Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
ISSN
:
1699-4949
nº 10, abril de 2014
Artículos
Eduarda Mansilla y Victor Hugo:
un breve intercambio epistolar
*
marcando los inicios de la literatura francófona de Argentina
Carlos Alvarado-Larroucau
Université Paris 8
carlos.alvarado@etud.univ-paris8.fr
Résumé
La littérature francophone d’Argen-
tine trouve ses origines dans le roman
d’Eduarda Mansilla:
Pablo ou la vie dans
les Pampas
, publié en 1869 ; la roman-
cière fait parvenir un exemplaire à Victor
Hugo et génère ainsi un très bref échange
épistolaire. Au cours de cet article on
présente et analyse une lettre inédite
d’Eduarda Mansilla adressée à Victor
Hugo. On la confronte à la réponse de
Victor Hugo. L’importance de cette cor-
respondance réside dans le fait que Man-
silla et Victor Hugo sont les deux figures
littéraires centrales autour desquelles gra-
vite la littérature francophone argentine.
Une littérature toujours inexplorée dans
son ensemble.
Mots-clé :
Eduarda Mansilla; Victor Hu-
go ; Littérature francophone argentine ;
correspondance ;
Pablo ou la vie dans les
Pampas
.
Abstract
Argentine francophone literature ori-
ginates with Eduarda Mansilla’s novel
Pablo
ou la vie dans les Pampas
, published in
1869; the author forwards a copy to Victor
Hugo, generating a brief correspondence.
In this article, we both present and analyze
an unpublished letter by Eduarda Mansilla,
addressed to Victor Hugo. Furthermore, we
compare it to Victor Hugo‘s answer to
confirm the existence of a letter exchange
between the authors. The relevance of this
entwine lies in the fact that Mansilla and
Victor Hugo are two central literary figures
around which revolve the Argentine fran-
cophone literature; a literature yet to be
explored.
Key words:
Eduarda Mansilla; Victor Hu-
go; Argentina francophone literature; cor-
respondence;
Pablo ou la vie dans les Pam-
pas
.
* Artículo recibido el 21/08/2012, evaluado el 12/01/2013, aceptado el 12/05/2013.
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
22
0. Precisiones, objetivos y límites
El presente artículo tiene como objetivo dar a conocer el original de la carta
de la escritora argentina Eduarda Mansilla dirigida a Victor Hugo presentando su
novela
Pablo ou la vie dans les pampas
. Dicha carta se mantuvo inédita hasta el presen-
te y es el antecedente a la respuesta de Victor Hugo conocida desde hace más de me-
dio siglo. Esta carta, sencilla en apariencias e inclusive, tal vez, poco trascendente para
algunos, pudiera representar una pieza fundamental en el marco inicial, contextuali-
zador, de una literatura francófona existente en Argentina desde 1869 hasta nuestros
días. Esta literatura argentina de expresión francesa todavía no ha sido estudiada me-
tódica y globalmente. Para realizar un estudio de esta índole es necesario entablar una
etapa inicial e ineludible: la del análisis documental. Por ello se puede afirmar que,
acompañando la publicación de la primera novela francófona argentina, esta carta
marcaría un hito en la historia literaria de la corriente francófona argentina, de allí su
importancia. Excedería los objetivos establecidos para este trabajo realizar un análisis
de la novela
Pablo
o de los tópicos usualmente estudiados en la literatura argentina
del siglo XIX. Un análisis de la novela
Pablo,
a la luz de los estudios francófonos, en
el contexto literario específicamente argentino, pudiera generar interesantes ejes
transversales de interpretación y estos sin lugar a dudas merecerían un trabajo especí-
fico y puntual, pero necesariamente consecuente al presente artículo. Establecidos así
los objetivos y límites de la presente contribución, el trabajo se mantendrá enfocado,
exclusivamente, en el texto, contexto y en la posible interpretación de la carta enviada
por Mansilla a Hugo desde Washington el 14 de noviembre de 1869.
1. Eduarda Mansilla y Victor Hugo
Louis Napoléon Bonaparte, presidente de la República Francesa desde 1848,
dio un golpe de estado el 2 de diciembre de 1851 a fines de establecer el «Segundo
imperio», proclamándose Napoléon III, emperador de Francia.
Dados estos sucesos y tras haber contestado la legitimidad del emperador,
Victor Hugo decidió exiliarse. En 1851, dejó Francia, pasó por Bélgica, luego por la
isla de Jersey, para instalarse finalmente en 1856 en la residencia
Hauteville House
, en
la «severa y calma» isla anglonormanda de Guernesey,
[…] rocher d’hospitalité et de liberté […] ce coin de vieille
terre normande où vit le noble petit peuple de la mer, […] île
de Guernesey, sévère et douce (Hugo, 1866: dédicace).
En ese lugar, Victor Hugo adquirió la gran casona señorial de tres pisos gra-
cias a las ganancias obtenidas por el éxito de su libro de poemas
Les Contemplations
(1856). El poeta residió allí hasta 1870. Es sabido que Hugo no fue suscriptor de la
pequeña biblioteca pública de Guernesey, que prefirió, en cambio, recurrir a algunos
amigos letrados que le prestaban libros, y que habitualmente sólo acudía a la única
biblioteca a su disposición, aquella que él mismo había constituido en
Hauteville
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
23
House
. Dicha biblioteca se veía incrementada regularmente con los envíos realizados
por algunos familiares y numerosos admiradores
1
.
En 1879, Hugo solicitó a su cuñada, Julie Chenay
2
, realizar, entre otras cosas,
un inventario de las obras presentes en Hauteville House. Dicho inventario
3
da testi-
monio de la existencia de la novela de la escritora argentina Eduarda Mansilla de
García:
Pablo ou La vie dans les Pampas
(1869) entre aquellos libros selectos que
acompañaron a Hugo durante años. Lamentablemente, el ejemplar se ha extraviado,
siguiendo el mismo destino de otros libros de esa biblioteca
4
.
El
Pablo
de Eduarda Mansilla es un texto triplemente trascendental de la lite-
ratura argentina. Primeramente, se trata de uno de los textos fundadores de la novelís-
tica nacional; en segundo término, se destaca por ser un hito en las letras femeninas
del país, y finalmente hay que resaltar que se trata de la publicación inaugural de la
francofonía argentina (Alvarado-Larroucau, 2009: 197).
Debe tenerse en cuenta que Mansilla forma parte de un amplio grupo de mu-
jeres que escribían en Argentina a mediados del siglo XIX. Durante la década de
1860, más de 230 autoras escribieron y publicaron, según lo afirmado por la escritora
Mariana Docampo, directora de la colección
Las Antiguas
, especializada en la narrati-
va de autoras argentinas del siglo XIX (Jiménez, 2011). De esta época, la historia lite-
raria argentina retendrá, principalmente, los nombres de Eduarda Mansilla, Juana
Manso y Manuela Gorriti.
Eduarda Mansilla fue sin lugar a dudas la primera escritora argentina francó-
fona publicada, luego vinieron los sucesores, inclusive sus hijos: Daniel y Eduardo
García-Mansilla. Formando parte de esta corriente no se puede dejar de mencionar a
numerosas escritoras, tales como Gloria Alcorta, Delfina Bunge, Susana Calandrelli,
Emma de Cartosio, Adela García-Salaberry, Magdalen Liddle, Silvina Ocampo, entre
otras. Existen también algunos textos en francés de escritores argentinos de talla, co-
mo Ricardo Güiraldes, Enrique Larreta, Victoria Ocampo, Domingo Faustino Sar-
miento e, inclusive, Jorge Luis Borges. Esa tradición francófona argentina se perpe-
tuará hasta nuestros días en el trabajo literario de Laura Alcoba, Santiago Amigorena,
Odile y Silvia Baron Supervielle, y del recientemente fallecido Héctor Bianciotti,
quien fuera miembro de la Academia francesa (Alvarado-Larroucau, 2009: 198-199).
1
2
Hermana de Adèle Foucher, esposa de Victor Hugo.
3
«Inventaire Méthodique» de Julie Chenay. Transcripción del inventario de las obras de Hauteville
House depositado en el Museo de Victor Hugo en París bajo la referencia «a8839», transcripción reali-
zada y anotada por Jacques Cassier. Registro del inventario en línea: <http://groupugo.div.-
jussieu.fr/Biblioth%E8que_Hugo/Les_livres_de_Hauteville-House/GA-GE.htm>.
4
Así nos lo ha hecho saber su directora, Mme Marie-Laurence Marco (correspondencia personal, 9 de
septiembre de 2011).
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
24
Esta lista de escritores francófonos argentinos tan sólo menciona a algunos, su núme-
ro rondaría más de la cincuentena.
Toda esta corriente literaria francófona otorga relevancia a la breve corres-
pondencia que existió entre Hugo y Mansilla. Por otro lado, la novela
Pablo
, al ser la
piedra fundamental de la francofonía argentina, brinda un respaldo histórico literario
contextualizador al trabajo de todos aquellos autores que siguieron la ruta francófona
señalada por la autora. Aunque la francofonía argentina no responda a una voluntad
de grupo, es imposible considerar todos esos escritos en francés como hechos aislados
y fortuitos. Los escritores se inscriben en esa corriente sin saberlo, aunque son cons-
cientes de su especificidad, tal como lo demuestran las palabras de Victoria Ocampo
(1944: 13-14) a ese respecto:
Ce que j’écris en français n’est pas français quant à l’esprit. Et
pourtant –voilà le drame– je sens que jamais les mots espagnols
ne viendront spontanément à mon aide quand je serai émue,
précisément quand j’en aurai besoin. Je resterai toujours pri-
sonnière d’une autre langue, que je le veuille ou non, parce
qu’elle est le lieu où mon âme s’est acclimatée.
Los francófonos saben que su escritura no es francesa, a pesar de que el uso
del otro idioma les resulte natural. El mismo Victor Hugo verá en la novela
Pablo
la
traducción al francés, no de una lengua sino la de otra forma de pensar, americana.
1.1. A la búsqueda de la correspondencia entre Mansilla y Hugo
En Argentina una supuesta correspondencia entre Mansilla y Hugo era pre-
sumida aunque no confirmada. Uno de los primeros indicios de la existencia de este
intercambio entre los escritores fue consignado ya en 1875 en el
Diccionario biográfico
americano
de José Domingo Cortés (295). Hubo que esperar hasta mediados del siglo
XX para acceder al texto de Victor Hugo. En efecto, la carta que Victor Hugo escri-
biera a Eduarda, luego de leer
Pablo,
fue fotorreproducida y transcrita recién en 1950
por Daniel García-Mansilla en su libro
Visto, oído y recordado. Apuntes de un diplomá-
tico argentino
(87)
5
.
Transcripción
:
Hauteville House, 14 janvier 1870.
Madame: Votre livre m’a captivé. Je lui dois des heures char-
mantes et bonnes. Vous m’avez montré un monde inconnu.
Vous écrivez une excellente langue française, et c’est un intérêt
profond de voir votre pensée américaine se traduire en notre
langage européen. Il y a dans votre roman un drame et un pay-
sage: le paysage est grandiose, le drame est émouvant. Je vous
5
En el libro, ver transcripción en p. 87 y reproducción (facsímil) en p. 273.
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
25
remercie, madame, et je mets à vos pieds mes hommages. Vic-
tor Hugo.
Se presenta también aquí la reproducción fotográfica digital de este documento (v.
infra
). Cabe mencionar que el grupo de especialistas
6
del Consejo Nacional de Inves-
tigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, aplicado al estudio de la obra de
Eduarda Mansilla, hasta el momento no ha podido identificar el destino del original
de esta carta. Se estima que corrió la misma suerte que parte importante de las obras y
la correspondencia personal de la autora, extraviadas en alguno de los viajes familiares
(Vallejos, 2007; Manuel R. García-Mansilla, correspondencia personal, 8 de febrero
de 2013).
Reproducción facsímil de la respuesta de Victor Hugo a la carta de Eduarda Mansilla
Leyendo la carta de Hugo y tomando en consideración el inventario de Che-
nay, en donde se precisa que el libro de Mansilla se encontraba parcialmente intonso,
se pudiera pensar que la lectura de
Pablo
por parte de Hugo fue fragmentaria; pero,
6
Grupo dirigido por la doctora María Rosa Lojo Calatrava. Uno de sus integrantes es Manuel Rafael
García-Mansilla, pariente de la autora de
Pablo ou la vie dans les Pampas
.
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
26
puesto que el libro dedicado por Mansilla sigue extraviado, es imposible asegurarlo
categóricamente. Tampoco es posible precisar qué porcentaje del libro estaba intonso.
García-Mansilla sostiene, además, que su madre y Victor Hugo habrían inter-
cambiado retratos
7
y que el poeta habría elogiado los encantos de Eduarda, diciendo:
«
Vous êtes belle comme votre âme, votre sourire est un éblouissement. V.H.», (Gar-
cía-Mansilla, 1950: 87; Pombo,
apud
Mansilla de García, 1879: 7). De lo expuesto
sobre tal intercambio de fotografías, se infiere la existencia de alguna otra correspon-
dencia no identificada hasta el día de hoy.
La necesidad de corroborar estos testimonios del hijo de Mansilla generó la
búsqueda de la correspondencia entre la argentina y el francés.
La existencia probada del
Pablo
en la biblioteca de Hauteville House otorgó
legitimidad a las transcripciones y copias presentadas por García-Mansilla y alentó la
búsqueda de los originales de esta correspondencia; era de esperarse al menos una
carta de Mansilla presentando su novela y en consecuencia la respuesta de Hugo
agradeciendo el envío.
Dado que el original de la carta de Victor Hugo, hasta el momento, sigue in-
hallable, tan sólo es posible consultar el documento original que Eduarda Mansilla le
dirige a Victor Hugo, el cual, como ha sido antedicho, aunque breve, es muy signifi-
cativo.
Se trata de una sucinta misiva enviada por la autora desde Washington, fe-
chada el 14 de noviembre de 1869, año de inicio del mandato de Ulysses S. Grant en
los Estados Unidos. En aquel momento Eduarda se encontraba en Norteamérica,
acompañando a su marido, Manuel Rafael García Aguirre, embajador de Argentina
8
.
La carta de Eduarda se conserva en la Casa de Victor Hugo en París, en la
aristocrática Place des Vosges, en el corazón del céntrico barrio del Marais. La oficina
de manuscritos y correspondencia la registra como carta de
Garcia à Victor Hugo,
inv
MVHP-ms- a 5495; 2.5496.J.H, remitida por Edouarda [sic] M. de Garcia.
1.2. París, casa de Victor Hugo
En el número 6 de la Place des Vosges, en el segundo piso del Hotel de
Rohan-Guémené, se encuentra el departamento de 280 m² que habitó Victor Hugo
entre 1832 y 1848. Allí está hoy el museo que reúne el mobiliario y los fondos docu-
mentales del escritor.
Para consultar la carta de Eduarda hubo que acudir a la encargada de los ma-
nuscritos y correspondencia de la Casa de Victor Hugo en París,
Michèle Bertaux,
7
Victor Hugo conservó una interesante serie de retratos de admiradoras y escritoras entre los que no
figura el de Eduarda Mansilla (
apud
Mme M. Bertaux, correspondencia personal, 13 de agosto de
2012).
8
Es importante tener en cuenta que Eduarda escribió
Recuerdos de Viaje
(1882), en donde analizó la
sociedad democrática norteamericana, evocando la vida pública y privada que conoció durante su
estancia en Washington, Filadelfia y Nueva York.
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
27
quien permitió acceder a los escritos íntimos del escritor; para examinarlos se deben
cumplir ciertas normas: guantes blancos para manipular las páginas; lápiz de grafito
para tomar notas y evitar errores irremisibles; y cámara de fotos sin
flash
.
Con todos esos recaudos se puede ver la carta de Eduarda en la que dedicó un
ejemplar de su
Pablo
a Victor Hugo.
1.3. Transcripción y reproducción de la carta de Eduarda a Victor Hugo
El documento es inédito. Hasta el momento no ha sido antes reproducido o
transcrito. Se trata de una hoja pequeña, tamaño esquela, encabezada con el mono-
grama de los García: «G» gótica, en azul rey o azul de Francia. Tanto el color elegido
como las dos barras principales que forman esa «G», pudieran evocar, sutilmente, la
bandera argentina.
La caligrafía de Mansilla es segura y sin adornos, por momentos de difícil lec-
tura. El francés que emplea es preciso aunque se aprecian mínimos errores ortográfi-
cos: confunde el pretérito indefinido (
passé simple
) y el pretérito perfecto (
passé compo-
): «[…]
a sut
», «[…]
a remplit
», también falta apenas un acento, «
Republique
»; en vez
de: «
a su
»
,
«
a rempli
»
,
«
République
».
Se presenta a continuación su transcripción
9
y la reproducción fotográfica
10
:
Washington le 14 novembre 1869
Légation argentine
Monsieur,
Après un séjour de 6 ans à Paris, je me suis permis
d’écrire un roman dans la langue de Victor Hugo: cette langue
française qu’il enrichit tous les jours d’un nouveau joyau. Je fais
plus aujourd’hui; j’écris au grand Hugo lui-même
Génie oblige….
.
L’homme qui a remplit [
sic
] le monde de son nom, celui qui a
sut [
sic
] ouvrir d’aussi vastes horizons à l’esprit humain se doit
aux grands comme aux petits. Veuillez accepter Monsieur mon
Pablo étude sur les mœurs des gauchos dans les pampas de la
Republique [
sic
] Argentine, ce pays si peu connu qui m’a vu
naître.
Je ne doute pas que le maître avec son coup d’œil
d’aigle, ne manque de voir [¿?] à travers les omissions, à travers
les doutes [¿?] les fautes même de mon ouvrage, l’intention qui
m’a guidée l’idéal auquel j’ai aspiré.
9
Entre corchetes: términos poco legibles o casi incomprensibles en el original. Los subrayados son de
su autora.
10
La imprecisión de las fotografías se debe principalmente a que están vedadas las tomas utilizando
flash y también es imposible aplanar las páginas del tomo de archivo.
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
28
Le poète verra de suite quelle mine [¿?] de poésie il y a à exploi-
ter dans ces Pampas à demi désertes que déjà, Dieu merci, la
civilisation envahit peu à peu de son souffle de vie. Etrange
problème que j’ose poser au grand penseur la civilisation telle
que nous la voyons de nos jours, telle que je la vois dans ce
pays de géants, est-elle destinée à invertir [¿?] le domaine de la
poésie pour y laisser à sa place un réalisme brutal ? Faut-il hé-
las ! pour dompter [¿?] un peuple qu’il sait toujours malheu-
reux? J’avoue que je le crains [¿?], depuis que je suis auprès la
patrie de Washington. Mon mari est ici notre ambassadeur
Deux mots du grand Hugo seraient pour moi comme
un nouveau baptême de feu qui fortifierait ma foi et triplerait
mes forces. J’ose les lui demander le priant d’agréer l’expression
de mon admiration et de mon respect
Eduarda M. de Garcia
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
29
Reproducción fotográfica de la carta que Eduarda Mansilla envió a Victor Hugo
2. La Carta de Mansilla, entrelíneas
En la carta, Eduarda Mansilla hace mención a los seis años en que vivió en
París. En efecto, allí residió junto a su marido Manuel García Aguirre, embajador de
la República Argentina entre 1863 y 1869. Esos seis años vividos en francés, justifica-
rían haber escrito una novela en ese idioma y, en cierta medida, prestarían aval al
grado de su dominio de esa lengua. Al respecto, es necesario considerar que dominaba
el idioma desde su infancia. Eduarda había probado su bilingüismo desde muy tierna
edad; a los once años su francés fue encomiado por el conde Colonna Walewski, hijo
de Napoléon I, embajador de Francia en Argentina en momentos en que Eduarda
hizo de intérprete para su tío Juan Manuel de Rosas, tal como lo refiere Pombo (
apud
Mansilla de García, 1879: 8). El francés no parece guardarle secretos; en la carta que
nos ocupa, al referirse al idioma francés como «la lengua de Victor Hugo», Eduarda
reactualiza el manido cliché francés: «la langue de Molière».
Por otro lado, analizando detalles de esta carta es posible observar que la escri-
tora establece una gran distancia al elegir la tercera persona para dirigirse a Victor
Hugo. Con ese pronombre, marca su respeto y le rinde homenaje al escritor, pero
también protege su condición de mujer casada. Si se tiene en cuenta que la primera y
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
30
la segunda personas son los dos únicos y verdaderos sujetos del diálogo, pudiérase
pensar que Eduarda, prácticamente, excluye de la plática a Victor Hugo; sin embargo,
su objetivo es, sobre todo, recalcar su cortesía, como lo demuestra su elogio al genio
del escritor.
Un aspecto importante a tener en cuenta es que, al explicar su novela como
«estudio de costumbres», es la misma Eduarda quien ubica su obra en el Realismo del
siglo XIX. Aunque su lugar en la literatura suele ser impreciso «a caballo entre el Ro-
mantismo y el Realismo» (Sales Salvador, 2006: 23), no se debe olvidar que parte de
la
Comédie humaine
de Balzac había sido clasificada, por el mismo autor, como «étu-
de de mœurs»; por lo tanto, es posible pensar que la escritora trata de inscribirse bajo
esa misma corriente literaria por la que también transitaron otros escritores renom-
brados, como Flaubert, Maupassant Stendhal y también Victor Hugo, quien tras la
batalla de
Hernani
se muestra como uno de sus heraldos en dramaturgia.
Los relatos de viajes del siglo XIX y el exotismo que tanto entusiasmó a los es-
critores del romanticismo y del realismo, recubrían con un renovado interés las pam-
pas y los gauchos de Mansilla; el momento de
Pablo
era efectivamente propicio.
También en su carta, Mansilla resalta su modestia apelando a la indulgencia
de Victor Hugo. De esta forma pondera nuevamente a su destinatario y lo instiga a
generar una respuesta. El planteo que Mansilla hace a Hugo es notable, pues se apre-
cia su razonamiento romántico, amplio y a la vez ambiguo, sobre la oposición civili-
zación-barbarie. Para ella, esa civilización, que lleva aliento de vida a los parajes desér-
ticos y progreso a los pueblos infelices, es también un suceso «invasor», devastador,
que despoja y reduce todo a un «realismo brutal». Mientras que el dominio de la bar-
barie es en cambio el de la vasta extensión de la poesía, una «mina de poesía».
La mirada de Eduarda está impregnada de los amaneceres de la Pampa, para
ella la poesía de la llanura se encuentra en una zona de penumbra, en ese punto en
que el sol, aun débil, avienta sombras esbozando el inaccesible horizonte. Para Eduar-
da la Pampa es un lugar poético marcado por la soledad, «la solitude du désert, silen-
ce, abandon» (Mansilla de García, 1869: 233). Y es en esa soledad en donde se mide
la poesía del lugar que emerge como una chispa del punto de convergencia entre la
civilización y el desierto; del punto de choque entre dos fuerzas, entre el hombre y la
naturaleza, entre lo inmenso y lo nimio. Para Mansilla lo opuesto a la civilización no
es la barbarie sino aquello que le opone resistencia, la fuerza de la inercia del desierto,
por ejemplo:
D’un côté, on vit la civilisation avec tous ses raffinements,
toutes ses aspirations, toutes ses exigences, accroître sa puis-
sance créatrice et élargir ses horizons nouveaux, tandis que, de
l’autre, le désert muet et implacable opposait au courant civili-
sateur sa terrible force d’inertie (Mansilla de García, 1869:
190).
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
31
Al respecto, como indica María Rosa Lojo, una de las principales investigado-
ras de la obra de Eduarda Mansilla, es preciso tener en cuenta que tanto la escritora
como su hermano Lucio prefieren retratar la sociedad de una manera más bien inte-
gral, alejándose del pensamiento dicotómico de su tiempo. En una parte significativa
de sus obras, ellos desarticularán y resignificarán los viejos opuestos: ciudad/campaña,
Buenos Aires/interior, unitarios/federales, usualmente presentes en el paradigma que
contrapone civilización y barbarie. Los Mansilla expondrán más bien como real anti-
nomia, la de opresores y oprimidos, y la que surge de las diferencias de clase y género.
(Lojo, 2005: 38).
En relación con su enfoque y también como consecuencia del choque entre el
hombre y la fuerza inerte de la naturaleza, aparece la figura romántica del «Gaucho
Malo»; se puede también apreciar en ello una tendencia de Mansilla a congeniar con
los autores de las teorías del determinismo geográfico y ambiental (Buffon, Montes-
quieu, Ratzel):
Le Gaucho Malo est, selon moi, une des productions les plus
significatives de cette nature grandiose et sauvage des pampas.
Il est l’expression de ce combat incessant et progressif qui
s’établit entre une société naissante, dispersée sur une grande
étendue de terrain, et le désert avec ses terribles lois. C’est le
choc, la lutte corps à corps entre l’homme et la terre ; c’est in-
finiment petit en opposition avec l’infiniment grand ; c’est la
force contre la force (Mansilla de García, 1869: 161).
Teniendo en cuenta estos aspectos de la novela
Pablo
y relacionándolos con la
carta, es dable pensar que Eduarda Mansilla intenta despertar en Victor Hugo una
reflexión poética sobre aquello que le preocupa. En síntesis, su cuestionamiento es el
siguiente: el avance de la civilización, aunque benéfico, tiene efectos devastadores
sobre un territorio semidesértico y salvaje que se ve despojado de su poesía. Un rea-
lismo brutal toma entonces lugar tan sólo para imponer un cierto orden a una pobla-
ción desdichada. Es notorio que esta reflexión devela, salvando todas las distancias
lógicas, una visión ecologista social y solidaria. Según la autora, el progreso desintegra
los paisajes naturales sin tener en cuenta a una población que es intrínsecamente des-
afortunada y que probablemente no dejará de serlo. Curioso también saber que esta
reflexión surge como consecuencia de las observaciones de la autora en América del
Norte
11
.
Lamentablemente, el pensador-poeta no dedicará a Mansilla ninguna men-
ción en este sentido. Lo cierto es que Hugo tenía una posición tomada sobre este
11
Sobre su estadía en la América del Norte ver: María Sáenz de Quesada, «Entonces la mujer: Eduarda
Mansilla de García» (
Todo es Historia
, año XXIX, 344, 1996, 6-8) y Eduarda Mansilla,
Recuerdos de
Viaje
(prólogo de María Rosa Lojo, Córdoba [Argentina], Buena Vista editores, col. Las Antiguas,
2011).
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
32
tema; para Hugo la historia era un combate que constantemente se reactualizaba en-
tre la civilización y la barbarie; y el progreso, idea central del siglo XIX, consistía en
hacerlo reinar en todo ámbito.
Ante el impacto del choque brutal de fuerzas el poeta respondió según el pun-
to de vista de su siglo. Se le adjudican ciertas palabras, las que supuestamente usó
justificando la colonia en Argelia:
Je crois que notre nouvelle conquête est chose heureuse et
grande. C’est la civilisation qui marche sur la barbarie. C’est un
peuple éclairé qui va trouver un peuple dans la nuit. Nous
sommes les grecs du monde, c’est à nous d’illuminer le
monde
12
(Hugo, 1888: 52).
A pesar de este comentario, no exento de un cierto etnocentrismo imperante
en su época, la civilización para Hugo tiene una relación directa con la propagación
de los ideales republicanos. Pero también preconiza, en uno de sus poemas, que ese
progreso, ante todo, debe llevar el sello de un pacifismo promisorio.
Le Progrès calme et fort, et toujours innocent,
Ne sait pas ce que c’est que de verser le sang.
Il règne, conquérant désarmé ; quoi qu'on fasse,
De la hache et du glaive il détourne sa face,
Car le doigt éternel écrit dans le ciel bleu
Que la terre est à l’homme et que l’homme est à Dieu (Hugo,
1872: 39).
R
EFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
A
LVARADO
-L
ARROUCAU
, Carlos (2009): «Les Précieuses argentines; littérature francophone
d’Argentine».
Francofonía,
18, 194-215.
C
ORTÉS
, José Domingo (1875): «Mansilla de García (Eduarda)», in
Diccionario biográfico
americano
. París, Tipografía Lahure.
G
ARCÍA
-M
ANSILLA
, Daniel (1950):
Visto, oído, recordado.
Apuntes de un diplomático ar-
gentino.
Buenos Aires, Editorial Kraft.
H
UGO
, Victor (1866):
Les Travailleurs de la mer
. París, A. Lacroix, Verboeckhoven.
H
UGO
, Victor (1872):
Les Châtiments
. París, J. Hetzel et Cie. éditeurs.
H
UGO
, Victor (1888):
Œuvres inédites de Victor Hugo. Choses vues
. París, G. Charpentier et
Cie. éditeurs.
12
Dichos atribuidos póstumamente a Hugo por su esposa, según anotaciones realizadas por el autor.
Se trata de un fragmento de una conversación entre Hugo y el general Bugeaud, gobernador de Arge-
lia, durante una cena que tuvo lugar en 1841, en presencia de Mme de Girardin, su anfitriona.
Çédille, revista de estudios franceses
, 10 (2014), 21-33
Carlos Alvarado-Larroucau
33
J
IMÉNEZ
, Paula (2011): «Juana Manso no es solamente una calle de Puerto Madero».
Clarín
,
Suplemento «Sociedad». 18 de noviembre. [Consulta en línea: http://www.-
revistaenie.clarin.com/literatura/Juana-Manso-mujeres-literatura-argentina_0_593-
340856.html; 10/01/2012].
L
OJO
, María Rosa (2005): «Los hermanos Mansilla: más allá del pensamiento dicotómico, o
cómo se escribe una Argentina completa»
. En tiempos de Eduarda y Lucio V. Mansi-
lla
. Córdoba: Junta Provincial de Historia de Córdoba. [Consulta en línea:
pos-de-Eduarda-y-Lucio-V-Mansilla2.pdf; 31/01/2013].
M
ANSILLA DE
G
ARCIA
, Eduarda (1869):
Pablo ou la vie dans les Pampas
, París, E. Lachaud
Editeur, 1869. [Consulta en línea: http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k58417-
297.r; 10/01/2012].
M
ANSILLA
DE
G
ARCÍA
, Eduarda (1879),
El Médico de San Luis
, Buenos Aires, La Biblioteca
Popular de Buenos Aires, Librería Editora de Enrique Navarro Viola. Prólogo de Ra-
fael Pombo. [Consulta en línea: http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/-
libros/M/Mansilla,%20Eduarda%20-%20Medico%20de%20San%20Luis.pdf;
14/04/2013].
O
CAMPO
, Victoria (1944):
Le Vert Paradis
. Buenos Aires, Éditions Sur (La Porte Étroite 9,
col. Lettres Françaises).
S
ALES
S
ALVADOR
, Dora (2006): «Introducción», in Clorinda Matto de Turner,
Ave sin nido
.
Castellón de la Plana, Publicacions de la Universitat Jaume I (col. Sendes), 15-88.
V
ALLEJOS
, Soledad, (2007): «La Última Gran Excéntrica».
Página 12
(Suplemento
las 12
),
29 de junio [Consulta en línea: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/-
las12/13-3442-2007-06-29.html; 10/01/2012].
logo_pie_uaemex.mx