Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
35
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Negociaciones de paz en Colombia:
una mirada en perspectiva de
construcción de paz
*
Peace Negotiations in Colombia: a Look under a
Peace-building Perspective
Esperanza Hernández Delgado
**
Recibido: 23 de noviembre de 2015
Aprobado: 9 de marzo de 2016
Disponible en línea: 30 de junio de 2016
*
Esta investigación se desarrolló con el Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Autónoma de Bucaramanga,
desde noviembre de 2013 hasta septiembre de 2015.
**
Doctora en Paz, Conflictos y Democracia por la Universidad de Granada (España) y magíster en Estudios
Políticos por la Pontificia Universidad Javeriana. Docente investigadora asociada de la Universidad de La Salle.
Correo electrónico: eehernandez@unisalle.edu.co
doi:10.11144/Javeriana.papo21-1.npcm
Resumen
Este artículo es producto de un ejercicio de
investigación para la paz, centrado en la carac-
terización y los aprendizajes del actual proceso
de paz entre el Gobierno del presidente Juan
Manuel Santos y el movimiento insurgente
de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de
Colombia. Destaca que este proceso representa
una importante ventana de oportunidad para la
terminación y transformación del prolongado
conflicto armado interno de este país. Asimis-
mo, ofrece una mirada sobre la relación entre
construcción de paz y negociaciones de paz,
señala que Colombia cuenta con un significa-
tivo acumulado en este tipo de negociaciones,
y analiza el empoderamiento pacifista de las
negociaciones de paz en referencia. Concluye
destacando la importancia de este empodera-
miento en lo que resta de las negociaciones de
Abstract
This article is the result of a research exercise
for peace, focused on characterizing and lear-
ning the current peace process between the
government of President Santos and the rebel
movement FARC-EP. It stresses that this process
represents an important window of opportunity
for completion and transformation of protracted
internal armed conflict in this country. In the
same way, it offers a look at the relationship
between peacebuilding and peace negotiations,
noting that Colombia posseses significant
knowledge in this kind of peace negotiations,
and analyzes the pacifist empowerment of the
referred peace negotiations. The article con-
cludes by pointing out the importance of this
empowerment in the remainder of the peace
negotiations so that they can achieve the goal set,
and also regarding the final peace agreement,
36
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Cómo citar este artículo:
Hernández Delgado, E. (2016). Negociaciones
de paz en Colombia: una mirada en perspectiva
de construcción de paz.
Papel Político, 21
(1),
papo21-1.npcm
paz, para que puedan lograr el objetivo trazado, y
también frente al acuerdo final, con el propósito
de posibilitar que el posacuerdo se covierta en
una oportunidad para los cambios constructivos
que permitan la transformación del conflicto,
evite su recaída, al encontrar alternativas para
una paz estable y duradera.
Palabras clave
construcción de paz; empoderamiento pacifista;
negociaciones de paz; proceso de paz
allowing them to become, in the post-agreement,
an opportunity for constructive changes allowing
the transformation of the conflict, preventing its
relapse and finding alternatives for a stable and
lasting peace.
Keywords
internal armed conflict; peace-building; pacifist
empowerment; peace negotiations; imperfect
peace; post-agreement
37
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Introducción
Colombia registra en la actualidad una importante ventana de oportunidad en el ámbito
de la paz, representada en el proceso de negociaciones, que desde octubre de 2012 inició
el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el movimiento insurgente de las Fuerzas
Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Esta afirmación no implica desconocer los
retos que tal proceso debe asumir en la perspectiva de lograr el esperado acuerdo final de paz.
En el contexto nacional, estas negociaciones cuentan con un importante acumulado
de aprendizajes, generado a partir de 1982, año en que se acudió por primera vez a nego-
ciaciones de paz como mecanismo para gestionar pacíficamente el conflicto armado de
este país (Villamizar, 1997; Villarraga, 2008; Hernández, 2012; Higuita, 2014; Barreto,
2014). A su vez, en el ámbito internacional, también recogen las enseñanzas que han
dejado negociaciones de paz registradas en las últimas tres décadas, en países
1
que
lograron finalizar conflictos armados internos (Hernández, 2013).
A juicio de diversos analistas,
2
las actuales negociaciones de paz comenzaron con
condiciones favorables. Por un lado, el Gobierno y las FARC podrían contar con una
mayor disposición para iniciar y llevar hasta su terminación estas negociaciones, dado
que el primero sabía que la derrota de su adversario era muy costosa y no tan fácil ni
rápida; y en similar sintonía, las FARC habían percibido que no eran invencibles y que
el triunfo revolucionario no estaba a su alcance a corto y mediano plazo (Centro de In-
vestigación y Educación Popular [Cinep], 2012; Hernández, 2012, 2013; Fisas, 2014).
Por otro lado, los actores del conflicto disponían del acumulado en aprendizajes de
procesos previos de negociaciones de paz (Villarraga, 2008; Hernández, 2012, 2013).
A lo anterior se agrega el pronunciamiento en favor de ellas, de importantes sectores
de la institucionalidad política y no gubernamental colombiana, y las manifestaciones
de apoyo de países amigos y otros actores de la cooperación internacional (Hernández,
2013; Barreto, 2014).
Es necesario destacar los logros sin precedentes alcanzados por este proceso de
negociaciones de paz en el corto lapso de su desarrollo. Sin duda, ellos han alentado
en algunos sectores del Gobierno y de la sociedad civil la esperanza, cada vez mayor, en
torno a la posibilidad de un acuerdo final de paz. Al respecto, algunos sondeos de opinión
señalan que, mientras en 2013 58.1 % de los colombianos respaldaba las negociaciones
(Universidad de los Andes et al., 2013), en 2015 se registra un incremento importante,
representado en 72 % de apoyo a estas (Gallup, 2015).
Las partes de esta negociación han coincidido al reconocer públicamente la oportu-
nidad histórica que representan estas negociaciones de paz y su responsabilidad frente
1
Este es el caso de El Salvador, Irlanda del Norte, Sudáfrica, Filipinas, entre otros.
2
Dentro de ellos: Alejo Vargas Velásquez, Kristian Herbolzheimer, Jaime Zuluaga, Vicenc Fisas y Esperanza
Hernández, entre otros.
38
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
a ellas para no dilapidarla (
El Espectador
, 2013). A su vez, estas manifestaciones se
han acompañado con avances significativos, materializados hasta este momento en un
acuerdo general para el inicio de las negociaciones, la fijación de una agenda de diálogo,
tres acuerdos parciales en tres de los cinco puntos de la agenda,
3
lineamientos conjuntos
frente a las víctimas, una comisión de memoria histórica sobre el conflicto armado, una
de género y otra integrada por militares activos de las Fuerzas Armadas y comandantes de
las FARC para la búsqueda de alternativas frente a la desmovilización, el desarme y la
reintegración (informes conjuntos del Gobierno y las FARC en 2013 y 2014).
Al reconocer los avances mencionados, en este artículo se formulan diversos cuestio-
namientos: ¿cuál es la relación entre la construcción de la paz y las negociaciones de paz?,
¿cuenta Colombia con un acumulado en negociaciones de paz?, ¿cuáles son los principales
aprendizajes de las negociaciones de paz realizadas en este país?, ¿cuál es el vínculo entre
las negociaciones de paz y el empoderamiento pacifista?, a los que intentará dar respuesta.
Construcción de paz y negociaciones de paz
Desde el surgimiento del concepto de
construcción de la paz
a comienzos de la dé-
cada de 1990 (Rettberg, 2010a), su intencionalidad manifiesta o implícita ha estado
relacionada con “movernos de una violencia destructiva a un compromiso social
constructivo” (Lederach, 2008, p. 11) y con la “consolidación y [el] fortalecimiento de
la paz para prevenir la reactivación de conflictos”, entre otras (Boutros-Ghali, 1993).
Por ello, aunque se trate de una categoría académica en construcción, es indudable
su carácter positivo, propositivo y esperanzador.
La construcción de la paz evidencia las posibilidades de la paz, desde experiencias reales
y palpables (Hernández, 2009, 2013). En este sentido, hace ruptura frente al escepticismo,
muchas veces generalizado, que niega escenarios y alternativas a la paz, y ata irremedia-
blemente a la violencia, a los seres y colectivos humanos. También, según el conocimiento
acumulado que han aportado experiencias de construcción de paz en diversos lugares del
mundo, propone derroteros, planes, programas y acciones para prevenir las violencias,
gestionar, resolver o transformar pacíficamente conflictos armados y mantener la paz (Jus-
tapaz, 2006; Lederach, 2008; Hernández, 2009, 2011, 2012; Rettberg, 2010a, 2010b, 2012).
Es necesario clarificar que la paz se concibe en este artículo como ideal y realidad,
desde su praxis, por su carácter procesual, inacabado o en permanente construcción,
su complejidad y, por tanto, desde el enfoque de la “paz imperfecta”
4
(Muñoz, 2001;
Muñoz et al., 2005; Bolaños, 2011).
3
En el primer punto de la agenda, sobre desarrollo agrario integral, se alcanzó un acuerdo parcial, denominado:
“Hacia un nuevo campo colombiano: reforma integral”; en el segundo punto, se logró también un acuerdo sobre
participación política; y en el punto tres, uno para la solución del problema de las drogas ilícitas.
4
El investigador para la paz, Francisco Muñoz, generó en 2001 el interesante enfoque de la
paz imperfecta
.
Dentro de este, se parte del reconocimiento de la imposibilidad de una paz perfecta, para considerar una
39
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Los aportes de los estudiosos de la paz, los hallazgos de la investigación para la paz
y principalmente las mismas experiencias de construcción de paz permiten una aproxi-
mación a los significados de este concepto (Hernández, 2014). No obstante, es necesario
advertir que hasta el momento no existen criterios unificados sobre los componentes
de la construcción de la paz o los indicadores para medir su impacto (Lederach, 2008;
Rettberg, 2010b, 2012). Tampoco se cuenta con reglas absolutas y replicables en todos
los contextos respecto de sus requerimientos y eficacia (Fisas, 2004; Lederach, 2008).
Se relacionan a continuación algunas definiciones:
La construcción de paz es un esfuerzo multifacético y a largo plazo que requiere el com-
promiso coherente de diversos actores y que integra actividades políticas, humanitarias,
de seguridad y de desarrollo (Cheng-Hopkins, 2009).
Construcción de paz se refiere a la creación de un conjunto de actitudes y medidas,
planteamientos, procesos y etapas encaminadas a transformar los conflictos violentos en
relaciones y estructuras más inclusivas y sostenibles (Barbero, 2006).
En forma particular, Lederach relaciona este concepto académico con la imaginación
y le otorga así significados profundos y propositivos:
Lleva a algo que va más allá, y que al mismo tiempo está enraizado en la vida y la lucha cotidiana
de la gente […] es la capacidad de dar a luz algo nuevo que por su mero nacimiento cambia
nuestro mundo y la forma en la que observamos las cosas […] rompe los moldes de lo que pare-
cen puntos muertos estrechos, de cortas miras, o estructuralmente determinados […] irrumpe
en nuevos territorios y se niega a quedar atado a lo que plantean las visiones existentes sobre
la realidad percibida o a lo que las respuestas prescriptivas determinan como posible […] La
construcción de la paz bien podría entenderse como ingeniería del cambio social […] cómo nos
movemos de la violencia destructiva a un compromiso social constructivo (2008, pp. 10, 11).
Estas definiciones ofrecen elementos clave sobre los significados de la construcción
de la paz: la prevención, resolución y transformación pacífica de conflictos se ubica
dentro de sus intencionalidades, su carácter procesual y perfectible, su incidencia en el
despliegue de potencialidades y capacidades para generarla,
5
su poder transformador
estrechamente vinculado al cambio social (Hernández, 2014), la importancia de contar
paz cercana a la condición humana y a su complejidad, inacabada y perfectible, que se evidencia como una
realidad, incluso en escenarios donde hacen presencia las violencias, cada vez que resolvemos pacíficamente
los conflictos, desarrollamos potencialidades para la paz y producimos bienestar.
5
Como creatividad, persistencia, asumir retos, ir más allá sin perder el vínculo con las luchas del día a día y
trabajo colectivo, ya sea en redes, ya sea alianzas estratégicas, entre otros (Lederach, 2008).
40
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
con estructuras que la posibiliten (Fisas, 2008), la complejidad de su ámbito de acción
que no solo se limita a la transformación pacífica de conflictos armados, su relevancia
en las fases de prenegociación, negociación y posacuerdo y la implicación de plurales
actores, redes y niveles, entre otros (Hernández, 2014; Rettberg, 2012).
Al tratar la relación entre “construcción de paz” y “negociaciones de paz”, se hace
evidente su carácter directo. Las segundas se ubican dentro de los objetivos de la primera
y representan uno de sus campos de acción (Fisas, 2004; Lederach, 2008; Rettberg, 2012;
Hernández, 2012, 2013, 2014).No obstante, como se explicará, estas negociaciones no
representan la única intencionalidad de la construcción de la paz, ni abarcan la totalidad
de su accionar (Galtung, 1998; Lederach, 2008; Rettberg, 2012; Hernández, 2012, 2014).
Los hallazgos de la investigación para la paz nos han enseñado que la construcción
de la paz es un proceso complejo, de largo plazo, que involucra diversos actores y se
expresa en varias dimensiones: de abajo hacia arriba, de arriba abajo y del centro hacia
afuera
6
(Lederach, 1997, 2008). No obstante, consideramos algunos, que, dadas las
condiciones de desigualdad, la brecha social de determinados países y la conflictividad
asociada a ellas, deberían priorizarse en su dimensión de abajo hacia arriba (Hernández,
2013). Asimismo la construcción de la paz en este país debe tener un énfasis territorial
(Lederach, 2008; Hernández, 2004, 2013, 2014; Rettberg, 2012).
Se identifican como ejes de acción de la construcción de la paz: la generación de
condiciones para la vida digna; la resolución y transformación pacífica de los conflic-
tos; la atención integral de las víctimas; la reintegración de quienes han optado por la
violencia como mecanismo de lucha y transformación; la reconstrucción de los daños
causados; las políticas públicas para la paz; una educación para la paz que posibilite el
cierre del ciclo de la violencia y desarme las mentes y los corazones y genere imaginarios
y prácticas optimistas frente a la paz y la reconciliación que hagan posible el tránsito
de violencias destructivas a acuerdos constructivos en torno a los cambios necesarios
(Justapaz, 2006).Es en el eje de transformación pacífica de los conflictos, de la cons-
trucción de la paz, donde ubicamos las
negociaciones de paz
, objeto de este artículo.
Los conflictos han existido siempre y son propios de la naturaleza humana; pero
también su negociación ha representado el método más recurrido por pueblos, comu-
nidades y Estados, en procura de resolverlos (Lederach, 1992; Fisas, 2004).
En conflictos armados internos, tanto la noción de conflicto como la de negociación
se complejizan, dado que cada conflicto desarrolla su propia personalidad, se transforma,
6
En 1977, Lederach ofreció una estructura de dimensiones, niveles y actores involucrados en la construcción
de la paz. Consiste en una pirámide, en cuya base se identifican los sectores de base social que generan la paz
en dimensión de abajo arriba; en un nivel medio, integrado por organizaciones no gubernamentales, Iglesias,
sector privado y académicos, entre otros, quienes articulan las dimensiones de abajo arriba y de arriba hacia
abajo. En un nivel alto, quienes se ubican en la cúpula, actores con capacidad de decisión, que por esa misma
condición construyen paz en dimensión de arriba hacia abajo.
41
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
es dinámico y cíclico, involucra una pluralidad de actores y encuentra su origen en con-
textos particulares o con rasgos propios (Fisas, 2004). A su vez, cada negociación de paz
asume el reto de encontrar soluciones exitosas en medio de la complejidad del conflicto
que intenta gestionar (Fisas, 2004). Por ello, algunos investigadores para la paz señalan
que “no es fácil iniciar negociaciones de paz y mucho menos aún, terminarlas con éxito”
(p. 10), en especial en conflictos armados prolongados y arraigados, como el que registra
Colombia, y que no existen fórmulas académicas universalmente probadas que aseguren
negociaciones de paz exitosas (Lederach, 2008).
Es necesario distinguir entre negociaciones de paz y procesos de paz, dado que estos
últimos van más allá de las negociaciones y los acuerdos finales de paz (Barbero, 2006;
Rettberg, 2012; Dudouet, 2009; Fisas, 2004). Se relacionan a continuación algunas
definiciones sobre negociaciones de paz:
Se entiende por
negociación
el proceso por el que dos o más partes enfrentadas (ya sean
países,ya sean actores internos de un país) acuerdan discutir sus diferencias en un marco
concertado para encontrar una solución satisfactoria a sus demandas. Esta negociación
puede ser directa o mediante la facilitación de terceros. Normalmente, las negociaciones
formales tienen una fase previa, o exploratoria, que permite definir el marco (formato,
lugar, condiciones, garantías, etc.) (Fisas, 2014).
A su vez, en este artículo, estas negociaciones son entendidas como una modalidad
de gestión pacífica de conflictos armados, que se materializa en procesos, en los que sus
partes buscan, mediante el diálogo y los acuerdos, alternativas para su transformación.
Implica tres etapas: prenegociación, negociación y posacuerdo
7
(Hernández, 2014).
Debe tenerse en cuenta que estas negociaciones entrañan unos requerimientos
mínimos: el carácter voluntario, contar con una hoja de ruta mutuamente acordada,
la implicación de un nivel de convicción de las partes en la negociación, flexibilidad,
confidencialidad, disponibilidad para avanzar y generar confianzas y habilidad para
reducir al máximo diferencias, al tiempo que se desarrolla al máximo las compatibili-
dades, entre otros (Fisas, 2004).
Las negociaciones de paz se han convertido en una vía recurrida para gestionar
los conflictos armados internos. Así lo evidencian estimativos recientes: de los 54
conflictos finalizados en los últimos 30 años, 43 de ellos, es decir, 79.6 %, lo hicieron
7
Comparto la postura de Lederach cuando señala que la pertinencia de hablar de posacuerdo más que de
posconflicto, dado que no es fácil saber cuándo comienzan y terminan los conflictos armados, y porque una
negociación de paz no logra, aun en el más exitoso de los casos, terminar las causas que los generan. Lo que sí
se puede alcanzar es el acuerdo de paz entre las partes, que sienta las bases para transformarlo, en ese proceso
de transición que se denomina posacuerdo.
42
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
mediante procesos de negociaciones de paz, y solo 11 de ellos, es decir, 20.4 %, me-
diante victoria militar (Fisas, 2014).
Diversos investigadores para la paz coincidimos al reconocer estas negociaciones
como una modalidad positiva y constructiva para transformar los conflictos armados y
mucho menos costosa que la resolución militar (Fisas, 2004; Muñoz et al., 2005; Lede-
rach, 2008; Hernández, 2012, 2013; Comins y Muñoz, 2013). Asimismo hemos aprendi-
do, como señala Lederach, que sobre construcción de paz, “pequeños logros son grandes
logros”. En esta perspectiva, valoramos cada proceso de negociaciones de paz, incluso
los que no alcanzan el acuerdo final, reconociendo que todos dejan valiosas enseñanzas.
Las negociaciones de paz son constructoras de paz
cuando posibilitan la finaliza-
ción de conflictos armados y sientan las bases para su transformación pacífica, en el
periodo de transición que denominamos posacuerdo. Además, y apropiando expresiones
de Lederach al definir la construcción de la paz, porque “hacen posible diversos impo-
sibles”. En este sentido, pueden permitir, por ejemplo, que quienes se encuentran en
orillas ideológicas y militares opuestas, y se han reconocido como enemigos por largos
años, puedan sentarse en una mesa de diálogo, definir la hoja de ruta de dicha negocia-
ción, superar embotellamientos y el impacto de saboteadores y alcanzar acuerdos que
de muchas maneras transforman la realidad (entrevista con Fernando Hernández, José
Aristizábal y Enrique Flórez, mayo de 2014-marzo de 2015). Asimismo pueden lograr,
a medida que se desarrollan estas negociaciones, que los adversarios se reconozcan
como humanos y con la misma dignidad y puedan avanzar en la creación de confianzas,
que Gobiernos y actores armados se den la oportunidad de gestionar pacíficamente el
conflicto que los ha enfrentado y que quienes han buscado el cambio social y la justicia
por la vía armada hagan tránsito a la democracia por la vía de la participación política
y el trabajo por la paz (entrevista con Fernando Hernández, José Aristizábal y Enrique
Flórez, mayo de 2014-marzo de 2015).
En perspectiva de construcción de paz
es necesario señalar que las negociaciones
de paz tienen poder, y que este es un poder con características especiales: no violento y
transformador (Hernández, 2014). También que pueden
otorgar poder a la paz
cuando
alcanzan acuerdos finales, por posibilitar cambios esenciales y constructivos relacionados
con la terminación y la transformación de conflictos internos armados (Hernández, 2014).
Estas negociaciones representan “paces imperfectas o inacabadas”,
8
teniendo en
cuenta su desarrollo procesual y sus alcances perfectibles en la terminación de conflictos
8
La paz imperfecta es un enfoque de paz, generado a comienzos de la presente centuria por el académico e
investigador para la paz Francisco Muñoz. Dentro de este, la paz es comprendida como una realidad que ha
estado presente a lo largo de la existencia de la humanidad. Este enfoque, propositivo y posmoderno, parte
de reconocer la imposibilidad de una paz perfecta, para plantear una paz inacabada, cercana a la condición
humana, inmersa en la complejidad y por ende imperfecta. Una paz que se hace visible en la transformación
43
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
armados y en su posibilidad de transformación posterior (Hernández, 2014). Además
porque pueden
desarrollar capacidades y potencialidades
para la construcción de la
paz en las partes vinculadas en la negociación y en los distintos sectores de la sociedad
civil y lograr que estos se sintonicen con tales negociaciones, las apoyen, ambienten,
acompañen, refrenden e implementen. A su vez, porque posibilitan
el poder de cambio
y transformación
de los actores, en los contextos local, regional y nacional, y ofrecen,
como ya se ha mencionado, la oportunidad de superar en el posacuerdo las causas ge-
neradoras de los conflictos. Además porque constituyen
experiencias de construcción
de paz
, reales y ejemplarizantes, que evidencian las posibilidades del diálogo y, a su vez,
otorgan poder a la paz, en su condición de negociaciones con alcances en ese proceso
de transición de violencias destructivas a acuerdos constructivos políticos y sociales.
Negociaciones de paz en Colombia
Colombia no ha sido ajena a las negociaciones de paz y, por el contrario, cuenta en la
actualidad con un importante acumulado en ellas. Este mecanismo de gestión de con-
flictos armados se ha registrado en forma diversa y recurrente a lo largo de la historia de
este país. Así se evidencia en la Colonia (Hernández, 2004; González, 2006; Navarrete,
2008), en la Independencia y en distintos momentos del siglo XIX, a lo largo del siglo
XX y en el momento presente (Villamizar, 1997; Villarraga, 1998, 2008; Higuita, 2014).
A su vez, estas negociaciones han intentado regular conflictos étnicos, armados internos
de carácter partidista, como ocurrió a lo largo del siglo XIX y en la primera mitad del
siglo XX y, en la historia reciente, dentro del conflicto interno armado (Villamizar, 1997;
Villarraga, 1998, 2008; Higuita, 2014).
En Colombia, ya hay un camino recorrido en la búsqueda de una paz estable y duradera.
Están sentados los pilares para promover la cultura del diálogo y la paz. Los procesos de ne-
gociación política, realizados entre 1989 y 1994, son una muestra de ello (Villamizar, 1997).
Se cuenta con evidencias históricas que remontan estas negociaciones hasta la Colo-
nia (Hernández, 2004; González, 2006; Navarrete, 2008). No obstante, las que se han
generado en el ámbito de la terminación o transformación pacífica del conflicto armado
interno se ubican en el periodo comprendido entre 1982 y 2014 (García, 1992, 2010).
Sin lugar a dudas, todas ellas han registrado logros, algunos de una mayor significación
que otros, aunque no hayan alcanzado hasta la fecha el acuerdo final para la terminación
y transformación del conflicto interno armado (Villarraga, 2008; Hernández, 2012).
Las primeras negociaciones de paz registradas en Colombia fueron realizadas entre
pueblos indígenas y afrocolombianos con las autoridades de la Corona española en
tiempos de la Colonia (Hernández, 2004; González, 2006). En efecto, entre 1640 y 1810,
pacífica de los conflictos, los empoderamientos pacifistas, las mediaciones, la contribución al bienestar humano
y la deconstrucción de las violencias (Muñoz, 2001).
44
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
líderes históricos de los indígenas nasas del Cauca, como el cacique Juan Tama y la cacica
Guyumús, acudieron a la negociación política con la Corona española y ofrecieron a las
autoridades la aceptación de su Gobierno a cambio del reconocimiento por parte de dichas
autoridades, de la propiedad de los pueblos indígenas sobre sus territorios ancestrales
(Hernández, 2004, 2012; González, 2006). A su vez, entre 1605 y 1713, se evidenciaron
negociaciones de paz entre líderes del movimiento cimarrón del Palenque de San Miguel
Arcángel, hoy conocido como San Basilio de Palenque, y las autoridades coloniales (Na-
varrete, 2008), las cuales fueron generadas en sus inicios por Benkos Biohó, líder de la
resistencia, y más tarde por Domingo Criollo. Se centraron en la libertad de los esclavi-
zados y en el cese de hostilidades por parte del movimiento cimarrón (Navarrete, 2008).
Respecto de las negociaciones realizadas desde el siglo XIX hasta la década de 1960,
giraron en torno a la finalización de confrontaciones armadas partidistas, amnistías e
indultos, liberación y trato digno a prisioneros políticos y de guerra y reconocimiento
de participación política para el opositor (Villamizar, 1997).
Las negociaciones de paz que surgieron dentro del conflicto interno armado, desde
comienzos de la década de 1980 hasta la fecha, se han centrado en treguas, ceses al
fuego, desmovilización, reintegración de grupos armados y búsqueda de alternativas
para la transformación de este conflicto (García, 1992, 2010; Villarraga, 1998, 2008;
Hernández, 2012). Se destaca que en ese lapso, en el primer quinquenio de la década
de 1990, se registran negociaciones de paz que alcanzaron acuerdos finales con cinco
movimientos insurgentes: el M-19, el Ejército Popular de Liberación, la Corriente de
Renovación Socialista, el Partido Revolucionario de los Trabajadores y el Movimiento
Armado Quintín Lame (García, 1992, 2010; Villarraga, 1998, 2008; Hernández, 2012).
En cuanto al modelo de negociación predominantemente adoptado
, este ha te-
nido un carácter tradicional, es decir, se ha desarrollado entre cúpulas de los actores
involucrados en el conflicto armado, se ha centrado en el nivel nacional, en algunas
ocasiones con acompañamiento de países garantes o facilitadores, sin que pueda
reconocérseles un rol de mediación y en general con una participación meramente
consultiva de la sociedad civil.
Este modelo se evidencia en las negociaciones entre élites políticas de los partidos
tradicionales a lo largo del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX (Sánchez, 1991;
Comisión de Estudios sobre la Violencia, 1987); las efectuadas entre el Gobierno en su
nivel nacional y las cúpulas de las guerrillas liberales (Sánchez, 1991); las realizadas en el
periodo comprendido entre 1953 y 1957 (Comisión deEstudios sobre la Violencia, 1987); y
las desarrolladas entre el Estado y las cúpulas de los movimientos insurgentes dentro del
conflicto interno armado (García, 1992, 2010; Villarraga, 1998, 2008; Hernández, 2012).
En el modelo de negociación en referencia, en forma generalizada, la sociedad civil
ha estado ausente, en especial en las negociaciones de paz efectuadas a lo largo del siglo
45
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
XIX y mediados del siglo XX (Sánchez, 1991). En las negociaciones realizadas dentro del
conflicto armado interno, esta participación ha tenido un carácter predominantemente
consultivo, en mesas temáticas y foros, aunque también se ha hecho visible en la ambien-
tación y movilización del movimiento por la paz.
9
Representan excepciones a dicha regla
las comisiones de diálogo y verificación, instauradas durante las negociaciones de paz
realizadas por el presidente Belisario Betancur, los diálogos regionales y las comisiones
de notables y los diálogos regionales durante el Gobierno Barco (Villarraga, 2008) y las
diversas iniciativas
10
generadas por expresiones de la sociedad civil en torno a algunas
negociaciones de paz (Hernández, 2012).
A excepción del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez,
11
todos los restantes realizaron
negociaciones de paz con los movimientos insurgentes del conflicto armado interno
(García, 2010). Algunos de ellos solo lograron desarrollar una etapa exploratoria de
prenegociación,
12
otros
13
de prenegociación y negociación y muy pocos desarrollaron
estas dos etapas y la de posacuerdo, y fueron las negociaciones de paz realizadas en la
década de 1990 las que alcanzaron acuerdos finales de paz (García, 2010; Villarraga, 1998,
2008). A su vez, con el Gobierno del presidente Uribe, se realizó un proceso de negocia-
ción para la desmovilización con las Autodefensas Unidas de Colombia (García, 2010).
Cómo ya se ha mencionado, es indudable que cada proceso de negociación de paz
ha
obtenido
logros significativos: algunos de ellos colocaron las negociaciones de
paz en la política pública, como alternativa para la solución pacífica de este conflicto;
otros alcanzaron acuerdos con algunos movimientos insurgentes, dentro de parciales
negociaciones de paz; y todos han dejado un importante acumulado, que parece está
incidiendo positivamente en las negociaciones de paz que en la actualidad realiza el
presidente Juan Manuel Santos.
Es necesario destacar que las negociaciones de paz que han alcanzado acuerdos
definitivos dentro de las negociaciones parciales con movimientos insurgentes han
9
Este es el caso de la movilización jalonada por Redepaz, en 1997, en torno al mandato por la paz, que alcanzó
más de diez millones de votos en favor de la paz (García, 2010).
10
Este es el caso de la iniciativa impulsada por el Consejo Regional Indígena del Cauca, conocida como
La María:
territorio de diálogo, convivencia y negociación
. La propuesta surgió en 1998, en el Gobierno del presidente
Andrés Pastrana, mediante la cual los pueblos indígenas del Cauca, integrados en este Consejo, ofrecieron
un territorio en el resguardo de La María, como escenario para el encuentro, el diálogo y la negociación entre
diversos sectores de la sociedad civil, frente a ejes temáticos considerados relevantes para la consecución de
la paz. La idea era que esos acuerdos se articularan a las negociaciones de paz realizadas entre el Gobierno
y las FARC (Hernández, 2004). Por otro lado, la Asociación de Familiares de Policías y Soldados Retenidos en
la Selva desarrolló una labor de mediación entre las partes del proceso de negociación referido, en búsqueda
de un acuerdo humanitario para el intercambio de guerrilleros presos por soldados y políticos retenidos por
las FARC (Hernández, 2012).
11
Registrado entre 2002 y 2010.
12
Este es el caso del Gobierno del presidente Ernesto Samper.
13
Este es el caso de los Gobiernos de los presidentes: Belisario Betancur, Virgilio Barco, César Gaviria, Andrés
Pastrana y, en la actualidad, el presidente Juan Manuel Santos.
46
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
evidenciado
aspectos relevantes
. Ellas han enseñado la posibilidad de gestionar pa-
cíficamente este conflicto armado; el poder de cambio de los actores vinculados, que
puede ser desplegado y materializado en su voluntad política para iniciar y llevar hasta
su terminación las negociaciones de paz; la opción real de hacer tránsito de violencias
destructivas a acuerdos en torno a cambios constructivos,y el poder pacífico transfor-
mador de las negociaciones de paz, que pueden hacer ruptura en las lógicas que han
generado y dinamizado este conflicto y, a su vez, sentar las bases para su transformación
(entrevistas con Fernando Hernández, José Aristizábal, Álvaro Villarraga, Enrique Flórez
y Myriam Criado, marzo de 2014-mayo de 2015).
Algunas enseñanzas de las negociaciones de paz
A continuación, se relacionan algunas enseñanzas que han dejado los procesos de ne-
gociaciones de paz realizados en Colombia:
No existen negociaciones perfecta, solo perfectibles (Fisas, 2004; Lederach, 2008;
Hernández, 2014).
Las negociaciones se realizan con el adversario o el contradictor (Fisas, 2004; Le-
derach, 2008).
No existen fórmulas académicas que aseguren el éxito de las negociaciones de paz
(Lederach, 2008).
Cada negociación de paz es única y aporta valiosas enseñanzas (Fisas, 2004; Lede-
rach, 2008; Villarraga, 2008; Hernández, 2012).
Representan un valioso mecanismo de construcción de paz, aunque no logren un
acuerdo final de paz (Villarraga, 1998, 2008; Hernández, 2012).
En caso de alcanzar dicho acuerdo, no generan de manera inmediatala superación
de todas las violencias (Lederach, 2008; Rettberg, 2012).
Están estrechamente relacionadas con la paz pero no representan la totalidad del
ámbito de acción de la construcción de la paz (Justapaz, 2006). Es muy importante
transformar pacíficamente los conflictos armados de los que se ocupan las negocia-
ciones de paz; pero la construcción de la paz también tiene que ver con la generación
de condiciones para la vida digna, inclusión social (Barbero, 2006), atención inte-
gral de las víctimas, reintegración de quienes han ejercido la violencia, reconstrucción
de los daños causados por la violencia, políticas públicas para la paz y una educación
para la paz que genere imaginarios de paz, posibilite desarmar mentes y corazones
y cerrar el ciclo de la violencia dinamizado desde los odios y los deseos de venganza
(Justapaz, 2006; Lederach, 2008) y, por último, hacer un giro epistemológico que
permita abordar la paz desde prácticas de paz y superar el determinismo que ata a
los colombianos de manera irremediable a la violencia (Muñoz, 2001).
47
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Es indispensable que las negociaciones de paz tengan en cuenta y apropien el acu-
mulado de anteriores negociaciones de paz (entrevista con Fernando Hernández,
José Aristizábal y Enrique Flórez, mayo de 2014-marzo de 2015).
Es indispensable aprender de las negociaciones de paz de otros conflictos armados
prolongados y arraigados (González, Herbolzheimer y Montaña, 2010).
Es necesario acompañar las negociaciones de paz con un proceso pedagógico que
las ambiente en los distintos sectores de la sociedad.
Es necesario democratizar, en el momento más indicado, las negociaciones de paz, y
permitir una amplia participación de la sociedad civil, para que puedan ser validadas,
logren un mayor arraigo y legitimidad.
Es necesario articular las negociaciones de paz con la región, dado que es allí donde
se ha expresado de manera directa el conflicto interno armado, donde operan sus
actores y porque las regiones cuentan con valiosas iniciativas civiles de paz y expe-
riencias de mediación en este conflicto, que aportarían significativamente desde su
acumulado de experiencia (Hernández, 2012, 2013, 2014).
Es necesario consultar la opinión autorizada de quienes han participado en procesos
de negociaciones de paz, ya que su experiencia es muy valiosa (entrevista con Fer-
nando Hernández, José Aristizábal y Enrique Flórez, mayo de 2014-marzo de 2015).
Las negociaciones son complejas, requieren gran creatividad, flexibilidad, voluntad
de las partes, discrecionalidad y, esencialmente, modestia y humildad (Fisas, 2004;
Lederach, 2008).
Un elemento fundamental en las negociaciones de paz es la voluntad de las partes, dado
que se convierte en el elemento fundamental que permite superar escollos, retos y de-
safíos, que son propios en cualquier tipo de estas negociaciones valiosas (entrevista con
Fernando Hernández, José Aristizábal y Enrique Flórez, mayo de 2014-marzo de 2015).
Un aspecto relevante en las negociaciones de paz es brindar garantías de seguridad
a las comisiones negociadoras en la fase de negociación, y en el futuro a quienes se
desmovilicen como producto de ellas (entrevista con Fernando Hernández, José
Aristizábal, Álvaro Villarraga, Enrique Flórez y Myriam Criado, marzo de 2014-
mayo de 2015).
La firma de los acuerdos de paz representa el inicio de la construcción de la paz, en
la fase de transición conocida como “posacuerdo”. Durante ella se espera la mate-
rialización o implementación del acuerdo final de paz, su empoderamiento pacifista
por las partes negociadoras y por la sociedad civil y la transformación del conflicto
armado, objeto de las negociaciones de paz, mediante la superación de sus causas
generadoras (Lederach, 2008).
Es necesario incluir en estas negociaciones a todos los actores armados vigentes,
para que el conflicto armado pueda transformase y el proceso de paz logre mayores
48
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
alcances. Sin desconocer la importancia de las negociaciones de paz realizadas en
Colombia, es necesario tener en cuenta que las parciales, efectuadas con movimientos
insurgentes en la década de 1990, no lograron una mayor proyección respecto de la
transformación del conflicto armado. En esta perspectiva, son necesarias negocia-
ciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (entrevista con Carlos Velandia,
marzo de 2014-mayo de 2015).
Negociaciones de paz y empoderamiento pacifista
El “empoderamiento pacifista” representa al mismo tiempo una categoría académica
reconocida a principios de este siglo, dentro de las disciplinas que se dedican al estudio
de la paz (Muñoz, 2001; Muñoz et al., 2005), y una realidad propositiva y ejemplarizante
en diversos lugares del mundo.
En Colombia, este empoderamiento se materializa en procesos de construcción de
paz de pueblos indígenas y afrodescendientes, comunidades campesinas, organizaciones
de víctimas y de mujeres y en experiencias de la misma naturaleza del movimiento por
la paz (Hernández, 2004, 2008). También en algunas negociaciones de paz, como las
realizadas en el primer quinquenio de la década de 1990, y en el proceso de esta misma
naturaleza, que en la actualidad desarrollan el Gobierno del presidente Santos y las FARC.
Es necesario clarificar que las negociaciones de paz pueden representar una experien-
cia de empoderamiento pacifista o, en algunos casos, solo la antesala de una reactivación
más aguda de los conflictos armados (Hernández, 2014). Por ello, no toda negociación
de paz representa por sí misma una experiencia de empoderamiento pacifista.
Desde que se generó la categoría analítica del “empoderamiento pacifista”, los
investigadores para la paz que se han ocupado de este concepto han ofrecido diversas
definiciones:
Reconocimiento de las realidades, prácticas y acciones pacíficas, y sus capacidades para
actuar y transformar su entorno más o menos cercano y para impulsar y promover la
creación de redes entre todos los actores que de una u otra forma tienen intereses en
promocionar la paz (Muñoz, 2001).
Definiríamos el empoderamiento pacifista en un doble sentido; el primero, como la toma
de conciencia de las capacidades que tenemos los seres humanos para la transformación
pacífica de los conflictos; y el segundo, como todos aquellos procesos en los cuales la paz, la
transformación pacífica de los conflictos, la satisfacción de las necesidades o el desarrollo
de las capacidades ocupan el mayor espacio personal, público y político posible […] El
ejercicio de las capacidades, competencias y poderes que tenemos para hacer las paces.
14
14
Esta definición recoge los principales elementos teóricos del empoderamiento pacifista, aportados por sus genera-
dores, y los articula con otros, aprendidos de las experiencias de empoderamiento pacifista.
49
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
En el ámbito específico de transformación de conflictos, este empoderamiento es compren-
dido como: la recuperación y dinamización de los medios pacíficos de los que disponemos
los seres humanos para regular los conflictos de manera positiva, como aprendizaje y, a su
vez, para transformarlos sin recurrir a la violencia (Hernández y Salazar, 1999, 145-147).
Procesos perfectibles que permiten el desarrollo de capacidades y competencias, individua-
les, comunitarias o colectivas para transformar la realidad y construir paces imperfectas
o inacabadas; reconocen y posicionan experiencias de la misma naturaleza; y apropian y
fomentan un concepto de poder no violento en sus formas organizativas propias, su parti-
cipación social y política, y al diseñar un futuro más democrático y pacífico. A su vez, por
todo ello, otorgan poder a la paz (Hernández, 2014, p. 31).
Estas definiciones y las distintas experiencias de empoderamiento pacifista eviden-
cian características relevantes:
Está
soportado en la praxis
, es decir, en la teoría o la reflexión y en la práctica o la
acción permanente (Muñoz, 2011; Comins y Muñoz, 2013). En esta perspectiva, no
es posible establecer un antagonismo entre teoría y práctica, porque están estrecha-
mente interrelacionadas.
En su praxis, este empoderamiento se concibe y se asume como un
proceso perfec-
tible
(Muñoz et al., 2005; Muñoz, 2011).
Se soporta en el reconocimiento de
un poder que reside en todas las personas
, comu-
nidades, colectivos o “entidades humanas” (Muñoz, 2011), aunque desconozcan que
lo poseen o no lo desarrollen (Comins y Muñoz, 2013). También, en las interacciones
generadas en la construcción de la paz y en los procesos de transformación pacífica de
conflictos, como negociaciones de paz y mediaciones, entre otros (Hernández, 2014).
Representa
un eje central de la construcción de la paz
, dado que la hace posible
como realidad perfectible en cada experiencia de este empoderamiento (Muñoz
y Carmona, 2011). Además, porque indaga y posiciona procesos y experiencias
de empoderamiento ya registrados que implican reconocimiento y despliegue de
potencialidades y capacidades para hacer paces imperfectas. A su vez, por su signi-
ficación como mecanismo de cambio y transformación no violento de conflictos y
de la realidad (Muñoz, 2001; Comins y Muñoz, 2013).
Asume y ofrece una concepción pacifista del poder
al concebirlo como la “capacidad
de transformación de la realidad y medio para promover las mejores condiciones
posibles para alcanzar la paz” (Muñoz, 2001; Comins y Muñoz, 2013); “la capacidad
de tomar decisiones y de realizar acciones encaminadas al desarrollo de sus poten-
cialidades o las de los demás” (Comins y Muñoz, 2013), y “conviene reconocer y
resaltar, esa posibilidad horizontal y democrática de participación en los procesos
50
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
de cambio, en el cumplimiento de la paz y los derechos humanos por parte de todas
las personas y grupos” (Comins y Muñoz, 2013).
Además de dar poder a las personas, pueblos, comunidades y colectivos humanos,
este empoderamiento
otorga poder a la paz
, y la hace más presente y con alcances
en los ámbitos públicos y privados, en la regulación y transformación de los conflic-
tos, en las negociaciones, conciliaciones y mediaciones, en la vida cotidiana y en la
planeación de futuros deseables y en la articulación entre las distintas experiencias
de empoderamiento pacifista (Muñoz, 2001).
Con relación a las negociaciones de paz, ellas pueden representar empoderamientos
pacifistas y, al mismo tiempo, requieren, cada vez más, ser empoderadas por la socie-
dad civil (Hernández, 2014). En el primer caso, este empoderamiento se hace visible
cuando logran, en dichas negociaciones, el desarrollo de capacidades y potencialidades
de las partes involucradas para construir la paz. Dentro de estas están las de cambio y
transformación, comunicación, diálogo, generación de confianzas, superación de em-
botellamientos, acercamiento de posiciones, construcción de acuerdos y humanización
del adversario, entre otras (Hernández, 2014).
En cuanto al empoderamiento de la sociedad civil, es necesario tener en cuenta que
cada vez más se ha ido convirtiendo en un actor relevante en los procesos de construcción
de paz. En forma tradicional, desde las comprensiones griegas y romanas de la paz en
la Antigüedad, se ha considerado que la paz es competencia privativa de los Estados
(Muñoz et al., 2005) y que se construye en una dimensión de arriba abajo, es decir,
desde el Estado, y respecto de países con conflictos internos armados, desde las partes
vinculadas en procesos de negociaciones de paz (Lederach, 1983; Hernández, 2012,
2013, 2014). No obstante, la investigación para la paz ha evidenciado en Colombia que
en las últimas cuatro décadas la paz también se construye en una dimensión de abajo
hacia arriba, desde las bases sociales y la región, y que cada vez más la sociedad civil se
convierte en un protagonista y aliado relevante en el proceso de construcción de la paz
(Hernández y Salazar, 1999; Hernández, 2004; Lederach, 2008).
Es en este contexto donde ubicamos el empoderamiento pacifista de la sociedad civil
frente a las negociaciones de paz y el acuerdo final de paz. Este empoderamiento se torna
fundamental para que las negociaciones de paz cuenten a lo largo de su desarrollo con acom-
pañamiento y apoyo y, a su vez, para que logren un mayor impacto en la transformación del
conflicto interno armado y la construcción de una paz estable y duradera (Hernández, 2014).
Este empoderamiento de la sociedad civil se hace visible en las negociaciones en
referencia cuando logran desarrollar potencialidades y capacidades para construir la paz
en los distintos sectores que la integran; permiten que reconozcan estas negociaciones
de paz como mecanismo positivo para la terminación y transformación de los conflictos
51
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
armados; logran que participen ambientando y protegiendo estas negociaciones durante
su desarrollo, formulando alternativas a las partes para superar escollos y para que no
se levanten de la mesa sin alcanzar el acuerdo final de paz; aseguran la refrendación del
acuerdo final de paz, y preparan condiciones para su materialización en los territorios
durante la etapa de transición conocida como posacuerdo (Hernández, 2014).
Según las condiciones propias de cada país y de cada negociación de paz, la partici-
pación de la sociedad civil ha sido mayor o menor. Esta participación ha sido reconocida
como positiva y propositiva, en su significación como ambientación de estas negocia-
ciones, garante del cumplimiento de los acuerdos y de la legitimación de estos procesos.
En el posacuerdo, por su capacidad para apropiar y dinamizar los acuerdos finales de
paz (Conciliation Resources, 2009), articularlos en el nivel regional y otorgar alcances
reales. Cuanto más amplia ha sido esa participación, mayor ha resultado la legitimidad
del proceso de paz y su apropiación por la sociedad (Rettberg, 2012).
Los conflictos armados no se resuelven ni se transforman solo con la firma de un acuerdo
final de paz, aunque ello represente un importante logro de las negociaciones, y menos aún
cuando se trata de conflictos prolongados y arraigados, como es el caso del colombiano
(Galtung, 1998; Fisas, 2004; Lederach, 2008; Rettberg, 2012; Hernández, 2012, 2013,
2014). No obstante, es necesario advertir que estos conflictos pueden transformarse perfec-
tiblemente a partir de dichos acuerdos de paz, cuando se soportan en exitosas negociaciones
de paz y las partes de dichas negociaciones y la sociedad civil se empoderan de ellos, pues,
en estas condiciones, se convierten en una oportunidad para cambios y transformaciones
necesarias y constructivas, que hacen posible superar mediante procesos perfectibles, de
mediano y largo plazo, las causas generadoras de los conflictos armados y evitar su recaída.
Conclusiones
Dando respuesta a los interrogantes planteados, en este aparte se relacionan las prin-
cipales conclusiones de este artículo.
La praxis de la paz, es decir, la teoría y su prácticas, han evidenciado una relación
directa entre construcción de paz y negociaciones de paz, dado que la terminación
y transformación de los conflictos representan uno de los ejes de interés de la cons-
trucción de la paz. En forma específica, porque las negociaciones de paz posibilitan la
terminación de conflictos armados y su transformación en el periodo de transición que
conocemos como posacuerdo; favorecen el desarrollo de potencialidades y capacidades
para construir la paz, tanto en los actores vinculados en la mesa de negociación como
en la sociedad civil en general; evidencian poder de cambio y transformación cuando
logran avanzar en su desarrollo hasta acuerdos finales de paz, y otorgan poder a la paz.
Este artículo hace hincapié en que la construcción de la paz no puede ser comprendida
en forma minimalista solo como negociaciones de paz, dado que otros ejes, también
52
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
fundamentales de su quehacer, son los siguientes: generar garantías para la vida digna,
atención integral de las víctimas, condiciones adecuadas para la reintegración de quienes
se desmovilicen de los grupos armados, reparación de los daños causados, reconstrucción
del tejido social y la infraestructura afectada por el conflicto, políticas públicas para la
paz, educación para la paz, infraestructura para la paz y reconciliación.
En el contexto internacional, se registra una tendencia predominante de acudir a las
negociaciones de paz para la terminación y transformación de conflictos armados. De los
conflictos resueltos en los últimos treinta años, 79.6 % lo logró por vía de negociaciones
de paz y solo 20.4 % por vía armada (Fisas, 2014).
Las actuales negociaciones de paz entre el Gobierno del presidente Santos y las FARC
representan una valiosa oportunidad para la terminación y transformación del conflicto
armado colombiano y la construcción de la paz. Así lo han reconocido las partes vincu-
ladas en esta negociación mediante declaraciones públicas, individuales y conjuntas,
y lo han respaldado con importantes y perfectibles logros alcanzados en el corto lapso
de los tres años de duración de las negociaciones de paz. Se identifican dentro de estos:
un acuerdo general para el inicio de las negociaciones y la definición de una agenda u
hoja de ruta; tres acuerdos parciales sobre tres puntos de esta agenda; la fijación de
lineamientos conjuntos respecto de las víctimas; una comisión para el esclarecimiento
histórico sobre las causas del conflicto armado; una comisión de género y otra integrada
por militares de las Fuerzas Armadas y comandantes de las FARC, para la búsqueda de
alternativas en torno a la desmovilización, el desarme y la reintegración; y avances en
el desescalonamiento del conflicto, entre otros.
Este artículo ofrece elementos teóricos y prácticos sobre el empoderamiento
pacifista. A su vez, lo define como el proceso que posibilita el desarrollo de capaci-
dades y competencias para construir paces imperfectas o inacabadas y transformar
constructivamente la realidad; reconocimiento de experiencias de la misma natura-
leza; apropiación del concepto de poder no violento e interacciones y gestiones para
la terminación y transformación pacífica de los conflictos (Muñoz, 2001; Comins y
Muñoz, 2013; Hernández, 2014).
Este artículo evidencia la relación directa entre el empoderamiento pacifista y las
negociaciones de paz. Estas pueden representar empoderamientos pacifistas cuando
desarrollan en las partes de la negociación capacidades y potencialidades para construir
la paz, que se hacen evidentes en el desarrollo de las negociaciones. En forma específica,
en capacidades para comunicarse, avanzar en la construcción de confianzas, superación
de embotellamientos y logro de acuerdos parciales y del final de paz, entre otros.
Este artículo además destaca que las negociaciones de paz pueden desarrollar capacida-
des y potencialidades de la sociedad civil para construir la paz que se reflejan en articulación
entre sus distintas expresiones, para acompañar, ambientar y proteger el proceso de paz,
53
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
generar espacios de diálogo con los sectores menos afectos a estas negociaciones, deman-
dar a las partes para que no suspendan las negociaciones en casos de embotellamiento
instándolas a que no se levanten de la mesa sin el acuerdo final de paz y refrendándolas.
Posteriormente, en el posacuerdo, ofrecer su experiencia acumulada al servicio de las distin-
tas actividades que requieren la construcción de la paz en esta etapa al articular el acuerdo
final de paz a la región y el territorio, verificar el cumplimiento de dicho acuerdo, generar
espacios de discusión en torno a la implementación del acuerdo final de paz y mediar ante
las autoridades locales y regionales para su implementación y en los conflictos que puedan
generarse. También, contribuir para que el acuerdo se convierta en oportunidad de cambio
y transformación, aporte a la superación de las causas generadoras del conflicto armado,
evite su recaída y posibilite la consolidación de paces estables y duraderas.
Hasta la fecha, las negociaciones de paz objeto de este artículo han logrado un sig-
nificativo empoderamiento pacifista, esencialmente en las partes vinculadas. Los logros
alcanzados así lo evidencian. No obstante, le quedan importantes retos por alcanzar:
lograr acuerdos parciales en los dos puntos restantes de la agenda, los más difíciles y
sensibles, relacionados con las víctimas y las condiciones para la terminación del con-
flicto armado; avanzar en su empoderamiento por parte de la sociedad civil; lograr el
acuerdo final de paz, porque, como lo han señalado las partes en la mesa de negociación,
“nada está acordado hasta que todo esté acordado”; aportar a un eventual pero necesa-
rio proceso de negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional, y lograr la
refrendación del acuerdo final. Sin duda, desafíos nada fáciles.
Referencias
Barbero, A. (2006).
Construyendo paz en medio de la guerra: Colombia.
Barcelona:
Escola de Cultura de Pau.
Barreto Henriques, M. (2014). Los procesos de paz en Colombia y el rol de la comu-
nidad internacional: ¿crónica de un nacimiento anunciado?
Revista Análisis
Internacional
,
5
(2), 219-243.
Boutros-Ghali, B. (1993). An agenda for peace: one year later.
Orbis
,
37
(3), 323-332.
Centro de Investigación y Educación Popular (2012).
Aportes a los diálogos de
paz
guest/streamDownload/workspace/SpacesStore/40146181-74c7-494e-8e23-
29774710abb7/Aportes %20dialogos %20de %20paz_Doc %20I.pdf?guest=true
Comins, I. y Muñoz, F. A. (eds.) (2013).
Filosofías y praxis de la paz
. Barcelona: Icaria.
Comisión de Estudios sobre la Violencia (1987).
Colombia: violencia y democracia.
Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.
54
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Conciliation Resourses (2009).
Participación pública en la construcción de la paz.
Londres.
Dudouet, V. (2009). Contexto y referentes de la investigación
.
En M. García Durán,
De
la insurgencia a la democracia: estudios de caso
(pp. 19-41)
.
Bogotá: Antropos.
Fisas, V. (2004).
Procesos de paz y negociación en conflictos armados.
Barcelona: Paidós.
Fisas, V. (2005). Abordar el conflicto: la negociación y la mediación.
Revista Futuros
,
10
(3).
Fisas, V. (2014).
Anuario de procesos de paz 2014.
Barcelona: Icaria.
Galtung, J. (1998).
Tras la violencia, 3r: reconstrucción, reconciliación, resolución:
afrontando los efectos visibles e invisibles de la guerra y la violencia
. Bilbao:
Gernika Gogoratuz.
García Durán, M. (1992).
De Uribe a Tlaxcala: procesos de paz
. Bogotá: Cinep.
García Durán, M. (2010).
Colombia: conflicto armado, procesos de negociación y re-
tos para la paz.
En A. Vargas,
Colombia: escenarios posibles de guerra o paz
.
Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.
González, N. C. (2006).
Resistencia indígena: alternativa en medio del conflicto co-
lombiano
. Cali: Pontificia Universidad Javeriana.
Hernández Delgado, E.(2004).
Resistencia civil artesana de paz: experiencias indíge-
nas, afrodescendientes y campesinas.
Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.
Hernández Delgado, E. (2008). La paz imperfecta que construyen las iniciativas de paz de
base social en Colombia. En M. E. Salamanca (coord.),
Las prácticas de resolución
de conflictos en América Latina
(pp. 137-152). Bilbao: Universidad de Deusto.
Hernández Delgado, E. (2011). Diplomacias populares no violentas: prácticas de “paz
imperfecta” en experiencias de construcción de paz de Colombia. En F. A. Mu-
ñoz Muñoz y M. J. Bolaños Carmona (coords),
Los hábitus de la paz: teorías y
prácticas de la paz imperfecta
(pp. 205-226). Granada: Universidad de Granada.
Hernández Delgado, E. (2012).
Intervenir antes que anochezca: mediaciones, inter-
mediaciones y diplomacias no violentas de base social en el conflicto armado
colombiano.
Bucaramanga: Universidad Autónoma de Bucaramanga.
Hernández Delgado, E. (2013). Mediaciones en el conflicto armado colombiano: hallaz-
gos desde la investigación para la paz.
CONfines de relaciones internacionales
y ciencia política
,
9
(18), 31-57.
Hernández Delgado, E. (2014).
Empoderamiento pacifista de experiencias comunitarias
locales en Colombia (1971-2013)
(Tesis de doctorado, Universidad de Granada,
Granada, España).
55
Negociaciones de paz en Colombia
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Hernández Delgado, E. (2015). Empoderamiento pacifista del actual proceso de paz en
Colombia: 2012-2015.
Revista de Paz y Conflictos
,
8
(2), 179-202.
Hernández Delgado, E. y Salazar, M. (1999).
Con la esperanza intacta: experiencias
comunitarias de resistencia civil no violenta.
Bogotá: Arte Folito.
Higuita, O. (2014). Los diálogos de La Habana y las perspectivas de una paz duradera
en Colombia.
El Ágora USB
,
14
(2), 487-515.
Justapaz (2006).
Construyendo la paz, aprendizajes desde la base: el conflicto colom-
biano y las iglesias santuarios de paz
. Bogotá.
Lederach, J. P. (1997).
Construyendo la paz: reconciliación sostenible en sociedades
divididas.
Washington D.C.: Instituto Peace Press.
Lederach, J. P. (2008).
La imaginación moral: el arte y el alma de construir la paz.
Bogotá: Norma.
Muñoz, F. (ed.) (2001).
La paz imperfecta.
Granada, España: Universidad de Granada.
Muñoz, F., Herrera, J., Molina, B. y Sánchez, S. (2005).
Investigación de la paz y los
derechos humanos desde Andalucía.
Granada, España: Universidad de Granada.
Navarrete, M. C. (2008).
San Basilio de Palenque: memoria y tradición.
Cali: Imprenta
Departamental del Valle del Cauca.
Rettberg, A. (2010a). Diseñar el futuro: una revisión de los dilemas de la construcción de
la paz para el posconflicto. En A. Rettberg (comp.),
Conflicto armado, seguridad
y construcción de paz en Colombia.
Bogotá: Universidad de los Andes.
Rettberg, A. (2010b). De las violencias y el conflicto armado a la construcción de la paz.
En A. Rettberg (comp.),
Conflicto armado, seguridad y construcción de paz en
Colombia.
Bogotá: Universidad de los Andes.
Rettberg, A. (2012).
Construcción de paz en Colombia: contexto y balance.
En A.
Rettberg,
Construcción de paz en Colombia.
Bogotá: Universidad de los Andes.
Sánchez, G. (1991).
Guerra y política en la sociedad colombiana.
Bogotá: Áncora.
Universidad de los Andes, USAID, Observatorio de la Democracia, Vanderbilt University
(2013). ¿Qué piensan los colombianos del proceso de paz? Una mirada desde el
Barómetro de las Américas. Recuperado de http://perspectivaold.revistapers-
pectiva.com/files/files/documentos/Primera %20Encuesta %20Nacional %20
sobre %20el %20Proceso %20de %20Paz.pdf
Villamizar, D. (1997).
Un adiós a la guerra: memoria histórica de los procesos de paz
en Colombia.
Bogotá: Planeta.
56
Esperanza Hernández Delgado
y
y
Pap. Polít. Bogotá (Colombia), Vol. 21, No. 1, 35-56, enero-junio 2016
Villarraga Sarmiento, Á. (2008). Vicisitudes del proceso de paz del Gobierno Betancur.
En A. Villarraga (comp.),
Tregua y cese al fuego bilateral: FARC, EPL, M-19 y
ADO.
Bogotá: Fundación Cultura Democrática.
Villarraga Sarmiento, Á. (1998).
Diálogo, negociación y ruptura con las FARC-EP y
con el ELN
. Bogotá: Fundación Cultura Democrática.
logo_pie_uaemex.mx