un apuro temporal en difundir la
sabiduría de la Kabbalah: estaríamos viviendo los tiempos del Mesías. No se
trata de un tiempo anterior a la llegada de un mesías de carne y hueso, sino
del tiempo de la tribulaciones, de las crisis en diferentes ámbitos –económico,
familiar, educacional, ecológico, y demás males sociales– que anuncian un
tiempo por venir. El tiempo del Mesías, es el tiempo de la globalización,
de la conectividad. La globalización –en tanto comunicación cada vez
más intensa entre los seres humanos– es una etapa más en la evolución a un
tiempo posterior. La globalización es el tiempo de la comunicación entre los
egos, sin propósito consciente, de la interacción sin alma. Al mismo tiempo,
en la medida que todo es global, Bnei Baruch utiliza la imagen del conocido
“efecto mariposa” para mostrar la interdependencia de unos con otros y los
efectos que generamos unos sobre otros, inclusive estando territorialmente
alejados.
446
Civitas
, Porto Alegre, v. 14, n. 3, p. 437-449, set.-dez. 2014
La globalización sería uno de los sistemas de conectividad, de
intercomunicación, que carece de leyes propias, sino que está ajustado a las
leyes de mundos superiores, de acuerdo a este movimiento. Por lo tanto el
sujeto debe conocer las leyes que mueven a este mundo, para comprender las
leyes que manejan su vida, su sociedad, su entorno. Las leyes son las leyes de
la naturaleza: armonía y equilibrio. En la naturaleza esas leyes se manifestarían
de forma transparente. En los seres humanos esa desarmonía y desequilibrio
provendría de la fragmentación de un alma única que se subdividió en miles
de chispas divinas que viven en los seres humanos. Los seres humanos habrían
perdido en este mundo el contacto con su creador. En la época mítica de la
relación directa entre el ser humano y el creador, el ser humano recibía la
inspiración divina otorgando, esto es, era parte equilibrada de la creación.
A medida que comenzó a aumentar el deseo de recibir únicamente para sí
mismo, independiente del equilibrio del universo y la voluntad el creador, el
ser humano pierde posibilidad de comunicarse con él, pierde la oportunidad
de recibir y por tanto de otorgar.
El humano pasa a ser una unidad dualista con su animal (ego)
guiado por el deseo de recibir y una chispa divina atrapada que está en él
como posibilidad. Por ello, los seres humanos tienen inclinación natural
hacia el mal “Cree en la Torah como una especia, cree en la inclinación
hacia el mal”, porque son guiados por su ego. ¿Qué es el ego? le preguntan
Laitman en su programa de televisión del Canal de Kabbalah: “El ego es
querer perjudicar al otro, aprovecharme del otro” – contesta el cabalista
Laitman (Cabalá Tv, 2009). La única salida posible, ya que el ego es guiado
por el deseo y el deseo por el sufrimiento, es llegar a la máxima tensión
de este deseo: el deseo del creador, de aprender, justamente Kabbalah. Por
eso el estudio de la Kabbalah es el único camino para llegar a volver a
estar armonía con el creador y de allí con el mundo, los otros y la naturaleza.
Habría dos caminos entonces en estos tiempos del Mesías: aprender por
medio del sufrimiento, esto es, continuar viviendo crisis hasta que apren-
damos a salir de nuestro ego, o bien, someternos al conocimiento cabalístico
que solucionará la vida en este mundo, porque conoce las leyes que lo
determinan y que no pertenecen a él. El mundo tal como lo conocemos
sería un mundo de efectos, no de causas. Las causas se encontrarían en
otras esferas espirituales que determinan férreamente el devenir de éste.
Nuestro mundo es el mundo de las ramas, no de las raíces. La urgencia es
tal, que se admiten discípulos que antes no hubieran entrado a los círculos
cabalistas. Es necesario transformar el mundo a través de la sabiduría de la
Kabbalah.
L. N. Guigou – Movimientos cabalistas en el mundo global
447
Los orígenes y el destino de la Kabbalah
Los orígenes de la Kabbalah en las narrativas de Bnei Baruch distan
bastante de la visión histórica de Scholem. Ellos remontan el origen de la
Kabbalah a Abraham, Moisés y un entrecortado linaje que llegaría hasta el
día de hoy (Laitman, 2008b). Por otra parte, el propósito de la Kabbalah es
colaborar al equilibrio. Esto es, todo sale mal porque el hombre recibe mal
y otorga peor. La tradición cabalística Luriana estaría presente en el sentido
que el desequilibrio del hombre y su eventual ajuste fue parte del proceso de
la creación. Entonces todos volveríamos a hacer un alma única. El hombre
debe terminar la tarea que le fue asignada y que desconoce. Cada generación
tiene su manera de aprender Kabbalah. Hay veces que el método no coincide
con las almas que bajan al mundo (transmigración de las almas). La suerte de
esta etapa es que hay una nueva generación y un nuevo método, siguiendo el
destino que ya está escrito.
El hecho que dentro de la cosmología cabalística el ser humano tenga
una función fundamental en el equilibro del Universo, aproxima (y en mucho)
al movimiento Bnei Baruch a las corrientes autopoiéticas. El ser humano debe
descubrir las causas que determinan su trayecto (que no son de este mundo) para
comprender el rol que desempeña en la naturaleza y el equilibro de lo creado.
Y siendo antropocentrismo mediante, el ser humano debe llegar a una plena
comunicación con la Divinidad, de manera que toda la creación se regenere,
esto es, se extirpe el Mal, el desequilibrio de la creación. La humanidad toda,
entonces, se vuelve un polo fundamental del equilibrio universal y única
posibilidad de mejorarlo y llevarlo a la armonía. Esta concepción de un sujeto
activo en la gestión del Universo todo, ha tenido particular impacto entre los
seguidores del movimiento Bnei Baruch.
Presencia, no presencia y sujeto productor
En el mundo virtual, de la no presencia de lo real, la enseñanza de la
Kabbalah debería ser un problema. Todo lo contrario, ya que lo que veo no
es real, es una envoltura, por lo tanto estudiar por internet e interactuar es tan
real como hacerlo físicamente.
El mundo físico, el mundo de la percepción, no es un mundo verdadero,
sino limitado por los sentidos. Por lo tanto el dictado de cursos por internet,
la utilización de todos los medios virtuales de interacción virtual que incluyan
la difusión, el aprendizaje y la enseñanza de la Kabbalah son parte de las
condiciones contemporáneas para transmitir la Kabbalah. La Kabbalah de la
globalización no únicamente debe comprender a esta última como parte de un
448
Civitas
, Porto Alegre, v. 14, n. 3, p. 437-449, set.-dez. 2014
proceso evolutivo material y espiritual que interconecta a los seres humanos.
También las herramientas interactivas que otorga esta globalización, son parte
del designio para que la Kabbalah tenga un lugar principal y relevante en este
mundo.
Conclusiones
Los movimientos como Bnei Baruch atraen una imagen en que tratan de
volver al sujeto como parte fundamental del equilibrio universal. Su incidencia
en el “teatro de este mundo” es entenderlo como un sistema intercomunicado
que obedece a reglas que le resultan ajenas. El ser humano debe conocer las
reglas que lo gobierna y gobiernan al Universo y a la Naturaleza para llegar
al equilibrio. Dado que el equilibro defnitivo de la creación depende de él, es
fundamental que despierte a la Kabbalah. De esta forma, por una parte se llama
a la responsabilidad individual, por otra, a los aglutinamientos.
Como movimiento transformador de creencias, no absorbe las singu-
laridades identitarias para mantenerlas en su lugar, sino trata de convertirlas
a los propósitos que persiguen. Se trata de un movimiento plenamente
sustitutorio, en lo que no conviven adscripciones o cosmologías contrapuestas.
Por otra parte, en el monopolio de la enseñanza de la Kabbalah, en la urgencia
temporal por develar el secreto, muestran que la discreción (o la ausencia de
ella), depende de fuerzas de lo alto. Como movimiento transformador y dador
de sentido en nuestra alta modernidad, el movimiento cabalista Bnei Baruch
se presenta públicamente como develador de las determinantes de la vida
humana, y al mismo tiempo, le brinda a sus seguidores la certeza de ser parte
activa en la mejora de la sociedad, la naturaleza y el Universo en general,
perspectiva sin duda Fascinante, en una época en la cual la autopoiesis, y la
preeminencia de los sujetos y sus acciones, se vuelve un lugar común en las
más diversas cosmologías sociales.
Referencias
ARI Films.
UPS and downs in San Francisco
.
Produção de Ari ±ilms. Tel Aviv: 2008.
BNEI BARUCH.
¿Qué es Bnei Baruch?
2011 <
www.cabalacentroestudios.com/bnei-
baruch
> (12 diz. 2013).
BNEI BARUCH MÉXICO.
Cabalá auténtica
: la ciencia que cambiará tu vida. 2011.
<
> (4 out. 2013).
BLOOM, Harold.
Scholem. In: Esther Cohen (Org.).
Cábala y desconstrucción
.
Barcelona: Azul-Unam, 1999. p. 200-214.
CABALÁ TV.
¿Qué es el ego que tengo que deshacerme de él?
2009 <
www.youtube.
com/watch?v=hE4m65m5Jnc
> (10 diz. 2013).
L. N. Guigou – Movimientos cabalistas en el mundo global
449
CNN Chile.
Entrevista al Dr. Laitman
, 1 maio 2012 <
www.cnnchile.com/
nacional/2012/05/01/conozca-el-innovador-modelo-educativo-del-academico-
michael--laitman/
> (4 jan. 2013).
DE LA MIRÁNDOLA, Pico.
Conclusiones mágicas y cabalísticas
. 2. ed. Barcelona:
Ediciones Obelisco, [1986] 1996.
GUIGOU, L. Nicolás. La institucionalización del pensamiento de Gilles Deleuze en
el campo de las ciencias de la comunicación, la antropología social y las ciencias
sociales. Deriva de las artes de domesticar un pensamiento. In: L. Nicolás Guigou; E.
Alvarez (Orgs.).
Abordajes hacia una etnografía de la comunicación contemporánea.
Montevideo: Editorial EP-Universidad de la República, 2013. p.11-24.
HOBSBAWN, Eric; RANGER, Terence.
The invention of tradition
. 9. ed. Cambridge:
Cambridge University Press, 2003.
JOHNSON, Paul.
La historia de los judíos.
2. ed. Barcelona: Editorial Zeta, 2010.
LAITMAN, Michael.
La voz de la Cabalá
. Brooklyn: Editorial Laitman Kabbalah
Publisher, 2008a.
LAITMAN, Michael.
Blog personal de Michael Laitman
. 2008b <
http://laitman.es/
>
(4 jan. 2014).
SAID, Edward W.
Orientalismo
. 4. ed. Barcelona: Editorial Debate, 2002.
SCHOLEM, Gershom.
Los orígenes de la cábala
Tomo I
. 3. ed.
Buenos Aires:
Paidós, 2001a.
SCHOLEM, Gershom.
Los orígenes de la cábala
Tomo II.
Buenos Aires: Paidós,
2001b.
SCHOLEM, Gershom.
La cábala y su simbolismo.
14 ed. México D. F.: Siglo XXI,
2008.
What the bleep do we know
?
Direção de William Arntz, Besty Chasse e Mark Vicente.
Distribuye:
Roadside Attractions. San Francisco, 2004.
Autor correspondente:
Lelio Nicolás Guigou Mardero
Juan Carlos Gómez 1388 – apto. 902
Ciudad Vieja
11000 – Montevideo, Uruguai
Recebido em: 6 fev. 2014
Aprovado em: 26 jun. 2014
logo_pie_uaemex.mx