Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Ansiedad, depresión y salud
43
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1
Marzo de 2008, 43-74,
ISSN 0121-4381
ANSIEDAD, DEPRESIÓN Y SALUD
José Antonio Piqueras Rodríguez*
Universidad Miguel HernÆndez de Elche, Espaæa
Agustín Ernesto Martínez González
Universidad de Murcia, Espaæa
Victoriano Ramos Linares
Servicios Sociales de Callosa de Segura, Espaæa
Raúl Rivero Burón
Asociación Espaæola de Psicología Clínica Cognitivo
Conductual, Espaæa
Luis Joaquín García López
Universidad de Granada , Espaæa
Luis Armando Oblitas Guadalupe
Universidad Nacional Autónoma de MØxico, MØxico
*
Correspondencia:
joseantonio.piqueras@um.es
ABSTRACT
This article has tried to show a synthesis of data on the influence of emotional
factors, specifically anxiety and depression, in the process of health and
disease. These factors have been associated with chronic diseases such as
variables influencing the initiation, development and maintenance. We have
basically two ways to hypothesize this issue in a general explanatory way.
The first refers to the influence of anxiety and depression in the behavior, so
that interfere with healthy habits and encourage the development of
inappropriate behavior that endanger our health. The second mechanism related
to the impact of psychophysiological activation in organic systems, affecting
immunity, for example. But not only there is a relationship in the course of the
disease, but also knows a high comorbidity of these disorders with anxious
and depressive disorders, often as a result of the suffering of the same.
Finally, we have also revised the interventions that have proven effective in
the treatment of symptoms of anxiety and depression in chronically ill.
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
44
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
INTRODUCCIÓN
H
asta bien entrado el siglo XX,
la salud se conceptualizó como
la ausencia de enfermedad.
De hecho desde el modelo biomØdico
se entendía la salud como algo que hay
que conservar o curar frente a agre-
siones puntuales, como por ejemplo,
accidentes e infecciones (Labrador,
Muæoz y Cruzado, 1990).
La inclusión de una nueva definición
de salud en el preÆmbulo de la constitu-
ción de la Organización Mundial de la Sa-
lud supuso un giro en la conceptualización
de la misma: ±la salud es un estado de com-
pleto bienestar físico, mental y social y no
meramente la ausencia de dolencias o
enfermedad± (WHO, 1947). Esta conceptua-
lización positiva de salud nos ha llevado a
abordar la misma como un concepto
multidimensional, biopsicosocial e
interaccionista (Oblitas y Becoæa, 2000).
Esta orientación de ²promoción de
la salud± se plasmó oficialmente en
1946 mediante la creación de la Divi-
sión 38 denominada Health Psychology
por la Asociación Psicológica America-
na. En este sentido, tanto las conduc-
tas saludables como la predominancia
de ciertas emociones adquieren un pa-
pel relevante en la promoción de la sa-
RESUMEN
En este artículo se ha intentado mostrar una síntesis de los datos
relativos a la influencia de los factores emocionales, específicamente
la ansiedad y la depresión, en el proceso de salud-enfermedad.
Estos factores se han asociado con las enfermedades crónicas como
variables influyentes en el inicio, desarrollo y mantenimiento. Se
han hipotetizado bÆsicamente dos vías explicativas generales. La
primera hace referencia a la influencia de la ansiedad y de la depre-
sión en la conducta, de manera que interfieren en los hÆbitos salu-
dables y fomentan el desarrollo de conductas inadecuadas que ponen
en peligro nuestra salud. El segundo mecanismo se refiere a la
repercusión de la activación psicofisiológica en los sistemas orgÆni-
cos, afectando a la inmunidad, por ejemplo. Pero no sólo existe una
relación en el curso de la enfermedad, sino que tambiØn se conoce
una alta comorbilidad de estas enfermedades con los trastornos
ansiosos y depresivos, frecuentemente como consecuencia del pa-
decimiento de las mismas. Por œltimo, tambiØn se han revisado las
intervenciones que han demostrado su eficacia en el tratamiento de
la sintomatología ansiosa y depresiva en enfermos crónicos.   
Palabras clave:
Ansiedad, depresión, salud, enfermedad, eva-
luación, intervención.
Key words:
Anxiety, depression, health, disease, assessment,
intervention.
Ansiedad, depresión y salud
45
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
lud (Kop, 2003; Matarazzo, Weiss, Herd,
Millar y Weiss, 1984; Oblitas, 2004).
Para comprender mejor por quØ se
comenzó a dar prioridad al estudio de
las relaciones entre emociones como
la ansiedad y la depresión y el proceso
salud/enfermedad, primero es preciso
clarificar sucintamente algunas cues-
tiones referentes a los cambios que ha
sufrido el concepto de enfermedad en
los œltimos tiempos. Así, clÆsicamente
las enfermedades mØdicas se han cla-
sificado en dos categorías: infecciosas,
causadas por microorganismos especí-
ficos, y crónicas. Éstas œltimas difie-
ren de las dolencias infecciosas en al
menos tres aspectos: su mayor dura-
ción, la influencia mÆs importante de
las conductas y estilos de vida inade-
cuados y la incidencia mayor entre la
población mayor y de mediana edad. Por
tanto, muchos de los problemas mØdi-
cos actuales se refieren a enfermeda-
des crónicas como el cÆncer, la
enfermedad coronaria, las enfermeda-
des cerebrovasculares, etc. Esto es así
porque en la actualidad los patrones de
morbilidad y mortalidad difieren con-
siderablemente de los de comienzos del
siglo XX. En la actualidad las tres prin-
cipales causas de muerte son las en-
fermedades cardiovasculares, el cÆncer
y los accidentes, condiciones estrecha-
mente vinculadas a conductas y esti-
los de vida de los individuos (Becoæa,
VÆzquez y Oblitas, 2004). Esto supone,
en parte debido al carÆcter ±crónico² de
estas enfermedades, la necesidad de
un enfoque nuevo para abordar estas
patologías.
A esta necesidad, producto de los
cambios de nuestra sociedad, hay que
aæadir lo que tradicionalmente han
venido destacando los modelos e hipó-
tesis explicativas psicosomÆticas, esto
es, el papel relevante de las emocio-
nes en los denominados trastornos
psicofisiológicos o psicosomÆticos, que
son aquellos que presentan una clara
evidencia de enfermedad orgÆnica,
pero en los cuales, una proporción sig-
nificativa de sus determinantes son
de índole psicológica (Sandín, Chorot,
Santed y JimØnez, 1995).
Una œltima cuestión relacionada
con la anterior es lo que los estudios
epidemiológicos recientes parecen
indicar respecto a los factores psico-
lógicos, es decir, que Østos pueden
desempeæar un papel esencial en la
historia natural de las enfermedades.
Factores como las conductas relacio-
nadas con la salud, nuestros estados
psicológicos o emocionales, las carac-
terísticas personales y los modos de
afrontamiento han demostrado ser de
especial relevancia en este sentido
(Oblitas, 2004). Esta afirmación es co-
herente con la evidencia científica
actual que indica que cualquier tras-
torno denominado físico u orgÆnico
suele implicar igualmente, y a distin-
tos niveles, alteraciones psicológicas,
y viceversa (Oblitas y Becoæa, 2000).
Entre estos factores psicológicos, se
encuentran la ansiedad y la depresión
como reacciones emocionales y sus
diferentes formas clínicas, tales como
los denominados trastornos emociona-
les o psíquicos: el trastorno de ansie-
dad y el trastorno depresivo. Por ejemplo,
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
46
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
en períodos de estrØs en los que tene-
mos que responder a una alta demanda
de nuestro ambiente, desarrollamos
muchas reacciones emocionales ne-
gativas y, cuando nos encontramos bajo
la influencia de estos estados emocio-
nales negativos, es mÆs probable desa-
rrollar
ciertas
enfermedades
relacionadas con el sistema inmune, o
adquirir determinados hÆbitos poco sa-
ludables, que a la larga pueden minar
la salud (Becoæa
et al.,
2004).
De este modo, en la actualidad exis-
te consenso acerca de que determina-
das características de personalidad
pueden incrementar el riesgo de sufrir
enfermedades crónicas. Pero parece
ser que esto es así porque incrementan
la probabilidad de que el sujeto adopte
conductas perjudiciales para la salud
(como las adicciones, la bœsqueda de
riesgos, etc.) y/o sufra de estados emo-
cionales negativos que afectan el fun-
cionamiento del sistema inmunológico,
el sistema endocrino-metabólico y en
general, de todas las funciones fisioló-
gicas (Martín, 2005). En este sentido,
algunos autores sostienen que las emo-
ciones positivas potencian la salud,
mientras que las emociones negativas
tienden a disminuirla (FernÆndez-
Abascal y Palmero, 1999). AdemÆs, es-
tos estados y necesidades emocionales
concretos pueden desempeæar un pa-
pel primordial en las prÆcticas de sa-
lud, como por ejemplo, el malestar
emocional no ayuda a que la gente se
implique en la realización de hÆbitos
que favorezcan su salud tales como el
no fumar, hacer ejercicio, desayunar,
etc.
(Leventhal,
Prochaska
y
Hirschman, 1985). En cambio, las emo-
ciones positivas, como la alegría, ayu-
dan a mantener e incluso recuperar la
salud (Nezu, Nezu y Blissett, 1988).
ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LA
ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN
A menudo los conceptos de ansiedad y
depresión se prestan a la confusión
debido al uso que se hace de ellos para
querer significar cosas diferentes. Al
menos se pueden distinguir dos
conceptualizaciones. La primera de
ellas se refiere al hecho de que algu-
nos autores cuando utilizan estos tØr-
minos parecen estar refiriØndose a las
emociones bÆsicas que en realidad re-
ciben el nombre de miedo y tristeza,
respectivamente. La segunda hace
mención a estas nociones como ma-
nifestaciones clínicas, síntomas o como
las diferentes formas clínicas que adop-
tan como trastornos psicológicos.
Respecto a la primera acepción, en
el terreno de las emociones, desde la
perspectiva de la especificidad (si to-
mamos las 6 emociones bÆsicas mÆs
aceptadas), las emociones constituyen
patrones individuales de conducta ex-
presiva cada uno asociado a un patrón
específico de activación fisiológica,
existiendo por tanto emociones bÆsi-
cas distintas: miedo, ira, tristeza, ale-
gría, sorpresa y asco. AdemÆs, desde
Darwin hasta algunos autores mÆs
contemporÆneos, entre ellos Tomkins,
Izard y Ekman, se ha resaltado la im-
portancia de las emociones en cuanto
a su función adaptativa para la super-
vivencia del individuo y de la especie.
Todos estos autores asumen la exis-
Ansiedad, depresión y salud
47
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
tencia de emociones bÆsicas que son
producto de la evolución filogenØtica y
ontogenØtica y que estÆn relacionadas
con estados biológicamente significa-
tivos como son la procreación, la cría y
la amenaza a la integridad de los indi-
viduos y de la especie. El supuesto de
emociones bÆsicas implica la existen-
cia de un substrato neuroanatómico
específico para cada emoción, patrones
de activación fisiológica específicos, así
como expresiones típicas, todo ello li-
gado a un sentimiento específico.
En relación con la segunda de las
acepciones, tanto la ansiedad como la
depresión serían manifestaciones clí-
nicas de estas emociones, donde el ca-
rÆcter adaptativo de las mismas se
pierde y se convierte en un problema
que interfiere y genera malestar
clínicamente significativo. Estas for-
mas se corresponderían aproximada-
mente con algunos de los factores
psicológicos propuestos por las mÆs re-
cientes ediciones DSM bajo la denomi-
nación de ±Factores psicológicos que
afectan a la condición mØdica² (APA,
2000) y con la categoría ±Factores psi-
cológicos y del comportamiento en tras-
tornos o enfermedades clasificadas en
otro lugar² en el CIE-10 (OMS, 1992).
Específicamente, el DSM-IV-TR esta-
blece una serie de factores psicológi-
cos que pueden afectar adversamente
a una condición mØdica y varios me-
canismos influyentes que presenta-
mos en la Tabla 1.
Pero no sólo la ansiedad y la depre-
sión pueden afectar adversamente a
una condición mØdica, sino que la evi-
dencia empírica nos muestra que entre
las enfermedades mØdicas existe una
alta prevalencia de problemas de ansie-
dad y depresión como consecuencia de
las primeras y que evidentemente han
de ser tenidas en cuenta (Martín, 2005).
Presencia de una enfermedad mØdica
Factores psicológicos
que afectan negativamente a la enfermedad física en algunas de las siguientes formas:
±
Alterando el curso de una enfermedad (lo cual puede ser inferido por una estrecha asociación temporal entre los
factores psicológicos y el desarrollo, exacerbación o retraso en la recuperación de la condición mØdica general).
±
Interfiriendo con el tratamiento de la condición mØdica general.
±
Constituyendo un factor de riesgo, adicional para la salud del individuo.
±
Precipitando o exacerbando los síntomas de una condición mØdica general a travØs de respuestas fisiológicas
asociadas al estrØs.
Escoger nombre basÆndose en la naturaleza de los factores psicológicos (cuando haya mÆs de un tipo de factor,
debe especificarse el mÆs prominente):
±
Trastorno mental que afecta a± (enfermedad mØdica).
±
Síntomas psicológicos que afectan a±
±
Rasgos de personalidad o estilo de afrontamiento que afectan a±
±
Comportamientos desadaptativos que afectan a±
±
Respuesta fisiológica relacionada con el estrØs que afecta a±
±
Otros factores psicológicos o no especificados que afectan a±
Tabla 1. Criterios DSM-IV-TR para los factores psicológicos que afectan al
estado físico
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
48
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
Una œltima cuestión que ha de te-
nerse en cuenta es la conceptualiza-
ción de la ansiedad y el estrØs, que en
ocasiones se entienden como concep-
tos prÆcticamente idØnticos, mientras
que, para otros, las diferencias son
mÆs importantes que las similitudes.
Amigo, FernÆndez y PØrez (2003) dife-
rencian ambos conceptos en tØrminos
de función mÆs que en tØrminos de
dimensiones de respuesta. Así, de-
fienden que la respuesta de estrØs se
referiría al conjunto de cambios que
se observan en el organismo ante una
sobreexigencia real del medio, mien-
tras que la ansiedad se referiría al
desorden psicofisiológico que se expe-
rimenta ante la anticipación de una
situación amenazante, sea Østa mÆs
o menos probable. Otra de las diferen-
cias apuntadas es que acadØmica-
mente, los conceptos de ansiedad y
estrØs han constituido el punto de par-
tida conceptual de dos disciplinas di-
ferentes, la ansiedad es uno de los
problemas fundamentales de la tera-
pia de conducta, mientras que el
estrØs es el tØrmino de referencia en
la psicología de la salud. Otra de las
cuestiones que se suele argumentar
a favor de la diferenciación de ambos
conceptos es que el estrØs estÆ mÆs
asociado con cansancio y agotamien-
to que la ansiedad.
Desde nuestro punto de vista esta
polØmica es confusa y dificulta el en-
tendimiento entre investigadores.
BÆsicamente, se ha asumido que el
estrØs implica dos conceptos, el de
estresor y el de respuesta de estrØs
(Sandín, 2001). El primero de los con-
ceptos hace referencia a cualquier
agente externo o interno causal prima-
riamente de estrØs. El segundo tØrmi-
no, la respuesta de estrØs, se refiere a
un mecanismo de activación fisiológi-
ca y de los procesos cognitivos que fa-
vorece una mejor percepción y
posterior evaluación de las situaciones
y sus demandas, un procesamiento
mÆs rÆpido y eficaz de la información
disponible con la consiguiente bœs-
queda de soluciones y consecuente
selección de las conductas adecuadas
para hacer frente a la situación
(Lazarus, 1993), tambiØn denomina-
do ±Sistema de Adaptación General²
por Selye. Por ello, durante este capí-
tulo nos referiremos al estrØs como
esta respuesta o mecanismo general
de activación fisiológica y de los pro-
cesos cognitivos que permite al orga-
nismo hacer frente a cualquier
estresor. Por el contrario, el miedo/
ansiedad se refiere a una emoción, es
decir, una de las etiquetas cognitivas
que recibe esta activación fisiológica
generada cuando se pone en funciona-
miento el mecanismo adaptativo deno-
minado respuesta de estrØs (vØase el
capítulo de psiconeuroendocrinología de
este mismo manual). Otras emociones
serían la ira, la sorpresa, el asco, la
alegría y la depresión, como ya hemos
comentado. De ahí, que es muy impor-
tante tener en consideración que el
estrØs no estÆ implicado œnicamente
en las emociones negativas. Un acon-
tecimiento positivo, como puede ser
mantener relaciones sexuales satis-
factorias provoca la liberación de
glucocorticoides a veces de manera
Ansiedad, depresión y salud
49
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
mÆs intensa que una descarga elØc-
trica, a la vez que la sorpresa positiva
repentina puede provocar la misma
reacción endocrina que un suceso
desagradable (Selye, 1974; Toates,
1995).
DIMENSIÓN COGNITIVA, FISIOLÓGICA Y
MOTORA DE LA ANSIEDAD
Siguiendo a Sandín y Chorot (1995),
la ansiedad puede ser definida como
una respuesta del organismo que se
desencadena ante una situación de
amenaza o peligro físico o psíquico,
cuyo objeto es dotar al organismo de
energía para anular o contrarrestar el
peligro mediante una respuesta (con-
ducta de huida o de agresión).
Este mecanismo funciona de forma
adaptativa y pone en marcha dicho dis-
positivo de alerta ante estímulos o si-
tuaciones que son potencialmente
agresoras o amenazantes. Sin embar-
go, la ansiedad se torna en clínica en
las siguientes situaciones:
±
Cuando el estímulo presentado es
inofensivo y conlleva una comple-
ja respuesta de alerta.
±
Cuando la ansiedad persiste en el
tiempo, superando lo meramente
adaptativo y los niveles de alerta
persisten.
±
Cuando los niveles de alerta y la
ansiedad interrumpen el rendi-
miento del individuo y las relacio-
nes sociales.
Existe un continuo entre la ansie-
dad adaptativa y la ansiedad clínica,
ambas tienen la misma fenomenología;
cogniciones, neurofisiología y respues-
ta motoras de defensa o ataque. Sabe-
mos que una cierta cantidad de
ansiedad (normal) es necesaria para
realizar ciertas tareas, para resolver
problemas de un modo eficaz. Existe
ademÆs una relación simØtrica entre
nivel de ansiedad (visto como nivel de
motivación) y rendimiento (desarrollo
de una tarea, mecanismo de resolu-
ción de problemas). Así, la relación
entre ansiedad y rendimiento viene
expresada por una curva en forma de
U invertida. Segœn la Ley de Yerkes-
Dodson (1908), un dØficit de ansiedad
conlleva una eficacia de acción baja,
mientras que una ansiedad óptima
ante determinados problemas propicia
el aumento, de forma deseable, de la
ejecución o eficacia. Sin embargo, la
ansiedad excesiva o clínica actœa in-
terfiriendo el rendimiento en todos los
Æmbitos del ser humano.
La ansiedad clínica tiene varios
conceptos relacionados como el mie-
do y las fobias. Se tratarían de reac-
ciones equivalentes, pero en el primer
caso se produciría ante una situación
de amenaza real mientras que en el
segundo serían ante un peligro no real
o sobredimensionado. En cualquier
caso a nivel operativo bastantes auto-
res identifican dichos conceptos como
sinónimos (Sandín y Chorot, 1995).
El anÆlisis de la ansiedad como
emoción negativa implica un triple
nivel de respuesta: fisiológico,
cognitivo y motor.
Así, a nivel fisiológico, la activación
estÆ mediada por dos sistemas
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
50
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
interrelacionados: el sistema nervio-
so autónomo (SNA en adelante) y el
sistema neuroendocrino (SNE en ade-
lante). El SNA es el primero en acti-
varse en cuestión de segundos, una
vez identificada cualquier amenaza,
siendo capaz de responder a las exi-
gencias del medio de un modo prÆcti-
camente automÆtico e involuntario.
EstÆ formado por una división simpÆ-
tica y una parasimpÆtica que, en ge-
neral, actœan sobre los mismos
órganos, aunque sus efectos son
mayoritariamente contrapuestos. En
general, el sistema simpÆtico adrenal
regula actividades relacionadas con el
gasto de energía almacenada, produ-
ciendo estimulación sobre todos nues-
tros órganos y funciones, liberando
energía para prepararnos para la lu-
cha o huída. Es el responsable de la
elevación de la frecuencia cardiaca
(taquicardia), de la presión arterial, la
dilatación de los bronquios, el aumen-
to de la tensión muscular, entre otros
efectos. Este sistema estimula a la
mØdula de las glÆndulas suprarrenales
liberando adrenalina al torrente san-
guíneo. Esta hormona produce
estimulación al llegar a todos los ór-
ganos, reforzando así el efecto del sis-
tema simpÆtico sobre el corazón, los
pulmones o el hígado. El parasimpÆtico,
tiene una función inversa, es decir,
inhibe y es ahorrador de energía. De
ese modo disminuye la frecuencia
cardiaca, relaja los mœsculos en ge-
neral y produce un estado de relaja-
ción. El bienestar de la persona se basa
en que ambos sistemas estÆn en
equilibrio u homeostasis.
El SNE o hipotÆlamo-hipófiso-
suprarrenal se ha relacionado con la
ansiedad, al igual que tambiØn con las
respuestas de estrØs, postulÆndose un
incremento de activación en el citado
eje. Esta respuesta, que suele sobre-
venir a la anterior, genera activación
neuroendocrina y tiene como carac-
terística la secreción de corticoides.
Esta es una vía mÆs lenta, de efectos
mÆs duraderos que la anterior y que
requiere, ademÆs, una exposición
mÆs prolongada del sujeto a la situa-
ción amenazante. Los glucocorticoides
(cortisol) secretados por el sistema
hipotÆlamo-hipófiso-suprarrenal uni-
das a las del SNS de adrenalina y
noradrenalina y a las del sistema
hipófiso-tiroideo (tiroxina, etc.) confor-
man el patrón de respuesta totalita-
rio que implica a prÆcticamente
cualquier sistema neuroendocrino del
organismo. Mason (1968) defiende que
la respuesta neuroendocrina del orga-
nismo implica prÆcticamente a cual-
quier hormona. AdemÆs, otras
sustancias de tipo hormonal como las
prostaglandinas o los neuropØptidos
(endorfinas, encefalinas, etc.) tam-
biØn pueden alterarse por el estrØs.
A pesar de que el incremento de la
activación del sistema hipotÆlamo-
hipófiso-suprarrenal parece mÆs rela-
cionado con los estresores crónicos,
tambiØn se ha relacionado con los
estresores agudos tradicionalmente
mÆs vinculados a la ansiedad (Sandín,
2001). Por tanto, los sistemas
hipotÆlamo-hipófiso-suprarrenal y
mØdulo-suprarrenal se activan
significativamente durante las res-
Ansiedad, depresión y salud
51
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
puestas de estrØs y ansiedad. No obs-
tante, posiblemente en el momento
actual cabe diferenciar entre la activa-
ción de dichos sistemas y las respues-
tas emocionales y de afrontamiento,
puesto que, tal y como parece derivarse
de algunas líneas de evidencia recien-
tes, la activación córtico-suprarrenal se
asocia con cierto grado de especificidad
a las situaciones incontrolables y emo-
ciones subsecuentes (por ejemplo, de-
presión), mientras que los estados de
hiperactivación catecolaminØrgica
(tanto a nivel perifØrico como central)
tienden mÆs a vincularse a situacio-
nes de amenaza de pØrdida de control
y emociones subyacentes (por ejem-
plo, ansiedad). Por otra parte, algunos
autores mantienen que los cambios
psicofisiológicos y neuroendocrinos
asociados a las manifestaciones clí-
nicas de la ansiedad podrían ser se-
cundarios a alteraciones en el
funcionamiento de los propios meca-
nismos neurotransmisores de SNC.
En la actualidad, tiende a explicarse
la ansiedad de forma dinÆmica, inte-
grando los sistemas noradrenØrgico y
setononinØrgico por una parte, y las
respuestas fisiológicas de ansiedad y
depresión, por otra (Eison, 1990).
AdemÆs de las respuestas fisioló-
gicas, otros factores psicológicos aso-
ciados a la ansiedad son las respuestas
cognitivas y conductuales. El modelo
cognitivo-conductual del papel de los
factores psicológicos en el curso de las
enfermedades físicas se basa en la
combinación de dos modelos: (1) el
modelo conductual, que destaca la in-
fluencia de la conducta misma en la
salud-enfermedad (Ribes, 1990) y (2)
el modelo cognitivo del estrØs, basado
en el significado y afrontamiento de
la enfermedad (Lazarus y Folkman,
1986).
Entendemos por cognitivo cual-
quier proceso efectuado por el cerebro
que incluya percepción, detección,
identificación, comparación, toma de
decisiones, etc. (Ballesteros, 2000;
D±Zurilla y Goldfried ,1971; Nezu, Nezu
y Perri, 1989). Los pensamientos ne-
gativos automÆticos (Beck, Rush,
Shaw y Emery, 1983) y las creencias
irracionales (Ellis, 1981, 1990) inter-
vienen antes y durante el transcurso
de una situación, interpretÆndola
como peligrosa o bien valorando la pro-
pia incapacidad para afrontarla fren-
te a otro tipo de pensamientos
positivos o de afrontamiento positivo.
Así, en la ansiedad la dimensión
cognitiva se caracteriza por la preocu-
pación, anticipación, hipervigilancia,
temor, inseguridad, sensación de pØr-
dida de control y la
percepción de fuer-
tes cambios fisiológicos (cardiacos,
respiratorios, etc.).
Siguiendo a Lazarus y Faulkman
(1986), el efecto de cualquier situa-
ción estresante (operación, problema
mØdico, etc.) va a depender de tres
procesos cognitivos: la evaluación pri-
maria (sería el primer mediador psi-
cológico del estrØs y daría lugar a
evoluciones del tipo amenaza, daæo/
pØrdida, desafío o beneficio); la evalua-
ción secundaria (correspondiente a la
valoración de los propios recursos para
afrontar la situación y que sería de-
terminante para la respuesta de
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
52
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
estrØs, ya que dependerÆ de que el
individuo se sienta desafiado, asusta-
do u optimista que la emoción sea de
ira, miedo o placer) y; re-evaluación
(procesos que acontecen cuando se ha
puesto en marcha alguna de las solu-
ciones a los problemas presentados).
Las respuestas motoras son con-
ductas orientadas hacia el afronta-
miento de una situación determinada
para conseguir un mayor bienestar.
Las conductas mÆs habituales son: la
confrontación (acciones dirigidas ha-
cia la acción como el contraataque, la
reacción agresiva, es decir, la ira), el
distanciamiento (evitaciones, esca-
pes), el autocontrol, la bœsqueda de
apoyo social, etc. En el caso de la an-
siedad el objetivo de las conductas es
mitigar o aliviar el malestar físico o
psicológico generado (evitación, esca-
pe) que pueden derivar en conductas
no saludables tales como beber, fumar,
llevar una mala dieta, etc.
DIMENSIÓN COGNITIVA, FISIOLÓGICA Y
MOTORA DE LA DEPRESIÓN
La tristeza, al igual que cualquier otra
emoción, tiene una función filogenØtica
adaptativa para recabar la atención y
el cuidado de los demÆs, constituir un
modo de comunicación en situaciones
de pØrdida o separación, o ser un modo
de conservar ±energía² para poder ha-
cer frente a ulteriores procesos de adap-
tación (Whybrow, Akiskal, y McKinney,
1984). Segœn la idea mencionada an-
teriormente respecto a la relación
entre las emociones negativas y la
respuesta de estrØs, la experiencia de
estado de Ænimo triste dependería de
la evaluación cognitiva
realizada so-
bre la demanda situacional y los re-
cursos que posee el sujeto para
afrontar la situación, que en tal caso
sería negativa y con frecuencia pre-
dominaría cuando el estresor/es se
cronifica/n (Beck
et al.,
1983).
Cuando aparece ansiedad asocia-
da al cuadro depresivo, los síntomas
de tensión suelen interferir en la ca-
pacidad de disfrute del sujeto respec-
to a las actividades agradables y se
intensifican las desagradables. En tal
caso, al igual que la ansiedad en su
forma clínica, estos sentimientos po-
drían por su duración, frecuencia e
intensidad transformarse en una de-
presión clínica e interferir en la ca-
pacidad adaptativa de la persona que
los padece. Todo ello resulta coheren-
te con la idea bastante aceptada en la
actualidad de que el estrØs tiene un
importante papel en la gØnesis de la
depresión (Lewinsohn, Gotlib y
Hautzinger, 1997).
En su forma clínica, la
depresión
es un trastorno del estado de Ænimo
caracterizado por una sensación de
tristeza intensa superior a dos meses.
Se produce por diversas causas: acon-
tecimientos de la vida diaria (relacio-
nados con pØrdidas o incapacidad para
hacerles frente indefensión), cambios
químicos en el cerebro, efecto secun-
dario de medicamentos, diversos tras-
tornos físicos o mØdicos. Los síntomas
de la depresión no son los mismos en
todos los individuos. La mayoría de
sujetos dejan de tener interØs por las
actividades cotidianas, sienten fatiga
o sensación de lentitud, problemas de
Ansiedad, depresión y salud
53
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
concentración, trastornos del sueæo,
sentimientos de culpa, inutilidad o
desesperanza, aumento o pØrdida de
apetito o de peso, disminución del de-
seo sexual, ideación suicida y pensa-
mientos negativos sobre sí mismo, etc.
(Beck
et al.,
1983; Ellis, 1981; 1990).
Por lo tanto, la depresión es el resul-
tado final de la interacción de mœltiples
factores constitucionales, evolutivos,
ambientales e interpersonales, que mo-
difican las pautas de neurotransmisión
entre los hemisferios cerebrales y el sis-
tema límbico.
La fisiología de la depresión impli-
ca, a nivel del sistema nervioso cen-
tral, una descompensación de las
monoaminas neurotransmisoras
noradrenalina y serotonina, y posible-
mente, tambiØn de la acetilcolina y de
las endorfinas. La disfunción central
de la neurotransmisión, ademÆs ori-
gina alteraciones neurovegetativas y
endocrinas, sobre todo en la secreción
de cortisol, hormona tiroidea y hormo-
na de crecimiento. En este sentido, el
perfil bioquímico es similar tanto
endocrina como inmunológicamente
al que se produce en situaciones de
estrØs. Éste consiste en la activación
del eje hipotalÆmico-hipofisiario-
córtico-suprarrenal, la perturbación de
los ritmos circadianos de cortisol, la
ausencia de respuesta al test de su-
presión de la dexametasona y la
hiperactividad de la hormona
liberadora de la corticotropina (CRH)
(Sandín, 2001).
Conductualmente, la depresión se
caracteriza principalmente por la re-
ducción generalizada en la frecuen-
cia de las conductas, que a su vez se-
ría la consecuencia de una pØrdida de
reforzadores positivos contingentes a
la conducta o de una pØrdida en la efec-
tividad de tales reforzadores (o la in-
capacidad de hacer frente a una
situación indefensión aprendida). Las
pØrdidas (e incapacidad) podrían deber-
se a la combinación de diversos facto-
res ambientales (p. ej., rupturas de
pareja) como intrapersonales (p. ej.,
falta de habilidades sociales). Una evi-
dencia al respecto es que a la depre-
sión le suele preceder una sucesión
de eventos vitales estresantes o una
historia previa de adversidades y
estrØs psicosocial (Kessler, 1997).
Desde el punto de vista cognitivo,
la idea fundamental es que la depre-
sión depende de cómo el individuo in-
terpreta los acontecimientos que le
ocurren. Existe una gran variedad de
teorías que seæalan distintos elemen-
tos cognitivos, entre ellas destacamos
tres: la Teoría de Beck (Beck
et al
.,
1983), la Teoría de la Desesperanza
(Abramson, Seligman y Teasdale,
1978) y la Teoría de la Indefensión
Aprendida (Seligman, 1981).
EVALUACIÓN PSICOLÓGICA DE
LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN
EN LAS ENFERMEDADES MÉDICAS
Entre los instrumentos para evaluar
la depresión podemos observar que
existen diversas modalidades de eva-
luación, entre las que se encuentran
los autorregistros, escalas de clasifi-
cación clínica, mØtodos de observación
directa y evaluaciones de personas
significativas. Algunos autores seæa-
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
54
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
lan que no existe ningœn procedi-
miento de evaluación completo por sí
mismo, sino que la combinación de
ciertas entrevistas y autoinformes
ofrece la opción ideal para llevar a
cabo un examen de la depresión ba-
sado en la evidencia empírica (Joiner,
Walter, Pettit, PØrez y Cukrowicz,
2005). Aœn así, vamos a centrar la re-
visión en los mØtodos mÆs empleados
en la investigación y en la prÆctica de
la psicología de la salud y que se refie-
ren a los síntomas depresivos o algu-
na de las manifestaciones clínicas de
la depresión.
Así, desde el punto de vista de los
autoinformes que miden la intensidad
de los síntomas, los instrumentos clí-
nicos mÆs empleados son las escalas
autoaplicadas, como el inventario de
depresión de Beck (Beck, Ward,
Mendelson, Mock y Erbaugh, 1961).
Entre las escalas de valoración psi-
quiÆtrica, la mÆs usada es la de
Hamilton (1960). Para una revisión
mÆs amplia de instrumentos
consœltese VÆzquez (1995) y el capítu-
lo de este mismo manual sobre ins-
trumentos de evaluación en psicología
de la salud.
En cuanto a los instrumentos de
evaluación de la ansiedad, a lo largo
de la ya dilatada historia de la Psico-
logía, el estudio de la ansiedad se ha
revelado como la respuesta emocional
mÆs estudiada. Probablemente esto
sea debido a dos razones fundamen-
tales: la primera, su carÆcter de res-
puesta emocional específica y
paradigmÆtica; la segunda, porque los
avances en su conocimiento revisten
innumerables aplicaciones clínicas,
dado su papel en numerosos trastor-
nos psicopatológicos y psicosomÆticos
(Cano-Vindel y Miguel-Tobal, 2001).
Existen numerosos instrumentos
de autoinforme, pruebas de observa-
ción, medidas psicofisiológicas, etc., si
bien al igual que en el caso de la de-
presión, sólo algunas de las pruebas
han venido relacionÆndose en mayor
medida que otras con los procesos de
enfermedad física. Entre Østas, desta-
can instrumentos como el Inventario
de Ansiedad Estado-Rasgo (Spielberger,
Gorsuch y Lushene, 1970), la Escala
de Ansiedad de Hamilton (1959) o el
Listado de 90 Síntomas de Derogatis
(1983).
Por œltimo, han existido algunos
intentos de crear pruebas que abar-
can tanto la ansiedad como la depre-
sión y en algunos casos su relación
con la calidad de vida y la salud. En
este sentido,
la Escala Hospitalaria de
Ansiedad y Depresión (HAD; Zigmong
y Snaith, 1983) fue diseæada con la
intención de crear un instrumento de
detección de trastornos depresivos y
ansiosos en el marco de los servicios
hospitalarios no psiquiÆtricos.
A continuación en la Tabla 2 se
citan las pruebas de evaluación de la
ansiedad y la depresión mÆs emplea-
das en psicología de la salud así como
alguno de los estudios mÆs recientes
que se han realizado con ellas.
Ansiedad, depresión y salud
55
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
RELACIONES DE LA ANSIEDAD Y
LA DEPRESIÓN CON LAS
ENFERMEDADES MÉDICAS
Lejos de la opinión mantenida por la
investigación psicosomÆtica en sus
inicios respecto al carÆcter causal de
las emociones en las enfermedades,
en la actualidad se admite que los facto-
res psicológicos pueden ser causa nece-
saria pero no suficiente para la aparición
de determinados trastornos. Se seæala
la multicausalidad y la interrelación
Tabla 2. Instrumentos de evaluación de la ansiedad y la depresión en enfermos
crónicos
- CÆncer (Saleeba, Weitzner y Meyers, 1996)
- Esclerosis mœltiple (Moran y Mohr, 2005).
- Fibromialgia (Evren, Evren, Yapici y Güler, 2005)
- Infarto cerebral (Aben, Verhey, Lousberg, Lodder y
Honig, 2002)
- Esclerosis mœltiple (Moran y Mohr, 2005)
- Fibromialgia (Evren
et al.,
2005)
- Infarto cerebral (Aben
et al.,
2002)
- Enfermedades infantiles (Shemesh
et al.,
2005)
- Trastornos coronarios (Hare y Davis, 1996).
- Trastornos coronarios (Di Benedetto
et al.,
2005)
- CÆncer (Saleeba
et al.,
1996)
- Dolor crónico (Hardt y Gerbershagen, 2001).
- Fibromialgia (Evren
et al.,
2005)
- Infarto cerebral (Aben
et al.,
2002)
- Fibromialgia (Evren
et al.,
2005)
- Calidad de vida en paciente con cÆncer (Mystakidou
et al.,
2005)
- Dolor reumÆtico (Vær±y, Tanum, Bruaset , M±rkrid y
F±rre, 2005).
- Trasplante hepÆtico (PØrez, Martín, Asían y PØrez,
2004)
- Infarto cerebral (Aben
et al.,
2002)
ANSIEDAD/
DEPRESIÓN
Inventario de Depresión de Beck
(BDI, Beck
et al.,
1961)
Escala de Hamilton para la Depresión
(HDRS; Hamilton, 1960)
Inventario de Depresión Infantil
(CDI, Kovacs y Beck, 1977; Kovacs, 1985)
Escala de Depresión Cardiaca
(CDS, Hare y Davis, 1996).
Escala Analógica Visual de Depresión Cardiaca
(CD-VA, Di Benedetto, Lindner, Hare y Kent, 2005).
Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo
(Spielberger
et al.,
1970).
Cuestionario de 90 Síntomas
(SCL-90-R, Derogatis (1983).
Escala de Hamilton para la Ansiedad
(HARS; Hamilton. 1959).
Escala Hospitalaria de Ansiedad y Depresión
(HADS; Zigmong y Snaith, 1983)
INSTRUMENTO DE EVALUACIÓN
ESTUDIOS
DEPRESIÓN
ANSIEDAD
entre los diferentes factores causales
como la explicación etiológica mÆs
plausible. Esta multicausalidad, cen-
trada en considerar simultÆneamen-
te las factores genØticos, ambientales,
psicofisiológicos y principalmente el
peso de la interacción como elemento
de predisposición del individuo a pade-
cer una determinada enfermedad, es
el gran mØrito de la investigación psi-
cológica actual en este campo (Kop
et
al
., 2002).
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
56
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
Se han hipotetizado diversas vías para
explicar las interrelaciones de los fac-
tores emocionales en el proceso de sa-
lud-enfermedad (Cano-Vindel y Tobal,
2001):
1. Las reacciones de ansiedad y de
tristeza-depresión que alcanzan
niveles demasiado intensos o que
se mantienen en el tiempo, po-
drían producir cambios en la con-
ducta, de manera que se olvidan
los hÆbitos saludables y se desa-
rrollan conductas adictivas o in-
adecuadas que pondrían en peligro
nuestra salud.
2. Estas reacciones emocionales
mantienen niveles de activación
fisiológica intensos, que podrían
deteriorar nuestra salud si se
cronifican.
3. Esta alta activación fisiológica pue-
de estar asociada a un cierto gra-
do de inmunodepresión, lo que nos
vuelve mÆs vulnerables al desarro-
llo de enfermedades infecciosas o
de tipo inmunológico, o bien la su-
presión o control de estas emocio-
nes puede acarrear altos niveles
de activación fisiológica y un cier-
to grado de inmunosupresión.
A continuación seæalaremos los
trastornos sobre los que existe una
mayor evidencia de la influencia de
la ansiedad y la depresión. Como se
observarÆ, la prÆctica totalidad de sis-
temas orgÆnicos aparecen relaciona-
dos con factores psicológicos que
juegan un papel importante en el ini-
cio, desarrollo y mantenimiento de
enfermedades.
C`NCER
El cÆncer sigue siendo una de las prin-
cipales causas de muerte en los paí-
ses desarrollados, aunque se ha
logrado la curación de ciertos tipos de
neoplasias y otras se han convertido
en enfermedades crónicas. En la ac-
tualidad, las cifras totales de supervi-
vencia alcanzan el 50% (Miralles, Otin
y Rojo, 2003).
Existen varias hipótesis que inten-
tan explicar la influencia de los facto-
res psicológicos en el comienzo y la
progresión del cÆncer, que van desde
su influencia en la función
inmunitaria, pasando por su influen-
cia sobre hÆbitos como el tabaco y el
alcohol, hasta el peso que estos facto-
res psíquicos ejercen sobre el pacien-
te para decidir el momento de solicitar
atención mØdica (Miralles
et al.,
2003).
Estudios
psiconeuroinmunológicos
han analizado la influencia del estrØs,
la ansiedad y la depresión como facto-
res de riego etiológicos en el creci-
miento de la neoplasia no existiendo
en la actualidad consenso acerca de su
papel de variable desencadenante, pero
si como variable moderadora que in-
fluye en la velocidad del proceso can-
cerígeno (Amigo
et al.,
2003; p. 200).
Así, Shekelle
et al.
, (1981) hallaron en
su estudio que las personas que pre-
sentaban puntuaciones elevadas de
depresión en un cuestionario de per-
sonalidad mostraban, diecisiete aæos
mÆs tarde, una probabilidad doble de
haber muerto a causa de un cÆncer.
Ansiedad, depresión y salud
57
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
La relación entre depresión y cÆn-
cer se ha estudiado desde diferentes
perspectivas, encontrÆndonos con
multitud de estudios con resultados
contradictorios. Por tanto, no se ha
demostrado una asociación clara en-
tre los factores psicológicos y el co-
mienzo, exacerbación o la evolución
de la enfermedad neoplÆsica, aunque
estudios mÆs recientes con mayor
solidez metodológica han sugerido que
la progresión del cÆncer, y no su ini-
cio, puede verse influida en mayor
medida por factores psicosociales (
cfr.
Miralles
et al.,
2003).
Parece claro que los enfermos
oncológicos sufren reacciones psico-
lógicas negativas ante la enfermedad
de cÆncer, tales como ansiedad y de-
presión. Estas manifestaciones psico-
lógicas se encuentran asociadas a la
gravedad de la neoplasia e influyen
claramente en la respuesta a la en-
fermedad y en las expectativas de vida
(Alonso, 2006). Para mÆs información,
vØase el capítulo de libro de este ma-
nual de psicooncología).
INFECCIÓN POR EL VIRUS DE
INMUNODEFICIENCIA HUMANA (VIH)
Los pacientes infectados por el VIH
tambiØn presentan sintomatología
ansiosa, como la excesiva preocupa-
ción, el miedo y la obsesión por ser
portador del VIH o de presentar algu-
na de las llamadas enfermedades opor-
tunistas, tales como el SIDA. La
persona seropositiva estÆ sometida a
numerosos estresores que pueden
ocasionar trastornos de adaptación, de
ansiedad y depresión, entre otros. Los
síntomas mÆs predominantes son la
ansiedad generalizada, la hipocondría,
los comportamientos obsesivos, los pen-
samientos depresivos, la culpabilidad
y el autocastigo (TulldrÆ, Izquierdo,
Fumaz y Ferrer, 2003). Las pruebas
para detectar el VIH son un importan-
te estresor. Se ha descrito una preva-
lencia alta de ansiedad y depresión en
pacientes en periodos anteriores a la
realización de las pruebas y descenso
de dichos síntomas tras realizarlas. Así,
el 25% de los pacientes diagnosticados
como ±seropositivos² desarrollan tras la
pruebas, trastornos de adaptación y
trastornos mixtos ansioso-depresivos
ademÆs de existir en ellos un riesgo
de suicidio 36 veces superior a la po-
blación normal (Marzuk, 1988).
TRASTORNOS CARDIOVASCULARES
Varios estudios han mostrado que la
depresión es un factor de riesgo signi-
ficativo de enfermedad coronaria, in-
farto de miocardio y mortalidad
cardiaca, así como tambiØn la ansie-
dad y el estrØs (
cfr.
FernÆndez-Abascal,
Martín y Domínguez, 2003; pp. 100-
101). TambiØn existe una evidencia
acumulada sobre la alta prevalencia de
los trastornos psiquiÆtricos comórbidos
con la enfermedad cardiovascular, con-
cretamente con el episodio depresivo
mayor (29%), trastorno distímico (15%),
trastorno depresivo mayor recurrente
(31%),
trastorno
de
estrØs
postraumÆtico (29%) y trastorno de an-
siedad generalizado (24%) (Bankier,
Januzzi y Littman, 2004).
Otro grupo de investigaciones han
estudiado la asociación entre depre-
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
58
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
sión y ansiedad con el pronóstico de
pacientes cardíacos. Así, la depresión
se ha relacionado con una peor evolu-
ción de los pacientes coronarios, ya
que predispone a nuevos infartos y a
la aparición de trastornos del ritmo
cardíaco (Carinci
et al.,
1997). Respec-
to a la ansiedad, no sólo el trastorno
de ansiedad generalizado sino tam-
biØn los trastornos fóbicos se han aso-
ciado al aumento de riesgo cardíaco
en diversas poblaciones. En resumen,
algunas investigaciones han encon-
trado que la depresión estÆ asociada
con alta mortalidad, en tanto en cuanto
la ansiedad estÆ asociada con baja
mortalidad (Hermann, Brand-
Driehorst, Buss y Rüger, 2000), si bien
no se ha documentado una relación
causal directa (LespØrance y Frasure-
Smith, 2000).
Mención aparte merece la
hipertensión arterial primaria o esen-
cial por ser un factor de riesgo
cardiovascular donde la ansiedad juega
un papel importante. Es una alteración
con etiología pluricausal donde uno o
varios factores de riesgo estÆn presen-
tes para provocar una elevación de la
presión arterial, siendo esos factores de
riesgo principalmente conductuales. La
Organización Mundial de la Salud ha
reconocido el importante papel que
puede jugar el estrØs en la HTA, aun-
que tambiØn reconoce la dificultad de
cuantificar esa influencia en el desa-
rrollo de esta enfermedad (OMS, 1986).
Entre los factores psicológicos que
muestran mayor evidencia de correla-
ción con la hipertensión, destacan la
ansiedad y la ira, que desempeæan un
importante papel en su desarrollo y
mantenimiento, ya sea directamente
por efectos sobre el sistema
cardiovascular o indirectamente por su
influencia
en
los
factores
conductuales, tales como el hÆbito ali-
menticio, el ejercicio físico, etc. (Ami-
go
et al.,
2003). Un perfil de sujeto
hipertenso se caracteriza por un alto
rasgo general de ansiedad, alta
reactividad en los sistemas de res-
puesta cognitivo y fisiológico, y en
menor medida en el sistema motor; y
con reacciones de ansiedad intensas
ante las situaciones de prueba o eva-
luación, las situaciones potencialmen-
te fóbicas, las habituales en su vida
diaria y, en menor medida, ante las
situaciones interpersonales. En este
sentido resulta de gran interØs los re-
sultados de una encuesta realizada por
Patel (1984) en la que se preguntaba
cuÆl era la causa mÆs importante de
la hipertensión tanto a población ge-
neral como a afectados por la
hipertensión. El 48 por 100 de los
encuestados sin este trastorno y el 53
por 100 de los hipertensos encuestados
atribuyeron a la categoría de tensión
emocional, preocupaciones y ansiedad
el papel causal mÆs importante en la
etiología de la enfermedad.
TRASTORNOS DERMATOLÓGICOS
Desde el punto de vista fisiológico, la
piel es uno de los órganos mÆs sensi-
bles a las emociones. Probablemente
sea responsable de ello el origen em-
briológico comœn ectodØrmico de la piel
y del sistema nervioso que hace que
ambas estructuras tengan en comœn
Ansiedad, depresión y salud
59
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
multitud de neuromoduladores, pØptidos
vasoactivos y sistemas bioquímicos de
información interna.
Los trastornos dermatológicos o
cutÆneos han sido considerados tradi-
cionalmente como pertenecientes a la
psicosomÆtica, ya que se conoce que
pueden ser precipitados o exacerbados
por el estado emocional de la persona.
En diferentes trastornos cutÆneos, ta-
les como la psoriasis, la dermatitis
atópica, la urticaria, la alopecia
areata, etc., se mantiene que existen
muchos factores que pueden actuar
como desencadenantes de los brotes
o desempeæen un importante papel
como factor mantenedor de la misma
(Panconesi, 2000). Entre Østos se hallan
el estrØs y las alteraciones emociona-
les como la ansiedad o la depresión, que
pueden causarlos o exacerbarlos. Tam-
biØn el acnØ se ha relacionado al estrØs
emocional, ya que es exacerbado me-
diante la liberación de determinadas
hormonas como los glucocorticoides y
andrógenos como consecuencia de la
respuesta emocional a los estresores
(Miralles
et al.,
2003).
Diversos estudios han sugerido tam-
biØn que los trastornos dermatológicos
presentan una alta comorbilidad con
trastornos ansiosos y afectivos. En prin-
cipio esto estaría relacionado con la
desfiguración facial o de otra parte del
cuerpo que podría generar problemas
psicológicos, tales como sentimientos
de inferioridad, soledad y baja
autoestima, así como retraimiento so-
cial. Sin embargo, solo una pequeæa
proporción de personas desarrolla tras-
tornos psíquicos serios, como fobia so-
cial, ansiedad generalizada o depresión
mayor (Folks y Kinney, 1992).
TRASTORNOS ENDOCRINOS
Investigaciones recientes apoyan la
existencia de una relación entre
eventos vitales estresantes y el co-
mienzo diabØtico. Debido a que estos
estudios se han realizado con peque-
æas poblaciones, deben interpretarse
sus resultados con prudencia; sugie-
ren que algunas personas son mÆs
vulnerables que otras a los efectos del
estrØs. El estrØs crónico en una perso-
na predispuesta a padecer diabetes
(obesa y edad avanzada) puede consti-
tuir un elemento coadyuvante para
desarrollar la enfermedad (Surwit
et al.,
2002). Así, los factores estresantes pue-
den precipitar su inicio menoscabando
la regulación del metabolismo de los
hidratos de carbono en el paciente, tan-
to asintomÆticamente como producien-
do hiperglucemias en la fase de estado.
Otros estudios han seæalado que
la presencia de síntomas depresivos
incrementa el riesgo de desarrollar
diabetes en un 22% (Arroyo
et al.,
2004), mientras que otros como el es-
tudio de Kessing, Nilsson, Siersma y
Andersen (2003) no hallan esta rela-
ción, con lo cual tampoco se puede
concluir nada al respecto.
Por œltimo, algunos autores han
seæalado que los diabØticos presentan
una mayor prevalencia de trastornos
de ansiedad y depresión en contraste
con la población no diabØtica (
e.g.,
Pie-
rrot y Rubin, 1997).
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
60
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
TRASTORNOS GASTROINTESTINALES
La función principal del sistema
gastrointestinal es acomodar y guar-
dar los alimentos ingeridos para, a con-
tinuación, molerlos, triturarlos y,
finalmente, liberarlos de una manera
coordinada a la luz intestinal. Dado que
la función primordial del estómago es
el vaciado gÆstrico, los problemas mo-
tores que se han relacionado con este
fenómeno se pueden dar a cualquier
nivel del aparato digestivo, tanto a ni-
vel del esófago, como del estómago y/o
de los intestinos. Por ello vamos a des-
cribir quØ papel juegan la ansiedad y
la depresión en el funcionamiento de
cualquiera de estos órganos.
En cuanto al esófago,
algunos
trabajos destacan una mayor
comorbilidad entre trastornos
afectivos, trastornos de ansiedad y
trastornos de la motilidad esofÆgica
(Handa
et al.,
1999). TambiØn existen
datos a favor de que un trastorno psí-
quico ansioso o depresivo puede ini-
ciar un trastorno esofÆgico y a su vez,
la anormalidad en la motilidad del
tracto puede incrementar la ansiedad.
En cuanto al funcionamiento del es-
tómago, el estrØs y los factores emocio-
nales son considerados factores de riesgo
en algunas enfermedades de la
motricidad gÆstrica. Diversos estudios
describen a un grupo de pacientes con
manifestaciones típicas de gastroparesia
o retraso de vaciado gÆstrico en los cua-
les no se halla causa orgÆnica identifi-
cable. Se trata de personas jóvenes, en
quienes los factores psicológicos desem-
peæan un papel fundamental, por ejem-
plo en las pacientes con anorexia ner-
viosa o en los pacientes sometidos a
situaciones de estrØs. Determinadas
condiciones clínicas como la infección
por
Helicobacter pylori
, la dispepsia fun-
cional no ulcerosa o el síndrome del
colon irritable se han asociado en este
grupo de pacientes con manifestacio-
nes clínicas de gastroparesia
(Overmier y Murison, 2000).
Respecto a la œlcera pØptica, la teo-
ría fisiopatológica mÆs conocida es que
el estrØs produce una intensa secre-
ción Æcida e hipersecreción de
peptina, mediada por la estimulación
vagal, que acaba lesionando la muco-
sa, y ha sido considerada como para-
digma de enfermedad psicosomÆtica.
Sin embargo, el descubrimiento del
Helicobacter pylori
y la evidencia de
personas hiperestresadas sin lesión,
así como la presencia de œlceras en
personas sin psicopatología significa-
tiva han obligado a replantear la cues-
tión. Aœn así, varios estudios recientes
siguen corroborando que el estrØs es
un factor de riesgo independiente para
el desarrollo y la recurrencia de la en-
fermedad ulcerosa. Concretamente,
periodos transitorios de estrØs se aso-
cian a una mayor probabilidad de de-
sarrollar ulceras de estomago que
periodos de estrØs largos y prolonga-
dos (
e.g.,
Overmier y Murison, 2000).
En la actualidad, aunque existe con-
troversia acerca del papel de los facto-
res psicológicos, lo que si parece claro
es que la œlcera pØptica debe ser con-
siderada como un problema de salud
de tipo biopsicosocial y a partir de ahí
abrir un nuevo campo de estudio para
Ansiedad, depresión y salud
61
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
esclarecer la relación entre los dife-
rentes factores implicados (Tobón,
Sandín y Vinaccia, 2005).
TambiØn se llegó a describir una
personalidad ±ulcerosa², persona con
necesidades intensas de dependencia
y deseos íntimos de ser cuidado y pro-
tegido, pero la evidencia actual recha-
za este tipo de personalidad. En
cambio, parece existir acuerdo en
cuanto a que determinados factores psí-
quicos, independientes de la ±persona-
lidad ulcerosa², podrían influir tanto
sobre estas conductas de riesgo como
en la percepción y valoración de los sín-
tomas ulcerosos por el paciente. Nos
referimos a los hÆbitos de consumo (ta-
baco, alcohol, etc.), factores emociona-
les (personalidad con hostilidad,
ansiedad) y antecedentes familiares
(cfr. Miralles
et al.,
2003).
Otros trabajos muestran una
comorbilidad alta de la depresión ma-
yor, los trastornos de pÆnico y agorafo-
bia con la dispepsia no ulcerosa (Handa
et al.,
1999).
Por otra parte, parece contrastada la
importancia de los factores psicológicos
en la caracterización de los trastornos
intestinales. Los datos de diferentes
estudios indican que los individuos con
síntomas gastrointestinales presentan
mayor prevalencia de trastornos psíqui-
cos que quienes estÆn libres de estos
síntomas (García-Vega, 2003). Dos de los
trastornos mÆs estudiados han sido la
enfermedad inflamatoria intestinal (co-
litis ulcerosa y enfermedad de Crohn) y
el síndrome de intestino irritable.
Existen datos a favor de la influencia
de las emociones y los hÆbitos conductuales
en la fisiología gastrointestinal, mÆs con-
cretamente en la enfermedad inflamatoria
intestinal (Anton, 1999). Parece de-
mostrada una clara relación entre el
estrØs emocional y la exacerbación del
proceso inflamatorio, así como con la per-
cepción de las molestias sintomÆticas. In-
cluso se han descrito rasgos de
personalidad característicos, obsesivo-
compulsivos y alexitímicos. Concreta-
mente, se ha hallado una elevada
incidencia de trastornos depresivos y
ansiosos entre los pacientes con enfer-
medad inflamatoria intestinal (García-
Vega, 2003).
Respecto al síndrome del intestino
irritable es una de las enfermedades
mÆs frecuentes del aparato digestivo. Las
hipótesis sobre su etiología son variadas
aunque se sabe que los factores psicoló-
gicos tienen un papel importante. Se-
gœn algunos de los trabajos publicados,
hasta el 70% de los pacientes cumple
criterios para algœn trastorno psiquiÆ-
trico, siendo los trastornos de ansiedad
y los depresivos los mÆs frecuentes,
mientras que otros encontraron en su
investigación que, en un notable porcen-
taje, los trastornos de ansiedad ya se en-
contraban presentes antes de la
aparición
de
los
síntomas
gastrointestinales (
cfr.
FernÆndez, 2003).
ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS
Las enfermedades neurológicas son
las que presentan una mayor coexis-
tencia con la depresión y la ansiedad
(
e.g.,
Robertson, 1997).
El dolor de cabeza es el síntoma
neurológico mÆs frecuente y uno de
los motivos de consulta mÆs frecuen-
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
62
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
tes en general (se estima que entre
un 10%-20% de los casos es el sínto-
ma principal). Existen diferentes tipos:
cefalea tensional, migraæa, cefalea en
racimos y dolores de cabeza diversos.
Tanto la ansiedad como la depresión
son comunes en los dolores de cabeza
crónicos (Maizels, 2004).
Respecto a la cefalea tensional,
muchas personas son susceptibles a
los dolores de cabeza en Øpocas de ma-
yor estrØs emocional y puede consti-
tuir un síntoma importante en
síndromes ansiosos y depresivos
(Maizels, 2004). La explicación a estas
cefaleas es que el exceso de ansiedad
suele producir contracción de la mus-
culatura de la cabeza y el cuello. Si Østa
se prolonga varias horas se produce
constricción vascular e isquemia, que
sería la causante del dolor. Las perso-
nas caracterizadas por patrones de per-
sonalidad del tipo A son especialmente
proclives a este trastorno. Se ha esti-
mado que hasta el 95% de estos pacien-
tes padecen síntomas de ansiedad y/o
depresión, bien de naturaleza reactiva
o endógena. AdemÆs algunos estudios
indican que el padecimiento de cefa-
leas prolongadas puede desencadenar
trastornos psicológicos que, a su vez,
pueden convertirse en variables
mantenedoras del trastorno psicológi-
co y potenciando la gravedad de la cefa-
lea en futuros ataques. Concretamente,
algunos estudios epidemiológicos indi-
can que estos enfermos se caracterizan
por rasgos de ansiedad, neuroticismo y
depresión anormalmente altos (Stewart,
Shechter y Rasmussen, 1994). En cuan-
to a la relación temporal, segœn algu-
nos estudios la depresión se inicia
despuØs de la cefalea, existiendo una
comorbilidad superior al 20%
(Merikangas, Angst e Isler, 1990).
El estrØs y los trastornos de ansie-
dad tambiØn son un precipitante de la
migraæa.
Segœn
los
estudios
epidemiológicos, los trastornos de ansie-
dad preceden a la migraæa, aunque pro-
bablemente interaccionan con otros
precipitantes que aumentan su vulne-
rabilidad, pero sin desencadenarla ne-
cesariamente. Así pues, el estrØs puede
iniciar directamente la migraæa en pa-
cientes biológicamente propensos y pue-
de potenciar indirectamente o
intensificar el desencadenamiento de la
misma. Posteriormente, las migraæas
presentan mayor riesgo de asociación a
crisis de pÆnico o ansiedad.
Existen otras enfermedades
neurológicas mÆs graves que tambiØn
presentan una comorbilidad alta con
el trastorno depresivo mayor así como
alto riesgo de suicidio en los 5 aæos si-
guientes a la lesión, especialmente en
pacientes con epilepsia, esclerosis mœl-
tiple o lesiones de la medula espinal.
TambiØn se ha documentado una inci-
dencia en torno al 40% de depresión
asociada a accidentes vasculares cere-
brales agudos (Starkstein, Fedoroff,
Price, Leiguarda y Robinson, 1993).
Otra enfermedad muy estudiada es
la demencia. Algunos estudios conside-
ran que esta enfermedad neurológica
desencadena trastornos depresivos
(Ballard, Bannister, Solis, Oyebode y
Wilcock, 1993). Otra enfermedad
neurológica como el Parkinson, tam-
biØn presenta altos niveles de
Ansiedad, depresión y salud
63
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
psicopatología asociada, tanto ansiedad
como depresión. Sin embargo, algunos
autores recuerdan que hay que ser cui-
dadoso con esta asociación Parkinson-
depresión, ya que el estado de Ænimo
del paciente puede deberse a estados
transitorios de disforia mas propios de
las exacerbaciones de la enfermedad
neurológica (Richard, 2005).
Por œltimo, se ha hallado una aso-
ciación entre la ansiedad y la depresión
y la esclerosis mœltiple. Así, hasta el
75% de personas con esta enfermedad
lleva asociado problemas psicológicos y
psiquiÆtricos (trastorno de pÆnico, tras-
torno depresivo, trastorno bipolar, etc.).
AdemÆs, la depresión y la ansiedad in-
fluyen en la relación entre la Esclero-
sis Mœltiple y la calidad de vida, ya que
los individuos con mÆs síntomas de
ansiedad y depresión presentan mayor
incapacidad física y peor calidad de vida
(Janssens
et al.,
2004).
TRASTORNOS RESPIRATORIOS
Actualmente no se ha podido demos-
trar la influencia etiopatogØnica en la
enfermedad respiratoria de los facto-
res psicológicos, pero sí se acepta la
posible influencia de los factores
psicosociales sobre la evolución del asma
bronquial o en el mantenimiento de al-
gunos de los síntomas. Así, existen mœl-
tiples estudios metodológicamente
rigurosos que demuestran el importan-
te papel que la ansiedad asociada a las
crisis de asma desempeæa sobre la evo-
lución del asma bronquial y de la enfer-
medad respiratoria en general (Bosley,
Corden y Cochrane, 1996). La ansie-
dad de algunos pacientes se asocia a
una peor evolución de la enfermedad,
al aumentar la sintomatología y trans-
mitir una mayor sensación de grave-
dad, lo que lleva a tratamientos mÆs
urgentes, frecuentes, agresivos y cos-
tosos. La depresión tambiØn puede in-
fluir negativamente sobre la evolución
del paciente asmÆtico, conduciendo a
un autocuidado pobre, con incumpli-
miento de las prescripciones mØdicas
y tendencia a la indiferencia ante los
síntomas respiratorios (VÆzquez, Ro-
mero-Frais y SÆndez, 2003).
TRASTORNOS REUMATOLÓGICOS
Muchas enfermedades reumatológicas
cursan de forma crónica, produciendo
dolor, deformación e incapacidad fun-
cional. Repercuten directamente sobre
la calidad de vida del paciente, afectan-
do su actividad laboral, social y familiar.
Con frecuencia los síntomas y signos
de la alteración mœsculo-esquelØtica se
solapan con la sintomatología propia de
una afectación emocional (EPISER,
2001).
En una enfermedad como la artri-
tis reumatoide, el dolor y el deterioro
físico pueden causar distintos
síndromes psiquiÆtricos, de los que el
mÆs estudiado es el depresivo. Se es-
tima la prevalencia de depresión ma-
yor en torno al 17% y la de distimia en
torno al 40% (Miralles
et al
., 2003). Es-
tos factores emocionales han sido im-
plicados en la evolución de la artritis
reumatoide de forma desfavorable, en
el sentido de poca motivación, depre-
sión no asociada al dolor y mal con-
trol de impulsos.
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
64
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
En pacientes con dolor crónico se
considera que la presencia de sínto-
mas de ansiedad es muy significativa
y tanto la ansiedad como la depresión
es un factor facilitador de la percep-
ción del dolor (Melzack y Wall, 1965).
En cuanto a la fibromialgia, exis-
te unanimidad en la literatura con
relación a la presencia de alteracio-
nes emocionales en estos pacientes
(Rice y Pisetsky, 1999). Se puede de-
cir que síntomas como tristeza, an-
siedad, fatiga, insomnio, irritabilidad,
falta de concentración, desinterØs,
apatía e hipocondría forman parte del
cuadro clínico. Es frecuente la con-
comitancia de la fibromialgia con
otras enfermedades mØdicas con
acreditado contenido psicológico,
como el síndrome del intestino irri-
table, la migraæa, problemas de sen-
sibilización alØrgica y en especial el
síndrome de fatiga crónica.
INTERVENCIONES PSICOLÓGICAS
EFICACES EN LA ANSIEDAD Y
DEPRESIÓN ASOCIADA A LAS
ENFERMEDADES MÉDICAS
Como hemos observado a lo largo del
capítulo, es muy frecuente hallar sín-
tomas de ansiedad y/o depresión en
pacientes enfermos crónicos. Por tan-
to, cualquier intervención que haya
demostrado su eficacia en el control
de estos trastornos puede resultar œtil
a priori
. Por lo general, existen dife-
rentes modalidades terapØuticas que
tienen mostrada su eficacia tanto en
la depresión como en la ansiedad. Una
exposición amplia y revisada de las
intervenciones mÆs destacadas en los
distintos trastornos de ansiedad y de-
presivos, así como de los trastornos
mÆs propios de la psicología de la sa-
lud, se ofrece en los tres volœmenes
de la guía de tratamientos psicológi-
cos eficaces de PØrez, FernÆndez,
FernÆndez y Amigo (2003a, 2003b,
2003c). TambiØn recomendamos para
una revisión extensa de las interven-
ciones mÆs destacadas en los distin-
tos campos de trabajo de la psicología
de la salud las obras de Amigo
et al.
,
(2003) y de Ortigosa, Quiles y MØndez
(2003) en el Æmbito particular de la
psicología de la salud en la infancia y
adolescencia. Nuestro objetivo serÆ
mÆs modesto, por lo que nos centrare-
mos en describir brevemente los trata-
mientos psicológicos eficaces que han
sido empleados de forma específica o en
combinación con otros componentes
para tratar la ansiedad y la depresión
asociada a las enfermedades crónicas.
Para ello seguiremos el mismo orden
que en el anterior apartado.
C`NCER
Las personas que tienen cÆncer pue-
den beneficiarse de diferentes formas
de intervención psicológica, que pueden
clasificarse de la siguiente manera: (i)
intervenciones educativo-informativas;
(ii) intervenciones conductuales; (iii) in-
tervenciones psicoterapØuticas indivi-
duales y (iv) intervenciones en grupo.
Tradicionalmente, cada una de estas
intervenciones se ha venido centran-
do con mÆs Ønfasis en una fase de la
enfermedad concreta. Así, las primeras
se han centrado en la fase de diagnós-
tico; las segundas lo han hecho en la
Ansiedad, depresión y salud
65
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
fase de tratamiento inicial, complemen-
tario y recidiva; las terceras se han ocu-
pado principalmente de la fase de
recidiva, enfermedad avanzada e inter-
valo libre y, por œltimo, las intervencio-
nes en grupo se han ocupado de la
enfermedad en una fase avanzada.
Respecto a las intervenciones edu-
cativo-informativas, las investigacio-
nes han demostrado que pueden
ayudar a reducir la ansiedad genera-
da por la incertidumbre ante estímu-
los poco familiares e imprevisibles,
como las primeras visitas mØdicas
(McQuellon
et al.,
1998). De hecho en
este estudio se halló un efecto positi-
vo, en el sentido de una reducción de
las respuestas de ansiedad y depresión
tras una intervención de este tipo en
un grupo de 150 pacientes.
Las intervenciones conductuales
se han aplicado en este campo funda-
mentalmente para reducir el estrØs y
para mejorar el control de los efectos
secundarios de los tratamientos
oncológicos. Se han utilizado diferen-
tes tØcnicas conductuales, tales como
tØcnicas de relajación: muscular pro-
gresiva, pasiva, respiración profunda,
meditación, imaginación guiada o
visualizacion; biofeedback; hipnosis;
planificación de actividades y terapia
de solución de problemas. Un ejemplo
de este tipo de estudios es el de Sirgo,
Gil y PØrez-Manga (2000), que halla-
ron efectos positivos en la ansiedad,
la depresión y el control de síntomas
postratamiento en el grupo de interven-
ción (relajación muscular progresiva,
tØcnicas de respiración abdominal e
imaginación guiada).
Respecto a las intervenciones
psicoterapØuticas individuales, Østas
se han centrado en el acompaæamien-
to del paciente durante la situación
estresante que representa el cÆncer,
a travØs de proporcionar apoyo emocio-
nal y así disminuir los síntomas de
ansiedad, depresión, etc., que suelen
estar asociados a ese proceso. Un buen
ejemplo de este tipo de intervenciones
es la ±terapia psicológica adyuvante²
(TPA, Moorey y Greer, 1989). Se trata
de un programa de tratamiento
cognitivo conductual para pacientes
derivado de la terapia cognitiva de
Beck. Este programa incluye mØtodos
cognitivos, mØtodos conductuales, ex-
presión emocional, trabajo en pareja e
inducción del espíritu de lucha. Estu-
dios en lengua espaæola han hallado
un efecto positivo de este paquete de
tratamiento en la ansiedad y la depre-
sión (
e.g.,
Romero, IbÆæez y Monsalve,
2000).
Por œltimo, entre las intervenciones
en grupo existen dos modalidades. Una
es la conducida por un profesional, que
se caracteriza por una dinÆmica de gru-
po que se centra en objetivos mÆs con-
cretos y posee una mayor organización
y planificación. La segunda es la con-
ducida por personas afectadas, que sue-
le caracterizarse por una menor
jerarquía, por perseguir unos objetivos
mÆs espontÆneos y donde el apoyo emo-
cional es el principal beneficio.
En resumen, estÆ ampliamente
documentado en la literatura científi-
ca que las intervenciones psicológicas
pueden mejorar la calidad de vida de
los pacientes de cÆncer y que uno de
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
66
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
sus logros es reducir las alteraciones
emocionales, si bien no parece existir
un tipo de intervención claramente
mÆs eficaz para ayudar a los pacientes
a adaptarse al cÆncer y reducir la
sintomatología ansioso-depresiva
(Amigo
et al.,
2003).
INFECCIÓN POR EL VIRUS DE
INMUNODEFICIENCIA HUMANA (VIH)
Podemos dividir las necesidades de
intervención de los enfermos con VIH
en dos grandes grupos: las referentes
a la prevención primaria y las relati-
vas a personas ya seropositivas al VIH,
dirigidas a mejorar su adherencia al
tratamiento, a intervenir en el entor-
no del enfermo y a mejorar su estado
emocional. Respecto a este œltimo
objetivo, son metas de la intervención
dotar a la persona de estrategias de
afrontamiento del impacto emocional
que supone el diagnóstico de
seropositividad. En este sentido, la
sintomatología ansiosa y depresiva se
convierte en el centro de atención para
la intervención psicológica. Las tØcni-
cas que parecen tener una eficacia
mayor son la combinación de informa-
ción y tØcnicas cognitivo-conductuales
(
e.g.,
Antoni, 2003). Entre las tØcnicas
de carÆcter cognitivo-conductual desta-
ca el programa del equipo de Antoni. Se
trata de un programa multicomponente
dirigido a hombres homosexuales y lle-
vado a cabo en sesiones de grupo de dos
horas durante diez semanas, con ejer-
cicios de relajación para practicar en
casa. Los componentes incluidos son:
psicoeducación, terapia cognitiva, en-
trenamiento en habilidades de afron-
tamiento, tØcnicas de asertividad, ma-
nejo de la rabia, identificación de apoyo
social y relajación.
TRASTORNOS CARDIOVASCULARES
En el abordaje de los trastornos
cardiovasculares, las intervenciones
conductuales se han orientado tanto
hacia la prevención en población de alto
riesgo como al tratamiento y rehabilita-
ción de los pacientes tras sufrir algœn
episodio de alteración cardiovascular. En
el primer caso, el objetivo principal ha
sido cambiar las conductas manifies-
tas que incrementan la vulnerabilidad
cardiovascular de las personas median-
te la modificación de los factores de ries-
go, y entre Østos, los psicosociales
(estados depresivos o las manifestacio-
nes emocionales negativas de ansie-
dad). En el segundo caso, la intervención
incide en el tratamiento y rehabilita-
ción de las funciones físicas, psicológi-
cas y sociales afectadas por el trastorno,
donde de alguna forma tambiØn se han
considerado los aspectos emocionales
(FernÆndez-Abascal
et al.,
2003).
Así, se han elaborado diferentes
intervenciones cognitivo-conductuales
para el control de la ansiedad. Entre
ellas, el entrenamiento en manejo de
ansiedad (Suinn, 2001) y los procedi-
mientos de inoculación de estrØs
(Meichembaum, 1985) han demostra-
do experimentalmente su eficacia en
el control de esta variable psicológica,
si bien se desconoce aœn si tal efica-
cia alcanza tambiØn a los factores de
riesgo biológico concomitantes a estas
emociones.
Ansiedad, depresión y salud
67
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
TRASTORNOS DERMATOLÓGICOS
En las enfermedades dermatológicas
el tratamiento psicológico tiene un
papel importante, ya sea como coadyu-
vante o como tratamiento principal.
Así, han demostrado ser œtiles diver-
sas tØcnicas psicoterapØuticas y
cognitivo-conductuales que permiten
un mejor afrontamiento del estrØs,
ayudando en la adaptación a la enfer-
medad (Miralles
et al.,
2003).
Diferentes estudios han conclui-
do que el tratamiento psicológico debe
incluirse en el abordaje global de su-
jetos con trastornos dermatológicos.
Justifican su postura debido a la efi-
cacia mostrada y a su relación costo
beneficio en la reducción de los sínto-
mas ansiosos o depresivos, que con
frecuencia presentan estos pacientes,
lo cual se traduce en una mejor evo-
lución de la enfermedad dermatológica
en sí misma (Evers
et al.,
2005).
TRASTORNOS ENDOCRINOS
La intervención psicológica en diabe-
tes se caracteriza por la amplitud de
Æmbitos de aplicación. Así, se han lle-
vado a cabo intervenciones para me-
jorar la adherencia al tratamiento,
para amortiguar o mejorar el impacto
del diagnóstico y el afrontamiento de
la enfermedad, para controlar los epi-
sodios hipoglucØmicos y el autocontrol
glucØmico y, por œltimo, para interve-
nir sobre los trastornos psicológicos
que frecuentemente acompaæan a
esta enfermedad.
Respecto a la intervención psico-
lógica en la depresión y los trastornos
de ansiedad, cabe seæalar la posible
eficacia de los tratamientos median-
te el manejo de la ansiedad, la relaja-
ción asistida o no con
biofeedback,
al
mejorar bien el control metabólico de
la enfermedad directamente, bien a
travØs de la mejora de la adherencia
al tratamiento (
e.g.,
Surwit
et al.,
2002). No obstante, tal como seæalan
Surwit
et al.
, la existencia de estudios
con resultados negativos apunta ha-
cia la necesidad de continuar inves-
tigando sobre esta cuestión.
TRASTORNOS GASTROINTESTINALES
Los trastornos que han recibido mayor
atención en cuanto a la intervención
psicológica son los relacionados con las
alteraciones del intestino.
Así pues, por lo que respecta a la
intervención psicológica en el síndro-
me de intestino irritable, las tØcnicas
de control de ansiedad y estrØs propias
de la terapia de conducta en un forma-
to multicomponente han demostrado
ser eficaces para reducir/eliminar la
sintomatología (ansiedad/depresión)
característica de este trastorno. Otras
modalidades de tratamiento han sido la
psicoterapia de orientación dínÆmica,
la hipnosis, el biofeedback y el manejo
de contingencias (Amigo
et al.,
2003).
Por otro lado, hemos de comentar que
la literatura especializada proporciona
evidencias acerca de la superioridad
del abordaje psicológico frente al mØ-
dico (Svedlund, 2002).
En cuanto a la enfermedad
inflamatoria intestinal (enfermedad
de Crohn y colitis ulcerosa) las inter-
venciones psicológicas pueden ser di-
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
68
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
vididas en tres tipos: psicoterapia de
apoyo,
biofeedback
y manejo del
estrØs. Las dos primeras intervencio-
nes se encuentran en fase experi-
mental, ya que no han demostrado su
eficacia, mientras que el manejo de
estrØs ha conseguido un estatus de
procedimiento probablemente eficaz.
La justificación de la utilización de
este procedimiento para el control de
la ansiedad y el estrØs se asocia a la
evidencia que afirma que se produce un
empeoramiento o exacerbación de es-
tas enfermedades en situaciones
estresoras. Las tØcnicas de tratamien-
to incluidas en este procedimiento son
las propias de la reducción de ansiedad
y el manejo de estrØs: entrenamiento
en relajación, desensibilización siste-
mÆtica, entrenamiento en resolución
de problemas, reestructuración del
tiempo, asertividad y habilidades socia-
les (García-Vega, 2003).
TRASTORNOS NEUROLÓGICOS
Entre los trastornos neurológicos, los
dolores de cabeza han recibido la ma-
yor atención por parte de la literatura
especializada. La intervención
conductual sobre la base de tØcnicas
de relajación y/o biofeedback ha de-
mostrado una clara y notable efectivi-
dad en el alivio de este problema
(Penzien, Rains y Andrasik, 2002).
Concretamente, por la amplitud de
su uso y por su eficacia, destacan el
entrenamiento en relajación muscu-
lar y el
biofeedback.
Ambas tØcnicas
han demostrado su eficacia en el tra-
tamiento de la cefalea tensional y de
la migraæa, si bien en el segundo
subtipo
la
combinación
del
biofeedback
de temperatura y la rela-
jación es el tratamiento mÆs efectivo
(Amigo
et al.,
2003; p. 151).
TRASTORNOS RESPIRATORIOS
La evidencia empírica, derivada de las
investigaciones controladas, seæala
como intervenciones probablemente
eficaces: los programas de automanejo
en pacientes con asma severa o pobre-
mente controlada y las tØcnicas de re-
lajación en pacientes con un
componente emocional asociado a la
evolución del trastorno. TambiØn se se-
æala como tØcnica eficaz el
biofeedback
electromiogrÆfico frontal, mientras que
los
biofeedback
electromiogrÆfico
torÆcico, de la arritmia del seno respi-
ratorio, de parÆmetros de función
pulmonar y la terapia familiar se en-
cuentran aœn se encuentran en fase
experimental. Sin embargo, las inter-
venciones psicológicas de los trastor-
nos como la depresión o el trastorno de
pÆnico, frecuentemente asociadas a la
morbilidad y a mortalidad del asma, no
han recibido atención desde el punto
de vista experimental (VÆzquez
et al.,
2003).
TRASTORNOS REUMATOLÓGICOS
La mayoría de estudios coinciden al
seæalar la necesidad de un abordaje
del dolor crónico desde una perspecti-
va multidimensional, teniendo en
cuenta todas sus dimensiones. Así, los
programas conductuales y cognitivo-
conductuales son considerados ac-
tualmente como herramientas
Ansiedad, depresión y salud
69
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
eficaces para controlar el dolor cróni-
co (van-der Hofstadt y Quiles, 2001).
TambiØn se reconoce la importancia
de los elementos y de las tØcnicas
cognitivas en el manejo del dolor, cuyo
abordaje acapara actualmente gran
parte de la investigación psicológica
en dolor crónico (Keefe, 2000; Sharp,
2001). Pese a ello, no existe claridad
sobre cuÆles son los principios acti-
vos responsables de Øxito de los trata-
mientos (Fishbain, 2000).
REFERENCIAS
A
BEN
, I.; V
ERHEY
, F.; L
OUSBERG
, R.; L
ODDER
, J. y H
ONIG
, A.
(2002). Validity of the Beck Depression
Inventory, Hospital Anxiety and Depression
Scale, SCL-90, and Hamilton Depression
Rating Scale as screening instruments for
depression in stroke patients.
Psychosomatics,
43,
386-93.
A
BRAMSON
, L.Y.; S
ELIGMAN
, M.E.P. y T
EASDALE
, J. (1978).
Learned helplessness in humans: Critique
and reformulation.
Journal of Abnormal
Psychology, 87
, 49-74.
A
LONSO
, C. (2006). Repercusión psicológica de la
enfermedad en el paciente oncológico, adap-
tación e intervención. En
Interpsiquis, 2006
.
[En línea]. Consultado el 7 de febrero de
2006. Disponible en Internet <URL:
http://
www.psiquiatria.com>
AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION. (2000).
Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders
(fourth edition, text revision).
Washington, DC: APA.
A
MIGO
, I.; F
ERN`NDEZ
, C.
Y
P
ÉREZ
, M. (2003).
Manual de
Psicología de la Salud
(2“ ed.). Madrid: PirÆ-
mide.
A
NTON
, P.A. (1999). Stress and mind-body impact
on the course of inflammatory bowel
diseases.
Semin Gastrointest Dis, 10
, 14-19.
A
NTONI
, M.H. (2003). Stress Management Effects on
Psychological, Endocrinological, and Immune
Functioning in Men with HIV Infection: Empirical
Support for a Psychoneuroimmunological Model.
Stress: The International Journal on the Biology of
Stress, 6,
173-188.
A
RROYO
, C.; H
U
, F.B.; R
YAN
, L.M.; K
AWACHI
, I.; C
OLDITZ
,
G.A.; S
PEIZER
, F.E.
Y
M
ANSON
, J. (2004).
Depressive Symptoms and Risk of Type 2
Diabetes in Women.
Diabetes Care, 27
, 129-
133.
B
ALLARD
, C.; B
ANNISTER
, C.; S
OLIS
, M., O
YEBODE
, F. y
W
ILCOCK
, G. (1996). The prevalence,
associations and symptoms of depression
amongst dementia sufferes.
Journal of
Affective Disorders, 36
, 135-144.
B
ALLESTEROS
, S. (2000).
Psicología general, un enfo-
que cognitivo
. Madrid: Editorial Universitas.
B
ANKIER
, B.; J
ANUZZI
, J.L. y L
ITTMAN
, A.B. (2004). The
high prevalence of multiple psychiatric
disorders in stable outpatients with coronary
heart disease.
Psychosomatic Medicine, 66
,
645-650.
B
ECK
, A.T.; W
ARD
, C.H.; M
ENDELSON
, M.; M
OCK
, J. y
E
RBAUGH
J. (1961). An inventory for measuring
depression.
Archives of General Psychiatry,
4,
561-571.
B
ECK
, A.T.; R
USH
, A.J., S
HAW
, B.F. y E
MERY
, G. (1983).
Terapia cognitiva de la depresión.
Bilbao:
DesclØe de Brouwer.
B
ECOÑA
, E. V
`ZQUEZ
, F.
Y
O
BLITAS
, L. (2004). Promo-
ción de los estilos de vida saludables. En
Investigación en Detalle
Nœmero 5
. [En línea].
ALAPSA. BogotÆ. Consultado el 7 de Febre-
ro de 2006. Disponible en Internet
<URL:
index.html>
B
OSLEY
, C.M.; C
ORDEN
, M. y C
OCHRANE
, G.M. (1996).
Psychosocial factors and asthma.
Respiratory
Medicine, 90
, 453-457.
C
ANO
-V
INDEL
, A. y M
IGUEL
-T
OBAL
, J.J. (2001). Emocio-
nes y Salud.
Ansiedad y EstrØs, 7
, 111-121.
C
ARINCI
, F., N
ICOLUCCI
, A.; C
IAMPI
, A., L
ABBROZZI
, D.;
B
ETTINARDI
, O.; Z
OTTI
, A. M.
Y
T
OGNONI
, G. (1997).
Role of interactions between psychological
and clinical factors in determining 6-month
mortality among patients with acute
myocardial infarction.
European Hearth
Journal, 18
, 835-845.
D
EROGATIS
, L.R. (1983).
Symptoms Check List 90
Review (SCL-90-R). Administration, Scoring
and Procedures Manual II for the Revised
Version of the SCL-90.
Baltimore: John
Hopkins University Press.
D
I
B
ENEDETTO
, M.; L
INDNER
, H.; H
ARE
, D.L.
Y
K
ENT
, S.
(2006). Depression following acute coronary
syndromes: A comparison between the
Cardiac Depression Scale and the Beck
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
70
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
Depression Inventory II.
Journal of
Psychosomatic Research, 60
, 13-20.
D±Z
URILLA
, T. y G
OLDFRIED
, M. (1971). Problem Solving
and Behavior Modification.
Journal of
Abnormal Psychology, 78
, 107-126.
E
ISON
, M.S. (1990). Serotonin: a common
neurobiologic substrate in anxiety and
depression.
Journal
of
Clinical
Psychopharmacology, 10
, 26-30.
E
LLIS
, A. y G
RIEGER
, R. (1981).
Manual de terapia ra-
cional-emotiva
. Bilbao: DesclØe de Brouwer
(Trabajo original publicado en 1977).
E
LLIS
, A. y G
RIEGER
, R. (1990). Manual de terapia
racional-emotiva: Vol. II. Bilbao: DesclØe de
Brouwer (Trabajo original publicado en
1985).
EPISER (2001).
Prevalencia e impacto de las enfer-
medades reumÆticas en la población adulta
espaæola
. SER 2001. Meck Sharp & Dohme
de Espaæa (
www.msd.es).
E
VERS
, A.W.; L
U
, Y.; D
ULLER
, P.,
VAN
DER
V
ALK
, P.G.;
K
RAAIMAAT
, F.W. y
VAN
DE
K
ERKHOF
, P.C. (2005).
Common burden of chronic skin diseases?
Contributors to psychological distress in
adults with psoriasis and atopic dermatitis.
British
Journal of Dermatology, 152
, 1275-
1281.
E
VREN
, B., E
VREN
, C., Y
APÝCÝ
, A.
Y
G
ÜLER
, M.H. (2005)
Severity of pain and relationship with
psychiatric symptoms in patients with
fibromyalgia.
Anatolian Journal of Psychiatry,
6,
69-74.
F
ERN`NDEZ
, C. (2003). Guía de tratamientos psicoló-
gicos eficaces en el síndrome del intestino
irritable. En M. PØrez, J.R. FernÆndez, C.
FernÆndez e I. Amigo (Coord.),
Guía de trata-
mientos psicológicos eficaces II. Psicología
de la Salud
(pp. 169-185). Madrid: PirÆmide.
F
ERN`NDEZ
-A
BASCAL
, E.G.; M
AR˝N
, M.D. y D
OM˝NGUEZ
, F.J.
(2003). Guía de tratamientos psicológicos
eficaces en los trastornos cardiovasculares.
En M. PØrez, J.R. FernÆndez, C. FernÆndez e
I. Amigo (Coord.),
Guía de tratamientos psico-
lógicos eficaces II. Psicología de la Salud
(pp.
93-121). Madrid: PirÆmide.
F
ERN`NDEZ
-A
BASCAL
, E.G. y P
ALMERO
, F. (1999).
Emocio-
nes y salud
. Barcelona: Ariel.
F
ISHBAIN
, R. (2000). Non surgical chronic pain
treatment outcome: a review.
International
Review of Psychiatry, 12
, 170-180.
F
OLKS
, D.G. y K
INNEY
, F.C. (1992). The role of
psychological factors in dermatologic
conditions.
Psychosomatics, 33
, 45-54.
G
ARC˝A
-V
EGA
, E. (2003). Guía de tratamientos psico-
lógicos eficaces en la enfermedad
inflamatoria intestinal. En M. PØrez, J.R.
FernÆndez, C. FernÆndez e I. Amigo (Coord.),
Guía de tratamientos psicológicos eficaces II.
Psicología de la Salud
(pp. 188-197). Madrid:
PirÆmide.
H
AMILTON
, M. (1959). The assessment of anxiety
states by rating
. British Journal of Medicine
Psychology, 32
, 50-55.
H
AMILTON
, M. (1960). A rating scale for depression.
Journal of Neurological and Neurosurgery
Psychiatry, 23
, 56-62.
H
ANDA
, M., M
INE
K; Y
AMAMOTO
, H, T
SUTSUI
S; H
AYASHI
H, K
INUKAWA
, N. y K
UBO
, C. (1999). Esophageal
motility and psychiatric factors in functional
dyspepsia patients with or without pain.
Digestive Diseases and Sciences, 44
, 2094-
2098.
H
ARDT
, J. y G
ERBERSHAGEN
, H.U. (2001). Cross-validation
of the SCL-27: a short psychometric screening
instrument for chronic pain patients.
European
Journal of Pain, 5
, 187-197.
H
ARE
, D. y D
AVIS
, C. (1996). Cardiac Depression Scale:
validation of a new depression scale for cardiac
patients.
Journal of Psychosomatic Research,
40
, 379-386.
H
ERMANN
, C., B
RAND
-D
RIEHORST
, S.; B
USS
U. y R
ÜGER
, U.
(2000). Effects of anxiety and depression on
5-year mortality in 5057 patients referred
for exercise testing.
Journal of Psychosomatic
Research, 48
, 455-462.
J
ANSSENS
, A.C.,
VAN
D
OORN
, P.A.,
DE
B
OER
, J.B.;
VAN
DER
M
ECHE
, F.G., P
ASSCHIER
, J. y H
INTZEN
, R.Q.
(2004). Perception of prognostic risk in
patients with multiple sclerosis: the
relationship with anxiety, depression, and
disease-related distress.
Journal of Clinical
Epidemiology, 57
, 180-186
J
OINER
, T.E.; W
ALKER
, R.L., P
ETTIT
, J.W.; P
ÉREZ
, M. y
C
UKROWICZ
, K.C. (2005). Evidence-based
assessment of depression in adults.
Psychological Assessment, 17
, 267-277.
K
EEFE
, F.J. (2000). Can cognitive-behavioral therapies
succeed where medical treatments fail? En
M. Devor, M.C. Rowbotham y Z. Wiesenfeld-
Hallin (eds.).
Proceedings of the 9
th
World
Congress on Pain
. Seattle: IASP Press.
Ansiedad, depresión y salud
71
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
K
ESSING
, L.V.; N
ILSSON
, F.M., S
IERSMA
, V.
Y
A
NDERSEN
P.K. (2003). Increased risk of developing dia-
betes in depressive and bipolar disorders?
Journal of Psychiatric Research, 3
8, 395-402.
K
ESSLER
, R.C. (1997). The effects of stressfull life
events on depression.
Annual Review of
Psychology, 48,
191-214.
K
OP
, W.J. (2003). The integration of cardiovascular
behavioral medicine and psychoneuroinmunology:
New developments based on converging research.
Brain, Behavior and Inmunity, 17
, 233-237.
K
OP
, W.J.; G
OTTDIENER
J.S.; T
ANGEN
, C.M.; F
RIED
, L.P.;
M
C
B
URNIE
, M.A.; W
ALSTON
, J.; N
EWMAN
, A.;
H
IRSCH
, C. y T
RACY
, R.P. (2002). Inflammation
and coagulation factor in persons > 65 years
of age with symptoms of depression but
without evidence of myocardial ischemia.
American Journal of Cardiology, 89
, 419-424.
K
OVACS
, M. (1985). The Children±s Depression
Inventory (CDI).
Psychopharmacology
Bulletin, 21
, 995-998.
K
OVACS
, M. y B
ECK
, A.T. (1977). An empirical approach
toward a definition of childhood depression.
En J.G. Schulterbrandt,
Depression in
childhood: diagnosis, treatment and concep-
tual models.
New York: Raven Press.
L
ABRADOR
, F.; M
UÑOZ
, M. y C
RUZADO
, J. (1990). Medici-
na conductual. En F. Fuentenebro y C.
VÆzquez (Eds.),
Psicología mØdica,
psicopatología y psiquiatría
(pp. 641-651).
Madrid: Interamericana-McGraw-Hill.
L
AZARUS
, R.S. (1993). Coping Theory and research:
Past, present and future.
Psychosomatic
Medicine, 55
, 234-247.
L
AZARUS
, R.S. y F
OLKMAN
S. (1986).
EstrØs y procesos
cognitivos.
Barcelona: Martínez Roca (Publi-
cación original: 1984).
L
ESPÉRANCE
, F. y F
RASURE
-S
MITH
, N. (2000). Depression
in patients with cardiac disease: a practical
review.
Journal of Psichosomatic Research,
48, 379-391.
L
EVENTHAL
, H.; P
ROCHASKA
, T.R. y H
IRSCHMAN
, R.S.
(1985). Preventive health behavior across the
life-span. En J.C. Rosen y L.J. Solomon (Eds.),
Prevention in health psychology.
Hanover, NH:
University Press of New England.
L
EWINSOHN
, P.M, G
OTLIB
, I.H y H
AUTZINGER
, M. (1997).
Tratamiento conductual de la depresión. En
V.E. Caballo,
Manual para el tratamiento
cognitivo-conductual de los trastornos psico-
lógicos
. Madrid: Siglo XXI.
M
AIZELS
, M. (2004). The patient with daily
headaches.
American Family Physician, 70
,
2299-2306.
M
ART˝N
, M. (2005). PSICRON: Una metodología
computarizada para optimizar la asistencia,
la investigación y la docencia con pacientes
con enfermedades crónicas. En P.E. Vera-
Villaroel y L.A. Oblitas (Eds.),
Manual de Es-
calas y Cuestionarios Iberoamericanos en
Psicología Clínica y de la Salud
. BogotÆ:
PSICOM (
www.psicologiacientifica.com).
M
ARZUK
, P.M.; T
IERNEY
, H.; T
ARDIFF
, K.; G
ROSS
, E.M.,
M
ORGAN
, E.B.; H
SU
, M.-A.
Y
M
ANN
, J.J. (1988).
Increased risk of suicide in persons with
AIDS.
Journal of the American Medical
Association, 259,
1333-1337.
M
ASON
, J.W. (1968). A review of psychoendocrine
research on the sympathetic-adrenal
medullary system.
Psychosomatic Medicine,
30,
631-653.
M
ATARAZZO
, J.D.; W
EISS
, S.M.; H
ERD
, J.A.; M
ILLER
, N.E.
y W
EISS
, S.M. (E
DS
.) (1984).
Behavioral health:
A handbook of health enhancement and
disease prevention.
Nueva York: Wiley.
M
C
Q
UELLON
, R.P.; W
ELLS
, M.; H
OFFMAN
, S.; C
RAVE
, B.;
R
USELL
, G.; C
RUZ
, J.; H
URT
, G.; D
ECHATELET
, P.;
A
DRYKOWSKY
, A. y S
AVAGE
, P. (1998). Reducing
distress in cancer patients with an orientation
program.
Psycho-Oncology, 7
, 207-217.
M
EICHEMBAUM
, D. (1985).
Stress inoculation training
.
New York: Pergamon.
M
ELZACK
, R. y W
ALL
, P.D. (1965). Pain mechanisms: A
new theory.
Science, 150
, 971-979.
M
ERIKANGAS
, K.R.; A
NGST
, J. E I
SLER
, H. (1990). Migraine
and psychopathology. Results of the Zurich
cohort study of young adults.
Archives of
General Psychiatry, 47,
849-853.
M
IRALLES
, L.; O
TIN
, R. y R
OJO
, J.E. (2003). Factores
psicológicos que afectan al estado físico.
Me-
dicine, 8
, 5654-5664.
M
OOREY
, S. y G
REER
, S. (1989).
Psychological Therapy
for Patients with Cancer
. Londres:
Heinemann Medical Books.
M
ORAN
, P. y M
OHR
, D.C. (2005). The validity of Beck
Depression Inventory and Hamilton Rating
Scale for Depression items in the
assessment of depression among patients
with multiple sclerosis.
Journal of Behavioral
Medicine, 28
, 35-41.
M
YSTAKIDOU
, E.; T
SILIKA
, E.; P
ARPA
K
ATSOUDA
, E. y V
LAHOS
,
L. (2005). Patterns and barriers in information
JosØ Antonio Piqueras Rodríguez, Agustín Ernesto Martínez GonzÆlez, Victoriano Ramos Linares y cols.
72
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
disclosure between health care professionals
and relatives with cancer patients in the Greek
society.
European Journal of Cancer Care, 14,
175-181.
N
EZU
, A.M.; N
EZU
, C.M. y B
LISSETT
, S.E. (1988). Sense of
humor as a moderator of the relation between
stressful events and psychological distress: A
prospective analysis.
Journal of Personality and
Social Psychology, 54
, 520-525.
N
EZU
, A.M., N
EZU
, C.M. y P
ERRI
, M.G. (1989).
Problem-
solving therapy for depresión. Theory, research
and clinical guideleness.
Toronto: John Willey
and Sons.
O
BLITAS
, L. y B
ECOÑA
, E. (2000). Psicología de la Salud:
antecedentes, desarrollo, estado actual y pers-
pectivas. En L. Oblitas, y E. Becoæa (Eds.),
Psi-
cología de la salud
(pp. 11-52). MØxico: Plaza y
ValdØs.
O
BLITAS
, L. (2004).
Manual de psicología clínica y de la
salud hospitalaria.
BogotÆ: PSICOM
(
www.psicologiacientifica.com).
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (1986).
Pre-
vención y lucha contra las enfermedades
cardiovasculares en la comunidad
. Ginebra:
OMS.
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (1992).
Cla-
sificación Internacional de Enfermedades
(dØ-
cima edición). Ginebra: OMS.
O
RTIGOSA
, J.M.; Q
UILES
, M.J. y M
ÉNDEZ
, F.X. (2003).
Manual de Psicología de la Salud con niæos,
adolescentes y familia
. Madrid: PirÆmide.
O
VERMIER
, J. B. y M
URISON
, R. (2000). Anxiety and
helplessness in the face of stress predisposes,
precipitates, and sustains gastric ulceration.
Behavioural Brain Research, 110,
161-174.
P
ANCONESI
, E. (2000). Psychosomatic dermatology: past
and future.
International Journal of
Dermatology, 39,
732-734.
P
ATEL
, C. (1984). A relaxation-centered behavioural
package for reducing hipertensión. En J.
Matarrazzo, S. Weiss, J. Hered, N. Millar y S.
Weiss. (Eds.),
Behavioral Health
. Nueva York:
Wiley-Interscience.
P
ENZIEN
, D.B.; R
AINS
, J.C. y A
NDRASIK
, F. (2002). Behavioral
management of recurrent headache: three
decades of experience and empiricism.
Applied
Psychophysiology and Biofeedback, 27
, 163-
181.
P
ÉREZ
, M.; F
ERN`NDEZ
, J.R., F
ERN`NDEZ
, C. y A
MIGO
, I. (2003a).
Guía de tratamientos psicológicos eficaces I.
Adultos
. Madrid: PirÆmide.
P
ÉREZ
, M.; F
ERN`NDEZ
J.R.; F
ERN`NDEZ
, C.
Y
A
MIGO
, I. (2003b).
Guía de tratamientos psicológicos eficaces II.
Psicología de la Salud.
Madrid: PirÆmide.
P
ÉREZ
, M.; F
ERN`NDEZ
, J.R., F
ERN`NDEZ
, C. y A
MIGO
I. (2003c).
Guía de tratamientos psicológicos eficaces III.
Infancia y Adolescencia.
Madrid: PirÆmide.
P
ÉREZ
, S.; M
ARTIN
, R., A
SIAN
, C. y P
ÉREZ
, B. (2004).
Sintomatología ansiosa y depresiva en los pa-
cientes trasplantados hepÆticos
Actas Espa-
æolas de Psiquiatria, 32
, 222-226.
P
IERROT
, M. y R
UBIN
, R. (1997). Levels and risks of de-
presión and anxiety symptomatology among
diabetic adults
. Diabetes Care, 20
, 585-590.
R
IBES
, E. (1990).
Psicología y salud: un anÆlisis concep-
tual.
Barcelona: Martínez Roca.
R
ICE
, J.R.
Y
P
ISETSKY
D.S. (1999). Pain in the Rheumatic
Diseases. Practical aspects of diagnosis and
treatment.
Rheumatic Disease Clinics of North
America, 25
, 15-30.
R
ICHARD
, I.H. (2005). Anxiety disorders in Parkinson±s
disease. Advances in
Neurology, 96
, 42-55.
R
OBERTSON
, M.M. (1997). Depresión en los trastornos
neurológicos. En: M.M. Robertson y C.L.E.
Katona (Eds.),
Depresión y enfermedades
somÆticas. Perspectivas en psiquiatría.
Volu-
men 6. Chichester: John Wiley & Sons Ltd.
R
OMERO
, R.; I
B`ÑEZ
, E.
Y
M
ONSALVE
, V. (2000). La terapia
psico-oncológica adyuvante en enfermas con
cÆncer de mama: un estudio preliminar. En F.
Gil (Ed.)
Manual de Psico-Oncología
. Madrid:
Nova Sidonia.
S
ALEEBA
, A.K.; W
EITZNER
, M.A y M
EYERS
, C.A. (1996).
Subclinical psychological distress in long-term
survivors of breast cancer.
Journal of
Psychosocial Oncology, 4
, 219-247.
S
AND˝N
, B. (2001).
EstrØs, Hormonas y Psicopatología
.
Madrid: Klinik.
S
AND˝N
, B. y C
HOROT
, P. (1995). Concepto y
categorización de los trastornos de ansiedad.
En A. Belloch, B. Sandín y F. Ramos (Eds.),
Manual de Psicopatología: Vol. 2
(pp. 53-80).
Madrid: McGraw-Hill.
S
AND˝N
, B.; C
HOROT
P.; S
ANTED
, M.A.
Y
J
IMÉNEZ
, M.P.
(1995). Trastornos psicosomÆticos. En A.
Belloch, B. Sandín y F. Ramos (Eds.),
Manual
de Psicopatología: Vol. 2
(pp. 401-469). Madrid:
McGraw-Hill.
S
HARP
, T.J. (2001). Chronic Pain: A reformulation of
cognitive-behavioural model.
Behavior
Research and Therapy, 39
, 787-800.
Ansiedad, depresión y salud
73
Suma Psicológica, Vol. 15 N° 1: 43-74, marzo 2008, BogotÆ (Col.)
S
ELIGMAN
, M.E.P. (1981).
Indefensión.
Madrid: Debate.
S
ELYE
, H. (1974).
Stress without distress
. London:
Hodder & Stoughton.
S
HEKELLE
, R.B.; R
AYNOR
, W.J.JR.; O
SFELD
, A.M.; G
ARRON
D.C., B
IELIAUSKAS
L.A., L
IU
S.C., M
ALIS
C.
Y
P
AUL
O. (1981). Psychological depression and 17
years risk of death from cancer.
Psychosomatic
Medicine, 43,
117-125.
S
HEMESH
, E.; Y
EHUDA
, R.; R
OCKMORE
, L.; S
HNEIDER
, B.L.,
E
MRE
, S., B
ARTELL
, A.S., S
CHMEIDLER
, J., A
NNUNZIATO
R.A., S
TUBER
, M.L.
Y
N
EWCORN
J.H. (2005).
Assessment of depression in medically ill
children presenting to pediatric specialty
clinics.
Journal of American Academy of Child
and Adolescent Psychiatry, 44
, 1249-1257.
S
IRGO
, A.; G
IL
F.
Y
P
ÉREZ
-M
ANGA
, G. (2000). Intervención
cognitivo-conductual en el tratamiento de las
nÆuseas y vómitos asociados a la quimiotera-
pia en pacientes con cÆncer de mama.
Revis-
ta Electrónica de Psicología, 3
, 3-10.
Fecha de envío: Noviembre 24 de 2007
Fecha de aceptación: Enero 30 de 2008
S
PIELBERGER
, C.D.; G
ORSUCH
R.L.
Y
L
USHENE
R. (1970).
Manual for the State Trait Anxiety Inventory
.
Palo Alto: Consulting Psychological Press.
S
TARKSTEIN
, S.E.; F
EDOROFF
J.P., P
RICE
T.R., L
EIGUARDA
R.
Y
R
OBINSON
R.G. (1993). Apathy following
cerebrovascular lesions.
Stroke, 24
, 1625-
1630.
S
TEWART
, W.F.; S
HECHTER
A.
Y
R
ASMUSSEN
B.K. (1994).
Migraine prevalence. A review of population
based studies
. Neurology, 44,
17-23.
S
UINN
, R. (2001). The terrible twos-anger and
anxiety. Hazardous to your health.
American
Psychology, 56
, 27-36.
S
URWIT
, R.;
VAN
T
ILBURG
, M.; Z
UCKER
, N.; M
C
C
ASKILL
, C.;
P
AREKH
, P.; F
EINGLOS
, M.; E
DWARDS
, C.; W
ILLIAMS
,
P. y L
ANE
, J. (2002). Stress management
improves long-term glycemic control in Type
2 diabetes.
Diabetes Care, 25
, 30-34.
logo_pie_uaemex.mx