Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
645
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e
l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
*
I d e o l o g i c a l o r i e n t a t i o n s o f c i t i z e n s i n E u r o p e
Gema Sánchez Medero
**
Rubén Sánchez Medero
***
Recibido: 30/07/09
Aprobado evaluador interno: 30/09/09
Aprobado evaluador externo: 03/09/09
* Artículo de investigación científca que presenta resultados sobre las tendencias ideológicas de
los europeos.
** Doctora en Ciencias Políticas, Universidad Complutense de Madrid. ProFesora titular interina en
la misma universidad. Correo electrónico: gsmedero@cps.ucm.es
*** Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, Universidad Complutense de Madrid.
Doctorando del Departamento de Ciencia Política y de la Administración. ProFesor ayudante, Uni-
versidad Carlos III de Madrid. Coordinador del Magíster de Gestión Pública del Centro Superior de
Estudios de Gestión de la Universidad Complutense de Madrid.
Correo electrónico: rsmedero@polsoc.uc3m.es
Resumen
En este artículo hemos analizado las orienta-
ciones ideológicas de los ciudadanos europeos
en virtud de la escala izquierda-derecha. El
objetivo era averiguar si existe un patrón de
comportamiento político que pueda emplearse
para defnir las tendencias ideológicas de los
europeos. Esto es, si hay un modelo que explique
el comportamiento político de los ciudadanos y si
éste puede ser aplicado para el estudio de cual-
quier país. Además, gracias a esta investigación
podremos determinar cuáles son las tendencias
ideológicas existentes en cada uno de los países
europeos seleccionados y qué variables determi-
nan las mismas y por qué.
Abstract
This article has analyzed the ideological orien-
tations of European citizens under the left-right
scale. The objective was to determine whether a
pattern of political behavior that can be used to
defne the ideological tendencies oF Europeans.
That is, iF there is a model to explain the political
behavior of citizens and if this can be applied to
the study of any country. Additionally, through
this research can identify the trends of thought
in each of the selected European countries and
variables that determine them and why.
Papo 14-2.indb
645
09/12/2009
10:27:40 p.m.
646
Gonzalo Álvarez-Fuentes, Cristian Ovando-Santana
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Palabras clave
Ubicación ideológica, escala ideológica, actitu-
des, izquierda, derecha, ciudadanos y Europa.
Palabras clave descriptor
Ideologías políticas, Europa, actitudes políticas,
Europa, política y gobierno.
Key word author
Political ideologies, Europa, Political Attitudes,
Europa, Politics and Government.
Key word plus
Location Ideological, Ideological Scale, Attitu-
des, Left, Right, Citizens and Europe.
Papo 14-2.indb
646
09/12/2009
10:27:40 p.m.
647
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Introducción
Existen diferentes teorías sobre la composición y la naturaleza del esquema izquierda-
derecha, aunque a grandes rasgos éstas podrían quedar divididas en dos grandes bloques:
1) el relacionado con las aproximaciones sociológicas y psico-social, pero en especial
con la
teoría de los cleavages
, donde la escala izquierda-derecha es percibida como la
manifestación de la ubicación del individuo en el entramado social y de los valores, las
orientaciones y las identidades políticas de las personas, expresadas en términos ideoló
-
gicos (Inglehart, 1977 y 1979; Klingemann, 1979; Van Deth y Geurts, 1989; Huber, 1989,
Kitschelt y Hellemans, 1990; Knutsen, 1995, 1997 y 1998); y 2) otro más cercano a la
teoría de la elección racional y los llamados modelos “especiales de voto”, donde el espacio
deFnido por la dimensión izquierda-derecha representa las preferencias individuales de
los electores con respecto a un conjunto de problemas públicos de distinta naturaleza
que afectan a la comunidad política (Downs, 1957), la comparación de estas preferen-
cias con las de los candidatos y la intensidad de las mismas (Rabinowitz y MacDonald,
1989; Listhaugh, MacDonald y Rabinowitz, 1994). Pero este esquema izquierda-derecha
también contiene, además del elemento partidista que suele asimilarse a las lealtades
partidistas ya establecidas (Inglehart, 1979, p. 353), un elemento ideológico asociado
a las orientaciones sobre valores y a las posiciones con respecto a los
issues
(Inglehart,
1979; Klingemann, 1979), aunque algunos estudios consideran que estas últimas son
el instrumento principal que in±uye y conFere estructura a la auto-ubicación sobre la
escala (Sani y Sartori, 1983; y Huber, 1989).
Sin embargo, a pesar de las numerosas contribuciones que hablan del eje izquierda-
derecha, tan sólo un grupo de investigaciones se han centrado en el análisis de la natura-
leza y las características de estas ubicaciones, y han intentado identiFcar los elementos
que explican y a través de los que se producen estos posicionamientos sobre la escala
ideológica. De ahí que este artículo pretenda situarse en esta línea de investigación, por
tanto, es normal que entre nuestros objetivos se encuentre el averiguar la conFguración
que adoptan los componentes de las ubicaciones sobre la escala izquierda-derecha en
algunos países europeos, aunque también nos centremos en analizar otros factores
como son la capacidad de la ubicación de los electores y la distribución de sus orienta-
ciones ideológicas. Asimismo, y dado que entre los países que hemos seleccionado se
encuentran algunos países del centro y del este Europa que formaron parte del antiguo
bloque socialista, añadiremos un valor más a nuestro estudio al averiguar el papel que
desempeña el eje izquierda-derecha en la articulación de las actitudes políticas de los
electores y en la estructuración de la competición partidista de estos países.
Los componentes de las ubicaciones ideológicas
Algunas de las investigaciones sobre el posicionamiento ideológico de los electores
sobre la escala izquierda-derecha aparecen vinculadas, como hemos mencionado
Papo 14-2.indb
647
09/12/2009
10:27:40 p.m.
648
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
anteriormente, a la
teoría de los cleavages
, teoría que percibe las ubicaciones ideoló-
gicas sobre la base de la expresión de los valores, las orientaciones y las preferencias e
identidades políticas de los individuos que derivan de la conFguración que adoptan los
sistemas de
cleavages
en cada país (Klingemann, 1972 y 1979; Inglehart 1977 y 1979;
Kitschelt y Hellemans, 1990; Knutsen, 1995). Es más, Knutsen (1995) considera que las
orientaciones que articulan el contenido de las ubicaciones son: las orientaciones hacia
los valores religiosos/seculares, y que se relacionan con el
cleavage
religioso; las orien-
taciones que se desprenden de la oposición entre el capital y el trabajo, y que se asocian
con el
cleavage
de clase; y las actitudes con respecto a la contradicción entre valores
materialistas/post-materialistas, y que corresponden con el
cleavage
de ese mismo
nombre.
1
En el fondo la idea que subyace es que los individuos se sitúan en aquel punto
de la escala que piensan que mejor se corresponde con sus preferencias ideológicas o en
aquel que creen que ocupan sus partidos preferidos, o incluso en ambas cosas a la vez.
Así, habría que decir que según esta perspectiva los votantes utilizan la dimensión
izquierda-derecha con el propósito de simpliFcar la información con respecto a las
posiciones de partidos y candidatos y sus propias preferencias. Por tanto, el eje izquier-
da-derecha ayuda a los votantes a tomar decisiones de voto a partir de la cercanía o la
distancia que creen tener con los candidatos o partidos. Dicha dimensión permite a los
votantes minimizar sus costos de información (Down, 1957), y a los partidos reconocer
a su electorado potencial e identiFcar a otros candidatos o partidos que se encuentran
más cercanos o alejados de sus posturas. Pero lo cierto es que no en todos los sistemas
de partidos se comportan de la misma manera tanto la izquierda como la derecha.
Estas diferencias pueden llegar a ser sustantivas en función de la historia política del
país, los patrones de formación del sistema de partidos, la presencia de otros
cleavages
sustanciales que crucen la dinámica política y que sean más fuertes con respecto al po-
sicionamiento de los ciudadanos o partidos, o de los propios modelos de representación
y relación elector-representante. Además, como sugieren Bartolini y Mair (1990), no
siempre todos los
cleavages
o líneas de división tienen la misma densidad ni consis-
tencia, ya que es una peculiar combinación de ellas la que actúa en la estructuración de
la competencia partidista.
Sin embargo, y a pesar de todo lo expuesto, tampoco se ha logrado llegar a un acuerdo
en contribuciones posteriores sobre cuál de los componentes es el más importante a la
hora de estructurar las actitudes políticas y orientar el voto. Así, por ejemplo, Inglehart
y Klingemann deFenden claramente el componente partidista, mientras que Knutsen
(1997, p. 216) indica que el peso del componente ideológico aumenta en las sociedades
1
En esta misma línea también se han situado Kitschelt y Hellemans (1990) y Fuchs y Klingemann
(1990).
Papo 14-2.indb
648
09/12/2009
10:27:40 p.m.
649
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
avanzadas y donde existen sistemas de partidos fragmentados; Sani y Sartori (1983,
p. 314) y Huber (1989, p. 617), a su vez, señalan que las actitudes sobre los
issues
son
el primer elemento en los posicionamientos sobre el continuo. Por otra parte, André
Freire (2005) subraya la importancia de un nuevo elemento, el componente social,
con el cual los posicionamientos en la escala se producen a partir del lugar que ocupan
los electores en el sistema de
cleavages
de referencia en función de las bases sociales
subjetivas o actitudinales de la ideología.
Izquierda
versus
Derecha
El signiFcado y la vigencia de los términos izquierda y derecha han sido objeto de
numerosos debates que se han centrado primordialmente en la pertinencia de seguir
utilizando ambos términos para distinguir política y sociológicamente dos formas de
pensar, sentir y actuar de las personas. Es más, existe una idea clásica que sostiene que
los votantes eligen un partido o candidato basándose en sus preferencias ideológicas
o programáticas, y para ello los electores suelen utilizar la dimensión izquierda-derecha
con el propósito de simpliFcar la información con respecto a las posiciones de partidos y
candidatos. Por tanto, el eje izquierda-derecha ayuda a los votantes a tomar decisiones
de voto a partir de la cercanía o distancia que creen tener con los candidatos o partidos.
Dicha dimensión permite a los votantes minimizar sus costos de información (Downs,
1957) y, a los partidos, reconocer a su electorado potencial, identiFcar a otros candida
-
tos o partidos que se encuentran más cercanos a sus posturas, o diferenciarse de ellos
(Freidenberg, 2006, p. 241). De esta manera, se puede decir que los términos izquierda
y derecha son atajos cognitivos que permiten a las personas resumir información sobre
las cosas sin esfuerzo adicional (D´Adamo y García Beaudoux, 1999), aun cuando esa
información pudiera variar por las circunstancias o por el paso del tiempo. Además, el
eje izquierda-derecha sirve para medir la polarización de un sistema de partidos y como
predictora de comportamientos.
La cuestión está en que muchos de los indicadores clásicos que permitían dar con-
tenido concreto a ambos conceptos se han desdibujado, o incluso han desaparecido,
2
y
todo parece apuntar a que ambos términos carecen de un signiFcado preciso. O por lo
menos, una buena parte de los cientíFcos sociales y de los Flósofos políticos así lo aFrman.
Unos, porque consideran la dicotomía conceptualmente periclitada como consecuencia
del declive o desaparición de las ideologías y de la difuminación de las fracturas de clase
(Bell, 1964; Fernández de la Mora, 1965; Marcuse, 1968; Fukuyama, 1992), y en todo
caso obsoleta en lo que se reFere a formas de gobierno (Revel, 2000; Bueno, 2003);
2
El concepto de izquierda se ha asociado a ideas como libertad, democracia, solidaridad, laicismo,
etc; el de derecha, a seguridad, jerarquía, propiedad privada, religión, etc.
Papo 14-2.indb
649
09/12/2009
10:27:40 p.m.
650
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
otros, porque aun concediéndole cierto valor descriptivo, la consideran insufciente para
dar cuenta de los poliédricos conFictos sociales contemporáneos (Giddens, 1996, 1999;
To±Fer, 1990, 1995); algunos, incluso, atribuyen a quienes pretenden que la diada siga
vigente un intencionado afán de ocultamiento de los verdaderos problemas de la gente
(Tenzer, 1992, pp. 232-248). Por contra, otros piensan que si bien ambos conceptos
han perdido buena parte de su ±unción clasifcatoria, no obstante siguen siendo útiles
para discernir distintas maneras de pensar y actuar de las personas y de los gobiernos,
a pesar de que los elementos diferenciadores se han limitado mucho circunscribiéndo-
se esencialmente a la cuestión de la igualdad/desigualdad (Bobbio, 1995) y, en menor
medida, a algunos asuntos relacionados con la moral y la ética (Sartori, 1988, 1996;
Cohn-Bendit, 2000), aunque también hay quiénes les siguen concediendo las mismas
propiedades diferenciadoras que siempre tuvieron (Saénz, 1997; Haro, 2001).
Pero además de estas consideraciones teóricas hay que tener en cuenta las inves-
tigaciones empíricas que se han realizado. En este sentido habría que decir que es
fácilmente constatable la considerable abundancia de estudios recientes en los que
se trabaja sobre estos conceptos (Grendstad, 2003), mientras que los politólogos y los
sociólogos continúan utilizándolos en muchas encuestas y en estudios de diverso tipo,
pidiéndole a sus encuestados que se sitúen en el eje izquierda-derecha. Así, parece que
aunque los conceptos de izquierda y derecha han perdido capacidad discriminante y
presentan una considerable imprecisión política, de todos modos siguen siendo usa-
dos para diferenciar ciertos aspectos de las personas en sus investigaciones, y otros
simplemente para entenderse en la vida cotidiana; de ahí el que nos hayamos decantado
por esta escala para averiguar cuáles son las orientaciones ideológicas de los ciudadanos
de los países europeos.
La autoubicación ideológica en la escala ideológica
La autoubicación ideológica en la escala izquierda-derecha es quizá, como hemos
mencionado, una de las variables más utilizadas para sintetizar, con un solo indicador,
la orientación ideológica de un individuo. Habitualmente se emplean distintas escalas
en las que el valor menor suele coincidir con la extrema izquierda, mientras que en el
extremo superior de la escala se sitúa la extrema derecha. Variable ésta que no se obtiene
a través de una escala de autoubicación, sino más bien mediante distintas preguntas que
después se recodifcan según la orientación ideológica del partido señalado.
3
Para ello
3
La pregunta más frecuente es aquella en la que se pide a los entrevistados que se ubiquen en
algún punto de una escala, donde el 0 o el 1 representan posiciones más a la izquierda y el 10
la más a la derecha. La pregunta que se realiza es: ¿Son capaces los ciudadanos de los países
considerados de emplazarse en la escala en una proporción parecida, o existen diferencias
importantes al respecto?
Papo 14-2.indb
650
09/12/2009
10:27:40 p.m.
651
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
normalmente se emplean tres escalas, que habitualmente son usadas en la medida de las
actitudes políticas (Cantril y Free, 1962; Castles y Mair, 1984; Robinson et al., 1999): un
gradiente de autoposicionamiento de diez grados, 1-10, siendo el 1 extrema izquierda
y el 10 extrema derecha; otra escala de autodefnición ideológica, de tipo nominal, con las
categorías conservador-liberal-progresista; y fnalmente, otra, también de tipo nominal,
con las categorías correspondientes a los distintos partidos políticos, para recoger el
recuerdo de voto en las últimas elecciones en las que se ha participado. En todo caso, en
nuestra estudio hemos considerado un perfl escalar de izquierdas a aquellos individuos
que se autoubican en los tramos más próximos al 1 y manifesten su posicionamiento
ante determinadas cuestiones; por el contrario, aquellos que presenten un perfl escalar
“de derechas” oFrecerán autoubicaciones en los tramos más próximos al 10.
En cuanto a la medición de las actitudes de izquierda y derecha, nuestra escala estará
basada en el modelo que ideó Thurstone (1979) para calcular estos aspectos. Las pregun-
tas que se han hecho han tomado como referencia los siguientes temas: la movilización
cognitiva, la clase social, la condición religiosa, la disposición a participar en sindicatos,
partidos y ONG, y la implicación ideológica y partidista. En cualquier caso, para realizar
ambos análisis hemos empleado la Encuesta Social Europea, que es un estudio bianual
fnanciado por la European Science ±oundation y por la Comisión Europea. El objetivo
de esta encuesta era el estudio comparado y longitudinal de las actitudes y conductas de
los ciudadanos europeos en el ámbito económico, político y social. Para ello, se realiza a
muestras de entre 1.500 y 2.500 individuos representativas de la población nacional
de cada uno de los países que han sido objeto de estudio.
4
Y para nuestro análisis,
a pesar de existir ya tres muestras, hemos tomado como reFerencia los datos que nos
proporciona la primera edición, la que comprende el estudio de los años, 2002-2003.
Las orientaciones ideológicas de los ciudadanos europeos
Ahora vamos examinar la distribución de las orientaciones ideológicas de los ciudadanos
europeos en la escala defnida por la división izquierda-derecha. Las preguntas que nos
hemos hecho para realizar este análisis han sido: ¿En qué punto del eje izquierda-derecha
se sitúan mayoritariamente los ciudadanos europeos?, ¿se puede distinguir distintos
conjuntos de países en Función de las tendencias ideológicas?, y ¿existe alguna pauta
de comportamiento que pueda servir de modelo?
4
En España, por ejemplo, se han realizado 1.287 entrevistas a personas mayores de 15 años
residentes en el país.
Papo 14-2.indb
651
09/12/2009
10:27:41 p.m.
652
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Cuadro 1.
Media
Desviación típica
Grecia
5,69
2,16
Finlandia
5,62
2,02
Dinamarca
5,54
1,99
Rep. Checa
5,45
2,38
Irlanda
5,39
1,90
Noruega
5,33
2,01
Holanda
5,32
2,05
Reino Unido
5,18
1,74
Polonia
5,11
2,39
Portugal
5,08
2,23
Hungría
4,95
2,39
Luxemburgo
4,92
2,15
Suecia
4,88
2,39
Suiza
4,87
1,87
Italia
4,84
2,34
Bélgica
4,83
2,05
Francia
4,72
2,46
Eslovenia
4,70
2,16
Alemania
4,69
1,84
Austria
4,65
1,85
España
4,41
2,04
Todos los países
5,05
2,13
Fuente: Encuesta Social Europea (2002).
Para poder contestar a estas preguntas hemos elaborado el siguiente cuadro, donde
se muestran las puntaciones medias de cada uno de los países que hemos seleccionado,
y para ello hemos tomado en consideración una escala de 0 a 10, donde el 0 representa
la posición de izquierda más extrema y el 10 la derecha-extrema. En general, se puede
decir, que se tratan de puntuaciones moderadas que se mueven entre la puntuación
máxima de Grecia, de 5´69, y la puntuación mínima de España que es de 4´41, siendo
la media 5´05. Así, según los datos aportados por la tabla 1 los países que se ubican por
encima de la media son: Grecia, Finlandia, República Checa, Irlanda, Noruega, Holanda,
Reino Unido, Polonia y Portugal. Por tanto, dentro de lista hay países mediterráneos
(Grecia y Portugal), centroeuropeos (Polonia, República Checa, y Holanda), escan-
dinavos (Finlandia, y Noruega) y británicos (Reino Unido e Irlanda), es decir, países
con diferentes sistemas políticos y con distintas características; por tanto, no se puede
establecer ningún patrón de comportamiento político.
Otro dato importante es analizar el posicionamiento de los antiguos países del Este.
En este sentido habría que mencionar que sólo Polonia y la República Checa se sitúan
en el centro con cierta tendencia a desplazarse hacia la derecha, mientras que Hungría
Papo 14-2.indb
652
09/12/2009
10:27:41 p.m.
653
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
y Eslovenia tienen una pequeñísima desviación hacia la izquierda. Parece que su pasado
comunista infuye más en el desplazamiento de estos países hacia el centro-derecha que
hacia posiciones de izquierda. En lo que no cabe duda es que estos países se han adap-
tado rápidamente a las pautas de comportamiento político de sus vecinos europeos. En
cualquier caso, lo que sí podemos concluir es que los ciudadanos europeos se posicionan
en el centro de la escala ideológica, ya que la media es de 5´05, y casi el mismo número
de ellos tienden hacia el centro-izquierda como al centro-derecha. No podemos
hablar de una Europa dominada por orientaciones de izquierda o de derecha, porque
ambas tendencias están representadas en un número parecido.
Asimismo, en el cuadro 1 también Fguran las desviaciones típicas que nos señalan
el grado de dispersión de las ubicaciones con respecto a las medias, y por tanto nos
sirven para conocer la polarización ideológica de los electores. Según los datos que
nos facilita este cuadro podremos concluir que Francia (2,46) y Reino Unido (1,74)
son los países con mayor y menor polarización, respectivamente, mientras que el nivel
medio de polarización es 2,13. Los países que superan esta media son: Grecia (2,16),
República Checa (2,38), Polonia (2,39), Portugal (2,23), Hungría (2,39), Luxemburgo
(2,15), Suecia (2,39), Italia (2,34), y Eslovenia (2,16). Los demás se encuentran por debajo
de esta cifra. Por tanto, todos estos países se desvían de las puntuaciones obtenidas de
su valor medio, pero como sus puntuaciones se agrupan estrechamente en torno a la
media, la desviación es relativamente pequeña, como se puede apreciar.
En deFnitiva, se puede concluir que el rasgo principal de este cuadro es que en
todas las distribuciones su moda siempre recae en el centro, conFrmando su mode
-
ración ideológica. Pero a parte de esto, habría que mencionar, que los países pueden
dividirse entre aquellos en los que dominan las posiciones de izquierda, aquellos en los
que predominan las posiciones de derecha, y en los que ambas posiciones se mantienen
en cierto equilibrio equidistante. Entre los primeros se encuentran Alemania, Austria,
Bélgica, Eslovenia, España, ±rancia e Italia. Entre los segundos Fguran Dinamarca,
Finlandia, Grecia, Holanda, Irlanda, Noruega, la República Checa y Reino Unido. Y entre
los últimos están Hungría, Luxemburgo, Polonia, Portugal, Suecia y Suiza. Pero a pesar
de esto, las orientaciones ideológicas de los europeos sobre la escala izquierda-derecha
se caracterizan por su moderación y centrismo.
La ubicación ideológica en la escala ideológica según la edad de los
ciudadanos europeos
La edad de los entrevistados también puede condicionar el posicionamiento en la escala
izquierda-derecha, o incluso su no-ubicación. Así, el análisis de la relación entre la edad
y la ubicación ideológica arroja algunos elementos interesantes. Se parte de la base que
el ciclo vital sugiere que a medida que se va madurando la integración social y política
Papo 14-2.indb
653
09/12/2009
10:27:41 p.m.
654
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
es mayor, y los valores se orientan hacia posturas más conservadoras. Este es el caso
de Alemania, España, Gran Bretaña y Suiza. Países en los que conforme se avanza en
categorías de edad, la autoubicación ideológica media se va desplazando hacia la derecha.
La situación es exactamente la opuesta en el caso de la República Checa, ya que es muy
posible que el elemento crucial sea la pertenencia a una nueva generación, ya que son
los más jóvenes los que tiende a desplazarse hacia la derecha.
En cambio, en Francia, Noruega y Suecia predominan los jóvenes con tendencias
de izquierda, pero en vez de decrecer con la edad, éstas aumentan, mientras que las de
derecha descienden. En Hungría la ubicación en el centro es mayor que en cualquier
otro país; su pasado comunista puede infuir en este hecho. La sorpresa salta en Irlan
-
da, país ultracatólico, y
a priori
de mayoría conservadora, donde los porcentajes que
presentan éstos entre rango de edad de los menores de 18 es de 0, y entre los adultos de
tan sólo 1,2%; la mayoría de los encuestados han optado por el NS/NC. En Polonia, los
ciudadanos se ubican principalmente en la derecha, y esta tendencia tiende a aumentar
a medida que se avanza en la orquídea de edad. Y en España, Gran Bretaña, Alemania y
Suiza los jóvenes se sitúan más a la izquierda que los mayores de 30 años.
En deFnitiva, según los datos aportados por el cuadro 2, los jóvenes europeos se si
-
túan mayoritariamente en la izquierda, ya que de los once países estudiados, en siete las
opciones de izquierdas vencen a la derecha en la franja de edad de menores de 18 años.
5
En cambio, entre los mayores de 30 años la derecha avanza posiciones hasta alcanzar
casi un empate técnico, ya que de los once países, en cinco es predominante la derecha
y en seis la izquierda.
6
En cualquier caso, la tendencia ideológica de los ciudadanos de
estos países es centrista, con una pequeña tendencia hacia la izquierda.
Cuadro 2.
18-30 años
+ 30 años
% total
% válido
% total
% válido
Alemania
Izquierda
35,8
59,7
34
50,9
Centro
4,1
6,8
6,9
10,4
Derecha
20,1
33,5
25,8
38,7
NS/NC
40
33,3
Total
100
100
100
100
España
Izquierda
37,7
47,4
33,2
44,4
Centro
30,9
38,7
28,6
38,2
Derecha
11,1
13,9
13
17,3
NS/NC
20,3
25,2
Total
100
100
100
100
5
Alemania, España, Francia, Gran Bretaña, Noruega, Suecia y Suiza.
6
Alemania, España, Francia, Gran Bretaña, Noruega, y Suecia.
Papo 14-2.indb
654
09/12/2009
10:27:41 p.m.
655
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
18-30 años
+ 30 años
% total
% válido
% total
% válido
Francia
Izquierda
32,5
52
37,3
54,7
Centro
30,9
38,7
28,6
38,2
Derecha
11,1
13,9
13
17,3
NS/NC
20,3
25,2
Total
100
100
100
100
Gran Bretaña
Izquierda
44,2
56,3
41,9
50,2
Centro
10,9
13,9
11,9
14,2
Derecha
23,5
29,9
29,7
35,6
NS/NC
21,4
16,6
Total
100
100
100
100
Hungría
Izquierda
17,6
23,6
26,4
36,5
Centro
46,8
63
38,6
53,4
Derecha
9,9
13,3
7,3
10,1
NS/NC
25,7
27,7
Total
100
100
100
100
Irlanda
Izquierda
1,8
8,8
2,3
5,4
Centro
19
91,2
40,1
92
Derecha
0
0
1,2
2,7
NS/NC
79,2
56,4
Total
100
100
100
100
Noruega
Izquierda
25,1
43,4
29,9
45,4
Centro
10,1
17,3
15,9
24,1
Derecha
22,8
39,3
20,1
30,5
NS/NC
42
34,2
Total
100
100
100
100
Polonia
Izquierda
21,6
34,9
32
44,1
Centro
14,8
23,9
8,5
11,7
Derecha
25,6
41,2
32
44,2
NS/NC
38
27,5
Total
100
100
100
100
Rep. Checa
Izquierda
19,9
31
29,3
43
Centro
4,5
7,1
8,6
12,6
Derecha
39,8
61,9
30,2
44,3
NS/NC
35,8
31,8
Total
100
100
100
100
Suecia
Izquierda
26,9
45,1
38,6
56,9
Centro
15,5
25,9
10,5
15,5
Derecha
17,3
29
18,7
27,6
NS/NC
40,2
32,2
Total
100
100
100
100
Suiza
Izquierda
19,6
60,7
17
40,5
Centro
4,3
13,3
7,4
17,7
Derecha
8,4
26
17,5
41,8
NS/NC
67,7
58,1
Total
100
100
100
100
Fuente: Encuesta Social Europea
Papo 14-2.indb
655
09/12/2009
10:27:42 p.m.
656
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
La no ubicación de los ciudadanos en la escala ideológica
El porcentaje medio de no-posicionamiento es de 12,6. Por debajo de esta media se sitúan
la mayoría de las democracias europeas más antiguas, y por encima se encuentran las
democracias del sur de Europa y los países del Este, si exceptuamos Austria (13,9%),
Bélgica (14%), Irlanda (17,6%) y Luxemburgo (23,5%). Precisamente, resulta paradójico
que sean las democracias jóvenes las que presenten el nivel más alto de no-ubicación.
En el caso de los países del Este podría ser hasta normal, ya que la represión a la que se
habían visto sometidos los ciudadanos durante el periodo comunista puede llevarles
a no revelar su tendencia ideológica. La socialización del miedo puede estar presente en
la mente de una gran parte de la población de estos países, cosa que sería poca extraña
cuando muchos de ellos no han conocido un sistema democrático hasta hace unos años.
El alto porcentaje de no-ubicados de Italia (22,4%) puede encontrar una explicación
lógica en las continuas crisis políticas que atraviesa el país y que terminan, normalmente,
con la caída de los gobiernos y la convocatoria de nuevas elecciones legislativas. El 17,6%
en el que se sitúa Irlanda puede deberse a la complicada situación política por la que
ha atravesado el país desde el surgimiento del Ejército Republicano Irlandés (IRA) en
1866,
7
hasta la consecución de la autonomía política el 8 de mayo de 2007. El caso de
Bélgica es consecuencia de unas características de su sistema de partidos, estructurado
fundamentalmente por la división que separa a valones y Famencos, y donde la distin
-
ción entre izquierda-derecha tan sólo es relevante dentro de los subsistemas de partidos
que conforman cada comunidad. Lo extraño son los índices que muestran países como,
por ejemplo, España, Portugal, Grecia, Austria y Luxemburgo. Las experiencias que los
tres primeros han vivido, con sus dictaduras militares, inducen a pesar, en principio,
que los ciudadanos de estos Estados tendrían unas convicciones y posicionamientos
políticos mayores.
En de±nitiva, el grá±co 1 señala diferencias importantes entre la capacidad de
ubicación de los electores europeos. En principio debería poder explicarse a partir del
grado de movilización cognitiva al que hubiese llegado la sociedad de referencia, en-
tendida esta movilización como la difusión de las aptitudes necesarias que favorezcan
una mayor implicación y participación política (Inglehart, 1990, p. 377). Así, un país
con niveles elevados de movilización cognitiva contaría con las condiciones adecuadas
para la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades que promoverían el
interés por los asuntos públicos; y con el logro de la motivación y los recursos necesa-
rios se fomentaría un aumento de la capacidad de entender la política en términos de
la división izquierda-derecha y de ubicarse ideológicamente. Por tanto, la movilización
cognitiva posibilita y promueve el reconocimiento y el uso del término izquierda-derecha
7
Que abogaba por un Estado sin lazos con el Reino Unido, con un gobierno autónomo.
Papo 14-2.indb
656
09/12/2009
10:27:42 p.m.
657
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
a la hora de referirse al propio proceso de competición política; así, en aquellos países
donde esta movilización es mayor, existen más posibilidades para ubicarse sobre el con
-
tinuo ideológico. En esta relación lineal entre la capacidad de ubicación y movilización
cognitiva, destaca, como podemos ver en el cuadro 2, las democracias del Sur. Y aquí
encontramos la explicación de que estos países presenten elevados porcentajes de no
ubicados, ya que en allí los niveles de motivación cognitiva son más bajos.
Gráfco 1.
Fuente: Encuesta Social Europea
Las actitudes personales como Factores in±uyentes a la hora de
ubicar a los ciudadanos en la escala izquierda-derecha
Ya habíamos mencionado anteriormente que los efectos de las actitudes personales sobre
la ubicación en el eje izquierda-derecha representan una cuestión que requiere un análisis
empírico. De ahí que se pueda decir que no sólo la motivación cognitiva puede infuir en
la ubicación ideológica de los ciudadanos, sino que también es factible que las lealtades
partidistas promuevan estos posicionamientos sobre el eje izquierda-derecha. Ahora
bien, para poder corroborar esta aFrmación se ha tenido que especiFcar un modelo
de regresión logística para cada país, donde la variable dependiente es una variable
dicotómica en la que 1 signiFca que los encuestados se sitúan en la escala, y 0 que no
se ubican. De esta manera, en el cuadro 3 se muestran los resultados correspondientes
a este modelo de regresión logística estimado para cada uno de los países. Aunque
Media
Luxemburgo
Grecia
Italia
Eslovenia
Portugal
España
Irlanda
Polonia
Hungria
Belgica
Austira
R. U.
Rep. checha
Suiza
Alemania
Dinamarca
Francia
Finlandia
Suecia
Paises bajos
Noruega
0
5
10
15
20
25
Papo 14-2.indb
657
09/12/2009
10:27:42 p.m.
658
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
evidentemente sólo se podrá considerar el signo de los coefcientes de regresión y su
signifcación, y no su magnitud. No obstante, el análisis de estos coefcientes nos permite
apreciar el impacto general de las movilizaciones cognitivas sobre las ubicaciones, pero
sobre todo el efecto del comportamiento partidista.
Los resultados nos indican que además de la implicación en organizaciones volunta-
rias favorece el posicionamiento ideológico en Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca,
Eslovenia, España, Finlandia, Grecia, Irlanda, Italia, Noruega, Portugal y Reino Unido.
La participación en estas organizaciones promueve la capacidad de ubicación sobre los
mecanismos compatibles y no excluyentes entre sí. Primero, porque estas actividades
suponen la inserción en redes sociales a partir de las cuales se pueden adquirir habili-
dades y conocimientos que permiten un mayor entendimiento de la división izquierda-
derecha. Y segundo, porque actúan fomentado los posicionamientos ideológicos. A
esto hay que unirle que la pertenencia a una determinada clase social y la frecuencia de
asistencia a ofcios religiosos también pueden aFectar la capacidad de situarse en el eje
izquierda-derecha, por lo menos en varios países. En este sentido, cabe decir que los
ciudadanos que pertenecen a la clase servicio, con respecto al grupo de trabajadores
manuales no cualifcados, ejercen un eFecto positivo sobre el hecho de ubicarse en
todos los países, salvo en Finlandia, Grecia, Italia, Noruega, Portugal y República Checa,
aunque también habría que señalar que en esto también in±uye el nivel de educación,
ya que la clase de servicios dedica más años a la formación que el resto de las clases.
Por otra parte, el impacto de la Frecuencia de asistencia a ofcios religiosos sobre los
posicionamientos ideológicos se restringe a nueves países, casi todos ellos con mayoría de
población católica, y donde los más asiduos a la iglesia suelen colocarse más a la derecha,
y viceversa. En cambio, el efecto de la clase social se muestra débil y se limita a unos
pocos. El patrón es que los propietarios tienden a situarse más a la derecha en la escala
que los trabajadores manuales no cualifcados. La cuestión es que esta relación sólo se
produce en todos aquellos países donde la clase propietaria ejerce un eFecto signifcativo
sobre las ubicaciones, excepto en Austria, donde los propietarios suelen situarse a la
izquierda y los trabajadores manuales no-cualifcados a la extrema izquierda. Pero si
estas variables exhiben una in±uencia débil sobre las ubicaciones, las relacionadas con
la dimensión organizativa tampoco mejoran esta situación. De hecho, la implicación
en sindicatos registra unos coefcientes de una magnitud normalmente pequeña y con
una signifcación que aFecta a siete países, los cuales tienden a posicionarse más a la
izquierda de la escala, mientras que los no implicados lo hacen, evidentemente, al lado
contrario. Pero si analizamos las implicaciones en asociaciones de tipo religioso la cosa
es incluso peor, reduciéndose a cinco países los afectados y promoviéndose casi siempre
las ubicaciones en el lado derecho de la escala.
Papo 14-2.indb
658
09/12/2009
10:27:42 p.m.
659
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
No obstante, las dos variables que producen un mayor impacto sobre la capaci-
dad que tienen los individuos de posicionarse en la escala ideológica son el grado de
movilización cognitiva y el componente partidista. De ahí que sea interesante seguir
avanzando en la hipótesis de que la cercanía a un partido facilita o al menos hace menos
costosa la interpretación de lo que sucede en la vida política, promoviendo las ubicacio-
nes ideológicas y superando, por tanto, la falta de implicación política. Para ello, en el
cuadro 3 hemos mostrado las distintas probabilidades que existen al no tener ningún
lazo partidista, en comparación con sí tenerlo. En primer lugar, con respecto al grupo
de ciudadanos que tienen escaso nivel de movilización cognitiva, habría que afrmar que
en países como Grecia las personas con poca movilización y que cuentan con lealtades
partidista tienen un 27% más de probabilidades de ubicarse en el eje ideológico que los
que tienen el mismo nivel de movilización, pero no cuentan con lazos partidistas. Con
este simple ejemplo, estamos demostrando que el desarrollo de lealtades partidistas
está estimulando la ubicación de los ciudadanos en la escala ideológica, y lo que es más
importante, puede contrarrestar la falta de movilización cognitiva, siendo importante
sobre todo, como hemos visto en el apartado anterior, para las democracias del Sur de
Europa y los países del Este.
En todo caso, el efecto que causa el componente partidista sobre las ubicaciones ideo-
lógicas no se produce de manera uniforme ni regular en todos los países, ya que depende
del grado de claridad y diferenciación con el que los electores perciben las alternativas
políticas que compiten entre sí (Freire, 2006). Es cierto que en los países con experien
-
cias democráticas más jóvenes existe un menor reconocimiento de la escala izquierda-
derecha y una escasa estabilidad de las posiciones, de ahí que las características de la
oferta política se revelen como decisivas. Por tanto, cuando éstas se hacen más evidentes,
el componente partidista se torna más efectivo. No obstante, el componente partidista
sigue siendo el que mayor impacto tiene sobre las ubicaciones y logra mayores niveles de
signifcación. Además, otro hecho por considerar es que la ordenación numérica de los
coefcientes de los componentes partidistas suele ser una copia exacta de la ordenación
ideológica de los partidos sobre el eje izquierda-derecha, salvo en Bélgica, Dinamarca,
Francia, Holanda y Suiza. Por tanto, habría que decir que el componente partidista no
es sólo el principal elemento que explica las ubicaciones, sino que su e±ecto convierte
a la escala ideológica en fel re²ejo de la estructura de la competencia partidista y de la
confguración que adoptan los sistemas de partidos en cada país.
Papo 14-2.indb
659
09/12/2009
10:27:42 p.m.
660
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Cuadro 3.
Alem
Austria
Bélgica
Din.Eslov.EspañaFinlandiaFranciaGrecia
HolandaHungría
IrlandaItalia
Lux
NoruegaPoloniaPortugal
R.U
Rep.
Checa
Suecia
Suiza
Movilización
cognitiva
0,78
(0,17)
0,72
(0,17)
0,99
(0,17)
0,36
(0,25)
0,65
(0,16)
0,45
(0,19)
0,61
(0,22)
0,78
0,25)
0,56
(0,15)
1,42
(0,29)
0,69
(0,16)
1,05
(0,15)
0,86
(0,22)
1,02
(0,16)
1,06
(0,34)
0,90
(0,15)
0,42
(0,21)
0,72
(0,20)
0,78
(0,25)
0,72
(0,24)
0,86
(0,22)
Clase social
Propietarios
0,54
(0,38)
-0,08
(0,31)
0,15
(0,27)
0,19
(0,54)
-0,13
(0,30)
0,24
(0,27)
0,40
(0,42)
n.d.
0,26
(0,16)
-0,03
(0,39)
0,47
(0,30)
0,32
(0,24)
-0,03
(0,27)
0,50
(0,36)
n.o.
0,31
(0,19)
0,21
(0,30)
-0,04
(0,44)
0,28
(0,59)
1,85
(0,75)
0,67
(0,41)
Clase servicio
1,05
(0,25)
0,53
(0,23)
0,64
(0,19)
1,23
(0,35)
0,51
(0,22)
0,51
(0,28)
0,15
(0,30)
n.d.
0,09
(0,20)
1,44
(0,35)
0,54
(0,24)
0,61
(0,18)
0,02
(0,29)
0,48
(0,21)
0,39
(0,40)
1,36
(0,26)
0,50
(0,33)
0,93
(0,26)
0,36
(0,36)
1,18
(0,30)
1,00
(0,28)
No manuales
0,14
(0,22)
0,19
(0,21)
0,49
(0,24)
0,76
(0,33)
0,41
(0,23)
0,17
(0,27)
0,43
(0,34)
n.d.
0,07
(0,20)
0,26
(0,33)
0,51
(0,24)
0,28
(0,18)
0,24
(0,28)
0,38
(0,23)
0,74
(0,43)
0,75
(0,22)
0,04
(0,28)
0,65
(0,25)
0,46
(0,32)
1,33
(0,32)
0,83
(0,28)
Manuales
cualifcados
0,68
(0,27)
0,04
(0,30)
0,48
(0,25)
0,70
(0,44)
-0,14
(0,20)
0,40
(0,28)
0,02
(0,35)
n.d.
0,21
(0,22)
0,72
(0,53)
0,33
(0,21)
-0,13
(0,23)
-013
(0,36)
0,15
(0,28)
-0,02
(0,48)
0,41
(0,21)
0,24
(0,29)
-0,40
(0,30)
0,28
(0,34)
0,97
(0,43)
0,13
(0,33)
Implicaciones en
sindicatos
-0,11
(0,09)
-0,18
(0,09)
0,15
(0,11)
0,01
(0,10)
0,12
(0,14)
-0,31
(0,18)
0,09
(0,08)
-0,59
(0,20)
-0,11
(0,15)
-0,18
(0,09)
-0,17
(0,22)
-0,12
(0,12)
0,44
(0,19)
-0,34
(0,15)
-0,01
(0,08)
0,24
(0,21)
-0,74
(0,22)
-0,19*
(0,10)
n.d.
0,03
(0,09)
n.d.
Implicaciones
organizaciones
religiosas
-0,08
(0,08)
-0,002
(0,09)
0,38
(0,17)
-0,07
(0,10)
-0,06
(0,19)
0,37
(0,18)
0,08
(0,09)
0,07
(0,21)
0,24
(0,30)
0,21
(0,11)
-0,08
(0,21)
0,01
(0,11)
-0,19
(0,23)
0,55
(0,27)
0,02
(0,11)
0,31
(0,21)
-0,24
(0,17)
-0,27
(0,12)
n.d.
-0,17
(0,12)
n.d.
Frecuencia de
asistencia a
ofcios
religiosos
-0,71
(0,38)
-0,46
(0,31)
0,21
(0,35)
0,48
(0,81)
-0,34
(0,32)
-0,87
(0,32)
-1,11
(0,67)
-0,20
(0,61)
-1,09
(0,30)
0,10
(0,49)
1,18
(0,36)
-0,34
(0,28)
0,18
(0,38)
-0,19
(0,31)
-1,01
(0,75)
-0,21
(0,34)
-0,08
(0,36)
-0,05
(0,46)
-0,21
(0,55)
-1,36
(0,57)
-0,63
(0,47)
Implicación en
organizaciones
0,81
(0,17)
0,42
(0,18)
0,48
(0,17)
0,67
(0,40)
0,40
(0,15)
0,53
(0,17)
0,53
(0,27)
0,41
(0,25)
0,30
(0,15)
0,02
(0,30)
0,15
(0,18)
0,29
(0,15)
0,59
(0,20)
0,15
(0,19)
1,21
(0,35)
0,05
(0,16)
0,45
(0,22)
0,56
(0,21)
n.d.
0,46
(0,33)
n.d.
Papo 14-2.indb
660
09/12/2009
10:27:43 p.m.
661
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Alem
Austria
Bélgica
Din.Eslov.EspañaFinlandiaFranciaGrecia
HolandaHungría
IrlandaItalia
Lux
NoruegaPoloniaPortugal
R.U
Rep.
Checa
Suecia
Suiza
Intensidad de
preferencias
ideológicas
-0,29
(0,15)
-0,10
(0,11)
-0,04
(0,13)
0,31
(0,22)
0,30
(0,14)
-0,07
(0,14)
-0,09
(0,18)
-0,05
(0,20)
0,24
(0,10)
-0,20
(0,24)
0,16
(0,11)
0,11
(0,13)
-0,04
(0,15)
-0,04
(0,12)
-0,21
(0,27)
0,14
(0,12)
0,09
(0,16)
-0,04
(0,16)
-0,21
(0,20)
-0,23
(0,19)
0,35
(0,18)
Lazos
partidistas
0,69
(0,19)
0,67
(0,17)
0,63
(0,16)
1,60
(0,26)
1,30
(0,19)
1,56
(0,19)
1,25
(0,26)
0,98
(0,27)
1,54
(0,12)
1,11
(0,28)
1,47
(0,16)
0,11
(0,13)
-0,04
(0,15)
-0,04
(0,12)
-0,21
(0,27)
0,14
(0,12)
0,09
(0,16)
-0,04
(0,16)
-0,21
(0,20)
-0,23
(0,19)
0,35
(0,18)
Componente
partidista
Liberales
0,30
(0,22)
-0,66
(0,15)
-0,90
(0,23)
-1,03
(0,17)
0,89
(0,12)
-0,90
(0,29)
0,65
(0,26)
1,99
(0,30)
2,25
(0,15)
-0,32
(0,14)
1,23
(0,16)
0,85
(0,13)
Conservadores
1,08
(0,22)
1,81
(0,14)
1,99
(0,13)
2,50
(0,18)
2,73
(0,09)
2,24
(0,14)
0,63
(0,12)
2,22
(0,22)
1,80
(0,13)
2,15
(0,31)
1,44
(0,11)
2,17
(0,18)
2,32
(0,15)
Socialdemócra-
tas y socialistas
-0,84
(0,09)
-0,80
(0,11)
-0,06
(0,17)
-0,87
(0,12)
1,22
(0,23)
-1,34
(0,12)
-1,33
(0,11)
-1,63
(0,14)
-0,76
(0,09)
-1,36
(0,13)
-0,96
(0,19)
-1,93
(0,21)
-1,70
(0,19)
-1,25
(0,11)
-1,01
(0,15)
-0,62
(0,09)
-1,70
(0,17)
-1,49
(0,11)
-1,56
(0,10)
Comunistas
-1,61
(0,28)
-1,67
(0,27)
-2,96
(0,19)
-3,31
(0,17)
-1,49
(0,14)
-1,15
(0,33)
-2,61
(0,35)
-2,26
(0,16)
-1,92
(0,29)
-3,51
(0,25)
-2,99
(0,18)
Cristianodemó-
cratas
1,09
(0,09)
0,61
(0,11)
0,14
(0,18)
1,89
(0,30)
0,65
(0,12)
0,41**
(0,16)
-1,09
(0,32)
1,07
(0,19)
0,12
(0,18)
2,61
(0,33)
1,09
(0,32)
1,64
(0,21)
0,48
(0,17)
Agrarios
1,19
(0,13)
0,22
(0,31)
0,90
(0,12)
-0,79
(0,21)
0,75
(0,20)
0,94
(0,22)
1,22
(0,12)
Nacionalistas
1,40
(0,22)
Nueva Izquierda
-2,13
(0,19)
-1,78
(0,17)
-2,17
(0,14)
Papo 14-2.indb
661
09/12/2009
10:27:44 p.m.
662
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Alem
Austria
Bélgica
Din.Eslov.EspañaFinlandiaFranciaGrecia
HolandaHungría
IrlandaItalia
Lux
NoruegaPoloniaPortugal
R.U
Rep.
Checa
Suecia
Suiza
Verdes
-1,19
(0,13)
-1,50
(0,13)
-1,05
(0,19)
-0,57
(0,15)
-1,90
(0,18)
-0,78
(0,26)
-1,43
(0,19)
Extrema derecha
1,06
(0,23)
1,75
(0,28)
1,50
(0,25)
2,86
(0,35)
1,63
(0,18)
2,76
(0,28)
1,32
(0,12)
2,33
(0,33)
Fuente: Encuesta Social Europea
Papo 14-2.indb
662
09/12/2009
10:27:44 p.m.
663
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Conclusiones
A lo largo de este artículo hemos podido comprobar que todavía siguen siendo vigentes
los término izquierda y derecha, por mucho que algunos se obstinen en afrmar que el
signifcado de ambos se ha visto desdibujado. Según la Encuesta Social Europea, los
ciudadanos son capaces de autoubicarse en la escala ideológica izquierda-derecha, o
por lo menos utilizan esta terminología para defnirse ideológicamente, con lo cual se
acredita la vigencia de esta escala y su signifcado como canal de expresión de valores
y de orientaciones ideológicas.
Además, los ciudadanos europeos de los países seleccionados se han caracterizado
por la moderación y el centrismo, con un equilibrio entre los países que tienen cierta
tendencia a desplazarse hacia la izquierda y los que lo hacen hacia la derecha. La
variación que se puede producir en este sentido entre los distintos países no obedece a
la mayor o menor duración de la experiencia democrática en cada país, sino más bien
al grado de movilización cognitiva de sus ciudadanos y a los componentes partidistas.
Como hemos podido comprobar, la existencia de lealtades hacia algún partido puede
ser contrarrestada por la falta de implicación política y de favorecer las ubicaciones
ideológicas, sobre todo en aquellos países que tienen niveles agregados de movilización
cognitiva baja. Esto nos ha permitido evidenciar la importancia del componente partidis-
ta sobre el resto de elementos que explican este tipo de hechos, y a través de los que se
producen las ubicaciones sobre el eje izquierda-derecha, convirtiéndose la movilización
cognitiva y el componente partidista en los dos elementos esenciales para determinar
la ubicación de los electores, aunque no por ello podemos negar la importancia, aun-
que débil, de variables como la edad, la asistencia a actos religiosos, la implicación en
asociaciones o en sindicatos, los niveles educativos, la clase social, los lazos partidistas
y la implicación ideológica.
Referencias bibliográFcas
Antón, J. (Ed.) (1998).
Ideologías y movimientos políticos contemporáneos
. Madrid:
Tecnos.
Bartolini, S., y Mair, P. (1990).
Identity, competition and electoral availability. The
stabilisation of European electorates 1885-1985
. Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press.
Bell, D. (1964).
El fn de las ideologías
. Madrid: Tecnos.
Bobbio, N. (1995).
Derecha e izquierda: razones y signifcado de una distinción política
.
Madrid: Taurus.
Bobbio, N. (2000).
Liberalismo y democracia
. México: Fondo de Cultura Económica.
Papo 14-2.indb
663
09/12/2009
10:27:44 p.m.
664
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Bueno, G. (2003).
El mito de la izquierda
. Barcelona: Ediciones B.
Cantrill, H., y Free, L. A. (1963). Hopes and fears for self and country: the self-anchoring
scale in cross-cultural research.
American Behavioral Scientist
, 6 (suppl.), 1-30.
Cohn-Bendit, D., y Mendiluce, J. M. (2000).
Por la tercera izquierda
. Barcelona: Planeta.
D’Adamo, O., y García Beaudoux, V. (1999). Derecha e izquierda, ¿dos cajas vacías? En
L. Oblitas y A. Rodríguez Kauth (Comps.),
Psicología
política
: México: Plaza
y Valdés.
Downs, A. (1957a).
An Economic Theory of Democracy
. Nueva York: Harper.
Downs, A. (1957b). An economic theory of political action in democracy.
Journal of
Political Economic
, 64, 135-152.
Ferejohn, J. A., y Kuklinski, J. H. (Eds.) (1990).
Information and Democratic Process
.
Chicago: University of Illinois Press.
Fernández de La Mora, G. (1965).
El crepúsculo de las ideologías
. Madrid: Rialp.
Freidenberg, F. (2006). Izquierda versus derecha. Polarización ideológica y competencia
en el sistema ecuatoriano.
Política y Gobierno
, 13 (2), 237-278.
Freire, A. (2005).
The social bases of left and right in Western Europe.
Paper presented
at the Conference “Electoral Behaviour and Political Attitudes: Portugal in the
European Context”, organized by the Research project Electoral.
Freire, A. (2006).
Esquerda e direita na politica europeia. Portugal, Espanha e Grécia
em perspectiva comparada
. Lisboa. Imprensa de Ciências Sociais.
Behaviour and
Political Attitudes of the Portuguese, in the Social Sciences
Research Institute of
the University of Lisbon (ICS-UL), January.
Fuchs, D., y Klingemann, H. (1989). The left-right scheme. Theoretical framework.
En M. Kent Jennings, J. W. Van Deth et al.,
Continuities in political action. A
longitudinal study of political orientations in three western democracies
(pp.
203-234). Berlín: Walter de Gruyter.
Fukuyama, F. (1992).
El fn de la Historia y el último hombre
. Barcelona: Planeta.
Giddens, A. (1996).
Más allá de la izquierda y de la derecha: el Futuro de las políticas
radicales
. Madrid: Cátedra.
Giddens, A. (1999).
La tercera vía: la renovación de la socialdemocracia
. Madrid:
Taurus.
Papo 14-2.indb
664
09/12/2009
10:27:44 p.m.
665
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Grendstad, G. (2003). Comparing political orientations: grid-group theory versus the
left-right dimension in Fve nordic countries.
European Journal of
Political
Research
, 1, 1-24.
Haro, E. (2001).
Ser de izquierdas
. Madrid: Temas de Hoy.
Huber, J. D., y Hellemans, S. (1990). The left-right semantics and the new politics
cleavage.
Comparative Political Studies
, 23, 210-238.
Huber, J. D. (1989). Values and partisanship in left-right orientations: Measuring ideo-
logy.
European Journal of Political Research
, 17, 599-621.
Inglehart, R., y Abramson, P. R. (1997). Measuring postmaterialism.
American Political
Science Review
, 93, 665-677
Inglehart, R., y Klingemann, H. (1976). Party IdentiFcation, Ideological Preferences
and Left-right Dimension. En I. Budge, I. Crewe y D. Farlie,
Party Identifcation
and Beyond. Representations of Voting and
Party Competition
(pp. 116-221).
Londres: Wiley.
Inglehart, R. (1997).
The silent revolution: Changing values and political styles among
western publics
. Princeton: Princeton University Press.
Inglehart, R. (1979). Political Action: The impact of values, cognitive level, and social
background. En S. H. Barnes, M. Kaase et al.
Political action: Mass participation
in fve western democracies
(pp. 343-380). Beverly Hills: Sage.
Inglehart, R. (1990).
Cultural Shift. In advanced Industrial Society
. Princeton: Prin-
ceton University Press.
Kistchelt, H., y Mcgann, A. (1997).
The radical right in Western Europe
. Michigan:
University of Michigan Press.
Kitschelt, H. (1994).
The transformation of european social democracy
. Cambridge:
Cambridge University Press.
Kitschelt, H. y Hellemans, S. (1990). The left-right semantics and the new politics
cleavage.
Comparative Political Studies
, 23, 210-238.
Klingemann, H. D. (1972). Testing the left-right continuum on a sample of German
voters.
Comparative Political Studies
, 5, 93-105.
Klingemann, H. D. (1979). Measuring ideological conceptualizations. En S. H. Barnes,
M. Kaase et al.,
Political action: Mass participation in fve western
democracies
(pp. 215-254). Beverly Hills: Sage.
Papo 14-2.indb
665
09/12/2009
10:27:44 p.m.
666
Gema Sánchez-Medero, Rubén Sánchez-Medero
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Knutsen, O. (1998). Europeans move to the centre: a comparative longitudinal study
of left-right self-placement in Western Europe.
International Journal of
Public
Opinion Research
, 4, 292-312.
Knutsen, O. (1995). Value orientations, political conficts and leFt-right identi±cation: A
comparative study.
European Journal of Political Research
, 28, 63-93.
Knutsen, O. (1997). The partisan and the value-based component of left-right self place-
ment: A comparative study.
International Political Science Review
, 18, 191-225.
Knutsen, O. (1998). Expert’s judgements oF the leFt-right location oF political parties: A
comparative longitudinal study.
West European Politics
, 21, 63-94.
Listhaugh, O., MacDonald, S. E., y Rabinowitz, G. (1994). Ideology and party support in
comparative perspective.
European Journal of Political Research
, 25, 111-149.
Marcuse, H. (1968).
El fnal de la utopía
. Barcelona: Ariel.
Rabinowitz, G., y MacDonald, S. E. (1989). A directional theory of issue voting.
American
Political Science Review
, 73, 724-736.
Revel, J. F. (2000, diciembre). Izquierda y derecha: ¿Dónde está la frontera?
El Nuevo
Herald
, p. 34.
Robinson, J. P., Shaver, P. R., y Wrightman, L. S. (1999).
Measures of political attitudes
.
San Diego: Academic Press.
Sáenz, L. M. (1997). Marx sin marxismos. En J. M. Roca. (Ed.),
La izquierda a la in-
temperie. Dominación, mito y utopía
(pp. 147-170)
Madrid: Los Libros de la
Catarata-
Iniciativa Socialista.
Sani, G., y Sartori, G. (1983). Polarization, fragmentation and competition in Western
democracies. En H. Daalder y P. Mair (Eds.),
Western European
party systems
(pp. 307-340).
Londres: Sage.
Sartori, G. (1976).
Parties and party systems: A Framework For analysis
. Cambridge:
Cambridge Press.
Sartori, G. (1988).
Teoría de la democracia. 2. Los problemas clásicos
. Madrid: Alianza.
Sartori, G. (1996). ¿La izquierda? Es la ética. En G. Bosetti (Comp.),
Izquierda punto
cero
(pp. 99-104). Barcelona: Paidós.
Sartori, G. (1976).
Parties and Party systems. A Framework for Analysis
Nueva York:
Cambridge University Press.
Tenzer, N. (1992).
La sociedad despolitizada
. Barcelona: Paidós.
Papo 14-2.indb
666
09/12/2009
10:27:44 p.m.
667
L a s o r i e n t a c i o n e s i d e o l ó g i c a s d e l o s c i u d a d a n o s e n E u r o p a
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 14, No. 2, 645-667, julio-diciembre 2009
Thurstone, L. L. (1979). Attitudes can be measured.
American Journal of Sociology
,
33, 529-554.
TofFer, A. (1990).
El cambio del poder: powershift
. Barcelona: Plaza y Janés.
TofFer, A. (1995).
La tercera ola
. Barcelona: Plaza y Janés.
Torcal, M., y Medina, L. (2002). Ideología y voto en España 1979-2000: Los procesos
de reconstrucción racional de la identi±cación ideológica.
Revista
Española de
Ciencia Política
, 6, 57-96.
Van Deth, J. W., y Geurts, F. (1989). Value orientation, left-right placement and voting.
European Journal of Political Research
, 17, 17-34.
Papo 14-2.indb
667
09/12/2009
10:27:44 p.m.
logo_pie_uaemex.mx