Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
61
Enl@ce: Revista Venezolana de Información,
Tecnología y Conocimiento
ISSN: 1690-7515
Depósito legal pp 200402ZU1624
Año 9: No. 1, Enero-Abril 2012, pp. 61-71
1
Profesor de la Universidad de Cádiz. Miembro del Centro Iberoamericano de Comunicación Digital de Sevilla. Avenida de la
Universidad s/n ; 11405 Jerez de la Frontera CÁDIZ: Licenciado en Comunicación Audiovisual. Doctor en Periodismo. Profesor de
Teoría de la Comunicación. Director del grupo de investigación "Comunicación y Ciudadanía Digital". Autor del libro "Comunicar
para transformar, transformar para comunicar. TIC desde una perspectiva de cambio social" (Editorial Popular, Madrid, 2011),
Correo electrónico: victor.mari@uca.es
Recibido: 18-11-11
Aceptado: 24-02-12
Cómo citar el artículo (Normas APA):
Marí, V. (2012). Refexión crítica sobre los indicadores utiliza
-
dos para la medición de los usos sociales de Internet.
Enl@ce Revista Venezolana de Información, Tecno-
logía y Conocimiento
, 9 (1), 61-71
Refexión crítica sobre los indicadores utilizados
para la medición de los usos sociales de Internet
Víctor Marí
1
Resumen
Parafraseando a Baudrillard (1974) tomamos como objeto de estudio de nuestro artículo la necesaria crítica a
los indicadores al uso utilizados en los informes que diagnostican el avance de la Sociedad de la Información a escala
global, regional y local. Estos inFormes evidencian dos cuestiones centrales. En primer lugar, ponen de mani±esto los
intereses de las grandes corporaciones del sector de las telecomunicaciones. Estos indicadores al uso funcionan como
activadores de la demanda de los servicios o equipamientos que venden o prestan estas empresas. En segundo lugar,
hay una ausencia casi total en estos informes de aquellos indicadores que permiten medir los usos sociales y políticos de
Internet llevados a cabo por la ciudadanía activa y por los movimientos sociales. A partir de este escenario, y siguiendo
la metodología del análisis crítico de fuentes secundarias, en el artículo abordamos el trabajo teórico y práctico llevado
a cabo en los últimos tiempos por los movimientos sociales, encaminado a
desclasifcar
otros modos de construir el
conocimiento (García, 2007) y a evitar el desperdicio de la experiencia (Sousa, 2003) acumulada y construida desde
los movimientos sociales. El resultado de nuestro trabajo nos permite encontrar en los movimientos sociales nuevos
modos y nuevos lugares de producción de saberes (Zibechi, 2008) basados en metodologías participativas. Desde
estas nuevas claves surgen otros imaginarios y prácticas sociales que necesitan ser traducidos a nuevos indicadores, de
modo que permitan medir (y legitimar) otras miradas más sociales y políticas a la Sociedad de la Información.
Palabras clave:
Sociedad de la Información; apropiación tecnológica; indicadores, Internet; movimientos
sociales
62
Refexión crítica sobre los indicadores utilizados para la medición de los usos sociales de Internet
Víctor Marí
Critical Refection on the Indicators used For Measuring the
Social uses oF Internet
Abstract
Paraphrasing Baudrillard (1974), we take as the object of study of our article the necessary critique of the
customary indicators used in the reports which diagnose the progress of the Information Society at the global, regional
and local level. These reports prove two central questions. First of all, the traditional indicators reveal the interests
of the large corporations in the telecommunications sector. These indicators function as activators of the demand for
services or equipment provided by these companies. Secondly, in these reference reports there is a total absence of
those indicators that allow measuring the social and political uses of Internet, carried out by active citizenship and
social movements.
From this scenario, and following the methodology for critical analysis of secondary sources, in this
paper we deal with the theoretical and practical work carried out in the recent past by the social movements, aimed to
declass
other ways of constructing the knowledge (García, 2007) and to avoid the miss of the experience (Sousa, 2003)
accumulated and built by the social movements.
The result of our work allows us to Fnd
on the social movements new
ways and new places of production of knowledge (Zibechi, 2008) based on participatory methodologies. From these
new keys emerge other imaginaries and social practices that need to be translated into new sindicators, so that they
can measure (and legitimate) other approaches to the Information Society more social and political.
Key words
: Information Society, Technological Appropriation, Indicators, Internet, Social Movements
Introducción
Este artículo comparte la crítica de la orien-
tación mercantilista de los indicadores que miden
el avance de la Sociedad de la Información (S.I.)
como fruto de la proyección, también en este es-
pacio, de los intereses y de la visión del mundo
propia de quienes lideran el proceso de globali-
zación capitalista (Bustamante, 1998; Mattelart,
1993, 2001; Mosco, 2005; Mastrini y Bolaño,
1999; Sierra, 2006). Analizados desde la perspec-
tiva de la Economía Política de la Comunicación,
estos informes evidencian dos cuestiones centra-
les. En primer lugar, los indicadores al uso ponen
de maniFesto los intereses de las grandes corpo
-
raciones del sector de las telecomunicaciones (fa-
bricantes de hardware, operadoras de telefonía y
de conexión a Internet, etc.), unos intereses que
se ponen de maniFesto, entre otras cuestiones, en
la
hipertroFa
del interés por medir el
acceso
a la
Sociedad de la Información.
Los indicadores al uso funcionan como ac-
tivadores de la demanda de los servicios o equi-
pamientos que venden o prestan estas empresas.
Desde esta perspectiva, medir la Sociedad de la
Información supone medir la capacidad del con-
sumidor para incorporar nuevos y más modernos
63
Enl@ce: Revista Venezolana de Información, Tecnología y Conocimiento
Año 9: No. 1, Enero-Abril 2012, pp. 61-71
equipamientos tecnológicos en el hogar para co-
nectarse a Internet o para acceder a los servicios
a través de conexiones de banda ancha. También
sirven estos informes para detectar los frenos en
el consumo tecnológico en el hogar, y así diseñar
nuevas estrategias mercadotécnicas que permi-
tan una mayor activación de este mercado. Este
énfasis en las cuestiones relativas al
acceso
en los
informes referenciales sobre la Sociedad de la In-
formación se corresponde con un llamativo déFcit
en todas aquellas cuestiones que podríamos vin-
cular con unos escalones superiores, vinculados a
los
usos
y
apropiaciones
de Internet por parte de
la ciudadanía.
En segundo lugar, llama la atención el he-
cho de que el estudio del acceso a las redes y servi-
cios se camu±e bajo el título de “usos ciudadanos
de Internet”. Como se puede comprobar a partir
de una lectura de los informes, lo que se deFne
como usos ciudadanos acaban siendo, en gran
parte, cuestiones relacionadas con el acceso, que
nada tienen que ver con aquellos usos de Internet
vinculados a la participación en la esfera pública
por parte de la ciudadanía.
En este contexto, encontramos que las
aportaciones que vienen haciendo los movimien-
tos sociales (también denominados
altermundia
-
listas
, orientados al cambio social,
hackactivistas
,
etc.) en el terreno de las telecomunicaciones per-
miten abrir caminos para la superaciones de las
contradicciones apuntadas, al menos en dos sen-
tidos:
1. En el terreno
epistemológico
, desde la puesta
en marcha de nuevos lugares sociales, nuevas
categorías y nuevos modos de construir el co-
nocimiento (García, 2007; Mignolo, 2003;
Sousa y Meneses, 2009; Wash, 2004).
2. En el campo relacionado con nuestra re±exión,
la medición de la Sociedad de la Información,
mediante la incorporación de nuevas perspec-
tivas que permiten no sólo medir el acceso,
sino que permiten también la medición de los
usos y estrategias de apropiación de Internet
por parte de la ciudadanía.
De este modo, podemos encontrar en sus
acciones un camino de
protesta -
dirigido a la
problematización
(Freire) de los indicadores al
uso que miden la Sociedad de la Información – y
también unos incipientes caminos de
propuestas
,
dirigidos a ofrecer pistas para la incorporación de
nuevos indicadores que permitan realmente me-
dir los usos de Internet más vinculados con las
cuestiones sociales, ciudadanas y políticas. Hecho
el planteamiento general de nuestro trabajo, pasa-
mos a continuación a ir desarrollando cada una de
sus partes.
Investigar desde los márgenes
El conocimiento cientíFco se ha construido
históricamente a base de
demarcaciones
(Dussel,
2001).Y estos procesos de demarcación y de cla-
siFcación implican “enviar al exilio todos los ór
-
denes posibles salvo el autorizado por el poder”
(García, 2007, p. 35). Por lo tanto, si la clasiFca
-
ción desvela la existencia de un sólo mundo, la op
-
ción inversa implica la elaboración de estrategias
desclasiFcatorias:
Del mismo modo que se desclasiFca un ar
-
chivo o la información para hacerla pública,
debemos desclasiFcar y desvelar la compleji
-
64
dad del mundo para hacerlo más accesible al
entendimiento. Y ésto sólo puede conseguir-
se instalando,en nuestro sistema de racioci-
nio, una herramienta metacognitiva –de au-
tovigilancia crítica– basada en el pluralismo
lógico, que no es más que la convicción pro-
funda del respeto al otro, sea contemporá-
neo, sucesor o predecesor (García, 2007, p.
37).
Desclasifcar los conocimientos excluidos,
y los procesos instituyentes que conducen a esta
exclusión, es una de las tareas impulsadas des
-
de un
posmodernismo de oposición
(Sousa) que
toma distancia del posmodernismo relativista y
“celebratorio”, contento de vivir en el mejor de
los mundos posibles a pesar del aumento de las
desigualdades e injusticias globales, y también se
distancia del modernismo arrogante y dominador,
incapaz de revisar sus límites a pesar de las crisis
que han afectado a la Modernidad.
Los movimientos sociales alter mundialis-
tas eligen como lugar social desde el que construir
el conocimiento el de aquellos que han sido arrin-
conados por el sistema hegemónico, ya que nada
puede informarnos mejor sobre el proceso histó-
rico que aquello que no queda subsumido ni supe-
rado en la tendencia dominante (Zamora, 2008).
Al igual que para las autores de la Teoría Crítica, la
experiencia del carácter contradictorio de la rea
-
lidad social es el punto de partida de su proceso
de construcción de conocimiento. Precisamente,
son los movimientos sociales que trabajan por la
construcción de alternativas a la globalización ca-
pitalista dominante quienes están protagonizando
estos nuevos modos de construcción del saber.
Como señala Catherine Wash,
Los nuevos pensamientos son fruto de una
serie de intercambios/interaprendizajes pro-
ducidos en situaciones/lugares de pobreza/
exclusión; o sea, el lugar Físico son los már
-
genes del espacio capitalista y el lugar social
es el sótano: áreas rurales o barrios periféri-
cos de las ciudades, los eslabones débiles en
las cadenas de colonización, o en palabras de
Mignolo, “las zonas de concentración anti
-
neoliberal” (Wash, 2004, p. 23).
En los “callejones traseros de la sociedad”
se encuentran los embriones de una nueva socie-
dad, y desde donde pensamos que se está llevando
a cabo procesos de creatividad social por parte de
los movimientos alter mundialistas, que tienen un
re±ejo en el campo de la construcción del conoci
-
miento.
Medir (cualitativamente) la Sociedad de la
Información y los usos de internet en el espacio
local
En anteriores investigaciones (Marí, 2004,
2009, 2010) constatábamos que el predominio de
la difusión de los usos de Internet liderados por el
poder económico y el poder político institucional,
así como el desplazamiento a un segundo plano de
los usos y visiones alternativas impulsados por los
movimientos sociales y la ciudadanía activa, con-
duce a un empobrecimiento de los diagnósticos,
las visiones y las posibles prácticas tecno comuni-
cativas transformadoras.
Los informes al uso elaborados desde las
instituciones referenciales sobre la Sociedad de la
Información a escala local, regional, nacional o in-
ternacional suelen presentar, desde nuestro punto
de vista, algunas limitaciones signifcativas. Por un
ReFexión crítica sobre los indicadores utilizados para la medición de los usos sociales de Internet
Víctor Marí
65
lado, son estudios que ocultan las relaciones entre
Tecnología y Sociedad. Dicho de otra manera, no
establecen las conexiones necesarias entre el avan
-
ce de la globalización capitalista y la implantación
de un determinado modelo de Sociedad de la In-
formación. Rehúsan hacer una lectura de las tec-
nologías y del avance de la S.I. desde la perspectiva
de la Economía Política de la Comunicación.
Así, por ejemplo, si observamos el
Cuadro 1
, podemos comprobar cuáles son las
categorías utilizadas por uno de los informes de re-
ferencia para el estudio de la Sociedad de la Infor-
mación en España. A la hora de medir los usos de
las TIC por parte de los ciudadanos se lleva a cabo
un proceso reduccionista en varios sentidos. Por un
lado, se pasa a medir los usos en el espacio privado
del hogar, omitiendo aquellos usos de Internet que
tienen que ver con la participación en el espacio pú-
blico. En segundo lugar, el eje de interés se despla-
za a la dimensión tecnológica, mediante el estudio
de los equipamientos y del software utilizado.
En defnitiva, los estudios de reFerencia so
-
bre la Sociedad de la Información en España no
acaban de abordar las cuestiones relacionadas con
el sentido que tiene el acceso a Internet para los
ciudadanos y las organizaciones sociales. La des-
viación “cuantitoFrénica” de estas investigaciones
desplaza del centro de interés las cuestiones más
vinculadas con los universos simbólicos de los su-
jetos y con el nivel de signifcación que para ellos
tienen los usos de Internet. Nuestro planteamiento
del tema parte de un enfoque menos tecnocrático
y más político y sociocultural.
Si hemos optado por
un análisis preferentemente cualitativo de los usos
y apropiaciones de Internet ha sido, en primer lu-
gar, porque es precisamente desde esa perspectiva
como se pueden identifcar mejor los usos, prác
-
ticas e imaginarios sociales de los actores sociales
implicados en estos procesos tecno comunicativos.
Cuadro 1
Sociedad de la Información en España
(2010)
Lugar de acceso
Acceso desde el hogar
Acceso desde cibercafés
Hogares con acceso a Internet
Razones por las que no se utiliza Internet
Motivos por los que las viviendas principales
no disponen de acceso a Internet
Desigualdad en el género de los usuarios de Internet
Internautas en cada tramo de edad
Internautas por situación laboral
Internautas por nivel de estudios
Internautas según tamaño de población
Terminal usado para acceder a Internet en los hogares
Equipamiento TIC en los hogares
Evolución de los mercados de navegadores
Mercado de sistemas operativos
Hogares con banda ancha en el total de hogares con Internet
Tecnología de banda ancha utilizada.
Fuente: Fundación Telefónica (2010).
Precisamente, a partir de la identifcación
de importantes frenos en los ritmos idílicamente
diseñados por el mercado y por las instituciones
públicas sobre la penetración de la S.I. (y de la per-
petuación de fenómenos como la Brecha Digital)
surge con más Fuerza el interés por explorar los
elementos (cualitativos) que in±uyen en los proce
-
Enl@ce: Revista Venezolana de Información, Tecnología y Conocimiento
Año 9: No. 1, Enero-Abril 2012, pp. 61-71
66
sos de apropiación de Internet y de las herramien-
tas comunicativas vinculadas con la Sociedad de la
Información.
En este sentido, el estudio
La Brecha Digi-
tal en Andalucía
(2006) reconoce que la perpetua-
ción de esta brecha no se puede justifcar exclusi
-
vamente desde la escasez de recursos tecnológicos
materiales. Hace falta incorporar una lectura so-
cial y cultural que permita identifcar los motivos
para el desinterés o el bajo nivel de uso de estos
servicios digitales por parte de amplios sectores
de la población. En una línea similar se orientan
las reFexiones de Cecilia Castaño en
La segunda
Brecha Digital
(2008)
al diagnosticar que, mien-
tras se va reduciendo la primera Brecha Digital
–relativa a las desigualdades de género en el acce-
so a Internet– va cobrando más importancia una
segunda brecha, vinculada a hábitos relacionados
con el uso y con factores socioculturales (habili-
dades, estereotipos, estrategias de apropiación).
Ambos trabajos ponen el acento en unos factores
relacionados con el uso y apropiación de Internet
cuyo estudio es más susceptible de ser realizado
desde enfoques cualitativos.
Resultados
Las aportaciones de los movimientos so
-
ciales y de la ciudadanía activa
En el principio de nuestra reFexión hemos
hecho referencia al papel activo que juegan el Ter-
cer Sector y los movimientos sociales en las estra-
tegias de apropiación de Internet. La mayor parte
de los informes sobre Sociedad de la Información
se centran en analizar los usos de Internet de los
otros “dos sectores” (El Estado y el Mercado),
descuidando las aportaciones del Tercer Sector. Y
en las escasas excepciones en las que los estudios
exploran los usos de otros actores sociales, éstos
quedan agrupados bajo el término de “usos ciuda
-
danos”, destinados a medir, preferentemente, el
consumo tecnológico individual en los hogares. Se
omiten, por tanto, los usos sociales de los ciudada-
nos, así como el uso y apropiación de Internet de
la ciudadanía organizada en asociaciones pertene-
cientes al Tercer Sector o a movimientos sociales.
Por lo tanto, con nuestra investigación
queremos
desclasifcar
(García) el conocimiento
sumergido que ha sido construido desde las orga-
nizaciones sociales involucradas en procesos de
apropiación tecnológica orientados al cambio so-
cial. Desde la Cumbre de Río (1992) estas organi-
zaciones sociales se han ido sumando a la estructu-
ra de estos encuentros, anteriormente reducida a
dar voz a los representantes gubernamentales y de
la empresa privada. Desde entonces, y bajo diver-
sas etiquetas (representantes de la sociedad civil,
Organizaciones No Gubernamentales, ciudadanía
activa) han ±ormado parte de los encuentros ofcia
-
les, constituyendo en otras ocasiones encuentros
alternativos a éstos. Este fue el caso de la citada
Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información
(2003), en la que la sociedad civil jugó un papel
secundario en el ±oro ofcial, y también dispuso de
encuentros y espacios alternativos fuera de él.
En nuestro trabajo hemos recurrido a indi-
cadores elaborados desde estas organizaciones so-
lidarias para medir, desde una perspectiva cuali-
tativa, el uso y apropiación ciudadana de Internet.
Como botones de muestra de estas aportaciones,
ReFexión crítica sobre los indicadores utilizados para la medición de los usos sociales de Internet
Víctor Marí
67
reseñamos los siguientes trabajos a los que hemos
recurrido para fundamentar nuestra propuesta in-
vestigadora:
– Metodología de Evaluación con perspectiva
de Género para proyectos de tecnología de la
información y la comunicación (GEM), crea-
do por el Programa de Apoyo a las Redes de
Mujeres de la Asociación para el Progreso de
las Comunicaciones (PARM APC). Se trata de
una herramienta para evaluar las iniciativas
que utilizan las TIC para el cambio social. En
nuestro caso, han sido especialmente útiles las
aportaciones de indicadores cualitativos para
medir el grado de activismo que ofrecen deter-
minadas propuestas tecnológicas. Según este
modelo, los
indicadores de activismo
sirven
para medir la capacidad que tienen las accio-
nes impulsadas desde Internet por parte de las
organizaciones sociales para propiciar cambios
en las políticas de los gobiernos, en las institu-
ciones y, en un sentido más amplio, en la socie-
dad. Los
indicadores de trabajo en red
son úti-
les para medir la capacidad que tienen las TIC
para fortalecer y expandir los enlaces, las redes
y las iniciativas de los movimientos sociales.
– Metodología de evaluación de redes electró-
nicas de mujeres
2
diseñada por Burkle y Eva
González (2006), un trabajo dirigido a superar
la visión informativa de las web y a apuntar es-
trategias para la intervención social desde es-
tos espacios virtuales (Ver
Cuadro 2)
.
– El proyecto
Citiz@moveCitiz@moveCitiz@
moveCitiz@move
. New Information Techno-
logies, Participation and Active Citizenship
coordinado por Francisco Sierra Caballero,
y dirigido a identiFcar el conjunto de buenas
prácticas y las experiencias que las autoridades
locales pueden capitalizar para avanzar en el
desarrollo de la ciberdemocracia.
Apropiación social de las TIC y capital
informacional
A la hora de referirnos al uso de Internet
por parte de las organizaciones solidarias prefe-
rimos hablar de
apropiación,
por ser esta la lógi-
ca especíFca en la que mejor se expresan las re
-
laciones de los movimientos sociales con las TIC
(Sénecal, 1986) y por las sugerentes resonancias
que tiene este término en la investigación comu-
nicativa. Para Michel de Certeau, el proceso de
apropiación tecnológica y comunicativa está es-
trechamente vinculado a la vida cotidiana de los
sectores populares, a sus “guerrillas de comunica
-
ción”, en las que ponen en juego tácticas de resis-
tencia y subversión; para él, en la apropiación hay
un acto popular de transformación del sentido y
de la experiencia. Por otra parte, para Martín Bar
-
bero (1987) el proceso de comunicación y de
mass
2
No es casual que citemos, entre nuestros referentes, trabajos diseñados desde movimientos feministas o desde investigadoras que
realizan su trabajo poniendo especial énfasis en la perspectiva de género. Históricamente, el movimiento feminista ha sido más
sensible y se ha adelantado a la crítica patriarcal, dominadora y jerárquica no sólo del
sistema social dominante, sino también de
otros movimientos sociales empapados
de este enfoque patriarcal
y excluyente. Por otro lado, los modos de tejer las redes sociales
feministas en el espacio real y en el espacio de los ±ujos ofrecen sugerentes aportaciones dignas de ser retomadas por el conjunto
de las organizaciones sociales e instituciones inmersas en procesos de apropiación tecnológica.
Enl@ce: Revista Venezolana de Información, Tecnología y Conocimiento
Año 9: No. 1, Enero-Abril 2012, pp. 61-71
68
mediación tiene que ser releído desde el lugar de la
recepción, como una vía para que la comunicación
salga del paradigma de la transmisión y pueda ser
comprendida desde una clave cultural.
Cuadro 2
Dimensiones para el análisis de las páginas web
DIMENSIÓN
VARIABLE DE ANÁLISIS
VALORES
Misión
Defnir para qué se crea la página
Rasgos
Origen
Año de creación de la página
generales
Productor
Identifcar quién las crea (Fundadores)
Usuario
Defnición de las usuarias y número
Accesibilidad
Funcionalidad
Velocidad y ancho de banda
Navegabilidad y links
Legalidad
Calidad HTML
Diseño gráfco
Diseño
Amigabilidad
Integración
Estética
Propósito
Contenido
Interactividad
Diseño de la página
Expresión verbal
web
Originalidad
Innovación
Creatividad
Tecnología
Profesionalismo
Atención al cliente
Valores
Enfoque
Recursos
Identifcación de los recursos para la
interacción y objetivos explícitos
Objetivo implícito
Información
Comunicación
Formación
Interacción Social
Forma de interacción
On line
Off line
Out line
Dirección de la comunicación
Descendente
Ascendente
Horizontal
Vigencia del recurso
Permanente
Ocasional
Periódica
Dirigidos a
Sólo usuarios
Acceso libre
Orientado a contactos externos
Fuente: Burkle y González (2006)
Espacio para la
interacción social:
análisis de lo
recursos
Refexión crítica sobre los indicadores utilizados para la medición de los usos sociales de Internet
Víctor Marí
69
Como señala Del Valle (2006) lo funda-
mental no es la tecnología en sí misma, sino la for-
ma en que es utilizada como modo de producción
de los sujetos y de las subjetividades. Si se tiene
en cuenta la capacidad transformadora de quienes
están al otro lado de la Brecha Digital, o si estos
sectores reproducen las lógicas de control y de re-
producción social. Por lo tanto, para hablar de los
diversos niveles de complejidad en la apropiación
social de las TIC, creemos que es más pertinente
utilizar el concepto de
capital informacional
(Ha-
melink, 2000), que comprende:
“La capacidad fnanciera para pagar la utili
-
zación de redes electrónicas y servicios de in-
formación, la habilidad técnica para manejar
las infraestructuras de estas redes, la capaci-
dad intelectual para fltrar y evaluar la inFor
-
mación, como también la motivación activa
para buscar información y la habilidad para
aplicar la información a situaciones sociales”
(Hamelink, 2000, p. 91).
A partir del concepto de
capital informa
-
cional
se pueden establecer distintos niveles en el
proceso de apropiación social de las TIC:
1. En primer lugar estaría el
acceso
a las herra-
mientas, es decir, la dotación de las infraes-
tructuras necesarias (energía eléctrica, líneas
telefónicas, ordenadores, software). En este
sentido, no podemos obviar que, para millones
de personas del planeta, aún no es una realidad
cotidiana el acceso a la electricidad o a unas lí-
neas teleFónicas con la sufciente calidad y esta
-
bilidad.
2. Un segundo nivel de apropiación implica la
formación
necesaria para manejar los equipos
y los programas informáticos. Sería el nivel
instrumental de la formación tecnológica, que
asegura el manejo de los dispositivos tecnoló-
gicos.
3. Hace Falta, por tanto, dar el salto a un tercer
nivel de apropiación de las TIC, que permita:
– Situar el acceso a las TIC en un marco de
re±exión más amplio. La comunicación y el
acceso tecnológico deben relacionarse con
los procesos de cambio social, verdadero eje
vertebral de las políticas de comunicación
de los movimientos sociales.
– Descubrir las posibilidades que ofrecen las
tecnologías de la información para el tra-
bajo en red. La re±exión en materia de co
-
municación tiene que ir unida a la re±exión
sobre los modelos organizativos de los mo-
vimientos sociales. Se produce un mayor
aprovechamiento de las TIC cuando las or-
ganizaciones sociales cuentan con modelos
de organización en red: horizontales, parti-
cipativos y ±exibles, grupos sociales.
– Finalmente, articular mecanismos para el
procesamiento y aprovechamiento de la in-
Formación que ±uye por la Red, de tal modo
que se puedan aplicar a las situaciones rea-
les y concretas de cambio social en las que
se trabaja.
En este último nivel del
capital informa
-
cional
se sitúan las prácticas más innovadoras de
los movimientos sociales en relación con los usos
y procesos de apropiación de las TIC. Contemplar
la apropiación tecnológica desde esta fase permite
superar el simple nivel de intercambio de infor-
Enl@ce: Revista Venezolana de Información, Tecnología y Conocimiento
Año 9: No. 1, Enero-Abril 2012, pp. 61-71
70
mación para entrar en una dimensión en la que se
produce la construcción colectiva del conocimien-
to mediante las tecnologías digitales.
Conclusiones y recomendaciones
El análisis y la refexión crítica en torno a
los informes de referencia que miden el avance de
la Sociedad de la Información y los usos sociales
de Internet reproducen, en la mayoría de las oca-
siones, una perspectiva cuantitativa, centrada en
medir el acceso a las redes digitales y la compra
de nuevos equipamientos informáticos. En estos
informes, los usos sociales y políticos de Internet
ocupan un lugar secundario, y los análisis, prácti-
cas y visiones de las organizaciones sociales están
ausentes en la mayoría de las ocasiones.
Esta emancipación del indicador respecto
de lo real –especialmente de su dimensión social y
política– no va acompañada de una liberación de
la teleología económico- capitalista que lo orien-
ta. Se hace necesario, por tanto, recomponer este
desequilibrio, en el doble sentido apuntado. Por
un lado, mediante el trabajo conceptual dirigido a
deFnir nuevos indicadores “más sociales y políti
-
cos” que permitan superar los déFcit actuales en la
medición de los usos ciudadanos de Internet. En
segundo lugar, abriendo vías para la superación
del reduccionismo de los indicadores concebidos
bajo la lógica mercantilista dominante.
En la actualidad se están generando, por
parte de los movimientos sociales y de la ciuda-
danía activa, un capital cultural en el campo de
la apropiación tecnológica de Internet que no
acaba de traducirse en nuevos indicadores para
medir los usos sociales de Internet. El trabajo de
los movimientos sociales apunta hacia sugeren-
tes caminos que requieren aún de un trabajo de
sistematización, así como de una traducción con-
creta de sus nuevas lógicas de uso y apropiación
de Internet en indicadores alternativos a los ya
existentes.
Bibliografía
Baudrillard
,
J. (1974).
Crítica de la Economía Política
del signo.
Madrid, España: Siglo XXI.
Burkle, M. y González, E. (2006) : Redes electrónicas
de mujeres. Aportaciones al uso democrático de
Internet.
Redes.com
, (3), 111- 132.
Bustamante, E. (1998). La Sociedad de la Información.
Un largo camino de pensamiento utópico y críti-
co. En de Pablos Pons, J. Y Jiménez, J. (Coords.),
Nuevas tecnologías, Comunicación Audiovisual
y Educación.
Barcelona, España: Cedecs.
Del Valle, C. (2006).
Discurso, tecnología y poder
. Te-
muco, Chile: Universidad de la Frontera.
Dussel, E. (2001).
Hacia una flosoFía política crítica
.
Bilbao, España: Desclée de Brouwer.
Fundación Telefónica (2010).
Sociedad de la InForma
-
ción en España
. Madrid, España: Fundación Te-
lefónica.
García, A. (2007).
Desclasifcados. Pluralismo lógico y
violencia de la clasifcación.
Barcelona, España:
Anthropos.
Hamelink, C. (2000).
The Ethics oF Cyberspace
. Lon-
don, England: Sage.
Marí, V. (coord.) (2004).
La red es de todos. Cuando
los movimientos sociales se apropian de la Red
.
Madrid, España: Editorial Popular.
Re±exión crítica sobre los indicadores utilizados para la medición de los usos sociales de Internet
Víctor Marí
71
Marí, V. (2010). Tecnologías de la Información y Gober-
nanza Digital. Los usos ciudadanos de Internet
en el espacio local de Jerez de la Frontera.
Histo-
ria Actual On Line
, (21), 173- 187.
Marí, V. (2011).
Comunicar para transformar, trans
-
formar para comunicar. Tecnologías de la in
-
formación desde una perspectiva de cambio
social.
Madrid, España: Editorial Popular.
Martín Barbero, J. (1987).
De los medios a las media-
ciones. Comunicación, cultura y hegemonía
.
Barcelona, España: Gustavo Gili.
Mastrini, G. y Bolaño, C. (eds.) (1999).
Globalización y
monopolios en la Comunicación en América La
-
tina. Hacia una Economía Política de la Comu
-
nicación
. Buenos Aires, Argentina: Biblos.
Mattelart, A. (1993).
La comunicación-mundo. Historia
de las ideas y de las estrategias
. Madrid, Espa-
ña: Fundesco.
Mattelart, A. (2001).
Historia de la Sociedad de la In
-
formación
. Barcelona, España: Paidós.
Mignolo, W. (2003).
Historias locales/diseños globa
-
les. Colonialidad, conocimientos subalternos y
pensamiento fronterizo
. Madrid, España: Akal.
Mosco, V. (2005).
The Digital Sublime. Myth, Power
and Ciberspace
. Cambridge, Unitet States: MIT
Press.
Sénecal, M. (1986).
Televisiones y radios comunitarias.
Teoría y práctica de una experimentación so
-
cial
. Barcelona, España: Mitre.
Sierra, F. (2006).
Políticas de Comunicación y Educa
-
ción. Crítica y Desarrollo de la Sociedad del Co
-
nocimiento
. Barcelona, España: Gedisa.
Sousa, B. (2003).
Crítica de la razón indolente, contra
el desperdicio de la experiencia
. Bilbao, España:
Desclée de Brouwer.
Sousa, B. y Meneses, M. (orgs.) (2009).
Epistemologias
do Sul.
Coimbra, Portugal: Almedina.
Wash, C. (2004). Las geopolíticas del conocimiento y
la colonialidad del poder. Entrevista a Walter
Mignolo. En Wash, C.; Schiwy, F. y Castro- Gó-
mez, S. (ed.),
Indisciplinar las ciencias sociales.
Geopolíticas del conocimiento y colonialidad
del poder. Perspectivas desde lo Andino
. Quito,
Ecuador: USAB/Abya Yala.
Zamora, J. (2008). Dialéctica mesiánica: tiempo e in-
terrupción en Walter Benjamin. En Amengual,
G.; Cabot, M. y Vermani, J.L. (coords.),
Ruptura
de la tradición: estudios de Walter Benjamin y
Martin Heidegger
. Madrid, España: Trotta.
Zibechi, R. (2008).
Autonomías y emancipaciones.
América Latina en movimiento
. Lima, Perú:
Universidad San Marcos.
Enl@ce: Revista Venezolana de Información, Tecnología y Conocimiento
Año 9: No. 1, Enero-Abril 2012, pp. 61-71
logo_pie_uaemex.mx